Está en la página 1de 24

TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 1

El papel del trasplante de microbiota fecal en infecciones víricas

María Paola Baizabal Sánchez, Christian Jair Carrillo Hernández, Lucero Hernández Méndez

Universidad Anáhuac Xalapa

Escuela de Medicina

David Román Domínguez Solano

Circuito Arco Sur s/n, Lomas Verdes, 91098 Xalapa-Enríquez, Ver.

Responsable de correspondencia: María Paola Baizabal Sánchez


TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 2

Resumen

El trasplante de microbiota fecal (TMF) es un método terapéutico que consiste en la

introducción de una solución de materia fecal procesada proveniente de un donador sano en

el tracto gastrointestinal de otro individuo con la finalidad de normalizar las características de

la microbiota del receptor.

La necesidad de medidas terapéuticas contra infecciones virales siempre ha estado presente.

Actualmente es posible demostrar la importancia del vínculo entre una infección viral y la

microbiota fecal, por lo que, en este artículo de revisión, se expone el papel que juega en las

infecciones virales y su aplicación en las mismas.

Palabras clave: Trasplante de Microbiota Fecal, Infecciones Víricas, COVID-19


TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 3

Abstract

The fecal microbiota transplantation is a therapeutic method which consist of

introducing a processed fecal solution from a healthy donor into the gastrointestinal tract of

another subject with the goal of normalizing the characteristics of the microbiota receiver.

The need of therapeutic actions against viral infections has always been present,

nowadays is possible to demonstrate the value between the link of a viral infection and the

fecal microbiota, therefore, in this review article the role it plays in viral infections and its

application in these infections is presented.

Key Words: Fecal Microbiota Transplantation, viral infections, COVID-19


TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 4

El papel del trasplante de microbiota fecal en infecciones víricas

La microbiota intestinal es en la actualidad una de las áreas de más rápido desarrollo

en el campo de la biología. El interés de múltiples disciplinas y los avances en los análisis

moleculares han incrementado nuestro conocimiento sobre la función de los microbios en el

desarrollo humano, el mantenimiento de la salud y la patogenia de diversos trastornos

intestinales y extraintestinales. Las propiedades de esta comprenden diversidad,

individualidad, estabilidad relativa, resiliencia y capacidad de transferencia de fenotipos

metabólicos e inmunitarios al huésped. Aunque muy variable, su composición es

característica en diversos individuos. Tal variabilidad se establece sobre todo a nivel de

especie y de cepa, mientras que las proporciones de los filos (Bacteroidetes y Firmicutes)

registran un gradiente continuo en la población humana. (Ilustración 1)

La complejidad de las interacciones huésped-microbio se refleja en el establecimiento de un

diálogo a tres niveles: microbiano-inmunitario-metabólico. La dieta y la nutrición influyen en

cada una de las facetas de esta tríada de señalización. Ejercen, de hecho, un efecto a corto

plazo sobre el metabolismo microbiano y pueden tener repercusión a más largo plazo en la

composición de la microbiota, según se ha demostrado por experimentación directa y por

análisis de dicha microbiota, con comparaciones dietéticas en distintas regiones geográficas.

La influencia de la dieta sobre el metabolismo del huésped está sólidamente contrastada y

existen, asimismo, evidencias acumuladas de la influencia de los componentes dietéticos en

su función inmunitaria, que a su vez interactúa con las cascadas metabólicas del propio

huésped. [ CITATION Col20 \l 2058 ]


TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 5

Ilustración 1. A. Toda la vida sobre el planeta puede diferenciarse en tres dominios, cada uno

de los cuales se subclasifica hasta el rango de especie. Se muestran ejemplos de una especie

de mamíferos (humanos) y tres especies bacterianas. B. La composición de la microbiota

intestinal es muy variable en los distintos individuos; el ejemplo muestra la microbiota

intestinal de un adulto clasificada a nivel de filo, dominada por Firmicutes y Bacteroidetes.

[ CITATION Col20 \l 2058 ]

Antecedentes

Como antecedentes del TMF, nos tenemos que remitir a épocas de la antigüedad,

donde se registró el primer contacto con esta práctica en la medicina China imperial. Esta

práctica se inició en el siglo IV, cuando gobernaba la dinastía De Dong Jin. Sin embargo, en

aquellos tiempos este método no era aplicado como lo conocemos hoy en día. El doctor Hong

Ge, en su Manual de Medicina de Emergencia, describe el uso oral de preparados y

suspensiones derivadas de heces humanas, indicadas para padecimientos digestivos tales

como la intoxicación alimentaria, diarrea, dispepsia, entre otras. [ CITATION Ter20 \l 2058 ]

