Está en la página 1de 8

Pinceladas sobre desarrollo local

Walter Martin
Índice

Prólogo
Por Alejandro Acerbo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

PARTE I
ASPECTOS CLAVE DEL DESARROLLO LOCAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
El gobierno local y la calidad de vida de los vecinos . . . . . . . . . . . . 17

PARTE II
¿CÓMO TRABAJAR POR EL DESARROLLO LOCAL? . . . . . . . . . . . . . 29
El proceso institucional de desarrollo local de Daireaux . . . . . . . . . 31
De las palabras a los hechos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
El problema del empleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
Las NEPAS (Nuevas Empresas de Producción Asociativa) . . . . . . . 59
El autoempleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
El fortalecimiento y crecimiento de las empresas existentes . . . . . 88
La empleabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
La educación en el desarrollo local . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102
La inclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
Conservando nuestra principal maquinaria: el suelo . . . . . . . . . . 120
Las inundaciones: una amenaza permanente . . . . . . . . . . . . . . . . . 126
Estructura de gestión municipal para el desarrollo . . . . . . . . . . . . 128

PARTE III
BOSQUEJO DE PROGRAMA NACIONAL PARA
FACILITAR LOS PROCESOS DE DESARROLLO LOCAL . . . . . . . . . . 133
Cómo la nación y las provincias pueden facilitar
el desarrollo local . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
Última pincelada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140
A mi señora y amiga, Lucía Griffin.
A mis hijes Magdalena, Florencia y Manuel.
Gracias a todos ellos por acompañarme en este camino
emprendido basado en el servicio y el amor por el prójimo.
Prólogo
Por Alejandro Acerbo*

Cuando Walter me propuso hacer el prólogo para su libro Pinceladas so-


bre el desarrollo local, no dudé un segundo, convencido después de leer-
lo de su aporte inconmensurable al desarrollo de las ciudades de nuestra
Argentina, a la creación del empleo y la inclusión. A lo largo de su lectura,
me hace reafirmar mis convicciones sobre el camino a seguir que deben
tener los municipios, el de dejar de ser meros prestadores de servicios
(municipios ABL), si quieren que sus comunidades se desarrollen para
mejorar la calidad de vida de sus vecinos.
Walter ha hecho un trabajo excepcional en la teoría a lo largo de los
años, con evidencias empíricas que se pueden corroborar fehaciente-
mente en el desarrollo local de nuestro distrito de Daireaux y en las ciu-
dades que comenzarían a transitar nuevos caminos.
El presente libro debe ser casi de lectura obligatoria para aquellos
dirigentes que aspiran a administrar un municipio, para entender que el
desarrollo de las comunidades necesita de la coordinación de todos los
actores de la sociedad, sin mezquindades políticas en la toma de decisio-
nes.
“Asociativismo y educación” con foco en las personas, y no en las co-
sas.
“Planificación a largo plazo”, esencial en una comunidad organizada
cuyo objetivo sea el desarrollo local. Condición sine qua non para me-
jorar la calidad de vida de los vecinos, como lo demuestra claramente
Walter en sus planteamientos.
En este libro el lector encontrará conceptos necesarios para lograr tales
objetivos: educación en el desarrollo local, agregado de valor, producción
e industrialización local, liderazgo, asociativismo, propuesta grupal no
individual, capacitación, cadena de valor para la producción local, venta
conjunta, fortalecimiento de empresas locales… en definitiva, un conjunto
de factores y herramientas interrelacionadas en un círculo virtuoso para la
producción local y para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos de un

* Contador público nacional. Actual intendente del municipio de Daireaux.

9
Prólogo

distrito. Herramientas que, si se replicaran en toda la Argentina, tendrían


un aporte inconmensurable en la aplicación de las políticas públicas macro
de los gobiernos provinciales y nacional, tendientes a un objetivo común:
el bienestar general, con una condición necesaria e imprescindible, que es
la decisión política de los gobernantes de turno de llevarlas adelante.
Con este libro, Walter Martin no solo hace un aporte indudable para
aquellos que entienden que el camino del desarrollo de los pueblos de-
pende en gran medida del desarrollo local (conjunción de factores go-
bierno local / territorio competitivo / capital social / recursos humanos);
también refleja acabadamente lo que pregona desde hace tanto tiempo.
Festejo haber podido compartir y transitar junto a él durante estos últi-
mos años, con la convicción de que el desarrollo de los pueblos depende
de la visión concreta de desarrollo local.

10
Introducción

Según el censo de 20101 hay en el país 209 ciudades que poseen de 10


mil a 30 mil habitantes y 233 ciudades con un total de 5 mil a 10 mil ha-
bitantes. En la provincia de Buenos Aires son 46 y 40 ciudades, respecti-
vamente, las que tienen esa característica.
Del total de la población nacional, el 13,5% vive en ciudades de menos
de 20 mil habitantes, mientras que un 9% habita en ciudades de 20 mil a
49.999 habitantes. La mayoría está asentada en zonas agropecuarias de
llanura, meseta, montaña, cerca de lagos o ríos.
Todas ellas tienen en común la dificultad para generar posibilidades
de empleo suficientes para sus jóvenes, razón por la cual muchos/as tie-
nen que emigrar a centros urbanos más grandes, que cada vez crecen
más, como puede apreciarse en los dos cuadros siguientes:

Cuadro 1: Evolución de población urbana y rural.

