Está en la página 1de 13

Lucía Ruiz Fernández 2º G

COMENTARIO PERIODÍSTICO
1.TIPOLOGÍA TEXTUAL:
a. TEXTO PERIODÍSTICO

b. SUBGÉNERO DE OPINIÓN:

c. TEXTO EXPOSITIVO-ARGUMENTATIVO
2.FUNCIONES DEL LENGUAJE:
a. REFERENCIAL / REPRESENTATIVA (transmitir información
objetivamente, disimular subjetividad del autor):
- modo indicativo
- modalidad oracional enunciativa
- entonación neutral
- verbos en 3ª persona
- elementos de impersonalidad
- vocabulario objetivo
- ausencia de léxico valorativo

b. EMOTIVA / EXPRESIVA (muestra subjetividad y posición


del emisor):
- deixis personal
- interjecciones y entonación exclamativa
- modo subjuntivo

1
Lucía Ruiz Fernández 2º G

- modalidad oracional expresiva


- vocabulario valorativo (connotativo)
- alteración del orden de las palabras
- figuras literarias
- coloquialismos

c. APELATIVA / CONATIVA / EXHORTATIVA (influir en


receptor):
- modo imperativo y fórmulas exhortativas
(perífrasis de obligación, interrogaciones
retóricas con intencional imperativa, fórmulas de
cortesía, 1ª persona plural…)
- vocativos
- elementos de deixis personal
- vocabulario valorativo
- presencia de argumentos de carácter objetivo (de
autoridad, de datos, estadísticas, estudios…
interpretados por el autor como apoyo a su tesis)
- recursos literarios

d. POÉTICA / ESTÉTICA (forma del mensaje, al servicio


de función apelativa):
- recursos literarios:
- fónicos y rítmicos
- semánticos y gramaticales

2
Lucía Ruiz Fernández 2º G

e. FÁTICA / DE CONTACTO (establecer relación de


cercanía con receptor, ambiente de confianza, al
servicio de función apelativa)

f. METALINGÜÍSTICA (definir elementos del código)


3.TEMA
4.RESUMEN
5.TESIS
6.ESTRUCTURA:
a. DEDUCTIVA (idea principal: principio)

b. INDUCTIVA (idea principal: final)

c. ENCUADRADA (idea principal: principio y final)

d. PARALELA (varias ideas principales)

e. Localizar: (distribución en párrafos)


i. Introducción
ii. Tesis
iii. Cuerpo argumentativo
iv. Conclusión

3
Lucía Ruiz Fernández 2º G

7.RELEVANCIA Y ACTUALIDAD DEL TEMA


8.ARGUMENTOS:
a. EJEMPLO (para confirmar afirmaciones realizadas)

b. ANALOGÍA / COMPARACIÓN ​(como)

c. CONTRASTE ​(mientras que)

d. CONTRADICCIÓN (muestra lo incoherente de una


opinión)

e. AUTORIDAD (dar validez a argumentos propios)

f. EVIDENCIA (basarse en hecho obvio para todos)

g. CONOCIMIENTO GENERAL

h. EXPERIENCIA PERSONAL

i. PROVERBIOS Y REFRANES (valor de verdad comúnmente


aceptado)

j. DATOS (estadísticas)

k. HECHOS

l. EXISTENCIAL (lo real es preferible a lo falso)

m. UTILIDAD (lo útil es preferente a lo inútil)

n. MORAL

o. CALIDAD (mejor calidad preferible a lo perecedero)

p. REDUCCIÓN AL ABSURDO (de la opinión contraria)

9.RASGOS DE ESTILO:
a. NIVEL LÉXICO-SEMÁNTICO
i. Variedades de la lengua:
1. Diatópicas / Geográficas (lugar de
procedencia)
2. Diastráticas: (niveles)
a. Culto
b. Medio
c. Vulgar
3. Diafásicas: (registro)
a. Formal

4
Lucía Ruiz Fernández 2º G

b. informal
ii. Campos:
1. Semánticos (significado y forma)
2. Asociativos (significado)
iii. Sinónimos
iv. Antónimos
v. Hiperónimos & hipónimos
vi. Préstamos
vii. Arcaísmos
viii. Coloquialismos
ix. Tecnicismos
x. Siglas
xi. Palabras tabú
xii. Eufemismos

b. NIVEL MORFOSINTÁCTICO:
i. Abundancia / Escasez de adjetivos:
1. Especificativos (después del sustantivo,
delimitan su significado)
2. Explicativos (antes del sustantivo, destacan
una cualidad, dan un sentido emotivo a la
frase, usual en poesía)
ii. Tiempos verbales (intención)
iii. Carácter: (predominio)
1. Sustantivo
2. Verbal
iv. Sustantivos:
1. Abstractos
2. Concretos
v. Diminutivos
vi. Sintaxis: (relación con contenido e intención)
1. Simple
2. Compleja:
a. Coordinación
b. Subordinación
vii. Estructuras:
1. Impersonales
2. Pasivas

c. NIVEL TEXTUAL:
i. Conectores:
1. Cohesión (importancia)
2. Tipo: (relación con estructura general y
argumentos)

