Está en la página 1de 5

Armónicos

Aspectos sin barreras

Zip Dobyns

La palabra “armónicos” se está usando de varias maneras y algunos de los más interesantes trabajos
sobre astrología incluyen conceptos relacionados. Los lectores que hayan estudiado música estarán
familiarizados con las ideas de octavas y resonancia. El timbre de diferentes instrumentos musicales
resulta de las variaciones en resonancia y armónicos producidos. En música, la nota fundamental se
llama el tono base, y sus armónicos son múltiplos de este tono –primero, segundo, etc. En astrología, el
equivalente del “tono base” se denomina el primer armónico y variaciones derivadas de divisiones del
círculo (el horóscopo natal o el zodíaco) por números enteros se nombran por el número usado para la
división. Una oposición se deriva de la división del círculo por 2, y a esto se le llama el segundo
armónico. El dial de 90 grados usado ampliamente por los Cosmobiólogos es una carta del cuarto
armónico con cada cuarto del círculo del zodíaco superpuesto sobre los otros de tal manera que todos
los signos cardinales quedan en conjunción entre sí, así como todos los fijos entre sí y todos los
mutables entre sí.

Dial de 90 grados.

Como es obvio hasta aquí, el trabajo con armónicos comienza con una herramienta usual de la
astrología, el aspecto. En la antigüedad el círculo se dividía por 2, 3, 4 y 6, produciendo así la
oposición, el trígono, la cuadratura y el sextil, además de la conjunción cuando los planetas estaban
bastante juntos. Algunos astrólogos aún consideran que un planeta está sin aspectos si no tiene ninguno
de estos cinco. El vacío de curso lunar es una luna que abandonará el signo que ocupa sin formar
ninguno de estos cinco aspectos con otro planeta.

Durante siglos, los astrólogos han seguido añadiendo otros aspectos, incluyendo una división del
círculo por 12 (el semi-sextil); por 8 (la semi-cuadratura) y por fracciones de éstos, tales como 5/12 (el
quincuncio) y 3/8 (la sesqui-cuadratura). Kepler, el gran astrólogo-astrónomo, descubrió el quintil de
72 grados (división del círculo por 5) y el biquintil (144 grados). Algunos astrólogos han sugerido
dividir el círculo por 7 (septil), por 9 (nonágono) y por 11 (undecágono). También se han propuesto
nombres más modernos: octil por semi-cuadratura, tri-octil para la sesqui-cuadratura, novil para el
nonágono, undecil para el undecágono, para concordar con el septil y alcanzar mayor coherencia. Una
división por 10 (el decil) está relacionada con la “familia” del quintil.

Un nuevo capítulo en la astrología comenzó en la década de 1950 con el trabajo del ingeniero de radio
John Nelson. Contratado por Radio Comunicaciones de América para buscar medios más eficaces de
previsión de perturbaciones ionosféricas que podrían afectar las transmisiones de radio de onda corta,
Nelson descubrió que las distancias angulares entre los planetas proporcionaban una clave sobre el
estado de la ionosfera. Ya en 1952, Nelson escribió que los ángulos de 0, 90 y 180 solían estar
presentes al comienzo de las tormentas solares y turbulencias ionosféricas. Cuando los planetas
mayores estaban separados por 60 y 120 grados, había una relativa armonía. Por tanto, las antiguas
observaciones sobre “buenos” y “malos” aspectos fueron respaldadas por la investigación moderna.

Pero Nelson no se detuvo ahí. Continuó haciendo previsiones, observando resultados, revisando sus
teorías y repitiendo el procedimiento, en la mejor tradición del método científico. Hacia la década de
los 70 él había alcanzado una precisión del 90% en sus previsiones, usando todas las divisiones del
círculo que eran múltiplos de 7-1/2, 11-1/4 y 18 grados. También encontró que si tres planetas estaban
situados de tal manera que uno de ellos estaba en el centro entre los otros dos (en su punto medio), el
efecto era equivalente a un aspecto tradicional entre ellos. Nelson llamó “armónicos” a sus “nuevos”
aspectos y escribió que al menos uno de ellos debe estar presente junto a los aspectos tradicionales para
que se produzca una perturbación importante en la ionosfera. Nelson también escribió que al menos
cuatro planetas deben estar involucrados en aspectos interrelacionados para que se dé una turbulencia
importante.

John Addey dio el siguiente paso hacia adelante en la exploración de este campo. Addey es el fundador
y primer presidente de la Asociación Astrológica de Inglaterra, una organización relativamente nueva
pero firmemente comprometida con la investigación en astrología y, por tanto, con una influencia que
va más allá de su tiempo o su tamaño. Addey encarriló la investigación hacia las divisiones del círculo
por todos los números enteros y ofreció posibles interpretaciones para los resultados en términos de
significados numerológicos de los divisores. Los resultados pueden producir fracciones recurrentes en
lugar de números enteros, como sucede con el septil y el undecil, pero todos son potencialmente
significativos. Se han escrito varios libros importantes, incluyendo una compilación de todos los
armónicos de modo que pueden ser consultados en tablas sin necesidad de computadoras, y un
importante manual de John Addey.

Una excepcional aplicación de las teorías armónicas de Addey ha sido el análisis de amplias muestras
de individuos agrupados según una variedad de criterios. Por ejemplo, ha analizado clérigos,
octogenarios (individuos que alcanzan una edad muy avanzada), poliomelíticos, varias muestras de
personas con cáncer, etc. Otros estudios más pequeños se han ocupado de técnicos de varias sub-
disciplinas. Se registraba el grado del Sol de los sujetos para obtener una distribución de frecuencias y
se recalculaba para todos los armónicos hasta el 180. Si la distribución de las frecuencias para un
armónico es relativamente aleatoria (sin picos notables) esto no es significativo. Si aparecen picos
destacados en la distribución de los grados del Sol a través del círculo para un armónico dado, hay en
teoría una relación entre el número del armónico y la enfermedad, la vocación o cualquier otro criterio
usado para componer la muestra. Puesto que las fechas de nacimiento sin hora conocida bastan para
llevar a cabo tales análisis armónicos, grandes cantidades de datos están fácilmente disponibles a partir
de volúmenes tales como Quién es quién en diferentes campos, así como registros de hospitales, del
censo, etc. Las dificultades para llevar adelante estas investigaciones son el tiempo y la energía que los
astrólogos deben emplear en realizar tediosos cálculos, o el dinero para alquilar computadoras para
hacer el trabajo.

Addey también trabajó con una variación de la teoría de los armónicos que se puede aplicar a cartas
individuales y que forma parte de la astrología tradicional de la India. Muchos hindúes consideran la
carta Navamsa tan importante como la carta natal, y la usan para juzgar el resultado de la vida del
individuo. La carta Navamsa es simplemente una carta del noveno armónico, que toma cada sección de
40 grados (1/9 del círculo) y la extiende sobre los 360 grados del círculo, dejando tales secciones
extendidas todas en conjunción entre sí. Addey sugiere utilizar el sistema de casas iguales a partir del
Ascendente navamsa, con el MC navamsa situado donde caiga. También se puede experimentar con el
sistema de casas iguales a partir del MC. Addey ha trabajado más con el quinto armónico y sugiere que
está relacionado con habilidades perceptivas, especialmente en sus octavas altas, los armónicos 25 y
125. También relaciona el armónico 5 con lazos familiares, encontrando que los horóscopos de varias
generaciones repiten algunas de las mismas posiciones por grado y signo y que estas posiciones tienden
a formar quintiles entre sí.
Además de usar las cartas armónicas para representar áreas generales de la vida hasta el armónico 9,
que se considera como una clave de los resultados de la vida, Addey sugirió el uso de las cartas
armónicas como claves del año de vida correspondiente. Se muestra dubitativo sobre si el número del
armónico corresponde al número del año de vida o al de la edad. Es decir, si, por ejemplo, el armónico
12 simboliza el año comprendido entre los 11 y 12 años de edad o bien el año siguiente (edad de 12 a
13). En las pocas pruebas que he hecho, el primer método parece más exacto. Para muchos años, las
cartas armónicas me parecieron poco concluyentes. Pero para unos cuantos años de momentos
cruciales, las encontré significativas. Quizás los grandes acontecimientos se muestran en todos los
sistemas.