El TMF no solo se limita a humanos, en la medicina veterinaria ha sido aplicado desde el


TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 6

siglo XVII para tratar trastornos en animales como los rumiantes o los equinos, y continúa

siendo una opción terapéutica viable para los veterinarios modernos.[ CITATION Col18 \l

2058 ] En tiempos más recientes, el primer uso de TMF que se tiene documentado en

humanos comenzó en 1958, fue llevado a cabo por Eiseman y otros, en cuatro pacientes para

tratar colitis pseudomembranosa mediante el uso de enemas. [ CITATION Kho17 \l 2058 ]

Hablando de la actualidad, se ha incrementado la práctica y la investigación clínica en

distintos países, que han validado el TMF como alternativa terapéutica viable para infección

recurrente o recaída por Clostridium Difficile, tanto en niños como en adultos, con resultados

bastante benéficos gracias a los altos índices de curación conseguidos, secundarios al proceso

de recolonización de la microbiota. [ CITATION Zha18 \l 2058 ] Por consiguiente, la FDA

determinó que las heces humanas deben clasificarse como agentes biológicos, por lo que se

deben regular en cuanto al uso, para poder garantizar la seguridad, tal y como sucede con

otros agentes como la sangre humana. [ CITATION Hyu16 \l 2058 ]

Material y métodos

Para reunir los documentos, se utilizaron varias fuentes documentales. Se realizó una

búsqueda bibliográfica en el periodo marzo-abril de 2021 utilizando las siguientes palabras

claves: fecal microbiota trasplation, viruses, infection, COVID-19, Influenza virus, Rotavirus,

en las bases de datos siguientes: MEDLINE, Global Index Citation, Science Citation Index,

National Center for Biotechnology Information (NCBI) y ClinicalKey; así como, revistas

específicas: New England Journal of Medicine (NEJM), Scielo, The Lancet.

Criterios de inclusión: Aquellos trabajos publicados desde el 2016 hasta la marzo de

2021, que incluyeran información de interés acerca de la interacción de la microbiota fecal en

infecciones virales, alteraciones detectadas durante estas enfermedades e identificación de

puntos importantes relacionados al procedimiento (historia, indicaciones, contraindicaciones,

proceso general).
TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 7

Criterios de exclusión: Artículos publicados antes del 2016, que se orientan hacia el

uso del trasplante fecal en presencia de otras patologías: infecciones bacterianas,

enfermedades autoinmunes, trastornos psiquiátricos, neoplasias intestinales, hepatopatías,

desórdenes metabólicos, entre otros. El uso de fármacos o suplementos adicionales, como

antibióticos o probióticos.

En total, se compilaron 23 artículos de importancia para este trabajo. Los resultados

de dichos artículos se organizaron de acuerdo con la infección vírica que se tratara.

Resultados

La microbiota intestinal juega un papel fundamental dentro de enfermedades

inflamatorias locales y en infecciones enterales de etiología bacteriana, sin embargo, la

evidencia de su papel dentro de infecciones virales es escasa. Dentro de nuestra

investigación, la infección viral más estudiada en cuanto a su relación con este ecosistema de

microorganismos es la influenza. También se incluyen los avances en cuanto a otras

infecciones virales, entre ellas, la infección por COVID-19. (Tabla 2)

INFLUENZA

Silan y col. explican que previos estudios han demostrado que la microbiota intestinal

está estrechamente relacionada con las infecciones virales respiratorias, afectando así al eje

pulmón-intestino y causando una disminución de la respuesta inmune del huésped, así como

alteración de las capas de la mucosa y a la producción de una gran cantidad de péptidos

antimicrobianos en las células de Paneth.[ CITATION Sil20 \l 2058 ] Se ha informado que la

microbiota comensal suprime la infección vírica de influenza a través de varios mecanismos

que implican la generación de células T CD8+ y CD4+ específicas del virus, y a través de su

papel regulador de inmunidad en la mucosa respiratoria mediante la activación del

inflamasoma.
TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 8

Los estudios en modelos animales (ilustración 2) han demostrado que la microbiota intestinal

da forma a la respuesta contra los patógenos respiratorios a través de la regulación de las

respuestas inmunes antivirales innatas, la tasa de migración de las células dendríticas y el

cebado local de las células T. Además, las propias infecciones respiratorias pueden alterar la

composición de la microbiota, lo que conduce a una mayor susceptibilidad a las

sobreinfecciones, a menudo asociadas con un resultado de enfermedad más grave, a través de

la inhibición de la respuesta inmunitaria antimicrobiana en el intestino. El interferón IFN

(tanto la partícula alfa y beta) es un importante agente antiviral, que puede atacar el ciclo de

vida viral directamente o bien a través de la supresión de su metabolismo y de su maquinaria

translocacional. Se sabe que el virus de la influenza A inhibe dicha respuesta. La regulación

depende de un marcador de superficie, IFNAR1, a través de feedback negativo, sin embargo,

una expresión excesiva de este compuesto puede aumentar la replicación temprana del virus.

