Está en la página 1de 459

Red de Historia de la Arquitectura y Conservación

del Patrimonio. HAYCOP

X Seminario
Internacional de
Patrimonio
Habana, Cuba. Octubre 2014
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

MESA 1.
ESTADO DE ATENCIÓN Y SITUACIÓN
GLOBAL QUE SE OBSERVA EN LA
CONSERVACIÓN DE LOS ÁMBITOS DEL
PATRIMONIO CULTURAL EDIFICADO,
REGIONALES O NACIONALES SIGUIENTES:
PREHISPÁNICO, COLONIAL,
DECIMONÓNICO, SIGLO XX, RURAL Y
VERNÁCULO.

1
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

EL PATRIMONIO CUBANO. LOS PAISAJES CULTURALES Y SUS RETOS


ACTUALES
MSc. Arq. Nelson Melero Lazo

La Protección del Patrimonio Cubano


Antecedentes
El interés por la protección del Patrimonio Cultural de la Nación se manifiesta desde la
década del veinte del pasado siglo y aparece recogido en la constitución de la República
de 1928.
Entre 1929 y 1930 se realizan en La Habana intervenciones en las plazas de Armas, de la
Catedral y San Francisco y de manera particular en las grandes edificaciones
paradigmáticas de estos conjuntos, acciones de carácter puntual que no respondían a un
interés oficial, ni a la existencia de un programa de recuperación del Centro Histórico.
(Foto No. 1 / Foto No. 2)

Foto No. 1.- Plaza de Armas. La Habana. c. 1925

Foto No. 2.- Plaza de la Catedral. La Habana. c.1925


2
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Fuera de la capital y con el mismo enfoque, promovido por mecenas o por personalidades
de la cultura interesadas en la conservación de algunos exponentes importantes de la
arquitectura colonial, en los años cuarenta se realizan obras en Remedios y Trinidad en la
región central del país y en Santa María del Rosario en las afueras de la capital.
(Foto No. 3 / Foto No. 4)

3
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Foto No. 4.- Iglesia de Santa María del Rosario, llamada la Catedral de
los Campos de Cuba. La Habana (Foto Archivo CNPC)

La década del cuarenta es un período que se destaca sobre todo por una amplia actividad
legislativa en la declaratoria y protección de monumentos y zonas.
Aunque desde los años treinta ya existían algunas declaratorias de monumentos
nacionales; en 1938 se crea la Oficina del Historiador de la Ciudad, cuya dirección es
asumida por el Dr. Emilio Roig de Leuschenring, defensor y promotor de la conservación
del patrimonio cultural nacional y un año después la Comisión de Monumentos, Edificios y
Lugares Históricos y Artísticos Habaneros, a la que se le encarga la asesoría de la Oficina
del Historiador.
En 1944 se produce la declaratoria de Monumento Nacional de la parte de la Ciudad de
La Habana comprendida entre el mar y las antiguas murallas, así como también de la villa
de Trinidad. Estas declaratorias cuentan con sus delimitaciones precisas, zonas de
protección y el listado de las edificaciones incluidas en ellas. Resulta significativo lo
temprano que se maneja en la país la necesidad de la preservación no del monumento
aislado, sino del centro histórico en su conjunto.

Foto No. 5.- Vista aérea del Centro Histórico de


La Habana.1940

4
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

(Foto No. 5 / Foto No. 6)

Foto No. 5.- Vista aérea del Centro Histórico de La Habana.1940

5
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Foto No. 6.- Vista de la Plaza Mayor de Trinidad. Sancti Spiritus (Foto del autor)

A partir del criterio de modernización de las ciudades cubanas, en los años cincuenta
muchas construcciones de valor patrimonial fueron demolidas para insertar en los
conjuntos históricos y en zona urbanas de valor, edificios en la mayoría de los casos
anodinos, sin valores arquitectónicos y totalmente descontextualizados y la capital es un
buen ejemplo de esta situación.
(Foto No. 7 y 8)

El Período Post Revolucionario


A partir de los cambios políticos, económicos y sociales ocurridos en Cuba después de
1959, se originan nuevos enfoques en el campo de la cultura.
Es creado el Consejo Nacional de Cultura y dentro de éste la Dirección de Patrimonio
Cultural que tenía a su cargo el trabajo con los bienes muebles y el patrimonio
arquitectónico y natural.
Entre 1960 y 1975 las acciones de recuperación del patrimonio cultural mantuvieron un
carácter fundamentalmente encaminado a destacar los valores culturales y de nuestra
identidad. Es éste un período de divulgación y formación de una conciencia local y
nacional, así como un momento de reconocimiento y revalorización.
Los trabajos de conservación del patrimonio tienen un carácter puntual y se interviene en
exponentes arquitectónicos destacados, con un predominio de las funciones culturales en
los usos propuestos.
Las intervenciones de mantenimiento en el fondo construido habitacional no tuvieron un
lugar prioritario en los presupuestos destinados para el rescate del patrimonio
arquitectónico, lo que provocó un alto nivel de deterioro de las estructuras edilicias de
nuestros conjuntos urbanos en todas sus escalas.
La Republica de Cuba realiza en el año 1976 una nueva división político-administrativa
que modificó la organización territorial existente hasta ese momento y fue promulgada una
nueva carta magna para el país, cuyas primeras leyes en el año 1977, la No.1, Ley de
Protección al Patrimonio Cultural y la No. 2 Ley de los Monumentos Nacionales y Locales,
están relacionadas con la Protección del Patrimonio Cultural, decretando mediante un
cuerpo legislativo lo establecido por el país en este sentido; dejando plasmada la
importancia que la nación concede a la preservación de su patrimonio. Esta
responsabilidad es asignada al Ministerio de Cultura y en particular a la Dirección
Nacional de Patrimonio Cultural, a quien le corresponde determinar y declarar aquellos
bienes que deben formar parte del Patrimonio Cultural de la Nación, los que son inscritos
en el Registro Nacional de Bienes Culturales entidad adscrita a dicha entidad.

6
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Foto No. 7.- Iglesia del Convento de San Foto No. 8.- Antiguo edificio Callaba en la
Felipe de Neri transformada en un banco. plaza de San Juan de Dios de La Habana
La Habana Vieja (Foto del autor) Vieja de la década de los cincuenta del
pasado siglo (Foto del autor)
El 29 de noviembre de 1979 se promulga el Decreto No. 55 del Comité Ejecutivo del
Consejo de Ministros, Reglamento para la Ejecución de la Ley de los Monumentos
Nacionales y Locales, como instrumento que permite la aplicación de las Leyes No. 1 y 2.
La legislación cubana de protección del patrimonio cultural, siguiendo la definición
expuesta por la Conferencia General de la UNESCO celebrada en Paris en 1972,
establece las categorías de Construcciones, Sitios y Objetos y la condición de Monumento
Local o Nacional en dependencia de su significación histórica, artística, ambiental o
natural que este tenga para el país.
La Ley No. 2 de los Monumentos Nacionales y Locales establece la creación de la
Comisión Nacional de Monumentos adscrita al Ministerio de Cultura y en particular a la
Dirección Nacional de Patrimonio Cultural de este organismo, entre cuyas funciones está:
“declarar cuáles construcciones, sitios y objetos son Monumentos Nacionales o Locales
de acuerdo con las disposiciones de la presente Ley. La Comisión Nacional será el único
órgano facultado para hacer esta declaración”.
Son creadas también las Comisiones Provinciales de Monumentos, las que se encuentran
adscriptas a las Direcciones Sectoriales de Cultura de los Comités Ejecutivos de las
Asambleas Provinciales del Poder Popular y subordinadas a la dirección técnica y
metodológica del Ministerio de Cultura.
Se considera la creación de Delegaciones Municipales de Monumentos para aquellos
ciudades y poblaciones que poseen un patrimonio urbano y arquitectónico destacado
cuyo valor es significativo no solo a nivel local sino también en el ámbito nacional.
En el Decreto No. 55, con el fin de garantizar la protección de los bienes que posean
valor patrimonial se establecen los Grados de Protección, en ellos se definen las acciones
permisibles a realizar en los mismos y las instancias de aprobación a las que están
sujetos los mismos.
Han transcurrido más de 35 años de la promulgación de estas leyes y resoluciones que
norman la protección y el tratamiento sobre el Patrimonio Cultural Cubano las que han
cumplido su cometido, pero resulta necesaria una revisión y actualización de la mismas

7
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

ajustando aquellos aspectos que en su aplicación práctica ha quedado demostrado que


no cumplen con determinados requerimientos o existen falencias en las mismas.
En la actualidad estos documentos y su contenido se encuentran sujetos a este proceso y
para esto se han consultado organismos, entidades y personalidades vinculados a esta
actividad, realizándose importantes aportes que contribuirán a producir los ajustes y
cambios necesarios para disponer de un cuerpo legislativo mucho más eficiente y
operativo.

El Patrimonio Cultural Cubano Declarado


En el Registro de los Monumentos Nacionales y Locales perteneciente al actual Consejo
Nacional de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura aparecen inscritos la relación de
Bienes que han recibido esta condición, cuya declaratoria como ya se mencionó
corresponde a la Comisión Nacional de Monumentos, la propuesta es realizada por las
Comisiones Provinciales de Monumentos mediante la presentación de un expediente en
el que se deben fundamentar todos los elementos que avalen dicha propuesta y de cuya
evaluación saldrá la aprobación o no de la solicitud realizada.
De modo particular en el Registro de Monumentos Nacionales aparecen asentados un
total de 256 Bienes cuya composición es la siguiente:
CENTROS HISTÓRICOS: 13
De ellos 4 poseen la condición de Patrimonio Cultural de la Humanidad: La Habana,
Trinidad, Cienfuegos y Santa María del Puerto del Príncipe (Camagüey).
ZONAS DE VALOR URBANO: 12
CONSTRUCCIONES: 107
Distribuidas en las siguientes tipologías arquitectónicas: Civiles: 48, Domésticas: 31,
Industriales: 1, Militares: 10 y Religiosas: 7
(Foto No. 9 / Foto No. 10)

Foto No. 9.- Portada principal de la Necrópolis Cristóbal Colón de


La Habana. Monumento Nacional (Foto del autor)

8
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Foto No. 10.- Ermita del Potosí. Guanabacoa. La Habana.


Monumento Nacional (Foto del autor)

SITIOS ARQUEOLÓGICOS: 3
SITIOS NATURALES: 18
Dos de ellos se encuentran incluidos en la Lista del Patrimonio Mundial el Parque
Nacional Desembarco del Granma y el Parque Nacional Alejandro de Humboldt, ambos
en la región oriental del país.
Dentro de las declaratorias existe una que posee características especiales, la
correspondiente a la Microcycas Calocoma y su hábitat, conocida como Palma Corcho, un
fósil viviente del período Jurásico, que ha logrado sobrevivir a los grandes cambios
ocurrido en la historia de nuestro planeta hasta la actualidad, de las que se conservan
alrededor de unas 500 ejemplares en su hábitat de la Sierra de los Órganos, cordillera
perteneciente a la occidental provincia de Pinar del Río.
(Foto No. 11)

Foto No. 11.- Microcycas Calocoma (Palma


Corcho). Viñales. Pinar del Río. Monumento
Nacional (Foto del autor)

9
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

PAISAJES CULTURALES: 6
De este total dos están inscritos en el Listado de Patrimonio Mundial, el Sitio Natural del
Valle de Viñales y el Poblado de Viñales en la provincia de Pinar del Río y el Conjunto de
Ruinas de los Cafetales Franceses de la provincia de Santiago de Cuba.
El Valle de los Ingenios que también está inscrito en este listado, se encuentra incluido
dentro de la declaratoria como Patrimonio Mundial del Centro Histórico de Trinidad, en la
provincia de Sancti Spiritus.
BIENES MUEBLES: 5
Dentro de esta categoría están incluidos Bienes con características muy disímiles pero
que poseen valores muy destacados para la cultura cubana:, la Cruz de la Parra,
colocada por Colón al pisar tierra cubana que se conserva en la catedral primada de Cuba
Baracoa, la locomotora La Junta de 1843, una de las primeras que circuló al construirse el
ferrocarril en Cuba en 1837, los documentos y manuscritos de José Martí y dos
embarcaciones, el yate Granma en el que desembarcó Fidel Castro en la playa Las
Coloradas en el oriente cubano en diciembre de 1956 y el Ferry El Pinero en el que se
trasladaron a La Habana los asaltantes al Cuartel Moncada de Santiago de Cuba, cuando
fueron liberados del presidio Modelo de la Isla de Pinos.
(Foto No. 12)

Foto No. 12.- Locomotora La Junta. Monumento


Nacional. (Foto Archivo CNPC)

El área del Caribe tiene inscritos en el Listado de Patrimonio Mundial 21 sitios de los
cuales nueve son cubanos.

Los Paisajes Culturales Cubanos

Los Paisajes Culturales en Latinoamérica


En América Latina hay solamente seis Paisajes Culturales inscritos en el Listado de
Patrimonio Mundial: el Paisaje del Agave y antiguas instalaciones industriales de Tequila,
México, la Quebrada de Humahuaca. Argentina, el Paisaje cultural cafetero de Colombia,
Río de Janeiro, Paisaje carioca entre la montaña y el mar, Brasil; los otros dos

10
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

corresponden al Caribe y ambos son cubanos, el Valle de Viñales, el primero del área
latinoamericana registrado en 1999 y el Paisaje arqueológico de las primeras plantaciones
de café del sur oriente de Cuba.
La Reunión de Expertos sobre los “Paisajes Culturales en el Caribe: Estrategias de
Identificación y Salvaguardia”, celebrada en Santiago de Cuba en el año 2005, expresó en
su documento final que: “este tipo de paisaje es muy abundante en el Caribe y tal vez sea
la expresión tangible más completa del patrimonio de la subregión teniendo en cuenta su
nivel actual de integridad y autenticidad”
Esta afirmación contrasta con la realidad, pues como podemos ver existen solo dos sitios
del área inscritos en la Lista del Centro del Patrimonio Mundial de la UNESCO, ambos
cubanos.

Los Paisajes Culturales de Cuba Declarados Monumentos Nacionales


Cuba posee en la actualidad seis sitios con la condición de Paisajes Culturales que
poseen la declaratoria de Monumentos Nacionales: Sitio Natural del Valle de Viñales y el
Poblado de Viñales, Paisaje Cultural Río Canímar, Jardín Botánico de Cienfuegos, Valle
de los Ingenios de Trinidad, Conjunto de Ruinas de los Cafetales Franceses y Paisaje
Cultural del Cobre y Sitios del Camino de la Virgen de la Caridad del Cobre.
De estos, tres se encuentran inscritos en el Listado de Patrimonio Mundial de la
UNESCO.

Paisaje Cultural Rio Canímar. Provincia de Matanzas


(Foto No. 13 / Foto No. 14)

Foto No. 13.- Puente sobre el río Canímar (Foto Centro Provincial de Patrimonio Matanzas)

El Paisaje Cultural Río Canímar comprende la cuenca del Canímar desde su


desembocadura en la bahía de Matanzas hasta la zona cercana al sitio conocido como
Las Carolinas en el municipio de Limonar, e incluye el cafetal La Dionisia y la cueva
Centella. Su cuenca hidrográfica posee una extensión de 430 km2

11
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Foto No. 14.- Cauce y quebrada del río Canímar (Foto Rubier Bernabeu)

Está situado a 4,5 km de la ciudad capital de Matanzas y a 27 km del polo turístico de


Varadero.
Las evidencias arqueológicas encontradas en el área indican que esta zona fue ocupada
durante milenios por comunidades indígenas aborígenes tanto desde períodos tempranos
como otros tardíos.
Es un exponente del desarrollo socio económico e histórico de Matanzas y en el sitio
están representadas diferentes manifestaciones materiales: los asentamientos aborígenes
precolombinos con las evidencias de numerosos e importantes sitios habitacionales,
ceremoniales, funerarios, de Cuba y el Caribe, los que superan la treintena, el período
colonial, dados en el uso de la vía fluvial como ruta de comercio y de la ubicación en su
entorno de instalaciones asociadas a la producción agroindustrial azucarera y cafetalera
de las que se conservan las estructuras de muelles, caminos empedrado, canteras,
caleras, depósitos de agua y restos de cimientos y muros de antiguas y centenarias
edificaciones, un valor añadido durante este período lo constituye la construcción en 1720
de la batería de costa El Morrillo para la vigilancia y custodia en su desembocadura, que
ostenta también la condición de Monumento Nacional por los hechos históricos ocurrido
en este lugar en 1935 vinculados con el asesinato de los destacados revolucionarios
Antonio Guiteras Holmes y Carlos Aponte Hernández en la etapa republicana y el
posterior desarrollo de la revolución después de 1959 con el emplazamiento
fundamentalmente de instalaciones náuticas, dedicadas al turismo, el ocio y la recreación
en las márgenes del río, asociadas a los destacados valores paisajísticos y naturales
entre los que se encuentran la flora y la fauna, mucha de ella endémica, la topografía y el
relieve particular del territorio que conforman profundas quebradas y cañones que llegan a
alcanzar más de 90 m de altura, espeleológicos; todo ello ligado al sinuoso curso del río,
cuya belleza llamó la atención de científicos, historiadores, escritores, artistas y visitantes
en general.
Estos valores de excepcionalidad dentro del territorio cubano en el que se combinan los
de carácter natural, con los culturales, socioecómicos e históricos, en los que ha actividad
humana ha logrado convivir de manera armónica, respetuosa e integrada, manteniendo y
conservando su autenticidad e integridad de sus valores patrimoniales hasta la actualidad,
fueron aspectos evaluados que definieron que este sitio fuera declarado Monumento

12
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Nacional en la categoría de Paisaje Cultural Evolutivo Fósil mediante la Resolución 01 del


09 de noviembre 2009 de la Comisión Nacional de Monumentos.

Jardín Botánico de Cienfuegos. Provincia de Cienfuegos


(Foto No. 15 / Foto No. 16)

Foto No. 15.- Jardín Botánico de Foto No. 16.- Jardín Botánico de
Cienfuegos. Monumento Nacional. Cienfuegos. Monumento Nacional. Vista
Guardarraya de palmas. (Foto Centro general del paisaje. (Foto Centro
Provincial de Patrimonio Cienfuegos) Provincial de Patrimonio Cienfuegos)

Se encuentra situado a 15 km de la capital provincial y ocupa una extensión de 94 ha y el


área protegida es de 1,156 ha. Se encuentra emplazado en una llanura con ligeras
ondulaciones que varía entre los 25 y 75 m sobre el nivel del mar.
La agrupación de las especies corresponde a criterios ecológicos y de relación con su
hábitat, lo que permite tener variedad de paisajes con estructuras vegetales coherentes,
como el Arboretum, el monte nativo y un área para la introducción de especies.
Posee más de 2000 especies que representan 670 géneros de 125 familias y
aproximadamente un 70% son exóticas, y sus colecciones de plantas son muy
significativas y su importancia alcanza carácter internacional.
El Jardín Botánico de Cienfuegos constituye una institución de reconocido valor en el
ámbito ecológico, científico y económico, tiene sus antecedentes en las dos primeras
décadas del siglo XX como un centro para la investigación y el desarrollo de la caña de
azúcar patrocinado por Edwin F. Atkins, que posteriormente en 1919 promocionado por la
universidad de Harvard pasa a convertirse en el Jardín Botánico. Por la riqueza de sus
colecciones y el trabajo científico desarrollados por los especialistas que han trabajado en
dicha institución o se han vinculado a sus investigaciones, se ha convertido en un sitio de
referencia para los estudiosos de la botánica tanto en el área latinoamericana como para
el resto del mundo.

13
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Ha llevado a cabo trabajos importantes encomendados por el país en programas a escala


nacional de reforestación, educación forestal y sobre el estudio de la agricultura y los
bosques, dispone de una biblioteca especializada y un laboratorio.
Mediante la Resolución 76 de 30 de enero de 1990 de la Comisión Nacional de
Monumentos otorgó la condición de Monumento Nacional al Jardín Botánico de
Cienfuegos, que por sus características se inscribiría como un Paisaje Cultural Diseñado
en las categorías actuales que UNESCO establece para este tipo de patrimonio cultural.

Paisaje Cultural del Cobre y Sitios del Camino de la Virgen de la Caridad del Cobre.
Provincias de Holguín y Santiago de Cuba
(Foto No. 17 / Foto No. 18)

Foto No. 17.- Cayo de la Virgen, lugar donde se ubicó la imagen aparecida en la bahía de
Nipe. Holguín. (Foto Centro Provincial de Patrimonio Holguín)

Este Paisaje Cultural posee características particulares excepcionales dentro del


patrimonio cubano debido a su gran extensión, ya que abarca elementos pertenecientes a
dos provincias Holguín y Santiago de Cuba; así como por la cantidad, variedad y
diversidad de sus componentes, entre los que se incluyen manifestaciones materiales de
la cultura como conjuntos urbanísticos y arquitectónicos de diferentes poblados, conjuntos
industriales relacionados con la extracción minera cuya producción se remonta al siglo
XVI con las minas reales de Cobre, cuyo proceso ha creado transformaciones en el
relieve del terreno dando lugar a un paisaje particular en la topografía y en el relieve del
sitio.
En los conjuntos pertenecientes a la agroindustria cafetalera de influencia francesa que se
asentaron en la región, los que influyeron notablemente en la tipología, los materiales y
las técnicas constructivas de la arquitectura de la zona, en la que se incluye además
edificaciones de alto valor arquitectónico como es el Santuario del Cobre y su hospedería.
En los paisajes naturales tanto marinos, la bahía de Nipe, el cayo de la Virgen, lugares
asociados al hallazgo de la virgen flotando sobre una tabla en las aguas de la bahía con
una inscripción que decía “yo soy la virgen de la Caridad”, el hato de Barajagua donde se
construyó un bohío para colocar la imagen y que fue sitio en el que se inició la adoración
de la quien fuera después la patrona de Cuba hasta que en el siglo XVII se traslada al
Cobre; o los situados en la montañas de la Sierra Maestra de destacados valores

14
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

naturales por su flora y fauna, su hidrografía y su orografía la más relevante del país, los
de carácter arqueológico vinculados con las presencia de asentamientos aborígenes y los
de los negros esclavos cimarrones y las manifestaciones de sublevaciones llevadas a
cabo por ellos en este sitio.

Foto No. 18.- Santuario Nacional de la Virgen de la Caridad del


Cobre. Santiago de Cuba. (Foto Archivo CNPC)

En su contexto se enmarcan además innumerables valores relacionados con el patrimonio


cultural inmaterial tanto por las expresiones culturales locales como por las religiosas, de
tipo sincrético como católicas, ya que el Basílica Menor de la Virgen María del Cobre,
patrona de Cuba, es un sitio de peregrinación tanto de carácter nacional como
internacional y forma parte de la identidad del pueblo cubano, a ella están asociadas
personalidades y hechos muy destacadas de la historia y la cultura cubana.
El Paisaje Cultural incluye además de Sitios Monumento Nacional, Paisajes Evolutivos
Fósiles y Arqueológicos y la ruta que sirvió para el traslado de la Virgen, que pasa por
varias poblaciones en la que se conservan testimonios y evidencias de este hecho y que
comienza a ser utilizado por peregrinos para hacer el mismo recorrido hasta el Cobre, lo
que lo hace excepcional dentro del Patrimonio Cultural Cubano.
La Comisión Nacional de Monumentos decidió declarar Monumento Nacional de la
República de Cuba mediante la Resolución 01de fecha 20 de marzo de 2012 el Paisaje
Cultural del Cobre y sitios del camino de la Virgen de la Caridad del Cobre.

Sitio Natural del Valle de Viñales y el Poblado de Viñales. Provincia de Pinar del Río
(Foto No. 19 / Foto No. 20)

Viñales, situado en la más occidental de las provincias cubanas, Pinar del Río, forma
parte de la Cordillera de los Órganos. En su área interior se alzan elevaciones cársicas,
pertenecientes a los períodos Jurásico Inferior o Medio; muy poco frecuentes y que
asumen forma de cúpulas que le han hecho famoso: los mogotes, los cuales, bien sea
aislados o agrupados, forman un conjunto de pequeños valles, algunos de ellos
totalmente cerrados, de los cuales el más conocido es el de Viñales, que constituyen sin
lugar a dudas una región paisajística de gran singularidad.

15
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Posee importantes valores geológicos y paleontológicos entre ellos los constituidos por
piedras redondeadas conocidas localmente como “quesos” en cuyo interior están
contenidos fósiles de “ammonites” y la presencia de restos de dinosaurios acuáticos, que
permiten el conocimiento de la formación y evolución de nuestro planeta.

Foto No. 19.- Vista general de un valle interior, mogotes, arquitectura


vernácula y cultivo de tabaco (Foto del autor)

Foto No. 20.- Vista del poblado de Viñales desde el mirador de La Ermita
(Foto del autor)

En los suelos agrícolas de origen arcilloso y de gran fertilidad ubicados en el interior de


los valles se han cultivado el tabaco y los frutos menores a cuya imagen se asocia la
arquitectura vernácula de los techos inclinados de guano de las casas para el secado y
curado del tabaco y del bohío, vivienda tradicional campesina, todo ello en conjunción
armónica con el excepcional paisaje que le sirve de marco físico.

16
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Posee una flora y fauna local con especies endémicas destacándose dos tipos de
coníferas: el Pinus Caribaea y el Pinus Tropicalis, conocidos como pino macho y pino
hembra y en cuya frecuencia en la región le dan origen al nombre de la provincia y la
palma corcho (Microcycas Calocoma), un verdadero fósil viviente que ha logrado
sobrevivir a los procesos geológicos de la isla a lo largo de millones de años y de la que
queda una población de aproximadamente 500 ejemplares en esta región. Esta planta
constituye el único ser viviente declarado en nuestro país Monumento Nacional en 1989.
La declaratoria incluye el poblado de Viñales, emplazado al centro del valle y fundado en
1875 se caracteriza por una arquitectura vernácula cuyo valor radica en su homogeneidad
como conjunto.
Existen sitios arqueológicos y otros asociados a la guerra de independencia donde
ocurrieron batallas importantes, alguno de los cuales poseen declaratoria de Monumento
Nacional.
El lugar cuenta con un importante patrimonio inmaterial expresado en tradiciones
campesinas locales gastronómicas, religiosas, artísticas, en particular la tonada viñalera,
expresión musical típica de la décima cantada del lugar.
Por sus valores, el 27 de marzo de 1979, la Comisión Nacional de Monumentos, mediante
su Resolución Número 4, le otorgó, tanto al valle como al poblado de Viñales, el carácter
de Monumento Nacional y en 1999 la UNESCO lo inscribió en la Lista Mundial de
Patrimonio como Paisaje Cultural, siendo el primero área Latinoamericana en recibir esta
condición.

Valle de los Ingenios. Trinidad. Provincia de Sancti Spiritus


(Foto No. 21 / Foto No. 22)

Foto No. 21.- Vista general del Valle de los Ingenios (Foto Archivo CNPC)

Trinidad se encuentra enclavada en las estribaciones de la cordillera de Guamuhaya


localizada en la costa sur de la provincia central cubana de Sancti Spiritus, siendo la
tercera villa fundada por el Adelantado Diego Velázquez en 1514 y su desarrollo urbano y

17
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

arquitectónico estuvo siempre vinculado a la actividad agroindustrial azucarera que se


desarrolló en el valle de San Luis o Valle de los Ingenios.
El auge azucarero iniciado a fines del siglo XVIII propició la acumulación de cuantiosas
fortunas que permitieron la edificación de grandes casonas en las fincas azucareras del
Valle, así como de grandes palacios ricamente ambientados y decorados en la ciudad,
favoreciendo además la expansión urbana de la misma.
En la segunda década del siglo XIX, la industria azucarera trinitaria alcanza su mayor
esplendor con la concentración de cerca de 4O ingenios en el Valle, situación que se vio
reflejada en un vertiginoso desarrollo económico y social de la ciudad y en su destacada
arquitectura decimonónica.

Foto No. 22.- Ingenio Manaca-Iznaga. Portal de la Casa de vivienda y Torre (Foto
Nilson Acosta)

La preponderancia azucarera trinitaria comienza un período de estancamiento y


decadencia en la segunda mitad del siglo XIX, lo que provocó que la ciudad quedara
estancada, detenida en el tiempo, lo que permitió que haya llegado hasta nosotros con la
impronta que dejó en ella este momento de bonanza económica.
En el Valle de los Ingenios han quedado las huellas de este período de la producción
azucarera cubana y del área del Caribe, en exponentes que transcurren desde estructuras
que presentan un alto estado de conservación e integridad, otras en estado de ruinas y
algunas a nivel de restos arqueológicos.
Quedan evidencias materiales que muestran los cambios tecnológicos ocurridos en el
proceso industrial y en las estructuras edilicias tanto productivas y funcionales como
habitacionales de las capas sociales participantes en la vida del lugar, grandes casonas,
poblados de esclavos, cementerios, sistemas de acueductos, torres de vigilancia,
caminos, puentes, presas, elementos que exponen como se estructuró el modo de vida de
la época.
El centro histórico de Trinidad constituye un caso excepcional en cuanto al nivel de
conservación de sus valores patrimoniales, hecho que contribuyó a que tanto éste como
el Valle de los Ingenios, lugar en el que se desarrolló la base económica que sirvió de
sustento a la ciudad, fueran inscriptos en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO
en 1988, con la particularidad de que el Valle de los Ingenios no aparece como Paisaje

18
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Cultural, sino que está incluido en la declaratoria de la ciudad de Trinidad, porque en el


momento de su presentación no existía aún esa categoría.

Paisaje Cultural Arqueológico de las Primeras Plantaciones Cafetaleras en el


Sudeste de Cuba. Provincias Santiago de Cuba y Guantánamo
(Foto No. 23 / Foto No. 24)

Foto No. 23.- Cafetal La Isabelica. Casa de Vivienda. Santiago de Cuba


(Foto Oficina del Conservador Santiago de Cuba)

Foto No. 24.- Cafetal Fraternidad. Acueducto industrial. Santiago de Cuba


(Foto Oficina del Conservador Santiago de Cuba)

19
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Este sitio abarca 81 475 ha, con un área de protección de 35 900 ha, y ocupa parte del
territorio de dos provincias ubicadas en el oriente del país, Santiago de Cuba y
Guantánamo.
Este fenómeno socioeconómico se produjo como consecuencia de la emigración de
colonos franceses dedicados a la producción agroindustrial cafetalera llegados a la zona
oriental del país, a raíz de la revolución ocurrida en Haití a finales de siglo XVIII,
asentándose en las estas regiones montañosas que poseían características naturales
muy similares a las de donde provenían.
En el sitio existen un total de 171 haciendas cafetaleras, construidas a inicios del siglo XIX
y hasta principios del siglo XX, cuyo estado de conservación es muy diverso, algunas
poseen sus estructuras arquitectónicas y productivas con un mayor grado de preservación
e integridad y otras se encuentran a nivel de ruinas o de vestigios arqueológicos. En la
provincia de Santiago de Cuba se localizan 139 y 32 pertenecen a Guantánamo.
En el sitio se incluyen también la red de caminos que servían de comunicación entre ellos
y con los puntos desde donde se exportaba la producción del grano, así como todo el
entorno natural, el monte virgen que sirve de emplazamiento a las mismas, con un alto
valor paisajístico y escenográfico.

El sitio agrupa incuestionables valores históricos, arquitectónicos y arqueológicos,


constituyendo un inestimable testimonio de un adecuado proceso de antropización de una
actividad productiva con el medio en el que se desarrolla, con elaborados ejemplos
constructivos de una excelente factura, con características diferentes a las autóctonas,
que aportaron nuevos valores a la diversidad cultural del país, tanto en el patrimonio
tangible: la arquitectura y la ingeniería; como el intangible: la música, la danza, la
literatura, la gastronomía, la religión, entre otros.
El Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO fundamentó su decisión de inscripción a
partir de los siguientes criterios:
- Las ruinas de los cafetales de los siglos XIX y principios del XX en el sudeste de Cuba
son un testimonio único y elocuente de una forma de explotación agrícola en un monte
virgen; las huellas de estos han desaparecido.
- La producción de café en el sudeste de Cuba durante el siglo XIX y comienzos del XX
tuvo como resultado la creación de un paisaje cultural único, ejemplificando una etapa
significativa en el desarrollo de agricultura. (Sitio Cultural vinculado. 2005. pág. 7)
En diciembre de 2000 el Paisaje Cultural Arqueológico de las Primeras Plantaciones
Cafetaleras en el Sudeste de Cuba quedo inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial.

La Problemática Actual
Los Paisajes Culturales son sitios de gran complejidad porque, en ellos se mantiene
presente en el medio natural en el que se insertan, la acción del ser humano, ya sea en
forma aislada o agrupados en comunidades; aún en los casos en que estos sean Paisajes
Evolutivos Fósiles; y además porque en ellos confluyen valores de diferentes categorías
tanto materiales como inmateriales.
Los Paisajes Culturales cubanos inscritos como Monumentos Nacionales, con excepción
del Jardín Botánico de Cienfuegos, un Paisaje Diseñado muy cercano a la ciudad, el resto
son lugares localizados en ambientales naturales que ocupan grandes extensiones, y en
el caso del Paisaje Cultural Arqueológico de las Primeras Plantaciones Cafetaleras en el
Sudeste de Cuba, en regiones montañosas cuya accesibilidad resulta difícil y no se puede
realizar en vehículos, algo similar ocurre con el Paisaje Cultural del Cobre y Sitios del
Camino de la Virgen de la Caridad del Cobre cuyo recorrido se inicia en la costa norte de
la provincia de Holguín hasta llegar casi a la costa sur en la provincia de Santiago de

20
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Cuba, pasando por un variado repertorio de territorios con condiciones naturales muy
diferentes, desde ambientes costeros hasta zonas montañosas.
Todos los sitios declarados poseen planes de manejo para su uso y conservación y en el
caso del Valle de los Ingenios, el del Camino de la Virgen, las Plantaciones Cafeteras y el
Jardín Botánico, las provincias a las que pertenecen estos lugares cuentan con Oficinas
del Conservador, lo que permite un mejor control de su conservación y protección.
Pinar del Río y Matanzas, provincias a las que pertenecen Viñales y Canímar, no
disponen de esta estructura vinculada a la conservación del patrimonio, aunque si tienen
Centros Provinciales de Patrimonio, los que no cuentan con la fuerza técnica y
profesional, ni los recursos que tienen las mencionadas Oficinas. En Viñales, a pesar de
ser un sitio inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial, no se ha logrado crear una Oficina
para controlar directamente en el sitio su conservación, este se encuentra algo alejado de
la capital provincial, lo que hace más difícil la ejecución de esta actividad desde ella.
Canímar se encuentra en la periferia de la ciudad de Matanzas y le resulta más fácil al
Centro Provincial de Patrimonio ejercer el control y monitoreo del Sitio.
En Viñales y el Valle de los Ingenios una problemática surgida es la pérdida de los
cultivos que tradicionalmente se desarrollaron en ellos, el del tabaco en el primero y la
caña de azúcar en el Valle, lo que ha hecho cambiar la imagen del paisaje que caracterizó
a estos lugares, esto se ha debido a cambios ocurridos en las producciones y en nuevas
relaciones económicas surgidas.
Se han recuperado muchos sembrados de tabaco en los valles, así como de las
estructuras vernáculas asociadas a esta agroindustria casa de secado, curado y despalillo
de las hojas de tabaco, depósitos y de las viviendas campesinos, los bohíos, porque Pinar
del Río sigue siendo el productor de uno de los mejores tabacos del mundo.
Un problema constante es el de la inserción de nuevas viviendas en este entorno rural,
con tipologías y materiales que no tienen que ver con la expresión de las construcciones
tradicionales que forma parte del paisaje y que son vistas desde los miradores naturales
que este tiene.
(Foto No. 25 / Foto No. 26)

Foto No. 25.- Cultivo de tabaco en el Valle de Viñales. Casa de Curado de


las hojas de tabaco (Foto del autor)

21
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Foto No. 26.- Nuevas viviendas insertadas en el entorno del Valle de


Viñales (Foto del autor)

El poblado emplazado en el centro del Valle, que hasta la segunda mitad del siglo pasado
tuvo un lento crecimiento, a partir de la declaratoria de Patrimonio Mundial, a pesar de las
ordenanzas urbanísticas, ha experimentado un extenso crecimiento y no se han cumplido
las regulaciones existentes para las nuevas zonas de desarrollo y su arquitectura,
atrayendo a muchas familias de los municipios vecinos.
Las dificultades económicas existentes en el país por una parte, no permiten disponer de
los recursos económicos y materiales que garanticen el mantenimiento y la conservación
del patrimonio en manos estatales, quienes presionados por la demanda de otras
actividades de alta importancia social como la salud y la educación, priorizan las
inversiones en estos sectores, viéndose afectado el estado de conservación de las
estructura arquitectónicas y urbanas.
Por otra parte las nuevas condiciones surgida con el trabajo por cuenta propia (privado)
de actividades gastronómicas, de alojamiento y de otros servicios, ha permitido la
obtención de ingresos a los propietarios locales, que disponen de recursos económicos
para construir y remodelar sus viviendas, muchas veces inspiradas en patrones o
modelos ajenos a las características locales y con usos de códigos arquitectónicos,
colores, decoraciones y elementos de ambientación que van en detrimento de los valores
culturales del conjunto.
(Foto No. 27 / Foto No. 28)

22
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Foto No. 27.- Vista general del poblado de Viñales y el crecimiento que ha
experimentado el área urbana (Foto del autor)

Foto No. 28.- Viviendas en la periferia del poblado de Viñales con una
expresión arquitectónica ajena a las características vernáculas del lugar

Estos lugares que poseen condiciones excepcionales y que como tal han sido valoradas y
registradas, muchas veces no cuentan con el suficiente reconocimiento de las autoridades
y los gobiernos locales, los que requieren tener asignaciones de materiales y recursos
muy particulares que respondan a las necesidades de mantenimiento y reparación de las

23
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

estructuras edilicias acorde con sus técnicas constructivas y materiales, los que no
pueden ser adquiridos en el mercado, porque no se ofertan o no hay disponibilidad.
Se han confrontado dificultades y esto ha sido objeto de amplias discusiones, en la
propuesta de uso de algunas instalaciones situados en los Sitios por parte de empresas
estatales o mixtas, para insertar servicios o funciones, que no están acordes y que no
respetan los altos valores de los bienes a utilizar.
En los Sitios que incluyen territorios montañosos o de grandes extensiones de paisajes
naturales, se confrontan dificultades con las intervenciones en el terreno, donde se
producen talas o desmontes indiscriminados de bosques o la inserción de vivienda en
áreas que han sido designadas para la producción agrícola.
Existen dificultades con el sistema de comunicación para acceder a los sitios por la
deficiente red de vías y caminos y el mal estado que estas presentan, sobre todo en la
época lluviosa que algunos se lugares quedan incomunicados. En algunos de ellos deben
aprovecharse las potencialidades de la existencia de vías férreas que pueden ser
reactivadas ofreciendo un atractivo más al permitir recorridos por los elementos que se
encuentran dentro del lugar.
La situación que presentan algunos de los bienes que forman parte de nuestros Paisajes
Culturales no es del todo la más satisfactoria, a pesar de las serias limitaciones
económicas y materiales por las que atraviesa el país, no se escatiman esfuerzos para la
conservación del patrimonio cultural, pero las necesidades exceden en mucho a las
posibilidades, las instituciones encargadas de la salvaguarda de los bienes culturales se
mantienen en constante vigilancia, para garantizar que se cumplan las regulaciones
establecidas y responden a las consultas y solicitudes que provienen de los territorios que
tienen a su cargo la conservación de este patrimonio declarado, cuya responsabilidad es
de ellos en primera instancia, pero también de todos los cubanos y que en algunos casos
el compromiso trasciende las fronteras nacionales para convertirse en patrimonio de toda
la humanidad.
(Foto No. 29 / Foto No. 30)

Foto No. 29.- Casa de vivienda del Ingenio Foto No. 30.- Base de campismo en el río Canímar
Guáimaro restaurada en el Valle de los Ingenios (Foto Centro Provincial de Patrimonio Matanzas)
(Foto Nilson Acosta)

24
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Bibliografía y Fuentes

Archivo. Vicepresidencia de Monumentos. Consejo Nacional de Patrimonio Cultural. Ministerio de


Cultura.
Expediente Sitio Natural del Valle de Viñales y el Poblado de Viñales. Provincia de Pinar del Rio.
Expediente Paisaje Cultural Río Canímar. Provincia de Matanzas.
Expediente Jardín Botánico de Cienfuegos. Provincia de Cienfuegos.
Expediente Valle de los Ingenios de Trinidad. Provincia de Sancti Spiritus.
Expediente Paisaje Cultural Arqueológico de las Primeras Plantaciones Cafetaleras en el Sudeste
de Cuba. Provincias Santiago de Cuba y Guantánamo.
Expediente Paisaje Cultural del Cobre y Sitios del Camino de la Virgen de la Caridad del Cobre.
Provincias de Holguín y Santiago de Cuba.
Registro de Monumentos Nacionales y Locales.

Colectivo de Autores. (2005). Sitio Cultural Vinculado al Desarrollo Cafetalero del Sudoriente de
Cuba. Oficina del Conservador de la Ciudad Santiago de Cuba.
Colectivo de Autores. (2005). Viñales, Un Paisaje a Proteger. Centro de Estudios Urbanos de la
Facultad de Arquitectura del ISPJAE. Proyecto Los Mogotes. ONG CRIC-ITALIA. Ediciones Pontón
Caribe S.A. La Habana. Cuba
García Santana, Alicia. (2008). Las Primeras Villas de Cuba. Ediciones Polymita. Ciudad de
Guatemala. Guatemala.
Protección del Patrimonio Cultural. Compilación de Textos Legislativos. República de Cuba. (2002).
Consejo Nacional de Patrimonio Cultural. Ministerio de Cultura.
Rigol, Isabel, Rojas, Ángela. (2012). Conservación Patrimonial; teoría y crítica. Editorial
Universidad de La Habana. La Habana. Cuba.
Venegas Delgado, Hernán M., (2005), Trinidad de Cuba: corsarios, azúcar y revolución en el
Caribe. Centro de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cubana. Juan Marinello. La Habana.
Cuba.

25
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Relaciones entre la teoría y las concreciones en la conservación del patrimonio


cultural edificado

20, 21 y 22 de Octubre de 2014. La Habana, Cuba


Dr. en arq. Pablo Antonio Chico Ponce de León
Dra. en arq. Lucía Tello Peón
Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Yucatán

“Estado de atención que se observa en la conservación de diferentes ámbitos


del patrimonio cultural: Vernáculo y Heterogéneo en centros históricos de
Yucatán”

Más allá de la existencia de diversas teorías aplicables a la conservación del


patrimonio cultural edificado, se da la situación de que las “concreciones teóricas”
tienen un peso, una utilidad y una serie de implicaciones diversas según el ámbito en
el que se aplican.

En el estado de Yucatán en México, se observa que la vinculación de estas teorías,


contemplando aspectos de la realidad y la concreción de las mismas, es diversa y
desigual, pues no sólo la definición de “patrimonio cultural edificado” tiene diversos
enfoques e implicaciones de acuerdo al ámbito patrimonial de que se trate, sino
también la relación de las mismas con diferentes sectores de la sociedad y sus
necesidades es diversa, ya sea por falta de conocimiento o difusión de los valores y de
la problemática correspondientes o quizás porque los actores en cada sector y en
cada ámbito del patrimonio cultural están enfocados en preocupaciones aisladas o
escasamente relacionadas, en el mejor de los casos.

En este trabajo se presentará parte de este mosaico múltiple de ámbitos de


conservación del patrimonio cultural (con énfasis en el patrimonio tangible inmueble,
pero atendiendo también a sus vínculos con el patrimonio cultural inmueble e
intangible) donde las relaciones entre las concreciones teóricas y la realidad de los
bienes culturales, así como las acciones o políticas para su preservación, pueden
llegar a tener signos y resultados muy diversos, atingentes o contraproducentes e
inclusive pueden no existir. Los ámbitos seleccionados para este trabajo son: 1) el
vernáculo, 2) el patrimonio heterogéneo de los centros históricos de los pueblos y
ciudades de Yucatán. Las ejemplificaciones y los análisis se realizarán para casos
específicos en cada ámbito. El ámbito heterogéneo, se abordará en los centros
históricos de diversas localidades del interior del Estado de Yucatán.

En las sociedades contemporáneas, principalmente si están dentro de un marco de


búsquedas o logros de corrientes neoliberales, tienen prioridad las acciones
relacionadas con mensajes globalizadores donde “El mercado de la cultura coloca en
sus estanterías al patrimonio como un objeto más de uso y consumo”1, de preferencia
global, así escuchamos como gran logro denotaciones como “Patrimonio de la
Humanidad” que busca ampliar la responsabilidad de preservar una herencia y una
memoria.

Para partir de una base sólida de comprensión del papel de la teoría en la


preservación del patrimonio cultural edificado, en necesario reconocer que existen

1
Ballart y i Tresserras, 2008, p.64

25
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

múltiples enfoques de apreciación sobre el mismo; entre estos enfoques, reconocemos


los siguientes2:

1º. Enfoque práctico y utilitario: los recursos de la funcionalidad y de la


infraestructura espacial instalada, orientados a satisfacer de manera llana los
requerimientos de uso y habitabilidad, sin importar necesariamente los valores o la
preservación de los bienes del patrimonio cultural edificado; en el mejor de los
casos, se puede mejorar la calidad de vida y quizá se produzca la sustitución de un
inmueble de valor cultural por otro que podría también llegar a ser valorado como
tal, aunque éstas son las situaciones menos frecuentes.
2º. Enfoque ecológico integral: cuidar la tierra, cuidar la calidad del ambiente; de
este enfoque derivan los planteamientos ecológicos de la reutilización y del no
despilfarro del patrimonio inmobiliario
3º. Enfoque de la identidad cultural: los bienes del patrimonio cultural y su vigencia
colectiva; este es el enfoque que prioriza los valores y las necesidades colectivas
por encima del mero interés individual o mercantil; de hecho, se presentan severas
contradicciones entre la función de un Estado regulador y vigilante del interés
común y las tendencias neoliberales del “dejar hacer” con una estructura
institucional reducida al mínimo de participación y control. Las teorías de la
conservación patrimonial más difundidas en las actuales instituciones de formación
de arquitectos o restauradores, hacen hincapié en estos aspectos de “identidad”,
además de otros conceptos fundamentales, como son: la “memoria colectiva” y los
“valores testimoniales”
4º. Enfoque de la estética: contempla la armonía en la imagen urbana, el vivir en un
lugar bello, ordenado, de una lectura clara de sus elementos y de los mensajes de
los constructores del ambiente edificado; se puede dentro de este enfoque,
revalorar de manera permanente la producción del hábitat generado o
transformado por cada generación y reconocer que no es necesariamente la
homogeneidad la que genera valores de expresividad formal o ambiental, ya que
muchas veces es la alternancia o coexistencia de productos culturales
estratificados lo que nos permite reconocer el diálogo entre las concepciones
estéticas de épocas diversas.
5º. Enfoque de la economía: los bienes culturales como bienes patrimoniales, con
usos y rentabilidades específicos, con costos de adecuación a las necesidades
sociales actuales o sencillamente, como cualquier otro bien cultural que se desee
conservar en el que se asumen los costos inherentes al mantenimiento, están
inmersos en las políticas globales del destino de los recursos. Hasta el momento,
se ha privilegiado un crecimiento de las periferias y el abandono de las áreas
centrales. La teoría de la conservación no ha impactado en la praxis de la
planeación y de los presupuestos públicos e inversiones empresariales, para la
canalización de recursos hacia los ámbitos del patrimonio cultural edificado; es
decir, no se ha logrado convencer a políticos y empresarios de las ventajas de
“adecuar”, “restaurar” y “construir en lo construido”, salvo algunas excepciones.
6º. Enfoque del reconocimiento de los procesos históricos y de la necesidad de
preservar los valores testimoniales priorizando el interés social y colectivo: este es
el enfoque que se genera desde la academia y que pretende ser comprensivo de
los cinco enfoques anteriores, ya que se posiciona en un momento histórico –el
actual–, en el cual hay un grado avanzado de madurez de la teoría de la

2
Chico, La historia: estrategias, medios y fines para la conservación patrimonial y el desarrollo urbano,
documento de trabajo, 2006

26
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

restauración y de las técnicas y recursos para intervenir de manera satisfactoria los


bienes del patrimonio cultural, tanto tangibles como intangibles.
Las construcciones teóricas o conceptuales que respaldan o que se derivan de estos
enfoques, pueden tener mayor o menor grado de incidencia en la realidad y en la
práctica de la conservación-destrucción del patrimonio cultural edificado, de acuerdo a
los procesos operacionales de incorporación de sus “enunciados”, “principios”,
“valores”, “conceptos”, “lineamientos normativos”, “caracterizaciones”,
“sistematizaciones”, etc., en las acciones y en las prácticas cotidianas –normatizadas o
no– que diversos actores llevan a cabo (usuarios, empresarios, instituciones,
especialistas, técnicos).

En éstos días existe una importante variedad de organizaciones relacionadas con la


gestión del patrimonio, Josep Ballart y Jordi Juan 3 , presentan un amplio Diagrama
donde por niveles de “Internacional” a “Local” pasando por escalas intermedias,
agrupan organizaciones y organismos gubernamentales y profesionales, faltando
quizás ampliar las escalas de participación social. Al considerar que a partir de estos
actores se emiten instrumentos legales y teorías de trabajo las cuales conforman un
entramado complejo, tanto de legislación como de investigaciones en torno al
patrimonio cultural edificado teniendo como búsqueda transformarse en acciones de
conciencia social patrimonial pero también en salvaguarda de este patrimonio cultural.
Han existido por supuesto, diferentes tiempos y factores históricos con valores,
criterios, percepciones y propuestas de desafíos diversos, donde este consumo puede
aumentar el desarrollo de la educación, del ocio, de la recreación y del turismo. En
este gran panorama existen diferentes escalas y prioridades, donde hay patrimonios
culturales bien delimitados y muy formales, mercancía valiosa para el mundo
globalizado, pero también existen algunos otros muy relacionados con la tradición
popular y la vida cotidiana, pero que se encuentran dispersos, poco atendidos y con un
valor menos explícito o sin valor como recurso económico con ganancias, o bien, que
quiere ver todo reducido al carácter de mercancía, como ocurre con el patrimonio
escenográfico o con el folclorismo.
Retomamos la matriz de Josep Ballart y Jordi Juan, incorporando a los actores los
“usuarios individuales”, que actúan al margen de las estructuras organizacionales y
que pueden seguir o no la normatividad y los lineamientos institucionales; así mismo,
incorporamos en la matriz un nivel más: el “barrial”, para cuando se llegan a formalizar
en la ciudad, en las áreas rururbanas o en el las localidades rurales, ciertas funciones
estructuradas y cargos para la gestión comunitaria (en Yucatán, por ejemplo, se crean
“comisarías municipales” y operan también “comisarías ejidales”) ver Tabla 1
En las sociedades contemporáneas, obviamente si están dentro de un marco de
desarrollo económico y social neoliberal como es nuestro caso, hay una tendencia a
minimizar o a disminuir los controles, la vigilancia normativa o la regulación de los
procesos gubernamentales, en los cuales se aterrizaron en un momento dado los
principios y los enunciados de la teoría de la conservación de los bienes del patrimonio
cultural. La contradicción es que, por una parte existe gran producción de “teorías”
relacionadas con la preservación y la gestión del patrimonio cultural edificado,
adquiriendo incluso denotaciones de “patrimonio de la humanidad” para ampliar la
“responsabilidad” de preservar esa herencia y memoria, pero que, en realidad, dejan
muchas veces fuera del proceso a los verdaderos “herederos” y a las comunidades
con las cuales debe asociarse esa “memoria”. Hay que recordar que si bien el
patrimonio cultural inmueble es “tangible”, está acotado con fundamentos de
valorización social y está soportado por múltiples manifestaciones de patrimonio

3
Ballart y i Tresserras, 2008, p.84

27
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

cultural intangible, mismas que tienen que ver con “…la transformación de mensajes
culturales vía objetos…verdaderos mensajeros de cultura…”4. Sin embargo, aunque la
materialidad y la durabilidad de los bienes culturales inmuebles los hace buenos
agentes transmisores de mensajes, la falta de articulación entre teorías, normas y
políticas (muchas de éstas erradas o corruptas) se enfrenta con una realidad compleja
y heterogénea, en la cual muchos actores son francamente adversos a la preservación
de los bienes del patrimonio cultural, o bien, los que por simple pragmatismo, por
ignorancia o por conveniencia, coadyuvan al deterioro del mismo.
ORGANIZACIÓN Y PIES DE ILUSTRACIONES DE LA PONENCIA DE TELLO Y
CHICO
NIVELES Oganizaciones Organismos Organizaciones Organizaciones Actores
gubernamentales gubernamentales profesionales privadas individuales
Internacio- ♦ONU ♦Centro del ♦ICOMOS ♦ICOM ♦Empresas
nal ♦UNESCO Patrimonio ♦ICOM ♦Federación de trasnacionales
♦OCPM Mundial ♦IIC amigos de los
♦ICCROM museos
♦ICAHM
Supraesta- ♦Consejo de ♦OMMSA ♦CARIMOS ♦Iglesias ♦Empresas
tal Europa ♦European Ass. of ♦Europa Nostra trasnacionales
♦OEI Archaeologists ♦Mundo Maya
♦Unión Europea ♦ “Capital
♦OEA Americana de la
♦OUA cultura”
♦Mercosur
Federal o ♦Congreso ♦Secretaría de ♦ANUIES ♦Adopte una Obra ♦Empresas
Nacional Federal Educación ♦ICOMOS-México de Arte nacionales
♦Gobierno Pública ♦Asoc. de Ciudades ♦Estructuras ♦Propietarios de
Federal ♦CONACULTA Mex. del Patrimonio Interdiocesanas inmuebles de
♦INAH Mundial valor cultural
♦INBA ♦FCARM
♦SEDESO ♦ASINEA
♦SECTUR
Estatal ♦Congreso Estatal ♦Delegaciones ♦Universidades ♦Universidades ♦Empresarios
♦Gobierno Estatal federales en los Públicas Privadas regionales o
Estados ♦Asociaciones estatales
♦Secretaría de civiles de ♦Prestadores de
Cultura cobertura estatal servicios
♦Amigos de los
museos
♦Diócesis
Local ♦Diputaciones ♦Agencias ♦Asociaciones ♦Patronatos pro ♦Propietarios de
♦Ayuntamientos estatales en las gremiales Centro Histórico inmuebles
cabeceras ♦Colegios de ♦Parroquias ♦Comerciantes
municipales profesionistas ♦Clubes y y empresarios
♦Dependencias asociaciones locales
Municipales civiles
Barrial ♦Delegaciones ♦Grupos
♦Comisarías ♦Asociaciones
♦Vecinos
♦Comisarías Ejidalesprofesionales de ♦Familias
barriales
municipales acción o apoyo ♦Pequeños
comunitario comerciantes
TABLA 1. Niveles y Actores de la Conservación del Patrimonio Cultural; basada en Ballart y Juan,
Gestión del patrimonio cultural, p. 84

Para ejemplificar los aspectos arriba señalados, en los ámbitos patrimoniales del
interior del estado de Yucatán, tomaremos como unidades de análisis algunos

4
Ballart y Juan, op. cit., p. 13

28
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

inmuebles estratificados en los Centros Históricos de los pueblos de Yucatán,


principalmente en torno de sus plazas.

En dichos ámbitos, encontramos un patrimonio heterogéneo con bienes de las épocas


Prehispánica, Colonial, Porfiriana, Posrevolucionaria y Funcionalista Moderna
(Acanceh, Izamal, Dzilám, Ucú, Dzidzantún), así como arquitectura vernácula y
popular contemporánea.

Objetivo
El objetivo de este trabajo es presentar diferente peso, utilidad e implicaciones que
tienen “concreciones teóricas” en torno a una parte del patrimonio edificado de
Yucatán.
Arquitectura rural de Yucatán
Valoración crítica de las intervenciones en el Patrimonio vernáculo construido:
Yucatán es rico en manifestaciones patrimoniales tanto en el ámbito rural como
urbano, tanto a nivel urbano como rural. En el ámbito rural tradicionalmente han
existido tanto sitios arqueológicos como comunidades de tradición maya con un hábitat
conocido como vivienda vernácula. Si bien ambas tienen logros de salvaguarda y vida,
también unas son visibles y otras casi invisibles, a pesar de que ambas son parte de la
esencia cultural yucateca.
En el territorio rural de Yucatán, en el sureste de México, existen múltiples
comunidades mayas en asentamientos conformados algunos con huellas de antiguas
haciendas henequeneras y otros más con viviendas populares que son unidades
domésticas con características múltiples de viviendas vernáculas mayas y de
viviendas hacendarias para trabajadores, donde sus habitantes actuales continúan
ejerciendo en gran medida una asociación cultural ancestral con el paisaje natural que
los rodea. Su situación socioeconómica se puede considerar al mismo tiempo rica en
sabiduría y manifestaciones culturales y pobre en recursos económicos si se
relacionan éstos con una economía contemporánea globalizada.
Las tradiciones ancestrales del hábitat tanto humano como natural se pierden por falta
de apoyo repercutiendo esto en la economía y cultura de los habitantes pero también
en el medio ambiente. No se tienen resueltas necesidades básicas de habitabilidad, se
desperdician recursos y se contamina el medio ambiente.
Se considerarán únicamente propuestas teóricas emanadas de organizaciones
profesionales como el ICOMOS, las Universidades y alguna organización
gubernamental mexicana, se buscará realizar el objetivo de análisis.
En Yucatán hay una mayor generalización de aceptación social en torno a la
protección del patrimonio cultural edificado cuando se trata de lo perdurable
monumental, que cuando se trata de vivienda vernácula de escala doméstica y rica en
valores intangibles y manifestaciones físicas cada vez más invisibles, por cambios
económicos y transformaciones sociales, pero que han respondido a una tradición
milenaria y responden aún a una forma de vida, distribuida en casi todo el territorio
rural de Yucatán, pero de una forma dispersa y cada vez menos entendible dentro de
parámetros globalizadores.
Definición de este patrimonio. De acuerdo al ICOMOS el patrimonio vernáculo
construido “…constituye el modo natural y tradicional en que las comunidades han
producido su propio hábitat Forma parte de un proceso continuo, que incluye cambios
necesarios y una continua adaptación como respuesta a los requerimientos sociales y
ambientales,5.Considera que es utilitario, que posee interés y belleza. Y agrega que :

5
http://www.international.icomos.org/charters/vernacular_sp.pdf, consultado el 13 de septiembre de 2014

29
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

“Debido a esa homogeneización de la cultura y a la globalización socio-económica, las


estructuras vernáculas son, en todo el mundo, extremadamente vulnerables y se
enfrentan a serios problemas de obsolescencia, equilibrio interno e integración. Es
necesario, por tanto, como ampliación a la Carta de Venecia, establecer principios para
él…”
Dentro de los principios de conservación en torno a él, considera que:
“1. La conservación del Patrimonio Vernáculo construido debe ser llevada a cabo por
grupos multidisciplinarios de expertos, que reconozcan la inevitabilidad de los cambios,
así como la necesidad del respeto a la identidad cultural establecida de una
comunidad. 2. Las intervenciones contemporáneas en edificios, conjuntos y
asentamientos vernáculos deben respetar sus valores culturales y su carácter
tradicional. 3. Lo tradicional se encuentra sólo en ocasiones representado por
estructuras singulares. Es mejor apreciado y conservado por el mantenimiento y
preservación de los conjuntos y asentamientos de carácter representativo en cada una
de las áreas. 4. El Patrimonio Vernáculo construido forma parte integral del paisaje
cultural y esta relación ha de ser, como tal, tenida en consideración en el transcurso de
los programas de conservación y desarrollo. 5. El Patrimonio Vernáculo no sólo
obedece a los elementos materiales, edificios, estructuras y espacios, sino también al
modo en que es usado e interpretado por la comunidad, así como a las tradiciones y
6
expresiones intangibles asociadas al mismo.”
Dentro de las líneas de acción que plantea este organismo sobresale que: “Las
intervenciones que respondan legítimamente a las demandas del uso contemporáneo
deben llevarse a cabo mediante la introducción de técnicas y materiales que
mantengan un equilibrio de expresión, apariencia, textura y forma con la estructura
7
original.”
Antes de pasar al análisis de concreciones señalaremos trabajos, escritos y estudios
que desde el mundo profesional o las universidades manifiestan la riqueza de este
patrimonio, con alguna excepción como es el trabajo del cronista Landa8.
Dentro de los primeros escritos que se tienen de las caracterizaciones de la vivienda
vernácula yucateca, se tienen las crónicas de Fray Diego de Landa, obispo de Yucatán
que después de haber tomado represalias de destrucción en contra de
manifestaciones culturales de los habitantes mayas, decide dejar testimonio de lo sus
percepciones sobre el mundo maya, sobre sale el hecho que si bien habla de la casa
maya físicamente siempre relaciona su importancia y existencia con la organización
cultural familiar, con el desarrollo familiar y social.
Es importante señalar la gran similitud existente entre lo existente en la vida doméstica
de las comunidades mayas narradas en el siglo XV por el cronista Landa y lo existente
en las comunidades de la actualidad siglo XXI en Yucatán.
Los escritos de otros cronistas como… también subrayan la percepción de los mayas
en torno a cualidades de habitabilidad, como la importancia de la sombra en la vida
cotidiana del jefe de familia.
Después están otros autores nacionales, internacionales y regionales, tanto
investigadores donde se expone sistemáticamente la importancia de la vivienda maya
como elemento transmisor de tradición milenaria. Damaso Rivas 2013, Lucia Tello
1991, Aurelio Sánchez 2006, Pablo Chico, Othón Baños, Pierrebourg Fabienne de
2003, Robert Wauchope 1938, Manzanilla y Benavides, por sólo mencionar a algunos,
Se encuentra la vivienda es parte del mundo mágico existencial de la cultura maya,
algunos autores como Manzanilla y Benavides, asocian la integración de la vivienda a
un contexto funcional, “con zonas de molienda, cocina, lavado, bodegas,

6
Op. cit. 1999
7
Op. cit. 1999
8
Ver: Fray Diego de Landa, Relación de las cosas de Yucatán, 1986, Mérida, Dante.

30
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

almacenamiento de agua, en aljibes o chultunes, talleres, basureros y siempre un


lugar para el altar doméstico”9 , donde se hace enfásis a la adaptación de la familia al
medio ambiente y a la relación familiar en el uso de las áreas fortaleciéndose dicha
relación. Autores como Damaso, hacen hincapié en los valores del más allá para la
construcción de la casa, valores relacionados con el cosmos y sus diferentes
elementos, creencias y representaciones culturales. El trazo y la construcción como
elementos culturales cósmicos. También en su escrito aparece la importancia de
elementos de la arquitectura como luces y sombras como parte integrante de la vida
cotidiana. y así nos dice como la sombra es importante para el pater-familia cuando
abandona la casa , primero él y después su sombra. Es esencial entonces manejar las
orientaciones tradicionales de la casa. Al igual que éste autor Suárez señala el nombre
y proceso constructivo de cada uno de los elementos de la casa maya como parte
cultural importante, enfatizando lo que es importante en la estructura de la casa que no
siempre coincide con la construcción tradicional. Otros autores como Tello, Chico,
Berenice, Thomson, señalan su importancia productiva y cultural, enfatizan la
importancia de considerar todo el hábitat como una unidad doméstica donde cada
quien tiene un papel en el proceso de la misma (ver Fotos 1 y 2)

Fotos 1 y 2. La vida cotidiana en el exterior y el interior de la unidad doméstica. Las eras del huerto y las
hamacas.

Pierre Bourg Fabienne enfatiza aspectos del entorno natural y de las representaciones
y creencias están presentes en el uso de los espacios. Otros hablan de la importancia
en la estructura social.
Todos a excepción de Baños, hablan de la casa o unidad doméstica como un pasado,
un presente y un futuro, que aunque a veces su presencia y riqueza en el paisaje
cultural es invisible por no ser monumental, ni ser una mercancía de intercambio
valioso para una cultura de lo grandioso.
Implicaciones en las concreciones. La importancia cultural es escasamente apreciada
por los que elaboran programas de vivienda rural: no la consideran más que un efecto
de la pobreza. En instituciones oficiales como el INEGI10, la vivienda con materiales
no permanentes es considerada como vivienda sin desarrollo, aunque estos materiales
puedan tener características térmicas sobresalientes. En algunos estudios sobresale
esto.11
Las instituciones del gobierno realizan acciones en las áreas rurales de vivienda
vernácula principalmente a partir de emergencias. (Así fue el caso después del
huracán Isidoro en septiembre de 2002), el tipo de acciones realizadas fue una casa
cuarto de cemento en techos y muros de 3x3mts, de alturas mínimas de 2.10, lo que
contrasta con el volumen de la tradicional vivienda maya, llamadas las cajitas

9
Manzanilla Linda y Benavides Antonio “Arquitectura doméstica en el área maya, el formativo tardío y el
clásico” en Cuadernos de arquitectura Mesoamericana, vol.5 1985 UNAM , México. pp. 8 y 13
10
Instituto Nacional de Estadística y Geografía, organismo autónomo del gobierno mexicano.
11
Ver los resultados del estudio de Canto Raúl, en una comunidad maya.2014

31
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

FONDEN nombre del fondo de emergencias. Los usuarios las aceptaron y ahora las
usan principalmente para guardar sus cosas. tinacos, biodigestores, piletas, módulos
de talleres, piso de cemento, son sólo algunas de las obras que se implementan en las
casas mayas “para mejorar la habitabilidad de los usuarios” no importa el paisaje
cultural, la tradición, la cultura, el modo de vida, la representación y el significado, hay
que higienizarlos.
Arquitectos docentes con mucho carisma vienen de otras latitudes y ofrecen una casa
maya con tipología de ventanas para que estén presentes los códigos de la
arquitectura funcionalista que señalaba la necesidad de asolear los cuartos, no importa
que el usuario yucateco busque la sombra al interior de su espacio cerrado para
descansar del intenso sol del exterior.
Los antropólogos, trabajan sin los arquitectos y estos sin los otros, es algo así como
una fiesta de sordos. Los usuarios, dicen que sí a todo, cuando te vas lo que le sirve lo
usan o adaptan, lo que no se queda como muestrario en su solar.
Los programas sociales de pequeñas donaciones que son aquellos que trabajan a
más pequeña escala, no conocen, ni analizan o implementan las recomendaciones de
asociaciones como el ICOMOS. La sociedad quiere casas mayas de museo, sin
realidad económica ni tradición familiar. Donde el horario sea como el de la ciudad,
entra la desesperación porque están acostados a las tres de la tarde, si los usuarios
empezaron a las 4 o 5 am el día, eso no se entiende (ver Fotos 3 y 4)

FOTOS 3 y 4. Acciones colectivas en el ámbito de la unidad doméstica rural de Yucatán que mejoran la
habitabilidad pero modifican el paisaje cultural tradicional.

Las familias saben de las bondades de su casa, pero si el material se compra por
hoteleros de Cancún a precios elevados pues entonces usaran techumbre de cartón
en vez de techos de huano. Si se contamina el subsuelo y cuando se riega el agua
tiene olor entonces se acepta la instalación de un biodigestor que evita la
contaminación ambiental, dejando que contamine visualmente, pues es de PVC,
tamaño claro o negro.
Ha sido muy significativo que ahora las comunidades hablan de tú casa y la mía,
correspondiendo la primera a acciones externas y la segunda a la realizada por los
usuarios. Los investigadores dicen creer que es un problema de lenguaje. Las familias
hablan maya y español, pero en realidad entienden el significado del primero, no
importa así han sobrevivido 400 años desde que llegaron los españoles, pues a lo
mejor vivirán un poco más.

32
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

En el caso de los sitios arqueológicos la situación es diferente, siempre hay dos


mundos los grandes centros arqueológicos y las poblaciones con gente de la región
que permanentemente viven en el área y que aunque contiguas generalmente a las
primeras parecen no existir en el mejor de los casos. Las concreciones en el caso de
las primeras son muy lineales son acciones específicas que no se cumplen en el
segundo es como si se hablará diferente.
Las intervenciones en los centros de los pueblos de Yucatán

Síntesis crítica sobre la conservación del patrimonio cultural arquitectónico y


urbano de la época prehispánica: Destaca en las décadas recientes el rescate del
ámbito prehispánico con las exploraciones y ampliación de las áreas abiertas al
público en sitios como Xcambó, en la costa de Yucatán y Ek Balám, al Norte de
Valladolid; los grades sitios arqueológicos, como Dzibilchaltún, Chichén Itzá y Uxmal
(junto con otros sitios de la Zona Puuc) han sido también objeto de atención en
materia de exploración y restauración. También son notables los rescates de áreas
arqueológicas que fueron alcanzadas por las zonas de crecimiento urbano de la
ciudad de Mérida (el caso de Xoclán, por ejemplo) o que salieron a la luz y quedaron
expuestas una vez restauradas, al realizar la ampliación de la carretera Mérida-
Campeche. Un tratamiento especial ha recibido Izamal, ya que los proyectos
arqueológicos han tenido una gran continuidad, rescatando las estructuras
prehispánicas estratificadas con las coloniales y de otras épocas; su designación como
“Pueblo Mágico” y su vinculación con las estructuras turísticas empresariales del
“Mundo Maya” han coadyuvado a estas dinámicas de conservación y mantenimiento
(ver Fotos 5 y 6)

FOTOS 5.y 6. Ek Balám, Acrópolis con las subestructuras revestidas de estuco, protegidas con techumbre
de huano; a la derecha, Convento de Izamal, Yucatán, visto desde la pirámide Kabul, explorada y
consolidada en 2013; ambos proyectos arqueológicos, a cargo del INAH.

Para la economía de los estados de la Península de Yucatán, los sitios arqueológicos


se promueven como uno de los principales atractivos turísticos y el reconocimiento
otorgado este año a Calakmul, Campeche, como patrimonio mixto –cultural y natural–
de la humanidad, constituye una afortunada excepción, ya que debería constituir una
regla: la de conservar los sitios arqueológicos junto con su entorno natural;
posiblemente el caso contrario al de Calakmul, sea el de Tulum y otros sitios
arqueológicos de la costa de Quintana Roo, en los que el medio ambiente natural ha
sido destruido en alto grado, poniendo en peligro el atractivo y la sustentabilidad
ambiental de esta entidad.

33
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Existe un inmenso patrimonio aún no explorado, documentado ni restaurado, lo que


todavía propicia la permanente actividad de saqueo en todas las escalas; algunas de
las destrucciones son ocasionadas por las “necesidades del desarrollo”, tales como la
infraestructura o las áreas de expansión urbana. Estos asentamientos son de difícil y
costoso mantenimiento, por no ser asentamientos vivos; son sitios y monumentos
sometidos en diferentes épocas a intervenciones de todo tipo, algunas acertadas y
otras no tanto. Hay en este ámbito patrimonial el predominio de una disciplina, la
arqueología, que por necesidad de las deficiencias institucionales, estructurales o de
recursos humanos, tuvo que asumir tareas propias de otras disciplinas, situación que
empieza a cambiar con la participación interdisciplinaria de arquitectos, de
restauradores de bienes inmuebles y de bienes muebles, de ingenieros, etc. Otros
problemas en torno a los sitios arqueológicos, son: la marginación de las comunidades
modernas de los problemas y las ventajas de la apertura y explotación de los recursos
arqueológicos; la legislación obsoleta y el excesivo centralismo institucional, así como
todavía una enorme carencia de conocimientos y de investigaciones sobre los
materiales, las técnicas constructivas y otras características de la arquitectura y de los
sitios prehispánicos (por ejemplo, el espacio, las funciones, el ambiente)
Balance sobre la conservación del patrimonio cultural arquitectónico y urbano
de la época Colonial: En las tres últimas décadas se revirtió de manera notable el
atraso en materia de conservación del patrimonio colonial religioso en Yucatán, pues
muchos de los antiguos conjuntos conventuales fueron intervenidos con acciones de
restauración o de adecuación; desde las intervenciones de 1979-1981 en Maní,
Dzidzantún y otros conjuntos religiosos, realizadas por la SAHOP, hasta los rescates
del santuario de la Virgen de Tabi con recursos de Adopte una Obra de Arte, o la
restauración de los conventos de Conkal y Mocochá y el notable rescate cromático y
de texturas de las ajaracas de Santo Domingo de Uayma, junto con la integración de la
bóveda faltante en el templo de este convento, en estos últimos casos con la
participación de las instancias técnicas del Gobierno del Estado de Yucatán, podemos
decir, en términos generales, que el balance es positivo. Sin lugar a dudas que a este
auge de la recuperación de la arquitectura religiosa colonial convergieron tres factores
fundamentales: el crecimiento de las actividades religiosas de la iglesia Católica y la
consolidación de sus estructuras parroquiales; la incorporación del patrimonio colonial
religioso a la oferta turística, para complementar a los sitios arqueológicos y la
disponibilidad local de recursos técnicos y humanos; sin embargo, al haberse
mantenido vivas las tradiciones religiosas de las comunidades, estos rescaten no
constituyen una mera escenografía, sino corresponden a contenidos culturales
consistentes (ver Fotos 7 y 8)

FOTOS 7 y 8. Convento de Santo Domingo de Uayma, Yucatán; recuperación cromática y de la textura


de las ajaracas en fachadas e interior del templo.

34
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Sin embargo, la situación no es igual en materia de arquitectura civil colonial. Existe


una gran y progresiva pérdida de bienes patrimoniales de este género, en parte, por el
déficit de catalogación y por la insuficiencia institucional para la vigilancia y el control
de las intervenciones en la mayor parte de las localidades del Estado. Es un
patrimonio urbano y arquitectónico inmerso en la dinámica de crecimiento y
transformación de la sociedad y de los pueblos y ciudades; con estos bienes
patrimoniales hay poco cuidado en la asignación de nuevos usos o en la adecuación
de los espacios y las estructuras históricas a las funciones contemporáneas; muchos
inmuebles del periodo colonial, se vieron fuertemente alterados por intervenciones de
otras épocas que hacen poco clara la legibilidad de la época a la que pertenecen y eso
los hace más vulnerables. La formación de los arquitectos modernos, durante la
segunda mitad del siglo XX y hasta la fecha, es poco comprensiva de las cualidades y
características de la arquitectura colonial y ello motiva intervenciones desafortunadas
(ver Fotos 9 y 10).

FOTOS 9 y 10. Alteración de los valores expresivos, espaciales y funcionales de casas coloniales en el
centro Histórico de Dzidzantún, Yuc.

A pesar de la protección jurídica de la que supuestamente gozan estos bienes


patrimoniales, la destrucción prosigue con mil subterfugios de actores sociales de toda
índole, incluyendo a los propios arquitectos. Las instituciones públicas se ven
rebasadas por la dinámica de las transformaciones: el INAH, la instancia jurídica y
normativa competente, posee recursos humanos limitados y una estructura
institucional con serias deficiencias y una gran necesidad de actualización y
reforzamiento; en cuanto a los ayuntamientos, son muy pocos los que cuentan con
áreas técnicas especializadas y hay un déficit de registros, levantamientos e
instrumentos catastrales y de catálogo completos, así como de cuadros técnicos y de
especialistas en los procesos de conservación y de restauración (ver Fotos 11 y 12)

35
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

FOTOS 11 y 12. Casas coloniales en el Centro Histórico de Tizimín, con intervenciones que destruyeron
o alteraron severamente sus cualidades estéticas.

Como aspectos positivos, encontramos que la arquitectura y las ciudades de este


período, son estudiadas en centros de investigación de varias escuelas de arquitectura
y que sus productos de las investigaciones contribuyen cada día a una mejor
comprensión de la problemática, así como a mejores intervenciones físicas y sociales
en este ámbito patrimonial. La formación de especialistas en restauración, empieza a
generar una masa crítica de profesionales capaces de revertir las tendencias de
alteración en este tipo de ámbitos patrimoniales. De igual manera, arquitectos con
formación más sólida en relación al patrimonio colonial, empiezan a desempeñarse en
cargos públicos de los tres niveles de gobierno, con la posibilidad de romper algunas
inercias y actividades aisladas; la participación de los arquitectos, arqueólogos,
antropólogos e integrantes de otras disciplinas, también va en aumento en cuanto a su
incorporación en organismos civiles y asociaciones de protección del patrimonio
cultural, que incidirá principalmente en mejores intervenciones y campañas de
vigilancia en las ciudades que cuentan con patrimonio de la época Colonial.
Algunos problemas de la conservación del patrimonio cultural arquitectónico y
urbano del siglo XIX y del Porfiriato: Comparte muchos de los problemas señalados
para el patrimonio cultural inmobiliario del período Colonial, ya que sufrió los embates
de la destrucción producto de las ideologías y concepciones estéticas adversas o de
enfoques teóricos poco valoradores de sus cualidades. La mayoría de los sectores
urbanos de esta época han perdido la unidad que les proporcionaba un carácter y un
ambiente específicos de su tiempo y ello les ha hecho perder su valor contextual a
inmuebles que no son debidamente valorados. Algunos géneros arquitectónicos, sobre
todo los de equipamiento urbano colectivo (abasto, transporte, salud, educación) no
han tenido siempre enfoques de reutilización adecuados y esto ha propiciado tanto sus
mutilaciones y alteraciones, como su destrucción. La única ciudad creada durante el
Porfiriato en Yucatán, el puerto de Progreso, perdió muchos de sus inmuebles de este
periodo, aunque aún le quedan importantes inmuebles que se articulan con algunos
del periodo funcionalista moderno, como son el Palacio Municipal, en la misma
manzana que la Escuela Primaria Candelaria Ruz Patrón (ver Fotos 13 y 14)

36
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

FOTOS 13 y 14. Palacio Municipal de Progreso, Yucatán; a su derecha, en la misma manzana, la escuela
primaria del Porfiriato fue sustituida por una escuela funcionalista moderna, la Primaria Candelaria Ruz
Patrón.

Existe una tendencia a la exaltación y valoración de las obras más destacadas de este
período por su monumentalidad o por su ornamentación elaborada, pero se minimizan
y subvaloran los inmuebles modestos y de ornamentación austera de la misma época,
con el consecuente peligro para su permanencia. Afortunadamente, los arquitectos se
han involucrado cada vez más en estudios del patrimonio cultural inmobiliario de esta
época, proliferando las publicaciones sobre arquitectos regionales o locales,
monografías sobre monumentos y divulgación sobre el patrimonio inmobiliario de
colonias, sectores o ciudades pertenecientes a este ámbito; así mismo, se ha
generado un movimiento social positivo de valoración y rescate de los inmuebles de
esta época, recurriéndose cada vez más a los arquitectos o especialistas en
restauración para realizar las intervenciones de rehabilitación. Las nuevas tendencias
académicas, derivadas de la crítica al funcionalismo moderno y a pesar de las
confusiones en las orientaciones prácticas de la arquitectura contemporánea, han sido
propicias para una nueva forma de ver, por parte de los arquitectos, la arquitectura
ecléctica y las corrientes ornamentales del siglo XIX y principios del XX.

Algunos problemas de la conservación del patrimonio cultural arquitectónico y


urbano del periodo posterior al estallido revolucionario de 1910: Tanto en la
ciudad de Mérida como en la mayor parte de las localidades del Estado, se produjo
una arquitectura ornamentada con las códigos expresivos de las corrientes
nacionalistas (indigenista o neocolonial) o algunas variantes del decorativismo
geométrico art decó. Este tipo de patrimonio sufre los problemas de una legislación
obsoleta, así como de estructuras institucionales insuficientes para una adecuada y
suficiente cobertura de las manifestaciones arquitectónicas que se deben proteger.
Muchas obras significativas de éste período, se encuentran en sectores urbanos, en
torno a las plazas de los pueblos o en sus áreas centrales, sometidos a procesos de
cambio de los usos del suelo y por ende, con requerimientos espaciales que desdeñan
el patrimonio edificado de este ámbito patrimonial. Una gran producción arquitectónica
de tendencia expresiva neocolonial y art-decó, pero de carácter más popular que
académico, se encuentra desperdigada en muchos rumbos de nuestros pueblos y
ciudades, sin contar hasta el momento con un registro y sin estrategias de
preservación de su potencial como parte de nuestro patrimonio cultural. Algunas de las
principales obras de este período significaron en su momento una alteración a las
características y atributos de obras del periodo colonial o del siglo XIX, pero no
obstante que son aportaciones y estratificaciones válidas de una nueva concepción
estética, un criterio “purista” de restauración, puede provocar su eliminación para el
retorno al “estilo original”.

37
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

En el ámbito académico los arquitectos han iniciado las investigaciones sobre la


arquitectura, los arquitectos y los espacios urbanos de este período, divulgándose
trabajos sobre Art-decó, Neocolonial y Neo prehispánico, que pueden incidir en la
conciencia colectiva y en el rescate de los inmuebles. En términos generales,
podemos considerar que aún no se produce el movimiento de revaloración práctica y
de rescate de estas obras como un compromiso asumido por los arquitectos. Salvo
excepciones, los edificios art-decó y neocoloniales de muchas localidades, se van
desdibujando de nuestro panorama patrimonial
En muchas ocasiones ante la falta de políticas, normas y estrategias claras para la
salvaguarda de este ámbito patrimonial que no es “tan antiguo”, los arquitectos nos
convertimos en verdugos o en cómplices de la destrucción (ver Fotos 15 y 16)

FOTOS 15 y 16. Escuela y Palacio Municipal de Dzidzantún, Yuc., con ornamentación art decó y
neocolonial; a la izquierda, Mercado Público de Tekit, Yuc., dentro del código expresivo neomaya.

La urgente tarea de valorar y garantizar la preservación del patrimonio cultural


arquitectónico del funcionalismo moderno del siglo XX y de otras
manifestaciones finiseculares: En general hay poca comprensión social y gremial
(por parte de los arquitectos) del valor y del significado cultural de muchas obras
precursoras del funcionalismo moderno y de la segunda mitad del siglo XX. Se
realizan muchas adecuaciones (espacio-funcionales) y “remodelaciones” (expresivas)
sin alguna consideración a los valores o cualidades de las obras intervenidas; muchas
veces estas intervenciones corresponden más que a necesidades concretas, a modas
o a ejercicios presupuestales superfluos y onerosos a costa de los contribuyentes o de
los usuarios. Además de ello, los bienes del patrimonio edificado de esta época, se
encuentran en una indefinición de su estatus patrimonial, ya que solamente de manera
excepcional se establecen declaratorias y cuando ello ocurre, como en el caso de la
Colonia México de la ciudad de Mérida, las mismas autoridades municipales van en
contra de sus nuevas normas establecidas. La falta de protección jurídica y la escasa
“perspectiva histórica”, aunadas a una falta de inventarios, catálogos y estudios
especializados, provocan que a estos inmuebles principalmente se les dé una
valoración como bienes de consumo de carácter funcional, es decir, de la cultura del
“úsese y tírese” y que estén sometidos a los prejuicios de apreciación estética: entre
los historicistas y los ultramodernos (ver Fotos 17 y 18).

38
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

FOTOS 17 y 18. Parroquia y Plaza Principal de Progreso, Yucatán a principios del siglo XX, según vieja
fotografía que hay en la casa de don Romeo Frías Bovadilla, cronista de Progreso; a la derecha la
parroquia actual edificada a finales del siglo XX, después de haber demolido un templo neo románico
proyectado por Carlos Castillo Montes de Oca.

Por otra parte, hay necesidad de avanzar en el conocimiento de los procesos de


conservación de los materiales de construcción modernos e impulsar de proyectos de
investigación que aborden de manera amplia la problemática de la valoración, la
caracterización y la conservación de éste ámbito patrimonial. La gran pregunta a
responder en este caso, es ¿qué de la producción arquitectónica de la segunda mitad
del siglo XX vale la pena ser conservado y debe ser transmitido a las generaciones
futuras? ¿Cuáles son sus valores y quiénes los destinatarios de su disfrute como
bienes del patrimonio cultural?
Conclusiones
El patrimonio vernáculo (unidad doméstica: casa y solar mayas) cuenta con un gran
respaldo teórico-académico y de los organismos mundiales y nacionales de protección
del patrimonio cultural, pero los organismos que apoyan la vivienda y el desarrollo
social, ignoran su importancia y los valores simbólicos y de representatividad y
tradición cultural milenaria.
Se maneja a diferentes niveles la definición de valores de este patrimonio,
teóricamente se reconoce su existencia, pero considerar su valor estético y cultural
como paisaje cultural no ha sido hasta la fecha redituable económicamente, al
contrario siempre se ve como espacio de marginalidad y pobreza.
La población ha encontrado una situación para ellos intermedia, optan incluir las
acciones materiales no tradicionales y ellos continúan con la construcción material
tradicional, un tipo de espacio protege de los huracanes y otras contingencias
ambientales y otro permite una cualidad ambiental culturalmente valiosa, mientras no
se quite el solar, aún funciona.
En lo que se refiere al patrimonio heterogéneo de los centros históricos de los pueblos
del interior del Estado de Yucatán, el tratamiento que recibe en la realidad, es muy
desigual y no reconoce que uno de los valores es precisamente el de la
heterogeneidad y coexistencia de las manifestaciones de épocas diversas, pues
aunque las teorías establecen con claridad la importancia de la preservación de las
“manifestaciones más valiosas de cada época”, hay una tendencia a homogeneizar
(ejemplo: Izamal) queriendo aparecer todo como si fuera Colonial y suprimiendo la
riqueza cromática y de texturas que corresponden a cada momento histórico.
En la mayoría de los pueblos, la arquitectura doméstica colonial no se encuentra
catalogada y en muchos casos está siendo destruida o fuertemente alterada en sus
valores estéticos, espaciales y funcionales, a pesar de que todo ello se encuentra
definido y especificado en estudios históricos y teóricos. El problema radica en que no

39
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

hay una divulgación suficiente de dichos valores, pues los productos de los
investigadores y de la Academia no llegan a las comunidades. Las intervenciones en
la arquitectura religiosa colonial de las tres últimas décadas, han rescatado en buena
medida este fragmento de los inmuebles de valor cultural; aunque algunas
intervenciones sean cuestionables, el balance, desde el punto de vista teórico en esta
área, es positivo.
Las edificaciones del Porfiriato, muchas de ellas de equipamiento colectivo, tales como
escuelas, mercados, palacios municipales, etc., mantienen su vigencia y su uso, pero
son poco valorados por las instancias oficiales y por las propias comunidades. En
situación más grave se encuentra el patrimonio edificado de la posrevolución, pues a
pesar de su relevancia estética, su escala doméstica no permite que las concreciones
teóricas tengan implicaciones prácticas.

