Está en la página 1de 8

INSTITUCIÓN EDUCATIVA COLEGIO DE SUGAMUXI

SOGAMOSO 2021

GUÍA DE ACTIVIDADES ACADÉMICAS REMOTAS

GRADO: GUÍA N° C6-05-GUÍA


SEGUNDO PERÍODO TEMA: El texto narrativo

DOCENTE
RUTH STELLA Celular- WhatsApp: Correo
LÓPEZ LEAL 3153164954 71ruthlopez@gmail.com

LENGUA NOMBRE DEL ESTUDIANTE:


CASTELLANA
OBJETIVOS DE Determinar los elementos de la narración
APRENDIZAJE

Hola. En la pasada guía (C6-05-INTRODUCCIÓN) te


conté algunos aspectos de los textos narrativos y
desarrollaste una actividad a partir del cuento ilustrado
“La carta de la paloma”. En esta guía continuamos con
el tema de la narración y realizaremos otras
actividades. ¡Mucha atención!

Lee con mucha atención el cuento “La


carta de la paloma” y después
desarrolla las actividades propuestas.
Si puedes, ve leyendo y mirando las
láminas al mismo tiempo.

LA CARTA DE LA PALOMA
Keith Baker

1. “Es un día perfecto para volar”, pensaba la paloma.


2. El aire estaba tan claro, y el sol brillaba tanto que la paloma hubiese podido contar los pétalos de
las flores bajo su vuelo. Pero algo distinto a una flor atrapó su atención. Era algo que yacía en el
suelo. Un objeto cuadrado e inerte.
3. “¿De quién será esta carta?” se preguntó la paloma. No se veía un nombre escrito en el sobre; ni
siquiera una estampilla. Así que la paloma desató el lazo de cinta que ceñía la carta. Una página
con elegantes trazos sobre papel muy fino se desplegó ante ella.
4. “Esta carta tiene que ser muy especial. Yo la llevaré a su destinatario con toda seguridad”, se
prometió. Y se alejó volando, para ver a quién encontraría.
5. Whuush, CHOP, Whuush, CHOP. La paloma escuchó el sonido que hacía un leñador que cortaba
con su hacha en la espesura. La paloma se posó a sus pies, entre los árboles. “¿Una carta para
mí?”, preguntó el leñador. Y la abrió con cuidado. Entonces, desplegó una sonrisa tan grande
como el tajo que acababa de cortar en el tronco de un árbol. “Ha sido mi esposa quien me la envía.
Ella llevaba en el pelo atada esta mañana una cinta de este mismo color.”
Entonces el leñador salió corriendo. Estaba tan emocionado que olvidó llevarse su hacha, y
también dejó atrás la carta.
6. ¡Tal vez era suya, tal vez no!”, pensó la paloma. “En cualquier caso algo tan especial no debe
dejarse por ahí”. Así que la tomó en el pico, y se alejó volando, a ver a quién encontraría.
7. Zanahorias y ahuyamas
Frescas y muy sanas
Para todos mis hermanos
Yo cosecho con mis manos.
Así cantaba una hortelana. La paloma descendió para ponerse frente a ella.
- A ver, ¿Qué me traes por acá?- preguntó, tomando la carta. La olfateó. –Esta carta huele a
puro bosque, y está cubierta de astillas de madera.
Mientras la leía, una expresión tan alegre y brillante como un girasol brotó en su rostro.
- Ha sido mi hermano el que ha escrito esto. Es carpintero, y trabaja con madera del bosque
cercano. Estoy segura de que esto viene de su taller.
Y apretó la carta contra su corazón.
- Así, tan fuerte, quisiera abrazarlo, si estuviera aquí.
Y la mujer recogió su cesto a toda prisa, y salió corriendo. Al hacerlo, la carta se salió del bolsillo
de su delantal y cayó al piso.
“Así que tampoco era de ella”, se dijo la paloma. Y en cualquier caso, algo tan especial no debe
dejarse por ahí. Y el ave salió volando, a ver a quién encontraría.

8. El olor fragante y dulce de tortas recién horneadas llevó a la paloma hasta el pueblo, donde el
pastelero sacaba en ese momento una tanda de pasteles.
- El correo ha llegado hoy temprano- bromeó el pastelero. Tomó la carta con las manos
enharinadas.- Y este sobre tiene la marca de un botón, en forma de corazón, marcado en el
papel.
Mientras leía la carta, una lágrima, tan grande como un arándano rodó por su mejilla.
- Es mi hija quien me ha enviado esta carta. Su vestido tiene un botón exactamente igual al que
se ve marcado en el papel. ¡Ahora seré yo quien la sorprenda!
El pastelero tomó el más grande se sus pasteles y salió corriendo a llevárselo. Pero en su apuro,
dejó la carta.
“¿Sería suya la carta?” se preguntó la paloma. Algo tan especial no debe olvidarse, jamás. Y voló
llevándosela, para ver a quién encontraría.

