Está en la página 1de 81

TÉCNICAS DE 

PRIMEROS AUXILIOS

Vigilantes de Seguridad
PRIMEROS AUXILIOS: 
CONCEPTO, DEFINICIÓN Y OBJETIVOS
¿Qué son los primeros auxilios?
Conjunto  de  actuaciones  y  técnicas  que  permiten  la  atención  inmediata,  temporal  y 
necesaria de una persona que  ha  sufrido  un  accidente,  enfermedad o  agudización  de  una 
enfermedad  hasta  que  llega  la  asistencia  médica  profesional,  con  el  objetivo  de  que  las 
lesiones que ha sufrido dicho accidentado no empeoren.
La persona sin titulación sanitaria que realiza los primeros auxilios se denomina “socorrista”.
Hay una serie de normas básicas a seguir ante una situación de accidente, que nos sirven 
para  evitar  cometer  errores  y  de  este  modo  no  contribuir  a  agravar  las  lesiones  de  las 
víctimas:
‐ Mantener la calma para poder obrar de forma eficaz y rápida
‐ Manejar la situación y evitar aglomeraciones de gente alrededor del accidentado
‐ Mantener la autoprotección y la protección de la/s víctima/s
‐ No  mover a  la  víctima  salvo  con  ciertas  excepciones,  en  cuyo  caso  haremos  un  traslado 
adecuado
‐ Examinar al herido mediante una evaluación primaria
‐ Tranquilizar a la víctima y quedarnos con ella hasta que sea debidamente atendida
‐ Mantener al herido caliente
‐ Alertar al personal sanitario, marcando el número de emergencias (112)
‐ No medicar, ni dar comida o bebida a la víctima
‐ Aceptar nuestros límites y conocimientos
MARCO LEGAL: ASPECTOS ÉTICOS Y JURÍDICOS
En muchos momentos podemos llegar a preguntarnos qué ocurriría si negáramos nuestra 
ayuda  y  atención a  una  persona  que  necesita  asistencia  urgente,  o  qué pasaría  si 
ayudáramos a dicha persona y ésta muriera mientras la asistimos, o si sufriera una lesión 
más grave de la que presenta en un principio. 

También es posible que nos preguntemos qué debemos hacer si la víctima se niega a que 


le prestemos nuestra ayuda.

Actualmente,  el  sistema  judicial  marca  unas  consecuencias  jurídicas  tanto  para  las 
actuaciones en los primeros auxilios como para las omisiones de socorro. 

Básicamente podemos distinguir los siguientes aspectos:
MARCO LEGAL: ASPECTOS ÉTICOS Y JURÍDICOS
1º) La obligación ética de actuar: realmente consiste en un acto de moralidad y solidaridad
hacia los demás, aunque esta obligación ética también se deriva de una obligación legal de 
asistencia  a  aquellas  personas  que  lo  necesiten.  La  ley  castiga  a  aquellas  personas  que 
omiten  el  socorro  a  personas  que  están  en  peligro,  pero  la  ley  no  nos  pide  que  nos 
comportemos como  héroes, por ello, si actuamos simplemente llamando a los  servicios de 
emergencia sanitaria, ya estamos socorriendo a la víctima.

2º)  El  consentimiento  de  la  víctima: cuando  vamos  a  atender  a  un  accidentado  que  está
consciente,  legalmente  deberemos  pedir  permiso  para  poder  actuar.  En  ciertas  ocasiones, 
muchas de nuestras acciones de primeros auxilios pueden llegar a empeorar la situación de 
la víctima, y por ello ésta puede negarse a que la atendamos, a la espera de que llegue ayuda 
profesional  y  titulada.  Para  que  la  negativa  de  la  víctima  a  recibir  nuestro  auxilio  tenga 
validez legal, deberá hacer esta declaración  delante de nosotros y  de  algún otro testigo. Si 
estamos  ante  una  víctima  menor  de  edad,  inconsciente  o  con  algún  tipo  de  trastorno  del 
razonamiento, deberemos actuar y proceder con los primeros auxilios.
MARCO LEGAL: ASPECTOS ÉTICOS Y JURÍDICOS
3º)  La  responsabilidad  del  socorrista: el  socorrista  tiene  la  obligación  ética  y  legal  de 
atender a quien lo requiera, con los conocimientos y medios de los que se disponga. 

En algunos casos, podremos llegar a tener responsabilidades legales si aplicamos mal las 
normas  básicas de  las  que  hemos  hablado  anteriormente,  como  por  ejemplo  tomar 
decisiones  equivocadas  de  acuerdo  con  nuestras  capacidades  y  conocimientos: 
desplazamientos de la víctima indebidos, extracción de cuerpos extraños, poner de forma 
innecesaria un torniquete, etc. 

En  resumen,  la  ley  nos  exige  que  hagamos  lo  que  verdaderamente  sepamos  hacer para 
ayudar al accidentado.
ACTUACIÓN DEL PRIMER INTERVINIENTE:
El  primer  interviniente es  la  primera  persona  que  decide  participar  en  la  atención  del 
accidentado, que bien puede ser un profesional de la salud o no. 

Este primer interviniente tiene ciertas obligaciones implícitas, que son:

‐ Pedir  ayuda tanto  a  personas  que  estén  a  su  alrededor  como  avisando  a  los  servicios 
sanitarios (112)

‐ Realizar la evaluación o valoración primaria de la víctima

‐ Actuar con rapidez

‐ En los casos necesarios, permeabilizar la vía aérea e iniciar la RCP

‐ Una vez lleguen los servicios sanitarios, facilitarles los datos tanto del padecimiento de la 
víctima como de los primeros auxilios prestados 
VALORACIÓN PRIMARIA Y SECUNDARIA DEL ACCIDENTADO
Ante  cualquier  situación  de  accidente  deberemos  activar  el  sistema  de  evaluación  de 
emergencia, y para ello aplicaremos la conducta “P.A.S.”, que son las iniciales de los tres 
pasos fundamentales para empezar a atender a cualquier víctima:

P:  proteger (tanto  para  la  víctima  como  para  nosotros  mismos,  evitando  así que  las 
consecuencias del accidente se agraven).

A:  avisar  o  alertar.  Estableceremos  los  contactos  adecuados  avisando  a  los  Servicios  de 
Emergencia (112), indicando algunos datos: dirección en la que nos encontramos, tipo de 
accidente, cuántos heridos hay, situación general, etc. En ningún caso abandonaremos al 
herido mientras nos comunicamos con el 112.

S: socorrer. Comenzaremos los primeros auxilios de forma rápida, pero tranquila y eficaz 
al mismo tiempo. A partir de este momento, comenzaremos con la valoración o evaluación 
primaria.
VALORACIÓN PRIMARIA Y SECUNDARIA DEL ACCIDENTADO
PASOS PREVIOS (EVALUACIÓN INMEDIATA DEL ESTADO DE CONSCIENCIA):

Lo primero que necesitamos saber para atender a un accidentado  es  si está consciente o 


no. 
Para  ello,  agitaremos  por  los  hombros  levemente  a  la  víctima  y  le  preguntaremos  en  voz 
alta “¿se encuentra usted bien?”. 

Mediante el “método AVDI”, determinaremos el estado de consciencia de un accidentado. 


Consiste en lo siguiente:

A: la víctima responde, habla de forma fluida y está alerta.

V: la  víctima  presenta  respuesta  verbal,  pero  no  está alerta.  Podemos  darnos  cuenta  de 
esto cuando sus respuestas no tienen coherencia.

D: la víctima únicamente responde a estímulos dolorosos (pellizcos, pequeños pinchazos, 
golpes suaves en zonas sensibles).

I: la víctima no responde ni a estímulos dolorosos, por lo que está inconsciente.
VALORACIÓN PRIMARIA Y SECUNDARIA DEL ACCIDENTADO
VALORACIÓN PRIMARIA:

Sirve para identificar las situaciones que supongan una amenaza inmediata para la vida de 
una persona accidentada (evaluación de emergencia). Valoraremos, mediante una serie de 
pasos  que  seguiremos  en  orden  riguroso,  aspectos  como  la  función  respiratoria,  la 
circulatoria y el estado de consciencia. Estos pasos se denominan el ABC:

A: Airway. Permeabilizar la vía aérea

B: Breath. Ventilación o respiración

C: Circulation. Circulación de la sangre
VALORACIÓN PRIMARIA Y SECUNDARIA DEL ACCIDENTADO
A) Valoración de la permeabilidad de la vía aérea: Es necesario que la vía aérea (desde las 
fosas  nasales  a  los  pulmones)  esté abierta  y  no  tenga  riesgo  de  obstrucción.  En  las 
personas inconscientes suele obstruirse la vía aérea por caída de la lengua hacia atrás. 
Para  evitar  esto,  realizaremos  la  “maniobra  frente‐mentón”,  para  hiperextender  la 
cabeza.  Esta  maniobra  nunca  la  realizaremos  si  sospechamos  que  la  víctima  tiene 
lesiones cervicales.