Bibliografía
Ballart Hernández Josep y Jordi Juan i Tresserras, Gestión del patrimonio cultural,
Ariel, Barcelona, 2008, 238 p.
Chico, La historia: estrategias, medios y fines para la conservación patrimonial y el
desarrollo urbano, documento de trabajo, Mérida, UADY, 2006
Landa, Diego de, Relación de las cosas de Yucatán, 1986, Mérida, Dante, 256 p.
López Morales Francisco Javier, Arquitectura vernácula en México, Trillas, México,
1987, 271 p.
Manzanilla Linda y Benavides Antonio “Arquitectura doméstica en el área maya, el
formativo tardío y el clásico” en Cuadernos de arquitectura Mesoamericana,
vol.5 1985 UNAM, México. pp. 8 y 13
Pierreburg, Fabienne de, “La vivienda maya, entorno natural y mundo natural: un
enfoque etnoarqueológico”, en Espacios mayas, usos, representaciones,
creencias, México, Universidad Nacional Autónoma de México, IIFL, 2003, p.
235-260
Rivas Gutiérrez, Dámaso, La choza maya: cuna y custodia de los grandes misterios y
de la sabiduría de una cultura que sigue viva, Mérida, Universidad Autónoma
de Yucatán, 2012, 207 p.
Sánchez Suárez A., “La casa maya contemporánea. Usos costumbres y configuración”
en Revista CEPHCIS, UNAM, Mérida, 2006. Vol 1. No 2, p.p. 81-103
Tello Peón Lucía “La vivienda en Yucatán: su espacialidad y esencia” en Cuadernos 5
, FAUADY, Mérida, 1992, p. 7-15
Tello Peón Lucía “Vivienda IV.2” en Chico Ponce de León, Pablo y Ana García, Atlas
de Procesos Territoriales de Yucatán, Mérida, UADY, 1999. p. 281-299
Wauchope, Robert, Modern maya house, Washington, D.C., Cambridge Institution of
Washington, 502
Documentos de Internet
http://www.international.icomos.org/charters/vernacular_sp.pdf, consultado el 13 de
septiembre de 2014

40
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Análisis espacial y monitoreo de sitios patrimoniales en el Oriente de Cuba, para su


conservación preventiva y gestión

MSc. Arq. Luis Enrique Bello Caballero


Facultad de Construcciones
Universidad de Oriente

Introducción
El progresivo interés relacionado con la conservación y gestión del patrimonio, teniendo en
cuenta las diferentes condicionantes y contextos sociales, genera la realización de estudios
particularizados y con enfoques novedosos que contribuyan a solventar las problemáticas que
afectan la integridad y autenticidad de valores culturales. Los sitios patrimoniales,
específicamente aquellos insertados dentro de la compacidad urbana resultan los de mayor
vulnerabilidad, en tanto devienen en espacios especialmente sensibles por su significación
cultural, evidenciada en los valores tangibles e intangibles. Es por ello que originan la mayor
cantidad (en comparación con otras áreas) de políticas de gestión e intervención patrimonial.1
A partir de la última década del siglo XX, se ha registrado una modificación sustancial en el
enfoque de la gestión de los sitios patrimoniales. Tanto los organismos internacionales, como
las autoridades responsables del manejo de estas importantes zonas, han evolucionado de una
postura netamente cultural ya asociada al patrocinio a otra que incorpora criterios de
rentabilidad económica y sustentabilidad social.2 Lo cual ha estimulado que las estrategias de
gestión hayan avanzado en sus métodos de análisis para enfrentar los nuevos conflictos que en
diferentes contextos sociales se manifiestan en el ámbito del patrimonio.3
La panorámica expuesta fundamenta la realización de estudios que beneficien los análisis
conexos a las acciones de intervención para la recuperación y preservación de los valores
culturales. En este sentido, las decisiones apropiadas en la conservación del patrimonio
construido y la sustentabilidad se basan en una oportuna, pertinente y exacta información sobre
las condiciones, materiales y evolución de sitios patrimoniales. Es por ello que la
documentación, el registro y el análisis resultan parte esencial en los procesos de conservación
y gestión. 4
Autores de diferentes países5 e instituciones como el Centro Internacional de Conservación

1
PLAN MAESTRO, Oficina del Historiador de La Habana: Desafío de una utopía, estrategia integral para la gestión
de salvaguarda de la Habana Vieja, La Habana, Cuba, 2004.
2
RODRÍGUEZ ALOMÁ, Patricia: "Gestión del desarrollo integral de los centros históricos. La Metodología TESIS".
Tesis en opción al título de Doctor en Ciencias Técnicas, Facultad de Arquitectura, Instituto Superior Politécnico José
Antonio Echeverría, La Habana, Cuba, 2009, p. i
3
SANTANA QUINTERO, Mario: Heritage recording, documentation and information systems in preventive
maintenance. Article in: Reflections on Preventive Conservation, Maintenance and Monitoring of Monument and Sites,
ACCO, Leuven, Belgium, 2013, p. 10
4
Ibídem
5
Entre los autores se pueden citar a Mario Santana Quintero, José Luis Lerma, Misiam Cabrelles, Veerle Meul, Luc
Verpoest, Anouk Stulens, Neza C. Lipovec, Wu Meiping, Zhu Guangya, Hu Shi, Wang Jianguo, Webber Ndoro, Ancila
Nhamo, Rand Eppich, Verónica Heras, Thérèse Steenberghen, Nigel Dann, Steffano Della Torre, Metchild Rossier,
Richard Veillon y Koenraad Van Balen. Estos especialistas desde sus países han trabajado en colaboración con el
Centro Internacional de Conservación "Raymond Lemaire" en la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica.

41
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

"Raymond Lemaire" (RLICC),6 han referido la necesidad de registrar, documentar y almacenar


datos para el análisis y monitoreo continuo de los diferentes procesos que acontecen en sitios
patrimoniales. En este enfoque se manifiestan los principios fundamentales de la conservación
preventiva, evidentes en la constante observación de los fenómenos cambiantes que atentan
contra la integridad de los sitios, con la finalidad de implementar certeras estrategias de
gestión.7
En tal sentido, el objetivo del presente trabajo es mostrar las bases y resultados preliminares de
un proyecto de investigación donde participan profesionales de la Universidad de Oriente en
conjunto con el RLICC y la Cátedra PRECOM3OS (Preventive Conservation, Monitoring and
Maintenance of Monuments and Sites) adscrita a la UNESCO. Colaboran además especialistas de
la Oficina del Conservador de la Ciudad de Santiago de Cuba y el Departamento Provincial de
Planificación Física; con la finalidad de estructurar un método fundamentado en los principios
de conservación preventiva para el análisis espacial y monitoreo de sitios patrimoniales en el
Oriente de Cuba, a partir de la implementación de un sistema de información geográfica; que
contribuya a optimizar los estudios relativos a las estrategias de gestión enfocadas en la
recuperación y preservación de los valores culturales.

Los fundamentos de la conservación preventiva en los procesos de gestión patrimonial


La conservación preventiva, en tanto planteamiento teórico que fundamenta las tendencias
actuales en el tema de la conservación y gestión patrimonial a nivel internacional, se ha visto
reflejado en la evolución del "epistolario conservacionista"8 desde la carta de Atenas en 1931.9
Sin embargo, fue en el año 2003 que se sentaron las bases que enmarcaron el término, con lo
cual se estableció una analogía con la terminología utilizada en el campo de la medicina.10
En este sentido, el ICOMOS (International Council on Monuments and Sites), planteó la
estructuración de los principios de la conservación preventiva en un ciclo de cuatro fases que
interactúan en un proceso de retroalimentación: el análisis, el diagnóstico, la terapia y el
control.11 Estas fases se corresponden respectivamente con la búsqueda de datos e
información, la individualización de las causas que provocan deterioro en el patrimonio, la
elección de las medidas para revertir los daños y el control eficaz de las intervenciones
realizadas y planificadas.12
El modelo conceptual propuesto por el ICOMOS, establece el análisis de información como eje
principal que integra la gestión de los datos patrimoniales como elemento de apoyo para la
planificación de las acciones de conservación. De esta manera, la información adquiere un

6
Nombre original en inglés: Raymond Lemaire International Center for Conservation (RLICC), KU Leuven, Bélgica.
7
VAN BALEN, Koenraad / VANDESANDE, Aziliz: Reflections on Preventive Conservation, Maintenance and
Monitoring of Monument and Sites, ACCO, Leuven, Belgium, 2013, pp. Introduction
8
Terminología utilizada por la DraC. Arq. Patricia Rodríguez Alomá para resumir los documentos internacionales que
desde la Carta de Atenas en 1931 han marcado pautas en las políticas relacionadas con la conservación del
patrimonio.
9
VAN BALEN, Koenraad / VANDESANDE, Aziliz, 2013: pp. Introduction
10
Ibídem
11
ICOMOS (2003), Principles for the Analysis, Conservation and Structural Restoration of Architectural Heritage,
ICOMOS, disponible en: http://iscarsah.icomos.org/content/principles/ISCARSAH_Principles_English.pdf.
12
HERAS, Verónica, y otros: A value-based monitoring system to support heritage conservation planning, Journal of
Cultural Heritage Management and Sustainable Development, Vol. 3 Iss: 2, pp. 130 – 147, 2013

42
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

papel vital en tanto se produce una relación directa que posibilita gestionar de antemano los
datos necesarios a partir de su almacenamiento, uso continuo y actualización, para su posterior
análisis en la toma de decisiones.
La Cátedra PRECOM3OS, fue creada en marzo de 2009 en el Centro Internacional de
Conservación "Raymond Lemaire", Universidad Católica de Lovaina, Bélgica. En ella se
promueven las acciones relacionadas con los estudios que integran los principios de la
conservación preventiva, el mantenimiento y vigilancia sistemática de sitios y monumentos; y ha
planteado la creciente necesidad de potenciar y desarrollar procedimientos y tecnologías que
puedan contribuir a optimizar el análisis espacial y monitoreo de sitios patrimoniales.13
La aplicación de técnicas digitales para dichas prácticas resultan herramientas útiles,
especialmente para la conservación preventiva y la sustentabilidad. En el campo del patrimonio
cultural, el desarrollo de los sistemas de información geográfica (SIG o GIS, geographic information
systems), ha optimizado radicalmente la capacidad de manejar vasta y compleja información
patrimonial.14
La implementación de las tecnologías de la información y las comunicaciones como
herramientas para optimizar diversos procesos de análisis, resulta un tema recurrente en la
actualidad. En los últimos años los sistemas de información geográfica han devenido objeto de
estudio como recurso para el análisis de la arquitectura y el urbanismo.15 Recientemente, las
aplicaciones de la tecnología SIG en la gestión y conservación del patrimonio construido han
generado investigaciones por parte de arquitectos y urbanistas, como parte de diferentes
programas de postgrado.16
Especialistas de diversos contextos coinciden en que la mayoría de los sitios patrimoniales
carecen de instrumentos para el monitoreo, que permitan activar el control para prevenir,
corregir o mitigar problemas desde la visión de conservación preventiva.17 En este sentido, en
2006, una colaboración entre la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Cuenca en
Ecuador y el RLICC, comenzaron a realizar estudios dirigidos al diseño de herramientas para el
desarrollo de la gestión en ciudades declaradas patrimonio de la humanidad, basadas en los

13
VAN BALEN, Koenraad / VANDESANDE, Aziliz, 2013: pp. Introduction
14
HERAS, Verónica / STEENBERGHEN, Thérèse: A GIS based tool for a preventive conservation management
approach. Artículo en: Reflections on Preventive Conservation, Maintenance and Monitoring of Monument and Sites,
ACCO, Leuven, Belgium, 2013, p. 86
15
Algunos ejemplos de trabajos que tienen como objeto de estudio los SIG aplicados a la arquitectura y el urbanismo:
Athanasios D.: "Metadata-based heritage sites modeling with e-learning functionality", International Journal of Cultural
Heritage, ScienceDirect, 2008.
Bansal VK, Pal M: "Construction schedule review in GIS with a navigable 3D animation of project activities",
International Journal of Project Management, ScienceDirect, 2008.
Bansal VK, Pal M: "Potential of geographic information systems in building cost estimation and visualization", Automat
Construct, 2007 Cheng MY, Yang CY: "GIS-Based cost estimate integrated with material layout planning", J Construct
Eng Manage 2001.
Meyer E.: "A web information system GIS based for the management and the dissemination of Cultural Heritage
data", 2007. International Journal of Cultural Heritage, ScienceDirect, 2007
Moore JP: "Building a baseball stadium using GIS", disponible en: http://www.integralgis.com/pdf/stadium.pdf,
(consultado: julio de 2013)
16
Entre estas investigaciones se puede citar: "A GIS based tool for a preventive conservation management
approach", realizada por la arquitecta Verónica Heras. Investigación de doctorado, Facultad de Ingeniería, Programa
de Doctorado en Ingeniería, Universidad de Cuenca, Ecuador, disponible en:
http://www.kuleuven.be/research/researchdatabase/project/3E10/3E100163.htm (consultado: julio de 2013)
17
VAN BALEN, Koenraad / VANDESANDE, Aziliz, 2013: pp. Introduction

43
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

principios de conservación preventiva. Las investigaciones han contribuido a diseñar


instrumentos basados en la tecnología SIG para la gestión del patrimonio.

La tecnología SIG en el análisis espacial y monitoreo de sitios patrimoniales en Cuba


En el caso de Cuba, existen cinco centros históricos (La Habana Vieja, Santiago de Cuba,
Camagüey, Trinidad y Cienfuegos) con importantes resultados en las labores de gestión
patrimonial. Para alcanzar los objetivos propuestos en cada uno de estos conjuntos urbanos, se
procesa un compendio de información diversa, la cual ha sido estructurada en archivos y bases
de datos convencionales, pero la mayoría de las instancias a cargo de la preservación de los
valores patrimoniales (exceptuando La Habana Vieja) no han alcanzado un desarrollo suficiente en
la implementación de la tecnología SIG como recurso para la gestión de la información, el
análisis espacial y el monitoreo de los procesos que inciden en la pérdida de los valores.18
Sobre este tema se destaca la labor desempeñada por la Oficina del Historiador de la Ciudad
de La Habana, la cual presenta un sistema de información territorial (SIT) que ha ido
desarrollándose gradualmente y en la actualidad implementa los sistemas de información
geográfica como herramienta de análisis para la planificación y gestión, extendido a la consulta
pública a partir de su publicación en un sitio web, que permite interactuar con la base de datos
del SIG. La implementación de esta herramienta ha contribuido con el estudio y análisis que
llevan a cabo los especialistas del Plan Maestro para la toma de decisiones y la ejecución de
planes de gestión que incidan positivamente en la solución de las problemáticas presentes en el
caso específico de La Habana Vieja.19
En la ciudad de Santiago de Cuba, las experiencias relacionadas con la implementación de los
SIG se han materializado por parte de la Dirección Provincial de Planificación Física (DPPF), en
el manejo del territorio. La base de datos del SIG contempla información relativa a los límites
municipales, población, plan general de ordenamiento territorial, planes parciales, ordenación
urbanística del suelo, caminos y carreteras.20 La escala de trabajo territorial determina la
ausencia de herramientas que contemplen la caracterización particular de las zonas con valores
patrimoniales en la ciudad.
Respecto a las entidades que llevan a cabo estudios urbanísticos y patrimoniales en Santiago
de Cuba, se ha podido corroborar a partir de consultas realizadas a especialistas,21 que los
análisis sobre el patrimonio construido se ejecutan de forma analógica y manual a través de
conteos físicos de los elementos componentes; proceso que en la actualidad determina un gran
consumo de recursos, específicamente de tiempo y personal calificado.22

18
BELLO CABALLERO, Luis E. y otros: Los SIG como herramienta para optimizar la gestión del reparto Vista Alegre
en Santiago de Cuba, artículo publicado en Revista "Arquitectura y Urbanismo" vol. XXXIV, no. 3, ISSN 1815-5898,
Facultad de Arquitectura, La Habana, Cuba, pp.19-31, octubre de 2013.
19
Así lo confirman la DraC. Arq. Patricia Rodríguez Alomá, Directora del Plan Maestro de la Oficina del Historiador de
La Habana (OHCH); y el MSc. Pablo Fornet Gil, Director del Sistema de Información Territorial de la OHCH.
Entrevista realizada por el autor el 6 de mayo de 2014 en el Plan Maestro de la OHCH, La Habana, Cuba.
20
Plan general de ordenamiento territorial y urbanismo (PGOTU). Santiago de Cuba: Departamento Provincial de
Planificación Física, 2012.
21
Los especialistas son: Lic. Yordan Infante Gilart, DPPF-Santiago de Cuba; Arq. Zoila Cosme Berchi, Plan Maestro,
Oficina del Conservador de la Ciudad de Santiago de Cuba; MSc. Arq. Mariluz Zamora, Dirección Provincial de
Patrimonio.
22
INFANTE GILART, Yordan. Entrevista a especialista de SIG en el Departamento Provincial de Planificación Física.
Entrevistador: Leonardo Pérez Vilorio. Santiago de Cuba, 5 de junio de 2013.

44
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

De manera general, el manejo y procesamiento de información se dirige hacia la evaluación y


monitoreo de las problemáticas presentes en los sitios patrimoniales, las cuales resultan
comunes en diferentes contextos del país. Estas problemáticas pueden resumirse en: el
deterioro del ambiente urbano y el conjunto arquitectónico; la presencia de usos incompatibles;
el déficit cualitativo y cuantitativo de servicios básicos; el sobreuso de inmuebles dedicados a
viviendas; el insuficiente desarrollo de la economía local por la vía de los residentes y la falta de
experiencia en procesos participativos, todo lo cual se acrecienta por la débil articulación de
instrumentos de planeamiento, gestión y control para enfrentar la dinámica inversionista.23
El panorama expuesto se evidencia fundamentalmente a partir de: la baja habitabilidad en parte
del fondo de vivienda, que incluye el mal estado de redes técnicas y cubiertas, además del
pobre confort bioclimático; el déficit de espacio público, escasez de mobiliario urbano, descuido
de elementos arquitectónicos, presencia de barreras arquitectónicas y el mal estado y
funcionamiento de los servicios; invasión de vendedores ambulantes; uso inadecuado del suelo
y degradación del ambiente construido; deformaciones de la imagen urbana; deforestación y
escasez de áreas verdes en zonas centrales; transporte público insuficiente e inadecuado y
exceso de circulación de vehículos individuales; niveles altos de contaminación auditiva, visual
y atmosférica debido a la inadecuada disposición de los desechos, los efluentes domésticos
inadecuadamente tratados, el transporte automotor y otras fuentes puntuales.24
En base a lo anterior se han realizado estudios específicos a nivel nacional generalizables a
diferentes contextos que contribuyen al análisis de diversos procesos relativos al ámbito del
patrimonio, pueden mencionarse trabajos que han conducido a plantear métodos para el
análisis morfotipológico del paisaje urbano de sitios patrimoniales a partir de herramientas
gráfico-teóricas; y metodologías para la evaluación de los modelos de gestión para el desarrollo
integral, que contribuyen desde diferentes perspectivas a profundizar en los análisis
concernientes a las acciones de intervención y las estrategias de gestión. Tales son los casos
de los estudios realizados por el Dr. Arq. Roberto Rodríguez Valdés en su Tesis de Doctorado
"El Paisaje Urbano del Centro Histórico de Santiago de Cuba, método gráfico-teórico para su
caracterización morfotipológica", 2008; y la DraC. Arq. Patricia Rodríguez Alomá con su
investigación doctoral "Gestión del desarrollo integral de los centros históricos. La Metodología
TESIS", 2009.
Sin embargo, aún resulta necesario profundizar en investigaciones que den respuesta a la
necesidad de integrar diferentes tipos de datos patrimoniales para la evaluación permanente de
planes y estrategias de gestión, que posibiliten controlar y adoptar acciones de intervención
desde la perspectiva de conservación preventiva, a partir del estudio, visualización y
actualización de la información, para el análisis y monitoreo continuo de los procesos que
inciden en el detrimento de las cualidades que otorgan autenticidad e identidad cultural.
La problemática antes expuesta ha motivado que miembros del Proyecto de Colaboración
Institucional entre Universidades de Bélgica y la Universidad de Oriente (VLIR-UO): "Las Ciencias

23
PLAN MAESTRO, Oficina del Historiador de La Habana: Desafío de una utopía, estrategia integral para la gestión
de salvaguarda de la Habana Vieja, La Habana, Cuba, 2004.
24
GÓMEZ ORTEGA, Graciela / MORCATE LABRADA, Flora / SOTO SÚAREZ, Milene: Consideraciones generales
de la contaminación sónica en sitios patrimoniales, Capítulo I en: Contaminación sónica de sitios patrimoniales,
Dirección de Fomento Editorial, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México, 2013, pp. 12-13

45
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Sociales, Humanísticas, del Derecho y la Arquitectura frente a los retos del desarrollo local en
Santiago de Cuba. Potenciando la preservación patrimonial", desarrollen investigaciones para
concretar un método fundamentado en los principios de conservación preventiva para el análisis
espacial y monitoreo de sitios patrimoniales en el Oriente de Cuba, a partir de la
implementación de un sistema de información geográfica; que contribuya a establecer
estrategias de gestión para la recuperación y preservación integral de los valores culturales.
Como miembros del proyecto se encuentran profesores investigadores de la Facultad de
Construcciones de la Universidad de Oriente y especialistas del Centro Internacional de
Conservación "Raymond Lemaire",25 perteneciente a la Universidad Católica de Lovaina (KU
Leuven), Bélgica. Además colaboran profesionales del Plan Maestro de la Oficina del
Conservador de la Ciudad en Santiago de Cuba y del Departamento Provincial de Planificación
Física.
En función de los objetivos propuestos, las primeras acciones se dirigieron al reparto Vista
Alegre en la ciudad de Santiago de Cuba, ejemplo paradigmático de crecimiento suburbano que
reúne una colección de relevantes exponentes de la vivienda individual de la primera mitad del
siglo XX. Los valores patrimoniales del lugar, que se expresan en la estructura espacial del
conjunto y la arquitectura, han sido reconocidos en publicaciones26 e investigaciones científicas
con carácter multidisciplinario.

Experiencias preliminares en la región Oriental de Cuba, el caso de Vista Alegre


El reparto Vista Alegre, urbanización surgida en 1907; se ubica hacia el noreste del Centro
Histórico de la ciudad de Santiago de Cuba, fue concebido inicialmente como el refugio del
hábitat burgués que abandonó el hacinamiento de la ciudad colonial heredada. El conjunto
responde a los criterios estéticos, formales y funcionales de la época, expresados en la
selección del lugar y la estructura espacial, en la cual se asumió por primera vez en la práctica
urbana santiaguera, la integración del área verde, a través de la incorporación de parterres,
jardines, pasillos laterales y patios posteriores como elementos estructuradores de las
manzanas y parcelas.27 Actualmente el sitio lo conforman 63 manzanas que ordenan 18 calles y
una avenida con separador central. (Fig. 1)

25
Por la Universidad de Oriente: Dra. Neris Rodríguez, Dra.C. Arq. Milene Soto, Dra.C. Arq. María T. Muñoz y MSc
Arq. Luis E. Bello. Por el RLICC, KU Leuven, Bégica: Dr. Koenraad Van Balen, Dra. Thérése Steenberghen y Dra.
Verónica Heras.
26
Entre los más importantes pueden citarse los libros: El reparto Vista Alegre en Santiago de Cuba (2008); Vista
Alegre. Su historia y arquitectura, 1907–1930 (2007) y Oriente de Cuba, guía de arquitectura (2002)
27
María T. Muñoz Castillo: "Los Valores Urbanísticos del Reparto Vista Alegre en Santiago de Cuba". Tesis de
Doctorado. Tutora: Dra. Arq. María V. Zardoya Loureda, Facultad de Arquitectura, ISPJAE, La Habana, 2007,

46
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura 1: Izquierda: esquema planimétrico que muestra la ubicación del nuevo crecimiento suburbano,
hacia el este de la ciudad consolidada. Centro: imagen típica del reparto. Derecha: estructura espacial.

El asentamiento en el barrio del sector de la sociedad santiaguera más poderoso


económicamente trajo consigo la presencia de eximias muestras edilicias que responden a la
mayoría de las influencias estilísticas desarrolladas en Cuba en la primera mitad del siglo XX.
Se destacan así, las añejas construcciones de madera, los códigos neoclásicos, eclécticos, art
nouveau, art decó, los influjos neocoloniales (ecléctico, californiano, mediterráneo y moderno), el
protorracionalismo y el racionalismo, este último, junto al ecléctico, con mayor presencia en el
reparto.28 (Fig. 2)

Figura 2: La variedad de influencias estilísticas y tipologías habitacionales, ajustadas siempre a la


estructura urbana del barrio enriquecen sus cualidades como conjunto patrimonial.

En este momento el reparto no cuenta con protección legal y control urbano, y se observa la
pérdida de valores a partir del deterioro del fondo edificado, viales y recorridos peatonales; el
irrespeto de las regulaciones urbanas y las inserciones de nuevas construcciones por parte de
entidades estatales y propietarios privados, que no se adaptan a los preceptos urbanísticos
originarios del sitio.29
Las razones expuestas conllevaron a establecer acciones que contribuyan a la gestión y
preservación patrimonial del reparto Vista Alegre. Para ello, se propuso iniciar, de manera
experimental, la implementación de un sistema de información geográfica adaptado a las
particularidades del sitio, que posibilite realizar análisis espaciales y monitorear los procesos
que en él acontecen.
En función de la implementación del SIG se diseñó un procedimiento metodológico que tiene
como basamento la información urbanística del reparto Vista Alegre, en la cual se integran los
datos referidos a la caracterización general urbana, la identificación de valores patrimoniales y
la protección patrimonial. Estos posibilitan el reconocimiento de las cualidades arquitectónicas y
urbanas que contribuyen a una mayor comprensión y análisis de los procesos vinculados a la
gestión del sitio objeto de estudio.

28
Ibídem
29
María T. Muñoz Castillo y Luis E. Bello Caballero: "La tristeza en la mirada actual del reparto Vista Alegre".
Comunicación en X Jornadas Técnicas de Arquitectura Vernácula, Cátedra "Gonzalo de Cárdenas de Arquitectura
Vernácula", Oficina del Historiador de la Ciudad de la Habana, La Habana, Cuba, 2013.

47
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

La información urbanística del reparto, aportada por investigaciones precedentes, la Dirección


Provincial de Planificación Física (DPPF) y el trabajo de campo, se organizó en la base de datos
a partir de diferentes temas o capas: manzanas, viales, parcelas, edificaciones y áreas verdes;
que incluyen los campos y registros cartográficos y alfanuméricos, y se corresponden con la
estructura espacial del conjunto.
Teniendo en cuenta las particularidades del sitio, se plantearon inicialmente tres variables para
ser analizadas espacialmente y monitoreadas, procesos que fueron visualizados en las
consultas y las operaciones que posibilita la explotación del SIG a través de la información
urbanística. Estas variables quedaron definidas de la siguiente manera:
1. Evaluación de la situación actual del patrimonio construido en Vista Alegre
2. Gestión del sitio patrimonial Vista Alegre como recurso turístico
3. Gestión del sitio como escenario de riesgos de desastres ante huracanes y sismos

La primera variable se argumenta con el interés que despiertan las cualidades urbanísticas y
arquitectónicas del conjunto y de su estado actual, y considera consultas mediante el SIG que
permitan determinar los niveles de transformación en la actualidad y la conservación de sus
valores. La información que brinda la variable resulta válida para la conformación del
expediente de declaratoria del sitio como monumento nacional.30
El análisis de la variable se realizó a partir de la situación de los edificios de valor, se consideró
su propiedad (estatal o privada), las transformaciones en fachadas y el estado constructivo que
presentan actualmente. Otra consulta permitió monitorear la información acerca de los
inmuebles subdivididos, las fachadas transformadas del reparto, y la relación que se establece
entre estos aspectos.
Se evaluaron además, de manera comparativa, la situación que presentan las influencias
estilísticas de mayor presencia en el reparto (eclecticismo y movimiento moderno)31 a partir del
estado constructivo, las transformaciones en fachadas, el uso y la subdivisión de estos
inmuebles. Por último, a nivel urbano se realiza un análisis espacial del panorama actual que
presentan los recintos de alto valor del reparto, teniendo en cuenta los aspectos evaluados en
el conjunto edilicio, a los que se suma la presencia de cubiertas cerámicas como elemento
identitario de la imagen del reparto. (Fig. 3)

30
En estos momentos especialistas de la Facultad de Construcciones de la Universidad de Oriente, la Dirección
Provincial de Patrimonio y la Dirección Provincial de Planificación Física de Santiago de Cuba, trabajan en la
elaboración del expediente para ser presentado a la Comisión Nacional de Monumentos.
31
María T Muñoz Castillo, 2007, pp. 105-111

48
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura 3: Ejemplo de los análisis realizados correspondientes a la evaluación de la situación actual del
patrimonio construido en Vista Alegre. Arriba derecha: clasificación de los recintos urbanos del reparto.
Arriba izquierda: se destacan en amarillo los recintos de alto valor y sus edificaciones. Debajo, gráfico
estadístico que muestra la información evaluada en los recintos de alto valor.

El análisis expuesto en la figura 3, muestra la profundización en el estudio urbanístico del


reparto Vista Alegre, que permite la implementación del SIG. En este caso, monitoreando la
situación actual de los recintos de alto valor urbano. Los datos evidencian la prevalencia de las
cualidades arquitectónicas que otorgan valor a estos recintos, en tanto se visualiza un 84% de
edificaciones en buen estado constructivo, un bajo nivel de subdivisiones (16%) y la amplia
presencia aún, de cubiertas de tejas cerámicas (43%). Sin embargo, las cifras obtenidas
comprueban los niveles de transformación: el 28% de las edificaciones han tenido alteraciones
en la integridad de sus fachadas (61% sin transformar y 11% poco transformadas), y el 33% de los
inmuebles presenta estado constructivo regular o malo.
Por otra parte, la segunda variable: gestión del barrio como recurso turístico, concibe la
explotación de la herramienta SIG como apoyo a la gestión del turismo de ciudad, acorde a las
previsiones que para el reparto establece el Plan Especial Turismo de Ciudad (PETC) como
parte del Plan General de Ordenamiento Territorial y Urbano de Santiago de Cuba (PGOTU-SC),
elaborado por la Dirección Provincial de Planificación Física (DPPF).32
El PETC prescribe las estrategias del sitio como recurso turístico, entre ellas destaca la
reanimación de la Avenida "Manduley" como eje de centralidad y dinamizador de las actividades
recreativas y culturales en el barrio, y a nivel urbano como continuidad del eje "Victoriano

32
Plan General de Ordenamiento Territorial y Urbanismo (PGOTU), Departamento Provincial de Planificación Física,
Santiago de Cuba, 2012.

49
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Garzón".33 El PETC considera además, la definición de rutas temáticas34 para los recorridos
turísticos por el reparto.
El análisis se centró en la consulta al SIG para evaluar la situación actual que presenta la
Avenida "Manduley" en tanto se prevé como soporte fundamental de la infraestructura de
servicios para el turismo; y la definición de posibles recorridos temáticos, dirigidos en primera
instancia hacia los valores culturales del reparto, considerando rutas que enlacen las
edificaciones pertenecientes a determinada influencia estilística, y otras que conecten las
instituciones culturales con sede en el reparto. (Fig. 4)

Figura 4: Ejemplo del análisis espacial de una posible ruta temática, en este caso se enlazan
35
las instituciones culturales y se predefine el trayecto por los recintos de valor urbanístico
(rojo: alto; verde: medio; marrón: bajo).

Por último, la tercera variable, referida a la gestión del sitio como escenario de riesgos de
desastres quedó establecida por la situación geográfica de la región oriental de Cuba, que
determina su actividad sísmica,36 y el paso de ciclones tropicales.37
Para el análisis de la variable se definió, a partir del planteamiento realizado por especialistas
de la DPPF de Santiago de Cuba, la necesidad de estudiar la accesibilidad a las áreas libres del
reparto y la delimitación de posibles áreas de evacuación para los centros educacionales, ante
la ocurrencia de un sismo de gran intensidad. Para ello se establecieron rangos de distancia a
recorrer que se corresponden con el área de influencia de cada espacio,38 según los
requerimientos de los casos evaluados.

33
Plan Especial Turismo de Ciudad. Departamento de Aglomeración Principal, Dirección Municipal de Planificación
Física, Santiago de Cuba, octubre 2012.
34
Ibídem
35
Casa del Caribe, Casa de las Religiones Populares, Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), Casa del
Joven Creador, Fundación Caguayo, Taller Cultural "Luis Díaz Oduardo" y Casa del África (próxima a reinaugurar).
36
Específicamente la ciudad de Santiago de Cuba se ubica en el entorno inmediato de la falla Bartlett-Caimán, en la
que convergen las placas tectónicas de Norteamérica y el Caribe. Esta falla ha provocado terremotos de gran
intensidad como el ocurrido en febrero de 1932 que produjo serios daños a la ciudad y particularmente al reparto
Vista Alegre.
37
La región del Caribe está expuesta entre los meses de junio a noviembre a la temporada ciclónica. En octubre de
2012, la ciudad de Santiago de Cuba sufrió significativos daños con el paso del huracán "Sandy".
38
Plan General de Ordenamiento Territorial y Urbanismo (PGOTU), Departamento Provincial de Planificación Física,
Santiago de Cuba, 2012.

50
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

El análisis de las áreas de evacuación y la accesibilidad hacia un centro asistencial de salud,


específicamente para los centros educacionales, se debe a la significativa presencia de estos
dentro de la urbanización.39 Suman en total ocho círculos infantiles, de ellos uno para niños con
Síndrome de "Down"; y siete escuelas primarias, de las cuales cuatro son de enseñanza
especial para discapacitados físicos y mentales, incluida una de niños autistas; a estos centros
se añade el Palacio de Pioneros "Una flor para Camilo", institución destinada a apoyar la
formación vocacional de los niños y en la que se realizan múltiples actividades recreativas. La
situación expuesta, determinó centrar la atención sobre estos grupos de edades vulnerables.
(Fig. 5)

Figura 5: Relación topológica que visualiza la accesibilidad de los centros educacionales (simbología en
azul) hacia centros de atención (simbología en rojo). De izquierda a derecha: análisis de relación espacial
origen-destino a 100m; 200m y 300m.

Los resultados muestran que en un radio de distancia de 100m solamente tres centros
educacionales tributan a dos consultorios en relaciones de 2:1 y 1:1. Los niveles de relaciones
aumentan discretamente con la evaluación realizada para 200m, pero aún quedan sin enlazar la
mayoría de los centros educacionales. Finalmente, para 300m aumentan considerablemente las
relaciones pero se manifiestan desproporcionadamente (5:1; 2:1).
Este análisis espacial permitió visualizar la desproporción existente en la distribución entre los
centros educacionales y los centros de salud, los cuales solamente en un radio de 300m
quedan mayormente enlazados, pero en todos los rangos evaluados existen centros sin
relación, incluso un consultorio médico al cual no tributa ninguna institución escolar (en 300m
de distancia). El estudio realizado muestra una situación desfavorable a la hora de acudir a
posibles puntos de atención en caso de emergencia, ya que se producirían aglomeraciones en
unos centros mientras otros no estarían al alcance de forma rápida.
Por otra parte, se evaluó la vulnerabilidad que presentan las edificaciones del barrio, la atención
se centró en monitorear el estado constructivo de las cubiertas ligeras, especificando en las de
tejas cerámicas como parte de los valores que exhibe el barrio, en tanto resultan en su mayoría
las más afectadas por las condiciones climáticas y la ausencia de acciones sistemáticas que
contribuyan a su conservación.

39
En los primeros años de la Revolución, la mayoría de las familias que habitaban el reparto abandonaron sus
residencias y fueron ocupadas para convertirlas en centros educacionales, tendencia que se ha mantenido hasta la
actualidad.

51
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Los análisis espaciales de las variables planteadas se visualizaron a partir de los recursos que
ofrecen la implementación de la tecnología SIG, de esta manera se obtuvieron
representaciones dinámicas o consultas simples, consultas combinadas, estudios estadísticos y
análisis espaciales; lo cual permite, optimizar los procesos relativos a la gestión urbana al ser
posible monitorear la situación actual del patrimonio del reparto Vista Alegre, su gestión como
recurso turístico y como escenario de riesgo de desastre.

Conclusiones
El desarrollo de la investigación en curso permitirá aportar un método para el análisis espacial y
el monitoreo de sitios patrimoniales desde el enfoque de conservación preventiva, sustentado
en la implementación de un sistema de información geográfica (SIG). El método constituirá una
herramienta de apoyo para potenciar el análisis, optimizar y profundizar en los estudios relativos
a sitios patrimoniales del Oriente de Cuba, lo cual contribuirá, desde novedosas perspectivas y
rigor científico-técnico, a establecer lineamientos y metodologías para la concreción de
estrategias de gestión y la toma de decisiones sobre las intervenciones en estos conjuntos.
El método que se propone desarrollar, contribuirá a lograr mayor exactitud, rapidez y eficacia en
las consultas realizadas para la definición de estrategias de gestión. Representa además, un
apoyo a las decisiones que tienen por objeto sistematizar, analizar y visualizar la información
patrimonial continuamente actualizada. Lo cual posibilitará enfrentar acciones de conservación
preventiva e intervención en el patrimonio construido, contribuyendo así al uso racional de
tiempo y al rescate de la inversión que representan las obras ya construidas. De esta manera se
favorece el ahorro de recursos (tiempo y personal calificado); y se incide positivamente en los
procesos de la dinámica inversionista y el resto de los fenómenos que acontecen a nivel
urbano.
En este sentido, la aplicación de los resultados de la investigación directamente en el trabajo
que desempeñan los profesionales de las oficinas encargadas de la gestión urbana y/o la
conservación del patrimonio, en el caso específico de Santiago de Cuba: Dirección Provincial
de Planificación Física; Plan Maestro de la Oficina del Conservador de la Ciudad y Dirección de
Patrimonio. Contribuirá a la toma de decisiones sobre los diversos procesos que tienen lugar a
nivel urbano, desde la perspectiva de conservación preventiva. Lo cual incide de manera directa
a elevar la calidad de vida de la población residente, en tanto se potencia el desarrollo y la
sustentabilidad de los sitios patrimoniales de la región Oriental de Cuba.

Material bibliográfico consultado


BELLO CABALLERO, Luis E. y otros: Los SIG como herramienta para optimizar la gestión del
reparto Vista Alegre en Santiago de Cuba, artículo publicado en Revista "Arquitectura y
Urbanismo" vol. XXXIV, no. 3, ISSN 1815-5898, Facultad de Arquitectura, La Habana, Cuba,
pp.19-31, octubre de 2013
COLECTIVO DE AUTORES: Luces y Simientes. Territorio y gestión en cinco centros históricos
cubanos, Ediciones Boloña, ISBN: 978-959-7126-68-3, La Habana, Cuba, 2012. pgs. 76; 161;
234; 304-305; 368-369.
FORNET GIL, PABLO: "SIG, Planeación y Gestión Urbana: el Sistema de Información Territorial
del Plan Maestro de la Oficina del Historiador", conferencia dictada en: Curso previo, V

52
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Encuentro de Manejo y Gestión de Centros Históricos, La Habana, 2006, documento digital en:
Biblioteca Universidad San Gerónimo, La Habana Vieja, Cuba.
GÓMEZ ORTEGA, Graciela / MORCATE LABRADA, Flora / SOTO SÚAREZ, Milene:
Consideraciones generales de la contaminación sónica en sitios patrimoniales, Capítulo I en:
Contaminación sónica de sitios patrimoniales, Dirección de Fomento Editorial, Benemérita
Universidad Autónoma de Puebla, México, 2013, pp. 12-13
GUTIÉRREZ PUEBLA, JAVIER: "Sistemas de Información Geográfica: funcionalidades,
aplicaciones y perspectivas en Mato Grosso do Sul", artículo en Revista Internacional de
Desenvolvimiento Local, Vol. 1, No. 1, 2000, pp. 41-48
HERAS, Verónica / STEENBERGHEN, Thérèse / ZALAMEA, Olga: A GIS based tool for a
preventive conservation management approach. Article in: Reflections on Preventive
Conservation, Maintenance and Monitoring of Monument and Sites, ACCO, Leuven, Belgium,
2013, p. 86
HERAS, Verónica, Anja Wijffels, Fausto Cardoso, Aziliz Vandesande, Mario Santana, Jos Van
Orshoven, Thérèse Steenberghen, Koenraad Van Balen, (2013): A value-based monitoring
system to support heritage conservation planning, Journal of Cultural Heritage Management and
Sustainable Development, Vol. 3 Iss: 2, pp. 130 - 147
ICOMOS (2003): Principles for the Analysis, Conservation and Structural Restoration of
Architectural Heritage. Disponible en:
http://iscarsah.icomos.org/content/principles/ISCARSAH_Principles_English.pdf.
Muñoz Castillo, María T. y Luis E. Bello Caballero: "La tristeza en la mirada actual del reparto
Vista Alegre". Comunicación en X Jornadas Técnicas de Arquitectura Vernácula, Cátedra
"Gonzalo de Cárdenas de Arquitectura Vernácula", Oficina del Historiador de la Ciudad de la
Habana, La Habana, Cuba, 2013.
Muñoz Castillo, María T.: "Los Valores Urbanísticos del Reparto Vista Alegre en Santiago de
Cuba". Tesis en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Técnicas. Tutora: Dra. Arq.
María V. Zardoya Loureda, Facultad de Arquitectura, ISPJAE, La Habana, 2007
Plan Especial Turismo de Ciudad. Departamento de Aglomeración Principal, Dirección
Municipal de Planificación Física, Santiago de Cuba, octubre 2012.
Plan General de Ordenamiento Territorial y Urbanismo (PGOTU), Departamento Provincial de
Planificación Física, Santiago de Cuba, 2012.
PLAN MAESTRO, Oficina del Historiador de La Habana: Desafío de una utopía, estrategia
integral para la gestión de salvaguarda de la Habana Vieja, La Habana, Cuba, 2004.
PUEYO CAMPOS, ÁNGEL: "El sistema de información geográfica: un instrumento para la
planificación y gestión urbana", artículo consultado en:
http://dialnet.unirioja.esservletarticulocodigo=86555, el 23-04-2012.
PUEYO CAMPOS, ÁNGEL: “El sistema de información geográfica: un instrumento para la
planificación y gestión urbana”, Universidad de Zaragoza.
RODRÍGUEZ ALOMÁ, Patricia: "Gestión del desarrollo integral de los centros históricos. La
Metodología TESIS". Tesis en opción al título de Doctor en Ciencias Técnicas, Facultad de
Arquitectura, Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría, La Habana, Cuba, 2009, p.
i

53
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

SANTANA QUINTERO, Mario: Heritage recording, documentation and information systems in


preventive maintenance. Article in: Reflections on Preventive Conservation, Maintenance and
Monitoring of Monument and Sites, ACCO, Leuven, Belgium, 2013, p. 10
SISTEMA DE INFORMACIÓN TERRITORIAL, Oficina del Historiador de la Ciudad de La
Habana, Cuba, (en línea) consultado el 4 de febrero de 2013, disponible en: www.sit.ohc.cu.
VAN BALEN, Koenraad / VANDESANDE, Aziliz: Reflections on Preventive Conservation,
Maintenance and Monitoring of Monument and Sites, ACCO, Leuven, Belgium, 2013, pp.
Introduction

54
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Estado de atención y situación global de la conservación en diferentes ámbitos


del patrimonio cultural edificado en Yucatán.

HACIENDAS
Dra. en Arq. Blanca Paredes Guerrero
Introducción

De acuerdo con Bernard Feilden1, una de las primeras acciones a seguir en la


búsqueda de la conservación del patrimonio cultural edificado es la catalogación del
aquel patrimonio existente, ya que, evidentemente, no se puede conservar lo que se
desconoce. En este mismo sentido Gabriel Konsevik2 señala que todo esfuerzo
restaurador —considerando a la restauración como uno de los recursos de la
conservación— está condicionado, entre otras cosas, tanto por el uso que se planea
otorgar al inmueble que se restaurará, como por el estado de conservación en que este
se encuentre, de nueva cuenta el conocimiento de aquello que se pretende rescatar
resulta insoslayable.

En acuerdo con estos puntos de vista se formuló en el año 2005 el proyecto de


investigación denominado “Catalogación del Patrimonio Hacendístico del estado de
Yucatán”, coordinado por la Dra. Blanca Paredes Guerrero, como una de las
actividades del Unidad de Posgrado e Investigación —UPI— de la Facultad de
Arquitectura de la Universidad Autónoma de Yucatán —FAUADY—; proyecto mediante
el cual se llevaría a cabo, en primera instancia, el inventario de aquel que, de acuerdo
con el Pablo Chico Ponce de León3, constituye uno de los principales ambientes que
componen el patrimonio cultural edificado del estado de Yucatán, las haciendas, bien
hayan surgido durante el período de la ocupación española o después de la
independencia mexicana.

Indudablemente una labor de este tipo requiere de un esfuerzo titánico, consecuencia,


entre varios factores, de la gran cantidad de haciendas distribuidas en el territorio

1 Feilden, Bernard, Conservation of historic buildings, Oxford, Architectural Press, 2003, p. viii
2
Konsevik Cabib, Julio Gabriel, La reutilización del patrimonio edificado, Tesis para obtener el
grado de Maestro en Diseño, México, Universidad Autónoma Metropolitana, 2002, p. 2
3
Chico Ponce de León, Pablo, “Ubicación del arquitecto en los ámbitos de valor patrimonial y de
calidad ambiental”, en Cuadernos de Arquitectura de Yucatán, No. 9, Universidad Autónoma de
Yucatán, Facultad de Arquitectura, otoño 1996, p. 54

55
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

yucateco, independientemente del uso que estas tengan en la actualidad y del estado
de conservación en que se encuentren.

Este trabajo presenta dos momentos de trabajo, que juntos, suman información en torno
al estado general de conservación que se observa en el patrimonio hacendístico de
Yucatán. Pero también, contrastan dicha información.
También se describe, muy brevemente parte de los elemnetos metodológicos utilizados
en los trabajos de campo, necesarios para recolectar la información requerida poniendo
un poco de énfasis en algunas de las dificultades para dicho estudio para finalmente
presentar reflexiones con base en los datos registrados al concluir el estudio.

Resultados de la última década del siglo XX


La investigación previa, relevante para este estudio y a la cual se le sumarán los
resultados pero también se contrastarán fue la que se llevó a cabo para elaborar el
Atlas de Procesos Territoriales de Yucatán4 — publicado en 1999—, con una sección
que informa sobre la Arquitectura de las Haciendas Henequeneras5 — trabajo
realizado entre 1992 y 1995—, y, también el Proyecto Ámbito de la Hacienda
Yucateca — realizado en 2002—, uno de los primeros pasos que se siguieron antes de
organizar los trabajos a desarrollarse en campo, fue el de llevar a cabo una exhaustiva
revisión bibliográfica, para determinar, no solo la cantidad de información disponible
hasta al momento, si no además el tipo de información, su relevancia y utilidad para
este nuevo proyecto.

4
Chico Ponce de León, Pablo, (coord.), Atlas de procesos territoriales de Yucatán, Mérida,
Universidad Autónoma de Yucatán, Facultad de Arquitectura, PROEESA, 1999, 388 p.
5
Ancona Riestra, Roberto, (coord.), Arquitectura de las haciendas henequeneras, Mérida,
Escala, 1995, 231 pp.

56
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Como información relevante, se contaba con que, entre 1992 y 1995, como parte de las
investigaciones realizadas para la elaboración del Atlas de Procesos Territoriales de
Yucatán, la Dra. Paredes Guerrero, llevó a cabo un primer inventario en el que
contabilizóun total de 327 haciendas y 750 plantas desfibradoras6, dentro de la
denominada zona henequenera del Estado conformada por aproximadamente 60 de los
106 municipios del Estado número poco estable en el siglo XX pues en 1999 el número
de municipios que determinaban dicha zona era de 58, siendo que durante la década de
1920 alcanzaron la cifra de 64 municipios7.

Imagen 1: Cambios Territoriales en la Zona Henequenera 1939-1980


Fuente: Tomado de: López h. y García 1984

6
Paredes Guerrero, Blanca, “Haciendas y henequén en México”, en Atlas de procesos
territoriales de Yucatán, Mérida, Universidad Autónoma de Yucatán, Facultad de Arquitectura,
PROEESA, 1999, p. 369
7
Baños Ramírez, Othón, “Las migraciones temporales en la región henequenera de Yucatán”,
en Atlas de procesos territoriales de Yucatán, Mérida, Universidad Autónoma de Yucatán,
Facultad de Arquitectura, PROEESA, 1999, p. 51

57
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Cabe aclarar que las haciendas caracterizadas como asentamientos humanos, se


diferencian de las plantas desfibradoras, precisamente de la ausencia de poblados y
contaban exclusivamente con los espacios requeridos para la transformación del
henequén.

Los trabajos de campo. Algunas de las herramientas metodológicas utilizadas


Siendo uno de los objetivos principales de proyecto de investigación mencionado, el de
aportar herramientas que faciliten las labores de conservación del patrimonio
hacendístico yucateco, los trabajos que se realizaron en cada una de las visitas de
campo adquieren particular relevancia, ya que será mediante estos recursoso
informáticos los que podránre apoyar el planificar, programar y coordinar esfuerzos
conservatorios. Por tanto, el objetivo principal del los trabajos de campo, fue recolectar
toda información indispensable que coadyuve a evitar la pérdida absoluta de las
haciendas yucatecas, muchas de las cuales se encuentran en la actualidad en un franco
y determinante proceso de deterioro, que de no detenerse ocasionará el colapso
definitivo de gran parte de este valioso componente del patrimonio cultural edificado del
estado de Yucatán.

Imagen 2: Catálogo Hacendístico de Yucatán


Fuente: Haciendas de Yucatán. Paredes Blanca, Alejos Yuri, Pat Julio, Ruiz y
Sabido, Reyes Roberto.

58
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Los trabajos realizados en campo, considerado indispensable para alcanzar con las
metas establecidas, fueron:
1. Ubicación geográfica exacta de cada una de las haciendas diseminadas en el
territorio yucateco, para lo cual se recurrió a herramientas de
geoposicionamiento satelital —GPS—,
2. Levantamientos arquitectónicos —tanto de la planta, como de los alzados— de
todos los edificios que conforman actualmente el conjunto hacendístico, mismo
que ha sido denominado como el “casco” de la hacienda, independientemente
del estado de conservación en el que se encuentren,
3. Colecta de información, mediante el empleo de fichas de registro diseñadas ex
profeso, referida al estado de conservación tanto del conjunto en general, como
de los edificios en particular, los materiales empleados en su edificación, la
cantidad y tipo de espacios con los que se cuenta, tanto aquellos resultan ser
originales, como aquellos que han sido agregados, el uso actual que se la
otorgado a la hacienda, el porcentaje del mismo, y en su caso, el desuso y
abandono,
4. Determinar las condiciones en que se encuentra la vivienda original destinada a
los trabajadores de la hacienda, señalando sus características, el grado de
conservación de las mismas, así como su porcentaje respecto de las nuevas
edificaciones, para lo cual resulta necesario el empleo de una nueva ficha de
registro,
5. Registro fotográfico y de vídeo de los conjuntos hacendísticos, y, por último,
6. Colectar información aportada por los habitantes de estas haciendas, que
permitiera conocer, no solo datos referentes a la evolución histórica de las
mismas, si no también al conceptuación y apreciación que dichos pobladores
tienen de estas.

59
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Imagen 3: Ubicación de las haciendas para su registro


Fuente: Trabajo de campo del cuerpo acádemico de conservación de patrimonio.
FAUADY.

Algunos problemas que complejizan la tarea de investigación de campo

Si bien la aportación de nuevos conocimientos que incrementen el universo de lo ya


conocido, resulta el objetivo principal de los trabajos de esta índole, es indudable que
las experiencias obtenidas durante su desarrollo resultan ser una de sus mayores
virtudes. De este modo podemos afirmar que el método empleado para concretar
nuestros fines, resulta, en sí, una aportación del presente proyecto al universo del
conocimiento.

Entre los principales inconvenientes a los que la metodología propuesta se ha


enfrentado, relacionados en primer término con la condiciones del sitio —distancias del
recorrido, ubicación de las haciendas, nomenclaturas, régimen de propiedad, etc.— en
segundo lugar con los recursos humanos disponibles, y en tercer lugar con el diseño de
las fichas de registro, así como las soluciones propuestas para cada uno de estos, se
describen a continuación:

60
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

1. El primer gran problema al que se ha enfrentado la presente investigación esta


directamente relacionado con la cantidad de haciendas existentes si inventariar y
con la brevedad del tiempo disponible para llevar acabo este proceso, aun con la
existencia de información respecto de algunas de ellas, que como hemos
mencionado, resulta insuficiente para los fines del presente proyecto de
catalogación;
2. La falta de certeza y la incongruencia en gran parte de la información oficial
existente, sobre todo en lo referido al número de haciendas existentes; si bien
los trabajos de investigación anteriores nos permiten tener una clara idea de la
cantidad de haciendas que integran el universo hacendístico yucateco, no existe
aún información precisa y actualizada a este respecto, de este modo, el número
de haciendas presentes en cada uno de los municipios que conforman la zona
henequenera puede variar dependiendo de la fuente de donde se obtenga la
información, así, por ejemplo, de acuerdo con Instituto Nacional de Estadística e
Informática —INEGI— el número de haciendas que se encuentran en el
municipio de Mérida es de 36, mientras que, como hemos mencionado, de
acuerdo con los inventarios realizados previamente por la Dra. Paredes, entre
otros investigadores, la cifra asciende a 72, diferencia que puede atribuirse al
criterio seguido por el INEGI en la integración de su información estadística, en
la cual se establecen Áreas Geoestadísticas Básicas —AGEB— dependiendo de
la cantidad de habitantes en cada una de los asentamientos humanos, tomando
como base la cantidad de 2,500 habitantes8, por lo que aquellas poblaciones que
rebasen dicha cantidad serán consideradas de manera individual, mientras que
las que tengan una población menor a la señalada serán agrupadas con las
poblaciones circunvecinas, y, debido a que muchos de los conjuntos
hacendísticos cuentan en la actualidad con menos de esa cantidad de
habitantes, no son consideradas por este instituto de manera independiente. Las
visitas de campo que se han realizado hasta el momento, han permitido
subsanar esta circunstancia, por lo que cada una de ellas nos permite actualizar
la información existente, agregando haciendas por alguna circunstancia no
figuraban en primera instancia, o, en su caso, eliminar algunas que ya no existan
pero que en su momento habrían sido consideradas;

8
Fuente: Instituto Nacional de Geografía e Informática, XII Censo General de Población y
Vivienda 2000.

61
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

3. La constante repetición de los nombres de las haciendas, por lo que no es difícil


encontrarnos con haciendas nombradas de la misma manera en municipios
diferentes —Noc-ac en Mérida y Noc-ac en Motul, por ejemplo— o haciendas
con nombres de poblaciones y viceversa, lo que ha dificultado en muchas
ocasiones no solo la programación de las visitas, si no también el proceso de
búsqueda en el sitio, ya que, por ejemplo, se puede destinar mucho tiempo en la
búsqueda de la hacienda Komchén en el municipio de Mérida, cuando en
realidad esta se encuentra en el de Motul, siendo que en el municipio meridano
Komchén es una población que en nada debe su origen a hacienda alguna.
Desafortunadamente la solución a este tipo de problemas se da en el momento,
aunque, de nueva cuenta, la actualización la información evitará confusiones de
este tipo en proyectos posteriores;
4. El desconocimiento de los propietarios actuales de los conjuntos hacendísticos,
y la falta de interés de algunos, que impedía en muchos de los casos, el acceso
a las haciendas, aun después del tiempo invertido en su búsqueda;
5. El uso que en la actualidad tienen estos edificios, muchos de los cuales al
pertenecer al régimen de la propiedad privada son empleados como residencias
rurales, edificios para la producción —que en algunos casos conservan el uso
original— e incluso sitios para el desarrollo turístico, como hoteles, restaurantes
y salas para eventos sociales, ha significado, en la mayoría de los casos, un
obstáculo infranqueable para el desarrollo de los trabajos encomendados;
afortunadamente, de igual modo algunos propietarios han comprendo la
importancia de la labor realizada, observando en igual medida los beneficios que
este proyecto y, más aún, la rehabilitación de estos edificios pueden acarrear; de
igual manera el vínculo de algunos de los miembros del equipo coordinador del
proyecto con los encargados de llevar a cabo las labores de readecuación y
puesta en uso de algunas de las haciendas yucatecas, ha permitido la obtención
de información, que si bien no es toda la requerida, resulta de igual modo
sumamente valiosa,
6. como mencionamos en el apartado relativo a los recursos humanos necesarios
para el desarrollo de los trabajos de campo, la falta de disponibilidad de horarios,
y la escasez de integrantes de tiempo completo, ocasionan que los días de visita
sean limitados e insuficientes, sorprendentemente la mayor cantidad de
alumnos involucrados en el proyecto provienen de una de las nuevas

62
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

licenciaturas ofrecidas por la Facultad, la del Diseño del Hábitat, y no de la


licenciatura en Arquitectura como podría pensarse;
Si bien los problemas a los que esta investigación se ha enfrentado, resultan complejos,
las soluciones que se han implementado han permitido que muchos de estos hayan
podido solucionarse.

C. Tendencias y reflexiones finales

Las condiciones en las que se encuentran algunas de las haciendas, hacen que el
presente proyecto de investigación, así como las metas que mediante el se pretenden
alcanzar resulten no solamente plenamente justificadas, si no además impostergables.

Las visitas realzadas permiteron, no solo comprender la magnitud del problema al que
el patrimonio hacendístico yucateco se enfrenta hoy en día, facilitando el planteamiento
de hipótesis que permitan explicar las causas que han originado el problema, si no que
además han propiciado el surgimiento de posibles líneas de acción en la búsqueda de
soluciones al mismo; evidentemente tales hipótesis, como las soluciones a la
problemática existente, tendrían que considerarse aún como preliminares, al no haberse
concluido la totalidad del trabajo.

A continuación se presenta una pequeña muestra de las condiciones en las que se


encuentra parte del patrimonio hacendístico visitado hasta el momento, condiciones que
si bien no pueden generalizarse si parecen determinar ciertas tendencias.

De los ya conocidos agentes y causas a las que podemos atribuir el deterioro físico en
que estos edificios, en este ámbito encontramos actividades humanas —robo,
vandalismo, negligencia, ignorancia, etc.—, el estado de abandono al que han estado
sujeto muchos de estos conjuntos hacendísticos parecen ser determinantes,
ocasionado pérdidas irreparables —totales o parciales— en dichos lugares. De las
condiciones naturales del sitio —humedad, fenómenos naturales, flora y fauna, etc.—
muchas haciendas y sus edificios presenten síntomas que presagian un colapso
inminente, sobre todo en aquellas que carecen de uso alguno.

63
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

De esta manera, la conservación de estos conjuntos aparece, no en pocas ocasiones,


cuando se usan los espacios, y existen acciones de mantenimiento preventivo; sin
embargo, no en pocas ocasiones, bajo esta circunstancia de uso del lugar, los estados
de conservación son variados —en ocasiones de manera dramática— de un edificio a
otro; así, fue posible encontrar, por ejemplo, en mejores condiciones las casas
principales, cuando estas son empleadas como casas de campo, las capillas si los
pobladores las utilizan para efectuar sus rituales religiosos, o las casas de máquinas si
acaso la hacienda mantiene aún funciones productivas, independientemente del
producto que en ella se transforme.

Paradójicamente, se encontró también que precisamente el uso actual que los edificios
reciben es el principal causante de deterioros —sean físicos o conceptuales— sobre
todo en aquellos casos cuando los nuevos usos resultan incompatibles con las
características espaciales, formales, estructurales o constructivas de los edificios
hacendísticos.

De esta forma, por ejemplo, algunas haciendas que han sido habilitadas como sitios
turísticos, han sufrido una serie de modificaciones para ser adecuadas a los nuevos
requerimientos derivados de los nuevos usos, siendo estos no en todas las ocasiones
absolutamente los indicados, al menos no para todas las edificaciones, lo cual ha
parece haber dificultado en muchos casos el proceso mismo del rescate y rehabilitación;
al respecto el Gabriel Konsevik nos relata su experiencia en la restauración de la
hacienda Temozón Sur, del municipio de Abalá, al sur de Mérida, la cual fue rehabilitada
para convertirse en un hotel de lujo:

“Me resultó claro entonces que algunos locales como los cuartos de hotel, que
obviamente requerían altos niveles de confort, forzaban la reconstrucción e
implementación intensa de las instalaciones, mientras que había otros usos,
como el de los bares o talleres, en los que bastaba con efectuar consolidaciones
para mantener el encanto de la ruina. En consecuencia, deduje que la
restauración está condicionada no solo por el estado de inmueble, sino también
por el nuevo uso que se le adjudique”.9

9
Konsevik Cabib, Julio Gabriel, op. cit.,p. 2

64
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

En casos como el anterior, el empleo de nuevas tecnologías constructivas —materiales


y sistemas constructivos modernos— ha repercutido negativamente en estos edificios,
cuyos procesos constructivos y materiales resultan incompatibles con la mayoría de las
técnicas constructivas y materiales contemporáneos, basadas en el uso privilegiado y
excesivo del cemento y sus derivados, fenómeno que se agrava si consideramos la
ignorancia de muchos de los encargados de llevar a cabo los trabajos de rescate,
quienes carecen de una formación adecuada para la intervención en edificios de este
tipo.

En otras haciendas, como Chichí Suárez, al oriente de la ciudad de Mérida, rehabilitada


recientemente como sala de recepciones y eventos sociales se ha recurrido ha
soluciones exclusivamente escenográficas, rescatando únicamente aquellos espacios
—en muchos casos solo paramentos— que están a la vista de la concurrencia, por lo
que realmente no se detiene el proceso de deterioro en la mayoría de aquellos espacios
menos vistosos.

Otro de las modificaciones conceptuales que estos edificios han sufrido se relacionan
con sus características formales, ya que muchos empresarios, como en el caso de la
Hacienda Tabi —ubicada en el municipio de Mérida, a un costado de la carretera Can
Cún—, han pretendido vender imagines que consideran mas apegadas al imaginario de
sus posibles clientes, de esta manera la casa de máquinas de esta hacienda ha sufrido
una serie de transformaciones que han modificado dramáticamente su fisonomía,
adquiriendo en la actualidad rasgos neoclásicos con los que nunca contó originalmente.

En otros casos, el uso productivo que mantienen algunos de estos edificios en la


actualidad, ha ocasionado que las casas de máquinas —privilegiadas no solo en uso, si
no en acciones de mantenimiento— se mantengan vigentes, aunque con diferentes
estados de conservación; sin embargo como una de las consecuencias de esto, los
demás edificios han sido destinados a albergar espacios de apoyo para la actividad
productiva, así por ejemplo en la hacienda Sahcabá —del municipio de Cacalchén— la
casa de máquinas es empleada como bodega.

65
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

De igual forma no son pocos los casos en que los pobladores de las haciendas hacen
uso de algunos de los edificios que conforman el casco hacendístico, siendo las capillas
las que resultan ser las mas utilizadas, como ocurre en la hacienda Tebec, al sur de
Mérida, a un costado de la carretera a Campeche, donde este edificio es empleado por
los pobladores para realizar los servicios religiosos, lo mismo sucede en Tzacalá,
comisaría de Mérida, en que la mayoría de las edificaciones se encuentran en franco
deterioro a excepción de la capilla, en uso continuo por los habitantes de las hacienda.
Sin embargo, si bien resultan las capillas un claro ejemplo de la apropiación que los
habitantes hacen de los espacios hacendísticos, existen otros que resultan ser
igualmente utilizados, como las pagadurías, que en muchas ocasiones, como acontece
en la hacienda Sacapuc, localizada en el municipio de Motul, son empleadas para
albergar la sede de la comisaría ejidal, o en el caso de algunas haciendas ubicadas en
las zona metropolitana de la ciudad de Mérida, la hacienda Wallís, por ejemplo, cuya
casa principal es utilizada hoy en día como centro comunitario, administrado por el
Ayuntamiento de Mérida.

Por el contrario existen casos en que los habitantes de las haciendas son expulsados
de los espacios ocupados por los edificios que conforman el casco hacendístico, al ser
utilizados estos con fines particulares, así sucede en la Hacienda Xtepén, del municipio
de Umán, en que una gran barda resguarda a estos edificios empleados hoy en día
como residencia rural, separándolos del área destinada originalmente para la vivienda
de los trabajadores, el problema en casos como este es que los nuevos habitantes se
ven privados del uso de algunos espacios que eran consideraros como comunales —
altamente apreciados por los habitantes al desarrollar en ellos la mayor parte de sus
actividades sociales y de esparcimiento—, al quedar aquellos dentro de los límites de lo
privado.

Si bien los edificios que constituyen el casco de las haciendas reflejan la mayor cantidad
de modificaciones y de deterioros físicos y conceptuales, la vivienda de los
trabajadores, por el contrario, parece mantenerse en mejores condiciones y con menos
transformaciones, probablemente debido al uso continuo del que son objeto, y a la
imposibilidad —por diversas circunstancias— de sus moradores de llevar a cabo
cambios significativos, de tipo espacial, estructural o constructivo, en estas. De todas
formas los cambios más notorios parecen presentarse en las cubiertas de las viviendas,

66
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

algunas de ellas construidas mediante estructuras de madera y techumbres ligeras, de


lámina de zinc, o incluso de tejas francesas, las cuales han sido modificadas en algunos
casos por cubiertas con materiales y sistemas constructivos contemporáneos, como la
vigueta y bovedilla u otros sistemas similares; por ejemplo en las viviendas de la
hacienda Uayalceh, posterior a la emergencia suscitada tras el paso del huracán Isidoro
por la península yucateca en septiembre de 2002 —fenómeno que ocasiono la pérdida
de un buen número de cubiertas de lámina, e incluso de huano en las casas mayas—
fue empleado un sistema con base en cubiertas de nieve seca reforzadas con malla de
acero y concreto, conservado la forma y pendientes de las techumbres originales.

Independientemente de los cambios que sufran alguna de las diversas edificaciones


que conforman los conjuntos hacendísticos, lo que parece conservarse en la mayoría de
los casos, es la calidad espacial y ambiental de estos lugares, los cuales denotan
claramente, e instantáneamente, el origen de su procedencia, sobre todo ante la
percepción altamente urbanizada de quienes llevan a cabo las labores de campo.

Finalmente, en el registro general, se refleja una pérdida respecto al inventario de 1995.


Pero también se observa el invento de la tradición. Se ha inventado la existencia de
nuevas haciendas en dos modalidades: Unas se han reelaborado sobre un antiguo sitio,
paraje, rancho o planta desfibradora. Estos eran elementos dentro del territorio de una
hacienda, y arquitectónicamente sólo existe algún elemento o vestigio del mismo, y
cuya siempre fue muy pequeña en relación a la hacienda de la que era parte. La otra
modalidad, es inventar una hacienda donde nada existe, quizás sólo el topónimo de un
lugar en medio de la naturaleza, desde luego con un proyecto falso históricamente, pero
sirve para fines particulares, y que desafortunadamente contribuye a ocasionar mayor
dificultad y confusión en el estudio del patrimonio hacendístico de Yucatán.

67
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Bibliografía

Baños Ramírez, Othón, “Las migraciones temporales en la región henequenera de


Yucatán”, en Atlas de procesos territoriales de Yucatán, Mérida, Universidad Autónoma
de Yucatán, Facultad de Arquitectura, PROEESA, 1999,

Chico Ponce de León (Coord.) Atlas de procesos territoriales de Yucatán, Mérida,


Universidad Autónoma de Yucatán, Facultad de Arquitectura, PROEESA, 1999

Chico Ponce de León, Pablo, “Ubicación del arquitecto en los ámbitos de valor
patrimonial y de calidad ambiental”, en Cuadernos de Arquitectura de Yucatán, No. 9,
Universidad Autónoma de Yucatán, Facultad de Arquitectura, otoño 1996,

Feilden, Bernard, Conservation of historic buildings, Oxford, Architectural Press, 2003,

Konsevik Cabib, Julio Gabriel, La reutilización del patrimonio edificado, Tesis para
obtener el grado de Maestro en Diseño, México, Universidad Autónoma Metropolitana,
2002.

Paredes Guerrero, Blanca, “Haciendas y henequén en México”, en Atlas de procesos


territoriales de Yucatán, Mérida, Universidad Autónoma de Yucatán, Facultad de
Arquitectura, PROEESA, 1999, p. 369

Patch, Robert, “La formación de Estancias y Haciendas en Yucatán durante la Colonia”,


en Cuatro Ensayos Antropológicos, Revista de la Universidad de Yucatán, Mérida, Ed.
de la Universidad de Yucatán,

68
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Estado de atención y situación en la conservación del patrimonio cultural


edificado en Yucatán: Arquitectura religiosa.

Dra. Arq. Marisol de Carmen Ordaz Tamayo

Introducción

La Península de Yucatán se caracteriza por su riqueza y variedad en arquitectura


patrimonial de sus diferentes períodos históricos. La arquitectura religiosa constituye una
parte significativa del Patrimonio Histórico Cultural en esta región, desde la época colonial
se diseminó en todo el territorio y llegó a constituir el elemento simbólico más
representativo del centro de las diferentes poblaciones.

Si bien la arquitectura religiosa colonial es la más representativa por su carácter simbólico


y singular arquitectura, durante el siglo XIX y principios del XX estuvo presente en el
género hacendario, formando parte importante en la composición del núcleo principal de
estos espacios.

La arquitectura religiosa patrimonial en sus cuatro siglos desde su fundación


principalmente por los franciscanos y el clero secular y posteriormente por los
hacendados, ha tenido que pasar por importantes pérdidas1, cambios de uso que han
alterado su espacialidad o imagen original, mutilación y subutilización, aunado a
inadecuadas intervenciones que deriva en la pérdida total o parcial de este irremplazable
patrimonio.

El presente estudio plantea el estado actual en el que se encuentra este patrimonio, un


análisis de las acciones y actuaciones que han tenido los diferentes actores del patrimonio
en su rescate o transformación, y el impacto que han tenido los resultados en los grupos
sociales.

La arquitectura religiosa en Yucatán

Con la llegada de los colonizadores españoles a la Península de Yucatán en el siglo XVI,


se empieza a generar un nuevo desarrollo arquitectónico en un territorio donde ya existía
una tradición arquitectónica que había prevalecido por largo tiempo, destacando en la
época colonial tres géneros arquitectónicos: el religioso, civil y militar, de los cuales la
arquitectura religiosa de la orden franciscana y del clero secular, constituye una parte
significativa del Patrimonio Histórico Cultural en esta región. Esta nueva arquitectura, se
disemina rápidamente en todo el territorio llegando a constituir uno de los géneros de
arquitectura más significativos de la época colonia, por su importancia simbólica,
generador de pueblos y ciudades y singular arquitectura. Durante la colonia, con el fin de
facilitar la instrucción en la fe católica, a cargo de los franciscanos, se construyeron
principalmente ermitas, capillas y conjuntos conventuales y del clero secular, la catedral,
palacio episcopal, parroquias y capillas seculares. Este género aprovechó el precedente
arquitectónico de carácter nativo, se destruyeron importantes templos de ciudades
prehispánicas mayas para su emplazamiento y construcción. (Figura 1)
1
Una de las principales pérdidas fue el Convento Provincial de San Francisco en la ciudad de Mérida, cuyos
últimos vestigios fueron demolidos a principios del siglo XX

69
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura I. Mapa de la península de Yucatán en 1806. Edificaciones religiosas


Tomado de: AGI, MP-MEXICO 495, Legajo 8- Méx. 2692

El catálogo de construcciones religiosas realizado entre los años 1929-1933 y publicado


en 1945 registró 300 edificaciones religiosas2 construidas entre los siglos XVI y principios
del XX, entre las cuales se encuentra la catedral, 22 ex conventos que, aparte de la
catedral, fueron las edificaciones religiosas de mayor complejidad arquitectónica, cuatro
ermitas, 86 capillas, 34 parroquias (no incluye los ex conventos que actualmente son
parroquias), un ex hospital y dos ex cementerios, también se registraron 9 ex casas
curales.

Es importante mencionar que el catálogo no incluye edificaciones religiosas que


pertenecieron a las haciendas maicero ganaderas o henequeneras, a excepción de casos
como la capilla de Nuestra Señora del Carmen que perteneció a la Quinta “El olvido”, que
probablemente por encontrarse dentro de la ciudad de Mérida, se registra aunque era de
propiedad privada.

Si bien el catálogo levantó la mayoría de estas edificaciones, no se registraron todas, se


puede mencionar la iglesia de Petulillo en el Municipio de Peto, la iglesia de X-can en el
municipio de Chemax, importantes edificaciones coloniales que han sido objeto de
recientes estudios e intervenciones3. (Figura 2)

Figura 2. Iglesia de Petulillo.


Tomado de: M. Ordaz
2
No incluye solares que formaron parte de predios con edificaciones religiosas, un templo evangélico y el faro
de Sisal que también tiene registrado el catálogo
3
La iglesia de Petulillo de importante interés ya que alberga obra del escultor yucateco Pascual Estrella.
X-can fue intervenida en el año 2012, se le eliminó su bóveda original bajo argumentos de “extrema
peligrosidad”

70
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

La arquitectura religiosa después de la colonia surge formando parte de la composición


del complejo hacendario, ya bien sea como oratorio o pequeña capilla en un espacio
integrado o adosado a la casa principal, la cual se resalta por la portada como es el caso
de Uayalceh y/o pequeña espadaña o como capilla exenta, elemento que ayuda a definir
el conjunto urbano hacendario4, con características arquitectónicas generalmente de
carácter historicista, emplazadas en los patios de los accesos, de las cuales existe una
rica variedad de estilos, como ejemplos se puede citar la iglesia de la hacienda Tekit de
Regil de estilo Neoclásico de imponente presencia, la iglesia de Eknakán de estilo
neogótico, actualmente a la vera del camino a Cuzamá representa un hito. Hay que
considerar que el complejo hacendario en el siglo XIX y principios del XX llegó a constituir
el núcleo principal de las poblaciones. Sólo en el estado de Yucatán de acuerdo a un
listado de Miguel Faller de 1960 existen 369 haciendas5, si bien no en todos los casos
tienen iglesias, nos podemos dar una idea de la cantidad edificaciones religiosas dentro
de los complejos hacendarios.

En el siglo XX se disminuye considerablemente la producción de este género con valor


patrimonial, se puede citar casos aislados en la ciudad de Mérida como la iglesia del
Carmen, mencionada anteriormente, y la iglesia de las Madres Josefinas de estilo
neogótico, las iglesias de Lourdes y San José de estilo ecléctico, todas incluidas en el
catálogo de edificaciones religiosas, y la iglesia de San Rafael de estilo neocolonial.
(Figura 3)

Figura 3. Capilla de la virgen del Carmen. Mérida, Yucatán


Tomado de: M. Ordaz

Estado de conservación

En Yucatán, desde que se inicia las secularizaciones durante la época colonial, la


expulsión de religiosos a fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX, posteriormente el

4
Ojeda, Capillas de haciendas de Yucatán. Proceso y evolución: de la colonia al siglo XIX, pp. 48-87
Godoy menciona tres tipos de acuerdo a tres momentos que marcan su evolución
5
Paredes, Arquitectura de las haciendas de Yucatán, pp. 467-471

71
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

período de instauración de las Leyes de Reforma a principios del siglo XX, “…así como
una crónica insuficiencia del control institucional sobre estos bienes del patrimonio
cultural”6, contribuyeron al abandono y destrucción del patrimonio eclesiástico, sobre todo
del patrimonio edificado, el cual empieza a caer en desuso, poca vigilancia y falta de
mantenimiento.

Según datos extraídos del Programa Estatal de Preservación del Patrimonio Cultural
Arquitectónico del Estado de Yucatán 2001-2007, el patrimonio edificado religioso
clasificados en cuatro categorías: Bueno, regular, malo y en ruinas, reportaba de un total
de 392 edificios en todo el estado el 49.74% en regular estado, el 9.95% en mal estado, el
13.00% en ruinas y sólo el 27.29% en buen estado7, lo que nos da un panorama poco
alentador del estado de conservación de las edificaciones religiosas. (Tabla 1)

Estado de conservación de inmuebles religiosos


Región Edificios religiosos % estado crítico
I 28 21.42
II 53 24.52
III 60 21.67
IV 56 17.86
V 28 39.28
VI 48 18.74
VII 32 16.62
VIII 52 26.91
IX 32 28.12
X 3 0

Tabla 1. Síntesis del estado de conservación del patrimonio religioso en las regiones del Estado de
Yucatán.
Tomado de: Tzab, La reutilización como alternativa restauración y conservación…”, p. 45. Basado
en el Programa Estatal de Preservación del Patrimonio Cultural Arquitectónico del Estado de
Yucatán 2001-2007

En un estudio sobre la bóveda de rollizos de las iglesias coloniales se pudo determinar


que edificaciones que reporta el catálogo ya no existen y otras declaradas como ruina con
la presencia de los dos últimos huracanes se perdieron, se puede mencionar el caso de la
iglesia de La Mejorada en el poblado de Opichen y la capilla de San Román en el
poblado de Temax.8

Por distintos caminos y pueblos podemos encontrar vestigios de capillitas de gran belleza
sin que a nadie le importe; las que en mejores condiciones se encuentran son los templos
de las cabeceras municipales en pueblos importantes, sin embargo la mayoría carece de
mantenimiento y muchas de las intervenciones efectuadas en ellas las han dañado formal,
espacial o técnicamente. (Figura 4)

6
Chico, Sitios y Arquitecturas coloniales en Atlas de procesos territoriales de Yucatán, p. 331
7
Diario Oficial, Mérida, Yucatán, Jueves 24 de julio de 2003, p. 62
8
Ordaz, La constructividad de la bóveda de rollizos en El espacio habitable. Memoria e historia, p. 324

72
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura 4. Ermita de la Santa Cruz en el poblado de Sotuta


Tomado de: M. Ordaz

Acción, actuación y resultados.

La arquitectura religiosa patrimonial en Yucatán, como propiedad nacional, cuenta con las
instancias gubernamentales, quienes realizan las intervenciones, bajo la asesoría y
supervisión del Instituto Nacional de Arqueología e Historia9. Habría que preguntarse si
realmente las acciones para la protección y salvaguarda del patrimonio religioso se están
dando en la medida que se requiere, ya que como se mencionó anteriormente, presentan
una situación no muy alentadora, a pesar de las campañas en los últimos años, de
mantenimiento dirigidas a la impermeabilización y pintura de las iglesias.
Desgraciadamente estas intervenciones se han llevado a cabo con materiales que han
contribuido a acelerar su proceso de degradación de los materiales y técnicas
constructivas originales.

La mayoría de las acciones de conservación van dirigidas al mantenimiento, adecuación o


restauración, sin embargo existen otras acciones dirigidas a la modificación ya bien sea
de la edificación destruyéndolo o suprimiendo secciones o agregados a la edificación o
dentro del conjunto, como es el caso de la construcción de la casa cural del ex convento
de Ticul, construida en 2012 la cual ocupa el antiguo cementerio, en detrimento de su
historia, fisonomía y configuración.

9
Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos, México, 1972

73
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura 5. Ex convento de Mama. Espacios subutilizados.


Tomado de: M. Ordaz

Según se ha podido constatar, la participación de quienes tienen por un lado la


responsabilidad legal y por otro los usufructuarios, ha sido lenta, paulatina y con poco
ejercicio de la ley, sin potenciar por un lado su valor económico y utilitario y por otro el
monumental, lo que ha hecho que muchas de las intervenciones no den el fruto esperado,
ni siquiera los que están ubicados en rutas turísticas, en los cuales en la última década el
gobierno estatal ha hecho las mayores inversiones, como es el caso de Teabo, Mama y
Oxkutzcab, entre otros. Si bien se invierte en la materialidad de los edificios, cuestionable
en la mayoría de los casos, no media un plan integral de conservación que los vincule a la
población de una manera dinámica que ayude a su conservación, difusión y valoración.
(Figura 5)

En los casos en donde la restauración se ha podido llevar a cabo, el mantenimiento del


edificio corre por cuenta de la institución eclesiástica, quien al no contar con un manual de
mantenimiento al terminarse la obra, realiza los trabajos con personal no capacitado y
materiales y técnicas no adecuados, que sólo contribuyen al deterioro de los inmuebles.

La custodia dada a los sacerdotes no ha sido del todo beneficiosa, generalmente efectúan
las intervenciones sin ningún estudio previo y sin profesionales que los asesoren o guíen,
aunque cuentan con la Comisión Diocesana de Arte Sacro, en muchos casos no recurren
a esta instancia, ya que consideran que ellos junto con su “contratista” pueden realizar las
intervenciones, los resultados suelen ser irremediables ya que mutilan, desvirtúan y
atentan contra la seguridad de las edificaciones, lo que las ha llevado a su
desvalorización.

Existen otras instancias que actúan sobre este patrimonio en Yucatán, es el caso de
“Adopte una obra de Arte” y el Fomento Cultural Banamex, quienes en la últimas década
han invertido en bienes muebles e inmuebles religiosos, sus intervenciones suelen estar
dirigidas a patrimonio con potencial turístico, su impacto en general ha sido positivo,
aunque también cuestionable en algunos casos sus criterios de intervención y ejecución
de obra en Yucatán.

Impacto en los grupos sociales

Las acciones del gobierno estatal efectuadas en el patrimonio religioso han estado
encaminadas a mantener los templos, olvidándose de los anexos en la mayoría de los

74
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

casos, lo que ha originado un desinterés y desvalorización por parte de la población de


buena parte de los inmuebles religiosos, situación que la propia institución religiosa ha
fomentado al considerar muchos de estos espacios obsoletos para las funciones actuales
y en vez de rescatar estos espacios construyen otros dentro de los conjuntos con
materiales y sistemas constructivos actuales, propiciando su abandono, destrucción e
invasión de los predios.

Intervenciones como la del inmueble religiosos de Tixcacaltuyub en la década de los 70s-


80s por la SAHOP10, actualmente abandonado y en ruinas, en el cual la inversión no se
nota, ha impactado de manera negativa en la población, quienes lejos de valorar la
edificación la saquean.

Sin embargo, intervenciones como es el caso del conjunto religioso de Uayma en 2005 o
Dzemul en 201211, han tenido un impacto positivo en la población, no sólo en la
valoración del inmueble religioso sino ha contribuido al mejoramiento del entorno urbano,
lo que ha propiciado mayor afluencia turística y por ende derrama económica, lo que se
ve reflejado en el cuidado y mantenimiento de edificaciones y calles. (Figura 6)

Figura 6. Iglesia de Dzemul


Tomado de: M. Ordaz

Es importante mencionar que existen edificaciones religiosas donde sus pobladores,


prefieren no informar sobre sus actuaciones en los edificios ya que ven al INAH como un
órgano de impedimento y atraso, lo que repercute de manera negativa ya que
generalmente no cuentan con personal capacitado que los asesore.

Existe la problemática que mucho de este patrimonio se encuentra en sitios donde la


población no tiene recursos y las instancias gubernamentales, en su escala de prioridades
no se encuentra estos inmuebles, por lo que no lo toman en cuenta a pesar de una clara
exposición de sus beneficios directos para la población, quienes toman la iniciativa y bajo
sus múltiples esfuerzos mantienen en uso la edificación, es el caso de Tixhualactun con
riesgo de pérdida total. (Figura 7)

En los últimos años con recursos del gobierno en diferentes poblados los Ayuntamientos
construyen canchas techadas en los parques frente a las iglesias o anexos a éstas, las
cuales están dañando la imagen de estas edificaciones, acciones que en algunas

10
México-SAHOP, Desarrollo Urbano de México, Restauración, p. 46
11
Conjuntos religiosos Intervenidos con recursos del gobierno estatal

75
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

ocasiones son denunciadas por los pobladores, tal es el caso de los pobladores de Sudzal
que realizaron un plantón frente a la construcción de un techo de estructura metálica para
una cancha de usos múltiples que el Ayuntamiento construye frente a la iglesia. (Figura 8)

Figura 7. Iglesia de Tixhualactún en el municipio de Valladolid


Tomado de: M. Ordaz

Figura 8. Huecos para la cimentación de la estructura metálica que se construye ante


la iglesia de la Asunción en el poblado de Sudzal, Yucatán
Tomado de: Diario de Yucatán, Ciudadanos y comunidades, diciembre 17 de 2013

Un caso diferente tienen las edificaciones religiosas del género hacendario de propiedad
privada, que por mucho tiempo estuvieron abandonadas pero cuya capilla siguió
funcionando; actualmente restauradas por los nuevos dueños para fines turísticos, la
problemática ya no radica tanto en los criterios de intervención sino en el uso social del
patrimonio, ya que estas edificaciones en su origen creadas para unificar a la población
de y en torno a la hacienda se ha visto desprovista de este espacio, impactando de
manera negativa en la población y obligándolos a crear otro espacio y a sustituir la
imagen de su santo patrono, se han llegado a crear serios conflictos entre los pobladores
y los nuevos dueños, afectando las actividades y tradiciones religiosas de la población, se
pueden citar casos como el de las capillas de las haciendas de Xcanatún y Tixcacal en el
municipio de Mérida, San Antonio Millet en el municipio de Tixkokob, entre otros.

76
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Conclusiones

Actualmente debido al abandono, la falta de mantenimiento, el poco o nulo


aprovechamiento de los espacios, la poca importancia y valoración de quienes utilizan los
espacios, usos incompatibles, inadecuadas intervenciones, ocasionan que tengan un
acelerado proceso de deterioro, que derivan en la pérdida total o parcial de este
irremplazable patrimonio.

Por otro lado la política estatal parece no haber llegado a comprender las verdaderas
posibilidades y efectivos resultados que el manejo y puesta en valor de sitios en medios
rurales pueden proporcionar y cuando así es los acuerdos de competencias entre el
Estado y las entidades locales relativos a la tutela y la valoración de los bienes culturales,
permanece como un problema todavía irresoluto en gran medida.

No se cuentan con proyectos integrales de reutilización y conservación por lo que al


intervenirlos se les deteriora más y se le cambia su esencia formal y espacial y muchas
veces funcional y estructural, desaprovechando su alto potencial.

También es importante mencionar que el mal manejo que se ha hecho de este patrimonio
por parte del clero, debido a una falta de conocimiento del valor del patrimonio que
conlleva al deterioro de los mismos por falta de mantenimiento, la construcción de
espacios sin respetar la espacialidad del conjunto, así como la utilización de sus espacios
para usos incompatible, lo han llevado a su desvalorización y un impacto negativo en la
población

Podemos darnos cuenta que en la mayoría de los casos, no es clara la responsabilidad


de quien es dueño y de los que lo tienen bajo su custodia y mucho menos existe un
control del tipo de acciones por parte de la Institución gubernamental encargada de ellos.
Por otro lado la normatividad existente no obliga, ni compromete, tan solo recomienda en
sus intervenciones a los principales actores del ámbito patrimonial eclesiástico, lo que
repercute de manera negativa sobre este patrimonio.

Bibliografía

CHICO Ponce, Pablo (Coord.), Atlas de procesos territoriales de Yucatán, Mérida, México,
Universidad Autónoma de Yucatán, 1999

Gobierno del Estado de Yucatán, Programa estatal de Preservación del Patrimonio


Cultural Arquitectónico, Diario Oficial, No. 29,929, Mérida, Yucatán, 24 de julio de 2003,
pp. 62-63
México-SAHOP, Desarrollo Urbano de México, Restauración, México, Secretaría de
Asentamientos Humanos y Obras Públicas, 1982

México-SHCP, Catálogo de Construcciones religiosas del Estado de Yucatán, México,


Talleres gráficos de la nación, 1945

OJEDA Godoy, Luis, Capillas de haciendas de Yucatán. Proceso y evolución: de la


colonia al siglo XIX, Tesis para optar a la Maestría en Arquitectura, Facutad de
Arquitectura de la UADY, 2001

ORDAZ Tamayo, Marisol, “La constructividad de la bóveda de rollizos” en El espacio


habitable. Memoria e historia, San Luis Potosí, Universidad Autónoma de San Luis Potosí,
2012, pp. 321-336

77
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

PAREDES Guerrero, Blanca, coord., Arquitectura de las haciendas de Yucatán, México,


Fomento Cultural Banamex-FAUADY, 2006

TZAB Sánchez, Carolina, La reutilización como alternativa de restauración y conservación


de los ex conventos franciscanos de la época colonial en Yucatán, tesis para optar a la
Maestría en Arquitectura, Facultad de Arquitectura de la UADY, 2007

Páginas Web:

Diario de Yucatán, Ciudadanos y comunidades, diciembre 17 de 2013


http://yucatan.com.mx/yucatan/un-domo-tapara-la-iglesia-del-siglo-xvi-en-sudzal

78
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Impactos de las teorías (disciplinares, inter, multi y transdisciplinares) y de los


marcos jurídico--‐normativos en las prácticas de la conservación del patrimonio.

Paradojas y realidades en la gestión de los centros históricos en México:


Los planes de manejo; ¿instrumentos normativos o un glosario de buenas
intenciones?

Carlos Alberto Hiriart Pardo1

Resumen
En la actualidad las ciudades históricas enfrentan dinámicas funcionales que producen
diversos impactos, positivos algunos, y en la mayoría de los casos negativos, en los cuales
se han intensificado las repercusiones destructivas en el patrimonio urbano arquitectónico,
ante la ausencia de una visión de manejo y gestión integral, que en el contexto internacional
se ha enmarcado en la figura del Plan de Manejo. En México esta realidad se endurece por
posturas radicales, una legislación federal obsoleta en la materia y lagunas legales que
confrontan la normatividad y atribuciones que tienen constitucionalmente los diferentes
niveles de gobierno.

