Está en la página 1de 10

UNIVERSIDAD TECNICA DE ORURO

FACULTAD DE DERECHO CIENCIAS


POLITICAS Y SOCIALES
CARRERA: DERECHO

TRABAJO PRÁCTICO
BUSQUEDA Y ANALISIS DE
SENTENCIAS
CONSTITUCIONALES

NOMBRE: UNIV. BELTRAN CRISPIN ALEXANDER

DOCENTE: DR. JOSE LUIS LAFUENTE PINAYA

MATERIA: DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL Y


JURISPRUDENCIA

PARALELO: 3D2

GESTION: 2021

ORURO-BOLIVIA
DESCRIPCION GRAFICA DE LA BUSQUEDA DE
SENTENCIAS CONSTITUCIONALES EN INTERNET
PASO 1 ingresar en la página: https://tcpbolivia.bo

PASO 2 una vez en la página hacer click en la sección de causas y


resoluciones

PASO 3 una vez en la sección buscar la sentencia o resolución que


le interese

ESTUDIANTE: ALEXANDER BELTRAN CRISPIN 3-D2 Página | 2


PASO 5 luego descargar la sentencia haciendo click al logo del pdf

LUEGO DESCARGARLO PARA POSTERIOR ANALIZARLO

ESTUDIANTE: ALEXANDER BELTRAN CRISPIN 3-D2 Página | 3


SENTENCIAS CONSTITUCIONALES DESCARGADAS Y SU ANALISIS

1.- ANALISIS DE LA SENTENCIA CONSTITUCIONAL


PLURINACIONAL 0112/2021-S3 ACCION DE LIBERTAD

El accionante a través de su representante sin mandato denuncia la vulneración


de sus derechos a la libertad y a la vida, puesto que el Juez hoy accionado si bien
remitió el recurso de apelación incidental que interpuso contra la Resolución de 2
de marzo de 2020 que ordenó su detención preventiva; empero, no remitió todas
las piezas procesales necesarias, motivo por el cual fue devuelto por el Tribunal
de alzada mediante Auto de 19 de igual mes y año; sin embargo, hasta la fecha de
presentación de esta acción de libertad dicha autoridad judicial no cumplió con la
observación realizada por el citado Tribunal, dejando transcurrir cuarenta días
desde la devolución del legajo de apelación incidental. De la revisión de
antecedentes que cursan en obrados se establece que por acta de audiencia de
consideración de medidas cautelares de 2 de marzo de 2020 y posterior
Resolución de igual fecha el Juez accionado dispuso la detención preventiva del
accionante en el Centro Penitenciario San Pablo de Quillacollo del departamento
de Cochabamba por el tiempo de seis meses. Determinación contra la cual la
defensa del accionante formuló recurso de apelación incidental conforme al art.
251 del CPP; consecuentemente, la autoridad judicial hoy accionada dispuso que
se remitan las piezas procesales estrictamente necesarias al Tribunal de alzada
en el plazo que la ley dispone (Conclusión II.1.).
Es así que, al haberse afectado el desarrollo normal de las actividades judiciales,
el Tribunal Supremo de Justicia a través de las Circulares 04/2020 de 21 de marzo
y 06/2020 de 6 de abril -que se encuentran publicadas en la página web del citado
Tribunal- determinó en la primera de esas Circulares respecto a las labores en
materia penal, que: “…Los Tribunales Departamentales de Justicia, a través de
sus Salas Plenas (…) son responsables de establecer los turnos a cumplir en
Juzgados Cautelares de Capital y Provincias, así como los Vocales de Sala Penal,
a fin de garantizar un servicio ininterrumpido de administración de justicia en
materia penal, que incluya sábados, domingos y feriados…” (sic); asimismo, en la
segunda de estas circulares dispuso que:“…si bien nos encontramos en una
situación de emergencia sanitaria, como Órgano Judicial estamos en la obligación
de garantizar, en la medida de lo posible, la vigencia del acceso a la justicia, a la
máxima eficacia de los derechos y garantías de las personas (…) en esta
coyuntura especial, amerita la ponderación de derechos fundamentales como la
vida, la salud pública y libertad, propiciando el acceso a los procedimientos
judiciales vinculados principalmente con estos derechos” (sic) ordenando
específicamente en materia penal que: “...2.- Los Jueces y Vocales de los
Tribunales Departamentales de Justicia, dentro de los límites de sus atribuciones y
competencias, deben atender y resolver las solicitudes de imposición, modificación
o cesación de medidas cautelares de carácter personal, así como cuestiones

ESTUDIANTE: ALEXANDER BELTRAN CRISPIN 3-D2 Página | 4


colaterales (…) todo ello vinculado exclusivamente al derecho de libertad (…) 3.- A
fin de evitar el desplazamiento de personas (…) todas las peticiones presentadas
en los límites antes referidos, serán atendidas y resueltas por autoridades
jurisdiccionales, EXCLUSIVAMENTE en audiencia a realizarse a través de
herramientas telemáticas o videoconferencia…” (sic); es decir, que los Jueces y
Vocales en materia penal, tenían la obligación de atender y conocer las solicitudes
relativas a medidas cautelares, que están vinculadas directamente con el derecho
a la libertad, encontrándose entre ellas las apelaciones de medidas cautelares. En
ese contexto, ingresando a la problemática planteada, corresponde precisar que
conforme a la jurisprudencia citada en los Fundamentos Jurídicos III.1. y III.2. de
este fallo constitucional, toda autoridad judicial que conozca una solicitud en la que
se encuentre involucrado el derecho a la libertad física de una persona, tiene el
deber de tramitarla con la mayor celeridad posible o dentro de un plazo razonable,
pues de no hacerlo podría provocar una restricción indebida del citado derecho,
siendo una de esas solicitudes el planteamiento del recurso de apelación
incidental contra resoluciones que disponen, modifican o rechazan una medida
cautelar, trámite sumario que determina que una vez interpuesto ese recurso sea
de forma oral o escrita, las actuaciones deben ser remitidas ante el Tribunal
Departamental de Justicia en el plazo de veinticuatro horas, existiendo la salvedad
en situaciones excepcionales, debidamente justificadas y comprobadas; que
pueda extenderse ese término a un tiempo prudencial cuando existan casos
debidamente justificados., la autoridad judicial accionada no cumplió la
observación realizada por el Tribunal de alzada y tampoco remitió el legajo de
apelación de forma completa, evidenciándose una demora de más de un mes y
medio, incumpliendo así con un plazo razonable y prudencial para la remisión de
la apelación incidental interpuesta por el accionante. Lo que implica
ineludiblemente un actuar negligente por parte del Juez hoy accionado, extremo
que vulnera el derecho a la libertad del accionante vinculado a la celeridad.
POR TANTO, El Tribunal Constitucional Plurinacional, en su Sala Tercera; en
virtud de la autoridad que le confiere la Constitución Política del Estado y el art.
12.7 de la Ley del Tribunal Constitucional Plurinacional; en revisión, resuelve:
REVOCAR en parte la Resolución 07/2020 de 14 de mayo, cursante de fs. 12 a 16
vta., CORRESPONDE A LA SCP 0112/2021-S3 (viene de la pág. 9). 1º
CONCEDER en parte la tutela solicitada.
a) Disponer que el Juez de Instrucción Anticorrupción y contra la Violencia
hacia la Mujer Segundo de la Capital del departamento de Cochabamba, subsane
las observaciones realizadas por el Tribunal de alzada y remita el recurso de
apelación incidental interpuesto por el accionante, con el fin de que el mismo sea
resuelto, siempre y cuando dicho acto procesal no hubiese sido ya cumplido; y,
2º DENEGAR la tutela solicitada con relación al derecho a la vida y respecto a la
solicitud de condenación de costas y costos; y, a la responsabilidad funcionaria
conforme a lo expuesto en la presente Sentencia Constitucional Plurinacional.
ESTUDIANTE: ALEXANDER BELTRAN CRISPIN 3-D2 Página | 5
2.- ANALISIS DE LA SENTENCIA CONSTITUCIONAL
PLURINACIONAL 0065/2021-S3 ACCION DE CUMPLIMIENTO

