Está en la página 1de 21

Centro

Universitario
México

Campus
Ayutla

Materia: Química I
Ensayo de enlace químico

Alumno:
Emmanuel Gatica Sánchez

Cuatrimestre: 1
Bachillerato

Maestro: QBP. Saúl Samir Morales Aranza

1
Índice

Introducción.……………………………………………………………………………….. 3

Desarrollo

Enlace químico………………………………………………………………………….. 4
Enlace químico y estabilidad energética………………………………………………. 5
Enlace Iónico…………………………………………………………………………….. 6
Redes Cristalinas…………………………………………………………………………. 7
Energía reticular…………………………………………………………………………... 8
Ciclo de Bohr Haber y energía reticular………………………………………………… 9
Propiedades de las sustancias 9
Iónicas………………………………………………….
Enlace de tipo Covalente………………………………………………………………. 10
Enlaces polares y no polares……………………………………………………………. 11
Propiedades de las sustancias covalentes…………………………………………….. 12
Enlace Metálico………………………………………………………………………….. 13
Teoría del gas electrónico……………………………………………………………….. 15
Teoría de bandas…………………………………………………………………………. 16
Fuerzas Intermoleculares……………………………………………………………… 17
Fuerzas de Van der Waals………………………………………………………………. 18
El enlace por puente de 18
Hidrógeno……………………………………………………...

Conclusión…………………………………………………………………………………. 20
Bibliografía…………………………………………………………………………………. 21

Introducción

Los seres vivos se componen de átomos, pero en la mayoría de los casos, esos átomos no
están flotando individualmente, generalmente están interactuando con otros átomos (o
grupos de átomos).
2
Como ejemplo, los átomos podrían estar conectados por enlaces fuertes y organizados en
moléculas o cristales; o podrían formar enlaces temporales y débiles con otros átomos con
los que chocan o rozan. Tanto los enlaces fuertes, que mantienen unidas a las moléculas,
como los enlaces más débiles que crean conexiones temporales, son esenciales para la
química de nuestros cuerpos y la existencia de la vida misma.

Nada existiría de no ser por las uniones que los átomos realizan entre sí para formar
sustancias más complejas. La Tierra y todo lo que contiene dependen de que se produzcan
esas uniones interatómicas a las que llamamos enlaces.

Ni todos los átomos tienen la misma tendencia a unirse con otros, ni todas las combinaciones
entre ellos son posibles; por eso, no basta con imaginar un compuesto para que exista,
puesto que solo se darán aquellas uniones que conduzcan a sustancias estables
energéticamente.

En realidad, son los movimientos electrónicos los que con sus acercamientos a otros átomos
y la búsqueda de la estabilidad del conjunto núcleos-electrones permiten la formación de las
especies químicas que conforman la materia.

Esos movimientos electrónicos permiten la formación de las especies químicas que


conforman la materia.

¿Por qué formar enlaces químicos? La respuesta fundamental es que los átomos están
tratando de alcanzar el estado más estable (de menor energía) posible. Muchos átomos se
vuelven estables cuando su orbital de valencia está lleno de electrones o cuando satisfacen
la regla del octeto (al tener ocho electrones de valencia). Si los átomos no tienen este
arreglo, "desearán" lograrlo al ganar, perder o compartir electrones mediante los enlaces.

Enlace químico

El enlace químico se define como la fuerza que mantiene unidos a los átomos en las sustancias.
Existen varios tipos de enlaces químicos. Los principales son el enlace iónico o electrovalente, el
enlace covalente y el enlace metálico. Enlace iónico o electrovalente.- Se forma por la unión de un
átomo metálico con un átomo no metálico por medio de la transferencia de electrones, formándose
3
iones positivos y negativos que se atraen por fuerzas electrostáticas. Otra manera de identificar un
enlace iónico es por medio de la diferencia numérica de las electronegatividades de los átonos
unidos. Si esta diferencia numérica es igual o mayor de 1.7 el enlace formado es de tipo iónico.
Algunas de las propiedades que presentan las sustancias con enlace iónico son: Se encuentran en
forma sólida a temperatura ambiente. Tienen temperaturas de fusión y ebullición elevadas. Son
buenos conductores de la electricidad cuando están fundidos o en solución acuosa. En estado sólido
no son conductores. Son muy solubles en solventes polares como el agua. Enlace Covalente. - Se
forma por la unión de dos o más átomos no metálicos a través de la compartición de electrones,
formándose una molécula. Existen tres tipos de enlace covalente. 1) Covalente no polar 2) Covalente
polar 3) Covalente coordinado.

El enlace químico corresponde a la fuerza de atracción que mantiene unidos a los átomos que
forman parte de una molécula, para lograr estabilidad.

 Los átomos, moléculas e iones se unen entre sí para alcanzar la máxima estabilidad, es decir, tener
la mínima energía. Para ello, utilizan los electrones que se encuentran en la capa más externa,
denominados electrones de valencia.  Estos se mueven con mucha facilidad entre un átomo y otro,
de lo cual depende el tipo de enlace que se forme.