A partir del año 2004, estos programas de planificación y administración holística del
territorio urbano patrimonial han sido adoptados como elementos estratégicos por el Centro
del Patrimonio Mundial de la UNESCO. En México, es a partir del 2006 (Plan UNESCO-
Xochimilco) que se implementa la figura del Plan de Manejo para los conjuntos históricos.
Inicialmente fueron impulsados fuertemente porel gobierno federal a través de la Secretaria
de Desarrollo Social (SEDESOL) hasta finales del año 2013,destacando como visión “ […]
que en el largo plazo contribuyen a potencializar las capacidades de desarrollo ante las
presiones económicas y sociales que supone el uso racional de la misma ciudad
patrimonial”2. Sin embargo (en el contexto mexicano) la elaboración, aprobación y operación
eficiente de los Planes de Manejo se ve limitada y en muchos casos queda como un glosario
de buenas intenciones, ante el desconocimiento del soporte que pueden otorgar como
herramientas de planificación integral, para hacer frente a las tensiones y conflictos
derivados de procesos urbanos, factores económicos, sociales, de seguridad, turísticos, de
riesgo (natural y antrópico), de presión inmobiliaria o de pérdida de habitabilidad.
Esta contribución pretende establecer una reflexión de la realidad actual que tiene la gestión
de las ciudades mexicanos que son patrimonio mundial. Tomando como caso de estudio el
Centro Histórico de Morelia (CHM-UNESCO-1991), metodológicamente se analizara el

1
Vicepresidente del ICOMOS Mexicano. Profesor Investigador Tiempo Completo, División de Estudios de Posgrado,
Facultad de Arquitectura de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), charlyhiriart@hotmil.com
2
SEDESOL, Guía metodológica para la formulación, seguimiento y evaluación de planes de manejo para las ciudades
mexicanas patrimonio de la humanidad y los centros históricos y patrimoniales del país, Secretaria de Desarrollo Social,
México, 2010, p. 4.

79
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

modelo desarrollo y gestión territorial que ha prevalecido (desde el 20013), las vicisitudes, la
operatividad, falta de coordinación institucional y la desvinculación que tienen los Planes de
Manejo con otros instrumentos normativos dentro del marco legal para la gestión y
conservación de las ciudades históricas mexicanas. El objetivo generales plantear diversas
reflexiones a partir de un análisis objetivo -teórico y práctico- de la instrumentación de los
planes de manejo en México y en particular el del CHM,para comprender lo complejo del
proceso, identificar las fortalezas que se tienen y sobre todo dilucidar como los Planes de
Manejo deberían constituirse en un instrumento obligatorio dentro de la administración
municipal, para la conservación y gestión integral de las ciudades patrimoniales en México.
I. Introducción.
En México, los conjuntos, ciudades y poblados históricos, como localidades vivas,
adquieren, día con día, un reconocimiento, como elementos que pueden contribuir al
desarrollo cultural sustentable y a propiciar también progreso económico de la población
residente, por tales motivos, los gobiernos responsables y diversos actores públicos y
privados están asumiendo de manera más comprometida la tarea de gestionar y conservar
el patrimonio edificado que guardan estos espacios urbanos históricos, en virtud del
trascendental rol que tiene vinculados con la sociedad que los habita, los utiliza y los visita
con fines diversos como el ocio y el turismo cultural.

Sin embargo, actividades múltiples generan dinámicas funcionales que producen diversos
impactos, positivos algunos y en la mayoría de los casos negativos, motivados por los
fenómenos económicos, sociales, urbanos y turísticos, que influyen en la conservación y
protección del patrimonio urbano arquitectónico, los cuales se vienen intensificando, con
repercusiones destructivas, ante la ausencia de una visión de manejo y gestión integral, que,
en el contexto Latinoamericano y del Caribe, se endurece inflexiblemente por posturas
radicales y lagunas legales que, como es el caso de México, confrontan cotidianamente a la
legislación y normatividad que establecen los diferentes niveles de gobierno, ante la
carencia o escasez de un sistema de gestión, regulación y seguimiento integrado, objetivo y
metódico, que fortalezca y coordine, dentro de una marco legal incluyente, la planificación
urbana, las normas de conservación patrimonial, la gestión del turismo y la administración
de la ciudad, con programas de manejo y actuación integrales establecidos ordenadamente
en las ciudades patrimoniales.
Es dentro de este contexto, que en los últimos 20 años en el ámbito internacional y hace
aproximadamente diez años, en el contexto nacional, que aparece una instrumento
novedoso, propositivo y esencial en la actualidad, para desarrollar una conservación integral
y sustentable, social y culturalmente de la ciudad histórica, los denominados Planes de
Manejo o Planes de Gestión para los sitios y conjuntos del patrimonio cultural urbano y
edificado.
Como problema a plantear y desarrollar en esta participación, se pretende reflexionar sobre
como la elaboración, implementación, aprobación y operación eficiente de los Planes de
Manejo se ve limitada, y en muchos casos queda como un glosario de buenas intenciones,
3
En el año 2001 fue aprobado por el Cabildo del H. Ayuntamiento de Morelia el Programa Parcial de Desarrollo
urbano del Centro Histórico de Morelia.

80
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

ante la falta de comprensión, de los actores públicos sobre la relevancia y el apoyo que
pueden otorgar, como herramientas de planificación estratégica, para hacer frente a las
tensiones y conflictos derivados de procesos urbanos, factores económicos, sociales, de
seguridad, turísticos, de presión inmobiliaria o de pérdida de habitabilidad, factores que en
su conjunto generan problemas de dimensiones variables, que cotidianamente deben -o
deberían- ser atendidos eficientemente por los responsables de la gestión pública y de la
conservación patrimonial de los centros históricos, en particular por las instituciones
encargadas del gobierno federal conjuntamente, y de la mano, con las administraciones
municipales, para propiciar la formulación, puesta en operación y evaluación de políticas
públicas integrales para el desarrollo sustentable y concertado de los conjuntos históricos.

II. El manejo y sustentable de la ciudad histórica: ¡Una realidad y responsabilidad


incuestionable!

El manejo y gestión eficiente del patrimonio cultural y en particular de las ciudades históricas
adquiere, una mayor relevancia dentro del contexto global, motivo por el cual los gobiernos
de distintos países asumen de manera más comprometida, la tarea de gestionar, conservar
y preservar el patrimonio edificado que guardan sus distintos espacios urbanos históricos,
destacando por diversas razones, las ciudades que ostentan el reconocimiento que otorga la
UNESCO como parte del Patrimonio Cultural Mundial.

María García Hernández, señala como los problemas que afectan al amplio y heterogéneo
grupo de ciudades patrimonio mundial son de naturaleza diferente, “por lo cual intentar
trabajar de manera conjunta sobre realidades urbanas tan dispares resulta, a priori, una
terea inabordable”4, destacando también como los planteamiento que hacen los documentos
internaciones, doctrinales y normativos, así como las recomendaciones de organismos como
el ICOMOS y la de la UNESCO, en relación con la “conservación integral” de los conjuntos
urbanos patrimoniales, es todavía “una utopía difícil de alcanzar”5, aún en el caso español,
situación que consideramos se deriva de la compleja relación que plantean los ejes de los
ejes de actuación; manejo eficiente-conservación patrimonial-desarrollo sustentable,
en particular en países como México, que tiene enredadas relaciones y visiones, en los
diferentes ámbitos de competencia que conforman el marco normativo y de competencia
legal en administración urbana y la conservación patrimonial.

La motivación y la respuesta al compromiso institucional de conservar el patrimonio urbano


arquitectónico es una realidad y responsabilidad incuestionable, para atender de las mejor
manera posible los problemas, presiones y amenazas originados por la evolución del
enclave histórico, que vienen aparejado con las exigencias de la vida actual, exteriorizada
por múltiples factores y el crecimiento territorial desmedido, generando –especialmente en
los países en desarrollo– problemas urbanos y sociales de dimensiones descomunales,

4
García Hernández María, “Las ciudades Patrimonio Mundial. Problemas y perspectivas” en Soluciones
Sostenibles para las Ciudades Patrimonio Mundial, Actas del Simposio Internacional, Fundación del Patrimonio
Histórico de Castilla y León, Valladolid, 2010, p.25.
5
Ibidem.

81
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

dentro de los cuales –como es el caso de México- el desarrollo sustentable de la población


que habita esas zonas patrimoniales a quedado rezagado ante la ausencia de procesos
integrales en la administración de la ciudad patrimonial, propiciando la falta de empleo, una
anacrónica infraestructura urbana, la presencia de sistemas de transporte obsoletos y
altamente contaminantes y la ausencia de políticas públicas eficaces y estímulos para
fortalecer el uso habitacional y, sobre todo, que impulsen la conservación y rehabilitación
racional del patrimonio arquitectónico a la par de las dinámicas económicas, como es la
función turística cultural, otorgada mundialmente a los centros históricos y, promovida
agresivamente en los sitios y ciudades históricas mexicanas.

La gestión y manejo de una ciudad patrimonial con un valor universal excepcional, como es
el caso la ciudades Mexicanas Patrimonio Mundial o de los conjuntos vernáculos y
poblaciones históricas reconocidos formalmente como Zonas de Monumentos Históricos
(ZMH) por la legislación mexicana6, requieren de instrumentos flexibles y legalmente
soportados, que motiven y fundamenten estrategias publicas y herramientas para propiciar
un adecuado manejo del territorio histórico con sus diversos componentes y dinámicas
funcionales, tomando en cuenta sus actividades permanentes, detonadas por su carácter de
“centro histórico vivo” y enclave de la vida económica, política, social, cultural y turística de
la ciudad misma.

Hasta finales de la década de los años ochenta, los sitios inscritos en la Lista del Patrimonio
Mundial no contaban con mecanismo e instrumentos de gestión puntuales como
herramientas, que actualmente resultan esenciales para el manejo y conservación integral
de los bienes. Nuria Sanz, refiere como a partir de la nueva redacción e implementación de
las Directrices Operativas de la Convención del Patrimonio Mundial de febrero de 2005 y de
las guías establecidas por los Informes Periódicos, “los lugares inscritos están comenzando
en ponerse al día con un requisito que resulta esencial para la conservación integrada del
sitio: Los Planes de Manejo/Gestión.”7

Los retos para el manejo de la ciudad histórica, no son nada sencillos actualmente, se debe
superar inicialmente la problemática urbana arrastrada por décadas y que en pleno siglo
XXI, nos confronta con ciudades que acumulan sobrepoblación y rezagos de un
planeamiento y ordenamiento territorial insostenible, en los cuales sus corazones urbanos,
identificados en la mayoría de los casos como centros históricos y administrativos, llevan la
mayor carga y reflejan los problemas cotidianos de movilidad vehicular y de transeúntes, la
accesibilidad limitada para personas con capacidades diferentes y, en muchos casos, un
flujo turístico que presiona y trasforma a la ciudad favoreciendo los cambios de uso del suelo
la especulación urbana y la pérdida de habitabilidad; sumando a todo esto la necesidad y
obligatoriedad de conservar y recuperar sustentablemente el patrimonio edificado.

6
Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos, publicada en el Diario Oficial
de la Federación el 6 de mayo de 1972.
7
Sanz, Nuria, Turismo, “Cambio Cultural y Patrimonio Mundial” en Troitiño Vinuesa Miguel Ángel (Ed.),
Ciudades Patrimonio de la Humanidad, Turismo y Recuperación Urbana, Universidad Internacional de
Andalucía-Junta de Andalucía, Sevilla, 2008, p. 48

82
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

En este contexto, habitual en los centros históricos latinoamericanos y en México, se


plantea como una escenario impostergable, generar inercias para lograr un manejo
adecuado y sustentable de la ciudad histórica, en un esfuerzo que rebase la “utopía” y
transité para establecer un realidad de gestión y trabajo coordinado, premisa que debería
ser fundamental y obligada como eje de actuación; sin embargo, desarrollar este
postulado como una política pública efectiva, no es nada fácil, sobre todo ante la
falta de una legislación fuerte y conciliatoria, que fortalezca a los ayuntamientos y no
propicie vacios legales y competencias absurdas e irracionales en los proceso de manejo,
conservación y recuperación del patrimonio urbano arquitectónico.

III. Los planes de manejo como instrumentos de gestión y protección del


patrimonio cultural edificado.

El concepto de Plan de Manejo no es nuevo y proviene originalmente de los


trabajo de interpretación y manejo estratégico de los recurso naturales realizados por el
Servicio de Parques Naturales en los Estados Unidos de América en la década de 1920,
en particular en el Parque de Yosemite, el cual fue el primero en ofrecer a los visitantes
servicios y actividades para un conocimiento autentico de sus recursos (flora y fauna) a la
vez que se propiciaba una política de conservación y manejo que priorizaba la protección
del patrimonio natural y de las especies animales que habitaban estas reservas.

Pasado el tiempo, este concepto seria incorporado como parte de las pollitas estratégicas
para la conservación del patrimonio cultural, en particular aplicado a los conjuntos,
ciudades y sitios históricos que forman parte del patrimonio cultural Mundial, como un
instrumento complementario a los planes de ordenamiento territorial del espacio urbanos
patrimonial, identificados en México como Programa Parcial de Desarrollo Urbano del
Centro Histórico; Plan Maestro de Rehabilitación Integral, en el caso de cuba y otros
países latinoamericanos; o los Planes Especiales de Rehabilitación Urbana, en el caso de
España.

83
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Imagen 1. Metodología CMAP para evaluar la efectividad de manejo en Áreas Protegidas.


Fuente:http://cms.iucn.org/about/union/commissions/wcpa/wcpa_puball/wcpa_bpg/?375/Evaluating-
Effectiveness-A-framework-for-assessing-management-of-Protected-areas-2nd-Edition

En el contexto internacional, los Planes de Manejo (PM) son instrumentos de gestión, que
de manera operativa establecen directrices, acciones programas y proyectos para poner en
práctica políticas de actuación en áreas protegidas, como son en los Centros Históricos.
Surgen de un diagnóstico integral y exhaustivo, basado en el estudio y el análisis de las
problemáticas y particularidades que estos enclaves presentan desde lo social, lo
arquitectónico, lo económico, lo urbano, lo ecológico y lo cultural. Los PM consideran
también la complejidad y dinamismo del Centro Histórico y su entorno inmediato (zona de
amortiguamiento), involucrando tanto a los actores públicos como privados, analizando y
evaluando los diversos factores que influyen en la conservación del sitio y que deben estar
contemplados para la identificación y evaluación de prioridades de actuación, defiendo
claramente los objetivos y responsabilidades de los actores involucrados en los diferentes
programas y proyectos que se puntualizan las principales líneas de acción para un
conservación integral de la zona patrimonial, siempre apoyados y dentro de un marco legal
eficiente.

Ante diverso escenarios conflictivos de gestión que representaban amenazas para la


conservación de los conjuntos históricos, identificados desde el 1er Informe Periódico del
Estado de Conservación de los Sitios Patrimonio de la Humanidad, presentado en 2002; el
Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, en octubre del 2004, durante la XXVIII

84
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

sesión celebrada en Cartagena de Indias, Colombia, presentó el Plan de Acción para el


Patrimonio Mundial de la Región de América Latina, documento que concedió una serie de
responsabilidades a los Estados Parte, como responsables de la conservación y
administración de los sitios declarados, impulsando, como una prioridad de sus acciones
estratégicas, la formulación, conclusión y revisión de los planes de manejo8 de los sitios
inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial, sustentándose en lo establecido en las
directrices y compromisos adquiridos para asegurar una protección eficaz de los bienes,
estableciendo también la responsabilidad de los Estados (incluidos su diferentes niveles de
gobierno) para integrar grupos y unidades de gestión a fin de realizar, metodológicamente y
a partir de indicadores, un monitoreo y la evaluación efectiva de los Sitios del Patrimonio
Mundial.

Hasta el año de 2005, contar con el Plan de Gestión de un Sitio candidato a ser inscrito en la
Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO era deseable, actualmente se constituye como
un documento obligatorio y se les considera un instrumento que contiene indicadores
básicos para identificar la capacidad que tiene un Estado (gobierno nacional o municipal) de
garantizar la conservación de un sitio propuesto, ya que su elaboración implica un
diagnostico detallado y, a partir de este, la generación de respuesta y atención a los
requerimientos de protección y administración eficiente del bien, permitiendo acceder a
información sumamente valiosa para definir el estado de conservación, identificando su
problemática y potencialidades. El Plan está constituido por programas de los que se
deducen objetivos que son traducidos en acciones concretas cuyos resultados pueden ser
medidos y evaluados, funcionando como una herramienta de control y medición, pudiéndose
detectar las potencialidades y los problemas y de esta forma, elaborar las propuestas que
permitirán un cambio cualitativo en las tendencias de corto, medio y largo plazo.

Para el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, y de acuerdo a las Directrices


operativas de la Convención redactadas en 2005, un plan de manejo/gestión en general
debe9:

 Garantizar la sostenibilidad del valor universal excepcional y sus condiciones de


integridad y autenticidad,
 Establecer las medidas legislativas que garanticen la salvaguarda del bien;
 Explicitar las formas de gobernabilidad y la aplicación de las medidas consideradas
para la conservación integral del bien, considerando a la comunidad local, los
responsables públicos de la conservación y a todos los acores que toman decisiones
respecto al bien
 Construir procesos de colaboración para consensuar valores y visiones de desarrollo
que permitan prolongar la integridad y cuidar la transmisión autentica de sus significados.
 Garantizar el respeto completo al marco legal local, desde el cual se articula la
gestión o manejo y propiciar la incorporación de los instrumentos de planificación y
normatividad que fueran necesarios.

8
Estos instrumentos son definidos en inglés como menagement plans.
9
Ibid. p. 48

85
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

 Garantizar un conocimiento compartido y exhaustivo del bien por parte de todos los
agentes implicados.

A partir del marco de referencia antes señalado, en México, instituciones como la


Secretaria de Desarrollo Social (SEDESOL)10, responsable del desarrollo urbano de los
centros de población en México, incluidos los centros históricos y tradicionales y el
Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), han venido impulsando la
elaboración de estos instrumentos normativos y de gestión del espacio patrimonial, en
particular en las ciudades mexicanas inscritas en la lista del patrimonio mundial11, las
cuales en la mayoría de los casos no cuentan aún con este instrumento, a pesar de que
se constituye como una herramienta de gestión, desde 2005, comprometida para el
reporte del 2º Informe Periódico del Estado de Conservación de los sitios, que se
presentara en 2013 al Comité del Patrimonio Mundial.12

Ilustración 2. SEDESOL, Fases de elaboración de un Plan de Manejo de Centro Histórico.


Fuente: Guía para la formulación, seguimiento y evaluación de Planes de Manejo para las
Ciudades Mexicanas Patrimonio de la Humanidad y los centros históricos y tradicionales del país,
SEDESOL-Subsecretaria de Desarrollo Urbano y Ordenación del Territorio/Dirección General de
Desarrollo Urbano, México, 2010, p. 8.

En México, la gestión de los centros históricos ha tomado una relevancia trascendental en la


planeación urbana nacional, representando un desafío permanente para las autoridades
municipales y un reto para los gobiernos federal y estatal quienes han vinculado diverso
procesos y acciones de para buscar el supuesto y anhelado “desarrollo sustentable” en los

10
La SEDESOL en el año de 2012 con el cambio del Gobierno Federal se transformó en la la Secretaría de Desarrollo
Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu). En la transición diversos programas como Habitat, Centros Históricos, y lo
referente a los Planes de Manejo y los Programas Parciales de Desarrollo Urbano de Centros Históricos, entre otros,
pasaron a la Subsecretaria de Desarrollo Territorial y Urbano.
11
García Del Castillo, Rodolfo (Coordinador), Guía para la formulación, seguimiento y evaluación de Planes de Manejo
para las Ciudades Mexicanas Patrimonio de la Humanidad y los centros históricos y tradicionales del país, SEDESOL-
Subsecretaria de Desarrollo Urbano y Ordenación del Territorio/Dirección General de Desarrollo Urbano, México, 2010.
12
UNESCO, Plan de Acción para la Conservación del Patrimonio Mundial en América latina 2004-2014, Adoptado en
Cartagena de Indias, Columbia, en XXVIII Sesión del Comité del Patrimonio Mundial, octubre de 2004 (Decisión 28 COM
16).

86
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

conjuntos patrimoniales, vinculado principalmente la función turística que se estableció como


prioridad nacional desde el año 2002.

Por otra parte el INAH, como institución responsable de la protección del Patrimonio cultural
histórico y arqueológico, a partir del año 2006 impulsó estrategias para desarrollar y operar
Planes de Manejo en zonas arqueológicas, museos bajo su resguardo y en algunos
monumentos históricos emblemáticos que quedan en su jurisdicción, estableciendo
directrices generales, al interior de sus estructuras institucionales, y programas de
concertación interinstitucional para elaborar estos documentos, sin intervenir directamente
en los centros históricos, en virtud de la responsabilidad que le confiere la Constitución
Mexicana a los Ayuntamientos y a la SEDESOL, para normar el desarrollo urbano y los
cambios de uso del suelo en los asentamientos humanos de México.

Dentro de los alcances cualitativos que estableció la Dirección de Operación de Sitios del
INAH13 como metas en este proceso en su momento destacan:

 Establecimiento de mecanismos de articulación entre las dependencias del sector


público federal, los gobiernos locales, los diversos grupos sociales y la sociedad
civil
 Creación de ámbitos y canales que promueven la protección y aprovechamiento
del patrimonio cultural en el marco de la vida del municipio y de la región
 Generación de estrategias y acciones de conservación y uso del patrimonio
cultural con perspectiva integral y de largo alcance que contribuya al desarrollo
sustentable de los Municipios.
 Involucramiento de las áreas centrales y de los Directores de los Centros INAH en
los Procesos de Planeación para la integración de Planes de Manejo
 Institucionalización de los Planes de Manejo como instrumentos de gestión
 Establecimiento de Indicadores de Gestión del Patrimonio Cultural
 Capacitación de cuadros especializados para el manejo del patrimonio cultural

En el marco de las líneas de actuación que establecieron estas dos instituciones del
Gobierno Federal en México, al final de la década del año 2000 se van a generar e impulsar
políticas públicas para desarrollar los Planes de Manejo, como programas de trabajo para la
gestión del patrimonio, y, aparentemente en un marco de corresponsabilidad institucional
bien intencionado pero poco eficiente en la práctica, destacando, como el INA, o la
SEDESOL (actualmente SEDATU) muy poco han esfuerzo hecho para plantear iniciativasde
cambios y propuestasal ámbito legar vigentea las cámaras de diputados y senadores. para
generar reformas que contribuyan institucionalizar los Planes de Manejo, como instrumentos
normativos que puedan ser operados desde el ámbito municipal, insertándolos en los
marcos legales que correspondientes, como son: La Ley General de Asentamientos
Humanos y la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e
Históricos. En la actualidad el escenario que prevalece esta generando í muchas

13
Perea José Luis, Planeación para el manejo de ciudades históricas, Dirección de Operación de Sitios del INAH, 2006,
Presentación Power Point.

87
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

ambigüedades, conflictos de atribuciones, pero sobre todo un cúmulo de buenas


intencionesen los programas que se han desarrollado y que han sido formalmente
aprobados (Querétaro, Oaxaca y el centro histórico de la Ciudad de México y Xochimilco),
que se confrontan con la gestión que día a día se da en los contextos locales, municipios, en
donde el patrimonio urbano arquitectónico recibe más presiones por las razones que ya se
han abordado anteriormente.

Imagen 3. Portada de la Guía para la Imagen 4. INAH, Modelo de


formulación, seguimiento y evaluación de Corresponsabilidad en los Planes de
Planes de Manejo para las Ciudades Mexicanas Manejo (2006).
Patrimonio de la Humanidad y los centros
históricos y tradicionales del país, SEDESOL,
2010.

V. Conflictos de intereses y operatividad de los planes de manejo en el contexto


mexicano.

La SEDESOL (hasta el año 2013), en la Guía para la formulación, seguimiento y evaluación


de Planes de Manejo para las Ciudades Mexicanas Patrimonio de la Humanidad y los
centros históricos y tradicionales del país, publicada en 2010, como documento
metodología, para impulsar la elaboración de los Planes de Manejo en el contexto nacional,
reconoce la existencia de 57 Centros Históricos con decretos específicos como Zona de
Monumentos Históricos (ZMH), otorgados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia
(INAH), 139 Centros Históricos (que no poseen decreto de ZMH) identificados por la
Dirección General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural del Consejo Nacional
para la Cultura y las Artes (CONACULTA), 32 localidades consideradas como “centros
tradicionales” de acuerdo con la Secretaría de Turismo (SECTUR) y reconocidas como
“Pueblos Mágicos” y, conforme a las directrices de la Dirección General de Desarrollo
Urbano y Suelo de la SEDESOL, identificando además, 129 localidades (mayores a 50,000

88
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

habitantes) integrantes del “Sistema Urbano Principal” del Sistema Urbano Nacional así
como 56 zonas metropolitanas.

Este universo de 228 localidades, patrimoniales en diferentes escalas, representa un gran


reto para y elaboración de los Planes de Manejo, como instrumentos complementarios de
gestión territorial, dentro los niveles y de planeación establecidos puntualmente en la Ley
General de Asentamientos Humanos, sobre todo ante las contradicciones legales que se
dan y que no permiten lograr eficazmente lo que la propia SEDESOL pretende, más como
una buena intención, en el sentido de “establecer medidas capaces de proporcionar certeza
jurídica en materia de protección del patrimonio material e inmaterial, para evitar o minimizar
los impactos no deseados derivados de las acciones que en ellos pudiera realizarse”14

14
García Del Castillo, Rodolfo (Coordinador), Guía para la formulación, seguimiento y evaluación de Planes de Manejo
para las Ciudades Mexicanas Patrimonio de la Humanidad y los centros históricos y tradicionales del país, […], Op. Cit. p.
5

89
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Al día de hoy, de la diez ciudades mexicanos inscritas en la lista del Patrimonio Cultural de
la UNESCO, solamente tres tiene elaborado y formalmente aprobado, por el Cabildo
Municipal, su Plan de Manejo; escenario que presenta una paradoja entre los buenas
propósitos y la realidad político administrativa que prevalece en la gestión de los sitios
patrimoniales, frente a una Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas,
Artísticos e Históricos centralizada operativamente en el Instituto Nacional de Antropología e
Historia (INAH), con frágiles delimitaciones temporales, compleja y desarticulada en diversos

90
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

sentidos (aspectos de inconstitucionalidad), que por sus vacios legales muy poco contribuye
y se confronta cotidianamente con las competencia municipales en los procesos de
planificación del territorio patrimonial y de los conjuntos urbanos históricos.

A la situación antes señalada podemos sumar, en una crítica constructiva al INAH que es
pública, además de prácticas anquilosadas y conflictos institucionales, actitudes personales
y un corporativismo sindical arcaico, pero muy destructivo, que vive en permanente
confrontación con la sociedad civil, los profesionistas y las autoridades locales, limitando y
no reconociendo ni apoyando, en muchos casos, la gestión coordinada para resolver
problemas urbanos, detener la pérdida del patrimonio y atender las diversas dinámicas
funcionales que se dan en los procesos de manejo y administración del espacio histórico
bajo la tutela de los ayuntamientos, que en la mayoría de los casos viven confrontados, con
razón o sin ella, con el INAH, como institución responsable de la conservación de patrimonio
cultural del Estado Mexicano.

Imagen 5: Imagen tomada del Imagen 6. Alerta de colapso del patrimonio


Periódico El Informador de habitacional en el centro histórico de Morelia.
Guadalajara, lunes 9 de julio Fuente: Imagen del Periódico la Voz de
del 2012. Michoacán, Primera Plana, 1o de junio del 2012,
Fotografía de Samuel Herrera Jr., Morelia, 2012.

91
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Por otra parte la SEDESOL en su Programa Hábitat dentro de la vertiente Centros


Históricos, informó en el 2008, que durante el periodo comprendido entre 2004 y 2007 aplico
la cantidad de $185 millones pesos en 135 acciones desarrolladas en las ciudades
patrimonio de la Humanidad15, sin que los programas Parciales de Desarrollo Urbano y la
elaboración y aprobación de Programas de Manejo de las ciudades Históricas figuraran
como una prioridad, dando énfasis a acciones de mejoramiento de imagen urbana y
rehabilitación de espacios públicos, situación que a la fecha actual no ha cambiado, ante la
constante demanda de recursos por parte de laos municipios y en particular de la Asociación
de Ciudades Mexicanas Patrimonio de la Humanidad, para realizar prioritariamente obras de
“embellecimiento” y recuperación de espacios urbanos públicos o de apoyo a la
infraestructura turística (Por ej.; la iluminación escénica), antes que orientar parte de los
recurso gestionados para lograr niveles de planeación integral (planes sectoriales,
reglamentos uso de azoteas y de espacios públicos, etc.), que resuelvan problemas
neurálgicos bien identificados, como es el proceso de tercerización y la pérdida de
habitabilidad, que se tiene en la gran mayoría de los centros históricos. .

Imagen 7. Cartel de localización gestión Imagen 8. Cartel de localización e


de la Capilla del Sagrario en la Mezquita- interpretación del de la Mezquita-Alcázar
Catedral de Córdoba, España. Fotografía en la Catedral de Córdoba, España.
de Carlos Hiriart, 2010. Fotografía de Carlos Hiriart, 2010.

15
SEDESOL, Ecos del Desarrollo Urbano, Columna 14, SEDESOL- Dirección General de Desarrollo Urbano y Vivienda,
25 de abril del 2008, p. 1. Consultado en Internet en:
http://www.sedesol2009.sedesol.gob.mx/archivos/802074/file/documentos/14.pdf

92
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Los Planes de Manejo como instrumentos de gestión de la ciudad histórica o de


conjuntos monumentales, son herramientas que han demostrado su eficiencia en el
contexto internacionalpara la recuperación del patrimonio y para mejorar la calidad de
vida de los residentes de los conjuntos históricos. En España, encontramos en diversos
casos de ciudades patrimonialescomo Barcelona,Toledo, Cuenca, Santiago de
Compostela yen conjuntos monumentales religiosos,como es el Plan Nacional para la
Gestión de las Catedrales, que los planes de manejo desarrollados desde una visión
integral y transversal, han contribuido para orientary ordenar las funciones urbanas y a la
vezmitigar la carga turística,estableciendo mejores condiciones de manejo y
ordenamiento territorial de los sitiosy conjuntos patrimoniales. Algunos de los ejemplos
exitosos y emblemáticos han sido el Plan Especial para la Alhambra de Granada y el Plan
de Gestión de la Catedral-Mezquita de Córdoba. Consideramos que el suceso de estas
actuaciones se derivó de una clara competencia legal y una estructura en la cual los
planes de gestión o manejo son plenamente reconocidos y apoyados por el gobierno
nacional y forman parte de las estructuras legales y administrativas de las Comunidades
Autónomas de España, dotando así a los ayuntamientos, de fortalezas, apoyos
económicos y unidades de gestión, también conocidos como Consorcios, que desarrollan
sus actividades con plenas facultades, asumiendo las responsabilidades, logros y
fracasos, dentro de la administración de la ciudad patrimonial.

V. ¿Instrumentos normativos o un glosario de buenas intenciones?

A efecto de ir concertando algunas ideasa manera de conclusiones y reflexionesfinales


dentro de esta participación, debemos reconocer que la SEDESOL y el propio INAH
hanconcretado sobre todo buenas intenciones, más que un eficiente y mayor desempeño
institucional para atender de manera coordinada (ante la descoordinación que prevalece)
con los ayuntamientos las responsabilidades que tiene por encargo de ley para la
conservación y planificación urbana y territorial de las ciudades patrimoniales (SEDESOL
) y la conservación del patrimonio monumental urbano arquitectónico (INAH), sin tener la
capacidad de solventar los problemas diversos, particularmente de la funcionalidad
urbana. Sumado a lo anterior encontramos que no han se tenido la capacidad política de
sumaren una visión transversal a la Secretaria Federal de Turismo, la cual de manera
independiente y desarticulada hasta finalesdel 2013 venía generando conflictos diversos,
confrontaciones ypresiones con programas de promoción turística que banalizan e
impactan directamente en la conservación y gestión sustentable de las ciudades y
poblados patrimoniales, como son Pueblos Mágicos y las Ciudades Mexicanos
Patrimonio de la Humanidad.

El caso del Plan de Manejo del Centro Histórico de Morelia -realizado y concluido a
finales del año 2011,es un buen ejemplo de cómo un instrumento técnico y
normativodetallado y elaborado por un grupo especializado interdisciplinario se convirtió
en una buena intención, el cual al día de hoy, después de 3 años, no ha sido presentado
para su aprobaciónal el H. CabildoMunicipal, habiendo servido para cumplir el
requerimiento de entregar este documento (en noviembre del 2012) al Comité de

93
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Patrimonio Mundial de la UNESCO que se los ha solicitado a los sitiosy ciudades que
forman parte del Patrimonio Mundial Cultural de México.

Consideramos que se debe fortalecer legalmente la figura de plan de manejo, y llevarla


como herramienta de gestión, a un reconocimiento claro y operativo en legislación
mexicana, a la par también de la actualización -en concordancia de funciones y
responsabilidades-de las leyes que norman la conservación del patrimonio, el
ordenamiento territorial, así como el manejo del turismo, que, como actividad económica
y supuesta “palanca para el desarrollo”, plantea también polémicas sociales y en muchos
casos impactos negativos que deben ser evaluados y atendidos, dentro de los programas
de de gestión urbana, de manera clara y sobre todo vinculantes dentro de los tres niveles
de gobierno.

Bibliografía y referencias

García Hernández, María (Coordinadora académica), Soluciones Sostenibles para las


Ciudades Patrimonio Mundial, Actas del Simposio Internacional, Fundación del
Patrimonio Histórico de Castilla y León, Valladolid, 2010.

García Del Castillo, Rodolfo (Coordinador), Guía para la formulación, seguimiento y


evaluación de Planes de Manejo para las Ciudades Mexicanas Patrimonio de la
Humanidad y los centros históricos y tradicionales del país, SEDESOL-Subsecretaria de
Desarrollo Urbano y Ordenación del Territorio/Dirección General de Desarrollo Urbano,
México, 2010.

H. Ayuntamiento de Morelia, Plan de Manejo del Centro Histórico de Morelia (elaborado y


concluido en 2011), Instituto Municipal del Desarrollo Urbano (IMDUM)-SEDESOL,
Morelia, 2014. (En proceso de aprobación)

Ferrer Regales, Manuel, Los Centros Históricos en España; teoría, estructura, cambio,
Gobierno de Navarra-Departamento de Medio Ambiente, ordenamiento del Territorio y
vivienda, Pamplona, 2003, 390 pp.

Troitiño Vinuesa Miguel Ángel (Ed.), Ciudades Patrimonio de la Humanidad, Turismo y


Recuperación Urbana, Universidad Internacional de Andalucía-Junta de Andalucía,
Sevilla, 2008.

UNESCO-WHC, Periodic Report: State of the World Heritage in Latin America and the
Caribbean, 2004, Convention Concerning the protection of the world cultural and natural
heritage, world heritage committee, Twenty- eighth session, Suzhou ( China), 28 June – 7
July 2004. Item 16 of the Provisional Agenda:

UNESCO, Una Experiencia Singular. Valoraciones sobre el Modelo de Gestión integral de


la Habana Vieja Patrimonio de la Humanidad, UNESCO-Oficina del Historiador de la
Ciudad de la Habana, España, 2006, 253 pp.

94
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Hacia la conservación de un patrimonio territorial en la región de Morelia: Las


haciendas y el ferrocarril.

Ma. del Carmen López Núñez1


Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

Introducción
Se busca hacer énfasis en dos de los objetivos del seminario, por un lado y como un
primer paso para promover su conservación, difundir el conocimiento del patrimonio
heredado por la actividad agroindustrial y su situación actual, en particular las haciendas
de la región de Morelia2 y desde el s. XIX la inclusión del ferrocarril como parte de la
dinámica territorial (ver figura 1); y por otro, mostrar la situación actual de dicho patrimonio
y resaltar la necesidad de concebir el patrimonio ubicado en el periurbano de las ciudades
desde su contexto cultural, no solo la arquitectura como objeto, sino el aspecto simbólico
que desde la memoria colectiva se manifiesta en vestigios materiales como elementos
territoriales que pueden ser percibidos en los paisajes, pero también como prácticas
espaciales relacionadas con actividades agroganaderas que perviven hasta la actualidad
den la región; además de responder la pregunta obligada ¿La ampliación del concepto de
patrimonio se ha concretado en la conservación del patrimonio que conforman las
haciendas?

Figura 1: Estación de
ferrocarril de “La Huerta”,
en Morelia y vestigios
arquitectónicos de la casa
grande de la ex hacienda
de Guadalupe, ubicada en
el Valle de Tarímbaro.
Fuente: Ambas
fotografías tomadas por
Ma. del Carmen López
Núñez.

El área periurbana se define en Latino América por ser la interface entre lo urbano y lo
rural, así mismo, como un espacio heterogéneo y de crecimiento acelerado, en donde las
problemáticas sociales y ambientales se intensifican dada la especulación en el mercado
de suelo, ya que existe una incorporación real y potencial de nuevas tierras a la ciudad; 3
ello debido a que los procesos sociales realizados bajo la dinámica del crecimiento de la
ciudad generan nuevas prácticas espaciales, que en muchos de los casos están
relacionadas con el mercado de tierras para la construcción de áreas habitacionales,
alejadas de las relacionadas con actividades agrícolas y ganaderas practicadas de forma
tradicional hasta hace algunas décadas e impulsando la agroindustria. 4

1
Profesora Investigadora de la Facultad de Arquitectura de la UMSNH. maclopezn@gmail.com
2
Se considera como región de Valladolid-Morelia al entorno rural que circunda a la ciudad y que se encuentra
inmersa en la región natural de la cuenca hidrológica del Río Grande de Morelia que desemboca en la Laguna
de Cuitzeo.
3
BARSKY, 2005, p.1
4
El primer inventario y catálogo de las haciendas de la región fue realizado gracias al apoyo de la Secretaría
de Cultura de Michoacán, en particular del Programa de Estímulos para la Creación y Desarrollo Artístico de
Michoacán (PECDAM), en su emisión 1998-1999, en la categoría de Creadores con trayectoria, en la
disciplina de Arquitectura.

95
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Hasta hace unas décadas el patrimonio arquitectónico era considerado aquel con
características ejemplares fundamentado en criterios estéticos, sin embargo, dicha
concepción se ha modificado para incluir aspectos sociales y culturales propios de los
grupos que lo han construido, pero también, los factores naturales que han repercutido en
su construcción, ahora lo natural y cultural se vinculan y se analizan en conjunto, se da
paso a la valoración de paisajes y territorios en las propuestas de conservación.

En Michoacán, como en otras partes de México, se ha privilegiado la conservación de


zonas de monumentos, entre los que destacan las áreas urbanas, en este caso la ciudad
de Morelia, y a últimas fechas en el Estado de Michoacán los pueblos mágicos, en donde
además se prioriza la intervención en inmuebles de carácter relevante, “Es decir que se
reduce el área de intervención al privilegiar un enfoque conservacionista monumental. Es
notable cómo este achicamiento del centro histórico está en correspondencia con el
imaginario colectivo que valoriza lo monumental, los sitios prehispánicos y los
monumentos religiosos”,5 por tanto, no se consideran los espacios que rebasan los límites
que se establecen en las declaratorias de las áreas históricas, lo que ha propiciado que
un número importante de espacios arquitectónicos este desapareciendo día a día, ¿que
esperar entonces de su entorno rural? -mismo que fue durante siglos la esfera donde
mayor número de habitantes realizaban sus prácticas espaciales cotidianas-.

Hablando de procesos productivos, entre ellos los agroganaderos, su industrialización


llegó a México en el s. XIX como eco a lo que en Europa había sucedido un siglo atrás, lo
cual se manifestó mediante “variadas presentaciones: capital, tecnología, técnica,
arquitectura, propuesta de vida y relaciones sociales altamente jerarquizadas y
discriminatorias en términos clasistas y étnicos.”6 Las muestras monumentales de la
instalación de industria se encuentran en las fábricas textiles ubicadas en varios estados
del centro del país, así como en las minas.7 En Michoacán, son pocos los esfuerzos por
conservar los vestigios industriales, como ejemplo se tiene la mina de La Estrella en
Tlalpuhagua, que se ha transformado como Museo Tecnológico Minero del S. XIX, a
pesar de que sólo se conserva el 10% de todo el complejo; por su parte son pocos los
vestigios que se han conservado de las haciendas, entre ellos, edificios aislados que
fueron parte de los cascos, en su mayoría casas grandes para ser usadas como escuelas,
presidencias municipales, salones de fiestas o balnearios; aún son menos las estaciones
de ferrocarril que han sido revaloradas, un par de ellas por el programa Vías Verdes y una
más como museo; sin embargo, en muchos de estos lugares la principal actividad
productiva sigue siendo el cultivo de granos y la cría de ganado.

Se considera como territorio de la ciudad de Morelia, el conglomerado urbano, pero


también los poblados ubicados en la región, tanto de origen indígena como los que son
producto de la desintegración de las haciendas que circundaron la ciudad; esto dadas la
relaciones espaciales que se tejieron entre estos asentamientos a través de redes, como
los caminos y la infraestructura hidráulica, y el uso de las superficies de cultivo o para el
ganado; pero también con los recursos naturales, en particular el Río Grande cómo eje

5
Coulomb, 2009, pp. 79-90, Consultado en:
http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=115112536007
6
Novelo, 2005, p. 42.
7
Para abundar al respecto revisar: Oviedo y Hernández, 2004, en:
www.agenciaperu.com/cultural/portada/industrial/mexico.htm

96
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

articulador de las unidades productivas.8 El territorio es una construcción social de larga


duración, es un espacio vivido a través de la subjetividad y dotado de afectividad, tanto
por los individuos como por la sociedad;9 está relacionado estrechamente con el sentido
de pertenencia que algunos grupos sociales o individuos tienen con determinado lugar,
pero también al poder que se ejerce sobre determinada jurisdicción.10

El territorio es, así, una fuente histórica sobre las sociedades del pasado. Sus
estructuras básicas, el entramado de caminos y asentamientos, la disposición y
ordenación de los espacios productivos, el manejo de los recursos naturales, la
ordenación simbólica de algunos de estos elementos, transparentan no sólo
condiciones sociales y económicas, sino también valores. Valores que suponen
en muchas ocasiones, señas de identidad colectiva, capaces de aglutinar el
sentimiento de pertenencia de una comunidad.11

Entre estas están los vestigios arquitectónicos de las haciendas, que en la mayoría de los
casos han quedado en el abandono, pero en otros, son ahora producto del mercantilismo
de nuestra sociedad, de la maduración de las políticas patrimoniales, que han restaurado
los edificios pero donde los usos están destinados principalmente al turismo; sin embargo,
también existe un segmento de la sociedad que busca nuevas interpretaciones, que
pretende abrir las discusiones en torno al pasado, de los monumentos, a las
metanarrativas como fuentes discursivas para la re-creación de los significados y las
identidades fincadas en el pasado pero con fuertes lazos en las pervivencias de las
prácticas sociales de hoy. 12

La introducción de nueva tecnología durante el porfirismo y el último auge de


las haciendas de Morelia13
Durante el porfirismo se consiguió la paz del país lo que fue aprovechado para impulsar la
producción, la comunicación y la tecnología. En este momento se reforzó y complementó
la infraestructura para la producción, en el caso de las haciendas más importantes, se
implementó nueva tecnología en el proceso productivo. En el año de 188214 existían 43
haciendas en la región de estudio, para entonces ésta formaba parte de dos de los quince
distritos que componía el Estado de Michoacán, Morelia y Zinapécuaro; todas ellas
producían ganado y cereales. 15 Fue el inicio de la agroindustría en la región, varias
adecuaciones fueron implementadas en las haciendas que contaban con molinos, en el
distrito de Morelia la de Atapaneo y San Bartolo eran famosas por su productividad.16
Dentro del tipo de producción agroganadera que se obtenía en la región había una
importante variedad, como ejemplo, la hacienda de Queréndaro, productora de cereales y
chile17. (Ver tabla 1).

8
Para conocer más acerca del papel de las haciendas en la estructuración del territorio de la región de
Valladolid, hoy Morelia, y de la desintegración de las haciendas como detonante para el desarrollo urbano de
varios asentamientos en la misma región ver: LÓPEZ, 2009 y 2005
9
BONEMAISON, 2002, pp. 125-126
10
LÓPEZ, 2009, p.23
11
ORTEGA, 1998, p. 44
12
LÓPEZ y Cerda, 2011, p.1
13
Para la elaboración de este apartado de retomó la información de: López, 2005.
14
Memoria sobre la administración pública del Estado de Michoacán de Ocampo de 1882.
15
Idem.
16
Ibidem. p. 244.
17
Sánchez, 1989, pp. 457.

97
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

TABLA 1 Recursos naturales y producción de las haciendas de municipios del distrito de Morelia
Hacienda Lugar Extensión tipo de Tierras Tipo de Producción Ganado Agua Infraest
de Cultivo agrícola 1883 y .
consum madera adicion
o al
La Morelia Un sitio de Temporal Maíz, 120 fanegas de 80 cabezas de 400 metros
Soledad ganado mayor buena calidad cebada, maíz ganado vacuno del río de
garbanzo Morelia
Morelia Un sitio de Monte, Maíz, 2500 fanegas de 200 cabezas de
Quinceo ganado mayor Bosque, trigo y maíz, 100 cargas ganado vacuno
temporal pastales de trigo, 10 y 100 de
tepetatosa y fanegas de pasto. caballar.
salitrosa
Morelia Tres sitios de Temporal, Maíz, 1500 fanegas de 500 cabezas de Río de Molino
La Huerta ganado mayor riego, pastal, trigo maíz, 500 cargas ganado vacuno Coincho de
sierra y de trigo. Madera de y 100 de Trigo
monte. tocúz y encino. ganado caballar
Morelia Un sitio de Riego, Maíz y 1000 fanegas de 150 cabezas de Alberca de Baños
Coincho ganado mayor temporal y trigo maíz y 600 cargas ganado vacuno 200 m de termale
monte. de trigo. y 50 de caballar Sur a Norte s
Morelia 10 sitios de Temporal, Maíz y 2500 fanegas de 2000 cabezas Manantiales Molino
ganado mayor, riego, sierra y trigo maíz y 800 cargas de ganado y río Chiquito de trigo
El Rincón 6 de terreno de pastal. de trigo. Madera de vacuno y 100 de
sierra y 4 de pino y encino. caballar.
labor y partos.
Morelia 3 sitios de Temporal y Maíz y 5000 fanegas de 600 cabezas de Río grande y Molino
Atapaneo ganado mayor riego de trigo. Maíz y 1000 cargas ganado vacuno 2 presas. de trigo
buena de trigo. y 60 de caballar.
calidad.
Un sitio de Temporal y Maíz y 4000 fanegas de 400 cabezas de Río grande,
La Goleta Morelia ganado mayor riego de trigo Maíz y 400 cargas ganado vacuno presas y
buena de trigo. y 100 de aguas que
calidad. caballar. bajan de la
sierra.
Siete sitios de Temporal y Maíz, 3000 fanegas de 300 cabezas de Manantiales.
Irapeo Morelia ganado mayor, riego. trigo y Maíz, 400 cargas ganado vacuno
terreno caña de de trigo y 300 y 100 de
accidentado y azucar cargas de piloncillo. caballar.
monte.
Sitio y medio Temporal, Maíz, 2000 fanegas de 300 cabezas de Manantiales,
Itzicuaro Morelia de ganado riego, cerril, trigo y Maíz, 250 cargas ganado vacuno río de
mayor maipais y cebada. de trigo. y 100 de Coincho y
cenagoso. caballar. presa.
Morelia Un sitio de Temporal y Maíz y 3000 fanegas de 200 cabezas de Río San Molino
Guadalup ganado mayor riego. trigo Maíz, 500 cargas ganado vacuno Marcos y de trigo
e de trigo. y 30 de caballar. manantiales.
Morelia Un sitio de Temporal, Maíz y 2000 fanegas de 200 cabezas de 2 presas
Santa ganado mayor riego, pastal y trigo Maíz, 150 cargas ganado vacuno,
Rita monte. de trigo. 60 de caballar y
100 de lanar.
Morelia Tres sitios de Temporal y Maíz y 10,000 fanegas de 800 cabezas de 2 ríos
Coapa ganado mayor riego. trigo Maíz, 500 cargas ganado vacuno pequeños y
de trigo. y 200 de manantiales
caballar.
Morelia Dos sitio de Riego y Maíz, 1000 fanegas de 150 cabezas de 8
San ganado mayor monte trigo y Maíz, 80 cargas de ganado vacuno, manantiales
Andrés cebada. trigo y 300 de 20 de caballar Y
Pino y cebada. un millón 30 de cerda.
pinabete. de pinos.
Santa Morelia Tres sitios de Temporal y trigo 1000 fanegas de Río de Santa
Rosalía ganado mayor riego. maíz. Rosalía.
Morelia Tres sitios de Temporal y Maíz y 1000 fanegas de Poco Río de Santa Molino
Tirio ganado mayor riego. trigo Maíz, 125 cargas Rosalía. de trigo
de trigo.
FUENTE: Elaboración propia con datos obtenidos de: Memoria sobre la administración pública del
Estado de Michoacán de Ocampo de 1883

98
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Un elemento que coadyuvó a la prosperidad y desarrollo de las haciendas fue la llegada


del ferrocarril, cuya introducción se llevó a cabo durante el mandato Porfirio Díaz como
presidente de México, este hecho, permitió la facilidad de distribución de los productos a
otros lugares y con ello el aprovechamiento de la totalidad de la producción y su aumento.
A la ciudad de Morelia arribó en el año de 1883, así mismo, durante este periodo los
propietarios de las fincas introdujeron nueva infraestructura hidráulica que permitió la
apertura de nuevas tierras de cultivo.18

Los hacendados de la región, sobre todo los que tenían las fincas más productivas,
percibieron los beneficios que el ferrocarril les traería, algunos de ellos los obtuvieron
inmediatamente, ya que en el proyecto original la vía pasaba por varias de ellas, en otros
casos empezaron los trámites para que sus haciendas quedaran comunicadas por éste.
(Ver figura 2)
a Acambaro y México

Laguna Araró
Chucándiro Sta. Rita de Cuítzeo
Copándaro San Agustín

2000
Cuto Zinzimeo
2000

Zinapécuaro
Santa Cruz Jamaica
Arindeo Chapitiro Querénda
ro Taimeo
Urundaneo La Noria La Bartolilla

Cotzio San Bartolo Santa Clara


Santa AnaTejaro
2000
Queréndaro
Singuio Zacapendo
La Magdalena 2000
S an
Marc
Tarímbaro
2000
Quirio
os Uruetaro
Guadalupe Indaparapeo
Cuesillo Los Naránjos
San José
2000
San Antonio Corrales
El Colegio
2120
2000

La Goleta
C. Quinceo

Morelia Charo
2760 La Soledad de
Quinceo
Gra
nde Atapaneo 2530
Río
2000 2000

Morelia
C.
Penguato
2400
Irapeo

2000 Itzicuaro El Rincón 2300 Jaripeo


2000

La Huerta Río
Ch
iqu
Cointzio ito 2500

2000
C. El Aguila
3080 2500
2560

2580

1500
a Pátzcuaro Río
Atecuearo
a
ap

A te
Co

cua
ro
Río

A. Lagunillas Sta. Rosalía C. El Metate


La gu
ni lla Río
an

s T iri

Coapa Tiripetio Tírio


o
Ju
n
Sa

Río
l
na

1930
T ir
Ca

ad

1500
or

2520 C. La Trampa

San Andrés 1500


Copapa Acuítzio 2000

Figura 2: Línea del ferrocarril (en color negro) en la región y haciendas en verde.
Fuente: Elaboración propia con datos de Memoria sobre la administración pública del
Estado de Michoacán de Ocampo de 1883.

Una de las haciendas comunicada al sistema ferroviario fue la de Atapaneo, su propietario


en ese momento era Manuel Ma. Solórzano, además de buen comerciante, quien a partir
de este momento distribuyo los cereales que producía su finca en diversos lugares fuera y
dentro del Estado; para ello, al momento de vender algunos terrenos de su propiedad por
los que pasaba la vía, consiguió que se le construyera una doble vía pagada por la
constructora, para su beneficio19. En las últimas décadas del siglo XIX, con una extensión

18
Ibidem, p. 237.
19
Pérez, op. cit., p. 99.

99
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

de 5,265 Has., esta hacienda era una de las mayores productoras tanto agrícolas como
ganaderas en la región, su producción agrícola era de maíz, fríjol y trigo, así como
granillo, harina y salvado, productos que se procesaban en el molino e instalaciones de la
misma hacienda; encontrándose entre las seis primeras productoras del distrito de
Morelia. En el rubro ganadero, específicamente ganado vacuno y caballar, la producción
era superada únicamente por las haciendas de Itzicuaro, El Rincón y la Huerta20.

En el año de 1898 la hacienda de la Huerta quedó incorporada al sistema ferroviario, pues


su dueño Ramón Ramírez contrata la construcción de un ramal que se desprende de la
línea Morelia-Pátzcuaro al interior de su finca, esto con el fin de agilizar la
comercialización de sus productos, ya que esta hacienda era otra de las de mayor
producción agrícola ganadera en la región21. La extensión de esta hacienda, en este
momento era de 5,265 Has. que se trabajaban junto a las 1,755 Has. de Coincho ya que
en este momento Ramírez era propietario de ambas22. Ramírez mostró un gran interés
por introducir maquinaria para la agilización de los procesos productivos. Otras haciendas
que quedan comunicadas por el camino de fierro son las de Lagunillas y La Goleta, y
cercanas a ella las de La Soledad, Itzicuaro, El Rincón, Quírio y Queréndaro, el resto tuvo
que utilizar otro medio de transporte como las carretas para llevar el producto del lugar de
producción y almacenamiento a la ciudad de Morelia o a las estaciones de ferrocarril.

La nueva tecnología también se empleó para el aprovechamiento del agua de los ríos
como generadores de fuerza motriz, la mayoría de las veces para hacer funcionar los
molinos de diferentes haciendas como el caso de La Huerta, en 1904 su propietario
Ramón Ramírez presenta solicitud al gobierno para utilizar toda el agua del río “Colorado”
la cual pasaba por sus terrenos.

Las haciendas y el ferrocarril en el paisaje hoy


Los espacios construidos por las haciendas de la región de Morelia, como unidades
productivas, fueron respuesta a las prácticas sociales necesarias para el proceso
productivo agroganadero propio del lugar. Para el estudio de las haciendas ha sido
imprescindible considerar el espacio no sólo como aquel delimitado por muros, sino aquel
construido socialmente con el fin de satisfacer las necesidades de todo el proceso
productivo; así, forman parte de las haciendas las áreas de vivienda, de almacenaje de
granos, los molinos, las capillas, pero también las zonas de cultivo, los corrales, los
canales, las presas y los caminos, mismos que pocas veces se han considerado como
parte de su arquitectura. Las condiciones físicas de la región fueron un aspecto de
particular importancia en la respuesta constructiva, la tierra y el agua fueron recursos
indispensables, por lo tanto las haciendas que estuvieron mejor ubicadas en relación a
ellos fueron más productivas. La perspectiva territorial, permite entender que las formas
de vida y de producción generaron prácticas espaciales relacionadas con los procesos
productivos.23

El proceso de formación y de consolidación de las haciendas de la región de Morelia se


llevó a cabo durante el virreinato, la producción en la región desde la introducción de la
ganadería y nuevos granos fue su detonante y funcionaron como una herramienta para la
ocupación y apropiación del territorio creando con otros asentamientos, como los pueblos
de indios, las villas y ciudades, una estructura territorial que permaneció hasta antes de su
20
Ibidem, p. 101.
21
Ibidem, p. 106.
22
Ibidem,.p. 103.
23
LÓPEZ, 2009.

100
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

desintegración con la Reforma Agraria cardenista. Durante el periodo porfirista hubo en la


región, que abarca los valles de Tiripetío al sur, el de Guayangareo en el centro y el de
Tarímbaro-Zinapécuaro al norte, junto a la laguna de Cuitzeo, alrededor de 49
haciendas.24 Con su desintegración los cascos tuvieron diferentes usos varios de ellos
fueron expropiados para convertirlos en escuelas rurales, otros siguieron manteniendo su
función, uno de ellos fue comprada por los ejidatarios, pero la mayoría quedaron en
abandono o fueron invadidos por los pobladores del lugar al no poder resolver los
propietarios problemas legales (Ver figura 3).

Antiguos
11 32
cascos
13 15 25 hacendarios y
14 17 33 sus usos.
24 31
12 16 19 30
20 35 Edificios
26 34 Restaurados.
23 9 8 Uso no
10 29 37
6 7 28
relacionado con
4 la producción.

Ruinas poco
2 …. legibles.
3 1 38
… Cascos
5 ……expropiados
44 para la
educación.
42 40 ….Ruinas
…..legibles.
43 41
….Conservados
con usos para la
producción.
1 El Rincón 11 Chucándiro 21 Santa Ana 31 Chapitiro 41 Tirio
2 Itzicuaro 12 Urundaneo 22 La Magdalena 32 Zinzimeo 42 Coapa
3 La Huerta 13 Santa Rita 23 Guadalupe 33 La Bartolilla 43 San Andrés
4 Quinceo 14 Copándaro 24 Tejaro/Cotzio 34 Santa Clara 44 Lagunillas
5 Cointzio 15 San Agustín 25 Palo Blanco 35 Queréndaro
6 Atapaneo 16 Cuto 26 San Bartolo 36 La Tepacua
7 La Goleta 17 Cuparátaro 27 El Calvario 37 Los Naranjos
8 Uruetaro 18 Arindeo 28 Corrales 38 Irapeo
9 San José 19 Jamaica 29 Quirio 39 La Soledad
10 El Colegio 20 La noria 30 Zacapendo 40 Santa
Rosalía

FIGURA 3: Ubicación de los cascos de las antiguas haciendas de la región de Morelia y usos actuales.
FUENTE: Elaboración personal mediante trabajo de campo por la región sobre mapa base topográfico de
Morelia, INEGI.

Las haciendas han sido elementos predominantes en el paisaje agrario de la región


durante siglos, sin embargo con el crecimiento de los asentamientos que se desarrollaron
en los alrededores de los cascos después del reparto de las tierras han sido envueltos por

24
LÓPEZ, 2000, p.79

101
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

ellos y han pasado a ser parte de la traza urbana de los pueblos, sin embargo, en los
casos en los que han sido abandonados y quedado en ruinas, siguen siendo un hito
importante en el campo y parte constitutiva del paisaje y del territorio.

En este sentido, es importante que los espacios construidos a través de la historia, que de
momento se encuentran en total abandono, sean revalorados para darles nuevos usos,
acordes a las necesidades sociales actuales con propuestas generosas con el medio
ambiente y que coadyuven a la creación de actividades económicas para que sirvan de
incentivo a las comunidades que lo habitan. En el caso particular, los conjuntos edificados
que fueron construidos para los procesos productivos en los que participaron las
haciendas y que más allá de cascos arquitectónicos aislados, formaron parte de una
estructura territorial propia de la región de Valladolid-Morelia y en el caso de los
ferrocarriles como parte de redes de comunicación que relacionaron la región con otros
lugares del país y que en México permitieron la comunicación con zonas que hasta
entonces habían permanecido aisladas. Los conjuntos arquitectónicos de las antiguas
haciendas, incluyendo las estaciones de ferrocarril, son ejemplo de cómo los criterios
monumetalistas o turísticos han primado al momento de pretender intervenir este tipo de
edificios, dejando de lado todos los demás elementos que pudiera haber en otros
conjuntos similares, inclusive, en ellos mismos

Las estaciones del ferrocarril


Como un primer acercamiento al conocimiento de las estaciones de ferrocarril, cuya
inquietud surgió de la observaciones de las estaciones que se encontraron en varias de
las haciendas de la región de Morelia, era necesario conocer el estado actual de sus
edificios, por lo que se recorrieron los diferentes tramos de las vías y sus estaciones
tomando como base documentos históricos que aportaron información fundamental.

En Michoacán, la mayoría de las vías ferroviarias se han concesionado a favor de la


empresa “Ferrocarril Kansas Southern de México”. En desuso han quedado algunos
tramos y ramales, como el ramal Yurecuaro a los Reyes, que se desprende de la antigua
línea I -conocida como División de Guadalajara-; el ramal de Maravatío a Zitácuaro y
Angangueo ó línea O; y una parte de la llamada División del Pacifico, el tramo de Ajuno a
Uruapan, pasando por Jujucato, Paranguitiro y Aristeo; de los cuales ya se ha levantado
el hierro de las vías.

El programa Vías Verdes de México, ha hecho un inventario de las estaciones ferroviarias


que ellos consideran tienen valor histórico, cultural y artístico, en él se señala que
Michoacán cuenta con 27 de ellas, el quinto lugar en cuanto a su número en el país. Se
tienen registradas un total de 498 estaciones ferroviarias con valor histórico, cultural y
artístico, de las cuales 308 son parte de la concesión a las empresas, sin embargo, los
municipios y/o estados ya han solicitado 110 de ellas; 139 de las estaciones pertenecen a
Ferrocarriles Nacionales de México que actualmente se encuentra en liquidación y 42 son
reutilizadas actualmente con fines culturales.25

En el recorrido que se realizó para constatar el estado de conservación en el que se


encuentran dichas estaciones, se localizaron 39, número que difiere de la relación que
presenta el programa Vías Verdes México. Varias de las estaciones originales han

25
Tercer Seminario Iberoamericano Vías Verdes México 2008, I Puesta en Marcha de un programa de Vías
Verdes , El programa Vías Verdes en México, 18 de Junio de 2008, en:
www.museoferrocarriles.org.mx/secciones/viasverdes/tercerseminario.php

102
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

desaparecido totalmente o han sido sustituidas por construcciones “modernas”; es


importante señalar que no se visitó el tramo comprendido entre Uruapan y Lázaro
Cárdenas, ya que, por cuestiones de tiempo para la ejecución de este proyecto, se
decidió delimitar el estudio a las estaciones que fueron construidas hasta 1910.

Varias estaciones en Michoacán se han rescatado o se han reutilizado con una nueva
función, esto se pudo verificar en recorridos de campo. Tres de ellas han sido restauradas
por el Programa Vías Verdes de México: la de Zamora -que funciona como oficina y aulas
para el INEA-, la de Tinguindin -que aún no está en uso-, y la de Angangueo –para fines
de turismo-; las dos primeras se ubican en el ramal de Yurecuaro a los Reyes y la tercera
en el ramal de Maravatío a Zitacuaro, en ambos casos ya se han levantado las vías y se
han puesto señalamientos alusivos al programa de rescate, sin embargo, no tenemos
referencia de actividad turística en las rutas. También se ha restaurado la estación de
Zitácuaro a iniciativa del gobierno municipal -es utilizada como museo-. El CONAFE hace
uso de la de Los Reyes -pero sin ningún tipo de acciones de restauración a los edificios-,
la de Jujucato está ocupada por la escuela de la comunidad y la de Paranguitiro se usa
como casa comunal; pudimos apreciar dos casos en que están habitadas por particulares,
las de Quirio e Irimbo (Cfr. fotografías del estado actual de las estaciones en la tabla 2).

El inventario fotográfico: 1929 – 2009


Se realizó un inventario fotográfico de las estaciones del ferrocarril construidas hasta el
año de 1929 en Michoacán, se decidió delimitar el presente estudio a este periodo por
que hasta este año se tiene registro en la fototeca del CEDIF26, ya que el periodo en que
la Comisión de Avalúo e inventario visitó Michoacán fue de 1926 a 1929. En el cuadro de
inventario fotográfico se muestran las imágenes obtenidas, tanto históricas como actuales,
para ello se ordenaron por líneas o ramales, que es como se registran en los álbumes
fotográficos, es decir, la línea troncal I, también denominada División de Guadalajara, que
unía la ciudad de México con esta última desprendiéndose la línea de Ferrocarril Central
Mexicano en Irapuato, en su recorrido pasaba por el estado de Michoacán del km. 91 al
146 y desde donde se desprende el ramal de Yurecuaro a Los Reyes o línea IB. La Línea
IN, que se desprende de la misma troncal en el municipio de Pénjamo en el Estado de
Guanajuato y termina en Ajuno en Michoacán. Posteriormente la línea O, que es el ramal
de Maravatío a Zitácuaro y Angangueo, éste parte de la División del Pacifico que
comunica a Toluca con Salamanca en donde entronca con el Central; por último de línea
N, de Pateo a Uruapan, que también parte de la División del Pacifico. El cuadro se divide
en tres columnas, en la primera se anota el nombre y la ubicación de la estación dentro
del ramal, en la segunda se muestra la fotografía de la década de 1920 y en la tercera la
fotografía actual. Por ser el objetivo mostrar lo que sucedió en la región de Morelia, sólo
se presenta en este trabajo lo referente a la División del Pacífico.

26
Para conocer los servicios que brinda este importante repositorio documental visitar la pagina:
www.museoferrocarriles.org.mx/secciones/cedif/cedif.php

103
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Tabla 2:
Inventario fotográfico de las estaciones de ferrocarril construidas en la región de
Morelia hasta 1929

DIVISIÓN EL PACÍFICO km.186 Tepetongo a km. 248 Tziritzicuaro

Nombre y Fotografía de la Comisión de Avaluos e Fotografía actual


ubicación inventarios año 1926

01
Pateo
Línea N-206-1-
401-407
1927

02
Maravatío
Línea N-223.4-401
1927

03
San Antonio
Línea N km.235.5
1927

04
Huingo
Línea N km.319.9
1926

05
Queréndaro
Línea N km.332-0
1926

104
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

06
Quirio
Línea N km. 345.8
1926

Nombre y Fotografía de la Comisión de Avaluos e


ubicación inventarios año 1926 Fotografía actual
07
Morelia
Línea N km.372.2 Desaparecida
1926

No estaba construida para la fecha en que


se realizó el inventario
08
La Huerta
N-380

No está registrada en el inventario


09
Tiripetío

10
Lagunillas
N-407.0-40-51

11
Pátzcuaro
Línea N km.432.7

12
Ajuno
N-451-401-406-
408

105
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

13
Jujucato
Línea N-469-406

Bodega de carga

Nombre y Fotografía de la Comisión de Avaluos e


ubicación inventarios año 1926 Fotografía actual

14
Paranguitirio
N-477.401

15
Aristeo
Línea N-480.9-409

16

Uruapan
Línea N-508.8-401

FUENTE: Elaboración propia mediante tomas fotográficas en recorridos de campo y las fotografías
históricas de Fototeca del CEDIF Comisión de Avalúo e inventarios visitó Michoacán,1926 a 1929.

En total, en todo el estado, se localizaron 39 lugares en los cuales se ubicó una estación
de ferrocarril, de estos 22 edificios son susceptibles de ser conservados; de los cuales 4
ya han sido restaurados, 3 por el programa Vías Verdes México, estos son: Zamora,
Tinguindin y Angangueo –de este último, no sabemos las consecuencias sufridas después
de las inundaciones que sufrió y el de Zitacuaro por el Gobierno Municipal.

Dos de las estaciones inventariadas recientemente tienen una relevancia particular, La


Huerta y Tiripetío, ya que no se encuentran registrados en el Centro de Educación
Difusión e Investigación del Ferrocarril (CEDIF) -ni en el inventario de 1929 ni en la
actualidad-, además de que fueron estaciones que se construyeron en las haciendas de
Coapa y La Huerta en la región de estudio, por lo que al registrarla contamos con un
instrumento que sirve para que no se pierda la memoria de su existencia.

Gracias a la riqueza del acervo fotográfico con que cuenta el CEDIF, los recorridos en
campo y la comunicación con algunos de los habitantes de las comunidades aledañas, se

106
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

corroboró la importancia que estos caminos representan como parte de la memoria


histórica de determinados momentos y lugares en la historia del Estado de Michoacán.

Las actividades agroganaderas en la región de Morelia: territorio y patrimonio


A pesar de que existen programas específicos en México dedicados a la salvaguarda y
conservación del patrimonio edificado27, en su mayoría se encuentra expuesto a un
deterioro importante. Algunos de los factores que contribuyen a ellos son, por una parte,
el gran universo con que se cuenta, que hace difícil que los recursos públicos alcancen
para poner en marcha programas de conservación a gran escala, así como la
heterogeneidad del mismo, tanto en las ciudades como en el ámbito rural; por ello, a
pesar de que existen importantes esfuerzos en torno a su salvaguarda28, no se tiene una
política pública bien definida que ataque sistemáticamente el problema. Así mismo, su
aplicación se lleva a cabo de forma centralizada, es decir, en su mayoría se intervienen
sólo aquellos edificios o conjuntos que cuentan con características excepcionales y en la
mayoría de los casos sin tomar en cuenta a la sociedad que vivencia esos lugares29

Los saberes y prácticas espaciales relacionadas con las formas de producción llevadas a
cabo en la región han quedado materializados en formas arquitectónicas, urbanas, de
infraestructura e incluso de parcelación del suelo como resultado de prácticas espaciales,
mismas que son perceptibles en el periurbano de la ciudad. Los espacios para la
producción son ejemplo de la apropiación y transformación de los recursos naturales por
medio de prácticas espaciales culturales relacionadas con los procesos productivos en el
campo, lo que ha dado como resultado la conformación de estructuras territoriales; por
ello se considera que, junto con la arquitectura, el territorio mismo debe ser considerado
patrimonio. Es decir, las haciendas como patrimonio industrial forman parte del paisaje
agrario de la región, que además está asociado al territorio y la arquitectura patrimonial;
sin embargo, no se tiene legislación al respecto ni políticas públicas claras que permitan
su conservación.

Pese a todo lo expuesto, la mayoría de los testimonios arquitectónicos que existen están
desapareciendo aceleradamente, muchos son los factores que intervienen en ello, por un
lado, la percepción de las haciendas como lugares de explotación, por otro el cambio en
las prácticas espaciales que produjo la desintegración de las haciendas como espacios
productivos y la creación del ejido y por tanto transformaciones en la organización para el
trabajo en el campo, en la últimas décadas el crecimiento de la ciudad de Morelia y el
éxodo de los trabajadores a la misma, así como la invasión de la mancha urbana de las
áreas productivas y la creación de nuevas redes de comunicación ha propiciado una
dinámica totalmente diferente en la región; en este último periodo, la privatización del
ferrocarril y el abandono de las estaciones y de importantes tramos de vías.

Con la revalorización del patrimonio que se ha llevado a cabo en las últimas décadas, que
considera el patrimonio cultural como resultado de las interacciones entre sociedad y
27
Para conocer los programas que a nivel federal, en particular los que a través de Instituto Nacional de
Antropología e Historia, se llevan a cabo visitar la página: www.inah.gob.mx
28
Instituto Nacional de Antropología e Historia, “Manual de procedimientos: Catálogo Nacional de Monumentos
Históricos Inmuebles”, Consultado el 13 de julio de 2011 en:
www.normateca.inah.gob.mx/index.php?sid=1284; éste se lleva a cabo prioritariamente en ciudades y
poblados con declaratorias de zonas de monumentos, lo que aunado a la falta de políticas públicas
contundentes encaminadas a su conocimiento, ya que no existe un programa general dedicado al inventario
que nos permita saber cuál es su cantidad y estado de deterioro.
29
En Michoacán la elección de algunos de los Pueblos Mágicos ha tenido gran carga de intereses
particulares.

107
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

medio ambiente, dando paso a propuestas de conservación que valoraran los paisajes y
territorios. Sin embargo, es evidente que estas nuevas inclusiones conceptuales no
suponen la totalidad de la problemática, pues en ella debemos incluir a las poblaciones
locales y toda su cultura material e inmaterial, de modo pues que el patrimonio cultural se
vuelve, si no se delimitan algunos aspectos para su estudio, casi imposible de manejar.

La conservación del patrimonio agro industrial debe ir más allá del monumento aislado, en
este caso, el casco hacendario que en varias ocasiones incluye la estación del ferrocarril
–en otros puede ésta misma constituir un hito en el paisaje rural-, es decir, el territorio
mismo es un territorio patrimonial. En este sentido, el paisaje al ser la parte perceptible del
mismo es el primero en el que se evidenc.an los cambios, al dejar en el abandono dichas
manifestaciones culturales el paisaje agroindustrial es un paisaje vulnerable.

Bibliografía.

Bonnemaison Joel, “Viagem em Torno do territorio”, en: Lobato Correa, Roberto y Zeny
Rosendahl, Geografía cultural: um século (3), Río de Janeiro, EdUERJ, 2002.

Coulomb, René, “Reduccionismo cultural y territorial del patrimonio urbano”, Centro-h,


Núm. 3, abril-sin mes, 2009, pp. 79-90, Organización Latinoamericana y del Caribe de
Centros Históricos, Ecuador.

Fernandez Christlieb, F. y A. J. Zambrano (Coords.). 2006. Territorialidad y paisaje en el


Altepetl del siglo XVI. México. FCE. Instituto de Geografía de la UNAM.

López N. M. C. 2005. Espacio y significado de las haciendas de la región de Morelia:


1880-1940, Morelia, Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

López N. M. C. 2005. Los espacios para la producción y la estructuración del territorio en


la región de Valladolid. Una interpretación en la concepción del espacio en el Michoacán
virreinal, Tesis para obtener el grado de Doctora en Geografía, México, Facultad de
Geoografía, Universidad Nacional Autónoma de México.

López N. M. C. y Cerda F. I. 2011. “La arquitectura de las haciendas de la región de


Morelia como discurso de poder”. ponencia presentada en el I Congreso Internacional
SESLC 2011. Literatura, arte y discurso crítico en el siglo XXI. Morelia. UMSNH.

Novelo Oppenheim, Victoria, 2005, “”Herencias culturales desconocidas, el caso del


patrimonio industrial mexicano”, Cuadernos de Antropología social No. 21, Buenos Aires,
Facultad de Filosofía y letras, Universidad de Buenos Aires.

Oviedo Gámez, Belem y Marco Antonio Hernández Badillo, 2004, “El patrimonio Industrial
en México 20 años de estudio, rescate, reutilización y Difusión”,

Perez Acevedo, Martín., Empresarios y empresas de Morelia. 1860-1910., Morelia,


UMSNH/IIH, 1994.

Sánchez Díaz, Gerardo, “Tenencia de la tierra, agricultura y ganadería”, pp. 232-250, en:
Florescano Enrique, (coord.), Historia general de Michoacán, Vol. III, El siglo XIX, Morelia,
Gob.Edo.Mich., 1989.

108
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Uribe Salas, José Alfredo., “Las comunicaciones y medios de transporte 1870-1910”, en


Historia General de Michoacán, Vol. III, s. XIX, Morelia, Gob. Edo. Mich./IMC, 1989.

Hemerografia
Memoria sobre la administración pública del Estado de Michoacán de Ocampo de 1882.
Memoria sobre la administración pública del Estado de Michoacán de Ocampo, 1883.

Paginas Electronicas
Instituto Nacional de Antropología e Historia, “Manual de procedimientos: Catálogo
Nacional de Monumentos Históricos Inmuebles”, Consultado el 13 de julio de 2011 en:
www.normateca.inah.gob.mx/index.php?sid=1284
www.museoferrocarriles.org.mx/secciones/viasverdes/tercerseminario.php
www.museoferrocarriles.org.mx/secciones/cedif/cedif.php
www.agenciaperu.com/cultural/portada/industrial/mexico.htm
http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=115112536007

109
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Tendencias de valoración patrimonial en la categoría de conservación tipológica de la


arquitectura doméstica.

Garcés Corzo Sergio1

Resumen

El objetivo del proyecto realizado se define en configurar un modelo de valoración patrimonial,


la cual aplica a los inmuebles que poseen valores arquitectónicos, de organización espacial y
de implantación predial y urbana, que los hacen parte de un contexto a conservar, por su
importancia en el desarrollo arquitectónico y urbanístico de la ciudad y que son
representativos de tipos arquitectónicos de la época en que se construyeron. Se define como
valoración preliminar de los inmuebles desde sus particularidades de fachadas y volumetrías
en relación con el paisaje urbano y los resultados apuntan a enriquecer el Estado del Arte del
patrimonio de la arquitectura doméstica en Colombia, frente a temas como renovación
urbana, grandes proyectos, valores y significados, memoria y sostenibilidad de los territorios.

Palabras Clave— Arquitectura doméstica, patrimonio inmueble, valoración contextual,


renovación urbana.

INTRODUCCIÓN

Este proyecto de investigación se enmarca dentro de lo profundizado por el grupo patrimonio


construido texto y contexto de COLCIENCIAS en temas de patrimonio, hábitat, ciudad y
territorio.2 El objetivo del proyecto reconfigura el repertorio patrimonial de arquitectura
doméstica en la categoría de conservación tipológica, en relación con el diagnóstico del sector
para identificación nuevos bienes de interés cultural y aplicación de fichas de valoración en
dichos inmuebles.

El proyecto está inmerso en la investigación de tipo cualitativo y descriptivo por cuanto se


identificaron casos de análisis que se confrontaron con aspectos teóricos, históricos y
normativos mediante fichas, matrices y documentos de soporte. La metodología en una
primera instancia se abordó desde fuentes documentales relativas a la historia del lugar.
Asimismo se hizo trabajo de campo con observación del territorio y entrevistas a habitantes
del territorio.
Un segundo aspecto es el relacionado con el análisis de las teorías contemporáneas
vinculadas con la valoración patrimonial y el contraste frente a las normativas, propuestas por
la institucionalidad para analizar los bienes inmuebles.

En el proceso de búsqueda documental se consultaron fuentes bibliográficas sobre la


valoración patrimonial de la arquitectura doméstica, como artículos, estudios oficiales, tesis y
proyectos referidos a los barrios desde puntos de vista urbano, normativo, histórico y social,
como lo menciona Rueda (1990) [1]: “el deber como investigadores para valorar el patrimonio
arquitectónico es indagar desde el inicio el proceso de urbanización, su desarrollo paulatino
año tras año, década tras década, para identificar los signos, los códigos, los sentidos, el
mensaje que nos entrega el paisaje urbano de épocas pasadas, a veces oculto, a veces
transgredido, a veces borrado literalmente; en este caso el hábito social de convivir con el
lenocinio o con los lugares de citas vuelve muy particular su comunicación (p.5)”.

1 Profesor, Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad Colegio Mayor de Cundinamarca, Arquitecto,


Magíster en Hábitat y especialista en Gerencia de Proyectos. sgarces@unicolmayor.edu.co,
2
Se agradece el aval del Ministerio de Cultura. Dirección de Patrimonio. Colombia.
110
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

DEFINICIONES

Paisaje cultural patrimonial. Este término se ha desarrollado en las dos últimas décadas y
hace relación a la integralidad de aspectos que definen con caracterizaciones particulares a
determinados lugares donde confluyen aspectos de índole natural, cultural e histórica.
Asimismo se vincula con el concepto contemporáneo del Patrimonio el cual toma en cuenta
aspectos antes no definidos explícitamente como los denominados intangibles o inmateriales
(Rivera. 2010). [2].

Bienes Patrimoniales Inmuebles. Asimismo, en nuestro país, según la clasificación del


Ministerio de Cultura. la manifestación específica en la arquitectura, sea esta de índole
puntual o como configuración de territorios, se incluye en el denominado subgrupo Patrimonio
Cultural Inmueble, el cual forma parte del grupo Material, ver figura 1.

El Patrimonio Cultural Inmueble, considera como objeto de valoración y protección la


arquitectura y sus diversas manifestaciones acordes a la historia y memoria de los lugares.
Respecto a este tipo de manifestación define el Ministerio de Cultura (2005): “el patrimonio
inmueble se caracteriza por estar fijo a la tierra, tal como las edificaciones, los conjuntos
arquitectónicos, los asentamientos urbanos, las obras de ingeniería, los parques
arqueológicos y las obras de adecuación del territorio para fines de explotación, producción o
recreación. Las áreas cultivadas o explotadas, las obras de infraestructura y los ámbitos
geográficos adaptados culturalmente han entrado a formar parte de esta categoría (p.32). [3].

PATRIMONIO

NATURAL PURO Y MIXTO CULTURAL

Reservas de la MATERIAL O TANGIBLE INMATERIAL O


Biosfera.
Formaciones INTANGIBLE
Geológicas.
Paisajes Naturales
MUEBLE INMUEBLE Lenguaje
Monumentos
Naturales. Poesía
Reservas Nacionales. Costumbres (modismos,
Parques Nacionales. bailes, trajes, dichos, juegos,
Santuarios Naturales. Manuscritos. Monumentos o adivinanzas, gastronomía)
Documentos. Sítios Religiones
Artefactos Arqueológicos. Leyendas
Monumentos o Mitos
Históricos.
Sítios Históricos. Música e Instrumentos
Colecciones Conjuntos Musicales
Científicas y arquitetônicos Medicina Tradicional.
Naturales. Colecciones
Grabaciones. Científicas
Películas. Zonas Típicas
Fotografías. Monumentos
Públicos.
Obras de Arte.
Monumentos
Artesanías. Artísticos.
Paisajes Culturales
Centros Industriales
Obras de Ingeniería.

Fig. 1 .Clasificación del Patrimonio. Fuente: UNESCO, Conferencia Intergubernamental sobre Políticas Culturales
para el Desarrollo. El Poder de la Cultura, Estocolmo, Suecia 30 de marzo al 2 de abril de 1.998.

Arquitectura doméstica, para definir este concepto es necesario saber que lo doméstico es lo
relativo a la casa u hogar. Según Pardo (1992), [4] el espacio doméstico es entender el
pensamiento y las estructuras sociales de un grupo social en determinado momento, es algo
inherente al ser humano, una práctica cultural que genera significados, condiciona
características y coexistencias que generan sentido.

111
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

La domesticidad arquitectónica, es la capacidad de encontrar le expresión de los tipos


arquitectónicos domésticos actuales. Para Heidegger (2012), es una experiencia espacial
mediante habitáculos, artefactos, objetos, recintos paisajes que posibilitan al ser, sentir y
hacer en el espacio y el tiempo. Es el Modo del hombre que está en el Espacio [5]. De la
misma manera, la arquitectura habitacional es definida como las construcciones tanto urbanas
como rurales destinadas fundamentalmente a uso residencial, ver figura 2.

Fig. 2. Arquitectura doméstica popular. Barichara. Santander. Colombia. Fotografía: M. Perilla, 2011.

En relación a la Valoración Patrimonial de los bienes inmuebles debe partir de una “selección
cuidadosa y debidamente fundamentada de aquellos bienes que por importancia,
representatividad, posibilidades de uso, etc., se destacan entre los demás y merecen
convertirse en objeto de cuidados especiales para ser transmitidos a nuestros sucesores”
(Fusco 2012, p.34) [6]. Según este autor, en esta selección participan diversos actores que se
componen por el grupo como se muestra en la figura 3.

1. Sector científico-profesional dedicado a la investigación institucionalizada cuyos


dictámenes son determinantes.
2. Las fuerzas económicas que dominan el mercado y cotizan en la actualidad los bienes
culturales;
3. Asociaciones intermedias de tipo cultural y no gubernamentales cuyo objetivo principal
es la difusión.
4. Estructura político-administrativa que confecciona un marco normativo a la actividad
conservacionista.

112
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

ESTRUCTURA POLITICO ADMINISTRATIVA

FUERZAS ECONOMICAS DOMINANTES

CIENTIFICO, PROFESIONAL
ASOCIACIONES CULTURALES
Y ONG

BIEN
CULTURAL

Fig. 3. Actores inmersos en proceso de valoración Fuente: Autores

En la gráfica se presentan los actores que hacen parte de la selección de bienes culturales
en orden de jerarquía, con lo que se evidencia el grado de influencia de los diversos grupos
que participan en los procesos de valoración.

La selección sin importar el grupo del cual provenga, debe ser sustentada en un proceso de
valoración del bien, que al decir de Fusco (2012,) debe ser “…lo suficientemente flexible
como para incorporar posibles categorías novedosas,… contempla tres grandes clases de
valores atribuibles a los objetos patrimoniales: valor de uso, valor formal y valor simbólico” (p.
40).

Por otra parte, en relación con los diversos actores relacionados en el proceso de valoración,
se encuentran diversas posiciones respecto a la conveniencia de mantener o perpetuar un
bien de interés Cultural, específicamente en los casos en que este BIC se encuentre dentro
del área de influencia de un proyecto de renovación urbana. En la Tabla No. 1 (Perilla,
Sánchez, Lagos, 2012) presenta una síntesis de los efectos causados por cuenta de
Proyectos Urbanos sobre los Bienes de Interés Cultural, bajo la mirada de los diversos
actores [7]:

Tabla 1.Efectos de Proyectos Urbanos en bienes inmuebles de interés cultural

FUNCIONARIOS PÚBLICOS SECTOR


SOCIÓLOGOS URBANISTAS PATRIMONIALISTAS USUARIOS
ECONOMISTAS PRIVADO
GRANDES PROYECTOS URBANOS
Una forma de
alterar las Una forma de Una manera de Son
Permiten cumplir con el Plan de Una opción
localidades y los ordenar la destruir el patrimonio promesas de
Desarrollo. de Inversión.
centros ciudad cultural. los políticos.
históricos.
PATRIMONIO POR LA COMUNIDAD Existencia de lo simbiótico

Los
ciudadanos Permite
Se genera
participan de obtener Exigen
Gentrificación y
Implica conflictos manera Beneficios a respeto por
Desaparecen grandes Mejora el bienestar social de la
entre los grupos limitada. la propiedad los intereses
o pequeños sectores comunidad.
de poder Se trabaja en privada de comunitarios
patrimoniales de la
escala de la manera .
ciudad
ciudad masiva.
metropolitana

PATRIMONIO DESDE EL TERRITORIO Espacio La polis

113
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Opción de
La ciudad es
construir
una empresa.
Se sacrifican los edificios de
Que se Valoración
espacios ambientales. comercio,
Se crean permite Es necesario aplicar las de la
Se altera el oficinas e
rupturas o cambiar el normativas. propiedad
patrimonio construido. industria con
fragmentación paisaje urbano Se genera control social. privada.
Existe un alto costo inversiones
del tejido social, por la Se recuperan las finanzas Los
cultural. macroeconó
por la elitización fragmentación públicas. proyectos
Altos beneficios para micas.
y el alto costo o la Se renuevan áreas deterioradas son fuente
el capital privado a La norma
social. discontinuidad físicamente. de
costa del sacrificio de puede ser
Existen corrupción.
lo público adaptada
actuaciones
según la
especulativas
necesidad.

PATRIMONIO POR LA MEMORIA Tiempo Lo simbólico


Perdida de
Desaparece patrimonio por Conservació
sistemáticamente interpretacione n de nuestra
la identidad s sesgadas de historia y
cultural normativas cultura.
Los
Existe alta Existe una Se modifican las Los ciudadanos se controlan Nunca los
ciudadanos
dinámica reinvención redes socioculturales Renovación de áreas proyectos
son
comercial simbólica de la ancestrales deterioradas socialmente son
inoperables.
Se polarizan, se ciudad. totalmente
excluyen y Se modifican y integrales
segregan por actualizan los con la
clases sociales. entornos comunidad.
espaciales.

Tendencias de valoración internacional

En términos de valoración tipológica, en la que el paisaje urbano y el contexto en la ciudad


juegan un papel importante para la proyección a futuro y la sostenibilidad de los inmuebles
patrimoniales, se realiza una mirada de actuaciones urbanas en centros de ciudad, inmersos
al igual que Bogotá, en transformaciones derivadas de procesos tales como renovación y
revitalización de áreas centrales subutilizadas o deterioradas, integración de actividades
centrales en dinámicas de ciudad global y búsqueda de optimización del valor del suelo
(Rojas. 2004, p.p. 2,3) [8].

Si bien cada ciudad tiene sus propias dinámicas acordes a las circunstancias históricas,
sociales, económicas y culturales, las políticas de internacionalización de la ciudad van
homogeneizando las acciones que se están plasmando en sus territorios centrales
impactando de manera directa sobre los inmuebles patrimoniales insertos en ellos.

