Está en la página 1de 16

Aprendiendo de la Experiencia.

Para aprender de la experiencia la función alfa debe operar sobre la captación de la


experiencia emocional.

Función: es el nombre para la actividad mental propia a un número de factores


operando en consonancia.
Factor: es el nombre para una actividad mental que opera en consonancia con otras
actividades mentales constituyendo una función.
Los factores se deducen a través de la observación de las funciones.

Función alfa: Impresiones sensoriales y experiencias emocionales que si operan


con éxito (para operar con éxito se requiere de una innata y adecuada tolerancia a
la frustración del lactante), producirán elementos alfa, que podrán ser almacenados
y satisfacer a los pensamientos oníricos. Esta experiencia emocional ya sea en
estado de vigilia o de “sueño” es elaborada por la función alfa para que pueda ser
usada.
Si la función alfa es perturbada, las emociones y sensaciones que el paciente
presenta permanecen inmodificadas, como elementos beta, los cuales son sentidos
como las cosas en sí mismas.
La función alfa permitirá transformar una experiencia emocional en elementos alfa,
dando un sentido de realidad.
El fracaso de la función alfa hace que aparezcan elementos beta, objetos extraños
estrechamente asociados y serias perturbaciones generalmente asociadas con una
marcada intrusión de los elementos psicóticos de la personalidad.
En resumen una función alfa es una impresión sensorial en relación a una persona
con una experiencia emocional, la cual se transforma en elementos alfa cuando ha
habido suficiente tolerancia a la frustración y se ha digerido en elementos alfa, los
cuales son todo aquello que la persona logra incorporar y transformar en
experiencia, por lo que aprender tendrá que ver con una experiencia emocional.

Los elementos son para BION lo que las posiciones son para Melanie Klein, a veces
tenemos elementos alfa a veces beta, y se puede pasar de uno a otro en cualquier
momento, solo que en función alfase pueden realizar abstracciones y elaboraciones
del pensamiento, mientras que en elementos beta, solo se pueden ver las cosas en
sí mismas.

Estos elementos beta se usan en la identificación proyectiva, influyen en los acting


out y sirven para sustituir la manipulación por palabras e ideas.
Los elementos beta se almacenan pero no han sido digeridos por la función alfa por
lo que no están accesibles a la conciencia como los elementos alfa, los cuales se
encuentran disponibles para el pensamiento, tienen una evasión y no pueden ser
transferidos a la realidad.
Si el paciente no puede transformar su experiencia emocional o sensorial en
elementos alfa no puede soñar, por lo tanto no puede dormir y tampoco puede
despertar.

La función alfa es necesaria para el pensar y el razonamiento consciente y para


relegar el pensar a lo inconsciente cuando es necesario liberar la consciencia de la
carga del pensamiento mediante aprendizaje de una habilidad.
La función alfa posibilita el soñar y de esta forma tanto el sueño como la función alfa
son fundamentales para el funcionamiento de la consciencia y la inconciencia, de lo
cual depende el pensamiento ordenado.
La capacidad para soñar preserva a la personalidad de lo que es virtualmente
psicótico.

Barrera de contacto: Entidad neurofisiológica conocida como sinapsis. La función


alfa del hombre dormido o despierto transforma las impresiones sensoriales
relacionadas con una experiencia emocional en elementos alfa, los que al proliferar
se adhieren formando una barrera de contacto, la cual puede ser consciente o
inconsciente y de la cual dependerá en como se relacionan los elementos entre sí.

La naturaleza de la barrera de contacto y los elementos alfa que la componen,


afectan a la memoria y las características de cualquier tipo de recuerdo dado.
La barrera de contacto divide a los fenómenos mentales en dos grupos: fenómenos
de la consciencia y funciones de la inconsciencia.

En el proceso psicoanalítico esta barrera de contacto se compone por elementos


alfa y elementos beta. Estos elementos beta se presentan en 4 formas. 1)
desconectados entre sí, como si el paciente soñara. 2) como si el paciente simula
que sueña 3) producción confusa que parece ser prueba de alucinación 4) una
producción de la alucinación de un sueño.