9. CLIP, CLOP, CLIP, CLOP. Un caballo blanco ciertamente era una señal de suerte. Así que la
paloma aleteó, bajando para verlo más de cerca.
- Así que tú eres el nuevo cartero – dijo la muchacha, que galopaba cuando la ploma le acercó
la carta.
La chica leyó apresuradamente las líneas, y sus ojos brillaron como el sol de mediodía.
- Hay harina untada en el sobre. Es mamá quien la envía. Hoy es su día de hornear pan, y justo
ahora debe estar sacando hogazas calientes del horno.
La joven jinete hizo girar su caballo y se alejó al galope. La montura asustó a la paloma, que dejó
caer la carta en el lodo del camino.
“Bueno, por lo menos aún la tengo”, pensó la paloma. “Y algo tan especial no debe arrojarse en
cualquier lado.” Así que se alejó volando, para ver a quién encontraría.
10. Punto, puntada
vuelta y lazada
trama y urdimbre
se tejen en casa.…

Así canturreaba la tejedora ante su telar. La paloma se posó en el quicio de su ventana.


- ¿Desde cuándo me llega el correo directamente del cielo?- preguntó la tejedora.- ¿Y por qué
está la carta toda untada de barro?
Mientras la leía, sus mejillas se tiñeron de carmesí, como la roja lana que tenía en su telar.
- ¡Pues claro! Es de mi hijo. Él adora jugar entre el barro, y siempre está haciendo cosas. Le
llevaré la bufanda que acabo de tejerle.
SNIP SNAP. La tejedora cortó los hilos de la bufanda, para sacarla del telar y se apresuró a llevarla.
La carta se quedó enredada entre los recortes de hilos y materiales.
Ya la búsqueda se estaba haciendo muy larga, pero la paloma debía concluir su entrega. Y se alejó
volando, para ver a quién más encontraría.

11. La paloma escuchó el zumbido de la


rueda del alfarero. El artesano levantó su
rostro hacia el ave, mientras ella agitaba las
alas para descender.
- Ese aleteo suena como el de una paloma-
dijo el viejo alfarero ciego. La paloma se
acercó y con cuidado dejó caer la carta
sobre sus manos abiertas. El alfarero la
tocó con delicadeza, pasando sus dedos por
el sobre y el papel.

- Esta carta tiene una hebra de lana


enredada en la hoja- dijo. Y entonces su
rostro se iluminó con una sonrisa tan
grande como una de sus vasijas de arcilla.
- Es mi amiga la que manda este mensaje. Ella me está tejiendo un saco justo con esta clase de lana.-
Y el alfarero se alejó en seguida, sin terminar la vasija que hacía, y sin llevarse la carta.

12. Ya muchas veces en ese mismo día la carta había sido olvidada. Ya el sol estaba por ponerse. La
paloma comenzó su vuelo hacia el nido.

13. “Parece un viajero. No, es un soldado el que camina allá abajo. Pero es tan tarde, y estoy tan
fatigada, que no puedo verlo bien”, pensó el ave. “Pero, tal vez esta sea su carta” y descendió a
verlo.
Cuando se acercó al soldado, lo asustó.

14. - ¡Vete! ¡No me molestes! Estoy cansado y me quedan aún muchas horas de camino antes del
anochecer. Además, ¿quién podría estar enviándome una carta? Ya todos se habrán olvidado de
mí.
15. Sin embargo, el soldado tomó la carta y la leyó atentamente.
- No, esto no puede ser para mí. He estado en la guerra durante demasiado tiempo. Había olvidado
los sentimientos de los que habla este papel. Aunque, alguna vez, hace tiempo, los conocí bien. Esta
carta me recuerda a la mujer que yo amé. Me devuelve la ilusión de que alguien tal vez me espera.
Por favor, palomita, déjame llevarle esta carta a alguien a quien hace tiempo amé mucho.

16. Pero la paloma ya no lo escuchaba. Posada sobre su hombro, había metido el pico bajo el ala y
dormía profundamente.

– Seguramente has viajado y visto mucho- le dijo el soldado. Yo te llevaré a casa.

17. La paloma durmió hasta muy entrada la mañana del día siguiente.

18. Cuando despertó encontró bajo su nido muchos regalos. ¿De dónde podrían venir?
Entonces recordó al leñador, a la hortelana, el pastelero, a la muchacha y su caballo, a la tejedora, y
al alfarero. La carta, sin embargo, no se veía por ningún lado.

“Ah, sí, el soldado” pensó la paloma. Había cumplido con su promesa de entregarla, después de todo.

