Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD REGIONAL AUTONOMA DE LOS ANDES “UNIANDES”

NOMBRE: Giuliana Díaz

FECHA: 14/01/2021
¿Qué son los antiagregantes plaquetarios y cómo actúan?
Los antiagregantes plaquetarios es un grupo de fármacos que
alteran o modifican la coagulación de la sangre actuando en la
primera parte de la misma (hemostasia primaria) dentro del
proceso de agregación plaquetaria y por lo tanto la formación
de trombos o coágulos en el interior de las arterias y venas. En
este proceso de agregación plaquetaria están implicados
diferentes moléculas y en función de qué molécula es la que
alteran se clasifican los diferentes antiagregantes. En la actualidad, el antiagregante más empleado
es la aspirina o ácido acetilsalicílico (AAS) que actúa disminuyendo la síntesis de
una molécula pro-agregante, debido a que la sangre coagula de manera inmediata es posible que
el plasma sanguíneo tenga estas propiedades antiagregantes.

MECANISMO DE ACCIÓN:
Vía de la ciclooxigenasa: Tras la activación plaquetaria, por incremento de los niveles de
fosfolipasa A2, inicia el catabolismo de un fosfolípido de membrana llamado ácido araquidónico,
el cual mediante la ciclooxigenasa-1, se transforma en prostaglandina G2/H2 y posteriormente en
tromboxano A2. Este tromboxano posee receptores en la membrana plaquetaria, y actuaría por vía
paracrina potenciando el efecto. Se trata de receptores de membrana acoplados a proteína Gq.
La aspirina o ácido acetilsalicílico, es capaz de inhibir irreversiblemente a la COX plaquetaria. Las
bajas dosis de aspirina entran en contacto, a medida que pasa a la circulación portal, con la totalidad
de plaquetas circulantes, y dado que éstas no tienen núcleo, su función se deprime hasta que
desaparezcan de circulación. Sin embargo el efecto del tromboxano funciona como potenciador de
la agregación, por lo que la plaqueta no se encuentra totalmente inhibida. El Triflusal es un
inhibidor de la COX plaquetaria que asocia además un efecto inhibidor de la fosfodiesterasa, que
ha sido planteado como reemplazo de la aspirina. Se evaluó también la posibilidad de inhibir el
receptor del tromboxano con antagonistas del mismo con el terutrobán y ramatrobán, sin haber
evidenciado beneficios con esta estrategia por sobre el efecto de la aspirina.

Antagonistas del receptor de ADP: El ADP se libera desde los gránulos densos de las plaquetas,
y actúa en forma autocrina y paracrina, sobre diversos receptores. El receptor PDY12 se encuentra
acoplado a proteína Gi (inhibitoria). Tras su unión, mediante la subunidad alfa de la proteína Gi,
disminuye el efecto de la adenilatociclasa, reduciendo los niveles de AMP cíclico con la
consecuente activación de gP IIb-IIIa, y mediante la subunidad beta e inositoltrifosfato, regula los
procesos de movilización del calcio intracelular como la degranulación. Las tienopiridinas
(ticlopidina, clopidogrel, prasugrel), y los antagonistas de ADP no tienopiridínicos reversibles
(ticagrelor, cangrelor, elinogrel), producen una inhibición del efecto del ADP, lo que provoca una
reducción de la degranulación plaquetaria y menor reducción activación de la gP IIb-IIIa.

Glicoproteínas IIb-IIIa: Es un complejo heterodimérico formado por una subunidad IIB y otra
IIIA. Presenta una subunidad alfa que consiste en una cadena pesada y una cadena liviana, la cual
presenta una pequeña cola citoplasmática, una región transmembrana y un dominio extracelular al
cual se une la cadena pesada, enteramente extracelular. La subunidad beta es un polipéptido simple
consistente en una cola citoplasmática, una porción transmembrana y un dominio extracelular. El
principal ligando para la GP IIb-IIIa es el fibrinógeno, sin embargo otras moléculas también
podrían unirse (fibronectina, vitronectina, factor vonWillebrand). La GP IIb-IIIa presentaría una
conformación inactiva, en la cual el extremo de la porción extracelular se halla “cerrado”,
encontrándose el dominio de unión RGD poco expuesto y con baja afinidad a sus ligandos. A partir
de un estímulo apropiado, a través de señalización intracelular (activación plaquetaria), se produce
un cambio conformacional, mutando de una forma plegada a una extendida, en la cual se expondría
el dominio RGD resultando mucho más afín para sus ligandos. Además, se cree que el cambio
conformacional de la GP IIb-IIIa podría inducir señales intracelulares promoviendo cambios en el
citoesqueleto. Se desarrollaron moléculas que actúan uniéndose específicamente al domino de
reconocimiento RGD de ambas cadenas del receptor, produciendo un cambio conformacional y el
desdoblamiento del mismo. Peligrosamente, al disminuir los niveles sanguíneos del fármaco, los
ligandos naturales pueden unirse con facilidad. Los inhibidores actuales
son abciximab (anticuerpo monoclonal), eptifibatide (inhibidor competitivo del fibrinógeno),
y tirofibán (que utilizaría la secuencia RGD). Otros antagonistas que no fueron utilizados
masivamente son el lamifibán y el xemilofibán. Se plantearon asimismo otros mecanismos de
modulación de esta glicoproteína, utilizando moléculas pequeñas que bloquean sitios específicos,
como RUC-1, LFA-1, MAC-1, que se encuentran en fase experimental.

