Está en la página 1de 63

BLOQUE I

Índice 03
El realismo mágico y la ficción histórica ..45
» Lectura de un cuento de realismo mágico
Un señor muy viejo con unas alas enormes,
de G. García Márquez ........................................................... 46
• Análisis literario .................................................................. 51
06
La poesía de vanguardia
y la poesía performática ..................................... 103
» Lectura de poesías de vanguardia
Las muertes, de O. Orozco............................................. 104
Tarde a solas, de N. Lange ............................................. 105
Ámbito de la literatura............. 8 » Teoría literaria El herido II, de M. Hernández ....................................... 106
› El realismo mágico ............................................................52 • Análisis literario ................................................................107
¿Qué es la literatura? .................................. 9 El realismo moderno..............................................................52 » Teoría literaria
La literatura a través del tiempo • Géneros
La secuencia narrativa. Acciones principales › La poesía de vanguardia............................................. 108
y subgéneros literarios • Pacto de lectura • y secundarias ........................................................................53 Los procedimientos poéticos...........................................108
Leer literatura › El realismo mágico en contexto ................................54 Características de la poesía de vanguardia ............ 109
• Estudio literario ..................................................................54 › La poesía de vanguardia en contexto..................110
» Lectura de una ficción histórica • Estudio literario ................................................................110
01 Clase 63, de P. De Santis.....................................................55 » Lectura de poesías performáticas
El relato épico y la intertextualidad...........11 • Análisis literario ..................................................................59 Llueven flores, de R. Gonzalez Hesaynes .................. 111
» Teoría en diálogo La cadena de frío, de T. Rosner........................................112
» Lectura de un relato épico › Del realismo mágico a la ficción histórica ......... 60 Sin título, de J. F. Moretti ......................................................113
El regreso de Eneas, versión de S. Pérez .................. 12 Características de la ficción histórica..................... 60 • Análisis literario ................................................................113
• Análisis literario .................................................................. 15 • Realismo mágico y ficción histórica. » Teoría en diálogo
» Teoría literaria Líneas de integración .......................................................... 61 › De la poesía de vanguardia a la poesía
› El relato épico ......................................................................16 » Líneas de producción................................................... 62 performática .......................................................................114
Tipos de relatos épicos....................................................16 Características de la poesía performática ..........114
» Líneas de lectura ............................................................ 63
El marco narrativo. Las versiones .............................. 17 • Poesía de vanguardia y poesía performática.
» RecreArte ............................................................................. 64 Líneas de integración ......................................................................115
› El relato épico en contexto ..........................................18
• Estudio literario ..................................................................18 » Líneas de producción..................................................116
» Lectura de textos modernos
Los reyes (frag.), de J. Cortázar.......................................19 04 » Líneas de lectura ...........................................................117
» RecreArte ............................................................................118
Ítaca, de C. Cavafis.................................................................20 La ciencia ficción: Norton y Asimov.........65
Poseidón, de F. Kafka ...........................................................20 Mapa de géneros literarios ............................... 119
• Análisis literario .................................................................. 21 » Lectura de un cuento de ciencia ficción
Todos los gatos son grises, de A. Norton............... 66
» Teoría en diálogo • Análisis literario .................................................................. 71
› Del relato épico a la intertextualidad....................22
• Relato épico e intertextualidad. » Teoría literaria BLOQUE II
Líneas de integración .........................................................23 › La ciencia ficción ................................................................72 Ámbito del discurso .................... 120
Los mundos posibles y la garantía científica......72
» Líneas de producción................................................... 24 La temporalidad en la narración ...............................73 ¿Qué es el discurso? .....................................121
» Líneas de lectura ............................................................ 25 › La ciencia ficción en contexto .................................... 74 Tramas textuales • Intención y funciones •
» RecreArte ............................................................................. 26 • Estudio literario .................................................................. 74 Géneros discursivos
» Lectura de otro cuento de ciencia ficción
Factor clave, de I. Asimov ..................................................75
02 • Análisis literario .................................................................. 77
» Teoría en diálogo
01
El cuento de autor: Piñeiro y Cortázar ... 27 El relato histórico.........................................................123
› De Norton a Asimov ..........................................................78
» Lectura de cuentos de Claudia Piñeiro Robots, extraterrestres y otredad ..............................78 » Lectura de un relato histórico
Salsa Carina ..............................................................................28 • Ciencia ficción. Líneas de integración ...................79 Una época de inestabilidad política ............................123
El abuelo Martín.................................................................... 30 » Líneas de producción...................................................80 • Análisis discursivo ...........................................................124
• Análisis literario ..................................................................33 » Líneas de lectura .............................................................81 » Teoría del discurso
» Teoría literaria » RecreArte ............................................................................. 82 › El relato histórico.............................................................125
› El cuento de autor .............................................................34 Elementos paratextuales ..............................................125
Características del cuento de autor .........................34 › Las competencias comunicativas...........................126
Autor y narrador. La focalización................................35
› El cuento de autor en contexto .................................36 05 » Vuelta a los textos
Los caudillos, por F. Pigna ................................................127
• Estudio literario ..................................................................36 El teatro del absurdo › Técnica de estudio
y el teatro contemporáneo..................................83 La búsqueda de información en internet.................128
» Lectura de cuentos de Julio Cortázar
Continuidad de los parques ...........................................37 » Lectura de un texto de teatro del absurdo » Líneas de integración ................................................ 129
Los amigos ................................................................................38 El rinoceronte (frag.), de E. Ionesco ........................... 84 » Líneas de producción................................................. 130
• Análisis literario ..................................................................39 • Análisis literario ................................................................. 89
» Teoría en diálogo » Teoría literaria
› De Piñeiro a Cortázar ...................................................... 40
El verosímil. El estilo de Cortázar................................. 40
› El teatro del absurdo ...................................................... 90
Teatro clásico y texto dramático:
02
El informe ............................................................................131
• Cuento de autor. Líneas de integración ................41 algunos conceptos básicos .......................................... 90
» Líneas de producción................................................... 42 Características del teatro del absurdo....................91 » Lectura de un informe
» Líneas de lectura ............................................................ 43 › El teatro del absurdo en contexto ...........................92 El cambio climático, por Naciones Unidas ...............131
• Estudio literario ..................................................................92 • Análisis discursivo ...........................................................132
» RecreArte ............................................................................. 44
» Lectura de un texto de teatro contemporáneo » Teoría del discurso
Museo (frag.), de Piel de Lava.........................................93 › El informe..............................................................................133
• Análisis literario ..................................................................97 Organización de la información. Los paratextos ........133
» Teoría en diálogo › La coherencia textual ....................................................134
› Del teatro del absurdo al teatro La progresión temática: tema y rema ....................134
contemporáneo.................................................................. 98 » Vuelta a los textos
Teatro nacional, del siglo xx a nuestros días ..... 98 El impacto del cambio climático en
• Absurdo y contemporáneo. Líneas la salud, AA. VV. .....................................................................135
de integración ............................................................................. 99 › Técnica de estudio
» Líneas de producción.................................................100 El cuadro sinóptico ..........................................................136
» Líneas de lectura ...........................................................101 » Líneas de integración .................................................137
» RecreArte ........................................................................... 102 » Taller de escritura académica.............................. 138
03 BLOQUE III » Proposiciones subordinadas sustantivas .... 223
› Subordinadas sustantivas con relativo ............... 223
La entrevista.....................................................................141 Reflexión sobre la lengua ...180 › Subordinadas sustantivas con incluyente......... 224
» Lectura de una entrevista ¿Qué es la gramática? ............................... 181 › Funciones de las subordinadas sustantivas .... 224
Piel de Lava: retrato a cuatro voces del grupo de Niveles de estudio • Enunciación • Estudio lingüístico .......................................................... 226
actrices estrella del BAFICI, por T. Tenenbaum ......141 y modalidad • Ortografía » Proposiciones subordinadas adverbiales ... 227
• Análisis discursivo ...........................................................142 › Proposiciones subordinadas adverbiales
» Teoría del discurso del primer grupo ...............................................................227
› La entrevista .......................................................................143
Estructura ..............................................................................143
01 › Proposiciones subordinadas adverbiales
del segundo grupo .......................................................... 228
Las palabras y sus clases.................................... 183
› Las personas y la lengua ............................................ 144 › Sintaxis y semántica.......................................................230
Variedades lingüísticas. Marcas de subjetividad....144 » Palabras: estructura y relaciones...................... 183 › Subordinación y claridad ............................................230
» Vuelta a los textos › Procesos de formación de palabras ..................... 184 › A modo de repaso ...........................................................230
Julio Cortázar, el arte de la ficción, por J. Weiss .... 145 › Relaciones léxicas ........................................................... 185 • Estudio lingüístico ...........................................................231
› Técnica de estudio • Estudio lingüístico .......................................................... 186 » La sintaxis. Líneas de integración ..................... 232
El cuadro comparativo .................................................. 146
» Las clases de palabras I ........................................... 187
» Líneas de integración .................................................147 › Los sustantivos...................................................................187
» Líneas de producción.................................................148 › Los artículos........................................................................ 188
› Los adjetivos....................................................................... 189
03
Ortografía y normativa .......................................234
› Los pronombres................................................................ 190
04 • Estudio lingüístico ...........................................................193 » Fichas de tildación ......................................................234
El ensayo ..............................................................................149 » Las clases de palabras II ......................................... 194 › Reglas generales de acentuación ........................... 234
› Los verbos ............................................................................ 194 › Tilde diacrítica ................................................................... 234
» Lectura de un ensayo › Los verbos irregulares....................................................197 › Acentuación de palabras compuestas................. 234
Jijiji, por F. Alvarez Heduan......................................... 149 › Locuciones verbales........................................................197 › Diptongo y triptongo ...................................................... 235
• Análisis discursivo .......................................................... 150 • Estudio lingüístico .......................................................... 198 › Hiato ........................................................................................ 235
» Teoría del discurso » Las clases de palabras III ........................................ 199 › Adverbios terminados en -mente .......................... 235
› El ensayo ............................................................................... 151 › Los adverbios ..................................................................... 199 › Formas verbales con pronombres clíticos ........ 235
Principales características ........................................... 151 › Los verboides .....................................................................200 • Estudio lingüístico .......................................................... 236
› La cohesión textual.........................................................152 › Las frases verbales..........................................................200 » Fichas de puntuación................................................. 237
» Vuelta a los textos • Estudio lingüístico ...........................................................201 › Punto........................................................................................237
El fantasma de la diferencia, por D. Link ..................153 › Coma ....................................................................................... 238
› Técnica de estudio » Las clases de palabras IV ........................................202
› Preposiciones, conjunciones e interjecciones .. 202 › Punto y coma ..................................................................... 238
El resumen ............................................................................154 › Comillas................................................................................. 238
• Estudio lingüístico ..........................................................203
» Líneas de integración ................................................ 155 › Raya ......................................................................................... 238
» Taller de escritura académica.............................. 156 » Las palabras y sus clases. › Paréntesis............................................................................. 239
Líneas de integración ................................................204 › Corchetes.............................................................................. 239
› Dos puntos........................................................................... 239
05 02
• Estudio lingüístico ..........................................................240
» Fichas de ortografía ................................................... 241
La reseña literaria ...................................................... 159
La sintaxis ..........................................................................206 › Homófonos con b y v ....................................................241
» Lectura de una reseña literaria › Homófonos con c, s y z ................................................. 242
La hija del criptógrafo, de Pablo De Santis, » Tipos de oraciones ......................................................206 › Homófonos con h y sin h ............................................ 243
por E. Sued ................................................................................... 159 › Oraciones bimembres ...................................................206 › Homófonos con ll y y ..................................................... 243
• Análisis discursivo .......................................................... 160 › Oraciones unimembres ................................................206 › Otros homófonos .............................................................244
» Teoría del discurso › Oraciones compuestas por coordinación .......... 207 › Reglas generales para el uso
› La reseña literaria............................................................ 161 › Oraciones complejas ..................................................... 207 de mayúsculas y minúsculas ....................................244
Comentar críticamente .................................................. 161 • Estudio lingüístico ..........................................................208 • Estudio lingüístico .......................................................... 245
› Actos de habla y máximas ..........................................162 » Las construcciones sustantivas » Fichas de normativa académica .........................246
Las máximas conversacionales y adjetivas.........................................................................209 › Referencias bibliográficas .........................................246
y las implicaturas ..............................................................162 › Modificador directo ........................................................209 › Citas textuales ...................................................................246
» Vuelta a los textos › Modificador indirecto preposicional .................... 210 › Uso de la itálica .................................................................247
El imperio de las cosas, por G. Yuste ..........................163 › Modificador indirecto comparativo ....................... 210 › Uso de la negrita ...............................................................247
› Técnica de estudio › Aposición .............................................................................. 210 › Queísmo y dequeísmo ...................................................247
El glosario terminológico ............................................. 164 • Estudio lingüístico ........................................................... 211 › Usos correctos del gerundio......................................248
» Líneas de integración ................................................ 165 » La construcción verbal...............................................212 › Usos incorrectos del gerundio .................................248
» Líneas de producción................................................. 166 › Objeto directo .....................................................................212 › Casos especiales de concordancia ........................248
› Objeto indirecto.................................................................213 • Estudio lingüístico ..........................................................249
› Circunstanciales ................................................................213 » Ortografía y normativa.
06 › Complemento circunstancial de régimen ...........213
› Complemento agente .....................................................213
Líneas de integración ................................................250
La monografía.................................................................167 › Predicativo subjetivo ......................................................214 Paradigma de los verbos regulares .........252
› Predicativo objetivo.........................................................214 Mapa de sintaxis
» Lectura de una monografía y clases de palabras ..................................................255
• Estudio lingüístico ...........................................................215
El espejo de Galadriel, por M. Martí ..............................167
• Análisis discursivo ...........................................................170 » Voz oracional, pronombre se
» Teoría del discurso y oraciones impersonales ....................................... 216
› La monografía .................................................................... 171 › La voz activa y la voz pasiva .......................................216
Tema, corpus y objeto de estudio. › El pronombre se ................................................................216
Los recursos explicativos y argumentativos ...... 171 › Pasiva con se .......................................................................217
› El discurso referido.........................................................172 › Otros usos del se ..............................................................217
» Vuelta a los textos › Oraciones impersonales ...............................................218
De Caribdis a Cthulhu, C. Halpern ................................173 • Estudio lingüístico ...........................................................219
› Técnica de estudio » Proposiciones subordinadas adjetivas .........220
El fichaje de material ...................................................... 174 › Especificativas y explicativas .................................... 220
» Líneas de integración .................................................175 › Análisis interno de la proposición ..........................221
» Taller de escritura académica...............................176 › Casos especiales ...............................................................221
• Estudio lingüístico .......................................................... 222
Mapa de géneros discursivos.........................179
El relato
y la
épico
intertextualidad
C A P Í T U L O 01
» Lectura de un relato épico » Teoría literaria: el relato épico, el marco narrativo, las versiones, el relato épico
en contexto » Lectura de textos modernos » Teoría en diálogo: del relato épico a la intertextualidad

Otro contar...
Héroes, monstruos, dioses


y
Hay rayos de luz en el aventuras son elementos que no pueden faltar a la hora
corazón del hombre, de iniciar un diálogo sobre la épica. Esos históricos
que desafían la oscura muerte, poemas cantados, clásicos de la


hay un rayo de luz en cada alma, literatura universal, llegan a nuestras manos en
con alas de esperanza, levantando vuelo… distintas versiones escritas que no pierden de vista su
Vangelis esencia: a través de su lectura descubriremos antiguas
concepciones del mundo, cuya sorprendente
•escaneen
Al finalizar de leer el capítulo,
el código QR y realicen las
actualidad nos permitirá pensar el presente.

consignas de la plataforma.
11
El regreso de Eneas
Virgilio (versión de Silvia Pérez)

Un oráculo predijo que la hija del rey latino se casaría con un hombre
llegado del mar que fundaría un gran imperio. Ese hombre es Eneas. Pero su
antiguo prometido Turno está dispuesto a pelear por su amor.

Cuando las majestuosas puertas


Olimpo se abrieron, Júpiter increpó a los dioses con
del —hijo de Evandro, rey de los arcadios— se hallaban
conversando en cubierta, cuando de pronto, entre la
estas palabras: espuma del mar, emergió un grupo de ninfas. La más
—¡Les advertí que el linaje de Eneas fuera bien re- hermosa, Cimodocea, se aferró a la embarcación, y con
cibido en Italia! ¿Por qué desoyeron mis órdenes pro- suave voz, dijo:
moviendo esta guerra en el Lacio? Ya llegará el tiempo —¡Aquí nos tienes, Eneas! ¡Somos tus antiguas
de batallar cuando la feroz Cartago se lance contra el naves! Cuando nos dejaste atracadas, Turno quiso in-
pueblo de Roma. Ahora, ¡olviden sus disputas y juren cendiarnos con sus flechas, pero la diosa Cibeles nos
una alianza pacífica! transformó en criaturas del agua. Ahora nuestra casa es
—¡Oh, poderoso Júpiter! —intervino la hermosa el fondo del mar.
Venus—. Turno, el rey de los rútulos*, y su ejército han Conmovido, el héroe preguntó:
cercado a los troyanos, que han padecido el destierro —¿Traen algún mensaje para mí?
y enfrentado horribles tempestades en el mar. ¿Acaso —Así es. El resto de los troyanos han sido sitiados por
deben sufrir más? ¡Era mejor terminar sepultados bajo las huestes* del indómito Turno, y luchan denodada-
las cenizas de Troya! —Y señalando a Juno agregó—: mente, también Ascanio…
Esto es culpa de Juno y su sed de venganza. Es ella —¡Ascanio, hijo mío!
quien infunde el odio en los latinos, ¡quiere borrar la —Las tropas que enviaron Evandro y Tarcón ya es-
estirpe* de Eneas de la faz de la tierra! tán allí, pero no logran penetrar el cerco que mantiene
—¡Mentiras! —reaccionó la acusada—. Eneas fue a tus troyanos en peligro de muerte. ¡Alza tu escudo,
quien desató esta guerra al desafiar a Turno. forjado por Vulcano, y ve cuanto antes al rescate de tus
—¡Silencio! —rugió Júpiter—. Ni latinos ni troyanos hombres!
tendrán mi ayuda. Que los hados decidan de quién Dicho esto, las ninfas empujaron las naves con tal
será el triunfo. fuerza que en un suspiro arribaron a la costa.
Mientras esto sucedía en el Olimpo, Eneas se des- Amanecía.
plazaba en su barco por aguas tranquilas, seguido por Eneas levantó su escudo hacia el sol, y un destello
veinte naves del rey Tarcón; las tripulaban los más ex- dorado llegó hasta los ojos de los troyanos, que resis-
perimentados capitanes y soldados de Etruria, ahora tían al límite de sus fuerzas. La voz de Ascanio quebró
al servicio de los troyanos. Eneas y el joven Palante el silencio:
—¡Es mi padre! —exclamó—. ¡Y viene con refuerzos!
El grito de entusiasmo de los troyanos hizo temblar
la arena.
Al oírlos, Turno cabeceó con desconcierto.

rútulo. Miembro de una legendaria tribu itálica.


estirpe. Raíz y tronco de una familia o linaje.
huestes. Ejército en campaña.

12
—Están casi diezmados —se dijo—. ¿Qué festejan?… En eso, un grito de furia hizo temblar la tierra. Ente-
La respuesta la obtuvo al mirar hacia el mar, plagado rado de la muerte de su joven amigo, Eneas atravesaba
de incontables naves. La fornida figura de Eneas, erguido el campo de batalla como un león embravecido, en pos
sobre la proa de su barco, se recortaba entre todos. Pero de la cabeza de Turno. La furia redobló sus fuerzas y
Turno no se amedrentó. así, a golpes de acero, logró quebrar el cerco latino que
—¡A sembrar la playa con sus cabezas! —vociferó a asediaba a los troyanos. Finalmente, su hijo Ascanio y
sus hombres. Y se lanzaron en carrera hacia la costa, los demás soldados pudieron salir a dar pelea.
como una jauría feroz. Desde el Olimpo, Júpiter contemplaba el desarrollo
—¡Al ataque! —rugió Eneas saltando de su nave, es- de los sucesos.
pada en mano. —Querida Juno —dijo a su esposa, en tono soca-
Con la agilidad y la fuerza de un dios, derribaba uno a rrón—, veo que los troyanos se están imponiendo solo
uno a sus oponentes, que caían como pasto talado. Las “gracias a la ayuda de Venus…”.
flechas hostiles rozaban su yelmo* y rebotaban en su es- —Te burlas de mí, ¿verdad? —replicó ella, molesta.
cudo, pero no tocaban su cuerpo, desviadas por la invisi- —¿Eso crees? —Júpiter soltó una carcajada—. Es
ble Venus que volaba junto al héroe. evidente que Eneas y sus hombres son capaces de
Los bandos enemigos se enfrentaban con una saña cualquier hazaña, y sin ayuda divina.
descomunal; imposible saber cuál saldría victorioso. En —De acuerdo —dijo Juno—. Pero, al menos, quisiera
eso, el ejército de arcadios, acostumbrados a pelear a salvar la vida de Turno. No olvides que por sus venas
caballo y despojados de sus monturas debido al terreno también corre sangre divina.
escabroso, se batieron en retirada. —Puedes apartarlo de la batalla, si quieres… aunque
—¡Cobardes! —gritó Palante. Y con admirable coraje solo sirva para demorar su inevitable final.
se plantó frente al enemigo y blandiendo su espada ex- Sin perder tiempo, Juno, oculta dentro de una nube,
clamó—: ¡Por la nueva Troya! descendió a la tierra. Una vez allí, sus manos prodigio-
Ante esa muestra de valor, los arcadios volvieron a la sas amasaron el aire hasta crear un “doble” de Eneas,
lucha dispuestos a matar o morir. al que dotó de un yelmo, una espada y un escudo igua-
En eso se oyó la atronadora voz de Turno, quien, seña- les a los que usaba el héroe troyano. Por último, soltó
lando a ambos bandos, ordenó: aquel engendro en el campo de batalla e, imitando la
—¡Alto! Yo solo pelearé contra Palante. —Y acercándo- voz de Eneas, exclamó:
se al joven guerrero, agregó provocativo—: ¡Lástima que
no esté aquí Evandro, tu padre, para verte morir!
yelmo. Pieza de la armadura antigua que resguardaba la
El joven no se amedrentó y, reuniendo todas sus fuer-
cabeza y el rostro
zas, arrojó su lanza hacia Turno; pero esta apenas le rozó
un brazo. En cambio, el certero lanzazo de Turno atrave-
só la armadura de Palante y se clavó en su corazón.
Con extrema crueldad, Turno ordenó:
—¡Arcadios! Lleven el cuerpo de Palante ante el rey
Evandro. Así sabrá cuál es el precio que deben pagar los
aliados de Eneas.
Luego apoyó su pie sobre el joven muerto, se inclinó
y le arrancó el cinto dorado para exhibirlo en su propia
cintura, como un trofeo.