En un grupo de casos y controles con ratones, se sugirió que la microbiota comensal estimula

la producción de interferón específicamente con acción al estroma pulmonar,

comprobándose, al administrar a ambos grupos ciclos de antibioticoterapia, los cuales,

redujeron la microbiota intestinal y el interferón del estroma pulmonar, facilitando la

replicación temprana del virus de la influenza en el epitelio pulmonar, efectos que se

revirtieron con el trasplante fecal. Las señales brindadas por la microbiota fecal promueven la

activación del sistema inmune y que permite la acción antiviral por medio de células no

inmunes en barreras mucosas y así controlar la infección en estadios tempranos. [ CITATION

Kon19 \l 2058 ]
TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 9

Ilustración 2. Acción terapéutica de la microbiota fecal en modelo animal [ CITATION

Kon19 \l 2058 ]

Actualmente se tiene acceso a vacunas específicas contra la influenza anualmente, sin

embargo, la eficacia de ésta en algunos grupos etarios es baja. En adultos mayores de 60 años

varía del 17 al 53%. Al tener una tasa tan contrastante en comparación con personas de menor

edad, se propuso buscar otras herramientas terapéuticas. En los pacientes de edad avanzada

hay un importante cambio en la diversidad y estabilidad de microorganismos

(enriquecimiento de anaerobios facultativos, incluidas bacterias potencialmente patógenas, y

pérdida de especies inmunomoduladoras) causado por el envejecimiento, activación crónica

del sistema inmune o cambios en el epitelio intestinal. En un estudio observacional de

cohortes (tabla 1) realizado en Países Bajos aplicado en adultos mayores de 60 años que

presentaban enfermedad similar a la influenza, se procesaron muestras fecales: durante el

cuadro agudo y la recuperación (7-9 semanas posteriores). La composición se vió alterada

durante la infección, siendo los Bacteroidetes, las proteobacterias y el Ruminococcus torques

posibles marcadores proinflamatorios. Las esporobacterias, al contrario de los otros géneros,

fueron predominantes en el grupo de control y se asocian a un estado saludable.[ CITATION

Sus21 \l 2058 ]
TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 10

Casos Controles Población Resultados


total
184 (46%) adultos 213 (54%) adultos 397 adultos Los Firmicutes fueron el filo
mayores que no mayores que mayores de menos abundante dentro de
reportaron ningún reportaron algún 60 años la población infectada.
evento similar a la evento similar a la Bacteroidetes y
influenza (ESI) entre influenza al menos Proteobacterias fueron más
1 de octubre de 2014 una vez entre 1 de abundantes en el grupo ESI
y 30 de abril de 2015 octubre de 2014 y 30 que en los controles.
de abril de 2015 Algunas proteobacterias,
bacteroidetes y
Ruminococcus (R. torques)
fueron asosciados
positivamente con el ESI. 
Esporobacterias fueron
predominantes en la
población control.

Tabla 1. Resultado de estudio de casos y controles comparando alteraciones de

microorganismos en microbiota fecal. [ CITATION Sus21 \l 2058 ]

COVID-19

Un nuevo coronavirus, con un 82% de similitud en su genoma con el SARS apareció

a finales de 2019 y causó un brote de neumonía viral. A pesar de que el pulmón es uno de los

órganos más afectados durante la infección por COVID-19, de un 15 a 20% de los pacientes

infectados reportan síntomas gastrointestinales. Las manifestaciones clínicas

gastrointestinales más frecuentes son anorexia, diarrea y náuseas e incluso algunos de estos

síntomas pueden contribuir a la severidad de la infección. Hay pruebas sustanciales de su

transmisión por vía fecal-oral. [ CITATION Tar21 \l 2058 ]

Varios estudios han identificado ARN viral del SARS-CoV-2 en frotis rectales y muestras de

heces de pacientes asintomáticos con COVID-19 y, en más del 25% en aquellos que

presentan síntomas pulmonares. Esto plantea el problema de la infección viral gastrointestinal

y la ruta de transmisión fecal-oral. Además, la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2)

del receptor viral se expresa en las células epiteliales de la mucosa GI. [ CITATION Sof201 \l

2058 ] En conjunto, estos resultados indican que el SARS-CoV-2 puede infectar y replicarse
TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 11

dinámicamente en el tracto GI y las células hepáticas, ocasionando malabsorción de

nutrientes, reducción de energía y biosíntesis, inhibición de BAT1 (disminuye la absorción de

aminoácidos) y compromete la inmunidad intestinal dada por células inmunitarias y

microbiota. Se observó que, incluso después de 35 días desde la última aparición del virus en

el tracto respiratorio, este aún podía ser identificado en heces, por lo que, para pacientes que

puedan necesitar trasplante de microbiota fecal para tratar diversas patologías, como C.

