Está en la página 1de 28

NARRATIVA DEL ANTIGUO TESTAMENTO

GUÍA DE ESTUDIO

Todos aman una buena historia. Desde las historietas de nuestra infancia hasta la última
película, una buena historia tiene la habilidad de crear drama con palabras y capturar
nuestra atención e imaginación. Las historias de la Biblia también pueden ser contadas
con poder y efectividad, ya sea a niños, a una congregación o a estudiantes de teología.
Sin embargo, el efecto de las historias bíblicas va mucho más allá de la mera
entretención. Los cristianos deben ver las historias bíblicas como “vehículos de verdad
sobre Dios y nosotros.”1 No es sorpresa entonces que los autores bíblicos usaran
narrativas o historias.2

La literatura más común en la Biblia es la narrativa.3 De acuerdo con los eruditos,


alrededor del 40% del Antiguo Testamento y el 60% del Nuevo Testamento es
narrativa.4 Solamente el Antiguo Testamento constituye la tercera parte de la Biblia, con
los siguientes libros compuestos completamente o casi en su totalidad de narrativas:
Génesis, Josué, Jueces, Rut, 1 y 2 Samuel, 1 y 2 Reyes, 1 y 2 Crónicas, Esdras, Nehemías,
Daniel, Jonás y Hageo. Adicionalmente estos libros contienen largas secciones de

1
Graeme Goldsworthy, According to Plan (New York: IVP, 1991), 25.
2Mientras que la palabra “historia” puede indicar al ficticio, debe entenderse que las narrativas bíblicas son
históricas.
3
Walt Kaiser article en Cracking Old Testament Codes, (New York: B & H, 1995), 69.
4
Nuestra atención aquí es específicamente en la narrative del Antiguo Testamento o Narrative Hebrea.
narrativa: Éxodo, Números, Jeremías, Ezequiel, Isaías y Job.5

Dado que una gran parte de la Biblia es historia, no es sorprendente que la Biblia sea
llamada comúnmente un libro de historia. Toda la Biblia está estructurada como una
“meta-narrativa” o como una gran historia. Los proponentes de la “Teología Bíblica”
constantemente se refieren a “la línea histórica” unificadora de la Biblia. Tampoco es
sorprendente entonces que “la narrativa histórica sea el modo inevitable de escribir
sobre el Dios que actúa en la historia.”6

Dada la prevalencia de la narrativa en la Biblia, es claro que si hemos de predicar “todo


el consejo de Dios” (Hechos 20:27), será necesario para nosotros aprender cómo manejar
las historias del Antiguo Testamento. Las historias bíblicas pueden ser contadas con
gran efecto cuando se presta atención “a los elementos que dan vida al drama y al
interés humano en ellos, de lo contrario se le robará toda la vida y el atractivo.”7

El objetivo de esta guía es ofrecer herramientas y principios prácticos para entender y


predicar la narrativa del Antiguo Testamento de tal forma que el significado de las
históricas pueda ser expuesto con confianza, claridad y poder.

1. Significado y Género
Con el objetivo de abordar apropiadamente la Narrativa del Antiguo Testamento, es
esencial tener en mente que el significado es expresado a través del lenguaje escrito del
texto (Hebreo o Griego) y también a través de formas y convenciones literarias. Hoy nos
enfrentamos constantemente con la labor necesaria de distinguir entre géneros
literarios.8 En una sola semana podemos leer un poema, una historia corta, una
biografía, un artículo de periódico, una carta o un contrato. Constantemente leemos
avisos, recibos, recetas, direcciones de un lugar e instrucciones de un dispositivo
electrónico.

Todas estas “formas” o géneros comunican de manera diferente, y como lectores, ya sea
consciente o inconscientemente, identificamos esos tipos o géneros. Randolph Tate
habla sobre la necesidad diaria de distinguir entre géneros, diciendo: “incluso un lector
casual sabe que un poema debe ser leído e interpretado diferente a una receta.”9 Un

5
John Woodhouse, Lecture #3 (Workshop on Biblical Exposition 2006 at College Church in Wheaton, IL).
6 George W. Stroup, Promise of Narrative Theology, (New York: Wipf & Stock, 1997), 149.
7
Goldsworthy, According to Plan, 25.
8
W.R. Tate, Biblical Interpretation, (Peabody: Hendrickson, 2008), 63.
9
Tate, Biblical Interpretation, 63.
obituario debe ser leído diferente a un historieta, y un ensayo de investigación diferente
a una carta de amor. Hay una relación íntima entre la forma de la literatura y su
contenido.

Los géneros literarios en la Biblia también expresan significado en diversas formas. Por
eso es esencial entender las reglas y tendencias de cada género. El autor Tate evalúa
correctamente este tema: “El no prestar atención al género literario finalmente
obstaculiza nuestra atención del significado. Esto implica que considerar el género es un
deber absoluto para la hermenéutica.”10 Es claro que si queremos ser personas que
entienden correctamente la Biblia, tenemos que ser personas que trabajan para entender
cómo funcionan las diferentes formas de literatura en la Biblia.

La buena noticia es que, como maestros de la Biblia, creemos que Dios ha hablado
claramente en Su Palabra. La Biblia “no debe ser un libro oscuro si se estudia
apropiadamente.”11 Decir que la Biblia se puede entender implica creer que los
diferentes géneros son entendibles cuando comenzamos a captar sus reglas y
tendencias. Al disponernos para estudiar las características de la narrativa debemos
confiadamente esperar que Dios nos hable a través de Sus poderosas historias. Como las
palabras de ánimo de John Woodhouse nos recuerdan:

Es posible perder de vista la simplicidad esencial [de las historias]. Y el trabajo de


aplicar los principios simples a cada narrativa puede ser muy difícil en verdad.
Al decir “simple”, no estoy diciendo que no requiere trabajo arduo. No es una
labor que no requiera esfuerzo, pero tampoco es la prerrogativa única de los
eruditos altamente educados. El conocimiento y la habilidad están disponibles
para todos nosotros. El trabajo arduo no nos debe desanimar, porque la labor
tiene una simplicidad esencial. Debes trabajar arduamente por descubrir la
simplicidad de ello. El trabajo va a producir fruto, y estoy constantemente
convencido que el tiempo y el esfuerzo, dedicados a las preguntas que vamos a
explorar, van a pagar sus dividendos.12

Al trabajar con los diferentes géneros literarios es importante tener en mente que muy
pocas cosas en la vida se hacen bien sin práctica constante, pero con práctica consistente
las historias bíblicas pueden ser enseñadas con claridad y habilidad.13

10
Tate, Biblical Interpretation, 63.
11
Gordon D. Fee and Douglas Stuart, How to Read the Bible for All It’s Worth, (Grand Rapids: Zondervan, 1993), 13.
12
Woodhouse, Lecture #3.
13
El apóstol Pablo se refiere al dominio propio y a la práctica que un atleta debe ejercer y lo compara con el
2. Errores Comunes
Tal vez la forma en la que la Narrativa del Antiguo Testamento es más comúnmente
mal manejada es que simplemente se le relega. Muchos predicadores pueden sentirse
intimidados por la brecha que hay entre las historias del Antiguo Testamento y nuestro
tiempo, y entonces rehusan cualquier intento de predicar esas narrativas.14 Sin embargo
otros tratan de enseñar las historias del Antiguo Testamento, pero no hacen justicia a la
historia. Esto ha llevado a Mathewson a decir: “predicar las Narrativas del Antiguo
Testamento se parece a tocar el saxofón: es fácil hacerlo mediocremente.”15

En ocasiones, los ejemplos de predicación mediocre pueden ser jocosos. Otras veces
pueden ser frustrantes y molestos. Pueden llegar a tocar fibras y mostrarnos nuestros
propios errores (¡puede convertirse en un tema sensible!). Pero casi siempre, los malos
ejemplos pueden servir para instruirnos y ayudarnos a pensar más claramente sobre la
tarea que tenemos por delante.16

William Willimon asegura que: “La mayoría de las predicaciones que escucho y que yo
mismo hago, tratan de edificarse sobre ‘la experiencia humana común’. ‘¿Estás
deprimido? Todos hemos estado deprimidos alguna vez. ¿Te sientes como si estuvieras
en un agujero? Aquí vemos la historia de alguien que estuvo profundo en un agujero,
por así decirlo. Su nombre era José, básicamente fue lanzado a un hueco…”17

Este ejemplo resalta el dilema que tienen muchos maestros de la Biblia. Normalmente
hay un sentir de incomodidad y confusión sobre el significado de textos antiguos para
hoy. Mientras que el ejemplo anterior es claramente extremo y disparatado, hay muchas
ocasiones en las que la aplicación del texto nos parece subjetiva y arbitraria, aunque no
podamos argumentarlo.