 Gilbert Lewis estableció que cuando dos o más átomos se aproximan unos con otros, y juntan su
última capa de valencia entre sí, logran ceder, ganar o compartir electrones, de tal manera, que en su
última capa, se queden con la estructura de máxima estabilidad, que es la que poseen los gases
nobles, elementos muy poco reactivos y que poseen ocho electrones en la última capa, a excepción
del helio que solo posee dos. A partir de esto, se establecen dos reglas; la regla del octeto y la regla
del dueto. 

a) La regla del octeto establece que los átomos se unen compartiendo electrones hasta conseguir
completar la última capa de energía con cuatro pares de electrones, es decir, con 8 electrones,
adquiriendo la  configuración electrónica del gas noble más cercano.

b) Por otro lado, la regla del dueto, dice que los átomos se unen compartiendo electrones hasta
conseguir en la última capa de valencia, tener un par de electrones, es decir, 2 electrones, para
conseguir la configuración electrónica del gas noble más cercano, que en este caso es el helio.

4
 Para cumplir con estas reglas, los metales por lo general, tienden a ceder electrones, debido a su
baja electronegatividad y su pequeño potencial de ionización, mientras que los no metales, debido a
su elevada electronegatividad, y alto potencial de ionización, tienden a captar electrones. 

ENLACE QUÍMICO Y ESTABILIDAD ENERGÉTICA.- De todos los elementos del sistema periódico,
los únicos que pueden encontrarse aislados en la naturaleza, sin combinarse con ellos mismos o con
otros átomos, son los gases nobles. El resto tiende a unirse mediante una serie de fuerzas con el fin
de adquirir mayor estabilidad.  Las fuerzas que mantienen unidos los átomos se denominan enlaces.
Un enlace químico se produce cuando los átomos unidos adquieren un estado de menor energía y
por tanto de mayor estabilidad, que cuando estaban aislados. Cuando dos átomos están lo
suficientemente separados, se puede suponer que no existe influencia mutua entre ellos y que la
energía del sistema formado es nula. A medida que se van acercando, se ponen de manifiesto una
serie de fuerzas de atracción de sus núcleos sobre las nubes electrónicas de los otros átomos
(fuerzas de largo alcance), lo que produce una disminución de la energía del sistema.         

Cuando los átomos se encuentran uno cerca del otro, empiezan a actuar las fuerzas de repulsión
entre las nubes electrónicas, estas fuerzas tienen un efecto mayor a corta distancia, entonces el
sistema se desestabiliza. Estas situaciones se pueden representar gráficamente mediante curvas de
estabilidad. Se observa que existe una distancia internuclear en la que el sistema es más estable,
siendo máximas las fuerzas de atracción y mínimas las de repulsión. Se denomina distancia de
enlace. La energía correspondiente a esta distancia es la que se desprende al formarse dicho
enlace.     

Enlace covalente. Se produce por compartición de electrones entre elementos no metálicos o con el
hidrógeno, entre átomos de electronegatividades semejante. Se llama covalencia o valencia
covalente al número de electrones compartidos por cada elemento en un compuesto covalente, que
coincide con el número de electrones desapareados del átomo. Enlace iónico.- Se produce por
transferencia de electrones entre un metal, capaz de ceder electrones, y un no metal, capaz de
captarlos. Es decir, entre átomos con electronegatividades muy diferentes. Las fuerzas de atracción

5
electrostática entre iones de diferente signo dan lugar al enlace iónico. Se denomina electrovalencia o
valencia iónica al número de electrones intercambiados por cada elemento en un enlace
iónico.  Enlace metálico.- Se produce cuando se unen átomos de un mismo metal, produciéndose
estructuras muy compactas formando redes tridimensionales. Las sustancias metálicas tienen
propiedades muy características, como el brillo y la conductividad eléctrica, de aquí se deduce que
los electrones implicados en este tipo de enlace deben tener gran libertad de movimiento. Enlaces
intermoleculares - Se dan entre moléculas, básicamente consisten en interacciones dipolo-dipolo,
debidas a la polaridad de las moléculas.     

ENLACE IÓNICO

Un enlace iónico es un tipo de unión química entre átomos, donde uno de ellos transfiere un
electrón al otro. Este enlace se establece normalmente entre metales y no metales con diferente
electronegatividad. Por lo general, el metal cede sus electrones al elemento no metal. Este tipo de
enlace se produce por la atracción de iones con cargas opuestas. Al ceder o aceptar los electrones
de valencia, los iones cumplen con la regla del octeto y, por lo tanto, son más estables. Los
electrones de valencia son los electrones de la capa más externa del átomo, que pueden participar en
los enlaces químicos. Características del enlace iónico: Se establece entre iones con carga positiva
(cationes) e iones con carga negativa (aniones). Se establece entre átomos con diferencias de
electronegatividad grandes. Se produce una transferencia de electrones. Generalmente se encuentra
formando las sales.

