Está en la página 1de 33

HORIZONTE MEDIO

Su cronología comprende entre 550 a 900 d.n.e.


se plantea la existencia de estados regionales independientes que habían logrado una
consolidación económica, política y cultural en su región y mantenían una fuerte
interacción a nivel regional. Es decir, se plantea que en lugar de un imperio hubo
varios emporios en los Andes Centrales en la época Huari.
Los contactos entre las sociedades andinas en la etapa previa a la interacción Huari
del Horizonte Medio. Comprende el proceso de interacción cultural del Horizonte
Medio, se hizo un estudio de desarrollo de las culturas en las épocas tardías del
periodo previo. Debido a esto se parte de la época 7 del periodo Intermedio Temprano
(350 – 450 d.n.e.)
Según Shady esta etapa fue de crecimiento económico fortalecimiento político y de
interacción permanente. Debido a su mayor productividad que coincidió con cambios
climáticos y mejoras tecnológicas.
Hay evidencia de estructuras ortogonales que son característicos de este periodo y el
ángulo de sus esquinas formara 90° con muros rectos. Sus centros poblados están
asociados a la ciudad de Wari. Su patrón de asentamiento de estructura ortogonal es
de carácter intrusivo, se ha identificado dos sitios principales que presentan este
patrón además de Wari esta Viraqochapampa, la localidad de Huamachuco y
Pikillaqta. Y tienen una función administrativa.
Los trabajos de Espika evidencian una combinación de caracteres y arquitectónicos y
planimetría que dan una cualidad administrativa distinta al resto de las construcciones
de los andes. Supone que alguno de los elementos arquitectónicos se remonta a la
época de Chavín. También plantea que las planificaciones de los asentamientos con
características ortogonal tenia fines concretos como por ejemplo de dar la impresión
de masividad, mas perfectas, estética, control del flujo de gente al interior de estas
áreas construidas, contaba con una red interna de organización que permite integrar
tareas especializadas que gira en torno de la actividad administrativa.
Espikar señala que en el desarrollo de las instalaciones administraciones se realizaron
principios espaciales y estructurales por lo que as ciudades se levantaba de etnia
diferente.
Su diseño urbano tiene un alto grado de planificación ya que primero construyen
paredes grandes y gruesas de contorno y luego se construyen edificaciones internas.
El patrón cuadriculado es eficiente en áreas limitadas y el espacio entre las paredes
fue dividida en celda con función de depósitos, los patios son ideales para tareas
especializadas con presencia de canales que se están edificando antes de la
construcción y refleja una tendencia a la mejora de la administración burocrática. Estos
asentamientos se ubican también n la costa cerca fuente de agua (como
Cajamarquilla) y en la costa se ubica en el piso de quechua.
Isbell en 1997 señala que en Ayacucho de los asentamientos del Periodo Intermedio
Temprano se ubican en los fundos de los valles, explotando los recursos
intensivamente y con poco interesen las zonas de las punas.
Las características de los centros poblados no tienes una planificación y un orden y
que crecen según sus necesidades.
Los modelos de interpretación del periodo Horizonte Medio se considera tres modelos
principales, a partir de los cuales se subdividen en muchos otros.
1. Modelo de Huari como Imperio. Fue investigado por Lumbreras. Isbell, Scott,
Makowski, Ochatoma y otros. La interpretación imperial permite explicar la
presencia o carácter intrusivo de las construcciones ortogonales en los andes
centrales. Es decir, la difusión desde un foco hacia los demás sitios de los
andes centrales. Este modelo se basa en la argumentación de un centro de
origen del urbanismo andino asociado a la cultura Wari y es controlado a través
de una serie de centros regionales. La planificación Wari es considerada como
una de las importantes, el patrón de este modelo se caracterizo por la
implantación de centros urbanos amurallados bien planificados y ubicados en
lugar estratégicos. Estos cambios que se dan en los patrones de asentamiento
ocurren durante el HM ha sido considerado por los investigadores como algo
diagnostico del imperio Wari. Estos cambios son reflejo de la organización de
las actividades económicas y sociales con énfasis en el control administrativo
centralizado y la canalización de los recursos, esto sugiere la imposición de
una organización imperial. Los asentamientos de los centros poblados William
y Pineda señalan la presencia intrusiva de asentamiento de arquitectura
ortogonal y que influenciaba en la arquitectura de sitios aledaños. Con respecto
al origen del urbanismo en Wari, Lumbreras e Isbell plantean el concepto
urbano de Wari nace en los andes centrales y que se diferencia de Tiwanaku
en los andes del Sur. Según Lumbreras el foco de inicio del estado Wari y por
ende del urbanismo nace en Ayacucho y tiene como antecedente a la cultura
Huarpa. Isbell sugiere que los antecedentes urbanos de Wari no se encuentran
en el Intermedio Temprano en Ayacucho, porque los asentamientos se
caracterizaban por pequeños gobiernos cuyas capitales sean modestos centros
ceremoniales. No había centralización del poder y tampoco existía la ciudad.
Isbell señala que las características medio ambientales con un deterioro
climático y el agotamiento de recursos esta favoreciendo el ejercicio del poder
por un gobierno centralizado y jerarquizado. Pineda propone que la
arquitectura Wari es Tiwanaku según el tratamiento del espacio arquitectónico.
Isbell plantea que la distribución de los asentamientos Wari corresponde a este
modelo imperio y apoya el concepto de urbanización política a nivel de estado.
Isbell también señala que la amplia distribución de facilidades arquitectónicas
estales intrusivas como Pikillaqta estos sitios representan sititos estatales de
almacenamiento de administración del imperio wari. Estos estados están
requiriendo de instituciones para mediar entre las comunidades locales y el
estado para la mantención de la conquista, en consecuencia, estos centros
administrativos fueron la materialización de una jerarquía administrativa
responsable de la puesta marcha de las organizaciones gubernamentales. El
proceso expansivo gira en torno en la administración militar y religiosa para
conquistar diversos territorios.
Isbell señala que mediante una intrusión militar estos recursos fueron
sometidos a un poder centralizado que organizo un sistema eficiente. La capital
de Wari edifico centros rurales como el cado de Janampata que funciono en la
época 2 y durante la época 3 es abandonada. Modelo de interrelación regional
propuesta por Shady en los 80. Los centros urbanos permitían el dominio de la
población rural de la zona para adquirir el excedente productivo. Isbell identifica
tres niveles de sitio reflejando una jerarquía administrativa en lo que Wari
aparece como una ciudad mas extensa que los otros asentamientos
administrativos. Hay una tipología de los asentamientos administrativos según
el ámbito de poder que tenían. Willey aplican un modelo para la costa norte
donde considera que los elementos arquitectónicos y los patrones de
asentamientos del Horizonte Medio son intrusivos en la región. Schider
encuentra la introducción de un patrón urbano en forma de pueblo como un
cambio social predominante que puede atribuirse a la presencia serrana en la
costa norte durante el Horizonte Medio lo cual adjudica a Wari porque contrasta
con los sitios locales ya que forman núcleos alrededor de elementos
estratégicos alrededor de edificios ceremoniales.
McEwan se centra en el concepto de patrón administrativo Wari y maneja la
hipótesis de que Wari fue un grupo con un estado territorial que escogía
ubicaciones estratégicas para sus núcleos provinciales e imponía en ellos el
ordenamiento.

Modelo de estados teocrático


Investigado por Martha Andrés en 1956 propone que este sería un imperio
descentralizado el cual opta por la religión para mantener la religión. MT confía
los relativos niveles de autonomía local de los señoríos y en las redes de
trabajo reciproco tradicional. Utiliza el modelo costeño chimú, ella ve en la
autoridad wari que enfatiza las relaciones horizontales interdependientes sobre
la jerárquica como una de las características de la estructura imperial wari.
Modelo influenciado en la religión en contraste con la mayoría de estudiosos de
wari que han sostenido la existencia de un estado wari sumamente
secularizado. Ella considera que los grandes complejos arquitectónicos
rectangulares tenían una función altamente especializada como centros
ceremoniales o calendarizados.

2. Modelo interacciones interregional


Propuesto por R. Shady, A. Torero y otros arqueólogos los cuales señalan que
se tienen una serie de estado regionales enlazados entre sí por redes de
intercambio y que ejercen control sobre sus propias áreas. Dentro de esta
etapa de integración la época I es muy importante ya que es un periodo de
auge y relación interregional regional. No se explica cómo las grandes
sociedades del Intermedio Temprano desaparecen. La época I se caracteriza
por existencia de estados regionales independientes y prósperos que ejercían
control político, económico y cultural en sus regiones sustentaban grandes
centros urbanos ubicados en lugares estratégicos para el intercambio y
mantenían una fuerte interacción a nivel regional.
La comunidad de rasgos existentes en estos centros regionales y alrededor de
los andes centrales no son resultados de la existencia de un imperio sino la
expresión del exitoso desenvolvimiento sociocultural alcanzado en cada región
proceso que habían venido fortaleciéndose a través de la previa etapa llamada
desarrollos regionales o estados regionales y como primera manifestación de
apertura al contacto interregional se aprecian desde la etapa tardía de este
periodo.
Shady también señala que la intensificación de las interacciones y el
incremento del comercio derivado del mayor nivel productivo regionalmente
nos ponen ante un periodo de prosperidad e integración de las diversas
sociedades regionales . Para ella esta época I del horizonte medio debe ser
entendida como el florecimiento exclusivo de varios emporios gobernados por
estado regionales consolidados cada uno de los cuales conducía el tráfico de
bienes en el territorio bajo su hegemonía política pero también estableciendo
relación con otros estados hasta distancias considerables. El proceso que tuvo
lugar desde la parte final de esta, ha quedado registrado para los restos
monumentales de centros urbanos destacados ubicados en diferentes regiones
cada una con su peculiar concepción acerca de la distribución y relación
espacial de sus edificaciones concepción que va ser derivada de la
cosmografía tradicional de cada sociedad.

Con respecto a los centros urbanos regionales Shady señala que desde la
parte final del periodo intermedio temprano y la época I del horizonte medio
muchas sociedades regionales poseedoras de bienes intercambiables en
escala amplia habían establecido centros urbanos como el caso de
Cajamarquilla y Marcahuamachuco, los cuales son anteriores al horizonte
medio con una larga complejidad urbana. Cajamarquilla y Marcahuamachuco
están expresando concepciones propias de como cada sociedad percibe
tradicionalmente las relaciones espaciales, concepciones que van a ir
quedando plasmadas en las construcciones de las estructuras administrativas
de elite. Muchos de estos rasgos arquitectónicos ya eran conocidos por
sociedades de la costa y sierra norte mucho antes que en Wari (Ayacucho)
desde periodos anteriores al horizonte medio como es el caso de
Marcahuamachuco. Sugiriendo entonces que sociedades como Cajamarquilla
fueron primero producto de la consolidación económica de la región y de la
producción mercantil. Los centros costeños estuvieron en lugares de conexión
con los valles interandinos como el caso de Pampa Grande Galindo y
Cajamarquilla que al estar estos centros urbanos en relación con el desarrollo
de las áreas de producción que los sustentaban de ellas dependían su ruina y
prosperidad según Shady. Un similar modelo podría explicar bien que tales
centros ya no fueron utilizados al romperse las redes de intercambio y no
cuando se colapsó el imperio esto con respecto a la época 1.