B)  Valoración  de  la  ventilación  o  respiración: Una  vez  que  la  vía  aérea  es  permeable, 
comprobamos si la víctima respira, o no, de forma espontánea. Para ello debemos ver, 
oír  y  sentir que  la  persona  respira.  Visualmente  tenemos  que  cerciorarnos  de que  el 
tórax  de  la  víctima  se  mueve (sube  y  baja).  También  tenemos  que  escuchar  que  la 
víctima produce sonidos respiratorios, y, por último, tendremos que aproximar nuestra 
mejilla a la cara del accidentado, para sentir si exhala aire por la  nariz o la boca. Si la 
víctima no respira, comenzaremos a practicar la reanimación cardiopulmonar (RCP).

C) Valoración de la circulación sanguínea: Comprobaremos si existe latido cardíaco, si hay 
presencia de pulso carotídeo, y si existen, o no, hemorragias.
VALORACIÓN PRIMARIA Y SECUNDARIA DEL ACCIDENTADO
VALORACIÓN SECUNDARIA:

Consiste en la identificación y valoración de las lesiones que por sí solas no ponen en peligro 
inminente  la  supervivencia  de  la  víctima (evaluación  de  urgencia).  Esta  evaluación  se 
realizará de cabeza a pies:

CABEZA: Buscaremos  signos  de  fractura  de  cráneo (hemorragias  exteriorizadas  por  el  oído, 
nariz o alrededor de los ojos. También valoraremos heridas presentes en el cuero cabelludo y 
en  la  cara,  lesiones  oculares,  fracturas  nasales,  contusiones,  luxaciones  mandibulares,  etc. 
Hay que tener mucho cuidado en esta exploración, puesto que no debemos mover la cabeza
si no es absolutamente necesario.

TÓRAX: Buscaremos deformidades, heridas y si hay presencia de dolor al respirar o dificultad 


para hacerlo.

ABDOMEN: Localizaremos  puntos  de  dolor,  erosiones,  heridas,  edemas  y  evisceraciones 


(exposición de las vísceras).

EXTREMIDADES: Examinaremos  en  brazos  y  piernas buscando  heridas,  hemorragias, 


fracturas,  esguinces,  deformidades,  etc.  También  deberemos  valorar  la  sensibilidad  para 
descartar lesiones medulares.
HEMORRAGIAS
Una hemorragia es la salida de sangre de los vasos sanguíneos por los que circula, cuando 
se rompe o se secciona su pared. Esta salida implica una pérdida gradual de sangre, la cual 
debe ser controlada lo antes posible para que no se complique. Una hemorragia muy grave 
puede provocar la muerte de la víctima en menos de media hora.
Las causas más frecuentes de hemorragia son las contusiones, las heridas y las fracturas.
HEMORRAGIAS
TIPOS DE HEMORRAGIAS:
Las  consecuencias  de  las  hemorragias  serán  más  o  menos  graves  en  función  del  tipo  de 
vaso que se haya roto, el punto donde se vierta la sangre, la duración de la salida de sangre 
y la cantidad de sangre que se pierda. Por esto tenemos diferentes clasificaciones:
•Hemorragias según el tipo de vaso que se haya roto:
oHemorragia  capilar: rotura  de  los  vasos  capilares.  La  sangre  sale  despacio,  pero 
filtrándose  por  muchos  puntos  a  la  vez  (hemorragia  “en  sábana”).  Es  fácilmente 
controlable y suele cohibirse por sí misma.
oHemorragia  venosa: rotura  de  una  vena.  La  sangre  fluye  de  manera  continuada, 
uniforme  y  lenta.  Se  caracteriza  por  el  color  rojo  oscuro de  la  sangre.  También  es 
fácilmente controlable.
oHemorragia arterial: rotura de una arteria. La sangre es de color rojo brillante y sale 
a borbotones o a chorros rítmicos, coincidiendo con los latidos del corazón. Es la más 
peligrosa de todas, puesto que se puede perder mucha sangre en muy poco tiempo.

• Arterial: Color rojo claro, sale en chorros en forma rítmica (pulso)
• Venosa: Color rojo oscuro, sale en forma continua y lenta
• Capilar: Sale en forma de gotitas.
HEMORRAGIAS

•Hemorragias según el punto donde se vierta la sangre:
oHemorragia externa: la sangre se vierte al exterior del cuerpo a través de una herida. 
Este  tipo  de  hemorragia  es  el  que  tiene  consecuencias  menos  graves,  ya  que  al  ser 
llamativa y alarmante, se detecta en poco tiempo y se puede intervenir para cortarla.
oHemorragia interna: pérdida de sangre en el interior del organismo, que se acumula 
entre los tejidos y los órganos. Es muy peligrosa puesto que no es visible.
oHemorragia exteriorizada: la sangre se vierte al interior del organismo, pero sale al 
exterior por un orificio natural del cuerpo (boca, nariz, oído, ano, vagina).

•Hemorragias según la duración de la hemorragia:
oHemorragia aguda: se sufre durante minutos u horas.
oHemorragia crónica: puede persistir durante días o semanas.
HEMORRAGIAS
•Hemorragias según la cantidad de sangre que se pierde:

oHemorragia leve: se pierde menos de un 10% del volumen total de sangre, es decir, 


menos de medio litro en una persona adulta. Este tipo de hemorragia produce en la 
víctima cierta sensación de inestabilidad.
oHemorragia grave: se pierde entre el 10‐30% del volumen sanguíneo (entre medio 
litro  y  litro  y  medio  en  una  persona  adulta).  Ante  una  hemorragia  de  este  tipo,  el 
organismo reacciona para compensar la pérdida de sangre, dándose vasoconstricción 
de las arterias que irrigan la piel y algunos tejidos, para reservar y destinar el aporte 
de sangre a los órganos vitales. La víctima presenta los siguientes signos y síntomas:
Dolor,  Piel  pálida  y  fría,  Respiración  superficial,  Pulso  débil  con  taquicardia, 
Sensación  de  sed,  Vértigos  y  desmayo,  debido  a  la  disminución  de  aporte  de 
sangre al cerebro
oHemorragia muy grave: se pierde más del 30% del volumen de sangre total (más de 
un  litro  y  medio  en  un  adulto).  Los  signos  y  síntomas  serán  igual  que  en  las 
hemorragias  graves,  pero  más  intensos  aún,  y  habrá también  manifestaciones  de 
shock.  Esta  es  la  hemorragia  que  puede  provocar  la  muerte  en  muy poco  tiempo  y 
supone una situación de emergencia.
HEMORRAGIAS
ACTUACIÓN EN CASO DE HEMORRAGIA EXTERNA:

1) Localizar y destapar el punto de sangrado

2)  Compresión directa: colocar un paño, apósito o gasa estéril sobre el punto de sangrado, 
y hacer presión contra el hueso que haya debajo durante unos 10 minutos. Si la gasa se 
empapa  de  sangre  no  se  retirará,  sino  que  se  pondrán  las  gasas  que  sean  necesarias 
sobre  la  primera,  para  evitar  retirar  el  coágulo  que  se  esté formando  sobre  el  punto 
sangrante. Si la herida contiene un cuerpo extraño incrustado, no deberemos extraerlo
porque  podríamos  causar  más  daño  en  los  tejidos  y  agravaríamos  la  hemorragia.  En 
este caso la compresión se hará sobre los labios de la herida.
HEMORRAGIAS
3) Compresión arterial: si el paso anterior no corta la hemorragia, pasaremos a reducir el 
flujo de sangre hacia la zona afectada. Para ello elevaremos la extremidad por encima 
del  nivel  del  corazón.  Si  la  hemorragia  no  es  en  una  extremidad,  ayudaremos  a  la 
víctima  a  tumbarse.  Una  vez  hecho  esto,  intentaremos  frenar  el  flujo  de  sangre, 
presionando  contra  un  hueso  la  arteria  principal  que  riegue  la  zona,  en  un  punto 
intermedio  entre  el  corazón  y  la  herida.  Localizaremos  la  arteria  principal  del  brazo 
(arteria  humeral)  o  la  arteria  principal  de  la  pierna  (arteria  femoral)  para  presionar 
sobre  la  misma,  reduciendo  de  forma  importante  el  riego.  La  arteria  humeral  puede 
localizarse en su trayecto por el brazo a la altura del húmero, por debajo del músculo 
bíceps. La arteria femoral se comprime contra el fémur a la altura de la ingle, en la cara 
interna del muslo.
HEMORRAGIAS
4) Torniquete: únicamente se realizará cuando hayan fallado todas las medidas anteriores, 
cuando haya una amputación traumática y cuando corra peligro la vida de la víctima. El 
objetivo  del  torniquete  es  cortar  de  forma  transitoria  el  riego  arterial  del  miembro 
herido,  para detener así la  hemorragia.  La  forma  correcta  de  hacer  un  torniquete  es  la 
siguiente:
a. Coger un trapo grande y doblarlo hasta formar una banda de unos 7 cm de ancho.
b. Colocar  la  banda  unos  centímetros  por  encima  de  la  herida,  dar  dos  vueltas 
alrededor del miembro y hacer un seminudo.
c. En las puntas libres de la banda, atar un listón y hacer un segundo nudo por encima 
del primero.
d. Hacer girar el listón apretando la extremidad hasta que se corte el flujo arterial y la 
hemorragia. No debemos notar pulso alguno por debajo del punto de colocación del 
torniquete.
e. Mantener fijo el listón en esa posición, y anudarlo con un segundo trapo.
f. No tapar el torniquete y anotar en una zona bien visible del trapo la hora a la que se 
colocó, para que los sanitarios puedan verlo a su llegada.
g. El torniquete nunca deberá retirarse una vez que haya sido colocado.
h. Trasladar al herido a un centro hospitalario.
HEMORRAGIAS
HEMORRAGIAS
PUNTOS ARTERIALES DE PRESIÓN
HEMORRAGIAS
ACTUACIÓN EN CASO DE HEMORRAGIA INTERNA:
Sospecharemos de la presencia de una hemorragia interna cuando la víctima haya recibido 
un golpe muy fuerte, por ejemplo en una caída de cierta altura o en un accidente de tráfico. 
Los  signos  de  hemorragia  grave  y  shock también  nos  avisarán  de  la  posible  presencia  de 
este tipo de hemorragia. 
Ante una hemorragia interna, lo primero que tendremos que hacer es colocar a la víctima 
tumbada  boca  arriba,  si  sus  lesiones  lo  permiten,  con  los  pies  algo  más  elevados  que  la 
cabeza  (posición  Trendelemburg).  Aflojaremos  la  ropa  que  lo  comprima  y  lo  arroparemos 
para  evitar  que  pierda  calor.  Avisaremos  rápidamente  a  los  servicios  de  emergencia  para 
que la víctima sea trasladada a un hospital.
HEMORRAGIAS
ACTUACIÓN EN CASO DE HEMORRAGIA EXTERIORIZADA:
Según el orificio por donde se exterioricen, las denominaremos y trataremos de diferente 
manera:

•Hemorragia  por  el  oído  (Otorragia): se  debe  a  traumatismos  en  la  cabeza y  en  muchas 
ocasiones a la fractura de la base del cráneo. En este caso nunca intentaremos detener la 
hemorragia,  ya  que  es  un  mecanismo  de  defensa  que  tiene  el  organismo  para  aliviar  la 
presión  intracraneal.  Facilitaremos  la  salida  de  sangre  colocando  a  la víctima  en  posición 
lateral  de  seguridad,  con  el  oído  sangrante  hacia  abajo,  y  manteniendo  siempre  el  eje 
cabeza‐cuello‐columna en bloque.
•Hemorragia nasal (Epistaxis): debida a un golpe directo sobre la nariz o a un desgaste de 
la  mucosa  nasal.  Comprimiremos  la  fosa  sangrante  contra  el  tabique  nasal,  inclinando  la 
cabeza  ligeramente  hacia  delante  para  evitar  aspiración  de  coágulos.  Mantendremos  la 
presión durante 5 minutos y comprobaremos si persiste la hemorragia. Si sigue  habiendo 
sangrado,  taponaremos  la  fosa  nasal  con  una  gasa  mojada  en  agua  oxigenada, 
manteniendo la presión contra el tabique.
HEMORRAGIAS

•Hemorragia  por  la  boca: se  presenta  en  forma  de  tos (hemoptisis),  si  el  origen  es 
respiratorio,  o  en  forma  de  vómito con  sangre  oscura  (hematemesis),  si  el  origen  es 
digestivo,  y  se  deben  a  traumatismos  torácicos  o  abdominales,  respectivamente.  En  caso 
de  hemoptisis,  colocaremos  al  accidentado  semisentado,  controlaremos  sus  constantes 
vitales  y  avisaremos  a  los  servicios  sanitarios.  En  caso  de  hematemesis,    tumbaremos  al 
paciente  en  decúbito  lateral,  controlaremos  sus  constantes  y  avisaremos  a  los  servicios 
sanitarios.

•Hemorragia  por  el  ano: de  origen  digestivo.  Colocaremos  a  la  víctima  en  posición 
Trendelemburg y avisaremos a los servicios sanitarios.

•Hemorragia por la vagina (Metrorragia): sangrado excesivo y sin causa aparente que no 
coincide  con  la  menstruación.  Colocar  a  la  víctima  en  posición  Trendelemburg con  las 
piernas entrecruzadas, y colocar compresas o paños sobre la entrada de la vagina (nunca 
dentro). Avisar a los servicios sanitarios y trasladar con urgencia a un centro hospitalario.
HERIDAS
CLASIFICACIÓN DE LAS HERIDAS:

‐ Abrasión,  erosión  o  rozadura: herida  de  extensión  amplia  pero  de  muy  poca 
profundidad,  ya  que  no  suele  atravesar  la  piel.  Se  suele  producir  por  el  roce del  cuerpo 
contra una superficie rugosa. Es frecuente que  en las abrasiones queden retenidos  en la 
piel “cuerpos extraños”, como arena o gravilla.

‐ Herida incisa: producida por la acción de un agente cortante (cuchillo, cristal, lata) que 


deja tras su paso por la piel una herida con bordes regulares, definidos y limpios. Este tipo 
de herida suele ser muy sangrante.

‐ Herida  punzante: producida  por  agentes  alargados  y  punzantes (clavos,  agujas)  que  se 
clavan contra la superficie del cuerpo, causando heridas donde predomina la profundidad
sobre  la  extensión,  por  lo  que  sangran  poco.  El  gran  problema  que  tiene  este  tipo de 
heridas es que hay riesgo de que perforen órganos internos y de infección.

‐ Herida contusa: causada por un impacto contra un objeto romo (piedra, mueble, suelo). 


La  intensidad  del  golpe  y  el  tipo  de  objeto  contra  el  que  chocamos,  provocan  que  los 
bordes  de  este  tipo  de  herida  sean  irregulares,  aplastados,  y  que  en  muchos  casos 
contentan cuerpos extraños.
HERIDAS

‐ Herida con pérdida de sustancia: aquellas en las que se desprenden trozos de los tejidos 


afectados.

‐ Laceración  o  desgarro: causada  por  un  mecanismo  de  tracción  sobre  los  tejidos  o  por 
arrancamiento (accidentes  con  maquinaria,  accidentes  de  tráfico,  atropellos),  que  se 
caracteriza por la separación de los bordes orgánicos.

‐ Herida “en colgajo” o avulsión: son aquellas que presentan un segmento de piel y tejido 


subcutáneo  (cortado  o  arrancado)  que  permanece  unido  por  un  punto (pedículo)  al  resto 
del cuerpo.  

‐ Herida perforada: causadas por el impacto violento y a gran velocidad de un objeto romo
(bala, perdigones, metralla) contra nuestro cuerpo. El proyectil causa lesiones en todos los 
tejidos que atraviese en su trayecto, afectando de forma importante a órganos internos en 
gran parte de las ocasiones.

‐ Mordedura: ya sea de persona o animal, combina las características de las heridas incisas, 
contusas y desgarros. Con este tipo de herida se corre un algo riesgo de infección. 
HERIDAS
HERIDAS POR ARMA BLANCA
HERIDAS POR ARMA DE FUEGO
HERIDAS
COMPLICACIONES DE LAS HERIDAS:

1) LOCALES:
a. Lesiones de vasos: ante una salida abundante de sangre, podemos deducir que la 
herida ha seccionado un vaso de calibre medio o grande.
b. Lesiones  de  nervios: lo  reconoceremos  cuando  la  víctima  no  tenga  sensibilidad  al 
contacto  con  nuestras  manos  o  con  objetos,  o  no  pueda  mover  una  parte  de  la 
extremidad donde tenga la herida.
c. Lesiones en tendones: la víctima tendrá dificultad o imposibilidad para ejecutar un 
movimiento.
d. Infección local: por la entrada de microorganismos a través de la herida.
e. Retraso  en  la  cicatrización: dependerá de  factores  intrínsecos  de  la  víctima  y 
también de la actuación o tratamiento que se le de a la herida cuando ésta ya se ha 
producido.
HERIDAS

