Está en la página 1de 35

Universidad Nacional Experimental de los Llanos Occidentales

“Ezequiel Zamora”
UNELLEZ
Guanare- Portuguesa

SISTEMAS INTERNACIONALES DE
PROTECCIÓN A LOS DERECHOS
HUMANOS.

Prof.: Bachiller:
Germán Fernández Génesis Valderrama C.I: 27.081.783
2do año de Derecho.
Sección: “UT”

Guanare, Junio del 2021


INTRODUCCIÓN
Los derechos humanos son facultades, libertades y atributos que tienen todas
las personas por su condición humana. Permiten desarrollar una vida digna y
direccionar el ejercicio del poder, están en continuo desarrollo y reconocimiento y
no es necesario que se encuentren consagrados en normas legales para exigir su
cumplimiento. Así mismo se da a conocer más sobre los temas en dicha
investigación. El Sistema Universal de Protección de los Derechos Humanos
(SUDH) es el conjunto de normas sustantivas y procesales, así como de
organismos con alcance internacional, pertenecientes a la Organización de las
Naciones Unidas (ONU), cuyo fin es la promoción y la protección de los derechos
humanos universales. El SUDH está integrado por el Sistema de Tratados y el
Sistema de Órganos.

En cuanto a la labor de las Naciones Unidas llega a todos los rincones del
mundo. Aunque es más conocida por el mantenimiento de la paz, la consolidación
de la paz, la prevención de conflictos y la asistencia humanitaria, hay muchas
otras maneras en que las Naciones Unidas y su sistema (organismos
especializados, fondos y programas). Otros temas a tratar se irán desarrollando en
la siguiente investigación, quiere decir cómo; Los principales tratados
internacionales de derechos humanos contemplan mecanismos de supervisión y
en algunos casos cuentan también con mecanismos contenciosos. Estos últimos
permiten la presentación de demandas contra el Estado por violaciones a los
derechos humanos de personas que se encuentren bajo su jurisdicción.

GÉNESIS E IMPORTANCIA DE LOS SISTEMAS INTERNACIONALES DE


PROTECCIÓN A LOS DERECHOS HUMANOS
El Sistema Universal de Protección de los Derechos Humanos (SUDH) es el
conjunto de normas sustantivas y procesales, así como de organismos con
alcance internacional, pertenecientes a la Organización de las Naciones Unidas
(ONU), cuyo fin es la promoción y la protección de los derechos humanos
universales. El SUDH está integrado por el Sistema de Tratados y el Sistema de
Órganos. La idea de los derechos humanos, basada en las nociones de dignidad
del ser humano y de limitación al poder del Estado, es un fenómeno que se
encuentra presente, aunque con diferentes manifestaciones, prácticamente a lo
largo de toda la historia. La lucha por el reconocimiento de la dignidad de la
persona es una constante del devenir histórico, desde el tímido reconocimiento de
los derechos de los indios en la época de la Conquista española de América hasta
la moderna plasmación de los derechos del hombre y del ciudadano tras la
Revolución Francesa.

La fecha clave en la que podemos afirmar que asistimos a la


internacionalización de los derechos humanos es 1945, una vez finalizada la
Segunda Guerra Mundial y creada la Organización de las Naciones Unidas. Sin
embargo, en el período entreguerras, de la mano principalmente de la Sociedad
de Naciones, asistimos al surgimiento de un amplio movimiento en favor del
reconocimiento internacional de los derechos humanos, movimiento que, va a
congregar a académicos, a la opinión pública, para finalmente captar la atención
de los políticos una vez comenzada la lucha contra el fascismo a partir de 1939.

El Derecho Internacional clásico, es decir el Derecho Internacional anterior a


1945, se concebía como aquel ordenamiento jurídico que regulaba exclusivamente
las relaciones entre los Estados; sólo los Estados eran sujetos de Derecho
Internacional, y por lo tanto, sólo ellos eran susceptibles de ser titulares de
derechos y obligaciones en la esfera internacional. Tras la I Guerra Mundial y la
creación de la primera Organización Internacional de carácter general, la Sociedad
de Naciones; la definición de los sujetos de Derecho Internacional comenzó a
sufrir una tímida apertura con el reconocimiento de una cierta personalidad jurídica
a las Organizaciones Internacionales. Los individuos en cambio, no ostentaban
derechos; no eran sujetos, sino objetos del Derecho Internacional. Esto hacía que
la manera como los Estados trataban a sus nacionales fuese una cuestión que
pertenecía exclusivamente a la jurisdicción interna de cada Estado. Este principio
negaba a los otros Estados el derecho a interceder o intervenir en favor de los
nacionales del Estado en que eran maltratados. Es cierto también que incluso
antes de que se produjera la internacionalización de los derechos humanos, el
Derecho Internacional clásico conoció algunas instituciones que protegían a
ciertos grupos de personas y que, por tanto se pueden citar como antecedentes
próximos de dicha protección internacional de los derechos humanos.

En este sentido, y además de la referida institución de la intervención


humanitaria, podemos mencionar: 1. El área de la responsabilidad internacional de
los Estados por el trato a los extranjeros: un Estado incurría en responsabilidad si
trataba a un nacional de otro Estado por debajo del standard mínimo de
civilización y justicia. 2. Algunos tratados internacionales del siglo XIX iban
dirigidos a la protección de las minorías cristianas en el Imperio Otomano,
mientras que otros instrumentos también de carácter convencional iban
encaminados a la prohibición de la esclavitud y el tráfico de esclavos, destacando,
entre otros, el Acta General de Bruselas (1890), la Convención de Saint Germain
En Laye (1919) o la Convención Internacional para la Abolición de la Esclavitud y
la Trata de Esclavos (1926). 3. El Derecho Internacional Humanitario, nacido a
partir fundamentalmente de las Convenciones de Ginebra de 1864 y de La Haya
de 1899 y 1907, y que trata de proteger a las víctimas de los conflictos armados,
también ha sido considerado como uno de los antecedentes más relevantes de la
actual protección internacional de los derechos humanos. 4. En última instancia, el
Derecho Internacional Humanitario busca preservar los derechos más básicos de
los individuos en situaciones de conflicto.

El hecho más importante para la creación de condiciones que hiciesen posible


una progresiva internacionalización de los derechos humanos fue la aparición de
la Sociedad de Naciones, Organización Internacional que, desplegó una labor
decisiva para la generalización de la protección de los derechos del ser humano.
El Sistema Universal de Protección de los Derechos Humanos está a cargo de
órganos que supervisan su cumplimiento y ante los cuales los Estados tienen la
obligación de hacer rendiciones en forma periódica. Las principales funciones de
los órganos de protección son:

 Examinar el cumplimiento de las responsabilidades de los Estados con los


derechos humanos; y el seguimiento constante a aquello que no se cumple y a la
implementación de recomendaciones y decisiones para detener, subsanar o
corregir violaciones de los derechos humanos;

 Persuadir a los Estados cuando incurren en violaciones, no han rendido


examen o no han implementado las recomendaciones y decisiones para cumplir
obligaciones con la celeridad requerida, ofreciendo asistencia y cooperación
internacional dispuesta para ello.

 Investigar las conductas y prácticas de los Estados que constituyan


violaciones persistentes y/o graves de los derechos humanos, a fin de determinar
la intención, gravedad y características de estas violaciones y las
responsabilidades de quienes estén involucrados, con el debido resguardo y
protección de todas las víctimas.

