Está en la página 1de 10

OBJETIVO 2 (Pilar López Ríos): “Causa, factores y efectos de la obesidad en

adolescentes”.

Causa y factores que pueden influir en la obesidad en adolescentes

El artículo de Carefirst (2018), señala que la causa de la obesidad parece ser


simple: si una persona consume más calorías de las que gasta, aumenta de peso.

Pero los factores que pueden influir para que haya obesidad pueden ser variados,
tales como:

· La genética: Existen estudios que demuestran que la predisposición a sufrir


obesidad puede heredarse. La mayor parte de las investigaciones actuales y
futuras apuntan a comprender mejor la interacción entre esos genes y
nuestro entorno, siempre cambiante, con respecto al desarrollo de la
obesidad. Que tan solo el padre o la madre sean obesos aumenta el riesgo
de que el niño sea obeso.
· Factores metabólicos: La manera en que una persona en particular usa la
energía es distinta de la manera en que otra persona lo hace. Los factores
hormonales y metabólicos son distintos en todas las personas. No obstante,
estos factores tienen un papel fundamental en cuanto al aumento de peso
en los niños y adolescentes.
· Factores socioeconómicos: Existe una fuerte relación entre la situación
económica y la obesidad. La obesidad es más común en las personas de
bajos ingresos.
· Elección de estilo de vida: Los excesos en las comidas y un estilo de vida
sedentario contribuyen a la obesidad. Estas elecciones de estilo de vida
pueden modificarse con un cambio de comportamiento.

Seguir una dieta con un alto porcentaje de calorías, como en los alimentos con alto
contenido de grasas, azúcar o alimentos refinados, fomenta el aumento de peso.
Algunas personas tienen escasas posibilidades de conseguir alimentos saludables
a precios accesibles.

La falta de ejercicio físico regular contribuye a la obesidad. Hace que resulte difícil
mantener el peso ideal. En los niños y adolescentes, el sedentarismo, que incluye
ver televisión o pasar el día sentado frente a una computadora o en sus
dispositivos móviles contribuye a la obesidad.

· Obesidad en la familia

Esto es algo interesante, mientras más esté incrustado el trastorno en la


familia, los índices de obesidad en los adolescentes aumentan
drásticamente. Podríamos mostrarlo de la siguiente manera; imaginemos
una cadena, el abuelo presenta problemas alimenticios y terminaron
traspasados a su hijo; Posteriormente este niño terminó con obesidad y
formó una familia; posiblemente su familia termine padeciendo los mismos
problemas de su padre, especialmente los hijos.

Por último, la Organización Mundial de la Salud realizó un trabajo para saber


más sobre esta “cadena alimenticia” que pasa de padres a hijos,
consiguiendo el siguiente resultado: Si un niño crece en un hogar donde uno
de sus padres padecen obesidad, aproximadamente tiene una posibilidad de
50% de ser obeso. Ahora, si ambos padres son obesos, la posibilidad
aumenta a unos exorbitantes índices del 80%.

· Problemas físicos

Los agentes más extraños que pueden verse en los obesos, estos solo
afectan a un número menor al 1% de todas las personas con sobrepeso
(incluidos los adolescentes). Estas enfermedades médicas que pueden
acarrear la obesidad como un síntoma asociado son comúnmente los
problemas neurológicos y/o endocrinológicos. La razón por la cual son tan
raros como causantes es que: Cuando sucede una enfermedad se suele
mantener el mayor cuidado posible sobre el paciente, con la intención de
que este no presente patologías asociadas, incluyendo su dieta.

· Medicamentos

Tanto niños como adolescentes pueden terminar con obesidad debido a un


tratamiento que se les recetó para tratar algún problema en específico. Lo
complicado en estos casos es los diversos problemas que puedan terminar
influyendo en la necesidad de dicho medicamento. A pesar de ello, los
medicamentos y/o tratamientos que pueden producir como síntoma la
obesidad son reducidos, siendo los principales exponentes: Medicamentos
de origen psiquiátrico y los esteroides.

· Autoestima baja

Los adolescentes que sufren debido a su baja autoestima suelen terminar


refugiándose en diversas cosas. Una de ellas es la comida, utilizando
principalmente por este motivo: Cuando una persona come, el cuerpo libera
una hormona que fomenta una especie de sentimiento gratificante y
reconfortante. Aquellas personas con baja autoestima comen no por el
hambre, sino por la sensación que reciben al comer.

Se supone que es un mecanismo de supervivencia que poseen


prácticamente todos los animales, para que estos se alimenten, pero su
base está en los instintos, razón por la cual, la mayoría de los animales
comen sin parar (ya que desconocen cuándo será su próximo alimento). Por
otro lado, los humanos no necesitamos dicho mecanismo en nuestra vida
diaria. Lamentablemente estas personas aprovechan dicho proceso para
sentirse “bien”, sin saber el daño que están produciendo en sus cuerpos.
Dra. Ximena Raimann (2016), “La obesidad en los niños y adolescentes
chilenos ha aumentado en los últimos años y lo ha hecho por dos razones:
“los malos hábitos alimentarios y la falta de actividad física”.
Gráficos del aumento de la obesidad en adolescente y como el Factor
socioeconómico influye en esta.

La tercera (2019) “El mapa nutricional que cada año elabora la Junta Nacional de
Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) vuelve a arrojar preocupantes resultados en la
comunidad escolar: en 2018, el 51,7% de los escolares presentaron sobrepeso u
obesidad.

Y considerando la evolución de estas cifras, el grupo donde más ha crecido la


obesidad es entre los adolescentes, particularmente en 1° medio, donde la
prevalencia pasó de un 8,2% en 2011 a un total de 14,7% el año 2018.”
Existen estudios donde se señala que la carga de obesidad se acentúa en los
grupos de menor nivel socioeconómicos, lo cual se atribuye a que estos grupos
tienen mayor acceso a alimentos altamente procesados y de bajo costo, a lo cual
se suma su bajo valor nutricional. Estos factores merman la posibilidad de acceder
a una alimentación saludable y de calidad y ponen a estos grupos en mayor riesgo
de padecer obesidad.

Dr. Fernando Vio (2019): “La consecuencia directa de la inequidad alimentaria, es


que la obesidad es el doble en los niveles socioeconómico bajos que en los de
nivel alto y la obesidad también es mayor en la mujer que en el hombre, lo que
origina una doble inequidad: por nivel socioeconómico y por género. Esto significa
que en los niveles socioeconómico bajos y en las mujeres van a existir mayor
cantidad de problemas de salud derivados de la obesidad, como es el caso de la
diabetes en que el 20% de la población de nivel socioeconómico bajo (una de cada
5 personas) tiene diabetes, en cambio en el nivel alto es solo de un 6% (una cada
20 personas).

Lo mismo sucede con la hipertensión arterial que es muchísimo mayor en los


adultos y adultos mayores y especialmente en las mujeres de nivel socioeconómico
bajo que en alto y con las otras enfermedades relacionadas con la obesidad, como
el cáncer, artrosis y otros problemas osteoarticulares y los problemas de salud
mental.

Según datos del estudio «Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y


Obesidad» (ALADINO, 2011) señala que el 45.2% de los niños y niñas de entre 6 y
9 años tienen sobrepeso u obesidad; un problema de salud pública que afecta más
a los niños que a las niñas y que viven en las clases sociales más desfavorecidas
y a los que disponen de videojuegos, ordenadores o DVD en su habitación

El siguiente gráfico muestra como las familias con un poder adquisitivo medio-bajo
son las que presentan porcentajes de sobrepeso y obesidad más elevados por
parte de sus hijos (6.9% y 16%, respectivamente).
Los valores de sobrepeso y obesidad más bajos se sitúan en familias con un nivel
socioeconómico medio-alto (3% y 9.6%, respectivamente).

Gasol Foundation (2021) “La evidencia científica sigue probando y reforzando la


idea de una asociación entre obesidad y nivel socioeconómico de las familias”.
Efectos a corto y largo plazo causados por la obesidad en los adolescentes.

