Está en la página 1de 8

UNIVERSIDAD A L A S P E R U A N A S

Facultad de Derecho y Ciencia Política

TRABAJO ACADEMICO

DERECHO PROCESAL CIVIL I

APELLIDOS Y NOMBRES: Capcha Martínez Claudia Marisol


CICLO: IV CÓDIGO: 2018210717
FILIAL: Pucallpa

DOCENTE: Mg. CARLOS BULNES TARAZONA

FECHA ÚNICA DE ENTREGA: JUNTAMENTE CON LA SEGUNDA PRÁCTICA


CALIFICADA.

INSTRUCCIONES:
a) La única vía para tener nota de Trabajo Académico es subirlo al Campus
Virtual; no se aceptará por ningún motivo los trabajos enviados a cualquier correo
Email del docente o de autoridad de la Universidad.
b) El trabajo académico deberá ser presentado hasta la fecha límite señalada en este
mismo formato y si se presentara fuera del plazo, la calificación será hasta la
nota máxima de 12.
c) El trabajo será presentado individualmente, no se acepta trabajos grupales porque la
experiencia da como resultado que no se tienen trabajos debidamente elaborados a
pesar de la suma de estudiantes que la conforman.
d) No se aceptará copias-pega de trabajos de Internet, de presentarse estos casos,
la nota será cero (00). Lo que se pretende es que el estudiante, lea, comprenda,
interprete, analice, sintetice y concluya.
e) Los errores ortográficos serán sancionados con - 03 puntos
f) IMPORTANTE: EL TRABAJO DEBERÁ SER PRESENTADO EN ESTE MISMO
FORMATO OFICIAL DE LA UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS; NO SE
ACEPTARÁ FORMATO DISTINTO, SU NO OBSERVANCIA, DISMINUIRÁ EL
PUNTAJE EN 05 PUNTOS.
TEMA DE TRABAJO QUE DEBERÁ SER PRESENTADO JUNTAMENTE EN
LA FECHA DE LA SEGUNDA PRÁCTICA CALIFICADA:

"Análisis del Efecto devolutivo y sentencia


meramente absolutoria de instancia"

Nos da a entender que el efecto devolutivo hace referencia a que la tramitación y


resolución del recurso corresponde al órgano superior jerárquico al que dictó la
resolución recurrida. Sus manifestaciones son: Hace cesar los poderes del a quo.
El ad quem asume el conocimiento de la causa para examinar lo decidido.

El efecto devolutivo en realidad depende en gran manera del alcance mismo del
recurso es decir, si mediante este se solicita la revocación total de la decisión,
entonces estamos frente al carácter devolutivo completo de proceso, lo que
implica que la corte debe conocer en toda su extensión los puntos controvertidos
planteados en primer grado; y por otro lado, si la parte impugnada solo presenta
su inconformidad en cuanto a uno o varios aspectos decididos en su contra,
estamos frente a un recurso de apelación parcial, por lo que el tribunal de alzada
no puede tocar los puntos no apelados, puesto que ambas partes le han dado
aquiescencia, salvo que la parte recurrida haya incoado apelación incidental en
su escrito de defensa.

Respecto a las demás sentencias será concedido el recurso en el efecto


devolutivo, sin embargo, el código señala que no podrán efectuarse entrega de
dineros u otros bienes, hasta que no se resuelva la apelación, es decir, que, en
este caso, aunque el efecto es devolutivo se suspende el proceso respecto a
estas específicas circunstancias, hasta que se resuelva el recurso.
Por otro lado, cuando se trata de obligaciones alimentarias atribuidas en la
sentencia apelada el juez conservara la competencia, es decir, que no se
impedirá el pago de estas.

