Está en la página 1de 3

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE LA

JORNADA DE TRABAJO, HORARIO Y


TRABAJO EN SOBRETIEMPO

El antecedente normativo más antiguo del trabajo libre y por cuenta ajena proviene del
derecho romano, el cual reguló el contrato de locatio conductio operarum (arrendamiento
de servicios) y posteriormente el contrato locatio conductio operis (arrendamiento de
obra) (Boza Pro, 2011, p.17). Ambos contratos contenían el presupuesto de trabajo por
cuenta ajena, retribuido y bajo la premisa de libertad e igualdad de las partes (Neves
Mujica, 2007), toda vez que fueron regulados para hombres libres de condición precaria (o
esclavos que habían conseguido su libertad) y bajo la necesidad de mano de obra por falta
de esclavos para cultivar las tierras de las clases acomodadas romanas (el locatio
conductio operis fue regulado principalmente para la relación contractual aplicada a
artesanos). Como lo señala el autor Guillermo Boza Pro (2014), el trabajo o la prestación
del servicio efectuado era considerado como un objeto, siendo su dueño el propietario; es
decir, era un valor intercambiable en el mercado y el dueño era quien disponía
plenamente del trabajo y su forma de prestación. En la Edad Media no hubo mayor
modificación en relación al contrato de locación de servicios y de obra, apareciendo la
relación feudal entre el propietario y el siervo. Dicha relación, como señala Guillermo
Boza, consistía en un sistema de complejas relaciones 10 personales entre el señor feudal
y sus siervos –también denominados siervos de la gleba−, quienes eran reconocidos como
sujetos de derecho; pero tenían un status que, precisamente, les obligaba a trabajar la
tierra que era propiedad de su señor feudal a cambio de protección (Boza Pro, 2014).
Esta diferencia y sus efectos nocivos frente a la parte débil, es decir el trabajador, marcó la
necesidad de la intervención del Estado para la protección de los derechos básicos del
trabajador (vida, salud y seguridad). Así nace el derecho del trabajo, como un mecanismo
que busca disminuir la desigualdad natural entre las partes (falta de equilibrio en la
relación de poder), limitando los efectos nocivos del poder de dirección frente al
trabajador y equilibrando la relación laboral, no solo desde un punto de vista individual o
colectivo sino como una política de Estado. El derecho del trabajo tiene por finalidad
disminuir los conflictos sociales en busca de la paz social, creando verdaderos mecanismos
distributivos de riqueza para toda la sociedad (beneficios laborales mínimos). Por
consiguiente, el derecho del trabajo nace relacionado con el carácter tuitivo (protector) a
favor del trabajador, el cual no es solamente el productor sino también el consumidor, lo
que finalmente garantiza y protege al mercado. Si bien el tiempo de trabajo (como
duración de la prestación) no es un elemento exclusivo del derecho del trabajo, vemos
que los límites establecidos a la jornada ha sido una de las primeras reivindicaciones
obreras que se ha plasmado en normas laborales (juntamente con normas relacionadas a
la seguridad y salud de madres y menores de edad, como parte de las primeras
intervenciones del Estado en la regulación laboral a nivel mundial)

BIBLIOGRAFÍA
http://tesis.pucp.edu.pe/repositorio/bitstream/handle/20.500.12404/1414
0/AVALOS_RODR%C3%8DGUEZ_BRIAN.pdf?sequence=1&isAllowed=y

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DEL DESCANSO


REMUNERADO
Con fecha 07 de noviembre de 1991 se expide el Decreto Legislativo 713 por el
que se consolida la legislación sobre Descansos Remunerados de los
trabajadores sujetos al Régimen de la Actividad Privada, regulando el descanso
semanal obligatorio, el descanso en días feriados y las vacaciones anuales; así
tenemos:
Descanso semanal obligatorio
Por ley, todo trabajador tiene derecho como mínimo a 24 horas consecutivas de
descanso en cada semana, el que se otorgará preferentemente en día Domingo
(Art. 1º, D. Leg. 713).
2.1. Variación del día de descanso
Señala la ley que, cuando los requerimientos de la producción lo hagan
indispensable, el empleador podrá establecer regímenes alternativos o
acumulativos de jornadas de trabajo y descansos respetando la debida proporción
o designar como día de descanso uno distinto al Domingo, determinando el día en
que los trabajadores disfrutarán del descanso sustitutorio en forma individual o
colectiva. (Art. 2º, D. Leg. 713).
2.2. Pago de una sobretasa
Los trabajadores que laboren en su día de descanso sin sustituirlo por otro día en
la misma semana, tendrán derecho al pago de la retribución correspondiente a la
labor efectuada más una sobretasa del 100%. (Art. 3º, D. Leg. 713).
2.3. Remuneración por el descanso obligatorio
La remuneración por el día de descanso semanal obligatorio será equivalente al
de una jornada ordinaria y se abonará en forma directamente proporcional al
número de días efectivamente trabajados (Art. 4º, D. Leg . N.º 713).
- Se presentan los siguientes casos:
a) Cuando la remuneración es semanal
La remuneración por el día de descanso obligatorio de los trabajadores
remunerados semanalmente, es equivalente a la de una jornada ordinaria y se
abonará en forma directamente proporcional al número de días efectivamente
trabajados en dicho período. La remuneración de los trabajadores que
prestan servicios a destajo, es equivalente a la suma que resulte de dividir
el salario semanal entre el número de días de trabajo efectivo (Art. 1º, D.S. N.º
012-92-TR).
b) Cuando la remuneración es quincenal o mensual
Para los trabajadores remunerados en forma quincenal o mensual se considera
que lo percibido ya incluye la remuneración por descanso semanal obligatorio.
Para calcular el haber diario se divide entre 15 o 30 días, según sea el caso. En
caso de inasistencia de los trabajadores remunerados quincenal o mensualmente,
el descuento proporcional del día de descanso semanal obligatorio se efectúa
dividiendo la remuneración ordinaria percibida en el mes o quincena entre treinta
(30) o quince (15) días respectivamente. El descuento proporcional es igual a un
treintavo o quinceavo de dicho valor (Art. 2º, D.S. N.º 012-92-TR).

También podría gustarte