Está en la página 1de 44

TURBINAS HIDRÁULICAS 85

CAPÍTULO III

TURBINAS HIDRÁULICAS

3.1 DEFINICIÓN
“La turbina hidráulica es una turbo máquina motora, y por tanto
esencialmente es una bomba roto dinámica que trabaja a la inversa”1. Así
como una bomba absorbe energía mecánica y restituye energía al fluido;
una turbina absorbe energía del fluido y restituye energía mecánica.

Una turbina hidráulica según el grado de reacción se clasifica en dos


grupos: turbinas de acción y turbinas de reacción. El grado de reacción de
una turbina Gr se define así:

Altura de presión absorbida por el rodete


Gr =
Altura total absorbida por el rodete

Cuando el grado de reacción es cero, la turbina se llama de acción. Si el


grado de reacción es distinto de cero, la turbina se llama de reacción.

En una turbina de acción, la presión del agua no varía en los álabes. El


rodete no esta inundado, se encuentra a la presión atmosférica. Las turbinas
de acción son de admisión parcial.

En una turbina de reacción, la presión a la entrada del rodete es superior a


la atmosférica y a la salida inferior, el rodete está inundado. Las turbinas de
reacción son de admisión total.

3.2 RUEDA HIDRÁULICA


El tipo de turbina hidráulica más antiguo y simple es la rueda hidráulica,
usada por primera vez en Grecia y empleada durante siglos para moler
cereales. Constaba de un eje vertical con un conjunto de aspas o palas
radiales sumergidas parcialmente en una corriente de agua a gran
velocidad, que generaba una potencia de 0.5 caballos de vapor (CV).

1 MATAIX CARLOS, Mecánica de los Fluidos y Máquinas Hidráulicas Pág.418


86 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

Hacia el siglo II d. C. se empezó


a utilizar en las zonas
montañosas la rueda hidráulica
de empuje superior, donde el
agua se vertía sobre las palas
desde arriba, aumentando su
potencia hasta los 50 CV.

3.3 TURBINA FRANCIS


En 1826 Benoit Fourneyron desarrolló una turbina de flujo externo de alta
eficiencia (80%). El agua era dirigida tangencialmente a través del rodete
de la turbina provocando su giro. Alrededor de 1820 Jean V. Poncelet
diseñó una turbina de flujo interno que usaba los mismos principios, y S. B.
Howd obtuvo en 1838 una patente en los EE.UU. para un diseño similar.

En 1848 James B. Francis mejoró estos diseños y desarrolló una turbina


con el 90% de eficiencia. Aplicó principios y métodos de prueba científicos
para producir la turbina más eficiente elaborada hasta la fecha. Más
importante, sus métodos matemáticos y gráficos de cálculo mejoraron el
estado del arte en lo referente al diseño e ingeniería de turbinas. Sus
métodos analíticos permitieron diseños seguros de turbinas de alta
eficiencia.

La Francis es una turbina de reacción de flujo radial axial. Lleva este


nombre en honor del Ing. James Bichano Francis (1815-1892), trabaja con
cargas de 30 a 550 metros y caudales de 200 a 10 m3/seg, es la más
generalizada del mundo. De acuerdo con la ponderación de la carga sobre
el caudal o viceversa, se originan particulares características de la máquina,
que dan lugar a dos tipos, no siempre definidos, la Francis pura y la Francis
mixta.

En la Francis puramente radial (Figs. 3.1 y 3.2), prácticamente toda la


transferencia energética de fluido a rotor se efectúa mientras el agua pasa a
través de los álabes, casi todo el tiempo en dirección radial y de afuera
hacia adentro, con un aprovechamiento máximo de la acción centrípeta,
TURBINAS HIDRÁULICAS 87

para lo cual se procura siempre dar al agua un recorrido radial


relativamente largo.

Fig. 3.1 Turbina Francis Pura

Fig. 3.2 Rodete de Turbina Francis Pura (Chojlla)

Se justifica el uso de la Francis pura en los saltos de agua con cargas


relativamente grandes y caudales relativamente reducidos.
En la Francis mixta (Fig.3.3), el agua recorre los álabes en dirección radial
y de afuera hacia adentro sólo en una parte de los mismos, terminando el
agua su recorrido en dirección axial en cuya fase trabaja como turbina
axial. La ponderación de la acción radial y de la axial puede establecerse en
forma gradual según las exigencias de la carga y el caudal disponible. La
88 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

Francis mixta tiene aplicación en saltos de agua de cargas medianas y bajas,


con caudales medianos y relativamente grandes.

Fig. 3.3 Turbina Francis Mixta

3.2.1 ÓRGANOS PRINCIPALES DE LA TURBINA FRANCIS


En el orden de paso del agua son: el caracol, el distribuidor, el rodete
móvil, y el tubo de desfogue.

La carcasa, caja espiral o caracol (Fig. 3.4), es un ducto alimentador, de


sección circular y diámetro decreciente, que circunda el rotor, procurando
el fluido necesario para la operación de la turbina.

