Está en la página 1de 6

Expediente :

Especialista :
Cuaderno : Juicio Oral.
Escrito N° : 01 UNO
Sumilla : APERSONAMIENTO - APELACION DE
SENTENCIA.

AL JUZGADO PENAL COLEGIADO SUPRAPROVINCIAL DE LA CORTE SUPERIOR DE


JUSTICIAS DE UCAYALI:

……………………….., sentenciado por el delito de


FEMINICIDIO EN GRADO DE TENTATIVA identificado con DNI N° ……………………, con
domicilio real en el …………………………………………….:

I. DEL APERSONAMIENTO:

Que, conforme al Principio Rogatorio y Legítimo


Derecho de Defensa, comunico a vuestro despacho que, a partir de la fecha, nombro
como mi único abogado, encargado de mi defensa en la presente causa al letrado
ALAN CHRISTIAN LÓPEZ CASTILLO, con N° de Colegiatura 2492 del Ilustre Colegio de
Abogados de Huánuco, con domicilio procesal en el JR: GUILLERMO LUMBRERAS MZ.
201-A LT 44 – YARINACOCHA, con número de contacto 959911836, y CASILLA
ELECTRÓNICA 70432.

II. DEL RECURSO DE APELACIÓN:

Que, conforme a las atribuciones que me confiere


el artículo 290 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, concordante con los artículos
84.10, 414.1.b), y 416.1.a) del Código Procesal Penal, en mi condición de Abogado
Defensor Público del procesado BILLY SANGAMA TUESTA, en tiempo y modo oportuno
ocurro a vuestra Colegiado a fin de FUNDAMENTAR EL RECURSO IMPUGNATUVO DE
APELACIÓN INTERPUESTA EN EL ACTO DE LECTURA DE LA SENTENCIA, contenida en la
Resolución N° 13, de fecha 18 de Julio del 2018, por la que falla condenando a mi
patrocinado como autor del delito mencionado, imponiéndosele 07 años de pena
privativa de la libertad y fija por concepto de reparación civil la suma de S/. 1000.00
por concepto de reparación civil y lo demás que contiene.

1. PRETENSIÓN IMPUGNATORIA:

– 1–
Que, se impugna la sentencia expedida, a fin de que el Superior en Grado con
mejor criterio técnico jurídico REVOQUE dicha sentencia Y REFORMANDOLA disponga
LA ABSOLUCIÓN de los cargos formulados en su contra por el Ministerio Público o en
su defecto se ANULE el fallo, por ausencia de carga probatoria y el error de sentenciar
con solo indicios, sin establecer previamente los requisitos necesarios de la prueba
indiciaria.

2. FUNDAMENTACIÓN DEL AGRAVIO:

2.1. ERROR DE HECHO Y DE DERECHO INCURRIDO EN LA IMPUGNADA:

Primero: Que, se incurre en un ERROR IN PROCEDENDO, en la sentencia impugnada


por violentar el derecho fundamental a un debido proceso “debida motivación de las
resoluciones”, el cual no sólo es un principio de quienes ejercen la función
jurisdiccional y que está contemplado como tal en el inciso 3) del artículo 139 de la
Constitución Política del Estado, sino que también es concebido como aquel derecho
fundamental que posee toda persona y que, en tal medida, es exigible por éstas
(dimensión subjetiva); a su vez, es un derecho que debe ser respetado por todos,
debido a que lleva implícito los fines sociales y colectivos de justicia (dimensión
objetiva)1.

Segundo: Se advierte también, vulneración al Art. 158 del Código Procesal Penal que
impone el deber o exigencia al juzgador de que en la valoración de la prueba (para el
caso elementos de convicción fundados y graves) deberá observar las reglas de la
lógica, la ciencia y las máximas de la experiencia, exponiendo los resultados obtenidos
y los criterios adoptados. En efecto, durante el juicio oral no se ha tomado en
consideración la posibilidad lógico-fáctico de la comisión del delito, por cuanto, el
supuesto de imputación se habría realizado en un lugar habitado por 3 menores, el
imputado y la pareja del imputado, quienes habrían estado presente al momento en
que supuestamente se cometieron los hechos.

