Está en la página 1de 10

.

narla

INVESTIGACIÓN y CIENCIA, enero, 2003

.I
orlg
En el caso de nombres de ríos y
otros accidentesgeográficos rige la
regla según la cual su antigüedad
corre paralelaa sufrecuencia.Llama
la atención que, a lo largo y ancho
ElisabethHamely TheoVennemann de Europa, abunden los nombres,
precisamentede lugares relaciona-
dos con el agua, que comparten
E berSberg es un pueblo pinto- de coloniz~ción en la Europa de una misma raíz léxica. Es frecuente
resco preaIpino, a orillas del los últimos 10.000 a 15.000 años, encontrarnombresque empiezanpor
río Ebrach. Tras esa villa de es decir, d~sde la última glacia- al-/alm-, por ejemplo, Aller, Alm o
la región de la Alta Baviera se ex- ción, cuyo postremoapogeotuvo lu- incluso Elz, que antes se llamaba
tiende una amplia zona de bosques. gar hace unos 20.000 años.Muchos Alantia. Otro grupo lo forman los
Resultaría, pues, inmediato, para fueronlos empeñospor explicar cuál nombres en var-/ver-, como Werre
un alemán contemporáneo, inferir era el origdn de los europeos ac- o Wame.Abundantambiénlos nom-
que el lugar debe su nombre a la tuales y de sus lenguas. En todos bres en sal-/salm-, entre los que se
abundanciade caza mayor: "Monte ellos los va$cos ocupabansiempre numera,entre otros muchos, Saale.
del jabalf' (de Eber, jabalí, y Berg, una posició~ singular. La investigación reciente ha sacado
montaña). De hecho, en su escudo Al no ser ~ndoeuropeasu lengua, a la luz la existencia de un grupo
figura un macho de prominentecol- se hicieron .as más diversas conje- nutrido de nombres en is-/eis-, ta-
millo. turas sobre su origen y también so- les como Isar y Eisack, y nombres
Pero ese sentido que hoy se le da bre si son ~utóctonos o si habían en ur-/aur-, como Urach y Aurach.
al topónimo carece de fundamento. llegado,por tierra o por mar,de otras Algo parecido vale para mu-
La designaci6n no procede de la zonas. Los hCientífiCOSno veían chos topónimos. El nomenclátorde
Edad Media, ni tampocode la época ningún pare tesco con el resto de correos de Alemania recoge siete
celta. Arranca, presumiblemente,de los europeo~. Pues, según el pare- municipios Ebersberg,nueveEbers-
los vascones,quienes,partiendo de cer hasta al1ora vigente, los euro- darf y dieciséis Ebersbach. En to-
los Pirineos occidentales, poblaron peos, en su mayoría, descenderían tal figuran ochentapoblacionesque
esta región poco despuésde la úl- de gruposque inmigraronhacecomo empiezan por la partícula eber-,
tima glaciaci6n. mucho 10.OqOaños,procedentesde desde Eberan a Ebertsheim.
Muchos nombres de asentamien- Asia Central o del Próximo Oriente,
tos, ríos, montañas,valles y paisa- y que trajer~n consigo la agricul-
jes de Europa tendrían su origen en tura y las lenguas indoeuropeas.Se Fósilesléxicosque perviven
lenguas preindoeuropeas.Según la creía que lo~ indoeuropeos,mucho E n Francia se cuentan por doce-
investigación reciente, predominan más numerosos,habríandesplazado nas los lugares cuyos nombres
las relaciones y conexiones con el o absorbido ~ los autóctonos. tienen también ese elemento com-
vasco. Se confirma así la opinión Los lingüistas reconocían, ya en ponente. Al hallarse en otro espa-
de que pueblos emparentados con el siglo XIX,~ue los nombresde mu- cio lingüístico-fonético, desdeAle-
los vascos habitaron, en otros tiem- chos ríos, arroyos y lagos de Ale- mania suenan algo distintos. Pero
pos, casi toda Europa. Eran éstos mania debía~ser muy antiguos. Con Ebréon,Ibarolle, Evrune,Ivry, Aver-
los vascones -para seguir la de- anterioridad se había sugerido,ade- don, Avricourt, Avrolle, Yvré y otros
signación latina de los vascos en la más, que lof primeros habitantes muchos puedenrelacionarse con la
antigüedad. daban a los accidentesgeográficos misma raíz. Es obvio que ningún
El estudiogenético(véaseel apar- una mera de~ignación topográfica, francés asociaríalos nombresde es-
tado "Tres cuartos de nuestros ge- como "río", "montaña", "agua"; los tos pueblos con el jabalí, al que
nes proceden de los primigenios nombres, po~ tanto, no vendrían a llaman sanglier.
vascos"), independiente de las in- significar otra cosaque lo designado. A mediados del siglo pasadoad-
vestigaciones lingüísticas, ha lle- En esa líneaI de razonamiento,los virtieron algunos, en particular el
gado a idéntico resultado. Por tanto, pueblos que 1legarondespuésadop- indoeuropeísta Hans Krahe (1898-
los actuales vascos no son, en ab- taron estos nombres,aunqueno en- 1965),que los nombresde los asen-
soluto, un grupo biológico singular tendieran su significado. Sin em- tamientos transalpinos hasta Gran
y marginal, sin parentescorelevante bargo, result~ difícil determinar, en Bretaña y el sur de Escandinavia
con el resto de los europeos. Muy cada caso, d-r cuál de los antiguos mostraban una impronta sorpren-
al contrario, su genotipo se halla, estratos prodede el núcleo de los dentementehomogénea.Krahe de-
en un grado sorprendente,en el con- nombres act~ales. nominó a estosnombres"fósiles [...]
junto de la población europea. No Los nombres de los asentamien- de un tiempo pasado y, en muchos
caemos en la exageración si afir- tos, por el cqntrario, pasan por ser casos,muy remoto", cuyos orígenes
mamos que los europeossomos to- mucho más recientes.Algunos auto- buscó en lenguas indoeuropeas de
dos vascos. res sostiene~ que nacieron, en su la antigüedad.
Estas conclusiones de las inves- mayoría, entrado ya el período his- Pero estosintentos de explicación
tigaciones contradicen las interpre- tórico; vario, lo harían en la Edad no solíanresultar satisfactorios. Por
taciones anteriores de los modelos Media. I otra parte, los indogennanos (o in-
Testimonios de nuestro pasado linglüístico
D e "diamantes en bruto" calificó el germani ta y ame-
ricanista alemán Ernst Forstemann (1 22-1906)
los nombres antiguos de ríos cuando, a me iados del
siglo XIX, investigaba las denominaciones ge gráficas.
Al río Ebro los romanos lo llamaron Iberus Atraviesa
una zona que en tiempo de los romanos t davía ha-
blaba vasco. Los lingüistas dan por cierto q e el nom-
bre viene del vasco; la palabra vasca ibai sigl1ifica "río",
e ibara quiere decir "campo junto al río, valle".
Ahora bien, ¿a qué obedece que otros muchos ríos
europeos porten nombres similares? En Mo~tenegro y
Serbia corre el Ibar hacia la Moravia occide tal; en el ~
sur de Alemania hay dos ríos Ebrach y much s Eberba-
che, y en Oberaula en Hessen un Ibra. En el nombre
del río austríaco Ybbs (antes Ibisa) , afluen e del Da-
nubio, al que se une en la ciudad de Ybbs, se esconde
quizás una variante lejana del vasco ibai "río", a saber
ibaso, que también significa "río".
Abundan los ríos europeos cuya denomina t iÓn se re-
duce a un corto número de palabras o sílab s. Una de o Nombres con AI-/Alm- e Nombres con Var-Ner- .Nombres con Is-
éstas es la partícula is (se encuentra tam ién como 8 Nombres con Sa/-/Sa/m- o Nombres con Ur-
eis), que aparece en más de 200 nombres de cursos
de agua desde Noruega hasta Italia, desde EsRJañahasta EN ESTE MAPA se sitúan corrientes de agua que incluyen
remotas zonas de Rusia; por citar algunos: ¡Iselfjorden en su nombre alguno de los cinco elementos lingüísticos
en Noruega, Isa en Italia, Isainka en Rusia, I~sla en Li-
mencionados.
tuania, Jizera en Chequia e Ijssel en los Paí$es Bajos.
El elemento vasco is (pronunciado con s sonora) sig-
nifica "agua, corriente de agua". nau, Warme Aue; bajo la variante sal-; Saale, Sale,
Con pareja frecuencia y amplia distribucióril hallamos Salz (Salusia). Selke (Salica); bajo al-: Al/er, Alm, Alme
nombres asociados al agua que portan los ¡elementos por dos veces (Almana y A/mara) , Ahla. Elke (Alantia).
ur (aut') , var (vet'), sal (salm) o al (alm). Ur significa Elz. En la península Ibérica hay ríos con nombres como
"agua", ura "el agua, el torrente", Se postul~ significa- Alba, Alenza. Almar, Almanza. Almonte, Almantes. Los
dos similares para al y sal. En conjunto, mluestran la listados se podrían alargar.
probable expansión del vascón en otros tiempos. Un número de asentamientos y poblaciones podrían
Citemos algunos ejemplos, entre muchÓs, de los derivarse de estos y otros componentes lingüísticos
nombres en ur-: Urula (Noruega); Irwell (Gran Bretaña); prehistóricos de Europa. Creemos que se referían ori-
Ourthe (Bélgica); Auerbach, Urbach, Urach, A\irach (Ale- ginariamente a cursos de agua o a otros lugares na-
mania); Irrsee (Austria); Aroffe (antes Uro~a), Huriel turales ya denominados. Muchos de los antiguos nom-
(Francia); Urura, Urola (España); Urwis (Polonia); Ura bres geográficos fueron en un principio el nombre
(Rusia). Bajo la variante de los nombres en 'far- se ha- común del accidente del relieve o de otra estructura
llan, por ejemplo, en Alemania: Warne, Werre, Warme- natural.