Difficile, es ampliamente recomendado hacer una prueba a la muestra próxima a trasplantar,

para, de ser positiva para SARS-CoV-2, se le pueda ofrecer una protección adicional al

receptor.

Las alteraciones que los pacientes persisten hasta un periodo post-infección, las cuales

pueden llevar a un desequilibrio intestinal y a las patologías concomitantes de esta, incluso

aquellos que se han recuperado totalmente. (Ilustración 3)[ CITATION KKA20 \l 2058 ]

Ilustración 3. Probable alteración de la microbiota intestinal en pacientes infectados por

COVID-19. [ CITATION KKA20 \l 2058 ]

Cao y colaboradores, analizaron la microbiota (tanto bacteriana como viral) de 19 pacientes,

18 infectados con SARS-CoV-2 y 5 pacientes control sanos. Demostraron una disbiosis tanto
TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 12

del viroma como bacterioma intestinal; de 19 grupos de microorganismos bacterianos que se

observan aumentados durante la enfermedad, 18 incidieron cuando la infección fue severa,

entre ellos: Corynebacterium durum, Rothia mucilaginosa, Enterococcus faecium, y

Campylobacter gracilis, mientras que, Eubacterium disminuyó. Adicionalmente, 17 virus,

incluidos 14 fagos Microviridae, un fago Inoviridae, un fago Podoviridae y un virus no

clasificado, se enriquecieron en casos graves. Bacteroides ovatus, la bacteria Lachnospiraceae

5_1_63FAA y Eubacterium ventriosum, se correlacionaron positivamente con parámetros

clínicos inmunitarios inflamatorios, como CD4, CD8, linfocitos y células T, que indican que

pueden ser agentes proinflamatorios potenciales. Se determinó que Bacteroides uniformis,

Faecalibacterium prausnitzii y Subdoligranulum estaban asociados positivamente con células

B. Al reproducir el estudio en ratones, en comparación con los ratones control, las

comunidades bacterianas de los ratones infectados mostraron un aumento significativo de

Odoribacter y Akkermansia muciniphila, y una disminución notable de Lactobacillus reuteri y

Bacteroides uniformis (similar en los pacientes con COVID-19). [ CITATION Jia21 \l 2058 ]

Sokol y colaboradores trabajaron con modelos primates no humanos, (macacos) infectados

con SARS-CoV-2 en los cuales se promovió una alteración en la microbiota intestinal en

términos de composición taxonómica y, más importante, la actividad funcional. Algunos de

estos cambios persistieron incluso después de la resolución de la infección.[ CITATION

Har21 \l 2058 ]

Acompañado del estado hiperinflamatorio en el que se encuentran los pacientes, hay un daño

a las mitocondrias que potencia este desbalance de microorganismos. [ CITATION Fai20 \l

2058 ]

Aunado a estos procesos, Zuo y colaboradores revelaron la presencia de bacterias

oportunistas en muestras fecales de pacientes con una tasa alta de infectividad, y, un

enriquecimiento de bacterias productoras de ácidos grasos de cadena corta y triptófano en


TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 13

aquellos que presentaban una infectividad leve o nula. Al estudiar la microbiota intestinal de

15 pacientes en diferentes fases de la COVID-19 (leve, moderada, grave y crítico), se tomó 2-

3 veces durante un periodo de una semana y se comparó con la microbiota intestinal de 15

sujetos sanos, se observaron cambios significativos en la microbiota en relación con la

gravedad de la enfermedad y la recuperación (disminución de la microbiota beneficiosa y

aumento de patógenos oportunistas). [ CITATION Yeo20 \l 2058 ]

Apartsin y colaboradores sugieren que un trasplante de microbiota fecal de un donador que se

haya infectado y curado, es decir, convaleciente, podría ser tan efectivo como la transfusión

de plasma convaleciente. Esto con el fin de ayudar a crear anticuerpos, disminuir la respuesta

inflamatoria y así tener una actividad inmune eficaz. Los donantes convalecientes requieren

un resultado doblemente negativo de hisopados nasofaríngeos y orofaríngeos, y muestras de

heces recolectadas con al menos un día de diferencia. Se puede administrar a través de una

sonda de alimentación nasoyeyunal o a través del colon mediante un colonoscopio o enema.