13
—¡Acá te espero, Turno! ¡Pelea si eres hombre! La guerra se volvía cada vez más cruenta. Congrega-
La respuesta del jefe rútulo fue un vigoroso lanzazo. dos en la morada de Júpiter, los dioses seguían atentos
El falso Eneas lo esquivó y, “tembloroso”, emprendió las desdichas de los mortales que caían como moscas.
la huida. Ante la ausencia de Turno, un rey etrusco llamado
—¿Me provocas y luego escapas, cobarde? —gritó Mecencio, tan cruel y osado como aquel, tomó la pos-
Turno, sorprendido. Y persiguió al falso Eneas hasta el ta para enfrentar a los troyanos. Pero se topó con el
navío donde el fantasma trepó para ocultarse. implacable Eneas. El etrusco arrojó su lanza contra
—¡Da la cara, ratón de bodega! —se burlaba el rey el héroe. Eneas, bien plantado, la interceptó con su es-
rútulo—. ¿No ibas a fundar la nueva Troya en esta tie- cudo, dio un salto de gigante y atravesó la armadura
rra, de la que ahora huyes como una gallina? de Mecencio con su espada. La sangre brotó del gue-
La poderosa Juno, satisfecha por el resultado de su rrero abatido. Cuando Eneas se disponía a ultimarlo,
sortilegio, rompió las amarras de la nave y sopló con Lauso, el joven hijo del caído, se interpuso.
fuerza, hasta empujarla mar adentro. —¡Apártate, muchacho! —ordenó el jefe troyano. Pero
En el frente de batalla, el verdadero Eneas combatía Lauso no obedeció, y Eneas, ciego de ira, hundió su es-
a sus enemigos con la violencia de un tifón, en busca pada en el pecho del mancebo*.
de Turno… Pero este se hallaba lejos de allí, revisan- La inocente y atónita mirada del joven causó un pro-
do cada rincón del barco en busca del falso Eneas. De fundo impacto en el alma de Eneas. Pensó en Ascanio y
pronto, el espectro abandonó su escondite, se desin- soltó un gemido, imaginando cómo se rompería su cora-
tegró en el aire y se perdió entre las nubes. Al verlo, zón si perdiera a quien más quería en el mundo. Enton-
Turno clamó al cielo, furioso: ces tomó en sus brazos el cuerpo de Lauso y, respetuo-
—¡He sido engañado! ¡Y mis soldados pensarán que samente, lo entregó a los latinos.
los abandoné! Mecencio, que se había alejado apenas para recupe-
No comprendía que la astucia de Juno lo había sal- rar fuerzas, advirtió que los soldados traían el cuerpo
vado de morir en el campo de batalla. Desesperado, sin vida de su hijo. Embargado de furia y dolor, se incor-
pensó en quitarse la vida, pero la mano invisible de poró sobre su muslo destrozado, montó en su caballo y,
Juno aplazó su muerte una vez más. armado hasta los dientes, galopó al encuentro de Eneas.

mancebo. Joven.

Publio Virgilio Marón (70 a. C.-19 a. C.)


Más conocido como Virgilio, fue un poeta romano, autor
de la Eneida, las Bucólicas y las Geórgicas. Estudió
filosofía, matemáticas y retórica, y se interesó por la
astrología, la medicina, la zoología y la botánica.

Lo que no se conoce… En la Edad Media su nombre


se asoció con poderes milagrosos, y durante un par de
siglos su tumba fue el destino de peregrinaciones y
veneración.

Silvia Pérez (versionadora)

Nació en Buenos Aires. Es profesora de Castellano,


Literatura y Latín. Trabajó como docente de Lengua y
Teatro, y es autora de textos escolares y literarios para
diversas editoriales.

14
Análisis literario
Nivel uno
1. Ordenen cronológicamente los hechos del
Nivel
4. Respondan en su carpeta.
dos
relato épico. a. ¿Qué pide Júpiter a los demás dioses del
a. Juno crea un doble exacto de Eneas. Olimpo?
b. Turno asesina a Palante. b. ¿Por qué Juno quiere salvar a Turno?
c. Mecencio galopa al encuentro de Eneas. c. ¿Cómo reacciona Turno cuando comprende que
d. Eneas llega a la costa. fue engañado?
e. Venus acusa a Juno de querer eliminar a la
estirpe de Eneas. 5. Describan al personaje de Eneas.
f. La ninfa Cimodocea habla con el héroe
troyano y lo ayuda.
g. El joven Lauso muere.
h. Turno se aleja en una nave.

2. Señalen con una ✓ la opción correcta para


completar la frase.
a. Juno crea un doble de Eneas para…
engañar a Júpiter.
alentar a los troyanos.

tres
salvar a Turno.
asesinar a Palante.
b. Júpiter dice que Eneas… Nivel
es un cobarde por huir de la caída de Troya.
no necesita la ayuda de los dioses.
6. Relean el siguiente fragmento y conversen
entre ustedes. ¿Quién se sacrifica para salvar a
morirá pronto porque ese es su destino.
Mecencio? ¿Por qué el comportamiento de Eneas
debe volver a su nave y escapar de Turno.
enaltece la figura del héroe?
c. Turno asesina a Palante…
Eneas, bien plantado, la interceptó con su escudo,
cortándole la cabeza con la espada.
dio un salto de gigante y atravesó la armadura
con una flecha envenenada. de Mecencio con su espada. La sangre brotó del
/// BLOQUE I | Capítulo 01
arrojándole una lanza desde lejos. guerrero abatido. Cuando Eneas se disponía a
con una inmensa y pesada maza. ultimarlo, Lauso, el joven hijo del caído, se interpuso.
—¡Apártate, muchacho! —ordenó el jefe troyano.
3. Indiquen con H los personajes humanos y con D Pero Lauso no obedeció, y Eneas, ciego de ira, hundió
su espada en el pecho del mancebo.
los personajes divinos.
La inocente y atónita mirada del joven causó un
a. Lauso f. Ascanio profundo impacto en el alma de Eneas. Pensó en
b. Turno g. Júpiter Ascanio y soltó un gemido, imaginando cómo se
c. Juno h. Palante rompería su corazón si perdiera a quien más quería
d. Cibeles i. Evandro en el mundo. Entonces tomó en sus brazos el cuerpo
e. Eneas j. Tarcón de Lauso y, respetuosamente, lo entregó a los latinos.

15
El relato épico
El relato épico es un texto narrativo que cuenta las hazañas de un héroe héroe.
Por los hechos narrados y las características del marco narrativo, estos rela-
tos están emparentados con los mitos y la historia de un pueblo. Sin embargo,
su principal finalidad es engrandecer al pueblo o a la nación a través de las
acciones que lleva a cabo el protagonista, quien debe cumplir su destino. Por
ejemplo, la Eneida es una epopeya latina escrita por Virgilio en el siglo i a. C. con
el fin de glorificar el imperio romano atribuyéndole un origen mítico [FIG. 01].
Virgilio tomó como punto de partida la guerra de Troya y la destrucción de esa
ciudad para presentar la fundación de Roma.

FIG. 01 La épica es un género literario clásico, que atraviesa la historia de la huma-


nidad y evoluciona según la época y el lugar en los cuales se desarrolla. Si bien
el relato leído es una versión en prosa, dicho género está escrito originalmente
Según la obra de Virgilio,
los gemelos Rómulo y Remo en forma de verso (composición que facilitaba la memorización en sociedades
son descendientes de Eneas. orales) y es muy extenso; por ejemplo, la Ilíada de Homero tiene más de 15.000
En la leyenda romana, los versos y está dividida en 24 cantos.
hermanos sobrevivieron
porque fueron amamantados
por una loba y fundaron
luego la ciudad de Roma. Tipos de relatos épicos
Epopeyas. En la Antigüedad, las epopeyas o poemas épicos se componían de
manera oral con el objeto de narrar episodios heroicos trascendentales para
la memoria de un pueblo, como por ejemplo la existencia del gran rey Eneas
[FIG. 02]. Los rapsodas, poetas populares, cantaban en las plazas las batallas,
los enfrentamientos y los logros de los grandes monarcas. Su composición era
anónima y colectiva y podía recurrir a hechos históricos y a elementos sobre-
naturales, como la participación de los dioses, que intervenían en el destino de
los héroes y de los pueblos. Por ejemplo, Juno moldea un doble exacto de Eneas
y de esa manera logra alejar a Turno de la batalla y salvarlo.

Cantares de gesta. Se denomina cantares de gesta a los poemas épicos compuestos


durante la Edad Media. A diferencia de las epopeyas, se trata de composicio-
nes escritas que se transmitían de forma oral, en las plazas o mercados. Los
juglares eran recitadores que narraban jornadas: divisiones del relato en ex-
tensiones de un día. Además, acompañaban la interpretación de los poemas
con instrumentos y danzas. En estas composiciones, la participación divina es
limitada, dado que es el héroe quien resuelve las peripecias o aventuras con su
/// Prácticas del Lenguaje 3

estrategia y fuerza física. Un ejemplo es el Poema de mio Cid, el cantar de gesta

FIG. 02 más importante de la lengua española.

Libros de caballerías. El Renacimiento es la época propicia para las composi-


Eneas es el gran héroe de
Troya. Tras la caída de la ciones en prosa (la invención de la imprenta en el año 1440 facilitó otro tipo
ciudad, él logra escapar y de registro). En este período se escribieron los más importantes libros de
emprende un viaje hasta caballerías, donde el héroe épico se identifica con la figura del caballero
el Lacio (la región centro
andante. Estos libros eran populares entre la nobleza (el libro exige un públi-
occidental de Italia) donde se
convierte en rey y, a la vez, co alfabetizado), que encontraba en ellos los valores del amor y el esfuerzo
en el progenitor del pueblo heroico individual. A su vez, constituyeron las primeras lecturas individuales
romano. recreativas. Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes Saavedra, publi-
cado en 1605, marca el paso de los libros de caballerías a la novela moderna.

16
El marco narrativo
En todo relato es posible identificar un marco narrativo, formado por el lugar,
el tiempo y los personajes. Reconocerlo es fundamental para iniciar el análisis
de un texto literario, ya que presenta información necesaria para su compren-
sión. En el caso de los relatos épicos, el marco narrativo presenta ciertas carac-
terísticas particulares.

Lugar. Es el espacio en el cual transcurren los hechos. Los episodios en la poe-


sía épica suelen ocurrir en diversos espacios, ya que los desafíos conducen al
héroe a distintos territorios, muchas veces a través de viajes. Pueden ser luga-
res reales, como la región de Lacio, a la que llega Eneas, o ligados a la mitología,
como el inframundo [FIG. 03].

Tiempo. Es la ubicación temporal de los hechos. La epopeya no tiene una tem-


poralidad concreta, aunque sí es posible identificar la duración de los hechos. FIG. 03
En la Eneida, por ejemplo, las peregrinaciones del héroe troyano duran casi En la mitología griega, el
siete años, hasta que llega a Cartago, donde gobierna Dido, quien se enamora inframundo es el reino
de Hades (Plutón para los
de él. Por eso, Eneas permanece con ella mucho tiempo, desviándose de su des-
romanos) y está debajo de la
tino final. En este sentido, es importante diferenciar entre el tiempo del marco tierra. Este reino tiene distintos
(indefinido en los relatos épicos) y el tiempo de los hechos. aspectos, incluyéndose en
él los prados Asfódelos, la
Personajes. Si bien en algunos relatos aparecen dioses (Juno o Júpiter), semi- morada de los muertos (que
dioses y criaturas mitológicas, el personaje principal es el héroe, que reúne las es conocida como el Érebo o
el Báratro) y el Tártaro, que
mejores cualidades de su pueblo. En ocasiones, puede tratarse de un semidiós,
es donde están atrapados los
pero lo que lo identifica no es su filiación divina, sino sus hazañas y sus carac- monstruos y los titanes. Esta
terísticas especiales. Por ejemplo, Eneas es un semidiós, porque es hijo del prín- pintura es de Pieter Fris, se
cipe Anquises y la diosa Afrodita, pero lo que se destaca de él son su valentía y llama Orfeo y Eurídice en los
destreza en los enfrentamientos y batallas. infiernos y está en el Museo
Nacional del Prado, en Madrid.

Las versiones
Si bien los relatos épicos clásicos se caracterizan por su composición y

ESI
transmisión oral, lo que genera que puedan existir variaciones en los hechos
narrados, la puesta por escrito de los textos anónimos permitió que perduraran
hasta hoy versiones estandarizadas. Sin embargo, por tratarse de textos clási-
cos que se leen en distintas épocas, podemos encontrar modificaciones en las
versiones modernas y esto se debe, entre otras cosas, a la prosificación de los
textos y a su intención didáctica.
En la obra de Virgilio, el héroe /// BLOQUE I | Capítulo 01
Prosificación de los textos. Son aquellos poemas épicos que se pasaron a pro- Eneas es representado como
sa. Por ejemplo, la versión original de la Ilíada está compuesta en versos que un hombre fuerte y valiente en
marcan un ritmo regular en las palabras, mientras que en la actualidad encon- el campo de batalla. Conversen
tramos versiones de la obra en prosa. Esto acerca el relato a las características entre ustedes a partir de las
formales de la novela, como la separación en capítulos. siguientes preguntas.

Versiones didácticas. Son aquellas obras pensadas para un público infantil o


• ¿Piensan que ser fuertes y
atléticos es necesario para ser
juvenil. Por este motivo, se realizan adaptaciones en función de la edad de los valientes? ¿Por qué?
receptores, adecuando la elección del vocabulario y el uso del lenguaje en ge-
neral. Por ejemplo, es lo que hace Silvia Pérez en su adaptación del fragmento •¿En qué otras situaciones se
puede demostrar valentía?
de la Eneida que inicia este capítulo.

17
El relato épico en contexto
Si bien muchos de los poemas épicos se han conservado gracias a la escritura,
su modo de difusión original fue oral. Esto exigía por parte del aedo o poeta
un gran ejercicio de la memoria. La estructura en verso, las formas rítmicas fi-
jas, las repeticiones de epítetos (adjetivos calificativos que acompañaban con
frecuencia a los nombres de divinidades, reyes o personajes históricos), adjeti-

FIG. 04 vaciones y fórmulas sintácticas completas facilitaban la tarea memorística [G].


Con el tiempo, desde la Antigüedad hasta el Renacimiento, los relatos épi-
cos fueron cambiando. En la actualidad, puede hablarse de la fantasía heroica
La obra de J. R. R. Tolkien
gira en torno a la destrucción como una evolución del relato épico.
de un anillo. Este objeto es
casi indestructible y a sus
portadores les otorga increíbles
Fantasía heroica o fantasía épica
poderes, como volverse
La fantasía épica está relacionada tanto con el relato épico como con los re-
invisibles o conservar la
longevidad. latos fantásticos y maravillosos. Pertenecen a este género, por ejemplo, El Señor
de los Anillos, de J. R. R. Tolkien; Canción de hielo y fuego, de George R. R. Martin,
y Las crónicas de Narnia, de C. S. Lewis. Algunas de sus características son:

G
Lugar y tiempo: el relato está ambientado en mundos imaginarios, con una
geografía específica, o bien en épocas anteriores al desarrollo tecnológico. La
existencia de estos lugares, descritos en abundancia, permite la invención lite-
raria de naciones con lengua y costumbres propias.

[G]
Revisen la clasificación de los Personajes: las motivaciones y conflictos del héroe están atravesados por
adjetivos en la página 189. fuertes cuestionamientos personales, y las decisiones que tome lo llevarán o
no a cumplir su objetivo.
• Viajes: el viaje es un tópico recurrente en los relatos épicos (se denomina
tópico a un tema que se repite en diversas narraciones).
• Magia: la inclusión de elementos sobrenaturales es un componente funda-
mental en estas historias [FIG. 04].

Estudio literario
1. Lean el siguiente fragmento de la Eneida y a. Busquen en internet quién es el dios Marte y
resuelvan en su carpeta. expliquen por qué el poeta lo menciona.
b. Según el poeta, ¿Eneas merece lo que le sucedió?
Ahora canto las terribles armas de Marte y el héroe c. ¿Qué diosa interviene en la vida de Eneas? ¿Lo
que, huyendo de las riberas de Troya por el rigor de
/// Prácticas del Lenguaje 3

hace de manera favorable o desfavorable?


los hados, pisó él primero la Italia y las costas lavinias.
d. ¿Dé donde huye Eneas? ¿Cómo resulta su viaje?
Largo tiempo anduvo errante por tierra y por mar,
arrastrado a impulso de los dioses, por el furor de la
rencorosa Juno. Mucho padeció en la guerra antes de 2. Conversen entre ustedes.
que fundara la gran ciudad y llevara a sus dioses al a. ¿El lugar adonde llega el héroe es real o está
Lacio, de donde vienen el linaje latino y los senadores ligado a la mitología? Justifiquen a partir de una
albanos, y las murallas de la soberbia Roma. cita textual.
Musa, recuérdame por qué causas, por qué ofensa
b. ¿Por qué creen que es importante la mención del
a su poder divino, la reina de los dioses impulsó a
un hombre afamado por su entrega a la divinidad, a
espacio?
correr tantos riesgos. c. ¿Eneas es considerado un héroe? ¿Por qué?

18
Versiones épicas
Los relatos épicos han servido como fuente de
inspiración a lo largo del tiempo. Estas versiones aportan nuevas lecturas
sobre personajes míticos como Poseidón, Ulises o el Minotauro.

Los reyes
Julio Cortázar

Escena final
El Minotauro agoniza, sosteniendo la roja cabeza alentar en su movimiento, naciendo y dispersándose
contra el muro. El joven citarista se acerca temeroso, en la granada temblorosa. Así quiero acceder al sueño
mientras otros habitantes del laberinto —jóvenes, don- de los hombres, su cielo secreto y sus estrellas remo-
cellas— se detienen más lejos. tas, esas que se invocan cuando el alba y el destino
están en juego. Mírame morir y olvida. En una hora
EL CITARISTA.— ¡Señor de los juegos! ¡Amo del rito! alta acudiré a tu voz y lo sabrás como la luz que ciega,
MINOTAURO.— Déjame, citarista. No podrías darme cuando el Músico diga en ti los números finales. Míra-
más que música, y en mi resto de vida crece como el me callar, Nydia de pelo claro, y danza cuando te alces
viento un reclamo de silencio. ya pura de recuerdo. Porque yo estaré allí.
EL CITARISTA.— ¡Toda esa sangre! EL CITARISTA.— ¡Qué lejana tu palabra!
MINOTAURO.— Solo ves lo que no importa. Solo te do- MINOTAURO.— Ya no mía, ya viento y abeja o el potro
lerás de mi muerte. del alba. Granada, ríos, azulado tomillo, Ariadna… Y
EL CITARISTA.— ¿Cómo no dolerme? Tú nos llenaste un tiempo de agua libre, un tiempo donde nadie.
de gracia en los jardines sin llave, nos ayudaste a ex- EL CITARISTA.— ¡Callad, callad todos! ¿Pero no veis
ceder la adolescencia temerosa que habíamos traído al que ha muerto? La sangre ya no fluye de su frente.
laberinto. ¿Cómo danzar ahora? ¡Qué rumor sube de la ciudad! Sin duda acuden a ul-
MINOTAURO.— Ahora sí. Ahora hay que danzar. trajar su cadáver. Nos rescatarán a todos, volveremos
EL CITARISTA.— No podremos, esta cítara cuelga de a Atenas. Era tan triste y bueno. ¿Por qué danzas, Ny-
mis dedos como una rama seca. Mira a Nydia llorando dia? ¿Por qué mi cítara se obstina en reclamar el plec-
entre las vírgenes, olvidada del ritmo que nacía de sus tro? ¡Somos libres, libres! Oíd, ya vienen. ¡Libres! Mas
pies como un sutil rocío. ¡No nos pidas danzar! no por su muerte. ¿Quién comprenderá nuestro cariño?
MINOTAURO.— Nydia sentirá crecerle un día la danza Olvidarlo… Tendremos que mentir, continuamente
por los muslos, y a ti el mundo se te volverá sonido, y mentir hasta pagar este rescate. Solo en secreto, a la
el ritmo matinal os hallará a todos cara al sol y a júbi- hora en que las almas eligen a solas su rumbo… ¡Qué
lo. De este silencio en que me embarco descenderán extrañas palabras dijiste, señor de los juegos! Vienen
las águilas. Pero no hay que recordarme. No quiero ese ya. ¿Por qué recomienzas la danza, Nydia? ¿Por qué te
recuerdo. El recuerdo, hábito insensato de la carne. Yo da mi cítara la medida sonora?
me perpetuaré mejor.
EL CITARISTA.— ¿Cómo olvidarte? Para leer otros textos del autor y su biografía,
MINOTAURO.— Ya lo sabrás, una vida te espera para vayan a las páginas 37-39.
el olvido. No quiero llantos, no quiero imágenes. Sola-
mente el olvido. Y entonces seré más yo. En la crecida
noche de la raza, sustancia innominable y duradera.
¡Oh delicada sangre que renuncia! Miradla, su ma-
nantial ya ajeno, ya no mío. Infinitas estrellas parecen

19
Ítaca Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Constantino Cavafis Pero no tiene ya nada que darte.

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.


pide que el camino sea largo, Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
lleno de aventuras, lleno de experiencias. entenderás ya qué significan las Ítacas.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón, Constantino Cavafis (1863-1933)
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta Fue un poeta griego, una de las figuras
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo. literarias más importantes del siglo xx
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes y uno de los mayores exponentes
del renacimiento de la lengua
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
griega moderna.
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti. Trabajó como periodista y
como funcionario, y publicó
Pide que el camino sea largo. relativamente poco en vida,
Que muchas sean las mañanas de verano aunque tras su muerte su obra cobró
fue cada vez más influyente.
en que llegues —¡con qué placer y alegría!—
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías, Poseidón
nácar y coral, ámbar y ébano
Franz Kafka
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.
Poseidón estaba sentado frente
a su escritorio y hacía cuentas. La administración de
todas las aguas le daba un trabajo interminable. Podría
Ten siempre a Ítaca en tu mente. haber tenido asistentes, todos los que quisiera, y de
Llegar allí es tu destino. hecho tenía muchos, pero como se tomaba su trabajo
Mas no apresures nunca el viaje. muy en serio volvía a repasar todas las cuentas y así los
Mejor que dure muchos años asistentes le ayudaban poco. No se puede decir que le
y atracar, viejo ya, en la isla, gustaba su trabajo, en realidad, solo lo hacía porque se
enriquecido de cuanto ganaste en el camino lo habían impuesto; ya se había postulado varias veces
sin esperar a que Ítaca te enriquezca. a trabajos más alegres, como decía él, pero siempre al
recibir diversas propuestas terminaba resultando que
nada iba tan bien con él como su cargo actual. También
era muy difícil encontrar otra cosa para él. Imposible
asignarle un mar determinado; aparte de que acá el tra-
bajo de cálculo no era menor, sino solamente más es-
trecho, el gran Poseidón no podía recibir otra cosa que
un puesto de mando. Y si le ofrecían un cargo fuera del
agua, nomás de imaginárselo ya se sentía mal, su alien-
to divino se desordenaba, su férreo tórax palpitaba. Por
otra parte, sus quejas, en realidad, no se tomaban en
serio. Cuando un poderoso molesta con algo, pareciera
que hay que intentar darle el gusto aun en las circuns-
tancias más adversas. Nadie pensaba que de verdad lo
iban a relevar a Poseidón del cargo; desde el principio
de los tiempos había sido designado como dios de los
mares y así debían quedarse las cosas.

