Está en la página 1de 3

Armando Manuel Pajares Davila, 

joven loretano y emprendedor en los negocios del rubro de hoteles y


alquiler de vehículos deportivos por los años 2005.
Lamentablemente su contador no pago a tiempo sus impuestos y la SUNAT, le empezó a realizar el
cobro. Y para evitar ello le “dona” sus Empresa que formo con tanto esfuerzo: Armandito El Pillin EIRL y
Manuelito Pajares EIRL, a su Secretaria. Zoila Virgen Del Campo.
Zoila Virgen Del Campo, es casada y tiene una hija Ingrid Guevara Del Campo. Y por el aprecio con su
jefe “entendió la donación” y acepto, ayudar hasta que pase la tormenta documental y cobro de la SUNAT
Luego de ese “tramite” figuraba como dueña de las empresas antes mencionadas la señora Zoila Virgen,
y el gerente el señor Armando Manuel Pajares Davila, quien siempre estuvo a cargo de la administración,
y tenía a cargo de todo el control, porque era el real dueño de hecho, pero documentalmente no. Él
tomaba las decisiones y la señora Zoila Virgen solo suscribía, porque desconocía el funcionamiento de las
empresas.  En el año 2012 luego del divorcio de Zoila, se casan y tienen una hija que en la actualidad
tiene 8 años. En ese mismo año la Empresa Armandito El Pillin EIRL le vende una propiedad valorizada
en 180,000 dólares a la Empresa Manuelito Pajares EIRL, quien este último arrojo solo una ganancia
anual de 2000 soles. Y en el contrato se dijo que se pagó con anterioridad. Y el notario dejo constancia
que no hubo pago alguno.
Asimismo, la “Venta” de diez vehículos de alta gama, valorizado en 200,000 dólares.  
Por desavenencias, se separan en agosto del 2019 y lo primero que hace la señora Zoila Virgen es: a)
Revocar el nombramiento de la gerencia a Armando Manuel Pajares Davila y nombrar como gerente a su
hija Ingrid Guevara Del Campo. Y en setiembre hace “una donación” de las empresas antes mencionadas
a su hija Ingrid Guevara Del Campo que a la fecha tiene 23 años, y figura como actual propietaria de las
citadas empresas.
Siendo ello así:
a)       Que, sugerencias le indicaría a Armando Pajares Dávila para que inicie y que medida cautelar solicitaría
para recuperar sus bienes inmuebles y muebles.
b)      Que sugerencias le indicaría a Zoila Virgen del Campo para que inicie y que medida cautelar solicitaría
para proteger sus bienes inmuebles y/o muebles.
c)        Que sugerencias le indicaría a Ingrid Guevara del Campo para que inicie y que medida cautelar
solicitaría para proteger sus bienes muebles e inmuebles.

Desarrollo:

a) Solicitaría la medida cautelar por embargo, ya que, la norma nos hace referencia al
instituto del embargo dentro del Derecho Procesal, señalando además que el
embargo se da principalmente cuando se ventilen pretensiones de dar sumas de
dinero, pero la norma no señala que solo se podrá solicitar embargos ante
pretensiones de dar sumas de dinero, por tanto, es posible el embargo cuando se
ventilen otra clase de pretensiones, siempre que estas puedan con posterioridad ser
apreciables en dinero. (Sevilla Agurto, 2016, p. 9)

Esto es, se podrían solicitar embargos respecto de pretensiones que tengan por
objeto la entrega de un bien como el dar un bien mueble o inmueble ya que ambos
son pasibles de valorización económica.

Ahora bien, debemos tener en claro que, aunque la norma que regula el embargo se
encuentra dentro del Título IV del CPC referido al proceso cautelar, el embargo
también puede darse en la etapa de ejecución de sentencia (en el caso de proceso de
conocimiento, abreviado o sumarísimo) o en la etapa de ejecución forzada en un
proceso de ejecución donde se ejecuten títulos ejecutivos extrajudiciales. (Sevilla
Agurto, 2016, p. 9)

Es decir, el embargo no solo se puede trabar en los procesos cautelares y en los


procesos únicos de ejecución sino también en las en las etapas de ejecución
correspondientes a las acciones de cognición (proceso de conocimiento, abreviado,
sumarísimo).

Respecto a lo que se entiende por embargo la Dra. Ledesma señala que:

Es una medida cautelar que garantiza la ejecución de la sentencia que se dicte en un


proceso, cuando este persigue una pretensión apreciable en dinero. Esta afectación
se realiza en el momento inicial del proceso, incluso con carácter previo (ver el
artículo 636 del CPC), quedando de esta manera asegurada la efectividad de la
ejecución de la sentencia que en su momento se dicte. (2008, p. 170)

Esto significa que el embargo requiere necesariamente de la exigencia judicial de


una deuda, la misma que puede ser en metálico como en especie; en este último
supuesto, se debe expresar en dinero la deuda que se reclame. Para justificar la
apariencia del derecho y decretar el embargo es necesario se presente un medio de
prueba que persuada sobre la existencia de la deuda. El medio de prueba en
preferencia es el documental, por lo que dependerá de la mayor o menor valoración
que el juez brinde al documento para la concesión de la medida cautelar.

En buena cuenta, la concesión del embargo (al acreedor), es decir la afectación de


un bien o derecho del deudor (aunque esté en posesión de tercero), presupone:

La existencia de una relación jurídica obligatoria entre un deudor y


acreedor.
Una obligación dineraria o valorizable en dinero.
Los requisitos generales de cualquier otra medida cautelar: peligro en la
demora y verosimilitud en el derecho (medio de prueba documental).
b) Presentaría o solicitaría la Anotación Preventiva de Demanda. - Esta medida está
referida a los bienes o derechos susceptibles de inscripción en los Registros
Públicos. Para entender esta medida cautelar, hay que tener en cuenta que los
Registros Públicos (Registro de la propiedad) sirven para dar publicidad de un
hecho y, en caso de duda, se tenga por cierto lo que consta en el Registro.

Un caso (entre otros) en el que se utiliza esta medida, es cuando se demanda la


propiedad de un bien inmueble. La función del Registro de la Propiedad es que
cualquier persona pueda saber quién es el verdadero propietario de una finca y si
tiene algún gravamen (embargos, etc.). Imaginemos que una persona compra
una vivienda a quien no es propietario, entonces, aunque hayamos pagado el
precio de compra la perderíamos. Ahora bien, existe lo que se llama el tercero de
buena fe que supone que, si una persona adquiere un bien de buena fe, es decir,
pensando que a quien se lo compra es el propietario, siempre que no haya
podido enterarse de otra manera, no se le podrá quitar el bien.

Finalmente, para evitar esto, se puede solicitar que se anote preventivamente en


el Registro que hay una demanda interpuesta para que, si se intenta vender a
alguien el inmueble, esta persona al acudir al Registro sepa que no es seguro que
el que figura como propietario lo sea, rompiéndose de este modo la buena fe y si
aun así compra, perderá el inmueble si el juez da la razón al demandante. Por
supuesto que si el comprador no acudió al registro a comprobar si la persona que
le vende es o no propietario, no se verá protegido por la buena fe.

c) Asimismo, cabe recalcar que, para proteger un bien mueble o inmueble,


solicitaría una medida cautelar por secuestro, por qué motivo, pues, porque esta
medida procederá cuando se trate de bienes muebles o semovientes objeto del
juicio y siempre que sea necesario proveer su guarda o conservación, a efectos
de asegurar el resultado de la sentencia definitiva. Asimismo, procederá cuando
el embargo no asegure por sí sólo el derecho invocado por el solicitante.