Pantalla beta: Los elementos de la pantalla beta tienen el propósito de provocar


interpretaciones u otras respuestas, la barrera de contacto se reemplaza por
pantalla beta.

Pensar es descargar la psique del incremento de estímulos, disociar partes


indeseables de la personalidad, pero valoradas y colocarlas en un objetivo.
(identificación proyectiva – Melanie Klein)

El principio de realidad opera en conjunto con el principio del placer, la capacidad


del paciente para engranar su fantasía omnipotente de identificación proyectiva en
la realidad, está directamente conectada con su capacidad de tolerancia a la
frustración.

La identificación proyectiva excesiva es apelar a la fantasía omnipotente como una


huida de la realidad y de sentimientos no deseados, la identificación proyectiva
existe por una acumulación de objetos internos buenos.
El lactante en algún momento se sentirá frustrado, necesita al pecho este solo
sentimiento de necesitar lo convierte en pecho malo) y el lactante quiere evacuar
ese pecho malo (recibiendo al pecho bueno), el pecho bueno y el malo son
experimentados con el mismo grado de realidad que tiene la leche. El pecho
deseado es vivido en algún momento como el pecho ausente, lo que lo convierte en
malo, lo que se reconoce más como una idea, una cosa en sí misma (elementos
beta)
El pecho bueno y el pecho malo son experiencias emocionales que tienen que ver
también con la capacidad de reverie de la madre.

Reverie: es un estado anímico que está abierto a la recepción de cualquier objeto


amado y es por lo tanto capaz de recibir las identificaciones proyectivas del lactante,
ya sean sentidas por él como buenas o malas.
El reverie es factor de la función alfa de la madre.

La tolerancia a la frustración permite al lactante un sentido de realidad, si esta es


limitada comienza a funcionar la identificación proyectiva pero la eficacia de la
frustración también depende de la capacidad de reverie de la madre, si la madre,
esta capacidad de tolerancia será puesta a prueba.

Las ideas de Bion acerca del proceso del conocimiento están vinculadas con sus
conceptos sobre el desarrollo del pensamiento y su teoría de los vínculos.

El conocimiento, o vínculo K (K: Knowledge, conocimiento), es uno de los factores


presentes en la personalidad, junto con otros dos: L (love, amor), y H (hate, odio).

Una de las funciones del vínculo K es proporcionar una relación entre dos objetos,
que pueden ser el mismo individuo con sus aspectos desconocidos, u otra persona
con quien necesita o desea vincularse. En este tipo de vínculo el deseo es conocer,
y Bion considera que este impulso al conocimiento y a la verdad es un alimento para
la mente. Cuando por un exceso de envidia o voracidad este vínculo está
perturbado, se produce un estado de inanición mental que puede llevar a la psicosis
o a la estupidización.

Él afirma que el aparato mental, o aparato para pensar, necesita de la verdad como
el cuerpo el alimento. Plantea también, que K está ligado a la experiencia dolorosa
que en determinados momentos implica no saber. Cuando la frustración y el proceso
necesario para acceder a la verdad no se toleran, el desconocimiento se obtura con
omnisciencia, con teorías propias que impiden el acercamiento al conocimiento más
auténtico. El conocimiento auténtico sólo puede estar relacionado con las
experiencias emocionales.
Volviendo a pensar y El psicoanálisis después de Freud.

Psicosis

Los pacientes psicóticos viven el mundo por objetos peculiares o seres de fantasía,
el psicótico realiza identificaciones proyectivas de partes de su aparato mental y de
emociones intensas dentro del mundo físico que lo rodea, tanto el funcionamiento
mental como el impulso emocional y el objeto físico constituyen el objeto bizarro.

Bion jerarquiza el papel de los impulsos destructivos y la envidia para explicar el


origen de las psicosis.
En estos procesos hay una fragmentación de la personalidad producida por una
identificación proyectaba patológica, en este proceso la escisión no se produce en
términos de 2 partes que en otro momento pueden integrarse sino que ocurre de
forma múltiple, cada segmento minúsculo de la personalidad adquiere cualidades
de objeto bizarro.