5
Lucía Ruiz Fernández 2º G

10. POSICIONAMIENTO:
- Texto argumentativo
- Posicionarse a favor o en contra del autor y argumentar
justificándose

6
Lucía Ruiz Fernández 2º G

- Presentar tesis propia


- Conclusión y cierre textual

7
Lucía Ruiz Fernández 2º G

UNA GOTA NO ES LLUVIA


Nos encontramos ante un claro ejemplo de texto periodístico,
debido a que ha sido publicado en un periódico (EL PAÍS, de tirada
nacional) y trata un tema de relativa actualidad. Podemos ir más
allá y deducir que se trata de una columna, dentro de los
subgéneros de opinión, ya que está firmada por un autor que
publica con cierta periodicidad sus textos en el diario, y escribe
sobre algo relevante que es de interés general. Además, su
extensión es más breve de la que correspondería a un artículo de
opinión, que por lo general suele estar dotado de un mayor grado
de objetividad, pese a también posicionarse el autor con respecto
al tema tratado. Por otro lado, el texto es de carácter
expositivo-argumentativo, esto quiere decir que expone la
situación a comentar, ofreciendo simultáneamente un punto de vista
sobre ésta. En otras palabras, el periodista combina la
objetividad de la narración referencial con la subjetividad de la
expresión de su opinión.

Esta combinación se da a través del empleo de las funciones


del lenguaje. En primer lugar se debe destacar la función
predominante: la expresiva, que dotándose de la modalidad
oracional expresiva (en el segundo párrafo: “[...] es solo una
parte mínima, menor incluso, del ​estatus aberrante [...]”), de un
vocabulario valorativo (“larguísimo”, donde se ve el empleo del
superlativo para enfatizar; “minúsculo cambio”), de la alteración
del orden de las palabras (nada puede hacer), y de las figuras
literarias (el texto gira en torno a una metáfora, “una gota no es
lluvia”, cuyo significado da forma a todo el conjunto), consigue
transmitir claramente la posición del emisor.
En segundo lugar tenemos la función apelativa, que presta su
ayuda a la emotiva, al tratar de persuadir al lector de la
coherencia de la opinión expresada. Esto se consigue empleando un
vocabulario connotativo con un alto grado de subjetividad, que se
refleja en los numerosos adjetivos calificativos (mínima, menor,
aberrante, larguísimo, fuerte, minúsculo, lampedusiano), que junto
con la expresividad ya comentada acercan el punto de vista del
emisor al receptor.
Se debe comentar también la función referencial, que es la
que caracteriza al texto también como “expositivo”, ya que a
través de la objetividad aporta datos que contribuyen a aumentar
la credibilidad del escrito. El primer párrafo es el máximo
exponente de esta función en todo el conjunto, debido a que en él
imperan los verbos en modo indicativo en tercera persona (es, fue
encarcelada) y la modalidad oracional enunciativa, con entonación

8
Lucía Ruiz Fernández 2º G

neutra nada valorativa. A lo largo del resto del texto se


vislumbran fragmentos que se valen de la función representativa
para “objetivizar” y “profesionalizar” el punto de vista expuesto,
como por ejemplo al aportar argumentos (según el periodista y
escritor…).
Por último está la función poética o estética, que en este
texto en particular toma más protagonismo que de costumbre en este
género, ya que está presente en el título, y se repite al comienzo
y al final de la redacción, siendo también clave en la formulación
de la tesis. Se expresa a través de una metáfora (una gota no es
lluvia), que se explica en el segundo párrafo (la gota es el
reconocimiento…).

Tras una lectura del texto podemos declarar que éste gira en
torno a un tema principal: el permiso de conducción femenina en
Arabia Saudí. Como ideas ramificadas de la central tenemos la
situación de la mujer en el mundo islámico, los planes económicos
y políticos de los líderes árabes y el despotismo de dichos
gobernantes.
Todo esto lleva siendo objeto de debate desde que el mundo
occidental consideró alcanzar la igualdad intersexual, momento
tras el cual la crítica se ha centrado en castigar duramente a los
regímenes patriarcales. Aunque el tema no aparezca diariamente en
portada, siempre es recurrente en el fondo informativo, dado que
su importancia y relevancia son capitales.

