Está en la página 1de 8

ESCUELA DE PADRES Y EDUCADORES

NIÑOS-AS AUTÓNOMOS E INDEPENDIENTES

El ser humano nace con una total dependencia de los adultos. Poco a
poco va consiguiendo una mayor autonomía hasta convertirse en un
ser independiente. La familia y los educadores formamos parte de
este proceso y es muy importante que colaboremos desde que el
niño-a es un recién nacido: TODOS LOS DÍAS PUEDE IR
APRENDIENDO ALGO NUEVO.

María S. García Fernández. Maestra de Educación Infantil


La maduración del niño-a es un proceso que va de la dependencia
total a la independencia. No todos los niños maduran al mismo ritmo
y por ello es necesario que antes de comenzar a exponer cual es la
forma de conseguir que nuestros hijos sean independientes hay que
saber el punto de partida.
A continuación vamos a hacer una valoración del nivel de autonomía
de nuestro-s hijos. Marca con una X lo que proceda.
CLAVES: A.D ( a diario); A.V ( a veces); N (Nunca)

ENUNCIADOS A.D A.V N


1. Come solo.
2. Come alimentos triturados mayoritariamente.
3. Tiene un menú distinto al de los adultos de la familia.
4. Utiliza los utensilios de la comida correctamente.
5. Toma la leche en biberón.
6. Se lava la cara y las manos solo-a.
7. Se cepilla los dientes solo-a.
8. Se baña solo-a en presencia de un adulto.
9. Se viste solo-a con alguna ayuda.
10. Se desviste solo-a.
11. Se abrocha y desabrocha los botones.
12. Sabe quitarse los zapatos.
13. Sabe ponerse los zapatos.
14. Duerme en una habitación distinta a la de los padres.
15. Utiliza el chupe durante el día.
16. Duerme con chupe.
17. Se duerme solo sin la ayuda de nadie.
18. Duerme toda la noche sin interrupción.
19. Va al baño solo.
20. Se limpia después de ir al baño.
21. Controla el pipí de día.
22. Controla el pipí de noche.
23. Controla la caca de día.
María S. García Fernández. Maestra de Educación Infantil
ENUNCIADOS A.D A.V N
24. Utiliza pañal para dormir.
25. Ayuda en tareas domésticas (poner y quitar la mesa,
regar las macetas, colocar o doblar ropa, recoger, , poner la
ropa sucia en su lugar, , ayudar a hacer alguna comida
sencilla...).
26. Recoge lo que desordena.
27. Comparte sus cosas.
28. Colabora en preparar lo que puede necesitar en su
mochila.
29. Hace pequeños recados..
30. Comprende y realiza órdenes.
31. Utiliza el lenguaje corporal y los gestos para pedir las
cosas.
32. Utiliza la palabra para expresar lo que quiere.
33. Dice lo que le gusta y lo que no le gusta.
34. Da su opinión.
35. Pide las cosas por favor.
36. Saluda y se despide solo.
37. Elige con quién quiere jugar.
38. Invita a sus amigos-as, primos… a casa.
39. Va a casa de sus compañeros, amigos, primos… y se
queda contento con ellos a solas sin sus padres.
40. Pasa en ocasiones momentos o días en otras casas sin la
presencia de los padres ( familiar o amigo)
41. Sabe jugar solo.
42. Resuelve solo-a los conflictos que tiene con sus iguales.
43. Necesita siempre la intervención de un adulto para
resolver sus conflictos con los demás niños.
44. Es capaz de estar en un espacio abierto ( un parque, por
ejemplo) y no necesitar visualizar a sus padres.
45. PARA LOS PADRES: nos sentimos seguros y confiados
cuando nuestro hijo-a no está bajo nuestra
responsabilidad: (escuela, casa de otras personas...)
46. Acudimos de inmediato ante el llanto del niño/a.

María S. García Fernández. Maestra de Educación Infantil


Una vez realizado esta valoración por parte del PADRE y de la
MADRE sería de gran ayuda pensar en cuales de los ámbitos
creemos que nuestro hijo-a necesita mejorar su autonomía.
SI NO
1. Autonomía relacionada con la alimentación.
2. Autonomía en relación a la higiene.
3. Autonomía relacionada con el sueño.
4. Autonomía relacionada con el vestido.
5. Autonomía en el control de esfínteres.
6. Autonomía en el ámbito de ayuda doméstica.
7. Autonomía en relación a la comunicación verbal.
8. Autonomía en las relaciones sociales.

ORIENTACIONES PARA EVITAR LASOBREPROTECCIÓN Y PARA


FAVORECER LA AUTONOMÍA

1. Los dos padres deben estar de acuerdo en las pautas a seguir para
conseguir que los niños-as sean autónomos.

2. No caer en el error de pensar que cuanto más se protege a un


niño más se le quiere.

3. No podemos pretender que el niño-a se haga autónomo “de


golpe”. Éste es un PROCESO que comienza desde el mismo
nacimiento. Los niños deben aprender progresivamente a comer
solos, asearse solos, a resolver pequeños problemas de la vida
cotidiana, etc... Éstas conductas las llamamos HÁBITOS BÁSICOS DE
AUTONOMÍA.

