Está en la página 1de 1

Principio de Huygens

El principio de Huygens es una herramienta útil y bastante sencilla para


entender muchos de los extraños procesos que suceden relacionados con
las ondas. Si bien no es estrictamente correcto y además se acepta sin una
demostración rigurosa, sirve para explicar satisfactoriamente algunos
fenómenos ondulatorios como la interferencia, reflexión o refracción.

Básicamente este principio explica cómo tiene lugar la propagación de una


onda: cuando cada uno de los puntos de un medio material es alcanzado
por una onda, este punto se vuelve a comportar como un foco emisor de
ondas, creando una serie de ondas secundarias. El resultado global de todos
estos puntos emitiendo ondas a la vez será la de un nuevo frente de ondas
similar al anterior, con lo que la onda se irá propagando sucesivamente.

Hasta la aparición de dicho principio, se suponía que la luz se propagaba en


forma de rayos. Sin embargo, el modelo de rayos no es válido para explicar
fenómenos como la presencia de luz en zonas presuntamente de sombra.
A partir de estas y otras observaciones Huygens promulgó el siguiente
principio: “La luz se propaga en forma de ondas. Cualquier punto de un
frente de ondas que avanza puede ser considerado como un elemento
radiante que origina nuevas ondas. El siguiente frente de ondas es la
envolvente de estas ondas secundarias.”

Figura 1. Principio de Huygens