El Sistema Universal de Protección de los Derechos Humanos tiene gran


importancia ya que ayuda a la promoción y la protección de los derechos humanos
universales, protege las libertades y derechos de los ciudadanos, como son:
Derecho a la vida, permitiendo la pena de muerte en algunos casos especiales
establecidos por la Ley; prohibición de torturas como las penas y tratos inhumanos
degradantes; prohibición de la esclavitud y el trabajo forzado, derecho a la libertad
y a la seguridad, derecho a un proceso equitativo, donde las causas son oídas
ante tribunales imparciales en forma pública y en un plazo razonable, presunción
de inocencia, derecho a la defensa; no hay pena sin ley.

EL SISTEMA UNIVERSAL DE PROTECCIÓN A LOS DERECHOS HUMANOS


El Sistema Universal de Protección de los Derechos Humanos nace en el seno
de la ONU, de la que son miembros casi todos los Estados del mundo. Este
sistema consiste en un conjunto de mecanismos orientados a proteger los
derechos de todas las personas. El término “universal” procede de la Declaración
Universal de los Derechos Humanos e indica que estos derechos son propios de
todas las personas por igual, sin exclusiones ni discriminaciones de ningún tipo. La
ONU, organización internacional única en la historia, actualmente integrada por
193 miembros, es la exponente por antonomasia de las fortalezas, los retos y las
contradicciones de la comunidad internacional siendo el foro intergubernamental
con mayor capacidad de decisión y más recursos de la historia contemporánea.
Se puede considerar lo que fue la Sociedad de las Naciones durante la I Guerra
Mundial un antecedente histórico, pero sólo con la ONU aparece, después de la II
Guerra Mundial, una organización internacional con verdadera vocación universal.

La ONU fue creada el 24 de octubre de 1945, con la adopción de la Carta de las


Naciones Unidas, ratificada por 50 Estados y aprobada durante la Conferencia de
las Naciones Unidas en la ciudad de San Francisco (EEUU). Dicha Carta señala
como meta principal de la ONU mantener la paz mediante la cooperación
internacional y la seguridad colectiva, fomentando las relaciones de amistad entre
las naciones y promoviendo el progreso social, la mejora del nivel de vida y el
respeto a los derechos humanos. Asumió tempranamente la necesidad de
desarrollar instrumentos que garantizaran la plena vigencia de esos principios y
tuvieran como sujeto de protección central a las personas, siendo uno de los
primeros pasos en su evolución la adopción de la DUDH (Declaración Universal de
Derechos Humanos) el 10 de diciembre de 1948. La DUDH fue una afirmación de
buenas intenciones emitida voluntariamente por los Estados, no un documento
que obligara a éstos jurídicamente ni que tuviera carácter vinculante. Por esto
mismo, el cambio que se ha dado de tal concepción inicial a su actual sentido es
una de las más notables revoluciones en la historia de la sociedad y de las ideas
contemporáneas. Un cambio que ha contribuido a salvar y proteger la vida de
millones de personas. La DUDH reconoce 30 derechos, tanto civiles y políticos,
como económicos, sociales y culturales. Además reconoce el principio de la no
discriminación en el disfrute de los mismos, pero no establece ningún mecanismo
específico de reclamo en el caso de que un Estado no cumpla con lo que ella
estipula. La tarea de llenar este vacío ha generado un gran desarrollo institucional,
como parte del cual se han creado, al interior de la ONU, órganos, como la
Asamblea General, la Secretaría General y el Consejo Económico y Social
(ECOSOC), encargados de la promoción y la protección de los derechos
humanos.

HISTORIA DE LAS NACIONES UNIDAS. MECANISMOS DE PROTECCIÓN DE


DERECHOS HUMANOS DEL SISTEMA UNIVERSAL

Cuando la Segunda Guerra Mundial estaba a punto de terminar en 1945, las


naciones estaban en ruinas y el mundo quería la paz. Representantes de 50
países se reunieron en San Francisco en la Conferencia de las Naciones Unidas
sobre Organización Internacional del 25 de abril al 26 de junio de 1945. Durante
los siguientes dos meses, procedieron a redactar y luego firmar la Carta de la
ONU, que creó una nueva organización internacional, las Naciones Unidas, que,
se esperaba, evitaría otra guerra mundial como la que acababan de vivir.

Cuatro meses después de la finalización de la Conferencia de San Francisco,


las Naciones Unidas empezaron a existir oficialmente el 24 de octubre de 1945,
después de que la Carta fuera ratificada por China, Francia, la Unión Soviética, el
Reino Unido, los Estados Unidos y la mayoría de los demás signatarios.

Ahora, más de 75 años más tarde, las Naciones Unidas siguen trabajando para
mantener la paz y la seguridad internacionales, brindar asistencia humanitaria a
quienes la necesitan, proteger los derechos humanos y defender el derecho
internacional.

Al mismo tiempo, las Naciones Unidas están desempeñando una nueva labor que
sus fundadores no habían previsto en 1945. La Organización se ha fijado objetivos
de desarrollo sostenible para 2030, con el fin de lograr un futuro mejor y más
sostenible para todos nosotros. Los Estados Miembros de la ONU también han
acordado acciones climáticas para limitar el calentamiento global.
Las Naciones Unidas son una organización internacional fundada en 1945 tras
la Segunda Guerra Mundial por 51 países que se comprometieron a mantener la
paz y la seguridad internacionales, fomentar entre las naciones relaciones de
amistad y promover el progreso social, la mejora del nivel de vida y los derechos
humanos.

Debido a su singular carácter internacional, y las competencias de su Carta


fundacional, la Organización puede adoptar decisiones sobre una amplia gama de
temas, y proporcionar un foro a sus 193 Estados Miembros para expresar sus
opiniones, a través de la Asamblea General, el Consejo de Seguridad, el Consejo
Económico y Social y otros órganos y comisiones.

La labor de las Naciones Unidas llega a todos los rincones del mundo. Aunque
es más conocida por el mantenimiento de la paz, la consolidación de la paz, la
prevención de conflictos y la asistencia humanitaria, hay muchas otras maneras en
que las Naciones Unidas y su sistema (organismos especializados, fondos y
programas), afectan a nuestras vidas y hacer del mundo un lugar mejor. La
Organización trabaja en una amplia gama de temas fundamentales, desde el
desarrollo sostenible, medio ambiente y la protección de los refugiados, socorro en
casos de desastre, la lucha contra el terrorismo, el desarme y la no proliferación,
hasta la promoción de la democracia, los derechos humanos, la igualdad entre los
géneros y el adelanto de la mujer, la gobernanza, el desarrollo económico y social
y la salud internacional, la remoción de minas terrestres, la expansión de la
producción de alimentos, entre otros, con el fin de alcanzar sus objetivos y
coordinar los esfuerzos para un mundo más seguro para las generaciones
presentes y futuras.

Las Naciones Unidas tienen entre sus principales objetivos

 Mantener la paz y la seguridad internacionales;

 Fomentar relaciones de amistad entre las naciones;


 Ayudar a las naciones a trabajar unidas para mejorar la vida de los pobres,
vencer el hambre, las enfermedades y el analfabetismo, y formentar el
respeto de los derechos y libertades de los demás;

 Servir de centro que armonice los esfuerzos de las naciones por alcanzar
estos objetivos comunes.

La Conferencia de San Francisco va a desempeñar un rol fundamental para la


inclusión de los derechos humanos en la Carta de las Naciones Unidas. Había un
gran interés, particularmente entre las pequeñas y medianas potencias y entre las
organizaciones privadas que tenían status consultivo en la delegación
norteamericana, en ampliar y reforzar el rol de la Organización en las cuestiones
económicas y sociales, incluyendo el campo de los derechos humanos.

