Está en la página 1de 12

leL, d^r,** qAuE@Jr* A.

,[",,,
r
1
: I Go,,d6@ x+^^r &T1es"a^Cttrlvics.
:-

srsrEMAs DE pRoyEcclón cu-iNDRtcA

LECTURA orÉoRrcn EN PLANTA

7.2 Representación del terreno

7.2.1 Formas del teneno

La Topograña es Ia ciencia aplicada específica para la medición y


consiguiente represenhción del teneno (superficie topográfica) que se
caracteriza por la rigurosa adecuación de nÉtodos y aparatos de medición
(desde la cinta métrica y el nivel hasta la taquimetría y fotogrametría) a los
fines del levantamiento, prccesos en los que el gráfico final entra en el
árnbito del sistema de planos acotados (tema iniciado en el apartado
4.2.2), cuyo fin específico es la rcpresentrción de superficies no reductibles a
figuras geométricas (teneno, escultum) o de geometría compleja (ingeniería
navalo aeronáutica).
:ffi@
$f!


SISTEMAS DE PROYECCIÓN CILÍNDRICA

Es. l/5OO
Eg. lm

Fig.7.l I

I explica la convención de la representación del terreno con el simple ejemplo de


.":¿Í,::l1i;1i""11.,T"[;T§ffi"s horizontares equidistanciados (concepto de'equidistancias
",
real y gráfica dados en 4.2.4) y la planta de las correspondientes curvas o líneas
de nivel esla planime-
con la attimetríi dada por las cotas (en la cartografía de España la
tría delterreno que se
"o*píá"nia
cota cero corresponde al nivel del mar en Alicante). Es obvio que con la expresión
"corte del terreno"
determinan puntos del terreno
se sintetiza todo el proceso de levantamiento en el que generalmente se
de cota no entera y por interyolación se trazan las curvas de nivel.
(En los levantamientos fotograméti-
cos se crea un modelo espacial en el que sí se opera en analogía con el corte a cotas enteras')

3l
30
29

27
26

Fig'1'12

La figura 7.12 muestra la singularizaciÍnde determinadas curvas de nivel. En A la representa-


ción usual del terreno con dos escalas de lectura, una de menor escala dada por las líneas directores
(singularizadas con valor de línea) y otra de mayor escala dada por el conjunto de las líneas de nivel.
En B el trazado sobre el plano de líneas intercalares, por interpolación, para incrementar la escala de
lectura.
La figura 7.13 incorpora a la representación la trama de sus líneas de pendienfe (caminos por
los que discurren las aguas) que se trazan, tal como se indica en A, dibujando a partir de puntos altos_ y
de modo sucesivo las mínimas distancias entre dos líneas de nivel consecutivas (línea ab); interesa ob-
servar cómo un erróneo trazado en ascenso (línea bc) produce clara divergencia de líneas' En B el te-
lt I."ECTURA DÉDRICA EN PLANIA

Fig.7.l3

rreno representado con la malla formada por la doble rama de líneas de nivel y de pendiente, que se
cortan ortogonalmente; representación en la que la visualización de la caída de aguas facilita la lectura
del terreno. En C una representación usual en la que se dibujan trazos de líneas de pendiente con el cri- 249
terio de dar mayor densidad en las zonas de mayor pendiente, cuyo resultado es una imagen con valo-
res perspectivos.

tttlll rrl"M/
423 ioM I
ltlltt ________--
\
'-24
fuzs
llltrr-^ tlt
ffi"o
-----+L(- ft".
23
¡ttllt -
lllttt
ffizt
lllll¡
I I I t I I .¡
,/ / / i¡! ', \
#..
.o
A