(Ilustración 4)

La simplicidad de preparar el material para el trasplante y las restricciones mínimas para los

donantes convalecientes, combinados con la facilidad de uso, sugieren que el FMT

convaleciente puede considerarse como un método adicional para el tratamiento de pacientes

con COVID-19 en estado crítico. [ CITATION Sey21 \l 2058 ] En la actualidad no hay

evidencia para comparar el costo-beneficio del TMF con otros enfoques de tratamiento para

COVID-19, pero parece que el costo de admisión en UCI más la terapia combinada con

diferentes antirretrovirales pueden ser mayor que el TMF, sobre todo en pacientes críticos,

sumándose los resultados sobre los efectos adversos del TMF, que mostraron una incidencia

de 28.5% y de 9.29% en efectos adversos severos. El mismo estudio reveló que la ocurrencia

de efectos adversos es más frecuente en el método de aplicación en tracto digestivo alto que
TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 14

en bajo, que van de distensión, malestar abdominal, fiebre, náusea y vómito a graves como

neumonía y sepsis.

En algunos estudios, los resultados enfatizaron la importancia de monitorear las funciones

gastrointestinales en pacientes con SARS-CoV-2 y el uso de probióticos para balancear la

microbiota intestinal y así reducir las infecciones secundarias relacionadas con bacterias

patógenas alteradas.[ CITATION Kon20 \l 2058 ]

Ilustración 4. COVID-19 y trasplante de microbiota intestinal[ CITATION KKA20 \l 2058 ]

VIH

Se ha observado que la microbiota intestinal se altera en caso de infección por VIH en

fase inicial, lo que conduce a un daño de la mucosa intestinal que provoca el agotamiento de

células T CD4+ (en particular células Th17) en el tejido linfoide asociado al intestino, la

alteración de la función de la barrera intestinal, translocación microbiana, y la activación

inmunitaria sistémica por producción de citoquinas inflamatorias. Los acontecimientos

mencionados en la mucosa aumentan la inflamación intestinal lo que disminuye

sistemáticamente las células T CD4+ y culmina en SIDA a medida que los productos

microbianos se translocan desde el lumen del intestino al torrente sanguíneo. Incluso la


TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 15

terapia antirretroviral no consigue restaurar la microbiota intestinal alterada y las células T

CD4 + agotadas (sin embargo, las células T CD4 + se recuperan en la sangre periférica).

La suplementación con probióticos en el VIH ha demostrado mejorar el recuento de células T

CD4 + y aliviar las enfermedades inducidas por el VIH, como la diarrea y las náuseas. Los

probióticos selectivos deben administrarse a los pacientes con VIH y SIDA junto con la

terapia antirretroviral para proteger su barrera mucosa intestinal y para recuperar las células T

CD4 + de modo que su esperanza de vida aumente. [ CITATION Cat14 \l 2058 ]

HEPATITIS

El eje intestino-hígado refleja las interacciones anatómicas y fisiológicas entre ambos

órganos. La vena porta hepática, el tracto biliar y la circulación sistémica son partes

importantes de este sistema venoso que establece la comunicación cruzada entre el intestino y

el hígado. El hígado puede ser dañado aún más por la perturbación de la microbiota intestinal

debido a un aumento de la permeabilidad intestinal que da lugar a la entrega de una fuerte

carga de antígenos microbianos.

Los agentes comensales producen una variedad de metabolitos que tienen efectos positivos en

el hígado. Un estudio mostró una correlación entre los niveles de alanina aminotransferasa

(ALT) en suero inducidos por el virus de la hepatitis B (VHB) y los cambios en la microbiota

intestinal, lo que demuestra una relación entre el metabolismo del hígado y la microbiota

intestinal. Por lo tanto, la alteración de ella está implicada en el desarrollo y complicación de

las enfermedades hepáticas.

La asociación entre las infecciones virales y los cambios en la microbiota intestinal se ha

observado en las infecciones virales del hígado, incluidos los virus de la hepatitis B y C,

incluso una infección leve por el VHC provoca una perturbación de la microbiota intestinal.

Se observó un aumento de Bacteroides y Enterobacteriaceae en un caso VHC sin ninguna

evidencia de cirrosis hepática; y en el mismo estudio, una disminución de Clostridiales y un


TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 16

aumento de Lactobacillus y Streptococcus en un caso de infección por el VHC en un estadio

leve.[ CITATION Ham19 \l 2058 ]

El estudio Fecal Microbiota Transplantation Induces Hepatitis B Virus e-Antigen (HBeAg)

Clearance in Patients With Positive HBeAg After Long-Term Antiviral Therapy se describe al

trasplante de microbiota fecal como una probable alternativa terapéutica para pacientes que

cursan con hepatitis B con la presencia del antígeno "e", lo que indica una replicación activa

del virus. Así mismo, los pacientes de este estudio han sido sometidos a una farmacoterapia

antiviral de largo plazo.

