Está en la página 1de 4

El Mar Menor y los derechos de la naturaleza1

Antonio Campillo2

El colapso ecológico del Mar Menor

El Mar Menor es la laguna salada permanente más grande de Europa y está situada
en la Región de Murcia. La separa del Mediterráneo una estrecha franja de arena llamada
La Manga. En su interior hay cinco islas de origen volcánico y al norte de La Manga se
extienden las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar.

La laguna y sus humedales periféricos cuentan con numerosas figuras de protección. La


ONU los catalogó como Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterrá-
neo y como humedal número 706 en el Convenio RAMSAR. En ellos habitan las más di-
versas formas de vida, incluidas las poblaciones humanas ribereñas.

Sin embargo, la protección efectiva del Mar Menor ha brillado por su ausencia. En 1987,
el gobierno regional del PSOE aprobó una ley para la protección integral de la laguna,
pero no llegó a desarrollarse. Desde 1995, la región ha sido gobernada por el PP y hoy
PP, Cs y Vox suman más del 60% del voto y sostienen a un gobierno de coalición PP-Cs.

En 2001 el PP murciano anuló la ley de 1987 y ese mismo año aprobó una ley regional
del suelo que dio barra libre a la especulación inmobiliaria. Paralelamente, alentó la proli-
feración de pozos, regadíos y vertidos ilegales, bajo el lema “Agua para todos”, con la
connivencia de la Confederación Hidrográfica del Segura, el Sindicato Central de Regan-
tes del Acueducto Tajo-Segura (SCRATS) y la patronal murciana CROEM.

Esta estrategia dio origen a lo que el Foro Ciudadano de la Región de Murcia denunció en
2005 como el “nacionalismo hidráulico”: sus efectos ecológicos y sociales fueron muy ne-
gativos, pero tuvo un gran éxito político, pues permitió al PP murciano instaurar durante
más de dos décadas un régimen de partido cuasi-único en la Región de Murcia.

Entre los muchos atropellos que han conducido al colapso ecológico del Mar Menor, des-
tacan los vertidos de nitratos de la agroindustria del Campo de Cartagena, que han pro-
vocado la eutrofización progresiva de la laguna, la formación de una turbia “sopa verde” y
la pérdida de su rica biodiversidad terrestre, acuática y aérea.

Las respuestas sociales, judiciales y políticas

El 12 de octubre de 2019, un mes después de las lluvias torrenciales que cayeron en el


sureste español, el Mar Menor apareció cubierto por un manto de peces, anguilas y crus-
táceos muertos. Las imágenes se difundieron rápidamente por todo el mundo y con ellas
la indignación de la ciudadanía. El 30 de octubre, unas 55.000 personas nos manifesta-
mos por las calles de Cartagena bajo el lema “SOS Mar Menor”.

1 Publicado en diario.es, 14 de agosto de 2020. https://www.eldiario.es/interferencias/mar-menor-dere-


chos-naturaleza_132_6153592.html
2Catedrático de Filosofía, Departamento de Filosofía, Universidad de Murcia. https://webs.um.es/campillo -
campillo@um.es

La manifestación fue convocada por el Pacto por el Mar Menor, una amplia plataforma so-
cial que agrupa a muy diversos colectivos de la región: vecinos, pescadores, ecologistas,
sindicalistas, científicos, etc. Paralelamente, la Fiscalía de Medio Ambiente de la región
abrió el proceso judicial conocido como “caso Topillo”, en el que están imputados cargos
políticos, funcionarios públicos y empresarios de la agroindustria.

El 19 de febrero de 2020, representantes del Pacto por el Mar Menor y de las organiza-
ciones ANSE y Ecologistas en Acción presentaron una denuncia ante la Comisión de Pe-
ticiones del Parlamento Europeo, que decidió solicitar informes tanto a la Comisión Euro-
pea como a las administraciones murciana y española, y proponer al Comité de Medio
Ambiente el envío de una misión al Mar Menor.

La situación es tan grave que la Asamblea Regional de Murcia aprobó el 22 de julio de


2020, con los votos de PP, Cs y PSOE, una nueva ley de protección del Mar Menor. A pe-
sar de las quejas de Proexport y la Fundación Ingenio, que agrupan a la patronal agraria
del Campo de Cartagena, el Pacto por el Menor considera que la ley está diseñada no
tanto para acabar con los vertidos sino para “blanquear” a la agroindustria.