20
Análisis literario
1. Señalen con V las oraciones verdaderas y
con F las falsas respecto de Los reyes, de Julio
Cortázar.
a. El Minotauro es una bestia brutal y sádica.
b. El citarista desea la muerte del Minotauro.
c. El Minotauro le pide al citarista que
comience a danzar.
Nivel
d. Nydia es una de las vírgenes del laberinto.
e. El citarista toca una melodía triste. uno
2. Busquen información en internet o en
la biblioteca sobre el mito del Minotauro y
conversen entre ustedes. ¿Qué diferencias
Lo que más lo enojaba —y esto es lo que causaba
existen entre el mito y la obra teatral de
principalmente su insatisfacción con su trabajo— era Cortázar?
cuando oía las representaciones que se hacían de él,
surcando sin parar las mareas con el tridente. Mien-
tras, en realidad, estaba ahí sentado en la profundidad
de los mares y hacía cálculos continuamente, algún 3. Luego de leer el poema de Cavafis, respondan
que otro viaje para entrevistarse con Júpiter era la úni-
en su carpeta.
ca interrupción de la monotonía, viaje del cual por otra
parte generalmente volvía furioso. Así que los mares a. ¿Qué es Ítaca? ¿Es solo un espacio geográfico?
b. ¿Cuáles son los peligros que menciona el yo Nivel
dos
apenas los había visto, nomás fugazmente en su apre-
surado ascenso al Olimpo y nunca se había detenido lírico al lector?
de verdad. Solía decir que esperaba el fin del mundo c. ¿Cómo llegará el yo lírico al final de su viaje?
para hacerlo, que ahí seguro todavía tendría un mo-
mento de tranquilidad, justo antes del fin tras revisar
4. Conversen entre ustedes. ¿Cuál es el consejo
su última cuenta, para dar rápido una pequeña vuelta.
que brinda el yo lírico al lector?
Poseidón se cansó de sus mares. El tridente se le
cayó. Se sentó en silencio en la costa rocosa y una ga-
viota, aturdida por su presencia, volaba en círculos so-
bre su cabeza. 5. Lean el siguiente fragmento del cuento de
Kafka y conversen entre ustedes.

Lo que más lo enojaba —y esto es lo que


causaba principalmente su insatisfacción con su
trabajo— era cuando oía las representaciones que
Nivel
tres
se hacían de él, surcando sin parar las mareas
con el tridente. Mientras, en realidad, estaba ahí
sentado en la profundidad de los mares y hacía
Franz Kafka (1883-1924) cálculos continuamente, algún que otro viaje para
Fue un escritor checo en lengua alemana cuya obra señala entrevistarse con Júpiter era la única interrupción
el inicio de la profunda renovación que experimentaría la de la monotonía.
literatura europea en las primeras décadas del siglo xx.
a. ¿A quién se refiere el narrador?
Autor de las novelas El proceso, El desaparecido y El
b. ¿Por qué está molesto?
castillo, la novela corta La metamorfosis y un gran
número de relatos cortos.

21
Del relato épico
a la intertextualidad
FIG. 05 Los textos clásicos de la Antigüedad están ligados a la tradición literaria de
un pueblo, y muchas veces los personajes que aparecen constituyen modelos
Muchos historiadores y
universales para sus lectores. En este sentido, sirven como fuente de inspira-
arqueólogos han cuestionado si
Homero realmente existió, ya ción y establecen vínculos intertextuales con nuevas obras.
que no hay pruebas concretas La intertextualidad es la relación que se establece entre dos o más textos. De
de ello. Plantean que sus obras este modo, se genera un diálogo entre un texto base y un texto que deriva de él,
pueden haber sido compuestas en el que el texto derivado aporta una nueva lectura sobre la misma historia. Por
por otros autores antiguos o ejemplo, “Ítaca” es un poema que dialoga con la epopeya la Odisea, de Homero, y
tal vez son recopilaciones de
plantea la idea del viaje como aprendizaje y experiencia [FIG. 05].
tradiciones orales de la antigua
Grecia.
La Odisea es un poema épico que relata el extenso viaje de Odiseo y su
tripulación de regreso a Ítaca luego de la guerra de Troya. En ese viaje recorre
TEXTO BASE

incontables islas y mares. Además de haber estado diez años fuera luchando,
RELACIÓN INTERTEXTUAL

Odiseo tarda otros diez años en regresar a la isla de Ítaca, donde poseía el título
de rey, período durante el cual su hijo Telémaco y su esposa Penélope han de
tolerar en su palacio a los pretendientes que buscan desposarla.
TEXTO DERIVADO

En su poema “Ítaca”, Constantino Cavafis nos habla sobre la importancia de

FIG. 06 disfrutar el camino, y no solo alcanzar el objetivo. La mítica isla griega de Ítaca
—hogar de Odiseo, Penélope y Telémaco— es la metáfora perfecta del propósito
de la vida, de eso que nunca dejaremos de perseguir.
En el capítulo 14 de la
temporada 13.ª de Los Simpson,
se parodia la Odisea, donde La parodia
Homero encarna al personaje En el diálogo con el texto base, los textos derivados pueden adoptar distintas
de Odiseo y Marge a Penélope.
formas, entre ellas la parodia. Esta es una relación intertextual pensada desde
Escaneen el código QR para ver
parte del capítulo. el momento de la escritura y consiste en la imitación burlesca tanto del estilo
como del tema de una obra artística. Por ejemplo, en el relato de Kafka, el per-
sonaje de Poseidón es parodiado para dar cuenta de la alienación que supone
mandi.com.ar/
4Iwf4V la burocracia: en la mitología griega él es uno de los dioses más poderosos del
Olimpo; sin embargo, en el relato es un jefe hastiado de su empleo que casi no

más lecturas
sale de su oficina en la profundidad de los mares [FIG. 06].
/// Prácticas del Lenguaje 3

Beowulf y Ilíada La epopeya


otros poemas Homero de Gilgamesh
anglosajones (La estación, 2017) Anónimo
Anónimo (Penguin Clásicos, 2015)
La obra trata sobre la
(Alianza Editorial, 2017)
cólera de Aquiles, el más Cuenta la historia de
Poema épico de origen célebre y valiente Gilgamesh, el gran rey de
anglosajón, relata las aventuras de un soldado griego, contra Uruk, sus encuentros con monstruos y
héroe valeroso y luchador. Entre ellas, Agamenón, su comandante, quien dioses, su enfrentamiento y posterior
debe acabar con el temible monstruo le ha robado a su esclava Briseida. amistad con Enkidu el salvaje, el
Grendel. Su historia inspiró muchas de Aquiles decide entonces retirarse del nacido en las tierras altas, y su arduo
las épicas contemporáneas, como las combate, pero la muerte de su íntimo viaje en busca del secreto de la
escritas por Tolkien. amigo Patroclo lo hará volver. inmortalidad.

22
Líneas de integración
1. Marquen con una ✓ las características 4. Lean el siguiente fragmento de la Ilíada y
principales de los relatos épicos. conversen entre ustedes.
a. Los espacios son tenebrosos y oscuros.
b. El héroe es descrito mediante epítetos épicos. Aquiles se llenó de inquietud. Duda entre
desenvainar su espada y matar a Agamenón, o
c. El héroe debe llevar a cabo una hazaña
contener su cólera. Estaba a punto de sacar la espada
memorable. cuando bajó del cielo Atenea, se puso detrás de él y
d. El relato épico está compuesto siempre por tiró suavemente de sus cabellos. Solo Aquiles podía
doce capítulos o cantos. verla, y enseguida la reconoció (…).
e. Los personajes pueden ser dioses, —Vengo del cielo para calmar tu ira. Me manda Hera,
semidioses, criaturas mitológicas o héroes. quien los quiere a ti y a Agamenón por igual. Vamos,
Aquiles, guarda ahora tu espada y algún día recibirás
f. Su composición es oral y anónima.
el triple de lo que pierdas en esta deshonra.
Y Aquiles, el de los pies ligeros, respondió.
2. Expliquen en su carpeta las características del —Aunque estoy muy enojado respetaré tu decisión.
marco narrativo en los relatos épicos. Los dioses escuchan a quien los obedece.
Ilíada, La estación, 2017.
3. Lean el siguiente fragmento de la Odisea y
resuelvan. a. ¿Qué quiere hacer Aquiles?
b. ¿De qué modo interviene Atenea en su destino?
Habían transcurrido diez años del fin de la guerra y c. ¿Por qué él decide escuchar a la diosa?
todos los otros guerreros, los que habían escapado de
d. ¿Cuáles son las virtudes de Aquiles?
la amarga muerte, ya estaban en sus casas, lejos de
los peligros del mar y de la guerra. Solo él, el astuto
Odiseo, no había podido regresar: la ninfa Calipso, 5. Completen la definición de los cantares de gesta
que lo deseaba por esposo, lo retenía en su isla. Y con las siguientes palabras.
Poseidón, el dios de los mares y las tempestades, •
héroe Edad Media • escritas •
se había enemistado con el héroe y había decidido •
épicos peripecias • epopeyas
privarlo del regreso al hogar. El enojo de Poseidón
tenía una causa: Odiseo había dejado ciego a su hijo,
Se denomina cantares de gesta a los
el cíclope Polifemo.
Un día, los dioses se reunieron en la cumbre
poemas compuestos durante la
resplandeciente del Olimpo. Todos estaban presentes, .
menos Poseidón (…). Eran muchos los dioses que A diferencia de las , se trata de
amaban a Odiseo y deseaban que el héroe volviera a composiciones que se transmitían
casa. Pero la que más lo amaba era Atenea, la de ojos
/// BLOQUE I | Capítulo 01
de forma oral, en las plazas o mercados. En estas
brillantes, pues admiraba su ingenio y su valor.
composiciones, la participación divina es limitada,
Odisea, La estación, 2017. dado que es el quien resuelve las
o aventuras con su estrategia y
a. Subrayen los personajes sobrenaturales que se fuerza física.
mencionan.
b. Encierren en un círculo los epítetos de Odiseo y 6. Busquen en internet o en la biblioteca
Atenea. información sobre Las crónicas de Narnia, de C. S.
c. Conversen entre ustedes. ¿Por qué Odiseo tardó Lewis, y expliquen en su carpeta por qué pertenece
tanto en regresar a su hogar? al género de la fantasía heroica.

23
Líneas de producción
1. Elijan uno de los siguientes personajes para 4. Anoten un epíteto épico para describir
que sea el héroe de su aventura. al personaje, teniendo en cuenta sus
características.

5. Armen un borrador del árbol genealógico de


su personaje. Tengan en cuenta que sus padres
pueden ser dioses, semidioses o monstruos
mitológicos.

6. Imaginen un objeto mágico que utilice su


héroe. Puede ser un collar, una piedra, un
amuleto, etcétera.
un relato épico

7. Inventen un mundo ficcional que posea


características propias de este género:
paisajes exóticos y peligrosos, construcciones
imponentes y geografía salvaje, como grandes
montañas o violentos mares.
Escritura de

8. Definan la trama narrativa a partir de las


siguientes preguntas.
2. Indiquen con una la cualidad que distingue
✓ a. ¿Cómo comienza su historia? Tengan en cuenta
al personaje seleccionado. que los relatos épicos suelen empezar con el
a. valentía conflicto ya planteado.
b. fuerza física b. ¿Fue deshonrado el personaje? ¿Fue víctima,
c. astucia por ejemplo, de alguna injusticia?
d. puntería c. ¿Qué hazañas debe realizar el héroe para
e. liderazgo recuperar su honor?
f. velocidad d. ¿Cómo influyen en su vida los dioses? ¿Qué
g. resistencia hacen para cambiar su destino?

3. Describan en un borrador una debilidad que 9. Escriban un borrador de su historia, teniendo


tenga su héroe. Pueden orientarse a partir de las en cuenta todos los puntos anteriores.
siguientes preguntas.
a. ¿Cómo la obtuvo? 10. Revisen su texto y corrijan los errores de
b. ¿Desde cuándo la padece? ortografía que encuentren. Compartan con la
c. ¿Existe alguna cura o solución? clase su relato épico.

24
Líneas de lectura
Conversaciones sobre
narraciones épicas
1. En grupos, elijan uno de los siguientes relatos 4. Identifiquen quién es el héroe del relato y
épicos para leer. descríbanlo.
a. El cantar de los nibelungos
b. La epopeya de Gilgamesh
c. El cantar de Rolando
d. Ilíada

2. Busquen en internet o en la biblioteca


información sobre la obra elegida y respondan.
a. ¿Qué mitos recupera el relato?
5. Escriban una breve sinopsis de la obra.

b. ¿De qué pueblo o nación?

6. A partir de la lectura de la obra, respondan en


3. Completen con la información del texto. su carpeta.
Espacio: a. ¿Cuál es la gran hazaña del héroe?
b. ¿Intervienen los dioses en la realización de su
destino?
c. ¿Qué obstáculos debe vencer para llegar a
cumplir su objetivo?
d. ¿Cuenta con la ayuda de algún objeto mágico?
Tiempo: e. ¿Quiénes son sus enemigos?

7. Elijan un capítulo o canto del texto elegido


donde se muestren las virtudes de su héroe y

/// BLOQUE I | Capítulo 01


justifiquen en su carpeta.

8. Expliquen en su carpeta por qué el texto elegido


Personajes: puede considerarse un relato épico y determinen si
es una epopeya o un cantar de gesta.

9. Conversen entre ustedes.


a. ¿Cuál es el final del protagonista?
b. ¿Consideran que el héroe cumplió su destino?
¿Por qué?

25
RecreArte
Las artes » Ulises y las sirenas (1891), de John William Waterhouse.

plásticas
El pintor representa el episodio de la Odisea en el que el protagonista huye de las
sirenas. Estas eran seres que atraían a los navegantes hacia la costa con su canto y al
acercarse el barco estallaba contra los arrecifes, siendo devorados sus ocupantes.

El autor pinta a las sirenas


en su forma original, como
genios marinos híbridos
de mujer y ave, aunque la
representación más común
las describe como hermosas
mujeres con cola de pez en
lugar de piernas

mandi.com.ar/gLdYWw
Escaneen el código QR para
ver otras obras del autor.

La película incluye material de la Las artes


Odisea, de Homero, y de la Eneida,
de Virgilio, y presenta divergencias
con el mito presentado en las obras
audiovisuales
griegas, quitando varios elementos
fundamentales de la trama
» Troya (2004), del director Wolfgang
Petersen. Está basada en el poema
Troya épico la Ilíada, de Homero, y la
protagonizan Brad Pitt, Eric Bana y
Orlando Bloom.
/// Prácticas del Lenguaje 3

mandi.com.ar/O2gryl
Escaneen el código QR para
ver el tráiler de la película.

• ¿A quién van a buscar a Troya?


¿En qué lugar de la ciudad se
desata la guerra?

26
El cuento de autor:
Piñeiro y Cortázar
C A P Í T U L O 02
» Lectura de cuentos de Claudia Piñeiro » Teoría literaria: el cuento de autor, autor y narrador, la focalización,
el cuento de autor en contexto » Lectura de cuentos de Julio Cortázar » Teoría en diálogo: de Piñeiro a
Cortázar, el verosímil, el estilo de Cortázar

Otro contar...


Los seres humanos siempre tuvimos la necesidad
Perdona, hermano mío, si te digo de contar historias. Cuando a estas historias
que ganas de escribirte no he tenido, les atribuimos un autor, advertimos que existen entre
ellas características en común: temáticas


no sé si es el encierro, no sé si es la comida,
o el tiempo que ya llevo en esta vida… y géneros, determinados usos del lenguaje, marcas
gráficas y soportes, etcétera. El reconocimiento de
Chico Novarro
estos estilos nos permitirá descubrir autores
preferidos y autores que, en cambio, preferimos
• Al finalizar este capítulo, escaneen el
código QR y realicen las consignas de la
evitar. Y, ¿quién sabe?, quizás se despierte en nosotros
la curiosidad por encontrar un estilo propio…
plataforma.

27
Salsa Carina
Claudia Piñeiro

Carina prepara el almuerzo familiar con sus hijos,


como todos los primeros sábados de cada mes.
Un anuncio inesperado de su marido cambia drásticamente la situación.

Se detiene frente a la góndola de


conservas. Quiere hacer una rica salsa, la mejor que
Carina elige dos latas de tomate y las pone dentro del
carro donde ya están el frasco de alcaparras, dos bote-
haya hecho. Aunque sea la misma de siempre. No co- llas del vino tinto que le gusta a Arturo y las cajas de
cina bien, pero sabe que preparando buenos acom- ravioles. Mira las latas dentro del chango, levanta una
pañamientos cualquier plato mejora. Tres recetas y después de inspeccionar la descarta porque tiene una
alternó hasta el hartazgo en estos veinticuatro años de pequeña abolladura. La cambia por otra. Por qué esco-
matrimonio. Veinticuatro años. Salsa de champiñones ger una lata abollada si la cobran igual que las sanas.
para las carnes, crema de puerros para los pescados Recuerda una frase que solía usar Arturo: no pagar gato
y salsa de tomate Carina para las pastas. Se apropió por liebre. Pobre Arturo. Va hacia la línea de cajas, se
de una receta de un viejo libro de cocina y la bautizó para en aquella donde hay menos hombres. Los hom-
con su propio nombre, Carina. Una mentira piadosa. bres hacen mal las compras, piensa, cargan de más y
Se agregan al tomate vegetales picados en trozos muy cuando pasan por la caja dudan, se dan cuenta de que no
pequeños: zanahorias, puerro, alcaparras. Ya los había pesaron algunos alimentos, van a buscar algo que se
cortado esa mañana, lo estaba haciendo cuando apare- olvidaron. Arturo nunca hizo las compras. Ni ella le re-
ció Arturo en la cocina. Como todos los primeros sába- clamó. Ella no le reclamó nada en veinticuatro años de
dos de cada mes, vendrían sus hijos, Marcela y Tomás, matrimonio. Él tampoco hasta esa mañana. Aunque lo
que ya vivían solos. Luego de varios desencuentros de Arturo tampoco fue un reclamo. Reclama quien pide
habían llegado a ese arreglo: el almuerzo del primer un cambio, una modificación. Él apenas informó, dijo
sábado del mes era sagrado. Por eso su asombro pero no pidió nada. Ojalá hubiera pedido.
cuando Arturo le dijo que se iba. Por muy importante La última mujer delante de ella avanza y empieza a
que fuera lo que tenía que hacer, nada cambiaba que lo descargar sus compras. Carina mira la hora. A pesar
hubiera dejado para después de comer. de que le llevó tiempo limpiar la cocina, va a llegar
bien. Los chicos no vendrán antes de las dos. Le dijo
a Arturo: “¿Y qué les digo a los chicos?”. “Yo les voy
a explicar”, le contestó él, “después”. Sí, claro, Arturo
siempre después. Pero antes ella tendría que en-
frentarlos y decirles por qué su padre había faltado
al almuerzo de todos los primeros sábados. Trató de
convencerlo de que se fuera después de comer. Pero él
/// Prácticas del Lenguaje 3

dijo que no, que ya tenía la valija lista.

28
Ese no fue el punto, ni la valija lista, ni el almuerzo Paga la cuenta, mete las bolsas en el chango y va al
al que no asistiría. Hasta ahí ella estaba aturdida, pero estacionamiento. No puede recordar dónde dejó su auto.
entera. Él agregó que lo estaban esperando. Otra mu- Recorre la playa en un sentido y en otro. Un vigilador se
jer. Y ese tampoco fue el punto porque siempre hay le acerca: “¿La ayudo?, no se inquiete, le pasa a mucha
otra mujer. Pero entonces ella quiso saber qué. No le gente”. Pero ella claro que está inquieta, porque tiene
importaba ni quién ni por qué ni cómo. Qué. “¿Cómo que ir a su casa, terminar la salsa, decirle a sus hijos que
qué?”, preguntó él. Carina le explicó: “¿Qué cosa de su padre no almorzará con ellos. No quiere que ese hom-
mí te hizo buscar otra mujer, alejarte?”. Él habló de ge- bre la acompañe. Él le pide las llaves, casi se las saca de
neralidades, el tiempo que pasa, el amor que se desva- las manos. Apunta a un lado y al otro hasta que por fin
nece, la cotidianeidad que arrasa con lo que se ponga oyen el sonido de una alarma que se desactiva y ven lu-
delante. Sin embargo, ella insistió, qué. No lo dejaría ces titilando a unos metros de ellos. Carina da las gracias
ir sin que él diera un motivo concreto. Y por fin él dijo, y se dispone a irse pero el hombre no deja que empuje el
para que lo dejara ir. “Tu olor, olés mal”. Ella sintió un carro. Mientras avanzan, ella puede ver el hilo de sangre
hachazo en el cuerpo. “Huele mal tu aliento, tu piel, tu que chorrea del baúl. La sangre de Arturo. Mira al vigila-
pelo”. Esa confesión fue la que cortó el hilo que sos- dor que todavía no parece haberse dado cuenta. “La ayu-
tiene a las personas para que no pasen del deseo al do a cargar”. Carina sabe que es en vano negarse. “En
acto. Así como ella sintió un hachazo en el cuerpo, tuvo el baúl no, cargue todo en el asiento de atrás”, dice ella
el deseo de que un hachazo lo atravesara a él. Y aún y se para sobre una pequeña mancha en el piso, ahí don-
empuñaba la cuchilla con la que acababa de cortar los de caen las gotas de sangre. El hombre baja la mirada:
vegetales. “¿Qué hizo, señora?”. Ella está a punto de confesar, o de
empujar el carro sobre él y salir corriendo, o de clavarle
la cuchilla con la que mató a Arturo y lleva en la cartera.
Pero entonces el hombre se sonríe y agrega: “Se ve que
estaba muy distraída esta mañana”, mientras señala los
pies de Carina. Recién entonces ella nota que lleva pues-
to un zapato marrón y otro negro.

© Claudia Piñeiro c/o Schavelzon Graham Agencia Literaria

29
El abuelo Martín
Claudia Piñeiro

Hernán viaja a la casa de su abuelo muerto, en las afueras de la ciudad.


Lleva a su hijo para que lo acompañe. Tiene que encargarse del arreglo y la venta de la propiedad.
Esa tarea lo llevará a encontrarse con un oscuro secreto de su abuelo.