doeuropeos,segúnla nomenclatura se hab an vuelto a poblar las zonas cómo grupos humanos inmigran-
internacional) hicieron su aparición que e la última glaciaci6n eran tes, en las más diversas regiones
relativamente tarde. Para el ar- inh6sp tasoLos arque610gosfijan el del mundo, adoptabanlos nombres
queólogo Colin Renfrew, se identi- asenta 'ento estable conocido más de los nativos y, en el mejor de los
ficarían con los primeros agricul- antigu tras el apogeode la última casos, los alteraban un tanto ade-
tores europeos,con los que se inició glacia i6n, Se trata de un enclave cuándolos a sus propias lenguas,
el Neolítico. de la egi6n de Friburgo, la Tos- aunque sin entender el sentido de
Si se acepta que los nombres de cana lemana, cuya antigüedad se la palabra.
arroyos y de otros accidentes geo- cifra e más de 18.000años.A buen Tampoco se aviene con la teoría
gráficos proceden de pueblos anti- segur, estos grupos, los europeos de que fueron los indoeuropeos los
guos ya desaparecidos, entonces prehis 6ricos, habían puesto nom- que acuñaron los viejos nombres
en Europa se deberían tener en bre a os ríos y lugares de su en- europeosde cursosde aguaotro dato
cuenta también las comunidades torno. Por eso no se puede excluir de observación:hay en Españanom-
que aparecieron justo después de que uchos nombres propios se bres de torrentes y ríos con los mis-
la última glaciación. Los agricul- remo ten a época tan temprana. mos componentesléxicos que en la
tores llegaron a Europa central hace Inclus en nuestros tiempos se ha Europa transalpina. Pero los indo-
unos 7000 años. Pero mucho antes podid constatar en muchos casos europeos no llegaron a esa zona