Propiedades de los compuestos iónicos.- tienden a formar redes cristalinas quebradizas: a nivel
atómico, un cristal iónico tiene una estructura regular tridimensional, formada por el catión y el anión
que se intercalan. Son eléctricamente neutros en su estado sólido. Tienen puntos de ebullición y
fusión altos: las fuerzas de atracción entre los iones es mayor por lo que se requiere más energía
para separarlas. Son sólidos a temperatura ambiente debido a los altos puntos de fusión. Cuando se
disuelven en agua son buenos conductores de la electricidad, mientras que en estado sólido son

6
malos conductores. ¿Cómo se forma un enlace iónico? Un átomo que cede uno o más electrones
se transforma en un ión cargado positivamente o catión. Ejemplos de cationes son el catión sodio
Na+1, el catión calcio Ca +2 y el catión aluminio Al+3. La capacidad de ceder electrones es característica
de los metales. Cuando un átomo acepta uno o más electrones se transforman en un ión cargado
negativamente o anión. Ejemplos de aniones son el anión cloro o cloruro Cl -1, el anión azufre o
sulfuro S-2 y el anión fosfato PO4-3. Cuando iones con cargas opuestas entran en contacto, se produce
una atracción electrostática y se forma el enlace iónico. Por ejemplo, el catión sodio Na +1 forma un
enlace iónico con el anión fluoruro F-1 y forman el fluoruro de sodio NaF.

Formación de fluoruro de sodio NaF por transferencia de un electrón del sodio al flúor.

También se forma un enlace iónico cuando dos átomos tienen una diferencia de electronegatividad
muy grande. La electronegatividad es la propiedad de un átomo para atraer un electrón. Por
ejemplo, entre el bario Ba y el azufre S, en el sulfuro de bario BaS, se forma un enlace iónico.

REDES CRISTALINAS- Un cristal iónico está formado por iones de signo opuesto, de forma que
cada uno crea a su alrededor un campo eléctrico que posibilita que se rodee de iones de signo
contrario. Los sólidos cristalinos mantienen sus iones casi en contacto mutuo, lo que explica que sean
prácticamente incompresibles. Estos iones no pueden moverse libremente, pues se hallan dispuestos
en posiciones fijas distribuidas ordenadamente en el espacio formando retículos cristalinos o redes
espaciales. Uno de los parámetros básicos de todo cristal es el llamado número de coordinación, que
se define como el número de iones de un signo que rodea a un ion de signo opuesto.

Los iones se agruparán en la red de forma que se mantenga la electroneutralidad del cristal. Los
compuestos con enlace iónico no forman moléculas. En el cloruro de sodio cada ión sodio está
7
rodeado de seis iones cloruro, a su vez, cada ión cloruro está rodeado de seis iones sodio en la
estructura cristalina del cloruro de sodio que es cúbica.

Red cristalina de cloruro de sodio NaCl.

ENERGÍA RETICULAR.- También conocida como energía de red, es la energía que se necesita para
poder separar de manera completa un mol de un compuesto de tipo iónico en sus respectivos iones
gaseosos. También se puede decir que la energía reticular es la energía que se consigue a través de
la formación de un compuesto de tipo iónico partiendo siempre de sus iones gaseosos. Este tipo de
energía muestra la estabilidad que tiene las redes cristalinas, y viene medida como energía/mol,
teniendo las mismas unidades de medida que tiene la entalpía estándar (∆Hº), es decir KJ/mol,
aunque de signo opuesto. Es imposible de medir de forma directa, sin embargo, conociendo la
estructura y la composición que tenga el compuesto iónico que queramos estudiar, podemos calcular
o al menos aproximarnos a ella mediante una ecuación que da el modelo iónico, basado en la Ley de
Coulomb, entre otras. También existe la posibilidad de calcular la energía reticular de manera
indirecta mediante los ciclos termodinámicos.

La ecuación que viene tras aplicar dicho modelo es: Uo = -( Na . A . Z^+ . Z^- .q^2 ) / 4πєo . do .
( 1-1/n). De donde Na es el número de Avogadro y A es la constante de Madelung, la cual varía
según la estructura que tenga el compuesto iónico en estudio, Z^+ es decir la carga del catión y en el
caso negativo la carga del anión. La carga del electrón viene representada con la letra q, єo es la
permisividad del vacío, do la distancia que existe entre el anión y el catión, y por último n, hace
referencia a los exponentes de Born. La energía reticular se puede conocer de manera experimental
indirectamente a través de la aplicación de la ley de Hess (caso particular del primer principio de la
termodinámica). Cuando se usa este caso se conoce como ciclo de Born-Haber, el cual consiste en
examinar un ciclo termodinámico que es resultado de considerar la energía que participa en la
formación del compuesto iónico de tipo sólido, así como también se puede explicar cómo la energía a
partir de los elementos que forman el compuesto estándar, o aquella que se transfiere en la formación
de los compuestos partiendo siempre de los elemento que se encuentran en estado estándar pero
siguiendo un camino distinto que está formado por diferentes etapas: En primer lugar el proceso de

8
formación de los átomos que se encuentran en estado gaseoso partiendo de los elementos siempre
en su estado estándar. En este paso por regla general se tiene en cuenta las energías que se
encuentran asociadas a la sublimación, y vaporización de los distintos elementos que forman el
compuesto, y por lo tanto dependerá del estado de agregación en el que se encuentren cada uno de
ellos. En la segunda etapa tiene lugar la formación de iones estables, los cuales se encuentran en
el retículo iónico del cual parten los elementos que se encuentran en estado gaseoso. En este paso
se encuentran implicadas la energía de ionización, así como la afinidad electrónica de los elementos
implicados. En el tercer paso tiene lugar la formación de la red cristalina partiendo de los iones
gaseosos y estables. La energía que se desprende cuando se forma un compuesto partiendo de un
metal y de un no metal.