Pasa a buscar a su hijo a las nueve en punto,


como cada sábado. Así lo acordó con Marina cuando se
casa. A él no le cayó bien el encargo; bastante tiene con
sus cosas, pero era el candidato natural para la tarea y
separaron. El niño se le abraza a las piernas en cuanto no pudo negarse. No solo había sido el preferido de su
su madre abre la puerta. Casi sin más palabras que un abuelo, sino que además es arquitecto. Qué mejor que
saludo, ella le da su mochila. Hernán le pide una cam- un arquitecto para poner a punto una casa que se quiere
pera. “No creo que haga falta”, dice ella, pero él insiste. vender. En la familia se dice que Hernán es arquitecto por
No le aclara que llevará a Nicolás fuera de la ciudad, a la el abuelo Martín. Mientras sus hermanos y primos anda-
casa del abuelo Martín, donde la temperatura siempre ban a caballo o se metían en el estanque, él lo acompa-
es menor en unos grados. Para qué, ella empezaría con ñaba en las múltiples tareas que le demandaba la casa.
/// Prácticas del Lenguaje 3

sus recomendaciones: que los caballos pueden patear El abuelo tenía una empresa constructora y aunque no
al chico, que el estanque es peligroso, que no vaya a estudió arquitectura era como si lo hubiera hecho. Inclu-
treparse a ningún árbol. Las mismas recomendaciones so mejor, muchas tareas las realizaba con sus propias
que daba cuando estaban casados y que hicieron que manos: levantar una pared, pintar un ambiente, reparar
Hernán dejara de ir. Ahora que es tarde, se arrepiente. los techos. Por el cariño que le tiene y si no fuera tan
La muerte del abuelo Martín, tres meses atrás, canceló desastroso el estado de sus finanzas después del divor-
cualquier posibilidad de reparación. cio, lejos de venderla, Hernán se quedaría con esa casa.
Es un día de sol y la ruta está vacía. Hernán pone uno Pasa la tranquera y se alegra de que su madre se haya
de los cedés preferidos de Nicolás, pero antes de salir ocupado al menos de deshacerse de los animales. Para
de la ciudad su hijo ya está dormido. Siendo así, él pre- él queda, además de las reparaciones, contactar una in-
fiere el silencio y dedicarse a pensar en lo que tiene que mobiliaria, fijar un precio de venta, mandar a hacer una
hacer, su madre le encargó ocuparse de la venta de la limpieza profunda.

30
Sin embargo, Hernán tiene muy claro qué será lo pri- ban algún enojo, decía: “Todos hablan, pero nadie sabe”.
mero: tirar la pared que su abuelo levantó en medio del Muchos años después se enteró por una prima de que
living, una pared sin sentido arquitectónico que divide el su abuela no estaba muerta sino que se había ido con
ambiente en dos e interrumpe el paso. Levantada para otro hombre. Nadie supo más de ella, si formó otra familia
tapar un dolor o fijarlo para siempre. Porque en medio de en alguna parte del mundo, ni siquiera si seguía viva o
esa pared, frente al sillón preferido de su abuelo, cuelga no. Nadie volvió a mencionarla, excepto el abuelo. Para
el retrato de Carmiña Núñez, su abuela, a quien Hernán él ella seguía inmaculada, en su vestido de encaje con /// BLOQUE I | Capítulo 02
apenas conoció. Muchas tardes, cuando bajaba el sol, vio el que la contempló tantas tardes, frente a la pared que
a su abuelo sentarse con un vaso de whisky frente a esa Hernán se dispone a tirar.
pared y admirar el retrato. Una mujer morena, bonita, A poco de llegar, Nicolás ya se mueve en el lugar
luciendo un vestido de encaje blanco que tal vez haya como si viviera allí. “¿Me querés ayudar?”, le dice Her-
sido el que llevó puesto el día de su casamiento. Pasaban nán cuando pasa junto a él con las herramientas. “No”,
los años y el abuelo Martín parecía seguir enamorado de contesta el niño y se sube a la hamaca que cuelga de
ella, aferrado al recuerdo de su mujer muerta. O eso creía un árbol. Él se ríe, le gusta que Nicolás haga lo que ten-
Hernán, hasta que un día se lo comentó a su madre. Ella ga ganas. Entra a la casa, deja las herramientas junto
puso mala cara: “De esa mujer yo no hablo”. Entonces a la pared y descuelga el retrato. Lo deja a un costado,
se dio cuenta de que casi nadie en la familia mencionaba ya verá cómo deshacerse de él más tarde. Toma cincel
a su abuela, solo el abuelo Martín que, cuando insinua- y martillo y empieza a golpear.

31
Se pregunta si Marina, a pesar de haberlo negado, lo
habrá dejado por otro, como hizo su abuela. El cincel se
clava con facilidad, la pared es hueca. No le sorprende,
no debía sostener nada, apenas un cuadro. Apoya el
cincel y golpea otra vez, los ladrillos casi se le desar-
man en la mano. Y una vez más. Hasta que el cincel
se engancha y queda atrapado. Hernán tira y la he-
rramienta sale con un pedazo de encaje blanco, sucio,
envejecido. Siente un mareo, como si el aire se hubiera
enviciado con algo más que el polvillo, le cuesta respi-
rar. Se detiene un instante a la espera de no sabe qué.
Sus ojos clavados en ese muro a medio demoler. Y de
repente, como si ahora sí lo supiera, rompe la pared
con los puños, la desarma, va haciendo a un lado los
pedazos, hasta que aparece el vestido de su abuela y
su esqueleto sostenido por la tela que impidió que se
convirtiera en un manojo de huesos. Se le nubla la vis-
ta. Busca luz mirando a través de la ventana.
Nicolás acaba de saltar de la hamaca y viene hacia
la casa.

© Claudia Piñeiro c/o Schavelzon Graham Agencia Literaria

Claudia Piñeiro (1960)

Es escritora, guionista de televisión y dramaturga.


Algunas de sus novelas, como Betibú, Tuya y Las viudas
de los jueves, fueron adaptadas al cine.

En 2018 publicó Quién no, su primera


recopilación de cuentos.

32
Análisis literario
Nivel uno
1. Indiquen con V las afirmaciones verdaderas y
Nivel
dos
4. Determinen en su carpeta el marco narrativo
con F las falsas. de los cuentos de Claudia Piñeiro.
a. Los dos cuentos hablan de una traición.
b. El marido de Carina murió en un accidente. 5. Elijan uno de los dos cuentos y establezcan en
c. Carina ocultó el cadáver en el auto. su carpeta las acciones principales.
d. Carina quiere confesar su crimen.
e. Hernán tiene buenos recuerdos de su abuelo. 6. Seleccionen con una las afirmaciones que

f. Todos hablan de la abuela de Hernán en la casa. permitan describir las características de los dos
g. El abuelo escondió el vestido de novia en la cuentos de Claudia Piñeiro.
pared como un recuerdo. a. El narrador no participa de los hechos que se
cuentan en los relatos.
2. Señalen con una ✓ la o las opciones correctas b. La narración se combina con el comentario
para completar las oraciones. del narrador sobre lo que se cuenta.
a. Carina estaba preocupada porque… c. La narración desarrolla con detalle el espacio
no encontraba los ingredientes de la salsa. y el tiempo en que ocurren los hechos.
su esposo la dejó. d. A medida que avanza la historia, el narrador
no sabía cómo explicarles a los hijos la proporciona indicios de lo que podría suceder.
ausencia del padre.
los almuerzos familiares la estresaban.

tres
b. Hernán pensaba que…
quizás su exesposa lo había dejado por otro.
se hubiera quedado con la casa si no fuera por Nivel
su situación económica.
su abuelo había seguido enamorado después 7. Conversen entre ustedes.
del abandono. a. ¿Lograron revelar el final de los cuentos antes
la pared que dividía el living era solo para de leerlo? ¿Qué anticipaciones del narrador los
colgar el retrato de Carmiña. llevaron a pensar eso?
b. ¿Qué expresiones les generaron suspenso?
3. Respondan a continuación. c. ¿Encontraron algunas semejanzas en la forma
de escritura de ambos cuentos? ¿Cuáles serían? /// BLOQUE I | Capítulo 02
a. ¿Qué le dice Arturo a Carina para terminar la
discusión?
8. Elijan uno de los cuentos de Piñeiro y cambien
el narrador. Consideren los siguientes pasos.
b. ¿Por qué nadie hablaba de la abuela en la a. Seleccionen un párrafo completo.
familia de Hernán? b. Piensen qué cambios habría que hacer si el
relato lo contara un narrador testigo y quién
podría ser en el cuento seleccionado.
c. Transcriban el fragmento en su carpeta.

33
El cuento de autor
En sus orígenes, el cuento era una narración breve, anónima y de transmisión
oral que pertenecía a la cultura popular. Los registros de narraciones más anti-
guas corresponden a papiros encontrados en las tumbas egipcias, fechados entre
2000 y 1600 a. C. Con el correr de los siglos, muchas de las narraciones orales
fueron recopiladas y puestas por escrito, como la colección de relatos Las mil y
una noches, que fue editada en forma de libro durante la Edad Media [FIG. 07].
Al terminar la Edad Media el escritor ya no es quien adapta relatos conocidos
por la comunidad, sino que se convierte en un creador de ficciones. Las narracio-

07
nes anónimas se reemplazan entonces por relatos creados por un individuo. En
FIG. el siglo xiv con El Decamerón (del italiano Giovanni Boccaccio) una obra compues-
ta por cien relatos cortos enmarcados en una misma trama, la idea de cuento en
Las mil y una noches es una
el sentido moderno comienza a formarse.
colección de cuentos árabes
en la que Scherezade narra Hacia el siglo xix la figura del autor comienza a cobrar una relevancia social en
al sultán una historia por la cultura [FIG. 08]. Ya en el siglo xx, importantes autores de la literatura argentina
noche para salvar su vida. se destacaron por su producción cuentística, como Jorge Luis Borges, Angélica
Es considerada una de las Gorodischer, Abelardo Castillo y Silvina Ocampo, entre otros.
obras más importantes de
Las principales características del cuento moderno son las siguientes:

la literatura universal y,
según Jorge Luis Borges, un Se relata un único suceso, en el que participan pocos personajes.
modelo a seguir para pensar la • Las acciones de los personajes están en relación con el suceso contado.
escritura de cuentos. Escaneen • Este suceso se desarrolla en un ambiente específico, sin grandes traslados.
el código QR para ver una
conferencia que dio el escritor
• La extensión no se prolonga más allá de lo necesario para desarrollar este
único suceso, por eso suele ser breve.
argentino sobre la obra.
• Se caracteriza por una tensión constante: su desarrollo no abunda en mo-
mentos descriptivos y, si los hay, son funcionales a la tensión buscada. Por
mandi.com.ar/ ejemplo, en “Salsa Carina” conocer los pensamientos de Carina permite que la
j1jOZV tensión vaya incrementándose conforme se reconstruyen parte de los hechos.

Características del cuento de autor


FIG. 08 A partir del siglo xx, los cuentos también incorporaron innovaciones narrativas y
fueron territorio de experimentación. En este sentido, en cada cuento podemos
En enero y agosto de 1857,
Gustave Flaubert y Charles encontrar cualidades nuevas. Por ejemplo, algunos relatos juegan con la altera-
Baudelaire, dos escritores ción cronológica, como los saltos temporales (flashbacks y flashforwards), o las
fundamentales de la literatura perspectivas parciales y subjetivas de los personajes, produciendo una innova-
francesa moderna, fueron
ción en relación con los narradores tradicionales, como es el caso de “La señorita
sometidos a juicio por el
contenido de sus libros, Cora”, de Julio Cortázar. La recurrencia de determinadas características formales
/// Prácticas del Lenguaje 3

considerado obsceno. Esto en los textos de un autor es lo que denominamos estilo.


consolida la figura del autor El cuento de autor es aquella narración en la que encontramos marcas propias
como un individuo que está del estilo de un escritor, más allá de las características prototípicas de los cuen-
asociado a un estilo de escritura tos. Un autor se caracteriza por un uso particular y único del lenguaje; la forma
y es responsable por su obra.
de construir personajes y escenarios; las temáticas que aborda; las voces que
elige para narrar, entre otros aspectos. Por esta razón muchas veces podemos
deducir quién es el autor de un cuento solo con leerlo. A esto se hace referencia
cuando decimos que una narración puede ser “borgeana” o “cortazariana”.
Los cuentos de Claudia Piñeiro, por ejemplo, se distinguen por el uso de per-
sonajes y escenas cotidianas, lenguaje sencillo y cercano al oral (la sintaxis, la
elección del vocabulario, la finalidad, etcétera), narradores en tercera persona,
argumentos con problemáticas familiares y un ambiente lleno de tensión.

34
Autor y narrador
La victoria de la cultura escrita sobre la oral significó la aparición y el refuerzo de
la idea de autor de una obra literaria. La obra literaria es la creación de un individuo
ESI
que imagina una historia y toma decisiones sobre qué contar y cómo contarlo. En los cuentos de Claudia Piñeiro
Una de las primeras decisiones que debe tomar el autor a la hora de escribir es la se presentan conflictos en el
elección del narrador. El narrador es la voz que nos contará la historia y constituye ámbito familiar, específicamente
una creación ficcional del autor. Por ejemplo, en los cuentos de Claudia Piñeiro, el en las relaciones de pareja.
narrador en tercera persona permite tomar distancia de los personajes, constru- Conversen entre ustedes a partir
yendo un efecto de objetividad. Esa voz puede ser de dos tipos: de las siguientes preguntas.

• ¿Qué tipo de violencia


Interna a la historia. Representa la voz de un personaje; narra en primera per- encuentran en estos textos: física,
sona si se trata del protagonista, o bien fluctúa entre la primera y la tercera psicológica, verbal?
cuando es un testigo de los hechos.
• ¿Creen que la autora realiza
algún tipo de crítica social en
Externa a la historia. La voz no es un personaje, sino que narra desde afuera lo sus cuentos? ¿Cuáles serían esas
que ocurre, utilizando la tercera persona; es omnisciente si conoce la totalidad críticas?
de los hechos y pensamientos de los personajes, o es limitada si su saber es
parcial. En “Salsa Carina” es omnisciente: “Así como ella sintió un hachazo en el
• ¿Escucharon o leyeron historias
similares en algún otro lugar?
cuerpo, tuvo el deseo de que un hachazo lo atravesara a él”. ¿Dónde?

La focalización
El punto de vista o focalización es la posición desde donde el narrador se
ubica para contar los hechos y el grado de información que tiene sobre ellos.
Existen distintos tipos de focalización.

Focalización interna. El foco coincide con un personaje. En consecuencia, el na-


rrador se instala en la perspectiva de uno o más personajes, ya sea desde la
primera persona o la tercera. Esta focalización puede ser:
• Fija y única: la perspectiva de un mismo personaje se mantiene durante todo
el relato [FIG. 09].
• Variable y múltiple: la perspectiva se desplaza de un personaje a otro a lo
largo del relato y el mismo acontecimiento es observado desde perspectivas
distintas. Un ejemplo podrían ser las narraciones compuestas a través de los
monólogos internos de distintos personajes.

Focalización externa. Se narra desde una visión exterior a la de cualquier

09
personaje. Esto implica que el narrador sabe menos que los personajes de la
historia, porque solo los registra desde afuera, y no puede entrar en su con- FIG.
ciencia. Así, intenta mostrar una visión objetiva, sin tomar partido por ninguno
Un ejemplo de focalización
de ellos. Puede coincidir con un narrador testigo o externo a la historia. Como
interna, fija y única, se da
lectores, podemos conocer los pensamientos de los personajes a través de sus en el cuento “Torito”, de
diálogos y acciones. Julio Cortázar. La narración
está focalizada en Justo
Focalización cero. Equivale a un narrador omnisciente, donde no hay restric- Suárez, apodado “el Torito
de Mataderos”, un boxeador
ción alguna. El narrador conoce tanto lo perceptible por los sentidos como lo
argentino de los años 30. El
imperceptible (pensamientos o sentimientos de los personajes). El relato no cuento es un extenso monólogo
está focalizado, por eso se denomina cero. Este es el caso de “Salsa Carina” y de Suárez en el que recuerda
“El abuelo Martín”, donde los narradores pueden revelarnos las reflexiones desde el hospital su carrera.
y emociones de los personajes de cada historia.

35
El cuento de autor en contexto
Muchos cuentos fueron publicados en otro soporte antes de aparecer en
formato de libro. A lo largo del siglo xx, las revistas literarias fueron el lugar
privilegiado de publicación de cuentos o short stories. Jorge Luis Borges, Julio
Cortázar, J. D. Salinger y Charles Bukowski, entre otros, publicaron varias de sus
obras más importantes en revistas que no eran estrictamente literarias, como la
Revista Multicolor de los Sábados y The New Yorker.
En la actualidad, algunos portales de noticias online publican cuentos para
promocionar libros recientemente editados, como en el caso de Claudia Piñei-
ro. Algunos de los cuentos de su libro Quién no fueron publicados en diversos
portales periodísticos [FIG. 10].

El terror realista de Piñeiro

FIG. 10 Algunos autores buscan mantener una relación más cercana con el lector,
utilizando el mundo cotidiano como espacio de identificación. Piñeiro se des-
En una charla debate con taca, entre otras cosas, en la construcción de personajes que se encuentran
el escritor argentino Juan en una situación límite (una traición, un asesinato, un misterio familiar), per-
Sasturain, Claudia Piñeiro mitiéndole representar la violencia como algo humano y que puede ser parte
discute sobre la influencia del
de sucesos cotidianos.
periodismo en la literatura,
sobre todo en el género Para generar tensión y terror, la autora construye un ambiente enrarecido
policial. Escaneen el código QR a partir de los elementos propios de la cotidianeidad. El narrador nos revela
para ver la entrevista. los pensamientos y reflexiones de los personajes, lo que produce que el terror
no sea tanto externo como interno: saber lo que piensa y siente el personaje
mandi.com.ar/ modifica nuestra percepción sobre lo que está sucediendo, al mismo tiempo
5in1YE que nos invita a empatizar con él, para que la sorpresa del final sea más im-
pactante. De esta forma, Piñeiro nos obliga a plantearnos nuestra relación con
la violencia de una forma muy íntima.

Estudio literario
1. Busquen en internet o en la biblioteca el texto 3. Relean los cuentos de Piñeiro del capítulo y
de Raymond Carver llamado “Escribir un cuento”. escriban en un borrador las características que
Luego de leerlo, respondan en su carpeta. les parecen más notables: uso del narrador,
a. ¿Por qué Carver tenía problemas para escribir adjetivación, tipo de historia narrada, etcétera.
/// Prácticas del Lenguaje 3

obras narrativas extensas?


b. ¿Qué piensa sobre los escritores talentosos? 4. Busquen entrevistas realizadas a Piñeiro donde
c. ¿Cuál es su posición sobre la escritura? hable sobre su proceso de escritura. ¿Tiene puntos
en común con lo que escribieron en la actividad
2. Conversen entre ustedes. anterior?
a. ¿Cuáles serían para Carver los aspectos que
definen a un buen relato? ¿Consideran que los 5. Compartan con sus compañeros las entrevistas
cuentos de Piñeiro se ajustan a ellos? y conversen entre ustedes. ¿Creen que sus cuentos
b. ¿Los relatos de Piñeiro tienen las características cumplen con las intenciones formales de la autora?
de un cuento moderno? ¿Por qué? ¿Producen los efectos deseados?

36
Continuidad de los parques
Julio Cortázar

Un hombre se deja llevar por la lectura de una novela.


El lector será víctima del borramiento de los límites entre realidad y ficción.

Había empezado a leer la novela unos


días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió
con sus besos, pero él rechazaba las caricias, no había
venido para repetir las ceremonias de una pasión secre-
a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba ta, protegida por un mundo de hojas secas y senderos
interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y deba-
personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a jo latía la libertad agazapada. Un diálogo anhelante co-
su apoderado y discutir con el mayordomo una cues- rría por las páginas como un arroyo de serpientes, y se
tión de aparcerías*, volvió al libro en la tranquilidad del sentía que todo estaba decidido desde siempre. Hasta
estudio que miraba hacia el parque de los robles. Arre- esas caricias que enredaban el cuerpo del amante como
llanado en su sillón favorito, de espaldas a la puerta queriendo retenerlo y disuadirlo, dibujaban abomina-
que lo hubiera molestado como una irritante posibili- blemente la figura de otro cuerpo que era necesario
dad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acari- destruir. Nada había sido olvidado: coartadas, azares,
ciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer posibles errores. A partir de esa hora cada instante te-
los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo nía su empleo minuciosamente atribuido. El doble re-
los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilu- paso despiadado se interrumpía apenas para que una
sión novelesca lo ganó casi en seguida. Gozaba del pla- mano acariciara una mejilla. Empezaba a anochecer.
cer casi perverso de irse desgajando línea a línea de lo Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los
que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descan- esperaba, se separaron en la puerta de la cabaña. Ella
saba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, debía seguir por la senda que iba al norte.
que los cigarrillos seguían al alcance de la mano, que Desde la senda opuesta él se volvió un instante para
más allá de los ventanales danzaba el aire del atarde- verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parape-
cer bajo los robles. Palabra a palabra, absorbido por la tándose en los árboles y los setos, hasta distinguir en
sórdida disyuntiva de los héroes, dejándose ir hacia las la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba
imágenes que se concertaban y adquirían color y mo- a la casa. Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El
vimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subió
del monte. Primero entraba la mujer, recelosa; ahora los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre
llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la
de una rama. Admirablemente restañaba ella la sangre mujer: primero una sala azul, después una galería, una
escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la
aparcería. Contrato entre el dueño de tierras y el que las primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del
cultiva para repartirse los beneficios. salón, y entonces el puñal en la mano, la luz de los ven-
tanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, /// BLOQUE I | Capítulo 02
la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela.
Julio Cortázar.
“Continuidad de los parques”, de FINAL DEL JUEGO
© 1956, Sucesión de Julio Cortázar

37
Los amigos
Julio Cortázar

Un crimen por encargo pone cara a cara a dos conocidos


del mundo de las apuestas en las calles de Buenos Aires.

En ese juego todo tenía que andar rápido.


