Está en la página 1de 10

Receta de Mousse de parchita

casero y sencillo
 Valoración: 4,8 (309 votos) 185 comentarios

Por Eleonor Fischer, Fotógrafa gastronómica. Actualizado: 8 mayo 2020

El mousse o espuma es un delicado postre de origen


francés. Este dulce se destaca por su textura muy suave y
esponjosa. Tradicionalmente se prepara con crema de leche
o merengue pero existen versiones que utilizan queso crema,
leche condensada y gelatina.
Los mousse preparados con frutas cítricas resultan más
atractivos al paladar, debido al contraste entre lo cremoso y lo
ácido. Estos postres son elegantes y exquisitos, ideal para
grandes festejos. Por este motivo, en RecetaGratis te
presentamos otra estrella de la repostería mundial, en una
versión magistral, la receta de mousse de parchita. ¡Un
postre apasionante!
3 comensales 45m Postre Dificultad baja
Características adicionales: Coste medio
Ingredientes para hacer Mousse de parchita
casero y sencillo:
 Para el mousse de parchita
  300 gramos de queso crema
  2 cucharadas soperas de miel
  150 mililitros de pulpa de parchita
  5 gramos de gelatina sin sabor
  4 cucharadas soperas de agua
 Para la cubierta
  100 mililitros de jugo de parchita
  1 cucharada sopera de miel
También te puede interesar: Mousse de plátano
Cómo hacer Mousse de parchita casero y
sencillo:
1
Primer paso: hidratar la gelatina. Utiliza un recipiente
amplio, así facilitas el proceso. Vierte el agua y espolvorea la
gelatina encima, mezcla muy bien con un tenedor hasta
diluirla por completo, evitando que queden grumos. Deja que
repose la mezcla, mientras sigues con la receta de mousse
de parchita.
Truco: Espolvorea la gelatina como una lluvia, así se mezcla
mejor.
2
Lava y corta cada parchita por la mitad. Retira toda la pulpa
con una cuchara y colócala en la licuadora. Tritura la pulpa
junto a las semillas. Recuerda reservar antes algunas
semillas porque luego servirán para decorar. Cuela todo,
desecha las pepitas trituradas y reserva el zumo.
Aparta 100 mililitros del zumo reservado y viértelo en un
recipiente. Agrega una cucharada de miel y mezcla. ¡Lista la
cubierta! Si deseas una textura más espesa, cocina por unos
minutos mientras remueves constantemente. Cuando
alcances la consistencia deseada retira del fuego y reserva.
Truco: Elige en el mercado parchitas (4) maduras (las
arrugadas) porque su sabor es más intenso.
3
Vierte la otra parte del zumo de parchita reservado dentro de
un cuenco grande. Agrega el queso crema y mezcla todo
hasta lograr una consistencia homogénea.
4
Prepara un baño María para diluir la gelatina. Recuerda
calentar el agua previamente antes de colocar la grenetina
Remueve con una cuchara de madera y, apenas se diluya por
completo, retira el cazo más pequeño (el que contiene la
gelatina).
5
¡Casi listo el mousse de parchita casero! Ahora es el
momento de agregar la gelatina diluida a la mezcla. Antes
de añadirla, debes utilizar otro recipiente para mezclar aparte
la gelatina con varias cucharadas de la preparación. ¿Por
qué? Así emparejas la temperatura de la gelatina con la
mezcla, facilitando la integración de los ingredientes y
evitando cualquier inconveniente.
6
Verte la mezcla dentro de copas, vasos, recipientes para
gelatinas o cualquier molde con una forma interesante. En
este caso utilicé dos tipos de recipientes. ¿Los resultados?
¡Ya verás!
Refrigera el mousse de parchita hasta que cuaje un poco.
Entonces, añade la cobertura reservada. Recuerda que si la
gelatina cuaja totalmente, el almíbar quedará separado del
mousse. Una vez agregada la cubierta, introduce de nuevo el
postre en la nevera y espera un mínimo 30 minutos o 1 hora.
7
¡A decorar! ¡Qué emoción! En mi opción 1 agregué al
mousse servido en taza unos arándanos frescos y una hoja
de hierbabuena (sirve menta). Existen muchas formas de
presentar este mousse de parchita, todo es cuestión de darle
rienda suelta a tu creatividad. Una idea interesante es crear
una base de galleta tipo cheesecake, para esta idea solo
necesitas utilizar cortadores de galletas como moldes y...,
¡dejar salir al artista!
8
En la segunda opción, coloqué el mousse de parchita dentro
del recipiente de gelatina, la presentación más popular. Para
desmoldarlo lo pasé por un bol con agua tibia-caliente.
Finalmente, encima del mousse agregué el almíbar y esparcí
las semillas reservadas, justo antes de servir. El toque final
una hoja de hierbabuena. ¡Dulce tentación!
9
¡Tan simple de preparar y tan delicioso! Ahora que
sabes cómo hacer mousse de parchita habrás notado que
se trata de un postre elegante, ideal para cualquier festividad
o celebración. Dulces y apasionadas notas cítricas te
sacudirán en el primer bocado, luego su textura cremosa
acariciará tu paladar para crear un dulce contraste de
experiencias gustativas.
Entrégate al placer de degustar este dulce intenso y exótico,
creado para ocasiones especiales. ¿Compartirás con
nosotros este momento culinario? Y si quieres descubrir más
recetas de mousse de frutas, no te pierdas estas ideas:
 Mousse de plátano
 Mousse de mango

También podría gustarte