Con respecto a la época 2 ellos plantean que se trata de una época de crisis y
religiosidad ya que entran en crisis estos centros casi con la presencia de la
iconografía Tiahuanaco, así como fue el caso de Cajamarquilla y hacia la
época 2B ciudades como Cajamarquilla, Wiracochapampa, Wari y Pikillaqta
habían perdido vigencia siendo abandonadas o transformadas en
establecimientos de distinta funcionalidad. En esta misma época se esta siendo
el traslado de los polos de desarrollo y el surgimiento de nuevos centros
urbanos de activación económica ubicados en la Costa en función de
sociedades costeñas y de su desenvolvimiento mercantil por vía marítima. La
depresión económica que se da en la época 2 está limitando la participación de
las poblaciones alto andinas en las redes de interacción establecidas en la
época 1. Parala época 2 se va producir un fuerte decrecimiento económico en
las sociedades de los valles del interior lo que va provocar la ruina de las
ciudades que florecieron en los lugares de contacto en el caso de
Cajamarquilla y otros. Y también el cambio y traslado de los polos de desarrollo
en favor de las sociedades costeñas.

Con respecto a Ayacucho y la ciudad de Wari los investigadores que proponen


que el horizonte medio fue un periodo de interacciones interregionales van a
señalar lo siguiente: que las excavaciones realizadas en Wari no son
suficientes para inferir el tamaño y característica del establecimiento en Wari
durante el periodo intermedio temprano y el horizonte medio. El sitio de
Ñahuinpuquio presentado como exponente del urbanismo pre-Wari tiene
componentes pertenecientes al Horizonte Medio.
Además, Shady señala que Ayacucho es una zona de pocos recursos
agrícolas no generadora de una producción significativamente excedentaria
con constantes problemas de agua y con frecuentes años de sequía. Por si
sola la región de Ayacucho no hubiera podido sustentar una ciudad como el
caso de Wari. Por ello se plantea que Wari creció en base a los beneficios del
intercambio como resultado de la actividad de comerciantes inicialmente
costeños que en el lugar estratégico para sus transacciones con la cuenca del
Mantaro vio como se fue creciendo este sitio de Wari el cual mediaba las
relaciones entre el valle del Mantaro, la selva y la zona de Cuzco. Es probable
que por la misma época se fortaleció un gobierno local en la cuenca de
Ayacucho para controlar ese eje de intercambio, aunque también pudo haber
funcionado como una ciudad satélite de un estado foráneo. Según Shady un
estado Imperial no conlleva a homogeneidad, incorpora a otras naciones y es
por lo tanto multinacional y plurilingüe, pero a la par de ello se debe poder
encontrar cierta unidad en la diversidad, cierta impronta por todas las partes
dentro del territorio imperial consolidado. Esta unidad en rasgos culturales en la
diversidad que va ir acrecentándose en cuanto dure el periodo imperial y cuyas
expresiones materiales serán para el arqueólogo las únicas que en ausencia
de las fuentes escritas puedan probar la real existencia de dicho imperio
cuando este se halla extinguido. También en los restos arquitectónicos se
puede traslucir como las diversas nacionalidades dejaron su huella su propia
concepción de la relación espacial entre sus edificaciones. No es pues en las
ciudades de varias regiones del Horizonte Medio ni tampoco en la alfarería una
única concepción que se tiene de Wari ya que de ahí se dude se dude de la
existencia según estos investigadores.
Con respecto al intercambio Shady no está de acuerdo con el modelo que
describe a las sociedades andinas como autosuficientes y que autoabastecían
a través de la movilización de colonias a territorios diferentes para la
explotación de recursos no producidos en su habitad, se cree mas bien que la
mayoría de naciones en los andes tuvieron una organización política y
económica diferente estableciendo intercambio entre si para proveerse de los
bienes requeridos. El comercio habría sido controlado por la clase dominante y
ejercido para su beneficio. El horizonte temprano y el horizonte medio
muestran una amplia interacción y la consiguiente generalización de ciertos
rasgos sobre la mayor parte del territorio de los andes centrales. Como parte
de esta propuesta concluyen que con el planteamiento de la existencia de
prósperos y expansivos desarrollos sociopolíticos regionales y del intercambio
que estos sostuvieron puede explicarse bien las características del proceso y la
comunidad de ciertos rasgos.

Alfareros y arquitectónicos. En la parte final del periodo intermedio temprano


varias sociedades regionales presentaban economías desarrolladas,
construcciones monumentales, poblaciones crecientes y expansiones
territoriales. En la época I del horizonte medio debe verse como un tiempo de
intercambio intenso y multidireccional entre los diversos estados andinos
regionales de Costa, Sierra y Selva en ves de ser solo dominado por un gran
imperio. En la época II a la par que retraen la participación de las sociedades
regionales en la esfera de interacciones, se va distribuir en ellas iconos
comunes como Tiahuanaco. Es en los periodos intermedio temprano y época I
del horizonte medio la importancia del eje de intercambio Costa, Sierra y Selva
y los centros que se ubicaban en nudos de camino en el interior de los valles
costeños y en la sierra. Para la época II este eje se traslada a la Costa, se
modifican las redes de contacto y empiezan la quiebra de estos centros
urbanos a favor del crecimiento de nuevos centros en la zona de la costa como
el caso Pachacamac

3.Modelo de estado teocrático


Propuesto principalmente por D. Morales el que señala que el desarrollo
urbano se da en la Costa Norte y Norcentral por ser esa área de mayor
desarrollo monumental, Morales está asociando el carácter teocrático con la
materialización del carácter tecnológico productos de esta de las sociedades
del horizonte medio está materializando los patrones de asentamiento ,
arquitectura ortogonal por ser tan especializados en sus diferentes sectores
contrayendo zonas administrativas almacenes zonas residenciales y lo más
importante zonas de culto o centro ceremonial los cuales está dando la
impresión de grandes ciudades conventuales y no ciudades fortificadas En este
desarrollo va dar una gran importancia el pueblo sureño Nazca Ayacucho
donde Tiahuanaco como eje altiplánica va imprimir en el área de los andes
centrales un movimiento económico social y religioso casi teocrático con
respecto a las ciudades Waris.

El hecho que varios de los sectores de Wari funcionan como ciudades de culto
religioso y funerario. Mientras que Conchopata y Uchupacoto son como Maymi,
sitios especializados en la producción alfarera. Estas ciudades fueron hechas
para su dominio y control interno donde los diferentes sectores están
ordenados de manera racionalista y planificada a modo de ciudades
conventuales de tipo feudal jerarquizada y elitizadas con productores de oficio
y un sistema o redes de distribución de sus productos manufacturados
agrandes distancias acercándose mas al modelo Chavín y alejado del sistema
Incaico. La arquitectura y los estilos cerámicos wari muestra un patrón parecido
a nivel regional entre Apurímac, Ayacucho y Cuzco lo cual le da la categoría de
un gran estado interregional sureño donde el patrón descrito se impone ante la
falta de una tradición local fuerte y desarrollada que le hiciera frente.
Se reconoce que la arquitectura urbana del horizonte medio costeño y que fue
introducida por los estados regionales en mutua alianza confedera con los
estados regionales serranos. Se puede explicar de esta manera que en el norte
peruano los sitios de Wiracochapampa y Marcahuamachuco, así como
Yamobamba en Cajamarca son producto de estas alianzas entre las culturas
Moche, Recuay y Cajamarca sin embargo estas fueron muy efímeras y no
funcionaron. Siendo estos sitios de patrón costeño rápidamente abandonados
o quedaron inconclusos volviéndolos serranos a sus antiguos patrones de
asentamiento, mientras que en la costa la tradición perduro en las culturas
posteriores. Para Morales en la Costa Norte del sitio de Moche como centro
principal se prolongó por lo menos hasta el año 650 d.C. apareciendo luego los
polos de desarrollo de Pampa Grande en Lambayeque y Galindo en el valle de
Trujillo y que en estas ciudades hay una marcada sectorización de funciones
de carácter ceremonial, político y administrativo que van de acuerdo al proceso
histórico evolutivo del Periodo Formativo. El desarrollo de estos 2 polos va a
obedecer a factores sociales internos y a fenómenos naturales asociados a
catástrofes climáticas provocadas por corrientes del niño que afectaron el valle
del Moche obligando a una nueva reestructuración de los asentamientos
ubicándolos cerca del interior de los valles acorde a una nueva interacción
costa-sierra al servicio del intercambio de productos entre agricultores y
artesanos.

Este replanteamiento lo podemos hallar en Pampa Grande para la fase Moche


4 y 5 que actúa como un poderoso centro de influencia sur llegando hasta
Huarmey. En la sierra Norte en Cajamarca, Yamobamba y Miraflores que por
su cercanía geográfica y cronológica pueden vincularse a Galindo y pampa
Grande y difícilmente se relacione con Ayacucho no fueron ocupados por un
tiempo prolongado. Es decir, para Morales el surgimiento de estos sitios está
relacionado con la presencia de estos estados teocráticos del intermedio
temprano que se van expandiendo hasta el horizonte medio (I y II).

Modelo de expansión Tiwanaku según Carlos Ponce Sanginés. Señala que


durante la etapa expansiva Imperial Tiahuanaco que corresponde al horizonte
medio andino esta sociedad llego a conquistar por la vía militar y también por la
actividad religiosa de sus sacerdotes gran parte del territorio andino. Para ellos
Wari seria parte de la avanzada Tiahuanaco al igual que otros sitios de la sierra
sur. Y la influencia en sitios costeños se debe a una influencia de ámbito
religioso.

