Está en la página 1de 5

Características de la personalidad de los abusadores del cónyuge masculino

Ron Beasley y Cal D. Stoltenberg

Universidad de Oklahoma

Ochenta y cuatro hombres en relaciones abusivas o no abusivas pero angustiadas completaron


el Millon Clinical

Inventario Multiaxial-H (MCMI-II), la Escala de Ira de Rasgo del Estado (S-TAS), la Actitud del
Niño

Hacia la Madre-Padre, y los Resultados del Inventario de Personalidad Narcisista indican que

los hombres representan un grupo heterogéneo y muestran mayores elevaciones en ciertas


subescalas de la

MCMI-II y S-TAS. Los hombres abusivos velaban sus relaciones parentales más negativamente
y como

los niños habían sido testigos de más conflictos entre sus padres. Los resultados son
consistentes con

Investigación.

Los recientes aumentos de la atención de los medios de comunicación han sensifiado a la


población

a la existencia de abuso de cónyuge. Estimaciones precisas de la

frecuencia de abuso es difícil de determinar; sin embargo, parece

que la mayoría de los maltratos de esposas no son detectados, no reportados,

y sin tratar (Margolin, Sibner, & Gleberman, 1988;

Straus, Gelles, & Steinmetz, 1980). Una encuesta aleatoria a nivel nacional

(1980) de 2.143 hombres y mujeres

informó que el 3,8%, o 1 de cada 26 esposas, es golpeada por su

al menos una vez al año. La violencia doméstica se considera ahora

la mayor causa de lesiones a las mujeres, con un

de 4 mujeres siendo asesinadas cada día por hombres que batean (Jones,

1990). Otros investigadores (O'Leary & Curley, 1986; Steinmetz

1980) estiman que hasta la mitad de todos los

Ciudadanos de los Estados, hombres y mujeres, en algún momento de su

matrimonios serán receptores de al menos un acto de agresión física

de sus cónyuges.
El intento de definir las características psicológicas de

estos individuos han suscitado un considerable debate. En el pasado,

caracterizaciones de los hombres que abusan de sus cónyuges han sido

basado en perspectivas sociológicas y políticas (Gelles &

Straus, 1979; Walker, 1984,1989). Debido a que la etnia generalizada,

actitudes raciales e individuales evolucionan a partir de la socialización de

familias, comunidades y sociedad (Straus et al., 1980), existe

sigue siendo una necesidad de entender el comportamiento abusivo de las personas

dentro de las influencias convergentes del tiempo, el lugar y la sociedad.

Por lo tanto, la necesidad de una comprensión más detallada de las características psicológicas
de las personas involucradas en

relaciones. Fue para este fin que la investigación actual

fue dirigida.

El enfoque principal de este estudio fue examinar la personalidad

características de los hombres involucrados en relaciones abusivas. Específicamente

este estudio tenía la intención de comparar los perfiles de personalidad de

hombres en relaciones abusivas con perfiles de hombres en

pero relaciones angustiadas. La literatura sugiere que

hombres en relaciones abusivas parecen evidenciar trastornos considerables

como se refleja en los perfiles básicos de personalidad (César, 1986;

Faulkner et al., 1988; Hamberger & Hastings, 1988a, 1988b;

Symonds, 1978). Aunque tales hallazgos no son consistentes

en todos los grupos de maltratadores, algunas pruebas sugieren que ciertos

perfiles que indican niveles más altos de personalidad general

trastornos son comunes entre los maltratadores, incluyendo el narcisismo

(Hamberger & Hastings, 1986, 1988b), personalidad antisocial

(Bernard & Bernard, 1984; Hamberger & Hastings, 1986,

1988b, 1988c), personalidad límite (Hamberger & Hastings,

1986), personalidad dependiente (Bernard & Bernard, 1984), histriónica

personalidad (Faulkner & Stoltenberg, 1988), y sociópata

personalidad (Faulkner et al., 1988). Ha habido una falta


comparación de perfiles de hombres no abusivos en relaciones desioscadas

con los de los hombres abusivos, y sin tales comparaciones,

es difícil sacar conclusiones sobre cómo estos o

otras características pueden contribuir a un comportamiento abusivo.

La primera hipótesis examinada en el estudio actual fue que

los perfiles de personalidad de los maltratadores, medidos por el Millon

Inventario Clínico Multiaxial-II (MCMI-II; Millon, 1985),

indicaría elevaciones más altas de los trastornos generales de la personalidad

(en ciertas subescalas) que las de los no maltratadores.