64 INVESllGACIÓN y CIENCIA, enero, 2003


sudoeste europeo hasta el pri-
milenio antes de Cristo. Los
derivaban algunos de es-
nombres ibéricos asociados al
palabras emparentadas con
Según la tesis que aquí
ésa debe ser también
I de los nombres
a cursos de agua del resto
En el léxico vasco se ha-
los componentes léxicos ca-
(is, ur e ibar) que se
en muchos nombres hi-
europeos. Todos ellos
un significado relacio-
con el agua o su curso natu-
(véase el recuadro "Testimo-
nuestro pasado lingüístico").
apunta al vasco la
las vocales de estos nom-
Casi la mitad de los nombres
asociados al agua 2. EBERSBERG, población de la Alta Baviera, se llamaba en la Edad Media Ebe.
vocal. La más fre- resperch o también Eparespere. En el caso de que el núcleo del nombre, eber,
la a (en parte tan sólo en proceda, como se supone, de una lengua prehistórica emparentadacon el vasco
más antiguas del término); y sonara originariamente ibara, Ebersbergno debería su denominación al jabalí
ser habitual que el nombre macho de su escudo. Significaría "monte junto al río", el Ebrach que la bordea.
En estos nombres aso-
con el agua abundan, asi-
vez con voc~blos vascospara acci- milenios, por un pueblo que hablaba
la i y la u. Se trata de una
dentesgeográficos naturales,es de- vascón. Se integró en los nombres
--" que no se aprecia en
indoeuropeo cir, para palabras topográficas; so- el término dado al río o al paisaje.
antiguo, en el que
bre todo, cu~ndose trata de lugares
las palabras empezadas Milenios más tarde, pueblos con
vocal y menudeaban las voca- asociadosa tmplazamientos venta- otra lengua transformaron el nom-
e y o. En vasco, por el contra- josos, que r~flejan, cabe suponer, bre en una forma que tuviera sen-
, un elevado número de pala- una gran antigüedad. tido para ellos: del vasco ibar (me-
empieza por a y muchas Aunque no siempre, suele darse jor dicho, de la palabra con ella
otra a (o más). Son tam-que los nombreshidrográficos y de emparentadade una lengua vascona)
frecuentes las palabras inicia- estructuras del paisaje se corres- salió despuésen alemán el compo-
con i y u. pondanconu~apalabraantiguacuyo nente Eber del nombre del río y de
la cátedra de germanística significado denote "agua, corriente la población.
y
de agua" o b~enla forma del acci- De forma análoga se pueden ex-
.' esa misma línea en el es- dentetopográfico.Volvamosal ejem- plicar, por una referencia a una co-
de los nombres de asenta- plo de los ndmbres con eber-. Uno rriente de agua,otros topónimosfre-
.También aquí de los lugares franceses con eber-, cuentes. Por ejemplo, las múltiples
Ibarolle, está!enun valle pirenaico. denominaciones que incluyen la
Puestoque la ¡palabravascaibar sig- partícula vasca is. Esta sílaba, que
lo que hasta ahora se ha COffi- nifica "valle, campo junto al río", se presenta en palabras compues-
entendemos por qué los lingüistas tas, significa en vasco"agua o curso :E
w
di,er?nese m~smosignificado al to- de agua". En Baviera, existen Is- a: m
en

pommo. maning (antes Isamaninga),Isen (en w m


w

El Ebrach,!río que bordea la vi- el Isen, antes Isana) y Eisolzried w


o
O
lla de Ebersberg,significa "río"; con (antes Isoltesried) y en Suiza en- ~ ~
mayor precisión, "río-río", pues el contramos Isen e Isel. u
O
añadido algo más tardío ach es el Con todo, hemosdescubiertotam- o
~