En este sentido se encuentran puntos comunes relacionados con las siguientes tendencias
de actuación, que más adelante se abordan de forma específica en la escala latinoamericana
para las ciudades de La Habana y Buenos Aires.

1. Relleno y regeneración de centros histórico con recuperación y sutura de tejidos


obsoletos.

Esta tendencia busca reducir expansiones de la ciudad, densificar zonas centrales


baldías, reemplazar estructuras definitivamente deterioradas u obsoletas y reconvertir
sectores deprimidos e integrarlos a las dinámicas contemporáneas en términos de usos
múltiples e interrelación de actividades culturales, comerciales, oficinas y de vivienda.

2. Recuperación de terrenos portuarios o ferroviarios y reconversión de terrenos


industriales.

114
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

En los centros urbanos contemporáneos yacen antiguas estaciones ferroviarias,


puertos fluviales o antiguas fábricas que ya no se utilizan. Estas estructuras se aprovechan
para reciclarse y adaptarse en usos que dinamizan las actividades y buscan integrar espacial
y económicamente estos territorios a la vida urbana, como se observa en la figura 4.

Fig. 4. Antiguas bodegas de carga, hoy lugares comerciales, gastronómicos, de educación y oficinas en la zona de
Puerto Madero, Buenos Aires. Fotografía: M. Perilla, 2013.

3. Reutilización de manzanas vacías.

Se plantean proyectos que se integran espacialmente al territorio y buscan frenar deterioros


centrales, así como definir nuevos hitos e incorporar estos lugares en las dinámicas
contemporáneas.

4. Redensificación.

Esta tendencia, como se muestra en la figura 5, busca ampliar la oferta de uso en zonas
centrales, en pro de aprovechar la multiplicidad de acceso inmediato a lugares de interés
cultural, zonas patrimoniales, lugares comerciales y demás tipo de atractores centrales.
Asimismo busca disminuir el impacto del crecimiento ilimitado de la ciudad.

115
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Fig. 5. Visual de la zona contemporánea de Puerto Madero. Buenos Aires. Fotografía: M. Perilla, 2013.

5. Estratificación de funciones, multiplicación flexible de usos urbanos, integración de


espacios públicos y programas culturales en la trama urbana.

Esta tendencia busca el que las funciones y usos contemporáneos de vivienda,


oficinas, comercio, cultura y lúdica interactúen para evitar desplazamiento en sectores
centrales y para evitar lugares muertos por especialización de usos.

6. Retorno a la ciudad consolidada sobre la dispersión.

Se busca frenar los impactos de la dispersión en relación con disminución de huella ambiental
por aumento en usos de combustibles derivados del uso del automóvil privado. Esto se
acompaña de políticas como mejoría del transporte masivo, o generación de pago de
impuestos para circular en zonas centrales, entre otros.

7. Relevancia de espacios públicos y semipúblicos con entornos colectivos ricos en


alternativas de uso y disfrute (Fernández. 2010, p. 10). [9], como se ve en la figura 6.

Fig. 6. Espacios urbanos para el disfrute. Inmediaciones del centro George Pompidou. París. Fotografía: M. Perilla,
2011.

116
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Como aspectos conclusivos del anterior panorama se pueden extraer algunas ideas
importantes:

La tendencia a actuar en los centros de las ciudades toma diversas directrices pero en
casi todas se evidencian esfuerzos por respetar el paisaje existente, valorar las edificaciones
con carácter patrimonial, dotar a la ciudad de espacios públicos ricos en posibilidades para el
encuentro y la vida urbana e integrar los centros con las dinámicas contemporáneas.

Desde el punto de vista sociocultural no hay una sola directriz. Uno de los caminos es
el de planear centros variados en términos sociales, con preponderancia para actividades
culturales, comerciales, de negocios, vivienda y turísticas. De otra parte también se dan
ejemplos donde se busca la elitización de algunos sectores centrales, por afán inversionista
de ofrecer viviendas para altos estratos. Esto a veces acompañado de proyectos donde de
manera velada se va erradicando a poblaciones populares asentadas allí.

Una conclusión importante es la manera de actuar con proyectos a veces de tipo


puntual, pero que impactan el territorio, con puesta en marcha de la acupuntura con búsqueda
de sanar tejidos de la trama urbana. Otro tipo de proyectos, de mayor complejidad, se
definen desde figuras de empresa mixta entre sector público y privado, como estrategia para
lograr efectividad en términos operativos y financieros.

Tendencias de valoración nacional

En Colombia, en relación con las tendencias de valoración del patrimonio como elemento
articulador en la transformación de las ciudades, se abordan ejemplos de diez (10)
municipios que se encuentran en pleno proceso de renovación urbana, en el que destaca el
uso de herramientas del urbanismo y arquitectura para el planteamiento de propuestas que
favorecen la inclusión social y cultural de sus habitantes.

Tabla 2. Ciudades analizadas en el Panorama Nacional


CIUDAD FECHA DE FUNDACION PROYECTO EN CENTRO HISTORICO
Plaza San Nicolás, conjunto San José, Plaza de San Roque, paseo
de las Palmas.
BARRANQUILLA 1620
Debate público por demolición o permanencia del edifico de la Caja
Agraria en el Paseo bolívar.
Recuperación y revitalización del Distrito turístico, cultural e
SANTA MARTA 1525 histórico. Callejón del Correo, Plaza de San Francisco, Parque
Santander.
Conjunto de inmuebles de arquitectura republicana
MANIZALES 1850
Calle 19 entre carreras 19 y 23
Rehabilitación del patrimonio a partir del terremoto. Recuperación de
PEREIRA 1816 espacio público en centro histórico con la Plaza Cívica Victoria.
Centro cultural Lucy Tejada.
El municipio cuenta con 6 bienes de interés cultural nacionales, 2
departamentales, 4 municipales y otros 13 declarados por efecto del
POT.
BUCARAMANGA 1622
El conjunto urbano conocido como Centro Histórico de Bucaramanga
está siendo seriamente afectado por falta de declaratoria formal y
reglamentación (PEMP).
Recuperación de la Estación de Ferrocarril fue declarada en 1989, de
estilo neoclásico del período republicano Existe Centro de
Estudios del Patrimonio de Armenia (Cepa) y Manejo, recuperación y
ARMENIA 1889
conservación del patrimonio público con valor cultural de ciudad,
Proyecto calle peatonal o paseo real, desde la plaza de bolívar al
parque Sucre.
AMBALEMA 1627 Centro histórico, PEMP Fase I Convenio 1071 de 2005 entre el

117
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Ministerio de Cultura y la Gobernación del Tolima


Centro Histórico de la ciudad, declarado como Monumento Nacional
por Decreto 1192 de 1977 y Convenio 1071 de 2005 entre el
Ministerio de Cultura y la Gobernación del Tolima para la Fase I de
HONDA 1539
Ambalema, Honda y Mariquita y Fase II del PEMP conexión de
barrios de arquitectura republicana doméstica a proyectos de
renovación.
Edificaciones patrimoniales del Barrió el Prado. Renovación del
MEDELLIN 1616
espacio público en el paseo Carabobo
Placas identitarias de BIC, enlucimiento de fachadas, rehabilitación
CALI 1536 puente de la cervecería. Restauración y consolidación del conjunto
San Francisco.

En estas ciudades no se ha copiado un modelo con fórmulas urbanas foráneas, sino que en
cada una se ha tratado de establecer propuestas propias para su contexto socio geográfico,
cultural e histórico enfocadas a la resolución de problemas comunes relacionados con la
invasión del espacio público, la mala calidad de la vivienda social o la degradación física y
social de sus centros históricos.

El Ministerio de Cultura por intermedio de la dirección de patrimonio ha formulado el Plan


nacional de recuperación de centros históricos (PNRCH) y ha financiado la elaboración de
los planes especiales de manejo y protección (PEMP) para los centros históricos de Santa
Marta, Manizales y Barranquilla con el fin de propender por su revitalización y recuperación
(Gerard, Escovar.2011.p. 12 ) [10].

Fig. 7. Edificios históricos declarados de conservación patrimonial. En Manizales. Fotografía: D. Quintana, 2013.

Barranquilla, junto con Santa Marta y Manizales, han sido los proyectos pilotos para la
intervención de los 44 centros históricos declarados como Bienes de Interés Cultural que
existen en el país (Mincultura 2009) [11]. Por otra parte en la ciudad de Cali, el gobierno
municipal establece mecanismos para la intervención y recuperación del centro histórico y de
sus edificaciones emblemáticas financiadas mediante dineros que se cobrarían a empresarios
privados que realicen obras de redensificación (El País.2012.sp). [12].
En coincidencia con la valoración de bienes patrimoniales, los lineamientos aprobados el
documento CONPES Consejo Nacional de Política Económica y Social 3658, en el marco del
PNRCH Plan Nacional de Recuperación de Centros históricos, tiene como objetivos
principales apoyar a todos los actores comprometidos con el tema, en el fortalecimiento de
políticas y la optimización de recursos para la conservación de los valores arquitectónicos en
los centros históricos y su revitalización.

De esta forma se reconoce el potencial de los Centros históricos y sus ventajas competitivas
respecto a otros sectores de ciudad constituyéndose en “punto de encuentro, de convivencia

118
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

y de inclusión social, al tiempo que se consolidan como un elemento estratégico para el


desarrollo” (CONPES 2010.p.10) [13].

Fig. 8. Patrimonio Doméstico en riesgo de demolición edificios de Vivienda y comercio Centro Histórico
Bucaramanga. Fotografía: S. Garcés, 2013.

Se analizaron en las visitas diversas dinámicas urbanas que en todos los casos
involucran la valoración de bienes de interés cultural y reafirman la importancia que ha
adquirido el patrimonio inmueble en los proyectos de renovación.

El enfoque se establece desde el estudio de las dinámicas actuales y actuaciones urbanas


de revitalización y renovación en los barrios del centro histórico y del impacto en las
edificaciones de uso doméstico. Los actores y las dinámicas se identifican mediante la
observación directa de campo, entrevistas semiestructuradas con la comunidad y con
funcionarios de entidades. Igualmente se identifican actores mediante la revisión de
documentos relacionados con planes y proyectos urbanos.

Si bien, Pereira, Bucaramanga, Armenia y Medellín no cuentan con centro histórico


declarado, estas ciudades se consideran en el panorama nacional por contar con sectores
de gran riqueza patrimonial especialmente en lo relacionado con arquitectura doméstica.

CONCLUSIONES

Sobre tendencias nacionales en relación con sectores centrales de las ciudades.

En el panorama actual, el centro de las ciudades ha vuelto a tenerse en cuenta, después de


décadas de olvido y de potenciación, desde las instituciones de la expansión de la ciudad y la
generación de múltiples centros. Es así como siguiendo las tendencias globales relacionadas
con la dinamización y vinculación del centro de la ciudad a los procesos de la urbe, las
ciudades colombianas también se insertan en esta situación.

Ahora bien, el patrimonio inmueble inmerso en los territorios centrales se ve abocado a sufrir
impactos derivados desde varias situaciones:

Si bien cada municipio debe integrar en su Plan de Desarrollo y en sus POT, consideraciones
sobre los Bienes Patrimoniales Inmuebles y, debe integrar Planes Especiales de Manejo y
Protección, PEMP, no hay claridad sobre temporalidad para efectuarlo, con pérdidas
evidentes en términos de deterioro o demoliciones forzadas, a veces desde laos mismo

119
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

actores de la institucionalidad, como el caso de Vélez, Santander donde hace varios años, el
mismo alcalde patrocinó la demolición de una de las edificaciones más antiguas del casco
histórico, para “levantar un centro comercial moderno”.

El papel de la gestión es fundamental, pero se relaciona con los vicios, formas y


procedimientos políticos, donde a veces, el lobby, la influencia y la correspondiente relación
con campañas de ese orden priman sobre consideraciones específicas de la importancia de
tomar acciones preventivas y correctivas para preservar y dinamizar sectores centrales con
alto valor de memoria. Predominio de factores financieros y políticos sobre los derivados de la
preservación de la memoria y respeto a los actores inmersos en el territorio. Esto a través de
la fórmula de intervención sobre estudios externos y con visiones futuras de escenarios
excluyentes, donde se generan cambios de referentes simbólicos, gentrificación y elitización o
generación de no- lugares, entre otros.

Resulta un impacto de la tendencia de la ciudad región, con alta competitividad y generación


de aparentes focos de interés, que dejan por fuera a ciudades consideradas actores menores,
tal como el grupo norte compuesto por Cartagena, Barranquilla y Santa Marta, que excluyen a
Montería y Sincelejo, inclusive la pertenencia a la Costa Atlántica. Similar situación pasa en El
Eje Cafetero, donde Manizales se ha excluido de la dinámica del eje. El patrimonio, por
supuesto tendrá impactos por cuanto donde más se presenten alianzas regionales, pueden
generarse planes de protección a más corto plazo, por la cadena de fortalecimiento de los
centros históricos como atractivos turísticos, financieros y de alto significado para las
ciudades.

No hay tendencias paralelas respecto a preservación y respeto a las edificaciones de


carácter patrimonial. Algunas ciudades adelantan planes y proyectos concretos en el centro
tradicional, con adecuación y calificación de los espacios públicos, ligados a recorridos de
carácter funcional y con inclusión de los significados derivados de la memoria de la ciudad.
Así se puede observar en Santa Marta, Cali y Pereira de manera evidente., donde
componentes ambientales ligados a la historia de la ciudad, ríos, rondas, parques, se
relacionan con sectores de carácter patrimonial y con edificaciones de valor histórico o formal.
Asimismo se busca con estos planes la integración del ciudadano, o el habitante de paso con
la vida activa urbana.

Algunas ciudades van quedando rezagadas de estas dinámicas, producto de poco interés
político institucional o, por no insertarse adecuadamente a las nuevas dinámicas regionales
territoriales. Se pueden citar los casos de Manizales, o Ambalema y se pueden incluir
Montería y Sincelejo, que a pesar de contar con loables muestras de arquitectura de carácter
patrimonial, no cuentan con políticas o planes de Manejo y protección.

Es evidente un interés por la preservación y protección de edificaciones puntuales, de


interés institucional o religioso católico, dejándose de lado los conjuntos o sectores con
fuertes componentes de arquitectura doméstica de interés.

No hay políticas claras para el logro de sustentabilidad de edificaciones de carácter


patrimonial, quedándose en manos particulares esta situación. Esto trae como consecuencias
el que muchas veces edificaciones de tipo patrimonial sean considerados estorbos o
problemas, inclusive para sus propietarios.

Se requieren estudios serios y generación de escenarios para que se formen gestores del
patrimonio que conozcan a fondo las políticas, lineamientos, herramientas estrategias y
dinámicas de trabajo con las comunidades para que se puedan logar proyectos de inclusión
efectiva del patrimonio a las dinámicas de sustentabilidad de los territorios.

120
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Referencias
[1] Rueda, E. (s.f.). Barrio Santafé. Trabajo no publicado. Bogotá.
[2] Rivera Blanco, J. (2010). Paisaje y Patrimonio. En X Congreso Internacional Rehabilitación del Patrimonio
Arquitectónico y Edificación. Santiago de Chile. Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio, CICOP
[3] Ministerio de Cultura (2005).Manual para inventarios de bienes culturales inmuebles. Bogotá. Colombia.
Imprenta nacional.
[4] Pardo, J (1992). Las formas de la exterioridad. Madrid. Editorial Pre- Textos.
[5] Heidegger, M. (2012). El Ser y el Tiempo, México, Traducción de José Gaos, Fondo de la Cultura Económica.
[6] Fusco, M. (2012).La noción de patrimonio: evolución de un concepto: desde la antigüedad hasta nuestros
días. Argentina: Editorial Nobuko, p 34, p.40.
[7] Perilla M, Sánchez F, Lagos F. (2012).Propuesta metodológica para intervención en edificaciones
consideradas bienes de interés patrimonial en Bogotá”. Universidad Colegio Mayor de Cundinamarca. (Paper).
[8] Rojas, E. (2004). Volver al centro. La recuperación de áreas urbanas centrales. New York. Banco
Interamericano de Desarrollo, BID.
[9] Fernández Per, A., Arpa, J. (2010). Next. Collective housing in progress. Vitoria-Gasteis. A+T Architecture
publishers.
[10] Gerard M, Escovar A. (2011) Ciudades colombianas en transformación. Editorial Planeta Colombiana S.A.
[11] Ministerio de Cultura (2009). Consultado: [22, abril, 2013] Disponible en:
http://www.mincultura.gov.co/?idcategoria
[12] El Pais.com.co. (2013) Alcaldía de Cali busca fondos para recuperar el Centro Histórico de la ciudad [En línea]
http://www.elpais.com.co/elpais/cali/noticias/alcaldia-cali-busca- fondos-para-recuperar-centro-histórico-ciudad
[13] CONPES. (2010) Consejo Nacional de Política Económica y Social 3658, en el marco del PNRCH Plan
Nacional de Recuperación de Centros históricos. Colombia, p. 10.

121
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Rutas y senderos de la arquitectura del siglo XX y su conservación.

Luis Alberto Mendoza Pérez.


Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad de Colima.

Resumen.

La arquitectura moderna construida en el estado de Colima durante el periodo 1940-1970


ha sido sujeto de alteraciones, modificaciones, desapariciones y algunas discretas
permanencias producto de nuevas necesidades espaciales, inconsistencia constructiva,
poco reconocimiento a su aportación. Estas últimas acciones se encuentran soportadas
en un desconocimiento parcial de los principales principios teóricos de la arquitectura del
movimiento moderno. También de una interpretación de una arquitectura efímera, de
moda, de una actualidad pasajera. Por otro lado, la existencia de una estructura
administrativa y legal que valoriza a la arquitectura decimonónica como ejemplo de un
pasado exitoso y en muchas ocasiones, victorioso.

1940 fue un año que detonó en la entidad obras modernas, basadas en los principios
funcionalistas del Arq. José Villagrán García, hospitales, escuelas, casas habitación lo
demuestran. En 1960 Félix Candela proyecto un Auditorio al aire libre. El Instituto
Mexicano del Seguro Social desarrollo conjunto habitacional fundamentado en la Carta de
Atenas. La ciudad y Puerto de Manzanillo capitalizó un crecimiento económico y
demográfico producto de la presencia tanto del ferrocarril como del Puerto. Mientras en la
ciudad de Colima, durante la década de los años 50, se abrieron calles con versiones e
interpretaciones modernas, se construyeron esculturas con símbolos de identidad
nacional y local, la calle principal se amplió, propiciando una nueva dinámica urbana. La
modernidad mostraba sus principales manifestaciones, calles, calzadas, avenidas y
construcciones.

Sin embargo en el imaginario colectivo o en la cultura arquitectónica, mientras que la


arquitectura del movimiento moderno, solo fue novedosa por un periodo corto. La
discusión teórica de la conservación arquitectónica ha desdeñado el movimiento moderno
quizá porque este movimiento, a su vez, marginó la arquitectura académica. Pasado y
presente, antiguo y moderno. Dos arquitecturas aparentemente contrarias en un mismo
tejido urbano.

Este trabajo muestra algunos edificios que cobijados de esos principios arquitectónicos
permanecen discretos, a la espera de un futuro incierto.

INTRODUCCIÓN

La ciudad y puerto de Manzanillo, ha sido objeto de múltiples intervenciones en su


estructura urbana y también en sus edificios por causas imputables a la presencia de
ciclones y otros efectos de la naturaleza y de su ubicación en el océano Pacífico. Aunque
la historia de este siti0o se remonta desde el siglo XVI, como escenario de arribo de

122
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

embarcaciones y batallas, su historia oficial como puerto se da en el siglo XIX, cuando se


establece oficialmente una aduana y a finales del mismo siglo llegan grandes proyectos
de inversión por la presencia del ferrocarril.

La ubicación estrategia en el Océano Pacífico, Manzanillo represento la oportunidad para


instalar una terminal ferroviaria que uniera Pacífico con el Golfo de México y también
conectarse al camino de tierra adentro, camino que conducía y unía a México con
Estados Unidos.

También represento Manzanillo un lugar estratégico para la carga de mercancías hacia el


mundo asiático, lo que le valió ser receptora de la embarcación conocida como la Naos de
China.

En pleno siglo XX, y ante la inminente guerra que se desarrollaría a mitad del siglo, el
Gobierno norteamericano apoya la instalación y construcción de un hospital de altura en
el año de 1938 y concluida en 1939.

También, producto de un devastador ciclón a finales de los años cincuenta del siglo XX, el
gobierno federal decide establecer una centro de salud para brindar una opción
hospitalaria y servicio social que marco como política de salud el presidente Adolfo López
Mateos.

¿Qué cualidades une a estas dos edificaciones que se encuentran en el Puerto de


Manzanillo?

Tres hechos sencillos, el primero que ambas edificaciones ofrecen en su momento el más
avanzado nivel hospitalario del occidente de México, y el segundo el tiempo de edificación
el cal duró un año en construirse cada uno. Finalmente, el tercero, la ubicación urbana de
ambas edificaciones. La primera en la parte baja del cerro al borde de un estero de agua
conocida como San Pedrito, al oriente del Puerto de Manzanillo, mientras que la segunda
se edificó sobre la Laguna de Cuyutlán al sur del centro histórico del puerto de Manzanillo.
Porque ambos hospitales se ubican en lugares complicados y con problemas
identificables de salubridad, malos olores y presencia de mosquitos y aguas semi-
estancadas?

Búsqueda insaciable

Se realizó una investigación historiográfica de dos hospitales ubicados en Manzanillo. El


primero fue el Hospital General de Salud y Bienestar, construido por el Gobierno Federal
entre 1938 y 1940 e inaugurado por el Presidente Lázaro Cárdenas. El segundo fue
construido durante la ola expansionista del Instituto Mexicano del Seguro Social del
presidente Adolfo López Mateos.

123
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Para ambos casos se identificó su ubicación urbana, su conexión con el centro histórico
del puerto de Manzanillo y su acceso a las poblaciones a quién dirigía su atención y
servicios de salud.

Figura 1, Hospital civil de Manzanillo. Circa 1940.

Las manifestaciones arquitectónicas

El Hospital General de Manzanillo, perteneciente a la Secretaría de Salud y Bienestar, se


inauguró en enero de 1940 por parte del presidente Lázaro Cárdenas, en esa época su
capacidad era de 180 camas, de las cuales se utilizaban normalmente 154 (Gomez,
1994). En esa época resultaba ser el hospital más grande en el occidente de México. Al
parecer se construyeron dos hospitales idénticos en la costa del Océano Pacífico, al
parecer para recibir posibles pacientes de la guerra. Los trabajos iniciaron en marzo del
año de 1938 y concluyeron en julio de 1939. El hospital original se asentó sobre un predio
de aproximadamente una hectárea frente a la antigua laguna de San Pedrito.
Posteriormente con la realización de un estudio técnico y en base a las nuevas
normativas que estimaban una cama por cada 1000 habitantes, se redujo a 60 camas.
Este hecho señala que existían 60,000 habitantes en Manzanillo. Este hecho propicio que
se le denominara Hospital General B. Tuvo varias administraciones, la primera de parte
de la Secretaria de Salud, posteriormente el Instituto Mexicano del Seguro Social, misma
que posteriormente se muda la administración a las instalaciones propias construidas en
el centro de Seguridad social Padre Hidalgo en la década de los años sesenta. Después
es administrada por la Secretaria de Marina y finalmente el Instituto de Seguridad Social

124
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

para los trabajadores del estado (ISSSTE) (Colima, 2014). En cada una de estas
administraciones existieron cambios de uso y adecuaciones espaciales.

El Hospital más avanzado en el occidente de México en la ciudad y puerto de Manzanillo,


una expresión de la modernidad, ubicado a las orillas de la antigua laguna de San Pedrito
y a las faldas del cerro del Vigia, este edificios se desplantaba sobre una pilotes de

Figura 2. Hospital civil frente a la Laguna de San Pedrito. Circa 1940.

concreto al frente, en este nivel se ubicaba sala de espera y vestíbulos, lo que le daba
ligereza visual, y dos niveles superiores. Donde se ubicaban las camas.

El Centro de Seguridad para el Bienestar Familiar Padre Hidalgo, llamado así para
celebrar los 150 años de su muerte en 1961, se inicia su construcción el 15 de marzo y
concluye el 13 de diciembre de 1960. Formó parte de un conjunto habitacional de 205
viviendas

Las características arquitectónicas y constructivas de ambos casos se remontan a una


clara interpretación de la arquitectura moderna. He incluyó, guardería, primaria,
secundaria, servicios comunitarios, urgencias y hospital. Tenía una capacidad para
atender 7,000 derechohabientes, con 5 consultorios, 2 a medicina general y 3 a
especialidades, laboratorio de análisis clínicos, sección de rayos x, servicio de urgencia,
sala de operaciones, sala de expulsión, central de equipos, sección de hospitalización.

En el libro del Instituto Mexicano del Seguro Social señala la edificación en un tiempo
record de 10 meses (Coquet, 1964).

125
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Similares y diferencias

Figura 3. Ubicación de los cuerpos de agua en Manzanillo. Circa 1985.

El hospital conocido como el Hospital General B, una fiel expresión del movimiento
moderno, se encuentra sobre una breve planicie que se encuentra al pie del cerro y
durante su construcción se encontraba rente el estero o laguna de San Pedrito, mismo
que se fue rellenando poco a poco hasta que a finales de los años 80 se terminó de
rellenar y construir edificaciones que borraron los vestigios de su existencia.

Actualmente el acceso es por una calle angosta, en una zona de población de alta
densidad, mantiene dando servicios médicos.

La clínica hospital del seguro social conocido como Padre Hidalgo, se construyó sobre
una porción de la laguna de Cuyutlán, aproximadamente 16 hectáreas según el
documento expropiatorio del gobierno federal expedido el 15 de marzo de 1960,
exactamente el día que dio inicio la construcción de las plataformas las cuales en las
cuales el mismo libro menciona que se tuvieron que utilizar más de 900,000 m3 de
material para relleno que fue llevado e sitios de entre 1 y 6 km de distancia.

En ambos casos el lenguaje arquitectónico era moderno, el hospital ubicado en san


Pedrito, tenía planta libre, uso de pilotes, modulación de ventanas, características
totalmente fieles a los principios promulgados por Le Corbusier en su momento.

126
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura 4. Fachada original. Dibujo Javier Gómez. Circa 1994.

En tanto la Clínica Hospital Padre Hidalgo, la idea general del conjunto retomo fielmente
los principios de la Carta de Atenas, También promulgadas por Le Corbusier, mientras
que el proyecto arquitectónico obedeció a los principios tomados por el funcionalismo y
las ideas de José Villagrán García, las ideas del movimiento moderno y a la enorme
influencia que ejercieron los lineamientos del Arquitecto Alejandro Prieto Posadas, quien
fue el proyectista y responsable del departamento de obras del Instituto Mexicano del
Seguro Social (IMSS) durante la gestión de Benito Coquet en la misma institución.

Mientras que el primer hospital construid en 1938 se realizó en tres niveles, la Clínica
hospital del IMSS se realizó en un solo nivel. Quizá esto se debió a que el construido en
1938 se realizó en terrenos colindantes a la laguna de San Pedrito, en tierra firme y en el
inicio de la montaña que participa de la Sierra Madre Occidental, en tanto la obra del Arq.
Alejandro prieto Posadas se realizó sobre terrenos ganados a la laguna. El primer edificio
no ha tenido problemas estructurales, el segundo si los ha tenido e inclusive se han
adecuado espacios correspondientes a antiguos pasillos como consultorios. El primero
permanece manteniendo y presencia en la zona como el hospital general, mientras que el
segundo a pesar de haber presentado cualidades distintivas, ha ido perdiendo espacios
sociales que ha sido clausurados, el antiguo corredor de arcos de concreto que
caracterizó a varios edificios hospitalarios del IMSS ha desaparecido casi en su totalidad.

Lo interesante en ambos casos, es el descuido que han tenido como expresión de la


arquitectura moderna y testimonio de su aportación en su época. Escondidos los dos
edificios en el paisaje urbano, la presencia del movimiento moderno se disuelve en
múltiples formas que tiene el paisaje construido en su entorno. De tal manera, como

127
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

rescatar esas aportaciones de su modernidad. La trascendencia y significado de estos


inmuebles está clara. Una interpretación clara de los principios modernos, en ambos
casos las ideas de Le Corbusier es evidente.

Figura 5. Plano de ubicación del conjunto Padre Hidalgo sobre la Laguna


de Cuyutlán. Circa 1960.

Figura 6. Vista aérea del conjunto Padre Hidalgo. Circa 1964.

Figura 7. Plano del conjunto Padre Hidalgo. Circa 1959 128


X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Aunado a la presencia de las ideas del movimiento moderno, se manifiesta también la


aportación de la arquitectura institucional mexicana acorde a los principios de Villagrán
están manifiestos tanto en sus apunte de teoría de la arquitectura, la indudable
congruencia entre programa arquitectónico y sistema constructivo, la congruencia entre
programa arquitectónico y fachada, programa arquitectónico y articulaciones espaciales.
En este último caso, el lenguaje arquitectónico que identifico la obra del IMSS en las
distintas ciudades de México entre los años de 1958 a 1964, se convirtió en un icono de la
arquitectura hospitalaria del país. Su trascendencia es indiscutible.

Figura 8. Inauguración conjunto Padre Hidalgo. 1960.

Figura 9. Motivo de ingreso al conjunto. 1960.

129
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Ahora a más de 50 años de la edificación de estas obras arquitectónicas, se debate entre


la vida y la transformación de su lenguaje arquitectónico por una actualización de sus
instalaciones. Aquí surge el debate, ¿con que criterios formales, funcionales se deben
intervenir? ¿Dónde se encuentran los documentos originales y el historial de sus
transformaciones que se encuentren consignadas puntualmente después de múltiples
intervenciones?

Es indudable que es necesario consolidar la búsqueda de documentos originales, su


clasificación y seguimiento histórico de cada uno de los inmuebles que por su impacto y
trascendencia en la sociedad en su momento se rescaten, reconstruyendo esos pasajes
de historia arquitectónica y urbana que genero el siglo XX con las interpretaciones de la
arquitectura moderna y sus ideales manifiestos en la arquitectura mexicana.

CONCLUSIÓN

Indudablemente, el Estado de Colima, en México, como muchas otras entidades,


ciudades y puertos tuvieron un auge en el siglo XX que modificaron la manera de vivir del
siglo XX. La industrialización de los años 50, la presencia del ferrocarril al principio del
siglo XX, las ideas modernas de la arquitectura y la ciudad. La presencia ideológica de Le
Corbusier, José Villagrán García, los arquitectos formados en distintas instituciones en
México y fuera de México aportaron una arquitectura relevante que es reconocida. Los
aporto un lenguaje arquitecto, los conceptos de la segunda modernidad, después de la
segunda guerra mundial son un claro indicio que esa arquitectura nueva tuvo una acogida
social que también aspiraba a nuevas soluciones que confrontaran la tradición
constructiva en busca de una calidad de vida mejor.

Sin embargo el estudio de la arquitectura del siglo XX se enfrenta a una serie de


problemáticas, tales como la ausencia de archivos especializados de arquitectura y
urbanismo, clasificación deficiente de documentos, encuentros circunstanciales de planos,
leyendas urbanas, que han ido construyendo una historia de la arquitectura fraccionada y
parcializada que otorga referentes a arquitectos renombrados o a sitios específicos y
dejan de lado a más de 30 ciudades que tuvieron su apogeo en el siglo XX con obras
digna de ser revisada y estudiada.

Bibliografía
_________. (12 de 03 de 1960). 400 casas construirá el Seguro Social en el Puerto de
Manzanillo. Ecos de la Costa., pág. 1.

__________. (14 de 03 de 1960). Ayer iniciaron en forma oficial los trabajos de


rehabilitación del puerto. Diario de Colima, pág. 1.

__________. (10 de 01 de 1960). Construcción de 2000 casas en zonas rurales que


desvastó el ciclón. Diario de Colima, pág. 1.

130
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

__________. (14 de 12 de 1960). Se puso en servicio la Unidad Social Hidalgo. Diario de


Colima, pág. 1.

___________. (1964). La Seguridad Social en México. México: Instituto Mexicano del


Seguro Social.

Colima, G. d. (9 de septiembre de 2014). Gobierno del Estado de Colima. Hospitales.


Obtenido de http://www.saludcolima.gob.mx/hospital_mzo.php

Coquet, B. (1964). La Seguridad Social en México (Programa Nacional de Construcción


de Unidades Médicas, Sociales y Administrativas 1958-1964. México: Instituto
Mexicano del Seguro Social.

Gomez, J. (1994). Desarrollo de prácticas profesionales en la Secretaria de Salud y


Bienestar Social del Gobierno del Estado de Colima. Coquimatlán: Tesis
Universidad de Colima.

131
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Vías ancestrales: Arquitectura de la integración en América precolombina. Alianzas entre


la investigación y la gestión del patrimonio arqueológico.

Josep Ligorred (FAUADY) e Inés Gordillo (UBA)

A la Memoria del entrañable maestro Dr. Edward B. Kurjack, quien con sus andanzas y
reflexiones nos enseñó que “los mayas no construyeron para no enlodarse los pies”.

Introducción
Las vías de circulación y comunicación son componentes críticos del paisaje social. En el
mundo precolombino, como en el presente, integran lugares, personas y cosas, poniendo en
marcha la dinámica sociocultural que, según sea el caso, adquiere distinta dimensión,
complejidad y escala geográfica.
Los caminos están en todas partes, y proporcionan un medio empírico sorprendente para
abordar el movimiento de personas a través del territorio. En algún sentido, circular, moverse,
trasladarse a través de un paisaje es un proceso de compromiso que lleva a reafirmar
relaciones con ciertos puntos de referencia en el espacio y con todo el complejo de significados
asociados con ellos.
El objetivo de este trabajo es considerar el papel de la circulación en la construcción de paisajes
culturales en el pasado americano, evaluando la reclamación actual de su entidad material y
conceptual así como las líneas de acción dentro de la gestión patrimonial de rutas e itinerarios
culturales que estimulen al diálogo intercultural, al desarrollo sustentable y al turismo cultural de
las distintas regiones. Para ello, focalizamos la atención en dos conjuntos viales notables del
mundo prehispánico: el Qhapaq Ñan de los Andes y los sacbeo’ob del Mayab.

Los sacbeo’ob1 en las tierras bajas mayas


En las tierras bajas mayas del norte de Yucatán uno de los principales rasgos distintivos del
patrón de asentamiento son los llamados sacbeo’ob, calzadas o caminos de piedra artificiales
(Figura 1).
Diego de Landa, en el siglo XVI, mencionó un segmento de camino que unía a la antigua ciudad
de Tihó con las ruinas de Izamal, a 65 kilómetros hacia el este, “…y hay señales hoy en día de
haber habido una muy hermosa calzada de los unos a los otros” (Landa 1966:109). En esta ruta
de oriente, está ampliamente documentado precisamente el sacbé de 32 kilómetros que va de
Izamal a Aké (Maldonado, 1979; 1979a). El mismo fraile relata también una ceremonia
relacionada con los sacbeo’ob cuando escribe:

“los caminantes llevaban en sus caminos incienso y un platillo en que quemarlo, y


así, por la noche, do quiera que llegaban, erigían tres piedras pequeñas y ponían en
ellas sendos pocos del incienso y poníanles delante otras tres piedras llanas las
cuales echaban el incienso, rogando al dios que llaman Ekchuah los volviese con
bien a sus casas; y esto lo hacían cada noche hasta ser vueltos a sus casas donde

1
Sacbeo’ob. Palabra del idioma maya yucateco cuya etimología procede de los vocablos [sac]: blanco y [bé]:
camino = “camino blanco”. En arqueología, se denominan así a los caminos o calzadas prehispánicos.

132
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

no faltaba quien por ellos hiciese otro tanto y aún más (Landa 1996:48).

En 1688, López Cogolludo declaró que:

"hay restos de carreteras pavimentadas que atraviesan todo este reino y dicen que
terminaban en el este a orillas del mar…para que puedan llegar a Cozumel a
cumplir sus promesas, ofrecer sus sacrificios, pedir ayuda para sus necesidades, y
para la equivocada adoración de sus falsos dioses" (en Tozzer, 1941:109).

Casi dos siglos después, en 1883, Charnay señaló que había encontrado “rastros de un camino
de cemento, desde Izamal hasta el mar, enfrente de la isla de Cozumel" (en Mathews 2006:4).
En 1930 Bennet, empleando ya técnicas arqueológicas realiza sondeos en el sacbé de Yaxuná
a Cobá, y Villa Rojas en 1934 menciona entre las costumbres de los habitantes de la zona que
todavía utilizaban ese sacbé.
Los sacbeo’ob fueron obras públicas realizadas con el mismo sistema constructivo que los
mayas antiguos utilizaron para nivelar la topografía del terreno y cimentar sus viviendas,
palacios o templos. Se trata de dos muros de contención paralelos, careadas en su vista
exterior, cuyo núcleo se rellenaba con capas de piedras de distintos tamaños, grandes al fondo
y grava y gravilla hasta la superficie, donde llevaban una gruesa capa de estuco aplanado. Las
alturas varían dependiendo de los desniveles del terreno natural, aunque en promedio llegan a
alcanzar un metro.
Maldonado (1979, 1979a) considera que los sistemas de sacbeo’ob en el contexto arqueológico
reflejan la culminación de los sistemas sociales de desarrollo regional. En el “Atlas arqueológico
del estado de Yucatán”, Garza y Kurjack (1980) subrayan entre las principales formas de los
patrones de asentamiento a las “calzadas internas” y las “calzadas intersitios”.
Describen las primeras como “bien elaboradas calles que unen plataformas con edificios
prominentes”, y las consideran “evidencia de la fuerte interacción que una vez tuvo lugar entre
los seres humanos que ocuparon distintos complejos arquitectónicos”, y opinan que su
construcción “obedecía al reconocimiento de una relación especialmente estrecha entre dos o
más grupos sociales dentro de un sitio” (Garza y Kurjack 1980:54). Las calzadas internas son
“elementos que dan unidad a los complejos arquitectónicos” y que “posiblemente señalan
fuertes relaciones entre las sedes o residencias de las familias rectoras”, “como prolongaciones
de plataformas para unificar dos complejos de estructuras”. Desde un análisis del diseño
urbano, los sacbeo’ob internos son “los ejes” de las antiguas ciudades mayas, con ejemplos
que varían desde “comunidades simples” como el caso de Labná, o de “forma más compleja
con múltiples caminos y agrupaciones arquitectónicas” como los casos de Dzibilchaltún o Cobá
(Garza y Kurjack 1980:70). La longitud de las calzadas internas varía en relación a la extensión
y forma de cada asentamiento. Los sacbeo’ob que son propiamente los “ejes” del diseño urbano
de las antiguas ciudades suelen mantener trayectorias este-oeste, como es el caso de
Dzibilchaltún (Figura 2), y/o norte-sur, como en el caso de Sayil, por ejemplo. Estas calzadas
internas son de entre 5 y 12 metros de ancho
Por otra parte, para estos mismos autores, las “calzadas intersitios” conectan coaliciones de
asentamientos que “parecen haber sido las comunidades centrales de varios estados, y reflejan
sistemas de organización política regionales, en donde el contraste en los tamaños de los
asentamientos que enlazan sugiere un control de asentamientos “colosales” sobre sus vecinos
más pequeños, lo cual sugirió formas de gobierno centralizado para el período Clásico (Kurjack

133
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

y Andrews V 1976). Con base precisamente en los sitios bajo el área de influencia de cada uno
de esos sacbeo’ob intersitios los autores establecieron “una jerarquía de asentamientos con
cuatro rangos” (Garza y Kurjack 1980:62) que hasta la fecha sigue siendo referente obligado en
los estudios de patrón de asentamiento en el norte de Yucatán. “El uso de calzadas para ligar
componentes de la comunidad y la estructuración regional sugieren que las formas de
integración territorial fueron réplicas de las que enlazan a los miembros del mismo
asentamiento” (Garza y Kurjack 1980:83). En los trayectos de estas calzadas se encuentran
otros asentamientos de distintos tamaños y envergaduras, así como numerosos conjuntos
arquitectónicos relacionados directamente con ellas; el estudio de Carrasco (1993) sobre el
sacbé Uxmal-Nohpat-Kabah es ejemplo de otras posibilidades de estudios regionales:

“La presencia en el trayecto del sacbé de estructuras arquitectónicas a manera de


pilonos que marcan los límites territoriales, tanto en Nohpat como en Uxmal, y que
claramente funcionaron como retenes fronterizos, así como la ausencia de
asentamiento en el espacio que los separa nos inducen a pensar que se dio una
dependencia de Nohpat hacia Uxmal, sino que más bien debieron existir acuerdos
políticos que obligaban a los gobernantes de ambos territorios a respetar los
intereses y la integridad de su vecino… A diferencia el sacbé que comunica a
Nohpat con Kabah no presenta pilonos o retenes fronterizos. La existencia de
asentamiento humano casi continuo en su trayecto y el espacio geográfico los
separa nos muestra que las relaciones políticas entre ambos territorios eran
beligerantes, siendo el uso del sacbé una vía de comunicación más expedita…”
(Carrasco 1993: 211).

Otro ejemplo de sacbeo’ob lo encontramos en el sitio arqueológico de Xoclán (Figura 3), en la


ciudad de Mérida. En Xoclán, un parque arqueoecológico de la ciudad de Mérida, el sacbé mide
12 metros de ancho, conservado todavía en un trayecto de más de 240 m de longitud. Es uno
de los rasgos más significativos del asentamiento y constituye un acceso principal al sitio, o
también su salida. En la parte más alta del sacbé, unos 70 metros antes de que remate por al
poniente, en la escalera o rampa de acceso a la Plataforma del conjunto palaciego, pasa frente
a una estructura que conocemos con el apodo de “la garita”, cuyo eje está precisamente
orientado hacia la pirámide principal del conjunto. Según nuestros estudios (Ligorred 2009) este
antiguo camino maya pudo haber conectado las construcciones del conjunto palaciego de
Xoclán con el centro de la antigua ciudad de T’Hó, la Mérida ancestral (Figura 4).

Al igual que en caso de los sacbeo’ob internos, las calzadas intersitios suelen mantener
trayectorias este-oeste, como es el caso del camino de 32 km que unió las ciudad de Izamal
con la de Aké, el de Cansahcab a Ucí de 18 km, o el de 100 km que enlazó a Cobá con
Yaxuná, y/o norte-sur, como en el caso de Izamal a Kantunil, de 14 km, por ejemplo. Hay que
señalar, pero, que en el caso del sacbé de Uxmal a Kabah, de 18 km en los valles del Puuc, la
trayectoria es noroeste-sureste. En el caso de las calzadas intersitios el ancho suele ser similar
al de las calzadas internas, aunque en algunos casos llega a alcanzar casi los 20 m de ancho.
Maldonado (1995) señala que las dimensiones de los sitios rectores y los sacbeo’ob intersitios
son evidencia de hegemonía regional, y usa estos indicadores para marcar el inicio de la
formación de estados locales, que culminan “con la jefatura total de cada uno de esos sitios
mayores en su región” (ibídem: 73). En el norte de la península de Yucatán, el autor identifica
los casos de Cobá, al oriente; Izamal y Ucí, al centro, y Uxmal, más al suroeste.

134
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Desde esa perspectiva (Maldonado 1995), confirmar que el sacbé de Xoclán forma parte de un
posible sistema de calzadas en T’Hó, además de otras consideraciones acerca de relaciones
jerárquicas o alianzas estratégicas, nos ayudarían a enmarcar el desarrollo político de esta
antigua ciudad dentro del panorama del norte de Yucatán. Que no los hubiera plantearía
nuevas preguntas relacionadas con los procesos de cambio social y de la organización política
de T’Hó (Ligorred 2010).
Para Ochoa (1994), en sus estudios de patrón de asentamiento en las tierras bajas mayas del
sur los sacbeo’ob “a veces conformaban redes bastante complejas, ocasionalmente
atravesando terrenos pantanosos y lagunas”, y recuerda que “el uso que parecen haber tenido
esos caminos fue el de ser transitados por personajes de alto rango que, según ciertas
representaciones, en algunos casos eran llevados en literas” (Ochoa 1994:6). Para otros
autores como Navarrete, Con y Martínez (1979), en sus observaciones en Cobá, consideran
que su utilidad respondía más a criterios de orden económico que religioso, y para ellos “fueron
primordialmente construidos con un fin menos suntuoso y más práctico”.
Según Schwacke (2000) los sacbeo’ob son rasgos de arquitectura pública, con implicaciones
simbólicas, políticas, sociales y económicas, y que definen la conexión entre el paisaje social y
natural formando una red física de unión entre antiguas ciudades mayas.
En gran medida, el estudio de los sacbeo’ob permite reconstruir los antiguos sistemas políticos
y económicos, la escala concreta de las comunicaciones, y las representaciones simbólicas de
la visión del mundo y la cosmología, constituyendo como una evidencia de suma importancia
para delinear el sistema regional de caminos que conectaban las esferas de interacción en la
península de Yucatán (Mathews 2006:3-4).
Los sacbeo’ob tienen un carácter doméstico relacionado con las plataformas habitacionales
asociadas a los caminos y que en los caminos había altares donde se realizaban rituales,
considera que los caminos tienen un uso multifuncional, y que su función principal era la de
comunicación e integración del sitio (Uriarte 2003).
Ortiz (2009), en su tesis acerca del sacbé de Dzibilchaltún, señala que “los sacbeo’ob son
espacios donde se conjuntaron una multiplicidad de acciones y actividades relacionadas al
poder” y que “funciona para el concepto de intimidad y usos del espacio como un dispositivo
señalador de la red de intimidad y circulación de la población” (Ortiz 2009:37). Para esta misma
autora “los caminos… son espacios en el ambiente público que conectan los lugares recónditos,
como un medio físico de integración social”. En su caso de estudio, observa como los
habitantes de Dzibilchaltún paulatinamente restringieron el acceso a la Plaza Sur, con el
propósito de aislar las viviendas de la Plaza Sur del resto de la comunidad, y para ella, esta
modificación ofrece “una visión de los entresijos de poder relacionados con el control de los
caminos y el acceso a los espacios privilegiados” y a su vez, “nos hablan de una necesidad de
interacción e integración, de privacidad, intimidad, y una circulación de bienes y agentes” (Ortiz
2009:134).

La gestión patrimonial de los sacbeo’ob


Los sacbeo’ob mayas del norte de Yucatán, con excepción de algunas calzadas internas en
sitios abiertos al público por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), como en los
casos de Dzibilchaltún, Cobá, Labná y Oxkintok, o pequeños transectos de las calzadas
intersitios en Kabah, Izamal o Yaxuná, no se han mantenido en función desde su abandono a
finales del Clásico, a pesar de la relevancia que tuvieron en su momento en la esfera de la
organización política de los mayas antiguos, y de la importancia para entender el paisaje
arqueológico de la península de Yucatán.

135
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Chichén Itzá y Uxmal, son las dos antiguas ciudades mayas monumentales que se encuentran
en la Lista de Patrimonio Mundial. A pesar de contar con magníficos ejemplos de sacbeo’ob en
su puesta en valor no se han considerado todavía las posibilidades de su activación.
El sitio arqueológico de Chichen Itzá, forma parte desde 1988 de la Lista del Patrimonio Mundial
de la UNESCO y fue nombrado en 2007 como una de las Siete Maravillas del Mundo
Contemporáneo. La singularidad de su sistema de calzadas internas es de gran singularidad
para entender tanto la historia dinámica de la ciudad como la misma traza urbana (Ligorred
2013:169). Pero además, Chichén Itzá está íntimamente ligado con asentamientos costeros,
como el antiguo puerto de Isla Cerritos, un importante centro del sistema portuario de los
comerciantes mayas antiguos.
La Ciudad Prehispánica de Uxmal fue incluida en la misma Lista de la UNESCO en 1996.
Uxmal es el destino principal de "La Ruta Puuc", circuito turístico que incluye, además de
Uxmal, a los sitios arqueológicos de Kabah, Sayil, Xlapak, Labná y las Grutas de Loltún,
ampliado en la última década al sitio de Oxkintok, y las Grutas de Calcehtok.
A pesar de los recorridos y registros arqueológicos pormenorizados de los 18 km del sacbé que
une a Uxmal con Kabah (Carrasco 1993), y de que en el Plan de manejo del Parque Estatal
Kabah (2004), decretado desde 1993, se contempla, dentro de los programas de investigación
arqueológica y de turismo, la puesta en valor del sector de esta calzada que forma parte de la
antigua ciudad como acceso para los visitantes. A pesar de lo anterior, no ha habido acciones
puntuales para la restauración y activación de ese sacbé.
En la actualidad esta Ruta de sitios arqueológicos representan un atractivo turístico más del
estado de Yucatán ya que estos sitios se encuentran cercanos y comunicados entre sí por
vialidades. Esto ayuda a que los visitantes puedan acudir a este conjunto de sitios
arqueológicos en un plan de salida debido a su enlace y corta distancia. De la misma forma,
podemos apreciar que los demás sitios arqueológicos ubicados al norte, oriente y suroeste en
Yucatán se encuentra retirados uno de otro lo que representa una problemática para la creación
de rutas turísticas entrelazadas (Ligorred 2013:169).
En el programa de trabajo 2007-2012 de la Dirección de Patrimonio Mundial del INAH, en lo que
respecta al Patrimonio Mundial y Turismo Cultural se señala que “se encargará de dar
seguimiento, generar acuerdos con las autoridades federales, estatales y municipales
responsables del resguardo de los sitios mexicanos declarados Patrimonio Mundial por la
UNESCO”2.
A pesar de ello, en términos generales observamos que las acciones en este sentido, como
podrían manifestarse a través de programas educativos como Patrimonito, Patrimonio Mundial y
Turismo Sostenible o el programa de Gente protegiendo Lugares Patrimonio Mundial,
impulsados por la UNESCO, no han sido impulsados en los municipios donde se encuentran
Chichen y Uxmal y ni siquiera en las comunidades más cercanas a estos sitios, a pesar de que
en el discurso se mencionan reiteradamente la creación de nuevos planes y proyectos para
impulsar el turismo sustentable y la apropiación comunitaria en torno a Chichén Itzá (Ligorred
2013:114).
Otro caso lo representa el sitio de Dzibilchaltún, que además es Parque Nacional desde una de
las primeras áreas naturales protegidas de México, y donde uno de sus sacbeo’ob internos es
el principal eje de la antigua ciudad. El sector Este del sacbé que va desde la Plaza Central del
sitio, junto al cenote, hasta el grupo del Templo de los Siete Muñecos, fue excavado en los años
noventa y es quizás hoy en día la calzada cuya activación es más evidente debido a que
durante los equinoccios es recorrida al amanecer por gran número de vecinos de la ciudad de
2
http://www.patrimonio-mexico.inah.gob.mx/index.php

136
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Mérida y visitantes nacionales y extranjeros para observar el fenómeno astronómico al


amanecer.
No queremos omitir el caso del sacbé registrado en el Parque Arqueoecológico de Xoclán, en la
ciudad de Mérida. En el Plan estratégico del proyecto emprendido en Xoclán, es un reto la
integración urbana de los vestigios arqueológicos a la ciudad actual. La meta es recuperar los
espacios arquitectónicos de Xoclán, para devolver a la ciudad parte de su historia y del
abolengo de su imagen maya, y ofrecerle a la ciudadanía un espacio público con áreas
didácticas y de esparcimiento. Estos espacios, además de iluminar sobre la historia maya de
Mérida, permitirán, a través de un programa paralelo para el estudio y protección de la
vegetación que los rodea, y de reforestación cuidadosa, que el entorno permanezca como un
importante pulmón de la ciudad del siglo XXI (Ligorred 2009:155-156). En este contexto de
gestión técnica integral del patrimonio arqueológico la valoración del sacbé tiene un especial
significado.

El Qhapaq Ñan
Los caminos del Tawantinsuyu -Imperio Inca- constituyeron la red vial más extensa de américa
precolombina, desarrollada través de los actuales territorios de varios países andinos: desde el
sur de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia , Chile y Argentina (figura 5). Esta red caminera,
centralizada en la capital del imperio, que permitió la integración de tan distantes y variadas
regiones, estuvo vertebrada por un camino principal, el Qhapaq Ñan3, y enlazó los cuatro suyus
del imperio: Chinchaysuyu, Collasuyu, Antisuyu y Contisuyu, hacia el norte, sur, este y oeste,
respectivamente. Su trama superaba los 23.000 (Hyslop 1992), alcanzó toda su magnitud
durante el período inca en el siglo XV. Los incas incorporaron trazados anteriores que se fueron
realizando a lo largo de más de 2000 años y generaron un verdadero sistema vial articulado,
organizando, ampliando y mejorando su funcionamiento e infraestructura.

El camino principal es longitudinal, en un eje norte-sur, paralelo a la cordillera, pero la red se


integra con ejes transversales que van hacia el oriente y occidente, generando un circuito
articulado que no deja punto del territorio sin acceso al Qhapaq Ñan. Desde toda el imperio se
podía ir a cualquier parte, con sólo llegar al camino principal (Lumbreras 2006).
Según Martínez (2009) esta red de caminos puede ser considerada el mayor monumento
precolombino, no solo por su extensión, sino también por su rol y significado en varias
dimensiones de la vida y de la cosmovisión andina. Así, el sistema vial incaico reflejaría una
determinada "categorización del espacio y la sociedad" (Sanhueza, 2002), un expresión
concreta de su cosmovisión, basada en la cuatripartición del mundo, y entorno a estos ejes se
ordenaba y organizaba el territorio (Sánchez Acuña y Marchant Santiago 2008).
Por esos caminos circulaban ejércitos, mitimaes (poblaciones desterradas), chasquis
(mensajeros o emisarios del imperio), llamas, bienes y recursos de distintas procedencias,
como las cumbres, los valles, la puna, la costa y las yungas orientales. De esta manera, facilitó
el manejo de los diferentes pisos ecológicos permitiendo el aprovechamiento de los una
variedad de recursos naturales provenientes de distintas franjas altitudinales. Además, a través
de ellos también se accedía a espacios rituales de suma trascendencia en la vida social y
espiritual del mundo andino.

3
Voz quechua que significa “gran camino”.

137
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Para su funcionamiento, y según las geografías locales que atravesaba, esta red de circulación,
se construyeron puentes (fijos, colgantes o flotantes) (figura 6), tambos (albergues y los centros
de aprovisionamiento) regularmente distribuidos a largo de los caminos, chasquiwasis (refugios
para mensajeros imperiales), maquetas para orientar, terraplenes, escaleras, rampas, calzadas
de distinta medida y materiales (figura 7), muros de contención, canales de drenaje, etc.
También conectaba centros urbanos de magnitud, pucarás o fortalezas y permitía el acceso
santuarios de altura (figura 8).
Así, este tejido caminero se suma e integra a la excepcional construcción del paisaje andino,
caracterizado por un conjunto de componentes organizados. En las sierras resulta notable el
ingenioso sistema de andenería que modela las pronunciadas pendientes transformándolas en
espacios altamente productivos. Pero estos escenarios varían según la región. Por ello, camino
y paisaje son inseparables y están en permanente transformación a través del espacio. El
camino es parte del paisaje, y permite ingresar en la lógica y ordenamiento territorial del espacio
andino.

Paralelamente, hay que considerar también que se trata de un paisaje percibido como mítico y
simbólico, donde la tierra y las montañas adquieren rol protagónico. Esto se presenta a lo largo
de toda la tradición andina y permite hablar de una geografía sagrada que condiciona el manejo
del espacio, adquiriendo un peso notable en su estructuración (Vitry 2007).
Cabe señalar que esta red vial permitió también la movilización de las tropas de Pizarro en su
conquista y destrucción del imperio inca. Por referencias etnohistóricas, son conocidos los
comentarios elogiosos de los cronistas acerca de las cualidades constructivas y dimensiones de
esta red vial. En 1553, en la Primera Parte de la Crónica del Perú, Pedro Cieza de León
expresa:

“Creo yo que, desde que ay memoria de gentes, no se ha leído de tanta grandeza


como tuvo este camino, hecho por valles hondos y por sierras altas, por montes de
nieve, por tremendales de agua, por peña viva y junto a ríos furiosos; por estas
partes iba llano y empedrado, por las laderas bien sacado, por las sierras
desechado, por las peñas socavado, por junto a los ríos sus paredes, entre nieves
con escalones y descansos; por todas partes limpio, barrido, descombrado, lleno de
aposentos, de depósitos de tesoros, de templos del Sol, de postas que había en
este camino. ¡Oh! ¿Qué grandeza se puede decir de Alexandro ni de ninguno de los
poderosos que el mundo mandaron que tal camino hiciesen ni levantasen el
proveimiento que en él había…”

Esta red vial ha llegado a la actualidad con diferentes estados de conservación. Esto depende,
por un lado, de las formas de construcción y materiales locales empleados y, por el otro, de los
procesos de ocupación que tuvieron lugar a partir de la colonia y especialmente en el siglo XX.
Los caminos de esta red mantienen por tramos su trazado y estructura funcional. En esos
casos, forman parte del mundo cotidiano rural de los andes, permitiendo integrar prácticas
tradicionales, alimentar mitos, recrear paisajes cargados de gran simbolismo y de recursos
únicos (figura 9), atravesando una gran variedad de ambientes y grupos sociales.

La gestión patrimonial del Qhapaq Ñan

138
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Es posible considerar al Qhapaq Ñan bajo dos conceptos definidos dentro del campo del
patrimonio cultural: el de itinerario cultural y el de paisaje cultural.
Se lo considera el gran itinerario cultural andino que atraviesa una diversidad de paisajes
culturales a lo largo de su recorrido; en consecuencia, es al mismo tiempo itinerario y paisaje
cultural (Martinez 2009). Como itinerario cultural expresa la gran expansión político-militar del
Tawantinsuyu (Lumbreras, 2004), y se materializa en evidencias arqueológicas y paisajes
articulados por el camino. Presenta una dimensión panandina, trascendiendo las fronteras
políticas actuales para situarse en escenarios internacionales. El propósito de este itinerario se
orienta a encontrar modelos de integración política para salvaguardar el patrimonio natural y
cultural que muestra las relaciones que se establecieron durante el período inca y pre-ínca y
revelaría los elementos culturales, sociales y económicos que ponen de manifiesto una
continuidad cultural en los Andes actualmente (Sanz, 2007).
Siguiendo a Martínez, para entender la real dimensión y posibilidades de gestión patrimonial
que ofrece el Qhapaq Ñan, el concepto de itinerario necesita articularse con el de paisaje
cultural. Al relacionar ambos conceptos podemos comprenderlo en dos planos: como escenario
panandino, que involucra a seis países actuales, donde el concepto de itinerario cultural aborda
la esencia misma del camino desde una visión de conjunto, que atraviesa los diferentes ámbitos
de gestión posible, internacional, nacional, regional y local. Paralelamente el escenario regional
y local que enfoca los paisajes construidos históricamente y que se mantienen conectados por
las rutas del Qhapaq Ñan.

“Para su investigación, preservación y conservación se precisa recurrir a las


herramientas conceptuales y metodológicas propias de los paisajes y también de un
marco normativo adecuado para enfocar una gestión en la que el territorio y el
patrimonio no formen parte de concepciones diferenciadas cuando no antagónicas”
(Martínez 2009: 33)

El proyecto patrimonial del Qhapaq Ñan se inició en el año 2002 a través de una instancia de
integración entre los países de Argentina, Perú, Bolivia, Chile, Colombia y Ecuador. Tiene el
objetivo principal de investigar, reconocer el valor patrimonial y conservar el Qhapaq Ñan a
través del trabajo conjunto de los Estados Nacionales, Provinciales y las Comunidades
locales.
Desde ese momento se realizaron numerosas reuniones internacionales de expertos sobre el
proceso de nominación del Qhapaq Ñan como Patrimonio Mundial. Finalmente, en junio del
corriente año, en la 38ª reunión del Comité del Patrimonio Mundial que se desarrolló en Doha
(Qatar), este sistema vial andino, herencia territorial de la cultura inca que comparten seis
naciones, fue reconocido en la categoría Itinerario Cultural. La iniciativa de tales países se
convirtió en un compromiso sin precedentes a nivel mundial ya que nunca antes un grupo de
naciones había presentado ante la UNESCO un expediente conjunto con un patrimonio
compartido, con la disposición de trabajar juntas por esa riqueza. En ese sentido:

“…al redescubrir el Qhapaq Ñan arqueológico, los investigadores de nuestros


países han encontrado la posibilidad de retomar los viejos nudos y con la ayuda de
etnólogos, geógrafos y otros especialistas en el estudio de la humanidad, provocar
de nuevo los contactos entre los pueblos de este inmenso territorio y, con un nuevo
proyecto, armar a los pueblos con las rutas de los abuelos. Se trata de poner en
valor social un patrimonio que es susceptible de ser recuperado, no sólo en términos

139
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

de favorecer una reconciliación de los pueblos andinos con su cordillera y sus


diversidades, sino también en la de reabrir los rumbos perdidos que, en nuestro
tiempo, deben significar la recuperación de las complementariedades perdidas y la
posibilidad de incentivar los nuevos flujos del turismo, que moviliza gentes y
recursos.” (Lumbreras 2006: 13)

Reflexiones finales
A partir de lo expuesto, coincidimos en que la gestión sobre estos paisajes culturales a
intervenir, debería apuntar a reforzar y/o ampliar las bases económicas de los grupos locales y
regionales, contribuir a fortalecer sus identidades promoviendo el respeto por el patrimonio y
permitir nuevos usos del territorio a partir de las necesidades y decisiones locales respecto a la
propia organización de cada paisaje. Para ello, es fundamental acceder a ese plano de
intersección ineludible entre la investigación básica y la gestión del patrimonio arqueológico,
sustancial en la construcción de memorias colectivas que enlazan activa y significativamente
pasado y presente.
Cabe mencionar finalmente que pese a los siglos transcurridos desde la llegada de los
españoles al continente, muchos tramos de estos caminos han sobrevivido en distintos ámbitos,
en las dos áreas que hemos considerados. Hoy constituyen un legado patrimonial de gran
importancia para nosotros y las generaciones futuras. Consideramos que es posible activar
senderos y caminos como parte de itinerarios culturales, para recrear y recuperar las relaciones
dentro y entre paisajes sociales, ambientes y recursos diversos. En algunos lugares de los
andes esa situación es, de hecho, una realidad.
Dentro de los estudios sobre paisajes y patrimonio, el examen de los caminos como lugares
profundamente asociados con el espacio vivido -con el habitar- proporciona un alto potencial de
análisis y gestión. A través de su trazado, construcción, rol y funciones asociadas, la percepción
del espacio puede ser una forma de priorizar o resaltar determinadas relaciones sociales y
políticas.
Consideramos que la arqueología del paisaje (Criado 1999) y la antropología del movimiento
(Snead, Erickson & Andrew Darling 2009) constituyen el marco conceptual y metodológico para
abordar e interpretar el trazado de rutas, caminos o senderos generado por un grupo humano.
Desde esta perspectiva, no sólo es posible un acercamiento a la producción física de los
espacios, sino también a lo que ellos trasuntan en términos de realidades imaginarias, prácticas
concretas y representaciones sociales.
La arquitectura de la circulación genera lugares diferenciados mediante dispositivos materiales
y conceptuales que resultan cruciales para la formación social de la existencia individual y
colectiva. Por su propia naturaleza material-espacial son, además, componentes vertebrales del
registro arqueológico, constituyéndose como un dato inigualable para la investigación,
comprensión y valoración social e identitaria del patrimonio arqueológico.
La gestión técnica integral para la activación de los sacbeo’ob mayas en Yucatán y del Qhapac
Ñan en los Andes, y otros caminos prehispánicos del continente, realizada desde la
convergencia de intereses de la investigación y conservación del patrimonio, del desarrollo
sostenido de las comunidades a escala local y regional y de la recreación de los paisajes
culturales, además del rescate de esas vías ancestrales contribuirá a la construcción de la
memoria colectiva de las culturas americanas en el siglo XXI.

Bibliografía.

140
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

BENNET, R.R.1930. The Ancient Maya Causeway in Yucatán. Reprinted from Indian notes,
vol.VII, no.3. Museum of the American Indian, Heye Foundation, New York.
CARRASCO, R. 1993. “Formación sociopolítica en el Puuc: el sacbé Uxmal-Nohpat-Kabah”. En
Perspectivas antropológicas en el mundo maya (Ligorred, F. y J. Iglesias, coords.). Pp. 199-212.
Sociedad Española de Estudios Mayas. Madrid.
CRIADO BOADO, F. 1999. Del terreno al espacio: Planteamientos y perspectivas de la
Arqueología del Paisaje. CAPA 6, pp. 1-82.
HYSLOP, J. 1992. Qhapaq Ñan. El Sistema Vial Inkaico. Instituto Andino de Estudios
Arqueológicos - Petróleos del Perú, Lima.
LIGORRED, J. 2009. La gestión municipal del patrimonio arqueológico en Mérida, Yucatán
(México). Tesis para optar al Título de Maestría en Ciencias Antropológicas con especialidad en
Arqueología. Universidad Autónoma de Yucatán. Facultad de Ciencias Antropológicas. Mérida,
Yucatán. México.
2010. “T’Hó, la Mérida ancestral: centro de un paisaje humanizado”. En Memorias del VI
Coloquio Pedro Bosch Gimpera. Lugar, Espacio y Paisaje en Arqueología: Mesoamérica y otras
Áreas Culturales. Edith Ortíz (editora). IIA-UNAM. México.
2013. La gestión de los sitios arqueológicos en las áreas urbanas del estado de Yucatán
(México). Tesis del Doctorado en Gestión de la Cultura y el Patrimonio. Facultad de Geografía e
Historia a la Universitat de Barcelona. Catalunya.
LUMBRERAS, L. 2006. Presentación. En: El Qhapaq Ñan - Camino Principal Andino. Plan de
Acción Regional para un proceso de integración y cooperación. Banco Interamericano de
Desarrollo, Preparada por la Representación de UNESCO en Perú, pp. 11-18.
MALDONADO, R. 1979. “Izamal-Aké, Ucí-Cansahcab, sistemas prehispánicos del norte de
Yucatán”. En Boletín de la Escuela de Ciencias Antropológicas de la Universidad de Yucatán 36
33-44. Mérida, Yucatán.
1979a “Los sacbeo’ob de Izamal-Ake y Uci-Cansacab en el noroeste de Yucatán”. En
Antropología e Historia 27, pp. 23–29. Boletin del INAH, México.
1995. “Los Sistemas de Caminos del Norte de Yucatán”. En Seis ensayos sobre Antiguos
Patrones de Asentamiento en el Área Maya, Ernesto Vargas, editor, págs. 68-92. Universidad
Nacional Autónoma de México, México.
MARTÍNEZ, G. 2009. Qhapaq Ñan: El Camino Inca y las transformaciones territoriales en los
Andes peruanos. Ería, 78-79 (2009), pp. 21-38.
MATHEWS, J. 2006. El Largo y Sinuoso Camino: Sacbé Maya Regional, Península de Yucatán,
México. Informe de la FAMSI. http://www.famsi.org/reports/98027es/98027esMathews01.pdf
NAVARRETE, C., M.J. CON y A. MARTÍNEZ. 1979. Observaciones Arqueológicas en Cobá,
Quintana Roo. Centro de Estudios Mayas, UNAM, México.
ORTIZ RUIZ, MARIA SOLEDAD. 2009. El sacbé 3: su contexto e integración en Dzibilchaltún,
Yucatán, México. Tesis para optar al título de Licenciado en Arqueología. Facultad de Ciencias
Antropológicas (UADY). Mérida, Yucatán, México. http://www.academia.edu/1338589/Sacbe_3_
su_contexto_e_integracion_en_Dzibilchaltun_Yucatan
SÁNCHEZ ACUÑA, R. y C. MARCHANT SANTIAGO, 2008. Un "camino largo" en Sudamérica.
Una oportunidad de desarrollo económico y natural sostenible. Biblio 3W Revista Bibliográfica
de Geografía y Ciencias Sociales, Universidad de Barcelona, vol. XIII, nº 777,
[http://www.ub.es/geocrit/b3w-777.htm].

141
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

SANHUEZA, C. 2002. En busca del gran mentiroso: relatos orales, demarcaciones territoriales.
El Camino del Inca en el Despoblado de Atacama. Revista de Historia Indígena 6: 97-129,
Universidad de Chile, Santiago.
SANZ, N. 2007. Qhapaq Ñan. A continental cultural route. World Heritage, nº 45, pp. 44-50.
SCHWAKE, S.A. 2000. On the Road: Excavations along the Maya Sacbé at X-ual-canil, Cayo
District, Belize. Tesis de Maestría inédita. Facultad de Artes y Ciencias, Trent University.
Peterborough, Canadá.
SNEAD, J. E.; ERICKSON, C. L. & J. ANDREW DARLING (edit.) 2009. Landscapes of
Movement. Trails, Paths, and Roads in Anthropological Perspective. University of Pennsylvania
Museum of Archaeology and Anthropology, Philadelphia.
UNESCO. 2008. Directrices Prácticas para la aplicación de la Convención de Patrimonio
Mundial. Comité Intergubernamental de Protección del Patrimonio Mundial cultural y
Natural. Centro del Patrimonio Mundial. París.
URIARTE, A.J. 2003. Estructuras asociadas a los Sacbeob 2 y 5 de Dzibilchaltún,
Yucatán, México. Tesis de Licenciatura. Facultad de Ciencias Antropológicas, UADY.
Mérida, Yucatán.
VILLA ROJAS, A.1934. The Yaxuná-Cobá Causeway. Contributions to American
Archaeology, vol. 2, no.9. Carnegie Institution of Washington. Washington, D.C.
VITRY, C. 2007. Caminos rituales y montañas sagradas. Estudio de la vialidad inka en el
nevado de Chañi, Argentina. Boletín del Museo Chileno de Arte Precolombino, vol. 12, nº 2, pp.
69-84.

142
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura 1. Mapa de los sitios arqueológicos del estado de Yucatán clasificados según Rango (Fuentes
utilizadas: sitios arqueológicos registrados en Garza, S. y Kurjack, E.B. Atlas arqueológico del estado de
Yucatán. INAH. 1980. Robles, F. y A. Andrews. Proyecto Costayuc. 2000. y Walter R. T. Witschey and Clifford
T. Brown, The Electronic Atlas of Ancient Maya Sites Updated 01/31/2010 -http://mayagis.smv.org/- y registro
del Departamento de Patrimonio Arqueológico del municipio de Mérida 2010) (Instrumentación SIG: Josep
Ligorred Perramon. FAUADY).

Figura 2. Vista satelital del centro de Dzibilchaltún con el sacbé 1 hacia el Templo de los Siete Muñecos.

143
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura 3. Vista general del sacbé de Xoclán en la ciudad de Mérida.

Figura 4. La posible trayectoria del sacbé de Xoclán.

144
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura 5: Trazado general del Qhapaq Ñan (tomado de: El Qhapaq Ñan - Camino Principal Andino.
Plan de Acción Regional para un proceso de integración y cooperación, BIP, 2006:15)

145
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura 6: Puente inca cercano a Machu Picchu, Cusco, Perú (Foto: J. Vidal - V. Zapater, tomada
Martínez 2009).

Figura 7: Parte del camino en su último tramo de acceso al Santuario de Pachacamac en Lima (Foto:
Timoteo Guijarro, tomada Martínez 2009).

146
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura 8: El Apu Volcán Llullaillaco (Salta, Argentina). Esta sección de camino ceremonial alto andino empieza en un
tambo incaico y sube hacia la cumbre, pasando por otros sitios, para culminaren el adoratorio de altura donde se
descubrieron los Niños del Llullaillaco, ritualmente sacrificados.

Figura 9: El puente de Q’eswachaca (región de Cusco, Perú) se reconstruye anualmente con la


Participación de las comunidades de la zona. Año tras año, se reproducen técnicas y ceremonias de
origen puramente andino.

147
MESA 2.
IMPACTOS DE LAS TEORÍAS
(DISCIPLINARES, INTER, MULTI Y
TRANSDISCIPLINARES) Y DE LOS MARCOS
JURÍDICO-NORMATIVO EN LAS PRÁCTICAS
DE LA CONSERVACIÓN DE PATRIMONIO.
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Algunos reflexiones acerca de la conservación del patrimonio cultural edificado en


el contexto de la modernidad neoliberal

Guadalupe Salazar González1

Esta comunicación busca establecer la relación entre la teoría y la práctica en la


conservación del patrimonio cultural edificado, lo cual demanda considerar el corpus que
dé elementos para comprender la conservación al dar respuestas a: ¿qué conservar?,
¿por qué conservar?, ¿en qué en sentido (dejarlo intacto o no)?, además de ¿con qué
criterios decidir qué?, ¿cuál es el fin? y ¿con qué medios técnicos y culturales garantizar
su conservación?
Sin embargo, para evitar que se dé la conservación per se, es necesario encuadrar la
teoría y la práctica particular del espacio en una teoría y práctica más amplia, que se
propone sea la creación de los espacios que habitamos, es decir, la construcción de la
habitabilidad en su amplio significado: cobijo; morada; hogar; ámbitos de formación; de
encuentro, participación e inclusión; de divertimento; de enriquecimiento personal; de
pertenencia e identidad y de libertad.2
También se requiere reflexionar el origen de la invención del patrimonio cultural, por una
parte, como resultado de la conversión del espacio en mercancía3 y generador de riqueza
para la economía neoliberal, cuyo mercado financiero genera la necesidad de capital
cultural y por tanto su fin es vender patrimonio (no sólo como bien raíz sino con el plus
que es el cultural): edificios históricos, renovación urbana y de centros históricos, espacios
para el turismo, parques temáticos, etc. Por lo que esta invención del patrimonio no es un
fenómeno cultural sino se puede ver como fuente perversa del ejercicio del poder
económico que induce modos de vida, oprime y empobrece a grupos sociales y sirve a los
fines de la modernidad neoliberal en el espacio: promover el cambio, la voluntad
transformadora, la simulación y el espectáculo, de ofrecer vivencia y emociones
momentáneas y no experiencias profundas y trascendentales, que transformen al ser en
su interior al conocer el otro y lo otro. Muchas acciones de conservación vacían al espacio
de lo que Benjamin llama aura, o lo que Kosik denomina arquitectónica,4 que es lo que le
lleva al espacio a ser poética: lo bello, lo sublime y lo íntimo.
Por la otra, el patrimonio cultural “tiene su origen no sólo en la fatiga de los grandes
genios que lo han creado, sino también en la esclavitud sin nombre de sus
contemporáneos. No existe documento de cultura que no sea a la vez documento de
barbarie”.5
Si se retoma la idea de que la teoría y práctica de la conservación del patrimonio cultural
edificado esté incluida en un marco teórico más amplio de los espacios, permitirá
identificar que la especificidad en la conservación no sólo no se atiende la habitabilidad en
sentido amplio sino que la calidad de los espacios puede ser mermada, al separarse el
pasado del presente, y este del futuro; por no reconocer los elementos significativos del
pasado para el presente, pues toda imagen del pasado que no se reconozca en el
presente como una preocupación propia corre el riesgo de desaparecer de manera

1
Profesora de la Facultad del Hábitat de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, México.
2
Guadalupe Salazar González, “La habitabilidad en los espacios que habitamos”, en Guadalupe Salazar
González (dir.), El espacio habitable. Memoria e historia, San Luis Potosí, UASLP\CONACYT, 2012, pp. 21-35.
3
Para Luckács, la modernidad ha cosificado todo, convirtiéndolo en mercancía, incluyendo a las personas, lo
que vacía al mundo de sentido. Georg Luckács, Historia y conciencia de clase, México, Grijalvo, 1969 (1923).
4
Karel Kosik, Reflexiones antediluvianas, México, Itaca, 2012.
5
Séptima tesis de Walter Benjamin, “Sobre el concepto de la historia”, en Walter Benjamin, Conceptos de
filosofía de la Historia, Buenos Aires, Terramar Ediciones, 2007, p. 69.

149
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

irreparable, o arriesgar quedar como espectro para el espectáculo al servicio de la


industria del turismo; y por olvidar que se actúa sobre contexto ya edificados con
población que vive en ellos.

Origen de la patrimonialización actual


Cada época tiene una arquitectura acorde con su ser, las obras arquitectónicas dicen más
sobre si misma más de lo que se cree; dicen más de lo que la gente común cree; ya que
la lectura del espacio que se ha edificado y se habita permite identificar estructuras
sociales, prácticas sociales, modos de habitar, la espacialidad o modo en que se usa el
espacio, formas de producción espacial, modelos económicos, así como manera de
percibir, de sentir los espacios por la sociedad, etcétera.
El modelo económico actual y global capitalista, junto con la hipermodernidad6 y el
hiperconsumo (el homo consumericus) han convertido todas las cosas y seres en
mercancías y las ha cosificación; esto sucede con el espacio en general y en particular
con: los edificios, la naturaleza, el paisaje, la ciudad y el territorio. Mercancías que se
rigen por las leyes del mercado y su valor radica fundamentalmente en su valor de
cambio, y como un medio de generar riqueza y su acumulación, aun cuando se produzca
una burbuja inmobiliaria, misma que es aprovechada para hacer ajustes y continuar con la
especulación inmobiliaria y generando riqueza ficticia.
El modelo económico, en su estadio como capitalismo financiero, ha generado la
necesidad de capital cultural, manipulando a la gente a su deseo en la forma de espacios
para el turismo y el esparcimiento, en amenidades culturales que tienden a convertir las
ciudades en grandes productoras de espectáculos y montaje de escenarios historicistas.
Es así que la ciudad busca maximizar la captura de renta del suelo por medio de un
consumo culturizado e historizado y la caracterización de las ciudades con: arquitectura
de autor y edificaciones icono; espacios escenográficos disneyficados; espacios
incorporados al mercadeo de la cultura y del patrimonio; y espacios para la economía del
espectáculo. La conversión en fetiche del paisaje y su refuncionalización para el uso
turístico crea sitios de fantasía como el intento de sustituir la realidad, iniciando un
proceso de disneyficación del lugar, a partir de un producto ofrecido al entretenimiento o
al placer y al obsesivo deseo de movilidad, y habilita el tiempo libre y el ocio, legitima el
placer y las demandas singulares en una perspectiva hedonista, nunca antes vista.
Esto tiene como consecuencia dos situaciones: por un lado se promueva la conservación
de ciertos inmuebles o zonas de la ciudad a través de diversas intervenciones
(restauraciones, renovaciones urbanas, rehabilitaciones, etcétera) para la industria del
turismo o para sectores sociales de mayores ingresos económicos impulsando la
gentrificación que significa desplazar a población que ahí radicaba y que comúnmente son
de pocos recursos. En este caso, la patrimonialización7 se dicta por la misma iniciativa
privada para hacer más rentable un inmueble y como una inversión más, y desde la
institucionalización, como son los órganos de gobierno para apoyar proyectos
inmobiliarios o de renovación de la ciudad, donde la idea de patrimonialización implica
identificar los bienes y autentificarlos “científicamente” o que sean reconocidos por una
autoridad científica o académica. Es así que las empresas no patrimonializan, ofertan; los
turistas tampoco, consumen; en tanto que casi nunca se deja a la población hacerla, ni
decidir sobre lo qué quieren se haga con el patrimonio. Por otra parte, comúnmente, sólo

6
Sociedad hipermoderna, según Lipovetsky, se funda en tres principios: los derechos humanos y la
democracia pluralista; la lógica del mercado; y la lógica tecno-científica. Sebastien Charles y Gilles Lipovetsky,
Los tiempos hipermodernos, Barcelona, Ed. Anagrama, 2006.
7
Patrimonialización es la acción de cómo se convierte un espacio o un elemento de la cultura material a
considerarlo como patrimonio.

150
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

a la academia (incluyendo reputados organismos internacionales) y al gobierno se les


considera capacitados para hacer la patrimonialización.
Y por otro lado, otra situación se da: la destrucción de inmuebles o la destrucción creativa
que denomina Betancur8 de zonas urbana para dar paso a nuevos espacios o vivienda,
igualmente para las clases más ricas. Harvey llama a esto la acumulación por
desposesión,9 al convertir en mercancía espacios que no eran parte del mercado, que
emergen para mantener el status quo, pero que empobrece los sectores de bajos
recursos; lo cual es la base de la renovación de áreas desvalorizadas.
En este contexto, el Estado ha cedido su papel de regulador de la economía, de prestador
de servicios e infraestructura, dejándolo al libre mercado, transfiriendo todo tipo de
patrimonio a las empresas, y se ha olvidado la perspectiva a largo plazo y se ha sometido
a la inmediatez y a lo circunstancial; en cambio, es ahora promotor y facilitador de
condiciones urbanas, sociales y de seguridad para que opere el sector empresarial
nacional e internacional, en aras de que ofrezcan empleos, que dicho sea de paso suelen
ser mal pagados. Los gobiernos ven los fenómenos de gentrificación y demás fenómenos
como fenómenos culturales y no como fuentes de opresión y pobreza, ni que sirven a los
fines de la modernidad neoliberal. Los Estados además están apoyados por organismos
internacionales que promueven todo tipo de programas y proyectos con fines de
conservación patrimonial y fomento del turismo como camino para los países en
desarrollo, que ahora ofertan entretenimiento cultural, que está a punto de generarse una
suerte de “burbuja patrimonial”, en analogía a la burbuja financiera especulativa.
Ante este contexto, las sinceras propuestas de conservación del patrimonio cultural son
absorbidas y corrompidas por la dinámica económica.

La invención del patrimonio cultural


Previo a abordar el tema del patrimonio se considera necesario tocar las acepciones de
cultura, la cual abarca aspectos como: productos de la sociedad; herencia social de
modos de vida; ideas, hábitos, comportamientos y programas, modos de ser;
organización, instituciones y estructuras; y sistema de símbolos y sus significados. Las
diversas nociones pasan desde las que refieren artefactos, elementos materiales o
actividades, hasta sistemas simbólicos.10
Así también, el término de patrimonio cultural ha ido modificándose y ampliando sus
definiciones, pero no ha rebasado el nivel de actividades. Tempranamente, Aloïs Riegl
definió los valores patrimoniales de un bien en: rememorativo, de la antigüedad, histórico,
rememorativo intencionado, instrumental y artístico, mismos que se han asociado a los
criterios conservacionistas y ha servido para la determinación de patrimonio cultural como
producción y testimonio de una sociedad.11 Por su parte, la UNESCO define el patrimonio
cultural de un pueblo como:

Las obras de sus artistas, arquitectos, músicos, escritores y sabios, así como las creaciones
anónimas, surgidas del alma popular, y el conjunto de valores que dan sentido a la vida, es decir,
las obras materiales y no materiales que expresan la creatividad de ese pueblo: la lengua, los ritos,

8
John J. Betancur, “Gentrification in Latin America: Overview and Critical Analysis”, Hindawi. Urban Studies
Research, vol. 2014, article ID 986961, 14p.
9
David Harvey, El nuevo imperialismo, Madrid, Akal, 2004.
10
Clifford Geertz, La interpretación de las culturas, Barcelona, Gedisa, 1989. Edward B. Tylor, La ciencia de la
cultura, en J. S. Kahn (comp.), El concepto de cultura, Barcelona, Anagrama, 1995 [1871]. Bolívar Echeverría,
Definición de la cultura, México, Itaca-UNAM, 2001. Bronislaw Malinowski, Una teoría científica de la cultura,
Barcelona, Edhasa, 2013 (1981). Claude Levi-Strauss, L'anthropologie face aux problèmes du monde
moderne, Paris, Seuil, 2011.
11
Aloïs Riegl, Le culte moderne des monuments. Son essence et sa genèse, Paris, Éditions du Seuil, 1984
(1903).

151
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

las creencias, los lugares y monumentos históricos, la literatura, las obras de arte y los archivos y
12
bibliotecas.

Esto significa en cierta medida una cosificación de la cultura13 y la separación de los


objetos producidos (lo que se llama patrimonio cultural) de las personas (su historia, su
tradición, su memoria), de las circunstancias, de los recursos y de los programas, es decir
de la cultura en sí que los producen.14 Toda la producción de la sociedad está anclada a
las personas que los crean, a la dinámica social en el tiempo, y en particular el espacio.
Lo anterior da elementos para que todas esa manifestaciones en conjunto sean cultura,
sean concreción del mundo de la vida, del ser de un grupo humano o como imagen del
mundo,15 por lo que no caben juicios de valor: buena, mala, de élite, pobre, culta o erudita,
popular, fea, bella, etc. Pues todo manifiesta a la sociedad en su conjunto, y las
diferencias lo que expresaran son las diversas interpretaciones de los sistemas de
símbolos y programas que pueden existir en ella por las interpretaciones diferentes que
las personas harán dependiendo de su posición social, de los condicionamientos sociales
y psíquicos o el contexto específico en que habiten.16 En otro sentido, esto significa a su
vez que no tendría por qué distinguirse unas con respecto a otras manifestaciones y
menos exaltarse lo excepcional, tampoco separarse entre sí (vernáculo, tangible,
intangible, industrial, etc.) sino considerarse como un todo interrelacionado.
En el contexto actual, la cultura cada vez pierde más su ser y paulatinamente se sustituye
por representaciones que son construidas por la industria del turismo y poco a poco se
internalizan en los individuos para constituirse de ese modo en parte de su imaginario,
inventado. Una evidencia de ello es justamente el papel y jerarquía que adquieren las
manifestaciones de la cultura: la preponderancia de lo material sobre las otras; así, el Ser
de la cultura se pierde y por ello esto se sustituye por valores17 –que por otra parte son
una invención de la modernidad–, que son los que se incorporan a la patrimonialización
institucional. Esto se evitaría si nos relacionamos con la cultura como aquello no objetual,
sino algo más, pues los valores, dice Heidegger es la objetivación de las metas en el
mundo como imagen, y esta “objetivación de lo ente tiene lugar en una re-presentación”,18
donde la cultura ha perdido toda relevancia y trasfondo, y se ve como un recurso
disponible, dispuesto para usarse y mercadear, al considerarse como parte del almacén19
de mercancías.
La hipermodernidad promete un paraíso con todo tipo de bienes: invita a viajar, beber
buenos vinos, comprar todo tipo de gadgets tecnológicos, a consumir cultura, a estar en
fiestas… para llenar un vacío, para paliar la desmoralización, dice Lipovevsky. En la “Era

12
UNESCO. <http://www.unesco.org/culture/ich/index.php?lg=es&pg=00479>, acceso en: noviembre de 2012.
13
Lukács cosificación de la cultura, vacía al mundo de sentido, todo deviene en mercancía. La experiencia
moderna en términos de procesos de cosificación. Georg Lukács, op. cit.
14
Clifford Geertz, op. cit., pp. 43-59.
15
En palabras de Husserl, de Heidegger y de Norberg-Schulz, respectivamente. Edmund Husserl, La crisis de
las ciencias europeas y la fenomenología trascendental, Barcelona, Ed. Crítica, 1991, p. 31. Christian
Norberg-Schulz, Architecture, presence, language and place, Milan, Skira, 2000. Hans-Georg Gadamer,
Verdad y método, Salamanca, Ediciones Sígueme, 1993.
16
Dan Sperber, Explaining Culture. A Naturalistic Approach, Oxford, Blackwell, 1996, caps. 2 y 3.
17
Bajo el hecho de la objetivación de la cultura, los valores son reconocidos en los bienes patrimoniales por
un sector o la totalidad de la sociedad, para lo cual se pide que al menos se dé la reflexión, de tal modo que
los juicios puedan ser lo más claros, objetivos, y permitan reconsiderar la jerarquía o prioridad dadas a las
categorías de valoración.
18
Martin Heidegger, “La época de la imagen del mundo”, en Martin Heidegger, Caminos de bosque, Madrid,
Alianza, 1996, pp. 63, 72, 73, 82.
19
Martin Heidegger, “La pregunta por la técnica”, en Martin Heidegger, Conferencias y artículos. Barcelona,
Ediciones del Serbal, 1994, pp. 9-37.