ministerio del Evangelio cuando dice, “Y todo el que compite en los juegos se abstiene de todo. Ellos lo hacen para
recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible” (1Corintios 9:25-26).
14
La cita de John woodhouse, que se present arriba, sucedió en el contexto de un llamado a por lo menos tartar de
enseñar las narrativas, y agregó:
“Prefiero exponer la Biblia honestamente con algunas faltas en la aplicación aquí o allá, que no exponerla.
Ninguno de nosotros capta el texto perfectamente todo el tiempo. Es Dios quien hace la obra a través de
vasos de barro frágiles.” Woodhouse, Lecture #3.
15
Steven D. Mathewson, “Guidelines for Understanding and Proclaiming Old Testament Narratives,” in Bibliotheca
Sacra (1997), 411.
16
Enseñar a través de ejemplos negativos en verdad clarifica la forma correcta de hacer las cosas. Los autores bíblicos
constantemente lo hacen. Por ejemplo en Juan 14:6 Jesús aclara una declaración positiva (14:6a) con una declaración
negative (14:6b).
17
Sidney Greidanus, Preaching Christ from the Old Testament, (Grand Rapids: Eerdmans, 1999), 34.
1. Alegorización
La interpretación alegórica busca ir más allá del significado literal e histórico del texto
para encontrar el significado “secreto”, “más profundo” y “real”. Desde el tercer siglo
hasta el dieciséis, fue el método principal de predicar a Cristo del Antiguo Testamento.18
Este método de interpretación se convirtió en el método de predicación a través de la
Iglesia Cristiana en Alejandría. Los representantes más importantes de la Escuela de
Alejandría fueron Clemente (150-215) y Orígenes (185-254). Aunque los padres de la
iglesia como Ireneo (130-200) y Tertuliano (155-222) trataron de bajar la marea, el
método alegórico dominó por los siguientes catorce siglos.19

Aunque la interpretación alegórica vino a ser prominente en Alejandría, también pudo


estar presente en los Padres de la Iglesia previos como Justino Martir (100-165). La
alegorización es muy evidente en sus escritos cuando busca símbolos en el Antiguo
Testamento para hablar de la cruz de Cristo.20 Un ejemplo es su forma de abordar la
historia de Noé: “La madera del arca simboliza la cruz, el agua simboliza el bautismo
cristiano; y las ocho personas salvadas fueron un símbolo del octavo día, en el que
Cristo apareció resucitado de entre los muertos.”21

Justino también ve la cruz en lo siguiente: “El árbol de la vida en el paraíso, la vara de


Moisés, el árbol que hizo dulces las aguas amargas en Mara, la vara de Jacob y su
escalera, la vara de Aarón, la encina de Mamre, los 72 sauces de Éxodo 15:27, la vara de
Elías, y la vara de Judá.”22 Adicionalmente a la madera, simbolizando la cruz,
regularmente se encuentran el método alegórico otras metáforas como el color rojo
simbolizando la sangre y a Josué simbolizando a Jesús.

Aunque la Reforma Protestante del Siglo XVI recobró el sentido histórico y literal de la
Biblia, ejemplos de alegoría aún pueden ser encontrados hoy. Sidney Greidanus cita a
un maestro popular de la radio enseñando sobre Génesis 2:18-25:

Mientras Adán dormía, Dios creó de su costado herido una esposa, que era parte de Él
mismo, así que él pagó por ella al derramar su sangre. Ahora todo está claro. Adán es

18 Greidanus, Preaching Christ, 79.


19
Para mayor profundización sobre la Escuela de Alejandría y el método Alegórico ver Greidanus, Preaching Christ,
70-109.
20
Greidanus, Preaching Christ, 75.
21
Greidanus, Preaching Christ, 75. Greidanus está citando a Greer, quien cita el Diálogo de Justin Martyr.
22
Greidanus, Preaching Christ, 75.
una imagen del Señor Jesús, quien dejó la casa de Su Padre para ganar a Su novia por el
precio de Su propia vida. Jesús, el último Adán, como el primero, debe ser puesto a
dormir para comprar a Su Novia, la Iglesia, y Jesús murió en la cruz y durmió en la
tumba por tres días y tres noches. Su costado también fue abierto después de que había
caído dormido, y del costado herido fluyó la redención.23

Este ejemplo, como el de Justino Martir sobre el arca de Noé, habla de verdades acerca
de Cristo, pero maneja el texto de una forma que es extremadamente arbitraria. Como
Greidanus lo explica, el mensaje es interesante y es Cristo-céntrico, pero predica a Cristo
al costo de manipular el Antiguo Testamento. El mensaje sobre Cristo no tiene base en
la historia de Eva creada del costado de Adán. “No tiene nada que ver con la intención
del mensaje del autor,” y, “tristemente, en el proceso de alegorizar el texto, el mensaje
real se deja atrás.”24

El mensaje real en esta narrativa es acerca del regalo de Dios que es el matrimonio al
darle al hombre una compañía idónea para él. Este mensaje era muy importante para la
antigua Israel, en un mundo en el que la poligamia era normal y la mujer no era
valorada como verdadera ayuda, a diferencia de hoy. Debemos ser cuidadosos de no
hacer que el texto diga algo que no dice en el nombre de predicar a Cristo. Es
importante tener en mente que Pablo declara que predica al Cristo crucificado (1Cor
1:23), y que “me propuse nada saber entre vosotros, excepto a Jesucristo, y éste
crucificado” (1Cor 2:2). Eso significa que, en su mente, todo lo que enseñaba en la
Escritura era predicar a Cristo crucificado. Por lo tanto, cuando aborda la relación
matrimonial en Efesios 5:22-23, está predicando a Cristo porque está predicando la
mente de Cristo (1 Cor 2:14-16).25 Lo mismo es verdad de la Narrativa del Antiguo
Testamento. Cristo será predicado cuando se preste atención al texto y cuando las
historias no sean arrancadas de su contexto literario y de su contexto histórico de
redención.

Eso no significa que el material alegórico no exista en las Escrituras. Se pueden


encontrar alegorías en el Antiguo Testamento, por ejemplo, en los sueños de José, de
Faraón, del mayordomo real, del panadero, de Nabucodonosor y Daniel.26 Sin embargo,

23
Greidanus, Preaching Christ, 37. Here Greidanus is quoting Martin R. DeHaan, Portraits of Christ in Genesis (Grand
Rapids: Zondervan, 1966), 32-33.
24Greidanus, Preaching Christ, 37. Here Greidanus is quoting Martin R. DeHaan, Portraits of Christ in Genesis (Grand
Rapids: Zondervan, 1966), 32-33.
25
Debe entenderse que también está predicando a la persona y obra de Cristo en este ejemplo.
26
Greidanus, Preaching Christ, 88.
usar la interpretación alegórica para otros géneros literarios, como la narrativa histórica,
es cometer un error de género e imponer ideas externas al texto.27 Los ejemplos
negativos que hemos visto demuestran los resultados arbitrarios que ocurren cuando
las narrativas históricas se leen como alegorías. Greidanus nos advierte del peligro de
abordar las historias bíblicas de esa forma cuando dice: “Al buscar por el mensaje “real”
a ese nivel de “profundidad”, la intepretación alegórica viola la naturaleza histórica de
la narrativa bíblica y finalmente niega el valor de la historia redentora.”28

2. Espiritualización
Un segundo error común al manejar la narrativa del Antiguo Testamento es la
espiritualización. Espiritualizar es muy similar a alegorizar, sin embargo, es mucho más
prevalente (y tal vez aceptable) hoy. Por ejemplo, la interpretación que vimos sobre
Génesis 37:24 toma la situación física y terrenal de José, de ser arrojado a un agujero, y
lo espiritualiza comparando ese agujero con nuestra situación espiritual o emocional.
Claramente, la terrible situación física de José no debe cruzar la brecha histórica y
cultural porque los oyentes del predicador no han sido arrojados a un agujero por sus
hermanos.29 De igual forma, la situación fisica de Jacob luchando en Peniel puede
fácilmente acomodarse a nuestra lucha espiritual (Génesis 32:22-32)

3. Generalizar o Universalizar
También es importante notar en el ejemplo anterior que la situación física y única de
Jacob se vuelve la situación de todas las personas al volverla una lucha espiritual.30 El
peligro de universalizar es no reconocer ni prestar atención a la unicidad de la lucha
histórica de Jacob con Dios, o a la situación de José con sus hermanos lanzándolo a un
agujero o a la lucha de David con Goliat. Además esto también niega el valor de la
historia de la redención, dejando atrás la narrativa demasiado rápido en búsqueda de
inmediata relevancia.

