Está en la página 1de 1

- Dedicarle tiempo a nuestros hijos e hijas es un tiempo de ganancia para todos.

Disfrutemos algunos momentos (30 minutos) formando verdaderas rutinas, que ellos y
ellas esperarán con ansias.
- Jueguen con ellos, volvamos a ser niños o niñas. Esas características aún están en
nosotros, sólo que las hemos dejado olvidadas. No se van a arrepentir.
- Con las niñas y los niños podemos leer algún cuento divertido, inventar historias, ocupar
diferentes lugares de la casa, hacer del aseo y el cocinar una diversión, bailen, canten y
finalmente ayúdenlos con sus tareas.
- Con los adolescentes, hablen de sus gustos, de sus preferencias, evitando realizar juicios
de valor. Entreguen espacios que les proporcionen cercanía y confianza para transmitir
todas las dudas que puedan estar explorando en esta etapa de sus vidas.
- Apaguemos cualquier tipo de pantalla que nos “conecte” con una realidad que pueda ser
muy repetitiva durante el día. Sobre todo evite ver noticias o escuchar información de la
pandemia, su salud mental se lo agradecerá.
- Seamos capaces de pedirles que cumplan sus obligaciones a través de un lenguaje
positivo, verbalizando lo que deseamos que hagan, no comenzar desde una crítica
recalcando sus errores. Por ejemplo, “ordena tu pieza”, NO “tu pieza es un desastre”.
- Para esto, debemos desarrollar nuestra comunicación con el otro desde el afecto y el
cariño, evitando de esta forma gritos, que puedan ser barreras que impidan generar un
clima de tranquilidad, elemento que indudablemente siempre debiera estar presente,
sobre todo en estos tiempos.
- No es el momento para exigirles a nuestros hijos e hijas aquellas habilidades que no
siempre las demuestran. Las obligaciones que les solicitemos, deben estar acordes a su
etapa de desarrollo.
- Ahora tenemos tiempo para observarlos, para aprender a conocerlas, para disfrutarlas y
viceversa. Además, para darnos cuenta de aquellas cosas cotidianas que a menudo no las
sentimos y no le damos el real significado a la simpleza.

- Para todos son tiempos diferentes, de incertidumbre, de agotamiento, de cambios, los que
podemos aprovechar de la mejor manera esta oportunidad.
-