152
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

del vacío20 se evidencia el paradigma individualista”: dominio inédito de la moda, las


metamorfosis de la ética, nueva economía de sexos, explosión del lujo y mutaciones de la
sociedad de consumo, más “democrático” (ilusorio y simulado) del mundo de la
recreación. El imperio de lo efímero desvela la esencia de una sociedad donde rige el
principio de la moda sobre el de la tradición,21 las modas que van y vienen y lleva implícita
la novedad aun cuando sea ajena a lo local ni responda a las condiciones locales ni
nacionales.
En este contexto, la industria y los servicios crean, diseñan y producen necesidades y
convencerá de que nos hacen falta llenarlas; es el caso de los espacios culturales y de
entretenimiento; es así que, los lugares en proceso de refuncionalización son
transformados en función de sus posibilidades, o no, de recibir los impactos de las nuevas
dinámicas económicas, que lleva a la mercantilización y privatización de los paisajes
naturales, las ciudades, los edificios y del territorio, incluso a su desaparición.
Además, la construcción del objeto turístico se da en la satisfacción de fantasías creadas
por la sociedad y las empresas turísticas: la novedad, lo desconocido, la aventura, lo raro;
la empresa turística convertirá los sueños en acciones y conducirá a los “lugares-
imágenes”; es así que aparecen por la industria del turismo la venta de marcas del
turismo como es el caso en México de pueblos mágicos, que en esta refuncionalización
espacial del patrimonio (al mismo tiempo significa la refuncionalización de la cultura como
cosa) por el turismo contemporáneo se impone a los modos de vida local, en detrimento
de los hábitos y costumbres locales, a los calendarios festivos, rituales y míticos; en ese
sentido, los cambios de sentido de las prácticas locales están a merced de los intereses
del mercado del turismo, que estimula un mercado de bienestar, donde la cultura se
carcomen por la mercadotecnia que difunde valores hedonistas fugaces a un
hiperconsumidor que está obsesionado por la información y la expresión (aun cuando
menos cosas se dicen), por eso la proliferación de signos e imágenes, y entre ellas los
sitios turísticos donde se desubstancializa el patrimonio y las edificaciones icono que
promueven la novedad, la originalidad “creativa”.
En suma, al considerar la cultura objetivada, esta ha perdido su fin, su razón de ser y ya
no mantiene el vínculo con la realidad en que existe, y al convertirse en una serie de
valores, se degrada y pierde su contenido, su significado y poco a poco se disipa también
la capacidad de reconocerla y de que se realice en la realidad. Quizá porque ya no existe
las culturas como tales (o no se les ha dejado ser o no se les ha reconocido) es que ha
devenido en eso que se llama patrimonio cultural, ahora como medio, incluso ya no de la
propia cultura sino de otros intereses, a través de la objetivación del ente, de la pérdida
del ser de ese ente, que le da sentido.
De ese modo, se disuelve cualquier reflexión más sobre el patrimonio cultural, pues queda
en evidencia su invención objetivada por el sistema económico dominante y la ideología
de la modernidad. Sin embargo, a continuación se hará el ejercicio de revisar algunos
aspectos relacionados con el tema, que coadyuvan a dar más elementos para pugnar por
la conservación de la cultura en una noción dinámica y vinculada a la vida misma de las
sociedades, y en la medida de lo posible reorientar la patrimonialización de la cultura,
incluso de la actividad del turismo hacia el conocimiento de el otro y de lo otro.22 Además,
20
Gilles Lipovetsky, La era del vacío: ensayo sobre el individualismo contemporáneo, Barcelona, Ed.
Anagrama, 2002.
21
Gilles Lipovetsky, El imperio de lo efímero: La moda y su destino en las sociedades modernas, Barcelona,
Ed. Anagrama, 2002.
22
Guadalupe Salazar González, “Territorio, paisaje cultural y población. una unidad espacial e integración
patrimonial, en Memorias IV Encuentro de Arquimemoria sobre preservación del patrimonio histórico,
Salvador, Bahia, 2013. Guadalupe Salazar González, “Turismo, cartografía y folletería: ¿imagen o realidad?”,
en Estrellita García Fernández, Agustín Vaca y Eugenia Azevedo Salomao (coords.), Espacios habitables,
memoria y construcción del patrimonio, Zapopán, El Colegio de Jalisco, 2013, pp. 225-244.

153
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

es necesario cuestionar el mismo concepto de patrimonio cultural, de evidenciar lo que


Benjamin señala en el sentido de que el patrimonio cultural, con frecuencia, “tiene su
origen no sólo en la fatiga de los grandes genios que lo han creado, sino también en la
esclavitud sin nombre de sus contemporáneos. No existe documento de cultura que no
sea a la vez documento de barbarie”;23 esto obliga también a recuperar el pasado en
nombre de sus víctimas.24

La patrimonialización desde el interior de la cultura, lo local y lo propio


Ante la pregunta de Benjamin, ¿Qué valor tiene toda la cultura cuando la experiencia no
nos conecta con ella?25 Es pertinente para confrontarla con los modos en que se ha dado
la patrimonialización (ver Gráfica 1) y muchas acciones de conservación patrimonial,
donde los bienes pierden su razón de ser, se les vacía y pierden su aura,26 donde la
patrimonialización con fines mercantiles y especulativos del espacio es el enemigo de la
cultura, del patrimonio.
La sociedad actual en este contexto socioeconómico, a pesar de tantos gadgets,
tecnología, acceso a información, posibilidad de traslado internacional, es cada vez más
pobre en experiencias: “Nos hemos vuelto pobres. Hemos ido perdido uno tras otro
pedazos de la herencia de la humanidad; a menudo hemos tenido que empeñarlos a
cambio de la calderilla de lo „actual‟ por la centésima parte de su valor. Nos espera a la
puerta la crisis económica, y tras ella una sombra, la próxima guerra”.27
En otro sentido, Benjamín afirma que lo que ofrece el espacio moderno (diríamos ahora, a
través de las industrias de la cultura y del turismo) son vivencias superficiales, que apela a
las emociones inmediatas, no profundas, del aquí y ahora, lo efímero, como para producir
una especie de shock, como satisfacción para huir de un malestar […], deviniendo en una
terapia por el deseo de vivencias nuevas en el deporte, en el turismo, etc.; así se crea un
consumo emocional o de vivencias que promete bienestar hedonista y evasión, y no
ofrece experiencias reales y hondas que transforme al ser en su interior, que haga sentir a
la persona que es otro a lo que era antes; que en la confrontación y conocimiento del otro
(la sociedad, las personas) y de lo otro (la cultura) al llegar a una localidad extraña u otro
país permita un crecimiento personal.
Ante la concepción del mundo como un escenario inventado, ilusorio y de rápida
obsolescencia acelerada, se puede ofrecer espacios no como un escenario para el
espectáculo que brinda una serie de vivencias, sino espacios donde se presenta el duelo
por lo perdido por el pasado cancelado28 (la memoria y la rememoración del pasado) pero
inserto en las expresiones y experiencias de la vida actual para dar oportunidad de ricas
experiencias, en el cual se haga coexistir el pasado, el presente y el futuro en una única
temporalidad. Ello, cuidando que no se convierta en experiencia nostalgia o melancolía,
sino en oportunidad de reflexión y crítica. Sólo cuando en un grupo social, el presente
recupera el pasado, será verdaderamente presente y será asido por los individuos y no
construido e inventado por extraños.
El reto es reconocer cuál es ese pasado que lo hace presente, esencial para nuestro
presente, pues identificar cuáles son los elementos significativos del pasado para hoy, en
ello radica la dificultad. Pues toda imagen del pasado que no se reconozca en el presente
como una preocupación propia corre el riesgo de desaparecer de manera irreparable,

23
Séptima tesis, Walter Benjamin, “Sobre el concepto de la historia”, p. 69.
24
Sexta tesis. Idem.
25
Walter Benjamin, “Experiencia y pobreza”, en Obras, libro II, vol. 1, Madrid, Abada, 2010, p. 218.
26
Ibidem, p. 220.
27
Ibidem, pp. 221-222.
28
Séptima tesis de Walter Benjamin, “Sobre el concepto de la historia”, p. 69.

154
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

como sucede con el patrimonio edificado; esto obliga a que la sociedad en su conjunto se
reconozca en él.
En otro orden de ideas, Por la serie de intervenciones urbanas hacia el desarrollo del
turismo se puede ver que las prácticas culturales de cada territorio asumen nuevos
contenidos: la cultura se ve dislocada de la realidad local, transformada en producto y
reducida a un bien de consumo, pasa a ser vendido en el mercado y pierde su función
histórica, su razón de ser cultural, lo cual conduce a la perdida de la memoria. Por lo que
el desarrollo de una comunidad y las políticas de conservación deben estar ancladas y
surgir desde los habitantes de un poblado, desde lo local, donde los organismos pervivan
en su biodiversidad y las comunidades en du multiculturalismo, a través de la
recuperación del lugar, lo local y el territorio y el empoderamiento de sus moradores, de
los ciudadanos, como actores proactivos; donde el territorio es resultado de la
interrelación entre cultura y naturaleza, en una perspectiva sociocultural más que
tecnocrática, que obliga a las personas a tonar conciencia y sentido de pertenencia al
locus, a decidir otra manera de relacionarse entre los individuos y de estos con su
entorno, y evite la hipertrofia y todas las patologías de la metrópolización.29 Si bien puede
considerar como una utopía, es una sugerente posibilidad.

Gráfica 1. Modos de patrimonialización

QUIÉN DEFINICIÓN VALOR VISIÓN CÓMO

Instituciones Objeto cultural Cultural Cultural Oferta turística


gobierno Mercancía económico Económica Identidad

Instituciones Objeto histórico, estético y Histórico Cultural Apreciación estética


académicas cultural Estética Estudio histórico-
cultural

Empresas Mercancía Cambio Mercantil Oferta turística


Oferta culturalista
Lo ajeno

Propietario Bien raíz Uso Patrimonial Habitarlo y heredarlo


Patrimonio Venderlo o rentarlo
familiar Lo cotidiano

Turista Objeto singular Consumo Terapéutica Vivencias


Imagen emocional Bienestar, placer
Lo efímero

Lo otro Conocimiento Aprendizaje Experiencias


Conocimiento y
confrontación con
el otro y con lo otro

Población local Contextual Memoria Testimonial Recuerdos y relatos


Gente común Espacio existencial y poético Referencial Vivirlo
Patrimonio común Identidad Lo cotidiano

La teoría y el patrimonio
Por lo arriba expuesto, la cultura, por representar el modo de un pueblo, no puede ser
reducida a un objeto y menos ofrecerse como una mercancía. Ni las intervenciones

29
Como lo propone la escuela territorialista italiana encabezada por Alberto Magnaghi. Le projet local, Liege,
Mardaga, 2003.

155
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

urbanas o de conservación deben ser hechas con el objetivo principal de adecuarlo para
albergar y recibir espectáculos y turistas o para los fines especuladores del suelo.
Debido a que la conservación de los espacios tiene fundamentalmente valores históricos y
testimoniales para la academia y los gobiernos, ha estado relacionada con diversas
perspectivas en que se ha realizado la historia; desde las historias materiales específicas,
las historias materiales comprensivas, las historias de las formas de producción de los
objetos patrimoniales, las historias interpretativas de los significados de los objetos
patrimoniales. Y la manera en que la historia ha encuadrado las intervenciones del
patrimonio, explica las diversas formas en que se han dado: reconstrucción arqueologista;
restauración arqueológica; restauración estilística; antirestoration movement; restauración
histórica; restauración comprehensiva; restauración axiomática; restauración ideológico-
crítica; restauración operativa; restauración antropo-cultural; y la restauración ambiental.30
Pero aún falta aplicar las historias que se vinculan con la memoria y desde un enfoque
antropológico que obligarían a considerar a los moradores vivos y a los ancestros que ya
no están de los asentamientos y los territorios en cuestión. Además, los espacios en que
se desarrolla una sociedad (y aquí anclo las teorías de la arquitectura, de la conservación
y la historia), no deben perder su fin, son hechos para hacer habitable el mundo y la
misión de la arquitectura y por ello de la conservación del patrimonio debiera ser la
construcción en el espacio geográfico de la habitabilidad del mundo, del mundo de la vida;
pero no como mera construcción, sino debe ofrecer y/o conservar la arquitectónica que
propone Kosik31 y no vaciar de su aura a los espacios, además de brindar la poética del
espacio que ha estado presente en varias etapas del devenir de la humanidad, y que en
particular algunos arquitectos cultivan y que la arquitectura sin arquitectos ha creado
empíricamente en ese dialogo entre naturaleza y cultura, en concierto con el genius loci.
Por otra parte, en las comunidades, mientras siguen vivas, no puede aplicárseles la
restauración momificante de sus espacios; no debe olvidarse que se actúa sobre algo que
alberga vida; que los espacios no son ruinas ni despojos de una sociedad que ya no
existe; y aun en estas ruinas de los espacios, las intervenciones deben ser capaces de
desvelar aquello que hizo ser a la sociedad que lo habitó y los creó; así mismo debe
valorar lo cotidiano, el día a día de las personas que habitan los espacios, que desarrollan
su vida y existen en ellos, que continúan construyendo los espacios y definiendo sus
territorios.

Reflexión final
Las políticas económicas, dependientes del régimen internacional globalizado, han creado
la noción de patrimonio edificado como una mercancía más, vaciándolo de su contenido y
razón de ser en la sociedad que lo generó; por lo que al descaracterizarse el patrimonio,
para la población local deja de tener sentido. Esto obedece a la lógica de la actual
producción del espacio y la función que este tiene en la producción de riqueza en
economía actual, caracterizada por la especulación inmobiliaria y financiera,
aprovechando la desregularización y el libre mercado dominantes.
Como mercancía, el patrimonio entra en la lógica de la mercadotecnia, que genera
necesidades,32 que son satisfechas por productos, en este caso patrimoniales con el dejo
de objetos culturales. Es así que el patrimonio cultural deviene en un elemento más de
esa lógica que crea sujetos hedonistas, hiperconsumistas y narcisistas, en un mundo de
banalidad y de satisfacciones efímeras y vivenciales, donde en ocasiones es suficiente un
30
Para más información, cf. Roberto Fernández, Seminario Obra del tiempo. Introducción a la teoría y la
práctica de la gestión integral del patrimonio urbano-arquitectónico, San Luis Potosí, 2005 (inédito).
31
Karel Kosik, Reflexiones antediluvianas, México, Itaca, 2012.
32
Manfred A. Max-Neef, Desarrollo a escala humana. Conceptos, aplicaciones y algunas reflexiones,
Barcelona, Nordan Comunidad/Icaria editorial, 1994.

156
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

acercamiento a la realidad a través del simulacro; además, los espectáculos y simulacros


que lo sustituye, deja mínimas ganancias a los locales y si máximos perjuicios. El régimen
económico (junto con los medios de comunicación y redes formales e informales de
socialización, las políticas del estado) moldea la realidad, a ajustar los deseos legítimos y
profundos de los habitantes y de los visitantes (turistas) a los valores comercializables, sin
que ello coadyuve al enriquecimiento material y espiritual de los individuos. Donde la
“conversión constante de nuevas necesidades en demandas específicas para el consumo
de satisfactores nuevos. Esta sociedad está probándose a sí misma que no es
funcional”.33 Las instituciones han legitimado las necesidades de patrimonio, pero al
mismo tiempo lo destruyen al igual que a la población que lo crearon y a sus herederos.
El hiperconsumismo y la codicia empobrecedora obliga a comprender la naturaleza del
dominio patrimonial, las consecuencias de ello, las características de las supuestas
necesidades, y las ilusiones que controlan a los sujetos por ese tipo de patrimonialización,
como nueva manera de dominio.
Sólo a través de la refuncionalización de las culturas, de dejarlas ser, se logrará afirmar la
dinámica de las formas-contenido, y para alcanzar a preservar y utilizar el patrimonio
cultural eficazmente y que tenga sentido para la población local debe a esta integrarse en
la dinámica de los asentamientos y en la construcción de territorios. El espacio
patrimonializado (que si se da dentro de la lógica del desarrollo de la cultura, ni se
necesitaría convertirla) debe permitir reconocerse en él a sus pobladores y por ello es
básico la valoración de lo cotidiano, pues la cultura es dinámica, evoluciona y se
transforma; y serán los nuevos contenidos sociales los que incorporen nuevos sentidos a
la cultura en sus manifestaciones materiales o inmateriales.

Bibliografía
BENJAMIN, Walter, “Sobre el concepto de la historia”, en Walter Benjamin,
Conceptos de filosofía de la Historia, Buenos Aires, Terramar Ediciones, 2007.
____, “Experiencia y pobreza”, en Obras, libro II, vol. 1, Madrid, Abada, 2010.
BETANCUR, John J., “Gentrification in Latin America: Overview and Critical
Analysis”, Hindawi. Urban Studies Research, vol. 2014, article ID 986961, 14p.
CHARLES, Sebastien y Gilles Lipovetsky, Los tiempos hipermodernos, Barcelona,
Ed. Anagrama, 2006.
ECHEVERRÍA, Bolívar, Definición de la cultura, México, Itaca-UNAM, 2001.
FERNÁNDEZ, Roberto, Seminario Obra del tiempo. Introducción a la teoría y la
práctica de la gestión integral del patrimonio urbano-arquitectónico, San Luis Potosí, 2005
(inédito).
GADAMER, Hans-Georg, Verdad y método, Salamanca, Ediciones Sígueme, 1993.
GEERTZ, Clifford, La interpretación de las culturas, Barcelona, Gedisa, 1989.
HARVEY, David, El nuevo imperialismo, Madrid, Akal, 2004.
HEIDEGGER, Martin, “La época de la imagen del mundo”, en Martin Heidegger,
Caminos de bosque, Madrid, Alianza, 1996, pp. 63, 72, 73, 82.
____, “La pregunta por la técnica”, en Martin Heidegger, Conferencias y artículos.
Barcelona, Ediciones del Serbal, 1994, pp. 9-37.
HUSSERL, Edmund, La crisis de las ciencias europeas y la fenomenología
trascendental, Barcelona, Ed. Crítica, 1991.
ILLICH, Ivan, Un mundo sin escuelas, México, Nueva Imagen, 1977.
KOSIK, Karel, Reflexiones antediluvianas, México, Itaca, 2012.
LEVI-Strauss, Claude, L'anthropologie face aux problèmes du monde moderne,
Paris, Seuil, 2011.

33
Ivan Illich, Un mundo sin escuelas, México, Nueva Imagen, 1977, p. 16.

157
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

LIPOVETSKY, Gilles, La era del vacío: ensayo sobre el individualismo


contemporáneo, Barcelona, Ed. Anagrama, 2002.
____, El imperio de lo efímero: La moda y su destino en las sociedades modernas,
Barcelona, Ed. Anagrama, 2002.
LUCKÁCS, Georg, Historia y conciencia de clase, México, Grijalvo, 1969 (1923).

MAGNAGHI, Alberto Le projet local, Liege, Mardaga, 2003.


MALINOWSKI, Bronislaw, Una teoría científica de la cultura, Barcelona, Edhasa,
2013 (1981).
MAX-Neef, Manfred A., Desarrollo a escala humana. Conceptos, aplicaciones y
algunas reflexiones, Barcelona, Nordan Comunidad/Icaria editorial, 1994.
NORBERG-Schulz, Christian, Architecture, presence, language and place, Milan,
Skira, 2000.
RIEGL, Aloïs, Le culte moderne des monuments. Son essence et sa genèse, Paris,
Éditions du Seuil, 1984 (1903).
SALAZAR González, Guadalupe, “La habitabilidad en los espacios que habitamos”,
en Guadalupe Salazar González (dir.), El espacio habitable. Memoria e historia, San Luis
Potosí, UASLP\CONACYT, 2012, pp. 21-35.
____, “Territorio, paisaje cultural y población. Una unidad espacial e integración
patrimonial, en Memorias IV Encuentro de Arquimemoria sobre preservación del
patrimonio histórico, Salvador, Bahia, 2013.
____, “Turismo, cartografía y folletería: ¿imagen o realidad?”, en Estrellita García
Fernández, Agustín Vaca y Eugenia Azevedo Salomao (coords.), Espacios habitables,
memoria y construcción del patrimonio, Zapopán, El Colegio de Jalisco, 2013, pp. 225-
244.
SPERBER, Dan, Explaining Culture. A Naturalistic Approach, Oxford, Blackwell,
1996, caps. 2 y 3.
TYLOR, Edward B., La ciencia de la cultura, en J. S. Kahn (comp.), El concepto de
cultura, Barcelona, Anagrama, 1995 [1871].
UNESCO. <http://www.unesco.org/culture/ich/index.php?lg=es&pg=00479>, acceso
en: noviembre de 2012.

158
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Patrimonio como representación simbólica de una identidad versus


“invención” del patrimonio.

Eugenia María Azevedo Salomao


Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

Introducción

En épocas recientes, se ha producido innumerables reflexiones desde distintas disciplinas


acerca del patrimonio cultural. Esta palabra aparece con tanta frecuencia en el discurso
actual que todo cuanto nos rodea, desde lo individual a lo colectivo y de lo concreto a lo
intangible, puede convertirse de pronto en patrimonio.

En las sociedades actuales, el fantasma de la ruptura con el pasado ha conducido a


buscar en el patrimonio, un refugio necesario como consecuencia de los cambios
excesivamente rápidos que están sucediendo en nuestro tiempo. En ese sentido, han
coincidido destacados filósofos, historiadores, sociólogos, antropólogos como Hans-Georg
Gadamer, Paul Ricoeur, Pierre Nora, Maurice Halbwachs, Martín Heidegger, Clifford
Geertz, Llorenç Prats, entre otros.

Se ha visto una evolución en el concepto de “patrimonio cultural” que se amplía gracias a


la contribución de la disciplina antropológica, incorporando los aportes de grupos y
segmentos sociales que antes se encontraban al margen de la historia y de la cultura
dominante. Así, la noción de cultura supera la visión de un “conjunto de cosas”, pasando a
valorarse los procesos culturales en los cuales el tema de lo inmaterial cada vez más
gana relevancia.

Se observa cómo se transita de una visión centrada en objetos, a manera de acervo, a


una centrada también en expresiones, representaciones y construcciones diversas. Así;
por un lado, se puede encontrar a pequeñas comunidades las cuales heredan, conservan
y transmiten los bienes simbólicos que hacen parte de la memoria colectiva; y por el otro,
lo que imponen autoridades, empresas, medios o gestores que buscan proyectar las
manifestaciones culturales hasta los ámbitos nacionales, regionales y planetarios, con
fines en muchos casos mercadológicos.1

A partir de los planteamientos anteriores, el trabajo invita a revisar los cambios en la


manera de entender el patrimonio en la actualidad, retomando algunos puntos que se
consideró importante en destacar con énfasis en el caso latinoamericano.

Breve semblanza de las corrientes de pensamiento en la gestión patrimonial en


Latinoamérica.

En el mundo latino, prima la idea de patrimonio como posesión y herencia de los


antepasados. El Estado es el que regula a la sociedad y hay una clara jerarquía legal. La
voluntad y la capacidad de las administraciones de velar por la protección del patrimonio
es más limitada que en otras latitudes. Se priman los valores históricos y artísticos frente

1
Eduardo Nivón Bolán, " Del patrimonio como producto. La interpretación del patrimonio como espacio de
intervención cultural", en Nivón, Eduardo y Ana Rosas Mantecón (coordinadores), Gestionar el patrimonio en
tiempos de globalización, México, Universidad Autónoma Metropolitana, Juan Pablos Editor, 2010, pp. 21, 21.

159
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

a los identitarios. La gestión del patrimonio está controlada por la administración, que
además posee un importante volumen de patrimonio. Las responsabilidades asumidas por
la iniciativa privada y los grupos ciudadanos son escasas. La conservación es más
academicista y cuesta más integrar el patrimonio como algo útil en la vida presente, más
allá de su función decorativa o museística.2

El papel del Estado es crucial en la selección y protección de los bienes culturales. La


selección y rescate de los bienes patrimoniales se ha realizado de acuerdo con los
particulares valores de los grupos sociales dominantes. Enrique Florescano comenta para
el caso mexicano que: “Aun cuando un Estado con un proyecto nacionalista emprende la
tarea de proteger su patrimonio, la configuración „nacional‟ de éste casi nunca coincide
con la verdadera nación sino con los propios intereses de ese Estado”.3

El sistema jurídico de los países latinoamericanos, cuenta con una serie de instrumentos
legales de protección en los que se establecen los derechos y obligaciones con relación a
la preservación del patrimonio cultural. En el caso de las ciudades mexicanas inscritas en
la Lista del Patrimonio Mundial o que tienen zona histórica protegida, se observa que las
acciones siguen visualizando el legado patrimonial con la mirada de “centro histórico”,
como una porción de la ciudad. Las intervenciones están enfocadas a la gestión
patrimonial urbanística, con miras principalmente a atraer al turismo internacional y
nacional. Se promueven acciones de intervención urbana vinculadas a la rehabilitación
enfocadas al “remozamiento” de inmuebles e impulsan acciones a nivel de “imagen
urbana”.4

Por otro lado, el propósito de la conservación del patrimonio cultural se enfocó durante
mucho tiempo en los productos culturales materiales, sobre todo los bienes muebles e
inmuebles que ostentaban el sello de tiempos pasados y calidad artística y estética. Será
hasta mediados del siglo XX cuando la preocupación por la salvaguardia de los bienes
patrimoniales pasa de ser puramente hacia lo material e histórico para incluir aspectos
como el cultural y el natural, para englobarlos hacia finales del siglo pasado e inicios del
presente en el concepto de paisaje cultural, que todavía no ha sido asumido en muchas
legislaciones, como en el ejemplo mexicano.

En el caso de México, al revisar la legislación es clave cuestionar los parámetros que se


han tenido para definir las "Zonas de Monumentos Históricos"; hacen faltan metodologías
integrales. Se sigue privilegiando edificios de "gran valor monumental". La visión sigue
siendo "doctrinal" y persiste una actitud inflexible para aceptar diseños particulares para la
adaptación de edificios a nuevos usos. Prevalece la visión de un gobierno centralizado en
materia de conservación del patrimonio y poca autonomía de los municipios, a pesar de
los cambios legales operados en la Constitución mexicana al respecto.5

2
Daniel Barrera, Corrientes de pensamiento en la gestión patrimonial y turística de la ciudad histórica.
Adecuación turística de la ciudad histórica e integración del patrimonio urbano en dos ciudades medias
europeas: Plymouth y Málaga, Málaga, Tesis de Doctorado, Universidad de Málaga, 2014.
3
Enrique Florescano, "El Patrimonio Nacional. Valores, usos, estudios y difusión", Cuadernos sobre
Patrimonio Cultural y Turismo, 3, México, Conaculta, 2003.
4
Eugenia María Azevedo Salomao, "Políticas urbanas en la rehabilitación de centro históricos. Dos ejemplos
latinoamericanos: Salvador, Bahía, Brasil, y Morelia, Michoacán, México", en Urquídez, Octavio (coordinador),
La reinvención de la metrópoli. Algunas propuestas. Zapopan, El Colegio de Jalisco, 2010, p. 122.
5
Norma Elisabethe Rodrigo Cervantes, Estrategias de conservación urbana y manejo para los centros
históricos de México: el caso de Morelia, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2012, pp. 67-
130.

160
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Persisten en muchos países latinoamericanos, temas que a la fecha siguen siendo


latentes. Por ejemplo, la necesidad de regular la reutilización del patrimonio edificado
(edificios vacíos sin un plan de nuevo uso); la necesidad de mantenimiento de las
condiciones físicas satisfactorias en el espacio público, tales como limpieza y
restauración, instalaciones públicas, el tema de la falta de estacionamientos y una política
al respecto, el transporte urbano, legibilidad, accesibilidad y permeabilidad. La dificultad
que tienen los inversionistas privados para solicitar licencias para la restauración de los
inmuebles, la excesiva tendencia preservacionista adoptada por las instituciones que
regulan el patrimonio, entre otros puntos.

En el siglo XXI, el debate ya no está entre lo antiguo y lo moderno, sino en la naturaleza


de la relación vital entre ambos. En Latinoamérica, las posturas han sido variadas y a
menudo causa de intensos debates entre los arquitectos, urbanistas, especialistas en la
disciplina de la conservación patrimonial, gestores y sociedad en general.

Patrimonio como representación simbólica

Lo que hoy día se considera fundamental en el concepto de patrimonio es según “su


carácter simbólico, su capacidad para representar simbólicamente una identidad”.6 Los
objetos materiales y las manifestaciones intangibles que conforman el patrimonio de una
comunidad, de una nación o de la humanidad, actúan directamente sobre la memoria, o
sea, permiten al individuo una identificación con los componentes de su cultura y de su
pasado colectivo.7

Por otro lado, es importante comentar que no todo lo que se legitima como patrimonio
tiene motivos propiamente culturales. Los repertorios patrimoniales también pueden ser
activados desde el Estado y de la sociedad civil por agentes sociales diversos o
mediadores culturales. Es aquí en donde el tema de la “patrimonialización” requiere una
revisión cuidadosa. El fenómeno de la “patrimonialización” surge de la actual diversidad
de criterios para postular bienes patrimoniales, asimismo del beneficio potencial de estos
bienes, sean simbólicos o comerciales.8 Ninguna activación patrimonial es neutral o
inocente; como dice Prats, los repertorios patrimoniales “pueden ser activados por
cualquier agente social interesado en proponer una versión de la identidad y recabar
adhesiones para la misma”, pero no activa quien quiere, sino quien puede, en ese caso
los poderes constituidos.9

Con la mirada puesta en las visiones más recientes sobre el tema de la cultura,
patrimonio, paisaje cultural, transdisciplina, entre otros; se destaca la relación fundamental
entre el patrimonio cultural intangible con los paisajes naturales y lugares construidos. Es
clave explicar las circunstancias por las cuales los actores del espacio habitado
construyen el paisaje en términos de representaciones mentales, como imágenes de lo
que perciben en su entorno; aspectos que tienen que ver con el lenguaje, la territorialidad,

6
Llorenç Prats, Antropología y patrimonio, Barcelona, Ariel, 1997, p. 22.
7
Agustín Vaca y Estrellita García, "Notas en torno de los fundamentos teóricos del patrimonio cultural", en
Vaca, Agustín y Estrellita García (coordinadores), Procesos del patrimonio cultural, Zapopan, El Colegio de
Jalisco, A.C., 2012, p. 18.
8
Ibidem, p. 19.
9
Llorenç Prats, op. cit., p. 33.

161
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

habitabilidad e identidad, y en términos de largo plazo, se pueden definir como procesos


adaptativos y de transmisión cultural.10

El cuestionamiento que nos presenta Fuentes sobre el tema es ¿Qué herramientas


metodológicas permiten el estudio de las experiencias subjetivas de los actores culturales,
de los valores axiológicos, de la acción comunicativa, y de la razón por la cual este
patrimonio inmaterial hizo posible la sobrevivencia del ser humano a través de milenios
enteros? Así, este autor partiendo de esa interrogante, considera que para el estudio del
patrimonio bajo la mirada de lo intangible, no se debe abordar desde una perspectiva
estática sino dinámica, propia del objeto de estudio y requiere revisar primero el problema
metodológico y conceptual, rebasando los modelos y fronteras disciplinares. El autor parte
de la premisa que el dualismo cartesiano de separar mente y cuerpo, sujeto y objeto, o
naturaleza y cultura, ha impedido observar problemas emergentes como la globalización y
el multiculturalismo.11

La complejidad de revisar el patrimonio como representación simbólica, ha dado pauta a


distintos enfoques desde la perspectiva de cada disciplina. En este sentido, se debe
reflexionar de forma sistémica, es conveniente entender los ámbitos patrimoniales en
relación con las dinámicas culturales que lo han construido y que lo dotan de significado.
(Figuras 1, 2)

Figura 1. Día de muertos en Tzintzuntzan, Mich, Figura 2. Fiesta del Corpus Christi, Sevina, Mich,
México. Fuente: Foto archivo Torres Salomao México. Fuente: Foto archivo Torres Salomao

Mercantilización del patrimonio

Varios autores coinciden en decir que considerar el patrimonio como producto ha estado
asociada a su desarrollo moderno. Es innegable que la existencia de bienes patrimoniales
es considerada como un factor importante de desarrollo por los planificadores urbanos,
administraciones públicas, gestores, entre otros actores.12

En el momento en que alguien está interesado en pagar para ver algo, los bienes
culturales se transforman en un género de comercio más parecido a lo que puede ser un
centro recreativo.13Por esta situación, muchos economistas consideran que el patrimonio
es una industria semejante a otras, en el sentido de que es deliberadamente controlada y

10
Francisco Javier Fuentes Farías, Aspectos intangibles del P'urhé echerio: hacia un estudio integral de los
paisajes de la cuenca lacustre de Pátzcuaro. Morelia: Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo,
2013, p.
11
Ibidem, p.
12
Eduardo Nivón Bolán, op. cit., p. 30
13
Josep Ballart, El patrimonio histórico y arqueológico: valor y uso, Barcelona, Ariel, 2002.

162
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

organizada para producir productos vendibles.14El patrimonio como producto vendible


nos conduce al tema del turismo cultural, que ha sido considerado en muchos países
latinoamericanos como la solución a los problemas económicos. (Figuras 3 y 4)

Figura 3. Basílica de San Pedro, Roma, Italia. Figura 4. Teotihuacán, México D. F.


Fuente: Foto archivo Torres Salomao Fuente: Foto archivo Torres Salomao

Para tratar la gestión patrimonial y turística de la ciudad histórica, se hace referencia al


concepto de ciudad histórico-turística, definido por Ashworth y Tunbridge15, que engloba el
área donde se concentran los edificios y espacios protegidos junto con la mayor parte de
las actividades y servicios turísticos. Para crear una ciudad histórico-turística, se necesita
en primer lugar la identificación de un área urbana y unos bienes cuyos valores
patrimoniales justifican su conservación. Posteriormente, la selección se acentúa
mediante la promoción y puesta en uso turístico de un grupo de bienes y espacios aún
más reducido. Además, se le añaden nuevas atracciones para responder de una manera
clara a las expectativas de los visitantes. Se genera un conflicto cuando el patrimonio
conservado y presentado para los visitantes no es representativo para la comunidad
local.(Figuras 5 y 6)

Figura 5. Centro Histórico, Salvador, Ba., Brasil. Figura 6. Templo de San Francisco, Salvador, Ba.
Fuente: Foto archivo Torres Salomao Brasil. Fuente: Foto archivo Torres Salomao

14
Eduardo Nivón Bolán, op. cit.
15
G. J. Ashworth y J. E. Tunbridge, The tourist-historic city. Retrospect and the prospect of managing the
heritage city, Oxford, Pergamon, 2000.

163
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Debido a las limitaciones de las áreas históricas, la accesibilidad es un aspecto


especialmente delicado. Para estudiar la implantación de atracciones, actividades y
servicios turísticos resulta útil analizar el sistema turístico. Este distingue generalmente
entre recursos primarios, que atraen a los turistas, y secundarios, que los complementan,
si bien los límites entre ambos no son precisos. El patrimonio como recurso primario tiene
distintos grados de funcionalidad según la compatibilidad entre el uso turístico y otros
usos. La concentración de recursos secundarios como hoteles, restaurantes y tiendas de
recuerdos contribuyen de manera destacada a la expulsión de otros usos y, por tanto, de
residentes.

El turismo no puede ser visto como la única actividad económica que pueda tener lugar en
un centro o ciudad histórica. La progresiva dominación de las funciones para turismo en
las zonas históricas, muchas veces refleja una idea errada de lo que se requiere y de lo
que necesita la población local. El dilema para la conservación urbana se funda
definitivamente en el manejo de los recursos culturales y debe existir un balance entre lo
que se desea preservar y lo que se cambiará.

En el contexto presentado, quiero añadir que muchas de las ciudades históricas están
siendo objeto de un rápido proceso de transformación en las dinámicas funcionales de
sus áreas históricas, con graves consecuencias para su entorno patrimonial y modos de
vida de los habitantes locales. Además, no se puede dejar a un lado el tema de la
banalización de la cultura, a través de prácticas que han realzado los aspectos
mercadológicos del patrimonio, alterando el sentido público y político del espacio urbano,
al considerar al ciudadano como consumidor; en ese sentido, los espacios históricos se
han transformado en lugares de “espectáculo urbano”, lejos de la expresión de una
memoria que identifica una comunidad. (Figuras 7 y 8)

Figura 7. Centro Histórico, México, D.F. Figura 8. Centro Histórico, Morelia, Mich., México.
Fuente: Foto archivo Torres Salomao Fuente: Foto archivo Torres Salomao

La gestión de la ciudad histórica

En la gestión de la ciudad histórica, la participación de actores pertenecientes a los


sectores público, privado y sin ánimo de lucro es conveniente para reducir los conflictos a
largo plazo, aportar legitimidad a las políticas aplicadas en la gestión de la ciudad histórica
y conseguir una visión global de los diversos intereses concurrentes en los mismos
espacios y bienes. Entender las relaciones entre los sectores es cada vez más necesario
ante la reducción de las funciones tradicionalmente desarrolladas por la administración
pública.

164
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

En general, en la ciudad histórica con potencial turístico no existe una estructura de


gestión integrada y en su lugar se establecen distintos grados de coordinación entre las
políticas turísticas, culturales, urbanísticas y de desarrollo económico. El éxito del modelo
de gestión depende de la concepción común de referencia, la definición de objetivos y
acciones precisas y la capacidad de los actores de trabajar de manera conjunta. Además,
previamente es necesario preguntarse si los atractivos y expectativas de visitantes
justifican una intervención de adecuación turística, qué tipo de destino se quiere llegar a
ser, cómo se compaginarán las necesidades de residentes y turistas, cómo se mejorará la
accesibilidad del patrimonio y qué estructuras de gestión hacen falta.

Cuando se unen conservación del patrimonio y rentabilidad económica sin ninguna otra
consideración, el resultado suelen ser promociones de lujo donde el ambiente histórico
aporta un componente de distinción. Por ello, es necesario además, la participación de la
comunidad local. La implicación de las organizaciones ciudadanas sirve para aumentar el
sentimiento de pertenencia y la representatividad del patrimonio protegido, denunciar
agresiones, corregir la distribución de cargas y beneficios, conseguir financiamiento y
realizar tareas de vigilancia, difusión y mantenimiento.

La colaboración público-privada cada vez es más frecuente en las operaciones de


regeneración urbana, con el riesgo que supone de priorizar los intereses empresariales
sobre la conservación del patrimonio. En materia urbanística los retos principales son
gestionar la concentración espacial y temporal de los visitantes y la demanda de
instalaciones cada vez más grandes y complejas.

El tema de la gestión en las ciudades históricas latinoamericanas es complejo, requiere


estudios cuidadosos y explicitar estrategias y alianzas de actuación (turismo, comercio,
cultura, residencia, entre otros), poner en valor el patrimonio y realizar el compromiso
ciudadano con la conservación activa. Hay que pasar de la acción sectorial a la gestión
integrada e innovadora acompañada de nuevos instrumentos de gestión y estrategias
cualitativas. La gestión de las ciudades históricas, no debe perder de vista el carácter
dinámico de ciudades vivas: "El patrimonio urbano es un capital social, cultural y
económico caracterizado por la estratificación histórica de los diversos valores generados
por las culturas sucesivas y la acumulación de tradiciones y experiencias, reconocidas
como tales en su diversidad". 16

En Latinoamérica, el desarrollo rápido y en general incontrolado está transformando las


zonas urbanas y sus entornos, aspecto que tiende naturalmente a fragmentar y deteriorar
el patrimonio urbano arquitectónico, afectando profundamente los valores comunitarios y
patrimoniales de las ciudades históricas. Por lo tanto, una condición fundamental es
pensar de manera integral y considerar el principio del desarrollo integral y sostenible que
entraña la preservación de todos los recursos existentes.

En la región, las ciudades incluidas en la lista del Patrimonio mundial de la UNESCO


constituyen un referente de oferta turística. Con ello se ha asistido no solo a un cambio y
transformación física de las ciudades, sino también en la forma de pensarlas; tanto de
instituciones públicas dedicadas a la protección del patrimonio como de los organismos
civiles y privados. Esta nueva visión trae consigo una sobrecarga de sus estructuras
urbano arquitectónicas, una creciente movilidad, una competencia sobre otras ciudades

16
UNESCO. “Propuestas relativas a la conveniencia de disponer de un instrumento normativo sobre los paisajes
urbanos históricos”. Conferencia General, 36ª reunión. París, 2011.
(http://unesdoc.unesco.org/images/0021/002110/211094s.pdf), 20 de enero de 2012.

165
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

que obliga no solo a refuncionalizar espacios urbanos, sino a resignificar y/o recualificar
los espacios;17 así, las ciudades presentan una dinámica global como destino turístico.
(Figuras 9 y 10)

Figura 8. Ouro Preto, Minas Gerais, Brasil Figura 7. Ciudad colonial de Santo Domingo,
Fuente: Foto archivo Torres Salomao República Dominicana. Fuente: Foto archivo Torres
Salomao

Está latente el interés del Estado en la recreación de los centros históricos. Se promueven
actividades que buscan dar a conocer el patrimonio cultural, pero también construir una
falsa identidad de la ciudad histórica, a la vez que las creencias y costumbres consiguen
una rentabilidad económica. En pocas ocasiones hay una justificada actuación sustentada
en lo social y cultural a partir de las costumbres de la población local fundamentalmente, e
indirectamente para los visitantes.

Reflexiones finales

Como colofón se concluye que el regreso al pasado en las sociedades posmodernas se


ha puesto en boga. En ese sentido el imaginario patrimonialista se ha vuelto una fuerza
potente que no sólo marca el pensamiento actual sobre las ciudades y particularmente
sobre sus centros históricos; ha devenido un verdadero referente al cual se remiten
constantemente aquellas personas o grupos que tienen alguna capacidad y poder para
transformar de raíz las formas materiales de las ciudades.18

Por otro lado, el patrimonio es una selección consciente que tiende a rescatar del pasado
acontecimientos, personajes o épocas que interesa celebrar en el presente en función de
algún interés. Según Dean MacCannell, la legendaria búsqueda de la “autenticidad”
resulta algo inherente al turista, éste, “anda buscando de modo sistemático por todo el
planeta nuevas experiencias que entretejer a una versión colectiva y turística de lo que
son las otras gentes y sus lugares”.19 Para MacCannell, la modernidad se caracteriza en
gran medida por la producción y mercantilización de la “experiencia”. Así, la visita de

17
Manuel de la Calle Vaquero, "Ciudades históricas: patrimonio cultural y recurso turístico", Ería, 2009, pp.
249-280.
18
Daniel Hiernaux, Los centros históricos ¿espacios posmodernos? (De choques de imaginarios y otros
conflictos), en A. Lindón, M. A. Aguilar, D. Hiernaux (Coords), Lugares e imaginarios en la Metrópolis, México,
Antropos, Universidad Autónoma Metropolitana, 2006, p. 35.
19
Dean MacCannell, El turista: una nueva teoría de la clase ociosa, Barcelona, Editorial Melusina, 2003.

166
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

puntos de interés es hoy en día un ritual mediante el que los visitantes incorporan
fragmentos de modernidad a una experiencia unificada, y la sociedad se presenta a sí
misma como estructuralmente distinta.

Nivón menciona que es poco benéfico para el patrimonio "el mantener una ruptura entre
uso simbólico del patrimonio y su uso comercial". Comenta el autor que ambas
perspectivas forman parte de un mismo proceso.20 Estoy de acuerdo con Nivón, pero
considero que la fragilidad que presenta el patrimonio como recurso no renovable, amerita
establecer pautas precisas de una gestión integral, con miradas amplías, superando las
visiones reduccionistas que imperan en el contexto latinoamericano.

Referencias bibliográficas

Ashworth, G.J., y Tunbridge, J.E, The tourist-historic city. Retrospect and the prospect of
managing the heritage city, Oxford, Pergamon, 2000.

Azevedo Salomao, Eugenia María, "Políticas urbanas en la rehabilitación de centro


históricos. Dos ejemplos latinoamericanos: Salvador, Bahía, Brasil, y Morelia, Michoacán,
México", en Urquídez, Octavio (coordinador), La reinvención de la metrópoli. Algunas
propuestas. Zapopan, El Colegio de Jalisco, A. C., 2010.

Ballart, Josep, El patrimonio histórico y arqueológico: valor y uso, Barcelona, Ariel, 2002.

Barrera, Daniel, Corrientes de pensamiento en la gestión patrimonial y turística de la


ciudad histórica. Adecuación turística de la ciudad histórica e integración del patrimonio
urbano en dos ciudades medias europeas: Plymouth y Málaga, Málaga, Tesis de
Doctorado, Universidad de Málaga, 2014.

De la Calle Vaquero, Manuel, "Ciudades históricas: patrimonio cultural y recurso


turístico", Ería, 2009, pp. 249-280.

Fuentes Farías, Aspectos intangibles del P'urhé echerio: hacia un estudio integral de los
paisajes de la cuenca lacustre de Pátzcuaro. Morelia: Universidad Michoacana de San
Nicolás de Hidalgo, 2013.

Hiernaux, Daniel, "Los centros históricos ¿espacios posmodernos? (De choques de


imaginarios y otros conflictos)", en A. Lindón, M. A. Aguilar, D. Hiernaux (Coords), Lugares
e imaginarios en la Metrópolis, México, Antropos, Universidad Autónoma Metropolitana,
2006.

MacCannell, Dean, El turista: una nueva teoría de la clase ociosa, Barcelona, Editorial
Melusina, 2003.

Nivón Bolán, Eduardo, " Del patrimonio como producto. La interpretación del patrimonio
como espacio de intervención cultural", en Nivón, Eduardo y Ana Rosas Mantecón
(coordinadores), Gestionar el patrimonio en tiempos de globalización, México, Universidad
Autónoma Metropolitana, Juan Pablos Editor, 2010, pp. 15-35.

Prats, Llorenç, Antropología y patrimonio, Barcelona, Ariel, 1997.

20
Eduardo Nivón, op. cit.

167
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Rodrigo Cervantes, Norma Elisabethe, Estrategias de conservación urbana y manejo para


los centros históricos de México: el caso de Morelia, México, Instituto Nacional de
Antropología e Historia, 2012.

UNESCO. “Propuestas relativas a la conveniencia de disponer de un instrumento normativo


sobre los paisajes urbanos históricos”. Conferencia General, 36ª reunión. París, 2011.

Vaca, Agustín y Estrellita García, "Notas en torno de los fundamentos teóricos del
patrimonio cultural", en Vaca, Agustín y Estrellita García (coordinadores), Procesos del
patrimonio cultural, Zapopan, El Colegio de Jalisco, A.C., 2012, pp. 9-22.

168
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Patrimonio, Complejidad y legislación, contradicciones entre la teoría y la práctica


profesional en Colombia, una mirada desde las disciplinas antropológicas.

Eduardo Forero Lloreda


Dr. Profesor Programa Antropología
Universidad Del Magdalena

RESUMEN
El territorio plural y la diversidad cultural en Colombia, han servido de escenario y tragedia
para el drama cotidiano de la vida en los campos y ciudades del país entero. No obstante
la generosa señal consagrada en el orden constitucional, para definir el marco en el que
derechos y deberes de la vida ciudadana deben ser respetados. Sin embargo, las aporías
y profundas contradicciones que el crecimiento de la economía y la protección del medio
ambiente; entre la libre competencia y la cooperación solidaria para la subsistencia se
manifiestan en la degradación social aunada a la abstención para participar dela vida
pública, se le sirve a una clase corrupta aliada con las sombras del crimen organizado y
la delincuencia, para ahondar la brecha dela inequidad el descrédito institucional. En este
artículo se esboza la necesidad de consolidar el diálogo multicultural para un nuevo
escenario para el post-conflicto.

ABSTRACT.

The plural territory and cultural diversity in Colombia, have served as the backdrop for the
drama and tragedy of everyday life in the fields and cities of the whole country. However
the signal generous enshrined in the constitutional order, to define the framework in which
rights and duties of city life must be respected. However, the deep paradoxes and
contradictions that economic growth and environmental protection; between competition
and cooperation for subsistence manifest social degradation coupled with dela abstention
to participate in public life, he serves a corrupt class allied with the shadows of organized
crime and crime, to widen the gap dela institutional inequity disrepute. This article outlines
the need to strengthen the multicultural dialogue to a new stage for the post-conflict.

Palabras clave: Territorio, postconflicto, multiculturalidad espacio público, Estado.


Keywords: Territory, post-conflict, multicultural public space state.

El Estado multicultural y pluriétnico que nos sirvió la Constitución del 91.

La percepción del Estado, la institucionalidad y el ejercicio del poder en el orbe


Occidental, es la noción más elaborada de equilibrio social que aparentemente ha
construido la sociedad y sus clases hegemónicas. Soportada por los pilares de la
ideología, la religión, etnicidad, la economía, los territorios.

El sistema mundo capitalista (Wallerstein, 2003b), se tambalea en inciertas y azarosas


trayectorias, que se escapan del control artificioso del ejercicio de la democracia, del
poder, de la política. La eficacia del esquema de la participación y la representación, está

169
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

llegando a los límites de la tolerancia y la indiferencia social. No obstante, se han


generado mecanismos de control que inducen al acercamiento de un equilibrio social. Las
constituciones políticas de los estados, rinden cuenta de los códigos y preceptos de
orden, moral y ético, así como los derechos y deberes de los ciudadanos en
relación con el territorio. Establece el vínculo de la sociedad con la naturaleza, de acuerdo
con una honda y sólida doctrina, que se enraíza en las tradiciones y connotaciones
míticas fundacionales de la democracia, la libertad y la participación. En estos
preceptos, están sugeridas las bases para la construcción ciudadana de la razón
pública, cuya característica se expresa fehacientemente en la participación y se expresa
en el uso y manejo que se hace de los recursos públicos (Rawls, 2001).

En 1991 se proclamó la nueva carta constitucional de los Colombianos, en ella se enuncia


que Colombia es un país pluricultural y multiétnico, donde se profesan las libertades de
culto y el respeto a la honra y los bienes de los ciudadanos. También se trazan nuevos
rumbos para consolidar la descentralización administrativa y territorial del País. A pesar
de la diversidad, complejidad y dificultades que implica consolidar procesos de
participación, y conciencia ciudadana, en materia de dominio y razón pública, cada día
se requiere de mayor conocimiento por parte de profesionales, administradores y
gestores, cuya vocación desarrolla actividades relacionadas con el patrimonio público
(natural y cultural).

Sin embargo, en el corazón de la ideología que soporta la Carta Constitucional, se


proclaman entre todo su articulado, dos artículos en particular, cuyos efectos
fundacionales y determinantes para ejercer control estatal sobre el territorio son
relevantes, y tienen que ver con el patrimonio arqueológico, razón consustancial y básica
para la construcción de sentido y significado por parte de la sociedad en relación con su
territorio:

Artículo 63: Los bienes de uso público, los parques naturales, las tierras
comunales de grupos étnicos, las tierras de resguardo, el patrimonio arqueológico
de la Nación y los demás bienes que determine la ley son inalienables,
imprescriptibles e inembargables.

Artículo 72: El patrimonio cultural de la Nación está bajo la protección del Estado.
El patrimonio arqueológico y otros bienes culturales que conforman la identidad
nacional, pertenecen a la Nación y son inalienables, inembargables e
imprescriptibles. La ley establecerá los mecanismos para readquirirlos cuando se
encuentren en manos de particulares y reglamentará los derechos especiales que
pudieran tener los grupos étnicos asentados en territorios de riqueza arqueológica.
(Colombia, 1992).

El patrimonio arqueológico y los bienes que conforman la identidad nacional son de la


nación, pertenecen a ella y están por fuera de toda actividad comercial. La evidente
relación entre las categorías de significado que expresan los órdenes constitucionales, es
relevante para consolidar el sentido y la razón de ser de los estados contemporáneos, a
través de la construcción de significados en torno a esto los objetos y escenarios que

170
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

conforman la huella del patrimonio cultural; la idea de este patrimonio (padre, patria,
heredad), constituye la razón del vínculo identitario con el territorio, y son la base de la
significación del Estado.

El carácter simbólico de su naturaleza es además crucial para la construcción y el


fortalecimiento de capital social (Putnam, 1994), por eso el vínculo entre Arqueología y
Estado, es consustancial a la idea de identidad y sus repercusiones políticas, son
enormes a la luz de la responsabilidad de reconocer la diversidad y las percepciones, el
uso y la dinámica que cada comunidad hace de sus recursos culturales. Por ser el Estado,
quien domina, cubre y consolida las políticas sobre su valoración y manejo, es el vehículo
central para la articulación de acciones en torno a su manejo, protección y construcción
de significado, al respecto Prats señala:

Volvamos al poder político que ha sido, es y presumiblemente será el principal agente de


activación patrimonial, el principal constructor de museos, de parques naturales y
arqueológicos, de catálogos de monumentos, de identidades… El Estado, las
autonomías o los municipios, sus respectivos gobiernos, no actúan en ese sentido de
forma diferente, sino con mayor o menor identidad según sus medios, pero también según
sus urgencias identitarias. No solo el poder político legalmente constituido –los
gobiernos- puede construir patrimonios, sino también el poder político informal,
alternativo, la oposición y curiosamente, con más intensidad (aunque no solo) cuando
esa oposición no puede luchar abiertamente en la arena política del Estado, en las
instituciones y se mueve en situaciones de clandestinidad. El valor de la cohesión
simbólica, y, por tanto, de los repertorios patrimoniales que representan versiones
alternativas de la identidad es entonces enorme (1997: 34).

Por el momento, tal valoración ha sido dictada de manera unilateral y los usos políticos de
su significado (del patrimonio arqueológico) han sido manipulada en la arena de los
protagonismos políticos y los reconocimientos individuales (Vásquez, 2003; Langebaeck,
2003). Sin embargo, la política pública sigue siendo el mecanismo más adecuado,
importante y relevante en el desarrollo de estrategias de conservación, no obstante
iniciativas privadas y mixtas cuyos resultados se ven reflejados en la consolidación de
políticas culturales, donde se vinculan los procesos de visualización de recursos a los
planes de desarrollo local que observaremos más adelante. Sin embargo, las
razones de Estado que han permanecido en el ámbito de la gestión y de la academia,
están constreñidos a espacios unificadores y hegemónicos, en donde se dictan políticas
unilaterales y se desarrollan esquemas que se apartan sustancialmente del ejercicio
de la participación, el diálogo y la toma de decisiones en torno a la razón pública de su
naturaleza.

El Estado y el conocimiento científico, han sido los pilares en los que se ancla la razón de
ser del mundo occidental, y los eventos unificadores de la sociedad, que por sobre todo
han negado la existencia de la diversidad, del otro, del saber multicultural. Sumado a un
sistema económico excluyente sin ningún compromiso ético, frente a las relaciones
sociales y mucho menos frente al deterioro ambiental. El Estado y las razones de Estado,
son hegemónicas (penetración profunda de la conciencia) (Gramsci, 1971), unilaterales y

171
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

devastadoras, frente a la imposibilidad de la comunicación dialógica; de la ausencia de


escenarios de participación y de las dificultades que se ciernen en torno a lo público y la
privado. La razón de ser del Estado, cabalga sobre el aparato político, ideológico y sobre
todo económico, en esa inmensa fábrica que Wallerstein (2003b), ha denominado la
economía mundo, en el sistema mundo capitalista. En esa fractura ideológica que
desencantó el mundo por el proyecto positivo y la promesa de la modernidad, se
contraponen elementos contradictorios, dicotomías y paradojas en los que discurre el
avance de la insignificancia del mundo de hoy (Castoriadis, 1998)., con el deterioro
ambiental y de la calidad de vida patente en la degradación socio ambiental.

Sin embargo, aún desde el punto de vista que se construye con el conocimiento de de las
naciones prehispánicas, la Arqueología rinde cuenta de importantes desarrollos políticos y
económicos, fruto de igualmente importantes descripciones e inferencias desarrolladas
desde el punto de vista disciplinario. No obstante, al revisar las descripciones e
inferencias hechas frente a la interpretación que se hace del registro arqueológico, por
parte de los arqueólogos, muchas de ellas ceden ante la sencilla aplicación del sentido
común y las interpretaciones que las sociedades tradicionales hacen de la misma
epistemología, de la misma interpretación de los objetos que manipulan los
arqueólogos.

En este sentido, no se hace mención aquí de todos los componentes ideológicos y


míticos, dispuestos en la magnífica expresión con que las diversas formas de agrupación
humana, multicultural y diversa, en que se auto determinan (clanes, clubes, guetos etc.).
Manifiestos en formas de organización tradicionales. Así como todos aquellos
modismos, rótulos, etiquetas de la vida urbana que cotidianamente hacen parte de
la dinámica autoorganizativa de la sociedad, enriquecida de imágenes míticas y
totémicas. En ellos, el semillero del liderazgo y la selección de los más diestros y aptos
para el ejercicio del poder, comienzan a sugerirse y perfilarse. De la misma manera, no se
hace referencia a los estados y órdenes políticos registrada y referida para la invasión
española, en los tiempos del “descubrimiento y conquista”. Que hacen directa mención a
los grupos del contacto.

Para ello sobresalen quizá las más conocidas manifestaciones arqueológicas y


etnográficas de“Meso América y Andes Centrales”, concretamente, México, Perú
y Colombia (Gibson, 1967; Murra, 1978; Cervantes, 1996; Reichel, 1997). Un importante
legado se marca en los diferentes mitos de origen de las diferentes naciones y estados
prehispánicos. Todos ellos pletóricos de imágenes y escenarios míticos, que dan cuenta
de remotos y diversos orígenes de los pueblos, y que han perdurado por mucho tiempo
en la memoria de las poblaciones descendientes. Que se han venido desencantando,
presos de la racionalidad, la verdad y las certezas de la herramienta que los mide: el
paradigma de Occidente, el paradigma Newtoniano.

Quizá son más sugerentes aquellos que hacen parte del orden colonial y
republicano, por estar más próximos a nuestros sistemas de referencia de carácter sub

172
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

alterno y que sirvieron de antesala para la reorganización de la estructura social de


occidente, es decir, de monarquías a repúblicas. Es entonces, la figura de Simón Bolivar,
y el movimiento independentista que lidera, quién resalta y quien merece una
consideración especial. En el sentido de lo que representa desde el punto de vista
ideológico, y como precursor del orden nacional contemporáneo en Colombia. Al
respecto, son esenciales sus fundamentos e inspiraciones filosóficas que manan de la
ilustración y de el ámbito ideológico enciclopedista (Vargas, 1992).

La estructura de poder que actualmente se autorregula de acuerdo con el ejercicio de la


política viene matizado por la semántica de desde mundo griego donde se percibe el
origen de la historia de la teoría política contemporánea, la cual se consolida a través
de Platón, quien crea para occidente los principios más contundentes del orden
ideológico contemporáneo: “La filosofía griega dio a la luz una teoría racional del estado.
En este y en otros campos los griegos fueron los primeros cultivadores del pensamiento
racional.” (Cassirer, 1996: 64).

La Noción de Orden: entre el cosmos y el caos.

Una de las más contundentes y relevantes ideas respecto a la consolidación del concepto
Estado Nacional moderno, se explica en Heller (1963). Allí Gerhart Niemeyer, quien
prologa el texto, hace unas reflexiones que conviene citar extensamente, ya que
hacen referencia a la organización del estado o la teoría del estado propiamente dicha.
Así como los vínculos solidarios de la sociedad, que apesar de su racionalismo, entre ve
la necesidad y la dependencia con los órdenes biológicos. La intuitiva necesidad de
reestablecer el vínculo social en relación con el territorio, en lo que posteriormente se
llamará la nueva alianza (Prigogine y Stengers, 1990); el reencantamiento del mundo
(Berman, 1995; Maldonado,2005), y cuyos elementos de significación son
rescatables a la luz de la termodinámica social y la identificación de condiciones
de orden y equilibrio (Adams, 2001). El concepto de orden y organización está ligado
intrínsecamente, con la idea de estructura, institución, norma, ley, ética, moral;
veamos como Niemeyer, argumenta la noción de Estado frente a la noción de orden:

Estas investigaciones, que encierran importancia suma porque analizan y relativizan


la sociedad, desembocan, en lo que a la teoría del estado respecta, en la idea de que
toda vida común humana es una vida común determinada por normalidades y
normatividades, ordenada siempre de algún modo. La ordenación de la existencia es, así,
un fenómeno de la sociedad y no en primer término, del Estado. Pero la capacidad de
obrar para fines comunes no nace en la sociedad simplemente en virtud de esa
ordenación, sino mediante un proceso que se llama organización. La organización es un
proceso por el cual se ponen a contribución y se aplican unitariamente actividades
individuales de carácter social para lograr una acción común conforme a un plan. De este
modo se acumulan, primeramente numerosas y diversas actividades, para ser puestas
luego en movimiento y dirigidas en el sentido de la acción, es decir actividades
(actualizadas), por un centro de organización. De la acumulación de las actividades nace
el poder social; de su acumulación y actuación se convierte, para lograr permanencia, en
un orden normativo, tenemos entonces, delante, el tipo de organización que generalmente

173
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

aparece en las sociedades humanas. Es indudable que en tales organizaciones creadas


con propósito de permanencia, la ordenación reguladora desempeña su papel decisivo al
tratar, en primer término, de asegurar la actividad y continuidad del grupo. Pero no por
eso hay que ver la esencia de la organización en este orden sino, más bien, en la
conexión recíproca de actividades entre órganos y organizados. Estos elementos en
cuanto tales, sólo es posible concebirlos correlativamente, ya que ni pueden existir
organizados sin órganos y plan de organización, ni órganos sin organizados y sin la
regulación de la conexión, dependiendo a su vez, esta regulación únicamente de la
acción permanente entre los factores personales. La única realidad, es decir, la
actividad de los organizados, de los órganos y de la organización, como un todo, hay
que buscarla en la regularidad de una serie de actividades recíprocamente
condicionadas, cuyos elementos constituye la organización por abajo o por arriba (Heller,
1963:11-12).

A pesar que las ideas de Heller son excesivamente racionalistas, y nutren de base la idea
del dominio del hombre sobre la naturaleza, además de la concepción liberal, en su
percepción de la idea de organización existe un trasfondo biológico que se supera
precisamente por el dominio de la lógica racional de su postura ideológica. A propósito de
las diferencias objetivas entre naturaleza y cultura en la construcción de la teoría del
estado argumenta:

Con esto aparece claro el principio de una separación objetiva entre ciencias de la cultura
y ciencias de la naturaleza. La materia y el objeto de las primeras, aparecen en
todos los casos en que cabe concebir a las transformaciones de la naturaleza como
expresión y resultado de la actividad humana dirigida a un fin (1963:50).

La influencia Hegeliana en la construcción racional de la idea de Estado y de las razones


de estado es comentada por el mismo autor y se consolida en esta frase:

La teoría del Estado es la ciencia de la realidad. Aspira a conocer la realidad específica de


la vida estatal que nos circunda. Sucede sin embargo, que toda ciencia es una ordenación
y transformación de lo real en la mente. No hay ciencia alguna que pueda reflejar
inmediatamente la realidad en toda su enorme variedad, cumpliéndose solo
representarla en conceptos, mediante procedimientos intelectuales (Heller, 1963:76).

Lamentablemente, la interpretación de estos conceptos teóricos básicos a la


aplicación del derecho constitucional, público y privado, deja de lado las lógicas de otros
grupos, que forman parte del conjunto multiétnico, multicultural del estado nacional
moderno y globalizado. La influencia de los grupos dominantes y su interpretación
racional y lógica del derecho, constituye uno de los obstáculos más difíciles de superar,
debido a la ausencia de un diálogo constructivo. En la interpretación de las
realidades representativas de las comunidades que concurren al ejercicio de la política y
al acceso al poder (del Estado). Aparentemente la idea de democracia social,
representativa y formal, garantiza la posibilidad de mantener el equilibrio social. Sin
embargo, privilegia los valores de la clase hegemónica. En esta dinámica la
resignificación de la idea de Estado, patrimonio e identidad cultural merece una

174
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

consideración, en el ambiente poscolonial y en el papel de las comunidades y órdenes


políticos locales, que reflejan a nivel micro las funciones del mismo.

Vemos pues que las influencias paradigmáticas de la lógica racional y de la


descomposición del mundo en sus partes constitutivas, blandidas por el paradigma de la
simplificación, el paradigma Newtoniano, no se dejaron de lado en la explicación
racional que se le endilgó al concepto de organización, y más refinadamente, al
concepto de Estado Nacional.

Los resultados no podían haber sido mejores en razón de esa lógica. Sin duda el
desarrollo del concepto de Estado Nacional, ha sido un proceso de índole histórica
cultural y política, en el cual se han consolidado tendencias de origen mayormente
económico, que se reflejan en los intereses de clase y en los resultados manifiestos en
el orden territorial. Aquí el concepto de territorio, incluye una serie de categorías de
valoración que van a desembocar en la concepción moderna de patrimonio nacional. La
mayoría de las constituciones y marcos jurídicos, en los que se define el marco legal del
los estados nacionales modernos, incluye su máxima justificación de soberanía de
acuerdo con el control de un territorio, con límites definidos, en donde el orden
institucional comienza a profundizar en todos los sectores sociales. No obstante, bajo
la figura de la democracia y de la participación, empiezan a consolidarse las elites
burguesas en el poder, generando los resultados que hoy conocemos. Su
caracterización más general ancla en los tres ejes del triángulo multicultural (Estado,
etnicidad y religión), unidos por los vértices de la cultura; el origen del estado nacional
moderno tiene una doble inspiración ideológica. Por un lado las raíces racionalistas, que
se caracterizan por la búsqueda de un propósito y una eficacia, y por otro lado, el
romanticismo, que busca los sentimientos como base de toda acción. En esta perspectiva
se descubren dos problemas: 1) el Estado-nación y la etnicidad, mantienen una
relación peculiar debido a las raíces y bases románticas, que hereda el concepto de
nación y 2) el Estado-nación y la religión mantienen una tensa relación debido a las
tradiciones racionalistas y seculares del estado moderno (Baumann, 2002).

Puede haber una tercera vía mediante la cual el Estado-nación aún conserva un
importante elemento que vincula a la sociedad con el territorio, y a una importante base
de valoración, susceptible de reestablecer el vínculo entre la cultura y la naturaleza: el
patrimonio cultural y natural –huellas y escenarios-., el derecho a lo público.

El espacio público y la razón del Estado.

La discusión central al respecto de la propiedad del patrimonio arqueológico y la


propiedad respecto al discurso sobre el pasado, es un tema candente frente al papel que
juegan los Estados Nacionales, para reconocer la multiculturalidad y la diversidad. Al
respecto Vásquez argumenta:

[...]De hecho, pareciera estarse conformando toda una arena política de lucha para decidir
a quien pertenece el pasado[...] Discursivamente, el conflicto está centrado alrededor de

175
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

la noción de propiedad del patrimonio arqueológico e histórico, lo que nos remite otra
vez a una temática eminentemente jurídica, [...]. (2003:97).

Mientras se aclara, conoce y perfecciona el concepto de la jurisprudencia y


atención a la ley Nacional, en la que prevalece el concepto de interés general sobre el
particular, hay que atender en qué forma esta escala de valores puede tener o no
significado en escenarios centralizados, hegemónicos y excluyentes en donde el interés
general puede estar mediado por la alta representatividad de organizaciones locales
aisladas. En este sentido Vásquez continúa su argumentación en torno a la calidad
pública de la naturaleza del patrimonio arqueológico así:

Otra causa consiste en la relación que guarda esta propiedad pública con la idea de
sentimiento de nacionalidad –o sea, el percibir a los monumentos antiguos como símbolos
nacionales-, entramado que contribuye a que se adopte una postura ciegamente
nacionalista (en casos indistinguible de una socializante) (2003: 97-98).

Y más adelante, acierta en confirmar que el proceso mediante el cual la redefinición de la


propiedad y las decisiones sobre la conservación y el manejo del patrimonio cultural
puede ser:

…la concepción y propiedad de los vestigios antiguos está modificándose con celeridad, y
que la Arqueología más ligada a la administración patrimonial no será el único interlocutor
en su futura redefinición… (Vásquez. 2003:99).

En este sentido hay que tener en cuenta que para resignificar y actualizar los contenidos y
los significados del patrimonio, del valor de los discursos multisectoriales y diversos, en
la fábrica de la interpretación compartida del discurso estatal. Observamos la trasgresión
de la frontera excluyente del discurso hegemónico, al territorio de la complejidad, del
tejido, de la concertación y del diálogo de saberes. Al respecto, la noción más compleja
sobre el estado nacional moderno la desarrolla Wallerstein (2003b), de acuerdo con la
percepción de la historia vista desde el presente: “El presente determina el pasado, y no
al revés como nos obligan a pensar nuestros marcos analíticos lógico-deductivos.”
(Wallerstein, 2003b:144). Su aporte más revelador y esclarecedor es concebir la idea de
Estado sujeta a un sistema económico capitalista:

El funcionamiento de la economía-mundo capitalista se basa en la existencia de una


superestructura política de estados soberanos unidos en un sistema interestatal y
legitimado por éste. Como esa estructura no ha existido siempre, se tuvo que erigir. El
proceso de construcción ha sido continuo de varias maneras. La estructura en primer
lugar se construyó en un segmento de orbe, principalmente en Europa más o menos de
1497 a 1648. Luego se extendió en forma esporádica hasta abarcar una zona
geográfica cada vez más grande. Este proceso que podemos denominar
“incorporación” de nuevas zonas a la economía-mundo capitalista, implicaba reformar los
límites y las estructuras políticas de las zonas incorporadas y crear “estados soberanos,
miembros del sistema interestatal”, o al menos lo que podría considerarse como
“candidatos a estados soberanos”: las colonias. (p, 145).

176
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Sus apreciaciones son contundentes y críticas respecto a la inequidad del sistema


capitalista, y su falsa igualdad de oportunidades (asignadas a las castas y a los herederos
del poder), su estructura de exclusión y sus pilares esenciales sobre los que se nutre: el
subdesarrollo y el racismo; hace una extensa brillante apreciación al legado de Gunnar
Mydral Nóbel de economía, quien se planteaba estos problemas como grandes „dilemas‟.
Todo esto avanzando sobre la ilusión del desarrollo: ¿De quién? ¿De qué? El Estado
bajo este esquema se constituye como el medio o la herramienta de los grupos poderosos
para ejercer el control político sobre la economía, conforme los estableció el ideal
liberal, es decir separar de manera adecuada los tres ámbitos de la actividad humana.
Sobre estos aspectos continúa Wallerstein:

El ámbito público del ejercicio del poder, semipúblico de la producción y el privado de la


vida diaria. […] Ése fue el origen de la división tripartita del conocimiento que es
fundamental para nuestra epistemología; o en término de los departamentos universitarios
y asociaciones profesionales contemporáneos: ciencias políticas, economía y
sociología (2003b:104).

Conclusión

La vida de los Estados Latinoamericanos cobra fuerza en la medida que se surten de


profesionales calificados los espacios abandonados por la monarquía, y que el Estado
Nacional consolida en su desarrollo político y económico. Dicho proceso va acompañado
de la organización educativa y estructural de los departamentos universitarios y la
división ente las ciencias. El proyecto estatal divide, fracciona y excluye y con el
desarrollo del capitalismo, la caída delos regímenes monárquicos, las guerras del
siglo XX, el renacimiento positivo de la restauración y la creación de las naciones
democráticas del la posguerra. Se nutre un sentimiento, una ideología y un mito, el de
la consolidación de la idea de Nación.

Sólo después de este largo proceso de la consolidación de las elites burguesas en el


poder, y las discontinuas trayectorias en las que surten las dinámicas de su derrotero,
han quedado huellas de la manifestación cultural, elitista y de clase, frente las acciones
que reflejan ese espíritu. En ese ámbito se consolidaron museos e instituciones que
han desarrollado el concepto de patrimonio arqueológico y cultural, a la luz del interés
político y de clase que lo anima y lo soporta. Paralelamente, observaremos brevemente
las dinámicas políticas y académicas que como ejemplo acontecieron en Colombia y
México, en la construcción de este mito, cómo la creación de instituciones y carreras
profesionales universitarias, en Antropología y Arqueología, contribuyen con la
consolidación del mismo. En éste contexto se genera el concepto de bien de interés
cultural y patrimonio arqueológico. Sus dimensiones no son estrictamente académicas y
es por eso que es necesario ampliar el dominio y la exclusividad que de su experiencia
tiene la Arqueología disciplinaria, completamente ignorante del valor social de los objetos
que manipula, y del valor social del patrimonio en la escena del espacio y propiedad
pública (Vásquez, 2003; Forero et al 2006; Forero, 2003; García Canclini, 1994; Prats,
1997).

177
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

La Colombia multicultural requiere de un establecimiento discursivo oficial que sea


enriquecido con lo experiencia vivida de los territorios plurales (Zambrano, 2001), que
permitan de,manera dialógica la construcción de un concepto identitario como el que
Orlando Fals Borda auguró para una patria post conflicto, nutrida por la solidaridad del
pueblo indígena, la liberalidad del pueblo afro y la dignidad del pueblo campesino.

REFERENCIAS

Adams, Richard. 2001. El Octavo día. La evolución social como autoorganización de la


energía, Universidad Autónoma Metropolitana. México.

Baumann, Gerd. 2002. El enigma multicultural. Un replanteamiento de las identidades


nacionales, étnicas y religiosas, Editorial Paidos. España.

Berman, Morris. 1995. El Reencantamiento del Mundo. Editorial Cuatro vientos, 5a


Edición. Santiago de Chile.

Cassirer, Ernest.1996. El mito del Estado. Primera reimpresión, Fondo de Cultura


Económica, Santa fe de Bogotá.

Castoriadis, Cornelius. 1998. El Avance de la insignificancia, Editorial eudeba. Buenos


Aires.

Cervantes Mayán.1996. Mesoamérica y Los Andes, Editado por Mayán Cervantes,


CIESAS. Colección Miguel Othón de Mendizábal. México.

Constitución Política de Colombia. 1992. Imprenta nacional. Bogotá.

Heller, Herman.1963. Teoría del Estado, Fondo de Cultura Económica, México.

Gibson, Charles. 1967. Los Aztecas bajo el dominio español (1519 –1 810), Siglo XXI
editores. México, D. F.

Forero Lloreda Eduardo. 2003. Arqueología Transdisciplinar. De la objetividad a la


hermenéutica. En: Boletín # 34 U. de Antioquia. Medellín.

Forero Eduardo, Carlos A. Rodriguez y José Vicente Rodriguez, 2006. Arqueología


transdisciplinar: un modelo de análisis en la gestión, la conservación y la difusión del
patrimonio cultural y natural prehispánico en Colombia. En: Boletin # 37 U. de Antioquia
(en prensa).

García Canclini, Néstor. 1994. Los usos sociales del patrimonio cultural, en El Patrimonio
Cultural de México, Comp. Enrique Flores Cano. México. DF.

Gramsci, Antonio. 1971. Selections of the Prision Notebooks. Editado y traducido por Q.
Horage y

178
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

G. Smith. New York internacional publiushers, NY.

Langebaeck, Carl. 2003. Arqueología Colombiana Ciencia, pasado y exclusión.


Conciencias. Bogotá.

Maldonado, Carlos E. 2005. Termodinámica y complejidad. Una introducción para las


ciencias sociales y humanas. Universidad Externado de Colombia. Bogotá.

Murra, John.1978. La Organización Económica del Estado Inca, Editorial Siglo XXI.
México D. F.

Prigogine, I y Stengers, Isabel. 1990. La nueva alianza: metamorfosis de la ciencia,


Alianza, 2ª ed. Madrid.

Prats, Llorenz.1997. Antropología y patrimonio, Editorial Ariel Antropología, Barcelona


España.

Putnam Robert, 1994. Para hacer que la democracia funcione, editorial Galac, Caracas.

Rawls, John. 2001. El derecho de gentes y una revisión a la idea de razón pública.
Paidós, Barcelona, Buenos Aires. México.

Reichel Dolmatoff, Gerardo.1997. Arqueología de Colombia, Imprenta Nacional. Bogotá

Vargas, Gustavo. 1992. Bolivar y el poder, Editorial Ccydel/UNAM, México.

Vázquez León, Luis. 2003. El leviatán arqueológico. Antropología de una tradición


científica en

México. Ciesas, Miguel Ángel Purrua, editores- segunda edición, México, D.F.

Wallerstein Immanue.2003b. Impensar las Ciencias Sociales. Límites de los paradigmas


decimonónicos. Siglo XXI editores, 3ª Edición, México.

Zambrano, Carlos Vladimir. 2001. Territorios plurales, Cambio sociopolítico y


Gobernabilidad cultural, en Territorio y Cultura: Territorios de Conflicto y Cambio Socio
Cultural- Beatriz Nates Compiladora. Manizalez.

179
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

La conservación del patrimonio arqueológico monumental en México durante el


siglo XXI: teorías subyacentes y discurso de Estado

Armando Nicolau Romero.*


*Maestro en Restauración de Sitios y Monumentos por la Universidad de Guanajuato, becario de Conacyt en el
Programa Interinstitucional de Doctorado en Arquitectura/PIDA, adscrito a la UMSNH, facultad de Arquitectura.

En este documento se analizan las principales contradicciones teórico-


epistemológicas que han surgido a lo largo de 30 años entre la fuerte presencia del
pensamiento conservacionista emanado del período histórico Cardenista, el surgimiento
de formas económicas provenientes de la política del libre mercado y la actual posición
que guarda la figura de la conservación y restauración de Monumentos en México,
especialmente en zonas de impacto consideradas como Patrimonio Mundial, ante la
actual agenda nacional y las transformaciones sufridas en su narrativa teórica e histórica
a partir de la inserción al mundo global. Esta colección con diversos orígenes, pone de
manifiesto la complejidad no sólo en cuanto a la conservación de estos espacios, sino el
problema que ha venido significando lo que debiera ser la meta final de estos bienes
nacionales: la integración plena y sostenible con un tejido social responsable, en donde la
banalización, la especulación, las reapropiaciones violentas y las transformaciones
identitarias han fracturado gravemente la relación Sociedad-Estado-Patrimonio.
La visión que aquí se presenta es la síntesis de una investigación efectuada a los
largo de tres años en la que se discute la tesis referente a la incidencia del Estado
Nacional y su influencia en la conservación del patrimonio arqueológico en México, en
específico el enlistado bajo la categoría de bien de la Humanidad por Unesco.
La comprensión de un fenómeno plenamente localizado, que afecta no sólo al
patrimonio arqueológico sino al concepto de cultura misma, nos referimos a la presencia
de la teoría doctrinaria neoliberal de libre mercado, ha incidido de manera irreversible en
el espíritu de nuestros pueblos latinoamericanos. Esta fase a la que hemos denominado
la “zona gris” aún tiene vida por delante y consideramos que es imperativo entender el
conjunto de fenómenos que se han asociado a lo largo de este tiempo. Finalmente,
nuestra propia historia y su cuidadosa lectura nos deben de ofrecer explicaciones más
plausibles ante conceptos teóricamente tan vagos como el denominado “Patrimonio
Mundial”.

Antecedentes: El patrimonio arqueológico en la etapa post-revolucionaria.


El triunfo del programa constitucionalista de 1917 y la lucha caudillista establecen
el derecho inequívoco del nuevo régimen para controlar sus propios recursos. Se confirió
a la nación la propiedad absoluta de todos los recursos minerales existentes en vetas,
capas, masas y yacimientos cuya naturaleza sea distinta de los recursos del suelo
superficial, dando por hecho que la propiedad privada del suelo es un patrimonio de la
nación, concesionándose para su explotación a particulares (Albert, 1968; 56 – 78),
generándose así el concepto de Bien Nacional y Patrimonio de la Nación, como figura
legal. 1
Tal vez nunca se aclare la importancia que revistió el Constitucionalismo de 1917 y
la promulgación de una nueva Carta Magna en particular con el contenido del artículo 27,

1
“Los extranjeros que desde 1904 obtuvieron bajo presión diplomática y económica al régimen porfirista las
concesiones de explotación de recursos del subsuelo como las licencias a favor del desarrollo de industrias ferroviarias,
de comunicaciones electrónicas, mineras entre otras, se negaban desde entonces a pagarle impuestos a la nación,
argumentando que su solo presencia generaba ya un beneficio a la economía nacional. José Vasconcelos calificó a los
intereses extranjeros en México como *…+ fuerzas oscuras del privilegio que no conocen otro Dios que el de la ventaja
personal.”

180
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

donde se institucionaliza el dominio soberano sobre tierras y aguas, subsuelo,


concesiones y demás riqueza del país bajo el concepto de bienes de la nación. El
patrimonio cultural manifiesto en los monumentos arqueológicos adquirió un
redimensionamiento como parte de un bien público y el Estado inició medidas de
protección, en este proceso de nueva re-apropiación.
Persistía, sin embargo la visión repulsiva hacia el indio histórico, propia del
Porfirismo y de ciertos pensadores liberales, ya sea como sinónimo de atraso o como el
vestigio de la deformación de “gloriosas y nobles razas”. Nalda (op.cit.) apunta esta
posición, que permanece hasta nuestros días en algunos sectores sociales e
institucionales2.
Manuel Gamio, un joven antropólogo egresado de la Eiaea3 ; promovió durante el
gobierno Carrancista una dirección de Estudios Arqueológicos y Etnográficos en
sustitución de la antigua Inspección de Monumentos. Esta institución tomó cuerpo bajo
una Dirección de Antropología adscrita a la Secretaría de Agricultura y Fomento. (Olivé
1979:85). El mérito de Gamio en la forma de articular la relación S-E-P consiste en qué
es el primer especialista egresado de una escuela nacional, la Eiaea que proponía una
visión integral del patrimonio, vinculando a las poblaciones vivas con el pasado reflejado
en los monumentos aledaños, constituyesen o no un patrimonio en línea directa.
En este caso, poca alusión se puede hacer a investigadores egresados de la
escuela Boasiana, el “Americanismo”, al desarrollo de la investigación y conservación del
patrimonio arqueológico integrado a poblaciones vivas, salvo el aporte por demás
significativo de Manuel Gamio, mismo que constituyó un cambio en el paradigma “pasado
indígena glorioso-comunidad indígena empobrecida”, al revalorar todos los factores
concibiendo una nueva visión de la cultura nacional, con las comunidades en asociación a
sus bienes monumentales prehispánicos, plasmados en las icónicas Pirámides de
Teotihuacán .
En 1916 (un año antes de la promulgación de la constitución de 1917), esa postura
académica se ve plasmada en un manifiesto ideológico en su obra Forjando Patria pro-
nacionalismo, que conforma una especie de ideario o programa de construcción nacional
y sustenta la lucha revolucionaria y constitucionalista, logrando romper esa imagen de
redención del indígena con su propio entorno y enunciando lúcidamente la forma de re-
pensar, al menos desde su postura –ajena a la constitución del 57-,como todo un
conjunto de valores interconectados con el patrimonio en función del proceso de identidad
de una nación y bajo un profundo sentimiento nacionalista.
Lo anterior, no se exhibió en mera retórica gráfica, su opera magna se consagró
en el estudio denominado La población del Valle de Teotihuacán (1922) donde se
conjuntó esa visión integradora, posiblemente influida por Franz Boas, u otrora maestro,
en donde se intentó estudiar, explicar y lograr un manejo pleno de toda una serie de
categorías que nunca se habían articulado con anterioridad (población, investigación,
monumentos, leyes, gobierno, nación, desarrollo, etcétera).
Ignacio Marquina (en González Gamio,2003:65) lo describió: “Esta concepción del
conjunto del problema, que Gamio llamaba Investigación Integral, era absolutamente

2
“Debe señalarse, sin embargo, el que, a todo a lo largo del Porfirismo, la idea de un gran pasado prehispánico estuvo
siempre acompañada de un rechazo a la culturas de los pueblos indígenas contemporáneos; no sólo la burocracia, sino
los propios antropólogos del momento, consideraban a esas culturas −en especial sus lenguas− como un verdadero
impedimento para la modernización del país. El cambio de actitud sólo comenzó a darse al arribo de la Revolución
Mexicana, transformación social que propició la llegada de la segunda etapa de la arqueología en México”.
3
Escuela Internacional de Arqueología y Etnografía de América. El primero núcleo duro de la Antropología
Mexicana.

181
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

nueva y la manera de ver la cuestión y de planear su resolución, es característica del


talento excepcional de Gamio y me interesó profundamente.”
Con esta estructura, se estaba creando por primera vez en esta nación una política
integradora que permitiese lograr el equilibrio en la relación sociedad-espacio-poder,
donde la investigación no se encuentra desvinculada de la protección del monumento y la
política pública observa y conserva de manera integral a las poblaciones conjuntas como
parte de un mismo legado y desarrollo socio-cultural. El nuevo formato de construcción
en la relación S-E-P, se puede deducir de la lectura en Gamio referente a su preclara
visión en la relación categórica arqueología-historia-nación4.
Sin embargo, pareciera haber sido demasiado avanzado para su convulsivo
tiempo y finalmente el proyecto de Gamio se deformó en la última fase, cuando se dio un
desmembramiento de naturaleza corporativista y el indigenismo se convirtió en una forma
de integración social ante un estado dominante al momento de crearse la burocracia
institucional llamada Instituto Nacional Indigenista/INI, siendo entonces uno de los
orígenes que distanciarían al antiguo DAAI5, acto seguido INI, con el naciente Inah (1934)
y a su vez, lo que hemos visto en su relación con la sociedad civil, nuevamente una
separación física y conceptual entre ellos.
Gamio ocupó nuevas carteras a en el sector educativo, dejando su extensa obra
antropológica inconclusa –así lo manifestó-, pero con extraordinarias reformas en el
campo de la conservación de los monumentos como parte de un todo social. Finalmente,
su trabajo tuvo éxito internacional hasta que fue detenido por la misma burocracia
administrativa que cambió el paradigma de la “redención del indio” por el de la
“integración”, siendo probablemente el principal factor que cambió la denominada
Antropología Integral y posteriormente a la Antropología Aplicada (modelo Gamio).
Consideramos que este conjunto de saberes aplicados al tejido social con relación
a la conservación del patrimonio arqueológico constituyeron el primer gran andamiaje
teórico tanto de la Escuela Mexicana de Arqueología como de la Escuela de
Restauración, bajo un contexto institucional y con formas teóricas y científicas propias
además de fuerte influencia nacionalista (Chanfón,1988 a/b).
Sin embargo, el espíritu constructivo de monografías descriptivas, cartas de
monumentos, zonificación del país y atención de espacios continuó a pesar de la
ausencia de Gamio. El primer informe nacional de conservación de los monumentos
arqueológicos mexicanos, lo generó la Secretaría de Educación Pública haciendo una
extensa revisión.
Esta publicación realizada en 1928 fue una aportación de México para XXIII
Congreso Internacional de Americanistas. En ella, la percepción de la dualidad valor-
significado, (porqué es valioso y qué quiere decir ese valor a nivel colectivo) en ese
momento, ya expresaba un objetivo: el rescate de un valor nacional como producto de
proceso de cultura y conocimiento heredados, destacándose esa presencia institucional
del sector educativo e instrucción pública institucional en la conservación del patrimonio.

El Cardenismo y la conservación institucional del patrimonio cultural:

4
González Gamio, op.cit: 106: “El conocimiento de esas manifestaciones contribuye a explicar las características que
durante la época colonial distinguieron a la población mexicana y permite por tanto abordar autorizadamente el estudio
de la población actual, cuyo conocimiento constituye sin duda, el verdadero evangelio del buen gobierno. Ya vemos
cuan trascendente es la finalidad práctica de la Arqueología, que, como dijimos en un principio, no sólo tiende al
conocimiento de les sistemas manicuristas aztecas o de los adminículos pedestres {sic} de los Moctezumas y los
Cuauhtémoc (sic.)”
5
Dirección de Asuntos Indígenas.