- COSTA SUR
Los estilos de Nasca 7, Estrella y Cañete de los valles Nasca – Ica, Chincha – Pisco y
Cañete tienen características propias, pero también tienen rasgos de los otros estilos
del área.
El estado Nasca había alcanzado prestigio regional, tenía control de las poblaciones
entre Acarí e Ica y a nivel económico se construyó huacas de adobe y extensos
poblado de piedra y quincha. Así como efectuar contactos con otras sociedades.
En los valles de Pisco y Chincha, el estilo Estrella muestra alta frecuencia en su
distribución, tiene alto prestigio.
En el valle de Cañete, ha sido hallado un estilo propio y también de confluencia de
varios estilos.
Fragmentos de N7 y N8 fueron encontrados en el sitio Cerro del Oro, así como
diseños de peces entrelazados, similares a los representados en Lima 5 y 6.
- COSTA CENTRAL
Hacia la época 7 del periodo intermedio temprano, varios centros ceremoniales fueron
ampliados. Destacan el conjunto piramidal de Maranga, Juliana, Mangomarca, Trujillo
y Catalina Huanca.
Se inicio la construcción de la gran urbe de Cajamarquilla. Sus rasgos alfareros del
estilo Lima 5 y 6 son encontrados en Nasca, asociados a Nasca 7. Asimismo, en el
sitio Cerro del Oro en el valle de Cañete.
También aparece rasgos de N8 en el complejo de Catalina Huanca, en el valle del
Rímac.
Los valles de la costa central contienen el mayor número de construcciones
monumentales.
- COSTA NORTE
El estado político organizaba a la población para la construcción de grandes sistemas
de irrigación y de edificios monumentales. Y se relacionaba con otros Estados
regionales. Se encuentra piezas de Moche IV en Cabana, Pallasca; Moche y Recuay
comparten también rasgos. Probablemente la relación de Moche con la sierra norte se
estaría efectuando vía Recuay.
- SIERRA NORTE
En el valle de Huamachuco, Cajamarca y de Condebamba se daba un patrón de
establecimientos nucleados. Alrededor de los 400 d.n.e. había en Huamachuco tres
sitios importantes: Marcahumachuco, Cerro Sazón y Cerro Amaru.
El estilo cursivo del Cajamarca III es idéntico al que se halla en la fase Huamachuco
de este valle. Debido a esto se ha supuesto que existió en esta época una estrecha
comunicación entre los valles de Cajamarca y Huamachuco.
Se halló piezas del estilo cursivo clásico en sitios de Chachapoyas, lo cual señalan
contactos con poblaciones de la cultura Chacha.
- SITUACION EN AYACUCO
Los establecimientos que precedieron al Horizonte Medio en Ayacucho no revelan la
misma pujanza económica ni política.
Huarpa 3, estaba incorporando diseños y pigmentos de N7 y N8; y lo estilos
denominados Tinajera, Pongora y Totora constituyen versiones de N8 en Ayacucho.
Se plantea que, hacia fines del periodo Intermedio Temprano, en lugar de la
emergencia de un imperio Huari, se estaban introduciendo en Ayacucho, colonias
costeñas e implantando allí un centro de poder económico y político. Es posible que en
ese tiempo el valle de Ayacucho, pequeños y seco, de bajo potencial agrícola, fue, sin
embargo, escogido para la ubicación de un centro de intercambio por su acceso a una
serie de áreas de producción especializada.
- SITUACION EN EL ALTIPLANO DEL COLLAO
Tiwanaku se había constituido en un centro de poder y prestigio en el área. La que
abarcaba el norte de Chile y los valles de la sierra y la cosa del extremo sur del Perú.
La actividad más relevante consistió en conectar áreas de producción especializada,
productos de la amazonia fueron trasladados a las vertientes occidentales y viceversa.
Como consecuencia se fortaleció el poder político y económico de Tiwanaku y se
erigieron construcciones monumentales.
Su desarrollo sociopolítico y sus relaciones interregionales se dio debido al
fortalecimiento económico y político de Nasca, Moche y Lima, ampliando su área de
influencia cultural.
Intensificaron sus contactos, estableciéndose para este periodo una movilización entre
sociedades a nivel multirregional.
A la esfera de interacción se suman, Cajamarca – Huamachuco, como nexo para la
sierra nororiental y tierras bajas de la amazonia.
En la costa Sur, en el área inmediata a la sede del supuesto imperio, se observa gran
despliegue de Nasca 7.
- ETAPA HUARI
En el Horizonte Medio se dio un proceso que empieza a gestarse desde la época 7 del
periodo Intermedio Temprano.
Se inicia en los Andes Centrales un periodo de integración, mediante una
consolidación regional y la intensificación de las relaciones comerciales
interregionales.
En la primera época, destacan en los Andes las siguientes áreas de activación:
1.- Costa sur: con la cultura Nasca como foco de gran desarrollo en los valles de
Nasca-Ica.
2.- Sierra central: por su ubicación ventajosa para el contacto, el territorio de
Ayacucho, de tierras agrícolas poco productivas, fue dedicado al comercio y se
convirtió en un centro clave para la conexión entre Nasca y las poblaciones de la sierra
sur y la selva.
3.- Costa Norte: con Moche como centro de interacción de su área con la de
Huamachuco, Lambayeque y el mundo andino.
4.- Sierra Norte: con Huamachuco como centro de interacción con las poblaciones del
oriente.
5.- Sierra Sur: con Tiwanaku como centro cultural que se beneficiaba de su relación
con los valles amazónicos y el mundo andino.
6.- Costa Central: las poblaciones de esta área ocupaban una ubicación privilegiada,
intermedia entre los focos culturales, que se desarrollaron en la costa norte y sur,
Moche y Nasca.
En la época I del Horizonte Medio, alcanzaron prestigio los estilos de cerámica Nasca
9, Moche, Cajamarca III y Nievería.
Red de centro urbanos y comerciales, conocidos por sus grandes dimensiones:
Cajamarquilla, Marcahuamachuco, Pampa Grande y parte de Huari, a los que se
incorporarían Viraqochapampa y Pikillaqta.
- INTERACCION ENTRE LAS DIVERSAS NACIONES ANDINAS Y LA
IMPORTANIA DE NASCA EN LA EPOCA I DEL HORIZONTE MEDIO
Se dio una amplia distribución del estilo Nasca 9 de Ica-Nasca. Sus piezas y rasgos se
encuentran en Ayacucho, Lima, Huancayo, hasta lugares alejados como Tantamayo
(Huánuco) y Kuelap (Amazonas).
Para la sierra central, Nasca fue el foco de innovación e influencia cultural. Elementos
de N7 y 8 combinados con rasgos Huarpa. Producto de esto surge el estilo
Chakipampa.
En la costa central se aprecia el intercambio de rasgos entre Nasca 9 Y Nievería y
entre este y Moche V.
Todos estos estilos identifican a sociedades que ya tenían un desarrollo económico
sostenido, una organización política a nivel estatal y prestigio cultural en su región.
Prestigio que se acrecienta en cada región cuando se intensifican los vínculos
multinacionales durante la época Huari.
- ESTILO PACHECO EN LA COSTA SUR Y SU VINCULACION CON
TIWANAKU
Se introduce en las épocas 1B y 2B la iconografía Tiwanaku, la cual se mezcla con el
panteón Nasca. En una combinación que produce los estilos Conchopata y Pacheco.
Estilos que destacan por tener grandes vasijas y por el contexto ceremonial de su
hallazgo.
Rasgos de Pacheco se encuentran en Nievería y en la costa central hasta Paramonga.
Además de su tradicional área de influencia: la sierra central y la costa y sierra sur.
En este periodo los estilos Pacheco y Teatino (costa central) muestran rasgos en
común.
- TIWANAKU
La presencia de rasgos comunes a la iconografía Tiwanaku se percibe en los estilos
de la época 2. Pachacámac, Atarco y Viñaque difunden las imágenes de seres míticos.
Según Torero esto se debería a una diáspora por desmejoramiento climático.
Para explicar las presencias de rasgos culturales comunes a Tiwanaku los
investigadores han planteado los siguientes modelos:
1.- Tráfico comercial.
2.- Archipiélago vertical.
3.- Mitmakuna.
4.- Peregrinación.
5.- Desempeño profesional.
6.- Guerra.
7.- Migraciones por cambios climáticos
WARI
El imperio Wari se desarrollo desde el siglo VI hasta el X d.C., época en la que
estableció varios centros administrativos para dominio provincial (Isbell 1991).
Wari es un fenómeno político estatal que sucede durante el Horizonte Medio entre los
años 550 y 900 d.C. y fue dividido por Menzel en las siguientes épocas: Horizonte
Medio 1A, Horizonte Medio 2A, Horizonte Medio 3, Horizonte Medio 1B. Horizonte
Medio 2B, Horizonte Medio 4.
El estado panandino Wari se produce en la cuenca ayacuchana en base al crecimiento
urbano y la experiencia administrativa logrados por la cultural local Warpa en las
postrimerías del Periodo Intermedio Temprano poco antes de la aparición de Wari,
cuando los contactos con la costa sur fueron intensos.
La época 1A se caracteriza por la aparición del estado y la ciudad asociados a la
presencia de elementos míticos altiplánicos plasmados en las grandes vasijas
ornamentales halladas en Qonchopata (Ayacucho), en las décadas de los 40 y los 70.
El tema central mítico tiene semejanzas con la imagen de la Portada del Sol de
Tiwanaku. Los estilos alfareros ceremoniales predominantes son Qonchopata y
Chakipampa A.
Los contactos con el altiplano se dieron también en el nivel de la arquitectura, como la
evidencia la construcción del templete semisubterráneo en Wari, Wari tuvo también
colonias en la costa sur en Ica y Moquegua.
En la época 1B, los cambios son dramáticos y la población de la ciudad crece a
merced del flujo migratorio rural. El estado Wari es mas fuerte, poderoso y empieza la
primera expansión por la sierra norte hasta el callejón de Huaylas (Honqo Pampa y
Willcawain) y Huamachuco, por la sierra sur hasta Cuzco (Pikillaqta), y consolida sus
posiciones en la costa central y sur. Asimismo, en la costa norte hay evidencias en el
valle de Santa. Se fundan, además, sitios como Wariwilka, Jincamoqo, Waywaka,
todos ellos articulados por una gran red vial.
Las construcciones Wari alteran las tradiciones urbanísticas locales, asimilando en
algunos casos experiencias previas, como ocurre en la sierra norte. En la costa norte
mas septentrional no existen evidencias materiales contundente de filiación Wari,
ausencia que permite que algunos investigadores cuestionen la injerencia Wari en la
región.
Caracterizan a esta época los estilos alfareros Robles Moqo, Chakipampa B y otros
estilos con influencia Wari en tradiciones locales, Pacheco, en Nazca, era
probablemente una colonia con mucho prestigio.
En la época 2, el estado Wari paso por una reestructuración política y experimento una
segunda expansión, que le permitió ocupar nuevas regiones del área andina central,
resultando mas poderoso y centralizado. La ciudad de Wari alcanza su máxima
extensión y su máximo crecimiento poblacional. Se construyen nuevos sitios próximos
a la ciudad como Jargampata en San Miguel y Azángaro en Huanta.
Destacan los siguientes estilos alfareros Wari: Viñaque, originario de Ayacucho, Atarco
en Nazca y Pachacamac en la costa central. La dicotomía costa-sierra se pronuncia.
De esta época 2 serían también las construcciones costeñas de Socos (Chillón),
Conoche (Topara) y quizás La Cantera (Chincha); todas ellas de diseño ortogonal,
predominante en la cerámica Viñaque. Durante la época 2B la expansión Wari alcanza
hasta Cajamarca, La Libertad, Moquegua y Sicuani en el Cuzco.
El sitio de Pachacamac desde la época 2A se convierte en un centro de mucho
prestigio y durante la época 2B influye en la costa norte, en el sur (Ica) y en la sierra
central (Huancayo). Quizás fue una entidad política con cierta independencia de Wari.
Sin embargo, Wari, desde Ayacucho, mantiene su presencia en la costa central y sur y
en todas las otras regiones ocupadas en las épocas 1 y 2A, aunque ella difiere en sus
mecanismos.
Luego de la época 2B, Wari colapsa y se abandona la ciudad, perdiendo toda
significación en las épocas 3 y 4. Esta última coincidirá con un periodo de
desecamiento de las tierras serranas producto de un cambio climático. Colapsan
también los centros provinciales. Desaparece la experiencia mas significativa en el
nivel político como estado panandino y como ciudad prístina en los Andes en el nivel
urbanístico.

