Está en la página 1de 9

TECNOLÓGICO NACIONAL DE MÉXICO

CAMPUS CERRO AZUL.

ALUMNA: AVELINO AMBROSIO ELIZABETH

CARRERA: INGENIERÍA EN GESTIÓN EMPRESARIAL

ASIGNATURA: CADENA DE SUMINISTROS

DOCENTE: ING. CYNTHIA RAMIREZ VILLEGAS

TRABAJO: ACTIVIDAD 2 (TEMA 6)


CONFIGURACION DE LA RED DE DISTRIBUCION
NUMERO DE CONTROL: 17500353

FECHA DE ENTREGA: 15 DE JUNIO DE 2021.


ACT. 2 TEMA 6. INVESTIGAR EN DIFERENTES FUENTES DE INFORMACION LAS
TECNICAS PARA EL DISEÑO DE LAS REDES DE DISTRIBUCION DE PRODUCTOS
TERMINADOS.
Introducción: En el presente trabajo vamos a presentar las técnicas para el diseño
de las redes de distribución de productos terminados, sabemos que una red de
distribución debe traer como beneficios, optimizar los costos de la logística total de
la empresa, mejorar el servicio a clientes intermediarios y finales, aumentar la
flexibilidad y la capacidad de respuesta, entre muchos más.
Desarrollo:
Los productos e insumos, aún se deben mover hacia nuestros clientes a través del
espacio y tiempo. Las nuevas estrategias y métodos en la distribución y transporte
de nuestras cadenas de logística, deberían crear nuevos valores para nuestros
clientes a través de estos procesos. Esta será una de las demandas de valor de
futuro de nuestros clientes y será una parte importante de nuestras ventajas
competitivas en los nuevos mercados y desafíos a enfrentar.
El proceso de transporte también es considerado como un proceso crítico en la
gestión y administración de las Cadenas de Logística y además, generalmente
representa un costo importante del total del costo logístico. Por tal consideración se
hace prioritario en las cadenas de logística de las empresas el manejar y planificar
adecuadamente sus redes de transporte y distribución.
Las redes de transporte de mercancías surgen por la necesidad de conectar y
transportar los bienes de consumo desde su punto de producción (localización
empresa) hasta el mercado (clientes). En la fase de distribución, la mercancía puede
ser transportada con una gran variedad de modos de transporte (por ferrocarril,
transporte aéreo, marítimo, fluvial o por carretera) y puede realizar varias paradas
en almacenes o nodos de cambio modal hasta llegar a su destino final.
En las redes de distribución tradicionales, la empresa de producción organiza y
gestiona su propia red de transporte, de forma que realiza los envíos de transporte
desde un número limitado de sus plantas de producción hasta cada cliente o
mercado. Sin embargo, las ineficiencias de estas redes por las asimetrías de los
envíos, su variación temporal o los altos costes de inversión necesarios para
vehículos o recursos han producido la externalización de la distribución de sus
productos a terceras empresas. Estas empresas subcontratadas prestarán sus
servicios de transporte y distribución a varias empresas de producción, por lo que
un mismo trayecto o ruta de transporte podrá ser compartido por varios clientes. El
efecto directo de este modo de operación y servicio es la posibilidad de consolidar
una mayor cantidad de carga en cada ruta de la red, por lo que es factible utilizar
vehículos de gran capacidad y con costes unitarios menores.
Existen algunas empresas de transporte que presentan específicamente la
característica de ofrecer un servicio de transporte consolidado. En estos casos, el
ajuste temporal de los servicios de transporte ya no se hace específicamente para
cada cliente. Estas empresas fijan unos plazos de distribución de la mercancía o
unos horarios de envío fijos, que se determinan con el objetivo de cumplir con las
expectativas y preferencias del máximo número de clientes.
Para poder realizar el diseño y planificación de una red y asegurar un nivel de
servicio con la utilización de los mínimos recursos, es necesario abordar los
elementos de los que dependen los costes de distribución. Estos elementos son los
vehículos de transporte, las instalaciones fijas (almacenes, delegaciones,
terminales de consolidación, terminales multimodales), y la propia mercancía
transportada. Cada uno de estos términos tiene un conjunto de costes asociados
que justificará la adopción de un diseño de red y estrategias de envío específico.
1. Diseño de la red
Como punto de partida de la planeación de la red de distribución, es de vital
importancia un adecuado diseño de la misma. En este nivel se debe determinar cuál
es el número, ubicación y capacidad de cada una de las bodegas o centros de distribución.