2)  GENERALES: 
a. Hemorragias: salida  muy  abundante  de  sangre  a  través  de  la  herida  que  puede 
traer complicaciones importantes.
b. Infección  generalizada  (septicemia): suele  ser  poco  frecuente.  Los 
microorganismos  pueden  entrar  a  través  de  la  herida  en  nuestro  sistema 
circulatorio, provocando una infección general. El tétanos  es un  ejemplo de  este 
tipo de infecciones.
HERIDAS
TRATAMIENTO DE LAS HERIDAS LEVES:
1º) Contener la hemorragia

2º) Evitar o disminuir el riesgo de infección. Actuaremos del siguiente modo:
‐Pasos  previos:  nos  lavaremos  las  manos  y  utilizaremos  material  estéril  o  lo  más  limpio 
posible durante todo el proceso. Usar guantes desechables.
‐Limpiar  la  herida  correctamente:  bajo  un  chorro  de  agua  limpia  o  con  suero  fisiológico, 
lavaremos  y  retiraremos  por  arrastre  los  pequeños  cuerpos  extraños  que  hayan  podido 
quedar  retenidos  en  la  herida.  Es  mejor  emplear  agua  fría,  para  conseguir  que  los  vasos 
sanguíneos se contraigan (vasoconstricción) y nos ayuden a reducir la hemorragia.
‐Desinfectar  la  herida:  usaremos  antiséptico,  o  agua  y  jabón  neutro  en  su  defecto, 
aplicándolo  suavemente  con  una  gasa  estéril  húmeda  sobre  la  herida.  Lo  haremos  con 
movimientos circulares, siempre del interior hacia el exterior. No usar alcohol, puesto que 
es irritante.
‐Tapar la herida: usaremos un apósito estéril fijado con esparadrapo hipoalergénico sobre 
la zona no herida. No usar algodón, ya que sus fibras pueden quedarse adheridas a la lesión 
dificultando la cicatrización.
‐Acudir al médico para administrar la vacuna del tétanos.
DESOBSTRUCCIÓN DE LAS VÍAS AÉREAS:
Cuando  una  víctima  no  responde  durante  la  evaluación  de 
emergencia,  lo  primero  que  haremos  será abrirle  la  boca  para 
averiguar si tiene algún cuerpo extraño en la cavidad bucal o en la 
faringe,  que  dificulte  el  paso  del  aire  al  sistema  respiratorio.  En 
muchos  casos  se  puede  tratar  de  alimentos  u  objetos,  pero 
también  la  obstrucción  puede  deberse  a  broncoaspiración  de 
sangre  o  vómito,  enfermedades  crónicas,  anafilaxia  o  procesos 
inflamatorios.  También,  en  víctimas  inconscientes,  la  caída  hacia 
atrás de la lengua es una importante y grave causa de obstrucción. 
Todas  estas  situaciones  pueden  cerrar  de  manera  completa  o 
incompleta la vía aérea, pudiendo causar un paro respiratorio.
El paro respiratorio es la interrupción repentina de la respiración, 
la cual puede producir en pocos minutos un paro cardíaco, debido 
a  la  estrecha  relación  que  hay  entre  ambos  sistemas.  Debido  a 
esto,  una  persona  que  no  reciba  oxígeno  en  su  cerebro  antes  de 
unos 6 minutos, sufrirá algún tipo de daño cerebral.
La obstrucción de la vía aérea superior (faringe, laringe y tráquea) 
por  objetos  sólidos  como  alimentos  o  cuerpos  extraños,  puede 
resolverse mediante la maniobra de Heimlich. Sin embargo, en el 
caso  de  obstrucciones  por  broncoaspiración,  anafilaxia  y  otras 
complicaciones, requerirán atención médica especializada.
DESOBSTRUCCIÓN DE LAS VÍAS AÉREAS:
Para saber si una persona se está asfixiando por obstrucción, 
observaremos  si  tiene  disnea  intensa (le  resulta  muy  difícil 
respirar), está inquiera y muestra signos de ahogo. Cualquier 
persona que sufra una situación así, suele llevarse las manos 
a  la  garganta  y  suele  presentar  una  coloración  azulada 
(cianótica) en sus labios.
Una  obstrucción  parcial  o  incompleta  de  la  vía  aérea, es 
aquella  situación  en  la  que  aún  pasa  algo  de  aire desde  el 
exterior  a  los  pulmones,  por  lo  que  la  víctima  puede  emitir 
algunos sonidos respiratorios e incluso hablar con dificultad. 
En este caso, animaremos a la víctima a que tosa varias veces 
y con fuerza. Si de este modo no se resuelve, le pediremos a 
la  víctima  que  abra  la  boca  y  extraeremos  cualquier  objeto 
que  nos  sea  visible y  que  pueda  ser  el  causante  de  la 
obstrucción. Si no vemos nada en su boca, le pediremos a la 
víctima  que  se  incline  ligeramente  hacia  delante  y, 
sujetándole  el  pecho,  daremos  hasta  5  golpes  fuertes  en  el 
centro  de  la  espalda para  que  salga  lo  que  obstruye  la  vía 
aérea.  Si  de  esta  manera  tampoco  logramos  que  la 
obstrucción desaparezca, procederemos como si la vía aérea 
estuviera obstruida completamente.
DESOBSTRUCCIÓN DE LAS VÍAS AÉREAS:
Una obstrucción total o completa de la vía aérea, es  aquella  situación  en la  que no  hay 
permeabilidad alguna de la vía, por lo que ni entra ni sale aire, y la víctima no puede emitir 
ningún  sonido,  y  suele  llevarse  las  manos  al  cuello.  En  este  caso,  ante  la  gravedad  de  la 
situación  y  el  riesgo  de  peligro  inminente,  tendremos  que  aplicar  la  maniobra  de 
desobstrucción de la vía aérea o maniobra de Heimlich. 
APLICACIÓN DE LA MANIOBRA DE HEIMLICH:
Procederemos  a  realizar  esta  maniobra  cuando  la  obstrucción  sea  completa  y  cuando 
dicha obstrucción ocurra en la vía aérea superior. 