19. En ese mismo momento, lejos de allí, el soldado avanzaba, apurando el paso, con la carta en la
mano. Estaba recordando, maravillado, a la paloma. Pensaba en la asombrosa entrega de la carta.
Y añoraba el encuentro muy especial, que estaba a punto de tener con alguien, para devolverla.

20. QUE FUERTE, ALTO Y SINCERO,


COMO UNA PALOMA MI AMOR VERDADERO
VUELE HASTA TI Y TE ALCANCE MI BESO.

Haz un comparativo entre el cuento original y lo que tú escribiste en la pasada guía en la Actividad # 2.
Escribe en qué aspectos coincidiste y en cuáles no.

LO SIMILAR A LA CARTA DE LA PALOMA LO DIFERENTE A LA CARTA DE LA PALOMA


Completa el siguiente cuadro teniendo en cuenta el contenido del cuento “La carta de la paloma”:

¿Quién o quiénes ¿Qué ocurrió ¿Qué personajes ¿En dónde se ¿Qué tiempo
narran la específicamente? aparecen en esta realizan los puedes deducir
historia? historia? acontecimientos que marca las
de la historia? acciones de la
historia?
IMPORTANTE: En la actividad
anterior, trabajaste los elementos de la narración.

Todos los textos narrativos que


elaboramos, orales o escritos, e
independientemente del ámbito al
que pertenezcan, cotidiano, literario o
periodístico, poseen unos elementos
comunes:

ELEMENTOS DE LA NARRACIÓN

 Un narrador o narradores: se trata de la voz, o voces, que nos relatan la


historia. Puede ser protagonista de los hechos que se narran, testigo o el
vehículo transmisor o canal que nos cuenta o refiere algo que le ha
ocurrido o le han contado.
 Unos hechos o acciones: en toda narración es fundamental que ocurra
algo. Los acontecimientos son la materia prima de todo texto narrativo. La
forma en la que van sucediendo esos acontecimientos suele seguir un
orden cronológico: los hechos se van sucediendo a medida que van
apareciendo, hasta llegar a un desenlace. Este es el orden más habitual:
presentación de una situación, desarrollo de los hechos y solución final;
pero también pueden existir otras formas de ordenación, como veremos
más adelante
 Unos personajes o personas: son los que protagonizan o intervienen,
directa o indirectamente, en los acontecimientos que se nos presentan;
pueden ser imaginarios, pero también reales, como cuando se trata de una
anécdota o una biografía.
 Un espacio: se trata del marco narrativo en el que se sitúan los
acontecimientos narrados y en el que se desenvuelven los personajes
reales o ficticios que los protagonizan. La descripción de este entorno
ayuda a dotar a la narración de mayor verosimilitud, de entenderlo como
algo auténtico.
 Un tiempo o momento concreto: es el marco temporal en el que suceden
los hechos que se narran.
Siempre ten en cuenta implementar los elementos de la narración cuando elabores tus textos. No lo
olvides.

Siguiendo con nuestro cuento de “La carta de la paloma” vas a desarrollar la siguiente actividad.
Completa el siguiente cuadro poniendo mucha atención a lo que allí se pide. Si te diste cuenta, cada uno
de los personajes que recibió la carta pensaba que realmente era para él o ella por cuanto encontraban
ciertos detalles que los asociaba al posible remitente. Entonces, teniendo en cuenta esto, completa:

Hipótesi Sustentació ¿Quién ¿Cuándo


Entreg Supuesto Evidenci s n que ¿Tení realment se dejó la
a vincula la
destinatari a hallada sobre a e dejó la evidencia
hipótesis
o remitent con la razón evidencia ?
e evidencia ? ?

8
Ahora es tiempo de dejar volar tu imaginación y elaborar minicuentos. Ten en cuenta incluir los
elementos de la narración en tus historias. Vas a desarrollar el siguiente juego. Reta a tu familia a
participar, también. Sigue las siguientes instrucciones:

1. Elabora el tablero de
juego
2. Reúnete con tu
familia. Por turnos,
cada uno tira el
dado. Según el
número obtenido,
cada jugador deberá
narrar una historia
en forma rápida.
Determinen un
tiempo específico
para iniciar a contar
la historia.
Importante, los
números se pueden
repetir; pero no así
la historia.
3. Inventa unas reglas
de juego que
contengan premios y
castigos. Lo
importante es la
creatividad.
4. Una vez finalices
esta actividad con tu
familia, ya solo en tu
lugar de estudio, tira
nuevamente el dado
y, teniendo en
cuenta el número
obtenido, inventa y
redacta un cuento.
Trata de combinar narración y diálogos como en el cuento que leímos. Trata de ilustrarlo con 2
o tres dibujos como mínimo. Sé muy imaginativo. Cuando me envíes las evidencias de tu
trabajo, incluye fotos de ti y tu familia jugando con el tablero que tú elaboraste.

También podría gustarte