término que utilizan los alemanes bién nombres que no se refieren a ¡¡J
del sur para indicar el "río" (em- una corriente de agua. Los vascos ~ z
~
Ludwig-Maximilian de parentado cJn el vocablo latino tienen la palabra aran, que signi- wff:
antes lo fue en la de Cali- aqua). Creempsque el asentamiento fica "valle". Topónimos con ese en
PETERFORS- g
se llamó así por el río (véase la fi- componentese distribuyen por toda -<
que enseña en la Universidad o
w

gura 2). Así Ipues, muchos de los Europa. En el sur de Inglaterra, por -<
¡;;

la Universidad de Hamburgo. lugares con ~ber- habrían sido de- ejemplo, está la ciudad de Arundel, w--a:
nominados dJ idéntica forma, hace en Noruega (y también en Suecia) O
u

y CIENCIA,enero, 2003 65
I
hay una Arendal. En Alemania se la c lina de Petersbergl, junto al sorprendentemente, llega a unas con-
cuentan por docenas los Arnach, río 1 ar. La forma más antigua del clusiones análogas. La genética mo-
Amsberg, Amstem, Arensburg, Ah- com onente del nombre, bun, po- lecular nos revela indicios de que
rensburg.Podemosincluir aquí tam- dría ervivir en el griego bounó la inmensa mayoría de los europeos
bién a Ohrenbach en el Odenwald, ("ce o"), en griego clásico bounós actuales tiene antepasados que ya
que antes se llamó Aranbach, como ("col na"), que en opinión de los es- vivían en el continente durante el
también Mohrensteinen el Alto Pa- pecia istas se trata de un préstamo.. período glacial. Los investigadores
latinado, denominada precedente- De acuerdo con nuestra tesis, lo descubrieron, asimismo, tal como ya
mente Marstein (en el Amstein). expr sado indica que los europeos se presumía por los resultados de los
Según la tradición popular algu- prehistóricos que pusieron estos estudios lingüísticos, que la repo-
nos de estos lugares deben su nom- nom res hablaban lenguas empa- blación de la Europa occidental des-
bre a personajes, por ejemplo, a un renta as con el vasco. Se trataría pués de la glaciación partió princi-
tal Amo. Pero tal fenómeno suele de c munidadesque sobrevivieron palmente del refugio situado en el
ser harto raro; por lo general, las al pe íodo glacial en alguno de los norte de la península Ibérica/sudo-
personas tomaban el nombre de su may es refugios del sur de Europa este francés (véase el apartado "Tres
lugar de origen, y no al revés. Otros y, al mismo tiempo, desarrollaron cuartos de nuestros genes proceden
lugares en Am- al parecer derivan una 1 ngua común. La única región de los protovascos").
su nombre de Aar, "noble" (en an- apro iada para ello de la Europa oc- En la época histórica, los vasco-
tiguo altoalemán arn). cide tal se halla en el sudoeste nes ocupaban todavía un territorio
franc s/noroesteespañol.En esazona mucho más extenso del que habitan
de re ugio, la tierra vascapirenaica, hoy (véase la figura 3). Se extendían,
Múnich (München)no es "donde aún se habla vasco. por arriba, hasta la Gascuña (antes
viven los monjes" (Manchen) Lo europeos vasconesprehistó- llamada Vasconia). Sin embargo, para
L os lugares en Arn- se encuen- ricos no sólo dejaron nombres geo- los estudiosos los vascos seguían
tran siempre en zonas caracte- gráfi os. En más de una región se siendo un pueblo residual, que sólo
rizadas por valles, en coherenciacon dan tazas de su antigua forma de había podido sobrevivir a los in-
la palabra vascaaran. La ciudad del cont .Los indoeuropeostrajeron el doeuropeos gracias a la situación
este holsaciano Ahrensfeld (cerca siste a decimal.Los vascosde nues- marginal de su espacio vital, aun-
de Ahrensburg) está en el marco de tros ías siguen contando en base que desde el punto de vista genético
un valle hundido, que hoyes un par- veint , es decir, "veinte", "veinte y no difirieran de los demás pueblos
que natural. Una vez más, la hipó- diez" (por treinta),"dos vecesveinte" europeos. El antropólogo yetnó-
tesis más verosímil es pensar que (por uarenta),"dos veces veinte y logo austríaco Felix von Luschan
tales asentamientos se denomina- diez" (por cincuenta), "tres veces (1854-1924), que rehusaba la divi-
ron así, antaño, por su topografía.' veint ", etc. Los celtas, un pueblo sión de la humanidad en razas de
Otros topónimos encierran pro- indoe ropeo, habríantomado de los distintas procedencias, escribió en
bablemente una antigüedad mucho vasc nes el sistema vigesimal. 1922: "Yo nunca hubiera estado en
mayor de lo que supone la etimo- Est sistema se conservó en el condiciones de reconocer como vasco
logía popular. Múnich (München) franc s antiguo hasta el 360 y aún ni siquiera a uno solo de vosotros".
no significa "donde viven los mon- perd ran algunas reliquias: quatre- Es probable que la lengua vascona
jes" (Manchen), ni siquiera habrá vingt (cuatro-veinte, por ochenta) empezara a formarse entre los gru-
sido una fundación cristiana. Su quatr -vingt-dix (cuatro-veinte-diez, pos humanos que sobrevivieron a la
denominación original debió de ser por n venta). El danéstambiéncon- glaciación en el sudoeste europeo,
Munica, "plataforma ribereña". La serva este viejo sistema de contar. en una de las últimas zonas habita-
palabra vasca mun (otra forma algo De de una perspectivatotalmente bles en los Pirineos y al norte de
más antigua es bun) significa "ri- disti ta, la genética aborda el pro- los Alpes. Hace más de 18.000 años,
bazo,declive, elevacióndel terreno". blem de la colonización en la cuando los glaciares, tras el apogeo
El proto-Múnich se asienta sobre Euro a del período postglacial y, de la última glaciación, comenza-