La situación de la mujer en el mundo árabe está condicionada


por las leyes que se extraen del Corán (sharía), que someten al
sector femenino de la población al control patriarcal.
Tan asfixiante es el liderazgo masculino, que la conducción
era un derecho reservado exclusivamente para los varones hasta
hace muy poco tiempo. Una joven saudí, que fue detenida por
rebelarse contra la exclusión femenina en este ámbito, y otras
como ella forman parte de un movimiento que ha visto uno de sus
objetivos cumplidos con la derogación de la ley discriminatoria.
Sin embargo, la aparente conquista de derechos no es más que
una estrategia de las altas esferas de poder árabes para su
beneficio político y económico.

La tesis del escrito está implícita al final del texto: “Esa


gota de agua no anuncia ni mucho menos una lluvia de democracia”.
Con ella se posiciona claramente ante el tema que ha expuesto.

La ubicación de la tesis en el escrito indica el tipo de


estructura que sigue el mismo: inductiva, ya que aparece al final.
La redacción se divide en ocho párrafos, de los cuales el
primero corresponde a la introducción (donde se presenta el tema a

9
Lucía Ruiz Fernández 2º G

comentar a través de un argumento de hechos), los cinco siguientes


constituyen el cuerpo argumentativo (que aporta razones a través
de diversos argumentos para sostener el posicionamiento del
autor), y el último coincide con la conclusión (el cierre textual,
donde además se ve reflejada la tesis del autor).

No sólo en el cuerpo argumentativo, sino a lo largo de todo


el escrito, encontramos una serie de argumentos que refuerzan la
tesis del autor. Estos razonamientos son los que fundamentan la
opinión dada, y los que aportan al texto la denominación de
“argumentativo”.
En primer lugar encontramos un argumento que puede ser
considerado de autoridad, que es la mención de la joven
Manal-al-Sharif, ya que se aportan datos sobre su persona que la
dotan de cierta importancia social (la autoría del libro ​Atreverse
a conducir y su respetable número de seguidores en Twitter). Otro
argumento de este tipo aparece más adelante, con la mención del
“periodista y escritor argelino Kamel Daoud”, acompañada de una
cita literal. La referencia a figuras relevantes relacionadas con
el tema expuesto da validez a los razonamientos propios del autor.
La analogía toma un papel importante en el texto, haciendo
referencia a las condiciones de las mujeres árabes, comparando su
“estatuto” con “el de un menor de edad”. Si observamos el sentido
global del texto, observamos la subyacente comparación entre el
colectivo femenino y masculino del mundo islámico, que sale a la
luz en el quinto párrafo (el “guardián” custodia, la mujer es la
custodiada).
Otra comparación interesante es la que aparece en la cita del
periodista argelino, que coloca a Arabia Saudí al mismo nivel que
el autodenominado Estado Islámico (Daesh).
En las palabras de Manal al-Sharif que abren el texto
encontramos un argumento de causa-consecuencia (la lluvia empieza
con una gota de agua), que en el párrafo final es modificado por
el autor, que presenta una consecuencia menos favorable que la
original (la gota de agua es un pretexto para aumentar el poder de
los dirigentes, y no un paso fundacional del feminismo islámico).
Para justificar su posición de escepticismo en cuanto al
cambio legislativo, el autor presenta una serie de hechos que
respaldan la idea de que la razón del mismo no es más que una
estrategia política, precedida por la relación política del líder
saudí con el príncipe heredero de los Emiratos Árabes (al final
del séptimo párrafo se exponen, a modo de gradación, los momentos
de colaboración de ambas figuras).

En cuanto a los rasgos de estilo, se deben comentar varios


elementos que construyen el carácter del texto.

10
Lucía Ruiz Fernández 2º G

A nivel léxico-semántico, distinguimos que el autor emplea un


nivel culto y formal, pero que no es enrevesado, ya que pretende
llegar al público general. Esto se consigue a través de un estilo
claro y sencillo, que se permite adoptar un tono un poco más
relajado en ocasiones (le ha echado una mano), pero nunca sin
abandonar la formalidad periodística.
Se aprecian algunos campos semánticos y asociativos, que
albergan el vocabulario propio del tema y dan forma al sentido
general. Están el campo semántico del agua, debido a la aparición
de la metáfora titular (gota, lluvia, agua); y el del mundo árabe
(Arabia Saudí, sharía, saudíes, musulmanas, musulmanes, Estado
Islámico, Daesh, Emiratos Árabes Unidos, Yemen, Qatar, Dubái).
Vemos dos campos asociativos protagonistas: el de los derechos
(derecho a conducir, reivindicación, derechos de herencia,
levantamiento) y el de la opresión (encarcelada, represión,
policía religiosa, esclaviza, somete, dictadura, vigilancia,
autorización, guardián, custodia, prohibición, depender,
autoritarismo, poder despótico). También está el de la ley
(ilegalmente, ley, testimonio, estatuto).
La sinonimia aparece en estructuras como el “derecho de las
mujeres a conducir automóviles”, que equivale al “permiso de
conducción femenina”. El fenómeno contrario, es decir, la
antonimia, se ve en la contraposición en el mismo párrafo de
“hombres” y “mujeres”, o de “musulmanes” y “musulmanas”. Otro
suceso del mismo campo, la hiponimia e hiperonimia, está presente
principalmente en las referencias al colectivo femenino (“mujeres”
es el hiperónimo de “musulmanas”, que a su vez recoge el hipónimo
“saudíes”).
En el texto observamos algunas palabras transcritas del
árabe, como “sharía” o “Daesh” (que en realidad son siglas, como
bien aclara el periodista), que son extranjerismos. “Twitter” es
un extranjerismo.