182
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Fue hasta el arribo del Cardenismo, en 1934, cuándo se inició una política
agresiva a favor del nacionalismo, sobre todo en el control de los yacimientos minerales
vitales para el desarrollo nacional, como del control de las comunicaciones. El
expresidente Lázaro Cárdenas sostuvo que el capitalismo explotador llevaba a México
hacia una economía colonial desgastada y agobiada a causa de un manejo irracional de
su subsuelo empobrecido. En 1936 el Congreso de la República emitió la Ley de
Nacionalización de Bienes, que otorgaba al gobierno el poder amplio de legislar sobre
todos los bienes utilizados con fines de producción así como su posesión plena.
La nacionalización de los ferrocarriles; del telégrafo; teléfono; de la industria
eléctrica y de la minería así como de la extracción de petróleo, principalmente, fueron el
objetivo de esta promulgación. La legislación de la Ley de 1936 consolidó la práctica
política de “Nacionalismo Mexicano” en una expresión que pasa de jure a su realización
de facto, extendiéndose el control de la nación en toda propiedad, ya no sólo de tierras y
aguas, sino del propio subsuelo bajo la jurisdicción del art. 27 constitucional, con lo que se
tuvo un dominio completo de la propiedad privada (Anguiano, 1975).
Estos antecedentes bastan para observar la renovada y tal vez deformada, forma
“paternalista” en la que el Estado, tal vez visto en una especie de burocracia intelectual,
rescató lo que consideró mejor, ante una impávida población que -en efecto- adolecía de
formación educativa básica. (Meyer; 1976).
Sin embargo, a pesar de las bondades sociales visibles en estas medidas
políticas, sobre todo en beneficio de la colectividad nacional, el surgimiento de la figura
del “presidencialismo” empezó a vislumbrarse, ¿ qué impacto tendrá esto en la etapa
nacionalista del patrimonio arqueológico monumental?. Enrique Nalda (2005) señaló este
fenómeno iniciado tempranamente por Alfonso Caso como los: “…trabajos dirigidos a la
producción de historias culturales y sus correspondientes cronologías; estuvieron,
igualmente, animados por un firme deseo de conservar y exponer la riqueza cultural del
país.”
En este período es significativo el nacimiento del Instituto Nacional de
Antropología e Historia /Inah, a partir de la denominada Ley Orgánica (del Inah) siendo el
organismo del gobierno federal, fundado en 1939 para garantizar la investigación,
conservación, protección y difusión del patrimonio prehistórico, arqueológico,
antropológico, histórico y paleontológico de México. En esta aparente divergencia, se
debe considerar el proceso de las dos pasadas guerras mundiales; el período
comprendido entre 1914 a 1945, donde la destrucción de patrimonio fue prácticamente
total en varios ciudades de Europa. Simultáneamente se produjo un cambio en el
paradigma mundial, al menos en el occidental, al concebir por primera vez una estructura
que tuviese la suficiente fuerza moral y legal para intervenir en asuntos y decisiones a
nivel global: La Organización de las Naciones Unidas / ONU.
Después de la administración cardenista se sucedieron 3 regímenes de corte
abiertamente capitalista: Ávila Camacho (1940 – 1946), Miguel Alemán (1946 – 1952) y
Ruiz Cortines (1952 – 1958). Con estos presidentes, la agricultura se fortaleció y crecieron
los agronegocios a la manera capitalista. Pareciera ser que se estaba construyendo una
especie de neo-latifundismo a partir de ciertos resquicios en las leyes agrarias demandas
del movimiento constitucionalista (Vernon, 1976). Nació el Presidencialismo como forma
de dominación arbitraria del poder ejecutivo. En el anterior clima sociopolítico, Alfonso
Caso logró realmente institucionalizar la práctica de las disciplinas antropológicas en
nuestro país, a través del órgano ligado de manera directa al Poder Ejecutivo, nos
referimos al Instituto Nacional de Antropología e Historia.
En 1968 se dio un evento que imprimió formas de autoritarismo salvaje, como
producto del híper-presidencialismo. El movimiento estudiantil mexicano que se
manifestaba pacíficamente fue reprimido violentamente en la Plaza de las Tres Culturas,

183
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

en la zona de monumentos arqueológicos…de Tlatelolco. Un acto violento en un espacio


simbólico.
Sin embargo, hacia 1970, una forma de gobierno global se perfiló entonces, como
un organismo autónomo, “capaz” de decidir sobre la vida y futuro de los pueblos que
integran o afectan los intereses de los integrantes de esta “alianza”. Como institución
clave, -en el ámbito de la educación y la cultura- de este sistema mundial, la Unesco
(Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), se
convirtió en el órgano rector de la política educativa y cultural de este nuevo orden bajo un
precepto axiomático base: “…construir la paz en la mente de los hombres y de las
mujeres”.
Una visión “oficialista” de la Arqueología empezó a extenderse a lo largo del país;
finalmente el Estado a partir de un órgano muy especializado, de técnicos con
conocimientos científicos como señala la ley respectiva y sustentados jurídicamente en la
Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos de 1972 y su
Reglamento, así como las diversas disposiciones legales complementarias relativas a la
práctica profesional de la disciplina arqueológica en nuestro país, consumaron una
profunda y amplía forma de pensamiento que ha dominado hasta este momento, el “
conservacionismo” del patrimonio nacional y posiblemente constituye uno de los rasgos
observacionales más fuertes para la caracterización del fenómeno patrimonialista en la
conservación arqueología mexicana.
El Patrimonio no quedó exento en esta condición. Prueba de ello es el
fenómeno olimpista como acto de legitimación estatal y rescate de ideología nacional.
Acto seguido, la sociedad civil, a través del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios
(Icomos), se constituyó en la única organización no gubernamental dedicada, a nivel
planetario, a promover la aplicación de la teoría, metodología y técnicas científicas para
la conservación del patrimonio arquitectónico y arqueológico.
Su trabajo se cimentó ante los principios acordados en la Carta de Internacional
sobre la Conservación y Restauración de Monumentos y Sitios (La Carta de Venecia), el
primer gran referente teórico y axiológico para nuestro estudio. México ha sido miembro
de esta agencia desde su inicio en 1965 y fue uno de los países que firmaron la
mencionada carta, documento normativo y doctrinario elaborado para la protección del
patrimonio , considerado sin dudar el corpus doxa de la conservación a nivel mundial.
Sin embargo, tanto la ley en vigencia como las políticas culturales de ese
momento, no propusieron ninguna conexión o articulación teórica ni participativa con la
sociedad, efectiva, misma condición que venimos arrastrando en mayor o menor medida
desde ese momento.
La inserción al mercado mundial, el globalismo6 (como proceso justificatorio de
cambio ideológico), los mercados turísticos y una política de conservación de espacios
monumentales bajo este nuevo esquema se fortaleció mediante la inyección de grandes
recursos a ciertos proyectos catalogados como “estratégicos” (Nalda, 2005: 35)7.
Sin embargo, esta situación no fue más que el reflejo, en el ámbito de la
conservación de monumentos prehispánicos, de un proceso de re-significación de los
diversos conceptos con los que se habían venido manejando los valores y políticas

6
Borja, Rodrigo en http://www.enciclopediadelapolitica.org/Default.aspx?i=e, visto en agosto de 2014.
7
“Las dos últimas décadas han sido años de gran actividad y de importantes logros para los arqueólogos mexicanos.
Mucho de ese avance es consecuencia de la realización en 1993-1994 de diez proyectos especiales de arqueología
(Chichén Itzá, Monte Albán, Teotihuacán, Xochicalco, Palenque, Dzibanché-Kohunlich, Dzibilchaltún, Calakmul, Cantona,
y la Pintura Rupestre de Baja California; la selección de los cinco primeros fue en respuesta al compromiso derivado de
ser parte de la lista de Unesco de patrimonio universal) y la construcción y montaje de cuatro nuevos museos de sitio,
todo ello con fondos especiales de la federación.”

184
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

construidas en torno al legado mencionado. Nalda comentó esta situación, como parte de
un grave problema a nivel de construcción en identidades, señalándolo desde 20058:
La asimetría en esta nueva manifestación del Estado condujo a una respuesta
enérgica en las comunidades vecinas a las zonas arqueológicas patrimonio mundial,
donde se manifestó un fuerte rechazo a toda esta forma re-compuesta de dominación, los
valores formales cambiaron, para no cambiar las esencias básicas, un acto de
gatopardismo cultural.9
A este respecto se ha generado la suficiente masa crítica en fenómenos
asociados a la relación turismo-patrimonio monumental-sociedad para señalar la
necesidad de una reflexión inmediata (Meyer, 1995)10.El autor mencionado nos resume
una de las afectaciones más directas que se han producido en la construcción de México:
la pérdida del nacionalismo. Esta condición no sólamente ha abonado a la creación de
una nueva infraestructura burocrática que percibe al patrimonio de manera muy ajena a
como se concebía en los años 80, cuando se consolidaron las bases gremiales de los
técnicos y académicos del Inah; esta situación ha propiciado la formación de una masa
crítica administrativa que detonó fenómenos como la explotación turística de manera
prioritaria, convirtiendo al monumento en un espacio consumible o vendible sin tenerlo
articulado a una explicación teórica justificativa o simplemente a una política cultural que
sostenga esta acción, resumiendo, la promoción del turismo en todas sus formas se
incluyó como parte sustantiva de la política del sector externo.
El objetivo fue incrementar la afluencia de extranjeros en número de personas por
año, apoyándose en la operación de las líneas aéreas nacionales. Enrique Nalda (2005;
36) habiendo sido Secretario Técnico del Inah –inclusive encargado del despacho de la
Dirección General- manifestó esta preocupación en dos categorías, la banalización (sic) y
la ruptura en los conceptos fundamentales de integración del sitio11:
Lo anterior ha manifestado claramente dos graves indicadores que pueden
clasificar al patrimonio monumental arqueológico manifiesto bajo la categoría de
“patrimonio en peligro”, de acuerdo a los mismos criterios de la Convención, en función

8
”Las consecuencias del TLCAN son múltiples pero, en lo que se refiere a la valoración del patrimonio arqueológico, el
tratado ha producido un sentir generalizado de estarnos condenando, a corto plazo, a la pérdida de valores y
tradiciones, y a una inevitable comercialización –si no vulgarización− de los símbolos materiales de nuestro pasado
prehispánico, todo a favor de una cultura impuesta por la mayor capacidad de difusión de las firmas
transnacionales.”(Nalda, op. cit.).
9
“La irrupción zapatista produjo una revaloración de los agentes sociales: las comunidades de base retomaron un papel
protagónico y los indígenas hicieron sentir su presencia. Quienes vieron a los indígenas zapatistas entrar a la ciudad de
México y tomar la tribuna del Congreso, los vieron con respeto y admiración; estaban convencidos de la justeza de sus
reclamos. Pero, si bien reconocieron en ellos diferencias culturales, no las asumieron como parte de la enorme
diversidad de la que ellos mismos participan. A pesar de todo, el indígena siguió siendo el mismo: extraño, lejano y
desvinculado de las grandes obras prehispánicas que tanto admiramos y tomamos como aportación de México a la
historia universal; siguiendo viéndose, también, como contribuyente menor a la constitución de la cultura de las
mayorías.” (Nalda, op.cit; 36).
10
“En suma… el neoliberalismo a la Salinas estuvo lejos de ser un éxito. Y lo mismo o casi se puede decir en el plano
económico que en el social -concentración del ingreso-, en el político -tres reformas electorales que aún requieren de
una cuarta, más una rebelión armada -o en el cultural- el abandono del nacionalismo en aras de un supuesto ingreso al
primer mundo.”
11
“No es de extrañar que hoy día la mayor parte del financiamiento de los proyectos arqueológico esté centrado en
Teotihuacán y el Área Maya. La tendencia ha llegado incluso a afectar la práctica arqueológica en cuanto a técnicas y
estrategias de exploración: conocedores que las sub-estructuras suelen contener vestigios en condiciones
extraordinarias de conservación, los arqueólogos están siendo inducidos a practicar lo que podría llamarse “arqueología
de sub-estructuras”, perforando, cada vez con mayor frecuencia, costosos túneles en los basamentos de mayor
monumentalidad en busca de ejemplos extraordinarios de iconografía y de materiales de alto valor estético. En
Calakmul y Teotihuacán pueden encontrarse los mejores ejemplos de este tipo de práctica.”

185
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

del turismo masivo que se le está ingresando y la falta de articulación hacia la propia
integridad del espacio.

Conclusiones: Globalización económica.


La expectativa de “ciudadanizar” las diversas relaciones S-E-P a través de nuevas
políticas culturales, más acercadas a una especie de federalización o democratización,
quedaron en mera práctica discursiva. La Globalización y el libre-mercadismo como
ideología política y teorética se insertaron en la nueva generación de políticos y líderes
mundiales. A partir de lo expuesto, las actividades de conservación para el nuevo siglo
pueden ser definidas como prácticas enfocadas a una integración de espacios
monumentales cuyo atractivo excepcional resulte benéfico en la articulación de nuevas
redes turísticas.
Aclarando que no estamos en desacuerdo con la práctica turística intensiva y
diversa en las zonas arqueológicas, cuando se encuentre bien instrumentada y con
equipamiento adecuado, se señala que esta actividad se ha convertido en la temática
rectora del discurso político del siglo XXI con respecto a la relación S-E-P, la
“Turisitificación” como forma de reapropiación del pasado patrimonial, pero aún carece de
profundidad en cuanto a manejo y planificación en la agenda pública de los gobiernos en
los últimos 30 años.
Revisemos este último punto. El programa político aplicado en México, desde
hace décadas, en búsqueda de esa denominada globalización (y lo que signifique en las
diversas regiones), se ha convertido en una especie de antinomia entre sus objetivos y los
del Estado como institución, en cuanto a la finalidad de un generalizado bienestar
(Bourdieu, 1998).12; Bourdieu lo sintetizó como la arriesgada mezcla que se ha generado
en un programa ideológico con una teoría política , coincidiendo con el autor en cuanto a
la ubicación geográfica de sus éxitos en el mundo de la utopía, en definitiva nos ponen en
una nueva visión de los siguientes hechos:
a) Coincidente a la transición neoliberal-globalista y de manera mal articulada, se han
desarrollado programas relacionados con la industria turística que poco manejan el
aspecto de la conservación del patrimonio monumental, pero sí lo incluyen, en algunos
casos como factor determinante, en sus actividades y esquemas de planeación/consumo.
b) En los últimos años, el uso de los espacios monumentales ha sido diversificado, sin
embargo existen casos como los fenómenos de iluminación y de prácticas espectaculares
que posiblemente están generando cierto proceso de pérdida de integridad y valores,
respecto a los mismos con los que son conectados por el mismo tejido social colindante
(Nalda, 2005).
c) Se pudiera pensar que la práctica de un turismo desregulado, mal planeado y hasta
cierto punto de naturaleza extractiva al ambiente físico y social, ha generado beneficios
económicos. Esta lectura carece de indicadores reales, en este momento no tenemos
registrado un caso exitoso de alguna comunidad que hubiera sido beneficiada institucional
o lateralmente en su ingreso per cápita por las acciones turísticas del siglo XXI, incluso la
presencia de programas sociales de naturaleza asistencialista.
d) Estos programas, pudiera pensarse que están inmersos en un fenómeno asociado a la
pérdida o “desdibujamiento” gradual de las identidades comunitarias y su conexión con el
patrimonio, sin embargo, a raíz del levantamiento zapatista de 1995, nuevas formas de
resistencia identitaria y de re-apropiación han venido surgiendo. El efecto globalizador ha
12
“El mundo económico ¿es realmente, como pretende la teoría dominante, un orden puro y perfecto, que desarrolla
de manera implacable la lógica de sus consecuencias previsibles, y dispuesto a reprimir todas las transgresiones con las
sanciones que inflige, bien de forma automática o bien - más excepcionalmente- por mediación de sus brazos armados,
el FMI o la OCDE, y de las políticas que estos imponen: reducción del coste de la mano de obra, restricción del gasto
público y flexibilización del mercado de trabajo?.”

186
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

generado reacciones que no se tuvieron en cuenta, o considerados de poca monta, por


provenir de poblaciones en su mayoría indígenas.
El último punto lo conectamos con el análisis de Nalda (op.cit.)13 sobre el
comportamiento de la guerrilla zapatista en enero de 1995, de común nacimiento con el
TLCAN; ya nada es igual, todo ha cambiado.
La construcción de nuevas identidades regionales, usando como parte del discurso
renovador la naturaleza y significado de los conjuntos monumentales prehispánicos,
pareciera ser que es el asunto pendiente en el estado actual de la agenda pública dónde
la tendencia era borrar el concepto de nacionalismo. El modelo y la teoría neoliberal
aplicada no contaban con el discurso defensivo de construcción de regionalismos e
incluso de ciertas autonomías (gobernanzas). Faltan por testimoniarse algunas acciones
de resistencia cultural muy contundentes en este sentido.
El sureste mexicano, específicamente en el área maya ”mundializada” (Chichén
Itzá, Palenque, Uxmal, Calakmul, etc.), ha sido de las mayormente impactadas en estos
últimos tiempos por efectos del proyectos “desarrolladores”, carentes de sustentos
conservacional pero muy ligados a la teoría neoliberal. La conjunción de grandes
inversiones con la promoción “estrepitosa” de hallazgos espectaculares ha generado
lecturas que en poco han beneficiado de manera racional a la conservación de estos
espacios. Primera reacción: se puede hablar en estos momentos de una especie de
renacimiento (vuelta al modelo Gamio), entre algunos arqueólogos que se han
aproximado a trabajar con las comunidades.
Es cierto que a se han logrado nuevos entendimientos sobre procesos de
evolución regional, de igual modo se está empezando a reconceptualizar el concepto de
“protección” como parte de una conservación de mayor potencia y alcance, manifiesta en
proyectos en los que se combinan investigaciones arqueológicas y mejoras económicas
para la comunidad (sic.), así como la educación y concientización sobre la importancia y
las oportunidades abiertas por el patrimonio arqueológico, con respecto a la vida social.
Sin embargo, seguimos observando conductas un tanto inconsistentes con las
políticas mundiales de conservación como el denominado título de “nueva maravilla
mundial” en Chichén Itzá, o el efecto de banalización de patrimonio en el Mundo Tajín, un
festival de corte hipermodernista que pretende encajarse a golpe de calzador la cultura
totonaca, así como los problemas que se generaron a partir de este hecho tales como el
conflicto en torno al uso de suelo y la relación vecinal; los proyectos de iluminación
monumental, ambulantaje, las manifestaciones artísticas postmodernas usando como foro
el espacio arqueológico y zonas donde la misma comunidad está protestando por el uso
inadecuado de suelo en espacios de patrimonio arqueológico que incluso no cuentan
actualmente con perímetro de amortiguamiento definido y menos un plan de manejo
operativo, pero sí con la tolerancia de un Estado que cada vez se aleja más de su función
sustantiva como garante de la integridad del bien público nacional. Esta asimetría
política, nos permite pensar varias ideas:
a) El Estado Nacional, reconocido como Estado Parte de la Convención de Patrimonio
Mundial, no ha concluido en debida forma las acciones de planeación y equilibrio de
recursos que permitan llegar a una etapa armoniosa y equilibrada en estos conjuntos
patrimoniales, misma que debiera estar definida por las categorías de sostenibilidad,
sustentabilidad y producción de recursos simbólicos e identitarios destinados a los
diversos grupos sociales que hacen uso de este espacio cultural.

13
“No hay frase que exprese mejor sus reivindicaciones que el ¡Nunca más un México sin nosotros! (sic), frase muy lejos
de la fragmentación patrimonial que algunos vieron como desenlace final del proceso hacia la autonomía de esos
pueblos. Frase, también, que, en cuanto a cultura, colocaba en primer término la cuestión del respeto a la variabilidad y
la capacidad creativa que se deriva de ese respeto.”

187
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

b) La sociedad en su conjunto a partir de las apropiaciones que realiza en estos espacios,


turismo y comercio fundamentalmente, permanece como un elemento contemplativo o
temporal, quedando marginada a la participación de acciones de conservación en virtud
de que la normatividad vigente no considera ni promueve el acceso de ciudadanía a la
práctica concreta de acciones conservacionistas, mismas que redundarían en un mejores
prácticas de integración de tejido social y en una predecible disminución de tensiones
locales en el tejido urbano, acción deseable como parte del principio de paz universal
promovido por Unesco: la conservación participativa.
c) Es impensable afirmar que las exploraciones y la conservación física en Teotihuacán,
Chichén Itzá y El Tajín han concluido. Así como el mítico castigo de Sísifo, entre más se
conoce un espacio, nuevas y más grandes dudas se generan. La falacia de afirmar el
conocimiento final y conclusivo en torno a un conjunto monumental arqueológico se
traduce en la imperiosa necesidad en la que el Estado Nacional debe aumentar sus
recursos hacia este fin. Los últimos 30 años, la zona gris de nuestro estudio, se han
caracterizado por un cambio paradigmático, muy vertiginoso, que entre otras cosas ha
fomentado la conservación integral de estos bienes, sumando acciones de conservación,
investigación, protección legal y protestas ciudadanas que han impedido algunas
actitudes arbitrarias y agresivas a los bienes patrimoniales inclusive fomentadas por la
misma burocracia responsable de su cuidado.
El significado del concepto “sitio arqueológico patrimonio de la humanidad”, en
nuestro país, México, ha adquirido algunas formas locales y/o regionales peculiares, nos
atrevemos a decir que incluso se ha “tropicalizado” en interpretaciones locales. El
turistizmo y la identidad continúan como categorías de estudio vigentes, demostrando que
la sociedad no cede del todo ante la pasividad manifiesta del Estado y que esta misma
sociedad se intenta recomponer o verse reflejada en su legado patrimonial.
No se tiene preciso aún, en ninguna de las zonas investigadas, la metodología y
las formas transversales en las que se genera la información mediática y discursiva
suficiente para hacer énfasis en los valores universales por las que fueron inscritas como
patrimonio mundial.
Estamos observando un fenómeno que tiene visibilidad plena en algo que se ha
observado como cierto vacío o “desdibujamientos” en la administración pública, a lo largo
de los últimos 30 años, supeditándose a dar relevancia a ciertos espacios en detrimento
de todo un conjunto monumental, fenómeno observable en Chichén Itzá, en donde la
transformación de significados a logrado que los orgullos identitarios locales y regionales
luchen, por una parte, en contra de la “maravillización” de su patrimonio y pro otra,
autoridades estatales y federales que fomentan procesos de banalización y construcción
de redes turísticas, desatendiendo la pluralidad de conexiones identitarias presentes en la
actualidad y generando una muy limitada forma de “consumir” turísticamente estos
espacios, en donde la palabra “fascinación” se puede usar como un calificativo inmediato,
la fascinación por lo monumental o lo hermosos.
La relación de espacios de consumo cultural, en el caso de Chichén Itzá,
Teotihuacán y El Tajín, está indicado por la abundancia de tianguistas o vendedores
ambulantes, bajo esta forma relacional: a mayor relevancia generada al espacio, mayor
incidencia de apropiación temporal por el comercio ambulante o semi-fijo.
Difícilmente un visitante puede hablar de 5 ideas fundamentales sobre su visita y
quedar convencido de que debe volver a visitarla para conocer más o darle pie a visitar
alguna otra zona. Esta acción, insistimos, es la parte más sutil y compleja de una
experiencia de conservación integral y no acaba de verse plenamente reflejada con
indicadores claros en los diversos planes y programas de manejo en las zonas
estudiadas.

188
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Esto ha propiciado, de manera indirecta, una falta de información visible en lo que


se puede comprender como un sitio de valor patrimonial mundial. Esta relevancia
insuficientemente explicada y visibilizada en los espacios ha producido que las industrias
turísticas reconstruyan sus propias ideas fabricando productos que no son los
necesariamente deseables para la conservación integral de la cultura nacional, todo lo
contrario, incluso se han deformado en algunos casos tales como el acto de visita a un
espacio patrimonial como un ejercicio turístico en donde la relevancia participativa es
comprar artesanía, tomarse una foto y sentir placer.
La actual industria del ocio producto del placer, desde finales del siglo XVIII, está
ligada a una serie de expectativas vivenciales como parte de un proceso de
transformación social. Sin embargo, actualmente eso es un imaginario elitista que no
conserva mucha relación hacia la manera en que se comprendía hace 30 años (1980)
concluyendo que la razón fundamental es que el actual Estado Nacional no ha generado
los programas y proyectos adecuados a la forma contemporánea de lectura y experiencia
didáctica en los diversos espacios arqueológicos, cediendo espacios a efectos
banalizadores o simplemente haciendo omisión en sus deberes fundamentales.
Hasta este punto, concluimos con la idea fundamental de que en México han
ocurrido formas muy singulares de uso y apropiación de un considerable número de
monumentos y espacios de naturaleza arqueológica, documentables no sólo por las
fuentes escritas; también en las diversas narrativas construidas a lo largo del tiempo y
que en la actualidad se están convirtiendo de manera gradual en expositores de la ruptura
nacionalista, la ausencia plena de teorías sustantivas y la generación de espacios
similares a los no-lugares sobremodernizados, recordando a Marc Augé.

BIBLIOGRAFÍA.

ALBERT, Michels (1968). Cárdenas y la lucha por la independencia económica de


México. En Historia mexicana. Vol. XVIII. Núm 1. México. Pp. 56 – 78.
ANGUIANO, Arturo (1975) Cárdenas: ideología y política. En El estado y la política obrera
del cardenismo. ERA. México. Pp. 75 - 105.
CHANFÓN Olmos, Carlos. (1988a) La restauración Arqueológica, en La Antropología en
México, panorama histórico, núm. 6 El Desarrollo Técnico colecc.
Biblioteca Inah (García Mora / Berrocal, editores), México.
CHANFÓN Olmos, Carlos. (1988b) Fundamentos Teóricos de la restauración, Edit.
Postgrado, UNAM.
GAMIO, Manuel (1916). Forjando Patria (pro-nacionalismo). Porrúa Hermanos ed.,
México.
GAMIO, Manuel (1922) Introduction, synthesis and conclusions of the work The population
of the Teotihuacan Valley. Talleres Gráficos d ela Nación. México.
GONZÁLEZ Gamio, Ángeles . (2003). Manuel Gamio una lucha sin final. México, Unam.
MEYER, Lorenzo. (1976). “La encrucijada” en Historia General de México. México. El
Colegio de México/COLMEX.
NALDA, Enrique (2005) La Arqueología Mexicana y su Inserción en el Debate Nacional en
Diversidad Cultural y Patrimonio, UNESCO / Museum International 227/SEP.
OLIVE N. Julio César y Bolfy Cottom. (2000). Leyes Estatales en Materia del Patrimonio
Cultural, tomo II, México, Inah / CONACULTA
VERNON, Raymond (1973) “Actuación y política económica a partir de 1940”. En El
dilema del desarrollo económico de México. DIANA. Cap. 4. México. Pp. 105 –
139.

189
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

TIHOSUCO: TEORIA Y PRACTICA EN LA CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO DE UN


ASENTAMIENTO DE ORIGEN COLONIAL EN LA ZONA MAYA DEL ESTADO DE
QUINTANA ROO

M. en Arq. Luis Jesús Ojeda Godoy


Instituto Nacional de Antropología e Historia
Sección de Monumentos Históricos en el Estado de Quintana Roo

Antecedentes

En el contexto de la Península de Yucatán, Tihosuco se encuentra en el municipio


de Felipe Carrillo Puerto, y forma parte de las cerca de 600 localidades que conforman la
zona maya del Estado de Quintana Roo; la cual comprende 28 845 kilómetros cuadrados
de la superficie de los municipios de Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos, Lázaro
Cárdenas y una porción del municipio de Solidaridad.1

Tihosuco tiene antecedentes de ocupación prehispánica, y durante la colonia fue el


principal asentamiento del Partido de los Beneficios Altos. De este periodo se conserva el
conjunto conventual del Niño Jesús y al menos otros 30 edificios desarrollados entre los
siglos XVII y XIX, en un perímetro de 25 manzanas.2 Es el único sitio de Quintana Roo
que tiene un contexto urbano definido por la arquitectura colonial, por lo que se ha
desarrollados desde hace varios años, la propuesta para una Declaratoria de Zona de
Monumentos Históricos, por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Se
ubica, respectivamente, a 234, 223 y 82 kilómetros de las ciudades quintanarroenses de
Chetumal, Cancún y Felipe Carrillo Puerto, y a 67 de Valladolid, en el Estado de Yucatán

En los últimos años, el INAH ha trabajado en la puesta en valor del sitio, por medio
de acciones de difusión, registro y gestión con respecto a su patrimonio, a la vez de
desarrollar acciones básicas de intervención en el conjunto conventual; así como
impulsando la propuesta para la Declaratoria de Zona de Monumentos Históricos para
Tihosuco, fundamentada en lo que establece la Ley Federal en la materia. 3

1
Enciclopedia de Los Municipios y Delegaciones de México, Estado de Quintana Roo.
2
Datos tomados de la propuesta para la Declaratoria de la Zona de Monumentos Históricos para Tihosuco,
Coordinación Nacional de Monumentos Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

3
La Ley Federal de Monumentos y Zonas de Monumentos Arqueológicos, Artísticos e Históricos,
establece en su Artículo 35 que “….Son monumentos históricos los bienes vinculados con la historia de la

190
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Así, el objetivo de este documento es presentar los alcances y el respaldo técnico


y legal de las acciones desarrolladas en estos últimos años en Tihosuco; emprendidas
con la finalidad de impulsar la puesta en valor de un sitio de enorme importancia en lo que
a patrimonio urbano y arquitectónico se refiere para Quintana Roo y la Península de
Yucatán.

Tihosuco como parte del proceso para el desarrollo y consolidación de un territorio


y su patrimonio

Para el siglo XVIII, el territorio de la intendencia de Yucatán, se conformaba por 13


partidos o subdelegaciones, las cuales eran Mérida, Campeche, Camino Real Alto,
Camino Real Bajo, Costa, Valladolid, Bacalar, Beneficios Altos, Beneficios Bajos,
Bolonchencauich, Sahcabchén, Sierra y Tizimin.4 El oriente y sur de la Península
permaneció poblado por los mayas ajenos a la administración colonial, con Bacalar como
asentamiento español, con el objetivo de evitar el avance de los ingleses desde Belice.
Los españoles llamaron a este territorio “el gran despoblado”,5 el cual paso a ser zona de
refugio para los mayas que huían del dominio colonial, llamados también pudzanes y

nación, a partir del establecimiento de la cultura hispánica en el país, en los términos de la declaratoria
respectiva o por determinación de la Ley”. Y en su Artículo 36, que “….Por determinación de esta Ley son
monumentos históricos: I.- Los inmuebles construidos en los siglos XVI al XIX, destinados a templos y sus
anexos; arzobispados, obispados y casas cúrales; seminarios, conventos o cualesquiera otros dedicados a la
administración, divulgación, enseñanza o práctica de un culto religioso; así como a la educación y a la
enseñanza, a fines asistenciales o benéficos; al servicio y ornato públicos y al uso de las autoridades civiles y
militares. Los muebles que se encuentren o se hayan encontrado en dichos inmuebles y las obras civiles
relevantes de carácter privado realizadas de los siglos XVI al XIX inclusive, II.- Los documentos y expedientes
que pertenezcan o hayan pertenecido a las oficinas y archivos de la Federación, de los Estados o de los
Municipios y de las casas curiales, III.- Los documentos originales manuscritos relacionados con la historia de
México y los libros, folletos y otros impresos en México o en el extranjero, durante los siglos XVI al XIX que
por su rareza e importancia para la historia mexicana, merezcan ser conservados en el país, IV.- Las
colecciones científicas y técnicas podrán elevarse a esta categoría, mediante la declaratoria correspondiente.
El Artículo 41 indica que una “….Zona de monumentos históricos, es el área que comprende varios
monumentos históricos relacionados con un suceso nacional o la que se encuentre vinculada a hechos
pretéritos de relevancia para el país.”

4
Sergio Quezada, Yucatán. Historia breve, México, Fondo de Cultura Económica, 2010, p. 97 – 99.
5
Los españoles contabilizaban la población en términos de los habitantes indígenas que estaban sujetos a las
encomiendas. Ese territorio, al estar ajenos a sus procesos administrativos, era pues un “gran despoblado”
para la Corona española.

191
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

huites.6 En este contexto, Tihosuco fue la capital del partido de los Beneficios Altos,
teniendo una fuerte actividad económica, derivado de las riquezas naturales de su
entorno, y en virtud de su ubicación en las cercanías del camino a Bacalar y Guatemala,
por su proximidad con Valladolid, y con diversas comunidades mayas. (Imagen 1)

Con la independencia de la Península del dominio español en 1821, se conserva la


estructura social favorable a los blancos y mestizos, pero no a los mayas. Ello, aunado al
crecimiento de las plantaciones e ingenios azucareros, y de las estancias ganaderas y
maiceras, a expensas de desplazar a las comunidades mayas basadas en la economía
tradicional de la milpa, así como a las promesas nunca cumplidas por parte de las
autoridades, de mejoras económicas y sociales, lleva en julio de 1847, a un levantamiento
armado, que se conoce como la Guerra de Castas de Yucatán, también denominada
como Guerra Social Maya.

En una primera etapa, los mayas rebeldes ocupan buena parte de la Península, e
incluso para mediados de 1848, se instalan en las afueras de Mérida y Campeche,
aunque se repliegan poco después a sus comunidades de origen. Para 1850, ante la
imposibilidad de uno u otro bando por imponerse, se conforma el territorio de los mayas
rebeldes o cruzob,7 ajeno a los procesos administrativos de Yucatán y de México, que
tuvo como asentamiento principal a Chan Santa Cruz, en donde se desarrolló el santuario
de la Cruz Parlante.8 Derivado de ello, se estableció una “tierra de nadie”, en donde
quedaron comunidades expuestas a continuas incursiones de los cruzob o de las tropas
del Gobierno, según fuera el caso. Sitios como Tihosuco, Sabán y Sacalaca, en la actual
zona maya de Quintana Roo, fueron abandonados como centros de población y pasaron

6
Pudzan, indio fugitivo, derivado del termino maya púuts´ul, huir, escapar de alguna obligación o dejar de
hacerla. Por su parte, la palabra huites se deriva del huit o taparrabos que usaban a manera de vestimenta.
7
Nombre con el que se identificó a los mayas rebeldes, el cual tuvo su origen en el hecho de que eran
seguidores o adoradores del culto de la Cruz Parlante.

8
Actualmente, esta es la localidad de Felipe Carrillo Puerto. La fundación de Chan Santa Cruz se remite a
1850, en las cercanías de un cenote, el cual supuestamente fue encontrado siguiendo las indicaciones de una
Cruz Parlante que estaba en este sitio, hecho del cual se derivó el desarrollo de una nueva religión,
denominada como el Culto a la Cruz Parlante, una adaptación del catolicismo con tradiciones y creencias
mayas, siendo la Cruz Parlante la gobernante en esta estructura social. El culto era dirigido por los intérpretes
de la cruz, que hablaban en su nombre, ya que se consideraba recibían esa potestad directamente de Dios.
Chan Santa Cruz fue reconocido como estado independiente por la Gran Bretaña, que estableció así
relaciones comerciales con los mayas rebeldes desde Belice, hasta que México reconoció la soberanía
británica sobre ese territorio en 1893.

192
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

a ser puntos de avanzada en diversas etapas del conflicto, para las tropas de uno u otro
contendiente. (Imagen 2)

IMAGEN 2: La Península de Yucatán para 1870, en donde se observa el


territorio de los cruzob, plano tomado del libro “Yucatán. Historia breve”,
de Sergio Quezada, p. 152.

Para finales del siglo XIX, durante la administración del presidente Porfirio Díaz, y
con una economía que en Yucatán generaba enormes riquezas derivadas de la
producción y comercialización del henequén; finalmente el gobierno desarrolla una
estrategia para incorporar a la administración nacional, el territorio de los cruzob, con el
objetivo de aprovechar sus recursos naturales, que los mayas rebeldes comercializaban
con los ingleses en Belice, desde donde tenían un suministro regular de armas y otros
productos. En 1893, el gobierno porfirista firma el tratado Spencer- Mariscal con Gran
Bretaña, y México reconoce la soberanía de dicha nación sobre el territorio de Belice, con
una frontera definida por el curso del rio Hondo. Las autoridades británicas suspenden
entonces las actividades comerciales con los cruzob, y el gobierno de México establece

193
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

control sobre los límites fronterizos, instalando en el rio Hondo el pontón “Chetumal” al
mando del vicealmirante Othón Pompeyo Blanco, a fin de evitar el contrabando que
permitiera el aprovisionamiento de los mayas rebeldes.9

En 1899, el ejército federal inicia una ofensiva desde tres frentes, como parte de la
estrategia para ocupar el territorio de los cruzob. Una columna de tropas al mando del
Gral. Ignacio Bravo, avanza de modo paulatino desde la localidad de Peto, asegurando su
permanencia mediante la construcción de recintos fortificados en diferentes puntos, 10 a la
vez que por el oriente, al mando del Gral. José María de la Vega, desembarcan tropas en
la Bahía de la Asención, y al sur, penetra otra columna al interior del territorio de los
mayas rebeldes desde Payo Obispo. Superados en número y en armamento, los cruzob
se repliegan paulatinamente, de modo tal que la ocupación del que había sido por
décadas su territorio, se va concretando; y el 3 de mayo de 1901, el ejército federal ocupa
Chan Santa Cruz, con lo que se da por concluida la Guerra de Castas, 54 años después
de su inicio.

El presidente Porfirio Díaz decreta el 24 de noviembre de 1902, la conformación


del territorio de Quintana Roo, inicialmente dividido en tres delegaciones: Cozumel, Santa
11
Cruz de Bravo y Payo Obispo. A partir de ello, se procede a otorgar concesiones a
diversas compañías, con la finalidad de establecer asentamientos y campamentos a fin de
explotar los recursos forestales del territorio, y facilitar el proyecto de integrarlo a la
estructura administrativa de la nación. El proceso para que Quintana Roo, de Territorio
federal, setenta y dos años después fuera constituido como Estado, el 8 de octubre de
1974 por decreto del presidente Luis Echeverría Álvarez, requiere una revisión más
extensa, que no ocupa el objetivo del presente documento.

9
De ello se deriva que el 5 de mayo de 1898 se fundara el asentamiento de Payo Obispo, la actual ciudad de
Chetumal, capital del Estado de Quintana Roo.
10
Uno de estos recintos fortificados es el denominado “Fuerte de Yo´okop”, ubicado a unos kilómetros de la
comunidad de Sabán, el único que se conserva de este conjunto de construcciones.

11
Santa Cruz de Bravo y Payo Obispo son las actuales ciudades de Felipe Carrillo Puerto y Chetumal,
respectivamente. El nombre de Santa Cruz de Bravo hacía alusión al Gral. Ignacio Bravo, que no solo
comando la campaña militar en contra de los cruzob, sino que fue el primer jefe político del territorio.

194
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

El repoblamiento de los asentamientos de origen colonial, que habían sido


abandonados por décadas como consecuencia del levantamiento de los mayas, se da a
partir de la tercera década del siglo XX. En el caso concreto de Tihosuco, esto se
presenta para 1935, con la llegada de varias familias provenientes del poblado yucateco
12
de Chichimila , con lo que se dio paso a la recuperación del contexto que hoy
caracteriza a esta comunidad, en un proceso que en general, se presentó en el conjunto
de poblados de la zona maya de Quintana Roo, que conservan características que los
vinculan directamente con el patrimonio cultural de la sociedad mestiza de la Península.

Tihosuco: las acciones para la conservación de sus monumentos históricos

Quintana Roo tiene 149 monumentos históricos registrados por el INAH, en su


mayoría de carácter religioso, de los cuales, 51 se encuentran en las comunidades de la
zona maya, y de estos, 33 se ubican en Tihosuco, dentro del perímetro de 25 manzanas,
propuesto para una Declaratoria como Zona de Monumentos Históricos.13 Esto no
solamente implica que se trata de la comunidad del Estado con mayor cantidad de
componentes urbanos y arquitectónicos de valor patrimonial, sino que nos señala la
importancia que como contexto en esta materia, tiene la zona maya para el Estado.

La arquitectura histórica de Tihosuco está conformada por el conjunto religioso del


Niño Jesús, la pequeña Capilla de la Santa Cruz, otras 30 construcciones de origen
colonial de carácter habitacional, y un conjunto de pozos públicos, algunos de ellos ya en
desuso. El edificio más representativo es desde luego el conjunto religioso del Niño Jesús,
conformado por el templo, el convento y el cementerio. Se tienen referencias de su origen
como fundación franciscana, de sus servicios ya integrado al clero secular para el siglo
XVII, y de la conclusión del templo para 1839.14 Habilitado como fortificación durante la
Guerra de Castas, por uno y otro bando, fue escenario de múltiples enfrentamientos,
hasta 1865, cuando las tropas del gobierno replegaron sus líneas a las inmediaciones de

12
María José Castillo, “Agustina Puc, historia viviente de Tihosuco”, Novedades de Quintana Roo, 16 de
febrero de 2007.

13
Catálogo de Monumentos Históricos del Estado de Quintana Roo, Coordinación Nacional de Monumentos
Históricos, Instituto Nacional de Antropología e Historia.
14
Miguel Bretos, Arquitectura y Artes Sacro en Yucatán, México, Producción Editorial Dante, 1987, p. 205-
209.

195
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

la localidad de Peto.15 Al deterioro que los combates habían propiciado, se sumaron


entonces los efectos de la vegetación, que por décadas se apodero de todo el sitio.

El templo destaca por tener derruida la fachada principal, consecuencia ello de su


escenario como campo de batalla y de los posteriores efectos del abandono en el que se
vio envuelto, lo cual le da una característica muy particular. El convento tiene algunas
modificaciones, derivado de las adecuaciones hechas por los habitantes y por el párroco
para su uso regular como espacio habitacional. Por su parte, en el cementerio - anexo al
templo y al huerto - se aprecia el esquema de su origen colonial. En su interior se
encuentran cerca de 500 piedras que corresponden en parte a la derruida fachada
principal, que se encontraban desperdigadas en el derredor del acceso principal al templo,
y que fueran clasificadas y puestas a resguardo en este sitio en 2007.16 (Imagen 3)

IMAGEN 3: Fachada principal del templo del conjunto religioso


del Niño Jesús (Foto: Luis Ojeda Godoy).

15
Nelson Reed, La Guerra de Castas de Yucatán, México, Biblioteca Era, 2010, p. 193

16
Estos trabajos fueron desarrollados por el arquitecto Porfirio Mateos, por parte del Centro INAH Quintana
Roo en 2007, como parte de las acciones desarrolladas en esa ocasión dentro del Programa de Empleo
Temporal con la SEDESOL.

196
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Para desarrollar acciones encaminadas a la intervención del patrimonio


arquitectónico de la comunidad, y con ello impulsar la puesta en valor del contexto, la
estrategia ha sido trabajar en aquellos edificios que por términos de Ley son propiedad
federal, es decir, el conjunto religioso del Niño Jesús y la capilla de la Santa Cruz, con
recursos que se dispone en algunos programas para tal fin. Los trabajos desarrollados
entre 2012 y 2013,17 se fundamentaron en cuatro antecedentes, los cuales son válidos
para todos los monumentos históricos de la zona: 1) las características de la tipología del
edificio en cuestión como parte del conjunto de construcciones desarrolladas en la
Península, 2) la identificación de las evidencias físicas, para fundamentar la recuperación
o consolidación de elementos, 3) el proceso evolutivo de los edificios en la región se vio
interrumpido como consecuencia de la Guerra de Castas, y que por ello en muchos
casos, no se concluyeron, quedando a medio construir algunos elementos, 4) todos los
componentes urbanos y arquitectónicos en Tihosuco y en las demás comunidades de la
zona maya, forman parte de un tejido humano con rasgos culturales muy particulares.

Los trabajos en el conjunto del Niño Jesús consistieron en limpieza de muros y


elementos de cantera, consolidación y recuperación de acabados a la cal en muros de
mampostería, así como aplicación de pintura a la cal en esas mismas secciones de
muros. Así, se intervinieron de manera parcial las fachadas norte y sur del templo – en
donde se recuperaron ornamentos a la cal en los dos accesos laterales del edificio -, los
pasos de ronda o de gallina ciega ubicados sobre estos muros norte y sur, la fachada y la
azotea de la casa cural, así como la fachadas principal del cementerio, y el interior de los
cuatro muros que delimitan a este.18 (Imágenes 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10)

17
Entre 2012 y 2013, en coordinación con la SEDESOL, el Centro INAH Quintana Roo implemento el
Programa de Empleo Temporal, diseñado para el cumplimiento de acciones básicas de limpieza y
consolidación, por medio de la contratación y capacitación de mano de obra de las comunidades. Derivado de
ello, cerca de 90 habitantes de Tihosuco han trabajado en el edificio del Niño Jesús. En este programa, el
INAH aporta los recursos para los materiales y equipo, y asume la supervisión técnica, y la SEDESOL aporta
el pago para los habitantes de las comunidades que se contratan para los trabajos.
18
En total, durante los dos años, los trabajos desarrollados en el conjunto religioso del Niño Jesús abarcaron
una superficie cercana a los 1 700 metros cuadrados.

197
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

IMAGENES 4, 5, 6: Acceso sur al templo del conjunto religioso del Niño Jesús, en las tres imágenes se
puede apreciar el trabajo realizado en el sitio, partiendo de una fotografía de 2011, otra que corresponde a la
conclusión de los trabajos desarrollados en 2012 con parte de la gente que participo en ellos, y la tercera
ilustración es de 2013, al concluir la segunda etapa de trabajos en el edificio (Fotos: Luis Ojeda Godoy).

IMÁGENES 7, 8: Vista del acceso al cementerio desde el interior de este, la primera imagen corresponde al
inicio de los trabajos en 2012, la segunda fotografía a la etapa final de los mismos en 2013. En ambas se
puede apreciar el conjunto de piedras que permanecen bajo resguardo en el interior del cementerio, y que
corresponden a la sección de muro derruido en la fachada principal, que por varias décadas estuvieron
dispersas en el atrio del templo (Fotos: Luis Ojeda Godoy).

IMÁGENES 9, 10: Detalle del paso de ronda o de gallina ciega ubicado en el muro de la fachada norte
del templo, antes y después de la etapa de trabajos desarrollados en 2013 (Fotos: Luis Ojeda Godoy).

198
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

En cuanto a la pequeña capilla de la Santa Cruz, su estado de deterioro se derivaba


de la presencia de vegetación y de humedad, como consecuencia del encharcamiento en
la superficie a su alrededor, por lo que se desarrolló a la par de los trabajos de limpieza de
muros de mampostería y recuperación de acabados y pintura a la cal; el retiro de tierra y
maleza alrededor del edificio, elaborando una banqueta perimetral. A la fecha, la
construcción se ha mantenido en mejores condiciones de las que se encontraba antes del
desarrollo de estos trabajos. (Imagen 11)

IMAGEN 11: Capilla de la Santa Cruz, una vez concluidos los


trabajos efectuados en 2012 (Foto: Luis Ojeda Godoy).

Se deben señalar cinco aspectos que establecen una relación de las acciones
desarrolladas, con el cumplimiento de diversos principios en cuanto a la conservación y
restauración de los monumentos históricos:

● Intervenir en los monumentos históricos de la zona maya, y en este caso, dos de


los que se ubican en Tihosuco, generara la constancia hacia su mantenimiento, lo
que derivara en su conservación.

● La visión de proteger o salvaguardar el elemento en sí, con sus características


físicas, pero también como testimonio histórico del sitio; en este caso Tihosuco y
su rico pasado como parte de la conformación de un territorio de características
muy particulares para la Península de Yucatán.

● La relación de estos monumentos históricos como parte de una comunidad en


donde se tiene un fuerte aprecio por su patrimonio cultural, permite una vinculación

199
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

con la utilidad del monumento para con la sociedad, la cual percibe a este conjunto
de construcciones como parte de su memoria colectiva, de su microhistoria y de
los usos y costumbres vigentes, y no como una escenografía.

● Se ha evitado desarrollar acciones basadas en conjeturas o supuestos,


respetando lo que el sitio contiene, de modo tal que se conserven los valores
estéticos e históricos del monumento, por medio de acciones muy básicas. Un
ejercicio mayor será el necesario para plantear la acción a desarrollar con la
finalidad de asegurar la estabilidad y la permanencia de la sección de muro original
que se observa en la fachada principal del templo del Niño Jesús.19

● El uso de la cal para recuperar y consolidar muros y acabados, y preparar la


pintura, ha permitido la recuperación de técnicas tradicionales, compatibles con los
materiales de las construcciones de la zona, generando a la vez una revaloración
de estas técnicas y su conocimiento por parte de la comunidad, a partir de la
dinámica que implica la participación de los habitantes como mano de obra
contratada para tal fin.

En cuanto a otras acciones emprendidas en el sitio, se debe comentar acerca del


trabajo desarrollado en los aspectos de difusión, registro y gestión. De ello se ha derivado
en el impulso que en fechas recientes ha recibido la propuesta para la Declaratoria de la
Zona de Monumentos Históricos para Tihosuco, en la agenda del INAH y de las
autoridades locales,20 así como la actualización de los datos que contiene el registro de
los Monumentos Históricos en Tihosuco y en general en las comunidades de la zona
maya – levantamientos, registros fotográficos, diagnósticos de estado de conservación,
expedientes para intervención en algunos sitios -, además de la difusión de estos temas
en eventos diversos.21 (Imagen 12, 13, 14)

19
El edificio del templo, tal y como se encuentra, con su fachada semiderruida, es una referencia para la
identidad de los habitantes, que lo relacionan de inmediato con la historia de la región y la Guerra de Castas.
Incluso, en la percepción de una buena cantidad de ellos, sería poco bien vista una intervención que
modificara drásticamente esta característica de la construcción.
20
Tanto el Centro INAH Quintana Roo, como la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos, tienen en
su agenda de trabajo la propuesta de la Declaratoria para la Zona de Monumentos Históricos de Tihosuco. De
ello se dio, por ejemplo, una reunión este pasado 20 de agosto de 2014, en la cual se presentó a las
autoridades del municipio de Felipe Carrillo Puerto el expediente técnico de dicha propuesta, con la finalidad
de recibir el aval que requiere el proceso legal del proyecto.
21
El tema de Tihosuco y la arquitectura de la zona maya en general por parte del INAH Quintana Roo, ha
derivado en pláticas y conferencias en foros de las ciudades de Cancún, Mérida y Valladolid.

200
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

IMÁGENES 12, 13, 14: Tres de los 30 edificios habitacionales de origen colonial
identificados dentro del perímetro de la propuesta de Zona de Monumentos Históricos
para Tihosuco, y que definen el contexto en donde se ubica el conjunto religioso del Niño
Jesús (Fotos: Luis Ojeda Godoy).

201
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Conclusiones

La relación entre los fundamentos y principios que construyen la teoría de la


conservación de los monumentos históricos, y la implementación de acciones por medio
de la intervención física en algunos de ellos, no siempre lleva a la coincidencia de uno y
otro aspecto; por lo general derivado esto del ejercicio de recursos que suelen estar
vinculados con objetivos políticos o económicos de quienes promueven la acción, sin
estar relacionado necesariamente con el espíritu de la conservación del patrimonio.

En el caso de Tihosuco, la disponibilidad de unos pocos recursos en estos últimos


años para intervenir en algunos componentes del conjunto de los monumentos históricos
de Quintana Roo; desde el ámbito del INAH, la instancia que por Ley tienen en México la
encomienda de trabajar por la protección y conservación del patrimonio, ha sido una
experiencia que bien puede tomarse como base para impulsar otras acciones de su tipo
en la misma zona maya, e incluso en otros contextos geográficos.

De todo lo anterior, se debe esperar para Tihosuco un mayor dinámica en cuanto a


acciones para la puesta en valor y la conservación de su patrimonio urbano y
arquitectónico, considerando como tareas primordiales por parte del INAH, el desarrollo
de un proyecto integral para intervenir el conjunto religioso del Niños Jesús y la
oficialización de la Declaratoria de Zona de Monumentos Históricos.

Para la zona maya de Quintana Roo, es importante fortalecer la presencia del área
responsable en materia de monumentos históricos, con la finalidad de consolidar la tarea
de conservar su arquitectura histórica, por medio de acciones que incluyan ejercicios de
intervención en aquellos edificios que por términos de la Ley, son bienes de la nación.22 A
la par de Tihosuco, comunidades como Tepich, Saban, Huay Max, Xcabil, Xquerol,
Sacalaca y Chunhuhub, conservan construcciones que requieren atención por medio de
políticas públicas de los diversos niveles de gobierno en materia de conservación de los
monumentos históricos de toda esta región. (Imagen 15)

22
Con la misma dinámica que en Tihosuco para el conjunto del Niño Jesús, el INAH desarrollo entre 2012 y
2013, acciones para la recuperación del templo del Sagrado Corazón de Jesús en la comunidad de
Chunhuhub, edificio que remite su origen al periodo colonial, y se tiene programado el desarrollo de acciones
similares para los templos que se ubican en Tepich y Sacalaca.

202
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

IMAGEN 15: En Tihosuco y las comunidades ubicadas en las cercanías, como Tepich,
Xcabil, Huay Max, Saban, Sacalaca, Xquerol, Polyuc y Chunhuhub, se ubican la mayor parte
de los Monumentos Históricos de Quintana Roo, y en contexto con otras comunidades
ubicadas en Yucatán, como es el caso de Ichmul, conforman un conjunto de elementos
urbanos y arquitectónicos muy particulares para esta región de la Península de Yucatán.

Se debe concluir, considerando que la conservación de los monumentos históricos


de Tihosuco y de las comunidades de la zona maya de Quintana Roo en general, es una
tarea que deberá de arrojar mayores resultados en los próximos años, que llevara a la
puesta en valor de la arquitectura histórica de una región de México poco conocida, y que
puede establecer una referencia en el quehacer en la materia, siempre y cuando se
considere la relación entre los fundamentos y principios teóricos que deben dar sustento a
una práctica responsable del ejercicio de intervención en todo sitio patrimonial. Del
resultado que de todo ello se debe de esperar, queda pendiente que en unos años se
pueda valorar, analizar y reflexionar.

203
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

BIBLIOGRAFIA

Bretos, Miguel: “Arquitectura y Arte Sacro de Yucatán”, Producción Editorial Dante, 1987.

Bracamonte y Sosa, Pedro: “La conquista inconclusa de Yucatán. Los mayas de la


montaña 1560- 1680”, Colección Peninsular, CIESAS, 2001.

Careaga Viliesid, Lorena y Antonio Higuera Bonfil: “Quintana Roo. Historia breve”, Fondo
de Cultura Económica, 2011.

Güemez Pineda, Miguel: “Diccionario del español yucateco”, Colección Bicentenario,


Universidad Autónoma de Yucatán, Plaza y Valdez Editores, 2011.

Macias Zapata, Gabriel Aarón: “La Península fracturada. Conformación marítima, social y
forestal del Territorio Federal de Quintana Roo. 1884- 1902”,Colección Peninsular,
CIESAS, 2002.

Martos López, Luis Alberto: “Arqueología de la Guerra de Castas en Quintana Roo: el


baluarte de Yo´okop y el camino a Chan Santa Cruz”, artículo contenido en el Boletín de
Monumentos Históricos número 18, México, INAH, 2010.

Quezada, Sergio: “Yucatán. Historia breve”, Fondo de Cultura Económica, 2011.

Reed, Nelson: “La Guerra de Castas de Yucatán”, Ediciones Era, 1964.

Villalobos González, Martha Herminia: “El bosque sitiado. Asaltos armados, concesiones
forestales y estrategias de resistencia durante la Guerra de Castas”, Colección
Peninsular, CIESAS, 2006.

OTRAS FUENTES

Enciclopedia de Los Municipios y Delegaciones de México, Estado de Quintana Roo.

Instituto Nacional de Antropología e Historia, Catálogo de Monumentos Históricos del


Estado de Quintana Roo, Coordinación Nacional de Monumentos Históricos.

Instituto Nacional de Antropología e Historia, Propuesta para Declaratoria de la Zona de


Monumentos Históricos de Tihosuco, Quintana Roo, Coordinación Nacional de
Monumentos Históricos.

María José Castillo, “Agustina Puc, historia viviente de Tihosuco”, artículo publicado en
Novedades de Quintana Roo, el 16 de febrero de 2007.

204
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Procesos de estereotomía aplicables en el campo de conservación del patrimonio


edificado en México. Cometido estructural y solución constructiva.

Luis Alberto Torres Garibay


Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo
Resumen

En la conservación del patrimonio cultural edificado, los análisis puramente


historiográficos, son con frecuencia ineficaces para explicar el hecho arquitectónico de
forma completa; aunado a ellos, es indispensable profundizar en las técnicas de
construcción, incursionando en los procesos de albañilería y cortes de sólidos para
edificar, para hacer posible el paso entre la invención y la puesta en esencia de las
técnicas y todos los conocimientos adecuados para conservar el patrimonio.

La conservación del patrimonio construido en México, no puede dejar de lado el


conocimiento profundo de las técnicas que hicieron posible la arquitectura virreinal, ya que
a través de ellas, es posible comprender, en toda su extensión y profundidad, el
formidable desarrollo de esta tecnología. Comprender la técnica, permite identificar y
apreciar perfiles inéditos de la creatividad edificatoria, profundamente vinculada a la obra
con piedra y madera, materiales con los que se generó la fuerza y el ingenio, que hizo
posible el salto que dio paso a la estereotomía y con ello el desarrollo de procesos y
herramientas sistematizadas para construir.

El estado de atención que se debe dar al patrimonio cultural construido en México, se


sitúa precisamente en el contexto de sacar a la luz, insospechados puntos de observación
del quehacer arquitectónico, en un momento clave de la arquitectura mexicana
correspondiente al periodo virreinal. Cabe hacer notar que en el transcurso de este
periodo, la arquitectura mexicana desarrolló con mano de obra de artesanos locales,
amplio abanico edificatorio, impregnado de soluciones auténticamente ancladas a
conocimientos en el ramo de la estereotomía de los materiales pétreos y maderables. El
saber profundo de las técnicas que lo hicieron posible, ofrece las mejores herramientas
que pueden ser aplicables en las tareas de conservación.

En este contexto, se aborda la relación indisoluble entre el cometido estructural y la


solución constructiva de los componentes de obras de arquitectura religiosa y civil,
tratando de explicar los factores que indefectiblemente deben ser tomados en cuenta,
para optar por mejores criterios de actuación en las tareas de conservación.

La metodología que se aplica está fundada en análisis directos de diferentes ejemplos de


la arquitectura virreinal; experiencias de docencia en materia de inmuebles históricos y
sus procesos de estereotomía; trabajos realizados en las obras de restauración en
inmuebles religiosos y civiles; así como, en documentación bibliográfica referente al
campo de la estereotomía de los materiales para edificar. Se presentan conclusiones
inherentes al tema.

Palabras clave: estereotomía, sistemas, virreinal, arquitectura, México.

205
Introducción

La conser vación del patrimonio construido del pasado histórico de México, ha


sido una tarea en la que, cotidianamente se enfrentan dificultades inherentes a decidir y
aplicar formas adecuadas de intervención. Por una parte, esta actividad exige la
participación de especialistas, que sepan resolver problemas de estructuras construidas
que fundan sus virtudes o defectos de fábrica, en técnicas y procedimientos originados
en el arte del diseño y corte de sólidos que fueron preparados para edificar, atendiendo
a sistemas de estabilidad que en la actualidad no son comunes.

Otro aspecto que influye en el campo de actuación del profesional restaurador, es el


desconocimiento de los temas de estereotomía, lo que dificulta el ejercicio de
procedimientos adecuados para la regeneración de los inmuebles que con el tiempo se
han afectado en su consistencia constructiva y estructural. Un tercer problema a
reflexionar en torno al patrimonio edificado es; que las estructuras elaboradas en la
etapa virreinal y al menos hasta el siglo XIX, por su composición y diseño, desempeñan
su comportamiento de estabilidad basado en conjuntos de piezas dependientes de
relaciones proporcionales que trabajan interactuando armónicamente entre sí, de tal
manera que, el defecto o desarticulación de alguno de sus componentes, puede
desencadenar el desequilibrio total del conjunto; son estructuras constituidas por
componentes que tienen como primicia de diseño, complementarse entre sí. Estas
estructuras diseñadas por multitud de piezas yuxtapuestas, superpuestas,
interrelacionadas, proporcionadas y trabajando en conjunto, es precisamente el
problema central al que se enfrenta la restauración de los tiempos actuales. Acrecentar
el dominio con relación a este tema, es una necesidad apremiante y de la cual debe
tomar conciencia el especialista que incursiona en las tareas de intervenir el patrimonio
edificado. Figura 1.

Figura 1. Portada del Ex convento de Ixmiquilpan, Hidalgo.


Dibujo: Carlos Chanfón Olmos

206
Por esta razón se exponen de forma sucinta, algunos aspectos básicos sobre el tema,
condiciones y efectos de comportamiento de las estructuras y algunos puntos inherentes
a posibles soluciones.

Antecedente

El comportamiento y control de la estabilidad de las edificaciones con origen


constructivo anterior a la aparición de las tecnologías relativamente resientes como los
sistemas estructurales con base en el concreto reforzado, o las soluciones utilizando el
hierro, etcétera; fue diferente, estas nuevas formas de conceder estabilidad a las
estructuras arquitectónicas del presente, fueron sin lugar a dudas, magníficos avances
tecnológicos que propiciaron cambios sustantivos en las formas de construir y resolver
la estabilidad de los edificios. Los nuevos criterios para el trabajo estructural de los
edificios, dieron origen a que el arte de la estereotomía, prácticamente desapareciera en
las tareas de construcción estructural de las edificaciones, pasando a ser incipientes
aplicaciones de carácter meramente ornamental.

Después de milenios de construir con base en el diseño proporcional de los sólidos


cortados para edificar con la intención de dar fortaleza, belleza y utilidad a la
arquitectura, el arte de esta ciencia, la estereotomía, se olvidó. No obstante, los
especialistas involucrados en la salvaguardia de las grandes obras del pasado que
fueron elaboradas con estos principios de estabilidad, deben estar atentos para
fortalecer sus conocimientos aplicando las técnicas y conocimientos más adecuados
para su salvaguardia. Figura 2.

Figura 2. Bóveda del corredor del claustro del Ex convento de Cuitzeo, Michoacán.
Foto: Luis Torres Garibay

Entre las tareas más importantes que debe desarrollar el profesional de la restauración
está, el conocimiento de la estereotomía, disciplina practicada por el hombre desde
tiempo inmemorial, varios siglos antes de aparecer como ciencia reconocida y dominada

207
por los constructores franceses del siglo XIX, ya existía como actividad práctica en la
construcción.

El momento en que el hombre por primera vez utilizó instrumentos para preparar una piedra o
fabricar un adobe, con la finalidad de construir, estaba además empleando por primera vez el Arte,
1
que muchos siglos después sería bautizado con el nombre de Estereotomía.”

El arte de la estereotomía ofreció serias razones de existencia desde que el ser humano
comenzó a construir su hábitat. Su esencia radica en la habilidad del artesano, cantero o
carpintero para ejecutar de forma correcta los cortes necesarios en un material, para
conceder a la pieza el diseño más adecuado, que permita formar parte de una
agrupación de elementos que enlazados entre sí conformarán un conjunto
arquitectónico, que debe tener solidez y cumplir el requisito de estabilidad estructural,
acometer una función útil como componente del sistema y ser estéticamente agradable
en su forma y presentación. Figura 3.

Figura 3. Comprobación del corte de las dovelas de un arco sobre el dibujo de montea.
Fuente: Guía Práctica de Cantería, Editorial de los Oficios.

La necesidad de materiales cortados con finalidad estructural, constructiva y formal,


propiciaron la participación del hombre en el conocimiento y desarrollo de la
estereotomía. Todo material que se utilizó en los edificios, se diseñó y cortó con
precisión para tener determinada resistencia y cumplir eficientemente su trabajo
estructural, articulándose dentro del conjunto con las demás piezas, y así cumplir
cabalmente su cometido; constructivamente debía desarrollar una permanencia idónea y
eficaz en su sitio, relacionada con los demás elementos que se articulaban con él; la
apreciación formal o estética era también de importancia, el diseño de las piezas debía
hacerse configurando una expresión proporcionada con los demás elementos,
adecuándolos para lograr presencia equilibrada y agradable. Por tanto cada diseño
solventó su misión estructural y respondió a las tendencias formales de acuerdo a su
etapa constructiva.

1
Chanfón Olmos, Carlos, Estereotomía, México, Escuela de Conservación, Restauración y Museografía
“Manuel del Castillo Negrete”, Centro Churubusco, INAH, 2ª. ed., 1980. p. 6.

208
El corte de los sólidos, campo específico de la estereotomía, 2 congregaba en su proceso
científico, el arte de comprender los comportamientos de trabajo estructural de
materiales, elementos constitutivos y edificios; la virtud en su diseño y corte, para
atender al proceso constructivo con toda lógica; considerar los elementos que
permanecerían ocultos como partes constitutivas de los empotramientos necesarios
para el equilibrio estructural -colas o entregas- y, las partes aparentes que debían
permanecer a la vista sin menoscabo de su finalidad estructural, atendiendo a mejores
formas de presentación y fineza en su labrado o tallado, procurando las exornaciones
correspondientes a su influjo estilístico. Figura 4.

Figura 4. Labra por escuadría de un capitel.


Fuente: Guía Práctica de Cantería, Editorial de los Oficios.

Esta ciencia practicada en todas las regiones del mundo, con mayor o menor apego a
los cánones que en cada territorio se fueron forjando, constituyó, de forma inconsciente,
el instrumento principal para la elaboración de componentes materiales destinados a la
conformación de edificaciones y, en algunos casos, de forma consciente, formuló el
quehacer especializado de constructores que atendían las actividades de selección y
traslado de materiales, observación y diseño de piezas de acuerdo a requisitos
constructivos y estructurales, trazado de patrones, sistemas de corte y labrado para la
correcta configuración de cada elemento que debería articularse con los demás
componentes. Según lo explica Carlos Chanfón, en la Edad Media, el gremio de
albañiles se encargaba de la construcción. Dos grandes grupos se distinguieron, los
obreros que colocaban sillares para fabricar los muros, columnas o bóvedas y los
canteros que trazaban y cortaban la piedra.

Estos últimos debían tener conocimientos más amplios de trazo. A través del diseño de aparejos
daban paso a una mayor sistematización de los procesos. Del grupo de canteros, según la opinión
más generalizada, salían los maestros constructores, capaces a la vez de diseñar lo construible y de
3
hacer construibles los diseños más novedosos.

2
Ibidem, p. 5
3
Carlos Chanfón Olmos, Wilars de Honecort, su manuscrito, México, UNAM, Facultad de Arquitectura, 1994,
(Colección Mexicana de Tratadistas) p. 117.

209
No obstante la existencia de vastos conocimientos en tareas relacionadas con la
estereotomía de los materiales para construcción, no se tenían recursos reconocidos y
generalizados de un método de expresión universal que permitiera registrar y controlar,
de forma entendible para todos, el arte de la estereotomía y su importancia. Salvo
aportaciones de los tratados de arquitectura, el diseño y corte de los materiales se
realizó por varias centurias de forma práctica, obedeciendo a las habilidades propias de
obreros, artesanos y maestros de obra a través del aprendizaje práctico.

La estereotomía práctica existió desde que el hombre empleó elementos artificialmente arreglados
4
para edificar.

El arte de cortar, labrar y tallar los materiales para edificar, tuvo amplio desarrollo, con
resultados de mayor o menor calidad, dependiendo de las características culturales en
las diversas regiones, el desarrollo fue a través de los gremios, por medio de los
maestros que instruyeron a sus aprendices. Fue hasta el siglo XVIII, que la estereotomía
pudo ser sistematizada, debido a la Geometría descriptiva, ciencia ideada, desarrollada
y difundida por su autor Gaspard Monge, quien en 1770, 5 logró a través de este nuevo
instrumento de representación de las figuras del espacio en proyecciones planas,
controlar y registrar de forma gráfica y matemática, el diseño y corte de las piezas
destinadas para los edificios. La Geometría Descriptiva como nueva disciplina se
extendió en el campo de la cultura general, aplicándose con gran utilidad en todo género
de actividades constructivas. Simultáneamente al desarrollo de este moderno género de
representación, se dan grandes adelantos en la mecánica industrial. Con la geometría
descriptiva, aparece un nuevo sistema de expresión imaginativa, universal, claro y
preciso –muy propio para la arquitectura– que el lenguaje común hablado o escrito no
tiene a su alcance.6 Figura 5.

Figura 5. Montea de una alfarda e isometría de un componente.


Dibujo: Alfredo Varela López

La actividad de cortar los materiales adquirió entonces un impulso significativo a través


del estudio y control gráfico y matemático de los componentes, con trazos y diseños
realizados por medio de la geometría descriptiva. Los tratadistas franceses se

4
Carlos Chanfón Olmos, Estereotomía, op. cit., p. 6.
5
Ibid.
6
Miguel de la Torre Carbó, Geometría Descriptiva, México, UNAM, 1965, p. 14.

210
distinguieron en el dominio de estas artes y alcanzaron amplio auge durante el siglo XIX,
convirtiéndose la estereotomía en la ciencia principal de los constructores y la geometría
descriptiva en el instrumento insustituible y universal para su desarrollo con carácter
científico, en cuyo caso, solo los más destacados alcanzaron la gracia del dominio en el
diseño y corte de los materiales para la edificación.

Procesos de estereotomía en México

En nuestro país, siempre ha existido intensa tradición constructiva, sustentada en el arte


de la estereotomía, en la mayoría de los casos, aplicada de forma inconsciente; pero,
con todos los conocimientos adquiridos a través de varios siglos de actividad. La
comprensión y adaptación a las condiciones del medio natural han jugado un papel
sustantivo. Desde las obras más sencillas hasta las grandes creaciones arquitectónicas
mexicanas, el arte del diseño y corte de los materiales está presente como ciencia
fundamental aplicada en la construcción. Figura 6.

Figura 6. Ventana del Coro en el templo del Ex convento de Santa Ana, Tzintzuntzan, Michoacán.
Foto: Luis Torres Garibay

La edificación en México ha estado también, anclada a notables adaptaciones


realizadas con los materiales existentes en cada sitio, recursos que eran diversos según
las variantes climáticas y las condiciones geográficas. Los productos materiales como la
piedra, tierra, madera y complementos vegetales, fueron comunes en la construcción,
por esta razón las obras exigieron conocimientos suficientes para elaborar las piezas
necesarias para los aparejos de los muros irregulares, los de sillarejo o de sillares y la
obra de componentes para ornamentos; hubo también habilidades destacadas para los
dovelados de arcos, platabandas, bóvedas y demás ornamentos de cantería labrada y
diseñada con convicción formal y estructural. Asimismo, en el trabajo de carpintería, se

211
desarrollaron amplios conocimientos y destreza en el trazo, proporción y diseño de
elementos arquitectónicos como pilares, cerramientos, viguerías, arrastres, bóvedas,
refuerzos, ménsulas, armazones de cubiertas y componentes decorativos para su
correcta elaboración.

En lo concerniente a la arquitectura tradicional de los poblados históricos de nuestro


país, el arte de saber dimensionar, cortar y preparar los materiales para construir,
también estuvo presente permanentemente; en etapas anteriores a la llegada de los
españoles a nuestro país, los diversos grupos culturales que habitaban el territorio
habían desarrollado amplios y eficientes conocimientos técnicos en la apropiación,
diseño y uso de los materiales para construir. Figura 7.

Figura 7. Detalle de un pilar del sotocoro del templo de San Jerónimo, Aranza, Michoacán.
Foto: Luis Torres Garibay

Esta cultura constructiva se prolongó en la etapa virreinal, se fusionó con los sistemas
de construcción traídos por los españoles, encontrando nuevos caminos para construir,
con lo cual las edificaciones encontraron resultados diferentes según las condiciones del
lugar y los recursos materiales disponibles. Se elaboraban muros con armazones de
madera, varas entretejidas, aplanados con mezclas de tierra y agua, eran
construcciones ligeras pero resistentes, con cubiertas inclinadas y recubiertas con paja;
en estos ejemplos, cada material reunía características diferentes según las condiciones
propias de su región; Otras obras se hacían de mamposterías de adobes, piedras y
ladrillos, los diseños, la preparación de los materiales y la mano de obra se convirtieron
en recursos de implicancia especializada. La tradición en la organización indígena para
los diversos oficios y la aportación española, proveniente desde la Edad Media, fueron
también ingredientes con los cuales se forjó la tecnología constructiva virreinal, en
donde la labor del indígena tuvo un papel destacado.

212
Cometido estructural y solución constructiva

Estas obras que forman parte de nuestro patrimonio construido, además de sus valores
formales, funcionales, técnicos y ambientales, entre otros; por sus características
constructivas, están sujetas a las degradaciones ocasionadas por agentes biológicos,
climáticos y humanos que permanentemente tienen acción en el medio circundante y,
atacan de diversas maneras al patrimonio. Los efectos nocivos en las obras, se
manifiestan regularmente y son reconocidos como deterioros, cuyas causas obedecen a
diversos factores en el campo de la estabilidad y comportamiento de las estructuras, los
efectos suelen ser, en algunos casos de mayor trascendencia, cuando atacan y
desestabilizan las estructuras de forma radical. Figura 8.

Figura 8. Grieta en diamante; templo de San Pedro, Cholula, Puebla.


Foto: Enrique Benítez Barranco

En situaciones de peligros potenciales de colapso o inestabilidad radical de los


inmuebles del patrimonio, es posible utilizar técnicas tradicionales de reestructuración;
también, es posible aplicar las técnicas que en la actualidad se aprecian como más
adelantadas en materia de reestructuración, procedimientos que tienen alta eficiencia y
que pueden ser soluciones idóneas para resolver problemas de este género; sin
embargo, en muchos casos, las intervenciones hechas con estas técnicas actuales, han
sido motivo de comportamientos nocivos en las estructuras por aplicaciones erróneas.
En cualquier caso, el especialista deberá realizar interpretaciones adecuadas –aquí
participa de forma sustantiva el conocimiento que el especialista tenga en el campo de
la estereotomía– para comprender con claridad los sistemas de trabajo estructural de
los edificios a rehabilitar y, aplicar las técnicas más convenientes para resolver los
problemas. Utilizar técnicas tradicionales o de nueva composición, o hacer uso de las
dos, será conveniente si su aplicación es resultado de un análisis acucioso y diagnóstico
preciso y fundamentado en el conocimiento del fenómeno a ser reparado. La aplicación
de nuevas tecnologías en los bienes del patrimonio cultural no está proscrita si se aplica
adecuadamente. Se deben tomar en cuenta las posibles diferencias que pueden existir

213
en los comportamientos de dos o más sistemas que tendrán que ajustarse a un trabajo
integral para que el inmueble sea beneficiado y no agredido.

El uso y aplicación de tecnologías actuales en las actividades de reestructuración de los


inmuebles del patrimonio, requiere por tanto, el conocimiento preciso, de cómo estos
ejemplos de la arquitectura del pasado se comportan, haciendo uso de todos los
recursos de análisis como lo son: la estereotomía de los materiales; la geometría y
proporción de los edificios; las características intrínsecas de los componentes; las
soluciones y eficiencia de los sistemas; las fallas de fábrica; los agentes extrínsecos; los
comportamientos del suelo que los sustenta; los elementos sustentantes, colaborativos
y sustentados y; las relaciones dimensionales entre espacios, componentes, elementos
y unidades, entre otros aspectos que dependerán del caso de que se trate. Figura 9.

Figura 9. Capilla abierta del Ex convento de Santa Ana, Tzintzuntzan, Michoacán.


Foto: Luis Torres Garibay

No se trata por tanto de buscar soluciones que atiendan al uso exclusivo de los sistemas
tradicionales de construcción, se parte de la premisa que busca las soluciones más
idóneas, que pueden encontrarse utilizando las técnicas, que por tradición, se han
usado en estos inmuebles, como también aplicando los recursos tecnológicos más
adelantados; siempre y cuando, estos sistemas actuales se apliquen en rigor de la
lógica constructiva de los inmuebles a rehabilitar, para evitar que las reparaciones
resulten nocivas en lugar de correctivas.

La respuesta a estos problemas está en la medida que las intervenciones se realicen


como resultado de estudios precisos que arrojen diagnósticos provenientes del
conocimiento adecuado de la tecnología que fue utilizada para edificar, interpretando
sus comportamientos y aplicando las tecnologías más novedosas de forma integral a las
formas de comportarse de los inmuebles patrimoniales.

Conclusión

La tradición constructiva en México, respondió cabalmente a procesos lógicos


relacionados con el arte de la estereotomía como ciencia fundamental aplicada en la
construcción. Como se ha comentado, el arte de dimensionar los componentes de la
arquitectura, es sin duda, ingrediente básico que colabora en la adecuada estabilidad de

214
las edificaciones, la falla, deterioro o desarticulación de cualquiera de los componentes
de un edificio, acarrea alteraciones y deterioros que pueden poner en peligro su
estabilidad. El diseño, corte y acomodo de los componentes en la arquitectura
cimentada en los sistemas de trabajo estructural por gravedad, son elementos básicos
para el adecuado comportamiento de las estructuras históricas, por tanto, si el
especialista que actúa sobre los bienes del patrimonio construido comprende esta
premisa, su proceder será adecuado y coadyuvará a encontrar soluciones correctas.

Con la finalidad de formar un cuerpo de criterios y conocimientos aplicables a las


actividades de rehabilitación de los inmuebles históricos, se ha estado realizando
investigación sobre aspectos inherentes a la estereotomía de los materiales para la
construcción, comportamiento geométrico de las estructuras históricas y
comportamientos del suelo. Figura 10.

Figura 10. Portada lateral del templo de La Soledad, Tzintzuntzan, Michoacán.


Foto: Luis Torres Garibay

La variedad de sucesos y patologías estructurales de las edificaciones históricas, en


cierta medida complica las apreciaciones; pero, al mismo tiempo ofrece diversas
posibilidades de actuación ante los problemas del rescate del patrimonio edificado.

Nuevamente se puede afirmar que, en el tema de los trabajos de restauración de los


inmuebles del patrimonio, no existen recetas que puedan ser aplicadas como
formularios fidedignos, cada caso debe ser analizado en particular, con los

215
conocimientos y recursos de observación antes señalados. Deberán también agregarse
a los análisis, las revisiones provenientes de estudios de laboratorio de materiales en
cuanto a resistencias a la compresión, a la tensión, al desgaste y a la ruptura, cada
análisis según la finalidad que desarrolla el componente en el conjunto construido.
Deberá también sufrir un proceso de análisis, la aplicación de técnicas actuales, para
verificar si la manera como serán aplicadas, es integral a la forma de trabajo estructural
de los componentes originales; esta observación es crucial para logar una adecuada
intervención.

Bibliografía

Adhemar, J., Traite de la coupe des pierres, París, Thunot, 1856.


Azcónegui Morán, Francisco y Agustín Castellanos Mígueles, Guía Práctica de la
Cantería, León, 3ra. Ed. 1999.
Chanfón Olmos, Carlos, Estereotomía, México, Escuela de Conservación, Restauración y
Museografía “Manuel del Castillo Negrete”, Centro Churubusco, INAH, 2ª. ed.,
1980.
Chanfón Olmos, Carlos, La Estereotomía una Ciencia injustamente olvidada, México,
INAH, Boletín 1, 1972
Chanfón Olmos, Carlos, Pistas materiales de datación, México, Centro Churubusco, 1978,
5 p.
Chanfón Olmos, Carlos, Wilars de Honecort, su manuscrito, México, UNAM, Facultad de
Arquitectura, 1994, (Colección Mexicana de Tratadistas)
García Salinero, Fernando, léxico de alarifes de los siglos de oro, Madrid, Real Academia
Española, 1968.
De la Torre Carbó, Miguel, Geometría Descriptiva, México, UNAM, 1965.
Icaza Lomelí, Leonardo, “Algo sobre la tecnolog ía virreinal” , en: Histor ia
de la Ar quitectura y el Urbanismo Mexicanos , vol. II, t. I,
coordinador: Chanf ón Olmos, Car los, México, Universidad Nacional
Autónoma de México - Fondo de Cultur a Económica, 1997. pp.229 -
282.
Macaulay, David, Nacimiento de una catedral, Barcelona, Timun Mas, 1973.
Nuere, Enrique, La carpintería de lo blanco, lectura dibujada del primer manuscrito de
Diego López de Arenas, España, Instituto de la Juventud. Promoción comunitaria,
1985.
Torres Garibay, Luis, Análisis de los arcos, proporciones y trazo, Morelia, Gobierno del
Estado de Michoacán, 1991.
San Miguel, Fray Andrés de, Obras de Fray Andrés de San Miguel, Introducción, notas y
versión paleográfica de Eduardo Báez Macías, México, UNAM, 1969.
Viollet-Le-Duc, Eugène Emmanuel, La construcción medieval, prólogo, traducción y notas
de: Enrique Rabasa Díaz y Santiago Huerta Fernández, Madrid, Instituto Juan de
Herrera - CEHOPU - CEDEX, 1996.

Morelia, Michoacán, 15 de julio de 2014.

216
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

PROPUESTA METODOLÓGICA PARA EL ANÁLISIS AMBIENTAL DE EDIFICIOS EN


CONTEXTOS PATRIMONIALES

Héctor Javier González Licón


Josué Jacob Tello Rodríguez

Introducción
Dentro del proceso de conservación de edificios históricos, la propuesta de nuevo uso
adaptativo del inmueble ha ido ganando adeptos, la postura de conservar los edificios
únicamente por su temporalidad, estilo o historia no basta, es necesario conservar el
Patrimonio Cultural Arquitectónico, las edificaciones que son representativas de una
sociedad, de su forma de vida, ideología, economía, tecnología, productividad, etc., y de
un momento histórico determinado, que además poseen un reconocimiento e importancia
cultural a causa de su antigüedad, significado histórico, por cumplir una función social o
científica, estar ligados a nuestro pasado cultural por su diseño así como sus valores
intrínsecos, funcionales, espaciales, tecnológicos y estéticos entre otros.1 Para validar lo
anteriormente expuesto, el nuevo uso adaptativo para reciclar un inmueble debe de
fundamentarse de manera explícita y congruente.

El objetivo general del trabajo es proponer una metodología adecuada para la evaluación
del ambiente de los edificios en contextos patrimoniales, que incluya los parámetros de
Iluminación, calor y humedad, ventilación y ruido; y que ofrezca como resultado un
diagnóstico del ambiente interno del edificio.
La importancia del análisis ambiental. La propuesta metodológica deberá enunciar los
aspectos a considerar, el periodo en el que se debe realizar el análisis, cómo se proponen
presentar los resultados. Cuál o cuáles serían los métodos que permiten conocer los
aspectos ambientales del edificio; de qué manera se puede emitir un diagnóstico de las
condiciones ambientales, las necesidades de climatización y las posibilidades de uso del
espacio de un edificio.

Desarrollo.
El estudio de los edificios histórico-patrimoniales, requiere de un análisis pormenorizado
de los aspectos ambientales que permitan conocer su comportamiento y establecer
parámetros de confort correspondientes al uso y actividades que se van a realizar o que
actualmente se desempeñan en él. Los resultados del análisis permitirán también,
establecer el uso más adecuado para que el inmueble funcione correctamente ofreciendo
un ambiente confortable para quienes lo utilizan, estableciendo la capacidad que tendrá
para que se desarrollen cierto tipo de actividades o de ofrecer alternativas viables para
mejorar su comportamiento ambiental.

Los métodos adecuados para comprender un sistema o estructura dinámica deben


ser tales que permitan captar su naturaleza peculiar, lo cual significa algo así como

1
Terán Bonilla, José Antonio, Consideraciones que deben tenerse en cuenta para la Restauración
Arquitectónica, Conserva N° 8 , Revista del Centro de Nacional de Conservación y Restauración, DIBAM,
Santiago de Chile, 2004, pág. 102
217
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

ver el bosque y los árboles al mismo tiempo, es decir, la totalidad y las partes que
la forman en su dinámica propia.2
Una metodología puede ser considerada como un conjunto de procedimientos racionales
para alcanzar una gama de objetivos que rigen en una investigación científica, una
exposición doctrinal o tareas que requieran habilidades, conocimientos o tareas que
requieran cuidados específicos. Y puede alternativamente definirse la metodología como
el estudio o elección de un método pertinente para un determinando objetivo.
Dentro del proceso de conservación y/o restauración, la metodología de intervención es
un proceso medular, ya que esta organiza, acota, analiza y procesa cada una de las
acciones a seguir en el proyecto de intervención; dentro de este proceso destacan los
siguientes aspectos, los cuales pueden ser abordados con mayor profundidad:

 Índice
 1. Introducción
 2. Antecedentes
 3. Registro y levantamiento del estado actual.
 4. Análisis histórico del edificio
 5 Análisis Arquitectónico
 6 Análisis Ambiental
 7. Análisis arqueológico
 8. Reconstrucción histórica
 9. El levantamiento de alteraciones y deterioros
 10. El Diagnóstico
 11. Postura teórica para el proyecto
 12. Análisis del nuevo uso
 Reflexiones finales
 Bibliografía

Dentro del documento para la Propuesta Metodológica para el Análisis de Edificios en


Contextos Patrimoniales nos referiremos al ambiente o al análisis ambiental
considerando solamente los aspectos físicos de éste, en particular, los aspectos de
iluminación, ventilación, humedad, temperatura del aire y ruido. Esto sin descalificar la
existencia o menospreciar la importancia que otros aspectos del ambiente juegan en
relación e influencia con, el ser humano, dichos aspectos del ambiente, son perceptibles
por el ser humano y éstos, en sus variaciones, pueden provocar molestia, (e incluso
distintos niveles de estrés). El cuerpo humano puede tolerar variaciones en el ambiente
pero los cambios bruscos de éste pueden resultar molestos o llegar a lastimar; el cambio
gradual suele ser más tolerable pero existe cierto límite donde deja de serlo y puede
resultar perjudicial a los órganos sensoriales o provocar daños físicos. Estos límites de la
capacidad humana para soportar el ambiente han sido definidos en base a estudios en
torno a la salud y el confort del ser humano ante los agentes ambientales.
Es en el análisis ambiental en el cual abordaremos aspectos que se deben estudiar y
trabajar a mayor profundidad.

Para realizar el análisis ambiental de un edificio se puede partir de dos métodos que si
bien pueden elegirse entre ambos; pueden también combinarse y comparar los
resultados; el primero podemos llamarlo in situ, que se desarrolla por medio del análisis
2
Miguel Martínez Miguélez, El Método Etnográfico de Investigación,
http://investigacionypostgrado.uneg.edu.ve/intranetcgip/documentos/225000/225000archivo00002.pdf [26-07-
2013-23:15] p.9
218
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

de cada componente, el clima lumínico, el ambiente higro-térmico, la ventilación y el clima


sonoro; con aparatos especializados que pueden proporcionar la variación de las
condiciones y analizarlas por medio de instrumentos de recolección y análisis de datos
para proporcionar un diagnóstico de las necesidades de los espacios de acuerdo a su
uso; el segundo se realiza por medio de la simulación por computadora, lo que algunos
llaman simulación energética de la cual existen varios software que se utilizan para
realizarlas, en general se han desarrollado con la intención de poder diseñar los espacios
y los elementos del edificio simulando las condiciones climáticas locales y como se
comportara o cómo incidirán dichas condiciones ante lo propuesto.
El Método In situ desarrollado en la investigación base del trabajo3, busca conocer las
variaciones del ambiente físico dentro del edificio con respecto a las condiciones
ambientales naturales del entorno. El diseño permite obtener la información del ambiente
de manera directa en el edificio buscando tener los datos que más se acerquen a la
realidad, obteniendo como producto un diagnóstico que permita proponer estrategias de
climatización más asertivas y eficientes para mejorar el ambiente interior del inmueble.

La metodología se divide en tres fases principales, (Tabla 1)


1) primeramente una investigación de las condiciones existente, la que debe contemplar
aspectos materiales y formales del edificio, los aspectos funcionales, y los aspectos del
ambiente en general;
2) fase práctica, donde en base al estudio previo del sitio, del entorno y de las
condiciones ambientales, se planea un monitoreo del comportamiento de los factores
físicos ambientales en el edificio, la cual concluye con la recopilación, análisis e
interpretación de los datos obtenidos y;
3) finalmente un diagnóstico de los resultados, que se determina de acuerdo a las
funciones de cada espacio y necesidades ambientales que estos requieren, para brindar
confort y evitar o disminuir el uso de elementos de climatización mecánicos.