4. Moralismo
Tal vez el error más común en la predicación de la narrativa del Antiguo Testamento
hoy es la moralización. El moralismo asume que los principios de vida pueden y deben
derivarse de todos los pasajes; hay una “moraleja en toda historia”. Por ejemplo, un
sermón moralista de la historia de Natán confrontando a David (2 Samuel 11-12) puede
presentar como el punto principal la importancia de la honestidad. Lo que sucede es
que una verdad secundaria en el texto, usada como una ilustración, se convierte en la

27 Greidanus, Preaching Christ, 88.


28
Greidanus, Preaching Christ, 88.
29
Sidney Greidanus, The Modern Preacher and the Ancient Text, (Grand Rapids: Eerdmans, 1988), 160.
30
Greidanus, Preaching Christ, 35.
idea principal del sermón. Igualmente, aunque es un punto importante la necesidad de
evitar el adulterio y tiene consecuencias muy serias, ese tampoco es el punto central del
texto. La idea central debe considerar cómo Dios está actuando. Ambos de esos
ejemplos enseñan verdades morales, pero ninguna considera cómo 2 Samuel 11-12
funciona en la narrativa más larga de la obra de Dios.

Un ejemplo muy común de moralismo es el del maestro de la escuela dominical,


enseñando con manualidades la lección de David y Goliat. Se ha enseñado con vigor, y
a los niños les encanta. El maestro revela una lista de pecados, sacándolos debajo de la
armadura de Goliat explicando la gran cantidad de “Goliats” que vamos a enfrentar en
la vida.31 En el momento adecuado el maestro de la escuela saca una figura de David y
entonces muestra todo su arsenal para enfrentar a Goliat: “la honda es nombrada fe, y
las cinco piedras son nombradas obediencia, servicio, lectura bíblica, oración y
compañerismo.”32 Como dice Goldsworthy, ¡lo que el maestro olvida es decir cuál es la
piedra que mata a Goliat! Es importante notar también que esta interpretación de la
narrativa histórica es definitivamente no-histórica. Va directamente de Goliat a nuestros
pecados, y de las armas de David a las virtudes cristianas y a nuestra fe, y de David
directo a nosotros.

Edmund Clowney explica que debemos ser muy selectivos en la forma en la que
encontramos ejemplos a seguir en los personajes del Antiguo Testamento.33 Lo que se
podía considerar como obras buenas en Israel pueden ser consideradas moralmente
problemáticas hoy. Por eso es esencial pensar muy bien las implicaciones de cómo
aplicamos la vida de los santos del Antiguo Testamento. Si las narrativas de Elías nos
enseñan a caminar cerca al Señor, por ejemplo, entonces ¿cuáles son las implicaciones
para nosotros del mandato de Dios para Elías de degollar a todos los profetas de Baal?34

Jeffrey Arthur aborda claramente este tema y nos muestra lo que está en juego:

Difícilmente es incidental que exaltar a Cristo y la gloria del Padre es la mejor


forma de cambiar el comportamiento. La predicación moralista sin fundamento
teológico parece ser molesta con su exhortación sin fin de “haz más, hazlo
mejor”. Usa la culpa para motivar el comportamiento, lo cual es una práctica
pastoral muy cuestionable que produce solo cambio temporal; en cambio una
visión gloriosa de Dios produce afectos santos, que es el asiento de la voluntad y

31 Graeme Goldsworthy, Goldsworthy Trilogy: Gospel and Kingdom, (Grand Rapids: Paternoster, 2001), 8.
32
Goldsworthy, Goldsworthy Trilogy, 8.
33
Quoted in Graeme Goldsworthy, Preaching the Whole Bible as Christian Scripture, (Grand Rapids: Eerdmans, 2000), 3.
34
Goldsworthy, Preaching the Whole Bible, 3.
forma una cosmovisión cristiana profunda.

La falacia del moralismo es entonces ignorar el hecho de que las narrativas bíblicas no
fueron escritas para ilustrar principios. En vez de eso, fueron escritas para mostrar el
progreso de la obra de Dios en el mundo.

Son primeramente y principalmente narrativas históricas y no simplemente


ilustraciones narrativas con moralejas.35 El fracaso de captar esta realidad resultará en
fallar al escuchar al texto hablar. Resultará en no ver con claridad la gran obra de Dios.
Y finalmente resultará en un evangelio nublado y en Cristo no siendo proclamado
claramente. Como dice Willimon: “Cuando somos incapaces de predicar a Cristo y este
crucificado, predicamos humanidad y esta mejorada.”36

Estos ejemplos negativos deben servir para instruirnos y no desanimarnos. Debemos


entender que las narrativas bíblicas son grandes oportunidades para predicar la obra de
Dios y Su Hijo por el mundo. Al darnos cuenta de que la narrativa del Antiguo
Testamento puede ser malinterpretada, es importante recordar las palabras de John
Woodhouse, que nos pueden animar: “No es una labor sin esfuerzo, pero tampoco es la
sola prerrogativa de eruditos altamente educados. El conocimiento y la habilidad están
disponibles para todos nosotros. El Trabajo dará fruto.”

3. Características Literarias de la Narrativa del Antiguo Testamento


Aunque las historias son comunes en nuestra experiencia, es evidente que las historias
bíblicas son muchas veces incomprendidas. Hay muchas razones para esto: La primera
es que “raramente el autor del texto declara cuál es el punto de la historia; eso se deja a
la interpretación.”37 La segunda, y tal vez la razón principal por la que las narrativas del
Antiguo Testamento son mal entendidas, es que siguen costumbres estilísticas
diferentes a las que estamos familiarizados la mayoría de nosotros. Somos propensos a
subestimar las diferencias de estilo entre la narrativa hebrea y la mayoría de la literatura
occidental. Por ejemplo, la narrativa occidental “busca ser leída rápidamente, pasaje por
pasaje. En contraste, el texto bíblico es complejo e intenso, demandando una atención a
paso lento y detallada.”38 Robert Alter argumenta que el arte literario juega un rol
crucial “al dar forma a la narrativa bíblica, determinando en la mayoría de casos la
selección minuciosa de palabras y los detalles, el ritmo de la narración, los movimientos

35
Fee and Stuart, How to Read the Bible, 92.
36
Quoted in Greidanus, Preaching Christ, 34.
37
Kaiser, Cracking Old Testament Codes, 70.
38
Edward Greenstein, quoted in Greidanus, Modern Preacher, 198.
pequeños del dialogo y toda una red de interconexiones ramificadas en el texto.”39 Así
que para leer mejor las historias del Antiguo Testamento, debemos obtener un mejor y
más claro entendimiento de cómo las narrativas del Antiguo Testamento comunican
como literatura, a través de las costumbres hebreas de comunicación.40 Necesitamos
entender qué es lo que busca comunicar la narrativa y cómo lo hace.

Mientras se reconocen algunas claras diferencias de estilo entre las historias del Antiguo
Testamento y otras narrativas, también hay algunas similitudes compartidas por las
narrativas del Antiguo Testamento y una novela o una historia corta. Ambas comparten
cuatro ingredientes esenciales: Personajes, escenario, escenas y trama.

Personajes
Los personajes son muy importantes para una historia. Es difícil imaginar una historia
que no tenga personajes. Pero, son especialmente importantes para las narrativas del
Antiguo Testamento.41 Los personajes también llevan consigo un significado más
grande que ellos mismos.42 Al escuchar las historia de un hombre llamado Jonás
aprendemos, entre muchas otras cosas, verdades eternas sobre la naturaleza del
verdadero arrepentimiento, sobre la misericordia de Dios y sobre la soberanía de Dios
sobre todas las cosas, desde ballenas y plantas, hasta la salvación de individuos y
naciones.

Toda narrativa tiene por lo menos un personaje y usualmente más de uno. Una labor
que debe hacer el estudiante desde el principio en su estudio de la narrativa es
identificar todos los personajes. Es de gran ayuda escribir todos lo personajes que hay
en orden de aparición, dividiéndolos entre personajes principales y secundarios.43
También es importante prestar atención a una gran cantidad de costumbres que expresa
una persona en la narrativa Hebrea.44 Estas costumbres incluyen:

1. Diálogo
La primera forma en la que las narrativas bíblicas proyectan el carácter de los

39
Robert Alter, The Art of Biblical Narrative, (New York: Basic, 1981), 3.
40
Estas conveciones son características que los lectores originales habrían simplemente asumido.
41
Woodhouse, Lecture #3.
42
Jeffery Arthurs, Preaching with Variety (Grand Rapids: Kregel, 2007), 73.
43
Woodhouse, Lecture #3.
44
Arthurs, Preaching with Variety, 73-75.
personajes es al registrar lo que los actores dicen.45 Cuando Samuel viene a Saúl, y Saúl
culpa al pueblo, eso nos dice mucho sobre Saúl (1 Samuel 13). Cuando Natán viene a
David y David acepta y se arrepiente de su pecado, vemos el carácter de David
transmitido en el diálogo ( 2Samuel 12). El diálogo revela el carácter del personaje,
porque las palabras vienen del corazón.46

Por esta razón es valioso notar cuándo el narrador ha escogido primero introducir
diáologo en vez de narración. Es en este punto de intercambio que normalmente se
presenta el carácter de los que hablan, su relación entre ellos y su relación con Dios.47

2. Acción
Lo que hacen los personajes en una narrativa también expresa carácter.48 Como sus
palabras, sus acciones también revelan su corazón.49 Saúl busca la vida de David,
aunque, e incluso porque, David ha sido ungido por Dios (1 Samuel 16:13). Sin
embargo, David rehusa hacerle daño a Saúl, ni siquiera en defensa personal, porque él
es ungido del Señor (1 Samuel 24:6). En sus acciones el uno hacia el otro, podemos ver
su relación con Dios.