Por su parte, el grupo parlamentario de Unidas Podemos presentó el 23 de julio en el


Congreso de los Diputados una proposición no de ley en la que reclama “una moratoria
indefinida sin excepciones al uso de fertilizantes en la franja de 1.500 metros alrededor
del Mar Menor” y propone la declaración de la laguna como Parque Regional.

Pero sin duda la propuesta más novedosa y de más largo alcance es la que hemos pro-
movido un grupo de personas y colectivos vinculados al Pacto por el Mar Menor. El 23 de
julio, el pleno del ayuntamiento de Los Alcázares aprobó una Iniciativa Legislativa Popular
para dotar de personalidad jurídica al Mar Menor.

Es la primera iniciativa de este tipo en toda Europa, aunque hay varios precedentes en
países de otros continentes: Colombia, que reconoció como sujeto de derechos al río
Atrato y a la Amazonía colombiana; Nueva Zelanda, que dio personalidad jurídica al río
Whanganui; y Estados Unidos, en donde el ayuntamiento de Toledo (Ohio) reconoció de-
rechos al lago Erie, limítrofe con Canadá, aunque un juez anuló la decisión.

Todos estos casos han sido iniciativas promovidas por movimientos populares que vienen
luchando desde hace muchos años, que defienden formas de relación con la naturaleza
practicadas tradicionalmente por las comunidades indígenas de sus respectivos países, y
que suponen un cambio de paradigma en la tradición jurídica del Occidente moderno.

La ILP aprobada por el ayuntamiento de Los Alcázares fue presentada el 29 de julio en la


Asamblea Regional de Murcia por el alcalde Mario Cervera, y en el Congreso de los Dipu-
tados por la jurista Teresa Vicente y otras personas del grupo promotor. Por cierto, Teresa
Ribera, vicepresidenta del gobierno y ministra de Transición Ecológica, acompañó y dio su
apoyo público al grupo murciano que presentó la ILP en el Congreso.

El alcalde de Los Alcázares contó con el asesoramiento de un grupo de trabajo compues-


to por la jurista Teresa Vicente (redactora de la propuesta), la bióloga Francisca Baraza
(que fue jefa de la Demarcación de Costas de la región y ahora preside la Mancomunidad
de Canales del Taibilla) y yo mismo, como representante de la Cátedra de Derechos Hu-
manos y Derechos de la Naturaleza.

Esta Cátedra fue aprobada por la Universidad de Murcia el 24 de julio, un día después de
aprobarse la ILP en Los Alcázares, y es también la primera que se crea en Europa. Es el
resultado de un convenio de colaboración entre la UMU, la Asamblea Regional de Murcia,
Amnistía Internacional España y Ecologistas en Acción de la Región Murciana.

El Mar Menor como sujeto de derechos

La ILP y la Cátedra van en la misma dirección: en la era del Antropoceno, el cambio climá-
tico, la degradación de los ecosistemas, el agotamiento de los recursos, la extinción de
especies, la contaminación de la biosfera y la multiplicación de pandemias como la Covid-
19, ya no es posible disociar la justicia social y la justicia ecológica, los derechos humanos
y la protección de los demás seres vivos y de nuestra común morada terrestre.

La novedad de la ILP sobre el Mar Menor consiste en tratar a un ecosistema natural no


como una "cosa" apropiable, consumible y desechable por los humanos, sino como una
“persona” jurídica, como un "sujeto de derechos" que debe ser reconocido y respetado
como tal, como sucede ahora con los seres humanos (o, más bien, con algunos de ellos,
los que gozan de los derechos de ciudadanía), las empresas (sobre todo las multinaciona-
les, cuyos derechos de propiedad se imponen por encima de los derechos de las perso-
nas físicas e incluso de la soberanía de los estados) y los estados (en particular los más
poderosos, las grandes potencias mundiales que imponen su supremacía geopolítica a
todas las demás). De este modo, los derechos del Mar Menor podrían ser defendidos ante
los tribunales de justicia frente a los atropellos de personas incívicas, empresas depreda-
doras y administraciones públicas corruptas.

La tradición jurídica, política y filosófica de Occidente se ha construido sobre tres pilares:


la filosofía griega, el derecho romano y la teología cristiana. La filosofía griega rompió con
el pensamiento mítico y fundó la contraposición ontológica entre naturaleza y sociedad,
fysis y polis, a partir de la cual se desarrollaron las ciencias naturales y sociales. En esta
misma línea, el derecho romano dividió el mundo entre “cosas” apropiables (tierras, edifi-
cios, plantas, animales y humanos esclavizados) y “personas” con derecho a adueñarse
de todas esas cosas, fuesen personas físicas (los ciudadanos varones, libres y propieta-
rios) o personas jurídicas (como las ciudades y el imperio).

Así nacieron las dos grandes formas de apropiación y dominio del territorio: la soberanía
estatal y la propiedad mercantil. Además, a la filosofía griega y al derecho romano se
añadió la religión cristiana, según la cual los seres humanos somos hijos de Dios y como
tales estamos destinados a poblar la Tierra e imponer nuestro señorío a todas las otras
criaturas, como si el mundo hubiera sido creado para someterse a nuestros deseos.

La Europa moderna heredó esas tres tradiciones y las llevó a sus últimas consecuencias.
Basta recordar la gran dicotomía cartesiana entre la res extensa y la res cogitans. Sobre
esta dicotomía se construyó el mito eurocéntrico del progreso, según el cual la humanidad
iría domesticando a la naturaleza y emancipándose de ella cada vez más, por medio de
los saberes tecno-científicos y los poderes económico-políticos. Esta es la religión tecno-
lógica que sirve de sustento al delirio capitalista del crecimiento ilimitado.

El capitalismo globalizado y en particular la industria agropecuaria se ha lanzado a una


estrategia acelerada de apropiación y expolio de toda la Tierra. Es una estrategia ecocida
y humanicida, pues está destruyendo las bases naturales de sustentación de la especie
humana y de las demás especies vivientes. La llamada economía neoliberal se ha vuelto

cada vez más antieconómica, pues está poniendo en riesgo no solo el sustento material
de la humanidad actualmente viviente, sino también el de las generaciones venideras.

Si queremos garantizar el porvenir de la humanidad, hemos de cuestionar las dos formas


de posesión de la tierra hasta ahora hegemónicas, la soberanía estatal y la propiedad
mercantil, y pensar de otro modo nuestra relación con los otros y con la Tierra. Hemos de
cuestionar el vínculo de soberanía que une a un pueblo con un territorio y lo hace más
sagrado que la hospitalidad hacia los otros pueblos. Y hemos de cuestionar también el
vínculo de propiedad que une a un individuo o a una empresa con sus propiedades capi-
talizadas y lo hace más sagrado que la vida de los seres humanos y de los demás seres
vivientes. Por encima de la soberanía de los estados y la propiedad mercantil de las em-
presas, hemos de afirmar nuestra responsabilidad ineludible hacia los otros seres huma-
nos y hacia el conjunto de la biosfera terrestre. Como defiende el pensamiento ecofemi-
nista, hemos de pasar del derecho de posesión al deber de cuidado.

En 1854 el jefe indio Seattle le dijo al presidente de Estados Unidos: “La Tierra no nos
pertenece, nosotros pertenecemos a la Tierra”. Los europeos modernos se burlaron del
“animismo” de los llamados pueblos “salvajes” a los que querían dominar y civilizar. Hoy,
las ciencias de la vida y del sistema Tierra nos enseñan lo mismo que el indio Seattle. Por
eso, pensadores como Jacques Derrida, Roberto Esposito, Philippe Descola y Bruno La-
tour se han dedicado a cuestionar la vieja dicotomía jurídica, política y filosófica entre co-
sas y personas. Como dice Latour, la capacidad de “agencia” no es exclusiva de los hu-
manos, pues la ejercen también los demás seres vivos y los fenómenos naturales.

En Tierra de nadie (2015) y en Un lugar en el mundo (2019), he defendido la necesidad


de transitar de la posesión exclusiva al usufructo compartido. Como dice Elinor Olstrom,
hemos de aprender a gobernar de manera cooperativa y cuidadosa los bienes comunes.
Porque los humanos no somos dueños de la Tierra, sino sólo sus usufructuarios y resi-
dentes temporales. Es la Tierra la que nos acoge a nosotros y a los demás seres vivos, y
por tanto no podemos disponer de ella y de sus habitantes a nuestro antojo.

El cambio climático, la pandemia de Covid-19 y la sopa verde del Mar Menor nos revelan
que la Tierra está reaccionando contra nuestras pretensiones de expoliarla y contaminarla
ilimitadamente, más aún, que esas reacciones pueden hacerla inhabitable y poner en
riesgo nuestra propia supervivencia. Por eso, ya no es posible defender los derechos hu-
manos sin defender al mismo tiempo los derechos de la naturaleza.

También podría gustarte