· Problemas cardiovasculares: La obesidad y el sobrepeso van de la mano


con varios efectos negativos. Uno de los más frecuentes y peligrosos son los
problemas cardiovasculares, volviéndose más severos y recurrentes en
personas con obesidad. Los adolescentes que tengan sobrepeso quedan
expuestos a terminar padeciendo varios de ellos a lo largo de su vida.
· Diabetes: Las personas que padecen obesidad (incluidos los adolescentes),
pueden llegar a presentar diabetes, debido a sus malos hábitos alimenticios.
Como resultado, deben empezar a cuidar la ingesta de glucosa (la azúcar).
· Problemas respiratorios: Aquellos adolescentes con sobrepeso sufren
problemas respiratorios con normalidad. Algunos pueden ser leves, como
una simple tos momentánea. Por otro lado, existe la posibilidad de
problemas más fuertes, como puede ser el asma. Aquellas personas con
estos problemas pueden superarlos casi de manera total si logran bajar de
peso.
· Problemas emocionales y psicológicos: Cuando se sufre de obesidad, los
jóvenes están más cercanos a padecer algún tipo de problema emocional o
psicológico. Los problemas psicológicos representan algunos trastornos
como: desorden obsesivo compulsivo, ansiedad y depresión. Las fallas
emocionales son principalmente provocadas por la baja autoestima, la cual
merma la poca confianza del adolescente en sí mismo.
· Pubertad temprana: También existe la posibilidad que el adolescente
termine dicho periodo antes de tiempo (la “adolescencia”). En el caso de los
niños y preadolescentes, pueden terminar llegando a la pubertad a una edad
mucho más reducida. Antes, la edad para llegar a la adolescencia era los 16,
pero actualmente debido a cambios en diversos factores está establecido
como base los 12, reduciendo aún más la cifra cuando un joven es obeso.
· Efectos en el rendimiento académico: En el caso de los niños y
adolescentes, los efectos de la obesidad se manifiestan mucho más allá de
la salud física. Por ejemplo, cada vez hay más evidencia científica que
muestra las consecuencias negativas de la obesidad, la dieta occidental y el
sedentarismo en el rendimiento académico.

El impacto de la obesidad y de los estilos de vida sobre el funcionamiento


cerebral ha captado la atención de la comunidad científica, que ha
desarrollado investigación básica y aplicada para llegar a comprender esta
relación. Ahora, es bien sabido que la obesidad y sus factores de riesgo
afectan estructuras cerebrales fundamentales encargadas de funciones
como la memoria, el aprendizaje y el control ejecutivo. Este último, quizás es
menos conocido, pero resulta esencial para un buen desempeño cognitivo y
conductual en la sala de clases.

En Chile, esta relación ha sido explorada extensamente en los participantes


del Estudio Longitudinal de Santiago, una de las muchas cohortes que
alberga el INTA y que ya acumula 28 años de seguimiento.

· Problemas en las articulaciones, incluida la osteoartritis : La obesidad puede


afectar las rodillas y la cadera debido a la tensión que el peso adicional
ejerce sobre las articulaciones.

Reflexión Objetivo 2:

La principal responsabilidad de educar y modelar hábitos de vida saludable para


evitar y combatir la obesidad adolescente está en el hogar y debe ser respaldada y
fortalecida por políticas públicas de salud, que puedan generar conciencia ya sea a
través de los colegios u otras entidades estatales que propendan al autocuidado.

La manera más segura de conseguir esto, es lograr que los adolescentes


posean una motivación personal, lo cual les ayudará a mantener rutinas
saludables, tanto de alimentación como de actividad física, manteniéndolas en el
tiempo hasta lograr sus objetivos.
Referencias

https://carefirst.staywellsolutionsonline.com/Spanish/Encyclopedia/90,P04730

https://www.clinicalascondes.cl/BLOG/Listado/Pediatria/Claves-combatir-la-
obesidad-sobrepeso-infantil

https://www.latercera.com/nacional/noticia/obesidad-escolar-adolescentes-
registran-mayor-alza-sostenida/538844/

http://hablemosderelaciones.com/c-adolescencia/obesidad-en-la-adolescencia/

https://www.fen.org.es/anibes/archivos/documentos/ANIBES_numero_11.pdf

https://inta.cl/fernando-vio-la-obesidad-es-el-doble-en-los-niveles-socioeconomico-
bajos-que-en-los-de-nivel-alto/

https://www.redalyc.org/pdf/3457/345732287001.pdf

https://www.gasolfoundation.org/es/ninos-mas-desfavorecidos-obesidad-severa/

También podría gustarte