Año Población (miles) Urbana (%) Rural (%)

1970 23.364 79 21
1980 27.947 83 17
1991 32.616 87 13
2001 37.283 89 11
2010 40.930 91 9

Fuente: INDEC, Dirección de Estadísticas Sectoriales en base a información derivada


de censos nacionales 1970, 1980, 1991, 2001 y 2010, y serie Análisis Demográfico Nº 31
y Nº 35.

1  Disponible en: https://www.indec.gob.ar/indec/web/Nivel4-Tema-2-41-135

11
Introducción

Cuadro 2: Tasa de crecimiento de centros urbanos.

Total de Menos de 20.000 a 50.000 a 100.000 a 1.000.000 y


población 20.000 49.999 99.999 999.999 más
urbana
1991 28.436.110 14,1% 8,1% 6,9% 23,0% 47,9%
2001 32.431.950 14,1% 8,6% 7,6% 24,7% 44,9%
2010 36.467.245 13,5% 9% 7,8% 250% 44,6%

Fuente: INDEC, Dirección Nacional de Estadísticas Sociales y de Población sobre la base


de los Censos Nacionales de Población y Viviendas 1980, 1991, 2001 y 2010.

En todas estas localidades existen familias que viven en la pobreza


y/o indigencia, condición que aumenta o disminuye en función de los
vaivenes económicos nacionales o de las economías regionales que las
abarquen.
Es frecuente encontrar déficit habitacional y de servicios públicos.
Con servicios de salud de variable complejidad, así como de educación,
tanto en la calidad como en el nivel de deserción a nivel secundario.
En general, son comunidades prolijas, limpias y con espacios verdes
cuidados, además de presentar un detallado cuidado del medio ambiente
(no obstante, con diferentes avances en el reciclado de residuos y manejo
de agroquímicos). Comunidades en las que en general todos nos cono-
cemos, donde, más allá de la propensión al chisme real o inventado, se
expresa la solidaridad cuando alguien sufre una tragedia, como si fuera
una gran familia. Donde se hace realidad la frase de que estamos todos
en el mismo barco. Donde convivimos a diario con el desempleado, con
el profesional o con el comerciante exitoso, con sus familias, en el club,
en el colegio, en la plaza. Comunidades tranquilas, donde se para al me-
diodía, se duerme la siesta y en minutos se vuelve al trabajo.
He nacido en una de esas comunidades (Daireaux, ciudad de 18 mil
habitantes del centro oeste de la provincia de Buenos Aires). He estudia-
do primario y secundario aquí y, luego de recibirme de ingeniero agróno-
mo en FAUBA, he vuelto a trabajar y formar mi familia. En 1991 comencé
a desempeñarme como secretario de Producción del municipio. En 2001
creamos la Secretaría de Desarrollo en reemplazo de la Secretaría de Pro-
ducción porque adoptamos la visión de desarrollo local. En 2011 me tras-
ladé a Guaminí para trabajar como secretario de Producción, Empleo y
Desarrollo durante dos años. En 2013 me hice cargo de la Coordinación
Nacional de Cambio Rural, lo que me permitió conocer la realidad de
muchas localidades de menos de 30 mil habitantes de diferentes zonas
del país. Desde 2001 a la fecha he adoptado la visión de desarrollo local

12
Pinceladas sobre desarrollo local - Walter Martin

y me he ido capacitando sobre esta temática. He acumulado mucha ex-


periencia y creo poder aportar algunas ideas, con la esperanza de que
sean útiles para dirigentes políticos y sociales, funcionarios, intendentes
y, por supuesto, a través de los mismos, a las comunidades en las que se
desempeñan.
No es este un tratado académico, sino, como el título del libro lo in-
dica, pinceladas sobre desarrollo local. Pinceladas que transmitirán mi
experiencia y visión sobre los temas a tratar pero que, de ninguna mane-
ra, significan la verdad revelada. Pinceladas que procurarán demostrar
que hay caminos a explorar desde lo local para ayudar a mejorar la cali-
dad de vida de los vecinos.
Por tratarse del reflejo de mis experiencias en la materia, tiene un
tinte autorreferencial ligado al testimonio de situaciones vividas. Del
mismo modo, en algunos pasajes reflejo mis sentimientos y creencias,
que no autocensuro porque son parte de mis convicciones. Trato, a lo
largo de estas páginas, de ser absolutamente sincero y consecuente con
mis pensamientos, sin pretender por ello que todos/as los compartan.
Solo intento presentar humildemente un aporte para contribuir al mejo-
ramiento de nuestras comunidades.
Este trabajo consta de tres partes. En la primera, me refiero a los fun-
damentos en que se sustenta el desarrollo local, cuáles son sus aspectos
clave. En la segunda, reflexiono y expongo ejemplos, en base a mi expe-
riencia laboral, de cómo trabajar para mejorarlo. En la tercera, arriesgo
medidas que considero debieran tomarse a nivel nacional y provincial
para facilitar el proceso en municipios y departamentos.

13

También podría gustarte