A. ORIGENES WARI
El fenómeno Wari es un modelo que define los siguientes procesos culturales y que
las investigaciones señalan que lo Inka sirve para entender lo wari. Menzel planteo
que los waris serian un modelo para los Inkas.
En Ayacucho, la aparición de la ciudad y el estado Wari panandinos, no se realizó un
sistema agrícola excedentario en ninguna de las etapas prehispánicas. Tampoco se
desarrolló un sistema religioso complejo y monumental antes de Wari. Con estos
factores se permitió el desarrollo de aldeas aglutinadas de producción manufacturera y
la administración secular durante el Periodo Intermedio Temprano, y recibió influencia
religiosa contribuiría al surgimiento de Wari.
Los orígenes Wari se dio por la interacción de tres áreas de mucho desarrollo como la
región ayacuchana, la costa sur peruana y el altiplano peruano-boliviano,
representadas por Warpa, Nazca y Tiwanaku Temprano. La relación de cada una de
ellas varia, destacando el desarrollo local Warpa, que con las características bastante
críticas de su economía en general, empujara a que los ayacuchanos desarrollen en la
costa sur formas de intercambio de productos y funden colonias simultáneamente.
Según Rowe, Colllier y Willey, en Wari el material cerámico tenía rasgos Nazca y
predominantemente del entonces llamado “Tiwanaku costeño”. Las investigaciones de
Bennett realizadas en Tiwanaku y Wari, indico que ambos centros compartían rasgos
en la cerámica y arquitectura, asignándole al “Tiwanaku boliviano”, y que posiblemente
una invasión directa y que al fusionarse con tradiciones locales produjo el surgimiento
del sitio Wari.
En las investigaciones de los años 60 especificaron que Wari y Tiwanaku fueron
culturas independientes con raíces comunes, sobre todo los aportes de Lumbreras y
Menzel. Con esto, quedo claro que los estilos alfareros y textiles que se encontraron
en los Andes centrales no eran representaciones directas de Tiwanaku, sino se trataba
de una influencia Wari, que a partir de su núcleo central en Ayacucho se habría
difundido por la costa. (Larco, 1948)
Según Menzel, la relación entre Wari y Tiwanaku, señalaba que los rasgos de Nazca 7
y 8 se encontraban en Warpa. Luego, Paulsen observo que esta relación cultural
correspondía a aportes recíprocos, tanto en la arquitectura como en la cerámica,
siendo la región ayacuchana la que aportó mayores y significativos elementos a
Nazca, basado en las evidencias de Huaca del Loro (Strong 1957). Ayacucho había
tenido dominio en la costa sur, esto se demuestra en el uso masivo de piedras como
material constructivo nuevo, también en la presencia arquitectónica como en los
recintos circulares que abundan en el sitio Warpa, como Ñawinpuquio, o en el mismo
Wari.
La cerámica Warpa se influencio por Nazca que se percibe así desde Nazca 7 y 8 con
el Warpa 3, 4 y 5, esto es según Paulsen y Knobloch.
Para Lumbreras el contacto es el resultado de una larga tradición que se da desde el
Horizonte Temprano, pero que resulta relevante por los cambios que se dan en el
desarrollo alfarero y urbano administrativo. Tuvo una organización secular de
pequeños centros urbanos antes que grandes centros ceremoniales y una
administración jerarquizada también en los mismos niveles seculares, que se
solidificara con Wari.
Durante el Periodo Intermedio Temprano, Ayacucho fue considerada como un área
marginal frente a las áreas dominadas por los grandes centros ceremoniales que
caracterizaron a la costa y la sierra norteña.
Había una jerarquía en los sitios tempranos, representados por algunos sitios Warpa
cuyas dimensiones, proximidad o lejanía señalarían una relación de dependencia de
varios sitios que reconocen el predominio de uno, y que continuo hasta el Horizonte
Medio. según Anders, las evidencias arquitectónicas encontradas en Wari o
Ñawinpuquio, en la cuenca de Huamanga, y algún otro sitio en la misma cuenca del
actual sitio de Wari, dentro de la sugerencia que han hecho diferentes autores para la
ocupación Warpa de la región.
Al final de Warpa los cambios se reflejan en el incremento de las aldeas aglutinadas
absorbiendo a las pequeñas, y se formó macroaldeas para la producción alfarera,
tecnológicamente más sofisticada y probablemente en serie.
El origen estatal para Wari, tuvo administraciones protoestatales o estados no urbanos
de menor escala y que se dieron en el Periodo Intermedio Temprano, en la costa norte
y sur peruanos.
En Wari la construcción de templos no fue una característica de esta. Isbell menciona
que la construcción registrada con estilo del templete semisubterráneo de Tiwanaku,
se abandona cuando Wari se torna en estado expansivo (1B) y se popularizan luego
los temas religiosos en la cerámica, según Menzel.
Tiwanaku, tiene un modelo de desarrollo religioso relacionado desde sus orígenes con
naturaleza teocrática, mientras que Wari es un estado militarista y teocrático.
Cook menciona que Wari esta compuesta con una jerarquía de figuras de elite,
guerreros y cautivos, mientras Tiwanaku enfatiza una serie de figuras sobrenaturales
en cerámica o representaciones en grandes monolitos (iconografía). El aspecto
religioso se reflejó en los orígenes y el colapso de ambas sociedades. La presencia
Wari de unos 300 años puede ser considerada como breve frente a Tiwanaku, que se
desintegra hacia el 12000 d.C.
El colapso de Wari se da mediante el sistema de creencias asimilado, que no tenía
una tradición local permanente o continua y la religiosidad altiplánica adoptada no se
arraigó en la sierra central y sureña.
Tiwanaku se origino en sociedades donde los periodos anteriores tuvieron una matriz
religiosa como Pukara, cuyas representaciones también pasan a Tiwanaku. La
relación costa-sierra, es anterior al Horizonte Medio, Wari y Tiwanaku IV, y se
corrobora con los hallazgos. La conquista Tiwanaku fue religioso, construyeron
templos en los sitios a donde iba y perduro tanto en el altiplano como en la costa del
área centro sur, mientras que Wari en sus conquistas no conservo las construcciones
religiosas.
Los Warpa hacia fines del Periodo Intermedio Temprano llego a los límites de su
producción agrícola ya que reorientar su patrón de asentamiento rural hacia pequeños
núcleos, y se fundo los centros aledaños productores de cerámica.
Las imágenes centrales se encuentran en Tiwanaku se aprecia en la cerámica, los
textiles y esculturas de piedra y en tabletas. Mientras que los Wari representan sus
imágenes centrales en la cerámica y en los textiles.
En la tradición Wari se destacan las figuras zoomorfas y fitomorfas como tubérculos y
maíz, asociadas al estilo Robles Moqo, Pacheco y en las ofrendas de Maymi.
En Wari hay modificaciones en las ofrendas de Pacheco, y su divinidad representa a
un ser masculino y otro femenino, con una iconografía circundante de maíz, camélidos
y felinos

B. CENTROS PROVINCIALES WARI:


El sistema de gobierno de Wari se desarrolló según sus centros administrativos. Estos
sitios se ubicaban al norte y sur del centro urbano, distintos en complejidad y función y
dimensión. Se identifica al sitio de Jincamoqo (son pequeñas construcciones en forma
de tambos), Pikillaqta (son instalaciones aglutinadas grandes), para el lado de la sierra
esta Cuzco o Wiracochapampa en Huamachuco. También se identifican centros
administrativos en el valle del Mantaro (Wariwilka) y en Ancash (Honqo Pampa). Estos
centros administrativos se construyeron como una entidad política que corresponden
al final de la época 1 y época 2.
El modelo de articulación en las zonas costeñas es diferente a los de las regiones
serranas.

PIKILLAQTA
Rowe plantea que su filiación se da sobre la base arquitectónica semejante a la de
Wari en Ayacucho.
Es un centro fortificado que se construyo en las décadas finales del siglo IV y se
termino con el colapso de Wari, alrededor del siglo IX d.n.e.
Se encuentra en la cuenca de Lucre en el curso del rio Vilcanota en el Cuzco, es un
centro urbanístico planificado Wari. Es un centro estratégico que dirige tres valles: al
sur en valle medio de Vilcanota, por el noreste el valle medio bajo de Vilcanota y por el
noreste el valle Quispicanchis.
Isbell menciona que tiene forma ortogonal, se ven edificios de forma rectangular y
cuadrangular con canchas y plazas. Tiene un acceso restringido desde el exterior y se
circula internamente a través de calles y corredores. Sus calles se dividen en
diferentes sectores del sitio, y sus muros pasan los 12 metros de altura.
Según McEwan cumple dos funciones: la residencial y la ceremonial. Sus sectores
residenciales residen por grupos de elite, administrativos y religiosos y viviendas. En
algunos muros se evidencia enlucido de yeso y edificaciones de dos pisos.
Su conjunto tiene un sector planificado y la uniformidad constructiva se expresa en
grado máximo. Este sector cerrado por muros periféricos tiene 508 ambientes de
acceso restringido y con circulación interna rígida, y se le considera como el sector de
las qolqas o depósitos estatales.
McEwan en sus excavaciones identifico indicadores de uso domestico en 10
ambientes, y que son ambientes con guarniciones militares o trabajos temporales.
Su función ceremonial se representa por una construcción con nichos en sus paredes
y debajo del piso una ofrenda de cráneos humanos y objetos metálicos.
Pikillaqta fue un centro que articulo otros sitios de menor importancia en los valles
circundantes.

QONCHOPATA
Es el estilo que comprende los orígenes Wari y sus relaciones con el altiplano, con una
ideología religiosa y dominante en el Horizonte Medio.
Fue excavado por Tello y Sandoval, muestran la presencia de áreas de ofrendas y
áreas de residencia y talleres de alfareros estudiados por Lumbreras y Pozzi-Escot.
Las ofrendas que se hallaron en pequeños recintos y hoyos sin arquitectura se
encontraron fragmentos de vasijas grandes, rotas y enterradas. La representación en
las vasijas es de la divinidad de la Portada del Sol de Tiwanaku, con variaciones en
sus acompañantes y de la misma deidad central. Esto muestra el grado de
independencia.
Según Lumbreras las figuras son estructuras que aparecen en la Puerta del Sol, que
son ayacuchanos y tiwanacoides.

HORIZONTE MEDIO EN HUAMACHUCO

Tiene varias propuestas sobre las características de su desarrollo cultura. Una de esas
propuestas señala que es una unidad política centralizada con su capital en
Marcahuamachuco (John Topic: 80).
Hay una uniformidad de un horizonte arquitectónico con asentamientos provinciales,
instalaciones ubicadas estratégicamente, siendo resultado de una expansión político
cultural.
Marcahuamachuco fue un centro ceremonial, donde la gente aledaña se congregaba
para la celebración de fiestas y rituales en honor a los ancestros, es decir; este sitio
fue un gran centro ceremonial que tenía la función al culto a los ancestros, y se daba
importancia a la descendencia, la organización social al nivel de la comunidad y la
cooperación de los integrantes de la comunidad. Restan importancia al control
centralizado desde la economía y el proceso político.
Esta tradición arquitectónica de Huamachuco fue una inspiración, innovación e
influencia para la arquitectura Wari y ayacuchana.
Según las investigaciones de Isbell, Gordon Mcewan, Topic y Topic; Huamachuco
influencio en Wari, en las evidencias arqueológicas se identifican que desde el periodo
Intermedio Temprano están apareciendo las edificaciones que se encuentran en la
zona de Ayacucho para la primera mitad del Horizonte Medio.
Con las excavaciones se han identificado tres fases en base a la cerámica:
- La primera fase corresponde a la fase Sausagocha (400 a.C. - 0)
- La segunda fase corresponde a la fase Purpucala (0 – 400 d.C.)
- La tercera fase corresponde a la fase Huamachuco (400 – 600 d.C.)
La tradición arquitectónica Huamachuco tiene dos tipos diferentes de edificios
monumentales, son dos tipos de construcciones que son características de esta
tradición.
1. Edificio largo y angosto (2.5 a 3 m de ancho) denominado como galería. Estas
galerías están divididas en cuartos cada uno con su propio acceso, ubicado en
las fachadas largas (es decir, en muros largos). Las edificaciones y galerías
pueden ser de planta rectangular, aunque también hay con esquinas curvas, y
formas circulares encerrando un patio sin techo. Estas galerías tienen dos o
mas plantas, pueden tener entre dos o tres constructivos con las vigas a modo
de voladizos. Se ha hallado fogones, piedras de moler, restos de comida y en
mayor proporción cerámica doméstica. La función de estas galerías habría sido
domésticas. Una galería circular puede tener hasta 60 metros de diámetro con
recintos internos de varios niveles dispuestos alrededor de un patio.

