Está en la página 1de 2

Comunicado II de Teología.

En solidaridad y fraternidad con nuestro Obispo de San Cristóbal, Mons. Mario del Valle
Moronta, debido a los recientes ataques, acusaciones y difamaciones por parte de algunos
dirigentes políticos que han pretendido desfigurar la imagen, la integridad y buena fama, no
solo de nuestro Obispo diocesano, sino que además a la Iglesia de San Cristóbal con su
institución mas preminente, el seminario Santo Tomas de Aquino, de igual manera a los
sacerdotes y catequistas.
Desde la llegada de Mons. Mario en el año 1999 a nuestra diócesis, ha sido un pastor que
ha procurado velar por el progreso y la santificación del pueblo de Dios tachirense, y a lo
largo de casi 20 años ha manifestado ser un auténtico pastor cercano, servidor y testigo,
prueba de ello son las diversas tareas que ha realizado como Obispo, tales como: la
creación de las Comunidades Eclesiales de Base, el 2do sínodo Diocesano, el apoyo y
cercanía incondicional al seminario y su afán por la excelencia en la formación sacerdotal
de los futuros sacerdotes y la formación permanente de quienes participan del ministerio
sacerdotal, de igual manera la cercanía que ha tenido con el Pueblo de Dios mediante las
visitas pastorales, haciendo contacto con las comunidades conociendo las diversas
realidades sociales y su empeño en la formación de los laicos junto con áreas de la caridad
pastoral, caritas diocesana y parroquial, pastoral de la salud, pastoral penitenciaria (aunque
se nos hayan cerrado las puertas) y la atención a los pobres. Los últimos años ha dedicado
parte de su servicio como pastor a la población fronteriza del Táchira, luchando por el
respeto a la dignidad humana, quien lejos hacer política se ha dedicado a luchar por la
justicia social.
Junto al Obispo de la diócesis de San Cristóbal también ha sido difamado el seminario
Santo Tomas de Aquino, alegándose casos de abuso infantil (pedofilia), comprometiendo la
integridad, labor y buena imagen de los sacerdotes encargados de la formación sacerdotal.
De igual forma se realizó la misma acusación en el ámbito de la catequesis, intentando
dañar y desprestigiar a la Iglesia en su tarea pastoral de enseñar la doctrina de la fe que
profesamos.
El seminario diocesano Santo Tomás de Aquino de San Cristóbal ubicado en Palmira, es
una institución que desde hace más de 90años, es ícono no solo de nuestro estado Táchira
sino de Venezuela, siendo un gran baluarte para la fe del pueblo venezolano. Igualmente en
su trayectoria formativa, también se preocupa por la formación de auténticos cristianos,
quienes se han destacado por ser buenos ciudadanos y profesionales al servicio de la
sociedad. Todo esto se debe gracias al colegio de sacerdotes formadores, quienes elegidos
por el obispo procuran cumplir la misión que les ha sido encomendada.
Por otra parte, es importante destacar la excelente y desinteresada labor que hacen los
catequistas en favor de la Iglesia, educando cristianamente en una vida de rectitud y justicia
a los niños, jóvenes y adolescentes (incluso adultos), tareas que muy pocas instituciones en
la sociedad realizan.
Por lo tanto, rechazamos firmemente, las difamaciones y calumnias, las cuales no tienen
base ni fundamento o evidencias, que se han realizado en contra de nuestro Obispo, el
seminario, los sacerdotes y los catequistas; exigimos a los organismos competentes
nacionales e internacionales, se haga justicia, ante estas acusaciones, para remediar el
efecto negativo que haya podido causar semejante descaro. Manifestamos nuestra solicita
adhesión y apoyo incondicional a nuestro Obispo Mario del Valle Moronta, sucesor de los
apóstoles, a los sacerdotes colaboradores directos del Obispo en su labor pastoral, a los
catequistas y a nuestro seminario diocesano, Alma Mater de la diócesis de San Cristóbal-
Venezuela.
Poniendo nuestra confianza en Dios todopoderoso, y en la intercesión de la Virgen María
Nuestra Señora de la Consolación, esperamos se pueda resarcir los ataques infundados no
solo a la institución sino a la dignidad de las personas mencionadas.

También podría gustarte