4. Al niño hay que proponerle OBJETIVOS CONCRETOS en cada


momento evolutivo. No basta con decir “yo quiero que mi hijo-a
aprenda a hacer todas las cosas solo-a”. Es mucho mejor
proponernos metas del tipo: “quiero que mi hijo aprenda a ponerse
María S. García Fernández. Maestra de Educación Infantil
los zapatos”,
“vamos a trabajar para que sea capaz de quedarse en casa de otra
persona sin llorar ni pasarlo mal”, “tiene que conseguir comer sin
ayuda”

5. Cada padre y madre debe ser consciente de que la única forma de


que un niño aprenda estos HABITOS BÁSICOS DE AUTONOMÍA es
dándole al niño oportunidades de practicar. Eso implica por parte
nuestra tener mucha PACIENCIA. Por ejemplo, si queremos que
nuestro hijo-a coma solo, no podemos pretender que lo haga rápido
y sin mancharse. Seguramente acabará toda la mesa y toda su ropa
sucia...pero, ¿Quién hace las cosas bien desde el principio? .

6. Los objetivos que queramos conseguir con nuestro hijo-a o


alumno-a NO pueden estar MUY POR ENCIMA de sus posibilidades
ya que se desanimarán al no poder conseguirlos. Por ejemplo,
pretender que un niño-a de 2 años sea capaz de vestirse
completamente solo.

7. Pero tampoco podemos proponerles actividades demasiado


fáciles para su madurez. Lo que hagan les tiene que suponer un
pequeño RETO. Con respecto a este punto, los padres suelen creer
que sus hijos son capaces de hacer menos cosas de las que
realmente pueden hacer y esto conlleva lógicamente a retrasar
todos los aprendizajes. Así, nos encontramos con niños de 3, 4, 5 e
incluso más años que no saben comer solos, dormir solos, vestirse, ir
al baño solos , etc ...

8. Otro gran error de la educación de hoy en día es el siguiente:


cuando los padres, familiares o maestros resuelven al niño-a algo
que puede hacer solo desde luego NO LE ESTAMOS AYUDANDO.
Es muy importante que el niño aprenda a hacer cosas nuevas y a
valerse por si mismo, así aprenderá a confiar en él.. De lo contrario,

María S. García Fernández. Maestra de Educación Infantil


si se lo hacemos todo o la mayor parte de las cosas, lo único que
conseguiremos es crear niños inseguros, dependientes, incapaces de
resolver sus problemas sin la ayuda de los demás y por lo tanto con
una BAJA AUTOESTIMA, o niños perezosos, vagos o incapaces de
asumir sus responsabilidades.

9. Hay situaciones familiares que provocan la superprotección.


Normalmente los padres que protegen demasiado a sus hijos suele
ser por diversas razones: padres que fueron superprotegidos y
están imitando este modelo de educación, padres que recibieron
poco cariño y quieren compensarlo, padres que han sufrido una
experiencia traumática, como un divorcio, padres mayores, padres
con un hijo único, padres con sentimiento de culpa por pasar mucho
tiempo trabajando, etc... Todas esta razones son “EXCUSAS” y lo
único que conseguimos superprotegiendo a nuestros hijos-as es
hacer de ellos adultos potencialmente infelices.

10. Cuando un niño-a llora por alguna razón que no sea de


verdadera importancia, no es positivo acudir inmediatamente.
Debemos esperar a que nos exprese qué es lo que le ha pasado.

11. Un gran error que se comete hoy en día es hacerle las cosas a
nuestros hijos “POR COMODIDAD”. Lógicamente, un niño tarda más
en comer solo y además se mancha, así que preferimos darle
nosotros de comer. Al igual, preferimos quedarnos al lado del niño-a
hasta que se duerma por no aguantar la pataleta o no tener que ir
veinte veces a la habitación a decirle que tiene que dormir... No
dudo que inicialmente es mucho más cómodo. Pero a la larga seguro

María S. García Fernández. Maestra de Educación Infantil


que es más cómodo y mejor para TODOS que el niño sea capaz de
hacerlo por si mismo, aunque ello requiera de un periodo más o
menos largo de aprendizaje.

¿Qué preferís?
1. Enseñar a vuestros hijos-as a ser autónomos aunque eso
signifique que durante los primeros años hayáis tenido que
dedicar tiempo y esfuerzo para dicha educación.
2. Por comodidad o por creencia de que son demasiado
pequeños, hacerles sus cosas y encontraros en el futuro con
hijos adolescentes e incluso adultos incapaces de resolver sus
problemas, de aceptar sus responsabilidades.

Todos y todas nos encontramos a diario con familias en las que los
padres (y sobre todo la madre) se convierten en verdaderos esclavos
de sus propios hijos, todo por no haberles educado en los HÁBITOS
BÁSICOS DE AUTONOMÍA.

A continuación os muestro un calendario que os puede ser de gran


utilidad para aquellos aprendizajes de AUTONOMÍA que les cueste
más trabajo. De esta forma les puede motivar más.

APRENDO A: _________________________
LUNES MARTES MIERCOLES JUEVES VIERNES SÁBADO DOMINGO

María S. García Fernández. Maestra de Educación Infantil


Cada día el niño-a pegará una pegatina de un niño contento si ha conseguido
superar la actividad. Si no lo ha conseguido, serán los padres los que peguen la
pegatina del niño triste. Lo que le va a atraer al niño es pegar la pegatina por lo
que se esforzará en hacerlo lo mejor posible. Lógicamente esto debe ir
acompañado de alabanzas y felicitaciones por parte de los que le rodean.

Las pegatinas (gomets) se encuentran en papelerías y son círculos de colores a los


que hay que dibujar las dos caras.

María S. García Fernández. Maestra de Educación Infantil

También podría gustarte