1
Comisión Andina de Juristas. Luis Huerta con la colaboración de Enrique Aguilar, “El debido proceso en las decisiones de la
Corte Interamericana de Derechos Humanos (análisis del artículo 8 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos), en
www.cajpe.org.pe.

– 2–
Tercero.- La Sala Penal Colegiada incurre en motivación defectuosa para pretender
establecer la materialidad del hecho delictual, teniendo como elemento probatorio
principal el examen psicológico de la menor, el cual no se corrobora mínimamente con
ningún otro medio de prueba objetivo, tan solo con declaraciones de testigos no
presentes, y no se ha valorado debidamente la declaración de testigos de descargo.

Cuarto.- Que, el Colegiado no ha valorado las contradicciones entre la Pericia


Psicológica de la menor, con lo manifestado a sus padres quienes declararon en
audiencia de Juicio Oral, declaraciones que sugieren la posibilidad de la comisión del
ilícito por otro miembro o miembros de su familia, como lo ha narrado la menor en
la entrevista psicológica, materializado en la sentencia impugnada en la Pagina 10 en
el punto 4.2 dice la Psicóloga “…ella pensaba que era su papá y era su tio, y eso le
pone triste…”, Así mismo, en el mismo punto de la sentencia impugnada, en la última
línea de la página 10 y continuando en la página 11, se puede apreciar lo que dice la
pericia psicológica tomada en la segunda sesión, donde la menor menciona: “juega al
papá y a la mamá con la Linllis (su primita) y con Josué (un amigo), la Linllis y el Josué
le han tocado su vaginita, y su tío Billy también”, lo que demuestra la posibilidad de
que otros puedan haber sido quienes realizaron los tocamientos, siendo que, de la
declaración de la madre en Juicio, nadie más le tocó la vaginita y que su niña no le ha
mentido, y no tiene conocimiento de que su amiguito Josué le tocó la vagina.

Quinto.- Así mismo, se puede observar una ausencia de motivación adecuada en la


resolución en cuanto al punto 4.3 dela sentencia, la cual esgrima el criterio del
Acuerdo Plenario N° 02-2005/CJ-116, fundamento 10, siendo que si bien se presenta
una aparente motivación en cuanto a b) Verosimilitud y Corroboración Periférica, se
tiene que el único análisis efectuado por el juzgado se encuentra enmarcado en los
testigos ofrecidos por la defensa, sin tomar en consideración las contradicciones
entre lo que la menor le ha narrado a la perito psicóloga y lo narrado a sus señores
padres, en cuanto a las personas que le han tocado su vagina, por cuanto se entiende
que una de las dos narraciones es una mentira, habiendo perdido así persistencia en
la imputación.

– 3–
Así mismo, no se ha hecho un adecuado análisis de la veracidad de la
declaración de la madre de la menor, siendo que inicialmente mencionan que la
menor tenía un descenso, como se lo manifestó al padre de la menor, hecho que
luego la madre niega diciendo que era solo un olor, y a pesar de ello y que se
presentó denuncia y se pasó por examen psicológico, no se realizó un examen físico
de integridad sexual, tomando en consideración que del supuesto tocamiento para
causar olores, y supuestos descensos tenía que existir huellas físicas que causen la

posible infección, hecho que no se ha tomado en consideración, subsanando la


ausencia de medios científicos idóneos con meras conjeturas.

Que, la psicóloga dice que la menor ha dado una declaración, coherente y


veraz, por su lenguaje sencillo y claro “sin embargo la menor manifiesta que el
imputado le “introdujo” su dedo, siendo esta una palabra compuesta, y no acorde o
utilizada a los 5 años de edad.

En este orden de ideas, podemos encontrar ausencia de credibilidad en la


declaración del padre de la menor agraviada, el Sr. Enrique Ramírez Celedonio, siendo
que este manifiesta que su hija “…los primeros días si pedía que la abracen después
no”, demostrando con ello afectación psicológica; así mismo, de la declaración de la
Madre de la menor la Sra. Manuela Matías Santos, “…noche no se quería tapar, y que
la menor le abrazaba con mayor intensidad como si tuviera mucho miedo, la verdad
le pareció raro”, hechos que no concuerdan con el resultado de la pericia psicológica
la cual refiere que no tiene afectación psicológica; a esto la psicóloga solo se remite a
decir “..que no existe afectación emocional pero si hubo una reacción ante los
eventos de tocamientos indebidos…”, siendo esta respuesta ambigua, ya que está
justificando la declaración de los padres de la menor, con ello perdiendo objetividad
alguna y no explica por qué a pesar de esos estigmas de miedo, no se encontró
afectación emocional “lo que resta credibilidad al resultado psicológico o a lo que
manifiestan los padres de la menor, a quienes en lugar de cuestionar su declaración,
la perito justificó un supuesto irreal” es de precisar que, toda reacción negativa llanto,