Pasos a seguir en una persona adulta:
a) Intentaremos tranquilizar a la víctima para que pueda colaborar.
b) Nos situaremos de pie detrás de ella, pidiéndole que se incline hacia delante.
c) Cerraremos  nuestro  puño,  colocando  el  pulgar  flexionado  por  encima  del  índice. 
Apoyaremos  dicho  puño,  por  el  lado  del  pulgar,  sobre  la  boca  del  estómago 
(epigastrio) de la víctima, justo por debajo del extremo inferior del esternón (xifoides). 
Con nuestra otra mano, sujetaremos el puño por la parte del meñique.
d) Con  las  manos  colocadas  de  este  modo,  presionaremos  bruscamente  la  boca  del 
estómago  hacia  atrás  y  hacia  arriba,  comprimiendo  así los  pulmones  para  que  haya 
una  expulsión  violenta  de  aire  a  través  de  la  tráquea,  logrando  que  el  diafragma  se 
eleve. Realizaremos así hasta 5 compresiones.
e) Si la obstrucción no se resuelve, combinaremos nuevamente los 5 golpes en la espalda 
alternando con 5 compresiones sobre la boca del estómago.
APLICACIÓN DE LA MANIOBRA DE HEIMLICH:
APLICACIÓN DE LA MANIOBRA DE HEIMLICH:
Pasos a seguir en una persona inconsciente:
a) Abriremos la vía aérea y comprobaremos que no respira.
b) Situaremos  el  cuello  de  la  víctima  en  hiperextensión y 
realizaremos la ventilación artificial, con 2 insuflaciones.
c) Si  el  tórax  de  la  víctima  no  se  ensancha  con  nuestras 
insuflaciones, la colocaremos boca arriba y con la cabeza 
de lado. Nos sentaremos de rodillas sobre la víctima y le 
aplicaremos unas 5 compresiones sobre el tercio inferior 
del esternón con el talón de la mano, hacia arriba y hacia 
dentro del tórax.
d) Nos levantaremos y nos dirigiremos hasta el rostro de la 
víctima, para comprobar si ya respira. Abriremos su boca 
y  buscaremos  algún  objeto  visible  que  pueda  estar 
produciendo  la  obstrucción.  Si  lo  encontramos,  lo 
retiraremos  cuidadosamente  para  no  internarlo  más  y 
agravar la situación.
e) Tras  retirar  el  objeto,  realizaremos  dos  insuflaciones 
sobre  la  boca  del  accidentado,  para  comprobar  que  la 
vía aérea ya es permeable.
APLICACIÓN DE LA MANIOBRA DE HEIMLICH:
Pasos a seguir en bebés:
a) Cogeremos  al  bebé encima  de  nuestro  antebrazo  dominante, 
boca abajo y con la cabeza más baja que los pies, sujetándolo 
por el pecho y la barbilla.
b) Con  nuestra  otra  mano  le  daremos  golpes  rápidos  entre  los 
hombros.
c) Si esta maniobra no funciona, apoyaremos al bebé de espaldas 
contra  el  mismo  antebrazo,  y  con  los  dedos  índice  y  corazón 
aplicaremos  golpes  rápidos  y  con  fuerza  por  debajo  del 
xifoides.
d) Abriremos la boca del bebé para buscar y retirar el objeto que 
producía la obstrucción.
Pasos a seguir en niños:
La  secuencia  es  similar  a  la  que  se  aplica  a  los  bebés,  pero 
poniendo  al  niño  en  el  regazo:  primero  propinaremos  golpes 
en  la  espalda,  luego  lo  giraremos,  y  con  dos  dedos 
presionaremos  varias  veces  sobre  el  epigastrio.  Por  último, 
examinaremos  la  boca  del  niño  para  extraer  el  objeto  que 
causaba la obstrucción.
APLICACIÓN DE LA MANIOBRA DE HEIMLICH:
Pasos a seguir en embarazadas y personas obesas:
La fuerza con la que daremos las compresiones de la maniobra de Heimlich, dependerá del 
tamaño  de  la  persona  a  auxiliar.  Si  se  trata  de  una  mujer  embarazada, la  compresión  se 
hará a nivel torácico, dos dedos por encima del xifoides. Actuaremos del mismo modo en el 
caso de una persona obesa.
TÉCNICA DE APERTURA DE LAS VÍAS AÉREAS:
La  apertura  de  la  vía  aérea  muchas  veces  es  suficiente 
para  que  la  víctima  vuelva  a  respirar  de  forma 
espontánea, aunque si esto no ocurre, con la vía aérea 
abierta ya podremos iniciar la ventilación artificial.
Para  la  apertura  de  la  vía  aérea deberemos  seguir  los 
siguientes pasos:
a) Tumbaremos  a  la  víctima  boca  arriba  (decúbito 
supino) sobre una superficie plana y dura.
b) Realizaremos  la  apertura  de  la  vía  mediante  la 
maniobra  frente‐mentón:  Pondremos  una  mano 
sobre  la  frente  de  la  víctima  y,  cuidadosamente, 
inclinaremos  su  cabeza  hacia  atrás  manteniendo 
nuestro  pulgar  e  índice  libres  para  cerrar  su  nariz,  si 
fuera  necesaria  una  respiración  de  rescate.  Con  las 
yemas de los dedos bajo el reborde del mentón de la 
víctima,  elevar  éste  para  abrir  la  vía  aérea.  Mediante 
esta  hiperextensión,  logramos  tirar  de  la  mandíbula 
hacia  abajo,  lo  cual  provoca  que  la  lengua  se  eleve, 
liberando el paso faríngeo.
TÉCNICA DE APERTURA DE LAS VÍAS AÉREAS:
c) En pacientes con traumatismos cervicales nunca 
practicaremos  la  maniobra  frente‐mentón. 
Serán  los  servicios  sanitarios  los  que  se 
encarguen  de  realizar  la  maniobra  de  tracción 
mandibular, sin movilizar el cuello de la víctima.
Manteniendo  la  apertura  de  la  vía  aérea  en  esta 
posición,  debemos  comprobar  si  la  víctima 
respira. Para ello debemos ver, oír y sentir que 
es así.
Esta  evaluación  se  realizará durante  no  más  de  10 
segundos,  para  saber  si  la  víctima  respira 
normalmente.  Si  tenemos  dudas  sobre  si  es 
normal o no, actuaremos siempre como si no lo 
fuera.
Si  la  víctima  respira  con  normalidad,  la 
colocaremos  en  posición  lateral  de  seguridad, 
vigilando siempre sus constantes.
Si  la  víctima  no  respira  con  normalidad, 
comenzaremos  la  reanimación  cardiopulmonar 
(RCP).
REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR (RCP):
La parada cardiorrespiratoria es la interrupción repentina y simultánea de la respiración y 
el funcionamiento del corazón. 

Puede  darse  un  paro  respiratorio  y  que  el  corazón  siga  funcionando,  pero  en  pocos 
minutos  sobrevendrá en  paro  cardíaco.  Si  el  corazón  no  bombea  con  normalidad,  la 
sangre  no circula, por lo  que  disminuye  el  suministro  de  oxígeno  a  todas  las  células  del 
cuerpo, provocando daños graves en los tejidos según van pasando los minutos.

Si  encontramos  a  una  persona  inconsciente y  al  realizar  la  valoración  primaria (ABC)
comprobamos que no respira (ver, oír y sentir durante 10 segundos) y que no tiene pulso 
(verificar  el  pulso  carotídeo),  pero  que  la  vía  respiratoria  es  permeable,  realizaremos  la 
técnica  de  RCP,  que  consiste  en  una  combinación  de  respiraciones  artificiales  y 
compresiones torácicas que dan un masaje cardíaco externo.
REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR (RCP):
COMPRESIONES TORÁCICAS:

Las  compresiones  torácicas  se  harán  siguiendo  una  serie  de 


pasos:

‐Nos  arrodillaremos  al  lado  de  la  víctima,  que  estará


tumbada  en  decúbito  supino  sobre  una  superficie  llana  y 
dura.

‐Colocaremos  el talón  de  la  mano  en  el  centro  del  pecho  la 
víctima  (tercio  inferior  del  esternón),  y  el  talón  de  la  otra 
mano sobre la primera mano.

‐Entrecruzaremos  los  dedos  de  las  manos,  y  nos 


cercioraremos de no aplicar presión sobre las costillas, sobre 
la  parte  superior  del  abdomen  ni  sobre  el  extremo  inferior 
del esternón de  la persona accidentada.
REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR (RCP):
‐Nos  colocaremos  en  posición  vertical  sobre 
el  pecho  de  la  víctima,  y  con  los  brazos 
rectos  comprimiremos  con  fuerza  el 
esternón, hundiéndolo unos 4‐5 cm hacia  el 
interior del cuerpo.

‐Tras  cada  compresión,  liberaremos  la 


presión  en  el  tórax,  sin  perder  en  ningún 
caso  el  contacto  entre  nuestras  manos  y  el 
esternón  de  la  víctima.  Las  compresiones  y 
descompresiones deben durar lo mismo, y el 
ritmo de  deberemos  llevar  será de  100 
compresiones/minuto (algo  menos  de  2 
compresiones/seg.).
REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR (RCP):
COMPRESIONES TORÁCICAS EN NIÑOS:
En  niños  menores  de  ocho  años,  pondremos  únicamente  una  mano  o  dos  dedos  sobre  el 
tercio  inferior  del  esternón,  y  aplicaremos  menos  presión  que  en  el  caso  de  los  adultos. 
Hundiremos  el  esternón  unos  3  cm,  manteniendo  un  ritmo  constante  de  100 
compresiones/minuto.
En el caso de los bebés, pondremos dos dedos justo debajo de la línea entre los pezones, ya 
que  su  corazón  está más  arriba,  y  hundiremos  los  dedos  unos  2  cm  en  cada  compresión, 
aplicando el mismo ritmo que en los adultos. 
REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR (RCP):
RIESGO DE LAS COMPRESIONES TORÁCICAS:
Al aplicar compresiones torácicas a la víctima, podemos llegar a agravar más sus lesiones. 
Las lesiones más frecuentes que se producen son las fracturas de costillas o del esternón. 
Estas  fracturas  pueden  traer  complicaciones  si  terminan  por  clavarse  en  algún  órgano 
interno, como el pulmón o el hígado. 

Para reducir estos riesgos seguiremos las siguientes normas:
‐Aplicaremos la presión sobre el tórax de manera vertical, y nunca de forma oblicua.
‐Comprimiremos el esternón y no las costillas.
‐Seguiremos un ritmo estable y no realizaremos compresiones repentinas.
‐Nunca comprimiremos simultáneamente el tórax y el abdomen.
REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR (RCP):
VENTILACIÓN ARTIFICIAL:
El método que permite una mejor ventilación es el “boca a boca”, aunque también alguna 
de sus variantes. Para poner en práctica este método, seguiremos los siguientes pasos:
‐Nos  arrodillaremos  al  lado  de  la  víctima,  la  cual  debe  estar  en  decúbito  supino  y  con  el 
cuello  en  hiperextensión.  Nos  aproximaremos  a  su  cabeza  y  taparemos  su  nariz  con  dos 
dedos. Para mantener la vía abierta, con el resto de la mano aplicaremos cierta presión en 
la frente.
‐Haremos  una  inspiración  profunda,  pondremos  nuestra  boca  sobre  la  de  la  víctima,  e 
insuflaremos unos 600 ml de aire, que es  una cantidad algo  superior a la que  exhala una 
persona  adulta  en  una  espiración  normal.  La  insuflación  debe  ser  lenta  (un  segundo  de 
duración).  Mientras  estemos  insuflando,  comprobaremos  que  el  tórax  de  la  víctima  se 
eleva.
‐Apartaremos  nuestra  boca  y  dejaremos  que  el  tórax  de  la  víctima  se  vacíe  pasivamente 
(espiración).
‐Repetiremos  estos  pasos  cada  3  segundos,  sin  perder  el  ritmo.  Cuando  haya  pasado  un 
minuto,  comprobaremos  si  la  víctima  ya  respira  por  sí sola.  Continuaremos  con  la 
ventilación  artificial  hasta  que  la  victima  recupere  la  respiración  espontánea  o  hasta  que 
lleguen los servicios sanitarios especializados.
REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR (RCP):
REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR (RCP):
Las  insuflaciones  “boca  a  nariz” es  una  variante  que  se 
usa  cuando  no  se  puede  abrir  la  boca  de  la  víctima,  a 
causa  de  una  fractura,  por  ejemplo.  Para  realizar  esta 
maniobra,  impulsaremos  la  mandíbula  hacia  arriba  con 
una  mano,  dejándole  la  boca  cerrada  mientras 
insuflamos el  aire por la  nariz. El restos lo realizaremos 
como en el boca a boca.