Fig.7.14
TE
SISTEMAS DE PROYECCIÓN CILÍNDRICA

La figura 7.14 expresa las formas tipo del terreno. É,n A el terreno se asemeja al plano, su pen-
diente puede no ser uniforme pero las líneas de pendiente son rectilíneas y paralelas entre sí; es una la-
dera o vertiente de aguas (a modo de vertiente de una cubierta). En B se produce un plegamiento (acu-
(acusada por
sado por la curvatura de las líneas de nivel) en el que el terreno forma una arista convexa
la divergencia de las líneas de pendiente) que separa dos laderas; es una cresta o divisoria de aguas (a
modo dá hmatesa de una cubierta) que se inicia en M y finaliza en N (MN es la línea de cresta que
corta a las curvas de nivel en sus respectivos puntos de máximo desplazamiento). En C se produce un
plegamiento en concavidad (acusado por la convergencia de las líneas de pendiente) con el encuentro
áe dos laderas; es una vaguada (valle, barranco o garganta) que recoge aguas (MN es la línea de valle).
En D un montículo (colina o montaña) con cota máxima en su cima o cumbre. En E unapsa (hondo-
nada, hoya o sima) que embalsa aguas. En F la configuración de un collado en que aparecen dos divi-
sorias y dos vaguadas respectivamente enfrentadas, por cuyo punto de incidencia de líneas de valle y
de cresta pasa una curva de nivel intercalar con punto doble cuya cota es la del correspondiente puerto.

7 .2.2 Trazados de análisis

Las actuaciones en el terreno tienen una fase previa de información que incluye determinados trazados
con los que se practican reconocimientos gráflcos.

44

43

Fig' 7'15

La figura 7.15 conesponde al trazado de líneas de declive que son líneas del terreno con pen-
diente constante. Se parte del punto a y, con circunferencias de radio igual al intervalo de la pendiente
deseada, se va optando sucesivamente por uno de los dos puntos de la cota siguiente. Cuando la cir-
cunferencia no corte a la correspondiente curva de nivel, se estaría tanteando con una pendiente supe-
rior a la del terreno. La aplicación más inmediata de estos trazados es en los estudios previos a la situa-
ción de un vial en el terreno. En la figura se dibujan los dos caminos extremos (ab y ac) para descender
del punto a ala cota 40 (con una pendiente determinada) y uno de los caminos alternativos intermedios
(ad).
La figura 7.l6.corresponde al trazado de un perfil del terreno o sección producida por un plano
vertical ab, con el obvio modo de dibujar la sección-alzada. También se realizan perfiles producidos
LECTURA DIÉDRICA EN PLANIA

23

22

2of.:-- --
I

I
I

Fig.7.16

por prismas o cilindros verticales; así, el perfil producido por el cilindro proyectante de una línea de
declive es una recta (con la correspondiente pendiente) y el producido en un vial por el cilindro pro-
yectante de su eje es el correspondiente perfl longitudinal; perfil en el que las alturas son muy peque-
ñas en relación con la longitud, con la consiguiente dificultad para visualizar las variaciones de pen-
251
diente. En estos casos o similares es usual el dibujo del perfil realzado en el que se da escala mayor al
eje de alturas (se abre el correspondiente campo gráfico).
La figura 7.17 resuelvela sección del terreno por planos inclinados (en un supuesto de actua-
ción en el terreno) con un proceso análogo al que se sigue para determinar la intersección entre planos
(4.3.3); sólo que con la necesidad de determinar puntos en cada uno de los planos de nivel. Se parte de
una horizontal h del plano (de cota prefijada) y de una línea de pendiente para dibujar todas sus hori-
zontales que se corten con la homonónima curva de nivel del terreno (así en cada cota se determinan

t5-

á!t.(1
i
B
Fig.7.17
=,'w

SISTEMAS DE PROYECCIÓN CILÍNDRICA It

25
24
26 23
22
2á 2t
20
24
b'
23

22
2t 25
24

8
23

22
2t

20

t9
o- -b
-. -
Fig.7.l8

dos puntos de la curva). En A el plano es interior al terreno en la zona cerrada por la curva (se define un
volumen de tierra a extraer en el supuesto de incorporar en dicha zona al plano como nueva superficie
del terreno) y su salida total del terreno se aproxima con líneas intercalares a cota 14,5. En B el plano
es exterior al terreno en dicha zona (entre plano y terreno se define un vacío a rellenar con aporte de
tierras) y su penetración total se aproxima óon [neas intercalares a cota 10,5.
La figura 7.18 presenta dos recursos usuales para dar una visualización del terreno. En A el di-
bujo de una axonometría militar que se obtiene por calco de las líneas de nivel por orden descendente
de cota, con el consiguiente desplazamiento del papel transparente de abajo arriba sobre el topográfico.
Con este modo de proceder se resuelve la eventual aparición de contornos limitando el calco única-
mente a las partes de línea que son exteriores a las anteriormente dibujadas. En B el dibujo de una pa-
norámica que es un estricto alzado $azado mediante las tangentes a las curvas para determinar los
eventuales contornos. Debe hacerse notar que, en estas visualizaciones, la aparición de contornos es
una singularidad poco frecuente.

