Está en la página 1de 5

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

ESTADO BOLIVARIANO DE MIRANDA


UNIVERSIDAD POLITÉCNICA TERRITORIAL DE LOS VALLES DEL TUY
PROGRAMA NACIONAL DE FORMACIÓN DE CONTADURÍA
TRAYECTO INICIAL

DESCONOLIZACIÓN, RACISMO Y ENDORRACISMO

ESTUDIANTE:
CÉSAR K. LÓPEZ M. C.I.: V-11.741.024
LA DESCOLONIZACIÓN

Se entiende por descolonización como el proceso de independización


política, económica, social y cultural de una nación que ha sido dominada por un
gobierno extranjero, lo cual  implica el final de un dominio colonial que se ejercía
sobre un territorio, es decir, la región en cuestión deja de ser una colonia (una
zona dominada por una potencia extranjera).

A nivel político, una colonia es una tierra que es gobernada y administrada


por un país lejano. En otras palabras, los habitantes de la colonia dependen de las
decisiones tomadas por las autoridades de la nación colonizadora. Los territorios
del continente americano, por ejemplo, durante varios siglos fueron colonias de
países europeos como España, Portugal y Francia.

La descolonización como proceso histórico ha sido practicada a través de


diferentes estrategias. A saber:

INDEPENDENCIA: consiste en la retirada del dominador del territorio y entrega


total del poder a los naturales. Suele darse por medio de la lucha armada.

LIBRE ASOCIACIÓN: Una potencia y una colonia acuerdan la asociación de esta


a la primera, a cambio del reconocimiento de los derechos civiles y el derecho a un
gobierno autónomo. Implica aceptar cierto grado de responsabilidad del Estado
mayoritario sobre la ex-colonia.

INTEGRACIÓN A UN ESTADO O ENTIDAD ADMINISTRATIVA: al igual que el


caso anterior, se trata de una salida negociada. La nación colonizada acuerda
voluntariamente integrarse a un Estado o entidad administrativa, en términos de
igualdad de derechos ciudadanos.

El término descolonización también se aplica actualmente a los procesos de


transformación del imaginario social colonialista o “colonizado”, caracterizado por
la replicación de discursos racistas y endorracistas.
Esto se debe a que muchos de los que fueron colonia europea u occidental
siguen sometidos a formas de control indirectas por parte de las potencias
extranjeras, a pesar de tener autonomía política. A este proceso se llama
neocolonialismo.
RACISMO, ENDORRACISMO

Cuando hablamos de racismo con frecuencia nos encontramos con la


afirmación de que en nuestro país no existe racismo, que gracias al proceso de
mestizaje el racismo es cosa del pasado, fenómeno al cual solo podemos
aproximarnos a través de la historia en el periodo colonial; sin embargo, en
Venezuela no solamente existe racismo sino que persisten en nuestro imaginario
colectivo y nuestras prácticas cotidianas estereotipos y formas de discriminación
como el sexismo, el clasismo, la homofobia, la xenofobia, la discriminación a las
personas por poseer alguna discapacidad o necesidades especiales, el
ostracismo, el aspectismo, entre otras.

  ¿QUE ES EL RACISMO?
Es una construcción social, una ideología, un conjunto de ideas
distorsionadas de la realidad, compuestas de presupuestos descalificativos,
degradantes y subordinantes de los individuos; en este caso por su pertenencia
étnico-racial, sus formas fenotípicas, el color de piel, y que se apoya para su
mantenimiento y reproducción en los diferentes agentes socializadores como lo
son la familia, la religión, la escuela, los medios de comunicación y difusión
masiva, entre otros.
 
Si bien en América Latina y específicamente en Venezuela no se han dado
experiencias como la segregación experimentada en Estados Unidos o el
Apartheid Sudafricano; el racismo en nuestra región es un racismo cordial, que se
realiza pero no se nota, un micro-racismo, cotidiano, jocoso y que es posible
evidenciar grosso modo en un lenguaje discriminatorio, la asociación de lo negro a
lo malo lo negativo, lo perjudicial, gato negro, dinero negro, humor negro, viernes
negro, magia negra; pero también mediante expresiones coloquiales como me
negrearon, trabajar como un negro, merienda de negros, o la tan usada “negro que
no es pretencioso no es negro”.
La representación estereotípica, donde los afrodescendientes en los medios
de comunicación son presentados como primitivos, delincuentes y personal de
servicio, obviando también logros y éxitos de esta población.