3
Tello Rodríguez, Josué Jacob, Propuesta Metodológica para el Análisis Ambiental de Edificios en Contextos
Patrimoniales, Tesis de Maestría, (inédita) Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo; Morelia ,
2014
219
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Tabla 1 Fases de la metodología de análisis ambiental propuesta. Tello Rodríguez.

Es recomendable que el estudio se realice cuando el edificio esté en uso, ya que eso
permite conocer las actividades, las necesidades de los usuarios y los sistemas de
climatización en funcionamiento. Para llevar a cabo las tres fases del método de análisis
ambiental, es necesario establecer las actividades que lo harán llegar a la fase de
diagnóstico de manera adecuada.

Por medio de este proceso examinaremos las condiciones ambientales del edificio,
primeramente trazando un plan para el análisis que podremos hacer en oficina, trabajos
de gabinete; como segundo paso, proceder a colocar el equipo para realizar el monitoreo,
dependiendo del tipo de análisis que estemos desarrollando; posteriormente se procede
a recabar la información obtenida, procesarla para que ésta sea entendible y poder
analizarla, y emitir un diagnóstico de las condiciones ambientales registradas. Los
resultados podrán servir para proponer las soluciones más adecuadas para el uso que se
le pretende dar al edificio, mejorando las condiciones de confort de acuerdo a las
necesidades y capacidades del edificio.

El análisis ambiental , como es de esperase debe comenzar de lo general a lo particular,


conociendo tanto el clima de una región macro, como de las características particulares
de su emplazamiento local, para posteriormente llegar a un nivel de micro localización
donde podamos conocer las características del entorno. (Tabla 2)

220
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Tabla 2 Tabla para recopilación de datos del entorno clima y medio ambiente. Tello Rodríguez.

Al referirnos al entorno y al clima local, podemos considerar que nos estamos refiriendo a
una misma cosa, ya que el primero tiene de facto un clima propio, que es característico
del lugar por su ubicación, geográfica, por el tipo de relieve, el tipo de vegetación, su
proximidad o distancia a cuerpos de agua, o incluso el tamaño de la mancha urbana y la
cantidad de vegetación de la misma, etc. que le generan un clima propio a determinado
lugar.4
Antes de abordar lo relacionado al confort es preciso mencionar que una parte importante
de la relación del ambiente con el ser humano tiene que ver con la búsqueda de las
mejores condiciones o las transformaciones del ambiente para mejorar las condiciones en
las que el ser humano habita el espacio, es decir la habitabilidad.

Confort. Sin duda, la determinación del confort, dentro de un edificio tiene que ver con la
relación que existe entre el medio ambiente y el edificio y cómo éste trasfiere la energía
del exterior al interior y el aislamiento que éste posee ante los agentes ambientales., y es
considerado como: aquello que produce bienestar y comodidades5; en este caso lo que
produce bienestar físico y psicológico, y que no altere la salud. Para que un individuo
pueda alcanzar esta condición, considerándolo como el ocupante de un espacio, son
diversos autores los que consideran que los factores que pueden afectar esta condición

4
Las normales climatológicas se logran estudiando la temperatura, humedad, presión, vientos y precipitación
son los valores que deben recopilarse de forma sistemática y homogénea durante un periodo entre los 10 y 30
años. y es por medio de una constante análisis del tiempo durante este periodo. El tiempo meteorológico debe
ser entendido como: los elementos climáticos entendidos como las condiciones variables o propiedades
físicas de la atmosfera utilizadas para medir y describir el clima en un momento dado.
5
Real Academia Española.
221
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

son: la actividad, la ropa, la edad, y el sexo del individuo, además de los aspectos del
ambiente interior, como la temperatura del aire y las superficies, la humedad, el
movimiento del aire, el ruido, la luz y los olores.6
Para ésto el confort se abordará en particular con cada elemento del ambiente, para
determinar los niveles más adecuados para habitar y realizar determinadas actividades
dentro de un local en particular o del edificio en general.

Confort visual. - La comodidad visual depende de que la cantidad de luz (iluminancia)


sea la necesaria para que nuestra agudeza visual nos permita distinguir los detalles de
aquello que miramos.

Confort acústico.- Se refiere a la percepción que se da a través del sentido del oído,
donde se incluyen, además de los factores acústicos, los factores de ruido.
El confort acústico se refiere a las sensaciones auditivas, tanto en contar con niveles
sonoros adecuados (aspectos cuantitativos), como contar con una adecuada calidad
sonora (aspectos referidos al timbre, reverberación, enmascaramiento, etc/. 7

Confort térmico.- En el bienestar higrométrico el parámetro fundamental es la


temperatura, pero no se pueden olvidar el contenido de humedad, el movimiento del aire,
la actividad, el tipo de arropamiento, etc.
El calor es la forma más elemental de energía y ésta puede ser transmitida, siempre y
cuando exista alguna conexión entre dos cuerpos mediante mecanismos de transmisión
de calor: “los mecanismos fundamentales de transmisión entre cuerpos son la
conducción, la convección y la radiación, aunque también existe el mecanismo de
acumulación y disipación de calor en la masa de un cuerpo cuando varía su
temperatura.”8
Podemos decir que nuestro cuerpo se encuentra en una situación de confort térmico
cuando el ritmo al que generamos calor es el mismo que el ritmo al que lo perdemos para
nuestra temperatura corporal normal. Esto implica que, en balance global, tenemos que
perder calor permanentemente para encontrarnos bien, pero al "ritmo" adecuado. Influyen
varios factores, como la actividad física y mental intensa.

La Humedad
Esta es la cantidad de vapor de agua que se encuentra en el aire, y existen varias escalas
para medirla, las cuales pueden ser humedad relativo o humedad absoluta. La humedad
relativa se expresa en porcentaje, “es la relación de humedad que contiene el aire y la
cantidad de agua necesaria para saturar a este a una misma temperatura”9

El viento
Este se define como el movimiento del aire “como consecuencia de la búsqueda de
equilibrio de las presiones. Es un fenómeno de convección en el cual el aire, que es

6
Lewis, Vesa Peltonen, Antonella Marucco, Un Vitruvio Ecológico Principios y práctica del proyecto
arquitectónico sostenible, GG , 2008, p. 37
7
Fuentes Freixanet Víctor Armando, “Metodología de diseño” archivo obtenido en: http://arq-
bioclimatica.com/index.php?option=com_content&view=article&id=47:metodologia&catid=34:general&Itemid=6
3 [26/02/2014, 12:11a.m.]
8
Ibídem. P.20
9
Manuel Rodríguez Viqueira, et. al. Op cit. Al. P.19
222
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

calentado por el suelo que previamente ha recibido radiación solar, se mueve de las
zonas de altas presiones a las de bajas produciendo el viento.”10
El viento tiene tres atributos que son medidos: la velocidad, la dirección y la frecuencia,
que son medidas en la horizontal, la velocidad es medida en km/h o en m/s; y es medida
con un anemómetro.

Precipitación pluvial
Medida por medio de un pluviómetro, ésta se calcula por milímetros de agua por metro
cuadrado, siendo así la equivalente a un litro por metro cuadrado. El ambiente dentro del
edificio también se ve afectado con las lluvias ya que estas, como cualquier cambio que
realicen cualquiera de los otros fenómenos naturales, tienen efecto sobre los otros,
alteran el sistema ambiental, producen cambios en la temperatura, la humedad, la
ventilación, la iluminación e incluso en el clima sonoro.

El método aplicado de análisis


Para realizar el análisis completo podemos resumir el método en los siguientes pasos:
 Monitoreo continuo de las variantes climatológicas del exterior (intervalo de 1 hora)
 Monitoreo continuo de temperatura y humedad relativa en dos temporadas.
 Monitoreo de un día muestra de las variables ambientales durante un lapso de 24
horas de: Iluminación, ventilación, temperatura, humedad relativa y ruido.
 Monitoreo de temperatura radiante de las superficies de los locales (termómetro
laser, cámara de infrarrojo)
 Así como comparar los mismos con las condiciones climáticas prevalecientes
durante el monitoreo de los anteriores
1) Análisis del ambiente interior
 Diagnóstico: Iluminación, temperatura, humedad relativa, ruido

Monitoreo continuo de las variantes climatológicas del exterior. Este se puede


realizar por medio de una estación meteorológica que esté funcionando continuamente
durante el análisis, tanto de un día típico como de las dos temporadas extremas del clima
del lugar. Existen estaciones metrológicas en la mayoría de las ciudades de la república
mexicana, sin embargo contar con una micro estación para el monitoreo, resultaría ser de
gran ayuda ya que podremos conocer los valores de las variantes más próximos a nuestro
edificio.
Monitoreo continuo de temperatura y humedad relativa horaria en dos temporadas
Se seleccionan las dos temporadas extremas del clima para la localidad, donde se
encuentre nuestro edificio, ésta puede determinarse revisando las normales
climatológicas y observando los fenómenos que en ella se muestran. El cálculo de un día
típico, servirá, para determinar el grado de confort que pueden presentar los locales del
edificio en cuestión; en base a eso se podrán determinar las necesidades de climatización
de cada local o del edificio en general y proponer estrategias de climatización.
Para calcular el día típico, podremos utilizar las tablas de Excel anexas (Tabla 3), en ellas
el cálculo de la temperatura de confort está dado por la fórmula propuesta por Mauricio
Roriz, para el vaciado de datos, que finalmente podrán expresarse de la siguiente
manera:

10
Simancas Yovane, Katia Carlina, Tesis Doctoral, Reacondicionamiento bioclimático de viviendas de
segunda residencia en clima mediterráneo, Universidad Politécnica de Cataluña, Barcelona, 2003, P.36
223
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Temp. media de enero 15.8TC Humphreys 20.34

TEMPERATURA Patio Corredor Crujía Ote Crujía Pte Exterior (Micro)


EXT Crujía Crujía Exterior
Hora (Calc.) Corredor Ote Pte (Micro) LIM SUP CONF LIM INF CONF DIF + DIF - DIF + DIF - DIF + DIF - DIF + DIF - DIF + DIF -
00:00 11.48 16.96 19.18 20.45 13.30 19.295 14.295 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 1.153 0.000 0.000 0.991
01:00 10.60 16.58 19.16 20.44 12.53 18.941 13.941 0.000 0.000 0.000 0.000 0.221 0.000 1.494 0.000 0.000 1.412
02:00 9.86 16.27 19.15 20.37 11.84 18.645 13.645 0.000 0.000 0.000 0.000 0.506 0.000 1.729 0.000 0.000 1.808
03:00 9.24 15.99 19.11 20.34 11.35 18.398 13.398 0.000 0.000 0.000 0.000 0.716 0.000 1.939 0.000 0.000 2.049
04:00 8.73 15.71 19.05 20.31 10.68 18.194 13.194 0.000 0.000 0.000 0.000 0.858 0.000 2.118 0.000 0.000 2.511
05:00 8.31 15.45 19.03 20.30 10.26 18.028 13.028 0.000 0.000 0.000 0.000 1.000 0.000 2.272 0.000 0.000 2.767
06:00 7.98 15.19 19.02 20.28 9.93 17.894 12.894 0.000 0.140 0.000 0.000 1.122 0.000 2.382 0.000 0.000 2.963
07:00 6.93 14.98 18.98 20.23 9.55 17.476 12.476 0.000 0.000 0.000 0.000 1.502 0.000 2.751 0.000 0.000 2.930
08:00 9.38 14.83 18.93 20.31 10.04 18.456 13.456 0.000 0.626 0.000 0.000 0.473 0.000 1.856 0.000 0.000 3.416
09:00 13.44 14.96 19.10 20.30 12.08 20.079 15.079 0.000 1.212 0.000 0.118 0.000 0.000 0.222 0.000 0.000 2.998
10:00 17.65 15.43 19.39 20.45 15.59 21.763 16.763 0.000 1.204 0.000 1.337 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 1.175
11:00 21.12 16.05 19.47 20.51 18.35 23.150 18.150 0.000 0.817 0.000 2.102 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000
12:00 23.46 16.64 19.56 20.67 20.12 24.086 19.086 0.000 0.223 0.000 2.443 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000
13:00 24.64 17.18 19.66 20.74 21.40 24.557 19.557 0.000 0.000 0.000 2.378 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000
14:00 24.80 17.69 19.71 20.83 22.74 24.624 19.624 0.000 0.000 0.000 1.931 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000
15:00 24.19 18.06 19.60 20.85 22.81 24.378 19.378 0.000 0.000 0.000 1.316 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000
16:00 23.03 18.13 19.50 20.78 22.84 23.914 18.914 0.000 0.000 0.000 0.780 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000
17:00 21.54 18.17 19.41 20.73 22.04 23.318 18.318 0.000 0.000 0.000 0.146 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000
18:00 19.89 18.09 19.35 20.63 20.41 22.657 17.657 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000
19:00 18.20 17.91 19.32 20.55 18.72 21.984 16.984 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000
20:00 16.58 17.77 19.31 20.55 17.64 21.335 16.335 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000
21:00 15.07 17.63 19.29 20.55 16.56 20.732 15.732 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000
22:00 13.71 17.42 19.27 20.51 15.45 20.188 15.188 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.320 0.000 0.000 0.000
23:00 12.52 17.24 19.25 20.47 14.36 19.709 14.709 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.000 0.763 0.000 0.000 0.352
Prom. 15.52 0.000 4.223 0.000 12.551 6.400 0.000 19.000 0.000 0.000 25.372
Deficit Superávit Horas laborales

Tabla 3. Día típico (horario) y límites de confort térmico en el mes de enero en planta baja
Elaborada a partir de los datos obtenidos por los aparatos de medición y a partir de la fórmula propuesta por
Mauricio Roriz. Realizado por Tello Rodríguez

Monitoreo de un día muestra de las variables ambientales


El análisis de un día típico se realiza dentro de los meses que se han seleccionado para
realizar los análisis continuos de las temporadas extremas.
Selección de los espacios. Se realiza con la finalidad de que puedan representar la
mayor parte del edificio.
El desarrollo del monitoreo. Para desarrollar el método de análisis, será necesario
contar con aparatos de monitoreo de las variables que sean confiables y puedan mostrar
datos objetivos en un tiempo inmediato. Los aparatos necesarios son: monitores de
temperatura y humedad (termo higrómetros), aparatos de medición de luz (luxómetros),
aparatos para la medición del sonido (sonómetro) y un aparato o los elementos para
medir la velocidad y dirección del viento (anemómetro).

Iluminación. El análisis de la iluminación se realiza en intervalos de una hora,


preferentemente, para conocer las condiciones de iluminación natural que prevalecen en
los locales que se desea conocer. Para esto es necesario realizar toma de lecturas de la
iluminación en varios puntos de cada uno.
Dividirlos en sectores puede ser una opción, de tal manera que tengamos una división de
espacios uniformes y nos permita conocer las variaciones de acuerdo a la ubicación en el
local con respecto de los vanos que permiten la iluminación natural: puertas, ventanas,
etc.
Diagnóstico. Para presentar los resultados del análisis de las condiciones de iluminación,
se podrá mostrar con tablas y gráficas, así como la referencia planimétrica que permita
entender el comportamiento de la iluminación del edificio, para poder proponer sistemas

224
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

de iluminación auxiliares cuando se requieran o determinar lo apropiado que pueda ser


para realizar determinadas actividades.

Ventilación. Para el análisis de la ventilación deberemos tener un anemómetro de mucha


precisión, pues generalmente la ventilación dentro de los locales puede ser casi
imperceptible por su baja velocidad. Los datos que se puedan obtener del análisis se irán
anotando en la ficha de registro cada hora, sería conveniente que el grupo de trabajo
pueda trabajar simultáneamente tanto en el interior como en el exterior de los locales, de
tal manera que podamos conocer de donde proviene y hacia donde se dirigen los vientos
que corren por los locales. Así los datos que se obtengan pueden ser expresados en
planimetría con la dirección y velocidades del viento dominantes, y las horas en las que se
aprecia su mayor y menor intensidad. Es recomendable que los análisis se realicen en el
centro de los locales y en los vanos que permiten la ventilación.

Diagnóstico. Para presentar los resultados del análisis de la ventilación, es conveniente


realizarlo en planimetría apoyados con simbología, tablas y gráficas que puedan expresar
velocidades y dirección del viento predominante en los espacios que se han analizado; los
datos dentro de las tablas y gráficas se compararán con la dirección y velocidad del viento
registradas en el exterior del edificio. Los datos deben reflejar las horas de mayor y
menor ventilación, así como la dirección y circulación de los vientos; dentro de estos se
podrá detectar por donde entra y hacia dónde se dirige el aire que fluye en el edificio.

Calor y humedad. Para conocer estas variables ambientales, es necesario contar con un
termo-higrómetro que pueda tomar datos de temperatura y humedad relativa de manera
instantánea, para poder obtener resultados enseguida e ir anotándolos cada hora junto
con las otras variables; éstas se deben tomar a una altura (entre el pecho a la cabeza del
cuerpo humano) y al centro del espacio que se está analizando. Los datos obtenidos se
podrán referenciar con los datos del exterior, ya sea de la estación meteorológica o de
nuestros monitores de temperatura y humedad que estén registrando estas variables en el
exterior. Los datos obtenidos se podrán comparar con las temperaturas de confort
calculadas o referidas dependiendo del tipo de actividad que se desarrolle en el espacio.
La temperatura de los locales puede ser afectada por diversos factores; entre ellos los
materiales del edificio, es decir sus elementos arquitectónicos. La ganancia térmica del
ambiente del edificio tiene que ver, en parte por los materiales y sistemas constructivos,
pues estos representan el aislamiento del espacio.
Para conocer la ganancia térmica por medio de la envolvente, es necesario realizar un
registro de las temperaturas tanto del interior como del exterior de los materiales que
conforman la envolvente. Para efectuar dicho registro, hemos propuesto el uso de
termómetros laser y cámara infrarroja, pues estos elementos permiten conocer la
temperatura de los materiales en tiempo real de la temperatura a la que pueden llegar los
materiales por medio de la radiación solar, y la que emiten en el interior de los espacios.
Se deberá tomar una lectura en el interior y otro por el exterior del muro o losa, y referirlo
con las temperaturas tanto del interior como del exterior del aire.
Se debe procurar tomar simultáneamente las temperaturas de materiales, con
termómetro, cámara térmica y la temperatura del ambiente con el termo-higrómetro. Estas
se pueden tomar al centro de los elementos arquitectónicos en cuestión y anotarlos cada
hora para conocer la variación de los mismos con respecto a la variación de las
temperaturas ambientales.

225
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Diagnóstico. Para presentar los resultados del análisis se deberá realizar por medio de
gráficas, tablas y referencia de croquis o plano de los datos obtenidos, con las horas de
confort y disconfort dentro del edificio en cada espacio.
Los datos del análisis podrán determinar cuánto pueden influir los materiales y sistemas
constructivos para regular el clima del lugar y si estos requieren de algún tratamiento para
mejorar el aislamiento o la ganancia térmica; así mismo se podrán determinar las
necesidades de climatización que requiera de acuerdo a la actividad que se desarrolla o
se pretenda desarrollar.

Ruido. Es necesario el sonómetro que permita conocer los niveles de sonido en decibeles
(dB), de preferencia uno portátil que pueda ser trasladado de un local a otro, para conocer
el aislamiento que generan los materiales y sistemas constructivos en conjunto con la
distribución y ubicación de los locales.
Conocer estas variaciones nos permitirá determinar los locales más propicios para
determinadas actividades, como descanso y concentración en contraste con actividades
de esparcimiento, diversión o actividades que produzcan niveles sonoros más altos.
Los datos se obtendrán cada hora, y habrá que registrarlos en la tabla hecha exprofeso
para esto. Los datos de las mediciones deberán comparar los datos del exterior con los
datos del interior y posteriormente se debe obtener el dato de aislamiento.

Diagnóstico. La presentación de resultados, podrá realizarse en tabla y plano para


conocer los niveles de ruido que pueden prevalecer en cada local del edificio analizado
durante un día normal, lo que permitirá saber qué tipo de actividad puede desarrollarse en
cada local y en el edificio mismo sin ser acondicionado, o las necesidades de
acondicionamiento para alcanzar los niveles deseados de aislamiento acústico.
Dentro de la tabla de registro del ambiente acústico, es preciso anotar bajo qué
condiciones se realizó el estudio, es decir, si las ventanas y puertas se mantuvieron
cerradas o abiertas, de que material son y si tiene alguna característica que deba ser
tomada en cuenta por afectar en el aislamiento acústico, así como las fuentes de ruido de
las que se pretende aislar el local o edificio.
En el diagnostico se deberán describir tanto los resultados de los análisis como su
comparación con los parámetros de comodidad que se han mencionado, los que se
puedan investigar con mayor detalle. De acuerdo a estos se podrán determinar qué tan
adecuados son los espacios para desarrollar las actividades a las que están asignados en
el presente o las actividades que se proponen e incluso determinar cuáles son las
actividades más adecuadas para asignar a cada espacio o al edificio en general.
El número de personas o capacidad de carga de un espacio podrá estar determinado por
la ergonomía del espacio, así como por la capacidad de renovación del aire y el aporte
higro-térmico que estas puedan generar, de acuerdo a la actividad que estén
desarrollando.
La iluminación también dependerá tanto de la posibilidad de iluminar el espacio como de
las necesidades de iluminación que requiera determinada actividad. Como lo será
también en las condiciones de ruido.

Conclusiones
A partir de la revisión e identificación de debilidades en las metodologías de análisis de
edificios de los elementos ambientales como iluminación, ventilación, temperatura,
humedad y ruido dentro de los inmuebles histórico patrimoniales; y bajo la revisión de los
elementos metodológicos del análisis bioclimático, análisis ambiental y de aspectos
ambientales aislados en algunos edificios históricos, se pudieron precisar elementos

226
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

importantes que deben ser tomados en cuenta y que pueden contribuir al conocimiento
del edificio, en cuanto a sus aspectos del ambiente mencionados.
Se determinaron como adecuados los elementos del ambiente antes mencionados por
contribuir al confort físico de los habitantes y a la mejora del aprovechamiento energético
por medio de usos adecuados de los espacios y del edificio mismo, esta condición brinda
los elementos necesarios para que se tomen criterios de intervención que eviten en mayor
medida adecuaciones que propicien el deterioro o transformación de los edificios.

Del desarrollo del análisis. Las pruebas deben realizarse durante periodos donde las
condiciones ambientales puedan ser extremas por alguna razón, ya sean temperaturas
mínimas o máximas del año, condiciones de humedad altas o muy bajas, o la iluminación
natural sea mayormente en el norte o en el sur, o se puedan identificar horas en que el
ruido del exterior pueda ser mayor. O en un caso extremo, donde las condiciones lo
ameriten, los vientos dominantes sean considerables y afecten el uso de las instalaciones
del edificio.
Las mediciones deben poder caracterizar un día típico de la temporada ya identificada, se
deben registrar las cualidades de los materiales y sistemas constructivos que conforman
el edificio para poder establecer criterios de intervención o para mejorar las condiciones
de habitabilidad en cuanto a confort para los habitantes de acuerdo al uso dado al espacio
en cuestión.
Finalmente la función de la metodología es el de proporcionar resultados científicos de los
aspectos ambientales dentro del edificio que permiten:
• Diagnosticar las condiciones ambientales que presenta un edificio en cuanto a
iluminación, ventilación, calor, humedad y ruido, el cual podrá servir para tomar decisiones
importantes en el proyecto de intervención para mejorar las condiciones de confort y
evitar el uso excesivo de energía para su operación.
• Determinar la función más adecuada para cada espacio dentro de un edificio o el
carácter más adecuado para un edificio, de acuerdo a las características ambientales
identificadas.
Es posible que no sea necesario hacer un registro de todo el año; pero sería útil hacer el
ejercicio, de tal manera que los espacios de un edificio podrían presentar variaciones que
pueden ser útiles para el diseño y aprovechamiento de los cambios en el ambiente
interior.
El campo del análisis ambiental se ha ido abordando con mayor interés en viviendas y
materiales de nuevo uso, para la mejoría de la eficiencia energética de los edificios. Sin
embargo la incursión de los análisis ambientales en edificios históricos ha sido poco
abordado, pocas investigaciones se han realizado y en sitios aislados. Las
certificaciones ambientales son una opción pero esta no se ha aplicado ni tiene las
particularidades para evaluar el ambiente bajo las condicionantes de los edificios
históricos. La metodología aplicada presenta diferentes aspectos ambientales y el uso de
parámetros de confort permite conocer el uso más adecuado para el edificio en
condiciones normales y de uso de la energía natural, posterior a este análisis se puede
determinar los requerimientos de climatización que pudieran necesitar los espacios y el
edificio en general, para poder brindar un servicio en un ambiente adecuado.

227
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Importancia de la Química en la Conservación del Patrimonio Cultural Edificado.


Caso de Estudio.

Autores: Dra. Diana Mondeja González,


Dra. Cecilia Valdés Clemente,
Dr. Francisco Corvo Pérez

Resumen

Como parte de las reliquias que atesoran las distintas naciones se encuentra el patrimonio
edificado cuyo valor histórico, cultural y social es significativo. Entre los siglos XVI y XIX
se construyeron en el Centro Histórico de la Ciudad de La Habana, numerosas e
importantes edificaciones con materiales pétreos originarios de la Isla. Estos inmuebles
han experimentado un proceso de deterioro a través del tiempo por la acción de diferentes
agentes químicos, físicos, biológicos y medioambientales, acelerado en la actualidad por
la contaminación generada por las actividades antrópicas. El objetivo del presente trabajo
es exponer la aplicación de la química en la interpretación de los fenómenos de
degradación y recomendar acciones de conservación de los materiales pétreos
empleados en la construcción de las edificaciones antiguas. El caso de estudio que se
presenta es el Convento y Basílica Menor de San Francisco de Asís. Este edificio,
construido casi en su totalidad con piedra caliza de la localidad, data del primer cuarto del
siglo XVII y en los momentos actuales se evidencia, entre otros, el efecto de
contaminantes atmosféricos en el deterioro de las fachadas de la edificación. En la
caracterización del material pétreo (sin y con alteración sobre su superficie,
específicamente, pátinas y costras) se utilizaron técnicas instrumentales de análisis
químico. Los resultados obtenidos hicieron evidente la necesidad de proteger el sustrato
para limitar la acción de los contaminantes sobre el material y extender su vida útil. Esta
acción protectora se alcanza con la utilización de un producto adecuado a las
características del material.

Introducción
La piedra natural es uno de los materiales más utilizado por el hombre en las
construcciones desde la antigüedad1. Por su calidad estética se han empleado diferentes
tipos de piedra aún cuando exhiben una elevada porosidad, por ejemplo la piedra caliza.
Muchas son las edificaciones construidas con este material que aún se mantienen y
forman parte del Patrimonio Cultural Construido.
La alteración de los materiales pétreos es un tema que se atiende desde la antigüedad, ya
que a pesar de su durabilidad, las piedras con el paso del tiempo tienden a deteriorarse.
La Revolución Industrial trajo consigo la emisión a la atmósfera de contaminantes, nuevos
agentes de deterioro del material pétreo2, que si se suman a la acción de las variables
meteorológicas, aceleran su degradación. Tales hechos provocaron el incremento y
sistematización, a partir del siglo XX, de las investigaciones orientadas a la preservación
del Patrimonio Cultural Construido3, labor que constituye un reto ya que enfatiza el papel
de continuar con la salvaguarda del legado cultural.
El objetivo del presente trabajo es exponer la aplicación de la química en la interpretación
de los fenómenos de degradación y recomendar acciones de conservación de los
materiales pétreos empleados en la construcción de las edificaciones antiguas. El caso de
estudio que se presenta es el Convento y Basílica Menor de San Francisco de Asís.

____________________________
1. Cuevas, J. 2002. Esa maravilla de la naturaleza llamada piedra. Revista Cimientos, 4, 32-34.

228
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

2. Prieto-Taboada, N., Ibarrondo, I., Gómez-Laserna, O., Martinez-Arkarazo, I., Olazabal, M.A. and
Madariaga, J. M. 2013. Buildings as repositories of hazardous pollutants of anthropogenic origin. Journal
of Hazardous Materials, 451– 460.
3. Fornaris, E. 2009. Análisis de los deterioros presentes en la piedra de la fachada del Palacio del marqués
de San Felipe y Santiago de Bejucal. Tesis de Maestría, ISPJAE.

Factores que Influyen en la Alteración de la Piedra.


La alteración de la piedra es un proceso natural e irreversible. De ahí que la edificación
construida en piedra experimenta la degradación que le provoca el medio ambiente y los
daños se generan en el transcurso de espacios grandes de tiempo. Sin embargo, las
actividades humanas de la moderna sociedad industrializada, aceleran el deterioro de los
materiales pétreos que se emplean en las edificaciones.
Entre los factores naturales principales se señala el agua (con acción mecánica y como
solvente) y entre los artificiales los contaminantes (CO, SOX, NOx) emitidos a la atmósfera
por las fuentes fijas y móviles. Ambos factores ejercen un efecto mayor sobre la piedra
cuanto mayor sea la porosidad y la superficie de dicho material. La composición y
naturaleza de cada piedra, determinan en gran parte su comportamiento frente a las
agresiones de tipo físico o químico4.
Los factores de alteración que intervienen en el deterioro de los materiales pétreos se
dividen en dos grupos: factores intrínsecos, estrictamente relacionados con la propia
naturaleza de la piedra y con la función que desempeña en el edificio; y factores
extrínsecos, que se derivan de fuentes externas5. Por lo general no se realiza un análisis
individual de los factores que inciden en el deterioro de los materiales pétreos ya que las
alteraciones presentes se asocian a su efecto combinado.
Entre los factores intrínsecos que favorecen el deterioro de las piedras se encuentran
origen, composición, textura, estructura (porosidad, tamaño, forma y distribución de los
poros) e incompatibilidades físicas y químicas. Todas inciden de una forma u otra en las
alteraciones que presenta el material pétreo. Entre las de mayor importancia se citan la
porosidad y la composición química del material.
La composición o naturaleza de las distintas especies químicas y mineralógicas de cada
piedra, determina en magnitud su comportamiento frente a las agresiones de tipo físico o
químico6.
Cada compuesto químico y fase mineralógica presenta distintas susceptibilidades a los
agentes externos siendo, en ocasiones, fácilmente solubles o hidrolizables. Por ejemplo,
la calcita (carbonato de calcio), mineral presente en las piedras calizas, se disuelve
fácilmente en presencia de contaminantes ácidos ya que es de marcada naturaleza
alcalina.
Entre los principales factores externos que intervienen en el deterioro de los materiales
pétreos se encuentra el agua, las variables meteorológicas, la acción antropogénica y la
actividad biológica.
El agua es el agente de mayor incidencia en el deterioro de los materiales ya que
interviene de una forma u otra en todos los procesos de degradación externos e internos
que se presentan7. Por ejemplo, la lluvia erosiona la superficie del material y transporta
contaminantes al interior de la red porosa del sustrato. Pero si esta lluvia es ácida, se
producen las disoluciones parciales o totales del material como resultado de las
reacciones químicas que ocurren entre los contaminantes y los elementos químicos de la
piedra.
El viento sirve como agente de transportación de partículas, aerosoles y contaminantes
gaseosos. Las primeras actúan de abrasivo, transformando físicamente la superficie
pétrea pero también en conjunto con los contaminantes, provocan zonas de alteración
química8.
____________________________
229
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

4. Ibrahim, H. y Kamb, G. 2005. The negative effect of environmental geological conditions of some geo-
archaeological sites of North Coast and Alexandria. Journal Environment Geology, 49, pp. 179-187.
5. Cárdenes, V., Mateos, F. J. y Paradelo, R. 2013. Degradability of building stone: Influence of the porous
network on the rate of dissolution of carbonate and evaporitic rocks. Journal of Cultural Heritage, 14, pp.
89-96.
6. Benavente, D. 2002. Modelización y estimación de la durabilidad de materiales pétreos porosos frente a
la cristalización de sales. Tesis de Doctorado, Universidad de Alicante.
7. Ruedrich, J., Bartelsen, T., Dohrmann, R., Siegesmund, S. 2011. Moisture expansion as a deterioration
factor for sandstone used in buildings. Environment Earth Science, 63, pp. 1545–64.
8. Urosevic, M., Yebra-Rodríguez, A., Sebastián-Pardo, E., Cardell, C. 2012. Black soiling of an architectural
limestone during two-year term exposure to urban air in the city of Granada (Spain). Science of the Total
Environment, 414, pp. 564–575.

Las actividades antropogénicas producen la contaminación atmosférica por gases y


partículas sólidas cuando se emiten a la atmósfera los productos generados en la
combustión de los combustibles fósiles9. Entre los compuestos gaseosos presentes en
áreas urbanas, son de especial significación los compuestos de azufre y de nitrógeno 10.
Las partículas sólidas, de diversa naturaleza y origen, contribuyen a alterar la forma y el
color de los materiales pétreos de las fachadas.
La actividad biológica se pone de manifiesto por acciones químicas y físicas originadas
por el crecimiento sobre la piedra de microorganismos y plantas superiores11.
Lo expuesto con antelación reafirma el criterio de que los factores de alteración no actúan
de manera individual sino de forma combinada en los deterioros que presentan los
materiales pétreos de las edificaciones.

Formas de Alteración de los Materiales Pétreos.


Las modificaciones que experimentan las piedras son variadas y se destacan los cambios
superficiales y la pérdida de material. La erosión y la alveolización son ejemplo de pérdida
de material constructivo que implica una disminución de la masa del material como
consecuencia de los fenómenos físicos, químicos o mecánicos.
Los cambios superficiales son alteraciones que afectan el aspecto exterior de la piedra sin
provocar daños en el material subyacente a la superficie. Se manifiesta por una serie de
deformaciones entre las que se encuentran las pátinas, costras y eflorescencias.
Las pátinas son una capa o película superficial delgada que se forma sobre la superficie
pétrea, produciendo un cambio en su coloración12. Mientras que la costra es una lámina
compacta formada en la parte externa de la piedra producto de una transformación
superficial, cuya naturaleza químico-mineralógica y características físicas, son parcial o
totalmente distintas de las del sustrato pétreo sobre el que se asientan13. En cuanto a la
eflorescencia es una capa o formación de cristales de sales solubles de color
blanquecino, que se forma en la superficie de una piedra porosa atribuible a fenómenos
de migración y evaporación de agua que contiene sales solubles14.
El origen de la piedra, la edad de las construcciones, la orientación de las fachadas, la
altura de los muros, la ubicación de los elementos estructurales, entre otros, propician un
desarrollo desigual de las formas de alteración en los monumentos.
Contaminantes y su Influencia en el Deterioro de la Piedra.
Los contaminantes atmosféricos son con frecuencia responsables del acelerado deterioro
de la piedra en los edificios y monumentos históricos.
En ambientes urbanos, el deterioro de los edificios históricos está fuertemente
influenciado por la presencia de contaminantes gaseosos tales como el dióxido de
carbono (CO2), el dióxido de azufre (SO2) y el dióxido de nitrógeno (NO2).

230
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

____________________________
9. Corvo, F., Reyes, J., Valdés, C. S., Villaseñor, F., Cuesta, O., Aguilar, D. y Quintana, P. 2010. Influence of
Air Pollution and Humidity on Limestone Materials Degradation in Historical Buildings Located in Cities
Under Tropical Coastal Climates. Journal Water, Air, Soil Pollutant, 205, 359-375.
10. CamaitI, M., Bugani, S., Bernardi, E., MorsellI, L. y Matteini, M. 2007. Effects of atmospheric NOx on
biocalcarenite coated with different conservation products. Applied Geochemistry, 22, pp. 1248-1254.
11. Nuhoglu, Y., Oguz, E., Uslu, H., Ozbek, A., Ipekoglu, B., Ocak, I. y Hasenekoglu, I. 2006 The accelerating
effects of the microorganisms on biodeterioration of stone monuments under air pollution and continental-
cold climatic conditions in Erzurum, Turkey. Journal Science of the Total Environment, 364, pp. 272- 283.
12. Krumbein, W. E. 2004. Patina and cultural heritage – a geomicrobiologist’s perspective. Biodeterioration
and its control – biotechnologies in cultural heritage protection and conservation, pp. 40-47.
13. Sanjurjo, J., Alves, C. A. S., VidaL, J. R. y Fernández, D. 2009. Origin of Gypsum-rich Coatings on
Historic Buildings. Water Air SoilPollut, 204, pp. 53–68.
14. Malaga-Starzec, K., Panas, I., Lindqvist, J. E. and Linqvist, O. 2003. Efflorescence on thin sections of
calcareous stones. Journal of Cultural Heritage, 4, pp. 313- 318.

El dióxido de carbono acidifica el agua de lluvia hasta un pH = 5,65 aumentando su poder


disolvente frente a piedras carbonatadas, dando lugar a la formación de bicarbonato
cálcico (Ca (HCO3)2) que es fácilmente soluble15.
CO2 (g) + H2O(l) H++ HCO3
CaCO3 (s) + H2O (l) + CO2 (g) → Ca(HCO3)2(s)
El dióxido de azufre se genera en los procesos de combustión de las fuentes móviles,
plantas eléctricas y refinerías de petróleo. Dicho contaminante es muy soluble y la
presencia de una mínima cantidad de agua es suficiente para oxidarlo a ácido sulfúrico
(H2SO4). El ácido sulfúrico reacciona fácilmente con los materiales calcáreos para formar
yeso (CaSO4.2H2O)16.
2SO2(g) + O2(g) → 2SO3(g)
SO3(g) + H2O(l) → H2SO4(ac)
CaCO3(s) + H2SO4(ac) → CaSO4. 2H2O(s) + CO2(g)
En ambientes urbanos el yeso incorpora a su estructura mineral partículas carbonosas y
metales pesados para formar la llamada costra negra 17.
Con respecto a los óxidos de nitrógeno (NOx) resultan particularmente agresivos por la
facilidad con que se oxidan e hidrolizan, acidificando el agua de lluvia por la formación de
ácido nítrico (HNO3). Estos compuestos pueden ser generados por fuentes naturales o
antropogénicas tales como los procesos de combustión 18.
En presencia de agua, el dióxido de nitrógeno produce ácido nitroso (HNO2) y ácido nítrico
que disuelven los materiales calcáreos por su fuerte acidez.
2NO(g) + O2(g) → 2NO2(g)
2NO2(g) + H2O(l) → HNO3(ac) + HNO2(ac)
El ácido nítrico disuelve la piedra calcárea para producir nitrato de calcio (CaNO3)2:
CaCO3(s) + 2HNO3(ac) → Ca(NO3)2(s) + H2O(l) + CO2(g)
El nitrato de calcio es más soluble que el carbonato de calcio (CaCO3) y si está presente,
es transportado a través de los poros capilares.
Técnicas Instrumentales y Ensayos Analíticos para la Caracterización de los
Materiales Pétreos.

231
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

En las investigaciones que se realizan en la actualidad sobre el deterioro y conservación


de los materiales pétreos, las técnicas instrumentales son imprescindibles para realizar la
caracterización básica de las muestras19. Con pequeñas cantidades de sustrato se
obtiene información valiosa del material, aspecto muy positivo cuando se trata de
investigar las características de muestras provenientes de edificios patrimoniales en
donde las extracciones son limitadas.

____________________________
15. Reyes, J., Corvo, F., Espinosa, Y., Dzul, B., Pérez, T., Valdés, C., Aguilar, D. & Quintana, P. 2011.
Influence of Air Pollution on Degradation of Historic Buildings at the Urban Tropical Atmosphere of San
Francisco de Campeche City, México.
16. Xu, Feigao, Jian Tang, Shixiang Gao. 2010. Characterization and origin of weathering crusts on Kylin
carved-stone, Kylin countryside, Nanjing – A case study. Journal of Cultural Heritage, 11, pp. 228–232.
17. Urosevic, M., Yebra-Rodríguez, A., Sebastián-Pardo, E., Cardell, C. 2012. Black soiling of an architectural
limestone during two-year term exposure to urban air in the city of Granada (Spain). Science of the Total
Environment, 414, pp. 564–575.
18. Massey, S. W.1999. The effects of ozone and NOx on the deterioration of calcareous stone. Journal
Science of the Total Environment Geology, 227, pp. 109-121.
19. Herrera, L. K., Borgne, S. L. and Videla, H. A. 2009. Modern methods for materials characterization and
surface analysis to Study the effects of biodeterioration and Weathering on buildings of cultural heritage.
International Journal of Architectural Heritage, 3, pp. 74–91.

El examen de la superficie y, en ocasiones de microzonas de un material pétreo, es


quizás la forma más adecuada de estudiar su alteración ya que, por lo general, el
deterioro se produce en la superficie, al menos en sus etapas iniciales20. Una
comparación entre muestras con y sin alteración posibilita la demostración de los cambios
químicos que ha experimentado el material en su composición superficial macro y
microquímica en distintas partes del monumento.
Existe una notable diversidad de técnicas fundamentales que se destinan a la
caracterización de materiales, su deterioro y los tratamientos aplicados para su
protección. Sin embargo, debe de plantearse desde un inicio cuáles brindarán la
información necesaria que se requiere del material21.
La metodología que se emplea se caracteriza por el análisis concreto y adecuado de las
formas, agentes y mecanismos de alteración. Además, cada edificación que se investiga
es diferente, por lo que se requiere que se conozcan a fondo los factores condicionantes
de la alterabilidad, que se vincula con su propia naturaleza (composición mineralógica y
textura) y el entorno en que se encuentra ubicado (microambiente). Lo antes expresado
significa que cada edificación proyecta su particularidad. Los conocimientos permitirán, en
la medida de lo posible, limitar el proceso de degradación y evitar daños futuros.
El análisis de los mecanismos de degradación de la piedra encaminan las investigaciones
hacia el desarrollo de métodos para su protección y, en particular, de la acción del agua.
De esta manera con la finalidad de que se proteja la piedra para el incremento de su
durabilidad se utilizan diferentes tipos de recubrimientos que se clasifican como
hidrofugantes, pinturas y consolidantes, de acuerdo con el principio en que se basa su
acción protectora.
La conservación de los materiales pétreos es un proceso delicado y complejo en el que
múltiples variables deben ser valoradas para la identificación de los problemas, definir las
acciones necesarias de conservación y seleccionar los materiales que se utilizarán22.
Caso de Estudio: Convento y Basílica Menor de San Francisco de Asís.
El Convento y Basílica Menor de San Francisco de Asís (Fig. 1) es un antiguo complejo
religioso construido en su mayoría con piedra caliza original de la Isla. Es una de las

232
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

edificaciones emblemáticas ubicadas en el Centro Histórico “La Habana Vieja” y remonta


su fundación al año 1575. Hacia 1719 la antigua fábrica es demolida y sustituida por la
actual edificación (1739)23.
Sin embargo, a partir de 1842, fecha en la que se ponen en vigor las leyes
desamortizadoras de los bienes del clero por el Ministerio de Hacienda español, se
destinó el inmueble a cumplir disímiles funciones públicas23. Por tanto, hasta la actualidad
se han ejecutado severas transformaciones arquitectónicas a lo largo de los siglos pero,
en esencia, mantiene la estructura original que manifiesta sus características como fiel
exponente de la arquitectura religiosa del siglo XVIII y como complejo cultural de
privilegio.

____________________________
20. Martín, A. 1990. Ensayos experiencias de alteración en la conservación de obras de piedra de interés
histórico artístico. España.
21. Martínez Mira, I. y Vilaplana Ortego, E. Dos fragmentos constructivos procedentes de La Torreta - El
Monastil (Elda Alicante): Análisis mediante diferentes técnicas instrumentales (FRX, DRX, FTIR – IR, TG –
ATD, SEM/ EDX). Serie: Excavaciones Arqueológicas Memorias # 5, Alicante, 2010.
22. Ferreira, A. P. y Delgado, J. 2008 Stone consolidation: The role of treatment procedures. Journal of
Cultural Heritage. , 9, pp. 38-53.
23. Taboada, D. (1999). El templo encantado. Revista Opus Habana, III, 3-4, pp. 4-15.

Figura 1. Convento y Basílica Menor de San Francisco de Asís.


Con el incremento de la industrialización, la urbanización y el tráfico automotor de la zona,
los niveles de contaminantes y su deposición sobre la superficie de las paredes de la
edificación, aumentan de forma continua. Este fenómeno trae como consecuencia la
aceleración y el acrecentamiento del deterioro del material pétreo.
Durante el levantamiento de las alteraciones presentes en las fachadas resaltan las
pátinas y las costras, localizadas principalmente estas últimas, en áreas resguardadas de
la lluvia y de la radiación solar. Se destaca también el crecimiento de microorganismos y
plantas superiores.
Con el objetivo de identificar los contaminantes que intervienen en el deterioro del sustrato
pétreo, se efectuó su caracterización (sin y con alteración sobre la superficie,
específicamente, pátinas y costras). Con este fin se utilizaron las técnicas instrumentales
de análisis químico: Microscopía Electrónica de Barrido con Energía Dispersiva de Rayos
X (MEB/EDX) y Difracción de Rayos X (DRX).
Microscopía Electrónica de Barrido con Energía Dispersiva de Rayos X (MEB/EDX).

233
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Esta técnica posibilita observar la morfología externa e interna del material pétreo, así
como determinar su composición química elemental.
En las micrografías de la piedra sin alteración (Fig. 2a) y con formación de pátina sobre su
superficie, se observa la superficie irregular del material en cuya estructura se distinguen
restos de corales característicos de rocas sedimentarias de origen orgánico. Se destaca
además, la elevada porosidad que presenta el material pétreo que sirve de vía para que el
agua y los contaminantes disueltos en ella se difundan por el interior de la piedra, siendo
adsorbidos y absorbidos por el material. Sin embargo, en las superficies pétreas con
costra las imágenes obtenidas revelaron que la superficie es irregular y compacta (Fig.
2b).

Figura 2. Micrografías a 50x y 500x de las muestras sin y con alteración: a) muestra sin
alteración; b) muestra con costra.

Por otra parte, mediante el análisis de Energía Dispersiva de Rayos X se identificó, en las
muestras sin alteración, que el carbono (C), el oxígeno (O) y el calcio (Ca) están
presentes en la composición química elemental de la piedra. Dichos elementos
constituyen el carbonato de calcio, compuesto presente en todas las rocas calizas. En
menor proporción se detectaron el magnesio (Mg) y el silicio (Si) como resultado de los
procesos de formación del material (Fig. 3).

Figura 3. Espectro EDX que identifica la composición química elemental de las muestras
pétreas sin alteración de la edificación.

Con respecto a las muestras con pátina se identificó que en las fachadas Norte y Este,
además del calcio, oxígeno, carbono, silicio y magnesio como componentes principales

234
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

del material pétreo, están presentes el aluminio (Al) y el azufre (S) producto de la
contaminación antropogénica, y el cloro (Cl) que se asocia a la incidencia del aerosol
marino (Fig. 4a). En la fachada Oeste (Fig. 4b) solo se detectan como contaminantes el
aluminio y el azufre.

Figura 4. Espectro EDX de las muestras pétreas con formación de pátinas en su


superficie: a) fachadas hacia la Plaza de San Francisco (Norte) y la Avenida del
Puerto (Este); b) fachada hacia la calle de los Oficios (Oeste).

En las muestras de costra tomadas en la fachada Oeste y en la torre de la edificación,


además de los elementos identificados en la pátina, se encuentran el sodio (Na), el cloro
(Cl) y el hierro (Fe) (Fig. 5). Por lo general, esta alteración cromática es producto de la
reacción del dióxido de azufre (SO2) con el carbonato de calcio (CaCO3) de la piedra y el
mineral que se forma es el yeso (CaSO4·2H2O).
Tanto en las pátinas como en las costras se destaca el elevado porcentaje de azufre, lo
que indica que este contaminante tiene marcada incidencia en su formación. No obstante,
todas las piedras no se sulfatan ya que el proceso depende de sus propiedades
petrofísicas, fundamentalmente porosidad y composición mineralógica.

Figura 5. Espectro EDX de las muestras pétreas con formación de costras en su


superficie.

Análisis por Difracción de Rayos X (DRX).


Mediante esta técnica se realiza la identificación cualitativa de las fases minerales
presentes en el sustrato que se analiza.
En el análisis de difracción de las muestras pétreas de la edificación sin alteración (Fig. 6),
se destaca la calcita como la fase mineral mayoritaria en las muestras y en proporciones

235
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

menores, aragonito y cuarzo. La calcita y el aragonito son fases minerales en las que
aparece el carbonato de calcio (CaCO3) presente en las piedras calizas.

Figura 6. Difractograma representativo de las muestras pétreas del Convento: calcita (C),
aragonito (A), cuarzo (Cz).

Sin embargo, en las muestras con costras (Fig. 7) se identificó que las fases cristalinas
presentes corresponden al yeso (CaSO4.2H2O) y a la calcita (CaCO3) entre las
mayoritarias. Mientras que en menor proporción se presentan el aragonito (CaCO3) y el
cuarzo (SiO2), fases características del sustrato, así como la wedelita (CaC2O4. 2H2O), la
wewelita (CaC2O4.H2O) y el humboldtín (Fe2+(C2O4).2(H2O)), fases que evidencian cómo
la actividad biológica contribuye a la alteración del material; y también la anhidrita (CaSO4)
que al hidratarse, se transforma en yeso.

Figura 7. Difractograma de las costras presentes sobre la superficie pétrea.

La caracterización físico-química realizada mediante técnicas instrumentales, demostró


que los compuestos de azufre son los que mayor incidencia tienen en la formación de
pátinas y costras sobre la superficie exterior de los muros del Convento y Basílica Menor
de San Francisco de Asís. Es por ello que se hace necesaria la aplicación de productos
que protejan al sustrato de la acción de los agentes contaminantes presentes en el
entorno de la edificación.
El éxito del tratamiento a aplicar dependerá de su adecuada selección atendiendo a las
características del material a proteger y a la previa evaluación de la efectividad de su
acción protectora. De esta manera se recupera y extiende la vida útil de la edificación
patrimonial a preservar.

236
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Consideraciones Generales

1. El deterioro de la piedra se ha acelerado dramáticamente en los últimos años debido a


la emisión a la atmósfera de residuos gaseosos provenientes de fuentes móviles y
fijas como resultado del desarrollo urbano-industrial.

2. La alteración que experimentan los materiales pétreos de obras monumentales es en


ocasiones un proceso extremadamente complejo, ya que se involucran muchos y muy
variados factores que, con frecuencia, superponen sus efectos sobre la piedra
provocando problemáticas muy particulares. Desde el punto de vista de los procesos
químicos de alteración, los más importantes resultan, en general, aquellos promovidos
por contaminantes atmosféricos.

3. En el proceso de conservación de los monumentos de piedra es importante la


participación de investigadores de diferentes áreas tales como geología, química,
biología, ingeniería, arquitectura y ciencia de materiales, por lo que representa una
excelente oportunidad para establecer colaboraciones multidisciplinarias.

4. La conservación de nuestra herencia cultural en general, y de la realizada en piedra


en particular, es un reto para los investigadores y también representa una gran
responsabilidad para todos como parte de la sociedad. El legado artístico que ha
perdurado hasta nuestros días es la herencia de las futuras generaciones, que tienen
el mismo derecho que nosotros a recrearse en el arte que el ser humano ha generado

Pié de Figuras
Figura 1. Convento y Basílica Menor de San Francisco de Asís.
Figura 2. Micrografías a 50x y 500x de las muestras sin y con alteración: a) muestra sin
alteración; b) muestra con costra.
Figura 3. Espectro EDX que identifica la composición química elemental de las muestras
pétreas sin alteración de la edificación.

Figura 4. Espectro EDX de las muestras pétreas con formación de pátinas en su


superficie: a) fachadas hacia la Plaza de San Francisco (Norte) y la Avenida del Puerto
(Este); b) fachada hacia la calle de los Oficios (Oeste).

Figura 5. Espectro EDX de las muestras pétreas con formación de costras en su


superficie.

Figura 6. Difractograma representativo de las muestras pétreas del Convento: calcita (C),
aragonito (A), cuarzo (Cz).

Figura 7. Difractograma de las costras presentes sobre la superficie pétre

237
MESA 3.
EVALUACIÓN DE EXPERIENCIAS E
INTERVENCIONES EN ÁMBITOS DEL
PATRIMONIO, DE TIPO: PRAGMÁTICAS,
PROFESIONALES, NO ESPECIALIZADOS Y
ESPECIALIZADAS EN CONSERVACIÓN.
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Historia, reutilización y restauración del Colegio de la Compañía de Jesús en la


ciudad de San Luis Potosí.

Alejandro Galván Arellano y Jesús Villar Rubio


Facultad del Hábitat, Universidad Autónoma de San Luis Potosí, México.

Resumen

La restauración del edificio del antiguo Colegio de la Compañía de Jesús ha sido


trascendente para la historia y la sociedad de San Luis Potosí. Espacio que ha servido
para la formación y educación de sus habitantes con un fuerte valor simbólico, desde su
edificación inicial y en las diferentes etapas que ha tenido a través del tiempo.

En la actualidad, la restauración como instrumento de la historia, está ligada a la cultura y


a la sociedad, por lo tanto tiene un sentido especial, el “cuando” se realiza y el “cómo” se
lleva a cabo. Carlos Chanfón dice que “A través de la restauración, la sociedad alienta el
conocimiento y la conciencia de identidad, conservando y mostrando las pruebas
objetivas que hacen evidentes las características distintivas de ese grupo humano en su
proceso de transformación”.1

Los jesuitas gestores educativos durante el periodo virreinal y los subsecuentes


impulsores a través del tiempo hasta llegar a los universitarios del siglo XXI, han
conservado este importante símbolo. Un proceso de restauración responsable y bien
fundamentado, además de una reutilización adecuada, han permitido la permanencia de
este monumento en la ciudad.

Se presentan, los procesos, teorías y prácticas de su restauración, así como la


reutilización del edificio que dio cabida a nuevas necesidades espaciales, manteniendo un
respeto por los vestigios y su autenticidad, adaptándolo a las exigencias contemporáneas,
aprovechando sus condiciones espaciales.

Introducción

Esta herencia cultural arquitectónica que ahora ocupa la Universidad Autónoma de San
Luis Potosí, se restauró al final del siglo veinte, para conservar la memoria histórica de
uno de los más importantes monumentos de la ciudad. Este espacio ha sido desde las
primeras décadas de su existencia, el más representativo y simbólico para la educación
en San Luis Potosí. Su uso se ha mantenido a través del tiempo, esto es algo
trascendente para la historia de la Universidad y de la ciudad.

La Universidad a través de sus autoridades y comunidad académica, decidieron entrar en


un proceso de transformación, se percataron del deterioro de su sede principal, y
decidieron emprender la restauración del edificio. Esto inició un proceso de planeación y
organización, partiendo de una revisión de antecedentes históricos, la formulación del
proyecto, consulta y exposición de la propuesta y la gestión de recursos para llevarlo a
cabo.

Este conjunto religioso embelleció con su arquitectura la ciudad desde el periodo virreinal,
destaca la Capilla de Loreto que se levantó a principios del siglo XVIII, de la cual, Clara
Bargellini se refiere a ella como la primera portada esculpida que se conserva en toda la
región, del barroco salomónico mexicano. Con la expulsión de los jesuitas (1767) paso a

1
Carlos Chanfón Olmos, Fundamentos Teóricos de la Restauración, p. 292.

238
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

poder del municipio, en 1826 se destinó a Colegio Guadalupano Potosino de educación


secundaria, después fue seminario, luego Instituto Científico, para lo cual se modificó la
fachada y su interior.

Todavía se puede observar el esplendor del conjunto jesuita, con su magnífico patio; de
su origen se conserva toda la planta baja, con sus arcadas en donde se ha rescatado
parte de la pintura mural de bóvedas y arcos, ahora es la sede de gobierno de la
Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

Los procesos fueron congruentes con la teoría y práctica en esta restauración, en la


reutilización del edificio se ha mantenido la vocación educativa. En la intervención se trató
de mantener un respeto por los vestigios y su autenticidad, adaptándolo a las exigencias
contemporáneas, aprovechando sus condiciones espaciales. Los resultados obtenidos,
muestran que en esta institución educativa, fue posible lograr una relación entre la teoría y
la práctica en un proyecto de restauración.

Las etapas históricas del edificio

Las diferentes etapas históricas que ha tenido el edificio del antiguo colegio, han quedado
plasmadas al reutilizar este espacio, primero como Colegio Jesuita, después como
Colegio Guadalupano Josefino, luego como seminario, después como Instituto Científico y
Literario y por último como sede de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

Colegio Jesuita

En las primeras décadas del siglo XVII, San Luis Potosí no tenía el título de ciudad, a
finales del año 1623, el Cabildo -con sede vacante de Michoacán- se dirigía al cura propio
de San Luis Potosí haciéndole saber que se había concedido licencia para la fundación de
un colegio de jesuitas. De la fortuna que dejó el rico minero don Juan de Zavala se
dispuso la cantidad de cincuenta mil pesos para su construcción. Las primeras acciones
se iniciaron en 1624 en unas casas que existían en este lugar, entre las huertas de Juan
Andrada al oriente, y la de Gonzalo Patiño al poniente.

La planta del edificio, un gran rectángulo cuyos lados señalan los corredores de siete
arcos de medio punto y los gruesos muros, se hicieron de tosca obra de mampostería, no
hubo allí ni hay manifestación del arte de la cantería; los robustos pilares de sección
cuadrada debían de sostener bóvedas de media naranja y formarían los corredores o
claustro, en tanto que las salas y celdas tendrían bóvedas de costilla. Esa fue la primitiva
obra del Colegio que aún subsiste, y empezó a mediados del siglo XVII. Aún se conserva
como era la planta baja; se puede considerar como una de las más antiguas
construcciones de la ciudad.

La obra fue realizada por españoles, indios, negros, mestizos y coyotes, según se aprecia
en los documentos de 1698.2 Este colegio, al igual que los demás conjuntos religiosos de
la ciudad, duraron varias décadas en completarse. La construcción duró más de medio
siglo, y fue hasta 1698 que la totalidad arquitectónica del colegio3 ya estaba terminada.
Según el plano que se levantó del edificio en 1855,4 podemos apreciar su arquitectura. De
2
AGN, Jesuitas varios. Caja III-12 Bis. Vol. III-12 Bis. Expediente que corresponde al Colegio de San Luis año
de 1698. (Colegio jesuita); en este expediente hay una descripción de la fábrica del colegio.
3
Ibídem.
4
Aun cuando ese año es muy posterior a la etapa del colegio jesuita, el edificio no había sufrido grandes
modificaciones. Fue hasta 1874 que bajo el gobierno del Gral. Mariano Escobedo, se modificó su fachada y
algunos de sus espacios interiores.

239
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

acuerdo a los análisis que se ha llevado a cabo, se sabe que el colegio llegó a tener:
servicios religiosos externos: templo, coro, sacristía y capilla; así como servicios internos
generales: patio o jardín principal, los comunes (sanitarios), aposentos para los frailes,
refectorio, cocina, aposento rectoral, almacén, ropería del colegio y haciendas, biblioteca,
corredores planta alta, escaleras, capilla interior. Lo principal fueron los espacios
educativos, como el zaguán, aulas de clase, portería y corredores en planta baja. Para el
suministro agro-ganadero se contó con una huerta de grandes dimensiones, corrales,
gallinero y rastro o matadero de animales.

Los espacios se fueron generando gradualmente en el transcurso del siglo XVII, primero
en una sola planta y más tarde, en ese mismo siglo, se integró el primer nivel. El principal
elemento estructurador fue el patio en forma de cuadro, cada lienzo con siete arcos. Para
su momento quizás era el patio más grande de los edificios edificados en la ya entonces
ciudad.5

Este conjunto llegó a ser tan grande en extensión de terreno como el de los agustinos y el
de los franciscanos, no así en sus instalaciones, resultando su fachada principal con la
altura de dos plantas, misma que junto con el templo y capilla se extendían a lo largo de
todo un lado de la antigua plaza, la que con el tiempo y gracias a su presencia, adoptó el
nombre de Plaza de la Compañía de Jesús.

Los corredores y el amplio patio le proporcionaron calidad espacial y tectónica, además


de significado específico y existencial a un recinto educativo. Este espacio no tenía
celdas, sino aposentos, no tenía claustro, sino patio, no tenía pasillos, sino amplios
corredores, características arquitectónicas que lo distinguieron de los otros conjuntos
religiosos. Como colegio tuvo templo y capilla, pero no portal de sacramentos pues no era
convento, sin embargo si hubo un pequeño atrio alrededor del templo y capilla que

Imagen 1. Atrio del templo de La Compañía de Jesús y de la Capilla de Loreto.


Fondo Muniain, Archivo Histórico del estado de San Luis Potosí

5
Galván Arellano Alejandro, EL desarrollo Urbano en la ciudad de San Luis Potosí…” p. 205.

240
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

sobresalía dentro del gran espacio de la plaza.

Con la expulsión de los jesuitas en 1767 se cierra esta etapa del colegio, el conjunto pasó
a manos del ayuntamiento y se destinó a otras actividades.

Imagen 2. Recreación volumétrica del conjunto Jesuita, El Desarrollo Urbano en la


ciudad de San Luis Potosí. Estudios de arquitectura del siglo XVII. Alejandro
Galván Arellano, UASLP, 1998.

Colegio Guadalupano Josefino

El edificio después de haber quedado en el abandono, por fin se arregló para utilizarlo
como Colegio Guadalupano Josefino. El primer gobernador del recién formado Estado de
San Luis Potosí, José Ydelfonso Díaz de León, decidió en 1826, abrir una casa de
estudios para jóvenes, nombrando como rector de este colegio al Dr. Manuel María de
Gorriño y Arduengo. La apertura de los cursos se dio el dos de junio de 1826 en el templo
de La Compañía que la mitra cedió al colegio, dando el discurso inaugural su rector.6El
Colegio Guadalupano Josefino, se encargó de la educación secundaria en el estado. En
1854 cuando la capital potosina se convirtió en sede de un nuevo obispado, se decidió
instalar en este edificio el seminario; por diversos problemas políticos se cerró varias
veces, hasta que el gobernador del estado licenciado Vicente Chico Sein, expidió un
decreto ordenando que el mismo gobierno iba a encargarse de la instrucción secundaria,
recogió el edificio y le dio al colegio el nombre de Instituto Científico y Literario.7

6
Erección de una casa de estudios en la capital del Estado de San Luis Potosí para su juventud, debida a los
extraordinarios esfuerzos de su excelentísimo. Gobernador el Sr. D. José Ydelfonso Díaz de León, México,
Imprenta del Águila, 1826.
7
María Gabriela Torres, Enrique Delgado y Alejandro Gutiérrez, La formación de nuevos ciudadanos en el
Instituto Científico y Literario 1859-1900, San Luis Potosí, UASLP, 2009, pp. 124.

241
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Imagen 3. Plano del Colegio Guadalupano Josefino. Fondo Archivo General de la Nación.

Instituto Científico y Literario

Después de diferentes sucesos y ocupaciones el edificio de la Compañía de Jesús se


destinó con la nueva Constitución Política a Instituto Científico y Literario.

Los colegios estatales llamados institutos científicos y literarios fueron creados en el país
en el siglo XIX, para la difusión y enseñanza de las ciencias modernas, se consolidaron
como verdaderos establecimientos para la enseñanza, orientados por los principios de la
ilustración, de corte positivista y liberal.8La fundación y establecimiento del Instituto
Científico y Literario de San Luis Potosí tiene efecto en 1859 por decreto, aunque el
edificio fue recuperado hasta 1861.

En 1863 el edificio fue tomado por los franceses para utilizarlo como cuartel. No hubo
instrucción secundaria durante los tres años del gobierno de Maximiliano por parte de la
autoridad civil. Después de esta ocupación, en enero de 1867 el gobernador Bustamante
nombró al ingeniero Sebastián Reyes director del Instituto.9

En 1869 el gobernador Carlos Tovar, firmó el plan de estudios y el reglamento de


gobierno del Instituto Científico y Literario de San Luis Potosí, en este reglamento se
habla de la conformación y reglamento de la biblioteca.10 El establecimiento de una
biblioteca pública en el Instituto fue una de las ideas del gobernador Vicente Chico Sein -
aprovechando los libros confiscados a los conventos-, esto no se llevó a efecto hasta
1878 por los conflictos armados. La biblioteca se enriqueció con el proyecto de educación
científica del gobernador Pedro Díez Gutiérrez (1881-1885), quien aparte de ordenar que
se prepararan y ordenaran sus espacios para una importante biblioteca, ordenó la
creación de un museo de historia natural. La biblioteca en 1885 llegó a tener nueve mil
trescientos ochenta ejemplares, en varios idiomas.

8
María Gabriela Torres, Enrique Delgado y Alejandro Gutiérrez, La formación de nuevos ciudadanos en el
Instituto Científico y Literario 1859-1900, San Luis Potosí, UASLP, 2009, pp. 122-123.
9
Ibidem, pp. 127.
10
Ibidem., p. 136.

242
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

El estilo neoclásico se encargó de renovar y modernizar la fisonomía de la ciudad, se


sustituyeron las fachadas barrocas por neoclásicas. Cuando el gobernador del estado fue
el general Mariano Escobedo, el edificio fue arreglado en varias ocasiones, se construyó
la fachada neoclásica con su frontón, tal como hoy la conocemos (1873-1874);
posteriormente se reconstruyeron los corredores del primer piso, “la obra se ejecutó bajo
la vigilancia del entonces director del instituto, doctor Tomás Ortiz de Parada”.11 En 1883
quedó concluido el observatorio meteorológico, se impartían las clases de física,
astronomía y cosmografía.

Imagen 4. Fachada del Instituto Científico y Literario. Centro de Documentación Histórico Rafael
Montejano, UASLP.

En 1885, la legislatura ordenó la construcción de “un departamento para habitación de los


alumnos internos”,12 esto lo confirma el historiador Francisco Pedraza quien nos dice que:
“En 1885 el gobernador Carlos Díez Gutiérrez construyó, especialmente para el internado,
el segundo patio del colegio, donde desde entonces, funcionó hasta el año de 1915 en
que fue definitivamente clausurado con motivo de la Revolución”.13 Este patio se enmarca
dentro de los cánones neoclásicos, visibles en la composición e integración arquitectónica
de sus elementos como columnas, capiteles, molduras y detalles. Este patio lo integran
dieciséis columnas de orden toscano, con pedestales hexagonales, trabajadas en
cantería, sostienen arcos en platabanda (dintel con dovelas y empujes laterales)
característicos en la arquitectura potosina del siglo XIX. Una magnífica portada neoclásica
de orden jónico conecta con el zaguán de acceso y de frente al patio. En mayo de 1885
se inauguraron estos nuevos espacios.

Así el Instituto Científico y Literario contó con biblioteca, museo de historia natural,
observatorio meteorológico, habitaciones para alumnos internos, aulas y oficinas
ofreciendo una instrucción avanzada y moderna a sus alumnos, en el que se formó el
pensamiento potosino.

11
José Alfredo Villegas, Síntesis histórica de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, San Luis Potosí,
UASLP, 2013, p.47.
12
Ibidem., p. 137.
13
Jesús Villar Rubio, “El patio neoclásico del Edificio Central”, en Universitarios Potosinos, año cuatro, número
uno, mayo de 2001, pp. 26-27.

243
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

En el Instituto se han celebrado importantes acontecimientos, como la visita en noviembre


cuatro de 1888 del presidente Porfirio Díaz (quien llegó a la ciudad con la entrada
inaugural del ferrocarril) en el que se le ofreció un baile, “…dos circunstancias
contribuyeron al esplendor de la fiesta: acababa de publicarse el decreto que declaró
presidente al señor Díaz para el periodo 1888-1892, y el 4 de noviembre celebró su
cumpleaños, en vísperas para reelegirse, el señor general don Carlos Díez Gutiérrez,
gobernador del estado”.14

El siglo XX fue el despegue del Instituto las celebraciones del Centenario de la


Independencia Nacional la culminación. Para estas fiestas se colocó un reloj al centro del
frontón de su fachada.

En enero de 1923, el Congreso del Estado, a iniciativa del gobernador Rafael Nieto, elevó
el Instituto a categoría de universidad, otorgándole la autonomía, en ese mismo año. En el
mismo decreto que estableció la Universidad de San Luis Potosí, introdujo el artículo
cuarto en el que le asigna la autonomía. Es así que desde 1923 la Universidad es
autónoma, libre de contratar profesores y manejar sus bienes.15

Universidad Autónoma

La Universidad a parir de su autonomía empezó a crecer, teniendo la secundaria, la


preparatoria y todas las carreras integradas en el mismo edificio, poco a poco se le fueron
agregando entrepisos o edificios nuevos como la Biblioteca y el Auditorio Rafael Nieto,
inaugurados en 1942-abajo la biblioteca y arriba el auditorio-, con acceso por la calle
Álvaro Obregón y con acento art déco, obra del ingeniero Roberto Gómez Fernández.

También se construyó la Escuela de Jurisprudencia obra de los arquitectos Cossío y


Algara en la parte posterior del conjunto, por la calle de Arista. Edificio funcionalista,
inaugurado en 1952. Este edificio también se reutilizó como Radio Universidad en 1985 y
como Centro de Didáctica en 1996. En la actualidad es sede de la División de Difusión
Cultural.

La Universidad recuperó el antiguo edificio que se había construido para biblioteca y se


había cedido en comodato a la Cámara de Comercio Potosina, destinándose el construido
en 1942 a Librería Universitaria.

Reutilización del edificio a través del tiempo

La reutilización ha sido fundamental para la conservación del colegio. La reutilización de


edificios es una práctica muy antigua que se ha venido desarrollando a lo largo de los
años; cuando estos entran en etapa de obsolescencia; las condiciones de la vida, la
tecnología y muchos otros fenómenos los han venido desplazando, pero tienen una gran
capacidad de adaptación.

En la antigüedad la reutilización de edificios se llevaba a cabo sin tener en cuenta su


historia o su carácter, de ahí que se modificaban sin tener consideración alguna, el
colegio jesuita ha sido reutilizado en varias ocasiones y con diversas funciones, entre sus
usos se encuentran el de colegio, cuartel, seminario, universidad y oficinas centrales del
gobierno universitario, nunca perdió su uso original, el de colegio, dedicado a la

14
Primo Feliciano Velázquez, Historia de San Luis Potosí, 3ª ed., México, COLSAN-UASLP, 2004, p. 189.
15
Jesús Villar Rubio, Arquitectura y urbanismo en la ciudad de San Luis Potosí 1918-1967, San Luis Potosí,
UASLP, 2010, p. 65.

244
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

enseñanza, y al final haya sido reutilizado como el espacio sede de la autoridades


universitarias de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

El edificio sufrió transformaciones, pero mantuvo sus principales características. Una de


las mayores transformaciones se llevó a cabo cuando se convirtió en Instituto Científico y
Literario con el cambio de fachada y del cubo de escaleras; posteriormente con la
apertura con arcos deprimidos o en platabanda del corredor del segundo piso. Dar cabida
a lo nuevo en estructuras antiguas, manteniendo un respeto por los vestigios y su
autenticidad permite su conservación. El espacio permaneció cambiando su uso original,
el de colegio y posteriormente el de universidad, dedicado a la enseñanza, al final quedo
como el espacio emblemático y de identidad de la Universidad.

La teoría y la práctica en el proceso de restauración

El objetivo principal de restaurar el edificio fue conservar, revalorar y recuperar, las


características arquitectónicas y valores culturales adquiridos a través de las diferentes
épocas de su historia. La restauración tuvo la finalidad de fomentar la conciencia histórica
y buscar la continuidad cultural de la Universidad y reflejarlas ante la sociedad. Llegó el
momento de restaurar este bien cultural, como lo dice Chanfón: “Se restaura dentro de
una sociedad, cuando sus miembros han alcanzado el grado de conciencia histórica que
exige el avance contemporáneo de las ciencias sociales encabezadas por la historia”.16 La
Universidad entró en un proceso de cambio y de conciencia de identidad, por lo que
consideró el momento oportuno de revalorar este recinto universitario lleno de historia y
regresarle la dignidad que gradualmente se había perdido. Así, entonces cobró sentido la
restauración, no como un acto meramente técnico, sino como un acto consciente de
recuperar valores históricos y transitar a una nueva etapa. La Universidad Autónoma entró
en un proceso de cambio, de transformación, había la necesidad de vincular su identidad
con tan importantes antecedentes históricos. Fortalecer el presente y mirar con nueva
proyección hacia el futuro.

Como entidad académica, donde se cultiva lo humanístico, lo técnico y lo científico, tenía


la responsabilidad de realizar la restauración del edificio con el enfoque y criterios teóricos
que el caso ameritaba. Se formuló un proyecto con sustento teórico y científico, y se trató
de lograr la congruencia con la práctica de las actividades de restauración. Toda la
comunidad universitaria y la sociedad estuvo observando el proceso y hubo que mostrar
métodos y técnicas a seguir, tanto a las autoridades del Instituto Nacional de Antropología
(INAH), como a los miembros de la comunidad universitaria.

Durante el siglo XX observamos que gradualmente se fueron realizando aportaciones en


documentos internacionales que han enriquecido el campo de la restauración
arquitectónica. Partiendo de los principios establecido en la Carta de Atenas, primer
documento a nivel internacional del siglo veinte en esta materia que sentó las bases para
la restauración, luego la Carta del Restauro en 1932, la Carta de Venecia en 1964 en la
que se introdujeron nuevos conceptos, como “el mantenimiento sistemático” y “apoyar
rigurosamente con documentación las intervenciones” entre otras. La Carta Italiana del
Restauro de 1972, que introduce el principio de “reversibilidad”, y la Carta de Nara de
1994, que refuerza también la “autenticidad”, todo fue fortaleciendo el aún en proceso
cuerpo teórico de la restauración arquitectónica. Sin embargo, en México, en la década de
los ochenta, Carlos Chanfón recuerda y enfatiza en sus fundamentos teóricos de la

16
Chanfón Olmos, Carlos, Fundamentos Teóricos, op cit., p. 304.

245
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

restauración “la visión antropológica”, que ya José Villagrán consideraba inherente al valor
social de la misma arquitectura y en la restauración de monumentos, decía: “que en
México ha estado ligada desde finales del periodo virreinal a la noción de monumento y
de cultura.”17

El actual edificio contiene características arquitectónicas que datan de mediados del siglo
XVII, de los siglos XVIII y XIX, y transformaciones hechas en el siglo XX. Cada etapa ha
proporcionado algo al edificio, que nos hace recordar los sucesos acaecidos y la gran
importancia que ha tenido en la cultura de nuestra sociedad. A través del tiempo ha tenido
diversos usos que han provocado alteraciones en sus diferentes espacios y en su sistema
constructivo.

Imagen 5. Portada del Proyecto y Testimonio de la Restauración del Edificio Central de la


Universidad Autónoma de San Luis Potosí, 2003, UASLP.

El criterio principal que se adoptó, fue considerar lo que se ha tomado en otras


propuestas:

[…]Se considera conveniente, respetar los diferentes elementos arquitectónicos


o decorativos que se han ido agregando al conjunto, valorando su coexistencia
con la totalidad, ya que forman parte de la historia del bien cultural. De igual
manera se ha valorado si al retirar algún elemento arquitectónico o decorativo
reciente puede afectar la estabilidad y /o estética de otro elemento más antiguo,
o de la totalidad no se procederá a retirarlo. Para la restauración se ejecutaran
18
como principales actividades […]

El edificio fue diseñado como colegio durante el periodo virreinal, dejando el patio
principal como el elemento estructurante, alrededor del cual se ordenaron los diferentes
espacios, que en algún momento fueron para la enseñanza y vivienda de los frailes.
Como se mencionó anteriormente tuvo varios usos. A través del tiempo se llevaron a cabo

17
Chanfón Olmos, Carlos, Fundamentos Teórico, op cit., p. 36.
18
Galván Arellano Alejandro Et al, Criterios adoptados en el “Proyecto de restauración de San Pedro
Guadalcazar” Documento Inédito. Facultad del Hábitat, Universidad Autónoma de San Luis Potosí. Año 2014.

246
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

diferentes intervenciones, algunas de las cuales causaron serios daños irreversibles, y en


otros casos afectaciones en las que ya no se pudieron recuperar algunos valores
arquitectónicos del edificio En las últimas décadas del siglo XX, su estado de deterioro era
evidente. La humedad del subsuelo, el salitre, malas intervenciones, la contaminación
ambiental, el sobrecargar entrepisos y azoteas entre otros factores degradaban la
dignidad del edificio, causándole alteraciones espaciales y expresivas. Consciente de ello
la rectoría emprendió el proyecto de restauración, herencia de nuestros antepasados.

El proyecto de restauración se planeó, organizó y ejecutó, siguiendo algunos de los


principios teóricos de restauración aún vigentes en la Carta de Venecia de 1964 y en la
Carta del Restauro de 1972, así como las disposiciones normativas del INAH. Con visión
científica y antropológica, el proyecto de restauración fue llevado a cabo por un equipo
interdisciplinario de arquitectos restauradores, ingenieros, restauradores de bienes
muebles, arqueólogos, químicos, alumnos y ex alumnos de la carrera de arquitectura de
la Facultad del Hábitat, así como de otras facultades y universidades. La colaboración de
los arqueólogos del INAH, fue una importante contribución. Los trabajos de restauración
fueron ejecutados por el Departamento de Construcción de la propia universidad.

Imágenes 6, 7. Proceso de restauración del patio. Fotos: Alejandro Galván Arellano.

Imágenes 8 y 9. Proceso de restauración de las bóvedas. Fotos: Alejandro Galván Arellano.

247
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Se podría considerar que parte de lo que enriqueció a la propuesta teórica del proyecto
fue la participación social; dar a conocer el proyecto, previo a la ejecución ponerlo a la
consulta de la comunidad universitaria y a distintos sectores de la sociedad. Así mismo
difundir en los medios de comunicación los resultados obtenidos, así como a expertos
externos a la propia universidad sobre los resultados de las intervenciones.

El interés de las autoridades fue determinante en la gestión, de permisos y la obtención


de recursos financieros, parte importante para obtener resultados satisfactorios y cumplir
los objetivos trazados en el proyecto.

Imagen 10. Periódico Pulso de San Luis, Inician obras de restauración del edificio Central de la
Universidad.

La supervisión fue conducida por arquitectos restauradores e ingenieros pertenecientes a


la Facultad del Hábitat y a la propia universidad. El proyecto de restauración se inició en
1996 y terminó en 1997. En marzo de 1997 se dio inicio a los trabajos de restauración, se
organizaron en varias etapas con el fin de no interrumpir las funciones administrativas
habituales.

Las etapas fueron siete: La primera correspondió a la fachada principal y las dos torres,
ya que eran prioritarias. La segunda correspondió a las fachadas interiores y los pilares
del patio central. La tercera, fueron los corredores, el piso del patio central y la pintura
mural en las bóvedas. Los trabajos de la cuarta etapa, fueron los espacios del antiguo
departamento escolar. Lo correspondiente a la quinta etapa, fueron los espacios de la
antigua Imprenta Universitaria. En la sexta, fueron los espacios del departamento jurídico
y de Información. Por último, fue todo lo correspondiente al auditorio Rafael Nieto, edificio
de construcción moderna (1942) contiguo al segundo patio con acceso por la calle Álvaro
Obregón.

248
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Imagen 11. Patio central después de la restauración. Foto: Alejandro Galván Arellano.

Imagen 12. Patio central después de la restauración. Foto: Alejandro Galván Arellano.

Conclusión

La restauración y recuperación de identidad de este conjunto jesuita, ha sido el resultado


de un equipo de trabajo que cumplió sus objetivos, la normatividad exigida por el Instituto
Nacional de Antropología e Historia en esta materia y la mayoría de los principios
recomendados en documentos internacionales.

Este trabajo fue premiado por el INAHA, por los resultados obtenidos con el proyecto y
por el proceso de restauración. Pero lo más importante es el impacto que ha tenido en la
conciencia de la comunidad universitaria, que ha sido gradualmente asimilado. Algunos
no recordaban la anterior situación y otros reconocieron la diferencia.

Para los expertos participantes que tuvimos en nuestras manos el proyecto y su


ejecución, consideramos que la restauración marcó un antes y un después de este
espacio arquitectónico, coincidente con el proceso de transformación histórico que la
propia comunidad había iniciado. Es decir la universidad dejaba atrás una etapa y
comenzaba una nueva. El edificio se ha cuidado con mucho esmero, y es más apreciado
por todos. Por ello pensamos que cobró sentido restablecer la dignidad a este espacio
con una gran carga y sentido histórico-cultural en congruencia con orden e impulso de los
249
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

nuevos proyectos de fortalecimiento académico que se han emprendido en la universidad


desde su restauración. Prueba de ello es que la Universidad Autónoma de San Luis ocupa
hoy, uno de los primeros lugares de calidad educativa en el ámbito de las universidades
públicas de nuestro país.

Imagen 13. Premio INAH, Francisco de la Maza, al mejor trabajo de restauración arquitectónica, en
el campo de la Consee4rvqación Arquitectónica, 2003.

Imagen 14. Fachada principal, Universidad Autónoma de San Luis Potosí. Foto: Jesús Villar

Bibliografía

Bargellini Clara, Arquitectura de la plata, México, Instituto de Investigaciones Estéticas,


UNAM, 1991

Chanfón Olmos, Carlos, Fundamentos Teóricos de la Restauración, Facultad de


Arquitectura, Universidad Nacional Autónoma de México. México, 3ª. Edición, 1996

250
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Galván Arellano, Alejandro Et al, Testimonio de la Restauración del Edificio Central de la


Universidad Autónoma de San Luis Potosí, “Antiguo Colegio de la Compañía de Jesús.”
Documento inédito. Facultad del Hábitat, Universidad Autónoma de San Luis Potosí,
Septiembre 2003.

Galván Arellano Alejandro, El Desarrollo Urbano en la ciudad de San Luis Potosí.


Estudios de arquitectura del siglo XVII. Coedición del Instituto Nacional de Antropología e
Historia y la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, Editorial Universitaria Potosina,
San Luis Potosí, México. Año 2006.

Galván Arellano Alejandro Et al, Proyecto de restauración de San Pedro Guadalcazar,


Criterios adoptados en el…, Documento Inédito. Facultad del Hábitat, Universidad
Autónoma de San Luis Potosí. Año 2014.

Montejano Aguiñaga Rafael, Guía de la Ciudad de San Luis Potosí, 6ª Ed., San Luis
Potosí, Gobierno del Estado de San Luis Potosí/Academia de Historia, A.C., 1988.

Morales Bocardo, Rafael, El convento de San Francisco de San Luis Potosí Casa
capitular de la provincia de Zacatecas, San Luis Potosí, Archivo Histórico del Estado de
San Luis Potosí, 1997.

Pedraza Montes, José Francisco, Apuntes históricos de la Universidad Autónoma de San


Luis Potosí, San Luis Potosí, Universitaria Potosina, 1986.

Torres, María Gabriela, Enrique Delgado y Alejandro Gutiérrez, La formación de nuevos


ciudadanos en el Instituto Científico y Literario 1859-1900, San Luis Potosí, UASLP, 2009

Velázquez, Primo Feliciano, Historia de San Luis Potosí, 3ª ed., T.III, México, COLSAN-
UASLP, 2004

Villar Rubio, Jesús, “El patio neoclásico del Edificio Central”, en Universitarios Potosinos,
año cuatro, número uno, mayo de 2001, pp. 26-27.

Villar Rubio Jesús, Arquitectura y urbanismo en la ciudad de San Luis Potosí 1918-1967,
San Luis Potosí, UASLP, 2010.

Villegas Galván, José Alfredo, La formación de nuevos ciudadanos en el Instituto


Científico y Literario 1859-1900, San Luis Potosí, UASLP, 2009.

251
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Proyecto de Restauración de la Iglesia de San Antonio de Padua de Soledad.


Una propuesta para la conservación del patrimonio construido en el Caribe
colombiano.

Por: José María Fernández Amarís1


Universidad del Atlántico Colombia

1. Introducción
El presente trabajo se basa en el Proyecto de Restauración de la Iglesia de San
Antonio de Padua, en el municipio de Soledad, en el departamento del Atlántico, en el
Caribe colombiano. Este se inscribe dentro del banco de proyectos ejecutados por el
Grupo de Investigación Taller de la Ciudad – Espacio Urbano, adscrito a la Facultad
de Arquitectura de la Universidad del Atlántico, y se realizó mediante convenio
interinstitucional con la Secretaría Departamental de Cultura y Patrimonio, coordinado
por la Vicerrectoría de Investigación y Extensión a la Comunidad de esta universidad.
El templo se construyó a comienzos del siglo XVIII y se elevó a la categoría de
parroquia en 1743, fecha en que se inicia su datación de archivo, basada en
documentación comprobable. Asimismo, la tradición oral nos permitió comprender en
particular su ubicación dentro del imaginario colectivo local y la memoria urbana, así
como a establecer hipótesis sobre los períodos más oscuros, sin cubrimiento
documental, al igual que a asimilar algunos detalles de la crónica local donde el templo
es protagonista.
El objetivo general de nuestro estudio fue la documentación arquitectónica de la
edificación, como condición previa y concreta a la propuesta de restauración. No
obstante, en el desarrollo de este cometido, surgieron alternativas metodológicas,
disyuntivas históricas, técnicas y problemas teóricos, cuyas implicaciones no hacían
parte del contrato, pero que no podían desecharse por carecer de una utilidad
inmediata. Estas reflexiones, a veces contraproducentes o inoportunas para los
efectos del proceso contractual, son las que queremos compartir con ustedes.

2. Contextualización Histórica
El poblamiento del territorio en el Caribe colombiano durante la época precolombina
denota áreas de influencia de varios grupos étnicos, relativamente bien adaptados al
entorno. La estructura de este poblamiento se vio violentada por la abrupta irrupción
de los conquistadores españoles, que mediante de la expoliación, dislocación y
exterminio de la población originaria, implantaron un esquema de ordenamiento del
territorio distinto, organizándolo —y dicho de manera muy sintética— en ciudades,
villas (para los españoles) y en los llamados ―pueblos de indios‖ (para los indígenas
reducidos). Cartagena funge como el claro ejemplo de ciudad dentro de este esquema;
Mompox, Tolú y San Benito Abad, lo son para las villas. Tubará, Baranoa, Turbaco o
Galapa pueden ser ejemplo de los pueblos de indios.
En el curso de la ocupación y poblamiento del territorio, el esquema se complementó
con los denominados sitios de libres, surgidos espontáneamente por fuera del rígido
modelo de poblamiento que concebía el Estado colonial. En ellos se asentaron
españoles y mestizos, agolpados en los documentos coloniales como ―libres de todos
los colores‖. Con el tiempo, algunos de los sitios de libres se fueron elevando a la
categoría de parroquias e incluso de villas, especialmente aquellos que fungían de
avanzadas en la lucha contra los ―indios bravos‖ o como barrancas, factorías y lugares
de intercambio que apoyaban las rutas comerciales.
Estos sitios difieren de los palenques y retiros integrados por individuos que buscaban
apartarse del control político y religioso del poder colonial y de las élites regionales;
integrados por blancos que huían de la justicia como los desertores de las

1
Arquitecto, Máster en Conservación y rehabilitación del Patrimonio Construido por el Instituto José
Antonio Echevarría de La Habana.

252
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

guarniciones reales o deudores irredentos, indígenas, mestizos y esclavos cimarrones,


estos asentamientos, Denominados también rochelas 2, fueron el origen de varios
municipios de la región y fueron reducidos y obligados a integrarse a ―toque de
campana‖ por las políticas borbónicas de repoblamiento del siglo XVIII, delegadas a
―adelantados‖ como José Fernando de Mier y guerra (1710 – 1780) quien refundó 23
sitios en la provincia de Santa Marta (hoy departamentos del Magdalena y el Cesar);
Antonio de la Torre y Miranda (1734 – 1805), quien a su vez refundó 43 sitios en la
provincia de Cartagena (hoy departamentos de Bolívar, Sucre y Córdoba); el
franciscano Joseph Palacio de La Vega, quien actuó en las áreas de los ríos Sinú y
San Jorge en la provincia de Cartagena (hoy departamentos de Córdoba y Sucre);
asimismo, debe mencionarse la más temprana campaña de Francisco Pérez de
Vargas en el Partido de Tierradentro (hoy departamento del Atlántico)3.