A nivel morfosintáctico es notoria la presencia de adjetivos


de gran carga valorativa (explicativos). Éstos le dan un sentido
emotivo al texto, subjetivando la exposición (parte mínima, menor,
estatus aberrante, minúsculo cambio). Cabe resaltar una de las
últimas construcciones connotativas del escrito: “cambio
lampedusiano”. Este curioso adjetivo deriva del apellido de
Giuseppe Tomasi di Lampedusa, que presentó la idea de que “si
queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”,
que en la actualidad es un tema de estudio dentro de las ciencias
políticas. Lo que el italiano pretendía decir es que si todo
cambia, nada está variando en realidad. También es interesante el
sintagma “hombre fuerte”, que se refiere a la figura de poder. La
connotación subyacente es el control patriarcal absoluto del

11
Lucía Ruiz Fernández 2º G

régimen islámico. Además, luego se hace referencia al “poder


despótico que detenta”, transmitiendo esta oración un sentimiento
de rechazo hacia lo expuesto que cala hondamente en el receptor.
Por otro lado están los adjetivos especificativos, que sólo
delimitan el significado del sustantivo al que acompañan.
Contribuyen a la comprensión del texto, sin influir en las
emociones del lector. Destacan los que se refieren al lugar de
procedencia del objeto nombrado (Arabia Saudí, joven saudí, ley
coránica, ley islámica, siglas árabes, escritor argelino, mujer
saudí, autoritarismo asiático).
En el escrito encontramos sustantivos concretos, que precisan
lo que el columnista pretende decir (hombre, mujer, gota, lluvia,
petróleo, etc.). Estos se contraponen a los nombres abstractos,
que reflexionan sobre la situación (derecho, opresión,
prohibición, autoritarismo, democracia…).
El papel de los verbos es fundamental, ya que son el
esqueleto de la estructura. La mayoría está en modo indicativo,
aunque hay algún verbo en presente subjuntivo (gocen, sufran), en
el tercer párrafo, que construye la oración que revela la opinión
del autor. El presente es el tiempo predominante, debido a la
actualidad del tema, aunque también aparece ocasionalmente el
futuro, mostrándose el autor tajante en sus afirmaciones sobre el
devenir de la situación.
Por otro lado, hay un infinitivo que llama la atención en el
plano lingüístico: “saudinizar”. Es una derivación del adjetivo
“saudí”, que el autor emplea hábilmente para explicar las
intenciones de Mohamed Bin Salman.
En lo referente a la deixis, ésta se presenta en forma
temporal (adverbio: “ahora”) y espacial (complementos
circunstanciales: “en Arabia Saudí”).
La sintaxis presenta varias estructuras coordinadas y
subordinadas, que aclaran conceptos y ayudan a organizar las ideas
expuestas. La oración simple se utiliza para declaraciones
puntuales, que se desarrollan a lo largo del texto (tomemos como
ejemplo la cita textual entrecomillada del principio).
En cuanto a estructuras impersonales, cabe destacar las que
usa el escritor para autorizar y declarar su idea (​no hay ningún
otro país…).
Por último hablaremos de los conectores textuales, que no son
de especial relevancia (la función conectiva la adoptan los
verbos, que toman elementos de las oraciones anteriores como
sujeto: “saudinizar” es el núcleo omitido de la oración que cierra
el sexto párrafo, que empieza así: “para ello necesita…”). Los
únicos conectores propiamente dichos son “al contrario” (conector
de oposición), que contrapone la libertad que se conseguirá con la

12
Lucía Ruiz Fernández 2º G

opresión que seguirá latente en el estado saudí; y “para ello”


(conector de consecuencia o finalidad).

El texto en conjunto está diseñado para llegar al gran


público, compuesto por lectores de diferente nivel, con lo cual el
autor emplea un estilo divulgativo, que bien valiéndose de ciertos
tecnicismo propios del campo del que se habla (hoy en día tan
extendidos que no presentan dificultad de asimilación alguna),
sigue siendo comprensible, lo que consigue transmitir las ideas
del columnista con claridad.

13