En la práctica no es raro encontrar compañías con diseños de tendencia extrema,


es decir ya sea con una sola bodega o con bodegas en todas las ciudades
principales de cada país. Esto típicamente se debe a una visión limitada del sistema
de distribución, haciendo énfasis en la disminución de alguno de los costos
implícitos de la cadena y no de todos a la vez. Por ejemplo, una política
reduccionista en donde se define un solo centro de distribución tendrá costos bajos
de inventario, bodegas y transporte primario (se define como primario el transporte
de la planta a los puntos de almacenamiento), sin embargo tendrá altos costos de
transporte secundario (de los centros de almacenamiento a los clientes). De otro
lado ante una política expansionista, con muchos centros de distribución o bodegas,
se puede argumentar bajos costos de transporte secundario y altos niveles de
servicio por cercanía al cliente1. Es por esto que es importante entender la dinámica
del costo del sistema ante aumento o disminución en el número de bodegas.
En el mercado es sencillo encontrar diferentes sistemas que soportan la toma de
decisión en cuanto a la configuración de la red. Sin embargo, vale la Pena tener en
cuenta que sin importar lo sofisticado del software que se utilice como herramienta,
la definición exitosa de la configuración de red depende en mayor medida de la
metodología que se implemente, es por ello recomendable evaluar varios
escenarios en diferentes dimensiones como por ejemplo: cambios en la demanda,
cambios en el costo de transporte, diferentes ubicaciones, etc.
2. Operación de CD y bodegas
El siguiente nivel donde típicamente se pierde valor en las compañías es en un mal
diseño de la operación, dimensionamiento y procesos al interior de las bodegas y
centros de distribución.
3. Infraestructura y equipos
Incluye la selección adecuada del terreno, construcción, equipos de
almacenamiento, estructuras de almacenamiento y disposición de layout.
1. Patios: adecuados para el tipo de vehículo que se vaya a recibir y a
despachar, con radio de giro y zona de parqueo suficiente.
2. Equipos: deben ser suficientes y con las características adecuadas para la
recepción, almacenamiento, alistamiento y despacho: bandas
transportadoras, montacargas, reach, order picker, trilaterales, etc.
3. Piso: adecuados para el manejo de la mercancía y operación de los equipos
que la transportan.
4. Muelles: En cantidad suficiente, preferiblemente con plataforma niveladora.
5. Altura: La máxima posible (sujeto a restricciones propias del producto).
6. Estantería: Puede requerirse o no según las características del producto.
Según el perfil de almacenamiento debe elegirse el tipo de estantería
adecuada: selectiva, drive in, de bases móviles, de profundidad.
7. Zona de picking: Según las características del producto y del perfil de pedidos
puede requerirse de una zona de picking especializada.
8. Expansión: Se preferirán las locaciones con posibilidad de expansión.
9. Configuración general (layout): La distribución de las bodegas debe evitar
flujos de retorno y cuellos de botella. Por ejemplo, la estantería puesta
perpendicular a los muelles evita cuellos de botella y disminuye los giros de
los equipos.
4. Procesos

La descripción detallada de la operación actual debe estar documentada y ser de


uso común por parte de todo el personal. Es importante que los procesos hagan los
productos recorran la menor distancia posible y que no hayan flujos en direcciones
opuestas en la operación.
1. Recibo: Con una zona definida para esta tarea y la verificación adecuada de
la mercancía. Idealmente se deben programar citas y horarios de
Recepción.
2. Acomodo: Ubicación adecuada de acuerdo a la rotación de los productos o
de los clientes. Preferiblemente automatizada y guiada.
3. Almacenamiento: Alta confiabilidad de ubicación, evitar el reacomodo de
mercancía y el deterioro de los productos.
4. Cubicaje: Buscando la forma de optimizar y planear la forma en la que será
transportada la carga.
5. Replenishment: Es vital que el sistema esté correctamente parametrizado,
con el fin de tener claro cuando reabastecer las estaciones de picking y evitar
que el sistema se detenga por desabastecimiento de estas.
6. Picking: Según las características de demanda y perfil de pedidos se debe
seleccionar la estrategia de picking adecuada: Batch pick, Fast pick zone,
Multiple order batch size, etc.
7. Alistamiento: Preferiblemente con jaulas que diferencien los pedidos y
realizando las verificaciones del caso.
8. Despacho: Ideal concretar citas con transportadores.
5. Tecnología e información
En general el flujo de información debe ser claro y simple, la tecnología a usar no
necesariamente debe ser la más costosa sino la adecuada para la
Estructura de la compañía.
1. Sistema de información: si el número de referencias y flujo de producto es
muy alto se recomienda el uso de MS. Es importante que reporte información
sobre recibos, despachos, inventario y agrupaciones de carga. Deben
permitir asignar prioridades de despacho y atención.
2. Consistencia de la información: La información que se maneja debe ser
unificada, los sistemas con inconsistencias dificultan las mejoras en
desempeño.
3. Transmisión de información: Preferiblemente automática integrada con el
sistema de información. Sistemas Pistoleo, códigos de barras, Talk man,
RFID.
6. Características Generales.