Cuando el Número Uno decidió que había que liquidar a
la orden le daba una ventaja: podía sacar el auto del
garaje, estacionarlo con el motor en marcha por el lado
Romero y que el Número Tres se encargaría del trabajo, de Cochabamba, y quedarse esperando a que Romero
Beltrán recibió la información pocos minutos más tarde. llegara como siempre a encontrarse con los amigos a
Tranquilo pero sin perder un instante, salió del café de eso de las siete de la tarde. Si todo salía bien evitaría
Corrientes y Libertad y se metió en un taxi. Mientras se que Romero entrase en el café, y al mismo tiempo que
bañaba en su departamento, escuchando el noticioso, los del café vieran o sospecharan su intervención. Era
se acordó de que había visto por última vez a Romero en cosa de suerte y de cálculo, un simple gesto (que Ro-
/// Prácticas del Lenguaje 3

San Isidro, un día de mala suerte en las carreras. En ese mero no dejaría de ver, porque era un lince*), y saber
entonces Romero era un tal Romero, y él un tal Beltrán; meterse en el tráfico y pegar la vuelta a toda máquina.
buenos amigos antes de que la vida los metiera por ca- Si los dos hacían las cosas como era debido —y Beltrán
minos tan distintos. Sonrió casi sin ganas, pensando en estaba tan seguro de Romero como de él mismo— todo
la cara que pondría Romero al encontrárselo de nuevo, quedaría despachado en un momento. Volvió a sonreír
pero la cara de Romero no tenía ninguna importancia pensando en la cara del Número Uno cuando más tarde,
y en cambio había que pensar despacio en la cuestión bastante más tarde, lo llamara desde algún teléfono pú-
del café y del auto. Era curioso que al Número Uno se blico para informarle de lo sucedido.
le hubiera ocurrido hacer matar a Romero en el café
de Cochabamba y Piedras, y a esa hora; quizá, si ha-
bía que creer en ciertas informaciones, el Número Uno
lince. Persona que tiene una vista aguda.
ya estaba un poco viejo. De todos modos la torpeza de

38
Vistiéndose despacio, acabó el atado de cigarrillos y
se miró un momento al espejo. Después sacó otro ata-
Análisis literario
do del cajón, y antes de apagar las luces comprobó que
todo estaba en orden. Los gallegos del garaje le tenían
1. Indiquen con V las afirmaciones verdaderas y
el Ford como una seda. Bajó por Chacabuco, despacio, con F las falsas.
y a las siete menos diez se estacionó a unos metros a. En “Continuidad de los parques” se mezclan
de la puerta del café, después de dar dos vueltas a la dos planos de la realidad.
manzana esperando que un camión de reparto le deja- b. El título “Continuidad de los parques” hace
ra el sitio. Desde donde estaba era imposible que los
referencia a la estructura del cuento.
Nivel
uno
del café lo vieran. De cuando en cuando apretaba un
c. El narrador en ambos cuentos es una
poco el acelerador para mantener el motor caliente; no
quería fumar, pero sentía la boca seca y le daba rabia. tercera persona omnisciente.
A las siete menos cinco vio venir a Romero por la d. “Los amigos” es la historia de un asesinato
vereda de enfrente; lo reconoció en seguida por el por encargo.
chambergo gris y el saco cruzado. Con una ojeada a e. En ninguno de los dos cuentos sabemos lo
la vitrina del café, calculó lo que tardaría en cruzar la que piensan los personajes.
calle y llegar hasta ahí. Pero a Romero no podía pasarle
f. Los hechos de “Los amigos” transcurren en
nada a tanta distancia del café, era preferible dejarlo
que cruzara la calle y subiera a la vereda. Exactamente
una ciudad francesa.
en ese momento, Beltrán puso el coche en marcha y
sacó el brazo por la ventanilla. Tal como había previsto,
Romero lo vio y se detuvo sorprendido. La primera bala
2. Establezcan en su carpeta las acciones
le dio entre los ojos, después Beltrán tiró al montón
principales del cuento “Los amigos”.
que se derrumbaba. El Ford salió en diagonal, adelan-
tándose limpio a un tranvía, y dio la vuelta por Tacuarí.
Manejando sin apuro, el Número Tres pensó que la úl- 3. Identifiquen qué tipo de focalización
tima visión de Romero había sido la de un tal Beltrán, presentan los cuentos de Cortázar.
un amigo del hipódromo en otros tiempos.
Nivel
dos
Julio Cortázar.
4. Conversen entre ustedes.
“Los amigos”, de FINAL DEL JUEGO
a. ¿Qué diferencias encuentran entre los mundos
© 1956, Sucesión de Julio Cortázar
ficcionales creados en ambos cuentos?
b. ¿Hay alguna similitud en la forma en la que
Julio Cortázar (1914-1984)
están escritos (extensión de las frases, el uso
de la adjetivación, el tipo de narrador y la
Fue un escritor, traductor e intelectual argentino. Si bien
focalización)?
vivió parte de su vida en la Argentina, emigró luego a
Francia, donde residió hasta su muerte. Se lo considera un
maestro del relato corto, la prosa poética y la narración
breve en general. Es uno de los autores fundamentales
del boom latinoamericano, junto a Juan 5. Debatan entre ustedes.
Rulfo, Gabriel García Márquez y a. ¿Por qué resulta significativa la descripción
Carlos Fuentes.
que se realiza del sillón donde lee el personaje
Lo que no se conoce… en “Continuidad de los parques”? Nivel
tres
En su última visita a nuestro
país, en 1984, durante
b. ¿En qué momento del cuento se mezclan los
el gobierno de Raúl dos planos de la realidad?
Alfonsín, los lectores que c. ¿Con qué recursos se genera tensión y misterio
lo reconocieron al recorrer
en “Los amigos”? ¿Por qué los personajes se
las calles de Buenos Aires
corrieron a abrazarlo para
llaman por un número?
agradecerle por sus libros. d. ¿Qué efectos produce el tipo de narrador?

39
Este verosímil es el construido en el
relato “El abuelo Martín”, de Piñeiro. La
De Piñeiro a Cortázar
presencia de un padre divorciado que
Si bien Piñeiro y Cortázar pertenecen a dos generaciones distintas de la
busca a su hijo para ir a la casa de campo
literatura argentina, se pueden plantear algunas similitudes formales en sus
de su abuelo es una situación ficcional que
podría ocurrir en la realidad cuentos, en relación con la construcción de una experiencia verosímil.

Este verosímil es el construido por


El verosímil
Cortázar en “Continuidad de los Los sucesos que se narran en un cuento o en una novela no son ni verdaderos
parques”. El cuento presenta un
ni falsos. Es decir, no responden a un criterio de verdad. Por el contrario, son
escenario realista, hasta que nos damos
construcciones imaginarias que crean una realidad posible, que es verosímil o
cuenta de que el plano de la realidad
creíble en relación con ese mundo construido.
se contamina con la novela que lee el
personaje principal del cuento De acuerdo a su género literario, se establece un horizonte de expectativas
sobre lo que puede esperarse en una narración. En este sentido, una obra lite-
raria es verosímil en relación con el género al que pertenece.
• Verosímil realista. Propone un mundo posible no real. Es posible porque los
personajes, escenarios y sucesos se asemejan a lo que el lector conoce como par-
te de su mundo, y es no real porque es una creación imaginaria. Los elementos
del relato se corresponden con la realidad histórica y social del marco en el que
se ubican los hechos. Así, estos textos nos despiertan una ilusión de realidad.
• Verosímil fantástico. El mundo creado parece regirse por las mismas leyes que el
relato realista, pero luego esa normalidad se ve interrumpida cuando ocurre algún
suceso de carácter extraño o sobrenatural (explícito o implícito) que no puede ser
explicado de manera lógica y altera el mundo conocido por los personajes y al lec-
tor. Estos textos nos despiertan, así, una sensación de extrañeza o vacilación.

FIG. 11 El estilo de Cortázar


Es posible encontrar en el
estilo de Cortázar, por un lado, El género fantástico atraviesa gran parte de la narrativa de Cortázar. Él es,
expresiones típicas de la cultura principalmente, un maestro de la ambigüedad. La realidad cotidiana se funde
popular argentina, y por otro, con otras realidades sin que el lector perciba el momento en el que se produjo
el jazz, el surrealismo y la vida el salto, como por ejemplo en “Continuidad de los parques”.
de intelectuales y artistas que
Su obra se construye en un diálogo continuo entre la cultura argentina
desafiaban las convenciones
sociales y estéticas en el París y la cultura francesa [FIG. 11]. Además, forma parte de su estilo la prosa
de los años 60. poética, en la que las descripciones no solo informan al lector sobre
el mundo de la narración, sino que le otorgan una dimensión estética.

más lecturas
/// Prácticas del Lenguaje 3

Nueve Cuentos Mundo Kafka Los cuentos


J. D. Salinger Franz Kafka
siniestros
(Edhasa, 2004) (La estación, 2018) Kobo Abe
(Eterna Cadencia, 2011)
Estos cuentos Kafka es uno de los más
pertenecen al grandes innovadores Kobo Abe es uno de
realismo más de la narrativa breve e los maestros de la
tradicional. Siempre influyó en la mayoría de literatura japonesa
cargados de humor e irreverencia, los los autores de la segunda mitad del siglo contemporánea. Cada uno de sus
relatos de este libro son una puerta xx. En esta colección podrán encontrar cuentos es un viaje a los delirios más
privilegiada al mundo de Salinger. una selección de algunos clásicos. oscuros de la humanidad.

40
Líneas de integración
1. Marquen con una ✓ la opción correcta para 4. Lean el siguiente fragmento de la conferencia
completar las oraciones. que dio Julio Cortázar sobre algunos aspectos
a. En la focalización cero… del cuento, publicada por la revista Casa de las
el narrador se instala en la perspectiva de uno o Américas, y respondan.
más personajes. Nadie puede pretender que los cuentos solo
el narrador sabe menos que los personajes y deban escribirse luego de conocer sus leyes. En
solo registra lo que ve desde afuera. primer lugar, no hay tales leyes; a lo sumo cabe
el narrador relata tanto lo perceptible por los hablar de puntos de vista, de ciertas constantes
sentidos como lo imperceptible. que dan una estructura a ese género tan poco
encasillable; en segundo lugar, los teóricos y
b. El verosímil…
los críticos no tienen por qué ser los cuentistas
es lo que se considera verdadero. mismos, y es natural que aquellos solo entren
es lo creíble en función del mundo creado. en escena cuando exista ya un acervo, un acopio
es lo falso. de literatura que permita indagar y esclarecer su
desarrollo y sus cualidades.
2. Lean los siguientes fragmentos e indiquen el tipo
de narrador y focalización. a. ¿Qué relación tiene esta declaración con la idea
La primera vez que vio la isla, Marini estaba de “cuento de autor”?
cortésmente inclinado sobre los asientos de la
izquierda, ajustando la mesa de plástico antes de
instalar la bandeja del almuerzo. La pasajera lo
había mirado varias veces mientras él iba y venía con
b. ¿Qué implica que el cuentista no tiene por qué
revistas o vasos de whisky.
“La isla a mediodía”, Julio Cortázar. ser crítico o teórico?

• Narrador:
• Focalización:
Dos valijas. Eso dijo Mauro. Volví a preguntar: “¿Estás
seguro?”. “Sí, estoy seguro”, respondió con paciencia. 5. Busquen en internet o en la biblioteca la
Todos me tenían paciencia en aquellos días. “No pueden novela Rayuela, de Julio Cortázar. Lean el capítulo
ser dos”, insistí. Pero Mauro ya no dijo nada porque 112 y conversen entre ustedes.
ahí estaban las dos, en el recibidor del departamento. a. ¿Que expresión pertenece al “lenguaje literario”
Apenas se atrevió a señalarlas con las manos abiertas, que desagrada a Morelli?
las palmas hacia arriba, mientras vacilaba en el marco
/// BLOQUE I | Capítulo 02
b. ¿Por qué prefiere otra expresión?
de la puerta dudando si entrar o irse.
“Dos valijas”, Claudia Piñeiro.
c. ¿A qué creen que se refiere Morelli cuando habla
del “uso decorativo de un verbo”?
• Narrador:
• Focalización: 6. Elijan una de las siguientes opciones para
transformar en su carpeta los cuentos que leyeron.
3. Reescriban en su carpeta los fragmentos de la a. Introduzcan un hecho sobrenatural en el cuento
consigna anterior modificando el narrador y la “Salsa Carina”.
focalización que presenta cada uno. ¿Cambia el b. Agreguen un fragmento final en “Los amigos”
efecto de lectura? ¿Por qué? para alterar su verosímil realista.

41
Líneas de producción
1. La máquina productora de cuentos es un 3. Una vez definido el personaje, elijan el
recurso fácil para escribir cuando la imaginación tiempo, el escenario, la situación y el narrador y
no ayuda. La máquina cuenta con una serie de la focalización.
opciones combinables que brindan los recursos a. El tiempo es...
mínimos para pensar la construcción de un relato. el año 2110.
Para comenzar, seleccionen uno de los siguientes comienzos del siglo xxi.
personajes que protagonizará su historia. una noche de invierno.
un mes.
b. El escenario es…
un bosque.
el vagón de un tren.
una gran avenida.
una casa vacía.
productora de cuentos

c. La situación es...
la desaparición de un objeto muy importante.
una pelea familiar.
La máquina

desbaratar una banda criminal.


evitar el fin del mundo.
d. El narrador y la focalización es…
narrador en primera persona, focalización
variable y múltiple.
narrador en tercera persona testigo,
focalización externa.
narrador en tercera persona, focalización cero.
narrador en primera persona, focalización
interna.

4. Anoten en un borrador los hechos del relato


organizados cronológicamente.

5. Redacten un borrador de la historia y


compartan su texto con un compañero para
que les haga una devolución y les señale
correcciones.
2. Piensen características de su personaje.
Imaginen cómo se llama, cuántos años 6. Corrijan la redacción y la ortografía del
tiene, dónde vive y con quién, si es tímido o borrador. Pueden incluir las correcciones
extrovertido, si tiene amigos, cuáles son sus que realizó su compañero si creen que son
hábitos y gustos, a qué le tiene miedo, etcétera. necesarias.

42
Líneas de lectura
Conversaciones sobre
narraciones con estilo
1. En grupos, elijan dos cuentos de un mismo autor 7. Hagan una lista con las características formales
para leer. Pueden seleccionarlos de entre los libros de los cuentos. Por ejemplo:
recomendados en la sección Más Lecturas.
Tipo de oraciones: cortas
Tipo de adjetivación: excesiva y oscura
2. Completen una ficha como la siguiente con los Personaje: sin psicología, se lo conoce por sus acciones
datos de cada cuento seleccionado. Tema principal de la historia: el miedo a la oscuridad

Título: 8. Expliquen en su carpeta qué semejanzas y


Autor/a:
diferencias encuentran entre los cuentos del autor
Editorial:
Año de publicación: seleccionado. Pueden orientarse a partir de las
siguientes preguntas.
3. Escriban una sinopsis de cada cuento. a. ¿Cómo definen el estilo del autor?
b. ¿Qué características tiene su escritura?
c. ¿Logra generar tensión?

9. Elijan el fragmento de un cuento y realicen


alguna de las siguientes opciones.
a. Modifiquen el narrador para aumentar o
disminuir la tensión de la narración.
b. Agreguen un párrafo que proporcione al lector
un indicio de lo que sucederá en el desenlace.
c. Expandan una descripción para crear más
claramente un ambiente de tensión o terror.
• Expliquen cuál es la relación del cuento elegido
con las características del género al que pertenece.

4. Anoten en su carpeta las acciones principales y


/// BLOQUE I | Capítulo 02
secundarias de cada texto.

5. Determinen en su carpeta el marco narrativo de


cada cuento. Tengan en cuenta el tiempo, el lugar y
los personajes principales y secundarios.
10. Debatan y tomen nota de sus conclusiones.
6. Conversen entre ustedes. a. ¿Cómo se construye el verosímil en los dos
a. ¿Qué tipo de narrador se emplea en los cuentos? cuentos?
b. ¿Cómo reaccionan los personajes a los hechos? b. ¿Hay algún cuento que no se adapte a la idea de
c. ¿Qué recursos utiliza el autor para generar tensión? verosímil que se presentó en este capítulo?

43
RecreArte
Las artes » Los mitos de Cthulhu (1973), de Alberto Breccia.

plásticas
El dibujante uruguayo Alberto Breccia realizó una versión ilustrada de Los mitos de
Cthulhu, de H. P. Lovecraft, que se editó por primera vez en 1973. El libro recrea algunos de
los relatos más conocidos del autor norteamericano en clave de historieta.

mandi.com.ar/BJMmTM
Escaneen el código QR
para ver el libro.

Para la ilustración de las


historias de Lovecraft,
Breccia utilizó técnicas
de dibujo experimentales,
como el collage

• ¿Qué efecto produce el estilo del dibujo de Breccia?


¿Logra acompañar el estilo de Lovecraft?

» La llamada de Cthulhu (2005), del director Andrew Leman. Las artes


audiovisuales
Es una película muda que adapta el famoso relato de Lovecraft, escrito
en 1926. Su rodaje fue impulsado y producido por la Sociedad Histórica
H. P. Lovecraft de Estados Unidos.

La llamada de Cthulhu

Para su realización se
utilizaron técnicas de
grabación modernas
y elementos vintage
para reproducir la
/// Prácticas del Lenguaje 3

estética de los filmes


de la década de 1920

mandi.com.ar/F2Ouy4
Escaneen el código QR para ver la película completa.
•mucho
¿Por qué la película parece grabada hace
tiempo?

44
El realismo
y la ficción
mágico
histórica
C A P Í T U L O 03
» Lectura de un cuento de realismo mágico » Teoría literaria: el realismo mágico, la secuencia narrativa,
el realismo mágico en contexto » Lectura de una ficción histórica » Teoría en diálogo: del realismo mágico
a la ficción histórica

Otro contar...
La literatura es mucho más que un conjunto


Quereme así, piantao, piantao, piantao. de ficciones; es una manera de ver y de interpretar
Trepate a esta ternura de locos que hay en mí. el mundo. Las miradas respecto de la realidad tienen
Ponete esta peluca de alondras, muchas formas y distintos efectos. Se


¡y volá! tornan aún más evidentes cuando reconocemos hechos
¡Volá conmigo ya!, ¡vení, volá, vení! y lugares. El realismo mágico y la ficción histórica
Astor Piazzolla - Horacio Ferrer nos invitan a reflexionar sobre una cultura
compartida y acontecimientos pasados. Sin embargo,
van más allá de la geografía
• Al finalizar el capítulo, escaneen
el código QR y realicen las actividades
o la historia… Evocan la intimidad de
de la plataforma. una sociedad y de una época.
45
Un señor muy viejo con unas alas enormes
Gabriel García Márquez

Una familia vive humildemente en un pueblo costero junto al mar Caribe,


hasta que en el patio de su casa aparece un extraño personaje…

Al tercer día de lluvia habían matado tan-


tos cangrejos dentro de la casa, que Pelayo tuvo que
estupor. Estaba vestido como un trapero*. Le quedaban
apenas unas hilachas descoloridas en el cráneo pelado
atravesar su patio anegado para tirarlos al mar, pues el y muy pocos dientes en la boca, y su lastimosa con-
niño recién nacido había pasado la noche con calenturas dición de bisabuelo ensopado lo había desprovisto de
y se pensaba que era a causa de la pestilencia. El mun- toda grandeza. Sus alas de gallinazo grande, sucias y
do estaba triste desde el martes. El cielo y el mar eran medio desplumadas, estaban encalladas para siempre
una misma cosa de ceniza, y las arenas de la playa, que en el lodazal. Tanto lo observaron, y con tanta atención,
en marzo fulguraban* como polvo de lumbre, se habían que Pelayo y Elisenda se sobrepusieron muy pronto del
convertido en un caldo de lodo y mariscos podridos. La asombro y acabaron por encontrarlo familiar. Entonces
luz era tan mansa al mediodía, que cuando Pelayo re- se atrevieron a hablarle, y él les contestó en un dialecto
gresaba a la casa después de haber tirado los cangrejos, incomprensible pero con una buena voz de navegante.
le costó trabajo ver qué era lo que se movía y se quejaba Fue así como pasaron por alto el inconveniente de las
en el fondo del patio. Tuvo que acercarse mucho para alas, y concluyeron con muy buen juicio que era un náu-
descubrir que era un hombre viejo, que estaba tumbado frago solitario de alguna nave extranjera abatida por el
boca abajo en el lodazal, y a pesar de sus grandes es- temporal. Sin embargo, llamaron para que lo viera a una
fuerzos no podía levantarse, porque se lo impedían sus vecina que sabía todas las cosas de la vida y la muerte,
enormes alas. y a ella le bastó con una mirada para sacarlos del error.
Asustado por aquella pesadilla, Pelayo corrió en bus- —Es un ángel —les dijo—. Seguro que venía por el
ca de Elisenda, su mujer, que estaba poniéndole com- niño, pero el pobre está tan viejo que lo ha tumbado
presas al niño enfermo, y la llevó hasta el fondo del la lluvia.
patio. Ambos observaron el cuerpo caído con un callado

46
Al día siguiente todo el mundo sabía que en casa de y con un breve sermón previno a los curiosos contra los
Pelayo tenían cautivo un ángel de carne y hueso. Con- riesgos de la ingenuidad. Les recordó que el demonio
tra el criterio de la vecina sabia, para quien los ángeles tenía la mala costumbre de recurrir a artificios de car-
de estos tiempos eran sobrevivientes fugitivos de una naval para confundir a los incautos. Argumentó que si
conspiración celestial, no habían tenido corazón para las alas no eran el elemento esencial para determinar
matarlo a palos. Pelayo estuvo vigilándolo toda la tar- las diferencias entre un gavilán y un aeroplano, mucho
de desde la cocina, armado con un garrote de alguacil, menos podían serlo para reconocer a los ángeles. Sin
y antes de acostarse lo sacó a rastras del lodazal y lo embargo, prometió escribir una carta a su obispo, para
encerró con las gallinas en el gallinero alumbrado. A que este escribiera otra a su primado y para que este
media noche, cuando terminó la lluvia, Pelayo y Elisen- escribiera otra al Sumo Pontífice, de modo que el vere-
da seguían matando cangrejos. Poco después el niño dicto final viniera de los tribunales más altos.
despertó sin fiebre y con deseos de comer. Entonces se
sintieron magnánimos y decidieron poner al ángel en fulgurar. Resplandecer.
una balsa con agua dulce y provisiones para tres días, trapero. Ropavejero; persona que compra y vende ropa y
y abandonarlo a su suerte en altamar. Pero cuando sa- objetos usados. En este caso, se refiere al aspecto humilde
del personaje.
lieron al patio con las primeras luces, encontraron a egregio. Que es reconocido por sobresalir en algún aspecto,
todo el vecindario frente al gallinero, retozando con el en este caso, la dignidad.
ángel sin la menor devoción y echándole cosas de co-
mer por los huecos de las alambradas, como si no fuera
una criatura sobrenatural sino un animal de circo.
El padre Gonzaga llegó antes de las siete alarmado
por la desproporción de la noticia. A esa hora ya ha-
bían acudido curiosos menos frívolos que los del ama-
necer, y habían hecho toda clase de conjeturas sobre
el porvenir del cautivo. Los más simples pensaban que
sería nombrado alcalde del mundo. Otros, de espíritu
más áspero, suponían que sería ascendido a general
de cinco estrellas para que ganara todas las guerras.
Algunos visionarios esperaban que fuera conservado
como semental para implantar en la tierra una estirpe
de hombres alados y sabios que se hicieran cargo del
Universo. Pero el padre Gonzaga, antes de ser cura, ha-
bía sido leñador macizo. Asomado a las alambradas re-
pasó en un instante su catecismo, y todavía pidió que
le abrieran la puerta para examinar de cerca a aquel
varón de lástima que más bien parecía una enorme
gallina decrépita entre las gallinas absortas. Estaba
echado en un rincón, secándose al sol las alas extendi-
das, entre las cáscaras de fruta y las sobras de desayu-
nos que le habían tirado los madrugadores. Ajeno a las
impertinencias del mundo, apenas si levantó sus ojos
de anticuario y murmuró algo en su dialecto cuando el
padre Gonzaga entró en el gallinero y le dio los buenos
días en latín. El párroco tuvo la primera sospecha de su
impostura al comprobar que no entendía la lengua de
Dios ni sabía saludar a sus ministros. Luego observó
que visto de cerca resultaba demasiado humano: tenía
un insoportable olor de intemperie, el revés de las alas
sembrado de algas parasitarias y las plumas mayores
maltratadas por vientos terrestres, y nada de su natu-
raleza miserable estaba de acuerdo con la egregia* dig-
nidad de los ángeles. Entonces abandonó el gallinero,

