Está en la página 1de 2

Vive libre; el amor, su reposo es una fati,ga, su co-

mienzo una enfermedad y su fin la muerte.


Para mí, sin embargo, la muerte por amor es una vida;
yo doy gracias a mi Bien Amado por habérmela ofrecido ...
Si tú quieres vivir dichoso, muere mártir. Si no, el
Amor sabrá encontrar otras víctimas.

Si Ella desgarra mi cuerpo, verá en él toda sustancia,


en ella todo corazón, en él todo amor.
Con Ella un año es un guiño de ojos, pero el instante
que Ella se aparta es para mí un año.

¿Es ése el resplandor de un relámpago que brilla en


el llano? ¿Es ésa una antorcha que alumbra en las. altu-
ras del Nejd?
¿O bien es Leila-l-Arniriya que, retirando su velo, ha
trocado el crepúsculo en aurora?
El amor es toda la vida. Tú en él perecerás. Y tu par-
tida al morir será tu excusa.

CHAlVII

El tesoro escondido y la dialéctica del amor

Chami, el gran poeta persa, muerto en Herat en 1492,


agrupa en torno de los amores de José y de la mujer de
Putifar, en su Yusuf y Zuleika (trad. Bricteux, 1927,
Librairie Orientaliste Paul Geuthner), toda clase de anéc-
dotas, de manifestaciones afectuosas y de definiciones mís-
ticas. A partir del hadiz esagrado»:. « Yo tengo un tesoro
escondido ... » expresa la dialéctica sufí de la manifestación
y vuelve a encontrar la dialéctica platoniana del amor:

La belleza absoluta, libre del lazo de las apariencias,


no se manifiesta más que a sí misma y por su propia
luz ... Ningún espejo había reflejado jamás su figura; ja-
más el peine había estirado su cabellera. Sus ojos igno-

174 El poeta místico Chaeni sentado con sus amigos.


(Miniatura atribuida a Behzad, Col. Bernard Berenson.)
ran el polvo del kohol. Jamás ruiseñor alguno se le riencias. Cállate, porque es un sujeto ilimitado que nin-
había acercado con una rosa en la que alguna pinta no gún genio puede tratar dignamente. Limitémonos a
realzase su frescura. [ingún ojo la había contemplado amar y a sufrir en silencio, porque sin eso no somos nada.
sino con la imaginación. Ella se canta a sí misma su be- El corazón exento del mal de amor no es un corazón;
lleza y juega con ella misma el juego de amor. ~ el cuerpo privado de la pena de amor no es más que agua
Pero la belleza no puede soportar hallarse ignorada ¡ y limón ... Es la inquietud amorosa lo que da al universo
tras la cortina' un bello rostro tiene horror a las vela- su movimiento c:~erno;es el vértigo de amar lo que hace

I
duras y, si cierras la puerta, correrá a ponerse en la ven- rodar las esferas.
tana. Ved cómo el tulipán, en la cima de la montaña, Si quieres ser libre, sé cautivo del amor. Si quieres la
taladra con su tallo la roca a la primer sonrisa de la alegría, abre tu pecho al sufrimiento de amor. El vino
primavera, y nos revela su belleza. Y tú mismo, cuando de amor da calor y embriaguez; sin él, queda el egoísmo
aparece en tu espíritu una noble idea, te obsesionas y la helado ... Puedes perseguir muchos ideales, pero sólo el
expresas por la palabra o la escritura. Tal es el impulso amor te librará de ti mismo ... Es el único camino que
natural de la belleza dondequiera que ella exista. La Be- conduce a la verdad ...
lleza eterna no se deja someter, y emerge de las santas He oído decir que un discípulo fué a buscar a un scheii
regiones del misterio para brillar sobre los horizontes y para pedirle que le guiara por la vida espiritual, y el
las almas. De ella se desprende una claridad que resplan- anciano le dijo:
dece sobre la tierra y 16s cielos. Ella se revela en la mi- -Si tu pie no ha pisado nunca la senda del amor, ve
rada de los seres ... Todos los átomos que constituyen y conoce el amor; después vendrás a buscarme. Sorbe
el universo denuncian otras tantas miradas reflejando primero la copa de vino de las apariencias si quieres sa-
cada una un aspecto del eternal resplandor. Una partícu- borear seguidamente el trago del licor místico; pero no
la de su brillo cae sobre la rosa, que vuelve loco de amor vayas a retrasarte en la permanencia de las apariencias;
al ruiseñor. Su ardor se comunica a la antorcha, en la franquea pronto este punto si quieres llegar al fin su-
que vienen a chamuscarse millares de falenas ... Es la premo.
que hace deudora de sus encantos a Leila, cada cabello
de la cual ató el corazón de Mejnún. Es la que da a los
labios de Chirin la dulzura que cautivó a Perviz y Ferhad,
ya la luna de Canaán (José) la dulce luz que enloqueció
a Zuleika. Tal es la belleza que se trasluce a través del
velo de las bellezas terrestres, arrebatando a todos los
corazones prendados. Es el amor por ella lo que vivi-
fica los corazones y fortalece las almas. Es sólo por ella
por lo que en el fondo está prendado todo corazón amo-
roso, rinda cuentas o· no .
.. .Igualmente que la belleza, el amor emana de ella si
se manifiesta en ti. Si la consideras atentamente, es el
espejo y, a la vez, el tesoro y el joyero. El mío y el tuyo
son improcedentes aquí, esto no son más que vanas apa-

176
MAlTOMA.-12