Está en la página 1de 2

¿Qué actitud y aptitud debe tomar un individuo para iniciar un nuevo proyecto?

Una actitud positiva marca diferencia entre un emprendedor y otro. Si se mantiene un nivel
alto de actitud, de optimismo, de estímulo, de llevar a cabo una gestión eficaz de las
cualidades a actos concretos que busquen el objetivo, se mantendrá un camino ascendente.

Entre las actitudes más valoradas en un emprendedor están:

• Cambiar para mejorar: Para experimentar crecimiento es necesario cambiar. Los


cambios deben ser buscados y realizados.
• Entusiasmo en todos nuestros emprendimientos: Vivir con esta cualidad nos da la
fuerza necesaria; esta fuerza hay que avivarla a diario. Serenidad, autocontrol y visión
positiva son las mejores armas para enfrentar con éxito los problemas.
• Establecer metas: Sin la acción es difícil lograr nuestro objetivo. Llevar a cabo nuestras
ideas puede convertirse en algo grandioso, sólo lo sabremos si actuamos.
• Ser personas integrales: Si ampliamos nuestros conocimientos sobre distintas áreas,
estaremos más preparados y aportaremos más. Nunca podemos decir que “sabemos
lo suficiente”.
• Terminar las tareas: La perseverancia y el compromiso no pueden faltar en un
emprendedor.

¿Qué caracteriza la innovación?

Es innovación todo aquel cambio que supone una novedad, mejora, solución, simplificación o
adaptación de lo ya existente. Se asocia a la idea del progreso y el bienestar.

Una innovación puede indicar en aspectos técnicos, materiales o, incluso, conceptuales y por
lo general trae un considerable mejoramiento de la vida a nivel social, económico, cultural o
tecnológico.

¿Cuáles son los elementos claves de una empresa?

Cuando estás arrancando una empresa, debes tener una visión clara de tus propósitos y metas.
La mejor manera de hacerlo es por medio de un esquema organizado y por escrito sobre qué
vas a ofrecer al mercado, cuál va a ser tu valor agregado y cómo vas a entregarlo a tus clientes.
Conoce los elementos básicos para crear un plan de negocios sin fisuras.

• Identifica la necesidad que tu negocio satisface. Si no estás seguro de cuál es el


propósito de tu negocio, necesitas repensarlo antes del lanzamiento.
• Describe claramente como satisface esa necesidad. Haz una lista de acciones para
atender los agujeros en el mercado.
• Reconoce en qué es único tu negocio. Investiga las debilidades y fortalezas de tu
competencia para distinguirte de la multitud para maximizar el impulso del capital de
inversión. Esboza un modelo de negocio que detalle las ventajas de tu organización.
• Señala tus accionistas clave. Identifica a tu directorio, consejeros y directores. Incluye
los detalles de valor que aportan.
• Conoce el tamaño de tu mercado. Analiza qué tan grande es, cuánto y cuán rápido
está creciendo y cuál es el margen de utilidad promedio.
• Averigua quiénes constituyen tu mercado objetivo. Tus estrategias de mercadotecnia
deben estar claramente enfocadas a tu público. Si no es así, estás perdiendo tiempo,
dinero y esfuerzo.
• Traza estrategias promocionales. ¿Cómo llegas a tu mercado objetivo? Ya estrategia
debe incluir los medios que se dirijan a la mayoría de tus clientes y dónde obtienen su
información.
• Desglosa tus vías de ingresos. La previsión de ingresos en términos reales puede, de
hecho, ir en detrimento de tu plan (pues con frecuencia no se cumplen las
expectativas). Pero es valioso. El desglose debe incluir estructura de precios, costos,
márgenes y gastos.
• Presupuesta cuánto dinero necesitas para comenzar… y seguir avanzando. El
financiamiento para impulsar tu idea y probar el concepto normalmente provendrá de
amigos, familiares y fondos personales. Los préstamos para pequeñas empresas y el
financiamiento bancario son opciones de negocios con modesto crecimiento.
Quienquiera que esté financiando querrá ver un plan de negocios sólido.
• Crea un plan para cubrir los gastos. Si es posible, desglosa mes por mes los primeros
dos años de tu negocio. Sí, los ingresos pueden ser difíciles de predecir…no obstante,
crea unos cuantos escenarios diversos y determina las ventas que se requieren para
pagar los gastos.

También podría gustarte