7.2.3lntewenciones en el terreno

Las intervenciones en el terreno más usuales son la explanación (creación de una zona llana) y el tra-
zado de unvíal (camino o carretera), con sus consiguientes configuraciones de uso (tal como las pen-
dientes en un vial), de estabilidad de las tierras (tema de estudio de la Mecánica del suelo) y de eva-
cuación de las aguas pluviales. Estas intervenciones comportan un movimiento de tierras con zonas de
desmonte (vaciado de tierras) y de terraplén(rellenado de tierras) con sus consiguientes acarreos (tras-
lado de tierras de zonas de desmonte a zonas de terraplén y, en caso de desequilibrio entre los corres-
pondientes volúmenes, aporte o evacuación de tierras). Tanto el corte como el vertido de tierras se
efectúa de modo que la configuración definitiva del terreno presente unos paramentos con pendientes
adecuados a su estabilidad. Al paramento del terreno que tiene la misma pendiente en todos sus puntos
se le denomina talud (denominación común a la superficie y a su pendiente). Cada tipo de tierra (tales
como arcillas, arenas, gravas...) tiene su talud natural (pendiente estable que adopta al ser acumulada
por vertido) y cada terreno cohesionado su talud de desmonte adecuado; en general los terrenos admi-
ten mayores ángulos de desmonte que de terraplén.
1l LEcruRA oÉop:cl EN PLANTA

Fig.7.l9

La figura 7.19 presenta los tipos de perhl que se producen en las intervenciones en una ladera
del terreno. En A la eiplanación a media ladera con determinado equilibrio entre los volúmenes de
desmonte y de terraplén. En B y C únicamente se produce respectivamente desmonte o terraplén. En D
el perfil del desmonte en trincheray enE el de terraplén elevado.
Lafigura 7.20 presenta el corte del terreno por planos de talud para determinar la configuración
definitiva tras la intervención. En el dibujo superior se supone la creación de una plataforma horizontal
(de cota 15 y límite L) que obliga al desmonte de las tierras que invaden dicho límite, para lo que se
253

A B c
Fig.l.20
.-:.i.
.' I

SISTEMAS DE PROYECCIÓN CILÍNDRICA

opta por un determinado talud y se proced e al [azado de la correspondiente sección del terreno (tema
dó la figura 7.17). El dibujo inferior plantea el supuesto análogo con terraplanado para crear la arista L.
En ambos casos se dibuja la configuración definitiva del terreno según dos convenciones usuales: di-
bujo del paramento artificial con indicación de sus aristas de inicio (trazos de dos dimensiones) y final
(trazos uniformes) de caída de aguas; o bien, dibujo de las lÍneas de nivel resultante (con o sin inclu-
sión de la línea de puntos correspondiente a la cara artificial)'

z4

23

22

2l

Fig.7.2l

La ñgura 7.21 explica el proceso para resolver el dibujo de los taludes correspondientes a una
explanación a media ladera. En A el plano topográfico con el perímetro abcd de una plataformahoú-
zontal de cota 20;lalínea mn, común a la plataforma y al terreno (denominada línea neutra o nula),
establece la separación entre la excavación en E y el terraplenado en T. En B se dibujan las líneas de
nivel de los taludes (con los intervalos correspondientes a las pendientes seleccionadas); los planos de
1Í, LECTURA DIÉDRICA EN PLANIA

talud de desmonte se encuentran entre sí en arista cóncava (en vértices a-b) pero los de terraplén se
acuerdan (disposición de superficies que se encuentran en tangencia) con conos de pendiente (en vérti-
ces c-d). En C la superposición de A-B con la correspondiente resolución por intersección de líneas de
nivel homonónimas.
La configuración definitiva de un vial obedece a diversos condicionantes (tales como pendien-
tes, geometría de las curvas, peraltes...) que generalmente imposibilitan la situación del eje del vial es-
trictamente en el terreno y, como consecuencia, aparecen las situaciones de la figura 7.1.9 en sus distin-
tas perfiles transversal¿s. En la figura 7.22-23-24 se exponen las posibles situaciones del eje del vial
con respecto a un terreno que se considera un plano inclinado y se resuelven los correspondientes talu-
des con referencia a los dos métodos alternativos denominados de los pefiles o de los niveles. En la fi-
gura7.25 se abre la generalización con el trazado de curvas de nivel en taludes no planos.