Se presentan a 18 pacientes que cumplen con las características mencionadas anteriormente,

y con un seguimiento mayor a tres años, así como haberse sometido a entecavir (ETV) y

tenofovir disoproxil fumarato (TDF). En este estudio, 5 pacientes estaban enrolados en el

trasplante de microbiota fecal TMF, mientras que 13 estaban únicamente en control. Los

participantes en ambos grupos continuaron con el tratamiento previamente establecido, que

en este caso era entecavir.

En el primer grupo, el de los pacientes enrolados en TMF, 4 de ellos recibieron tratamiento de

trasplante mediante gastroscopia cada 4 semanas hasta que la depuración del antígeno

HBeAg fue conseguida. Dichos pacientes recibieron de uno a 7 tratamientos de TMF,

mientras que el paciente restante abandonó el estudio después de recibir el quinto tratamiento.

Comparando ambos grupos, se notó una mejora bastante significativa en aquellos que

recibieron el tratamiento con TMF, especialmente cada vez que este era aplicado. Como

efectos secundarios en los pacientes que recibieron tratamiento, están distensión abdominal,

diarrea y constipación.

En un ensayo piloto, el TMF, en combinación con terapia ETV/TDF, en el caso de pacientes

con infección crónica por VHB, mostró una recuperación y una disminución de HBeAg

después de algunos tratamientos de TMF. [ CITATION Yan17 \l 2058 ]


TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 17

ROTAVIRUS

El rotavirus es un virus de ARN que se transmite vía fecal-oral y su objetivo son los

enterocitos del intestino delgado. Se estima que anualmente hay 258 millones de casos y

128,500 muertes mundialmente.

Engevik y colaboradores, al infectar ratones neonatales y estudiar sus muestras fecales,

descubrieron un incremento de Bacteroides y Akkermansia en los modelos infectados, así

como una disminución de Lactobacillus en la porción del íleo. También hubo un incremento

de proteína mucinosa MUC2. Bacteroides thetaiotaomicron y Akkermansia muciniphila

demostraron que pueden degradar glucógeno y actuar como señuelos de receptores para

rotavirus. [CITATION Mel \l 2058 ]

Asimismo, Harris y colaboradores sugieren que la respuesta de la propia vacuna contra el

rotavirus (la cual tiene una baja efectividad en países subdesarrollados) se ve influenciada por

la composición de la microbiota intestinal. [ CITATION Van18 \l 2058 ]

Virus Mecanismo contra la infección


Influenza Aumento de la actividad de las células NK y de la
actividad bactericida de los neutrófilos

Aumento del IFNγ y de la IL-6

La estimulación de la vía de señalización TLR7


para la activación de los inflamosomas (modelo de roedor)

Aumento del IFN-γ en el suero y del sIgA en intestino

 Aumento de los niveles de IgA secretada en la saliva


y de la actividad fagocítica de los neutrófilos

Producción de niveles altos de citoquinas IL-12


e IFN-γ en los fluidos del lavado broncoalveolar y
modulación de la inmunidad innata del huésped de
células dendríticas y macrófagos (modelo de roedor)

Inhibe la replicación del virus mediante la regulación de la expresión


TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 18

de genes antivirales

Modulación de las respuestas inmunitarias humoral y celular y la


regulación de las respuestas inmunitarias Th1/Th2 contra la infección
(modelo roedor)
COVID-19 Surfactina bacteriana con potencial para absorber
partículas virales (Línea celular epitelial intestinal de cerdo)

Posible reducción del estrés oxidativo


a través de Nrf2 y HO-1

Encefalitis por El polisacárido capsular A de Bc. fragilis


herpes simple induce la producción de IL-10 en las células T CD4+ y CD8 que
previenen la infección viral (modelo roedor)

VIH Aumento de la expresión del receptor CD4


que se utiliza para bloquear la transmisión del VIH.