VENTILACIÓN ARTIFICIAL EN NIÑOS:
Como son más  pequeños  en  tamaño,  con  nuestra  boca 
cubriremos a la vez la nariz y la boca de la víctima. 
Al tener una frecuencia respiratoria más elevada que la 
de  los  adultos,  deberemos  ventilar  una  vez  cada  dos 
segundos a los bebés, y una vez cada tres segundos a los 
niños menores de ocho años.
La  capacidad  pulmonar  también  aquí es  más  pequeña 
que  en  los  adultos,  por  lo  que  deberemos  insuflarles 
volúmenes  de  aire  más  reducidos  para  no  dañar  sus 
pulmones. 
REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR (RCP):
RIESGOS DE LA VENTILACIÓN ARTIFICIAL:

La  ventilación  artificial  puede  causar  problemas  tanto  a  la  víctima  como  al  propio 
socorrista:

‐Si  hay  algo  que  aún  obstruye  las  vías  de  la  víctima  y  nosotros  insuflamos  con  fuerza,  el 
aire terminará en el estómago y lo dilatará, pudiendo provocar regurgitaciones.
‐Si  ventilamos  con  volúmenes  demasiado  grandes  de  aire  y  la  frecuencia  es  demasiado 
alta, nos cansaremos rápidamente e incluso podemos llegar a marearnos.
‐La víctima a la que estemos asistiendo puede estar infectada con VIH, hepatitis B/C o por 
otro  tipo  de  gérmenes  contagiosos.  En  riesgo  de  infección  mientras  socorremos  es  muy 
bajo, pero podemos tomar precauciones: evitando el contacto con la sangre de la víctima, 
y cuando practiquemos la ventilación artificial, podremos poner un pañuelo o un plástico 
fino con agujeros entre su boca y la nuestra.
REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR (RCP):
COMBINACIÓN DE COMPRESIONES Y VENTILACIONES:
Cuando estamos ante una parada tanto de respiración como de circulación, combinaremos 
los procesos de compresión torácica y ventilación artificial. 

El proceso será el siguiente:
1. Comprobaremos el paro cardiorrespiratorio.
2. Colocaremos a la víctima en decúbito supino. 
3. Nos  situaremos  arrodillados  a  su  lado,  colocaremos  tanto  nuestras  manos  como 
nuestra  posición  para  hacer  las  compresiones  torácicas,  y  realizaremos  30 
compresiones a un ritmo de 100 compresiones/minuto.
4. Mediante la maniobra frente‐mentón, abriremos nuevamente la vía aérea, taparemos 
la nariz de la víctima con nuestro índice y pulgar, apoyando el resto de nuestra mano en 
su frente.
5. Abriremos cuidadosamente la boca de la persona accidentada.
6. Inspiraremos  profundamente  y  sellaremos  con  fuerza  los  labios  de la  víctima  con  los 
nuestros. Insuflaremos el aire durante un segundo aproximadamente, para que el boca 
a boca sea afectivo.
REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR (RCP):
7. Tras  2  insuflaciones,  retiraremos  nuestra 
boca de la de la víctima y observaremos si el 
tórax tiene movimiento de descenso.
8. Volveremos  a  ponernos  en  vertical, 
colocando correctamente  nuestras  manos  de 
forma  correcta  sobre  el  esternón,  y 
aplicaremos 30 compresiones torácicas más.
9. Continuaremos  con  ciclos  de 
compresión/ventilación  boca  a  boca  en  una 
relación siempre de 30:2
10. Únicamente  nos  detendremos  si  la  víctima 
empieza    respirar  normalmente.  En  caso 
contrario,  no  interrumpiremos  la 
reanimación.

Una vez recuperado el pulso, la respiración y esté
liberada la vía aérea, la víctima será colocada 
en posición lateral de seguridad.
REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR (RCP):
Zarandear y hablarle en voz alta

RESPONDE NO

Valoración de urgencia Abrir la vía aérea
¿Respira?
(ver, oír y sentir)

RESPIRA NO

Posición lateral de seguridad Desobstrucción 
de las vías aéreas

Buscar los movimientos de respiración
NO
RESPIRA
Aplicar 2 ventilaciones eficaces

Buscar el pulso Continuar 
NO un 
mínimo 
LATE 30 compresiones : 2 ventilaciones de  20 
(ritmo de 100 compresiones/min) minutos  
o hasta 
Posición lateral de seguridad recibir 
Valoración de urgencia RESPIRA Y LATE NO
Buscar respiración y pulso ayuda 
Comprobación de la ventilación y la circulación médica
TÉCNICAS DE INMOVILIZACIÓN Y TRANSPORTE

EVALUACIÓN DE LA NECESIDAD DE TRASLADO:

Si tras practicar los primeros auxilios la víctima no se termina de recuperar en el lugar de 
los  hechos,  será preciso  evacuarla  a  un  centro  sanitario.  Cuando  te  comuniques  con  los 
servicios sanitarios, se decidirá si la víctima debe esperar en el lugar de los hechos hasta su 
llegada,  o  si  nosotros  deberemos  trasladarla  a  un  lugar  más  adecuado  en  función  de  las 
condiciones de acceso, del clima, del tiempo de respuesta, etc. 

La mejor opción en cualquier caso es la de esperar a que llegue la ambulancia, UVI móvil, e 
incluso el helicóptero de rescate.

Es  conveniente  estar  siempre  pendiente  de  las  características  que  hay  en  el  entorno  en 
momento  del  accidente  (amenazas  inmediatas  de  incendio,  explosiones,  derrumbe 
inminente de estructuras, enterramiento, peligro de caídas al vacío, etc.) En caso de que 
sospechemos  de  este  tipo  de  peligros,  evacuaremos  adecuadamente  a  la  víctima  a  una 
zona más segura, tanto para ella como para nosotros.
APLICACIÓN DE TÉCNICAS DE INMOVILIZACIÓN 
Y TRANSPORTE CON MEDIOS CONVENCIONALES:
Como hemos dicho anteriormente, lo mejor es siempre esperar a que lleguen los servicios 
de emergencias médicas, ya que una recogida y un transporte incorrecto pueden agravar las 
lesiones, especialmente las fracturas.

No  debemos  obligar  a  sentarse  a  personas  que  han  sufrido  accidentes  graves,  y  mucho 
menos las trasladaremos en el asiento de un vehículo particular, ya que es mejor buscar un 
medio de transporte donde la víctima pueda ir tumbada.

En resumen, lo que debemos hacer será:
1) Acciones de proteger y alertar
2) Evaluación de emergencia para estabilizar las funciones vitales de la víctima
3) Evaluación de urgencia con los medios de los que dispongamos
4) Colocar a la víctima en posición de reposo o trasladarla con seguridad sobre medios 
resistentes y adecuados

Hay varias posibilidades con respecto al traslado de la persona accidentada: traslado manual 
y traslado sobre camilla.
POSICIÓN LATERAL DE SEGURIDAD:
Si tenemos que esperar junto a la víctima a que lleguen los equipos sanitarios, lo mejor es 
que  la  situemos  en  una  posición  de  reposo que  sea  cómoda  y  que,  sobre  todo,  evite 
complicaciones en su estado de salud. No hay una posición estándar para todas las víctimas, 
puesto que dependerá en función  de  las lesiones que  éstas presenten, la situación  de sus 
funciones vitales y el estado de consciencia.

La  posición  lateral  de  seguridad se  conoce  también  como  “posición  de  recuperación” o 
“decúbito  lateral  estable”.  Situaremos  a  la  víctima  tumbada  sobre  un  lado,  con  las 
extremidades  superiores  e  inferiores  dispuestas  de  tal  forma  que impidan  que  el  cuerpo 
gire.