La fragmentación diminuta es típica de los procesos psicóticos. bion dice que existe
una parte psicótica de la personalidad en todo sujeto.
De acuerdo con Grinberg entre los rasgos destacados de la personalidad psicótica”
está la intolerancia a la frustración junto con el predominio de los impulsos
destructivos qué se manifiestan como un odio violento a la realidad tanto interna
como externa, odio que se hace extensivo a los sentidos coma a las partes de la
personalidad y elementos psíquicos que sirven para el contacto con dicha realidad
y su reconocimiento en la conciencia ya todas las funciones asociadas con la
misma. La personalidad psicótica se caracteriza por el temor a una aniquilación
inminente lo cual configura el tipo específico de relaciones objetales que tiende a
establecer sumamente precarias y frágiles.

De acuerdo con Bion, el lenguaje psicótico está representado como un modo de


actuar como método de comunicación y como modo de pensamiento el
esquizofrénico o disocia o entra y sale de sus objetos.
la disociación está el servicio de identificación proyectaba el paciente usa las
palabras como cosas o como partes escindidas de El que trata de colocar en el
analista.
la escisión en el esquizofrénico le dificulta manejar el uso de los símbolos y por
consiguiente el uso de sustantivos y verbos esto al mismo tiempo le dificulta
consolidar el pensamiento verbal.

La capacidad de formar símbolos depende de:


1 la habilidad de aprehender objetos totales.
2 Del abandono de la posición esquizoparanoide con su consiguiente escisión 3 de
la reunión de 2 partes escindidas y la entrada a la posición depresiva.
Existen 4 rasgos fundamentales de la personalidad esquizofrénica.
1 predominio de impulsos tan fuerte que hasta los impulsos de amor son invadidos
por ellos y convertidos en sadismo.
2 odio a la realidad el cual se extiende a todos los aspectos de la psiqui, realidad
interna y externa.
3 se deriva de los dos anteriores y es un miedo continuo a una aniquilación
inminente.
4 formación precipitada y prematura de relaciones de objeto entre las cual es la
transferencia es la principal y se derivan del miedo a la aniquilación por los instintos
de muerte, el esquizofrénico tiene un conflicto entre la destructividad y el sadismo.

La personalidad esquizofrénica depende de 4 características:


a) un conflicto nunca resuelto entre los instintos de vida y muerte.
b) un predominio de impulsos destructivos,
c) un odio a la realidad interna y externa.
d) una relación de objeto frágil pero tenaz.

el factor central entre la personalidad psicótica y no psicótica es la identificación


proyectaba de la percepción consciente y los comienzos del pensamiento verbal,
asociados con ella.
el paciente psicótico no simboliza sino que iguala es incapaz de introyectar.

La personalidad psicótica emplea solamente la identificación proyectaba coma no


utiliza la represión coma por lo que lo que debería de ser inconsciente es
reemplazado por el mundo de accesorios de los sueños .
El pensamiento verbal es esencia para la percepción de la realidad interna y externa
pero en el psicótico se encuentra gravemente perturbado y no puede establecer la
base firme de buenos objetos.

La diferencia entre personalidad psicótica y no psicóticadepende de las diminutas


decisiones de toda aquella parte de la personalidad que está referida a la
concienciación de la realidad interna y externa y la expulsión de estos fragmentos
de tal forma que ellos entran dentro o engolfan sus objetos.

Bibliografía:

Bion, W.R. (1980). “Aprendiendo de la experiencia”. España: Paidós.

Bion, W.R. (1996). “Volviendo a pensar”. Argentina: Editorial Lumen-Hormé.

Bleichmar, M. Leiberman, C. (1989). “ El psicoanálisis después de Freud”. Paidós.


Bion transformaciones

Supongamos que un pintor ve un sendero que cruza un campo sembrado de


amapolas y lo pinta: en un extremo de la cadena de acontecimientos hay un campo
de amapolas, en el otro un lienzo con pigmento distribuido sobre su superficie.
Podemos reconocer que esa última representa al primero, por lo que supondré que
a pesar de las diferencias hay entre el campo de amapolas y el lienzo de tela, a
pesar de la transformación que el artista ha llevado a cabo a partir de lo que vio para
hacer que tomara la forma de un cuadro, algo ha permanecido inalterado y este algo
depende del reconocimiento. Llamaré invariantes a los elementos que intervienen
para formar el aspecto inalterado de la transformación.
El reconocimiento de aquello que representara el cuadro no sería posible si el
observador confiara exclusivamente en su sentido del olfato. Cuanto más amplia
sea su experiencia de relación con el arte más cerca estará de interpretar
correctamente la pintura.
Los psicoanalistas no deberían desalentarse si se demuestra que en sus teorías no
hay lugar para mediciones y otras entidades que son comunes en otras disciplinas
aceptadas como científicas. La tarea consiste en hallar cuáles son las invariantes
en el psicoanálisis cual es la naturaleza de la relación entre ellas.
Durante el desarrollo de la sesión el analista debe decidir instintivamente cuál es la
naturaleza de la comunicación que el paciente está llevando a cabo. Si el análisis
requiere poner énfasis en el crecimiento del paciente, la atención del analista se
centrará principalmente en la columna que determina su nivel o categoría: eje
vertical. Si se pone el énfasis en el uso que el paciente está haciendo de su
comunicación la atención del analista se dirigirá al eje horizontal. El contenido de
la comunicación, tan importante en el análisis. Solo será tratado de forma incidental
dentro de esta discusión sobre las transformaciones; dependerá de O tal como se
deduce del material a la luz de las preconcepciones teóricas del psicoanalista. Así
el contenido es materia edípico no me ocupo del mismo, si no de la transformación
que ha sufrido. La exclusión del contenido es artificial, es para simplificar la
exposición, y no puede llevarse a efecto en la práctica.
Melanie Klein identificación proyectiva y transición esquizo-paranoide a la depresiva
y viceversa, puede parecer que me ocupo sobretodo de personalidades psicóticas,
pero no es así. Estos mecanismos (revisar mecanismos) operan tanto en las
psicosis como en las neurosis. Pag. 58 (transformaciones).
Debemos estar preparados para encontrar que el modelo del pintor puede ser
equívoco, pero aún así útil. La teoría de las transformaciones no deberá ser
desarrollada como un añadido a o una alteración de la observación psicoanalítica.
En su trabajo sobre “Dos principios del fundamento mental” Freud diferencia una
etapa en la cual la acción muscular se utiliza para modificar el ambiente, de otra en
la que existe capacidad para el pensamiento. Propongo incluir en la categoría
representada por el término “acción” fantasías de que la mente, actuando como si
fuera un músculo y un músculo actuando como tal, puede descargar la psique de
acrecentamientos de estímulos. Incluyo el concepto Kleiniano de fantasía conocido
como identificación proyectiva dentro de esta categoría de “acción”. El desarrollo
del insigth depende, en su inicio del funcionamiento normal de la identificación
proyectiva. Si dicho funcionamiento se ve perturbado, el desarrollo mental es
obstaculizado por la fantasía de que el insigth depende de lo que es considerado,
incluso por una mente rica en complejidad, como acción. Así pues pueden
distinguirse dos actitudes en los pacientes, algunos de las cuales se comportan
como si la acción fuera el precedente de la acción. Asocio a estos con las
transformaciones proyectivas y a los otros con las transformaciones rígidas.
Debido a que existe una perturbación en las etapas tempranas del desarrollo de la
capacidad para el insight, muchos de los elementos implicados en las
transformaciones proyectivas serán representados por la primera hilera de la tabla.
La existencia de elementos A2 y A3 es cuestionable, pero yo los incluyo porque su
exclusión lo sería igualmente.