El impetrante de tutela, denuncia el incumplimiento de los arts. 46.II, 48.I y II y 232


de la CPE, “con relación al derecho al Trabajo siendo este un derecho
fundamental”, toda vez que, la autoridad accionada se niega a disponer su
designación por prelación como Director de la Unidad Educativa “Industrial 9 de
abril” mismo que le corresponde, dado que, quien ocupaba el cargo renunció y, al
haber obtenido el segundo mejor puntaje en la Convocatoria 001/2017 para
Institucionalización de cargos de Directores de Unidad Educativa, Centro de
Educación Alternativa y Especial del Sistema Educativo Plurinacional,
correspondía su designación conforme establece el 31.II del Reglamento de la
precita Convocatoria, omisión que lesiona su derecho al trabajo. En lo sustancial,
el peticionante de tutela alega que la autoridad accionada incumple las
disposiciones de los arts. 46.II, 48.I y II y 232 de la CPE, debido a que, pese a sus
reiteradas notas de reclamo, no dispone su designación por prelación como
Director de la Unidad Educativa “Industrial 9 de abril”, toda vez que quien ejercía
de Director de dicha Unidad presentó su renuncia, correspondiéndole asumir el
cargo por haber obtenido el segundo mejor puntaje en la Convocatoria 001/2017
para Institucionalización de cargos de Directores de Unidad Educativa, Centro de
Educación Alternativa y Especial del Sistema Educativo Plurinacional, designación
prevista por el 31.II del Reglamento de la precita Convocatoria, omisión que
lesiona su derecho al trabajo.
En esa misma línea de análisis, es necesario señalar que los arts. 46.II,
48.I y II, y 232 de la CPE, invocados por el accionante como incumplidos por la
autoridad accionada, no trascienden en su núcleo esencial en la existencia de un
deber expreso, específico, vigente, determinado, cierto y claro dispuestos en las
citadas normas constitucionales que posibiliten, dentro del marco de verificación
normativa, otorgar la tutela para su cumplimiento, dado que las dos primeras
normas constitucionales referidas instituyen y reconocen derechos fundamentales
dentro del catálogo de derechos que corresponde a la parte dogmática de la
Norma Suprema, en tanto que el tercer artículo invocado -232- establece de igual
forma un contenido dogmático dentro del desarrollo orgánico de la Constitución
Política del Estado, en cuanto a los principios generales que deben ser aplicados
por la administración pública a través de sus servidores públicos; en otras
palabras, en el caso concreto, resulta inexistente el imperativo legal de acción que
pueda ser exigido en su cumplimiento de manera cierta e indubitable a la
autoridad ahora accionada, condiciones inexistentes que imposibilitan el análisis
de fondo respectivo a través de este mecanismo de defensa constitucional, puesto
que la tutela procede ante mandatos normativos imperativos de acción o
abstención, siendo entonces posible disponer la ejecución de aquello que
constituye un deber del servidor público, situación que en el caso en examen no

ESTUDIANTE: ALEXANDER BELTRAN CRISPIN 3-D2 Página | 6


acontece; en el mismo orden, mediante esta acción de defensa no puede
intentarse en la tutela derechos subjetivos, sino, el cumplimiento de la Constitución
y la ley inherentes al interés público, y no así al interés individual; por lo que, el
medio idóneo y eficaz para la formulación de su reclamo, siempre y cuando se
cumplan los requisitos de procedencia, constituye la acción de amparo
constitucional por omisión; toda vez que, su naturaleza jurídica y procedencia
alcanza a los actos u omisiones ilegales o indebidos que lesionen derechos y
garantías, conforme la previsión contenida en el art. 128.1 de la CPE, sumado y
vinculado a ello que -como se puntualizó precedentemente- la presunta omisión de
aplicación de la norma emerge en el presente caso de un procedimiento propio de
la administración, elementos fácticos que convergen en que la problemática
presentada por el accionante debe ser expuesta, reclamada y exigida ante las
autoridades competentes que tramitan dicho proceso de institucionalización
mediante los mecanismos de impugnación determinados por el procedimiento
interno correspondiente.
Bajo el contexto fáctico, normativo y jurisprudencial que antecede, y en razón a
que la motivación constitucional del accionante deviene en esencia de una
presunta indebida negativa a su solicitud de designación por prelación en el cargo
de Director de la Unidad Educativa “Industrial 9 de abril”, como resultado de haber
obtenido la segunda mejor nota en la Convocatoria al efecto; se tiene como
evidente que la reclamación efectuada contiene una connotación relacionada a un
despliegue administrativo que inviabilizó la extrañada designación; es decir, la
supuesta omisión de cumplimiento contiene en realidad un sustento argumentativo
tendiente a reclamar una actuación negativa de la autoridad accionada que implica
una serie de despliegues procesales anteriores (emisión de la RM 0206/2019 y la
Circular CI/VEAE/DGEA 0010/2019), que como se manifestó ut supra, deben ser
analizados a través de la acción de amparo constitucional para una adecuada
resolución vinculada a una presunta lesión del derecho al trabajo y la situación
subjetiva fáctico concreta del accionante de acceder al cargo de Director al cual
considera tienen derecho por prelación; extremos que denotan la imposibilidad de
apertura del ámbito de protección de la acción de cumplimiento por concurrir la
causal de improcedencia establecida en el art. 66.4 del CPCo; consecuentemente,
al converger el cuestionamiento constitucional en aspectos que involucran una
presunta afectación de un derecho subjetivo que deviene de un procedimiento
administrativo de designación de cargo, no resulta viable acoger favorablemente la
pretensión deducida, debiéndose denegarse la tutela solicitada.
POR TANTO El Tribunal Constitucional Plurinacional, en su Sala Tercera; en
virtud de la autoridad que le confiere la Constitución Política del Estado y el art.
12.7 de la Ley del Tribunal Constitucional Plurinacional, en revisión resuelve:
CONFIRMAR la Resolución 01/2020 de 10 de enero, cursante de fs. 72 vta. a 74,
pronunciada por el Juez Público de Familia e Instrucción Penal Primero de
Villazón del departamento de Potosí; y, en consecuencia DENEGAR la tutela