vzl
b

T ,o

255

Fis.7.22

La figura 7 .22 expone el caso de vial cuyo eje coincide con una línea de nivel del terreno (o con
una intercalar). Los encuentros de los planos de talud con el terreno se resuelven en el perfil transver-
sal que, por ser ortogonal a las líneas de nivel, manifiesta las pendientes de terreno y taludes. Interesa
observar que el método de las líneas de nivel (el recurso general de intersección de horizontales de los
planos) no es aplicable a este caso debido al paralelismo de las mismas.
En la figura 7 .23, eleje del vial no coincide con una línea de nivel pero se mantiene en el plano del
terreno y, como consecuencia, también tiene función de línea neufta que separa excavación de terraple-
nado. Las líneas de cuneta son paralelas al terreno y, como consecuencia, las intersecciones de los taludes
con el terreno son rectas paralelas cuya situación viene dada por el método de los niveles previa determi-
nación de una horizontal de cada plano de talud: se dibujan dos líneas de nivel del vial (ortogonales al eje)
pam operar con dos puntos en cada línea de cuneta (a-c d-b); en a se sitúa el cono de pendiente de terra-
plén y la tangente desde c es la horizontal del talud cuyo punto m resuelve su delimitación; análogamente
se determina el punto n con el cono de desmonte (cono que tiene las generatrices ascendentes desde d).
En la ñgura se incluye el perhl transversal que, por no ser ortogonal a las lÍneas de nivel de los taludes, no
manifiesta las pendientes; así pues, la resolución directa por el método del perhl obligaría a tomar pseu-
dopendientes inferiores a las críticas. El dibujo de la derecha es una representación (a menor escala) del
terreno resultante según la convención estricta del dibujo de sus líneas de nivel.
El vial de la figura 7.24 no tiene su eje en el terreno (se supone el eje definido por sus puntos de
cota 20 y 2l). Las líneas de nivel del vial (ortogonales al eje) determinan, en su intersección con las del
'>q'l
,-'!

.
SISTEMAS DE PROYECCIÓN CILÑDRICA lt

Fig.l.23

terreno, la línea neutra AB que separa el vial que discurre en trinchera del que lo hace en terraplén ele-
vado. Las líneas de intersección de los taludes con el terreno parten de los puntos M-N (puntos de la lí-
nea de cuneta que están en el terreno) y se determinan por el método de los niveles previa situación de
una horizontal de cada uno de los planos de talud: se parte de las horizontales del vial a cotas 2l-20
para operar con dos puntos en cada línea de cuneta (a-c b-d); en a y b se sitúan los conos de pendiente
delterraplénylastangentesdesdecydsonhorizontalesdelostaludescuyospuntosPyQresuelven
la delimitación; análogamente se determinan los puntos R y S con los conos de desmonte situados en c
y d (conos que tienen sus generatrices ascendentes desde sus vérüces). El dibujo de la derecha es una

-r

/2t
2t\

Fig.7.24
,TE
LECTURA DIÉDRICA EN PLANIA

representación (a menor escala) del terreno resultante según la convención estricta del dibujo de sus lí-
neas de nivel.
El estudio de un vial para tránsito rodado es un tema complejo que corresponde al rámbito de la
Ingéniería de caminos. En general el eje de estos viales está muy distante del inocente enlace de tramos
rectos con arcos de circunferencia sino que, por el contrario, se adoptan curvas complejas (general-
mente la clotoide, pero también catenarias y otras) de curvatura variable que se anula en los puntos de
tangencia con las eventuales alineaciones rectas; asimismo, el obligado peralte variable conduce a fir-
mes en los que las líneas de nivel también se distancian de la simplicidad de la recta ortogonal al eje.
Así pues, los ejemplos de las figura 7.22-23-24 no son modelos a los que reconducir una generalidad
salvo en el caso pertinente de considerar una eventual primera aproximación o bien viales peatonales.
En este supuesto, la reconducción de los trazados es según el siguiente proceso: definido el eje del vial
(con sus cotas) y su ancho; se determina Ia línea neutra, por intersección de lÍneas de nivel de vial y te-
rreno, con lo que quedan definidas las zonas de desmonte y de terraplén; en los tramos rectos se opera
con los planos de talud (en analogía con los ejemplos anteriores) y en los curvos se considerala super-
ficie de talud (superf,rcie de igual pendiente, de tratamiento gráfico análogo al del cono de pendientes)
que es reglada desarrollable de cono director (sus generatrices son paralelas a las del cono de revolu-
ción con su pendiente) cuyas líneas de nivel son de fácil determinación, tal como indica la figura 1 .25 .

