Está en la página 1de 3

EMOCIONES POSITIVAS Y NEGATIVAS

Pekrun estudió los efectos de las emociones positivas y negativas


en la motivación y extrínseca de tareas. Asume que cuando se
disfruta ejecutando una tarea, se induce una motivación intrínseca
positiva.

Además de las emociones directamente vinculadas con el proceso


o tarea en que se encuentre involucrado el
alumno, Pekrun destaca también el papel de las emociones ligadas
a los resultados de la tarea, tanto con carácter prospectivo o
previo a la realización como con carácter retrospectivo.
Serán emociones prospectivas aquellas que están ligadas de forma
directa con los resultados de la tarea (calificaciones, alabanzas,
etc.) como la esperanza, la ansiedad, expectativas de disfrute, La
esperanza y expectativas de disfrute, como ejemplo de emociones
positivas, producirán motivación extrínseca positiva, es decir,
motivación para ejecutar las tareas con la finalidad de obtener
resultados positivos. En cambio, la desesperanza o la ansiedad, en
tanto que emociones negativas, pueden conducir a un estado de
indefensión y motivación extrínseca negativa, que conducen al
alumno al abandono o evitación de la tarea, con el fin de evitar las
emociones negativas asociadas al resultado. Las emociones
retrospectivas, por su parte, funcionan como evaluativas, como
reacciones posteriores a la tarea y a sus resultados.
Las emociones positivas contrarrestan a las negativas, pero
también tienen otros beneficios importantes. En lugar de estrechar
nuestra mente como lo hacen las emociones negativas, las
emociones positivas afectan a nuestro cerebro y aumentan
nuestra conciencia, atención y memoria. Sin embargo, las
emociones negativas también tienen sus beneficios. Por ejemplo,
cuando admites y expresas tus tristezas das pase a regular tus
emociones y trae consigo a las emociones positivas, en cambio, si
las retienes esto podría darte consecuencias como desarrollar
“Depresión sonriente”, que básicamente se trata de un estado de
depresión por reprimir tus sentimientos, negaros y tratar de
ocultarlos tras una sonrisa, aunque quien lo desarrolla también
puede ser una persona bromista que no quiere preocupar y mucho
menos involucrar a alguien en sus problemas. Es de esta forma que
se complementan: ambas se contrarrestan entre sí cuando se
reconocen y se expresan, ayudando a regular y mantener el
equilibrio mental o emocional y, si no fuera así, ocurriría lo
contrario. Hasta este punto, y si aún no está muy claro, las
emociones positivas dependen de las negativas y viceversa, ambas
traen consigo a su opuesto y esto genera un equilibrio.

Emociones positivas:

Mientras las emociones positivas producen, en general, efectos


positivos sobre el aprendizaje, los efectos globales de las
emociones negativas de la tarea son más diversos, pudiendo ser
tanto positivos como negativos, siendo el resultado dependiente
de la intensidad de dichas influencias opuestas. Las emociones
negativas pueden repercutir de dos formas en la motivación
intrínseca: a) las emociones negativas (ansiedad, tristeza, ira, etc.) 
pueden ser incompatibles con las emociones positivas, por lo que
se puede reducir la satisfacción de la tarea; b) puede aparecer una
motivación extrínseca negativa opuesta a la motivación
relacionada con las emociones positivas, que conduce a la no
realización de la tarea (conducta de evitación) debido a una
vinculación con experiencias negativas anteriores.

Emociones negativas:

Una de las emociones negativas que lleva a la no ejecución o


evitación de la tarea es el “aburrimiento”, en tanto que se
presume que produce motivación negativa hacia la tarea en favor
de otras. Una primera función del aburrimiento puede ser motivar
al alumno para buscar otra tarea o alternativa que le resulte más
recompensante. En general, el aburrimiento conduce a reducir la
motivación intrínseca y a escapar cognitivamente de la tarea.
Como resultado, la motivación total de la tarea decrece. Otras
emociones negativas como la ansiedad o la ira pueden producir
motivación intrínseca de evitación, no sólo por su relación con los
resultados, sino porque también se pueden generalizar a los
contenidos de la tarea.

En cuanto a la ansiedad, se considera que reduce la motivación


intrínseca positiva e induce a la negativa provocando la evitación
de la tarea propuesta. Sin embargo, la ansiedad relacionada con el
fracaso o los resultados negativos puede tener un efecto positivo,
produciendo una alta motivación para evitar los fracasos o la
frustración.  En esta línea, Polaino (1993) afirma que una ansiedad
moderada en las matemáticas puede facilitar el rendimiento,
aunque, por otro lado, un nivel muy alto de ansiedad inhibe
notablemente el rendimiento.

También podría gustarte