ESTUDIANTE: ALEXANDER BELTRAN CRISPIN 3-D2 Página | 7


solicitada, sin ingresar al fondo del problema jurídico-constitucional formulado
conforme a los fundamentos expuestos precedentemente.

3.- ANALISIS DE LA SENTENCIA CONSTITUCIONAL


PLURINACIONAL 0011/2021-S3 ACCION DE AMPARO
CONSTITUCIONAL

La impetrante de tutela considera vulnerados sus derechos a la defensa y al


debido proceso en sus elementos de fundamentación, motivación y “seguridad
jurídica”, así como la inobservancia de los principios de igualdad procesal y verdad
material, reclamando la falta de fundamentación y motivación, tanto de la
Resolución de 25 de mayo de 2018 que rechazó su incidente de nulidad de
notificación como del Auto de Vista 193/2018 de 16 de octubre que la confirmó;
toda vez que, las autoridades accionadas basaron su razonamiento en la
incorrecta aplicación del art. 105 del CPC al no considerar que la defectuosa
diligencia efectuada la puso en una situación de indefensión, aspecto sobre el cual
no se refirieron como tampoco respecto a que se la notificó conjuntamente con el
demandante del proceso ordinario en cuestión a través de su abogado, cuando la
prenombrada ya no ostentaba la calidad de demandante sino de tercera
interesada y el indicado profesional ya no la patrocinaba. Así, en el marco de lo
manifestado en la presente acción tutelar como de los antecedentes adjuntos al
expediente, debe señalarse que admitida la demanda ordinaria solo respecto al
esposo de la ahora impetrante de tutela, a decir de la misma una vez que se
enteró que dentro del caso se emitió la Sentencia 87/2017 de 2 de mayo, con la
que según indica la prenombrada no fue notificada, el 22 de noviembre del citado
año presentó un primer incidente de nulidad atacando justamente dicha falta de
notificación, que fue declarado improbado por Resolución de 26 de febrero de
2018 (Conclusión II.2); asimismo, habiendo el demandante en el proceso en
cuestión interpuesto recurso de apelación contra la referida Sentencia de primera
instancia y emitiéndose el correspondiente Auto de Vista 149/2017 (Conclusión
II.1), el cual incurriendo en el mismo error tampoco se habría notificado
correctamente a la ahora peticionante de tutela; por lo que, planteó un segundo
incidente de nulidad dando lugar a la Resolución de 25 de mayo de 2018 que
rechazó su pretensión, frente a lo cual presentó recurso de apelación emitiéndose
en consecuencia el Auto de Vista 193/2018 que confirmó la Resolución impugnada
(Conclusiones II.3 y II.4), mismo que -se reitera- se constituye en el objeto de
análisis de esta acción tutelar al ser el último pronunciamiento que resolvió este
segundo incidente de nulidad. Teniendo claro lo desarrollado en el proceso; toda
vez que, el objeto a examinar y sobre el cual se denunció la falta de
fundamentación y motivación es el Auto de Vista 193/2018, corresponde conocer
los argumentos expresados en la oportunidad. En ese marco, se tiene que los
Vocales hoy accionados a tiempo de emitir el Auto de Vista 193/2018 que confirmó
el rechazo del incidente de nulidad interpuesto por la accionante, manifestaron

