Jean-Nicolas-Louis Durand

Jean-Nicolas-Louis Durand (1760-1835) Recueil et paralléle des édifices de tout genre nciens et modernes, P A R Í S 1800 Recopilación y analogía de todo tipo de edificios antiguos y modernos Précis des lecons d´architecture, 2 VOL., PARÍS 1802-1805 Compendio de lecciones de arquitectura

El tratado de arquitectura de Jean-Nicolas-Louis Durand, Précis des lecons d'architecture reviste mucha importancia por su aspecto doctrinal, puesto que expone la idea de una estandarización o esquematización del proyecto arquitectónico. El libro Recueil et paralléle des édifices de tout genre anciens et modernes, editado poco antes, se diferencia mucho de su tratado ya que ofrece un amplio historial de la arquitectura mundial pasada; constituye una especie de «museo imaginario» y no aborda por tanto en absoluto los acontecimientos arquitectónicos de la época. Nacido en París en 1760, Jean-Nicolas-Louis Durand es discípulo y ayudante de Etienne-Louis Boullée (1728-1799). Gracias a este último, muy pronto alcanza el éxito y se convierte en profesor de la Escuela Politécnica cuando esta se crea en 1796. La docencia seguirá siendo su actividad principal hasta 1833, dos años antes de su muerte. La obra Précis des lecons tiene vocación didáctica y consiste en una especie de recopilación de notas muy ilustradas, dedicada por completo a todos los aspectos del proyecto arquitectónico. Cuesta imaginarse mayor diferencia entre este trabajo y el libro Cours d'architecture (1771-1777) de Blondel, prolijo y poco sistemático. Para Durand, la «utilidad» social es la primera finalidad de la arquitectura. La «conveniencia» de todo edificio así como la «economía» de la figura del proyecto y su construcción deben estar sujetos a este principio. La «conveniencia» incluye la estabilidad, higiene y comodidad, mientras la «economía» reúne la simetría, regularidad y sencillez. Por tanto, el principio de economía se refiere sobre todo a la eficiencia del proyecto, una planificación técnica clara y los métodos de ejecución. Este principio implica una reivindicación del arquitecto: debe tomar en cuenta el conjunto de una imaginaria sociedad igualitaria cuya cohesión solo puede lograrse mediante los beneficios que obtienen entre si los miembros y los productos. La economía de producción arquitectónica figura ya entre los ingredientes esenciales. Para que funcione, Durand elabora un método de proyección totalmente sistematizado que fija una trama cuadrada como base para colocar los muros y los elementos de carga, que pueden combinarse en ordenados ensamblajes, a semejanza de un juego de construcción. La dimensión del espacio axial fundamental puede variar, desde luego, según la función del programa, pero la trama de base siempre determina el sistema constructivo que puede estar compuesto por muros, arcadas, cuerpos de los edificios, patios interiores, etc. Cualquier programa se vuelve fácil de proyectar y ejecutar gracias a las combinaciones horizontales y verticales de los distintos grupos constructivos. Durand utiliza permanentemente en sus clases la cuadrícula, que hizo una tímida aparición en arquitectura en el siglo XVIII y que dará origen al moderno papel milimetrado. La estandarización permite constituir sobre todo un fondo universal de «elementos» gracias a cuyas combinaciones se puede diseñar todo tipo de edificios. Además, resulta muy fácil poner en práctica este método y se puede llevar a cabo su enseñanza desde un punto de vista técnico mediante elementos prefabricados. Pero Durand no profundiza en el aspecto constructivo y técnico de sus proyectos; lo más importante para él son ante todo la economía y la racionalidad de los mismos. Las tradiciones arquitectónicas, los valores expresivos simbólicos o las condiciones del solar ya no juegan ningún papel y no se oponen al objetivo de una «utilidad» social que hace hincapié en el cumplimiento de una función elemental. Construir grandes edificios públicos, que tengan siempre una rigurosa simetría axial y generalmente estén organizados alrededor de varios patios, es la mejor forma para garantizar la utilidad social de la arquitectura. Pero, al principio de la formación del arquitecto, el estudio no supera la fase de interminables ejercicios abstractos sobre motivos arquitectónicos básicos como vestíbulos, arcadas, patios y salas . Solo al final del curso estos se desarrollan como tipos de construcción con específicas

A partir de ahora. Durand plantea el contenido ya desde la portada. el nombre. Grecia y Roma. como ocurre con la teoría y la realización del proyecto en el libro Précis des lefons. esta conocerá un éxito extraordinario hasta finales del siglo XX gracias a la recopilación Recueil. la compaginación de las planchas dan un aspecto casi museístico a la obra. las obras se clasifican según unos criterios tipológicos. cada edificio y cada reproducción están acompañados de una breve reseña que especifica el lugar. a veces la fecha de construcción o el autor de la reproducción. proceden del siguiente esquema matemático: el intercolumnio del toscano al corintio disminuye progresivamente en medio diámetro del fuste de las columnas. el principio de ordenación principal no deja de ser por ello histórico y topográfico. Evocan cuadros o paredes de exposición. Todo se reduce a una misma escala y se representa en forma de plantas horizontales y/o alzados en unos grabados sobre cobre detallados que se limitan a dibujar unos nítidos contornos. sino según unacronología histórica. Por ello. Los capiteles ya no aparecen clasificados en el orden tradicional: toscano. La obra Recueil el paralléle des édifices. En cuanto a la construcción histórica. bajo la categoría. un auténtico «museo imaginario» de la arquitectura mundial. al criterio de economía. sin embargo. por ejemplo. a partir de ejemplos arqueológicos de Egipto. El método de proyección y la historia de la arquitectura se entrelazan aquí estrechamente. Aunque los pies de ilustración parecen títulos gráficos.exigencias funcionales. que debe someterse. dórico. consiste en un manual de motivos históricos. desde los monumentos antiguos de Palmira hasta los innumerables decorados de tejados y capiteles. unas ilustraciones de las mayores creaciones de la arquitectura universal se intercalan con los emblemas de los distintos continentes. Por una parte. El principio de ordenación histórica es especialmente revelador en el capítulo sobre adornos arquitectónicos. aunque se preocupe por la estandarización. desde los teatros hasta todas las formas imaginables de templos. Un índice de motivos y procedimientos de edificación facilita el acceso al cuadro sinóptico correspondiente. en el ribete. jónico. el método de Durand también considera la ordenación de los cinco estilos clásicos. de «edificios centrales abovedados» o «dispositivos de patios monumentales con peristilo». Por otra parte. Estos edificios monumentales requieren una instrumentación. A menudo la estructura se centra en el eje mediano con grandes reproducciones de famosos monumentos. ya que consiste en un ingrediente adicional al discurso arquitectónico en vía de reesquematización. mientras que la altura de las columnas aumenta en un diámetro completo del fuste. Las proporciones resultaban de un complejo desarrollo histórico y un debate siempre recurrente. Esta imponente recopilación grabada no contradice en absoluto el compendio Précis des lefons. Todas las obras arquitectónicas reciben un mismo tratamiento: desde los acueductos hasta los edificios turcos. publicada en 1800. Aunque esta manera de proceder vuelve a concluir finalmente en la sucesión tradicional del dórico al corintio. a cada lado se disponen de forma simétrica los proyectos más modestos cuya presentación alterna plantas y alzados para crear un motivo armonioso. de tal manera que aparecen de inmediato las características de esas arquitecturas comparadas con otras soluciones parecidas. .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful