Está en la página 1de 2

Soledad Acosta

Reseña del Diario intimo


De todos los elementos valiosos que podrían ser razón para que el lector se acercara al Diario
íntimo de Soledad Acosta de Samper, quisiéramos resaltar especialmente uno: que es una
exploración de la cotidianidad de una mujer de mediados del siglo XIX, tomando consciencia de su
propia situación. Cuando Soledad comienza la escritura de este diario sólo tiene 20 años (ella nace
en 1833), pero ya da muestras de una gran inteligencia y sensibilidad. Y es precisamente esa
inteligencia y esa sensibilidad las que le permiten profundizar en aquello que, siendo lo más cercano,
sin embargo se nos presenta como lo más lejano, a saber, nuestra cotidianidad. Allí radica
precisamente el valor del diario: en darle valor a lo que se nos aparece como anodino e inmediato, a
lo más común y trivial, en rescatar del paso del tiempo nuestra vida, para verla con nuevos ojos, con
los ojos de la distancia. Pero inteligencia y sensibilidad no son suficientes si el sujeto no cuenta con
una mirada que enaltezca a su yo —elemento difícil de encontrar en una mujer de aquella época—,
que vea en él un objeto valioso y digno, tanto como para hacerlo protagonista de su propia historia,
narrando y analizando aquello con lo que se encuentra en su diario vivir.
Leer más
En esta exploración de su propia cotidianidad, Soledad toma distancia con respecto a la encorsetada
vida en sociedad en la que debía insertarse: «Estuvimos hoy adonde el doctor Cardoso que vino de
Tocaima ya bueno, se habló de la casa de Guaduas y se repitieron las mismas cosas que se dicen mil
veces en visitas, los mismos cumplimientos, las mismas contestaciones. (…) Cuántas sonrisas
forzadas, cuántas veces he sentido más deseos de llorar que de contestar a un alegre  répartie¹».
Así es la mayor parte de la vida de Soledad; bailes, visitas, fiestas, frívolas conversaciones, una vida
que empieza a destilar tedio y que se queda corta para una mujer de las calidades humanas de esta
futura escritora: «Hace algunos días que no he escrito, no he tenido qué. Llegaron las Orrantia;
anoche fuimos a verlas: son muchachas, y la madre es lo mismo, que se les figura que bordar, coser
y hacer cosas de mano es el más alto grado de talento, que la inteligencia consiste en aprender pronto
algún bordado o encaje, y hacerlo aprisa es para ellas un gran mérito. Nos mostraron mil enaguas de
crochet, nos llenaron de encajes de bolillos, nos cubrieron de mil bordados que habían hecho;
después nos llevaron a la sala, y allí hicieron que mi mamá tocara y que bailáramos schottish, polka,
valse, ¡ay! Dios, estaba tan cansada de ellas que yo ya no podía respirar. Después siguió la
conversación. Me dijeron mil cosas de las personas de Bogotá; ambas hablaban a la vez, hasta que
me atolondraron. Después me llevaron a un cuarto y me estuvieron mostrando los sobres escritos de
unas cartas de diferentes personas haciéndome el panegírico de cada una no muy en su favor. En fin,
volví a casa con la cabeza dándome vueltas, tanto me habían hablado de bailes, versos, modas,
matrimonio civil, zapatos, peinados, dulces, paseos, juegos, teatro y… quién sabe qué más».
En este punto se puede empezar a reconocer una específica tragedia, la de Soledad y la de muchas
mujeres burguesas de aquel siglo, quienes empezaron a notar que su inteligencia —aquella que
lograron cultivar gracias a la educación que pudieron recibir— en vez de ser un don, era un
tormento, pues su espíritu estaba condenado a contemplar la monotonía de su mundo, a saberse
encerrado, pero con la capacidad y el deseo de alzar el vuelo: «¿Cuáles son los pensamientos dignos
de inscribirse en las hojas del libro del tiempo? ¿Cuáles los hechos? ¡Ningunos! Así pasan los días
sobre mi cabeza sin saber qué se han hecho. ¿Para qué me hizo Dios inteligente? ¡Para qué todos mis
sentidos si no han de servir para el bien de mi alma y de la humanidad! ¿Pero qué puede hacer una
mujer?».
El Diario íntimo es, pues, el testimonio de un cambio social en germen instalado en el ser de unas
cuantas mujeres —en este caso particular, en Soledad—, que, cansadas de ver el mundo únicamente
a través de los ojos y de la voz de los hombres que las rodeaban o de los libros que podían leer,
reivindicaban para sí la posibilidad de hacerse a ese mundo a través del riesgo que implica la
existencia creativa en él.
¹Répartie: palabra francesa que alude a una respuesta amena y a la participación activa en una
conversación.
Tomado de: Soledad Acosta de Samper, Diario íntimo (Bogotá: Ministerio de Cultura: Biblioteca
Nacional de Colombia, 2016)
Reseña escrita por Santiago Piedrahíta

También podría gustarte