CICLO DE BORN HABER Y ENERGIA RETICULAR.- Es un ciclo de reacciones químicas


desarrollado en un principio por el físico Max Born y el químico alemán Fritz Haber en 1917. El ciclo
de Born–Haber comprende la formación de un compuesto iónico desde la reacción de un metal con
un no metal. El ciclo de Born-Haber intenta mostrar la energía de las etapas involucradas en la
reacción entre las sustancias en sus formas elementales. En el caso específico del cloruro de sodio,
la transferencia de electrones se da del sólido para el cloro

PROPIEDADES DE LAS
SUSTANCIAS IÓNICAS.- Las propiedades de los compuestos iónicos se explican porque la atracción
entre las cargas de distinto signo es bastante fuertes, Por ello encontramos las siguientes
9
propiedades: - Altos puntos de fusión y ebullición. Son sólidos a temperatura ambiente. - Solubles en
disolventes polares, al estar formados por iones. - No conducen la electricidad en estado sólido, ya
que sus cargas están fijas en la red cristalina, pero sí lo hacen en disolución o fundidos debido a que
en estos casos los iones sí se pueden mover. - Son duros, al ser fuerte la atracción entre iones, y
frágiles, debido a las repulsiones que aparecen al desplazarse una capa sobre otra.

ENLACE DE TIPO COVALENTE

En los enlaces covalentes se comparten pares de electrones entre los átomos. Si los pares de
electrones se comparten entre átomos con electronegatividad igual o muy similar se forma un enlace
covalente no polar (por ejemplo, H-H, o C-H), y si los electrones se comparten entre átomos con
electronegatividad desigual, se forman enlaces covalentes polares (tal como H-O). Creado por Sal
Khan El segundo mayor tipo de enlace atómico ocurre cuando los átomos comparten electrones. Al
contrario de los enlaces iónicos en los cuales ocurre una transferencia completa de electrones,
el enlace covalente ocurre cuando dos o más elementos comparten electrones. El enlace covalente
ocurre porque los átomos en el compuesto tienen una tendencia similar hacia los electrones
(generalmente para ganar electrones). 

Característico del enlace entre dos no metales, ninguno de los elementos que participan en el enlace
querrá ganar electrones, compartirán electrones para poder llenar sus envolturas de valencia. Un
buen ejemplo de un enlace covalente es ese que ocurre entre dos átomos de hidrógeno. Los átomos
de hidrógeno (H) tienen un electrón de valencia en su primera envoltura. Puesto que la capacidad de
esta envoltura es de dos electrones, cada átomo hidrógeno 'querrá' recoger un segundo electrón. En
un esfuerzo por recoger un segundo electrón, el átomo de hidrógeno reaccionará con átomos H
vecinos para formar el compuesto H2. Ya que el compuesto de hidrógeno es una combinación de
átomos igualados, los átomos compartirán cada uno de sus electrones individuales, formando así un
enlace covalente. De esta manera, ambos átomos comparten la estabilidad de una envoltura de
valencia. Ya que los electrones están compartidos en las  moléculas covalentes, no
hay fuerzas intermoleculares fuertes tal como las hay en las moléculas iónicas. Tienden a tener una
atracción intermolecular más débil. Al contrario de los compuestos iónicos, los compuestos
covalentes existen como verdaderas moléculas.

Enlaces Múltiples: Para cada par de electrones compartidos entre dos átomos, se forma un enlace
covalente único. Algunos átomos pueden compartir múltiples pares de electrones, formando enlaces
covalentes múltiples. Por ejemplo, el oxígeno (que tiene seis electrones de valencia) necesita dos
electrones para completar su envoltura de valencia. Cuando dos átomos de oxígeno forman
el compuesto O2, ellos comparten dos pares de electrones, formando dos enlaces covalentes. El
enlace covalente también se puede dar entre átomos de distintos elementos, ejemplo:

10
ENLACES POLARES Y NO-POLARES.- Existen según la polaridad del enlace dos tipos de enlaces
covalente. La molécula H2 es un buen ejemplo del primer tipo: enlace covalente no polar. Ya que
ambos átomos en la molécula H2 tienen una igual atracción (o afinidad) hacia los electrones, los
electrones que se enlazan son igualmente compartidos por los dos átomos, y se forma un enlace
covalente no polar. Siempre que dos átomos del mismo elemento se enlazan, se forma un enlace no
polar. El segundo tipo es el enlace covalente polar  que se forma cuando los electrones son
desigualmente compartidos entre dos átomos. Los enlaces polares covalentes ocurren porque un
átomo tiene una mayor afinidad hacia los electrones que el otro (sin embargo, no tanta como para
empujar completamente los electrones y formar un ión). En un enlace polar covalente, los electrones
que se enlazan pasarán un mayor tiempo alrededor del átomo que tiene la mayor afinidad hacia los
electrones. Un buen ejemplo del enlace polar covalente es el enlace hidrógeno - oxígeno en
la molécula de agua. Las moléculas de agua contienen dos átomos de hidrógeno enlazados a un
átomo de oxígeno. El oxígeno, con seis electrones de valencia, necesita dos electrones adicionales
para completar su envoltura de valencia. Cada hidrógeno contiene un electrón. Por consiguiente el
oxígeno comparte los electrones de dos átomos de hidrógeno para completar su propia envoltura de
valencia, y en cambio, comparte dos de sus propios electrones con cada hidrógeno, completando la
envoltura de valencia H.

