Está en la página 1de 7

MATERIA : PROTECCIÓN.

PARTE RECURRENTE : RODRIGO IGNACIO GALAZ FLORES


RUT :17.160.161-4
ABOGADO PATROCINANTE : GUILLERMO SANTANDER COX
RUT : 15.033.683-K
PARTE RECURRIDA : ISAPRE CONSALUD S.A
RUT : 96.856.780-2
REPRESENTANTE LEGAL : MARCELO DUTILH LABBÉ
RUT : IGNORO
ALZA : 4,2 %
PRECIO BASE : UF 1.39
PRECIO BASE ADECUADO : UF 1.45
_______________________________________________________________
EN LO PRINCIPAL: RECURSO DE PROTECCIÓN.
PRIMER OTROSÍ: ACOMPAÑA DOCUMENTO
SEGUNDO OTROSÍ: PATROCINIO

ILUSTRÍSIMA CORTE DE APELACIONES DE VALPARAISO

GUILLERMO SANTANDER COX, chileno, abogado, cedula de identidad N°


15.033.683-k, domiciliado en calle Uno Oriente 252, VIÑA DEL MAR, que dentro del
plazo señalado en el N°1 del Auto Acordado sobre tramitación y fallo del Recurso de
Protección de las Garantías Constitucionales a V.S.I, respetuosamente, digo:

Recurro de protección a favor de RODRIGO IGNACIO GALAZ FLORES, chileno,


Cédula de Identidad número 17.160.161-4, empleado, con domicilio para estos efectos
en calle Arco Iris número doscientos cincuenta y dos, VIÑA DEL MAR, en su calidad de
beneficiario del plan de salud vigente PLAN PRIMERO LIBRE ELECCION 5 (CODIGO 15-
PLE5-13) y en contra de la ISAPRE CONSALUD S.A, representada legalmente por don
MARCELO DUTILH LABBÉ, ignoro profesión, ambos domiciliados en Pedro Fontova N°
6650, Comuna de Huechuraba ,Santiago, por la acción ilegal y arbitraria cometida al
alzar unilateral e injustificadamente, quien ha informado, por medio de carta de
adecuación de fecha 30 de abril de 2020 y en conformidad al artículo 20 de la
Constitución Política de la Republica y lo dispuesto por el auto acordado de la
Excelentísima Corte Suprema sobre tramitación y fallo del Recurso de Protección. La
Isapre señala por medio de la presente carta de adecuación, que empezara a ser
descontado de mi remuneración , para aplicar dichos beneficios en el mes de agosto
de 2020, el alza que pretende aumentar o reajustar en un 4,2 % su plan de salud, de
1.39 UF a 1.45 UF, sin otorgar una explicación suficientemente fundada, ya que no
existe un cambio efectivo y verificable de las prestaciones médicas que justifiquen una
alteración de los valores ,poniendo con ello al afiliado en una disyuntiva, ya que en
caso de rechazar el aumento deberá allanarse a aceptar planes de salud de similar
valor y con menor cobertura, lo que significa una gran disminución de los beneficios
pactados en su plan vigente o bien poner término a su contrato de salud, todo lo cual
importa una privación, perturbación y amenaza de su legítimo ejercicio de las garantías
constitucionales contempladas en el artículo 19, números 9, inciso final y 24 de la
Constitución Política de la República, esto es, el derecho a elegir un sistema de salud al
que desee acogerse, sea estatal o privado, y el derecho de propiedad en sus diversas
especies sobre toda clase de bienes corporales e incorporales.

Por lo anterior, es que solicito a esta Ilustrísima Corte de Apelaciones, que


restablezca de inmediato el imperio del derecho, ordenándole a la recurrida a que deje
sin efectos el aumento del precio del plan de salud suscrito por el afiliado,
manteniendo el actual precio base de su plan de salud, conservando los beneficios
primitivamente pactados, cualquiera fuera la denominación futura que reciba ese plan
de salud. A lo que es necesario agregar que el plan al que se encuentra afiliado es en
Unidades de Fomento, por lo que lleva implícito la variación del IPC.

Todo esto de conformidad con los siguientes antecedentes de hecho y fundamentos


de derecho, que a continuación procedo a exponer.

1.- Que, en el mes de JUNIO recibió carta enviada por la recurrida. El motivo de
la misiva era informarle que su plan de salud contratado con dicha ISAPRE, sería
reajustado.
2.- Es necesario señalar, que la jurisprudencia de la Excelentísima Corte
Suprema vino en señalar que la carta de adecuación es la amenaza y la llegada del FUN
es el acto concreto, la recurrente puede interponer el recurso durante todo el lapso
de tiempo que dura desde que se le envía la carta de adecuación, hasta el último día
del mes en que se hace efectivo el alza en su plan de salud, lo que está señalado por lo
demás en la misma carta de adecuación. (Rol N°6807-2012).

3.- Es del caso mencionar que, en dicha carta, la ISAPRE de forma unilateral y
sin causa lógica que la justifique, señala que se ve en la “necesidad” de efectuar un
alza infundada e injusta a su plan de salud, alza que en atención a las circunstancias
personales de su caso es improcedente. La mentada facultad que ha perdurado por
más de 30 años, emana del inciso 3 º del artículo 38 de la Ley 18.933 (texto refundido
en DFL 1, Salud, de 2005, artículo 197, inciso 3 º) de Isapres, que permite el reajuste
anual del precio base, norma que a primera vista aparece como ilegítima, abusiva,
inconstitucional y contraria al bien común que el Estado debe promover y proteger, de
acuerdo al inciso 3 º del artículo 1 º de nuestra Carta Fundamental, tal y como lo ha
razonado y sentenciado el Tribunal Constitucional.

4.- Ello es así, ya que la mencionada norma consagra beneficios solamente para
la ISAPRE y ninguno para el afiliado, quien es el que debe soportar el reajuste,
resultando violada su garantía constitucional a la igualdad ante la ley y a no ser
discriminado, ambos derechos constitucionales prescritos en la Constitución Política de
la República de Chile en el artículo 19 números 2 y 22 respectivamente.

5.- En efecto, de acuerdo a la ley, ante el reajuste anual “propuesto” por la


Isapre, la afiliada tiene tres “opciones”, todas perjudiciales para sus derechos y
convenientes para los intereses comerciales de la Isapre, opciones que se repiten en la
carta de adecuación.

PRIMERA OPCIÓN: Aceptar expresa o tácitamente el alza (si nada dice o hace, según el
artículo 38 inciso 3 º, se entenderá que “acepta” el reajuste). El lucro de la Isapre
prevalecerá porque dará los mismos beneficios y coberturas por un precio mayor,
incrementando sus ingresos y utilidades a costa de la reducción del patrimonio del
cotizante, todo esto, sin una razón lógica que la justifique, por lo que no aparece como
razonada el alza invocada por la Isapre, menos, si consideramos las crecidas ganancias
que han obtenido estas empresas, por lo que el aumento, incluso reviste el carácter de
abusivo.

SEGUNDA OPCIÓN: Aceptar el plan de salud alternativo ofrecido por la Isapre, el cual
mantiene un precio similar al que pago actualmente sin reajuste, pero lógicamente con
menores coberturas o beneficios (reajuste disfrazado, con el mismo dinero recibiré
menos coberturas y beneficios). Vuelve a ganar la Isapre y a perder el afiliado, es decir,
me siguen causando un menoscabo.

TERCERA OPCIÓN: El término del Contrato con la Isapre.

6.- Además, a V.S.I, es obligatorio señalar que los motivos invocados por la
Isapre para adecuar su plan de salud, no satisface la exigencia de razonabilidad, al no
entregar datos comprobados de las razones que explicarían el alza. Esto, en
consideración al criterio adoptado tanto por la Ilustrísima Corte de Apelaciones de
Santiago, como esta misma Ilustrísima Corte de Apelaciones y ratificado por la
Excelentísima Corte Suprema, en orden a que “no se puede explicar las alzas con
cifras y criterios generales, que los costos de la Institución recurrida para otorgar las
prestaciones a que está obligada han aumentado, sin que ello se demuestre o
justifique de manera cabal ni pormenorizada”, lo que desmitifica las injustificadas
alzas a las que somos víctimas millones de chilenos por inescrupulosas empresas que
lucran con el derecho a la salud, “que si bien las Instituciones de Salud Previsional
tienen facultad para revisar los contratos de salud de sus afiliados, esta revisión -
para que se traduzca en un aumento del precio de un plan de salud-, debe fundarse
en cambios efectivos y comprobados en los precios de las prestaciones cubiertas por
el plan respectivo”, respectivamente.

7.- También agrega la I. Corte de Santiago “la facultad revisora de la Isapre


debe entenderse condicionada en su esencia a un cambio efectivo y plenamente
comprobable del valor económico de las prestaciones médicas y no por un simple
aumento debido a fenómenos inflacionarios o a la injustificable posición de que la
variación puede estar condicionada por la frecuencia en el uso del sistema, pues es
de la esencia de este tipo de contrataciones, la incertidumbre acerca de su
utilización”. Lo que no hace más que sustentar que el alza propuesta a la recurrente,
es injustificada, por tanto, un acto arbitrario y contrario a la Constitución Política de la
República y émulo a la ley, y que es deber de la Ilustrísima, corregir esta ilegalidad.

FUNDAMENTOS DE DERECHO.

1.- La Isapre CONSALUD S.A en la carta de adecuación le informa al afiliado que su


plan debe ser reajustado, atendido a que el gasto de las prestaciones de salud tiende a
aumentar, tanto porque aumenta la cantidad de ellas que emplea cada persona como
por el aumento de sus precios, ya que tienden a ser más sofisticadas y costosas,
tomando en consideración además que el plan de salud contratado incluye un
esquema de cobertura para el financiamiento de las prestaciones de salud que el
afiliado utiliza, y el financiamiento de un sistema de protección respecto del riesgo de
incapacidad laboral, conocido habitualmente como sistema de licencias médicas.

2.- Así, en cuanto a la necesidad de aumentar el precio base de los planes de salud por
sobre el I.P.C, le explica al afiliado que ello se debe al efecto de los aumentos de gasto
precedentemente expuestos, el cual es considerablemente mayor del que se refleja
mediante el I.P.C, por lo que el ajuste a través de la variación de la U.F, resulta
insuficiente para compensar dicho aumento.

3.- Respecto a los argumentos en los que la Isapre intenta justificar la adecuación del
precio base del plan de salud del afiliado, cabe señalar que si bien no merece dudas
que la Isapre esta legitimada legalmente, para adecuar el precio base del plan, puesto
que el articulo 197, inciso 3, del decreto con fuerza de ley Nº 1 de salud, del 2005,
contempla la posibilidad de revisar dicho precio base de los planes a que alude, no
merece el mismo comentario el punto relativo a la ilegitimidad para el ejercicio de la
dicha atribución.
4.- Que, en lo que respecta al aumento del valor del precio base del Plan de Salud del
recurrente, cabe precisar que, si bien la Isapre tiene una facultad legal para hacer tal
adecuación, de acuerdo con lo previsto en el artículo 197 inciso tercero del D.F.L. 1 de
2005 del Ministerio de Salud, tal facultad resulta excepcional frente a la regla general
establecida en el artículo 1545 del Código Civil y, por consiguiente, sólo puede ser
aplicada por la Isapre en forma restringida. Por lo anterior y como lo ha dicho la
Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago, y esta Ilustrísima Corte de Apelaciones, la
facultad revisora de la entidad de salud previsional debe entenderse condicionada a
un cambio efectivo y verificable del valor de las prestaciones médicas, en razón de
una alteración sustancial de sus costos, de lo que se sigue que la recurrida, al disponer
el aumento del Plan de Salud del recurrente en la forma indicada, ha actuado en forma
arbitraria, pues su conducta no aparece revestida de la necesaria racionalidad y
fundamento, pues el actuar arbitrario descrito ha atentado contra la garantía
establecida en el N ° 24 del artículo 19 de la Constitución Política de la República, al
obligar al afiliado a pagar una suma mayor de dinero de aquélla a la que está obligado;
sin perjuicio de atentar -en grado de amenaza- contra el ejercicio del derecho de elegir
su sistema de salud consagrado en el Nº 9 del artículo 19 de la Constitución Política de
la República, en la medida que por la situación que genera, puede obligarlo a
desafiliarse y a derivar a un sistema no deseado.

5.- En atención a lo señalado precedentemente, es obligatorio indicar que nos


encontramos frente a una facultad reglada y no discrecional, ya que, el propio artículo
197 establece en su inciso tercero, que, para el correcto ejercicio de esta facultad, se
ubica aquella según la cual las revisiones no podrán tener en consideración el estado
de salud del afiliado o beneficiario.

6.- Conforme a lo anteriormente expuesto, lo que la recurrida ha hecho no es otra cosa


que considerar el estado de salud de sus afiliados y beneficiarios de determinado plan
para revisarles el precio, al alza, pues así se desprende de lo informado en la carta de
adecuación.

7.- Tal afirmación no cabe dudas, al tenor de lo que dispone el articulo 197, norma que
obliga a las Isapres a actuar en condiciones generales respecto de todos quienes
integren un mismo plan; si ellos generan gastos por sus requerimientos de salud, la
Isapre se considera justificada para alzarles a todos el precio de la mantención del
contrato, con lo que, evidentemente, está haciendo lo que la ley prohíbe, esto es,
considerar precisamente los estados de salud de aquellos que han generado egresos,
para altera unilateralmente la base contractual. De esta manera la Isapre incurre en
una ilegalidad de ejercicio.
8.- A mayor abundamiento, cabe destacar que se desprende de la normativa general
que encuentra su fundamento en el artículo 19 de la Constitución Política de la
Republica y que es concebible del ordenamiento público sanitario y de salubridad, que
lo que el legislador ha querido autorizar es la modificación del precio base de los
contratos de salud cuando los costos de las atenciones inherentes a la protección de
ese bien superior experimentan un alza sistémica mas o menos imprevista, como por
ejemplo nuevas modalidades que le sean impuestas y que le resulten inevitable eludir
en su mayor costo, de orden técnico, científico u otro.