Por su parte en cuanto a la apelación de autos, esta se otorgará en el efecto


devolutivo, a menos que exista disposición en contrario.
El recurso de apelación es el típico recurso devolutivo, es por ello que para su
resolución el expediente se envía al Superior. Nos dice que este recurso tiene lo
que podríamos denominar una etapa de admisión que se agota ante el Juez de
Primera Instancia por ello el escrito se presenta al mismo órgano jurisdiccional
que dictó el pronunciamiento, es decir, el de primera instancia. Una vez que ya se
haya presentado el escrito de apelación, el mismo Juez que dictó la resolución
que se impugna, determinará si el recurso es admisible. Para ello, se debe en
primer lugar, revisar si el recurso fue interpuesto en tiempo y posteriormente,
deberá determinar si el recurrente tiene interés, porque sólo se puede apelar la
parte a la que la resolución le haya resultado desfavorable en otras palabras, una
resolución no puede ser apelada por aquel a quien le es favorable, ya sea porque
se le ha concedido lo pedido o porque lo resuelto no tiene nada que ver con esa
persona. Pero si el escrito se presentó en tiempo y al apelante le asiste el interés,
lo siguiente que se debe hacer es que el Juez debe revisar si la resolución se
encuentra dentro de las que la normativa identifica como susceptibles del recurso
de apelación y si se cumplen esos tres presupuestos, el juez de primera instancia
debe admitir el recurso de apelación y ordenar el envío del expediente al Superior
para que resuelva si mantiene, modifica o anula lo resuelto por el de primera
instancia. Si se da así, lo que se denomina apertura de la segunda instancia, es
decir, que ante el Superior se abre un procedimiento para el conocimiento del
recurso, que incluye en supuestos excepcionales la admisión de prueba.

Según el artículo 569 Efecto devolutivo del Código Procesal Civil no se


suspenderá el cumplimiento de la resolución apelada ni el curso del proceso,
cuando la apelación haya sido admitida en el efecto devolutivo, en este caso, si
se tratare de sentencia definitiva, se enviará el expediente al superior, pero si
fuere solicitado dentro de los tres días posteriores al plazo para apelar, deberá
dejarse testimonio de las piezas indispensablemente necesarias para ejecutarla,
previa la garantía de resultas correspondiente. El testimonio deberá ser expedido
dentro del plazo de tres días posteriores al otorgamiento de la garantía
Por ejemplo, se concede con efecto devolutivo, en caso se impugne:

 La resolución que decreta la actuación de prueba anticipada, que la


desestime o disponga el aplazamiento de su práctica, así como decida la
realización de la diligencia bajo el supuesto de urgencia (art. 246 del CPP)

 La resolución referida a las medidas de protección (art. 251.2 del CPP).

 El auto de prisión preventiva (art. 278.1 del CPP).

 La resolución que se emita sobre la solicitud de revocatoria de la


comparecencia sobre prisión preventiva (art. 279.3 del CPP).

 El auto que resuelve el requerimiento de proceso inmediato (art. 447.5 del


CPP).

En lo general, sobre la nulidad de la sentencia en primera instancia, nuestro


“Código Procesal Penal la ha previsto en el artículo 425° inciso 3, señalando lo
siguiente: La sentencia de segunda instancia, sin perjuicio de lo dispuesto en el
artículo 409, puede: a) Declarar la nulidad, en todo o en parte, de la sentencia
apelada y disponer se remitan los autos al Juez que corresponda para la
subsanación a la que hubiere lugar. Facultando así, a los Jueces Superiores que
revisan las sentencias materia de impugnación, para declarar su nulidad ya sea
en todo o en parte, bien sea que la sentencia anulada sea absolutoria o
condenatoria.

Asimismo, en el literal, se establece la revocatoria de la sentencia apelada. Allí,


surge un primer problema, pues al revocarse una sentencia absolutoria en
primera instancia se condena al acusado, genera que éste no pueda acceder a
ningún recurso que permita la revisión de la sentencia emitida en su contra
afectando su “derecho de pluralidad de instancia”, y en su búsqueda por aplacar
o cambiar el resultado condenatorio interpone recursos no idóneos que terminan
suspendiendo el resultado definitivo respecto a la condena emitida en segunda
instancia, afectándose así el derecho a que el acusado vea plasmada su
situación jurídica en un plazo razonable; razón por la cual se ha tratado de
aminorar este problema a través de diversas casaciones donde se ha establecido
como precedente 64 vinculante que “con el fin de salvaguardar el derecho del
condenado por un delito a recurrir el fallo, mientras no se implemente ninguna de
las propuestas dadas por el Supremo Tribunal (creación de una sala revisora del
fallo o un medio impugnatorio específico), corresponde anular el fallo
condenatorio dictado en primera y segunda instancia para que si en un nuevo
juicio se le encontrara culpable del delito imputado, tenga la posibilidad de
impugnar la sentencia condenatoria por medio de un recurso de apelación”.

