Está en la página 1de 19

SERMON

DEL SAGRADO NACIMIENTO


DE NUESTRO SEÑOR

U-CHRiSTG,
PREDICADO
A L REY CATHOLICO NUESTRO SEÑOR
EL S E & O R D O N C A R L O S T E R C E R O ;

( Que Dios guarde)


EN L A REAL CA PILLA D EL PALA<___
de Madrid , dia 27. de Diziembre
del Afío 4 7 7 7 ,
POR E L P. M. M A N U E L D E T R 1 N C H E R IA
Sacerdote Profeso de los Clérigos Menores , Lector
ios veces Jubilado , Asistente Provincial, Examina­
dor Sinodal de varias Diócesis , y Predicador de
S. M . en su Casa del Espiritu-Santo
de esta Corte.

CON L A S LIC E N C IA S N E C E S A R IA S .

Barcelona : Por Carlos Gibert y T uró, Impresor y Librero de la


Real Academia de Ciencias 3 y Artes
de dicha Ciudad.
(3)

Trañseamus vsque Bethlehem , &


videamus hoc verbum, quod Do-
minus ostendit nobis. L u c . c. 2 .
Asemos hasta Belén, ( decían entre
Jj P C si los Pastores), y veamos la pala-
bra , que el Señor nos manifiesta.
Siendo los Pastores significación de los Sacer­
dotes , y llamándose los Reies también Pasto­
res , en pluma de Natál Comité ( i ); permí­
taseme (Señor) como Sacerdote, que sol ( aun­
que indigno ) convidar á V.M. siguiendo todo
el concurso, como R eí, y buen Pastor del Ca­
tólico R,ebaño , vsando de semejantes vozés :
pasemos hasta Belén, y veamos la palabra, que
el Señor nos manifiesta. Atendiendo al estilo,
concebirá el menos instruido, que la expresión
A2 no
C 1 ) R e g e s : P o y m e n e s , Í Í y c P a s t o r e s d i c e b a r ít U f . N a t á l , C o m i t é ,
lib . ^ .. M y t h o l o g . c a p . 1 0 .
(¿>.
no dista de la rudeza del Pellico , y rusticidad
del Calado: veamos la palabra, es locucion Ín~
consiguiente : veamos, es oficio dé los ojos, pa­
labra, pertenece á los oídos : habló Dios sola­
mente una vez ( cantó el Profeta) , ( 4 ) y oien-
dolc en Efrata, le hallamos en los campos de lá
selva; en el supuesto , que Efrata, es lo mismo
que Belén, ( 2 ) será dable, que no le oigamos,
sino que le veamos o í, hablando la misma pa-?
labra? ,
Asi es, y lo confiesa nueílrá Santa Fé Catho-
lica, Apostólica Romana ; pero sepamos, que
antes habló Dios á los Profetas una palabra pu­
ramente^ dicha; oi habla en Belén la misma pa­
labra pasando á ser palabra hecha, porque Dios
se vio hecho hombre; y lá palabra, que por di­
cha pertenece al oído, por hecha pertenece á la
vista: pasemos pues ( Señor ) , y veamos esta
pa­
cí ) Pfálm. i;i.
( t ) £ t tu-ítethlehem, Ephrata, párvulas est Miche® c, f*
(5 )
palabra , no solo con los ojos, sino también
con los demás sentidos, y potencias j veamois
con el entendimiento, discurriendo los Miste­
rios de una Sabiduría encarnada; veamos con
la voluntád , amando un sumo bien , def
qual todo lo bueno desciende ; veamos con la
memoria , los destellos de una misericordia
inagotable ; veamos con el ohido , los ■aie¿
de una amorosa palabra éntre trabajos ; véa-'
mos con el olfato , la fragrancia de la mejor
flor del campo ; veamos con el gusto , las sua­
vidades de una boca, llena de m iel, y leche;
veamos por fin con el tacto, un tierno cuer-¿
pecito , dándole reverentes osculos de con­
tento , y alegría. '■
* De esta suerte ( Señor ) él Chriftiano qué
llegúe oí al p o rta l, quedará satisfecho en
quanto cabe en esta mortal vida , viendo el 7
bjando rocío , que destilaron los Cielos , y
A3 desea-<;.
desearon vér los antiguos Padres , viendo el
fruto , que dio la tierra virgen, antes del par­
to* en el parto y después del parto , viendo
al Cordero , que salió de la piedra del de-:
sierto derramando oleo, viendo aquella Fuente
de gracia, que si antes cerrada y sellada, yá;
patente, y franca, últimamente, viendo la Cis­
terna de Belén y cuia agua, impelido de la sed*
pidió ;el Santo Rei David , y no fué entendi­
do de nadie, pues pedia el agua espiritual, y
viva j que es Jesu-Christo , nacido de Santa
Maria V irgen, como de Mística Cisterna ( en
sentir de Sofronio ). ( 4 )
Esta fué la se d , que abrasó el Alma de la
bendita Margarita de Castélo, peregrina flor
de Italia , é hizo, que viviese mentalmente en
el portál de Belén , junto al pesebre del Niño*
manifestando el Señor $u agrado, con la ma-
ravi-
m ■■ ■ :1 ■ ------------------- ------------- 1--------------------- --- ’ ~ ! ‘ ■

(i) Sofronius apud Jacobum MarcanCium, Hortus Pastoium


Tract. 3
. lee. n . de Christi Kativit· . ;
ravilla , de hallarla después de difunta, en sii
corazón, una piedra, en la que estaba escul­
pido el Nacimiento de Christo; ( 4 ) esta sed
abrasó á San Geronimo , pasando: mucha par­
teé de su vida en la misma cueba ; esta sed
abrasó el Espíritu de Santa Paula , dirigiendo
un Coro de Virgines por el mismo; rumbo |
esta sed por fin , hizo, que la Virgen Eusto-
chio, convidase á la declamada Marcela Ro­
mana para el mismo intento. ( 2) ^
■i: Y si los xres Reies Magos % sedientos del
agua de esta Cisterna de Belén, trasmontaron
tantas leguas para bebería ; V* M. Señor, vie­
se con no inferior sed, y estrella á beber de
sus raudales. Desgracia fuera , que faltasse,
quien la repartiesse , mas una vez , qué el
Apóstol Pablo, supo como vaso de elección

- ( i ) V id. Ludov. Granaten. Serm. de Nativic. Christi. Sed,


jff^cípue Seraphinum BLazzium in vita Marg·. v
( í ) Totum apud Mareantium jam c if. ■ - ”JÍ‘
{*)
repartirla , no solo á Reies , sino á todo
el m undo, ( í ) espero que la dará, y mas si
suplicamos á la mística Cisterna Maria Santis-
sima, que asista con su g ra c ia p a ra obligar­
la , saludémosla con el Angel, A V E M A R IA .

Transeamus vsque Betblehem , &c. Luc. cap. 2*

V
JL A insinué (S. C R. M. ) el asunto., que
se reduce al agua de la Cisterna de Belén, que
oi reparte el Apostol de las gentes Pablo :
mas en el supuesto , que esta agua es la gra­
cia dé Dios ,. que nace con Jesu-Christo;
para beberse mejor la distribuie en tres va­
sos ; apareció ( dice, hablando en sentir del
Angel Thomás , dé ése Sagrado Nacimien-
- ..... -■ to*)
• ■ ■ . . ·■ .....................; - — ■■·--- . ■ ■ '

* ( i ) Vas Elecrionis est mihi. Js.te , ut portet nomeri meum cor­


ran* jGenti^us Ket Regib’u s , .et filii's Israel. Actor. 9. Predícaíor vse-
ritatis in Universa rimado. £ccli íú ofF. íesti CboVerí. : .
to ( 4 ) . ) Apareció la gracia de Dios Salva­
dor nueftro, ensenándonos, que negados к
la impiedad , y deseos del siglo i sea nuestra
vida sobria, ju sta , y pia. Estos son los tres
5
vasos de agua que el Apostol reparte por su
mano , Dios quiera, que sirvan para provecho
nuestro. ( 2) 'Ж:;/*-·

§. I. ' : ;^

Ida sobria, lo mismo es en doctrina d t


Santo Thomás, que con moderación, con tem­
planza , y con medid a ; ( 3 ) templado se lla­
ma , el que procede sin exceso, templase la
Citara , quando todas las cuerdas se acomodan
al punto ; mas no se limita la sobriedad á una
A ó . .__■■■ ma-

< i ) In Natívitate Christi apparuií hsec gratia. D . Thoitt. faper


jjíu d Pauli , ad Titam . c. i.
( i ) Нгёс loquere , ti exhortare. Paul, ad T ir. c, ). · , 1
( 3 ) Sobrié ; ad se , quasi mensuraré j B rií^ enim, mínsura és¡K
D . Thorn. d t. ' ■·: ' ---v ■ - · ·'■·■,: -■- >■·■■- ·-'
(4o)
materia j él hom bre, que se anivela cori la ía¿
zón , con la prudencia, y con la L e i , así íen
las acciones, como en las pasiones, compri*
miendo estas , y refrenando aquella Lei re­
belde , que sentía en sus miembros el Apos*
tol Pablo, este será ( escribe el Dr. Angélico )
el que haga vida sobria. Claramente se vé en:
esto la instrucción, que nos dá la gracia de
Dios qtiando parece al mundo en carne hu­
mana. Mas, si el Verbo Eterno hecho hombre,
apareció enteramente fuera de medida, si al
verle los Pastores , les preocupó él pasmo , si
al contemplarle los Santos Padres suspenden
sus plumas el curso, si ven lo invisible, vi­
sible , lo immenso , pequeño, lo eterno, tem­
poral , lo infinito con term ino, lo increado na­
cido, la palabra, muda, y padeciendo lo impas-
sible. Si tienen presente, al fuego con frió, la
gloria con pena, la risa con llanto, el León,
Cordero , la fortaleza débil, el Señor Siervo,
el Cielo tierra, enfin, un· I)ios;heQho hombre.»
Quién concebirá, que este extremo de extre­
mos ’dicte lecciones; de sobriedad , y medida?
Pásmense decia San Aguftin, ( i ) de vér tanto
exceso, pero mas de su Magisterio , y ense·?
nanza. 'j r. v-'í; ííQ ; i
• Proponeos ( oientes mios ) en vuestra imagi­
nación un hom bre, por una parte, tan rico
como Craso* y Creso, ( 2 ) ¡que hasta de la va-r*
sura acuñase monedas como Vespasiano , ( 3)
que se rebolcase entre montones de oro como
Caligula, ( A ) tan entregado á la edacidad , y
glotonería cbmb Vitelio, ( 5 ) por otra ¿ con^
templadle tárí parco, que se contentase con

( i ) : S. August. Líb . i i. de C ivit. c. ti :·


j( i ,> Atheneo lib, 1 2 .
( 3 ) Vid, Sueton. Tranquillo, c. 16. ;; _ · - :h o 'k;',
( 4 ·.) D on Ju an Solorzano 3 E m b ic m .jp . in a v a ro 5 Principés.
( 5 ) ^ Suetoni Tranquil, in Vitel. .
p an , y agua como el Reí Ciro ( i ) , como Di-
dímo, como Deutato, que fueron el verbi gra-
tia de la parsimonia , de la frugalidad , y eco­
nomía ( 2 ) , tan pobre como Aristides, Pelopk
d as, Sócrates , y otros, quienes en no tener
liada, colocaban el lleno de sus contentos (3);·
á este sugeto pues le graduarais por director,
y Mfíestro de vida sobria, y del maior arreglo ?
Con todo , valga la verdad Christiana: con-:
fesamos mucha maior distancia, que las refe­
ridas , entre p io s , y el hom bre, entre la Dei­
dad , y la naturaleza humana unidas eft Jesu-
Christo , pero no menos debemos confesar,
que-la naturaleza Divina era la medida, el ni­
v el, la regla, él norte , que dirigía (dice San­
to Thomás) á la naturaleza humana ( 4 ) : La
- ■■■ Dei"

< i ) Atnmíano Marcdlini lib. i i . j ErErasmiis in Adag.


{ i ) Spartian. In Julián. Didimo j Plutarco lpq. de Dent,
( 3) In Horum Vita. · . -■ / \
) I?. Thom.; iñ j. Dist. 1 1 , qüassit. i . art. i . In Corpore. E ta d
Arnñbah eaaern otis¿. ^uíc's’c, tínica art. }.

Deidad era como el espíritu de aquel riquis-
simo relox. Amaba Dios al mundo, y este amor
era la brujula, á quien la humanidad en su re*
gimen atendía : si al nacer hombre apareció
desnudo, era porque el amor (dixo San Pablo)
no tiene cosa suia (. 4 ) ; si apareció llorando*
era porque el maior crisis del amór > consiste
en llanto (dixo hasta el Judio;) ( 2 ) si entre pe?*
ñas, frios, é inclemencias., era porque el amor
se manifiesta en las fatigas , hasta dár el alma;
por el amado (3); en una palabra * seguía la tía*
turaleza humana á la Deidad con tanto arreglo*
y medida, que en todo nos enseñó la vida sobria-
:: Pero ó que lastima! pues teniendo los Ghris-f
tianos un destello, una participación de aquella
erudición en nosotros mismosj no aprendamos
esta importantissima doctrina! Aquella estima-
.... .................... ...... ble

( x) A d Corinth. i. c. i ) .
( z) E c ce q u o m o d o amabat eum , Joan, i i . ; ■_
1( 3) Msijürein ‘Chántate m nertió habet 8íc. Joan. c, i { .
(44)
ble luz del di vino rostro , con que el Señor nos
5
señaló en el albor de la razón la lumbre de la
Fe, que se nos imprimió en el Bautismo, la leí
santissima , que quedó escrita , por el dedo del
Legislador Supremo; efluvios son del ser di­
vino, que participamos, para arreglar nuestras
operaciones; y será dable, que enseñando es*
tos, que debe desestimarse el o ro , cOmo el es-·
tiercol, se pegue tanto al corazón humano, que
imitando á los Fenicios, solo se aprecie al que
lleva bolsillos en las manos %( 4 ) será dable que
abominando de la injuria del amigo , como lo
era Chusay de D avid, no se tropieze en agra-^
viar el hijo al Padre , mas que el rebelde Absa-
lón ? será creíble, que el Padre amenaze al hijo
sino obedece lo que injustamente manda, como
Saiíl, á Jonatás ? y que quebrante lo que le
manda Dios como lo hizo Saúl ? parezerá vero­
símil
( 1) Georg. Codin. de Diis Fanicib
símil que la Dama se conozca débil para el
aluno, para un rato de oracion; y no le brume
todo el peso del m undo, como sea moda * va­
nidad, y luxo ? por fin , cabe pretender refor­
mar al m undo, al Reino, al Gobierno, al Mi-*
nisterio , y no acertar en el gobierno del alma,
dexando correr sus pasiones brutales, no me­
nos que Absalón al Bruto, que montaba? (4)
Todo esto es no beber el vaso de la vida sobria,
que oí ofrece el Niño por mano del Agostol
Pablo.
I Y*;j ' i
§, II. í-

Eró pasemos al segundo vaso dé agua, que


es la vida justa; assi se llama f dize Santo Tho-
más) no tanto, porque justifica, quanto por
lo que mira á nuestros proximos ( i ) ; aquella,