< 3. EXPANSIONDEL VASCO. El vasco


z

¡= sólo se habla hoy en una pequeñazona


~
'"
=-
del norte de Españay del sudoeste de
'" Francia. Pero en tiempo de los roma.
!!¡
~
z
nos esta lengua no indoeuropea se
w

~ hallaba mucho más extendida. Es pro.


Z bable que. después de la glaciación.
~
.,a: los humanos se comunicaran, en amo
~ plias regiones de Europa.medianteidio.
~
o
2: mas emparentados con el vasco.

66 INVESTIGACIÓN y CIENCIA, enero, 2003


4. LOS CAZADORESDEL MAGDALENIENSE,el más alto grado cultural del Pa.
ron a fundirse, estas comunidades leolítico Superior en el oeste y centro de Europa, dejaron tras sí no sólo uten-
volvieron a desplazarse, poco a poco, silios y obras de arte hechos de cuernos de reno y colmillos de mamut, sino
hacia el norte y centro de Europa. también numerosos elementos lingüísticos.
Estas regiones habían permanecido
prácticamentedespobladas.Los re-
cién llegados dieron, en su propia palabra latina mons ("monte") y hit. cuenta en sistema vigesimal;
lengua,nombrestopográficosa ríos, grandis ("grande") podrían serprés- muchas narraciones de los bere-
montes, valles y lagunas. Trajeron tamos vascones.Incluso la antigua beres se asemejan a los cuentos
consigola cultura del magdaleniense, regla de que lel acento debía recaer de Grimm. La piel clara y los ojos
que llevaron hacia el estehastaMo- siempre en l~ primera sílaba de la azules que. de cuando en cuando.
ravia y Turingia. palabra podría tener su origen en el se ven en algunas tribus bereberes
En el norte de Alemania se de- vascón; ha afectadoa todas las len- podrían explicarse por el paren-
sarrolló una civilización de caza- guas (y sólo a éstas) que desde el tesco con los vascones. Estudios
dores de rerios que se extendió hasta este llegaron al oeste: el germá- genéticos en Argelia muestran que
Pomerania e Islas Británicas. To- nico, el celta, el protolatín y el al menos el 8 % de las líneas son
davía podemosidentificar gran nú- etrusco (no indoeuropeo). típicamente europeas.Y. viceversa.
mero de nombres de ríos en el este Puede sorprender menos que se existen en España líneas heredita-
europeo que verosímilmente se re- encuentrenelementos vascos en el rias bereberes.
montan a variantes escindidas del norte de Afrlca. Quizás atravesa- Sin embargo. no son las lenguas
vascón. ron en ambos sentidos el estrecho vasconaslas únicasno indoeuropeas
Hasta en el alemán cotidiano ha de Gibraltar ya en épocasmuy tem- que han dejado huella en Europa.
dejado huellas el vascón. Land es, pranas.Adviértaseque, en el período Desdehacemás de un siglo los filó-
segúnopiniones sostenidasya hace glacial, la distancia entre las cos- logos descubren en Europa occi-
años,un préstamoléxico del vascón, tas era mucho menor que hoy. En dental influjos de lenguas camito-
y también podrían figurar en este los últimos 40.000 años aparecie- semíticas. Por lo visto, grupos que
.I
grupo Ham, Schenkel,Garbe,Mure, ron paralelismos entre las culturas hablabanestaslenguassiguieron. en z
o

Anger, Haken,Krapfen ("garra, gan- del sudoesteIeuropeo y del norte la época prehistórica. la costa me- :::
¡::
cho") y Senne. Pero, en parte, es- de Africa. I diterránea en su avance hacia el .c
x
u