1. Seguridad Industrial: Cero accidentes, equipos y dotación requeridos bajo estricto


cumplimiento.
2. Ambiente Organizacional: La percepción general del personal con respecto a su
trabajo debe ser positiva y los empleados deben sentir seguridad y estabilidad
laboral.
3. Asignación de Responsabilidades: Debe ser claro a quien corresponde la
responsabilidad de cada parte del proceso. Deben Haber un doliente para cada
error.
4. Orden: Cada zona debe usarse para lo que está destinada y debe existir una zona
definida para cada etapa del proceso.
5. Aseo: La mercancía debe estar protegida y el aspecto debe ser impecable en la
medida de lo posible dependiendo del tipo de productos.
6. Políticas de Desecho: Las bodegas deben tener una clara política de desechar los
productos que no hayan rotado en determinado tiempo.
7. Inventarios y portafolios de productos.
En la actualidad, compañías productoras tienen inventario como resultado de un
proceso de planeación de la producción en la que, con base a la experiencia,
generalmente del área comercial, se definen unos pronósticos de ventas y así
mismo se produce y almacena con la esperanza de que los estimados
pronosticados de ventas se cumplan.
TÉCNICAS PARA EL DISEÑO DE REDES DE DISTRIBUCION
Sobre la base del estudio de la bibliografía especializada en la materia, donde se
consultaron diferentes metodologías para el subsistema de distribución, así como
fundamentados en las necesidades de las investigaciones propias de los autores,
se desarrolla el presente procedimiento
Fase I: Diagnóstico del sistema de distribución
En esta fase inicial del procedimiento se comienza efectuando un análisis del
sistema actual, con el objetivo de conocer las características del sistema objeto de
estudio, el cual se tomará como base para el diseño de la red logística.
Paso 1: Inventario del equipamiento actual
Como punto de partida se realiza un levantamiento del equipamiento con que cuenta
la organización objeto de estudio, se debe conocer la cantidad de equipos, la
descripción de los mismos, su número de identificación, su capacidad dinámica, el
consumo de combustible por kilómetro recorrido, además de otros indicadores que
se consideren pertinentes para caracterizar el parque de equipos con que cuenta la
entidad, con el objetivo de diseñar la red logística.
Paso 2: Obtener información de la organización actual del sistema de
distribución
Una vez que se logra inventariar el parque de equipos se procede a obtener
información del estado actual del sistema de distribución. El objetivo de este paso
es reunir información de los elementos que se consideren importantes a tener en
cuenta para el diagnóstico del sistema, se deben aplicar técnicas de recopilación de
la información al personal implicado en la actividad logística de distribución, se
recomienda consultar a choferes, trabajadores de control de flota, mantenimiento y
transporte. Es vital contar con elementos que reflejen por los implicados directos en
este proceso su valoración del estado del sistema e identificar los factores
susceptibles a mejorar según el criterio de los mismos.
Paso 3: Descripción y análisis de mapas y (o) gráficas del territorio objeto de
estudio
Para el diseño de sistemas de distribución, dados sus potencialidades, se ha
generalizado el empleo de mapas y (o) gráficas: En este paso se deben emplear
para la representación del(los) origen(es) y el(los) destino(s). En dependencia de la
complejidad del sistema de distribución se deben apoyar en ellos para desarrollar el
macro y (o) micro ruteo.
Paso 4: Descripción de la ruta existente
Una vez que ya se tienen ubicados en el mapa el(los) origen(es) y el(los) destino(s),
se traza la(s) ruta(s) existente(s), pudiendo realizarse este paso sobre el mapa o en
otro formato. De la ruta debe especificarse las distancias entre cada uno de los
puntos, por lo que se recomienda elaborar una matriz de distancias, así como
describir los puntos y la secuencia del recorrido a través de la construcción de la red
logística.
Paso 5: Investigación de la vialidad
Para valorar alternativas se hace necesario efectuar un análisis de la vialidad, con
el objetivo de conocer si la ruta que se sigue actualmente es la única posibilidad o
si existen otras variantes de acceso para realizar un nuevo diseño de la red de
distribución. La vialidad puede ofrecer información para apoyar la toma de
decisiones sobre la base de diversos elementos como: los sentidos de las calles, la
capacidad permisible de tonelaje transitable y otros que sirvan de fuente de
información fiable.
Paso 6: Estudio de tiempos de recorrido
Es muy importante contar con información sobre el tiempo que demora en cada
recorrido entre los diferentes elementos que componen la ruta de distribución. Para
ello es favorable realizar análisis retrospectivos. En aquellas entidades que cuenten
con sistema de GPS se facilita la obtención de datos para efectuar este tipo de