2. Las edificaciones conocidas como “Galpón Nichado”, son largos ai igual que
las galerías, pero son mas anchas, pues si bien es cierto las galerías pueden
tener 3m de ancho, los galpones nichados pueden tener hasta 5 a 12 metros
de ancho, así como 60 metros de largo. Se caracterizan por presentar
cielorrasos altos. Tienen hasta mas de 4 metros de altitud. Los Galpones
nichados de Marcahuamachuco tienen entre uno y cuatro vanos de acceso,
tienen una hilera de nichos colocados en la cara interior del muro, frente a los
vanos de acceso. Estos nichos se encuentran ubicados a 3 metros de distancia
entre si hacia la mitad superior del paramento. Estos nichos sirvieron como
ofrendas conteniendo en algunos casos entierros intrusivos del Intermedio
Tardío. En los muros se identificaron la presencia de huesos humanos a
manera de tumbas murales como se ve Huari (Chejo Wasi), se colocan luego
de la descomposición. Son denominados” galpón Nichado” porque presentan
los nichos en la mitad superior o en la mitad misma del paramento interno.
Se identifico en Marcahuamachuco fue fundado en el periodo Intermedio Temprano
siendo ocupado hasta el Horizonte Medio.
El sitio de Marcahuamachuco en el sector del Cerro del Castillo, en la parte interna la
distribución de sus edificaciones son galpones Nichado o galerías.
En el cerro de las Monjas había galerías curvilíneas y circulares y están dispuestas de
forma ovalada dejando un patio interno y también hay construcciones adosadas a los
muros; cerro Corrales y cerro Viejo sus edificaciones se ubican hacia el lado oriental
circundado por un sistema de murallas en la parte más alta; con la distribución de sus
unidades arquitectónicas. Estos tres sectores se encuentran circundados por un
conjunto de murallas perimétricas.
Existen otros sitios importantes en la zona, como Cerro Campana Oeste, que se
encuentra ubicada sobre un pequeño cerro con una hilera de cuartos que están
encerrado la cima como una corona. Presentan edificios de una sola planta y son
predecesores de las galerías monumentales. El acceso a los cuartos esta
interrelacionado a los espacios públicos como patios o plazas. Su función fue
doméstica. Macau excavo tumbas pequeñas de 1x2 metros de dimensiones y 1 metro
de profundidad, hay un recinto de 8 cuartos grandes dispuestos alrededor de un
amplio patio con un muro de 43 metros de altos. Uno de los cuartos había servido
como cocina. Su construcción data a la fase Purpucala en el intermedio Temprano. En
este recinto se realizaron actividades rituales y festivas. Este recinto se constituye en
un antecedente de los recintos de grupo patio de Joncopampa procedente del Callejón
de Huaylas.
En Cerro Sazun existe una galería con patio de forma ortogonal de doble planta. Las
excavaciones reportaron dos fechados: 450 ± 85 d.C. y 420 ± 110 d.C., están
indicando su ocupación en a fase Huamachuco Temprano.
Para el caso de Marcahuamachuco la construcción de las galerías monumentales se
habían iniciado después del siglo 5 d.C. según los fechados radiocarbónicos. La
secuencia tipológica de 20 galpones nichados esta demostrando que fueron
construidos en un tiempo prolongado a que el Horizonte medio en el siglo 8 d.C.
El Cerro Amaru presente tres pozos de agua conocido como chiles, una de ellas fue
excavada por Max Uhle y contenía 1800 chaquiras semipreciosas, 3000 chaquiras
elaboradas de Spondylus y 90 placas spondylus.
Los chiles son construcciones artificiales para tratar el agua de las lluvias y las aguas
subterráneas. Han sido construidos desde el año 350 d.C.
En 1983 se encontró un mausoleo compuesto por una estructura rectangular de
mampostería en el estilo Huamachuco. Elaborado con bloques de piedras y cuñas
ordenadas. Esta estructura rectangular de mampostería de estilo Huamachuco tenia
6.20 metros de ancho x 7.50 de largo. Tenía cámaras de tres niveles, hay presencia
de un desván en madera, la planta principal en tres cámaras subterráneas se identifico
al interior de esta estructura funeraria rectangular. En estas cámaras subterráneas se
identificaron los restos de 11 adultos y 2 jóvenes.
Según los fechados radiocarbónicos la construcción se había iniciado hace el año 330
d.C. ± 105 años d.C. El periodo de uso de esta estructura fue de 200 a 350 años, es
decir, fueron enterrados entre 8 a 17 generaciones.
En el piso de la tumba se encontró spondylus y textiles quemados en plancha de oro y
plata.
Hacia el noreste de los pozos de agua (chiles) hay 18 colcas de planta circular de 4.5
a 5 metros de diámetro, conductos de ventilación entre el piso y el suelo, conteniendo
una de ellas retos de maíz. La ocupación de estas colcas esta entre el 400 ± 60 d.C.
hasta el 680 ± 80 d.C.
El mausoleo está evidenciando acumulación de riquezas en base al control del culto al
agua hay presencia de tumbas murales y los galpones que corresponden a las clases
populares mientras que los mausoleos estarían enterrando a los personajes alto
status. Los galpones son ambientes importantes y su construcción representa mayor
inversión de mano de obra.
Según John Topic y Teresa Topic concluyen que las evidencias de la zona de
Huamachuco no están reflejando una estado burocrático y coercitivo que estaría
motivado por la explotación económica de una población subyugada por la fuerza
militar, para ello la ausencia de construcciones militares y de almacenamientos que
pueda apoyar que el estado Wari, estuvo presente mediante la dominación militar no
existe. Mediante en el Horizonte Medio hay una síntesis de tradiciones múltiples de
norte en especial en Huamachuco y que posteriormente están impactando sobre Wari.
Los trabajos de Topic concluyen que el origen no había sido Wari que mediante la
dominación coercitiva militar y política domino a Huamachuco, sino que Huamachuco
influencia hacia Wari por eso de mucho de las construcciones que datan al Intermedio
Temprano en el norte están apareciendo recién en el Horizonte Medio en la zona de
Ayacucho.

VIRAQOCHAPAMPA
Se ubica en la zona de Huamachuco en el Periodo Horizonte Medio, presenta galerías
y galpones nichados dispuestos alrededor del patio. Este sitio no habría sido ocupado
según los trabajos de Topic, puesto que Pikillaqta no presenta estratigrafía ya que es
muy reducida de pocos de centímetros de encima de la capa geológica.
Habría sido un centro ritual para ser ocupado por temporadas, cuyo testigo había sido
reemplazada por Marcahuamachuco.
El sitio de Viraqochapampa está organizada en dos mitades, mediante un camino que
en el eje este-oeste pasa por el medio de la plaza central. Hacia los lados este-oeste
hay presencia de galpones al parecer de función ritual.
La construcción de Viraqochapampa se habría iniciado en 650 y 700 d.C. y se ubica
en la parte baja de forma cuadrangular, con una arquitectura ortogonal ordenada.
La construcción de las galerías no había sido terminada, pero se observa las
intercomunicaciones entre los patios internos ha si como una simetría, en cuanto al
tamaño y a la disposición de los conjuntos.
Pikillaqta es muy parecido a Viraqochapampa al igual que Batan Orqo, donde Julino
Zapata encontró tumbas murales.
En Wari también hay galpones nichados correspondiente a la fase conocida como
grupo patio. En Pikillaqta y Viraqochapampa hay presencia de nichos trapezoidales
evidenciando las características estéticas de la arquitectura inka, en cuanto lo
trapezoidal no es único de este periodo.

JINCAMOQO
Tiene una ocupación Wari en el valle del Carhuarazo. Su ocupación se dio desde la
época 1B hasta la época 2B, cuando colapso Wari.
Se realizo una modificación en el patrón de asentamiento y el valle debido a que los
sitios wari se encuentran entre los 300 y 3000 msnm. Según Schreiber se da una
intensificación de la producción del maíz mediante la construcción de andenes y se
usó la mano de obra local como un tributo laboral.
Schreiber excavo en los años 1976 y 1977 excavo el complejo de Jincamoqo un sitio
provincial wari que comprende un recinto rectangular típico que cubre unas 3,5
hectáreas.
Se construyo durante el Horizonte Medio IB y en la fase 2 se expandió hasta cubrir
unas 15 hectáreas. Las excavaciones realizadas señalan la presencia de una mayor
población residente y los conjuntos cerámicos de los niveles Horizonte Medio están
constituidos en un 90% por estilos locales y solo en un 10% por estilos wari. La
arquitectura y los conjuntos de artefactos indican que se trata de un sitio administrativo
que funcionaba como una capital política wari en esta región.

SONDONDO:
Antes era conocido como Carhuarazo, y se encuentra en la provincia de Lucanas al
sur de Ayacucho, y la región de Nasca en la costa sur.
En Sondondo se incluye elementos de control político y económico, es decir, el control
de la polacion y control de la produccion de recursos y consumos. La ocuacion wari
inicial durante el Horizonte Medio 2, jincamoco se expandio con zonas agrícolas
adecuadas al cultivo del maíz.

C. LA CULTURA HUARI
Menzel plantea los diferentes estilos de alfarería en circunstancias que se les asigna al
mismo periodo. Realizo exploraciones en los sitios del Horizonte Medio con asociación
de restos de tumbas, basurales y los contrastes de las distribuciones superficiales.
Sus áreas de estudio son Ayacucho-Huari, Nasca-Ica y la costa central (entre
Pachacamac y Ancón).
Tiene una periodificación de 800 – 1100 d.C., se inicio con el advenimiento de la fase
9 del estilo Nasca en Ica y finalizo con el inicio de la fase A del estilo Ica.

- HORIZONTE MEDIO: EPOCA 1


En este periodo la alfarería intrusiva aparece en los valles de Ica y Nasca. Esta
alfarería aparece desde el valle del Santa por la costa norte y hasta Acarí en la costa
sur, y en la sierra se concentra en Ayacucho-Huari y se extiende por el norte hasta el
callejón de Huaylas.
Se divide en dos unidades estilísticas distintas o fases dentro de la cerámica tipo
serrano 1A y 1B.
a. ESTILO HUARPA
Se utiliza para designar toda la alfarería local de la región de Ayacucho y Huari
asignada a la fase final del periodo intermedio temprano. Comprende tanto las piezas
que reflejan influencia Nasca como aquellas con antecedentes puramente locales.
Las fases Nazca 7 y 8 son distintas entre sí y acusan diferencias temporales, la
presencia de diseños de ambas fases en el estilo Huarpa sugiere que este
corresponde, por lo menos a las dos últimas épocas del periodo intermedio temprano.
Similitud Nasca 7: diseños policromos con engobe blanco, punteado de fondo en las
áreas diseñadas, espirales de color negro conectados a barras y un patrón especial de
líneas en zigzag.
Similitud Nasca 8: diseños de figuras simétricas o asimétricas bicolores compuestas
de rayos.
Se caracteriza por:

 Uso de engobes mates de color blanco y negro con bandas anchas negras, líneas
estrechas de color negro y grandes ajedreces de color blanco y negro formando
diseños simples sobre un fondo blanco o sobre la superficie natural.
 Formas más comunes: grandes vasos abiertos; ollas de cuello; escudillas; botellas
altas; tazas de paredes altas; y cuellos de cántaro.
 Otras formas: Cuchara o cucharon; y Cabeza humana modelada sobre figurines o
cantaros de cuello efigie. Estas formas son antecedentes de las que se
encontraran en el Horizonte Medio 1.
 Diseños: vinculados al estilo Nasca, una variante serrana del animal corcovado;
una banda triple con apéndices en forma de rayo; y pirámides escalonadas
contrapuestas.

b. ESTILO CHAKIPAMPA
Sus diseños y formas corresponden a la tradición Nasca o derivan de esta. Algunas de
las cuales se observan en el estilo Huarpa. Otros de los cuales tienen origen en Nasca
9. Se incorpora motivos de origen serrano, derivados de Huarpa.
Presenta dos tipos: alfarería decorativa y alfarería común.
Chakipampa A:
Es un sitio de mayor relevancia para las muestras: Acuchimay. Tiene semejanza con
el estilo Nasca 9 de la costa sur (limitado a las vajillas decorativas). También
presentan semejanzas con el estilo Huarpa y Nasca 8 (en la alfarería común).
Formas: botellas pequeñas; cantaros con cuello alto; vaso abierto base curvada poco
profunda, con un borde afilado entre la unión de esta y el cuerpo, y un labio aplanado
con borde sin adelgazar. Caso de Alfarería decorativa eran los pequeños vasos de
paredes delgadas.
El patrón de color más común en algunos de los vasos menos suntuosos de la fase
Chakipampa A consiste en diseños en rojo y gris, delineados con negro sobre un
engobe delgado de color crema.
Diseños:

 Tipos de modelados en forma de pájaros, tubérculos y figuras humanas.


