Fernando Aguirre Franco Psícología del Desarrollo LOS VÍNCULOS DE APEGO EN NIÑOS INSTITUCIONALIZADOS Es un hecho reconocido la importancia que

tienen para el desarrollo equilibrado del bebe las relaciones afectivas que se crean desde los primeros momentos de vida y que durarán durante el resto de la misma, entre él y las personas que conforman, y conformarán su círculo más cercano. En situaciones normales estos vínculos se van estableciendo, padre, hermanos y hermanas, tíos, abuelos y especialmente, con su madre. De estas primeras y fundamentales relaciones afectivas nacen los que se denomina los vínculos de apego. Sin embargo existen situaciones especiales en las que por motivos diversos un niño debe ser criado por otras personas que no son las de su entorno familiar natural. Este informe tiene como objetivo aportar un poco de luz sobre el peculiar proceso de creación de vínculos de apego en los niños y las dificultades que pueden surgir en el proceso y durante el tiempo que permanecen en instituciones de acogida. Como antecedente histórico, cabe señalar las conclusiones de los estudios pioneros que sobre los niños institucionalizados que padecían graves problemas emocionales concluyó el médico y psicoanalista John Bowlby en la década de los 70, los cuales señalaban las dificultades que tenían estos niños para establecer y mantener relaciones cercanas, debido, entre otras cosas, a las carencias afectivas que habían sufrido con sus progenitores en los primeros momentos de la infancia. Para Bowly existe en el recién nacido una pauta biológica en instintiva primaria hacia su criador, que más tarde, y ante una respuesta positiva de éste, hace que se formen unos parámetros de acción creándose lo que se denomina conductas de apego. Se trata pues de un sistema que basado en un primer instinto natural se va modificando y autorregulando mediante la adaptación según sean las circunstancias y necesidades que se vayan creando para la supervivencia. En sus conclusiones influyeron otros estudios de enfoque etológico de la época realizados por Konrad Lorenz (1903-1989) quien en sus estudios con gansos y patos en los años 50, reveló que las aves podían desarrollar un fuerte vínculo con la madre (teoría instintiva) sin que el alimento estuviera por medio. Igualmente, Harry Harlow (1905-1981) con sus experimentos con monos, y su descubrimiento de la necesidad universal de contacto influyó a Bowlby en la construcción de la Teoría del Apego . Así mismo cabe destacar las conclusiones de los estudios que llevó a cabo la psicoanalista AnnaFreud con niños huérfanos de la guerra, en los que concluía que el potencial de apego siempre se halla presente en el niño. Cuando un niño sentía la carencia de una persona a la que apegarse, rápidamente se fijaba a otra figura. Esto supone una necesidad básica del niño de tener una figura a la que aferrarse afectivamente. Tras esta introducción histórica hay que desplazarse hasta el presente en el que mediante sendas entrevistas radiofónicas efectuadas por la Psicóloga Sonia Mariscal a la psicóloga y educadora social Concepción Moraleda y al educador social Oscar Olmedo, ambos educadores nos exponen sus experiencias profesionales en centros de acogida para menores que existen en la Comunidad de Madrid. Los menores que acoge estos centros tienen entre 0 y 3 años, y se trata de niños con los que el Estado a asumido por distintas razones su tutela temporalmente hasta encontrar otra solución. Son niños a los que los padres no pueden cuidar o lo hacen deficientemente. El objetivo no es el de que el niño permanezca siempre en la institución sino el de preparar las condiciones en las que pueda o bien volver con su familia o buscar otra que la sustituya. Mientras, en el centro el trabajo de los educadores se organiza de forma que pueda favorecer en los niños unas buenas relaciones de apego afectivo con sus cuidadores. Estos niños pasan la mayoría del tiempo en el centro, es su casa, si bien algunos, según sus circunstancias reciben visitas o hacen salidas de fin de semana, etc. En estos centros el trabajo se realiza por Secciones. Los menores de año y medio se conforman por lo que se denomina Nidos, y hay dos grupos de cinco niños en cada Nido. Cada grupo de cinco niños tiene un educador y éste es siempre el mismo, quien se encarga del trabajo en la vida cotidiana. Marcando las pautas de sueño, la alimentación, la higiene, los juegos etc. , contando también el educador con apoyo tanto interno por parte de psicólogos, como externo medio la colaboración de los Servicios Sociales de la zona (Trabajador Social y Psicólogo), los cuales intervienen en el adecuado y necesario apoyo psicológico así como otras consultas y gestiones necesarias. Todo esto con el fin de contribuir a crear la necesaria estabilidad del educador con su grupo de niños para que favorezca unas buenas relaciones de apego en el centro. Según Concepción Moraleda los aspectos fundamentales que se cuidan en el cuidado de los niños pasan por crear espacios propios de cada uno, personalizando objetos que se encuentran en su entorno cercano, en contacto físico con él. Del mismo modo es importante cuidar la calidad de los momentos en los que el educador está a solas con el niño, en el baño o las comidas por ejemplo, momentos en los que se mantiene una adecuada cercanía corporal, un contacto visual acertado, tiempo suficiente para que el niño