La principal diferencia entre el enlace H-O en el agua y el enlace H-H, es el grado de los electrones


compartidos. El gran átomo de oxígeno tiene una mayor afinidad hacia los electrones que los
pequeños átomos de hidrógeno. Ya que el oxígeno tiene una atracción más fuerte en los electrones
que se enlazan, el electrón ocupado anteriormente conduce a una desigual participación.

Enlace covalente coordinado o dativo.- Este enlace tiene lugar entre átomos distintos. Enlace
covalente coordinado o dativo entre dos átomos es el enlace en el que cada par de electrones
compartido por dos átomos es aportado por uno de los átomos. El átomo que aporta el par de
electrones se denomina dador, y el que lo recibe, receptor. El enlace coordinado se representa por
medio de una flecha (→) que parte del átomo que aporta los dos electrones y se dirige hacia el que
no aporta ninguno. Un ejemplo de enlace coordinado lo tenemos en SO2, el S establece un
enlace covalente común con un O y covalente dativo con el otro  (la flecha sale desde el S hacia el O)
11
PROPIEDADES DE LAS SUSTANCIAS COVALENTES.- Las sustancias covalentes en general se
caracterizan porque: Tienen bajos puntos de fusión y de ebullición. Cuando se trata de cuerpos
sólidos, son relativamente blandos y malos conductores del calor y de la electricidad. Son bastante
estables y de escasa reactividad (el enlace covalente es fuerte). Por tanto, en las sustancias
covalentes podemos distinguir: Gases, como O2, H2, N2, CO2. Los átomos en cada molécula están
unidos por enlaces covalentes, pero entre ellas las fuerzas de unión son muy débiles; las moléculas
están dispersas y, por tanto, forman sustancias gaseosas. Líquidos, como el H2O. Las fuerzas de
unión entre las moléculas de agua son más intensas. Las moléculas permanecen en contacto,
aunque con libertad para deslizarse unas sobre otras. Por tanto, esta sustancia, agua, es líquida.
Sólidos, como el yodo, el diamante o el óxido de silicio (cuarzo). Estos dos últimos son muy duros,
mucho más que los sólidos iónicos, y con altos puntos de fusión y ebullición. En el diamante, cada
átomo de carbono se une con otros cuatro, formando una red cristalina covalente. La diferencia
básica respecto del enlace iónico es que este implica una transferencia  de electrones entre dos
átomos, mientras que en el enlace covalente los electrones son compartidos entre átomos. La
mayoría de los compuestos formados por enlaces covalentes son poco solubles en agua. Así mismo,
cuando se disuelven en agua en ciertas condiciones no forman iones, por tanto, tampoco conducen la
electricidad. En los compuestos covalentes la solubilidad, dependerá de la polaridad molecular, vale
decir, del tipo de disolventes en los cuales sean solubles las sustancias.  Los compuestos covalentes
polares son solubles en disolventes  polares como el agua, etanol, etc., y los compuestos covalentes
apolares serán solubles en disolventes apolares o de tipo orgánico.

Las características del enlace covalente.- Los enlaces covalentes se encuentran en los elementos
que son no metálicos

Este tipo de enlaces, están en elementos no metálicos. Dentro de esos, los ejemplos más conocidos
de moléculas diatónicas formadas por enlace covalente son el hidrógeno H, el oxígeno O y el cloro
Cl (H2, O2 y Cl2). Los enlaces covalentes pueden ser simples, dobles y triples, donde 2, 4 o 6
electrones se comparten, respectivamente. Eso depende de la cantidad de pares de electrones
12
compartidos entre los átomos. Y dicha cantidad de enlaces simples, dobles o triples que un átomo
podrá formar dependen directamente de su valencia, o la cantidad de electrones que pueda compartir
en su última capa electrónica (orbitales de valencia). Cada  par de ellos puede ser representado
normalmente por una, dos o tres rayitas entre los símbolos de cada átomo. Por ejemplo:

Molécula de hidrógeno: H – H, la molécula de H2 mediante un enlace simple.

Molécula de oxígeno: O = O, la molécula de O2 mediante un enlace doble.

Molécula de nitrógeno: N Ξ N, la molécula de N2 mediante un enlace triple.

Los enlaces covalentes forman dos tipos de sustancias: Sustancias covalentes moleculares: los
enlaces covalentes forman moléculas que tienen ciertas propiedades, entre las que podemos
mencionar las temperaturas de fusión y ebullición bajas.  En condiciones normales de temperatura y
presión además pueden ser sólidos, líquidos o gaseosos Son blandos en estado sólido, son aislantes
de corriente eléctrica y calor. Con referencia a las moléculas polares, esta son solubles cuando
están en disolventes polares y las moléculas apolares vendrían a ser solubles cuanto están en
disolventes apolares. Redes: Las sustancias covalentes forman redes, similares a los compuestos de
enlaces  iónicos, que tienen propiedades de elevadas temperaturas de fusión y ebullición. Son
sólidos, aislantes e insolubles. Con referencia a los enlaces covalentes, a estos se les aplica la «regla
del octeto», la misma que permite determinar cuántos electrones son compartidos para alcanzar el
estado de equilibrio. La Regla del octeto es un enunciado que plantea que los átomos tienden a
ganar, perder o compartir electrones para alcanzar los 8 electrones en la capa de valencia. Los
compuestos formados por enlaces covalentes son más abundantes. En este tipo de compuestos, son
mucho más abundantes que los  iónicos y pueden ser sólidos, líquidos o gaseosos.  Hay muchos
ejemplos de compuestos o sustancias que contienen enlaces covalentes, entre ellos tenemos: Cloro,
Oxígeno, Agua, Dióxido de carbono, Nitrógeno, etc.