Uno de los mecanismos internacionales más importantes de defensa y


promoción de los DESC es el Comité de Derechos Económicos, Sociales y
Culturales (CDESC)(link is external), cuyo mandato específico es monitorear el
cumplimiento por parte de los Estados de sus obligaciones conforme al Pacto
Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. El Comité analiza
cinco o seis informes al año. Si un país no presenta su informe, el Comité puede
analizar la situación de los DESC en ese país recurriendo a otras fuentes.
Después de evaluar el informe del país y de otras fuentes, el Comité publica
observaciones finales que destacan los avances logrados en el cumplimiento de
los DESC, las dificultades encontradas y las áreas de preocupación, e incluyen
recomendaciones. El CDESC también acepta informes de miembros de la
sociedad civil sobre la situación de los DESC en sus países como parte de su
proceso de análisis. Es un órgano del Consejo Económico y Social de la ONU(link
is external) (ECOSOC). Cuenta con 18 miembros que son expertos en el área de
los derechos humanos elegidos por el ECOSOC.

Además del CDESC, otros mecanismos importantes para los derechos


humanos dentro del sistema de la ONU son la Oficina del Alto Comisionado de las
Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH)(link is external), el
Consejo de Derechos Humanos, y los órganos de vigilancia de tratados como el
Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer(link is external) y
el Comité por los Derechos del Niño

LA EXPERIENCIA DE VENEZUELA ANTE LOS COMITÉS DE DERECHOS


HUMANOS

Los artículos 16 y 17 del Pacto Internacional de Derechos Económicos,


Sociales y Culturales (PIDESC) exigen que los estados preparen informes cada
cinco años sobre la situación de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales
(DESC) en sus países, los que son analizados por el Comité de Derechos
Económicos, Sociales y Culturales de la ONU (CDESC). El Comité evalúa en qué
medida los estados logran la efectividad de los DESC y provee fundamentos para
la formulación de políticas que promueven los DESC por medio de sus
Observaciones Generales (link is external), permitiendo que la opinión pública se
informe sobre el trabajo de su gobierno relacionado con estos derechos

El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales impone


a Venezuela, en tanto que Estado Parte, la obligación de presentar informes
quinquenales sobre la situación de los derechos en él contemplados. El órgano de
control creado para examinar dichos informes y para formular sugerencias y
recomendaciones a los Estados es el Comité de Derechos Económicos Sociales y
Culturales (en adelante el Comité). Correspondía al Consejo Económico y Social
de las Naciones Unidas, (Ecosoc), establecer un programa dentro del año
siguiente a la entrada en vigencia del Pacto (que se produjo el 03.01.76), para que
los Estados Partes presentaran informes bienales. El 11.05.76 el Ecosoc, emitió la
Resolución 1988 (LX) implementando los contenidos del artículo 17 del Pacto,
para que los Estados Partes presentaran informes bienales. Por esta razón, fue el
Ecosoc la primera instancia encargada de estudiar los informes

El Informe Especial recoge la experiencia de Venezuela ante este Comité.


Esbozando primero otros mecanismos de supervisión que en materia de derechos
humanos vinculan a Venezuela, para entrar luego a estudiar el funcionamiento del
Comité, sus principales tareas, el procedimiento para examinar los informes y la
participación de las organizaciones no gubernamentales (ONG) en ese espacio.

Los principales tratados internacionales de derechos humanos contemplan


mecanismos de supervisión y en algunos casos cuentan también con mecanismos
contenciosos. Estos últimos permiten la presentación de demandas contra el
Estado por violaciones a los derechos humanos de personas que se encuentren
bajo su jurisdicción. Tal es el caso de la Corte Interamericana de Derechos
Humanos y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en el Sistema
Interamericano. En este mismo Sistema, el 16-11-99 entró en vigor el Protocolo de
San Salvador, el cual permite la presentación de denuncias contra el Estado por
violaciones al derecho a la educación y al derecho de los trabajadores a la libertad
sindical.

En este mismo Sistema, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) cuenta


también con procedimientos generales de control de la situación de los derechos
de los trabajadores en sus Estados miembros. Allí existen procedimientos
especiales, dentro de los que destacan los destinados a proteger los derechos
sindicales y están a cargo de la Comisión de Investigación y de Conciliación en
Materia de Libertad Sindical y del Comité de Libertad Sindical, ante los cuales se
pueden tramitar quejas contra los Estados miembros de la OIT por violaciones al
derecho a la libertad sindical.

Finalmente, Venezuela debe presentar informes periódicos ante el Comité de


Derechos Económicos, Sociales y Culturales; el informe inicial y el primer informe
periódico presentados por Venezuela habían sido analizados en 1984 y en 1986,
cuando todavía no existía el Comité, correspondiendo entonces su estudio al
Grupo de Trabajo de Expertos Gubernamentales del Consejo Económico y Social
(Ecosoc). Se trataba de un mecanismo bastante incipiente y de cuyos resultados
Provea no cuenta con suficiente información. En 1995, cuando Venezuela
acumulaba ya cuatro años de atraso en la presentación de su segundo informe
periódico, Provea y otras organizaciones de derechos humanos iniciaron una serie
de gestiones ante las autoridades nacionales y ante el Comité, para que se lo
presentara con la mayor urgencia posible. En efecto, fueron enviadas varias
comunicaciones a las autoridades nacionales, solicitándoles que se pusieran al
día. Finalmente, el Ministerio de Relaciones Exteriores anunció en 1997 que para
finales de ese año presentaría el segundo informe periódico de Venezuela. Al
tiempo que se hacían gestiones ante el gobierno nacional, fueron enviadas varias
comunicaciones al Comité, solicitándole que le pidiera al Estado que presentara su
informe. La respuesta del Comité fue informar a las ONG que se ceñiría al orden
de atraso de toda una lista de países pendientes, dentro de los que Venezuela era
tan sólo uno más de ellos. Inútil fue entonces insistirle al Comité en que se
considerara especialmente a Venezuela como un país que necesitaba un
tratamiento urgente, dado el grave retroceso que desde 1986 se venía
presentando en la materia. En efecto, y a manera de ejemplo, el Comité había
pedido anteriormente al Estado de Israel informaciones urgentes sobre el derecho
a la vivienda en los territorios palestinos ocupados, por considerar que se trataba
de una situación que ameritaba especial cuidado. Sin embargo, este criterio no fue
retomado por el Comité al estudiar las peticiones que se hicieron desde
Venezuela.

Y estando aún bajo la administración del presidente Rafael Caldera, el 08-07-


1998, el Ministerio de Relaciones Exteriores presentó su segundo informe
periódico (que se adeudaba desde 1991). Este informe sería puesto en la agenda
del Comité para las sesiones de abril de 2001, casi tres años después. El
advenimiento del gobierno de Hugo Chávez Frías con el consecuente cambio en
los planes, programas y políticas, así como la aprobación de una nueva
Constitución, hicieron que se volviera prácticamente obsoleto el informe de 1998.

Esta experiencia demuestra que el funcionamiento actual del Comité contribuye


de esta manera a que los informes de los Estados pierdan vigencia, pues al
momento de ser estudiados ya han transcurrido varios años desde su
presentación.

En el año 2015, Venezuela presenta ante el Comité de Derechos Humanos su


cuarto informe periódico (CCPR/C/VEN/4) examinado en sus sesiones 3164ª a
3166ª (CCPR/C/SR.3164 a 3166), celebradas los días 29 y 30 de junio de 2015.
En sus sesiones 3191ª y 3193ª (CCPR/C/SR.3191 y 3193), celebradas los días 20
y 21 de julio de 2015, la delegación del Estado fue integrada por la Ex Fiscal
General de la República, Luisa Ortega Díaz, además de personeros del Poder
Judicial y de diversos ministerios y servicios públicos relevantes en materia de
derechos civiles y políticos en el país.

El comité aprobó las observaciones finales, de las cuales se menciona las


siguientes: 1) Observancia de los derechos humanos en el contexto de
manifestaciones: el Comité nota con preocupación los informes relativos a
violaciones a los derechos humanos presuntamente perpetradas en el contexto de
manifestaciones. Al respecto, y si bien tiene en cuenta la información de que
algunos manifestantes habrían recurrido a la violencia, le preocupan los
numerosos informes relativos a las violaciones a los derechos humanos que se
habrían perpetrado en el contexto de las manifestaciones que tuvieron lugar
durante los primeros meses de 2014, incluyendo casos de uso excesivo y
desproporcionado de la fuerza, tortura o malos tratos, detenciones arbitrarias e
inobservancia de las salvaguardias legales fundamentales. 2) Denuncia a la
Convención Americana sobre Derechos Humanos: el Comité nota con
preocupación la denuncia del Estado parte a la Convención Americana sobre
Derechos Humanos. El Comité invita al Estado parte a considerar volver a ser
parte en la Convención Americana sobre Derechos Humanos con miras a ofrecer
una protección complementaria a los derechos contenidos en el Pacto a nivel
regional. Otra experiencia presentada por Venezuela, se detalla en el informe
"Violaciones y abusos de los derechos humanos en el contexto de las protestas en
la República Bolivariana de Venezuela del 1 de abril al 31 de julio de 2017",
publicado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los
Derechos Humanos (ACNUDH) en agosto de 2017. Se examinan, en particular,
diversas cuestiones sobre la responsabilidad y rendición de cuentas, así como
sobre el acceso a la justicia para las víctimas y sus familiares en caso de
violaciones graves de los derechos humanos. El informe también documenta las
violaciones de los derechos humanos que han cometido las autoridades estatales
desde agosto de 2017, como el uso excesivo de la fuerza en operaciones de
seguridad no relacionadas con las protestas, la práctica reiterada de las
detenciones arbitrarias, la tortura y los malos tratos, y la vulneración de los
derechos al disfrute del más alto nivel posible de salud y a una alimentación
adecuada. Además, el informe documenta otras violaciones de derechos
humanos, como las ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias, torturas y
malos tratos, cometidas por las autoridades estatales desde 2014

EL SISTEMA INTERAMERICANO DE PROTECCIÓN A LOS DERECHOS


HUMANOS

ANTECEDENTES

Los antecedentes del Sistema Interamericano de Derechos Humanos son de


más antigua data e, incluso, a veces ignoramos que constituyen precedentes
vitales para el sistema universal de protección de derechos humanos. Hablamos
de la Declaración del Pueblo de Virginia de 177610 y de la creación de la Corte
Centroamericana de Justicia, primer tribunal internacional regional, donde hasta se
le reconocía participación directa a la persona (jus standi), situación que aún no es
reconocida para el caso de la Corte Interamericana de Derechos Humano.
Cincuenta años después de haberse impulsado la creación del Sistema
Interamericano, es tiempo suficiente para evaluarlo partiendo de que sus inicios se
dieron dentro de un marco geopolítico que, en buena hora, se ha modificado: se
ha pasado de un plano casi generalizado de gobiernos de facto hacia una
democratización de los sistemas de gobierno, con las excepciones del caso

Los sistemas de protección internacional se crean, necesariamente, dentro de


un marco político regional o universal, donde la forma en que la comunidad
internacional se encuentre organizada juega un papel medular. Así por ejemplo, es
notable la dificultad para establecer un sistema regional de protección de derechos
humanos en el continente asiático debido a la ausencia de una organización
política regional fuerte que sirva de marco referencial para la discusión y
aprobación de los instrumentos internacionales adecuados y que, además, puedan
resultar eficaces.

El Sistema Interamericano tiene la peculiaridad de que sus antecedentes son


los de más vieja data de los sistemas regionales, con la excepción del europeo
(Nieto, 1993, p. 9). Es a partir del Congreso Anfictiónico de Panamá (1826) que se
desencadena una serie de Congresos y Conferencias Interamericanas en las que
se desarrollan los principios del panamericanismo y los ideales bolivarianos.
Cuando se realiza la Conferencia Interamericana sobre los Problemas de la
Guerra y la Paz, en Chapultepec, México, 1945, ya el sistema regional americano
tenía más de un siglo de desarrollo. Fue en ese momento que se establecieron las
bases para pasar de la Unión Panamericana a una Organización de Estados
Americanos fortalecida y bien organizada políticamente, lo cual permitió trabajar
en forma pionera en la protección regional de los derechos humanos y, además,
jugar un papel relevante en lo que sería la creación de la Organización de las
Naciones Unidas, no sólo por lo numeroso de los Estados americanos, sino por la
experiencia desarrollada y por los principios de solidaridad puestos en práctica
ante situaciones de agresión de potencias extranjeras experimentada a lo largo de
su historia, especialmente, en las postrimerías de la independencia de España. El
momento culminante de este proceso fue la Novena Conferencia Internacional
Americana celebrada en Bogotá, Colombia, en 1948. Además de una serie de
acuerdos vitales para el sistema interamericano, en dicha Conferencia se creó la
Carta de la OEA y la Declaración Americana sobre Derechos y Deberes del
Hombre. Sólo un bagaje regional tan vasto como el americano podría hacer
posible la promulgación de tantos instrumentos internacionales en una sola
reunión internacional. En 1959 se crea una Comisión Interamericana de Derechos
Humanos con funciones de promoción y protección de derechos humanos, pero
con mayor énfasis en promoción porque no tenía competencia para tramitar
quejas individuales. Ya para 1965, se le ampliaron sus funciones para que pudiera
recibir denuncias individuales mediante el Protocolo de Río de Janeiro. En 1967, el
Protocolo de Buenos Aires dio a la Comisión carácter de órgano de la OEA. El
artículo 145 de la Carta de la OEA, reformada por dicho Protocolo, quiso dejar
clara la naturaleza y fines de la Comisión al estipular que “mientras no entre en
vigor la convención interamericana sobre derechos humanos a que se refiere el
capítulo XV, la actual Comisión Interamericana de Derechos Humanos velará por
la observancia de tales derechos”. Con sus nuevas funciones, le correspondió a la
Comisión Interamericana elaborar un proyecto de Convención Americana sobre
Derechos Humanos y se convocó a una Conferencia especializada sobre la
materia para 1969 en San José, Costa Rica, la cual tuvo por resultado la emisión
de dicha Convención, que entró en vigor sólo en 1978, cuando se hizo el depósito
del undécimo instrumento de ratificación. Es así como con la entrada en vigor de
la Convención Americana, el Sistema Interamericano de Protección de Derechos
Humanos se transformó en un sistema dual, con dos regímenes distintos, no sólo
en cuanto a los derechos protegidos, sino respecto a los órganos y procedimientos
de protección. El primer sistema es el aplicable a los Estados miembros de la OEA
que no hayan ratificado la Convención Americana y el otro es exclusivo para los
Estados que sí la han ratificado (Estados Parte en la Convención).

El Sistema Interamericano de Derechos Humanos constituye el marco para la


promoción y protección de los derechos humanos, y provee un recurso a los
habitantes de América que han sufrido violación de sus derechos humanos por
parte del Estado.

Los pilares del sistema son: La Comisión Interamericana de Derechos Humanos


(CIDH) con sede en la ciudad de Washington D.C. y La Corte Interamericana de
Derechos Humanos, en San José de Costa Rica.

LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS.

Comisión Interamericana de Derechos Humanos (abreviado CIDH) es un


órgano de la Organización de los Estados Americanos (OEA) creado para
promover la observancia y la defensa de los derechos humanos, además de servir
como órgano consultivo de la OEA en esta materia. La CIDH fue creada por
resolución de la Quinta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones
Exteriores en Santiago de Chile en 1959. Su primer directivo fue el escritor
venezolano Rómulo Gallegos en el período 1960-1963. Actualmente, María
Claudia Pulido es la Secretaria Ejecutiva interina. Junto a la Corte Interamericana
de Derechos Humanos (Corte IDH) es una de las dos entidades del sistema
interamericano de protección de derechos humanos. Tiene su sede
en Washington D. C., Estados Unidos.

La Comisión vela por la protección de Derechos de todas las personas bajo la


jurisdicción de los Estados Americanos, sobre todo por la protección de aquellas
poblaciones que se encuentran históricamente sometidas a discriminación, con el
objeto de brindar atención a comunidades y pueblos que por su situación de
vulnerabilidad y por la discriminación histórica de la cual han sido objeto

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos está compuesta por siete


personas elegidas a título personal por la Asamblea General de la Organización y
deben ser personas de alta autoridad moral y reconocida versación en materia de
Derechos Humanos, con una duración de cuatro años y reelegibles por un único
período adicional. La directiva de la Comisión está compuesta por un cargo de
Presidente, Primer Vicepresidente y Segundo Vicepresidente, con un mandato de
un año y reelegibles por una sola vez en cada período de cuatro años.

La principal función de la CIDH es promover la observancia y la defensa de los


Derechos Humanos en las Américas, además de esto, en su Estatuto establece
sus funciones y atribuciones respecto de los Estados partes en la Convención
Americana y separa las mismas de aquellos Estados miembros de la Organización
que no son partes en la Convención Americana. Respecto a estos últimos, la
competencia de la Comisión se basa en las disposiciones de la Carta de la OEA y
a práctica de la CIDH.

Para el cumplimiento de sus funciones, la CIDH cuenta con el apoyo legal y


administrativo de su Secretaría Ejecutiva. De conformidad con el Artículo 13 del
Reglamento de la CIDH, la Secretaría Ejecutiva prepara los proyectos de informes,
resoluciones, estudios y otros trabajos que le encomiende la Comisión o el/la
Presidente/a. Asimismo, la Secretaría Ejecutiva recibe y da trámite a la
correspondencia y las peticiones y comunicaciones dirigidas a la Comisión.

PROCEDIMIENTO ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS


HUMANOS 

La Comisión, al recibir una petición o comunicación en la que se alegue la


violación de cualquiera de los derechos que consagra esta Convención, procederá
en los siguientes términos:

a) si reconoce la admisibilidad de la petición o comunicación solicitará


informaciones al Gobierno del Estado al cual pertenezca la autoridad señalada
como responsable de la violación alegada, transcribiendo las partes pertinentes de
la petición o comunicación. Dichas informaciones deben ser enviadas dentro de un
plazo razonable, fijado por la Comisión al considerar las circunstancias de cada
caso;
b) recibidas las informaciones o transcurrido el plazo fijado sin que sean
recibidas, verificará si existen o subsisten los motivos de la petición o
comunicación. De no existir o subsistir, mandará archivar el expediente;
c) podrá también declarar la inadmisibilidad o la improcedencia de la petición o
comunicación, sobre la base de una información o prueba sobrevinientes;
d) si el expediente no se ha archivado y con el fin de comprobar los hechos, la
Comisión realizará, con conocimiento de las partes, un examen del asunto
planteado en la petición o comunicación. Si fuere necesario y conveniente, la
Comisión realizará una investigación para cuyo eficaz cumplimiento solicitará, y
los Estados interesados le proporcionarán, todas las facilidades necesarias;
e) podrá pedir a los Estados interesados cualquier información pertinente y
recibirá, si así se le solicita, las exposiciones verbales o escritas que presenten los
interesados;
f) se pondrá a disposición de las partes interesadas, a fin de llegar a una
solución amistosa del asunto fundada en el respeto a los derechos humanos
reconocidos en esta Convención.
Sin embargo, en casos graves y urgentes, puede realizarse una investigación
previo consentimiento del Estado en cuyo territorio se alegue haberse cometido la
violación, tan sólo con la presentación de una petición o comunicación que reúna
todos los requisitos formales de admisibilidad.

El procedimiento ante la CIDH tiene una demora de aproximadamente cinco


años para que emita el Informe sobre Admisibilidad y de un período similar para el
dictado del Informe de Fondo. Los casos asignados a DPI fueron seleccionados
tomando como criterio el tiempo transcurrido desde el dictado del Informe de
Admisibilidad. En consecuencia, tienen una antigüedad de aproximadamente diez
años. Por ello, y teniendo en cuenta que los plazos en el procedimiento ante la
CIDH son más laxos y flexibles que ante la Corte IDH, es vital que los/as DPI
intervengan activamente e insistan de forma permanente en la comunicación con
la CIDH.

LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (acrónimo: CIDH) es un órgano


judicial autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que tiene
su sede en San José, Costa Rica. Su propósito es aplicar e interpretar la
Convención Americana sobre Derechos Humanos y otros tratados de derechos
humanos a los cuales se somete el llamado Sistema Interamericano de Derechos
Humanos.

Es uno de los tres tribunales regionales de protección de los derechos


humanos, conjuntamente con la Corte Europea de Derechos Humanos y la Corte
Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos.

Los idiomas oficiales de la Corte IDH son, al igual que en la OEA, español,
francés, inglés y portugués. Los idiomas de trabajo son los que acuerde la Corte
cada año. Sin embargo, para un caso determinado, puede adoptarse también
como idioma de trabajo el de una de las partes, siempre que sea oficial.
De conformidad con el Artículo 1º del Estatuto de la Corte, ésta es una
institución judicial autónoma cuyo objetivo es la aplicación e interpretación de la
Convención Americana sobre Derechos Humanos. Para el cumplimiento de dicho
objetivo, la Corte tiene dos funciones: una función jurisdiccional, la cual se rige por
las disposiciones de los Artículos 61, 62 y 63 de la Convención Americana y una
función consultiva, la cual se rige por las disposiciones establecidas en el Artículo
64 de la Convención Americana. En lo que a la función jurisdiccional se refiere,
sólo la Comisión y los Estados partes en la Convención Americana que hubieren
reconocido la competencia de la Corte están autorizados para someter a su
decisión un caso relativo a la interpretación o aplicación de la Convención
Americana a condición de que se haya agotado el procedimiento que debe tener
lugar ante la Comisión y que se encuentra previsto en los Artículos 48 a 50 de
dicho instrumento. Para que pueda presentarse ante la Corte un caso contra un
Estado parte, éste debe reconocer la competencia de dicho órgano. La
declaración de reconocimiento de la competencia de la Corte puede ser hecha en
forma incondicional para todos los casos o bien, bajo condición de reciprocidad,
por un tiempo determinado o para un caso específico. Al 30 de abril de 2012, 21
Estados partes de la Convención Americana han reconocido la competencia
contenciosa de la Corte.

En cuanto a la función consultiva de la Corte, la Convención Americana prevé


en su Artículo 64 que cualquier Estado miembro de la Organización puede
consultar a la Corte acerca de la interpretación de la Convención Americana o de
otros tratados concernientes a la protección de los derechos humanos en los
Estados americanos. Este derecho de consulta se hace extensivo, en lo que a
cada uno les compete, a los órganos enumerados en el Artículo 53 de la Carta de
la OEA. La Corte puede también, a solicitud de cualquier Estado miembro de la
Organización, emitir opinión acerca de la compatibilidad entre cualquiera de sus
leyes internas y los tratados concernientes a la protección de los derechos
humanos en los Estados americanos, de conformidad con el Artículo 64 de la
Convención Americana.
PROCEDIMIENTO ANTE LA CORTE

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (“Corte IDH”) son la Comisión


Interamericana de Derechos Humanos (“CIDH” o “Comisión”) o un Estado Parte.
Esto significa que ni las víctimas ni sus representantes pueden presentar
directamente un caso ante ese tribunal. Si lo inicia la CIDH, lo hace con la
presentación de un escrito que contenga el Informe de Fondo del artículo 50 de la
CADH. Este escrito deberá contener los hechos violatorios y los datos de las
víctimas y sus familiares o de sus representantes. Es en esta instancia que, de no
contar la víctima con un representante legal, se utilizará la figura del/la Defensor/a
Interamericano/a, si la víctima así lo desea. El escrito deberá contener además los
motivos que llevaron a la Comisión a presentar el caso ante la Corte IDH y las
observaciones sobre la respuesta estatal respecto a las recomendaciones del
Informe del artículo 50. Asimismo, se debe remitir copia de la totalidad del
expediente tramitado ante la CIDH, incluyendo toda la información que ésta posea
luego de la emisión del Informe del artículo 50, y adjuntarse todas las pruebas que
se recibieron durante el trámite de la petición individual ante la Comisión.

De acuerdo con la Convención Americana, sólo los Estados Partes y la


Comisión tienen derecho a someter un caso a la decisión de la Corte. En
consecuencia, el Tribunal no puede atender peticiones formuladas por individuos u
organizaciones. Los individuos u organizaciones que consideren que existe una
situación violatoria de las disposiciones de la Convención y deseen acudir al
Sistema Interamericano, deben dirigir primeramente sus denuncias a la Comisión
Interamericana.

Para dirigir una petición individual a la Comisión Interamericana, es necesario


cumplir con los siguientes requisitos:

a) que se hayan interpuesto y agotado los recursos de jurisdicción interna, salvo


que no exista en la legislación interna del Estado de que se trata el debido proceso
legal para la protección del derecho o derechos que se alega han sido violados, o
no se haya permitido al presunto lesionado en sus derechos el acceso a los
recursos de la jurisdicción interna o haya sido impedido de agotarlos, o haya
retardo injustificado en la decisión sobre los mencionados recursos;

b) que la petición sea presentada dentro del plazo de seis meses, a partir de la
fecha en que el presunto lesionado en sus derechos haya sido notificado de la
decisión definitiva;

c) que la materia de la petición o comunicación no esté pendiente de otro


procedimiento de arreglo internacional, y;

d) que se indique el nombre, la nacionalidad, la profesión, el domicilio y la firma de


la persona o personas o del representante legal de la entidad que somete la
petición.

Si se cumplen los requisitos mencionados y la Comisión considera admisible la


petición, ésta solicitará información al Estado al cual pertenezca la autoridad
señalada como responsable de la violación alegada y, en su caso, producirá un
informe de admisibilidad, el cual será notificado a las partes en el proceso para
que realicen sus observaciones sobre el fondo de la causa. Una vez recibidas las
observaciones y la información necesaria, la Comisión hará un informe de fondo
en el que expondrá los hechos, las consideraciones de derecho, y, de ser el caso,
las recomendaciones que en su criterio debe seguir el Estado para reparar la
situación alegada. Este informe será notificado a las partes y se le dará un plazo al
Estado para cumplir con las recomendaciones. Si el Estado no responde
adecuadamente o en el plazo indicado, la Comisión, si así lo considera, puede
someter el caso ante la Corte Interamericana.

LOS DERECHOS ASOCIADOS A LA JUSTICIA EN EL SISTEMA


INTERAMERICANO

La Convención consagra los siguientes derechos y libertades: Derecho al


reconocimiento de la personalidad jurídica; derecho a la vida; derecho a la
integridad personal; prohibición de la esclavitud y la servidumbre; derecho a la
libertad personal; principio de legalidad y retroactividad; derecho a la
indemnización; protección de la honra y de la dignidad; libertad de conciencia y de
religión; libertad de pensamiento y de expresión; derecho de rectificación o
respuesta; derecho de reunión; libertad de asociación; protección a la familia;
derecho al nombre; derechos del niño; derecho a la nacionalidad; derecho a la
propiedad privada; derecho de circulación y residencia; derechos políticos;
igualdad ante la ley; protección judicial y desarrollo progresivo de los derechos
económicos, sociales y culturales.

La obligación de los Estados de adecuar su normativa interna a los estándares


del Sistema Interamericano de Derechos Humanos (en adelante SIDH), ha sido
parte de las recomendaciones históricas que la CIDH ha realizado a través de sus
pronunciamientos en los que se concluye que las disposiciones de derecho interno
contrarias a la Convención Americana no surten efectos jurídicos. En sus primeros
informes la Comisión se refirió a esta materia a partir de la incompatibilidad de
leyes de amnistía con las obligaciones convencionales asumidas por los Estados
en casos de graves violaciones a derechos humanos. De este modo, la Comisión
ha concluido la contrariedad de dichas leyes con las obligaciones de investigar y
sancionar, contenidas en distintos instrumentos interamericanos, respecto de
graves violaciones a derechos humanos en los casos de Argentina, Uruguay,
Guatemala o El Salvador

La obligación de los Estados de adecuar su normativa interna a los estándares


interamericanos de derechos humanos permite garantizar el efecto útil de los
instrumentos interamericanos. Con respecto a la CADH, la obligación se funda en
particular en los artículos 1.1, 2 y 29 de dicha Convención

La necesidad de realizar una adecuación de la normativa interna respecto de


las obligaciones internacionales surge de los principios del derecho internacional
público, y también de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados.
En ese sentido, los Estados deben dar cumplimiento de buena fe a los tratados de
los que son parte teniendo en cuenta su objeto y fin, absteniéndose de invocar
disposiciones de derecho interno como fundamento para el no cumplimiento de
sus compromisos internacionales. Al respecto la Comisión recuerda que el objeto
y fin de la Convención Americana es la protección de los derechos humanos por lo
que siempre se requiere interpretarla en el sentido de que el régimen de
protección de los derechos humanos adquiera todo su efecto útil

El ejercicio de la obligación de adecuar la normativa interna a los estándares de


derechos humanos se extiende a todas las autoridades estatales de los diferentes
órganos y jerarquías, quienes en el ámbito de sus respectivas competencias y
responsabilidades deberán comprometerse con el efecto directo de los
instrumentos interamericanos ratificados por cada uno de los Estados. Por su
parte, la Corte IDH estableció que la obligación de ejercer un control de
convencionalidad no sólo está dirigida al Poder Judicial, sino que todas las
autoridades estatales, tienen la obligación de ejercer ex officio un control de
convencionalidad entre las normas internas y la Convención Americana. El
ejercicio de esta obligación alcanza a todas las autoridades del Estado, pues la
obligación de respetar y garantizar los derechos conforme a los artículos 1.1 y 2
de la Convención le corresponde al Estado, y por lo tanto su cumplimiento no
puede estar sujeto a la división de competencias que señale el derecho interno.
Asimismo, las autoridades que cuentan con un rol de superior jerárquico también
deben realizar las adecuaciones respecto del actuar de otros funcionarios. A
continuación, se incluyen algunos extractos relevantes de informes publicados por
la CIDH que dan cuenta de esta extensión de la obligación estatal.

PRINCIPALES INSTRUMENTOS DE DERECHOS HUMANOS DEL SISTEMA


INTERAMERICANO DE PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS.

Los Estados de las Américas, en ejercicio de su soberanía y en el marco de la


Organización de Estados Americanos adoptaron una serie de instrumentos
internacionales que se han convertido en la base de un sistema regional de
promoción y protección de los derechos humanos, conocido como el Sistema
Interamericano de Protección de los Derechos Humanos. El Sistema
Interamericano se inició formalmente con la aprobación de la Declaración
Americana de Derechos y Deberes del Hombre en 1948.
Dicho sistema recoge los derechos reconocidos a todas las personas que se
encuentran bajo la jurisdicción de los Estados miembros en una serie de
instrumentos internacionales y establece obligaciones tendientes a su promoción,
garantía y protección. En este sistema existen dos órganos destinados a velar por
su observancia: la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte
Interamericana de Derechos Humanos.