ESTUDIANTE: ALEXANDER BELTRAN CRISPIN 3-D2 Página | 8


que: i) En la singularidad del caso, el Juez a quo fundamenta lo siguiente:
‘“las apreciaciones de la incidentista ya han sido dilucidadas en el fondo mediante
resolución de 26 de febrero de 2018, donde se declara improbado el incidente de
nulidad interpuesto por la hoy incidentista, con este fin es preciso señalar que
ANDREA SALINAS ARTEAGA actuaba y actúa en el caso de autos, no solo como
parte actora en un principio, sino también como demandada en la acción
reconvencional instaurada por FRANCISO ROMA LEIGUE Y VICTORIA
MENDOZA GAUNA (acción que también se hubiere dado por desistida, ahora con
respecto a que las notificaciones realizadas a ANDREA SALINAS ARTEAGA, las
cuales reclama debían haberse realizado de manera individual separada a su
esposo MARCO ANTONIO BARTELEMY CALDERON, es preciso señalar que tal
situación no puede ser tachada de nulidad, puesto que la misma no está prevista
en ninguna norma, y no se puede inferir que tal situación hubiere generado
indefensión…”’ (sic), como se advierte, el juzgador a subsumido con precisión y
coherencia, los principios que gobiernan el sistema de nulidades procesales,
“fluyendo” así que ha desarrollado una labor in iudicando en simetría al marco
principio-derecho-garantía del debido proceso. En ese sentido, resulta evidente
que los Vocales accionados en efecto transcribieron el entendimiento asumido por
el Juez a quo, sin referir un razonamiento propio que dé cuenta de su parte un
análisis intelectivo que cree en la ahora peticionante de tutela la convicción de que
la autoridad de primera instancia emitió un pronunciamiento correcto, pues luego
de desglosar el fundamento de la Resolución impugnada, simplemente
concluyeron que el juzgador subsumió con precisión y coherencia los principios
que gobiernan las nulidades, pero sin pronunciarse de manera directa respecto al
motivo de agravio concerniente a la supuesta indefensión que se le habría
causado al ser notificada conjuntamente con su esposo relacionada a la denuncia
de la incorrecta aplicación de la parte in fine del art. 105.II del CPC, respecto al
estado de indefensión que a criterio de la accionante se presentaba en su caso. El
Tribunal Constitucional Plurinacional, en su Sala Tercera; en virtud de la autoridad
que le confiere la Constitución Política del Estado y el art. 12.7 de la Ley del
Tribunal Constitucional Plurinacional; en revisión, resuelve: CONFIRMAR la
Resolución 25/2019 de 29 de abril, cursante de fs. 21 a 24 vta., pronunciada por la
Sala Constitucional Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Beni; y, en
consecuencia:
1° CONCEDER en parte la tutela impetrada, únicamente en relación a los Vocales
accionados y respecto al debido proceso en sus elementos de fundamentación y
motivación, disponiendo dejar sin efecto el Auto de Vista 193/2018 de 16 de
octubre, y en consecuencia ordenar la emisión de un nuevo fallo de conformidad a
los argumentos precedentemente expuestos;
2° DENEGAR la tutela solicitada, con relación al Juez a quo, y el derecho a la
defensa, así como también respecto a los principios de seguridad jurídica, verdad
material e igualdad procesal; y,

ESTUDIANTE: ALEXANDER BELTRAN CRISPIN 3-D2 Página | 9


3° Llamar la atención a Carlos Ortiz Quezada y Marco Antonio Justiniano Mejía,
Vocales de la Sala Constitucional Primera del Tribunal Departamental de Justicia
de Beni, por su actuación como Tribunal de garantías, conforme los motivos
expuestos en el Fundamento III.3 de la presente Sentencia.

ANEXOS DELAS
SENTENCIAS SEÑALDAS
EN LA SIGUIENTE
PAGINA

ESTUDIANTE: ALEXANDER BELTRAN CRISPIN 3-D2 Página | 10

También podría gustarte