es decir. En el momento en que de que se encuentra una familia acogedora para el niño. Pasado este tiempo los efectos beneficiosos de la institución van dejando paso a otros de signo opuesto como conductas de excesiva dependencia hacia sus cuidadores y en casos de extrema prolongación de estancia otras más graves como la evitación del contacto visual en los momentos de atención más directa con ellos (baño. y aunque esta circunstancia de apego a unos educadores más que a otros. que ofrezca seguridad. Este apego es lo que se denomina Apego de Transición. inseguridad. la cercanía. El afecto. Son niños que necesitan una mayor atención debido a sus características de irritabilidad.realice estas actividades básicas…. en definitiva un intento de interactuar con el niño de la forma más natural. El trabajo del educador. etc. Otra características que dificulta la creación de vínculos de apego positivos son las que se dan cuando se trata de niños nacidos prematuramente. un niño que no se encuentra en un centro de acogida también tiene varias figuras de apego como abuelos. las manos. Este hecho lo demuestra el que en realidad. Así mismo en estos casos es muy importante unificar el estilo educativo de cuantos educadores formen parte de su vínculo de apego. cercana y de calidad posible dadas las circunstancias. los cuales tienen un mayor riesgo de crear un vinculo de apego inseguro. consiste pues. en que la adaptación a la nueva situación. Todo esto contribuye al propósito de aportar al niño seguridad y cercanía. por parte de los profesionales del centro de acogida también se acometen una serie de actividades para fomentar la adaptación a su nueva familia que tratan. Hay que resaltar también. y sólo debe durar el tiempo que dure la estancia del menor en el centro. de acogida en este caso. y a la luz de los distintos estudios la evidente flexibilidad y capacidad de adaptación al entorno que tiene el ser humano en estos primeros años de crecimiento y durante toda su vida y que hace que. no se considera un dato negativo. cercanía y disponibilidad al niño por parte de las figuras que forman parte de su entorno.. comidas). aunque las primeras experiencias de creación de vínculos de apego creen una forma y un estilo marcado. sea de calidad. que los cuidan durante las posibles ausencias prolongadas de sus padres. siendo incluso deseable. hecho que en el futuro podría perjudicar las relaciones con otras personas. y así mismo afectivo. hermanos. no exista un determinismo absoluto en cuanto a las posibilidades de mejora en las relaciones de vínculos emocionales en la vida adulta. ya sean familiares o profesionales. con lo que el educador debe hacer un esfuerzo de adaptación mutua educadorniño con el fin de especificar las demandas concretas que deberá satisfacer. Según el educador social Oscar Olmedo. Es curioso como cuando llega este momento. de forma progresiva como figura de apego a sus educadores. A todo lo anterior habría que añadir las historias previas tanto familiares como de salud con las que los niños acceden a la institución. de forma progresiva y con visitas cada vez menos espaciadas en el tiempo. se puede asegurar que los primeros vínculos afectivos de los niños con las personas con las que crea sus vínculos de apego son extremadamente importantes. los niños comienzan a presentar problemas de conducta e inadaptación. Con todo lo anterior. y el intento de estos de que todos reciban por igual las atenciones. Este problema es uno de los inevitables en este trabajo debido a las características que cada persona tiene. Que no es tan importante el número de personas que forman los vínculos de apego de un niño como la calidad en la interacción. alimentación. o con problemas psíquicos. a los pocos días van prefiriéndoles a aquellos. Por otra parte el niño posee una gran flexibilidad para adaptarse a situaciones que no son las más naturales y crear varias figuras de apego. tanto a nivel cognitivo. A pesar de todo lo anterior si el tiempo de estancia en estos centros se alarga más de lo recomendable. todo ello para favorecer en el niño un desarrollo evolutivo lo más normal posible. el tiempo de estancia deseable para un niño no debería sobrepasar el año y medio. se procura la estabilidad del niño con todos ellos. tíos. mostrándose contentos de volver a verlos o tristes cuando se marchan. de establecer primero. creación por parte del niño de pautas repetitivas de movimientos con la cabeza. separaciones. Los niños fijan así. pies. y aunque los niños al principio se muestren reacios a sus nuevos cuidadores. Aun existiendo varios educadores de referencia para cada niño debido a los distintos turnos de trabajo. . intuyendo quizá un mayor protagonismo en su nueva relación. Sin embargo. el educador no debe fomentar la dependencia de éste hacia él. problemas físicos o psíquicos. y al ser una estancia temporal la del niño en esta institución. Este hecho demuestra la gran flexibilidad y la capacidad de adaptación a nuevas figuras de apego que tiene el niño en esta etapa del crecimiento. ya que forma parte del proceso natural del vínculo de apego. lo cual no evita que los niños muestren su preferencias a la hora de realizar determinadas actividades. la seguridad y la previsibilidad son características necesarias para la creación de un vínculo de apego seguro. como motor. y de fomentar después el vinculo de apego con su nueva familia.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful