Está en la página 1de 4

Introducción

El preámbulo de la Carta de las Naciones Unidas reafirma “fe en los


derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la
persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres”, en
este sentido el artículo 56 de la misma carta dispone que todos los
miembros se comprometen a tomar medidas, conjunta o separadamente
en cooperación con la Organización, para la realización de los propósitos
consignados en dicho enunciado, entre los cuales están la promoción de
niveles de vida más elevados, trabajo permanente para todos,
condiciones de progreso y desarrollo económico y social así como el
respeto universal de los derechos humanos y de las libertades
fundamentales de todos.
La Declaración Universal de Derechos Humanos, adoptada por la
Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948, fue el primer
documento legal en establecer la protección universal de los derechos
humanos fundamentales, cumplió 72 años en 2020, sigue siendo la base
de toda ley internacional de derechos humanos. Sus 30 artículos ofrecen
los principios y los bloques de las convenciones de derechos humanos,
tratados y otros instrumentos jurídicos actuales y futuros.
La Declaración Universal de Derechos Humanos, junto con los dos
pactos (Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto
Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales), compone
la Carta Internacional de Derechos Humanos. Estas declaraciones de
derechos humanos han sido base para que distintos países del mundo
con vocación democrática adapten sus constituciones para implementar
medidas que aseguren el cumplimiento de tales derechos.
Las políticas públicas desplegadas por el Estado venezolano, desde
1999, se orientan a garantizar los derechos humanos y lograr la inclusión
plena de los venezolanos y las venezolanas, haciendo posible su
realización y disfrute de manera integral y, especialmente, los derechos
colectivos económicos, sociales y culturales.
El Título III de la Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela (CRBV) desarrolla el articulado de derechos consagrados para
la construcción del nuevo modelo de nación, basado en el respeto de los
derechos humanos. El artículo 19, garantiza el respeto de los derechos
humanos conforme al principio de progresividad y sin discriminación,
siendo obligatoria para los órganos del Poder Público, de conformidad con
la Constitución, con los tratados sobre derechos humanos suscritos y
ratificados por la República. En concordancia con lo expresado
anteriormente, el artículo 23 de la Carta Magna establece:

Los tratados, pactos y convenciones relativos a derechos


humanos, suscritos y ratificados por Venezuela, tienen jerarquía
constitucional y prevalecen en el orden interno, en la medida en
que contengan normas sobre su goce y ejercicio más favorables
a las establecidas en esta Constitución y en las leyes de la
República, y son de aplicación inmediata y directa por los
tribunales y demás órganos del Poder Público. (p.4).

Se destacan, de esta disposición, los siguientes aspectos: primero, la


jerarquía constitucional de los tratados, pactos y convenciones sobre
derechos humanos; segundo, la aplicación prevalente, de los mismos en
relación con la Constitución y las leyes, si establecen normas más
favorables y tercero, la aplicación inmediata y directa de los mismos por
los órganos que ejercen el Poder Público.
A pesar de todos estos logros, la vigencia plena de los derechos
humanos no es, aún, una realidad en nuestro país ni en América Latina.
Por el contrario, existen serias amenazas a la vigencia de derechos ya
conquistados con mucho esfuerzo y al costo de muchas vidas. Por eso el
reto, es doble: evitar retrocesos en los derechos alcanzados y lograr el
reconocimiento y disfrute de nuevos derechos para toda la población,
especialmente en lo concerniente a los derechos económicos, sociales y
culturales, donde existen enormes desafíos, entre ellos alcanzar su
justiciabilidad, en momentos cuando las tendencias de la economía
mundial impulsan su desconocimiento.
Derechos Humanos
Los derechos humanos son los derechos que tenemos básicamente
por existir como seres humanos; no están garantizados por ningún
estado. Estos derechos universales son inherentes a todos nosotros, con
independencia de la nacionalidad, género, origen étnico o nacional, color,
religión, idioma o cualquier otra condición. Varían desde los más
fundamentales, el derecho a la vida, hasta los que dan valor a nuestra
vida, como los derechos a la alimentación, a la educación, al trabajo, a la
salud y a la libertad. (Organización de las Naciones Unidas; 1948).
En el ámbito internacional, el desarrollo de los derechos humanos ha
conocido nuevos horizontes: Según Nikken (2010) “Además de los
mecanismos orientados a establecer sistemas generales de protección,
han aparecido otros destinados a proteger ciertas categorías de personas:
mujeres, niños, trabajadores, refugiados, discapacitados, entre otros; así
como ciertas ofensas singularmente graves contra los derechos humanos,
como el genocidio, la discriminación racial, el apartheid, la tortura o la
trata de personas. Más aún, en el campo internacional se ha gestado lo
que ya se conoce como tercera generación de derechos humanos, que
son los llamados derechos colectivos de la humanidad entera, como el
derecho al desarrollo, el derecho a un medio ambiente sano y el derecho
a la paz.
Bibliografía

Humanos, D. (1948). Declaración Universal de los Derechos


humanos. Obtenido de https://www. ohchr.
org/EN/UDHR/Documents/UDHR_Translations/spn. pdf.

Martínez, A. Y. (2006). La Constitución venezolana como instrumento


para la construcción de la ciudadanía. Revista de Ciencias Sociales (Ve),
1(1).

También podría gustarte