El presente estudio intentó ampliar la investigación anterior

(Hamberger & Hastings, 1986,1988b, 1988c, 1989a, 1989b) que

examinó las características de la personalidad de los maltratadores

MCMI-I (Millon, 1977) utilizando el MCMI-II revisado. el

MCMI-II fue desarrollado para evaluar con mayor precisión los trastornos

tercera edición revisada del Diagnóstico y

Manual Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-III-R; Americano

Asociación Psiquiátrica, 1987) y es particularmente adecuado para

investigar la presencia de trastornos de la personalidad. Se esperaba

que los maltratadores mostrarían signos de psicopatología similar

en el MCMI-II, particularmente en el área de la personalidad

Trastornos. Los recientes aumentos de la atención de los medios de comunicación han


sensifiado a la población

a la existencia de abuso de cónyuge. Estimaciones precisas de la

frecuencia de abuso es difícil de determinar; sin embargo, parece

que la mayoría de los maltratos de esposas no son detectados, no reportados,

y sin tratar (Margolin, Sibner, & Gleberman, 1988;

Straus, Gelles, & Steinmetz, 1980). Una encuesta aleatoria a nivel nacional

(1980) de 2.143 hombres y mujeres

informó que el 3,8%, o 1 de cada 26 esposas, es golpeada por su

al menos una vez al año. La violencia doméstica se considera ahora

la mayor causa de lesiones a las mujeres, con un


de 4 mujeres siendo asesinadas cada día por hombres que batean (Jones,

1990). Otros investigadores (O'Leary & Curley, 1986; Steinmetz

1980) estiman que hasta la mitad de todos los

Ciudadanos de los Estados, hombres y mujeres, en algún momento de su

matrimonios serán receptores de al menos un acto de agresión física

de sus cónyuges.

El intento de definir las características psicológicas de

estos individuos han suscitado un considerable debate. En el pasado,

caracterizaciones de los hombres que abusan de sus cónyuges han sido

basado en perspectivas sociológicas y políticas (Gelles &

Straus, 1979; Walker, 1984,1989). Debido a que la etnia generalizada,

actitudes raciales e individuales evolucionan a partir de la socialización de

familias, comunidades y sociedad (Straus et al., 1980), existe

sigue siendo una necesidad de entender el comportamiento abusivo de las personas

dentro de las influencias convergentes del tiempo, el lugar y la sociedad.

Por lo tanto, la necesidad de una comprensión más detallada de las características psicológicas
de las personas involucradas en

relaciones. Fue para este fin que la investigación actual

fue dirigida.

El enfoque principal de este estudio fue examinar la personalidad

características de los hombres involucrados en relaciones abusivas. Específicamente

este estudio tenía la intención de comparar los perfiles de personalidad de

hombres en relaciones abusivas con perfiles de hombres en

pero relaciones angustiadas. La literatura sugiere que

hombres en relaciones abusivas parecen evidenciar trastornos considerables

como se refleja en los perfiles básicos de personalidad (César, 1986;

Faulkner et al., 1988; Hamberger & Hastings, 1988a, 1988b;

Symonds, 1978). Aunque tales hallazgos no son consistentes

en todos los grupos de maltratadores, algunas pruebas sugieren que ciertos

perfiles que indican niveles más altos de personalidad general

trastornos son comunes entre los maltratadores, incluyendo el narcisismo


(Hamberger & Hastings, 1986, 1988b), personalidad antisocial

(Bernard & Bernard, 1984; Hamberger & Hastings, 1986,

1988b, 1988c), personalidad límite (Hamberger & Hastings,

1986), personalidad dependiente (Bernard & Bernard, 1984), histriónica

personalidad (Faulkner & Stoltenberg, 1988), y sociópata

personalidad (Faulkner et al., 1988). Ha habido una falta

comparación de perfiles de hombres no abusivos en relaciones desioscadas

con los de los hombres abusivos, y sin tales comparaciones,

es difícil sacar conclusiones sobre cómo estos o

otras características pueden contribuir a un comportamiento abusivo.

La primera hipótesis examinada en el estudio actual fue que

los perfiles de personalidad de los maltratadores, medidos por el Millon

Inventario Clínico Multiaxial-II (MCMI-II; Millon, 1985),

indicaría elevaciones más altas de los trastornos generales de la personalidad

(en ciertas subescalas) que las de los no maltratadores.

El presente estudio intentó ampliar la investigación anterior

(Hamberger & Hastings, 1986,1988b, 1988c, 1989a, 1989b) que

examinó las características de la personalidad de los maltratadores

MCMI-I (Millon, 1977) utilizando el MCMI-II revisado. el

MCMI-II fue desarrollado para evaluar con mayor precisión los trastornos

tercera edición revisada del Diagnóstico y

Manual Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-III-R; Americano

Asociación Psiquiátrica, 1987) y es particularmente adecuado para

investigar la presencia de trastornos de la personalidad. Se esperaba

que los maltratadores mostrarían signos de psicopatología similar

en el MCMI-II, particularmente en el área de la personalidad

Trastornos.

También podría gustarte