ENLACE METÁLICO

Los enlaces metálicos son un tipo de unión química que se produce entre átomos de un mismo
metal, y mediante el cual se logran estructuras moleculares muy compactas, ya que los núcleos de
los átomos se juntan tanto que comienzan a compartir sus electrones de valencia.

13
Lo que ocurre con los electrones de valencia es que abandonan sus órbitas alrededor del núcleo
atómico cuando éste se junta con otro, y permanecen alrededor de ambos núcleos como una especie
de nube electrónica. De esta manera las cargas positivas y negativas mantienen su atracción,
sujetando firmemente al conjunto atómico y alcanzando márgenes importantes de dureza,
compactación y durabilidad, que son típicas de los metales en barra. Constituye un vínculo
atómico muy fuerte, propio de átomos metálicos de la misma especie. Es importante no confundir el
enlace metálico con las aleaciones, que son mezclas homogéneas de distintos metales, o de metales
y otros elementos.

Propiedades de un enlace metálico.- A los enlaces metálicos se deben muchas de las propiedades
típicas de los metales, como su solidez, su dureza, e incluso su maleabilidad y ductilidad. La
buena conducción del calor y de la electricidad de los metales, de hecho, se debe a la
disposición particular de los electrones en forma de nube alrededor de los núcleos, lo que
permite su movilidad a lo largo y ancho del conjunto. Incluso el lustre de los metales se debe a
ello, pues este tipo de enlace repele casi toda la energía lumínica que los impacta, es decir,
brillan. Los átomos unidos mediante enlaces metálicos suelen, además, organizarse
en estructuras hexagonales, cúbicas, o de forma geométrica concreta. La única excepción es
la del mercurio, que a pesar de ser un metal, es líquido a temperatura ambiente y forma de
gotas perfectamente redondas y brillantes.

Los tamaños de los átomos se miden en unidades de Ångstrom, UN Ångstrom es igual a 𝟏𝟎−𝟖 cm, es
decir, un centímetro “contiene” 100 millones de Ångstroms. En un metal sólido, estas esferas o
átomos se agrupan en el espacio en arreglos regulares, ordenados, repetitivos, periódicos. Forman
estructuras tridimensionales. Grupos de átomos pueden ordenarse para formar planos que poseen
distinto arreglo geométrico. Afortunadamente, los metales puros cristalizan en solo tres estructuras: la
estructura cúbica centrada en el cuerpo, la estructura cúbica centrada en las caras y la estructura
hexagonal compacta. Por brevedad y comodidad, es común referirse a estas estructuras mediante las
siglas bcc, fcc y hcp.

Estas estructuras tienen la característica de ser muy compactas, es decir, tienen un “factor de
empaquetamiento” que permite aprovechar eficientemente el espacio dejando pocos huecos. En las

14
estructuras fcc y hcp, 74% del espacio está ocupado por átomos y el 26% restante es espacio vacío.
En la estructura bcc esta eficiencia es de 68%, con 32% de espacio vacío. Las estructuras fcc y hcp
son más densas y compactas que la bcc. bcc fcc hcp. Los metales que presentan estructura
hexagonal compacta (hcp) son poco dúctiles y resistentes, la estructura cúbica centrada en las caras
(fcc) tiende a poseer baja resistencia mecánica y elevada ductilidad, mientras que los metales con
estructura cúbica centrada en el cuerpo (bcc) presentan resistencia superior y ductilidad inferior a los
cúbicos centrados en las caras. El enlace metálico es muy distinto al enlace covalente y el enlace
iónico. En los compuestos metálicos los átomos están muy próximos los unos a los otros y forman
estructuras compactas. Además, presentan unas características propias, entre las que destaca
la elevada conductividad eléctrica. Esta propiedad, la de la conductividad, requiere para ser
explicada que los electrones implicados en el enlace metálico tengan libertad y facilidad de
movimiento. Es por este motivo que, para que los metales tengan electrones móviles, requieren 2
características a nivel atómico: la primera, una energía de ionización baja (recordemos que
la energía de ionización es la energía necesaria para arrancar un electrón de la capa de valencia) y la
segunda, que posean orbitales de valencia vacíos y accesibles que permitan a los electrones
moverse con facilidad. El enlace metálico debe dar explicación a esta libertad de movimiento
electrónico y a las restantes propiedades de los metales. Estas son dos: la llamada teoría del gas
electrónico o del mar de electrones y la teoría de bandas.