Melanie Klein en su trabajo “Los estadios tempranos del complejo de Edipo”,


observó elementos edípicos cuya presencia, notación y registro permitirían detectar
el material relevante con mayor frecuencia. Parte del equipo de observación es la
pre-concepción usada como preconcepción D4. La teoría edípica desde D4, es
decir, como parte del equipo de observación del analista. La conducta que tiene
que examinar este aparato “Complejo de Edipo D4”, presenta cualidades de las
hileras A yB.
Teorías pertenecientes a las categorías E1, E3, E4 y E5
1) La teoría de la identificación proyectiva y el splitting, mecanismos mediante
los cuales el pecho proporciona lo que el paciente tomará más tarde como
su propio aparato para función alfa.
2) La teoría de que algunas personalidades no pueden tolerar la frustración.
3) La teoría de que una personalidad con un fuerte monto de envidia tiende a
empobrecer a sus objetos mediante el robo y el agotamiento.
4) 4.- la teoría de que en una etapa temprana (o en nivel primitivo de la mente)
la situación edípica está representada por objetos parciales.
5) La teoría kleiniana de la envidia y la voracidad
6) La teoría de que el pensamiento primitivo emerge a partir de la experiencia
de un objeto no-existente o, en otros términos, del lugar donde se espera que
el objeto esté pero no está.
7) La teoría de la violencia en las funciones primitivas
Estas teorías como ampliaciones de la situación edípica, deben estar presentes en
la mente del analista de manera tal que les haga susceptibles de ser representadas
en una amplia gama de categorías de la tabla.
El enfoque científico, tal como se lo entiende comúnmente, no es posible, y a l
aproximación artística requiere un artista. Por tanto, el lector habrá de ser
indulgente si tiene que comprender el significado que quiero transmitir; encontrará
la experiencia clínica, si se cruza en su camino, más sencilla que lo que mi
descripción la hace parecer.
El estímulo externo, O viene dado por una interrupción inminente de suficiente
duración como para provocar reacciones más fuertes que las que se observan con
motivo del fin de semana. Yo sabía que la envidia y la intolerancia a la frustración
son factores poderosos en la situación analítica, y que la violencia era una función
prominente de la personalidad del paciente, quien temía la violencia, la suya propia
y la de los demás. Sus emociones eran violentas, sus ambiciones perseguidas y
bloqueadas con violencia, el curso de su actividad mantenido con violento esfuerzo.
Sus procesos de pensamiento estaban perturbados en extremo, muchas de sus
expresiones era incomprensibles, incluso después de un tiempo prolongado de
análisis.
Teoría Kleiniana de la envidia y del objeto no existente
Las representaciones visuales, que surgieron del campo de la vida emocional, y
fueron aplicadas al campo de las realizaciones en el espacio, han sufrido una
transformación para adecuarse a su función investigadora ya sea para el
descubrimiento de objetos matemáticos o de esposo y esposas adecuados para
registrarlos una vez descubiertos.
Una persona no existente cuyo odio y envidia son tales que está determinada a
quitar y destruir todo rastro de existencia de cualquier objeto del que pueda
considerarse que tiene alguna existencia. Dicho objeto no existente puede ser tan
terrorífico que su existencia es negada, quedando solamente “el lugar donde
estaba”.
Esto no soluciona el problema, ya que el “lugar donde estaba”, la no cosa, es aún
más terrorífica debido a que, por así decirlo, le ha sido negada la existencia en vez
de permitirle saciarse con cualquier existencia, que con envidia, hubiese sido capaz
de encontrar. La negación de existencia al “lugar donde no estaba” no hace más
que agravar las cosas, porque ahora el punto que marca la posición de la no-cosa,
no puede ser localizado.
Según la teoría kleiniana puede estar dentro de la personalidad del analista o del
analizado. Además puede ser considerado como proyectado afuera “dentro” de
algún otro objeto. Del mismo modo puede tratarse de la fuerza expulsora, o sea,
puede entrar dentro de un objeto existente para expulsar la “existencia”
Considerare el estado que acabo de describir desde otro punto de vista. Sería útil
proponer un sinfín de puntos (circunferencia) como representante de innumerables
posiciones, ya que puede ser útil indicar la dirección “hacia dentro” o “hacia afuera”.
Entonces cualquier punto o serie de puntos pueden ser considerados como vértices
de proyección. Cualquier punto, incluyendo el que representa el centro del círculo,
puede representar el ´vértice de proyección.
El analista debe ser capaz de detectar signos de identificación proyectiva en un
campo que, en relación con el que se tiene en la teoría clásica, es como si fuera
multidimensional. El paciente despliega transformaciones proyectivas cuya
comprensión requiere el uso de las teorías kleinianas, también usa un campo que
no es simplemente analista, o su propia personalidad, ni incluso la relación entre
ambos, si no todo esto y más. Dirá esa mujer…. Ese sueño, y otras expresiones
igualmente indefinidas (para el analista). Dado que esta vaguedad es una expresión
del pensar elemento beta, la vaguedad no se debe a una pérdida en definición, si
no que puede interferir porque el analista está en una posición análoga a la de
alguien que escucha la descripción de una obra de arte que ha sido realizada con
materiales y a una escala que le son desconocidos.