estudio, en aquellas que no cuenten con esta tecnología se deberá realizar
mediante el análisis de los documentos de los choferes donde describen el tiempo
empleado para trasladarse de un punto a otro. Se recomienda elaborar una base de
datos para procesar esta información, y aplicar herramientas estadísticas para
obtener la descripción de los datos con medidas de tendencia central para el estudio
de los tiempos de recorrido.
Paso 7: Estudio de la demanda por segmentos y por clientes
Se debe efectuar un estudio de las necesidades de los clientes, cuantificando su
demanda y desglosarla por tipos de productos y(o) servicios. Para ello se debe
clasificar si la demanda es regular, o sea, con patrones cuantitativos y cualitativos
estables y homogéneos; o si es una demanda irregular donde esos patrones son
inestables o heterogéneos. Para estos últimos se considera factible aplicar análisis
prospectivos sobre la base de datos por series temporales, para llegar a la
proyección de la demanda con márgenes confiables. El objetivo fundamental de
este paso es asignar valores fiables de demanda a los clientes, para conocer las
necesidades reales de distribución de mercancías.
Paso 8: Estudios de costos
Como último paso de esta fase se culmina con un estudio de costos asociado al
sistema de distribución actual. Se cuantifica los gastos asociados a la fuerza de
trabajo por concepto de salario, a los medios de trabajo, a través de diversos
indicadores económicos como pueden ser gasto de combustible, depreciación,
entre otros.
Fase II: Diseño de la red logística
Esta fase es donde se plantean las mejoras al sistema de distribución, sobre la base
del diagnóstico se elabora la ruta propuesta y se analiza su factibilidad.
Paso 9: Descripción de la ruta propuesta
Con toda la información analizada en la fase anterior se procede a diseñar la ruta
que será propuesta. Los métodos para realizarla pueden ser diversos, los mismos
se clasifican en tres grupos: de prueba y error; heurísticos y metaheurísticos; y los
denominados de optimización. Los más empleados son los dos primeros, ya que los
métodos de optimización no garantizan encontrar la solución exacta en un tiempo
razonable de cómputo cuando el número de clientes es grande. Dentro de los
métodos de prueba y error se señala como uno de los más utilizados el del Barrido;
dentro de los heurísticos se encuentran el Método del agente viajero, Método de los
ahorros; Método de emparejamientos y Heurístico de mejora de multirrutas. Dentro
de los metaheurísticos se destacan: Algoritmos de hormigas; Programación
restringida; Recocido simulado; Algoritmos genéticos; Búsqueda tabú; Tabú
granular y el procedimiento de memoria adaptativa. El empleo de programas
computacionales ha demostrado ser muy factible para la solución de muchos de
esto métodos, por lo que se recomienda su uso en aras de simplificar tiempo y
minimizar posibles errores.
Método del barrido
La naturaleza de su procedimiento resulta muy práctica, dado que obedece al
sentido lógico que requiere un análisis de rutas. Constituye quizás la herramienta
que mayor empleo posee en la práctica, dado que el propio sentido común lleva a
su concepción. Se recomienda en situaciones relativamente sencillas para el
profesional encargado de trazar las rutas y en aquellos casos en que las distancias
entre los puntos a recorrer son similares, tanto a la ida como al regreso, por lo que
mayor atención se dirige hacia la cantidad de materiales o productos que deben ser
distribuidos y la capacidad estática de los medios de transporte seleccionados.9
Método del agente viajero
Es un método muy conocido y utilizado para definir rutas de distribución y a
diferencia del Método del Barrido considera las distancias entre los diferentes
puntos a distribuir, estableciendo secuencias de recorrido. Existe una gran cantidad
de variantes de este procedimiento, muchas de las cuales pueden considerarse
como métodos de optimización, aplicables fundamentalmente cuando no son
muchos los puntos a distribuir. Sin embargo, la complejidad de las mismas y la
limitación en cuanto al número de puntos, hizo que se desarrollaran toda una gama
de procedimientos basados en reglas heurísticas, que si bien no siempre ofrecen
un resultado óptimo, si permiten lograr buenos resultados de una manera mucho
más rápida.
Otro método intuitivo podría ser el método del vecino más cercano. En este caso las
rutas se construyen secuencialmente, añadiendo en cada paso el cliente que se
encuentre a menor distancia del último cliente insertado.
Conclusión:
Como punto final podemos decir que es de suma importancia tener el conocimiento
sobre las redes de distribución de productos terminados pues la configuración de la
red de transporte condiciona los costes de distribución de la mercancía, así como la
planificación y organización temporal de la cadena de suministro de los productos
al mercado.

También podría gustarte