9.- En esta perspectiva, lo que vendría a legitimar la modificación es la evidente


variación, al alza, de la cantidad que la Isapre haya de dar por la prestación de su
servicio de seguro de salud; menester es a V.S.I señalar, que eso se separa bastante de
los gastos en que ella incurre por concepto de satisfacción de las prestaciones que se
obligó a cubrir. En este sentido, gastar es emplear el dinero en la prestación del
servicio que le es propio. De esta manera, tal y como lo han entendido la Ilustrísima
Corte de Apelaciones de Santiago y esta Ilustrísima Corte, en diversos fallos
pronunciados en esta materia, jamás podrá interpretarse conforme al espíritu de la ley,
que el articulo 197 inciso 3, conceda un permiso para elevar unilateralmente los
precios bases de contratos de salud, sobre la base de mayores “gastos” y no de
mayores “costos”.

10.- Es así, V.S.I, que cabe concluir que el acto de revisión y adecuación del precio base
del plan de salud que mantiene el afiliado con la Isapre CONSALUD S.A, ha sido
realizado en forma tal que no se respetó la legislación vigente, por lo que cabe de
calificarla, al tenor del articulo 20 de la carta fundamental, como arbitraria e ilegal,
perturbando el legitimo ejercicio del derecho de propiedad que le asiste al afiliado
cotizante, respecto al contrato de salud suscrito entre las partes, toda vez, que dicha
alza, determinada de manera unilateral e injustificada por la aseguradora, afecta en
forma directa su patrimonio, al obligársele a efectuar sin la debida justificación, un
mayor desembolso económico; sin perjuicio de atentar- en grado de amenaza- contra
el ejercicio del derecho a elegir su sistema de salud consagrado en el número 9 del
articulo 19 de la Constitución Política de la República, en la medida que por la situación
que genera, puede obligarle a desafiliarse y a derivar a un sistema no deseado.

EXPRESA CONDENA EN COSTAS

La presentación de este recurso responde a la reacción lógica ante la evidente


ilegalidad y arbitrariedad de la conducta de Isapre CONSALUD S.A, por ende no resulta
justo que los gastos y costos de su interposición, tengan que ser asumidos por el
afiliado, y en atención a que el propio Auto Acordado que reglamenta el Recurso de
Protección dispone la posibilidad de la condena en costas, vengo en solicitar a V.S.I.,
que una vez acogido el presente recurso, y restablecido el imperio del derecho,
condene a la recurrida al pago de las costas procesales y personales de este recurso.

POR TANTO, y de acuerdo con lo expuesto en el artículo 20 y 19 N° 24 de la


Constitución Política de la República y el Auto Acordado de la Excma. Corte Suprema,
de 29 de marzo de 1977 y sus modificaciones posteriores.

RUEGO A V.S. I.: se sirva tener por interpuesto el presente recurso de


protección a favor de RODRIGO IGNACIO GALAZ FLORES y en contra de Isapre
CONSALUD S.A, representada legalmente por don MARCELO DUTILH LABBÉ, ya
individualizados, por la acción ilegal y arbitraria cometida al aumentar unilateral e
injustificadamente el precio base del plan de salud, poniendo con ello al afiliado en la
disyuntiva, en caso de rechazar el aumento propuesto, de allanarse a aceptar otros
planes de salud de mayor valor y con menor cobertura, lo que significa admitir una
fuerte disminución de los beneficios pactados por su plan vigente, o bien de poner fin
a sus contrato de salud, todo lo cual importa una privación, perturbación y amenaza a
su legítimo ejercicio de las garantías constitucionales contempladas en el articulo 19
número 9 inciso final, y 24 de la carta fundamental; declararlo admisible y en
definitiva acogerlo, dejando sin efecto el alza del precio base del plan de salud,
debiendo la Isapre, en consecuencia, mantenerlo en su valor actual ,conservando los
beneficios originalmente pactados, cualquiera fuere la denominación que se le otorgue
en el futuro a este plan; con expresa condenación en costas para esta instancia.

PRIMER OTROSI: Ruego a V.S.I, tener por acompañado en la forma que en derecho
proceda:

1.- Se acompaña copia de carta de adecuación de ISAPRE CONSALUD S.A. dirigida al


afiliado.

SEGUNDO OTROSÍ: Ruego a V.S.I se tenga presente que, en mi calidad de abogado


habilitado para el ejercicio de la profesión, patrocinare el presente recurso
compareciendo en representación de la recurrente, en mérito de lo dispuesto en el
numeral 2° del Auto Acordado de la Excma. Corte Suprema, sobre tramitación y fallo
del recurso de protección.