47
Su prudencia cayó en corazones estériles. La noticia preció sin probarlos los almuerzos papales que le lleva-
del ángel cautivo se divulgó con tanta rapidez, que al ban los penitentes, y nunca se supo si fue por ángel o
cabo de pocas horas había en el patio un alboroto de por viejo que terminó comiendo nada más que papillas
mercado, y tuvieron que llevar la tropa con bayonetas de berenjena. Su única virtud sobrenatural parecía ser
para espantar el tumulto que ya estaba a punto de la paciencia. Sobre todo en los primeros tiempos, cuan-
tumbar la casa. Elisenda, con el espinazo torcido de do le picoteaban las gallinas en busca de los parásitos
tanto barrer basura de feria, tuvo entonces la buena estelares que proliferaban en sus alas, y los baldados*
idea de tapiar el patio y cobrar cinco centavos por la le arrancaban plumas para tocarse con ellas sus de-
entrada para ver al ángel. fectos, y hasta los más piadosos le tiraban piedras tra-
Vinieron curiosos hasta de la Martinica. Vino una tando de que se levantara para verlo de cuerpo entero.
feria ambulante con un acróbata volador, que pasó La única vez que consiguieron alterarlo fue cuando le
zumbando varias veces por encima de la muchedum- abrasaron* el costado con un hierro de marcar novi-
bre, pero nadie le hizo caso porque sus alas no eran llos porque llevaba tantas horas de estar inmóvil que lo
de ángel sino de murciélago sideral. Vinieron en bus- creyeron muerto. Despertó sobresaltado, despotrican-
ca de salud los enfermos más desdichados del Caribe: do en lengua hermética y con los ojos en lágrimas, y
una pobre mujer que desde niña estaba contando los dio un par de aletazos que provocaron un remolino de
latidos de su corazón y ya no le alcanzaban los núme- estiércol de gallinero y polvo lunar, y un ventarrón de
ros, un jamaicano que no podía dormir porque lo ator- pánico que no parecía de este mundo. Aunque muchos
mentaba el ruido de las estrellas, un sonámbulo que creyeron que su reacción no había sido de rabia sino
se levantaba de noche a deshacer dormido las cosas de dolor, desde entonces se cuidaron de no molestarlo,
que había hecho despierto, y muchos otros de menor porque la mayoría entendió que su pasividad no era la
gravedad. En medio de aquel desorden de naufragio de un héroe en uso de buen retiro sino la de un cata-
que hacía temblar la tierra, Pelayo y Elisenda estaban clismo en reposo.
felices de cansancio, porque en menos de una semana El padre Gonzaga se enfrentó a la frivolidad de la
atiborraron de plata los dormitorios, y todavía la fila muchedumbre con fórmulas de inspiración doméstica,
de peregrinos que esperaban turno para entrar llegaba mientras le llegaba un juicio terminante sobre la natura-
hasta el otro lado del horizonte. leza del cautivo. Pero el correo de Roma había perdido la
El ángel era el único que no participaba de su propio noción de la urgencia. El tiempo se les iba en averiguar
acontecimiento. El tiempo se le iba en buscar acomodo si el convicto tenía ombligo, si su dialecto tenía algo que
en su nido prestado, aturdido por el calor de infierno ver con el arameo, si podía caber muchas veces en la
de las lámparas de aceite y las velas de sacrificio que punta de un alfiler, o si no sería simplemente un norue-
le arrimaban a las alambradas. Al principio trataron de go con alas. Aquellas cartas de parsimonia habrían ido
que comiera cristales de alcanfor, que, de acuerdo con y venido hasta el fin de los siglos, si un acontecimiento
la sabiduría de la vecina sabia, era el alimento especí- providencial no hubiera puesto término a las tribulacio-
fico de los ángeles. Pero él los despreciaba, como des- nes del párroco.

48
Sucedió que por esos días, entre muchas otras atrac- tuvo a punto de ganarse la lotería, y el del leproso a
ciones de las ferias errantes del Caribe, llevaron al quien le nacieron girasoles en las heridas. Aquellos
pueblo el espectáculo triste de la mujer que se había milagros de consolación que más bien parecían entre-
convertido en araña por desobedecer a sus padres. tenimientos de burla, habían quebrantado ya la repu-
La entrada para verla no solo costaba menos que la tación del ángel cuando la mujer convertida en araña
entrada para ver al ángel, sino que permitían hacerle terminó de aniquilarla. Fue así como el padre Gonzaga
toda clase de preguntas sobre su absurda condición, y se curó para siempre del insomnio, y el patio de Pelayo
examinarla al derecho y al revés, de modo que nadie volvió a quedar tan solitario como en los tiempos en
pusiera en duda la verdad del horror. Era una tarántula que llovió tres días y los cangrejos caminaban por los
espantosa del tamaño de un carnero y con la cabeza dormitorios.
de una doncella triste. Pero lo más desgarrador no era Los dueños de la casa no tuvieron nada que lamentar.
su figura de disparate, sino la sincera aflicción con que Con el dinero recaudado construyeron una mansión de
contaba los pormenores de su desgracia: siendo casi dos plantas, con balcones y jardines, y con sardineles
una niña se había escapado de la casa de sus padres muy altos para que no se metieran los cangrejos del in-
para ir a un baile, y cuando regresaba por el bosque vierno, y con barras de hierro en las ventanas para que
después de haber bailado toda la noche sin permiso, no se metieran los ángeles. Pelayo estableció además
un trueno pavoroso abrió el cielo en dos mitades, y por un criadero de conejos muy cerca del pueblo y renunció /// BLOQUE I | Capítulo 03
aquella grieta salió el relámpago de azufre que la con- para siempre a su mal empleo de alguacil, y Elisenda
virtió en araña. Su único alimento eran las bolitas de se compró unas zapatillas satinadas de tacones altos y
carne molida que las almas caritativas quisieran echar- muchos vestidos de seda tornasol, de los que usaban
le en la boca. Semejante espectáculo, cargado de tanta las señoras más codiciadas en los domingos de aque-
verdad humana y de tan temible escarmiento*, tenía llos tiempos. El gallinero fue lo único que no mereció
que derrotar sin proponérselo al de un ángel despecti- atención. Si alguna vez lo lavaron con creolina y que-
vo que apenas si se dignaba mirar a los mortales. Ade-
más, los escasos milagros que se le atribuían al ángel
revelaban un cierto desorden mental, como el del ciego baldado. Que padece tuberculosis.
abrasar. Quemar.
que no recobró la visión pero le salieron tres dientes
escarmiento. Castigo.
nuevos, y el del paralítico que no pudo andar pero es-

49
maron las lágrimas de mirra en su interior, no fue por Una mañana, Elisenda estaba cortando rebanadas
hacerle honor al ángel, sino por conjurar la pestilencia de cebolla para el almuerzo, cuando un viento que pa-
de muladar* que ya andaba como un fantasma por todas recía de alta mar se metió en la cocina. Entonces se
partes y estaba volviendo vieja la casa nueva. Al princi- asomó por la ventana, y sorprendió al ángel en las pri-
pio, cuando el niño aprendió a caminar, se cuidaron de meras tentativas de vuelo. Eran tan torpes, que abrió
que no estuviera cerca del gallinero. Pero luego se fue- con las uñas un surco de arado en las hortalizas y es-
ron olvidando del temor y acostumbrándose a la peste, y tuvo a punto de desbaratar el cobertizo con aquellos
antes de que el niño mudara los dientes se había metido aletazos indignos que resbalaban en la luz y no en-
a jugar dentro del gallinero, cuyas alambradas podridas contraban asidero en el aire. Pero logró ganar altura.
se caían a pedazos. El ángel no fue menos displicente Elisenda exhaló un suspiro de descanso, por ella y por
con él que con el resto de los mortales, pero soporta- él, cuando lo vio pasar por encima de las últimas casas,
ba las infamias más ingeniosas con una mansedumbre sustentándose de cualquier modo con un azaroso aleteo
de perro sin ilusiones. Ambos contrajeron la varicela al de buitre senil. Siguió viéndolo hasta cuando acabó de
mismo tiempo. El médico que atendió al niño no resis- cortar la cebolla, y siguió viéndolo hasta cuando ya no
tió la tentación de auscultar al ángel, y encontró tantos era posible que lo pudiera ver, porque entonces ya no
soplos en el corazón y tantos ruidos en los riñones, que era un estorbo en su vida, sino un punto imaginario en
no le pareció posible que estuviera vivo. Lo que más le el horizonte del mar.
asombró, sin embargo, fue la lógica de sus alas. Resul-
taban tan naturales en aquel organismo completamente “Un señor muy viejo con unas alas enormes”, La increíble y triste
humano, que no podía entender por qué no las tenían historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada.
también los otros hombres. © Gabriel García Márquez, 1972 y Herederos de Gabriel García
Cuando el niño fue a la escuela, hacía mucho tiempo Márquez
que el sol y la lluvia habían desbaratado el gallinero.
El ángel andaba arrastrándose por acá y por allá como muladar. Sitio donde se echa
un moribundo sin dueño. Lo sacaban a escobazos de un el estiércol o la basura.
dormitorio y un momento después lo encontraban en la
cocina. Parecía estar en tantos lugares al mismo tiempo,
que llegaron a pensar que se desdoblaba, que se repetía
a sí mismo por toda la casa, y la exasperada Elisenda
gritaba fuera de quicio que era una desgracia vivir en
aquel infierno lleno de ángeles. Apenas si podía comer,
sus ojos de anticuario se le habían vuelto tan turbios
que andaba tropezando con los horcones, y ya no le que-
daban sino las cánulas peladas de las últimas plumas.
Pelayo le echó encima una manta y le hizo la caridad Gabriel García Márquez (1927-2014)
de dejarlo dormir en el cobertizo, y solo entonces ad-
“Gabo” fue un escritor colombiano, nacido en el pueblo
virtieron que pasaba la noche con calenturas delirantes
de Aracataca. De origen humilde, fue criado por sus
en trabalenguas de noruego viejo. Fue esa una de las
abuelos, quienes lo introdujeron en el conocimiento del
pocas veces en que se alarmaron, porque pensaban que
folclore y las leyendas del Caribe colombiano. Trabajó
se iba a morir, y ni siquiera la vecina sabia había podido como periodista y corresponsal internacional, también
/// Prácticas del Lenguaje 3

decirles qué se hacía con los ángeles muertos. como guionista de cine.
Sin embargo, no solo sobrevivió a su peor invierno,
Es considerado el fundador del realismo mágico, a la
sino que pareció mejor con los primeros soles. Se que-
vez que un representante ineludible de la literatura
dó inmóvil muchos días en el rincón más apartado del
latinoamericana. En 1982 ganó el Premio Nobel de
patio, donde nadie lo viera, y a principios de diciembre
Literatura.
empezaron a nacerle en las alas unas plumas grandes
y duras, plumas de pajarraco viejo, que más bien pare- Escribió numerosas novelas y relatos. Entre sus libros se
destacan Cien años de soledad, Doce cuentos peregrinos,
cían un nuevo percance de la decrepitud. Pero él debía
Relato de un náufrago, Crónica de una muerte anunciada,
conocer la razón de estos cambios, porque se cuidaba
La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de
muy bien de que nadie los notara, y de que nadie oyera
su abuela desalmada y El amor en los tiempos del cólera.
las canciones de navegantes que a veces cantaba bajo
las estrellas.

50
Análisis literario
Nivel uno
1. Completen en su carpeta las siguientes
Nivel
dos
4. Describan en su carpeta el espacio donde se
oraciones de acuerdo con el argumento del desarrolla la historia.
cuento. • ¿En qué lugar vivían los personajes? ¿En qué
a. Cuando Pelayo y Elisenda vieron al viejo por lugar tenían encerrado al viejo?
primera vez, pensaron…
b. El párroco desconfiaba de que el viejo fuera un 5. Debatan entre ustedes.
ángel porque… •Si bien en el cuento no se dice cuánto tiempo
c. A Elisenda se le ocurrió cobrar entrada después pasó entre la aparición del viejo y su partida,
de que… hay un dato que permite determinarlo en forma
d. El viejo dio muestras de dolor recién cuando… aproximada. ¿Cuál es ese dato?
e. Cuando el viejo se marchó, Elisenda se sintió…
6. Señalen con una ✓ la oración que crean que
2. Indiquen con V las afirmaciones verdaderas, define mejor al narrador de esta historia.
con F las falsas y con D las dudosas. a. El narrador es un habitante del pueblo.
a. La acción transcurre en una gran ciudad. b. El narrador cuenta solamente lo que ve y
b. El sacerdote saludó al viejo en latín porque escucha.
es “la lengua de Dios”. c. El narrador es un personaje afectado por los
c. Pelayo y Elisenda se enriquecieron porque el hechos que narra.
ángel realizó un milagro.

tres
d. El ángel se fue porque en la casa se sentía
maltratado.
e. La vida de la familia de Pelayo mejoró desde Nivel
la llegada del viejo.
f. La gente le arrancaba las plumas para 7. En el cuento, el clima acompaña el desarrollo
conservar un recuerdo. de la acción.
• Copien en su carpeta tres fragmentos donde
3. Señalen con una el clima se relacione con diferentes momentos
✓ la o las opciones correctas
para completar las oraciones. de la historia.

/// BLOQUE I | Capítulo 03


a. En el patio de la casa de Pelayo y Elisenda
apareció… 8. Las descripciones del viejo están marcadas
un ave con forma humana. por rasgos de fealdad y decrepitud. Subrayen
un viejo con enormes alas. en el texto y copien en su carpeta las palabras
un ángel atascado en el barro. o expresiones que transmitan esas sensaciones.
b. La gente dejó de prestarle atención al viejo
porque… 9. En el cuento, el pueblo funciona como un
no hacía milagros. personaje más. Escriban un diálogo de una carilla
se aburrían de que no hablara. donde diversos habitantes del pueblo expresen su
apareció otra maravilla más interesante. opinión sobre la naturaleza del viejo.

51
El realismo mágico
El realismo mágico es una corriente literaria surgida en la década de 1960
que se caracteriza por la presencia de elementos fantásticos o fabulosos en un
mundo presentado como realista. Esta presencia simultánea de una atmósfera
mágica y una realista se plantea como equilibrada: lo real se presenta como
maravilloso (hechos y escenas de la vida diaria aparecen como fantásticos e
irreales) y lo maravilloso como real (los sucesos fabulosos o mágicos se presen-
tan como si fueran comunes y cotidianos).

El realismo moderno
Las obras realistas son aquellas en las que el mundo creado por el artista
se asemeja a la realidad conocida. Para los antiguos griegos el arte no era otra

FIG. 12 cosa que mímesis, palabra que puede traducirse por “imitación”.
El crítico alemán Erich Auerbach, en su obra titulada Mímesis, releva las for-
mas de representación de la realidad en la literatura occidental desde la Odi-
El realismo literario está sea de Homero hasta comienzos del siglo xx, y afirma que a partir del siglo xix
íntimamente ligado a la se desarrolla un realismo moderno, en el que los diferentes subgéneros del
historia reciente de las realismo abarcan los aspectos serios y cómicos, bellos y feos de la vida en su
sociedades en las que
totalidad [FIG. 12].
surgió. Los franceses
Stendhal, Honoré de Balzac
y Gustave Flaubert ofrecían Un género latinoamericano
un amplio cuadro social La expresión realismo mágico tuvo su origen muchos años antes de 1960. En
de la vida en Francia en el la década de 1920, el crítico de arte alemán Franz Roh acuñó el nombre “realis-
siglo XIX. Lo mismo ocurría mo mágico” para definir el regreso de la pintura a la representación figurativa
con Iván Turguéniev, Fiódor
después de más de una década de arte abstracto [L]. Se trataba, en resumen,
Dostoievski y Lev Tolstói en
Rusia, y con Benito Pérez de mirar desde una perspectiva social la realidad que rodea al ser humano,
Galdós en España. en contraposición a la mirada subjetiva que había caracterizado a las estéti-
cas vanguardistas. En 1948, el escritor venezolano Arturo Uslar Pietri utilizó la

L
misma expresión para referirse a una totalidad que abarca lo perceptible de
la realidad y al mismo tiempo su lado misterioso: el escritor debe representar
a la vez ambos aspectos de la realidad. El escritor cubano Alejo Carpentier, en
[L] el prólogo de su novela El reino de este mundo, se valió de la expresión “lo
Vayan a la página 109 para real maravilloso” para caracterizar el ámbito latinoamericano como un territorio
revisar las características de donde lo extraordinario y lo maravilloso surgen espontáneamente por los ras-
los movimientos artísticos de
gos de su propia naturaleza.
vanguardia.
Algunos de los recursos más importantes del realismo mágico son los siguientes.

/// Prácticas del Lenguaje 3

Presencia de elementos mágicos que no se explican ni se cuestionan.


• El tiempo, aunque lineal, se propone como cíclico y crea una atmósfera particular.
• Elementos propios de las creencias y culturas populares latinoamericanas.
• Los espacios geográficos muchas veces no están delimitados de manera precisa.
• La hipérbole, recurso que consiste en la exageración, será uno de los recursos
más utilizados, ya que tiene su correlación en la exuberancia de la geografía.
En “Un señor muy viejo con unas alas enormes”, el orden natural de la vida
se ve interrumpido por la aparición del ángel. En ningún momento la aparición
se explica, pero a partir de su presencia la realidad latinoamericana de un pe-
queño pueblo del Caribe se despliega en todas sus facetas: la reacción de la
gente frente al fenómeno, con su mezcla de credulidad y esperanza; el deseo
del milagro; la pobreza y la omnipresencia de una geografía particular y hostil.

52
La secuencia narrativa

L
Siempre que alguien cuenta o escribe una historia, desde una breve anécdota
acontecimientos.
hasta una extensa novela, lo que hace es encadenar hechos o acontecimientos
La forma más sencilla consiste en un encadenamiento causal: porque sucede
[L]
A, entonces sucede B. Sin embargo, no es inusual encontrar otro tipo de encade-
Por lo general, es en la situación
namientos, sobre todo en la literatura contemporánea, que funcionan mediante inicial que se presenta el marco
conexiones misteriosas o absurdas. En el cuento de Gabriel García Márquez, por narrativo. Repasen este concepto
ejemplo, no hay una relación clara de causalidad entre los hechos en torno a la en la página 17.
llegada y la partida del ángel.
Tradicionalmente, se distinguen tres momentos en la secuencia narrativa:
SITUACIÓN INICIAL

Se trata de una situación de equilibrio en la que se


presentan los personajes, sus relaciones y sus contextos [L].
La situación inicial de “Un señor muy viejo con unas alas
enormes” está constituida por la información sobre Pelayo y
la descripción del ambiente en el día que encuentra al ángel.
SECUENCIA NARRATIVA

CONFLICTO O NUDO

Aparecen los problemas y los conflictos que producen una


ruptura del equilibrio inicial; los protagonistas están en
dificultades y deben buscar la manera de resolverlas. En el
cuento de Gabriel García Márquez, la llegada del ángel inicia
un conflicto, marcado por la inquietud sobre su naturaleza y
el revuelo que causa en el pueblo.
FIG. 13
A veces, ciertas acciones
DESENLACE

Se resuelven los problemas, para bien o para mal, y se genera aparentemente secundarias
una nueva situación de equilibrio. En el cuento, el desenlace son indicios de núcleos
está marcado por la regeneración de las alas y la posterior narrativos fundamentales.
partida del ángel.
Los indicios son pistas
literarias que funcionan para
anticipar algún aspecto de la
Acciones principales y secundarias trama. Su presencia no solo
colabora con el sentido global
del texto, sino que dirigen la
Todos los acontecimientos que suceden en una historia tienen algún grado de lectura para la interpretación
importancia. Están allí cumpliendo alguna función, aun cuando sea difícil distin- de la historia.
guir cuál con precisión. Sin embargo, también es evidente que no todos los he- Un caso para ejemplificar
chos tienen la misma jerarquía, sino que hay algunos más importantes que otros. esta particularidad es el /// BLOQUE I | Capítulo 03
cuento “El abuelo Martín”
Acciones principales. Se llama así a los hechos más importantes, son aquellos del capítulo 02. El hecho de
que no podrían faltar en un relato sin modificarlo sustancialmente. Se recono- que Hernán sea arquitecto
y se mencione la falta de
cen porque es a partir de ellos que la historia avanza. Por ejemplo, el hallazgo sentido arquitectónico de
del viejo por parte de Pelayo. la pared que tiene que
tirar abajo son indicios en
Acciones secundarias. Constituyen los eventos más circunstanciales o anecdó- una acción aparentemente
ticos. Por ejemplo, cuando los pobladores intentan marcar al viejo con un hie- secundaria que completan
su sentido cuando se
rro al rojo vivo, o el hecho de que Elisenda cortara cebollas el día que el viejo
descubre la verdadera
levantó vuelo son acciones secundarias de “Un señor muy viejo con unas alas función de esa pared.
enormes” [FIG. 13].

53
El realismo mágico
en contexto
Durante la década de 1960 América Latina se vio convulsionada por una ola
de movimientos sociales, inspirados principalmente por la experiencia de la
Revolución cubana (1959) y el trauma social ocasionado por diferentes y suce-
sivos golpes de Estado; la problemática latinoamericana demandaba formas
artísticas propias. Así, la pobreza, las desigualdades sociales y la marginación

14
de los pueblos originarios se reflejaron en la literatura de esos años, que en-
FIG. contró en la estética del realismo mágico la forma de representar ese mundo
tan particular.
La obra de Frida Kahlo
En su ensayo “De lo real maravilloso americano”, Alejo Carpentier plantea
(México, 1907-1954) combina
elementos del paisaje natural que los españoles, al tomar contacto con la geografía recién descubierta, en-
y social latinoamericano con contraron “un mundo de monarcas coronados de plumas de aves verdes, de
las fantasías y ensueños de la vegetaciones que se remontaban a los orígenes de la tierra, de manjares jamás
artista, a menudo vinculados probados, de bebidas sacadas del cacto y de la palma” [FIG. 14].
a su dura vida. Si bien no es
considerada como uno de los
exponentes pictóricos del El boom latinoamericano
realismo mágico, dada su
asociación más frecuente con Escritores como Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes (mexicano, 1928-2012)
el movimiento surrealista, y Rosario Ferré (puertorriqueña, 1938-2016), entre otros, integraron una genera-
forma parte de un conjunto ción que desarrolló la estética del realismo mágico. Ellos lograron un éxito edi-
de referentes ineludibles al
torial tal que permitió que la literatura latinoamericana se conociera en todo
pensar el arte de América
Latina en el convulsionado el mundo. A ese fenómeno se lo llamó boom (palabra proveniente del inglés,
contexto de mediados del ‘estallido’, que designa un veloz crecimiento de ventas de un producto). Se trató
siglo XX. de un fenómeno complejo que no se explica simplemente por el éxito comercial
de las obras de estos autores: los lectores encontraron en ellas la voz largamente
postergada del continente latinoamericano.