tas palabrassetransmitierona través En Marrue?os hay parajes y ríos norte. La historia de las coloniza- wzw
~
del latín. Kiise (del vasco gazi, "sa- con nombres claramente vascones. ciones de Europa puededeparar to- ~
I
lado") nos llegó desde el latín. La Cierto dialecto bereber, el tajel- davía muchas sorpresas. ~
Este árbol filogenético del ADN
Tres cuartos de nuestr s genes equivale a un árbol genealógico,
pero con dos diferencias importan-
proceden de los protov scos tes: en primer lugar, el árbol filoge-
nético del ADN no es tan detallado
ElisabethHamely Peter Forster como un árbol genealógico, ya que
no necesariamenteocurre en cada
generacióny en cada rama una mu-
H ace unos 20 años Allan Wil- Per estos análisis filogenéticos tación significativa. En segundolu-
son, genético molecular que aport n también una explicación gar, el árbol filogenético del ADN
trabajaba por entonces en ajusta a y precisa de las coloniza- se remonta hasta los inicios de la
la Universidad de California en Ber- ciones de algunas de las regiones humanidad,haceunos 130.000años,
keley, se propuso comparar una re- del m ndo. Esto vale asimismopara mucho más lejos que el mejor de
gión variable de ADN de personas explic r la población de Europa, los árboles genealógicos. Conoci-
vivas con el fin de establecerel ár- cuya istoria despuésde la última da la tasa de mutación, se puede
bol filogenético prehistórico de esta glacia ión se presenta en los últi- calcular el momento cronológico
molécula de la herencia. La conse- mos ños de una forma sorpren- de la aparición de cada uno de los
cuencia más popular de su investi- dente ente nueva. antepasadosreconstruidos en el ár-
gación ha sido la idea de que el Var os equipos de científicos in- bol filogenético del ADN.
hombre moderno, el Homo sapiens, vestig n la filiación de los euro- Entre los científicos que han con-
apareció en Africa hace aproxima- peos e otras regionesparciales del tribuido al estudio sobre las colo-
damenteunos 130.000 años y que, genot po. El principio rector es nizaciones europeas figuran Mar-
desde allí, se propagó, a través del siemp e el mismo: se registran las tinRichards, de la Universidad de
Próximo Oriente, por Asia, Europa mutac ones que han tenido lugar a Huddersfield, Antonio Torroni, de
y el resto del mundo, desplazando lo lar o del tiempo en segmentos la de Pavía, y Hans-JürgenBandelt,
a formas humanas preexistentes escog.dos de ADN y que en sus de Hamburgo. Para obtener los re-
como por ejemplo, a los neander- secue cias representan líneas de sultados que aquí presentamos se
tales en Europa [véanse"Base mo- desce dencia. Después se recons- comparó material hereditario de
lecular de la evolución", diciembre truye, a partir de las moléculas ac- las mitocondrias; estos orgánulos
de 1985,y "Origen africano reciente tuales de ADN, el árbol filogené- citoplasmáticos poseen un genoma
de los humanos",junio de 1992, de tico d las moléculas prehistóricas propio, distinto del encerrado en el
INVESTIGACIÓN y CIENCIA]. de A N. núcleo. El ADN mitocondrial se
transmite sólo a través de la ma-
dre (mientras que los cromosomas
5. LA MAYORIADE LOS EUROPEOS AI:rUALES descienden de comunidades que del núcleo procedenmitad de la ma-
durante la glaciación habitaban ya en el continente. Eran pueblos recolectores dre y mitad del padre). Los resul-
y cazadores. Del reno aprovechabanI~I carne, el cuero y la cornamenta para di. tados, obtenidos a partir de más de
versos fines (cazador de la derecha),

1-
3
.o:
o
m
~
z
W
:E:
>-
X
:o
o
~
Q.
¡¡1
:E:
U
2

68 INVESTIGACIÓN y CIENCIA, enero, 2003


E n el análisis del ADN mitocon-
drial de muchos individuos se
basa este dendrograma filogenético
de los europeos. Los datos recaba-
dos proceden de geno mas mitocon-
driales de cinco regiones europeas.
El árbol arraiga en el lugar de la
flecha roja, en el centro del gráfico.
Se sitúa aquí el origen común de
los europeos, a partir del hombre
moderno aparecido en Africa. Cuanto
mayor es la "tarta", es decir, los círcu-
los, tantos más individuos muestran
la respectiva secuencia de ADN.
Como se puede ver, aparecen los
patrones genéticos más frecuentes
en las cinco regiones incluidas. La
parte inferior del gráfico abarca gru-
pos de individuos cuya ascendencia
se remonta a expansiones más an-
tiguas. En el dendrograma destaca
la "estrella" (arriba), que agrupa nu-
merosos individuos; ello significa que
desde su centro surgió, hace relati-
.J Bulgaria vamente poco (10.000-15.000 años),
f Mutación una expansión potente.

10.000 europeos, dan información de Europa,!iva una personao de qué En nuestrosdatos hemosincluido
sobre las filiaciones genéticas ma- parte del continente procedieransus también patrones genéticos de per-
ternas. antepasadosmás próximos por vía sonas no europeasy, en particular,
Los cálculos y evaluaciones die- matrilineal, el algoritmo utilizado del Próximo Oriente y del norte de
ron como resultado árboles filo- asignael patrónhereditarioestudiado Africa. Gracias a ello, nos es dado
genéticos con múltiples ramifica- de esa personaa un tipo de expan- conocerde dónde procedecada uno
ciones y bifurcaciones (véase el sión. Individuos del mismo tipo bá- de los patrones básicos europeos y
recuadro "Un árbol filogenético de sico puedenhallarse hoy en lugares cuál es su antigüedad.
los europeos"). En ellos se aprecia muy diversqs;puedenvivir muy des- En concreto,nuestroresultadomás
que los europeos actuales se distri- parramados por toda Europa. Un importante ha sido llegar a la con-
buyen, respecto de la región de ADN resultado interesante es saber con clusión de que, al menos,tres cuar-
estudiada, en un reducido número qué frecuencia se halla cada tipo en tos de los europeosactualesprocede,
de tipos fundamentales (o patrones las diferenteszonas.Puestoque nues- por vía matrilineal, directamentede
básicos), que aparecen cada vez en tro procedi~ento de cálculo inte- los europeos prehistóricos que vi-
un número mayor de variantes o gra también en el árbol filogenético nieron, ya antes del apogeo de la
variedades. los patroneslhereditarios de los des- última glaciación,es decir, hacemás
Cuando desde un nudo del árbol cendientes r reconoce su antigüe- de 20.000 años,del Próximo Orien-
filogenético salen, a modo de es- dad, podemos conocer, además,en te. Según nuestros datos, los tipos
trella, muchas ramas a la vez, ello determinadQscasos favorables, la europeosmás antiguos debieronori-
significa que el número de pautas propagaciónpaulatina de cada tipo ginarse en el sur del Asia occiden-
de mutación debe haber aumentado genético pot Europa. tal hace unos 50.000-80.000 años.
mucho en poco tiempo -que, por
-'
< consiguiente, han debido aumentar
1-
.,
W