25'7

Fig.7.25

La figura 7.25 es válida para considerar un tramo curvo de vial en los dos supuestos de pen-
diente descendente de izquierda a derecha y línea de cuneta con terraplén o de pendiente en sentido
contrario y línea de cuneta con desmonte. Se dibujan sucesivos conos de pendiente (considerados con
generatrices descendentes en el caso de terraplén y ascendentes en el caso de desmonte) con sus cir-
cunferencias de nivel y las curvas dibujadas, cada una de ellas tangente a circunferencias de igual cota,
son las curvas de nivel de la superficie de talud.
ao*oa\ :Nltdvuult
lc onlv].
SONOS
lIN0l,'{530
30 0n'lv1
:NlndmtU31
30 Gn]Vl
31N3r0N3d 'Tvngl
lú slrSHuldns
NOC S30n-TV1 soovNt'lcNt soNv-ld N03 slon]vl
($or9H)soovB8\flvs30uo8:sv^un9svdlüvu | ,. = .==,,., ==.,=,=.==!oj,vl'¡f?Il,s?+??ls=39!9l ,,lsy!{]1-19§vd1^¡vu
-l3AtN O0V1N3S3Ud38 'lINVl-lnS3U ON3UUll 130 otIlld oA:nN :NgtSntOS
30 Sú Hn3 SV^3nN SnS 3nwrc3n
"e
oN3UUSr 130 lVrCrNl 3lCHU3dnS \n NOC S]on]vr sol 30 N9ICC3SHTN 'C'Z
o** und*I*r Noc uor"rsurrn"l
"*'At jÑ2TNgo lvrsruv
To -¿Q1 lsEilN3C¡Wr SOUOC NOCI
_-->1fl
.r§f,-¡. 2i+ | lsoncrrNoc s3omv1 'z'z
:i%,*r 3rlons,o
/6§\ontro: ttndnnBl
SIUVnXnV
.d.n SVFICJU
'(oc¡.r¡eur o¡cuo1s¡p¡nba) 'n'= x ¿/t = I :s3ofnvl so'l 30 sorv^u3lNl .0. ,30fl?§i5llué.."?#l"3.1.T.T3rgo
.,., : N9tSntos3u
"Z
oN3SUll ']30 'lVClNl SlClJu3dnS fl Noo lVA 0 vnuolvlyld Vl 30 N9l3C3sUllNl =\ü103N V3Nfl
(svurn=¡.¡ sir:ruD'sotwsicfN sorNfrttllnor¡ü sor:lo NgtcvNty{u3r=o :sts¡tyNv"[
:svuu=tl30 01Nf tt/\flAot Nn 30 vcHyuo NglcntosSH
zo9 lv oNuot N3 w1s3 ISnS 'ONlUU3l 30 odlJ. -130 00t{lloN3d30 '3SWNOUOnS30 NIS
'tVIruVN VtlUOJ 30 OO|]USA Olü¡UUft Nn 30 3ICUUIdnS YMdOOV 3nO 3rN3rcN3d UO VyI :(t'¡ll¿vuU¡rNn=O)rvunrv¡¡OnrVrl
I
'N.rru3^ nuoc TI 209 Nn ilu3 \nlcso 'ots¡uu3L 30 odll'I3o 3oN3d3o
3NOU0ns30^ 35 3n0 NIS ON3UUSI ']30 3180c T¡0 31N3l0N3d U0 Vr{ :ftNOl¡üS3O3COn]VINn30Vl/llxlt¡NQICVNIICN| |
:s30n1vl 30 ovctlt8vls:¡
:s30n1v1 sot 30 sSlvdtcNtud svl¡úuoJ
flNltoN3d vl{$n vl N3N3[ 3nO $lcuEdns Noc 'vn0N0c3 uod 3lN3n]wlN3c 'N!r¿nE8 3s s3omvl s01 -
(:rs¡ ¡oNgtcvNncN 30 oo\ruc -v soNulSSJ3u somood tfjErwr 0n-¡/1 w8\nvd \n Noc)
tvlcuuuv vnuo¡ 30 oglrznvSu (ounn o) oN¡UUrr 'oovNr'tcNt otNrr¡v8vd Nn s: :on'tvl
(so¿u souro n oars* ounn) sffi[$§hlrornn :s3NorcNsrNocl
YrLt#§rt I *r=,, sorN3rn¡r^oy{ l'ro,o=^
=o
vlrvugodor. vulo 30 o oNll¡úvc Nn lo 'NglcvN\ñdx3 vNn 30 NglcvuncllNoc :oAlISlgo
:oN3UU]r Nn 30 3lSlJUf dns \fl 30 0[l]sl0
vlrstud rJ l's :oovNt'lcNtoN3uu3]- Nn N3 N9tcvcHrof vNn lo N9lcvcoloc
socluoNnlc s3l€nD']o 30 NglcYdnucv uod :6¡3¡¿3INn30sv3lN9rc=Inouvsvl3novrú
13^¡N 30 W EnC SnS rc wlnln :ON3UU:[ Nn 30 \ñ'I|CNSS VA[33dSU3d
StcrJu3dns rl 3u80s 3tlwlsNoc 3lN3rGN3d NOC S'V3Nn :s3NOrC3nGNO3^SONIrvC:¡orvrCHUSdnSOO\rZVUI
SfTVCttll3 sYl 30 vIñS3 fl 30 olN3nnv :O<fvZMIu I
s3lvCrlut S3C|UrW3N3C A \ENn VHCIC ZlUlC3Ulo l0 I
VCIUCNI'¡IC 'dns V'] 3C o]]OUU\EiO 13 3U8OS VOVPn8rc !¡ENn :oICnONOC Nn 30 0 TVh Nn 30
|
=
l\Otl"l,ll ot{fld Nn 8od 3lUOc 30 ENn :OIC3U JONSUU3I Nn 30 S3'lllu3d
¿¡.r'l's
VnsV 30 S/lOg Silrl i.¡301N0 :(¡.u.¡¡¡U¡n
¡o) svUOsuU0 SGNn I
vncv 30 wroc s1rr Nfln]rncv :(ywo¡¡nc¡s sEnvdpNrud) ¡cnyc ¡o saNn I
vncv 30 vroc vNn 30 vuorcslvrlorHnil ññ-50 úrw¿ ^ Y irxlioñi:l vnl'xyn-¡o lañiii J sv rv3HlNgls s\r¡Nl'l
luruv §m :nsoo Noc o o \oNgo 'o)G^N9C :OnUnC I
'lvclru3^ o oovNncNl "lvlNozluoH :ot¡fld I oNfuufl't:to StorJu3dns \n 30 svclslno svt¡tuoj
:(oN=uu3r Nn lo \fl tG NgrcvJ-Ntsiud3$ vllwcodOl
'13ArN 130
=rcrJufdns
sonfrs3c3N 3n0 Ngtstc3ud 30 WIN3S3UdIU V SlCUu3dnS H 3C ONVTWT 130 30N3d30
Sv [nC3sNOO TIAIN 30 SVAUflC SOo 3UrN3
^ ]IIAINS:o :OOVIOCV "ON\fld" Nn 30 VCIUr]rú uCNVlSlOlnO:¡
(c+) rvruozruoH owld \r Stouudns = (c+) r¡^¡N 30 v^Enc
vtoSwüsflfl\fl N3N3[3nO SOINnd SOl 30 OCtUrJn¡O39 UV9n] :l:I lN 30 VAUnS
:vuSlnorvnc StcHUldns vNn 30 No¡cvrNlsSud3u
vctJW9odoJ- Ngr3vIN3S3Ud3U :VCtul-3t ¡o30 vUntSnul.s3 NrS S3t3llu3dns

También podría gustarte