 Diseño típico de la alfarería decorativa es una banda de cheurones derivada de
antecedentes Huarpa.
 Diseños vajilla decorativa: un animal extendido con apéndices de rayos, cola
triangular y un pico frontal alargado y diseños de cabezas trofeo.
 Diseños de largas líneas en zig-zag de color rojo y gris, delineadas con negro y
colocadas sobre un delgado engobe mate o blanco grisáceo, presentes en los
vasos grandes.
 Diseño del pulpo que se compone de rayos irregulares, bifurcados y levantados
con extremidades obtusas.
 Motivos frecuentes en otros sitios del horizonte medio 1 y en Acuchimay raros:
Bandas estrechas de color Blanco; bandas estrechas de color negro o líneas
contorneadas en blanco; líneas de color negro pintadas sobre otras franjas más
anchas.
Chakipampa B:
Alfarería común (comparte características de la alfarería decorativa Chakipampa). La
alfarería decorativa refleja influencia del estilo ceremonial relacionado a Tiahuanaco.
En las vajillas menos decorativas de la fase Chakipampa B el color de fondo más
común es un rojo mate.
Diseños:

 Diseño de figuras en forma de S, compuestas por dos términos de rayos


 Estilos que (no aparecen en colecciones de Acuchimay)
 Motivo “flor de lis”
 Diseño en las vasijas menos decorativas incluye figuras en forma de mancuernas
con contornos blancos y múltiples elementos circulares de color blanco sobre rojo.
 Diseño de una figura paralelamente simétrica que consiste en dos cabezas de
perfil, unidas por la parte posterior con un ojo central y apéndices de rayos.
 Tipo de vaso del estilo decorativo de Chakipampa B es el Menzel denomina como
“Ayacucho serpenteado”, difiere de las escudillas de la fase A en que tiene
paredes más gruesas con diámetro proporcionalmente más grande y lados bajos,
pintados sobre una base de color crema y representan usualmente dos especies
de serpientes con cabeza endentada y bigotes.
Formas nuevas que aparecen con decoración Chakipampa B, corresponden a:

 Escudilla profunda, de paredes relativamente gruesas verticales o expandidas,


lados rectos y de buen acabado.
 Una pequeña taza con base plana, borde agudo en la base y perfil semejante a la
lira denomina “Taza Lira”
 Escudilla pequeña con paredes delgadas, rectas, lados expandidos y base plana
con bordes agudos.
Nuevos diseños: Se compone de líneas blancas formando un patrón de reticulado
diagonal sobre un engobe de color rojo y cuyos espacios en forma de rombos han sido
decorados con cruces o puntos de color negro. Su diseño interior de las nuevas
escudillas de lados expandidos y algunas veces en el exterior, se compone de filas
horizontales de líneas delgadas en forma de S.
c. ESTILO OCROS
Es una variante local derivada de antecedentes Huarpa y modificada por nuevas
influencias del estilo Nasca 9.
Características:

 Este estilo posee un engobe de color naranja claro que cubre toda la superficie del
vaso.
 Formas: cuencos y escudillas abiertas con bordes aplanados y decorados con
diseños de bandas cruzadas.
 Los diseños son dibujados con bandas de módulo de mayor anchura que los
diseños de la alfarería decorativa de estilo Chakipampa A.
Diseños:

 Variante especial del animal extendido de cubito ventral, pintado en el exterior de


los vasos.
 Bandas en forma angular compuestas de tres filetes con apéndices de rayos
pintados en el exterior de los cuencos y escudillas.
 Bandas horizontales conteniendo puntos sin delineado y diseños de líneas
ondeadas en el exterior de los bordes de los cuencos y escudillas.
 Juegos de bandas pendientes en forma de rectángulos diseñados en el borde
interior de las escudillas.

d. ESTILO NEGRO DECORADO


El estilo Negro decorado A es atribuible a la época 1A y está representado por dos
fragmentos en la colección Bennett de Acuchimay. El estilo Negro decorado B está
representado por el segundo de sub-estilo del grupo negro decorado de Bennett
representado en 5 fragmentos, correspondientes a la época 1B.
 Características Estilo Negro decorado A:
 Pertenecen los vasos abiertos. Ambos fragmentos están decorados con diseños
lineales de colores rojo y blanco aplicados sobre un fondo oscuro.
 El engobe de color negro tiene un tono ligeramente Marrón y un abigarrado
permitiendo ver la superficie de uno de los fragmentos
 Diseño: una banda angular compuesta de tres filetes con apéndices de rayos.

 Características Estilo Negro decorado B:


 Tiene un engobe parejo de color negro.
 Formas: vasos, donde predominan las formas abiertas, y escudillas abiertas
menos profundas.
 Diseños: son pintados con líneas más parejas y gruesas que en los especímenes
de la fase A. La mayoría de los diseños consistían en una línea zig-zag y
pequeños puntos en el borde exterior de las escudillas y de puntos rojos y blancos
del mismo tamaño.

e. ESTILO CONCHOPATA
Procede de los depósitos ceremoniales de las cercanías de Conchopata, y lo
componen exclusivamente fragmentos de urnas gigantes.
Durante su ocupación máxima. Conchopata tuvo una extensa periferia residencial
agrupada en torno a un denso núcleo urbano. Se encontraba en la parte mas plana de
todo el valle, en la ciudad de Ayacucho.
Las primeras investigaciones fueron realizadas por Julio C. Tello (1942), quien obtuvo
una cerámica con iconos decorativos que se parecían a la forma escultórica de
Tiwanaku. Luego fue estudiado por Menzel donde planteo su seriación de los estilos
alfareros del Horizonte Medio.
Las investigaciones platearon que Conchopata estuvo en contacto directo con
Tiwanaku. A través de peregrinos religiosos que viajaron de Ayacucho al altiplano
boliviano. En Conchopata se desarrollo un culto derivado de Tiwanaku que incluye la
fabricación de urnas y cantaros de cerámica de tamaño gigante, los más finos estaban
decorados con las mismas figuras míticas representadas en las esculturas líticas de
Tiwanaku. Sea cual fuere su uso, estas gigantescas vasijas fueron eventualmente
quebradas a golpes dirigidos hacia los iconos principales. Después de ello, los
fragmentos fueron enterrados en pozos. En consecuencia, la cerámica de tamaño
gigante fue interpretada como algún tipo de ofrenda religiosa. Isbell y Cook (1987)
hallaron los cuerpos de cinco mujeres j6venes junto a un pozo de ofrendas repleto de
gigantescos fragmentos alfareros. Ellas, tal vez, fueron sacrificadas en el mismo
evento ritual.
Dorothy Menzel (1964, 1968a, 1977, 1988b) preparo una cronología del Horizonte
Medio peruano a partir de una seriaci6n alfarera magníficamente detallada. Ella dividi6
el Horizonte Medio en cuatro épocas y subdividió las dos más tempranas en las fases
A y B cada una. Conchopata fue el principal centro tiwanacoide peruano durante el
Horizonte Medio 1A, pero su hegemonía no duro mucho. La producción y ofrenda de
cerámica gigante pronto perdió popularidad y para la Época 2A, las vasijas
ceremoniales quebradas eran solo ligeramente más grandes que las normales
(Menzel; Ravines 1968, 1977).
Durante todo el Horizonte Medio 1, Conchopata siguió siendo una pequeña ciudad can
edificios densamente concentrados en su centro. Varios de ellas eran talleres de
alfareros especializados en la fabricación de cerámica (Pozzi-Escot 1982, 1985, 1991).
Los entierros descubiertos estaban casi siempre en mal estado y varios de ellas
habían sido saqueados. Sin embargo, todos eran relativamente simples y no habla
evidencia alguna de una elite política a religiosa. La desorganizada arquitectura del
núcleo urbano implicaba un crecimiento orgánico en respuesta a las necesidades de
los alfareros y otros especialistas artesanos especializados, quienes también
practicaban la agricultura y el pastoreo de llamas para mantenerse. Según la
cronología de Menzel (1964), Conchopata fue abandonada a comienzos del Horizonte
Medio 2A. Huari la venció y sus pobladores se mudaron a la ciudad más grande.
Las urnas de Conchopata están decoradas solo en la superficie exterior. La
decoración consiste casi sin excepción de representaciones de seres míticos pintados
sobre una banda de 15 a 25 centímetros, Los diseños están delineados con negro y
han sido pintados sobre un fondo de color rojo.
Uno de los seres míticos es una versión local algo modificada de la figura mítica
humana principal que aparece en la portada monolítica y otra piedra labradas de
Tiahuanaco. Sus prendas lo señalan como un personaje masculino.
DEIDAD MASCULINA. Esta es una figura humana de cuerpo entero y vista de frente.
Tiene una cabeza casi rectangular con un elaborado tocado de apéndices de rayos y
penachos de plumas. Esta figura empuña un bastón en cada mano, tiene colmillos, los
ojos divididos verticalmente y la cara con marcas bajo los ojos,
Esta deidad incluye dos figuradas aladas de perfil. Corresponden a los “ángeles
pequeños” o figuras de sirvientes supernaturales. El Ángel A tiene piernas en posición
de carrera. El ángel B está en posición de caminar.
Ambos llevan tocado de cabeza que consiste en una barra segmentada con extremos
vueltos hacia arriba que descansa sobre la parte alta de la cabeza y apéndices
semejantes, en parte, del tocado de cabeza de la deidad Masculina.
Otra categoría de representación lo constituye una variante en posición horizontal
flotante de figuras de ángeles de Tiahuanaco. Se conoce dos tipos de estos ángeles,
el Ángel C: Cabeza mítica vista de perfil y el Ángel D: perfil de águila con el pico algo
abierto.
Menzel considera que los ángeles flotantes de Conchopata parecen ser más bien un
experimento de composición y no representantes de un nuevo concepto mítico.
Otras representaciones: Figuras míticas de animales de cuerpo entero y que no son
sino una mezcla de atributos humanos, felinicos y aves.

f. ESTILO ROBLES MOQO


Su alfarería se encontraba en los sitios de Huari, Chakipampa y algunos de la costa. El
muestrario más grande proviene del depósito de ofrendas de Pacheco, en Nasca;
otras pocas muestras de la sierra. Huari (6 fragmentos) y Chakipampa (6 fragmentos).
La distribución y asociaciones del estilo Robles Moqo sugieren que su centro de
dispersión fue Huari.
Características:

 El estilo incluye dos distintos tamaños de cerámica que tienen asociaciones


ligeramente diferentes entre sí, lo cual sugiere usos diferentes. Tamaños: gigante y
regular u ordinario.
 La alfarería regular se encontró en los depósitos de ofrendas de pacheco y
depósitos adyacentes, algún uso secular debe haber tenido.
 Cuatro modelos gigantes de alfarería de este estilo: Urnas, vasos-cubilete, vasijas
con cuello-efigie y figuras modeladas en forma de llamas.

- HORIZONTE MEDIO: EPOCA 2


Las poblaciones de la costa central ocupan la importancia que tenían las sociedades
de la costa sur durante la época 1.
En este periodo se puede notar lo siguiente:
1) un intenso movimiento de rasgos a lo largo de la costa.
2) una fuerte vinculación entre Atarco y Pachacamac en la época 2A.
3) el prestigio de dos complejos cerámicos: Teatino en la costa central y la cerámica
impresa en molde de la costa nor-central.
4) La importancia que adquiere la región Lambayeque.
5) La fuerte incorporación de rasgos comunes a la iconografía Tiwanaku en los estilos
Pachacamac y Atarco.
6) Una gran influencia de la costa en Ayacucho. El estilo Viñaque expresaría la
influencia del área Supe- Pativilca sobre Ayacucho
a. ESTILO VIÑAQUE
Tiene acabado polícromo, fino y brillante. Formas de vasos, escudillas, cuenco,
cantaros derivados del estilo Chakipampa B. con motivo de cabeza mítica, sin cuerpo,
con la cara de frente (deidad derivada del estilo Robles Moqo). Motivo de cabeza de
perfil sin cuerpo con atributo felinicos y un tocado de plumas (Derivado del estilo
Conchopata.
Estilo Viñaque asociado: Semejante al estilo Cajamarca III uso de pasta clara (color
crema). Algunos especímenes de Huari son casi idénticos a los de Cajamarca y
Huamachuco.
b. LOS VALLES DE NASCA
Para el Horizonte Medio la colección de alfarería más documentada proviene de los
valles de Nasca.
Se encuentra la colección de Carlos Soldi que registro 200 vasijas del estilo Atarco y
con 12 especímenes que representan piezas manufacturadas de los estilos Viñaque y
Pachacamac.
Julio Tello realizo un informe de entierros con alfarería decorativa del Horizonte Medio
2 y la describe como procedente del estilo Atarco. También encontró un hueso pulido
con diseño Atarco con rasgos Nasca 9 Derivado.
La ocupación wari se limitó al valle de Nasca, en el que se estableció Pacheco durante
el Horizonte Medio 1B.
c. ESTILO ATARCO
Este estilo es una mezcla de rasgos de diferentes tradiciones estilísticas, como Nasca
Derivado 9, Robles Moqo Derivado y Conchopata, Chakipampa Derivado, estilo
Viñaque y estilo Pachacamac.
El estilo Atarco consiste en alfarería fina procedentes de entierros y fueron
seleccionadas por su belleza. La alfarería con acabado menos fino era dejada in situ y
que se encuentran en la basura de sus excavaciones.
Las botellas Atarco tienen un cuerpo en “forma queque” ya que tiene una base plana
con borde agudo, la parte inferior con lados expandidos rectos o convexos y la parte
superior del cuerpo arcada y separada de la parte inferior mediante otro borde agudo.
Algunos de los cantaros y botellas con cuello del estilo Atarco tienen cuello-efigie y
unas cuantas reemplazan la cara por un cráneo modelado y pintado (que proviene del
estilo Viñaque y Pachacamac). Los cantaros con cuello-efigie representan un derivado
directo de los cantaros antropomorfos del estilo Robles Moqo.
Reaparecen las botellas de doble pico que existieron durante las Fase 8 y 9 del estilo
Nasca.
Otro patrón es una figura curva semejante a una banda dispuesta alrededor de la base
de los picos en forma de serpentina cubriendo la parte alta de la botella.
El Ángel Atarco tienen la cabeza conectada a una banda segmentada parecida a las
usadas para representar los bastones que se apoya en la espalda de la figura y tiene
una cola emplumada.
Otro tipo de vaso derivado de la tradición Nasca esta figurada modelada es una
representación humana, pero en el estilo Atarco aparecen tanto las figuras humanas y
de animales, que son derivaciones de figuras modeladas del estilo Robles Moqo. Y el
uso de un animal marino modelado representa una influencia Pachacamac.
Entre los tipos de recipientes que el estilo Atarco comparte con el estilo Viñaque, se
encuentran las escudillas hondas con lados expandidos.
El estilo Atarco también incluye otra figura mítica que representa un tema diferente,
aunque relacionado en esta variante el cuerpo específicamente el de un felino
parecido en sentido a las figuras de animales míticos a los estilos Conchopata y de
Tiahuanaco.
Otros rasgos que el estilo Atarco comparte con la cerámica decorativa Viñaque incluye
bandas coloreadas llanamente en forma de S. y elementos y llenadores de puntos sin
contorno.
d. COSTA CENTRAL
Algunos de los especímenes de alfarería encontrada en el valle de Rímac y en Ancón
son semejantes a los de Pachacamac.
El registro más antiguo de asociaciones para el estilo Pachacamac fue realizado por
Uhle y se basa en la excavación de un cementerio en el que encontró estratos de
tierra y basura relacionados a los diferentes fases de la construcción del templo en
Pachacamac, y estableció una secuencia estilística de la sucesión de los estilos en
Pachacamac. en los entierros más antiguos encontró cerámica que llamó Tiahuanaco
y estilo Epigonal y qué le asignó al Horizonte medio época 2b y 3.

En la necrópolis de Ancón los entierros del horizonte medio 2 han sido registrados por
Uhle, realizo una excavación de cuatro entierros que contenían vasos de la fase B del
estilo Pachacamac, juntos con vasos de la base del estilo local teatino de Ancón. La
construcción de las tumbas, posición de los cadáveres y la apariencia de los fardos
funerarios de los entierros de la época 2 en la costa central son en muchos aspectos
muy parecidos a los entierros de los estilos Atarco e Ica - Pachacamac.
Las tumbas de la costa central de la Época 2 son descritos como cámaras
rectangulares, pozos cilíndricos o pozos cónicos profundos y que también se
presencia en Ancón. Las tumbas son delineadas con piedras y adobe con orientación
de este-oeste. Los cuerpos están en posición sentada flexionada y envueltas en
grandes fardos con una falsa cabeza muy elaborada y ornamentada. Los textiles están
decorados con diseños míticos y abstractos derivados de los estilos de Conchopata y
Robles Moqo.

e. ESTILO PACHACAMAC
Las formas y los diseños de Nievería Derivado son una de las características más
importante de Pachacamac. Sus rasgos se relacionan con el estilo Atarco, aunque
también con el estilo Robles Moqo.
El registro de elementos estilísticos en vasos individuales y en asociaciones de tumbas
permitió la distinción de dos fases en el estilo Pachacamac y que se denomina como
fase A y fase B.
En la muestra de la Fase A hay tres especímenes:

 Un cántaro con cuello-efigie Robles Moqo Derivado del estilo Atarco.


 Son botellas con cuello de Atarco con un pequeño lóbulo en la base del cuello.
 Es un fragmento procedente del valle de Casma y es idéntico en la forma y en el
diseño a las botellas con cuello-efigie de calavera del estilo Atarco, las que tienen
figuras de un ángel, pintadas en el cuerpo.
Otros diseños conservadores que se encuentran en asociaciones de la Fase A del
estilo Pachacamac, lo constituyen un sencillo elemento llenador de espacio en forma
de S y un de tamaño medio, sin el delineado blanco, con una curva negra y punto
central. Los puntos llenadores hacen su aparición como diseño raro tan
tempranamente como el estilo Chakipampa B de la época 1B.
Los vasos más comunes del estilo Pachacamac son los cantaros y las botellas con
cuello, o cuello-efigie con elementos antropomorfos en el cuerpo de la vasija.
El estilo Pachacamac se especializa en botellas de doble pico con cámara modelada,
luciendo la cabeza mítica de un felino o águila, una cabeza humana no mítica, o
representaciones de cuerpo entero de animales marinos como defines, peces míticos
con cabezas felinicos y grandes conchas. El modelado del cuerpo de las botellas
representa una modificación derivada del estilo Nievería.
Y entre los modelos más característicos del estilo Pachacamac figuran los cantaros
con cuello ancho y corto que representa cabezas humanas míticas o no míticas.
Otro vaso modelado del estilo Pachacamac es un cuenco curvado como elipsoide
vertical modelado para representar un cráneo, una interpretación Pachacamac del
correspondiente Viñaque con cráneos pintados.

Otro grupo de vasos Pachacamac son los vasos-cubilete. Tienen una silueta
semejante a los vasos-cubilete dele sitio Robles Moqo con la cabeza de una Deidad
sin cuerpo modelada o pintada.
Otra variante distintiva de los cantaros de Pachacamac es una vasija antropomorfa
con cuello-efigie y cuerpo modelado, que se presenta algunas veces con los pies
extendidos frontalmente.
La figura más significativa del estilo Pachacamac es un grifo alado con cuerpo de
felino y cabeza de águila. El grifo Pachacamac tiene pies y mano antropomorfos en
lugar de las garras y se presenta un objeto semejante a cetro normal.
Entre los grifos de Pachacamac y los de Tiahuanaco es otra indicación de
intercambios directos entre los estilos Huari y Tiahuanaco y que pueden haber tenido
lugar la Época 2A del Horizonte Medio.

f. VALLE DE ICA
La colección de vasos del Horizonte Medio procede de la Cuenca de Ocucaje en el
valle de Ica. La mayoría son especímenes que corresponden a las Épocas 2B y 3, los
encontraron en el cementerio en el sector Pinilla de Ocucaje, denominada como
Huaca José Ramos, donde estas dos fases estilísticas se hallan aisladas de las otras.
Las vasijas del Horizonte Medio 2B son diferentes al estilo Atarco y representan una
variante del estilo Pachacamac. Por eso se denominó a este estilo "Estilo Ica-
Pachacamac".
Otra forma muy común de los vasos Ica-Pachacamac es un pequeño cuenco
esferoidal cuyos lados terminan aproximadamente en el ecuador de la esfera
proyectada.
La escudilla encontrada tiene lados encogidos y se le asocia a un entierro que
corresponde a una forma modificada de una escudilla Nasca 9, decorada con un
diseño conservador derivado del estilo Chakipampa B que corresponde al animal
ventral con cuerpo trapezoidal y que también se encuentra en el estilo Atarco.

- HORIZONTE MEDIO: EPOCA 3


Durante esta época no hubo cambios estilísticos y desaparecieron rasgos estilísticos
de la tradición costeña.
Su estilo alfarero es de manufactura descuidada, hay pocos vasos, menor uso del
modelado, los diseños son pocos, más sencillos.
- En el Valle de Nazca:
se le denomina con el nombre de “Soinsongo”, y se encontró con una alfarería aislada.
La alfarería del estilo Soinsongo difiere del estilo Atarco principalmente en el acabado
mate de sus vasos y su decoración a base de diseños simples y con menos colores.
Los colores rojos, blanco y crema, negro, purpura y gris continúan en uso. Pero si tuvo
una influencia de la tradición Ica-Pachacamac.
- En el Valle de Ica:
Se le denomina como “Estilo Pinilla” en la zona de Ocucaje.
Los tipos de vasos incluyen cuencos esferoidales con lados ligeramente encorvados
en el borde.
Los modelos incluyen de cantaros con asas (jarros). botellas con cuello y cuello-efigie
que son similares a los del estilo Soinsongo. Y hubo un nuevo modelo de ceramio que
consiste en un vaso grande con lados convexos que forman un pandeo, base pequeña
plana y un borde o labio horizontal evertido.
Los vasos del estilo Pinilla tienen una superficie mate, sus diseños son menos, más
simples y ejecutados cuidadosamente con líneas más gruesas y más irregulares que
en el estilo Ica-Pachacamac. Sus diseños tienen influencia del estilo Ica-Pachacamac.
Se usaron los mismos pigmentos de Soinsongo, pero los colores menos frecuentes
son el purpura, crema y gris. Y sus colores tienen un fuerte factor gris.
Los vasos son decorados con un patrón de diseño nuevo que consisten en bandas
horizontales de fondo blanco delineadas con color negro y decoradas con dibujos de
color negro (como escalones, grecas escalonadas, líneas onduladas, diseños de
bandas y figuras de animales estilizados).