Antagonistas del receptor de trombina: Las respuestas de las plaquetas a la trombina son
principalmente mediadas a través de receptores activados por proteasas acoplados a proteína G
que median respuestas celulares tanto a la trombina como a proteasas relacionadas. La activación
plaquetaria por trombina está mediada a través de dos de estos receptores, PAR-1 y PAR-4, que
forman un heterodímero. Los antagonistas PAR (vorapaxar, atopaxar) son un grupo de fármacos
que actúan compitiendo con la trombina sobre el receptor plaquetario, pero hasta el momento no
han mostrado beneficios por sobre la terapéutica habitual en sujetos con síndromes coronarios
agudos.
Inhibidores de las fosfodiesterasas: Los inhibidores de fosfodiesterasas (no específicos, y
selectivos de fosfodiesteras 3) son capaces de incrementar el AMP cíclico, disminuyendo las
concentraciones de calcio intracelular. Entre ellos se encuentran el dipiridamol y el cilostazol.
Como estos fármacos poseen efectos hemodinámicos significativos (vasodilatación sistémica,
coronaria, e inotropismo), no han podido utilizarse en la práctica diaria como antiagregantes
exclusivamente.

ACIDO ACETIL-SALICILICO
La aspirina, el ester salicílico del ácido acético fué introducida en la clínica en 1899 siendo
utilizada como analgésico, anti-inflamatorio, antipirético y antitrombótico. Una vez en el
organismo, el ácido acetilsalicíco es hidrolizado a salicilato que también es activo.
Las propiedades analgésicas y anti-inflamatorias del ácido acetil-salicílico son parecidas a las de
otros anti-inflamatorios no esteroídicos. El ácido acetilsalicílco es utilizado en el tratamiento de
numerosas condiciones inflamatorias y autoinmunes como la artritis juvenil, la artritis
reumatoidea, y la osteoartritis. Por sus propiedades antitrombóticas se utiliza para prevenir o
reducir el riesgo de infarto de miocardio y de ataques transitorios de isquemia. Durante la mayor
parte del siglo XX, la aspirina fué utilizada como analgésico y anti-inflamatorio, pero a partir de
1980 se puso de manifiesto su capacidad para inhibir la agregación plaquetaria, siendo utilizada
cada vez más para esta indicación. Más recientemente se ha demostrado que el tratamiento crónico
con ácido acetilsalicílico (más de 10 años) reduce el riesgo de cáncer de colon. Se sabe hoy día
que la aspirina posee propiedades antiproliferativas.

MECANISMO DE ACCIÓN
El ácido acetilsalicílico interfiere con la síntesis de las prostaglandinas inhibiendo de forma
irreversible la ciclooxigenasa, una de los dos enzimas que actúan sobre el ácido araquidónico. La
ciclooxigenasa existe en forma de dos isoenzimas: la ciclooxigenasa-1 (COX-1) y la
ciclooxigenasa-2 (COX-2). Estas isoenzimas están codificadas por genes diferentes, presentes en
lugares diferentes (la COX-1 está presente sobre todo en el retículo endoplásmico, mientras que la
COX-2 se encuentra en la membrana nuclear) y tienen funciones diferentes. La COX-1 se expresa
en casi todos los tejidos y es responsable de la síntesis de prostaglandinas en respuesta a estímulos
hormonales, para mantener la función renal normal, así como la integridad de la mucosa gástrica
y para la hemostasis. La COX-2 se expresa sólo en el cerebro, los riñones, los órganos
reproductores y algunos tumores. Sin embargo, la COX-2 es inducible en muchas células como
respuesta a algunos mediadores de la inflamación como son la interleukina-1, el TNF, los
mitógenos, lipopolisácaridos y radicales libres.
Se ha observado un aumento de la expresión de la COX-2 en adenomas colorectables así como en
otros cánceres.
DOSIS
Administración oral
Adultos: 1 comprimido de 0,5 g cada 4 ó 6 horas. Los comprimidos se toman desleídos en agua,
preferentemente después de las comidas bebiendo a continuación algún líquido. La administración
de este preparado está supeditada a la aparición de los síntomas dolorosos o febriles. A medida
que estos desaparezcan deben suspenderse esta medicación.
PRESENTACION
• A.A.S. Comp. 100 mg
• A.A.S. Comp. 500 mg
• ACIDO ACETILSALICILICO MUNDOGEN FARMA
Comp. 500 mg
• ADIRO 200 Comp. 200 mg
• ADIRO Comp. 500 mg
• ASASANTIN 75/50 Cáps. #
• ASPIRINA C Comp. eferv. #
• ASPIRINA Comp. 0,5 g
• ASPIRINA INFANTIL Comp. 0,125 g
• ASPIRINA MASTICABLE Comp. mastic. 0,5 g
• DESENFRIOL Grag. #
• DESENFRIOL-C GRANULADO Polvo sobre #
• DESENFRIOL-D Grag. #
• DOLMEN Comp. eferv. #
• FIORINAL Cáps. #
• FIORINAL CODEINA Cáps. #
• SOLUSPRIN ADULTOS Polvo sobres 1 g
• SOLUSPRIN INFANTIL Polvo sobres 250 mg
• TROMALYT Cáps. 150 mg
• TROMALYT Cáps. 300 mg

BIBLIOGRAFIA:

• Szczeklik A, Nizankowska E. Clinical features and diagnosis of aspirin induced


asthma. Thorax 2000 Oct 55 Suppl 2: S42-4
• Vane SJ. Aspirin and other anti-inflammatory drugs. Thorax 2000 Oct 55 Suppl 2: S3-9
• San Pedro Cejas J.M. Capítulo 6. 5. Inhibidores de la función plaquetar. Principios de
urgencias, emergencias y ciudados críticos. Barranco Ruiz Fernando et al editores edición
impresa Cebrián, J. Gil edición electrónica. SAMIUC. España.