Estudio literario
1. Teniendo en cuenta las características del 3. Respondan de a dos en su carpeta.
realismo mágico, marquen con una ✓ los aspectos a. ¿Les parece que la situación narrada se
del cuento de García Márquez que se ajusten a ellas. ambienta en un espacio realista?
a. La aparición maravillosa del viejo es explicada b. ¿Qué aspectos del marco narrativo del cuento
/// Prácticas del Lenguaje 3

racionalmente. contribuyen a transmitir una sensación de


b. El pueblo es inventado por el autor, pero verosimilitud en el cuento?
ubicado en una geografía precisa.
c. Los rasgos de los personajes se presentan a 4. En el cuento hay dos personajes convocados para
través de hipérboles. dar su opinión sobre el viejo alado: son el padre
d. La pobreza caracteriza a los personajes. Gonzaga y la “vecina que sabía todas las cosas de la
e. Hay referencias a creencias y supersticiones. vida y la muerte”. Respondan en su carpeta.
a. ¿Qué declara cada uno?
2. Señalen en el texto pasajes para demostrar las b. ¿En qué hechos se basan para llegar a esas
afirmaciones marcadas en el punto anterior. conclusiones?

54
Clase 63
Pablo De Santis

Un exsoldado rememora su paso por


el servicio militar, a sus compañeros y las distintas
realidades de la guerra…

Un sábado de febrero de 1982 entré en la


peluquería que estaba enfrente de mi casa. Los pelu-
Silencio. ¿Qué podíamos decir nosotros, los que
no conocíamos el hambre, el frío, la guerra? Pronto
queros eran dos: Alberto y Luigi. Alberto era argentino Alberto tiró el nombre de algún borroso defensor de
y cortaba muy bien. Luigi era italiano (había venido Independiente y la conversación revivió.
a Buenos Aires en 1946, meses después del fin de la
guerra) y cortaba muy mal. Todos los clientes querían
colimba. Servicio militar obligatorio.
atenderse con Alberto. Yo prefería con Luigi, para no
tener que esperar. Esa mañana pasé frente a los tres
clientes que esperaban a Alberto y me senté en el si-
llón siempre vacío de Luigi:
—Rapado, por favor.
—¿Rapado?
—Me llegó la carta del servicio militar. El lunes tengo
que presentarme en el cuartel.
Entre peluqueros y clientes hubo un murmullo equi-
distante entre la compasión y un vago orgullo viril, del
tipo “en la colimba* se hacen los hombres”. Pero pron-
to la conversación volvió a su cauce natural: el fútbol.
Alberto hablaba todo el tiempo, siempre de Inde-
pendiente. Luigi no hablaba nunca, excepto cuando
decía su frase de cabecera. Gramaticalmente eran tres
frases, pero podemos considerarla solo una. Todos los
pequeños problemas y preocupaciones de los clientes
quedaban aplastados por esa sentencia. ¿Quién se
hubiera atrevido a discutirle? La charla interminable
de Alberto nos hablaba de los pequeños placeres y
percances que hacen nuestra vida. La frase única de
Luigi nos recordaba el feroz peso de la Historia. Había
que escuchar a uno y a otro para tener una mirada
equilibrada sobre el significado de las cosas.
Esa mañana alguien se quejó de cuánto costaba la
platea en River y agregó que no podía llegar a fin de
mes, aunque febrero fuera tan corto. Alberto suspiró
con fastidio: ese paso del fútbol a la realidad le iba a
dar pie a Luigi para salir de su silencio y decir su frase,
que desanimaba a todo el mundo. Así fue. Luigi, sin
apartar sus ojos de mi ya despoblada cabeza, dejó caer
su sentencia de siempre:
—Ustedes no saben lo que es el hambre. Ustedes
no saben lo que es el frío. Ustedes no saben lo que es
la guerra.

55
El lunes siguiente antes del amanecer fui en tren De otros castigos, según aprendimos los días siguien-
hasta el cuartel, en Ciudadela. Era el GADA 101. Ya tes, no podíamos escapar: cavar pozos en medio de la
no existe. GADA quería decir Grupo de Artillería de noche, recibir patadas de cabos y sargentos, aplaudir
Defensa Antiaérea. Debíamos ser unos doscientos. La cardos. Pero Lanes nunca tomaba aquellas cosas como
mayoría nos habíamos rapado, y otros tuvieron que algo personal:
pasar por los peluqueros del ejército, tres soldados —Es una parte de la vida. Se pasa.
clase 62 que se ensañaban con los novatos. Nos en- Una tarde, en un milagroso minuto de paz, mientras
tregaron un bolso grande, un uniforme de combate cosíamos las medias rotas y reponíamos botones caí-
(color verde), un uniforme de fajina* (color marrón), dos, Lanes nos preguntó con aire confidencial a Agui-
un par de zapatillas Flecha y un equipo de vajilla de rre y a mí:
aluminio, abollado por generaciones de soldados. —¿Se anotaron entre los voluntarios para el curso?
Cuando nos llevaron a elegir borceguíes, los que que- —¿Qué curso?
daban eran muy chicos o muy grandes. Tuve que ele- —Cañones antiaéreos. Empieza apenas volvamos al
gir un 45, cuatro números más grandes que mi pie. cuartel.
Rápido, señoritas, rápido —alentaba un cabo. Nos
llevaron en camiones hasta un campo en Ingeniero Nadie nos había hablado de nada. Aguirre susurró:
Maschwitz. Nos separaron en dos grandes grupos y —Mi padre me dio un consejo: “Nunca seas volun-
estos a su vez en pelotones de ocho soldados cada tario para nada. Nunca confíes en ellos. Que no se den
uno. Armamos las carpas de lona vieja bajo unos altos cuenta de que existís”.
eucaliptos. —Yo tengo mis razones para aceptar —dijo Lanes—.
El segundo día me hice amigo de Aguirre, que vivía Las prácticas de fuego antiaéreo se hacen en el grupo
en Flores y al que también, como a mí, le gustaban los de artillería de Mar del Plata. En Ciudadela no tienen
libros. No podíamos leer, por supuesto, pero al menos campos de tiro, ahí sí. Sueltan unos grandes globos y
podíamos conversar de los libros que habíamos leído. les disparan con los cañones. Si acertás, te premian
Una mañana le señalé a dos soldados que yacían en con días de franco.
el suelo, a unos veinte metros del campamento. Es- —¿Y con eso qué? — preguntó Aguirre.
taban boca arriba, las manos y los pies separados y —Quiero conocer Mar del Plata.
atados a estacas, como en una ilustración del Martín Un sargento llamó a Aguirre para que fuera a la coci-
Fierro. Aguirre dijo que si él tenía que pasar todo el na a pelar papas. Lanes dijo en voz baja, concentrado
día al sol, inmóvil, con las hormigas caminándole por en el hilo y la aguja:
la cara, se moría. Pero entonces se oyó una voz serena —Yo nunca vi el mar.
y segura. Me pareció milagroso que hubiera algo que no cono-
—Esos dos son clase 62. A nosotros no nos pueden ciera y yo sí, algo frente a lo cual no sintiera esa alar-
estaquear. mante familiaridad con la que caminaba por la vida.
—¿Por qué no?
—Somos clase 63, técnicamente no somos soldados, so-
mos reclutas. Nos vamos a convertir en soldados recién el
20 de junio, cuando juremos la bandera. En-
tonces sí van a poder estaquearnos.
El que hablaba era Pedro Lanes. Más
/// Prácticas del Lenguaje 3

alto que Aguirre y yo, lo que no quiere


decir que fuera alto. Era uno de los po-
cos que había terminado el secunda-
rio, y pensaba estudiar para contador.

fajina. Labores que tiene que realizar la tropa.


arenga. Discurso pronunciado para avivar los
ánimos de los oyentes.

56
Durante un mes habíamos llevado los fusiles desde el Uno de los subtenientes que estaban a cargo de
amanecer hasta la noche. Llegó el día en que hubo que nuestra compañía nos reunió y confirmó la versión
cargarlos. Nos repartieron veinte balas a cada uno. Mar- de Lanes. Dio una pequeña arenga*, pero se notaba
chamos una hora hasta llegar al campo de tiro. Primero que estaba nervioso. Otros oficiales, en cambio, lucían
con la rodilla en tierra y luego echados sobre el suelo les exaltados, se abrazaban y reían. En silencio volvimos
disparamos, con viejos y averiados Fals de fabricación al campamento. Desarmamos las carpas y subimos a
belga, a lejanos blancos. Un teniente felicitó a Lanes, los camiones. Cuando partimos, ya era de noche.
que había sido el mejor tirador de la compañía.
Al día siguiente volvimos al campo de tiro, esta vez
para disparar con pistolas. Pero nunca llegamos a ha-
cerlo. Desde temprano oficiales y suboficiales habían
estado conversando entre ellos. En todo el día nadie
nos había insultado ni pateado. ¿Qué estaba pasando?
¿Por qué de pronto nos trataban sin furia ni despre-
cio, como si el invisible pecado que nos había llevado
hasta allí hubiera sido perdonado?
Con Aguirre consultamos a Lanes, que todo lo sabía.
—Acabamos de tomar Malvinas.
—¿Qué?
—Lo que oyen. Se suspende todo.
—¿La práctica de tiro?
Nos miró como a niños:
—La instrucción, el campamento, todo. Volvemos al
cuartel.

57
Mientras en las tapas de los diarios y en la televisión
solo había noticias de triunfos, en el cuartel había cons-
tantes rumores de desastres y de muertes. No podía-
mos saber nada con certeza: no lo teníamos a Lanes.
Todos los que sabían manejar los cañones antiaéreos
habían sido movilizados.
Poco después de la rendición me dieron la baja, igual
que a casi todos los soldados del país. Volví a la vida
civil, dejé de afeitarme y de cortarme el pelo. Ya había
empezado la primavera cuando me encontré en la calle
con Aguirre. Antes de que tuviera tiempo de pregun-
tar, me dio la mala noticia: Lanes había muerto duran-
te uno de los últimos ataques ingleses, en las afueras
de Puerto Argentino.
—Fue poco antes de la rendición, en medio de una
retirada. Habían estado tirándoles a los aviones in-
gleses. Cuando los proyectiles daban en el blanco, no
estallaban. Toda la munición estaba arruinada. Lanes
y un soldado clase 62 quedaron en la retaguardia. Es-
taban terminando de levantar los equipos cuando una
bomba los alcanzó.
Yo tenía diecinueve años: no pensé en padres o her-
manos, no pensé en la red que une a cada uno con los
demás, en el daño de una muerte en otras vidas. Ni si-
quiera pensé en el otro caído, el soldado clase 62. Pen-
sé en la muerte de Lanes como un hecho aislado, como
si hubiera ocurrido en el interior de un laboratorio o en
la superficie de un planeta distante.
/// Prácticas del Lenguaje 3

58
Con Lanes la frase del peluquero Luigi no se cum-
plía. Él sí había conocido el hambre, el frío y la guerra.
Análisis literario
—Le dije que no se ofreciera de voluntario —dijo de
pronto Aguirre—. Que nunca confiara en ellos. Él, que
1. Numeren estos hechos para ordenar la
sabía todo, ¿cómo no sabía eso? ¿Por qué aceptó? secuencia narrativa del cuento “Clase 63”.
La pregunta no era para mí. No era para nadie. Igual a. El narrador se hizo amigo de Aguirre y
respondí: Lanes.
—Quería conocer el mar. b. El narrador se presentó en el cuartel.
c. Lanes fue enviado a Mar del Plata.
Nivel
uno
© Pablo De Santis
d. El narrador fue dado de baja.
c/o Schavelzon Graham Agencia Literaria
e. Se enteraron de la muerte de Lanes.
f. El narrador fue convocado a realizar el
servicio militar.

2. Transcriban en su carpeta las tres oraciones


que repetía el peluquero Luigi y expliquen
brevemente qué quería decir con ellas.

Pablo De Santis (1963) 3. En su carpeta, relacionen la frase de Luigi con


Licenciado en Letras por la UBA, es escritor, el desenlace de la historia de Lanes.
periodista y guionista de historietas y de televisión.
En su amplia obra recorre imaginarios tanto realistas
y policiales como fantásticos. También es miembro de
4. Indiquen con V las afirmaciones verdaderas,
con F las falsas y con D las dudosas. Nivel
dos
la Academia Argentina de Letras.
a. La historia transcurre en una época precisa.
Sus obras recorren el mundo y en 2014 su novela El
inventor de juegos fue llevada al cine. b. Las menciones geográficas son ficticias.
c. Lanes y Aguirre son personajes históricos.
d. En la peluquería se hablaba de política.
e. A los reclutas no los estaqueaban porque
eran jóvenes.

5. En su carpeta, completen las siguientes


oraciones de acuerdo con el cuento.
a. En Buenos Aires los medios de comunicación
informaban…
b. Cuando el narrador y sus compañeros de
regimiento se enteraron de la toma de Malvinas Nivel
reaccionaron…
c. Aguirre le contó al narrador que los proyectiles
tres
que arrojaban los soldados argentinos…

6. Debatan entre ustedes. ¿Por qué el narrador


concluye diciendo que la frase del peluquero
Luigi con Lanes no se cumplió?

59
Del realismo mágico a la

D
[D]
ficción histórica
Para distinguir las similitudes
y diferencias entre la ficción De la misma manera que el realismo mágico es un subgénero que se construye
histórica y el relato histórico, a partir de dos conceptos aparentemente contradictorios, la ficción histórica
vayan a la página 125. combina dos términos que parecen opuestos: por un lado, ficción, palabra refe-
rida a la invención literaria; por el otro, historia, o relato de hechos ocurridos en
el pasado [D].
Los textos pertenecientes a este subgénero son un tipo de literatura realista,

ESI
ya que el autor recrea un marco narrativo que los lectores deben ser capaces de
identificar, discriminando los elementos narrativos producto de la imaginación
del autor y los elementos de la realidad.

Características de la ficción histórica


Cuando el narrador cuenta en la Algunos elementos que contribuyen a crear el verosímil realista en estas
peluquería que lo convocaron
ficciones son los siguientes.
al servicio militar, rememora
una expresión vinculada a
Fechas precisas y lugares reconocibles. Recrean el momento histórico puntual
la experiencia en las fuerzas
armadas: “en la colimba se hacen en que transcurre la acción del relato y crean la ilusión de que los hechos na-
los hombres”. Debatan en clase. rrados pudieron haber ocurrido en la realidad.

• ¿A qué creen que se refiere esa


Personajes que presentan las características de su contexto. Pueden aparecer
frase?
personajes con distinto grado de realidad: personajes históricos, que recrean
• ¿Qué concepto de masculinidad personas que han existido, y personajes ficticios, imaginados por el autor para
creen que dominaba en esa completar el cuadro histórico representado, que interactúan con los primeros.
época?

• ¿Cómo se puede relacionar ese Narrador. La voz que narra los hechos debe dar muestra de su saber acerca del
concepto con el hecho de vivir en período representado, que puede ser transmitido con distintas focalizaciones,
un contexto de dictadura militar? según el grado de valoración que el narrador intente realizar sobre los hechos
narrados. Un narrador en primera persona ofrece más posibilidades de expresar
opiniones y sentimientos que un narrador testigo que se limita a contar lo que
vio o escuchó.

más lecturas
Cuentos Los pichiciegos Crónica de una
latinoamericanos. Rodolfo Fogwill
muerte anunciada
Mágicos y realistas (Interzona, 2006) Gabriel García Márquez
Autores varios (Sudamericana, 1996)
Ficción histórica escrita
(La estación, 2013)
por primera vez (luego El narrador vuelve a su
Una variada selección de reelaborada) durante pueblo natal e intenta
entretenidos cuentos breves de la guerra de Malvinas. reconstruir el brutal crimen de un
autores latinoamericanos, varios Cuenta las peripecias amigo suyo ocurrido muchos años
de ellos argentinos, en los que las de un grupo de soldados que, lejos de antes. Un crimen del que todo el
fronteras entre la realidad y la magia todo heroísmo, desarrollan diferentes pueblo fue testigo y cómplice, y que
o la fantasía se vuelven difusas. estrategias para sobrevivir. nadie quiere recordar.

60
Líneas de integración
1. Lean los siguientes fragmentos pertenecientes 3. Indiquen con las iniciales RM,
RM FH o A si
a obras representativas del realismo mágico e las siguientes características pertenecen al
indiquen cuál es el elemento mágico que aparece realismo mágico, a la ficción histórica o a ambos
en cada caso. subgéneros.
a. a. Coexistencia de personajes históricos y
ficcionales.
En la tarde, ya cuando el susto había pasado y el
agua, gracias al efecto de los rayos del sol, se había b. Marco reconocible para los lectores.
evaporado, Nacha barrió el residuo de las lágrimas c. Referencia a hechos históricos concretos.
que había quedado sobre la loseta roja que cubría d. Irrupción de un elemento maravilloso en la
el piso: con esta sal rellenó un costal de cinco kilos realidad.
que utilizaron para cocinar bastante tiempo.
Laura Esquivel, Como agua para chocolate. 4. Completen los momentos de la secuencia
narrativa de “Clase 63”.
b. a. Situación inicial:

El padre Nicanor cantó los evangelios con b. Conflicto:


voz lacerada por la súplica. Al final, cuando los
asistentes empezaron a desbandarse, levantó los
c. Desenlace:
brazos en señal de atención.
—Un momento —dijo—. Ahora vamos a presenciar
una prueba irrebatible del infinito poder de Dios.
5. ¿Cuál de estas opciones transformaría “Un
El muchacho que había ayudado a misa le llevó una señor muy viejo con unas alas enormes” en una
taza de chocolate espeso y humeante que él se
ficción histórica?
tomó sin respirar. Luego se limpió los labios con un
pañuelo que sacó de la manga, extendió los brazos a. Inclusión de un personaje histórico conocido.
y cerró los ojos. Entonces el padre Nicanor se elevó b. Detalles geográficos, como el nombre del pueblo.
doce centímetros sobre el nivel del suelo. c. Detalle de referencias temporales.
Gabriel García Márquez, Cien años de soledad. d. Explicación racional de la presencia del ángel.
• Escriban en su carpeta un párrafo en el que se
2. Completen los espacios del siguiente párrafo con desarrolle la opción elegida.
las palabras de la lista de abajo que correspondan.
• • •
realidad verosímil realista lectores • 6. Elijan una de las siguientes propuestas de

maravillosos personajes escritura y realícenla en su carpeta.
/// BLOQUE I | Capítulo 03
a. Escriban un final alternativo para “Clase 63” en el
El realismo mágico y la ficción histórica comparten que Lanes se encuentre con el narrador y le cuente
una mirada del mundo. Sin embargo, cómo sobrevivió. Empiecen con las palabras:
mientras la ficción histórica aspira a generar un “Apenas terminé de decirlo, escuché que una voz
realista, el realismo mágico incorpora familiar me llamaba…”.
elementos dentro de dicha realidad. Pero b. Incorporen a “Clase 63” un párrafo que describa
ni los ni los se sorprenden alguno de los lugares recorridos por el narrador
de esa irrupción, que parece formar parte de la en el servicio militar o a alguno de los personajes
. mencionados. Utilicen al menos una hipérbole.

61
Líneas de producción
1. Repasen los temas de la ficción histórica y 6. Realicen una ficha como la siguiente donde se
elijan un momento de la historia de nuestro país anotarán todos estos elementos.
o del mundo en el que les interesaría ambientar
la acción de un cuento. Para eso, piensen en los Hecho histórico:
temas estudiados en las clases de Historia, en Marco narrativo:
películas que hayan visto o libros que hayan Personaje principal:
Conflicto:
leído y que se refieran a un momento histórico Narrador:
concreto. Pueden pedir ayuda a los profesores
de Historia, a padres, abuelos y conocidos para 7. Ahora, incorporen algún elemento
saber más detalles sobre la vida en la época correspondiente a la estética del realismo
elegida. Les sugerimos los siguientes. mágico. Les sugerimos alguno de los siguientes.
con recursos del realismo mágico

• La llegada de los españoles a América. a. Hipérbole en las descripciones de la naturaleza.


• La época de la Revolución de Mayo y la b. Incorporación de diferentes voces narrativas.
Declaración de la Independencia. c. Aparición de un personaje o un elemento

Escritura de una ficción histórica

Las revoluciones independentistas en maravilloso que no se explique en el relato.


Latinoamérica.
• La “primavera de los pueblos” en Europa. 8. Redacten un primer borrador. No dejen de
prestar atención a las descripciones del lugar y los
personajes. Traten de que el conflicto se resuelva
al final, generando una sensación de suspenso.

9. Revisen sus textos antes de pasar a la versión


definitiva. Controlen los siguientes aspectos.
a. Para evitar repeticiones recurran a
pronombres y elipsis.
2. Piensen qué conflictos pueden haber ocurrido b. Por más que opten por un estilo coloquial,
en la vida de las personas de la época elegida. se trata de un texto literario. El registro debe
adecuarse a la condición del narrador, de los
3. Imaginen un personaje principal que refleje personajes y a las relaciones entre sí.
esos conflictos en su vida cotidiana y en su c. Que los diálogos estén escritos respetando la
forma de pensar. normativa correspondiente.
d. Chequeen que los puntos y las comas respeten
4. Piensen un suceso, que va a ser el conflicto la normativa y organicen el texto mediante la
del relato. separación en párrafos.

5. Decidan quién va a contar la historia y cómo 10. Una vez que estén conformes con el
va a hacerlo. borrador, pasen el cuento en limpio, a mano o
• ¿El narrador va a ser omnisciente o en un procesador de textos. ¡No se olviden de
protagonista? ¿Qué focalización presentará? ponerle un título!

62
Líneas de lectura
Conversaciones sobre
realismos mágicos
1. En grupos, elijan otro cuento que presente 6. Lean los resúmenes en voz alta, comenten sus
características del realismo mágico. Cada grupo impresiones y completen en el pizarrón un cuadro
debe seleccionar un cuento distinto. Pueden como el siguiente. Una vez completo, cópienlo en su
recurrir a los cuentos recomendados en la sección carpeta.
Más Lecturas, o buscar alguno de los siguientes. CUENTO AUTOR ELEMENTO MÁGICO ESPACIO
• “En este pueblo no hay ladrones”, de Gabriel
García Márquez.
• “La excavación”, de Arturo Roa Bastos.
• “Un visitante”, de Mario Vargas Llosa.
• “Viaje a la semilla”, de Alejo Carpentier. 7. Entre todos, respondan oralmente.
• “No oyes ladrar los perros”, de Juan Rulfo. a. ¿Cuál de los cuentos consideran que responde
mejor a la definición de realismo mágico? ¿Por qué?
2. Lean atentamente el cuento y completen los b. ¿Qué importancia tiene el espacio geográfico en
siguientes datos. el desarrollo de los relatos?
c. ¿Qué presencia tiene la historia local y
Narrador:
latinoamericana en los cuentos comentados?
Espacio:
Tiempo:
Personajes principales: 8. Entre todos los grupos, armen un afiche titulado
Personajes secundarios: “El realismo mágico”, encabezado por una breve
Elemento mágico del cuento:
definición del género y donde se sinteticen los
cuentos leídos. En cada caso, deben figurar:
3. Comparen el cuento leído con “Un señor muy a. Título.
viejo con unas alas enormes” y respondan en su b. Autor.
carpeta. c. Sinopsis (dos o tres oraciones muy concisas que
a. ¿Cómo aparece representado el paisaje? resuman de qué trata el cuento, sin descripciones y
b. ¿En qué aspectos del cuento aparece lo sin contar el desenlace).
maravilloso (el argumento, los personajes, las d. Foto del autor.
descripciones)? e. Una ilustración realizada por el grupo que trabajó
con cada cuento.
4. Comparen el cuento leído con “Clase 63” y /// BLOQUE I | Capítulo 03
respondan en su carpeta. 9. Finalmente, cada grupo recreará el cuento en un
a. ¿Hay en el cuento leído una representación del lenguaje artístico diferente. Les proponemos las
período histórico? siguientes opciones.
b. ¿El narrador se refiere a lugares concretos, a. Realizar una historieta que narre la historia.
reconocibles por el lector? b. Escribir un diálogo entre los personajes y realizar
una representación dramática.
5. Escriban un breve resumen del cuento para c. Leer el cuento grabándolo en forma de audiolibro.
compartir con el resto del curso, de no más de 15 Para ello deberán repartirse las partes del texto para
renglones. no interrumpir la lectura.

