Está en la página 1de 2

Modulo: Promoción de la Importancia de abordar la salud sexual y salud

reproductivo como derechos: El derecho a decidir desde la Fe.


Sara Julissa Rodríguez Mejía

Gracias y gracias, quiero empezar el ensayo agradeciendo el entender como a través del
tiempo el patriarcado palabra que no era relevante hasta estar en este diplomado, ha
influenciado en la manera que cada una de nosotras a través de los tiempos se ha sentido
avergonzad por ser mujer y sentir me ha hecho entender que Dios más que una entidad
castigadora y de rigor es como no lo han querido interpretar para lo fines a que los
hombres han querido para tener en el subyugo sí, eso que suena a una palabra que solo
se usaría con animales para mantenerlos en un control en un espacio especifico y con
comportamiento determinados. Es mediante el conocer los contextos que se dan ciertas
situaciones y acciones que entendemos que Dios no castiga nuestra sexualidad. El que
no tengamos políticas públicas que enseñen a nuestras niñas a conocer sus derechos
humanos y aun mas sus sexuales, que se alienta a la promiscuidad del hombre y se alabe
la misma. Y que nosotras seamos putas al hacer lo mismo que el hombre ase; que la
sociedad y el poder crea que es correcto que nosotros debemos planificar y destruir
nuestros cuerpos con hormonas cuando biológicamente solo podemos quedar
embarazadas una vez al año pero que los que aumentan las tasas de natalidad son los
hombres hay que replantearnos la preguntas cuantas veces al año un hombre puede
embarazar a mujeres.

Que hoy por hoy me encuentro en mi grupo familiar y de trabajo haciendo esos
planteamientos y realizando esas preguntas incomodas. Sin lugar a duda necesitamos
más políticas públicas, más programas, necesitamos más porque cuando se empodera a
una niña o una mujer se cambia un país. Y se ha eso que somos llamadas, Jesús vino
para hacer justicia y dar amor. No fuimos creados tanto Eva y Adán ha semejante de
Dios, no es un mensaje claro que hay igualdad desde la creación. Me hago más
preguntas de los que puedo responderme, me intriga saber cómo mis compañeras de este
diplomado ven perspectivas que no me hubiese imaginado. Son las historias de lucha
que escuchado a través del tiempo es la empatía que solo otra mujer
independientemente del país que se dónde este puede entender. Solo nosotras que
hemos vivido en la oscuridad es que podemos entender el que no tener voz ni voto. El
como la manipulación en nuestro primer hogar nuestro cuerpo ha sido siempre objeto de
discusión y mercancía, no veo hombres haciendo dietas interminables, operándose senos
o nalgas para ser aceptados dentro de estándar de belleza. No a ellos les exigimos que
sus mentes que su retórica se lo que vale porque para ellos que son nuestros hermanos y
no debemos verlos como enemigos o contrario “Su belleza interior es lo que realmente
cuenta”. Porque el des construir mis estándares de belleza sobre mi primer hogar no ha
sido fácil, pero es esenciales que la gente se preocupe por tu peso más por algo estético
que salud. Y que tenga la necesidad y potestad de decir lo que quieran sobre ellos
nuestros cuerpos cual fuera nada personal. Los derechos sexuales es reclamar mi
derecho sobre algo que ya me pertenece es hacer valer mi derecho a mi propiedad.

También podría gustarte