En la TEORÍA DEL GAS ELECTRÓNICO (también llamada del mar de electrones o de la nube


electrónica), los átomos metálicos pierden sus electrones de valencia y forman una red
compacta de cationes. Por ejemplo, en el caso del sodio, cuya configuración electrónica es:

Los cationes Na+, formados por los núcleos atómicos y los electrones de las capas internas, se
empaquetan y los electrones de valencia se mueven con libertad. Estos electrones no pertenecen ya
a los átomos individuales, sino que son comunes a todos los átomos que forman la red. Se dice
que los electrones están deslocalizados. Dependiendo del número de electrones de valencia que
tenga el metal, habrá tantos electrones deslocalizados como átomos o más. Por ejemplo, en el sodio,
que pierde un electrón, habrá tantos electrones como átomos de sodio, pero en el magnesio, que
tiene 2 electrones de valencia y los pierde ambos, habrá el doble de electrones que de núcleos de
Mg(2+). Así, los cationes se disponen formando un retículo cristalino compacto o
empaquetamiento metálico y cada catión se rodea del número máximo de cationes vecinos. Los

15
electrones de valencia se mueven libremente por los intersticios de la red, formando el gas
electrónico y actuando, además, como un colchón que evita la repulsión entre los distintos cationes.

Dada la libertad de movimiento de los electrones de valencia, esta teoría para el enlace


metálico explica muy bien muchas de las propiedades metálicas, tales como la elevada
conductividad eléctrica y térmica. También explica la ductilidad y la maleabilidad o la resistencia
a la deformación, porque las capas de cationes pueden deslizarse unas sobre las otras,
manteniendo el tipo de estructura y la fortaleza del enlace.

La TEORÍA DE BANDAS considera que los orbitales atómicos de valencia de los N átomos del


litio que estarán formando enlace metálico, se combinan entre sí para dar unos orbitales
moleculares, pertenecientes a todo el cristal y con energías muy semejantes entre sí. Tan cercanos
se hallan energéticamente estos orbitales moleculares formados, que decimos que dan lugar a
una banda. Se obtienen tantos orbitales moleculares como orbitales atómicos se combinen.

Así, si tenemos N átomos de litio, tendremos N orbitales atómicos 2s que darán lugar a N orbitales
moleculares que podemos llamar también 2s por facilidad de comprensión. Estos orbitales estarán
muy próximos en energía y darán una banda 2s. Lo mismo sucederá con los orbitales 3N 2p de los N
átomos de litio (cada átomo de litio tendrá 3 orbitales 2p, px, py y pz), aunque estén vacíos, dando
lugar también a una banda 2p. A la banda formada por los orbitales 2s semillenos se le
llama banda de valencia. A la banda vacía formada por los orbitales 2p, se la llama banda de
conducción.

16
Por tanto, en los metales, hay bandas de valencia, que son bandas en las que se hallan los
electrones de valencia y pueden estar llenas o semillenas, dependiendo de la configuración
electrónica del metal, y bandas de conducción, que pueden hallarse vacías o parcialmente vacías y
facilitan la conducción porque son energéticamente accesibles. De hecho, los metales son
conductores porque las bandas de valencia y de conducción se superponen, y esto hace que
los electrones se muevan con libertad de una a otra. En el caso de los semiconductores, las bandas
de valencia y de conducción no se superponen, pero la diferencia energética entre ambas es
pequeña, por lo que una pequeña aportación energética hará que puedan promocionar electrones a
la banda de conducción y, por tanto, conducir la corriente eléctrica. En los aislantes, por su parte,
las dos bandas están tan alejadas que la banda de conducción es inaccesible, motivo por el cual
son incapaces de conducir la corriente:

FUERZAS INTERMOLECULARES

Dentro de una molécula, los átomos están unidos mediante fuerzas intramoleculares (enlaces iónicos,
metálicos o covalentes, principalmente). Estas son las fuerzas que se deben vencer para que se
produzca un cambio químico. Son estas fuerzas, por tanto, las que determinan las propiedades
químicas de las sustancias. Estas fuerzas son las que determinan las propiedades físicas de las
sustancias como, por ejemplo, el estado de agregación, el punto de fusión y de ebullición, la
solubilidad, la tensión superficial, la densidad, etc. Por lo general son fuerzas débiles pero, al ser muy
numerosas, su contribución es importante.

Las fuerzas intermoleculares son las responsables de la unión aparente y débil que muestran
moléculas electroneutras (sean polares o no). Cuando hablamos de este tipo de fuerzas nos
referimos a ellas como “Fuerzas de Van der Waals. Las fuerzas o uniones intermoleculares son

17
aquellas interacciones que mantienen unidas las moléculas. Se tratan de fuerzas electrostáticas. La
presencia de estas fuerzas explica, por ejemplo, las propiedades de los sólidos y los líquidos.

FUERZAS DE VAN DER WAALS. Son fuerzas intermoleculares que determinan las propiedades
físicas de las sustancias. Entre estas fuerzas tenemos las siguientes: Las fuerzas dipolo-dipolo son
fuerzas de atracción entre moléculas polares, dado que, éstas moléculas se atraen cuando el extremo
positivo de una de ellas está cerca del negativo de la otra. 

 En los líquidos, cuando las moléculas se encuentran en libertad para poder moverse, pueden
encontrarse en orientaciones atractivas o repulsivas. Por lo general, en los sólidos, predominan las
atractivas. Las fuerzas de dispersión de London, se da entre moléculas apolares, y ocurren
porque al acercase dos moléculas se origina una distorsión de las nubes electrónicas de ambas,
generándose en ellas, dipolos inducidos transitorios, debido al movimiento de los electrones, por
lo que permite que interactúen entre sí.