3. Títulos y Nombres
Arthurs escribe que, “Rut es una “Moabita” y una “”nuera” (Rut 1:22), Eliseo es el
“hombre de Dios” (2Reyes 5:8) y Naaman es el “comandante del ejército de rey de
Aram” (2Reyes 5:1).50 Cada uno de estos detalles es significativo. Igualmente, se nos
dice en Génesis 32 que el nombre de Jacob, que significa “el que toma del calcañar, o
suplantador”, ha sido cambiado, después de luchar con Dios, al nombre “el que lucha
con Dios, o Dios lucha”. Este cambio de nombre indica cambio de carácter.

John Woodhouse explica muy útilmente cómo prestar atención a quiénes SON los
personajes nos guía al significado de la historia. Al estudiar 2 Samuel 13 Woodhouse
observa que el versículo uno hace referencia a “Absalón, hijo de David” y a “Amón, hijo
de David”. Entonces escribe:

Cuando vemos quiénes son los personajes, lo asombroso es la estremecedora disonancia


entre las promesas de Dios unos capítulos antes (2 Samuel 7), y el comportamiento de

45
Arthurs, Preaching with Variety, 73.
46
Arthurs, Preaching with Variety, 73.
47 Kaiser, Cracking Old Testament Codes, 75.
48
Por supuesto hay una conexión entre este punto con el anterior, ya que hablar es una forma de acción.
49
Arthurs, Preaching with Variety, 74.
50
Arthurs, Preaching with Variety, 74.
estos hijos de David. Cuando vemos a Amnón, habiendo visto a David, y cuando vemos
a Absalón en el siguiente episodio, ¿podemos creer que uno de los hijos de David va a
hacer algo bien y llegar a establecer el reino de Dios? Dios promete establecer el reino
del hijo de David. Si Amnón o Absalón son “el Hijo de David” entonces nos
preguntamos: “¿qué esperanza hay para el reino que vendrá?” Y por supuesto, siglos
después, esta pregunta es hecha. Lo fascinante es que en Mateo 12:23, mientras Jesús
predicaba y ministraba el reino, la gente se asombraba y decían, “¿Será este el Hijo de
David?” ¿Podrá ser este aquel que Amnón no era y que Absalón falló en ser? Y la
respuesta de los escritores del Nuevo Testamento es: “Sí”.

4. Descripción Física
En contraste con la literatura occidental, las narrativas hebreas no describen sus
personajes con gran detalle. Se nos dice que Saúl es alto y que David tiene ojos
hermosos, pero eso es lo máximo que encontramos de descripción.51 Cuando
encontramos detalles físicos, no importa lo que sea, usualmente son significativos y esto
llama la atención especial a los detalles.52 Por ejemplo, las descripciones de la
rubicundez y la vellosidad de Esaú, la belleza de Raquel y la obesidad mórbida del rey
Eglón, nos hacen notar que estas raras descripciones probablemente son prominentes en
la trama, el tema o las consecuencias que siguen en la historia.53

5. Comentario del Autor


Otra técnica de caracterización que raramente es usada, pero que demuestra muy
claramente el carácter de un personaje y el significado de la narrativa, ocurre “cuando el
autor sale de detrás de la cortina e inserta su comentario en el flujo de la trama.”54 Estos
comentarios requieren mucha atención, ya que son “la entrada de Dios a la historia
como el narrador de la historia. Por lo tanto, estos comentarios se vuelven decisivos
para determinar finalmente el significado de la historia.”55 Un claro ejemplo de esto 1
Reyes 15:4-5:

Pero por amor a David, el SEÑOR su Dios le dio una lámpara en Jerusalén, levantando
a su hijo después de él y sosteniendo a Jerusalén; porque David había hecho lo recto
ante los ojos del Señor, y no se había apartado de nada de lo que El le había ordenado

51
Aunqe esto es verdad, aquí las descripciones son signifivaditas. Saúl es un rey como aquellos de otras naciones,
justo como el pueblo lo había pedido. Varios comentarista argumentan que los ojos hermosos de David es una
descripción de su character.
52 Greidanus, Modern Preacher, 200.
53
Kaiser, Cracking Old Testament Codes, 74.
54
Arthurs, Preaching with Variety, 75.
55
Arthurs, Preaching with Variety, 75, quoting Borden.
durante todos los días de su vida, excepto en el caso de Urías hitita.

Claramente la vida de David y todos los eventos que la rodean, deben ser leídos a
través de esta corta explicación, pero llena de contenido de parte de los autores.

6. Contrastes
En la narrativa hebrea los personajes constantemente son contrastados, o juegan roles
uno en contra del otro, y de esa manera aclarando el carácter de los dos. Vimos antes
que David está en contra de Saúl. Igualmente, Rahab es un contraste de Acán, Samuel
es un contraste de los hijos de Elí y Rut es presentada como lo opuesto a Orfa.56 Estos
son algunos ejemplos de personajes actuando como contrastes de otros, pero todos
muestran cómo el contraste puede dar claridad sobre el personaje.

Escenario: Lugar y Tiempo


Así como las narrativas deben tener personajes, también deben tener un lugar y un
tiempo en los que actúan los personajes. El escenario también funciona como ayuda
para el proceso de interpretación en varias formas. Por ejemplo: “El hecho que
Abraham está en el Monte Moriah en Génesis 22 no es simplemente un apéndice o un
detalle inútil, en realidad nos prepara para el hecho que será en ese mismo lugar donde
el templo será construido.”57

La narrativa del Antiguo Testamento está cercanamente relacionada a la historia, ya que


es en gran parte narrativa histórica. Como tal, una función retórica de escenario
importante es la asociación.58 La Biblia, como una metanarrativa, es un libro. Es una
historia de creación, rebelión y redención: “Unas partes aluden a otras partes, y algunos
autores cuentan con que sus lectores entienden algunas narrativas individuales a la luz
de la metanarrativa de la historia de la redención.”59 Así que, cada narrativa individual
está relacionada a un escenario más grande. Por ejemplo, el autor de Rut quiere que el
lector experimente la historia en el tiempo de los jueces. Al mismo tiempo, el autor
también “quiere que el lector adquiera entendimiento sobre la genealogía de David y la
historia de Israel.”60

Escenas: Divisiones en el Texto


Algo que es básico para el entendimiento de la narrativa es dividirla en escenas.

56
Kaiser, Cracking Old Testament Codes, 74.
57 Kaiser, Cracking Old Testament Codes, 75.
58
Arthurs, Preaching with Variety, 78.
59
Arthurs, Preaching with Variety, 78.
60
Arthurs, Preaching with Variety, 78.
Cuando le prestamos atención a los personajes, los lugares y los tiempos, vamos a ver
que toda narrativa se divide en secciones. Estas subsecciones normalmente son
llamadas escenas. Las escenas en una narrativa son similares a los párrafos en una
epístola. Mientras que los párrafos representan los niveles o pasos en la argumentación
y son entrelazados en formas particulares, “de igual forma las escenas en la narrativa
son la forma en la que se desenvuelve la historia y están entrelazados en formas
diferentes… reconocer y entender las escenas en una narrativa es fundamental para
entender la historia.”61 Por lo tanto, cuando se enseña una narrativa es esencial
reconocer cuántas escenas hay y dividirlas. Woodhouse explica el valor de esta labor
diciendo que, “estas divisiones en escenas normalmente proveerán la estructura para lo
que vas a enseñar.”62

Mira, por ejemplo, 2 Samuel 13:1-22. La escena uno es los versículos 1 y 2, los cuales
tratan acerca de Amnón estando solo con sus pensamientos lujuriosos. En la escena dos,
el autor presenta y describe a Jonadab, el astuto primo de Amnón. Tienen un diálogo
que nos lleva desde el versículo 3 hasta el versículo 5. En la escena 3, o versículo 6,
Amnón está solo nuevamente, pero su padre lo visita. En la escena 5 vemos a David
enviando un mensaje a su hija Tamar (versículo 7). Al prestar una cuidadosa atención a
los detalles, Woodhouse nota que, “la escena 5 nos trae al corazón de la historia al ver a
Tamar ir a la casa de Amnón. Esta escena es larga y va desde el versículo 8, donde
Tamar llega a la casa de Amnón, hasta el versículo 17 donde Amnón la expulsa.”63 En la
escena 6 vemos a Tamar sola en su dolor (versículo 18-19). En la escena 7 la vemos con
su hermano Absalón (versículo 20). David escucha lo que ha sucedido en la escena 8
(versículo 21). Y en la escena 9, la escena final, vemos a Absalón nuevamente en su
profundo odio que apunta y nos prepara para el siguiente episodio.64 Al dividir la
narrativa en escenas podemos ver nueve escenas en esta historia. “Viendo las entradas y
las salidas de los personajes” y observando el ritmo en el que se desarrolla la historia,
podemos determinar la estructura y lo que es central. Como lo dice Woodhouse:
“Nueve escenas pueden ser muchas escenas para enseñar en una sola vez, así que
puedes escoger agrupar algunas escenas. Sin embargo, sea lo que sea que hagas, la
escena 5 debe ser central.”65

Trama

61
Woodhouse, Lecture #3.
62
Woodhouse, Lecture #3.
63
Woodhouse, Lecture #3.
64
Woodhouse, Lecture #3.
65
Woodhouse, Lecture #3.
Algo muy relacionado con las escenas en una narrativa es la trama. Al dividir las
escenas es posible ver “un sistema de eventos organizado, en un arreglo con secuencia
temporal.”66 Este “sistema” forma la trama de una historia, ya que “sirve para organizar
los eventos de tal manera que despierta el interés y la emoción del lector, mientras que
al mismo tiempo infunde los eventos de significado.”67 Una evaluación y observación
cuidadosa de la trama de la narrativa embellece la predicación de un pasaje del Antiguo
Testamento.