- HORIZONTE MEDIO: EPOCA 4


Los estilos de los valles de Ica y Nasca de la Época 4 son derivaciones de la Época 3.
Uhle le denomina con el término "Epigonal". el Estilo Ica y Nazca epigonal se
asemejan entre sí y pero el Estilo Ica epigonal tienen una derivación de la tradición
Ica-Pachacamac y en cambio el Nazca Epigonal derivan del Estilo Atarco. Ningún
rasgo de la tradición Nazca superviven en los estilos epigonales.
Este estilo tiene menos formas en sus vasos, los pigmentos tienen un fuerte factor gris
y son más opacas. los modelos en el valle de Ica son escudillas toscas, cuencos
encorvados y cantaros simples mientras las formas Nazca epigonal incluyen urnas con
asas y escudillas de lados verticales, derivadas de Soinsogo.
CONCLUSIONES:
El Horizonte Medio se desarrolló entre la región de Ayacucho y Huari en la sierra sur.
La tradición local de grandes centros urbanos se desarrolló durante la última parte del
Periodo Intermedio Temprano y se asoció que la alfarería tuvo influencia Nazca.
En la segunda parte del periodo intermedio temprano aparecen en los Andes los
gérmenes de un nuevo periodo de integración multinacional. En el HM1 es una época
de gran dinamismo y de fuertes contactos entre las poblaciones de la costa, de la
sierra y del oriente. En el HM2 cambian de ubicación los polos de desarrollo, que se
trasladan a la costa, y se intensifica la influencia de las sociedades costeñas. En esta
época los estilos incorporan rasgos comunes a Tiwanaku. Las fuertes relaciones a
nivel multirregional se producen en el mundo andino, antes que se diera la presencia
de rasgos tihuanacoides No hay indicadores que sustenten la existencia del imperio
ayacuchano Huari en las épocas 1 o 2 del Horizonte Medio. El prestigio y desarrollo de
urbes, como Cajamarquilla, Pampa Grande, Galindo, están vinculados con el
florecimiento económico de los pueblos de la costa y de la sierra. Las construcciones
de centros como Viracochapampa y Pikillaqta, considerados como evidencia del
supuesto Estado Imperial. Muestran un conjunto de rasgos arquitectónicos de la
tradición Huamachuco. Se hace evidente la necesidad de revisar y reajustar la
secuencia planteada por Menzel para el Horizonte Medio
No se conoce ningún indicio de que en la región Ayacuchana se hubiera producido un
desarrollo comparable al de las otras regiones, que tuvieron gran prestigio a mediados
del periodo intermedio temprano.
La supuesta sede del planteado Imperio Wari no muestra, aparte del estilo Huarpa,
otro con caracteres propios que la distingan.
Las edificaciones planificadas de urbes como las de Huari, Pikillaqta y
Viracochapampa, comparten una serie de rasgos arquitectónicos con
Marcahuamachuco, teniendo estos una mayor antigüedad en la ciudad norteña.
La red de caminos que enlazaba a los centros, refuerza la hipótesis de los emporios
económicos regionales. Los caminos respondían a la necesidad de acceso y relación
entre poblaciones.
El espacio de los valles de Huaura, Supe, Pativilca, Fortaleza mostró fuerte activación
en la época 2B. Se conoce el establecimiento de Chimocápac, considerado como un
importante bastión del Imperio Huari. Esta indica la confluencia de elementos
culturales costeños de norte y sur.
Por esta confluencia de rasgos en ambas direcciones, se plantea que la importancia
de esta área estuvo en su ubicación estratégica al norte de la costa central en una vía
de ingreso hacia los valles interandinos y la Amazonía.
Actuaba como puesto de contacto con las poblaciones costeñas y serranas de los
valles del norte y de la sierra central.
En el Época 1A del Horizonte Medio, hay un estilo alfarero ceremonial, que encontró
en un depósito de ofrendas en Conchopata, se comprende vasos gigantes
ornamentados con dibujos pintados de temas míticos, y se dio en el área de Ayacucho
y Huari (Chakipampa A) y que sigue teniendo influencias de Nasca.
Durante la Época 1B del Horizonte Medio se dio en la costa desde Acarí hasta Santa y
en la sierra en Ancash. Se hallaron tres categorías de alfarería con asociaciones que
proveen las evidencias sobre la naturaleza del movimiento. Estas categorías son:
-El primero son vasos gigantes en el estilo Robles Moqo que tiene la tradición
ceremonial del estilo Conchopata en la Época 1A.,
-El segundo son vasos de tamaño regular Robles Moqo que tienen antecedentes en la
alfarería más decorativa del estilo Tiahuanaco. El tamaño regular de los vasos sugiere
que fue de alto prestigio.
-El tercero es la vajilla Chakipampa, y se dio en el área de Ayacucho y Huari durante la
Época 1B y refleja influencias de Nasca, pero incorpora detalles del estilo ceremonial
de la alfarería Chakipampa A.
En la Época 2 hubo tres estilos alfareros con rasgos relacionados a Tiahuanaco y que
constituyeron el grupo Huari:
-El primero, el Estilo Viñaque y se ubica en Ayacucho
-El segundo, el estilo Atarco, propio de Nasca y,
-El tercero es el estilo Pachacamac y se ubica en la costa central.
Las tres representan combinaciones de rasgos derivados de la alfarería ceremonial de
la Época 1 con características pertenecientes a la tradición secular de sus respectivas
áreas de origen.
La Época 2 se dividió en dos sub-épocas A y B, a base de los cambios estilísticos en
la alfarería. Las asociaciones para la Época 2A en comparación con la Época 2B.
En la costa central los principales sitios florecieron en la Época 1 pero durante la
Época 2A surgieron en Pachacamac. Sus costumbres funerarias sufrieron un cambio,
enterraban a los muertos en posición extendida. En la Época 1B en Ancón los
entierros eran en posición flexionada junto con los entierros en posición extendida. En
la Época 2A los entierros se hicieron en posición flexionada sentada. La alfarería de
los estilos del grupo Huari de la Época 2A se encontraron en Huari, Nasca,
Pachacamac, Ancón, Supe y Casma.
El imperio Huari decayó al final de la época 2B. La Época 3 se encuentra con escasez
en la superficie del sitio. Y en la Época 4 la ciudad parece abandonada.
Con la desaparición de Huari decayó la manufactura de la alfarería decorativa.

EL SITIO PALACIO:
Es uno de los centros wari es El Palacio ubicado en el departamento de Cajamarca, en
la sierra norte del Perú. Se plantea la cronología de cerámica de la cultura Cajamarca
y se considera la dinámica social durante el periodo Wari.
Hubo interacción entre Wari y Cajamarca, debido a que se recuperaron varios platos
de cerámica de la cultura Cajamarca en los sitios wari como Huari, Conchopata y
Ayapata, etc. (Watanabe 2002).
El edificio llamado Palacio, tiene mas de 100 hectáreas, se ubica en el Sector A. La
investigación realizada se dividió em tres temporadas de 2008, 2010 y 2012 y se
excavo en seis sectores: A, B1, B2, C1, C2 y C3. Los sectores Ay B se ubican en la
parte plana al pie del cerro Kolguitin y en el sector C se ubica en la falda del mismo
cerro.
El sector B1 presenta un plano rectangular y ortogonal, con división interna, control de
acceso, muros anchos hasta de 140 centímetros y una red compleja de canal. (Topic)
Los datos de excavación muestran que los edificios en el sector B1 se comenzaron a
construir en el inicio de la fase Cajamarca Medio B, alrededor de 750 d.C. y este
proceso continuo hasta la fase Cajamarca Medio C y hasta la primera parte de la fase
Cajamarca Tardío y se abandonó alrededor de 1000 años d.C. La fase Cajamarca
Medio A, antes de la construcción del sector B1, y se caracteriza por la cerámica del
tipo Cajamarca Cursivo Clásico.
La cronología de la cultura Cajamarca se basa en la cerámica caolín y la mayoría de
las piezas se compone de platos con base anular, base redonda o trípode y se ha
documentado pocos ejemplos de botella. Los franceses Reichlen realizaron las
primeras excavaciones científicas para establecer la cronología de la cultura
Cajamarca (Reichlen y Reichlen 1949). Luego, Terada y Matsumoto (1985) y el autor
(Watanabe 2004, 2009) han modificado esta cronología. La cronología de El Palacio,
correspondiente al Horizonte Medio, se compone de tres fases: la fase Cajamarca
Medio B, la fase Cajamarca Medio C, y la Cajamarca Tardío (primera parte). Queda
por definir si la ocupación en El Palacio se remonta a la fase Cajamarca Medio A.
Aparte de los fragmentos waris, se han encontrado unas ofrendas o tumbas asociadas
a materiales del estilo Wari. La mayoría de ofrendas corresponden a la fase
Cajamarca Medio C, no a la fase Cajamarca Medio B. En la Tumba 10, construida
debajo de un nuevo muro, se ha recuperado una pieza de cerámica negra en forma de
perro con dos picos conectado por un asa puente, y una cerámica policroma del estilo
Wari. Debajo de esta tumba se encontró otra tumba, TM17, asociada a unas
cerámicas, y una de estas representa a un personaje amarrado por una soga
(Watanabe 2014).
También apareció un nuevo patrón funerario durante el periodo Wari. Desde el inicio
de la fase Cajamarca Medio B en El Palacio, también hay tumbas ubicadas debajo del
muro, colocadas antes de la construcción. Esta asociación entre muro y tumba
concuerda bien con la costumbre de la cultura Wari (Isbell 2004), probablemente
asociados al culto de los anestros.
En el edificio El Palacio en el Sector A estaba en construcción a comienzos de la fase
Cajamarca Tardío, alrededor de 950-1000 d.C., no obstante, se dejó de construir. Los
datos de excavación del Sector C indican que este sitio se expandió a gran escala, en
otras palabras, se invirtió mucha mano de obra, durante el último momento de
ocupación (Williams 2001). Se han recuperado varias herramientas líticas como
hachas o porras, completas o en proceso de preparación, en la capa que cubre la
arquitectura, indicando que estas se dejaron en el último momento. Es decir, el
abandono de este sitio no fue paulatino sino drástico.
La interacción en la costa norte, en el último momento de dominio wari, significaría una
autonomía o cierto modo de independencia en dicha época. Además, la existencia del
motivo conocido como «grifo» de la fase Cajamarca Medio C (TM13) en El Palacio
presenta una heterogeneidad dentro de la esfera de dominio wari, puesto que este
diseño peculiar es dominante en las provincias, no en la capital (Watanabe 2012). el
sitio se abandonó alrededor de 1000 d.C., casi al mismo tiempo que otros centros
administrativos waris (Williams 2001). Eso significaría que El Palacio formaba una
parte de la organización imperial, y el movimiento o administración provincial podría
ser una razón del ocaso del imperio Wari. Inversión intensiva de mano de obra y
existencia de elementos provinciales son dos aspectos contradictorios durante la
última parte de dominio wari (Knobloch 1989).

BIBLIOGRAFIA:
Orígenes de las civilizaciones Andinas. Jorge E. T. Silva Sifuentes. 200. Lexus.
Cronología y dinámica social durante el periodo Wari: nuevos descubrimientos en el
sitio arqueológico El Palacio, sierra norte del Perú. Shinya Watanabe. Andes 9: 263-
285.
Repensando el Horizonte Medio: el caso de Conchopata, Ayacucho, Perú. William
Isbell. Boletín de Arqueología PUCP, N° 4, 2000, 9-68.
Cronología del contacto y de encuentros cercanos de Wari. Patricia J. Knobloch.
Boletín de Arqueología PUCP, N°4, 2000.

LA CULTURA TIWANAKU VISTA DESDE PARITI


Tiwanaku junto a Wari son las dos influencias políticas y económicas y sociales
durante el HM (s.7 y 11 d.n.e).
Tiwanaku se encuentra próxima al lago Titicaca. Su economía se baso en la
agricultura, su principal producto fue la papa. Pukara no tuvo una interrelación con
Tiwanaku.
Pukara influyo en la iconografía fundamentalmente religiosa, esta iconografía luego
paso a Wari, fue influenciado en un aspecto estético y religioso.
Kalassasaya corresponde a una organización social diferente de la cultura Tiwanaku.
Época 3 (Ponce) pero para Benet esto es Tihuanaco Inicial, es una organización más
rígida y empieza la reconstrucción de su ciudad de los grandes edificios.
La cerámica encontrada en Kalasasaya es denominada estilo Qeya.
Sanguines propuso que la población de Tiwanaku es grande, y que tuvo producción
importante en agricultura.
El sistema de camellones comprueba que había un excedente en la producción
agrícola. Este excedente es el soporte que apoya la expansión.
Tiwanaku, su área nuclear se halla en el altiplano boliviano, se expandió por el S-W
del Perú, N de Chile y de Argentina. La expansión ultraperiférica se dio en San Pedro .
En Pariti se encontrado cerámica morfológica

También podría gustarte