Está en la página 1de 3

Leemos juntos.

Hoy disfrutarás de la lectura leyendo el texto titulado “Buscando el agua


en el desierto: Las galerías filtrantes de Nazca”, no olvides usar tu pizarra
palabrera para poder anotar palabras que desconoces y que mediante la
lectura averiguar cuál es su significado. ¡Lee con tu familia!

¿CÓMO SE CONSTRUYEN LAS CASAS DE SILLAR?

Muchas de las casas, iglesias y edificios del centro de Arequipa están construidas con sillar, una
roca volcánica blanca que existe en abundancia en las cercanías. Este material fue utilizado por
los antiguos arequipeños y, luego, durante la Colonia, particularmente después del terremoto
de 1582, se usó para reconstruir la ciudad. El terremoto reveló que el sillar era más resistente
que el adobe y la quincha; por eso, las autoridades promovieron el empleo de este material en
las construcciones urbanas.

Por otro lado, el sillar es un material económico y muy difícil para trabajar con el cincel, es
decir que se puede moldear en variadas formas y tamaños. Trabajar con este material no es
muy complicado y los arequipeños han formado toda una industria en torno del sillar. A
continuación, veamos cuál es el procedimiento que se sigue para construir casas de sillar en
Arequipa.

En primer lugar, se procede a extraer los bloques de roca volcánica de las canteras cercanas.
Las más conocidas son las canteras de los volcanes Misti, Chaca ni y Pichu Pichu. Los bloques
deben ser clasificados, pues son de varios tipos. El sillar poroso es también llamado de “grano
grueso” y se usa para los cimientos y los muros; el llamado de “grano fino” está destinado a los
dinteles, vanos y portadas.

En segundo lugar, se tallan los bloques de sillar con medidas aproximadas de 50 centímetros
de largo por 30 de ancho y 20 de grosor. Estos bloques tienen un peso promedio de 45 kilos
por unidad. Para esta tarea, los artesanos usan la escuadra, el compás, los cinceles y la comba.
Los bloques son acumulados en el lugar de la construcción hasta reunir la cantidad necesaria
que se utilizará para levantar la casa.

En tercer lugar, los artesanos realizan un tallado especial en los bloques de las fachadas. Como
se puede observar en los edificios y las casonas, los motivos son variados: ángeles, leones,
rosetones, entre otros. El tallado es la parte más artística del trabajo en sillar. El artesano usa
unos cinceles muy finos y, pacientemente, va dando forma a las figuras que embellecerán las
casas y edificios.

En cuarto lugar, se inicia el trabajo propio de la construcción. El cimiento, base de toda


edificación, se elaboraba, antiguamente, con piedra y cal; pero las construcciones modernas
usan cemento, lo que le da mayor resistencia. Los muros de la base tienen un ancho de 50 a 90
centímetros. La unión de los bloques se realizaba antes con una argamasa de cal, arena y clara
de huevo, pero actualmente se utiliza cemento. Solo después de hacer un buen cimiento se
puede empezar a construir las paredes.

En quinto lugar, una vez colocadas las paredes, se construye el techo. Para ello, se emplean
bloques más delgados y ligeros que los usados para los muros. Estos bloques tienen una forma
abovedada o de cúpula y forman techos más resistentes que aquellos de madera, carrizo o
tejas. Para facilitar la evacuación del agua de lluvia, se construyen canales que culminan en las
gárgolas (por lo general felinos) que descargan el agua.

Finalmente, los muros, arcos y ventanas pueden ser enlucidos con yeso para resaltar su
blancura. Por lo general, los artesanos agregan una serie de detalles y adornos a la
construcción, como frisos en los arcos de la entrada, piletas en los patios interiores, los
escudos nobiliarios de las familias nobles, entre otros elementos que otorgan a estas casonas
un aire colonial.

Actualmente, las construcciones en la ciudad de Arequipa combinan el uso del sillar con el
cemento. El sillar es un material barato y de fácil acceso; por eso, en algunos barrios populares
de la ciudad, el sillar se está convirtiendo en el material más utilizado. En los barrios céntricos,
si bien se usa el cemento y el concreto para las casas y edificios, se enchapa con sillar para no
perder la característica arquitectónica tradicional de Arequipa ni ese aire elegante que tiene la
“Ciudad blanca”.
(Adaptado de: Atlas Departamental del Perú: Arequipa-Moquegua. Lima: La República, Peisa, 2003).

Creatividad e ingenio
Crucigrama