63
RecreArte
Las artes » El sueño (1910), de Henri Rousseau, “el Aduanero”.

plásticas
El realismo mágico en la literatura latinoamericana, como toda expresión artística, tiene
características vinculadas a la realidad social en la que se produce; pero también cuenta
con antecedentes estéticos en obras plásticas de los inicios del siglo xx. En esta obra del
artista francés, como en el realismo mágico, conviven realidad y fantasía en un mismo
plano: la mujer que sueña en el sofá y la selva soñada.

mandi.com.ar/l0Ef1T
Escaneen el código QR para
ver más obras del artista.

• ¿Qué elementos propios


del realismo mágico
podrían encontrar en esta
pintura? ¿Y en otras del
mismo artista?

» Las sufragistas (Suffragette, 2015), dirigida por Sarah Gavron. Las artes
audiovisuales
Esta ficción histórica se centra en la Inglaterra de principios del siglo xx y en
el movimiento de pioneras en la conquista del derecho al sufragio femenino.
La película da cuenta de la realidad que vivían las mujeres de distintas clases
sociales y es una fiel representación del momento histórico.

La directora Sarah
Las sufragistas Gavron es, además,
documentalista
/// Prácticas del Lenguaje 3

mandi.com.ar/zdu9ly
Escaneen el código QR para
ver el tráiler de la película.

• ¿Cómo les parece que se crea el marco


realista desde la producción audiovisual?

64
La ciencia ficción:
Norton y Asimov
C A P Í T U L O 04
» Lectura de un cuento de ciencia ficción » Teoría literaria: la ciencia ficción, la temporalidad en la narración, la
ciencia ficción en contexto » Lectura de otro cuento de ciencia ficción » Teoría en diálogo: de Norton a Asimov

Otro contar...

“ Si el huracán del porvenir


arrasara las fronteras,
rotas las banderas por la pasión,
Ciudades del futuro,
transbordadores intergalácticos, robots
inteligentes, viajes en el tiempo, androides y
colonos en el centro de la Tierra o en el planeta


si reinara en el dos mil
la imaginación. Marte… Todos estos elementos nos resultan familiares
gracias a la ciencia ficción: un género que permite pensar
J. Sabina y F. Páez
y cuestionar la realidad mediante la construcción
de un mundo lejano. Y esa distancia temporal
• Al finalizar el capítulo, ingresen al
código QR y realicen las actividades de la
quizás sea la que genere el extrañamiento necesario para
atrevernos a cambiar nuestro presente.
plataforma.

65
Todos los gatos son grises
Andre Norton

Una valiente y solitaria técnica interespacial le propone una aventura a un conocido en apuros.
La compañía de los gatos siempre es grata, pero en este caso, además, resultará imprescindible…

Steena de las vías espaciales… Apenas


si suena como un título trillado para una historia este-
Ella vagaba de puerto en puerto. Como era una ope-
radora experta en grandes calculadoras, encontraba
lar entre tantas otras. Debería saberlo, intenté escribir trabajo allí donde quisiera quedarse un tiempo. Y aca-
un buen puñado de esas. Solo que esta tal Steena no bó por convertirse en algo muy parecido a las máqui-
era una chica encantadora. Era tan descolorida como nas de mentes maestras a las que se dedicaba: era
una planta lunar: hasta su pelo, recogido en una red apacible, gris y sin mucha personalidad.
pegada al cráneo, tenía un tono grisáceo. Y solo en una Pero fue Steena quien le contó a Bub Nelson de los
ocasión vi que se había puesto algo distinto a un ma- ritos lunares de los jovanos, y su advertencia le salvó
meluco espacial holgado, sin forma y gris. la vida a Bub seis meses después. Fue Steena quien
Steena era de las que se quedaban en los márgenes, identificó el pedazo de piedra que Keene Clark pasó
concretamente en los fondos, y ahí es donde pasaba la de mano en mano en una mesa, una noche, llamán-
mayor parte de sus horas libres: en las esquinas ma- dola correctamente eslitita en bruto. Eso provocó una
lolientes y llenas de humo de cualquier bar de mala estampida que culminó en diez fortunas, hechas de la
muerte de los puertos estelares, abarrotados de po- noche a la mañana, por hombres que estaban en las
lizones espaciales. (…) Apenas si abría la boca. Pero últimas. Y, finalmente, fue ella quien resolvió el caso de
cuando lo hacía, los polizones se paraban a escuchar. la Emperatriz de Marte.
Y los pocos afortunados que inusualmente le oyeron Todos los muchachos que se vieron beneficiados por
pronunciar algunas palabras…, esos nunca se olvida- su raro acopio* de conocimiento y su memoria fotográ-
rán de Steena. fica intentaron retribuirle el favor en alguna ocasión.
Pero ella no aceptaba más que un vaso de agua Canal,
y mejor ni hablemos de ese incómodo momento en que
alguien trataba de reconocer sus méritos. Bub Nelson
fue el único que pudo sortear el rechazo. Fue él quien
le llevó a Bat.
Casi un año después del asunto de los jovanos, una
noche entró al Caída Libre y soltó a Bat en su mesa.
Bat la miró a Steena y gruñó. Ella lo miró con calma y
asintió una única vez. Desde entonces viajaron juntos:
la delgada mujer gris y el gran gato gris. (…)
/// Prácticas del Lenguaje 3

66
En realidad, esta es la historia de Steena, Bat, Cliff un polizón podría apuntar. Pero en los cincuenta años en
Moran y la Emperatriz de Marte; una historia que ya los que estuvo siguiendo su errática órbita abandonada
es una leyenda de las vías espaciales. (…) en el espacio, muchos hombres habían tratado de atra-
Y lo cierto es que yo estaba ahí, en el mismísimo Rigel parla. Y ninguno lo consiguió.
Real cuando todo comenzó, la noche en que Cliff Moran Era una nave crucero de una riqueza jamás vista que
se dejó caer. Se lo veía tan abatido que ni llegaba a había sido misteriosamente abandonada en el espacio
la altura del ombligo de un hombre hormiga y tenía por la tripulación y pasajeros, de quienes nunca más se
un aspecto el doble de desagradable. (…) Era sabido supo nada. Desde entonces, fue avistada intermitente-
que su nave había sido embargada. Cliff había pelea- mente, hasta hubo quienes la abordaron. Aquellos que
do duro para salir de las pistas traseras de Venaport. se atrevieron a hacerlo desaparecieron o bien volvieron
Perdió su nave y volvió a caer ahí, a pudrirse. Tenía un raudos sin ninguna explicación creíble de lo que habían
humor de perros esa noche, cuando eligió una mesa visto, con el único deseo de alejarse de ella lo antes
para él solo y se dispuso a ahogar sus penas. posible. Pero quien pudiera entregarla a las autori-
Sin embargo, tan pronto como llegó la primera bote- dades, o saquearla y desguazarla en el espacio, se
lla, también lo hizo una visita. Steena dejó su lugar en ganaría la lotería.
la esquina. Bat estaba enroscado en sus hombros como —¡Muy bien! —Cliff golpeó la mesa con el puño—.
una estola*, que era su manera preferida de viajar. Cru- ¡Claro que lo intentaré!
zó la sala y se sentó, sin invitación alguna, al lado de Steena lo miró, probablemente como había mirado a
Cliff. Ese gesto lo sacó de su ofuscamiento. Ocurre que Bat el día en que Bub Nelson se lo trajo, y asintió. Eso
Steena nunca elegía compañía si podía estar sola. (…) fue todo lo que vi. Del resto de la historia solo supe
Ella extendió una mano de largos dedos, corrió la bo- fragmentos, meses después en un puerto en la otra
tella que él había pedido y solo dijo una cosa: “Está a punta del Sistema.
punto de aparecer la Emperatriz de Marte de nuevo”. Cliff partió esa noche. El tiempo corría en su contra,
Cliff frunció el ceño y se mordió el labio. Era duro, temía que le llegara la notificación de que la nave ya
duro como la carcasa de un jet: tenés que estar hecho no estaba más a su cargo. No fue hasta que estuvo en
de granito por dentro para lograr salir de Venaport y el espacio que descubrió a sus pasajeros: Steena y Bat.
llegar a ser comandante. Pero bien podríamos adivinar (…) Apuesto a que Steena no dio ninguna explicación.
lo que le pasó por la cabeza en ese momento: la Empe- No es su estilo.
ratriz de Marte era justamente el mayor premio al que Fue la primera vez que Steena decidió cobrarse un
favor, y allí estaba. (…) En cualquier caso, los tres es-
taban juntos cuando avistaron a la Emperatriz con sus
luces muertas centelleando, una nave fantasma sur-
cando la noche estelar.
Debe haber sido una visión escalofriante porque el
resto de sus luces también estaban prendidas, inclu-
so las rojas de advertencia en la trompa. Parecía viva,
un holandés errante* del espacio. Cliff acercó su nave
hábilmente y no tuvo problema alguno para lanzarle
cables magnéticos contra la puerta. Al cabo de pocos
minutos, los tres ya estaban abordándola. Todavía ha-
bía aire en las cabinas y pasillos. Un aire que cargaba /// BLOQUE I | Capítulo 04
un dejo de olor a impurezas que Bat se puso a olis-
quear con avidez y que hasta las narices humanas,
menos sensibles, podían percibir.

acopio. Acumulación de gran cantidad de una cosa.


estola. Prenda de vestir que consiste en una tira ancha de piel
que se lleva sobre los hombros y los brazos cruzándola por
delante del cuerpo como abrigo o adorno.
holandés errante. Se refiere a un barco fantasma, protagonista
de una leyenda muy extendida alrededor del mundo. Según
esta, es un barco que no pudo volver a puerto, condenado a
vagar por los océanos eternamente.

67
Cliff se dirigió a la cabina de control, pero Steena y Saltó de la cama y siguió algo en dirección a la puerta,
Bat continuaron merodeando. Ambos encontraban en manteniendo una cautelosa* distancia. Hizo dos mau-
las puertas cerradas un desafío. Steena abrió cada una llidos fuertes (…) y se dirigió pasillo abajo, como un
de ellas a su paso para echarles un vistazo a los interio- perro siguiendo un apetitoso aroma. Steena se deslizó
res. La quinta puerta daba a parar a una habitación (…) detrás de él, con la calma de un explorador al andar.
en la que había un magnífico conjunto de sedas que Lo que se precipitaba delante de ellos era completa-
salían de dos valijas en el suelo, un tocador colmado de mente invisible a sus ojos, pero eso no parecía ser un
joyeros de cristal y adornados con piedras preciosas, problema para Bat.
junto a otras tentaciones (…). Fue así como Steena se Deben haber entrado a la cabina de control casi pi-
vio cautivada y entró. Estaba de pie junto al tocador sándole los talones a eso invisible (si es que los entes
cuando miró al espejo: lo miró y se quedó helada. invisibles tienen talones, cosa de la que bien podría-
Sobre su hombro derecho podía ver una telaraña que mos dudar) porque Bat se agachó en el umbral de la
cubría la cama. Justo en el corazón de ese tejido trans- puerta y no quiso entrar. Steena bajó la mirada hacia
lúcido había un puñado de brillantes gemas: reliquias el panel de instrumentos y los asientos de los oficiales
que habría albergado alguno de los joyeros. Bat había de a bordo, donde estaba Cliff Moran trabajando. En-
saltado al pie de la cama y se agazapaba como hacen tró silenciosa, la pesada alfombra absorbía el sonido
todos los gatos. Se quedó observando las gemas, las de sus botas, por lo que él no sacó la vista del tablero
miraba… ¡pero había algo más! y siguió tarareando entre dientes mientras probaba las
Steena alargó la mano sin mirar y agarró la botella respuestas de unos botones que hacía años que nadie
/// Prácticas del Lenguaje 3

más cercana. Mientras la destapaba, no sacó los ojos pulsaba.


de la cama reflejada en el espejo. Un brazalete de pie- Para una mirada humana, estaban completamente
dras preciosas se alzó sobre la pila, se alzó en el aire y solos en la cabina. Pero Bat todavía seguía con la vis-
tintineó una melodía de sirena. Era como si una mano ta el movimiento de algo. Y ya había determinado que
suelta estuviera jugando… Bat bufó casi sin hacer rui- ese algo le disgustaba y le causaba desconfianza. Fue
do. Pero no retrocedió, aún no sabía cómo reaccionar. entonces que hizo uno o dos pasos y bufó: era evidente
Dejó la botella. Y se dispuso a hacer algo que, proba- que le generaba un hondo rechazo, y así lo indicaba
blemente, pocos de los hombres que había oído char- cada pelo erizado a lo largo de su espalda. Y en ese
lotear a lo largo de los años podrían haber hecho. Se preciso instante Steena vio un destello: el difuso par-
movió sin prisa y sin demostrar desconcierto alguno a padeo de un contorno ante los hombros encorvados de
lo largo de la habitación. Se acercó a la cama, pero no Cliff, como si la cosa invisible hubiera atravesado el
tocó las joyas. (…) Fue Bat quien tomó una decisión. espacio que los separaba.

68
algunos pedazos que permanecieron sobre el respal-
do del asiento como si algo los hubiera protegido de
la potencia de la descarga. Bat pegó un salto y lanzó
un aullido ensordecedor.
—¿Qué…? —repitió Cliff.
Steena le hizo una señal de advertencia con la mano
izquierda: —¡Esperá!
Pero ¿por qué se había revelado frente a Cliff y no Ella seguía alerta, y no le quitaba los ojos de encima
frente a alguno de los asientos o de los paneles, las a Bat. El gato se puso a correr desaforado alrededor de
paredes, el pasillo, o la cama donde se había reclinado la cabina, dio dos vueltas eufórico, con los ojos desor-
para jugar con su botín? ¿Qué era lo que Bat podía ver? bitados y largando espuma por la boca. De repente se
El vasto repositorio* de recuerdos que era su memo- detuvo en el umbral, se quedó quieto y miró para atrás
ria, y que bien había sabido brindarle servicio a Steena por un largo rato de un silencio cortante. Olisqueó el
a lo largo de los años, chirrió al entreabrirse una puerta aire en un gesto delicado.
casi olvidada en él. Con un movimiento rápido, Steena Steena y Cliff también podían percibir el olor: un he-
se sacó el mameluco y tiró el holgado atuendo sobre el dor denso y algo grasiento que se alejaba mucho del
respaldo del asiento más cercano. que solía sentirse tras un disparo.
(…) Si tan solo pudiera atraerlo, llevarlo hacia el ma- Bat volvió. Atravesó la alfombra con pasos delicados,
meluco que colgaba… Tenía que hacerlo, era su única casi con la punta de sus patas. Levantó la cabeza al pa-
oportunidad. sar delante de Steena y luego se dirigió tranquilamente
—¿Qué pasa? —Cliff se había levantado y los miraba hacia los restos del mameluco que no se quemaron con
fijamente. la descarga. Los olisqueó una y otra vez. Tras darle sus
Lo que vio debe haber sido particularmente extraño. condolencias* al enemigo caído, se sentó rodeado de
Steena, con los brazos y hombros desnudos y el cabello un aura de calma y se dispuso a ocuparse concienzuda-
cayendo salvaje por su espalda, en vez de apelmazado mente de darse un baño. Steena suspiró, y se dejó caer
dentro de una red… Steena que miraba un rincón va- en el asiento del navegante.
cío con los ojos entrecerrados y una mueca rígida en la —Quizás ahora puedas decirme qué pasó, ¿no?
boca, perdida en el cálculo de una posibilidad remota. —dijo Cliff con exaltación mientras le sacaba el arma
Mientras Bat, agazapado, retrocedía lentamente frente de la mano.
a la nada gimiendo como un demonio. —Gris —respondió aturdida—. Tiene que haber sido
—Pasame tu arma —le ordenó Steena con calma, gris, o no podría haberlo visto. Soy daltónica, ¿sabés? /// BLOQUE I | Capítulo 04
como si estuvieran sentados en la mesa del Rigel Real. Solo puedo ver tonos de gris, todo mi mundo es gris.
Cliff obedeció con la misma calma. Ella atrapó la pe- Igual que Bat, su mundo es gris también, completa-
queña arma en el aire, con una mano firme. La atrapó mente gris. Pero él, como compensación, puede ver por
y apuntó. encima y por debajo de nuestro rango de vibraciones
—¡Quedate quieto! —le advirtió—. ¡Atrás, Bat, vení de color… Al parecer, ¡yo también puedo!
para atrás!
Con un último alarido de furia y odio atravesado en
la garganta, Bat se refugió entre sus botas. Y con el cauteloso. Que actúa con precaución.
repositorio. Lugar donde se guarda algo.
índice y el pulgar cargados de tensión, Steena disparó
condolencia. Expresión con que se hace saber a alguien que
contra el mameluco. Pronto se convirtió en una pol- se simpatiza con su pena.
vareda colmada de escamas de ceniza, excepto por

69
Le tembló la voz y levantó el mentón en un ademán —¿Crees que habrá otros a bordo? —preguntó. No pa-
orgulloso que Cliff no le había visto nunca. Se tiró para recía estar tranquilo con lo que escuchaba.
atrás el cabello ondulado, pero no hizo ningún movimien- Steena miró a Bat. Él estaba particularmente concen-
to para volver a atarlo bajo la rígida red que solía usar. trado en el espacio entre dos de sus dedos delanteros,
—Por eso pude ver esa cosa cuando se puso entre no- en medio de un largo baño.
sotros. Frente a tu mameluco había otro tono de gris, —No lo creo. Pero Bat sabrá avisarnos si los hubiera.
apareció un contorno. Entonces puse el mío y esperé a Los puede ver con facilidad, pienso.
que volviera a aparecer en contraste con el tejido. Era Pero no había otros y dos semanas más tarde Cliff,
nuestra única oportunidad, Cliff. Al principio solo esta- Steena y Bat llevaron a la Emperatriz a la estación de
ba curioseando, creo, porque sabía que no lo podíamos cuarentena de la Luna. Y así termina la historia de
ver y por eso esperó para atacarnos. Pero cuando los Steena porque, según nos contaron, los matrimonios
gestos de Bat lo deschavaron, empezó a moverse. En- felices no necesitan crónicas. Steena había encontra-
tonces esperé a ver el destello frente al mameluco y le di do a alguien que sabía de su mundo gris y no pensa-
su merecido. En realidad, es bien simple… ba que compartirlo con ella fuera demasiado tedioso;
Cliff se rio acompañado por un ligero temblor. alguien además de Bat. Acabó por convertirse en un
—Pero ¿qué era esa cosa gris? No entiendo. verdadero encuentro amoroso.
—Creo que es lo que hizo de la Emperatriz una nave La última vez que la vi lucía una flamante capa roja
abandonada. Algo que no proviene del espacio, quizás confeccionada en los telares de Rigel y llevaba una for-
algo de otro mundo, en alguna parte —hizo un gesto con tuna en rubíes jovanos alrededor de la muñeca. Cliff le
las manos—. Es invisible porque su color está por fuera estaba pagando una cuenta de tres dígitos al mesero. Y
de nuestro rango de percepción. Debe haber vivido aquí Bat tenía una fila de jugos Vernal delante de él. Se trata-
todo este tiempo. Y mata, como debe, cuando da por ba de una salida familiar como tantas otras en la ciudad.
satisfecha su curiosidad. (…)
Cliff no guardó el arma en el estuche. Traducción de Victoria Sfriso

Andre Norton (1912-2005)


Fue una escritora estadounidense, especializada en
ciencia ficción y fantasy. Su verdadero nombre era Alice
Mary Norton, pero como muchas otras autoras publicó
con seudónimo masculino, para evitar que los prejuicios
sobre la literatura escrita por mujeres pesaran a la hora
de difundir sus textos.

A partir de fines de los años 50 se dedicó exclusivamente


a la literatura. Ganó varios premios y en 1997 fue incluida
en el Salón de la Fama de la Ciencia Ficción.

70
Análisis literario
Nivel uno
1. Indiquen con V cuáles de las siguientes
Nivel
dos
4. Completen el marco narrativo del cuento.
afirmaciones son verdaderas y con F las falsas.
a. Steena llamaba la atención por los colores
de su cabello.
Tiempo:
b. Bat fue un obsequio de Bub Nelson. Lugar:
c. Steena compartía conocimientos, pero no se Personajes:
vinculaba demasiado con otros.
d. El Caída Libre y el Rigel Real son bares 5. Describan en su carpeta el tipo de narrador del
interestelares. cuento y qué focalización utiliza. Ejemplifiquen
e. Steena y Bat fueron invitados por Cliff a con citas textuales.
buscar a la Emperatriz.
f. El ser que habitaba la nave era 6. Comenten entre ustedes cuál es la situación inicial,
completamente inofensivo. cuál el conflicto y cuál el desenlace de la historia.
g. Bat fue el primero en notar al habitante de la • Entre todos, armen una lista de acciones
nave abandonada. principales y secundarias.
h. Steena lo descubrió por su particular
condición en la vista.
• Corrijan en su carpeta las afirmaciones falsas.

2. Señalen con una ✓ las opciones correctas para


Nivel tres
completar cada frase. 7. Escriban en su carpeta los elementos del
a. Steena se dedica a… cuento que nos permiten afirmar que se
abordar y robar naves espaciales para desarrolla en el futuro.
distintos clientes.
operar y reparar grandes computadoras. 8. Elijan una de las siguientes opciones
b. Cliff encuentra a Steena y Bat en su nave y… y desarróllenla en su carpeta.
acepta su presencia. a. Describir a Cliff desde la perspectiva de Steena.
tienen una acalorada discusión. b. Describir a Steena desde la perspectiva de Cliff.
/// BLOQUE I | Capítulo 04
c. Cuando Bat percibe al ser desconocido que
habita la Emperatriz… 9. Respondan en su carpeta. ¿A qué consideran que
espera hasta comprender sus intenciones. se refiere el narrador en esta frase?
se pone a maullar y correr por toda la nave.
Y se dispuso a hacer algo que, probablemente,
pocos de los hombres que había oído charlotear
3. Respondan en su carpeta. a lo largo de los años podrían haber hecho.
a. ¿Cuál era la situación de Cliff cuando Steena le
menciona a la Emperatriz? 10. Comenten en clase. ¿Cómo se relaciona el título
b. ¿Qué peligro escondía la nave? del cuento con el refrán “De noche, todos los gatos
c. ¿Cómo logran derrotarlo? son pardos”?

71

También podría gustarte