C
rápidamente los portadores del patrón
~
~ genético del nudo-. Deducimos,
'"
tt: pues, qué tipos genéticos intervi-
.,¡
2 nieron en las expansiones de po-
W
1-
Z
blación (véase como ejemplo de uno
W
~ de estos árbolesfilogenéticos la "es-
Z
~ trella" del recuadro "Un árbol fi-
<
~

.,<
m logenético de los europeos").
2 En concreto, esto quiere decir que,
O I
:I:
1- con independencia de en qué parte
Pareceevidenteque todos ellos pro- Of cen especialinterés los resul- Vale la pena resaltar que ni si-
cedende líneas del moderno Homo tados sobre dos de los tipos genéti- quiera un cuarto de los europeos
sapiens. No derivan, por tanto, ni cos ásicos del genoma mitocon- de hoy tiene, a la vista de los da-
de los neandertalesni de otros. drial que nosotros denominamos tos, antepasadosen la línea feme-
Presumible mente, los europeos versi n (o tipo) "H" Y versi6n(o tipo) nina de los que vinieron al conti-
sólo pudieron sobrevivir al frío gla-
cial refugiándoseen las zonasdonde
el clima era algo más benigno; de
;
"V". ara simplificar, se podría leer
"H" omo "versi6n principal", pues
alred dor del 40 % de los europeos
nente no antes de 10.000 años. De
estos inmigrantes, que presumible-
mente fueron los primeros agricul-
ellas, las dos más notables estaban prese ta este tipo. Se halla firme- tores y ganaderosen Europa, reco-
una en Ucrania y otra en el sudo- mentq establecidoque este tipo ya nocemosvarias oleadas,entiéndase
esteeuropeo.Comohemosmostrado, estab~presenteen Europadurantela varias líneas genéticas de antigüe-
una parte considerable de los gru- últim* glaciaci6n. dades diversas. Así se destacauna
pos que volvieron a poblar el oeste "V'r puedeusarselibremente aquí línea de 10.000 años de antigüedad
y norte del continente despuésde la comol"vascones",pues apunta a la en Europa occidental y otra de 6000
glaciación (segúnla datación gené- expaqsi6nde las comunidades,des- años en Europa central. Según las
tica, haceunos 10.000-15.000años) pués ~e la última glaciaci6n, desde teorías más recientes, los primeros
procedían del sudoestede Europa, la zor de refugio glacial situada en agricultores llegaron a Europa por
pueslos vascosy el restode los euro- el no e de España/sur de Francia las costasmediterráneasy atlánticas
peos se diferencian genéticamente (com tambiénalgunasotraslíneas). -algo que la investigación lingüís-
en sólo un 25 %. Esto quiere decir El rei uadro titulado "Expansi6n de tica también permite suponer.
que, contra lo que se solía afirmar, los e opeos prehist6ricos" ilustra de Nuestrosestudiosdelgenoma mi-
los grupos que inmigraron después, qué odo se propag6 antaño este tocondrialsólo informan sobrela des-
en el Neolítico, aportaron relativa- tipo .'v', y su distribución actual cendenciamatrilíneal.Podríaello sig-
mente poco a la población europea. entre la población europea. nificar que las mujeresdeterminaran,

T res cuartos de los europeos proceden, por vía matrilineal, de una po-
blación europea del período preglacial y están estrechamente em-
parentados con los vascos. Muchas líneas genéticas se expandieron,
después de la glaciación, desde el sudoeste europeo hacia el norte y
el este. Los dos mapas muestran la propagación y la frecuencia actual
de estos grupos genéticos.

