Está en la página 1de 1

Gasto Cardiaco

El gasto cardíaco (GC) es el flujo total de sangre o volumen de sangre por unidad de tiempo
que circula por nuestro organismo. El GC está determinado por el volumen de sangre
bombeado por el ventrículo en cada latido (volumen sistólico) que en condiciones normales es
de unos 0,07 L (70 mL), y por el número de latidos por minuto o frecuencia cardiaca (FC) que
en un individuo sano en reposo es de unos 70 latidos / minuto. En resumen: GC

(L/min) = Volumen Sistolico (0,07 L/lat) x FC (80 lat/min) = 0,07 x 07 = 5.25 L/min

Regulación de la frecuencia (efectos cronotrópicos)

Aunque el corazón tiene una actividad rítmica intrínseca, existen factores externos a la
estructura cardiaca que pueden alterar esta frecuencia basal de contracción. Estos factores son
de naturaleza nerviosa y hormonal. El sistema nervioso autónomo, a través de sus dos
divisiones, simpático y parasimpático, modifica la frecuencia cardiaca.

El sistema simpático, por medio de la adrenalina y noradrenalina activa receptores beta 1 en el


corazón. Al activarse estos receptores acoplados a proteína Gs se activa adenilato ciclasa,
aumentando la concentración intracelular de AMP cíclico. Este a su vez modula diferentes
respuestas en diferentes partes del corazón. Al activar estos receptores a nivel del nodo
senoauricular, se facilita el influjo de sodio, haciendo que haya mayor corriente de marcapasos
del corazón dependiente de la hiperpolarización, aumentando la pendiente de fase cuatro, por
lo tanto, aumentando el automatismo y así la Frecuencia cardiaca, es decir es cronotrópico
positivo.

Por otro lado, el sistema parasimpático, con acetilcolina en receptores M2 causa un efecto
cronotrópico negativo, es decir, reducen la frecuencia cardiaca.

La estimulación simpática que puede aparecer en situaciones de fuerte estrés o de intenso


ejercicio físico, aumentan la frecuencia cardíaca (taquicardia, o efecto cronotropo positivo)
hasta alcanzar frecuencias de 200-220 latidos/minuto. También, hay que tener en cuenta la
temperatura, cuyo aumento tiene un efecto cronotropo positivo, observable en la taquicardia
que aparece en estados febriles. 

INOTROPISMO

La contractilidad o inotropismo, es la fuerza de contracción de las fibras musculares


ventriculares a una determinada precarga. Las sustancias que aumentan la contractilidad
reciben el nombre de agentes inotrópicos positivos, mientras que aquéllas que la reducen
reciben el nombre de agentes inotrópicos negativos. Los agentes inotrópicos positivos suelen
favorecer la entrada de Ca2+ al interior de las fibras miocárdicas durante el potencial de
acción, como el SN simpático. Ejemplos: las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina). Los
fármacos bloqueantes de los canales del Ca2+ tienen, por tanto, un efecto inotrópico negativo,
como el SN parasimpatco. Ejemplos: fármacos antiarrítmicos, algunos anestésicos, y el alcohol.

Existen dos factores importantes en la forma de regulación intrínseca que influencian la


respuesta contráctil del músculo cardíaco son la precarga y poscarga.

También podría gustarte