Otra sugerencia incluida en la imponente Astrologer’s Guide to the Harmonics de James Williamson es
una “transformación del arco”. Por ejemplo, el Dr. Williamson toma el aspecto entre Mercurio y Urano
como una clave del genio de Kepler y calcula una carta para el número entero más cercano utilizado
como un armónico (división del círculo). La carta resultante se supone que refleja la excepcional mente
de Kepler. Hasta ahora, nuestros experimentos con tales arcos no han sido convincentes. El arco de
Marte de Hitler en cuadratura con Saturno produce una carta muy inocua focalizada sobre el aire y los
mutables. Además, se obtienen cartas muy diferentes cuando se usa el arco exacto, tomando un
armónico fraccionario, el número entero más cercano a la fracción, o el número entero que pone a los
dos planetas más cerca de una conjunción. Usando la fracción exacta de un grado como un armónico,
los dos planetas quedan en conjunción exacta, por supuesto. Para aquellos que todavía no han
asimilado los conceptos básicos sobre armónicos, recordemos que estamos tomando la distancia entre
los dos planetas y expandiéndola sobre los 360 grados del círculo para que un planeta caiga
exactamente sobre el otro en la carta armónica.

Nuestros propios trabajos en CCRS han incluido importantes pruebas de los “nuevos” aspectos de
Nelson, y los resultados confirman sus hallazgos. Más recientemente, hemos examinado dos amplias
muestras a través del análisis armónico de frecuencias: un grupo de casi 800 retrasados mentales y casi
1200 alcohólicos crónicos hospitalizados. El trabajo es demasiado reciente como para aportar
conclusiones generales. Solamente de un esfuerzo interdisciplinario y coordinado podemos esperar
progresos reales y duraderos en la investigación astrológica, así como la acreditación de los trabajos
aquí descritos. La teoría original procede de John Addey; la Asociación Astrológica Inglesa aportó los
cálculos computerizados para hacer el análisis. Rique Pottenger de CCRS revisó el programa de tal
modo que sólo se necesitara la fecha de nacimiento y la computadora hizo el resto. El Dr. Paul Liberty
Jr. de Austin, Texas donó el tiempo de computación para analizar los datos, pagando por ello él mismo
como una contribución a la investigación astrológica. Gyanam en Kansas copió cuidadosamente los
datos de nacimiento de 1200 alcohólicos a partir de registros de hospital; no una sino dos veces, ya que
los datos se perdieron entre dos estudios con enfoques diferentes. Hal White y Eric Tarkington hicieron
el análisis preliminar en Toronto, Canadá. Se necesita más análisis adicional, pero queremos expresar
nuestra profunda gratitud a todos los mencionados más arriba que han contribuido con su esfuerzo.
También estamos agradecidos a Ann Demerest por los datos de nacimiento de los retrasados mentales,
y esperamos que también produzcan resultados significativos.

El análisis inicial de Hal y Eric sugiere un énfasis sobre el armónico 9 en los alcohólicos con los
múltiplos de 9 por números impares (9, 27, 45, 63, etc.) especialmente altos. Pero Addey consideró
otras fases angulares diferentes y señaló que otros armónicos eran más importantes. Addey comentó
que la complejidad del alcoholismo podría involucrar diferentes causas y, por tanto, varios armónicos,
pero también cree que el círculo diurno es más importante que el círculo zodiacal. Por desgracia se
requiere la hora de nacimiento para trabajar con el círculo diurno.
Además de las diversas aproximaciones a los armónicos descritas más arriba, por mucho tiempo he
deseado experimentar otra aplicación a la teoría de las cartas individuales. Robert Hand, el conocido
escritor e investigador astrológico de Cape Cod, nos ha proporcionado las fórmulas para realizar mi
deseo. Hace tiempo que enfaticé la importancia de los “temas” básicos en los horóscopos. ¿Qué es lo
que la carta dice repetidamente? Una red de aspectos interrelacionados es uno de tales temas lógicos.
¿La carta tiene un número inusual de algún tipo de aspectos (cuadraturas, trígonos o algunos de los
pequeños que hemos visto tales como los septiles)? ¿Es importante que estén conectados entre sí, si,
por ejemplo, hay cinco pares separados de planetas en quintil o si hay un gran quintil en forma de
estrella de cinco puntas?

En la primavera de 1977, usando las fórmulas de Rob Hand y la computadora construida por Rique
Pottenger para el CCRS, iniciamos por fin la exploración en esta nueva área. El progreso ha sido lento
ya que he pasado mucho tiempo fuera desde que la computadora empezó a funcionar con los nuevos
programas. Pero algunos detalles y piezas fascinantes han aparecido, incluyendo una sugerencia de que
el número 5 y el quinto armónico en general están asociados con poder, ya sea usado constructivamente
o destructivamente. Este resultado se ajustaría a las observaciones de Nelson de que la mayor parte de
las tormentas solares sólo ocurren cuando los planetas forman al menos dos aspectos múltiplos de 18
grados. Addey también ha asociado el 5 con el poder.

En un limitado número de cartas de terremotos, destacan las variaciones sobre el quinto armónico,
incluyendo múltiplos tales como 25, 35 y 45. Con el tiempo, por supuesto, tenemos previsto examinar
cientos de cartas sobre terremotos y comprobar si hay variaciones entre los “normales” que ocurren
constantemente y aquellos en los que hay grandes pérdidas en vidas. Pero la carta de Hitler fue la más
impresionante, con los 4 armónicos más altos entre los múltiplos de cinco: 5, 10, 20, 25. Entre los otros
famosos estudiados con los nuevos programas, la carta de Nixon enfatizaba el armónico 7; Rockefeller
el 8; en Carter había más múltiplos de 3; Indira Gandhi se focalizaba sobre el 4; y Mondale sobre el 14.

Hemos ensayado dos variaciones de esta aproximación: una que simplemente cuenta el número de cada
tipo de aspecto usando un orbe arbitrario, y otra que valora la interrelación de los factores (incluyendo
la proximidad de orbe en la carta armónica) de modo que se asigna un valor más alto a un gran quintil
que a cinco quintiles separados. Los dos programas se denominan CC (cómputo de conjunciones) y AV
(adición de vectores) respectivamente y la futura discusión sobre la investigación en curso remitirá a
estos primeros resultados. Esperamos examinar con estos programas nuestros 200 alcohólicos con hora
de nacimiento disponible; hemos investigado alrededor de 70 accidentes aéreos, pero los resultados
todavía no han sido analizados. Si los resultados siguen siendo prometedores, otras colecciones de
datos serán procesadas y comparadas, incluyendo un amplio grupo de SMIS (síndrome de muerte
infantil súbita). El trabajo sobre esta última aproximación a la teoría armónica apenas ha comenzado, y
es demasiado pronto para adelantar conclusiones. Necesitaremos información adicional sobre horas de
nacimiento, la cual será muy valiosa –especialmente en alcohólicos y hemofílicos. Les mantendremos
informados a medida que vayan llegando resultados.

Otra variedad de carta armónica que actualmente se encuentra programada en nuestra computadora es
el arco solar exacto para un acontecimiento importante en la vida. El armónico será una fracción en
lugar del número entero de la edad de una persona. Nancy Madsen de Racine, Wisconsin, sugirió este
refinamiento, que es similar al uso del arco solar exacto como medida de dirección para mover todos
los planetas en lugar del simple grado-por-año. Para obtener el arco solar se calcula la distancia que el
Sol ha recorrido en tantos días después del nacimiento como años de edad tiene el individuo en el
periodo deseado. Si el acontecimiento estudiado tuvo lugar a los 10 años y 3 meses de edad, la posición
del Sol en el nacimiento se resta de su posición 10 días más tarde y se añaden 15 minutos de arco por 3
meses; el resultado es el arco solar o movimiento del Sol en ese intervalo. El método de Addey usaría el
armónico 10 ó el 11 para esta edad. El arco solar exacto podría variar entre 9 y 11, dependiendo de la
fecha de nacimiento, ya que el Sol es más rápido en invierno y más lento en verano [N.T. Así en el
hemisferio Norte; al contrario en el hemisferio sur]. Las cartas resultantes (fraccional vs. número
entero) serán muy diferentes, y por ahora el trabajo sugiere que la carta armónica para el arco solar
exacto puede ser bastante fascinante e indicativa del estado psicológico del individuo en el momento
correspondiente.

En este punto, nuestra única conclusión apunta a la necesidad de dejarse llevar y mantener nuestras
opciones abiertas. El orden cósmico es tan omnipresente que vemos algo de él sin importar tanto con
qué método.