Fig. 3.4 Caracol


TURBINAS HIDRÁULICAS 89

El distribuidor lo constituye una serie de álabes directores en forma de


persiana circular (Fig. 3.5), cuyo paso se puede modificar con la ayuda de
un servomotor, lo que permite imponer al fluido la dirección de ataque
exigida por el rodete móvil y además regular el gasto de acuerdo con la
potencia pedida a la turbina, desde valores máximos hasta un valor cero. En
el distribuidor se transforma parcialmente la energía de presión en energía
cinética.

El rodete móvil o rotor está conformado por los propios álabes, los cuales
están engastados en un plato perpendicular al eje de la máquina, de cuyo
plato arranca siguiendo la dirección axial, tomando en forma progresiva un
alabeo y abriéndose hacia la dirección radial, con lo que el conjunto
presenta forma abocardada, tanto más acentuada cuanto mayor sea la
acción axial exigida a la turbina.

Los alabes se ciñen por su extremo final a un zuncho en forma de anillo.

Fig. 3.5Distribuidor de una turbina Francis (Yanacachi)

El tubo de desfogue o difusor da salida al agua de la tubería y al mismo


tiempo procura una ganancia en carga estática hasta el valor de la presión
atmosférica, debido a su forma divergente. Se tiene así a la salida del rotor
90 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

una presión más baja que la atmosférica y, por tanto, una gradiente de
presión dinámica más alta a través del rodete. Su forma puede ser
simplemente cónica (tubo Moddy) o más compleja cuando es acodada
(cónico, elíptica, cuadrangular), esta última permite colocar el rodete móvil
más próximo al nivel de aguas abajo, exigencia que se tiene especialmente
en las máquinas de velocidad específica alta (Francis mixtas).

Fig. 3.10 Descripción general de una turbina Francis

Fig. 3.11Esquema general de turbina Francis con tubo de salida a contrapresión


TURBINAS HIDRÁULICAS 91

3.22 GRADO DE REACCIÓN


El grado de reacción cuantifica la proporción de carga estática aprovechada
sobre la carga efectiva total, viene dado por la expresión:

U12 U 22 Vr22 Vr21


2g 2g
GR
V1 V2 U1 U 2 Vr22 Vr21
2 2 2 2

2g 2g 2g

U12 U 22 Vr22 Vr21


GR
V12 V22 U12 U 22 Vr22 Vr21

En la turbina Francis el grado de reacción está siempre comprendido entre


cero y uno y, por lo general, próximo a un medio. Para la Francis pura la
velocidad específica es baja y relativamente es bajo el grado de reacción.
La carga dinámica es alta por ser relativamente alta la carga en este tipo de
turbinas, dando lugar a velocidades absolutas de entrada altas, ya que estas
son proporcionales a la carga. En la Francis mixta sucede lo contrario, las
cargas son proporcionalmente más bajas, las velocidades específicas más
altas y el grado de reacción más alto.2

3.2.3 DIAGRAMAS DE VELOCIDADES A LA ENTRADA Y


SALIDA DEL ROTOR

En la figura 3.12 se muestra el diagrama de velocidades mencionado.


La ecuación de Euler de la transferencia es:

1
E U1VU 1 U 2VU 2
g

La velocidad relativa a la entrada Vr1 queda definida por el vector V1 de la


velocidad absoluta y el vector U1 de la velocidad de arrastre, de acuerdo
con la ecuación vectorial:
  
V1 U1 Vr1

2 POLO ENCINAS MANUEL, Turbomáquinas Hidráulicas, Edit. Limusa 1975


92 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

A la salida del agua del rotor, la velocidad V2 conviene que sea radial o casi
radial, para evitar circulación del fluido innecesaria y pérdidas de energía.
Para ello los valores de la velocidad de arrastre U2 y la relativa Vr2 que
condiciona el álabe deben ser de la magnitud y dirección que exige la
ecuación vectorial.

Fig. 3.12 Diagrama de velocidades a la entrada y salida del rotor de una turbina
Francis.
  
V2 U 2 Vr 2

Esto se logra con un diseño adecuado del álabe que ha de girar a una
velocidad determinada.

Las dimensiones de D1 y D2 se relacionan con la carga y con la velocidad


de giro a través de los coeficientes 1 y 2 de la velocidad tangencial para
condiciones a la entrada y salida del rotor o sea:

U1 ND1
1
2 gH 2 gH
TURBINAS HIDRÁULICAS 93

U2 ND2
2
2 gH 2 gH

Valores de estos coeficientes son obtenidos en función de la velocidad


específica los mismos que se dan en la Fig. 3.13. Estos coeficientes son
muy importantes por que permiten la determinación de los diámetros
buscados.

1 2

1 1

0.5 0,5

0 100 200 300 400 500 0 100 200 300 400


500

(Fig 3.13)Valores de 1 en función de NS Valores de 2 en función de NS

El distribuidor de las turbinas de reacción está constituido por una serie de


álabes pivotantes que circunda el rotor y que tiene las siguientes funciones:

Regula el gasto según las exigencias de la potencia, convierte parcialmente


la energía estática en dinámica para que así el líquido pueda atacar los
álabes del rotor y tenga lugar una transferencia energética, dirige la
velocidad absoluta del fluido V1 según las exigencias del gasto según una
dirección determinada 1 que da lugar a una componente radial Vr1 de
acuerdo con las exigencias del gasto, y a una Vu1 tangencial necesaria para
la transferencia de energía del agua al rotor. El ángulo 1 es menor en las
francis puras y mayor en las mixtas.