 La intensidad de la fuerza depende de la cantidad de electrones que posea la molécula, dado que si
presenta mayor número de electrones, habrá una mayor polarización de ella, lo que generará que la
fuerza de dispersión de London sea mayor.   Las fuerzas dipolo-dipolo inducido,  corresponden a
fuerzas que se generan cuando se acerca un ión o un dipolo a una molécula apolar, generando en
ésta última, una distorsión de su nube electrónica, originando un dipolo temporal inducido.  Esta
fuerza explica la disolución de algunos gases no polares, como el cloro Cl2, en solventes polares.

EL ENLACE POR PUENTE DE HIDRÓGENO en realidad no es un enlace propiamente dicho, sino


que es la atracción experimentada por un átomo electronegativo y un átomo de hidrógeno que están
formando parte de distintos enlaces covalentes polares. El átomo con mayor electronegatividad
atraerá hacia si los electrones del enlace, formándose un dipolo negativo, mientras que el átomo de
hidrógeno, al ceder parcialmente sus electrones, genera un dipolo de carga positiva en su entorno.
Estas cargas opuestas se atraen.

18
El puente de hidrógeno es un caso especial de la interacción dipolo-dipolo. El enlace por puente de
hidrógeno puede ser intermolecular (en el caso del agua por ejemplo) o puede darse también dentro
de una misma molécula, siendo denominado en este caso puente de hidrógeno intramolecular.

El enlace de hidrógeno intermolecular es el responsable de muchas de las cualidades del agua. Por
ejemplo, para una molécula tan simple como la de agua, los puntos de ebullición, fusión y la
viscosidad de la misma son sorprendentemente altos. Esto se debe a la fuerza de los enlaces de
hidrógeno. Además, cada molécula de agua puede estar unida con cuatro moléculas más, mediante
puentes de hidrógeno, ya  que cada oxígeno puede formar, mediante su par libre de electrones,  dos
puentes de hidrógeno, y además, los dos átomos de hidrógeno de la molécula forman dos puentes
más. Esta multitud de enlaces por puente de hidrógeno es lo que brinda cualidades especiales al
agua. Los enlaces de hidrógeno intramoleculares intervienen en la formación de las estructuras
secundarias, terciarias y cuaternarias de las proteínas y en la estabilidad de los ácidos nucleicos. La
fuerza del puente de hidrógeno es por lo general entre diez y veinte veces menor que la de un enlace
covalente promedio. Aun así, este tipo de enlace comparte algunas características con el enlace
covalente, por ejemplo, provoca distancias interatómicas menores que la suma de los radios de Van
der Waals. Los átomos que más frecuentemente se encuentran formando puentes de hidrógeno son
el nitrógeno, oxígeno, flúor, cloro, entre otros. A continuación se detallan algunos valores de la fuerza
de puentes de hidrógeno:

19
CONCLUSIÓN

En conclusión, los enlaces químicos que son metálicos, iónicos y covalentes, son


fuerzas de atracción que forman moléculas y además que comparten o transfieren
electrones, ya sea enlaces iónicos o covalente, porque los metálicos son los
que forman estructuras tridimensionales y que los electrones están en constante
movimientos en la estructura. Además de que la electronegatividad de un
elemento es una medida de la tendencia relativa de un átomo a atraer electrones
hacia sí mismo cuando está combinado químicamente con otro átomo; y que
aumenta la electronegatividad de los elementos representativos de izquierda a
derecha al recorrer los periodos y que disminuye al descender por los grupos.

Conocer las propiedades generales de las sustancias es importante para


poder clasificarlas según los tipos de enlaces, por ejemplo algunas
son únicas de cada tipo como los metálicos que son dúctiles o maleables o las
iónicas que son sólidos cristalinos o también las sustancias covalentes que
pueden estar en cualquiera de los tres estados de la materia que son gaseosas,
liquidas o sólidas.

20
BIBLIOGRAFÍA

"Enlace metálico". Autor: María Estela Raffino. Fuente: https://concepto.de/enlace-


metalico/#ixzz6cNferu2S

Fundamentos de Química General Garzón G, Guillermo. McGraw-Hill 1993

Fundamentos de Química: Hein, Morris. Arena, Susan. Thomson Learning 1993

https://quimica.laguia2000.com/conceptos-basicos/enlace-por-puente-de-hidrogeno

https://www.quimitube.com/videos/enlace-metalico-teoria-de-bandas/

https://www.todamateria.com/enlace-ionico/

Principios de química: los caminos del descubrimiento» por Atkins, Peter; Jones, Loretta. Ed.
Médica Panamericana (2006). ISBN 9789500600804

Química 2 Bachillerato. Libro alumno. Andalucía. 2016. por Antonio Jóse Pozas Magariños,


Antonio;Martín Sánchez, Rafael;Rodríguez Cardona, Ángel;Ruiz Sáenz De Miera,
Antonio;Vasco. Editorial Mc Graw Hill education.
Química básica Miller, Glenn. Editorial Harla 1978

Revista educativa Configuracionelectronica.com. Equipo de redacción profesional. (2020,


06). Características del enlace covalente. Escrito por: Redactores Profesionales. desde el
sitio
web: https://www.configuracionelectronica.com/informacion/caracteristicas_del_enlace_coval
ente/.

21

También podría gustarte