Aumento de las células T CD4+ que disminuyen


tras la infección por el VIH

Curación del epitelio y la restauración de la


población intestinal de células T CD4+

Reduce la activación inmunitaria sistémica y


acelera la restauración inmunitaria intestinal

La cepa probiótica portadora del CD4 (receptor del VIH humano) de


la cepa probiótica mostró la capacidad de absorber partículas del
VIH

Hepatitis B Mejora en la cognición del paciente,


mejora de la homeostasis de la microbiota intestinal, una
reducción evidente del amoníaco venoso y una
mejora de la barrera de la mucosa intestinal

La inhibición dependiente de la vía de la GTPasa


del virus de la hepatitis B

Hepatitis C Disminución significativa del nivel de alanina


aminotransferasa sérica

Infección por polio Aumenta la concentración de IgA fecal, y de la IgA específica contra
y rotavirus el poliovirus y
IgA específica contra el rotavirus

Virus respiratorio Provoca una disminución de la expresión de citoquinas


sincitial (VRS) proinflamatorias en el pulmón
TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 19

Tabla 2. Mecanismo detrás del papel de la Microbiota intestinal en la mejora de los efectos de

las infecciones virales. [ CITATION Hyu16 \l 2058 ][ CITATION Fai20 \l 2058 ][ CITATION

Sey21 \l 2058 ]

Discusión

Es evidente que la microbiota intestinal del cuerpo humano es única y constituye un

fuerte regulador de la respuesta inmune frente a patógenos y que está fuertemente relacionada

con otros órganos, como el aparato respiratorio, hígado e incluso respuestas inmunes

sistémicas más dirigidas. A pesar de que cada individuo tiene una firma exclusiva de

microorganismos, es posible identificar aquellas condiciones que predisponen a una

desregulación del ecosistema y que afecta tanto distal como localmente.

Dentro de la revisión realizada, se encontraron particularmente una lista de microorganismos

asociados a un estado proinflamatorio causado por el mismo agente infeccioso: Akkermansia,

Bacteroidetes, Enterobacteriae, Ruminococcus, Proteobacterias y Odoribacter. En diversos

estudios revisados se mencionan como marcadores inflamatorios y abren una brecha de

investigación, puesto que se sugieren como posibles sitios de acción para futuras estrategias

terapéuticas.

En cuanto al uso del trasplante de microbiota fecal, su papel y efectos positivos dentro de las

infecciones siguen siendo descubiertos. Estudios en animales exponen cómo la disbiosis de la

microbiota intestinal de origen infeccioso viral se corrige con la aplicación de microbiota

fecal proveniente de controles sanos, apoyando no solo a la restauración de especies

benéficas sino también con la promoción de la activación de la respuesta inmune innata a

través de células no inmunes, logrando así un control más efectivo de la enfermedad, baja

tasa de replicación y carga viral y menores secuelas post infección.

Hablando de la aplicación de esta medida terapéutica en el tema de actualidad, la COVID-19,

el procedimiento tendrá algunas variaciones, comparado con el método “convencional”


TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 20

utilizado mayormente para tratar las infecciones por C. Difficile. Del mismo modo, la

aplicación del TMF según qué infección vírica, tendrá sus matices.

En general, y según la hipótesis que llevó a realizar este artículo, podemos decir que el uso

del trasplante de microbiota fecal es un elemento que, a pesar de continuar en estudio,

simboliza una opción terapéutica para muchas más patologías de las que se tienen

delimitadas, especialmente en la infecciones víricas: aumentando la actividad de células del

sistema inmune, en el caso de la influenza; estimulando la surfactina bacteriana para absorber

partículas virales, en el caso de la COVID-19; aumentando la expresión del receptor CD4,

encargado de bloquear la transmisión del VIH; mejorando la cognición y homeostasis de los

pacientes con hepatitis B; provocando una disminución en la expresión de citocinas

proinflamatorias del pulmón en el caso de virus respiratorio sincitial y aumentando la

concentración de IgA fecal y específica contra el poliovirus así como contra el rotavirus.

Conclusión

Las infecciones virales son un constante problema de salud y, como se presentó a lo

largo del artículo, muchas resultan en la alteración de la microbiota fecal. Las pruebas

sugieren que estrategias basadas en la microbiota tienen un gran potencial para aliviar las

complejidades asociadas a estas infecciones. Aún falta investigación para comprender por

completo el papel benéfico del trasplante de microbiota fecal en las infecciones virales; a

pesar de todos los obstáculos, sigue estando claro que las bacterias del intestino humano

tienen una conexión con infecciones virales y su evasión, y que la modulación de la

microbiota intestinal puede proporcionar grandes opciones terapéuticas para una serie de

infecciones víricas.

Dicho lo anterior, llegamos a la conclusión que es hora de convertir el TMF en una opción

terapéutica de primer orden para beneficiar a más pacientes, que. en órganos específicos, será
TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 21

un tratamiento prometedor, por lo que esta estrategia requiere más atención y aceptación en el

área de investigación biomédica y, sobre todo, en la toma de decisiones clínicas.


TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 22

Referencias

1. Shanahan CHyF. Microbiota intestinal. In Fordtran Sy. Enfermedades digestivas y

hepáticas.: ELSEVIER; 2020. p. 28-35.