Al abordar cualquier sección narrativa de la Escritura con una mirada hacia su trama, la
siguiente lista de “chequeo” puede ser muy útil.

Lista de Chequeo:
1. Interactúa con el arte literario para determinar su significado.
2. Sigue el desarrollo y la forma de la trama.
3. Observa el ritmo en el que la historia se desarrolla.
4. Enfócate en el diálogo que contiene la historia.
5. Presta atención al desarrollo de los personajes.
6. Considera la importancia de los detalles descriptivos.
7. Nota cómo la historia usa la técnica de la repetición.
8. Predica bloques narrativos que sean suficientemente largos como para comunicar
una idea principal.
9. Desarrolla un bosquejo que resalte el hilo de la historia narrativa.

4. Contexto Literario
Citar un pasaje fuera de su contexto es removerlo del contenido que lo encierra de tal
forma que su significado es distorsionado. El contexto en el que un pasaje ocurre
siempre contribuye a su significado. Es esencial entender toda narrativa en su contexto,
o mejor, en sus contextos. Hemos visto con profundidad, enfocándonos en el aspecto
literario (contexto) de las narrativas y hemos visto cómo los mecanismos literarios nos
ayudan a fijar los límites de un pasaje, así como a determinar la relación de un texto con
el pasaje que lo rodea y con todo el libro.

Mientras que nos hemos enfocado en el contexto literario, es importante reconocer que
este no es el único contexto que es esencial para considerar cuando se aborda un pasaje.
Craig Bartholomew “advierte en contra de considerar la dimensión literaria en

66
Shimon Bar Efrat, Narrative Art in the Bible, (Sheffield: Sheffield Academic, 1989), 93.
67
Bar Efrat, Narrative Art in the Bible, 93.
solitario.”68 Walt Kaiser nota que ha habido “un cambio entre la preocupación por el
aspecto histórico de un texto a la búsqueda del aspecto literario del texto.”69 Pero, no
debemos enfatizar un contexto, mientras ignoramos los otros. Cada uno de estos
contextos es vitalmente importante.

Por lo tanto, nuestro trabajo de abordar el contexto de una narrativa debe ser de
“interpretación holística.”70 Greidanus escribe: “Al interpretar la narrativa Hebrea, el
estudiante necesita tener en cuenta todas las dimensiones relevantes a su
interpretación.”71 “Todas las dimensiones” a las que se refiere son las dimensiones
literarias, históricas y teológicas de cada narrativa.

5. Contexto Histórico
Como Osborne lo explica, no hay razón por la que el arte literario y la historia no puede
existir uno junto al otro.72 Y en la narrativa hebrea, lo hacen claramente. Todo libro de la
Escritura tiene un contexto histórico que debe se reconocido. Mientras que esto es
verdad en cada género, es más claramente cierto de las narrativas históricas. Además,
ubicarnos históricamente en la Biblia es importante para nuestro entendimiento de cada
pasaje o de cada libro, así que el hecho que estamos en el Antiguo Testamento y no en el
Nuevo es significativo.73

El contexto es clave para entender el significado de toda pieza importante de lenguaje.


Los significados de las palabras, las oraciones y los libros están moldeados por el
contexto en el que ocurrieron; esto incluye su contexto histórico. Esto explica porque la
Teología Bíblica (i.e. ubicar el pasaje en la historia de toda la Biblia) es una adición
esencial al contexto literario. Woodhouse lo explica de esta manera:

El siguiente paso es tomar este principio del contexto más allá y notar que el gran
contexto de cada parte de la Biblia es toda la Biblia. Pero ¿qué significa eso? ¿Y
cómo es posible que eso sea de ayuda para nosotros? La Biblia es muy grande
(¡por si no lo has notado!) ¿Significa que para entender 1 y 2 Samuel tengo que
estudiar Génesis y Romanos y Levítico y 3 Juan? Bueno, ¡posiblemente! Pero a
eso no es a lo que me refiero en este momento. Lo que quiero que veamos ahora

68
Quoted in Goldsworthy, Preaching the Whole Bible, 208.
69
Kaiser, Cracking Old Testament Codes, 70.
70
Greidanus, Modern Preacher, 213-223.
71
Greidanus, Modern Preacher, 213-223.
72
Grant R. Osborne, The Hermeneutical Spiral, (Grand Rapids: IVP, 2006), 162.
73
John Woodhouse, Lecture #2 (Workshop on Biblical Exposition 2006 at College Church in Wheaton, IL).
es que la Biblia tiene una forma definida.74

Decir que la Biblia tiene una forma definida es decir que así como los pasajes y los libros
tienen una línea melódica, la Biblia misma tiene una línea melódica. Las Escrituras son
una unidad; fallar en reconocer esta unidad ha llevado a muchas falsos senderos.75 Esta
unidad ayuda a explicar el principio de la Reforma que la Escritura interpreta a la
Escritura. Y aunque es esencial recolectar herramientas literarias, Woodhouse declara
que es la Teología Bíblica la “clave más importante para el entendimiento apropiado de
cómo proclamar a Cristo desde el Antiguo Testamento.”76

6. Contexto Teológico
Así como el arte literario no es un fin en sí mismo, la interpretación histórica no es un
fin en sí mismo. Ambos son medios para entender el punto teológico de una narrativa.
Peter Adam escribe:

La mayoría de predicadores han sido entrenados para leer el texto en su contexto


literario, un versículo en el contexto del párrafo, un párrafo en el contexto del
capítulo, un capítulo en el contexto del libro y un libro en el contexto del
pensamiento del autor. Sin embargo, no todo predicador ha sido entrenado para
leer el texto en el contexto de la teología, mucho menos la Teología Bíblica.77

Al establecer el significado de la historia para una congregación contemporánea


debemos preguntar: “¿Qué nos dice el texto sobre Dios?” Debemos buscar Sus acciones
y Sus palabras. Así que podemos usar la herramienta histórica de la Teología Bíblica
para la aplicación de Dios en ese momento hasta Dios ahora.78 Como hemos visto, la
Historia de la Redención de la Teología Bíblica demuestra que la Biblia tiene una forma.
Esta forma es una forma teológica o “de evangelio.”79

La razón principal para la necesidad de la interpretación teológica en la interpretación

74
John Woodhouse, Lecture #2.
75
Las pistas falsas se pueden ver en todo, desde el método alegórico hasta el método de la crítica histórica que niega
que el Antiguo Testamento debe leerse a la luz de Cristo.
76
Woodhouse, Lecture #3 on OT Narrative.
77
Peter Adam, “Preaching and Biblical Theology,” at http://beginningwithmoses.org/bt-articles/212/preaching-and-biblical-
theology-the-relationship-of-biblical-theology-and-preaching.
78
David Jackman, “Approaching the Bible,” at The Cornhill Summer School (2007).
79
La forma puede describirse como Promesa/Cumplimiento ó Creación/Caída/Nueva Creación. Se tratará sobre este
tema más adelante.
bíblica es que la Biblia declara ser la Palabra de Dios.80 Esta forma de ver la Biblia va de
la mano con creer que Jesús es el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Ambas son
presuposiciones esenciales que deben estar permanentemente delante de nosotros si
hemos de predicar apropiadamente el Antiguo Testamento como cristianos.