En el mismo sentido, “si la Sala Penal de Apelaciones detecta un error en la


aplicación del derecho que amerite condena, ya no podrá condenar a quien fuese
absuelto, sólo se facultaría a anular el fallo de primera instancia para que emita
una nueva sentencia”.

De forma que, respecto a la “nulidad de la sentencia absolutoria de primera


instancia”, se puede indicar que poco se ha abordado sobre el tema, ya que sólo
se ha buscado solucionar un mal, al pretender erradicar la vulneración del
derecho a la doble instancia del acusado que es condenado en segunda
instancia, dejándose de lado los problemas que con ello se generaron, en tanto
que la nulidad de la sentencia absolutoria 65 acarrea el inicio de un nuevo juicio,
y con ello la vulneración de otro derecho que es el de ser juzgado en un “plazo
razonable”.

Una de las figuras introducidas en el nuevo Código Procesal Penal es


la apelación diferida, que no estaba regulada de manera expresa en los procesos
penales.

Si bien dicha figura procesal tiene como antecedente lo regulado, en igual


sentido, en la norma procesal civil; es importante establecer las diferencias
sustanciales que se dan entre ambos procesos (civil y penal) y los principios que
la regulan –sobre todo en el proceso penal, lo que está vinculado con la posible
afectación del derecho a la libertad y al de no ser sometido a un procedimiento
distinto al previamente establecido.
En ese sentido analizaremos si corresponde aplicar una apelación diferida a fines
distintos de lo que señala la norma procesal penal, sin que con este se vulnere
una garantía constitucional.

El problema jurídico que planteamos para desarrollar el presente trabajo es si la


apelación diferida es aplicable a criterios diferentes al establecido en la norma
procesal penal, como sí se encuentra regulada en la norma procesal civil, donde
se otorga potestad al juzgador y a la parte para determinarla de oficio o incluso
proponerla, teniendo un margen de libertad para determinar su aplicación a otras
circunstancias no regulados de manera expresa.
Conclusiones

Desarrollados los argumentos expuestos, concluimos señalando lo siguiente:

 Teniendo en cuenta el problema planteado debemos señalar que la


hipótesis que le da respuesta o solución es el siguiente: la apelación
diferida no es aplicable a criterios diferentes al establecido en la norma
procesal penal, ya que debe estar regulado de manera expresa.

 El supuesto fáctico procesal contenido en el artículo 1 del Código Procesal


Penal, es el único caso regulado como impugnación diferida y responde a
criterios de economía procesal cuando se da en un extremo el
sobreseimiento del proceso, y la continuación del juzgamiento respecto de
otros imputados o delitos.

 Teniendo en cuenta que la impugnación diferida determina que el tramite o


elevación del recurso impugnatorio se reserva hasta la emisión de la
sentencia, debe interpretarse de manera restrictiva; por lo que, en principio
no cabe su aplicarse de manera supletoria otros supuestos.

 Incluso, si la impugnación diferida ocasione un grave perjuicio a alguna de


las partes, esta será descartada y el incidente de apelación debe ser
elevado al superior en grado. Esto determina que solo es aplicable al caos
regulado en el citado artículo 410.1. del Código Procesal Penal.

 No es posible aplicar la impugnación diferida en la misma forma que se


aplica dentro un proceso civil, ya que ello puede traer consigo la afectación
de derechos fundamentales, como es el debido proceso, en su forma de
no ser sometido a un procedimiento distinto al previamente establecido; y
de manera específica lo referido a la tramitación y calidad de los recursos
impugnatorios.

 Una excepción para la aplicación de una impugnación diferida dentro del


proceso penal puede ser en lo referido a la pretensión civil, ya que guarda
congruencia con la naturaleza de dicho instituto procesal civil.

También podría gustarte