Amor y Odio
El paciente cuyas transformaciones se efectúan en el medio de la alucinosis casi
puede tener por lema “las acciones superan a las palabras”, con su sello de rivalidad
como rasgo esencial de la relación. Parecería que el analista se le ofrece la elección
entre abandonar su técnica, lo cual sería rendirse y la superior sabiduría y técnica
del analizado, o preservar en el análisis y de este modo demostrar mediante su
acción que él considera que su técnica es superior. En ambos casos la decisión
encajará con un acting out de rivalidad.
La rivalidad es un elemento importante pero su significación depende de la particular
conjunción o configuración constante de la que forma parte. Rivalidad significa una
conjunción constante.
El paciente es la persona ansiosa por demostrar su independencia respecto de todo
lo que no sea sus propias creaciones. Dichas creaciones son el resultado de su
supuesta capacidad para usar sus sentidos como órganos de evacuación, los cuales
pueden rodearle de un universo que haya sido generado por él mismo; la función
de los sentidos y su contraparte mental es crear el mundo perfecto del paciente.
Toda evidencia de imperfección es, ipso facto, evidencia de la intervención de
fuerzas envidiosas hostiles. Gracias a la capacidad del paciente para satisfacer
todas sus necesidades, con sus propias creaciones, es completamente
independiente de todos y de todo lo que no sea sus productos y por tanto, está más
allá de la rivalidad, la envidia, la voracidad, la mezquindad, el amor o el odio; pero
la evidencia de sus sentidos contradice sus predeterminaciones; no está satisfecho.
.

Bibliografía

Bion, W. R. (2001). Transformaciones. promolibro.


Teoría del pensamiento

A diferencia de lo que ocurre con la filosofía, los psicoanalistas construyen teoría


para usarla. Esa construcción no es sin puesta a prueba de clínica de los
enunciados. La formalización de las experiencias, y en particular de las experiencias
negativas, puede hacer de ellas algo utilizable. A diferencia de lo que ocurre con las
teorías filosóficas, las hipótesis, nociones y construcciones que componen la teoría
psicoanalítica pueden reformularse en razón y en términos de datos clínicos
verificables.
La cualidad de pensar resulta de la confluencia de dos desarrollos mentales que es
preciso distinguir: el desarrollo de pensamientos y el desarrollo del aparato para
manejarlos, el aparato de pensar. Ambos desarrollos están absolutamente
determinados por la cualidad de las experiencias emocionales que los enmarcan.
Según el nivel de desarrollo que la tolerancia o de intolerancia a la frustración se
pueden distinguir:
Preconcepciones : ahuecamientos inherentes al esqueleto formal, expectativas a
priori. Son como promesas que a veces permanecen como tales, otras alcanzan el
estatuto de concepciones y permanecen allí y a veces se transforman en
pensamientos propiamente dichos. La preconcepción es pensable como
“pensamiento vacío”. Huellas, cavado que traen consigo cierta prefiguración a priori
de lo que al ocupar su vacío, armaría una percepción plena, una concepción, una
realización.
Si no son saturadas por una experiencia satisfactoria, y si esa no saturación es
soportada, es posible que a partir de ellas se forme un pensamiento propiamente
dicho.
Concepciones : preconcepciones acopladas a realizaciones, preconcepciones que
se sueldan a experiencias emocionales de satisfacción. Las concepciones surgen
si una preconcepción se realiza, si un hueco se satura . Para que haya concepción
tienen que converger una preconcepción y una experiencia emocional satisfactoria.
Pensamientos : nacen cuando se tolera la experiencia en la cual las
preconcepciones surgen acopladas o yuxtapuestas con una una realización
negativa. La existencia de pensamientos indica que hubo encuentro con y tolerancia
de la presentación simultánea de una preconcepción y la no existencia de aquello
que aseguraría una experienca satisfactoria.
La experiencia emocional correpondiente es una frustración y si esa frustración es
tolerada, un pensamiento puede nacer.
Si una preconcepción, cualquiera sea, se yuxtapone con una experiencia emocional
insatisfactoria, una frustración, cualquiera sea, un pensamiento tiene chances de
nacer, a condición de que la frustración sea tolerada.
El suelo de los pensamientos está hecho de experiencias emocionales
insatisfactorias que han sido toleradas. La existencia de pensamientos prueba el
carácter estructural, ineludible y vital de la insatisfacción.
Conceptos: los conceptos tienen nombre. Hay conceptos que son concepciones
fijas y hay conceptos que son pensamientos.