La interpretación teológica significa hacer una interpretación teocéntrica. Dios es el


tema de Su propia historia, “pero Él ha decidido incluirnos a nosotros por gracia e
irrevocablemente.”81 Debemos anhelar descubrir lo que el pasaje dice sobre el carácter
de Dios, las obras de Dios, la providencia de Dios, el pacto de Dios, la ley de Dios, la
gracia de Dios, el juicio de Dios, la fidelidad de Dios y más.82

Pero, la interpretación teocéntrica debe ser interpretación Cristocéntrica. De hecho, es


un paso muy importante para la interpretación Cristocéntrica. La interpretación
Cristocéntrica reconoce: (1) la necesidad de predicar a Cristo y (2) la necesidad de
predicara Cristo desde el Antiguo Testamento, puesto que eso es lo que hace el Nuevo
Testamento.83

Greidanus define “predicar a Cristo” como: “predicar sermones que auténticamente


integren el mensaje del texto con el clímax de la revelación de Dios en la persona, obra
y/o enseñanza de Jesucristo como ha sido revelado en el Nuevo Testamento.”84 Esto
requiere un entendimiento teológico de la amplitud de predicar a la persona, la obra y
la enseñanza de Cristo, pero también ayudará a los predicadores a evitar imposiciones
arbitrarias de un mensaje predeterminado en textos del Antiguo Testamento.85 El
predicador cristiano debe predicar las narrativas del Antiguo Testamento dentro del
contexto teológico más amplio si lo ha de aplicar a una congregación cristiana
contemporánea. Como lo explica Woodhouse, este contexto es:

…el contexto de toda la Biblia, esto es, el contexto del evangelio que ha venido.
Es decir, cuando vemos las Escrituras del Antiguo Testamento a la luz
maravillosa de la venida de la persona de Jesús, y Su obra, entonces vemos las
Escrituras del Antiguo Testamento como realmente son: un movimiento
apuntando hacia este evangelio… hacia Jesús.

80
Greidanus, Modern Preacher, 104.
81
Rogers citado en Greidanus, Preaching Christ, 230.
82
Greidanus, Preaching Christ, 230.
83
Greidanus, Preaching Christ,, 1.
84
Greidanus, Preaching Christ,, 10.
85
Woodhouse, Lecture #3.
Método de Ejemplo vs. Método Cristocéntrico
Habiendo advertido de los peligros del moralismo y habiendo hablado de la necesidad
de predicar a Cristo, es fácil oír que no debemos predicar los personajes y las historias
del Antiguo Testamento como ejemplos para nosotros. Esto no puede ser más lejano de
la verdad.86 Mientras que la gran mayoría de predicación cae en la trampa del
moralismo, también está el peligro del falso Cristocentrismo. Los predicadores
Cristocéntricos creen que las historias bíblicas no están ahí para moralizar, sino para
extender los horizontes de la historia de la salvación.

En realidad, se nos dice que el Antiguo Testamento fue escrito “para nosotros” (1 Cor.
9:10), “como ejemplos para nosotros” (1Cor. 10:6), y “para nuestra instrucción” (1 Cor.
10:11). Santiago 5:10 dice: “Tomad como ejemplo de sufrimiento y paciencia a los
profetas”. 1 Cor. 10:6-11 muestra que incluso los malos ejemplos son buenos para
nosotros. Hablando de la desobediencia de Israel en el desierto, Pablo dice: “Estas cosas
les sucedieron como un ejemplo, y han sido escritas para nuestra instrucción.”87

De estos versículos es claro que la predicación Cristocéntrica no se opone a la


predicación de ejemplo.

En realidad, la predicación Cristocéntrica exige predicación de ejemplo en ciertos


puntos. Así como el mensaje objetivo de la obra de Dios a favor de la humanidad debe
ser declarado, igualmente debe serlo el llamado subjetivo al “arrepentimiento y la
obediencia.”88 Mientras que la predicación Teocéntrica pregunta “¿qué revela este
pasaje acerca de Dios y Su voluntad?” La predicación Cristocéntrica hace dos
preguntas: “¿qué revela este pasaje acerca de Jesucristo?” y “¿qué significa este pasaje a
la luz de Cristo?” Como tal, la narrativa del Antiguo Testamento “sirve a la intención
del autor de revelar a Dios y al hacerlo, nos enseña, mueve y deleita.”89

7. Contexto del Evangelio


Aunque el predicador debe explicar lo que significó el pasaje para los oyentes
originales, también es claro que el predicador cristiano debe continuar abordando lo

86
Es claro que negar el ejemplo de los personajes en una narrative ciertamente va a guiar a una pésima clase de
predicación de teología bíblica (¿cómo puede encontrar a Jesús en este pasaje?). Woodhouse cree que una major
pregunta es “¿cómo este pasaje apunta a Jesús?”
87 También ver Rom 4:22-25 y 15:4.
88
The exemplarist approach avoids moralizing by founding the subjective work of the believer on the objective work
of God.
89
Arthurs, Preaching with Variety, 68.
que significa el pasaje a la luz de Cristo. ¿Cómo se relaciona a la persona, la obra y la
enseñanza de Cristo? El Nuevo Testamento aclara el Antiguo. Predicar de forma
cristiana del Antiguo Testamento presupone que la Biblia, aunque tiene una gran
diversidad, también despliega una clara continuidad y unidad.90

Mientras se debe reconocer que la Biblia es una unidad, si hemos de tener una
Cristología amplia es esencial no enfocarnos en la unidad de tal forma que anule la
diversidad. Esto haría planos a los libros de la Escritura, y fallaría en discernir “lo que
Dios quería decir a Su pueblo en un determinado punto de la historia.”91 La pregunta de
cómo responder a la diversidad dentro del desarrollo unificado de la historia de la
salvación (especialmente ante las aparentes contradicciones de la Escritura) es muy
importante. Predicar a Cristo requiere discernir la unidad y la diversidad de la historia
de la salvación, puesto que Cristo es glorificado en ambas.

Hay varias herramientas teológicas o métodos temáticos que pueden ayudar al


predicador a predicar legitima y poderosamente a Cristo desde las narrativas del
Antiguo Testamento, tomando en consideración tanto la unidad como la diversidad de
los Testamentos.

La Historia de la Salvación y La Consumación Escatológica


Hay muchas razones por las cuales ver la historia de la salvación como una forma
cristiana de abordar el Antiguo Testamento (i.e. las palabras de Pedro en Hecho 2:16-36,
de Esteban en Hechos 7:2-56; y de Pablo en Hechos 13:16-41).92 Oscar Cullman creía que
la historia de la salvación se enfoca en Jesús e incluye una tensión escatológica.93

Goldsworthy escribe:

Implícito en toda la noción de Dios actuando en la historia está el objetivo hacia


el cual se mueve toda esa historia. La historia, para ser historia de salvación, debe
incluir escatología. Pero la escatología es el fin de la historia, así como su
objetivo.

Y aquí está contenida la tensión o polaridad entre la historia de la salvación y la


escatología. Pero mientras que hay tensión, también hay continuidad, puesto que la

90
Graeme Goldsworthy, Gospel-Centered Hermeneutics, (Grand Rapids: IVP, 2007), 234.
91
Craig Blomberg article in New Dictionary of Biblical Theology, (New York: IVP, 2000), 72.
92
Goldsworthy, Gospel-Centered Hermeneutics, 242.
93
Goldsworthy, Gospel-Centered Hermeneutics, 242.
unidad entre los Testamentos “usualmente se concibe en términos de alguna clase de
resolución escatológica con la venida de Jesucristo.”94

Tipología
La Tipología apunta a personas, lugares y/o eventos del Antiguo Testamento, que
prefiguran y apuntan a la persona y obra de Cristo.95 La tipología es más común en la
Narrativa del Antiguo Testamento que en cualquier otro género de la Biblia. También
enfatiza la naturaleza de la unidad y la diversidad de los Testamentos. Nos ayuda a
lidiar con preguntas sobre cómo Dios salvó a Su pueblo antes “del único evento
salvífico al ser revelado Jesucristo.”96 La historia del Antiguo Testamento es la historia
de la salvación al proceder hacia su realización final. En términos amplios, se ha dicho
que la tipología “descansa sobre el reconocimiento de que la forma en la que Dios habló
y actuó en el Antiguo Testamento fue preparatoria y en anticipación de la Palabra y el
Acto definitivo de Dios en Cristo.”97 Los eventos de la historia del Antiguo Testamento
son un patrón y una sombra de lo que sería cumplido a través de Cristo en el Nuevo
Testamento. Esto no es lo mismo que la profecía predictiva, tampoco es simplemente el
reconocimiento de las coincidencias. En vez de esto, es la sombra preparatoria del
evento real de salvación que Dios ha provisto. Por lo tanto, el Antiguo Testamento
puede decirse que es un testigo de Cristo.