DEACUERDO CONLA INVESTIGACION


GENETICA,el oeste y norte de Europase
repobló, despuésde la glaciación, a par.
tir de un territorio ibérico/surfrancés.
Muchos tipos de ADN, en especial
el "H" y el "V", difundidos por toda Euro.
pa se desplegaronentoncesdesdeese
enclave. Aquí se representa la expansión
(izquierda)y la distribución actual
(arriba) del "V". Este tipo aparececon
..;
mayor frecuencia en el País Vascoy su -<
'"
1-

presencia disminuye con la lejanía. Se Z


o
~
da en uno de cada cinco vascos y aproxi. o
1-
madamenteen uno de cada veinte alema. ..:
w
nes. Aunqueentre los lapones(nofigu. 1-
Z

ran en este mapa)su frecuencia es doble ~


Z
que entre los vascos,se trata de una va. ~
-<

riante genética joven que se extendió .,


~

cn
-<
mucho por el norte de Escandinavia. ~
o
:%:
1-

70 INvESTIGACIÓN y CIENCIA, enero, 2003

--
en buena medida, el genotipo de los ca los glac~aresno cerrabantodavía
europeosactuales y que, más tarde, el paso allsur.
con la llegada de los primeros agri- Sin emb~go, entrelas tribus de es-
cultores del Neolítico se dejara sen- quimalesy na-denesdelextremonorte
tir la aportaciónmasculina. y noroestei de América aparece,de
Para establecer la exactitud de un modo clisi exclusivo, uno de los
tales suposiciones habrá que espe- cuatro tipqs genéticos. Las formas
rar ahondar en las investigaciones variantes 4e este tipo, además,no
genéticas,del cromosomaY en par- superanall~ los 10.000 años de an-
ticular. Al heredarseéste del proge- tigüedad. Se trata, pues,de pueblos
nitor masculino podría aportar in- que se expandieronpor las regiones
formación sobre la vía patrilineal. del norte qespuésde la glaciación,
En un estudio del cromosomaY, Or- una conclu$iónque encajacon la te-
nella Semino, de la Universidad de sis de Jos~ph Greenberg sobre el
Pavía,conjuntamentecon un equipo origen de llis lenguasde América.
internacional,ofrecenresultadosque En el est~asiáticonos volvimos a
encajan con los obtenidos a partir encontrarcQnel escalonarniento gené-
del genomamitocondrial: sólo alre- tico entre el norte y el sur. Un fenó-
dedor de un 20 % de las líneas Y menoadvertidoya antespor otros.La
reseñadasenEuropa aparecieronaquí frontera se ¡sitúaal norte de Corea.
en una época reciente. Debió pro- Si en el sudeste asiático regis-
ducirse una onda expansiva a partir tramos, en el ADN mitocondrial,
de la península Ibérica. Con todo, unos seis tipos de expansión con
la ordenación cronológica de estos más de 30.bOoaños de antigüedad,
datos es todavía poco segura. que habíanparticipado enla primera
Lo expuesto sobre la repoblación Un volumen de 22 x 23,S cm
colonizacióhde América, en el norte y 179 páginas,profusamente
de Europano debereputarseun caso la situación se nos mostró distinta. ilustrado en negro y en color.
especial,regional. Al fin y al cabo, Aquí encontramos, de una forma
la glaciación fue un fenómeno glo- casi exclusiwa,líneasderivadascuya
bal. Desde un planteamiento gené- edad no s~pera los 16.000 años.
tic o se advierten efectos similares Segúncabe presumir, estos grupos,
en otros continentes. Hemos con- llegados al norte tras la glaciación,
sagradosendosproyectos al genoma SUMARIO
habían borrado en la Siberia orien-
mitocondrial de las poblaciones de tallas huelllis que todavía quedaban
Asia y América. En el caso de Asia .Variedad humana
de comuni4ades indias preexisten-
contamos con la colaboración de tesoSe debate,no obstante,si en el .Genes, ambiente
Ame Rohl, de la Universidad de centro y noI1tede Asia seda un equi-
Hamburgo, Antonio Torroni, de la y organismo
valente lingüístico de la repoblación
Universidad de Pavía, y Colin Ren- genética, similar a lo sucedido en .Diversidad genética simple
frew, de la Universidad de Cam- Europa y América. En estas cues-
bridge. Lo mismo en el estudio re- tiones nos movemos en la frontera .Base genética de los
ferente a Asia que en el de América de lo cogno,cible. Nos proponemos, polimorfismos simples
apreciamos una despoblación gla- en un trabajo en equipo e interdis-
cial de las latitudes septentrionales ciplinar, albjar en lo posible esa .Así proceden los genes
y una posterior repoblación. barrera.
.Variación continua

Inmigraciónexcepcional .Rasgos mentales


C omprobamos, por ejemplo, que
en el rastreo genético de in- .Diversidad entre grupos
dios de diferentes zonas de Amé- BASKEN, S$MITEN, INDOGERMANEN.
Theo Vennemann en Sprache und .Evolución
rica volvían a manifestarse los
Kultur der lndogermanen, pág. 119; de la diversidad humana
cuatro tipos básicos de ADN mito- Innsbruck, 1998.
condrial, que se extienden desde VOLKSETYMc()LOGIE UND ORTSNAMEN-
Tierra de Fuego hasta Canadá. La FORSCHUN~. Theo Vennemann en
antigüedad de los cuatro tipos es Beitriige zur Namensforschung, vol.
de unos 25.000 años. Por consi- 34, n.O 3, pág. 269; 1999.
guiente, hubo una migración sin- A SIGNAL FkOM HUMAN MTDNA, OF
gular de Asia a América, a través POST-GLAC,iAL RECOLONIZATION
EUROPE. Antonio Torroni et al. en
IN
cP
de un estrecho de Béring seco, an- The American Journal of Human Ge-
tes del apogeode la era glacial (ha- netics, vol. 69, pág. 844; 2001.
PrensaCientífica]S. A.
ce unos 20.000 años). En dicha épo-