Pensar no es un acto cognitivo, sino que implica el trabajo de dar sentido y


significado a la experiencia emocional. Para lograrlo es indispensable poseer la
capacidad de tolerar la frustración, pero sobre todo de soportar el dolor mental que
invariablemente surge cuando nos encaminamos a buscar nuestra propia “verdad”.

El pensamiento se genera de dos maneras: en la primera, los pensamientos


aparecen primero en forma primitiva y posteriormente se creará una especie de
“máquina para pensar”, la cual transformará ese cúmulo de experiencias,
sensaciones y percepciones rudimentarias en pensamientos como tal. En la
segunda, recordaremos a la teoría sobre el “continente-contenido”: el bebé
experimenta una serie de sensaciones y emociones que no puede tolerar y que
“expulsa” hacia afuera; la madre toma dichas emociones, las modifica y elabora
dentro de sí misma; luego, las devuelve al bebé de forma manejable para él. El bebé
toma esos “pensamientos ya pensados” y forma dentro de sí mismo su propio
sistema de pensamientos. Con el tiempo, el bebé no solo internaliza los
pensamientos, sino la función misma de pensar y, así, comenzará poco a poco a
“digerir” y dar significado a sus propias experiencias emocionales. Esto da pie al
crecimiento y el desarrollo psíquico.

No obstante, si el bebé no logra tolerar la frustración y el dolor mental que


implica dar significado a las cosas, los elementos primitivos dentro de la mente se
quedarán ahí como una especie de basura o cascajo, los cuales tenderán a ser
expulsados en forma de somatizaciones, discursos sin sentido, alucinosis, ideas
fanáticas o comportamientos grupales no sanos.

Todos los humanos nacemos con el deseo innato de “conocer”, de saber más
tanto de nosotros mismos como de los demás y de aprender nuevas cosas. No
obstante, puede resultar doloroso saber más. Ante esto surgen una serie de
fenómenos mentales que procurarán evitar el pensamiento, es decir, irán en contra
suya a fin de librarse del sufrimiento. Estos ataques al pensamiento pueden
manifestarse a través de conductas como la arrogancia,, la estupidez, la curiosidad
enfocada al morbo (no realmente a descubrir significados), la falta de creatividad, la
creación de dogmas o ideas fanáticas que no permiten cambios en las nociones
establecidas, la falta de capacidad de correlación y construcción coherente de
pensamientos dentro de la mente, lo cual da origen a discursos verbales sin sentido
y poco entendibles o a la creación de pensamientos raros o confusos de tipo
psicótico.

Bion, W.R. (1977) Volviendo a pensar: Buenos Aires, Paidós.