2. Terra DAA VESRLLLKPRDACL. Structuring a fecal microbiota transplantation center

in a university hospital in Brazil. Arq Gastroenterol. 2020; 57(4).


3. Colin Hill FS. Microbiota intestinal. In Hill FSC. Biología del tubo Digestivo. España:

ELSEVIER; 2018. p. 28-34.


4. Khoruts A. 2017.
5. Zhang F,CB,HXea. Microbiota transplantation: concept, methodology and strategy for its

modernization. Protein & Cell. 2018;(9).


6. Cho HHCaYS. Fecal Microbiota Transplantation: Current Applications, Effectiveness,

and Future Perspectives. Clinical Endoscopy. 2016 Octubre; 49.


7. Silan Gu YCZWYC. Alterations of the Gut Microbiota in Patients With Coronavirus

Disease 2019 or H1N1 Influenza. Clinical Infectious Diseases. 2020 Noviembre;

71(10).
8. Konrad C. Bradley KFDSSYFPSAW. Microbiota-Driven Tonic Interferon Signals in

Lung Stromal Cells Protect from Influenza Virus Infection. Cells Report. 2019

Julio; 28(7).
9. Susana Fuentes GdHNMNLWJAFMANJLAPRJJdWJvBDvB. Associations of faecal

microbiota with influenza-like illness in participants aged 60 years or older: an

observational study. The Lancet: Healthy Longevity. 2021 Enero; 2.


10. Tarun Sahu AMYKRAJNKVLVKSBHKV. Current understanding of the impact of

COVID-19 on gastrointestinal disease: Challenges and openings. World Journal

of Gastroenterology. 2021 Febrero; 27(6).


11. Sofia D. Viana SNFR. ACE2 imbalance as a key player for the poor outcomes in

COVID-19 patients with age-related comorbidities – Role of gut microbiota

dysbiosis. Ageing Research Reviews. 2020 Julio; 63.


12. K. KAŹMIERCZAK-SIEDLECKA EVWM. COVID-19 – gastrointestinal and gut

microbiota-related aspects. European Review for Medical and Pharmacological


TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 23

Sciences. 2020; 24.


13. Jiabao Cao CWYZGLKXNZJLFMLYJYCBSZNZYGYBYSZCLDJW&PY. Integrated

gut virome and bacteriome dynamics in COVID-19 patients. Gut Microbes. 2021

Enero; 13(1).
14. Harry Sokol VCPMADBDVSAMABLHLDEGSHDRNDB. SARS-CoV-2 infection in

nonhuman primates alters the composition and functional activity of the gut

microbiota. Gut Microbes. 2021 Febrero; 13(1).


15. Sadiq FA. Is it time for microbiome-based therapies in viral infections? Virus Research.

2020 Octubre; 291.


16. Yeoh YK ZTLGYea. Gut microbiota composition reflects disease severity and

dysfunctional immune responses in patients with COVID-19. British Medical

Journal. 2020.
17. Seyed Aria Nejadghaderl ENM. Fecal Microbiota Transplantation for COVID-19; a

potential emerging treatment strategy. Medical Hypotheses. 2021; 147.


18. Smirnova KAyV. Convalescent fecal microbiota transplantation as a possible treatment

for COVID-19. Clinics and Research in Hepatology and Gastroenterology. 2020

Octubre; 44(5).
19. Catherine A Lozupone MERCPNAPFTBC&BEP. HIV-induced alteration in gut

microbiota. Gut Microbes. 2014 Julio; 5(4).


20. Hamzah Abu-Sbeih FSA&YW. Clinical Review on the Utility of Fecal Microbiota

Transplantation in Immunocompromised Patients. Current Gastroenterology

Reports. 2019; 21(8).


21. Yan-Dan Ren

ZSYLZYLXJWJWYYDXXCCXXXFYHZXLZXYNTFZXLWMYCLGCMZ.

ecal microbiota transplantation induces hepatitis B virus e-antigen (HBeAg)

clearance in patients with positive HBeAg after long-term antiviral therapy.

Hepatology. 2017 Mayo; 65(5).


22. Melinda A. Engevik LDBKAEALCGJLPDSHNJAJFP&JMH. Rotavirus infection

induces glycan availability to promote ileum-specific changes in the microbiome

aiding rotavirus virulence. Gut Microbes. 2020;: p. 1324-1347.


TRASPLANTE DE MICROBIOTA FECAL EN INF VÍRICAS 24

23. Vanessa Harris AASFKKMKJTUPWJWCGCdW&WMdV. Rotavirus vaccine response

correlates with the infant gut microbiota composition in Pakistan. Gut Microbes.

2018; 9(2).
x