Actualmente existen diversos tratados en materia de derechos humanos, los


cuales son nombrados Pactos o Convenios. Dichos instrumentos han derivado de
los dos sistemas de derechos humanos vigentes en las Américas: el sistema
universal y el sistema interamericano.

Sistema Universal: Entiéndase como el conjunto de órganos, documentos


normativos (vinculantes y no vinculantes) y mecanismos, mediante los cuales, la
ONU busca proteger y promover los derechos humanos de las personas de todo el
mundo. Entre ellos están:

 Declaración Universal de Derechos Humanos.

 Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

 Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Económicos,


Sociales y Culturales.

 Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

 Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

 Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y


Políticos destinado a abolir la pena de muerte.

 Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de


Discriminación Racial.

 Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación


Contra la Mujer.
 Protocolo Facultativo de la Convención sobre la Eliminación de todas las
Formas de Discriminación Contra la Mujer.

 Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o


Degradantes.

 Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o


Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

 Convención sobre los Derechos del Niño.

 Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño Relativo


a la Participación de Niños en los Conflictos Armados.

 Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño Relativo


a la Venta de Niños, la Prostitución Infantil y la Utilización de Niños en la
Pornografía.

 Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los


Trabajadores Migratorios y de sus Familiares.

 Convención Internacional para la Protección de todas las personas contra las


Desapariciones Forzadas.

 Convención sobre los Derechos de las personas con Discapacidad.

 Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos de las personas


con Discapacidad.

Sistema Interamericano: Es un sistema de protección de derechos humanos de


carácter regional, similar a los constituidos en Europa, África y países Árabes, que
ha sido creado en el marco de la Organización de Estados Americanos (OEA). Su
labor no es contradictoria con el sistema universal, por el contrario ambos
sistemas de complementan. A continuación algunos de ellos:

 Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre.


 Convención Americana sobre Derechos Humanos “Pacto de San José”.

 Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura.

 Protocolo Adicional a la Convención Americana en Materia de Derechos


Económicos, Sociales y Culturales “Protocolo de San Salvador”.

 Protocolo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos relativo a la


Abolición de la Pena de Muerte.

 Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia


Contra la Mujer "Convención de Belém do Pará".

 Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas.

 Convención Interamericana para la Eliminación de todas las Formas de


Discriminación contra las Personas con Discapacidad. 

Sistema que cuenta con otros instrumentos, que se han adoptado en el


siguiente orden:

 Convención sobre la nacionalidad de la mujer (1933);


 Convención sobre asilo político (1935);
 Convención Interamericana Sobre Concesión de los Derechos Civiles a
la Mujer (1948);
 Convención Interamericana Sobre Concesión de los Derechos Políticos a la
Mujer (1948);
 Convención sobre asilo territorial (1954);
 Convención sobre asilo diplomático (1954);
 Convención Americana sobre Derechos Humanos (1969);
 Convención para prevenir y sancionar los actos de terrorismo configurados
en delitos contra las personas y la extorsión conexa cuando estos tengan
trascendencia internacional (1971);
 Estatuto de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (1979);
 Estatuto de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (1979);
 Convenio de Sede entre el Gobierno de Costa Rica y la Corte Interamericana
de Derechos Humanos (1981);
 Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura (1987)
 Convención Interamericana
sobre conflictos de leyes en materia de adopción de menores (1988);
 Protocolo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos relativo a la
Abolición de la Pena de Muerte (1990);
 Carta de la Organización de los Estados Americanos (1993);
 Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas (1994);
 Convención interamericana sobre restitución internacional de menores
(1994);
 Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar
la Violencia contra la Mujer "Convención de Belem Do Para" (1995);
 Convención Interamericana sobre obligaciones alimentarias ámbito de
aplicación (1996);
 Convención Interamericana contra la Corrupción (1997);
 Convención Interamericana sobre tráfico internacional de menores (1997);
 Reglamento de la Comisión Interamericana de Mujeres (1998);
 Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en
Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales "Protocolo de San
Salvador" (1999);
 Convención Interamericana para la Eliminación de todas las Formas
de Discriminación contra las Personas con Discapacidad (1999);
 Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión (2000);
 Carta Democrática Interamericana (2001);
 Principios y Buenas Prácticas sobre la Protección de las Personas Privadas
de Libertad en las Américas (2008);
 Estatuto de la Comisión Interamericana de Mujeres (2008);
 Reglamento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (2009); y
 Reglamento de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (2010).

CONCLUSIONES

Se concluyó que los derechos humanos, traen respeto, protección y realización,


constituye el más alto deber del Estado. Son garantías esenciales para que
podamos vivir como seres humanos, sin ellos no podemos cultivar ni ejercer
plenamente nuestras cualidades, nuestra inteligencia, talento y espiritualidad. Las
Naciones Unidas, reconoce a los derechos humanos como el conjunto de
condiciones materiales y espirituales interesantes al ser humano, orientados a su
plena realización; estos es, realización en el plano material, racional y espiritual.
Por ello una persona no puede ser utilizada como instrumento con ningún
pretexto. Los seres humanos no estamos al servicio de una religión, una ideología,
una cultura, un sistema político o económico, ni de otra u otras personas, sino que
todo ello, por el contrario, sirve o contribuye a nuestro desarrollo como seres
dignos.

Así mismo, en Venezuela el Pacto Internacional de Derechos Económicos,


Sociales y Culturales impone, en tanto que Estado Parte, la obligación de
presentar informes quinquenales sobre la situación de los derechos en él
contemplados. El órgano de control creado para examinar dichos informes y para
formular sugerencias y recomendaciones a los Estados es el Comité de Derechos
Económicos Sociales y Culturales (en adelante el Comité). Correspondía al
Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, (Ecosoc), es decir, Los
principales tratados internacionales de derechos humanos contemplan
mecanismos de supervisión y en algunos casos cuentan también con mecanismos
contenciosos. Estos últimos permiten la presentación de demandas contra el
Estado por violaciones a los derechos humanos de personas que se encuentren
bajo su jurisdicción. Tal es el caso de la Corte Interamericana de Derechos
Humanos y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en el Sistema
Interamericano.
Venezuela debe presentar informes periódicos ante el Comité de Derechos
Económicos, Sociales y Culturales; el informe inicial y el primer informe periódico
presentados por Venezuela habían sido analizados en 1984 y en 1986, cuando
todavía no existía el Comité. En cuanto al Los antecedentes del Sistema
Interamericano de Derechos Humanos son de más antigua data e, incluso, a
veces ignoramos que constituyen precedentes vitales para el sistema universal de
protección de derechos humanos; aquí se crea la Carta de la OEA y la
Declaración Americana sobre Derechos y Deberes del Hombre. También en 1959
se crea una Comisión Interamericana de Derechos Humanos con funciones de
promoción y protección de derechos humanos, pero con mayor énfasis en
promoción porque no tenía competencia para tramitar quejas individuales. Ya para
1965, se le ampliaron sus funciones para que pudiera recibir denuncias
individuales mediante el Protocolo de Río de Janeiro. En artículo 145 de la Carta
de la OEA, reformada por dicho Protocolo, quiso dejar clara la naturaleza y fines
de la Comisión al estipular que “mientras no entre en vigor la convención
interamericana sobre derechos humanos a que se refiere el capítulo XV, la actual
Comisión Interamericana de Derechos Humanos velará por la observancia de
tales derechos”.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (abreviado CIDH) es un


órgano de la Organización de los Estados Americanos (OEA) creado para
promover la observancia y la defensa de los derechos humanos, además de servir
como órgano consultivo de la OEA en esta materia. Su principal función de la
CIDH es promover la observancia y la defensa de los Derechos Humanos en las
Américas, además de esto, en su Estatuto establece sus funciones y atribuciones
respecto de los Estados partes en la Convención Americana y separa las mismas
de aquellos Estados miembros de la Organización que no son partes en la
Convención Americana. Respecto a estos últimos, la competencia de la Comisión
se basa en las disposiciones de la Carta de la OEA y a práctica de la CIDH. Así, el
procedimiento ante la CIDH tiene una demora de aproximadamente cinco años
para que emita el Informe sobre Admisibilidad y de un período similar para el
dictado del Informe de Fondo. Los casos asignados a DPI fueron seleccionados
tomando como criterio el tiempo transcurrido desde el dictado del Informe de
Admisibilidad. En consecuencia, tienen una antigüedad de aproximadamente diez
años.

Además, La Corte Interamericana de Derechos Humanos (acrónimo: CIDH) es


un órgano judicial autónomo de la Organización de los Estados Americanos
(OEA). Su propósito es aplicar e interpretar la Convención Americana sobre
Derechos Humanos y otros tratados de derechos humanos a los cuales se somete
el llamado Sistema Interamericano de Derechos Humanos. En el Artículo 1º del
Estatuto de la Corte, ésta es una institución judicial autónoma cuyo objetivo es la
aplicación e interpretación de la Convención Americana sobre Derechos
Humanos. Para el cumplimiento de dicho objetivo, la Corte tiene dos funciones:
una función jurisdiccional, la cual se rige por las disposiciones de los Artículos 61,
62 y 63 de la Convención Americana y una función consultiva, la cual se rige por
las disposiciones establecidas en el Artículo 64 de la Convención Americana.

Al mismo tiempo, La Convención consagra los siguientes derechos y libertades:


Derecho al reconocimiento de la personalidad jurídica; derecho a la vida; derecho
a la integridad personal; prohibición de la esclavitud y la servidumbre; derecho a la
libertad personal; principio de legalidad y retroactividad; derecho a la
indemnización; protección de la honra y de la dignidad; libertad de conciencia y de
religión; libertad de pensamiento y de expresión; derecho de rectificación o
respuesta; derecho de reunión; libertad de asociación; protección a la familia;
derecho al nombre; derechos del niño; derecho a la nacionalidad; derecho a la
propiedad privada; derecho de circulación y residencia; derechos políticos;
igualdad ante la ley; protección judicial y desarrollo progresivo de los derechos
económicos, sociales y culturales.

Los Estados de las Américas, en ejercicio de su soberanía y en el marco de la


Organización de Estados Americanos adoptaron una serie de instrumentos
internacionales que se han convertido en la base de un sistema regional de
promoción y protección de los derechos humanos, conocido como el Sistema
Interamericano de Protección de los Derechos Humanos. El Sistema
Interamericano se inició formalmente con la aprobación de la Declaración
Americana de Derechos y Deberes del Hombre en 1948. Actualmente, existen
diversos tratados en materia de derechos humanos, los cuales son nombrados
Pactos o Convenios. Dichos instrumentos han derivado de los dos sistemas de
derechos humanos vigentes en las Américas: el sistema universal y el sistema
interamericano. Igualmente están los sistemas que cuenta con otros instrumentos,
que se han adoptado en el siguiente orden.

A todo esto se concluye, que los derechos humanos son inalienables. No deben
suprimirse, salvo en determinadas situaciones y según las debidas garantías
procesales. Por ejemplo, se puede restringir el derecho a la libertad si un tribunal
de justicia dictamina que una persona es culpable de haber cometido un delito. La
no discriminación es un principio transversal en el derecho internacional de
derechos humanos. Está presente en todos los principales tratados de derechos
humanos y constituye el tema central de algunas convenciones internacionales
como la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de
Discriminación Racial y la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas
de Discriminación contra la Mujer. El principio se aplica a toda persona en relación
con todos los derechos humanos y las libertades, y prohíbe la discriminación sobre
la base de una lista no exhaustiva de categorías tales como sexo, raza, color, y así
sucesivamente. El principio de la no discriminación se complementa con el
principio de igualdad, como lo estipula el artículo 1 de la Declaración Universal de
Derechos Humanos: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad
y derechos”. En cuanto en Venezuela, los derechos humanos se tienen en
consideración, en su informe actual se dice: "Violaciones y abusos de los derechos
humanos en el contexto de las protestas en la República Bolivariana de Venezuela
del 1 de abril al 31 de julio de 2017", publicado por la Oficina del Alto Comisionado
de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) en agosto de
2017. Se examinan, en particular, diversas cuestiones sobre la responsabilidad y
rendición de cuentas, así como sobre el acceso a la justicia para las víctimas y sus
familiares en caso de violaciones graves de los derechos humanos. Finalmente,
esto quiere decir que los derechos humanos incluyen tanto derechos como
obligaciones. Los Estados asumen las obligaciones y los deberes, en virtud del
derecho internacional, de respetar, proteger y realizar los derechos humanos. La
obligación de respetarlos significa que los Estados deben abstenerse de interferir
en el disfrute de los derechos humanos, o de limitarlos. La obligación de
protegerlos exige que los Estados impidan los abusos de los derechos humanos
contra individuos y grupos. La obligación de realizarlos significa que los Estados
deben adoptar medidas positivas para facilitar el disfrute de los derechos humanos
básicos. En el plano individual, así como debemos hacer respetar nuestros
derechos humanos, también debemos respetar los derechos humanos de los
demás.

.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 https://www.examenonuvenezuela.com/examen-periodico-
universal/sistemas-de proteccion#:~:text=El%20Sistema%20Universal%20de
%20Protecci%C3%B3n%20de%20los%20Derechos%20Humanos%20(SUDH,de
%20los%20derechos%20humanos%20universales.
 https://www.examenonuvenezuela.com/organos-de-la-oea/cidh/el-sistema-
interamericano-de-proteccion-de-los-derechos-humanos
 https://www.examenonuvenezuela.com/organos-de-la-oea/cidh/el-sistema-
interamericano-de-proteccion-de-los-derechos-humanos
 file:///D:/SEGUNDO%20A%C3%91O/DERECHO%20HUMANO/4779-Texto
%20del%20art%C3%ADculo-10882-1-10-20160707.pdf
 http://www.oas.org/es/cidh/mandato/que.asp
 http://www.oas.org/es/cidh/mandato/funciones.asp
 https://www.examenonuvenezuela.com/organos-de-la-oea/cidh/el-sistema-
interamericano-de-proteccion-de-los-derechos-humanos#:~:text=Habr
%C3%A1%20una%20Comisi%C3%B3n%20Interamericana%20de,la
%20Organizaci%C3%B3n%20en%20esta%20materia.
 https://www.corteidh.or.cr/que_es_la_corte.cfm
 https://www.corteidh.or.cr/tablas/abccorte/abc/29/#zoom=z
 https://es.wikipedia.org/wiki/Comisi
%C3%B3n_Interamericana_de_Derechos_Humanos
 http://www.oas.org/es/cidh/mandato/documentos_basicos.asphttp://www.oas.
org/es/cidh/mandato/documentos_basicos.asp
 https://www.corteidh.or.cr/tablas/23853.pdf
 https://www.oas.org/es/cidh/informes/pdfs/CompedioobligacionesEstados-
es.pdf
 https://www.corteidh.or.cr/instrumentos.cfm
 http://www.tfca.gob.mx/es/TFCA/piiDH

También podría gustarte