El Nuevo Testamento usa muchas diferentes palabras que apuntan a la tiplogía.98 En


Romanos 5:1 Pablo declara que Adán “era un tipo (topos) de Aquel que habría de venir.”
Él habla de un Cristo que es el antitipo o cumplimiento. Los elementos particulares del
sistema mosaico antiguo se dice que son una “sombra de las cosas que habrían de
venir” (Colosenses 2:17, Hebreos 8:5, 10:1). Los mismos elementos del sistema mosaico
son llamados “copias de las cosas celestiales” (Hebreos 8:5; 9:23).99 La palabra griega
“parabole” (parecida al término parábola en español) se usa tanto en Hebreos 9:9 como
en 11:19, el primer texto hablando nuevamente sobre el sistema mosaico y el segundo
texto hablando de la fe de Abraham en Dios y la resurrección. Finalmente, Hebreos 9:24
declara que los sacerdotes ofrecieron sacrificios en un santuario de este mundo,

94
Goldsworthy, Gospel-Centered Hermeneutics, 242.
95
Es debatable si en ciertos puntos un símbolo es una metafora o un tipo.
96
Goldsworthy, Preaching the Whole Bible, 77.
97
Goldsworthy, Gospel-Centered Hermeneutics, 243.
98
El estudiante debe ser cuidadoso de ambos extremos: negar la tipología como una herramienta de interpretación
importante usada en las Escrituras, y ver la tipología en todas partes en la Escritura.
99
Hebreos 7-10 es particularmente rico en la comparación de los sistemas sacrificiales del Antiguo (tipo) y el Nuevo
Testamento (antitipo).
construido por hombres. Este santuario es solamente una copia, una figura o un modelo
(antitupon) del santuario real, establecido por el Señor, en el cielo, al que Cristo trajo Su
sacrificio.100 Esta palabra, como se usa en el Nuevo Testamento, denota a “aquellos que
corresponden a” el tipo; es la realidad que cumple la imagen profética. En cada caso el
escritor apunta a una persona, lugar o evento del Antiguo Testamento que prefigura y
apunta a Cristo.

Promesa y Cumplimiento
La historia de la salvación y la tipología están “conectados con la polaridad temática de
promesa-cumplimiento.”101 Se ha dicho que la Biblia tiene una forma de
promesa/cumplimiento o una “forma de evangelio”. Esto va más allá del cumplimiento
de la promesa o la profecía en el Antiguo Testamento y apunta a un cumplimiento
definitivo en el Nuevo Testamento.102 Goldsworthy escribe:

Una implicación de esto que el Antiguo Testamento es incompleto en cuanto a la


terminación de los propósitos de Dios y por lo tanto no puede ser completamente
comprendido aparte del cumplimiento en el Nuevo Testamento. Los dos
Testamentos son interdependientes, en que el Nuevo debe completar el Antiguo,
pero el Nuevo también necesita del Antiguo para mostrar lo que está siendo
cumplido.103

Mientras que hay muchas variaciones en este tema, la promesa y el cumplimiento


pueden normalmente ser rastreados a lo largo de la historia de toda la Biblia. La “forma
de evangelio” que tiene la Biblia se ve en primer lugar en el “protoevangelion” (Génesis
3:15). En Génesis 12, Dios llama a Abraham y promete que bendeciría a través de él a
toda la raza humana, diciendo, “en ti serán benditas todas las familias de la tierra”. La
historia de Israel es un desarrollo de esta promesa, renovada más adelante con David (2
Samuel 7). Pero nuevamente, estas promesas son definitivamente cumplidas en
Jesucristo.

Antiguos Pactos y Nuevo Pacto


Mientras que los teólogos luteranos han tendido a enfatizar la discontinuidad, los

100
Ver también 1 Pedro 3:21.
101Graeme Goldsworthy, “Relationship of Old Testament and New Testament” in New Dictionary of Biblical Theology
(ed. T.D. Alexander, et al; Downers Grove, IL: InterVarsity, 2000), 88.
102
Goldsworthy, “Relationship,” 88.
103
Goldsworthy, Gospel-Centered Hermeneutics, 243.
herederos calvinitistas de la Reforma enfatizan la continuidad.104 Algunos teólogos
bíblicos ven “el pacto” como el máximo principio unificador de la historia de la
redención. El pacto es dado a Abraham, luego a Israel en Sinaí y luego a la línea real
Davídica.105 Esta promesa a David es predicada por todos los profetas, quienes
comienzan a concebir un nuevo pacto que va a rectificar el fallo de Israel en ser fieles al
pacto (Isaías 53; jeremías 31; Ezequiel 36 y 37). El Nuevo Pacto, aunque está contenido
en las promesas del Antiguo Testamento, es establecido en la venida de Cristo. La serie
de pactos apuntan a un singular pacto que se cumple en la Persona y Obra de Cristo.106

Ley y Evangelio
La tendencia hacia la discontinuidad en la relación de la ley y el evangelio también
puede trazarse hasta Martín Lutero, que veía en el apóstol Pablo una aparente
ambivalencia hacia la ley. Juan Calvino, por otro lado, no veía el evangelio y la ley como
polos opuestos, sino que tenía una perspectiva muy positiva de la ley en su utilidad
para revelar el carácter de Dios y la enseñanza a los hijos de Dios en cuanto a cómo
caminar, confirmándolos en el conocimiento de Dios.

Una dificultad mayor en el entendimiento de la relación ley/evangelio viene del hecho


que la palabra “ley” es usada en muchas maneras en el Nuevo Testamento. Pablo puede
sonar como el salmista en el Salmo 119, diciendo que “en el hombre interior me deleito
en la ley de Dios” (Rom. 7:22), mientras que dice en el mismo capítulo que “y este
mandamiento, que era para vida, a mí me resultó para muerte” (Rom. 7:10). Puede decir
que “ahora hemos quedado libres de la ley, habiendo muerto a lo que nos ataba, de
modo que sirvamos en la novedad del Espíritu y no en el arcaísmo de la letra” (Rom.
7:6) en un capítulo y que, en Cristo, Dios “condenó al pecado en la carne, para que el
requisito de la ley se cumpliera en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino
conforme al Espíritu” (Rom. 8:3-4). En el otro

La perspectiva de la discontinuidad puede llevar a la vida licenciosa, que es el sentir


constante del evangelicalismo de hoy.

Respecto a esta actitud prevaleciente, Jhon Woodhouse responde mostrándonos Mateo


5:17-19, “el texto que es mi favorito como un “eslogan” para la Teología Bíblica, si tal
cosa es legitma.”107 Woodhouse hace tres observaciones sobre la declaración de Jesús.
Primero, la ley y los profetas es un título para lo que llamamos el Antiguo Testamento.

104 Goldsworthy, Gospel-Centered Hermeneutics, 244.


105
Goldsworthy, Gospel-Centered Hermeneutics, 244.
106
Goldsworthy, Gospel-Centered Hermeneutics, 244.
107
Woodhouse, Lecture #3.
Segundo, en el contexto del Sermón del Monte, Jesús enfatiza fuertemente Su relación
positiva con el Antiguo Testamento. Woodhouse declara:

Él no vino a abolir la ley. Él no vino a hacerla a un lado. Él no vino a comenzar


algo completamente nuevo de la nada que encajara ahora sin la ley y los profetas.
Claramente lo que Jesús vino a hacer fue algo nuevo, pero no era nuevo en el
sentido de abolir lo antiguo. No era esa clase de novedad. Si tú tienes la
convicción de no predicar el Antiguo Testamento por causa de Jesús, entonces
tienes un entendimiento muy diferente de Jesús del que tenía el mismo Jesús.

Tercero, Woodhouse encuentra que la palabra más intrigante en este contexto es la


palabra que Jesús escogió para describir Su relación con el Antiguo Testamento. Él no
dice que vino a “reforzar”, “endosar”, “defender” o “explicar” el Antiguo Testamento.
Él vino a “cumplir” el Antiguo Testamento. Él vino a “cumplir” la ley y los profetas. Él
no dice “yo vine a guardar la ley y a cumplir los profetas”. Aquí Jesús apunta a Su
perspectiva positiva de Su relación con la ley así como con todo el Antiguo
Testamento.108

Israel y la Iglesia109
Un tema teológico final que es prominente al intentar predicar las narrativas del
Antiguo Testamento a la luz de Cristo, es la naturaleza y el rol de Israel. ¿Es la Iglesia la
nueva Israel? ¿La Iglesia ha reemplazado a Israel?, y si es así, entonces ¿en qué sentido?
Goldsworthy describe dos posiciones corrientes en este tema:

En una perspectiva, la Iglesia virtualmente toma todos los roles de Israel como el
pueblo salvado de Dios. Esta es la perspectiva predominante en la teología Reformada.
En contraste, los dispensacionalistas, por causa del su literalismo profético, ve solo
discontinuidad en que ellos esperan el futuro cumplimiento de las esperanzas de Israel
para una restauración y salvación nacional.110