3. Soledad en la actualidad
El municipio de Soledad se levanta sobre la margen occidental del río Magdalena, al
sur del distrito de Barranquilla, exactamente a los 10° 55´ de latitud Norte y 74° 46´ de
longitud Oeste. Su población actual supera los 660.000 habitantes de los cuales el
0.11% es población rural, es decir, que el 99.89% de la población se encuentra
localizada en el casco urbano municipal. De su población, el 0.1% es indígena y el
3.8% es afro descendiente. El 7% de la población es analfabeta y el 24% tiene
necesidades básicas insatisfechas. Las actividades económicas presentes en la
población el 25.5% tiene un tipo de dedicación industrial, el 40.5% comercial, el 33.2%
a los servicios4. Junto con Barranquilla y el municipio de Malambo hace parte de una
de las áreas de conurbación más densas de Colombia (véase el mapa 1).
Su jurisdicción comprende unos 67 km2; en su gran totalidad se extiende sobre
terrenos bajos, de origen aluvial, propensos a inundarse en los períodos de lluvias.
La altura de la cabecera municipal es de 5 metros sobre el nivel del mar. Su clima,
debido a su ubicación geográfica, es cálido (27-28°C) y sujeto al régimen de lluvias y
vientos que caracteriza al Caribe colombiano.

3.1. Orígenes de Soledad


El origen de Soledad se debate entre dos hipótesis, con partidarios y detractores de
cierto renombre. Según la Geografía escrita por el general Juan José Nieto, Soledad
fue fundada hacia 1640 por Melchor Caro, hijo expósito del cura del pueblo de
Malambo. En sus orígenes el sitio fue una ―porquera‖ como confirma la persistencia
del viejo topónimo incluso en mapas de principios del siglo XIX—cuando ya
evidentemente el término había caído en desuso— (véase los mapas 2 y 3).
Las piaras eran uno de los renglones productivos del partido de Tierradentro,
importante para el abasto de Cartagena. Nieto agrega que el avecinamiento de
españoles y en particular de un tal Álvaro de Leyva hizo que el sitio progresara y
fuese, ya en 1743, erigido en parroquia. Este último dato sirve para corroborar el
crecimiento de la población mestiza y ―española‖ desde mediados del siglo XVII. Por
consiguiente, no sorprende que hubiese surgido una ―barranca de Moreno‖, en la
porquera que fundara hacia 1598, el capitán Antonio Moreno de Estupiñán, hecho en
que se basa la segunda hipótesis, apoyada por José Agustín Blanco Barros, con base
documental en la visita practicada por el oidor Juan de Villabona Zubiaurre a la

2
REICHEL DOLMATOFF GERARDO [editado por]. Diario de Viaje del P. Joseph Palacios de la Vega
entre los indios y negros de la provincia de Cartagena, en el Nuevo Reino de Granada. Editorial ABC,
Bogotá, 1955.
3
BLANCO Barros José Agustín. ―Orígenes de Barranquilla y el Norte de Tierradentro‖ Banco de la
República Bogotá, 1987.
4
Proyección 2013 y Censo General de Población, Departamento Administrativo Nacional de
Estadística, (2005).

253
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

encomienda de ―Paluato‖ en Julio de 1610, para residenciar al Capitán Moreno por


sacar indios de la encomienda y hacerlos trabajar en su porquera. Este sitio daría
origen a Soledad, cuya fundación oficial puede que se registre, como dice Nieto, en
1640.
El Diccionario de Alcedo5, publicado en 1788, menciona a Soledad como pueblo de la
―provincia y gobierno de Cartagena en el Nuevo Reino de Granada, situado a la
orilla del Río Grande de la Magdalena, y en la extremidad de la Isla donde está
la Capital [Cartagena]‖.
El texto de Alcedo remarca los límites naturales que tenía por entonces el partido de
Tierradentro, ceñido en sus costados por el canal del Dique, el Magdalena y el Mar
Caribe (mapas 1-4 y 6). Un detalle reparado por José Agustín Blanco Barros, hace ya
unas décadas, cuando advertía que los lindes de Tierradentro llegaban hasta las
goteras de Cartagena, en la parroquia de Santa Catalina6.
En Alcedo, por otra parte, se observa como ya entonces el nombre del sitio de
Soledad está asociado a la región del Bajo Magdalena. Su posición, cercana a la
desembocadura, permitió en gran parte su desarrollo durante el período colonial y el
siglo XIX. Históricamente ha fungido como uno de los puertos auxiliares del amplio
delta del Magdalena y dentro de los itinerarios de la navegación fluvial —desde el siglo
XVI y hasta muy entrado el XIX dominada por esas peculiares embarcaciones que
eran los champanes y los bongos— Soledad resultaba particularmente importante,
como escala necesaria, para la conexión con los caños que conducían a San Juan de
la Ciénaga y al camino de Santa Marta, en la banda oriental del río. (Mapas 2 -6)
Al mismo tiempo, por su cercanía a Barranquilla —y a su puerto satélite de Sabanilla—
Soledad también se beneficiaba de la ruta que conectaba directamente con el Caribe.
Con el advenimiento de la República ello fue todavía más evidente. De hecho, esa ruta
cobró mayor importancia, jalonando el crecimiento de Barranquilla, distrito que desde
finales de la Colonia ya superaba en habitantes a Soledad.
No obstante, Soledad conservó su carácter comercial y continuó sirviendo como punto
para el acopio de algunos productos de exportación, conocidos generalmente como
―frutos del país‖. Entre éstos, se destacaban algunos de origen silvícola como el palo
de mora y otras cortezas para tintes. Se producía asimismo algodón y algunos tejidos
que junto con pescado seco, maíz e incluso cueros completaban las cargas que
Soledad remitía a Barranquilla y otros puertos del Magdalena.
El panorama económico anteriormente descrito da cuenta del comercio que Soledad
sostenía en la desembocadura del río. Un hecho que explica cómo en la parroquia, a
principios del Siglo XIX aún residía un activo núcleo de comerciantes con intereses a
ambos lados del Magdalena.
Juan José Nieto, todavía en 1839, recalcaba que Soledad siempre tuvo ―bastantes
capitalistas, que se han tenido por originarios de familias distinguidas‖7. De hecho,
durante los años de la Independencia Soledad resultaba bastante atractiva como para
que se radicaran en ella John Glenn y Santiago Duncan, dos comerciantes extranjeros
implicados en la política local.
Las casas de este grupo de comerciantes denotaban cierto nivel de prosperidad al
tiempo que contrastaban con las construcciones pajizas y de bahareque que
predominaban en la región. De ello da cuenta la Geografía de Montenegro8, hacia la
década de 1830, cuando menciona la casa de otro notable comerciante, Pedro Juan

5
Antonio de Alcedo, Diccionario Geográfico Histórico de las Indias Occidentales o América, Imprenta
de Manuel González, Madrid, 1788, tomo IV, p. 568.
6
BLANCO Barrios José Agustín, ―El censo del Departamento del Atlántico (Partido de Tierradentro) en
1777‖, Boletín de la Sociedad geográfica de Colombia, vol. XXVII, N°104, 1972, p. 292.
7
NIETO, Juan José Geografía Histórica, Estadística y Local de la Provincia de Cartagena Republica de
la Nueva Granada, descrita por cantones, Imprenta de Eduardo Hernández, Cartagena, 1839, pp. 96-97.
8
MONTENEGRO Colón Feliciano, Geografía General para el Uso de la Juventud de Venezuela, Imprenta
de A. Damirón, Caracas, tomo III, p. 569.

254
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Visbal. En esa casa se alojó Bolívar antes de continuar su viaje a Santa Marta donde
finalmente moriría. Este edificio es hoy el Museo Bolivariano de Soledad y ha sido
declarado Bien de interés Cultural Nacional.
Por Nieto también se conoce que en 1839 existían aún las ruinas de un ―palacio
Episcopal‖ que no se terminó de construir, que finalmente pasó a manos de
particulares que lo rehabilitaron y que andando el tiempo volvió a su estado de
deterioro (hoy ruinas de la Casa Domínguez). Una referencia, no obstante, importante
para sopesar el grado de urbanidad que adornaba a los notables soledeños de la
primera mitad del siglo XIX.
Todavía en 1850, el coronel Joaquín Acosta se siente obligado a escribir algunos
elogios sobre la plaza arbolada de Soledad9. Desde el 8 de marzo de 1813 se le había
concedido el título de villa con el nombre de Soledad de Colombia, fecha desde la cual
ostenta el título de municipio. En 1824 se le designó cabecera del tercer cantón de la
provincia de Cartagena.10

4. Arquitectura

En la región caribe, las principales muestras de arquitectura civil, religiosa y militar de


este período se concentran en Cartagena y Mompox. La primera, desde el siglo XVI
sin duda, se consideró la principal ciudad del Caribe meridional español. La segunda,
por su condición de villa sujeta a la jurisdicción de Cartagena, llegó hacia el siglo XVIII
a convertirse en un pujante centro comercial, entre otras razones gracias al
contrabando.
La arquitectura de este período, en menor medida, se puede apreciar también en
Santa Marta y Riohacha, ciudades estas últimas cabeza de gobierno durante la
Colonia.
En el antiguo partido de Tierradentro —cuya jurisdicción comprendía al actual
departamento del Atlántico y una franja del norte de Bolívar— la arquitectura colonial
ha dejado escasas muestras de importancia. Ello se debe en parte, a la relativa
cercanía de Cartagena, cuya centralidad acaparaba los recursos de sus zonas
aledañas.
Asimismo, el poblamiento disperso que caracterizó a la región contribuyó a que no
prosperan núcleos de alguna densidad donde se evidenciara una arquitectura de
―mampostería‖ o de ―cal y canto‖.
En ese sentido, Soledad y su templo de San Antonio de Padua constituyen una
notable excepción en el contexto regional.

5. La iglesia de San Antonio de Padua

El templo parroquial de San Antonio de Padua, fue declarado Bien de Interés Cultural
de carácter nacional por medio de la Ley 532 de 1991 y es la única iglesia del período
colonial que se conserva en un estado cercano al original, sin modificaciones
esenciales, en el departamento del Atlántico.

5.1. Efemérides principales del edificio


.
 En el año de 1743 un grupo de personas establecidas en Soledad,
representados por el alcalde, simultaneo, de Soledad y de Barranquilla; don
Esteban Francisco Pérez de Vargas y el representante de Justicia Mayor del
partido de Tierradentro, don Andrés Mauricio Idelfonso de Madariaga, conde
de Pestagua, solicitaron formalmente al cabildo eclesiástico de Cartagena y al

9
[ACOSTA Joaquín], Itinerario descriptivo del Magdalena al uso de los viajeros en el vapor, precedido de
un almanaque para 1851, Imprenta ―El Día‖, Bogotá, 1850, p. 5.
10
FERNANDEZ Villa Alfonso. ―Contexto histórico del Municipio de Soledad‖.

255
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Virrey Rafael de Eslava, que el sitio de Soledad se elevara a parroquia,


propuesta que fue apoyada por el gobernador de Cartagena de Indias, don
Ignacio de Sala; desde entonces se conserva esta categoría.
El mencionado conde de Pestagua donó la imagen de madera tallada de San
Antonio de Padua —con la cual se encabeza actualmente la procesión del
Santo Patrono— y la campana mayor, que se conserva sin badajo y que se
encuentra ubicada en la torre sur; este personaje donó también el cáliz, los
ornamentos, la reliquia de la falanguita de San Antonio y el retablo barroco
churrigueresco de madera cubierta en chapilla oro que constituye altar mayor,
recientemente restaurado por el Ministerio de Cultura.
 En el año de 1852 se reconstruye el templo y se le agrega la torre norte o torre
del reloj, siendo alcalde don Esteban José Donado, en obras adelantadas por
el arquitecto italiano Bartolomé Ubessi.
 En el año de 1874, la parroquia es incorporada a la Diócesis de Santa Marta,
 En 1882 es separada de la diócesis de Santa Marta y agregada nuevamente a
la de Cartagena.
 En 1896 se colocan las campanas en la torre sur. y
 En 1906 se instala el reloj público en la torre norte del templo.
 En 1909 fueron demolidos cuatro de los siete altares barrocos ubicados sobre
las naves laterales, y en 1910 se colocaron las estaciones del vía crucis en las
columnas del templo.
 El 18 de junio de 1943, la Asamblea del Atlántico ordena una inversión para la
reparación del templo parroquial, pero sólo hasta el año de 1945, mediante la
ordenanza 40 de ese año, se asigna realmente una partida para el arreglo de
éste
 El 15 de marzo de 1959 se derrumbó parte de la cubierta y las columnas de la
nave norte, lo cual obligó a suspender actividades hasta el mes de agosto de
1960. En 1962 concluyeron los trabajos de reconstrucción adelantados por los
escultores españoles Juan Manuel López y Gonzalo Berroquet.
 En el año de 1968 es demolido el presbiterio y cambiado totalmente, y se
construye el actual altar en piedra de mármol, de acuerdo a la liturgia del
Concilio Vaticano II.11

6. Características

La planta del templo se adscribe a una tipología característica de la arquitectura


colonial española, con tres naves y torres flanqueantes, sin transepto, con un cimborrio
sobre el presbiterio, sostenido en cuatro columnas formando un cuadrado, en las que
se apoyan cuatro arcos torales, con pechinas que soportan la base cuadrada del
tambor cilíndrico, cubierto con una cúpula de medio punto, que remata en una linterna,
que junto con los óculos del cilindro, producen una iluminación atractiva sobre el altar
mayor, conduciendo la dinámica del espacio en forma lineal del acceso al altar mayor
(Figura Nº 7).
La nave central es más alta y más ancha que las naves laterales, que rematan en
altares laterales. La misma remata con el retablo barroco recubierto en hojilla de oro,
antes mencionado, rodeado por un deambulatorio más bajo, que conserva su cubierta
original en azotea de vigas recias, viguetas y ladrillo militar. Detrás del altar mayor con
ocasión de la restauración del retablo, se descubrió sobre el muro testero, una pintura
mural de 4.60 m por 7.60 m de ancho, representando una escena religiosa, ilegible por
los daños y por los remiendos en argamasa, mortero de cemento y diversas pinturas
que la cubren, pero pueden apreciarse en ella algunos rostros, decoraciones

11
ALVAREZ Ginez Celia. Plan de manejo arqueológico para la Restauración de la iglesia de San Antonio
de Padua.

256
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

fitomorfas, nubes y unas cortinas sostenidas por personajes con aureolas, realizados
al temple por algún autor anónimo del S XVIII (Figura Nº8).
El sistema constructivo parte de una base en concreto ciclópeo realizado con piedras
de tamaño y naturaleza variable aglomeradas con argamasa, que en algunas partes
conforma el inicio de muros, hasta .60m de altura. Sobre esta base se levantan los
muros de ladrillo cocido de .35 m. a .60 m de espesor, en varios aparejos, pegados
con mortero de cal y enlucidos en este material12.
El soporte de las naves son pilares de ladrillo cilíndricos, construidos con piezas
moldeadas para integrarse en forma de circunferencia, levantados sobre pedestales
cuadrados, todo pañetado con argamasa. Tanto en los muros internos como externos
se muestran molduras decorativas moldeadas en mortero de cal. Estos pilares
terminan en capiteles toscanos (Figura Nº9).
La iluminación natural de la iglesia se da a través de las naves laterales, por grandes
ventanas coloniales de reja, de cuatro cuerpos, con bolillos torneados y cuatro hojas
entableradas, rodeadas por un alfiz (Figura 10), se complementa con persianas de
cemento, que reemplazaron a los óculos originales, sobre el muro sobresaliente de la
nave central.
Las puertas son de tabla vertical, colocada al tope, sin amachimbre ni molduras.
La tradición describe la cubierta original de la nave central, en bóvedas de ladrillo, que
una vez colapsada fue reemplazada por una de teja española sobre un artesonado de
madera, con tirantes y harneruelo, de la cual sí hay memoria en la tradición, que
desapareció con el desplome parcial del techo, para dar paso a una cubierta en placa
ondulada de fibrocemento y a unas vigas de hormigón armado que dañan la unidad
del espacio (Figura Nº11). Para ocultar ésta obra espuria se construyó un cielo raso de
pésima presentación, que el proyecto asume retirar. Las naves laterales estuvieron
techadas con una azotea plana construida con vigas, correas y ladrillo militar, tal como
la que hoy cubre el ambulatorio que aloja la sacristía, pero que por su deterioro se
colocaron losas de hormigón armado. Nuestro proyecto plantea el retiro de la cubierta
de la nave central y la construcción de una cubierta en teja de cañón con estructura a
par y nudillo, apoyada en estribos de madera recia, con tirantes y canecillos (Figura
Nº 12).
La fachada principal es simétrica, dividida en tres cuerpos separados por columnas
exentas, en sentido vertical y por cornisas y molduras horizontalmente. El eje del
edificio coincide con la puerta principal, un portón en arco romano de tabla vertical
roblonado, rodeado por dos pilastras toscanas y coronado con una moldura saliente en
arco. Este sistema a su vez es flanqueado por dos columnas ―in antae‖ de mayor
altura, que terminan en la cornisa, por medio de ábacos prismáticos.
El cuerpo se prolonga a un segundo nivel, con dos columnillas exentas que terminan
en un segundo nivel de moldura horizontal y entre el paño así delimitado aparece un
pequeño rosetón calado.
Sobre esta segunda cornisa se levanta un ático central en forma de arco conopial
escoltado por dos pináculos cónicos desde donde baja a la moldura formando
escotaduras coronadas con otros pináculos de la misma forma (Figura Nº13).
Los otros dos cuerpos configuran las dos torres laterales, la derecha que funge como
campanario y la izquierda, de construcción más reciente que es tradicionalmente
llamada, la torre del reloj. Comienzan con una base cuadrada, aristada con pilastras
exentas que llegan hasta el primer nivel de la cornisa y presentan hornacinas que
alojan una imagen, el segundo cuerpo va al segundo nivel delimitado por una
segunda moldura que presenta un óculo y el tercer cuerpo es octogonal, sin columnas
o pilastras decorativas, asimismo tiene un óculo, remata en otra cornisa y sobre ella
una cúpula octogonal, que termina en un pináculo similar a los delo frontispicio central.

12
BARRAZA Camacho Francisco Arturo ―Investigación, análisis de muros y cimentación existentes –
calas estratigráficas y apiques‖ Iglesia de San Antonio de Padua.

257
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Las fachadas laterales presentan tres ventanas de reja jambadas y una puerta de tabla
vertical, con postigos y con portada de ladrillo figurando las columnas toscanas que
caracterizan toda la edificación (Figura Nº 14).
Los pisos son de mármol blanco y gris ajedrezado y debajo de la plantilla delgada que
le sirve como base se encuentran muchas bóvedas u osarios cuyas lápidas, en algún
momento, se colocaron sobre las paredes (Figura Nº 15), creando un problema de
identificación de los restos que hace imposible su remoción sin entrar en conflicto con
la comunidad.
El coro, originalmente construido en madera colapsó en un momento relativamente
reciente, que no se pudo precisar, pero en la tradición oral, recopilada por la cronista
Adonai Moreno de Alba, se da cuenta de su existencia. Su cuerpo central se
reconstruyó en hormigón armado, con balaustrada de cemento, no así los tramos
ubicados sobre las naves laterales que no existen en la actualidad, por lo tanto no se
puede acceder a él desde la torre.13

6.1. Estado de la construcción.

La iglesia se encuentra en avanzado estado de deterioro, debido a la falta de


mantenimiento adecuado, pero más que todo, a intervenciones sin ánimo de
conservación y a la falta de un plan de manejo preventivo.
La investigación y análisis de los muros y la cimentación, calas estratigráficas
superficiales, profundas y apiques realizados por el Arquitecto Restaurador Francisco
Arturo Barraza se efectuaron para determinar el estado actual de la cimentación y los
muros, los sistemas constructivos utilizados y los tipos de materiales empleados en su
fabricación, y el estado general de estos; se realizaron a través de una serie de
apiques y calas en los elementos que los constituyen, en el menor número de
exploraciones aceptables con el criterio de no generar lesiones adicionales a la
edificación, aprovechando las zonas que permiten obtener información de los sistemas
constructivos, materiales y estado de conservación de los elementos sin necesidad de
afectar su integridad.
Este informe se sustenta en pruebas que se realizaron por diferentes métodos de
exploración física en muros y cimentación.
En la mayoría de las capas en las calas superficiales predomina el vinilo blanco como
recubrimiento, pero en otras capas también se encontraron materiales imprimantes y
pintura a base de cal.
Los pañetes en algunas partes fueron realizados en mortero de cemento y en otras en
argamasa de diferente espesor, sobre todo en el levante en cal y canto que puede
llegar a 0.10m14.
El levante de muros se presenta principalmente en ladrillo cerámico (tolete de 0.19
hasta 0.30 x 0.14 hasta 0.16 x 0.06m) con mortero de pega de uno a tres centímetros,
pero en la zona baja y en la parte más antigua el sistema constructivo es de cal y
canto, caracterizándose por piedras de grandes dimensiones (aproximadamente 12 a
20 cm de lado).
La exploración de los cimientos consistió en la ejecución de 6 (Seis) apiques,
distribuidos en el área de estudio, con el objeto de conocer el estado en que se
encuentra la cimentación, profundidad, diferentes tipos de materiales que la
componen, depósitos existentes; y generar la documentación necesaria para tomar los
correctivos necesarios para proteger el monumento (Figura Nº 16).
Los muros de carga están soportados en una cimentación superficial corrida, con
profundidad promedio de 1,00 m, sin embargo, en algunos muros encontramos
cimientos que no superan los 40 cm.

13
MORENO de Alba Adonai – ―Tradición oral sobre la iglesia de san Antonio de Padua – Soledad.
14
Ver documento ―12. Análisis de muros y cimentaciones existentes. Calas y apiques‖.

258
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Hacia el interior de la iglesia se realizaron pocos apiques por estar el subsuelo


ocupado por bóvedas funerarias que no se debían profanar (Figura Nº 17).
La cimentación está efectuada en cal, ladrillo de arcilla cocida de 0,06m x 0,145m x
0,30 m, retales de ladrillo (cascote) y piedra.
Tanto el terreno donde se asienta la iglesia San Antonio de Padua como los cimientos
presentan un estado de solidez inobjetable, sin embargo en los apiques que se
realizaron en la cimentación se encuentra que ella es poco profunda en algunos
puntos, sin embargo no se puede plantear la profundización de esas cimentaciones
poniendo en peligro toda la estructura con base en la idea de que quizá en algún
momento podrían fallar.
Igualmente producir amarres mediante vigas de concreto en el subsuelo podría
primero poner en grave peligro la estabilidad del edificio en la etapa de las
excavaciones y segundo produciría un desastre en la conservación de patrimonio
arqueológico por la remoción de todas las bóvedas que están en el piso de la iglesia.
Por otra parte la adaptación a la norma NSR-10 implicaría trasladar provisionalmente
todos esos restos, efectuar la obra de reforzamiento estructural y posteriormente
regresarlos a su lugar, lo cual sería desde el punto de vista económico y temporal
prácticamente imposible.
En la obra de mampostería se presentan detalles realmente interesantes como el
levante de columnas y pedestales realizados en ladrillo moldeados para el efecto de
tal manera que los detalles no se forman modelando el pañete, sino desde la misma
mampostería.
El templo está pañetado originalmente en mortero de cal pero en la larga historia de
reparaciones que ha sufrido, en algunos puntos se ha cambiado el pañete por mortero
de cemento. Éste cambio produce que se aumenten las lesiones porque la retracción
que hace el cemento al fraguar expande y profundiza la patología.
El piso está compuesto por piezas de mármol blanco y gris ajedrezado, combinadas
con baldosas de cemento blanco de 20 x 20 cm, baldosas de granito y en algunas
partes se ha usado el cemento afinado.
Las piezas de mármol se presentan muy fracturadas en algunos sectores, lo mismo
que la baldosa de cemento blanco.
Al exterior el piso fue de tableta cerámica, pero hacia los años 80 se hizo un contrato
para recubrir todo el atrio de ladrillo tablón vitrificado (Figura Nº 18), con juntas
terminadas con granito lavado, muy reducidas, lo cual no permite que el piso realice su
función higroscópica dejando salir el agua acumulada, en consecuencia el único punto
de salida que tiene la humedad son las paredes que se presentan carbonatadas en su
base, con eflorescencias y presencia normal de líquenes (Figura Nº 19).
Los ornamentos de fachada se realizan en ladrillo, muchas veces dándole formas
especiales como se aprecia en las pilastras, mientras que otros se han figurado en
mortero como en el caso de los pináculos que se encuentran sumamente
carbonatados (Figura Nº 20).

7. Proyecto de Intervención

De acuerdo a la valoración expuesta, siendo la única iglesia colonial en un estado


aceptable de conservación en el departamento del Atlántico y teniendo en cuenta su
valor histórico, estético y simbólico, lo único que se puede proponer en la iglesia es un
proyecto de restauración, ubicando el templo en su estado de máximo esplendor,
dentro de las tradiciones, fiel a la imagen colectiva que conserva la memoria urbana.
Para esto, nuestra propuesta se basa en el más estricto respeto al edificio, ejecutando
el menor número posible de acciones que pudieran alterar su valor testimonial, sin
pretender adscribirlo en sentido estricto a la arquitectura colonial de las grandes
ciudades del Caribe, buscando unidad estilística, teniendo en cuenta el gran número
de intervenciones que ha sufrido y su origen como arquitectura provincial, sin las
calidades de las iglesias construidas en las principales ciudades de la región.

259
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Se conservan así mismo modificaciones posteriores cuando no se pudo establecer el


estado original o cuando su recuperación implicaría poner en peligro la estabilidad del
edificio, o cuyos costos estarían rebasando las posibilidades presupuestales, como en
el caso de los techos de las naves laterales.
El estado de la cimentación y la estabilidad que ha mostrado la iglesia en su historia
reciente, permite que conceptuemos que la cimentación se puede mantener en su
estado actual, transformando la estructura únicamente en la parte superior de la nave
central, en razón de que no corresponde a la época de construcción y al estilo del
monumento, pero cambiando por completo los criterios estructurales (Figura Nº 21).
Por tanto la cubierta se reconstruye con una estructura a par y nudillo con sobrepares,
tirantes dobles, y canecillos. Encima del entablado se fundirá una plaquita de concreto
con malla electro soldada. Todo este sistema se colocará sobre una viga corona
fundida en concreto reforzado, que da la vuelta al vaso de muros de la nave principal.
El coro original, construido en madera perdió las dos secciones que estaban sobre las
naves laterales, y fue reconstruido en hormigón armado con una balaustrada de
cemento. El proyecto propone conservar esta parte central y complementar en madera
los dos laterales, permitiendo un acceso al coro desde la torre sur (Figura Nº 22).
En la reconstrucción del muro que está sobre la viga corona se reemplazarán las
persianas de cemento que hoy sirven de iluminación y ventilación a la nave principal
por los óculos que originalmente tuvo la iglesia (Figura Nº 23).
Toda la carpintería en madera; diversas puertas y ventanas serán desmontadas,
reparadas, inmunizadas y pintadas antes de ser reinstaladas. De igual manera, la
herrería presente será restaurada y protegida por medio de agentes anticorrosivos.

260
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

IMÁGENES

Fuente: OCHA - UnitedNations Office fortheCoordination of HumanitarianAffairs;


http://www.zonu.com/images/0X0/2011-08-19-14357/Mapa-fisico-del-Atlantico.jpg,
consulta del 4 de diciembre de 2013. La ubicación de Soledad se indica
aproximadamente en el recuadro negro.

261
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

MAPA Nº 1

Nota: Detalle del mapa de Thomas Jefferys, ―Composite West India‖(1788).Se observa
el sitio de ―la Porquera‖, a poca distancia de la ―Barranquilla‖, sobre un caño del
Magdalena. En el margen opuesto los caños que conducen a la Ciénaga Grande de
Santa Marta. En la parte superior, en el margen occidental del río se aprecia el sitio de
Sabanilla y la guardia que había destacada allí. La Porquera hacía parte del camino
real que de la ribera del Magdalena conducía a Cartagena.
Fuente: Thomas Jefferys, ―Composite West India‖, The West India Atlas: Or a
Compendious of the West Indies, Sawyer and Bennet, Londres, 1788, p. 1Al. 17,
disponible en David Rumsey Historical Map Collection, en
http://www.davidrumsey.com.Escala 1:1.560.000.

262
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

MAPA Nº 2

Detalle del mapa de Aaron Arrowsmith (1814). Persiste el topónimo antiguo de


―Porquera‖ y se indican los pueblos del camino real que conducía a Cartagena.
Asimismo, puede verse el sistema de caños que irrigan la banda oriental del
Magdalena y que conectan al pueblo de la Ciénaga, inicio del camino de Santa Marta.

263
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

MAPA Nº 3

Detalle del Mapa de Willen Janzoon Blaeu (GuiljelmusBlaeuw), ―Terra Firma et Novum
Regnum Granatense et Popayan‖, inserto en el Atlas Van der Hagen, Koninklijke
Bibliotheek, La Haya, (1630), tamaño del original 37 x 48 cm.

264
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

MAPA Nº 4

Detalle del ―Plano Geographico Que comprehende la costa de la Provincia de Sta.


Marta…‖ (1792). En el recuadro ampliado puede leerse ―Hazienda de Ganado del
Conde de Pestagua‖ y ―Tierras del Conde de Pestagua‖, y en particular la hacienda de
Rompedero de [Pestagua] en la margen opuesta a Soledad. La ribera oriental del río
aparece ya poblada con las parroquias de Sitionuevo, Remolino y Guáimaro; más
retiradas aparecen varios ―pueblos de indios‖ reducidos: Pedraza y Fundación. A
Malambo, en la margen occidental, no se le aplica esta convención.
Fuente: Mauricio de Bolíbar, ―Plano Geographico Que comprehende la costa de la
Provincia de Sta. Marta sus Ciénagas, Caños y Ríos, como así bien el curso del gran
Río de la Magdalena desde la Villa de Mompos y hasta el Mar, con anotación de las
Poblaciones que caen a orillas pertenecientes a las dos Provs. de Sta. Marta y
Cartaga‖, 1792, Museo Naval (Madrid), Signatura28-B-9, Escala [ca. 1:600600], 20
leguas castellanas [= 18'5 cm], carta náutica manuscrita, coloreada con tinta china,
tamaño 75'8 x 53'4 cm.

265
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

MAPA Nº 5

Nota: Detalle del mapa de Juan López (1787), según indicaciones de Antonio de la
Torre y Miranda. Se aprecia la condición de Soledad de ―parroquia antigua‖ (es decir
no refundada ni reubicada), distanciada del sitio de la ―Porquera‖. Asimismo, se
aprecia el camino real a Cartagena y la ruta fluvial que conduce a la ―Punta de
Sabanilla‖. Se aprecian bien las islas y caños que entonces conformaban el delta del
Magdalena. Al sur se observa las Barrancas ―nueva y vieja‖ cerca al punto donde el
Dique recibe las aguas del Magdalena.
Fuente: Juan López, ―Mapa Geográfico de la provincia de Cartagena‖, s. l., 1787,
Museo Naval (Madrid), Signatura: 27-D-11, Escala [ca.1:865800], tamaño 32 x 41 cm.

266
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura Nº 7

Figura Nº 8

267
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura Nº 9

Figura Nº 10

268
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura Nº 11

Figura Nº 12

269
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura Nº 13

270
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura Nº 14

271
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura Nº 15

Figura Nº 16

272
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura Nº 17

Figura Nº 18
273
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura Nº 19

Figura Nº 20

274
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura Nº 21

Figura Nº22

275
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura Nº 23

276
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Figura Nº 24

277
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

BIBLIOGRAFIA Y FUENTES

Fuentes de Archivo

Archivo General de la Nación. Sección República. Fondo Gobernaciones -Cartagena-,


tomo 48, rollo 116.
Biblioteca Luis Ángel Arango, Sala de Libros Raros y Manuscritos, MSS 562,
documentos 268 y 269.

Fuentes Hemerográficas:

Ucrós, Vicente. ―Cuadro de la Provincia presentado por el Sr. Gobernador a la Cámara


en su cuarta reunión ordinaria‖, Cartagena, 15 de septiembre de 1830, en Biblioteca
Luis Ángel Arango, Hemeroteca, Constitucional de Cartagena [Cartagena], n° 3, 30 de
septiembre de 1835.

Fuentes cartográficas:

Blaeu, Willen Janzoon, ―Terra Firma et Novum Regnum Granatense et Popayan‖,


inserto en el Atlas Van der Hagen, Koninklijke Bibliotheek, La Haya, 1630.

Bolíbar, Mauricio de. ―Plano Geographico Que comprehende la costa de la Provincia


de Sta. Marta sus Ciénagas, Caños y Ríos, como así bien el curso del gran Río de la
Magdalena desde la Villa de Mompos y hasta el Mar, con anotación de las
poblaciones que caen a orillas pertenecientes a las dos Provs. de Sta. Marta y
Cartaga‖, 1792, Museo Naval (Madrid), Signatura28-B-9.

Jefferys, Thomas. ―Composite West India‖, The West India Atlas: Or a Compendious of
the West Indies, Sawyer and Bennet, Londres, 1788, p. 1Al. 17, disponible en David
Rumsey Historical Map Collection, en http://www.davidrumsey.com.

López, Juan. ―Mapa Geográfico de la provincia de Cartagena‖, s. l., 1787, Museo


Naval (Madrid), Signatura: 27-D-11

Fuentes Éditas

[Acosta, Joaquín]. Itinerario descriptivo del Magdalena al uso de los viajeros en el


vapor, precedido de un almanaque para 1851, Imprenta ―El Día‖, Bogotá, 1850, p. 5.

Alcedo, Antonio de. Diccionario Geográfico Histórico de las Indias Occidentales o


América, Imprenta de Manuel González, Madrid, 1788, tomo IV.

Anónimo. Recollections of a Service of Three Years during the War-of-Extermination in


the Republics of Venezuela and Colombia by an Officer of the Colombian Navy,
Londres, Hunt and Clarke, 1828, volumen

I.

Ansist, Vicente Justiniano (fray). Verdadera Relación de la Vida y Muerte de fray Luys
Bertran, de bienaventurada Memoria, Impresa en Zaragoza en casa de Juan Alterach,
1583.

[Arévalo, Antonio de. ―Informe del coronel jefe de ingenieros don Antonio de Arévalo‖],
editado y prologado en Enrique Marco Dorta, ―Ganadería y abastecimiento en
Cartagena de Indias (1766)‖, Revista de Indias, vol. 30 (1970), en pp. 482-502.

278
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Blaeu, Willen Janzoon. Theatrum Orbis Terrarum Sive Atlas Novusin Quo Tabulae et
Descripciones Omnium Regionum, editado por el mismo autor, Amsterdam, 1654.
Cadena, Max. ―La Casa de Bolívar en Soledad‖, en Centro Bolivariano del Atlántico,
Inauguración de la estatua de Simón Bolívar en Soledad de Colombia el día de San
Simón de 1956 -28 de octubre-, Editorial Mejoras, [Barranquilla], s. f., p.15

[Carreño, Pedro M.]. Censo de la República de Colombia, levantado el 5 de marzo de


1912, Imprenta Nacional, Bogotá, 1912.

Cochrane, Charles Stuart. Viajes por Colombia 1823-1824. Diario de mi Residencia en


Colombia, Banco de la República, Bogotá, 1994.

Esguerra Ortiz, Joaquín. Diccionario Geográfico de los Estados Unidos de Colombia,


J. B. Gaitán Editor, Bogotá, 1879.

[Galindo, Aníbal]. Oficina Nacional de Estadística, Anuario Estadístico, Imprenta de


Medardo Rivas, Bogotá, 1875.

Jiménez, Domingo. Geografía Física i Política de la ciudad de Corozal, Imprenta de la


―Industria‖, Mompós, 1873.

Montenegro Colón, Feliciano. Geografía General para el Uso de la Juventud de


Venezuela, Imprenta de A. Damirón, Caracas, tomo III, p. 569.

Nieto, Juan José. Geografía Histórica, Estadística y Local de la Provincia de


Cartagena Republica de la Nueva Granada, descrita por cantones, Imprenta de
Eduardo Hernández, Cartagena, 1839.

Peredo, Diego de ―Noticia Historial de la Provincia de Cartagena de Indias Año 1772‖,


editada y prologada por José Agustín Blanco Barros en Anuario Colombiano de
Historia Social y de la Cultura, volúmenes 6 y 7 (1972), pp. 119-154.

[Pombo, Lino de]. Exposición que hace el Secretario de Estado en el Despacho del
Interior y Relaciones Esteriores del Gobierno de la Nueva Granada al Congreso de
Constitucional de 1836, Imprenta de Nicomedes Lora, Bogotá, 1836.

[Rieux, Erasmo de]. ―Informe Anual del Gobernador de la Provincia de Barranquilla‖


[1870], en Sergio Paolo Solano D. (editor), Informes de los gobernadores de las
provincias del departamento del Atlántico, 1861-1884, Gobernación del Departamento
del Atlántico, Barranquilla, s. f.

Royo, José Manuel. Nueva Jeografía Universal, Librería de Garnier Hermanos, París,
1861.

Secretaría de Relaciones Exteriores, Estadística Jeneral de la Nueva Granada,


Imprenta de J. A. Cualla, Bogotá, 1848.

Zamora, Alonso de (fray). Historia de la provincia de San Antonino del Nuevo Reino de
Granada, Parra León hermanos [editores] Caracas, [reedición de 1930].

Libros y Artículos

Acosta, Joaquín. Compendio Histórico del Descubrimiento y Colonización de la Nueva


Granada en el Siglo Décimo Sexto, Imprenta de Beau, París, 1848.

279
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Álvarez Ginez, Celia. ―Plan de Manejo Arqueológico para el Proyecto de Restauración


del Templo de San Antonio de Padua del Municipio de Soledad‖, s. l., s. f.

Blanco Barrios, José Agustín. ―Aspectos sociales y económicos de la Barranquilla


colonial‖, en Atlántico y Barranquilla en la Época Colonial, Ediciones Gobernación del
Atlántico, Barranquilla, 1994, pp. 107- 122.

Blanco Barrios, José Agustín. ―El censo del Departamento del Atlántico (Partido de
Tierradentro) en 1777‖, Boletín de la Sociedad geográfica de Colombia, vol. XXVII,
núm.104 (1972), pp. 287-324.

Borrego Pla, María del Carmen. ―Encomiendas y rentas en la gobernación de


Cartagena de Indias, 1675‖, Anuario de estudios americanos, tomo 52, núm. 2 (1995),
pp. 235-249.

Borrego Pla, María del Carmen. Cartagena de Indias en el Siglo XVI, Escuela de
Estudios Hispanoamericanos, Sevilla, 1983.

Daza, Vladimir. Los Marqueses de Santa Coa, Instituto Colombiano de Antropología e


Historia, Bogotá, 2009.

Herrera Ángel, Marta. Ordenar para controlar. Ordenamiento espacial y control político
en las llanuras del Caribe y los Andes centrales Neogranadinos. Siglo XVIII, Instituto
Colombiano de Antropología e Historia/Academia Colombiana de Historia, Bogotá,
2002.

Meisel Roca, Adolfo.. ―Esclavitud, mestizaje, y haciendas en la Provincia de


Cartagena, 1533-1851‖, en Gustavo Bell Lemus (comp.), El Caribe Colombiano.
Selección de textos históricos, Ediciones UNINORTE, Barranquilla, 1988, pp. 69-138,

Ruiz Rivera, Julián. ―El juez Villabona frente a la oligarquía de Cartagena‖, Anuario de
Estudios Americanos, tomo LII, núm. 1, 1995, pp.91-116,

Solano, Sergio Paolo; Flórez, Roicer y Malkun, William. ―Ordenamiento territorial y


conflictos jurisdiccionales en el Bolívar Grande, 1800-1886‖, Historia Caribe, vol. 5,
núm. 13, 2008, pp. 65-119.

Vidal Ortega, Antonino. Cartagena de Indias y la Región Histórica del Caribe, 1580-
1640, CSIC/Escuela de Estudios Hispanoamericanos, Sevilla, 2002.

Vidal Ortega, Antonino. Cartagena de Indias en la articulación del espacio regional


Caribe 1580-1640, Hermandad de los Santos de Lebrija, Lebrija, 1998.

Enlaces Web

http://www.colombiestad.gov.co/index.php?option=com_colcifras&Itemid=58,
http://www.dane.gov.co/files/censo2005/PERFIL_PDF_CG2005/08758T7T000.PDF
http://www.davidrumsey.com
http://www.zonu.com/images/0X0/2011-08-19-14357/Mapa-fisico-del-Atlantico.jpg

280
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Desvelo del patrimonio urbano-arquitectónico potosino en los años sesenta y


setenta. Intervención y experiencia enriquecedora

Angélica Castrejón Paniagua


UASLP, SLP, México
Introducción

Sin duda los años sesenta y setenta del siglo pasado representan un antes y un después
en el pensamiento moderno, en la arquitectura y la ciudad, así como en la manera de
aproximarse al patrimonio urbano.1 En México, la idea del patrimonio como cultura
nacional y símbolo de identidad surge después de la Revolución, este fenómeno
permanece hasta principios de los años setenta, tiempo en que comenzaron a fijarse los
estatutos para su regulación. En el último aliento del nacionalismo y de la modernidad
emergió el culto al patrimonio en este país, a lo que se sumó el progreso, derivando en
una fórmula paradójica donde el culto al pasado se postuló como una actitud modernista,
progresista y conservacionista.2

Se coincide con Gil-M. Hernández,3 quién propone que el patrimonio cultural en el tránsito
hacia la modernidad, se puede definir como una construcción social entendida como una
selección simbólica y subjetiva de elementos culturales del pasado. Bajo esta proposición
y en el caso de la capital potosina, en la permuta de los años sesenta y setenta, algunos
espacios abiertos históricos junto con su entorno, fueron resignificados y renovados,
transformándose en una representación simbólica y selectiva del pasado. La que se
articuló a través del discurso que posicionó el desvelo y la conservación de los
monumentos históricos edificados a favor de la modernización de la capital. Maniobra que
afianzaría la identidad del potosino en una época social y políticamente compleja, al
tiempo de legitimar las estructuras de poder.
En este sentido, existe una coincidencia cuando el concepto de restauración, vinculado a
la conservación, se aplica a las obras de arte, -donde se sitúan las obras monumentales
de la arquitectura- y a la política; en ambos casos se pretende regenerar tanto moral
como materialmente una serie de valores pretéritos de gran significación para la sociedad.
Es así que en ocasiones la restauración, el reposicionamiento y el desvelo de
monumentos,4 corre paralelo a la reinstauración de un régimen político, por la connotación
simbólica que lo histórico tiene para el nuevo gobierno.5

1
Para Françoise Choay el tratamiento del patrimonio histórico edificado a partir de 1960 responde a otra
lógica. Desde entonces el culto del patrimonio se transforma en fetichismo. Postula este fenómeno como una
conducta narcisista, la cual se centra en una exhaustividad simbólica desdeñosa de la heterogeneidad de las
culturas, de las costumbres y de las épocas. La observación y el tratamiento selectivo del patrimonio tienden a
ser remplazados por una autocontemplación pasiva y por el culto de una identidad genérica. Françoise Choay,
Alegoría del patrimonio, México, GG, 1992, pp.221-222.
2
Las Normas de Quito en 1967 advertían el peligro que tenía el patrimonio al poder convertirse en
instrumento del progreso.
3
Gil-Manuel Hernández I Martí, “Un zombi de la modernidad: el patrimonio cultural y sus límites” en La Torre
del Virrey: revista de estudios culturales, número 5, 2008, p. 27. Disponible en:
http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2598698 [Consultado el 7 Junio 2010].
4
A través del desvelo se propone que se descubre o manifesta algo, que aunque presente, no era notado o
advertido.
5
Josué Llull Peñalba, “Evolución del concepto y de la significación social del patrimonio cultural” en Arte,
Individuo y Sociedad, Universidad de Alcalá, Vol. 17, 2005, p.190. Disponible en:
http://biblioteca.universia.net/html_bura/ficha/params/title/evolucion-concepto-significacion-social-patrimonio-
cultural/id/16365291.html [Consultado el 7 de Junio 2010].

281
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

La capital potosina vivió una serie de conflictos en los años sesenta derivados de
procesos electorales dudosos bajo la sombra de un sistema autoritario. Se vio envuelta en
fricciones sociales y políticas, lo que devino en el estancamiento en materia urbana y de
infraestructura. Situación que se intentaría remediar bajo el impulso del gobierno,
promoviendo, no solo el desarrollo y la modernización de la ciudad en sus límites, sino
también en su centro histórico. La modernización de su núcleo central sucedería al
compás de la inserción de obras „modernas‟, la extensión y creación de espacios abiertos,
y por ende, la destrucción de varias edificaciones virreinales y el desvanecimiento de la
traza original. Esta fórmula paradójica de destruir para modernizar, renovar y poner en
valor monumentos históricos prevaleció a lo largo y ancho del país desde los años treinta.
Si bien no había planes reguladores establecidos en la capital potosina, ni políticas
culturales per se, como tampoco medidas de salvaguarda y protección del patrimonio, se
puede opinar que en medio del frenesí modernizador y progresista de los años sesenta y
setenta, la administración en turno, junto con la sociedad civil organizada, lograron darle
un tratamiento adecuado a los monumentos urbano-arquitectónicos, mediando los
ímpetus modernizadores con los conservacionistas. Con el fin de reivindicar la memoria y
la identidad potosina, fortaleciendo los lazos con el pasado en tiempos complejos.
Mientras el desarrollo de la ciudad de San Luis Potosí, fuera de sus antiguos límites,
pugnaba por un semblante moderno y fabril, el centro de la ciudad, deteriorado por el
curso natural del tiempo, estaba inmerso en un proceso renovador de infraestructura. Este
proceso confrontó la modernización con el llamado de la historia, y con ello, los incipientes
criterios de conservación. Acciones que confundían a la población quién no consentía que
para renovar y modernizar la antigua ciudad había que sacrificar parte de ella.
Sentimientos encontrados ante la admiración por lo nuevo, el sinsabor de las pérdidas y la
añoranza del pasado.

Comenta Catherine Ettinger,6 que la conservación del patrimonio y la creación de


tradiciones están vinculados con las sensaciones de pérdida que acompañan a los
procesos de modernidad. Bajo esta propuesta se puede entender el fenómeno de
conservación del patrimonio y de tradiciones en el siglo pasado, ya que fue un ciclo
marcado por un cambio de vida como resultado de la modernidad. En este sentido, y
derivado del impulso modernizador del corazón de la ciudad en los setenta, las pérdidas
edificatorias empezaron a ser sopesadas, por lo que se comenzó a poner atención en los
monumentos edificados, su cuidado y conservación.
La modernización ha estado vinculada al fenómeno de la destrucción, la destrucción a la
renovación y la renovación a la modernización. En este esquema circular subyace la
historia y la tradición. Por lo que se sugiere, que en medio del frenesí modernizador y
renovador entre los años sesenta y setenta, y a pesar de las pérdidas edificatorias, se
logró poner en valor varios monumentos históricos del centro potosino mediante la
ampliación y renovación de algunos espacios abiertos como la Plaza de Armas,
Fundadores, Aránzazu y del Carmen. En adelante, estas acciones pusieron sobre la mesa
el tema del patrimonio en la capital, las cuales fueron acometidas por profesionales no
especializados en el ámbito de la conservación del patrimonio.
Mediante la lectura profunda de documentos de primera mano, imágenes y cartografía de
la época, así como el entendimiento de teorías vinculadas a la modernización, la
destrucción y la renovación, se procura entender bajo qué contexto social, político y

6
Catherine R. Ettinger Mc Enulty, “Tradición y Modernidad. Ámbitos de encuentro”, en Guadalupe Salazar G.,
Eugenia María Azevedo S., Catherine R. Ettinger, Blanca Paredes G. y Luis Alberto Torres G. (Coord.),
Lecturas del espacio habitable, San Luis Potosí, UASLP, CONACYT, 2011, p. 90.

282
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

cultural surgieron las primeras intervenciones del patrimonio urbano-arquitectónico de los


centros históricos mexicanos a finales de los años sesenta y principios de los setenta.
1. Modernización-destrucción-renovación

Se puede definir el término modernización como el proceso o efecto de modernizar; por


modernizar se entiende, adaptar o cambiar algo, generalmente antiguo o del pasado,
dándole características de lo que se considera actual o moderno. Ettinger apunta, que
asociada a la noción de modernidad, está la de modernización, lo que refiere a un
proceso y evoca características contingentes que cambian en razón del momento
histórico.7 Por lo que el proceso de modernización estará presente en los permutas del
pensamiento, donde se considera lo „moderno‟ como „nuevo‟ de frente a lo „antiguo‟ o
„pasado‟. En cuanto a lo moderno Habermas propone, que expresa la conciencia de una
época que se relaciona así misma con el pasado, para verse como resultado de una
transición de lo viejo a lo nuevo.8

Desde la perspectiva de Marshall Berman y siguiendo el postulado de Marx todo lo sólido


se desvanece en el aire, propone que, “ser modernos es encontrarnos en un entorno que
nos promete aventuras, poder, alegría, crecimiento, transformación de nosotros y del
mundo y que, al mismo tiempo, amenaza con destruir todo lo que tenemos, todo lo que
sabemos, todo lo que somos”. 9 Es así que el „ser‟ moderno posee un espíritu destructor
por naturaleza, cambia el estado de las cosas, las desintegra y en algunos casos las
renueva; este es el espíritu ambiguo y paradójico de la modernidad. Berman opina que la
modernidad une a toda la humanidad, pero en una unidad paradójica, la unidad de la
desunión que, “nos arroja a todos en una vorágine de perpetua desintegración y
renovación, de lucha y contradicción, de ambigüedad y angustia”.10

David Harvey sitúa el fenómeno de las grandes renovaciones urbanas del siglo XX dentro
del proyecto de la modernidad. Apoyándose en la mítica figura de Dionisio, refiere que es
importante entender la imagen de la “destrucción creativa” dentro de la modernidad,
porque deviene del dilema que enfrentó el proyecto modernista.11 Harvey manifiesta, que
si el modernista tiene que destruir para crear, entonces la única vía para representar los
eternos valores es a través del proceso de destrucción. En este punto se está obligado en
la búsqueda de lo eterno, a intentar dejar una marca de lo caótico, de lo efímero y lo
fragmentario. Así, bajo los designios de la economía y la política, la “destrucción creativa”
se convirtió en la condición necesaria del progreso del siglo XX.12

Desde la mirada de Carlos Martínez Caro y Juan Luis de las Rivas, por renovar entienden,
la descalificación de lo existente y su condena para ofrecer una nueva oferta. Como
continuidad histórica, representa la destrucción de lo preexistente, exceptuando las
emergencias monumentales.13 Es así que la renovación urbana se vincula con la
7
Se asocia generalmente con una visión evolucionista de la cultura en que las sociedades “primitivas”
caminan hacia la modernidad occidental. Catherine Ettinger, op cit., p.80.
8
Jürgen Habermas, Modernity- An incomplete Project, p. 3. Disponible en: http://platypus1917.org/wp-
content/uploads/2010/10/habermas_modernityproject.pdf [ Consultado el 22 de octubre 2012]
9
Marshall Berman, Todo lo sólido se desvanece en el aire. La experiencia de la modernidad, México, Siglo
XXI, 2010, p. 1.
10
Ibídem.
11
En este fenómeno ubica las grandes renovaciones urbanas de Paris y Nueva York y con ello figuras como
Haussmann y Robert Moses. David Harvey, The condition of Posmodernity, Malden, Blackwell Publishing,
1990, p.16.
12
Ibíd., pp. 16-17.
13 da
Carlos Martínez Caro y Juan Luis de las Rivas, Arquitectura urbana. Elementos de teoría y diseño, 2 ed.,
Madrid, Bellisco, 1990, p. 258.

283
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

destrucción, con el fin de revitalizar o rejuvenecer un espacio marcado por el tiempo.


Señalan estos autores, que en los años setenta se asistió a un renovado interés por el
problema de la ciudad como permanencia histórica. Se buscó comprender su razón de ser
y de aparecer, valorando los elementos que intervinieron en el mecanismo de su
constitución. Después de un periodo álgido de urbanización y desarrollo de las ciudades,
acaecido entre 1950 y 1970, se ingresó en un periodo difícil acentuado por la crisis
económica mundial. El proceso urbanizador se detuvo y el crecimiento de las ciudades se
frenó. En este ambiente de nulo crecimiento se re-posicionó el tema de la renovación
urbana.14 En este contexto hubo que deliberar qué restaurar para conservar o qué destruir
para renovar.

No obstante, para Berman lo que sucedió en los años setenta, fue que cuando los
motores del crecimiento económico y la expansión económica pararon, las sociedades
modernas perdieron su capacidad de hacer desaparecer su pasado. La modernidad no
podía lanzarse “a borrar cualquier cosa anterior con la esperanza de conseguir un
auténtico presente […] un nuevo punto de partida”. Los modernos no podían permitirse el
lujo de aniquilar el pasado y el presente, a fin de crear un mundo nuevo ex nihilo; debían
aprender a entenderse con el mundo que tenían y actuar desde él. La modernidad se vio
obligada a encontrarse mediante el recuerdo, intentando recobrar formas de vida
pasadas.15

En las formas de vida pasadas subyace la tradición, al respecto Hans-Georg Gadamer


opina,16 que en realidad la tradición es un momento de la libertad de la historia. La
tradición es esencialmente conservación, y como tal, nunca deja de estar en los cambios
históricos. Incluso cuando la vida sufre transformaciones tumultuosas, en medio del
aparente cambio de las cosas se conserva el legado, integrándose con lo nuevo en una
forma de validez. En todo caso la conservación representa una conducta tan libre como la
transformación y la innovación.17

Como resultado de los sucesos turbulentos que vivió la capital en los años sesenta, el
gobierno consideró la renovación y la restauración de algunos espacios abiertos históricos
con sus monumentos y tradiciones, con el propósito de poner de frente a los potosinos
con su pasado como un ejercicio pedagógico y de auto-reconocimiento, pero también
para paliar el desgastado ambiente social, así como cautivar a los turistas y los
inversionistas que deseaba atraer a través de una imagen „renovada‟ de la historia.

Michel de Certeau opina, en cuanto a la disposición y rehabilitación de espacios urbanos


transformados en patrimonio, que los técnicos harían tabla rasa de las „opacidades‟ que
ensombrecían a los proyectos de la ciudad transparente.18 Con esto se refiere a la
destrucción y desvanecimiento de aquellos suburbios centrales apilados, nudos
conflictivos que fueron „despejados‟ para dar paso a la „transparencia‟ proclamada por la
modernidad. Propone que el urbanismo moderno ha destruido más que la guerra. Si bien
es cierto que la destrucción de las guerras se concentró en el Occidente sin afectar a
Latinoamérica, el urbanismo moderno se convirtió en una especie de „arma virtual‟ que
modificó contextos y trazas fundacionales, mitificando a los monumentos del pasado.

14
Ibíd., p.252.
15
Berman, Marshall, op. cit., p. 349.
16
Hans-Georg Gadamer, Verdad y Método, 4ta Ed., Salamanca, Ediciones Sígueme, 1991.
17
Ibíd., p. 350.
18
Michel de Certeau, Luce Giard y Pierre Mayol, La invención de lo cotidiano 2. Habitar, cocinar, México,
IBERO, ITESO, 1999, p.135.

284
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Por lo que se cuestiona De Certeau, si hace falta renovar cada veinte años el conjunto
construido. Lo que provoca pérdidas infructuosas así como intervenciones que devienen
en el pastiche y en los historicismos. En consecuencia, hay más renovación que
innovación, más rehabilitación que acondicionamiento, más protección que creación.19
Los procedimientos pedagógicos de los que son objeto conllevan una contradicción
interna: deben a su vez preservar y civilizar; hacer nuevo lo que sea viejo. Es así, que las
venerables canteras renovadas devienen en lugares de tránsito entre los aparecidos del
pasado y los imperativos del presente.20

2. Indicio de un periodo destructor y vacilante


Cabe recordar, que el fenómeno de renovación urbana adquiere vigor a mediados del
siglo XIX con las intervenciones que realizó Haussmann a la ciudad de Paris bajo las
órdenes de Napoleón III. El barón se dio a la tarea de renovar la antigua ciudad medieval
y ponerla, bajo los ideales ilustrados, como una de las grandes ciudades europeas. Misión
que se concretó mediante la creación de grandes espacios abiertos, avenidas amplias y
regulares, y vistosos remates visuales a costa de la demolición del perfil medieval
parisino. Maniobras del gobierno francés tendientes a reflejar su riqueza y autoridad, así
como una actitud moderna. A pesar de las confrontaciones de la sociedad parisina
relegada del gran proyecto, la ambiciosa intervención se postula como uno de los grandes
proyectos de renovación urbana nunca antes visto.

Comenta Françoise Choay, que a pesar de la destrucción de sectores completos de tejido


antiguo en nombre de la higiene, la circulación y la estética, Haussmann fue un hombre
de su época. Incluso quienes defendían con rigor los monumentos del pasado en Francia,
estaban de acuerdo en la necesidad de una modernización radical de las ciudades
antiguas y de su tejido.21 Tanto Haussmann como Gautier,22 poeta, crítico literario y
fotógrafo francés, perciben los barrios viejos como obstáculos para la salubridad, el
tránsito y la contemplación de los monumentos del pasado que necesitan ser
despejados.23

Más adelante, el movimiento moderno le daría fuerza a este fenómeno, intentando, bajo el
esquema de una planeación sistemática, organizar las ciudades con la misiva de
modernizarlas y hacerlas funcionales. Una de las metas fue ordenar y rejuvenecer las
irregulares tramas, vialidades y perfiles de las antiguas ciudades. Organizarlas mediante
las claves del urbanismo estipuladas en la Carta de Atenas. Uno de los sectores
socorridos fue el centro de la ciudad, intervenido generalmente por el gobierno en
complicidad con la sociedad propietaria de comercios, con el fin de despejar el „caos‟ que
imperaba en los centros de las ciudades.

Después del corazón de las ciudades se comenzaron a intervenir vialidades y barrios


enteros ubicados en sectores estratégicos. Fue el caso de las grandes operaciones
urbanas como las de Robert Moses en Nueva York o las de Georges Pompidou en París
a mediados del siglo pasado. México aunque distante, debido a su lucha social, incursionó
en la dinámica renovadora. Así llegó la tendencia de renovar y con ello modernizar las

19
Ibíd., p.136.
20
Ibíd., p.139.
21
Francoise Choay, op. cit. p.161.
22
Théophile Gautier escribió sobre el viejo París, “que no puede evitar acoger como progreso la desaparición
de ese Paris démoli: El París moderno sería imposible en el París de antaño […] la civilización abre grandes
avenidas en el negro dédalo de callejuleas, cruces, callejones sin salida de la vieja ciudad”, Ibíd., p.162.
23
Ibíd., p.162.

285
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

antiguas ciudades virreinales en la primera mitad del siglo XX. Las intervenciones fueron
realizadas en grandes ciudades como México y Guadalajara. No obstante, la moda
permeó a todo el país impactando a las principales capitales mexicanas en los años
sesenta y setenta, tal como sucedió en la ciudad de San Luis Potosí.

3. Desvelo de monumentos históricos a finales de los sesenta y principios de


los setenta

La modernización de la capital y de su núcleo histórico, particularmente, vino aparejada


con las primeras inquietudes de conservación del patrimonio urbano-arquitectónico.
Comenta Françoise Choay, que la noción del patrimonio histórico se constituye a
contracorriente del proceso de urbanización dominante.24 En este contexto se puede
entender la intervención del patrimonio en los espacios abiertos, plazas y plazoletas del
centro potosino. Hecho que sucedió, sin duda alguna, a contracorriente de la pujante
urbanización que dominó a la capital en las décadas estudiadas. El discurso sobre la
modernización de la ciudad, tanto en sus márgenes como en su corazón, estuvo
impregnado de adjetivaciones relativas a lo moderno y a lo funcional. Siempre estuvo
presente la intención de „modernizar‟ el centro de la ciudad y materializar el „progreso‟, lo
que se lograría mediante el desvelo de sus monumentos históricos, la ampliación y
creación de algunos espacios abiertos. Desvelar de algún modo el alma de la ciudad en
tiempos difíciles mediante la historia urbana, que aunque presente, permanecía oculta
tanto por el velo del deterioro connatural, como por el velo de la consciencia necia de la
modernidad.

Si bien el urbanismo eficiente proclamado por la modernidad promovió la destrucción y


desarticulación de conjuntos urbanos antiguos, en el último aliento, se buscó la manera de
preservarlos. La idea sobre la destrucción de las edificaciones „sin ningún valor‟ que
impedían la modernización de los viejos „cascos‟, vertida en la Carta de Atenas (1933), dio
un vuelco en el CIAM VIII (1951),25 cuando se puso sobre la mesa el tema del „corazón de
las ciudades‟ y con ello, la consideración de la historia, pero sobre todo, el sentido público
y social de los puntos nodales. No obstante la propuesta, el desvanecimiento de trazas
fundacionales y la pérdida de monumentos históricos continúo en México. Se tiene
algunos claros ejemplos como la intervención del centro de Guadalajara en los años
cincuenta con el proyecto de Cruz de Plazas y a finales de los setenta con la Plaza
Tapatía. Otra intervención que desfiguró el perfil histórico y el alma de la ciudad, fue la
que se realizó en Monterrey con el proyecto de la macroplaza a inicios de los ochenta.

Cabe señalar que en este tipo de intervenciones siempre está presente el conocimiento,
la ideología y el poder, lo que termina complejizando los propósitos de quienes valoran el
patrimonio. Esto sucedió en la intervención del patrimonio urbano-arquitectónico de la
capital potosina impulsada por el gobierno bajo la bandera del progreso. Donde el
progreso, entendido como modernización, originó inevitablemente pérdidas y destrucción.
Situación que se manifestó en las proclamas de la sociedad preocupada por su ciudad y

24
Francoise Choay, op. cit., p.164.
25
Para mayor información sobre el CIAM VIII celebrado en Hoddesdon Inglaterra en 1951 consultar: Eric
Mumford, “El discurso del CIAM sobre el urbanismo, 1928-1960” en Revista Bitácora Urbano Territorial,
Bogotá, Universidad de Colombia, enero-diciembre, año/vol. 1, número 011, 2007. Disponible en:
http://redalyc.uaemex.mx [consultado 24 de enero 2011].

286
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

su patrimonio. Mientras el gobierno exaltaba las obras en nombre del progreso y la


modernidad, una parte de la sociedad reclamaba su pasado.26

No se pueden juzgar con rigor estas intervenciones, ya que no se consideraba


estrictamente lo que se estaba sacrificando en tanto que el propósito era modernizar la
ciudad, y tampoco había reglamentos a favor del patrimonio. Aunque en ciudades como
México y Morelia se comenzó a salvaguardar el patrimonio desde los años treinta, en San
Luis Potosí este tema adquirió importancia hasta los setenta. A pesar de las demoliciones
efectuadas para renovar los espacios abiertos centrales y desvelar los monumentos del
pasado, la intervención ha tenido una trascendencia socio-cultural notable, por lo que se
propone que fue una actuación moderada, además una experiencia válida por la
integración de profesionistas con diversos perfiles y la participación de la sociedad civil.

4. Espacios históricos: entre el furor modernizador y la conservación

El gobierno rochista (1967-1973), quien encabezó esta labor, tuvo a bien formar
Patronatos para supervisar y gestionar los proyectos de las plazas potosinas. Se
conformaron equipos heterogéneos y multidisciplinarios, donde la participación de la
sociedad con un sólido bagaje cultural resultó fundamental. En estos equipos se
integraron historiadores, escritores, personajes conocedores de la cultura potosina.
También se incluyó a la nueva generación de jóvenes arquitectos e ingenieros, que sin
ser expertos en materia de patrimonio, conjugaron su conocimiento con las voces
experimentadas. Otro elemento importante en los Patronatos fue la presencia de un
representante del área a intervenir, quien transmitía el sentir de los habitantes. Si bien no
hubo un consenso ciudadano generalizado, se tuvo la presencia de una parte de la
sociedad potosina, cuestión que se extraña hoy en día.

Los proyectos que se consideran pertinentes, ya que se tuvo una actitud equilibrada entre
la modernización y la conservación del patrimonio, se concentran en el primer cuadro de
la ciudad. Se tiene la intervención de la Plaza de los Fundadores entre 1969 y 1970. El
que fuera el punto embrionario de la capital,27 consolidado como Plaza de la Compañía en
la época Virreinal y Jardín Juárez durante el Porfirismo (Imag.1), fue despojado por
completo de todo elemento ornamental y vegetal para convertirse en un estacionamiento
público en los años cincuenta (Imag.2). Cabe señalar que en ese tiempo, el automóvil,
símbolo de la „ciudad-máquina‟, moderna y dinámica, había invadido el centro de la
ciudad. Claro está que las ciudades no estaban diseñadas para ello, particularmente en
San Luis Potosí sus calles originales fueron hechas para andar a caballo, por lo que su
estreches revela su tiempo. Además en el entorno se habían posicionado algunos
edificios modernos, como el Banco del Centro en 1954 y el Hotel Panorama en 1965, por
lo que la demanda de estacionamiento en este punto era sustancial.

26
Los puntos de vista encontrados en cuanto a las intervenciones de los espacios abiertos y su contexto
histórico, así como los de algunas obras modernas insertas en el centro de la ciudad, presentes en los
discursos oficiales y en desplegados en los periódicos de la capital, son expuestos en la tesis doctoral
intitulada “Renovación del espacio abierto del centro histórico de la ciudad de San Luis Potosí 1967-1979”,
sustentada por la autora en junio de 2012 en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, México.
27
Dado a que fue el punto donde los españoles congregaron a los chichimecas para la formación del Pueblo
de San Luis.

287
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

El estacionamiento público llamado desde 1955 Plaza de Fundadores fue el antecedente


de la intervención en 1969 (Imag.3), cuando se concibió una explanada, tipo plaza seca,
propia para las reuniones cívicas y culturales. Abajo de esta explanada se edificó un
estacionamiento subterráneo el que de inmediato se postuló como símbolo del progreso y
la modernidad (Imag.4). Mediante esta maniobra, la propia explanada completamente
despejada, se convirtió en el escenario perfecto para contemplar un entorno histórico
singular, donde se conjugan varios estratos de la arquitectura potosina. Este proyecto
puede ser visto como resultado del triunfo de la „máquina y de la técnica‟, lo que se puede
equilibrar con la consideración de la historia mediante el espacio contemplativo a nivel de
la calle (Imag.5).

Imag.1 Aspecto del Jardín Juárez, otrora


Imag.2 Antiguo Jardín Juárez transformado
Plaza de la Compañía. Este espacio
en plaza-estacionamiento de Fundadores en
abierto de origen virreinal fue arbolado y
los años cincuenta.
convertido en paseo durante el porfirismo.
Fuente: BRAMFC
Fuente: Biblioteca Ramón Alcorta del
Museo Francisco Cossío (BRAMFC)

Imag.3 Aspecto del estacionamiento de Imag.4 Excavación del estacionamiento


Fundadores antes de que se demoliera la subterráneo de la Plaza de Fundadores
cuadra al oriente para ampliar este en 1969.
espacio en los años sesenta. Fuente: IHSLP
Fuente: Imágenes Históricas de San Luis
Potosí (IHSLP)

288
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Imag.5 Aspecto de la Plaza de Fundadores a pocos días de su inauguración en el año


de 1970. Fuente: BRAMFC

A tres cuadras al sur de la Plaza Fundadores, se ubica el conjunto franciscano, espacio


donde la orden formó a los naturales. El ex convento fue confiscado por las Leyes de
Reforma a mediados de siglo XIX, cuando fue seccionado y atravesado por algunas
calles. El espacio que contuviera una parte de la huerta y corrales del antiguo convento, al
poniente, fue ocupado por unas construcciones que alojaban a un Jardín de Niños y un
establecimiento de la Cruz Roja (Imag.6). Al tiempo que se construyó la Plaza Fundadores,
se creó en este punto la Plaza de Aránzazu inaugurada en diciembre de 1970 (Imag.7).

Imag.6 Imagen de las edificaciones Imag.7 Perspectiva de la Plaza de Aránzazu.


que se ubicaron en la parte posterior Proyecto del Arq. Agustín Rodríguez y Marco
del conjunto franciscano después de Antonio Garfias.
ser confiscado por las Leyes de Fuente: Reprografía El Sol de San Luis (ESSL),
Reforma. Fuente: IHSLP Julio de 1970.

Las edificaciones mencionadas fueron demolidas para develar algunos vestigios


coloniales. Una antigua arcada de piedra del convento y la fachada posterior del templo
de Aránzazu componen el marco de la plaza. La plaza, parcialmente cerrada por una
arcada invertida, se concibió a modo de patio hundido coronada con una fuente central
(Imag.8). Sin duda los esfuerzos de los historiadores concentrados en rescatar el conjunto
en los años cincuenta, fueron retribuidos con esta intervención. La cual, vista en su tiempo
como una maniobra urbana, confrontó el desvelo de los monumentos históricos con el
urbanismo eficiente. La liberación de este espacio, persigue los postulados modernos en
cuanto a despejar los enclaves viejos y hacinados de la ciudad para que circule el aire y

289
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

para que los habitantes tengan espacios recreativos.28 Al tiempo de despejar el área,
mediante la destrucción de las construcciones, se ponderó la historia de la ciudad. Desde
entonces esta plaza es acogida por propios y extraños, convirtiéndose en una recurrida
postal „histórica‟ de la capital.

Imag.8 Aspecto de la plaza aranzuzana a días de su apertura. Se puede observar la


arcada de piedra del ex convento, así como la fachada posterior del templo de Aránzazu.
Fuente: IHSLP

Justo en el corazón de la ciudad se ubica la antigua Plaza Mayor, a una cuadra al oriente
de Fundadores, arbolada en el Porfirismo y llamada entonces Jardín Hidalgo (Imag.9).
Este punto nodal, desde su inicio conjugó los principales poderes de la Nueva España: la
Iglesia y las Casa Reales. Su importancia y significado no ha declinado a lo largo de sus
más de cuatrocientos años de vida. El proyecto integral en 1973, que incluyó la
ampliación del Palacio de Gobierno en su costado poniente, la creación de una plazoleta y
con ello, el ensanche de la perspectiva de la calle Madero, ha sido la mayor operación
que ha tenido en su vida (Imag.10).

Imag.9 Imagen del Jardín Hidalgo, hoy Plaza de Armas,


transformado en paseo arbolado bajo el gobierno
porfirista. Fuente: IHSLP

28
El punto 69 de la Carta de Atenas establece: La destrucción de tugurios en los alrededores de los
monumentos históricos dará ocasión a las creaciones de superficies verdes.

290
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Imag.10 Proyecto de la plazoleta que se generó con la extensión del Palacio de


Gobierno y el ensanche de la calle Madero.
Fuente: Reprografía Revista Universitarios Potosinos, núm. 12, 2010.

El antiguo Jardín Hidalgo, denominado hoy Plaza de Armas, fue reforestado y se le


restituyó un pavimento de piedra que había perdido años atrás (Imag.11). Este detalle
integró totalmente al conjunto con la textura y color de piedra regional. Cabe decir que las
fachadas de las edificaciones del entorno y el actual kisoco fueron recubiertas con piedra
de la región años atrás. El resultado puede ser cuestionable, ya que aunque la plaza
recobró su textura original, la carga de piedra en fachadas, kiosco y pavimento, crea una
sensación de extremo mimetismo, derivando en una intervención historicista.

Imag.11 Aspecto de la Plaza de Armas restaurada y


renovada en 1973.
Fuente: Biblioteca José Guadalupe Victoria del Museo
Francisco Cossío (BJGVMFC)

291
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

La operación que se aprecia, a pesar de las edificaciones virreinales demolidas (Imag.12),


es la extensión del Palacio y el ensanche de la esquina sur-poniente del mismo, donde se
desveló la fachada de la virreinal Caja Real y dos palacios porfirianos, conformando un
remate visual sin igual en la capital (Imag.13). Nuevamente aparece aquí la intención de
„liberar‟ o despejar el espacio, aunque el proyecto deriva en una acción autorepresentativa
de escala mayor con la fuerte presencia del Palacio, el que quedó completamente exento
posicionándose como un monumento histórico relevante (Imag.11). La Plaza de Armas
quedo así como un marco de contemplación no solo para el Palacio gubernamental, pero
también para la Catedral y el antiguo Ayuntamiento, entre otras edificaciones con una
carga histórica importante.

Imag.12 Secuencia de imágenes de los inmuebles que fueron demolidos para ampliar el
Palacio de Gobierno y crear una plazoleta en su costado sur. 12-1 Imagen aérea donde se
aprecian las azoteas de los edificios demolidos y la estreches de la calle Madero. 12-2
Aspecto de las fachadas de los inmuebles que se situaban al costado sur del Palacio.
Fuente: 12-1 IHSLP, 12-2 colección particular del autor

Imag.13 En esta fotografía se aprecia la


ampliación del Palacio de Gobierno y el
ensanche de la calle de Madero con la Caja
Real como remate visual al fondo.
Fuente: BJGVMFC

El proyecto con que cerró la administración rochista fue la Plaza del Carmen (1973). Esta
plaza se ubica a una cuadra al oriente de Plaza de Armas, en una parte de lo que fuera el
antiguo convento carmelita, también confiscado y seccionado en el siglo XIX. A finales de
este siglo y a principios del XX se erigieron varias construcciones, entre casas y negocios
al costado derecho del atrio carmelita (Imag.14). Para la concreción de la plaza en los
setenta se confiscaron y demolieron dichas construcciones, confinadas en una cuadra y
media, ubicadas entre el Palacio Federal, al sur del conjunto carmelita, y la que fuera la
Plaza de los Insurgentes (Imag.15). Esta plaza se erigió en la década de los cincuenta,
obstruyendo por completo el espacio atrial por la colocación de una fuente hundida en el
medio, lo que provocaba caos en las celebraciones de la virgen (Imag.16).

292
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Imag.14 Postal de la fachada del templo Imag.15 Vista aérea del atrio carmelita y la Plaza
del Carmen, su atrio y entorno inmediato, de los Insurgentes en los años sesenta. En esta
en el cambio del siglo XIX y XX. Fuente: imagen se puede ver el conjunto de edificaciones
IHSLP Postal 621 de Sonora News que fueron demolidas para renovar el sitio y crear
Company la Plaza del Carmen. Fuente: Reprografía
Revista Mensaje, núm. 8, s/f

Imag.16 Perspectiva de la Plaza de los Insurgentes Potosinos. Proyecto


de la firma Cossío-Algara construida a mediados del siglo pasado.
Fuente: BJGVMFC
La misiva del gobierno fue recuperar el atrio carmelita, así como crear un jardín de corte
historicista para enmarcar los monumentos históricos presentes en el entorno, como el
mencionado Palacio Federal y el Teatro de la Paz de factura historicista, así como una
antigua construcción virreinal perteneciente al ex convento que alberga un museo
(Imag.17). Se puede considerar, que aunque se disipó el espacio contemplativo del atrio
para la portada carmelita, se obtuvo un espacio abierto amplio para congregar a la
población en las celebraciones y procesiones carmelitas. Esta propuesta vinculó la
modernidad con la tradición, tanto como a la sociedad civil partícipe. El nuevo perfil del
espacio abierto carmelita conjugó el poder público y religioso, tanto como la voluntad
política, en el marco de un dinamismo social y cultural (Imag.18).

En esta intervención queda expuesto el ciclo que marcó a las intervenciones del
patrimonio urbano-arquitectónico en los centros históricos mexicanos en los años setenta;
el modernizar-destruir-renovar con el propósito de desvelar la historia, fortalecer la
identidad en un ejercicio pedagógico de auto-reconocimiento de la sociedad. Estrategia
gubernamental mediante el cual no solo logró conciliar y distraer a la sociedad, ya que
también se puso atención en los monumentos históricos, y con ello, en el patrimonio.

293
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Imag.17 Aspecto de las obras de construcción de la Plaza del Carmen.


Fuente: BJGVMFC

Imag.18 Imagen inaugural de la Plaza del Carmen en 1973. Fuente: Reprografía


ESSL, Septiembre de 1973

La experiencia de la intervención

Si bien se considera que esta fue una experiencia enriquecedora, tanto por la actitud
equilibrada de los proyectos entre la modernización y la conservación, como por la
participación de la sociedad y la apropiación de los espacios renovados, no se puede
dejar de mencionar que estas intervenciones motivaron cambios radicales en el centro
con el siguiente gobierno (1973-1979). Además de la inserción de obras modernas en el
contexto virreinal, como el Mercado República, la Unidad Administrativa o el Centro de
Difusión Cultural, lo que acarreó la destrucción de manzanas enteras, se puede aludir a la
construcción de un eje vial en la zona oriente del centro. Se confeccionó una avenida
amplia y regular en una zona –irregular de origen- que el gobierno consentía como una
„pústula‟, donde se derribaron cientos de casas virreinales, desdibujando por siempre la
traza fundacional de este sector.

294
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Se puede situar la actitud del gobierno con los neoconservadores definidos por
Habermas, aquellos que si bien le dan la bienvenida a la ciencia moderna, al progreso
técnico y al capitalismo,29 exhortan una política mediadora dentro de los arrebatos
modernizadores. La política potosina, además de mediar los ánimos ideológicos
inconformes y a quienes sentían las pérdidas, encaminó a los potosinos hacia la
contemplación del patrimonio, viéndose reflejados e identificados con éste.

También se pude colocar esta intervención en la figura historial que postula Choay,30
sustentada en la práctica del italiano Gustavo Giovannoni (1973-1943), quien otorga a los
conjuntos urbanos antiguos un valor de uso y un valor museal. Giovani funda su
consideración sobre la dualidad esencial de los comportamientos humanos. Los seres
humanos, aunque inmersos en el proceso urbanizador, deben detenerse y encontrarse.
Los centros, los barrios, los conjuntos de manzanas antiguas pueden responder a esta
función. Bajo la forma de enclaves aislados o de fragmentos, pueden recuperar una
actualidad. Para lo cual deben estar bien tratados, evitando implantar actividades
incompatibles con su morfología. Los antiguos tejidos urbanos presentan un valor de uso
que se acompañan de dos privilegios: al igual que los monumentos históricos, son
portadores de arte y de historia, pero también de un valor pedagógico e incitativo,
verdaderos catalizadores para la invención de nuevas configuraciones espaciales.31

Esto sucedió en las intervenciones modernizadoras del centro potosino, en tanto que
tratadas como fragmentos, las antiguas plazas no perdieron su categoría social e
integradora, sin dejar de lado su condición histórica y monumental, lo que les otorgó una
renovada configuración espacial. A pesar de las pérdidas edificatorias se puede hablar de
la “destrucción creativa” que refiere Harvey; en el momento que alude Berman, cuando los
modernos no pudieron aniquilar el pasado y el presente para crear un mundo nuevo ex
nihilo; por lo que los potosinos, dentro del furor modernizador, tuvieron que entenderse
con el mundo que tenían y actuar desde él.

A través de las intervenciones del patrimonio urbano-arquitectónico, el centro histórico se


afianzó como un espacio lúdico y de convivencia. Se restituyó el dinamismo social
aminorado por los conflictos ideológicos. Se reforzó su sentido histórico y cultural, al
tiempo de reafirmar de algún modo la identidad del potosino. Tanto la modernidad como
las primeras tendencias de protección del patrimonio, confrontaron el fenómeno de la
renovación urbana con la historia. Periodo donde germinaron proyectos que articularon el
presente con el pasado, lo nuevo con lo viejo, pero también vincularon a la sociedad.

El perfil que ostenta hoy el centro potosino, no sólo es producto de los ímpetus
progresistas del gobierno, sino también del contexto cultural vivido. De ese contexto
paradójico de la modernidad, el que propagó la destrucción sistemática, al tiempo de
considerar la conservación del patrimonio. Momento en el que se identifica una fractura
importante en el pensamiento. Se reconoce la trascendencia de las intervenciones ya que
apuntalaron la imagen del centro de la capital. Estos espacios se han vuelto no solo las
estampas turísticas más reproducidas y reconocidas, sino también parte fundamental de

29
Jurgüen Habermas, op. cit., p.14.
30
François Choay, op. cit., p.175.
31
Las ideas de Giovannoni pasaron a la Carta italiana del restauro (1931). Una obra destacada fue la
rehabilitación en 1936 de Bergamo Alta. Donde consiguió vincular la ciudad baja, comprometida con el
desarrollo industrial; la hizo renacer en la gloria de sus plazas y de sus monumentos públicos, en la sinuosa
complejidad de sus calles y de sus pasajes. A la escala de los barrios supo compaginar la propedéutica del
olvido con una concepción crítica y condicionar la preservación de los conjuntos urbanos antiguos en la
dinámica del desarrollo. Ibíd., pp.175-179.

295
X SEMINARIO INTERNACIONAL DE CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

la memoria colectiva del potosino del siglo XXI. Sin importar el tiempo de factura o el
reconocimiento del contexto cultural bajo el cual se reconfiguraron.

Bibliografía citada

Berman, Marshall, Todo lo sólido se desvanece en el aire. La experiencia de la


modernidad, México, Siglo XXI, 2010.

Benjamín, Walter, “El carácter destructivo” en, Discursos Interrumpidos 1, México, Taurus,
1973.

Castrejón Paniagua, Angélica, “Renovación del espacio abierto del centro histórico de la
ciudad de San Luis Potosí 1967-1979”, Morelia, Universidad Michoacana de San Nicolás
de Hidalgo, tesis doctoral sustentada en junio de 2012.

De Certeau, Michel, Luce Giard y Pierre Mayol, La invención de lo cotidiano 2. Habitar,


cocinar, México, IBERO, ITESO, 1999.

Choay, Francoise, Alegoría del patrimonio, México, GG, 1992.

Ettinger Mc Enulty, Catherine R. “Tradición y Modernidad. Ámbitos de encuentro”, en


Guadalupe Salazar G., Eugenia María Azevedo S., Catherine R. Ettinger, Blanca Paredes
G. y Luis Alberto Torres G. (Coord.), Lecturas del espacio habitable, San Luis Potosí,
UASLP, CONACYT, 2011.

Gadamer, Hans-Georg, Verdad y Método, 4ta Ed., Salamanca, ed. Sígueme, 1991.

Harvey, David, The condition of Posmodernity, Malden, Blackwell Publishing, 1990.

Martínez Caro, Carlos y Juan Luis de las Rivas, Arquitectura urbana. Elementos de teoría
da
y diseño, 2 ed., Madrid, Bellisco, 1990.

Documentos electrónicos:

Habermas, Jürgen, “Modernity- An incomplete Project”. Disponible en:


http://platypus1917.org/wp-content/uploads/2010/10/habermas_modernityproject.pdf
[Consultado el 22 de octubre 2012].

Hernández I Martí, Gil-Manuel, “Un zombi de la modernidad: el patrimonio cultural y sus


límites” en La Torre del Virrey: revista de estudios culturales, número 5, 2008. Disponible
en: http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2598698 [Consultado el 7 Junio 2010].

Mumford, Eric, “El discurso del CIAM sobre el urbanismo, 1928-1960” en Revista Bitácora
Urbano Territorial, enero-diciembre, año/vol. 1, número 011, Bogotá, Universidad de
Colombia, 2007. Disponible en: http://redalyc.uaemex.mx [Consultado 24 de enero 2011].

Peñalba, Josué Llull, “Evolución del concepto y de la significación social del patrimonio
cultural” en Arte, Individuo y Sociedad, Universidad de Alcalá, Vol. 17, 2005. Disponible en:
http://biblioteca.universia.net/html_bura/ficha/params/title/evolucion-concepto-significacion-
social-patrimonio-cultural id 1636 291.html [Consultado el 7 de Junio 2010].

296
X Seminario Internacional de Conservación del Patrimonio

El Patrimonio Urbano-Arquitectónico Moderno en Guanabacoa. Caracterización


actual

MSc. Ana Teresita García Fortún


Centro Provincial de Patrimonio Cultural de La Habana.
Museóloga: O.M.S.H.
Introducción

El estudio de conjuntos urbanos fundacionales cubanos, ha sido tema frecuente en la


historiografía de la arquitectura y el urbanismo. Entre los primeros asentamientos y
conjuntos urbanos más significativos de nuestra nación se destaca la Villa de la
Asunción de Guanabacoa, pueblo fundado originalmente como reducto para indios.
Su arquitectura, desde los primeros siglos coloniales, hasta la primera mitad del siglo
XX, ha sido abordada en múltiples estudios realizados y publicados, principalmente en
revistas y folletos. Algunos de estos estudios son resultados de tesis de grados de la
facultad de arquitectura en la CUJAE o de la facultad de Artes y Letras la U.H.

Ahora, con relación a las obras urbano-arquitectónicas realizadas durante la segunda


mitad del siglo XX, resultaban insuficientes los análisis o valoraciones en cuanto al
tema, no había un conocimiento a cerca de la relación que se produce entre lo
moderno con lo precedente y no había estudios preliminares suficientes sobre el tema
de la Arquitectura y el Urbanismo Moderno en Guanabacoa. Ante la interrogante
acerca de ¿qué influencias y valores posee la Arquitectura Moderna en Guanabacoa?
y ¿cómo se relaciona con el crecimiento urbano precedente?, no había respuesta.
Guanabacoa, no quedó detenida en el tiempo, como otras urbes coloniales cubanas,
aquí se produjo una modernización de su arquitectura y su urbanismo, pero era
necesario conocer cómo ocurrió este proceso. Por ello surge la necesidad de resolver
el problema científico, ya que: no se conocían los valores de la arquitectura Moderna
en la localidad, ni cuál era su relación con el crecimiento urbano, así como su vínculo
con la ciudad preexistente. De ahí que, la tesis aborda un momento histórico donde se
producen importantes cambios en la estructura urbano-arquitectónica, período
histórico-local que, abarca desde mediados de la década del cuarenta (etapa de
transición), los cincuenta (etapa de esplendor), extendido hasta la década de los
sesenta (etapa de continuidad). En este período, se concentran en la localidad, las
obras urbano-arquitectónicas influenciadas por la tendencia del Movimiento Moderno.

Identificado el objeto de estudio: la Arquitectura y el urbanismo Moderno en


Guanabacoa, surgen otras interrogantes paralelas: ¿Dónde se encuentra ubicado,
cuáles son las edificaciones y realizaciones urbanas influenciadas por el Movimiento
Moderno en Guanabacoa?, ¿cuál es su estado de conservación en la actualidad?

Para identificar este objeto de estudio, definimos como universo de trabajo: la


población arquitectónica de Guanabacoa y los crecimientos urbanos. El objetivo
central se dirigió a: definir los valores patrimoniales de la arquitectura y urbanismo
modernos en Guanabacoa y su relación con el contexto urbano precedente, el que se
sustenta por varios objetivos específicos: ubicar la arquitectura y las realizaciones
modernas de Guanabacoa en el contexto histórico social de la localidad; caracterizar
las obras de la arquitectura y urbanismo moderno mediante su identificación,
descripción y realización de un inventario. Finalmente se derivan objetivos
secundarios como: contribuir al conocimiento y completamiento de la historia urbano-
arquitectónica de Guanabacoa, valorar un patrimonio no protegido, así como contribuir
al completamiento de las obras del DOCOMO en Cuba.

Mediante el método de la observación se acota el estudio de las obras a partir de


mediados de los cuarenta hasta la década de los sesenta del pasado siglo XX.
Mediante la revisión bibliográfica de publicaciones y documentos, se tiene en cuenta el
período histórico de asimilación de los presupuestos de la modernidad en Cuba.
Determinadas las muestras, se procede al análisis de las variables de la investigación,
en este caso temáticas y modalidades así como los crecimientos urbanos como nueva
forma de hábitat y surgimiento de un nuevo tema urbano en la localidad: el Reparto.

298
Entre las limitaciones de la investigación surgió, la no existencia de estudios
precedentes en cuanto al tema y su impronta en la localidad, las intervenciones y
alteraciones y transformaciones que presentan varias de las obras del estudio, así
como la deficiente información recopilada con relación a planos y otras
documentaciones de algunos inmuebles estudiados.

Mediante la compilación de la información y el método analítico, se procesaron los


datos recopilados. El método descriptivo aplicado en las muestras, condujo