Bion Continente-Contenido
La relación continente-contenido, es el paso inicial en la Génesis de un
pensamiento, para que el contenido psíquico, emoción, percepción sensorial
consiga una calidad mental de representación de pensamiento debe existir un
recipiente capaz de contenerlo, el objeto prototípico de esta función el continente;
es el pecho de la madre, un preconcepto innato que espera de ser realizado. los
estímulos sensoriales y emocionales, los contenidos agrupados en este continente
se transforman en un contenido creando así esta relación o el momento inicial del
desarrollo de un pensamiento por parte del pensante, la relación continente-
contenido por lo tanto, permite la ocurrencia de una experiencia emocional que se
caracteriza, según el vínculo que la califica (amor, odio, conocimiento, pensamiento)
cuando esté experiencia emocional consigue llamar la atención de la conciencia, se
puede transformar en un elemento Alfa la monada de la vida mental a través de la
operación que lleva a cabo la función Alfa. Es decir, Bion sobre continente -
contenido describe como entre la madre y su bebé hay desde el inicio de la vida un
vínculo emocional muy profundo. El bebé tiene necesidades corporales pero
también psicológicas. Una de éstas es la de contar con un objeto externo en el cual
pueda volcar sus ansiedades. Cuando la angustia es muy intensa, en especial por
las fantasías persecutorias, el niño debe poder descargarlas en su madre. Ella, sí
Tiene ciertas capacidades emocionales, podrá absorberlas o metabolizarlas y
regresarlas de una manera menos angustiante por lo tanto, más asimilable para su
hijo. Un ejemplo: es la madre que calma cuando hay una pesadilla o durante un
momento de intranquilidad. Puede hacer uso de las palabras o no; lo que importa
es como recibe la angustia y como la amortigua. La relación continente-contenido
se expresa como algo complementario entre la proyección del niño en la
receptividad materna. La madre es continente de lo proyectado, lo recibe y lo
procesa, esa receptividad es llamada reviere (ensoñación). Para poder pensar o
tolerar cualquier emoción decirte intensidad y que involucre un sufrimiento
psicológico, es necesario que la madre haya realizado bien su función de continente;
por identificación con esa capacidad materna se adquiere la “pantalla interna” que
permite el proceso del juicio de la realidad y la demora en la descarga de los
impulsos. Cuando alguien no tiene esa capacidad de continente interna, adquirida
en el vínculo con su madre, en cualquier situación de tensión elimina
proyectivamente el aspecto ansiogeno dentro de un objeto externo. La idea de
continente-contenido tiene consecuencias en el plano de la teoría la clínica y las
técnicas psicoanalíticas en cuanto a la teoría explica muy bien uno de los problemas
emocionales que hay entre el bebé y su madre es decir entre conflictos internos y
externos. En el caso de la clínica esto se produce también en el análisis, aunque a
veces el proceso transcurre silenciosamente es común que se produzca una
estabilidad del paciente y una disminución de los síntomas luego de empezar el
tratamiento en cuanto a la técnica psicoanalítica, la idea que venimos estudiando
ayuda al analista para que pueda ser más receptivo frente a los Estados mentales
de sus pacientes. Al disponer del concepto continente-contenido estamos más
preparados teóricamente para afrontar fenómenos tan complejos. Una de las
funciones del analista es la de disminuir el sufrimiento del paciente esto se logra por
su capacidad continente por la interpretación de los conflictos y el insight del
paciente. Muchos de nuestros errores técnicos se originan cuando no podemos
soportar las emociones que produce ese vínculo el paciente se puede enojar,
erotizar, irritar, asustar, despertar celos y envidia o una dificultad en el acceso a
entender sus problemas por diferentes procesos proyectivos.
La idea de función continente no explica todos los problemas pero sugiere
que la humanización tiene como basamento una interacción de fantasías
inconscientes entre la madre y su hijo. Cuando la madre no realiza el proceso de
metabolizar las angustias en lugar de disminuirla las aumenta, el bebé no quiere la
pantalla interna para pensar y sentir, que le permite luego desarrollar bien los
procesos educativos y de socialización.
Referencia:
Bleichmar, N.M., Leiberman de Bleichmar, C., &Wikinski, S. (1989). El Psicoanalisis
después de Freud; teoría y clínica. Ed: Paidós

También podría gustarte