108
Woodhouse continúa diciendo que “esto es particularmente interesante cuando notamos que en las lustraciones
que siguen en el Sermón del Monte, Él escogió leyes (i.e. mandamientos) – “Habéis oído que se dijo a los
antepasados: “No mataras” y así continua. ¿A qué se refería con que vino a cumplir la ley? Y una vez entendemos
que la ley y los profetas es una referencia a todo el Antiguo Testamento, deberíamos entender que Él vino a cumplir
las narrativas que componen la ley y los profetas. ¿Cómo cumple uno unas narrativas? ¿Que signfica que Él cumplió
las narrativas? Bueno, eso nos lleva a reflexionar sobre la naturaleza de la promesa (como el evangelio muestra que
era el Antiguo Testamento) así como en el cumplimiento que anuncia el Nuevo Testamento.”
109
Otros temas teológicos que arrojan luz en la predicación del Antiguo Testamento en relación a Cristo incluyen el
Método Bíblico de Salvación, “Sensu Literalis” y “Sensus Plenior”.
110
Goldsworthy, Gospel-Centered Hermeneutics, 245.
Una tercera perspectiva ve la bendición prometida en el Antiguo Testamento a las
naciones y la inclusión de los Gentiles a una Israel restaurada como lo que se logró en el
evangelio. El Israel nacional sirvió temporalmente con un rol de ejemplo, sirviendo
como la imagen del pueblo incrédulo de Dios (Efesios 2:11-18; Hebreos 8:7-13). Sin
embargo, este evangelio fue primero para los judíos (Rom. 1:16), y al final Dios guiaría
al Israel nacional a creer en Cristo en grandes cantidades de personas (Rom.11:26).111
Pero la Iglesia, o el “Nuevo Israel”, consiste en el Israel espiritual o restaurado (judíos
cristianos) y en Gentiles convertidos.112

8. 1Samuel 17 en Demostración
Tomemos entonces toda esta discusión y apliquémosla a un pasaje en la Narrativa del
Antiguo Testamento: La historia de David y Goliat en 1 Samuel 17. Imagina que estás
predicando este pasaje en tu iglesia, o te estás preparando para enseñarlo en clase de
escuela dominical. Recuerdas nuestra discusión sobre las manualidades de escuela
dominical y decides no permitir que las piedras de David se conviertan en
“herramientas de fe” que destruirán a los “gigantes” de nuestras vidas. También, traes a
la memoria el consejo que recibiste de no ir demasiado rápido a identificarte con el
héroe en el pasaje, así que te abstienes de diseñar una lección que se enfoque en
maneras en las que debemos ser como David. Entonces ¿cómo comienzas a llegar al
punto principal del texto y al objetivo apropiado de tu sermón? Primero, será bueno
hacerle algunas preguntas al texto (NOTA: esto no tiene el objetivo de hacer una
generalización de las preguntas que hay que hacerle a cualquier pasaje narrativo; sino
que estas preguntas nos ayudan a movernos en este ejercicio especialmente hacia el
objetivo de un sermón sobre este pasaje).

¿Quiénes son los personajes y qué hacen?


Bueno, vemos que en 1 Samuel 17:1-2, hay dos grandes grupos de personas en guerra
entre ellos: “Los filisteos” y “Saúl y los hombres de Israel”. Los “héroes” de cada
ejército tienen un reconocimiento especial – Goliat, un hombre gigante, y Saúl, el
aterrado rey de Israel. Sin embargo, el versículo 12 muestra un cambio clave en la
historia con estas palabras: “Ahora David”. Un nuevo personaje se presenta;
ciertamente será uno muy importante en la trama.

¿Cuál es el climax de la historia y cómo se resuelve la tensión?


Por supuesto, que el punto más alto de la historia viene con la asombrosa victoria de
David sobre el muy afamado gigante Goliat: “Así venció David al filisteo con una

111
Mientras que los dispensacionalista normalmente llaman a esto “la teología del reemplazo”, es major pensarlo
como “la teología del cumplimiento”.
112
Goldsworthy, “Relationship,” 88-89.
honda y una piedra, e hirió al filisteo y lo mató; mas no había espada en la mano de
David.” (17:50). La tensión es que los impíos filisteos, enemigos del pueblo de Dios,
tenían un campeón que ninguno en Israel podía vencer, se resuelve por la improbable
victoria de este joven de Dios sobre el gran campeón.

¿Cómo encaja esta historia en la GRAN historia de redención?


Esta es la pregunta que comienza a movernos hacia el correcto “objetivo” de nuestro
sermón. En este punto en la historia del pueblo de Dios, están gobernados por el primer
miembro de la monarquía: el rey Saúl. Sin embargo, hay un problema con este rey del
pueblo de Dios. Lee en 1 Samuel 17:11 la respuesta ante la amenaza de Goliat hacia
Israel y su Dios: “Cuando Saúl y todo Israel oyeron estas palabras del filisteo, se
acobardaron y tuvieron gran temor.” Saúl se acobarda y teme ante los enemigos de
Dios… así como el resto el pueblo. Claramente no es el tipo de rey que el pueblo
necesita. Esta historia, entonces, sirve para llevarnos a la escena (de la forma más
poderosa) de uno que será un rey piadoso sobre el pueblo de Dios: Este hombre joven,
David. Esta sección narrativa introduce una persona clave en la historia del pueblo de
Dios.

¿Dónde podemos entonces encontrarnos a nosotros mismos en esta historia?


Finalmente, llegamos a la gran pregunta de aplicación que, como mencionamos en los
ejemplos anteriores, ¡ha sido mal dirigida por tantos que enseñan este pasaje! ¿Nos
identificamos con David, luchando con los “gigantes” en nuestras vidas? ¿Buscamos ser
más como él en cuanto a valentía y fe en Dios? En ciertas formas sí, pero esa no parece
ser la correcta aplicación por esta razón: pocos de nosotros somos “reyes”, o siquiera
poderosos líderes del pueblo de Dios. De hecho, la mayoría de las personas que leen
esta historia o escuchan este pasaje predicado son, lo que podríamos llamar “personas
normales”. Entonces ¿quiénes son las personas normales en este pasaje de 1Samuel 17?
Son las personas de Israel, las masas de hombres en el ejército. ¿Y qué es lo que hacen
en este pasaje? Primero, tienen miedo y se acobardan ante el gigante que se opone al
pueblo de Dios, y segundo, están al margen viendo cómo el hombre escogido lucha a su
favor. ¡No es una imagen muy halagadora de nosotros, personas “normales”! En este
punto de la historia, el pueblo de Dios está perdido y lleno de miedo, y
desesperadamente necesitado de un líder enviado por Dios que gane la batalla por
ellos.

¿Cómo predico este pasaje para la iglesia hoy?


Después de hacerle las preguntas correctas a este pasaje, nos movemos hacia nuestra
situación presente como cristianos del “Nuevo Testamento”, quienes han
experimentado la gracia de Dios a través del Rey máximo, Jesucristo. Así que, después
de ubicar este pasaje en su contexto histórico y teológico apropiado (el hombre escogido
de Dios ganando la victoria a favor del pueblo de Dios) entonces comenzamos a ver
cómo esta porción narrativa de la Escritura debería abrir nuestro apetito por lo que Dios
siempre hará, y siempre ha hecho, por Su pueblo. Él levantará un líder, un guerrero, un
rey que gane la batalla por Su pueblo. Esta batalla siempre es tal que los humanos
débiles y aterrados (¡como nosotros!) no pueden ganar por sí mismos. El pasaje
entonces nos lleva a Cristo, quien siendo el guerrero de Dios derrota a Satanás y paga
nuestra deuda, una deuda que nunca hubiéramos podido pagar, en la cruz.
Necesitamos ser exhortados a confiar completamente en el “hombre” de Dios, quien
también es Dios mismo hecho hombre.

Un Pensamiento Final
Con el objetivo de predicar las narrativas del Antiguo Testamento a la luz de la Persona
y Obra de Cristo, es esencial luchar con la naturaleza tanto de la unidad como de la
diversidad entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. La dificultad del tema se fundamenta
en el hecho que el Jesús histórico, quien está en el centro del mensaje del Nuevo
Testamento, está ausente en los eventos del Antiguo Testamento. Sin embargo, Él declara
que el Antiguo Testamento da testimonio de Él. Para predicar a Cristo desde las
narrativas del Antiguo Testamento, es esencial entender que “el Dios que se ha revelado
a Sí mismo finalmente en Jesús también se ha revelado a Sí mismo en el Antiguo
Testamento, de tal manera que sirve como sombra tanto de la estructura como el
contenido del evangelio cristiano”.113

113
Goldsworthy, “Relationship,” 88-89.
BIBLIOGRAFÍA

Alter, Robert, The Art of Biblical Narrative, New York: BasicBooks, 1983.

Arthurs, Jeffrey D., Preaching with Variety: How to Re-Create the Dynamics of Biblical
Genres, Grand Rapids: Kregel, 2007.

Caird, G.B., The Language and Imagery of the Bible. Grand Rapids: Eerdmans, 1980.

Chapell, Bryan, Christ-Centered Preaching: Redeeming the Expository Sermon, Second


Edition, Grand Rapids: Baker Books, 2005.

Clowney, Edmund P., Preaching Christ in All of Scripture, Wheaton: Crossway, 2003.

Kaiser, Walter C., Jr., The Old Testament Documents, Downers Grove: Inter Varsity, 2001.

Kaiser, Walter C., Jr., Preaching and Teaching from the Old Testament: A Guide for the
Church, Grand Rapids: Baker Books, 2003.

Johnson, Dennis E., Him We Proclaim: Preaching Christ from All the Scriptures,
Phillipsburg, NJ: P & R Publishing, 2007.