La  posición  lateral  de  seguridad  permite  mantener  permeable  la  vía  respiratoria  de  la 
persona accidentada y, si vomita o sangra por la boca o la garganta, evita que el líquido sea 
aspirado  hacia  las  vías  respiratorias.  También  es  la  posición  que  se  elige  para  víctimas 
embarazadas o para personas inconscientes, si no hay problemas cardíacos o respiratorios.
POSICIÓN LATERAL DE SEGURIDAD:
POSICIÓN LATERAL DE SEGURIDAD:
Forma  de  colocar  a  la  persona  accidentada  en  la 
posición lateral de seguridad:

1)Tumbaremos a  la víctima en  decúbito supino, con 


las extremidades inferiores estiradas.

2)Nos  arrodillaremos  al  lado  de  la  víctima  y  le 


doblaremos  la  rodilla  que  nos  quede  más  lejana. 
Después  cogeremos  la  mano  del  mismo  lado,  y  la 
colocaremos contra la mejilla contraria, con la palma 
hacia fuera.

3)Mantendremos  la  mano  contra  la  mejilla, 


cogeremos la rodilla y haremos girar el cuerpo hacia 
nosotros.

4)Doblaremos  la  rodilla  de  la  víctima  que  está por 


encima para que forme un ángulo recto, para que de 
este modo esté estable y no se pueda voltear.
POSICIONES DE ESPERA Y TRASLADO:
Además de la posición lateral de seguridad, tenemos 
otras  posiciones  de  espera  dependiendo  del  tipo  de 
víctima que estemos asistiendo:

‐Decúbito  supino: tumbaremos  a  la  víctima  boca 


arriba.  Se  colocará así cuando  sea  necesario 
practicarle  la  ventilación  artificial.  También  se 
colocará en  esta  posición  cuando  sospechemos  que 
existen lesiones vertebrales.

‐Decúbito supino en flexión: tumbaremos a la víctima 
boca  arriba,  pero  con  el  cuello  ladeado  y  con  las 
extremidades  inferiores  ligeramente  flexionadas.  En 
esta  posición  conseguimos  dejar  la  musculatura 
abdominal relajada, por lo que  está indicada  cuando 
el accidentado ha sufrido un traumatismo abdominal.
POSICIONES DE ESPERA Y TRASLADO:

‐ Trendelemburg: tumbaremos  a  la  víctima  boca 


arriba,  pero  con  los  pies  más  altos  que  la  cabeza. 
Esta posición facilita el retorno de la sangre desde 
las  extremidades  inferiores  y  el  abdomen, 
aumentando  así la  irrigación  del  corazón,  los 
pulmones  y  el  cerebro.  Esta  es  la  mejor  posición 
para  víctimas  en  shock,  grandes  hemorragias  y 
lipotimias.

‐ Fowler: colocaremos  a  la  víctima  semisentada 


(inclinada  unos  30o).  Es  la  posición  idónea  para 
personas  que  tienen  lesiones  que  les  impiden 
respirar  con  normalidad,  como  es  el  caso  de 
ataques agudos de asma o traumatismos torácicos. 
También  para  casos  de  inhalación  de  gases 
irritantes, infartos e insuficiencia cardíaca.
POSICIONES DE ESPERA Y TRASLADO:
En cuanto al traslado, las opciones son diversas: 

1) Traslado manual: se realiza sin camilla. Lo primero que tenemos que hacer es ayudar a 
que la víctima se logre  poner de  pie,  para  poder  cargar  más  fácilmente  con  su  peso. 
Para que podamos ejecutar esta tarea con seguridad:
a. Colocaremos a la persona accidentada sentada en el suelo, con las piernas juntas 
y las rodillas flexionadas.
b. Nos  colocaremos  de  pie  delante  de  ella,  colocando  nuestros  pies  delante  de  los 
suyos, pisándoselos un poco.
c. Agarraremos a la víctima por las muñecas y tiraremos suavemente hacia arriba.

Hay varios tipos de traslado manual:
POSICIONES DE ESPERA Y TRASLADO:
Traslado manual por un solo socorrista:
ƒApoyada  sobre  nuestro  hombro: en  casos  donde  la  víctima  esté consciente  y  pueda 
caminar.  Apoyaremos  el  brazo  de  la  víctima  sobre  nuestro  hombro  y  cogeremos  su 
muñeca. Con nuestra otra mano, la sujetaremos por la cintura.

ƒArrastrándola: mediante  la  “maniobra  de  Rautek”, cuando  la  víctima  no  puede 
caminar. Para realizar esta maniobra, la víctima debe estar en decúbito supino. Nosotros 
nos situaremos de rodillas detrás de ella, pasaremos nuestros brazos bajo las axilas de la 
víctima,  cogiendo  uno  de  sus  antebrazos  y  se  lo  doblaremos  por  delante  del  pecho. 
Agarrando  ese  antebrazo  con  nuestras  dos  manos,  levantaremos  a  la  víctima 
poniéndonos  de  pie  poco  a  poco.  Sosteniendo  así a  la  víctima,  la  arrastraremos 
lentamente caminando hacia atrás con pasos cortos.

ƒA caballito: la víctima no puede andar, pero puede sujetarse con sus manos a nuestro 


pecho.
ƒA cuestas: la víctima no puede andar ni sujetarse a nosotros. 
ƒSobre los hombros: la víctima no puede andar ni sujetarse.
POSICIONES DE ESPERA Y TRASLADO:
POSICIONES DE ESPERA Y TRASLADO:
Traslado manual por dos socorristas:
ƒSilla en cuadrado: cuando la víctima puede sujetarse al cuello de los socorristas 
con  sus  manos.  Cada  socorrista  agarrará con  su  mano  izquierda  su  muñeca 
derecha,  y  con  la  mano  derecha  la  muñeca  izquierda  del  otro  socorrista, 
formando así un cuadrado sobre el que la víctima se sentará.
ƒSilla  honda: cuando  la  víctima  está consciente,  pero  no  puede  sujetarse.  Con 
cada una de nuestras manos,  cogemos  la  muñeca  del  otro  socorrista,  poniendo 
uno de los brazos bajo los muslos de la víctima, y el otro por detrás de la espalda. 
ƒAxilas‐rodillas: muy  útil  para  pasar  a  la  víctima  por  lugares  estrechos.  Un 
socorrista agarra a la víctima por debajo de las axilas, y el otro por debajo de las 
rodillas.
Traslado manual por tres o cuatro socorristas:
ƒEn camilla: para trasladar a una víctima inconsciente que tenga que ir tumbada. 
Hay  dos  opciones:  situándose  a  ambos  lados  de  la  víctima,  con  los  socorristas 
distribuidos a lo largo del cuerpo, tomando con las manos la nuca de la víctima y 
el resto del cuerpo, repartiendo el peso entre todos. También está la opción de 
que todos los socorristas se sitúen del mismo lado.
POSICIONES DE ESPERA Y TRASLADO:
POSICIONES DE ESPERA Y TRASLADO:
2) Traslado en camilla: Una camilla es un  dispositivo de traslado de heridos. Además de 
hacer una buena práctica en la colocación del accidentado sobre la camilla, deberemos 
asegurarnos  de  sujetar  a  la  víctima  para  poder  comenzar  el  traslado.  Por  ello  es 
importante sujetar al accidentado a la camilla mediante correas.

El  sentido  de  la  marcha  siempre  será con  la  cabeza  de  la  víctima  hacia  delante.  Los 
socorristas siempre irán mirando en el sentido de la marcha, sincronizando el paso para
evitar movimientos excesivos y bruscos. Siempre se levantará al unísono siguiendo las 
órdenes del socorrista de atrás, levantando la camilla en posición de cuclillas y haciendo 
fuerza con las piernas.

Para  subir  y  bajar  escaleras,  siempre  tendremos  que  intentar  mantener  la  posición 
horizontal.  La  cabeza  siempre  irá en  alto  según  el  sentido  de  la  marcha.  En  muchos 
casos  utilizaremos  sillas  para  transportar  a  la  víctima  por  las  escaleras,  sujetándola 
siempre mediante correas para que no se caiga.
POSICIONES DE ESPERA Y TRASLADO:
CONFECCIÓN DE CAMILLAS CON MEDIOS 
CONVENCIONALES O INESPECÍFICOS:

Podemos  utilizar  como  camilla  improvisada 


multitud de objetos que tengamos a nuestro 
alcance  en  el  momento  de  la  asistencia  a  la 
víctima.  Nos  servirán  dispositivos  como  un 
colchón  hinchable,  una  escalera  de  mano, 
una puerta, una contraventana, una tabla de 
surf, una hamaca de playa, etc. 