(i ) Totnm vid in lib. R eg, _


( 2 ) Juste i Aá proximum Pfal. io . Justui Dominus > et Justí*
tías dilexir, Sic D. Thom. citi - J -; - ' > 1;
que mira la igualdad, y destierra parcialidades;
aquella que, fermenta la páz , assi interior, co~
mo exterior del Christiano, y aquella por fin
( dize Macrobio ) que nos ofreze Jesu-Christo,
quando naze como Principe de la paz mas ver­
dadera. ( 4 ) Para entender esta doctrina , se
haze preciso advertir, que antes del Nacimien­
to del N iño, la injusticia avia inficionado al
m undo, sembrando desavenencias entré Dios*
y el hom bre, entre el A ngel, y el genero hu-
m ano; entre el H om bre, y otro Hombre , en·?
tre el Hermano , y .Hermano , entre la parte
superior, é inferior, entre la carne, y el espí­
ritu ; mas náciendo Jesu-Christo , quiso que.
quedáran amigos. (2) Cosa rara ( oientes miós,)
nacer el Señor tan inclinado á esta vida justa*
imparcial, y recta, que desde la C una, hasta
mas allá de la muerte , quiso enseñarla : aten-
"· cion
( i ) Macrob. et Tic.-Bos.t. in i . c. i z . ■
{ í ) Vide toe. apud Jacob. Marcant. jam ciu ^ ¿
cion pido á sus exemplares pasos, en tos qüá*
tes quiso ocupar el lugar medio, como punto
céntrico de una neutralidad magistralmente
heroica. - '^
• Mirádle en el Pesebre en medio de Josef,
y M aría; despues, en medio de Simeón, y
A na, á otro pasó , en medio de los Doctores
mas allá', en medio de M arta, y Magdalena,
en el Tabór , en medio de Moisés, y Elias,
en el Calvario, en medio de dos Ladrones,
en el Sepulcro, en medio de dos Angeles,
Resucitado , en medio de dos Discípulos , en
el Cenáculo, en medio de los Apostoles, su­
be á los Cielos, en medio de los Patriarcas,
y hasta en el dia del juicio pondrá su Trono
Magestuoso en medio de los Predestinados,
y Precitos, ( i ) Y de este vaso de agua de
doctrina beberá, ni siquiera una gota , el
que..... .
1 ‘ “ 1 ^ 'í
Ci ) Jacobus Marcántms ln Horto Faátór. jam cit." '
que afectando amistád , pasa un puñal por el
pecho de su próximo? el que vnido: con su
hermano al modo de las Vulpejas de Sansón*
pega fuego á la mies de su fina correspoi*·
diencia? el que con malditos abrazos como
la Hiedra, procura derribar la pared de la
dicha de sú Compañero ? No oientes mios^
nada beberá ; porque esta vida, no es justa*
$ino injustissima, y aq u i, permítaseme Señor*
exclamar; oh mundo í óh Palacios de los Rel­
ies de la tierral

§ Ш.

(h ultimó vaso de agua ? Señor, es la vida


p ía : esta consiste ( dice Santo Thomás) en que
vaian todas nuestras operaciones bien dirigi­
das 9 y tengan por fin á Dios. ( 4 ) Si aflige
la
( i ) D . Thom. ut Sup.
la pobreza , se lleve por Dios , si sé goza la
riqueza, sea por Dios j 1a vida incomoda del·
Soldado, por D ios, los desvelos del Ministro,
por D io s, las esperanzas del Principe, por
Dios ¿ el “paso de la Corona en los Reies, por
I)ios : esta fué la doctrina de Jesús recien na­
cido ; si hasta aquí, eL Christiano no ha vir*
vido assi, pedirle perdón al Infante , porque
un Niño fácilmente se contenta. Y si los tres
Santos Reies Magos ( sin duda para aprender,
y quedarse esta enseñanza ) en el tiempo que
estubieron en la Cueba de Belén , pintaron,
( según Segliano) con diestro pincel, una Ima­
gen del Nacimiento de Christo , y llevándola
consigo , se libertaron de todos los peligros

de m ar, y tierra , se coronaron de Victorias,
llenaron de dichas sus Reinos, y están Rei­
nando en los Cielos- ( 4 ) V. M. Señor , en
cuio
( i ) Seglian, apud Sera Liban. Mari. lib. ? . c. 3.
2
( o)
cmo Real corazon contemplamos vuestros Va­
sallos impresa la Imagen del mismo Sagra­
do Nacimiento, esperamos ? que logrará cum­
plidos nuestros leales votos , acompañado de
nuestros Serenissimos Principes , y toda la
Real Familia, Reinando despües en la Gloria,
que es el Reino de los Cielos. A M E N .

F I N.