– 4–
ira, pena, alegría es una afección emocional, por cuanto, ante los constantes cambios
de humor, o miedo, si existiría reacción emocional (puesto que está vinculado a sus
emociones), hecho que se ha analizado desde un punto de vista inquisidor y no
objetivo.
Conforme el examen psicológico, se desprende que la psicóloga, hace
referencia a un relato real, y que la menor no diferencia la los conceptos de verdad o
mentira por factores de la edad, sin embargo, por ello mismo, no se puede
establecer si, la menor miente o no, ya que puede estar contando la verdad propia,
la verdad de alguien más, la verdad cambiando a la persona para cubrir a alguien
más (ya sea el papá, o su amiguito Josué), por lo que, no habría un adecuado y
objetivo análisis de lo declarado por la menor.

Sexto.- Del debate probatorio nos encontramos que, se habría vulnerado el principio
de legalidad al no justificar porque se aparta de la sentencia Casación N° 628-2015-
Lima, ya que para justificar la sentencia recurrida “sin declaración de la presunta
agraviada”, ya que (la declaración de la menor presuntamente agraviada P.J.R.M.
ingresó como prueba para Jucio Oral sin respetar lo estrictamente establecido en el
Art. 383 del Código Procesal Penal, por lo que no se considera para la emisión de la
sentencia), sin embargo, el colegiado utiliza lo manifestado ante el perito psicólogo
para ser corroborado con el mismo resultado psicológico, y además que en el cual no
encuentra afectación emocional, (lo que quiere decir NO HAY DAÑO DEMOSTRADO),
por lo que no existe materialmente carga probatoria suficiente que acredite que los
hechos se habrían realizado, “solo indicios”, los cuales no presentan un resultado
(por cuanto no se presentan los requisitos mínimos para sentenciar con prueba
indiciaria, previamente establecidos por la Sala Penal Transitoria de la Corte
Suprema a través de la  Casación N° 628-2015-Lima).

Séptimo.- Es de precisar que, se ha cuestionado la declaración de los testigos Kenyo


Andy Vera Nitzuma y Tedy Franz Da Silva Saldaña, en razón a que durante el
interrogatorio (a consideración del colegiado), no habrían acreditado que el
investigado se encontrase presente en su trabajo el día de los hechos; es de precisar
que, de la realización de la denuncia a la fecha han trascurrido aproximadamente 2

– 5–
años y 7 meses, sin embargo no dejaron de ser persistentes en que ese día el imputado
se encontraba trabajando de corrido, más muy a pesar de la carta remitida por
CREDIVARGAS SERMAX S.A.C. que menciona un horario de descanso de 1.00 pm. A
4.00 pm., esto no se cumple en meses como Octubre, Noviembre y Diciembre, lo cual
es creíble por cuanto quien lo declara es su Jefe Directo el Sr. Kenyo Andy Vera
Nitzuma, quien certifica que el imputado se encontraba ese día, porque tenía que estar
allí, al ser el responsable de la recepción de motokares (al decir que estaba y que tenía
que estar allí no es contradictorio, por cuanto el primer término es su apreciación
personal y el segundo responde a su obligación laboral); sin embargo, con un criterio
inquisidor, se ha tomado una aclaratoria ante la presión del interrogatorio como una
contradicción, hecho que no puede darse, ya que existiría por parte del juzgador un
juicio pre constituido con ello vulnerando el Derecho a la Tutela jurisdiccional
Efectiva
Por tanto:

A Uds., Magistrados del Colegiado, solicito


concederme la alzada por ante el Superior en Grado, donde con mejor criterio técnico
jurídico espero alcanzar su revocatoria.

Pucallpa, 08 de Noviembre del 2016.

– 6–

También podría gustarte