También  podemos  echarle  imaginación,  y 


confeccionar  una  con  los  medios  que 
tengamos  a  mano.  Por  ejemplo,  podemos 
utilizar dos palos de escoba o dos remos y un 
abrigo  abrochado,  poniendo  encima  alguna 
manta  o  toalla,  para  que  resulte  más 
cómoda.  También  podemos  hacer  una 
camilla con dos palos o listones y una manta.
TRAUMATISMO CRANEOENCEFÁLICO
Traumatismo  que  afecta  al  cráneo  y/o  cerebro (puede  haber  alteración  cerebral  sin 
alteración craneal). Se trata de lesiones graves, puesto que el cráneo comprime los tejidos y 
se  produce  un  aumento  de  la  presión  intracraneal,  que  puede  provocar  lesiones 
irreversibles en el cerebro. En niños, la causa más frecuente es la caída accidental, seguida 
de atropellos y traumatismos escolares. 

Hay diferentes tipos de lesiones derivadas de este traumatismo:

‐Conmoción: afectación neurológica poco grave y transitoria, que cursa a veces con pérdida 
de conocimiento y amnesia parcial de los hechos ocurridos.
‐Contusión: afectación  neurológica  más  grave  que  en  ocasiones  causa  daños  cerebrales  y 
hemiplejia, debida a microhemorragias y edemas cerebrales.
‐Hematomas  cerebrales: afectación  neurológica  más  grave,  producida  por  hemorragias 
cerebrales. Pupilas no reactivas y midriáticas, llegando a veces a estado de coma.
‐Fractura  de  cráneo, acompañada  de  lesiones  intracraneales  y  hemorragias  que  se 
exteriorizan por el oído y/o la nariz, acompañándose de salida de líquido cefalorraquídeo y 
hematomas alrededor de los ojos (“ojos de mapache”).
TRAUMATISMO CRANEOENCEFÁLICO
Ante  la  sospecha  de  este  tipo  de  traumatismo,  valoraremos  las  constantes  vitales, 
controlaremos  las  hemorragias  externas,  vigilaremos  las  exteriorizadas  y  las  pupilas,  y 
vigilaremos deformidades y hemorragias en la cabeza.
TRAUMATISMO TORÁCICO

Es  todo  aquel  traumatismo  que  se  produce  sobre  la  caja  torácica,  pulmones,  diafragma, 
corazón y grandes vasos intratorácicos. Es causa de muerte en el 25% de los traumatismos, 
y  supone  la  segunda  causa  de  muerte  traumática  en  la  infancia  tras  los  traumatismos 
craneoencefálicos.

La causa principal son los accidentes de tráfico, seguidos de las caídas de altura. A diferencia 
de la del adulto, la caja torácica de los niños es más elástica, por lo que es posible encontrar 
lesiones intratorácicas en ausencia de signos externos de traumatismo evidente.

La  contusión  pulmonar  es  la  lesión  más  frecuente,  seguida  de  las  fracturas  costales,  el 
hemotórax y el neumotórax. 

En  la  contusión  pulmonar tenemos  ocupación  del  espacio  alveolar  por  sangre  y  restos 
celulares, debido al traumatismo y a la rotura de vasos y tejidos. 
TRAUMATISMO TORÁCICO
Al  tener  fractura  de  costillas  o  esternón,  la  función  respiratoria  se  ve  comprometida, 
además de tener riesgo de afectación del árbol traqueo‐bronquial, de los grandes vasos, del 
diafragma y de algunas vísceras abdominales.
El  hemotórax es  la  presencia  de  sangre  en  la  cavidad  pleural,  muy  frecuente  en 
traumatismos abiertos.
El neumotórax es la presencia de aire en la cavidad pleural, que puede provenir del exterior 
(neumotórax abierto) o del interior, y que cuando es masiva puede producir un colapso del 
pulmón.
TRAUMATISMO DE COLUMNA VERTEBRAL
Traumatismos  que  afectan  a  la  columna  y/o  a  la  médula  espinal. 
Son  muy  graves ya  que  pueden  producir  parálisis  y  pérdida  de 
sensibilidad  del  cuerpo  por  debajo  del  lugar  que  sufre  el 
traumatismo,  pudiendo  provocar  paraplejia,  tetraplejia  y  muerte
por afectación grave de los centros nerviosos. 
Las  causas  más  frecuentes  son  los  accidentes  de  tráfico  y  los 
accidentes laborales. 
Siempre  consideraremos  que  todo  paciente  politraumatizado 
presenta una lesión de columna cervical, asociada posiblemente a 
una lesión medular de mayor o menor gravedad, y por este motivo 
nunca  moveremos  a  este  tipo  de  víctimas,  ya  que  podríamos 
agravar su situación.
TRAUMATISMO DE COLUMNA VERTEBRAL
FRACTURAS
Una fractura es la rotura o pérdida de continuidad de un hueso.
Las causas de las fracturas pueden ser múltiples:
‐Impactos de fuerzas externas sobre un hueso
‐Movimientos poderosos y bruscos de la musculatura que pueda arrancar un fragmento óseo
‐Múltiples traumatismos repetidos que puedan causar fractura por fatiga
‐Disminución de la resistencia y desmineralización del hueso, como  en  el caso  de personas 
que sufren osteoporosis

Tipos de fracturas:

a)Fracturas  abiertas: cuando  los  fragmentos  del  hueso  han  roto  la  piel  y  han  causado  una 
herida. Este tipo de fractura puede producirse de dos maneras: que el objeto que produce la 
fractura  sea  también  el  que  produce  la  herida,  o  que  primero  se  fracture  el  hueso,  y  al 
desplazarse  los  fragmentos  óseos  generados,  rompan  la  piel  desde  dentro  hacia  fuera.  Las 
fracturas  abiertas  son  más  complicadas  de  tratar  debido  a  que  suelen  acompañarse  de 
infección.

b)Fracturas cerradas: la piel está intacta y no hay herida. Su tratamiento es más sencillo.


FRACTURAS
FRACTURAS
Signos y síntomas de las fracturas:
‐Inflamación o edema
‐Deformación local
‐Rubor, calor y dolor intenso
‐Impotencia funcional
‐Crepitación
‐Movilidad anormal

Actuación en caso de fractura:

1)Realizar  la  evaluación  de  emergencia,  puesto  que  la  vida  de  la  víctima  puede  correr 
peligro si hubiera hemorragia o shock. 
2)Si la fractura es abierta, trataremos primero la herida antes de inmovilizar la fractura.
3)Si sospechamos que la ambulancia va a tardar más de 20 minutos, inmovilizaremos el foco 
de fractura entablillándola, pero sin reducir la fractura. Dicha inmovilización se consigue con 
tablillas  o  férulas  que  sobrepasen  e  inmovilicen  las  dos  articulaciones  cercanas  al  hueso 
fracturado.
4)Trasladar a la víctima a un centro sanitario.
LUXACIONES
Una  luxación es  la  pérdida  de  contacto  permanente  y  completa  entre  dos  superficies 
articulares, donde normalmente hay desgarro de uno o más ligamentos de la articulación. 
Hablamos de subluxación cuando la pérdida de contacto de las superficies articulares no es 
completa.

Signos y síntomas de las luxaciones:

Inflamación o edema
Rubor, calor y dolor
Impotencia funcional
Deformidad articular, debida al desplazamiento de los huesos de su posición original

Actuación a seguir ante una luxación:

Aplicar frío local
Inmovilizar  la  articulación  afectada  en  la  misma  posición  en  la  que  se  encuentre,  para  no 
dañar vasos y nervios próximos al intentar reducir la dislocación
Trasladar a la víctima a un centro sanitario
LUXACIONES
ESGUINCES
Las articulaciones son las uniones entre huesos, que 
permiten  que  haya  movimiento  de  uno  con 
respecto  de  otro.  Los  dos  extremos  óseos 
enfrentados  (superficies  articulares)  están 
recubiertos  de  cartílago que  facilita  el  movimiento. 
La  articulación  está recubierta  por  unas  cintas 
fibrosas  llamadas  ligamentos,  que  limitan  la 
amplitud  del  movimiento  de  los  huesos,  y  que 
además se encargan de mantenerlos en contacto. 

Un  esguince es  una  distensión  o  rotura  del 


ligamento  articular,  debida  normalmente  a  un 
sobreesfuerzo  del  movimiento  articular  que 
sobrepasa  la  resistencia  de  los  ligamentos.  Otras 
veces  la  causa  es  un  impacto  externo  o  un  apoyo 
brusco en mala posición.
ESGUINCES
Signos y síntomas de los esguinces:

‐Inflamación o edema
‐Rubor o enrojecimiento debido a la vasodilatación
‐Calor debido a la vasodilatación
‐Dolor
‐Inestabilidad articular

Actuación a seguir ante un esguince:

‐Aplicar frío local para disminuir en edema
‐Inmovilizar  la  articulación  afectada  con  una  venda 
elástica
‐Elevar la articulación y mantener el reposo
‐Trasladar a la víctima a un centro sanitario

También podría gustarte