El endorracismo puede definirse como el racismo desde dentro, una


autodiscriminación; es decir, cuando el sujeto racializado internaliza como propia la
discriminación que se le ha impuesto y la reproduce sobre sí, como también sobre
aquellos pertenecientes a su grupo étnico y racial.
 
Una práctica común del endorracista es el intento de corregir lo que
considera el motivo de discriminación, o en todo caso, hacer un gran esfuerzo para
restringir la exhibición del estigma, que de alguna manera este no se destaque
demasiado. Por ejemplo, cuando una persona indígena o afrodescendiente intenta
borrar de sí su herencia aborigen o africana para lograr mayor aceptación social y
por tanto evitar el racismo; para ello, puede optar por el aclarado de la piel,
someterse a cirugías estéticas para modificar los rasgos físicos que visibilicen su
herencia étnica, la realización de tratamientos capilares como el desriz de cabello,
la ocultación de familiares con características y fenotipos racializados en el relato
de su biografía, el rechazo al autorreconocimiento étnico dentro de alguna de las
categorías históricamente discriminadas, entre otras.
 
Las personas indígenas y afrodescendientes desconocen la existencia del
endorracismo y el significado de la categoría; cuando incurren en esta práctica
pocas veces tienen conciencia de estar legitimando la racialización, el estigma y la
discriminación contra sí mismos y contra su grupo étnico. Así mismo, vale la pena
destacar que este endorracismo en la población venezolana con frecuencia suele
ejercerla el sujeto racializado contra sí mismo, mediante la descalificación de sus
rasgos y el color de su piel considerada como la fuente del estigma y la
incapacidad del autorreconocimiento e identificación étnica, siendo lo más
preocupante del endorracismo, que las personas acaban asumiendo y encarnando
la visión negativa que se tiene de ellas.  
VENEZUELA DEBE IR A UN PROCESO DE DESCOLONIZACIÓN PARA 
LOGRAR SU VERDADERA INDEPENDENCIA

En fecha 24 de octubre de 2018 el presidente de la República de Bolivariana


de Venezuela desde el Salón Sol del Perú del Palacio de Miraflores, sostuvo una
reunión con intelectuales del mundo, con el propósito de establecer un intercambio
de ideas que permitan fortalecer la defensa de la verdad antes las agresiones
imperialistas, en dicha reunión manifestó lo siguiente:

“Debemos ir a un proceso de descolonización integral del país, (…) e


incorporarlo en el Plan de la Patria 2025 para consolidar los valores de la nueva
cultura e independencia de Venezuela”.

Como medida para lograr un proceso de descolonización en el país el


presidente anunció la creación del Instituto Nacional de Descolonización de
Venezuela, para el cual designó como responsable a Ernesto Villegas, ministro del
Poder Popular para la Cultura, en el cual debe estar arraigado como línea
estratégica para Venezuela el pensamiento Revolucionario y descolonizador del
comandante Hugo Chávez, el cual tendrá un gran impacto en américa latina y el
caribe, la creación de este Instituto acabará con los reflejos condicionados que
llevan a la sociedad a pensar como las élites dominantes, que poseen una visión
conservadora y conducen al racismo y la exclusión.

Otra de las medidas que ha implementado el ejecutivo nacional para fomentar la


conciencia del pueblo hacia un proceso de descolonización es la integración de los
pueblos de la América del Sur, promoviendo puntos de encuentro para el debate
de las ideas, como por ejemplo la reciente realización del XXV Encuentro del Foro
de São Paulo desde el 25 al 28 de julio de 2019 en la ciudad de Caracas y el
encuentro de los pueblos originarios.

También podría gustarte