Está en la página 1de 2

SÍNTESIS

“CRISTIANISMO E IDEALISMO”
KANT: El Punto de partida de la filosofía kantiana la aceptación de un hecho
innegable, según la mentalidad de nuestro autor, a saber: existe una ciencia
perfectamente válida, Cómo es la ciencia física matemática de Newton, y que
consta de juicios universales y necesarios. Ese hecho no es discutible,
simplemente Hay que aceptarlo y reconocerlo como una realidad
incontrovertible.
Para sostener esto Kant plantea un problema: ¿Cuáles son las bases o raíces
de un hecho indudable ya constatado? Dicho de un modo más técnico:
¿Cuáles son los juicios universales y necesarios de la ciencia físico
matemático?
Esto dicho de una manera más técnica dice así: ¿Cuáles son los juicios
sintéticos a priori en la matemática física?
El juicio sintético es aquel cuyo predicado está a fuera del concepto expresado
en el sujeto, usando los juicios analíticos no habría manera para hacerla
progresar por la que estaría girando todo el tiempo en lo mismo.
Es necesario captar la importancia de este planteamiento. En efecto, se trata
de ver cómo surge lo universal y lo necesario de las ciencias, y eso sin tener
que desechar el papel de la experiencia sensible, ni mucho menos la
aportación de la estructura cognoscitiva humana en cuanto tal.
Los primeros son juicios explicativos, y los segundos son juicios extensivos.
Esto significa que los juicios analíticos componen el contenido de sujeto; pero
no añaden nuevos conocimientos a lo ya sabido al enunciar el sujeto. Por
ejemplo: “Todos los cuerpos son extensos.” En cambio, los juicios sintéticos
añaden, con el predicado, nuevas nociones a lo ya sabido en el sujeto. Por esto
son llamados extensivos, o progresivos. Por ejemplo: “Todos los cuerpos son
pesados.”
La ciencia debe estar formada por juicios a priori, pues sólo así se garantiza la
universalidad y la necesidad de las afirmaciones científicas. En cambio, la
experiencia sensible, como conjunto de datos caóticos, sin orden ni estructura,
Sólo nos da lo singular y lo contingente, y no puede originar la universalidad y
la necesidad propia de los juicios científicos.
Es necesario captar la importancia de este planteamiento. En efecto, se trata
de ver cómo surge lo universal y lo necesario de las ciencias, y eso sin tener
que desechar el papel de la experiencia sensible, ni mucho menos la
aportación de la estructura cognoscitiva humana en cuanto tal.

HEGEL: Constituye el método filosófico propio de Husserl.


En Hegel, la fenomenología es la descripción de la evolución de una conciencia
en particular, desde que tiene conocimiento sensible, hasta que llega a
posicionarse de sí misma, esa toma de conciencia que caracteriza al hombre
(el conocimiento de su propio yo), y se logra, al final, la síntesis absoluta de
todo el espíritu.
Lo importante del proceso que describe es: El apriorismo racionalista que
envuelve toda la obra. En efecto, no se trata de una historia más o menos
contingente, sino que se trata de la historia de la conciencia, la que ha de tener
lugar en vista del horizonte a priori que ella posee.
El objetivo de Hegel es descubrir esas condiciones a priori que hacen posibles
nuestras intuiciones de los objetos con estructura necesaria (o esencial).
Por último, en la fenomenología del Espíritu, es donde aparece otra idea de
suma actualidad. Es el concepto de alienación. La conciencia (ser para sí) se
aliena, según Hegel, cuando capta su objeto (ser en sí). Entonces se pierde en
él, se extasía en lo hallado, sale de sí misma, y logra la síntesis del ser en-sí-
para-sí. Como vemos, esta idea constituye uno de los goznes del marxismo,
con aplicaciones explosivas al terreno de la economía y de la religión.