En la Fig. 3.14 se muestran los diagramas de velocidades a la entrada y


salida del rotor considerando variaciones en el ángulo de ataque a los
álabes por efectos de regulación.
94 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

Fig. 3.14 Modificación de los diagramas a la entrada y salida del rotor, con la
regulación

Si la demanda de energía se reduce, el generador debe disminuir la


producción disminuyendo la potencia de la turbina, es entonces cuando
entra en servicio el gobernador que mediante un servomotor mueve el
distribuidor de la turbina actuando de modo que reduce el ángulo 1 a un
nuevo valor '1 con lo cual se modifica la velocidad absoluta V1 en
dirección (aunque no en magnitud, pues esta depende de H que permanece
constante) dando lugar a una reducción de la componente radial V'R1 y, por
tanto, a una reducción del gasto y por ende de la potencia de la turbina. La
velocidad de giro del grupo turbina generador se conserva, esto es, U1
permanece constante. Pero, como puede observarse en el gráfico de la
dirección de V'r1 ya no responde al ángulo del álabe 1 sino, a un ángulo
inferior, con lo que se produce una separación del agua del contorno del
álabe dando lugar a turbulencias y a pérdidas de energía que reducen el
rendimiento. Este efecto se hace tanto más notable en las turbinas de
reacción de alta velocidad específica con álabes fijos, como la Francis
mixta y la de Hélice.

Si trabajando con potencia parcial se produce separación, operando con


sobrecargas se originan choques contra el álabe, que dan lugar a
vibraciones perjudiciales, en la figura se advierte que al exigir más potencia
a la turbina por alguna sobrecarga del generador, el gasto de agua debe
aumentarse, o lo que es igual, la velocidad radial debe aumentar a un valor
V"R1; lo cual se logra aumentando el ángulo del distribuidor a un valor "1,
con objeto de variar la dirección de la velocidad absoluta de entrada a un
valor V"1. Al permanecer U1 constante, la velocidad relativa viene dirigida
ahora bajo un ángulo mayor que ß1, produciendo un choque del agua
TURBINAS HIDRÁULICAS 95

contra el álabe y dando lugar a una reducción del rendimiento. Las


sobrecargas toleradas en la turbina Francis son del orden del 15 al 20 %
sobre las condiciones de diseño.

A la salida los efectos son menos nocivos que a la entrada, pues como se
trata de velocidades subsónicas, el álabe manda al agua y la velocidad
relativa sale siempre en la misma dirección. Sin embargo, como U 2
permanece constante para cualquier gasto y la velocidad radial varía su
magnitud en la misma proporción que el gasto, al ser VR1 = VR2 = VR,
resulta que la velocidad absoluta de salida V2 se sale de la dirección radial
que de ordinario tiene en las condiciones de diseño, apareciendo valores
sensibles de Vu2, que modifican la transferencia de energía; aunque lo
más perjudicial son los efectos de recirculación del agua, que perturban la
descarga y reducen la recuperación de energía en el ducto de desfogue,
disminuyendo el rendimiento global de la turbina.

3.2.4 TUBO DE DESFOGUE


Sirve para la descarga del agua de una turbina de reacción hasta el socaz,
satisface además una función muy importante como órgano de recuperación
de energía, debido a su forma divergente, produce una desaceleración del
agua que sale de la turbina, su altura física debe ser menor que el de la
columna de agua real equivalente a la presión atmosférica, para impedir
que la vena líquida se rompa en el ducto.

Para la turbina Francis veloz y la Kaplan se utiliza con preferencia la


instalación con eje vertical, debido a que mejora el rendimiento y la
regularidad del flujo, y en la posibilidad de obtener mayor recuperación de
energía cinética a la salida del rodete. También influye favorablemente en
el fenómeno de cavitación, que queda aminorado por el hecho de ser
posible la colocación del rodete a muy pequeña altura sobre el nivel del
agua del socaz y en algún caso bajo el nivel del mismo, como es necesario
para las turbinas de alta revolución específica.

3.3 TURBINAS KAPLAN La Kaplan es una turbina hélice de álabes


ajustables (Figs. 3.15 y 3.16), de manera que la incidencia del agua en el
borde de ataque del álabe pueda producirse en las condiciones de máxima
acción, cualesquiera sean los requisitos del caudal y la carga.

Las turbinas hélice que tienen álabe fijo justifican su instalación en los
casos en que las variaciones de potencia no sean considerables. Victor
96 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

Kaplan (1876-1934) concibió la idea de corregir el paso de los álabes


automáticamente con las variaciones de potencia.

Una técnica constructiva de las turbinas hidráulicas poco desarrollada a


comienzo de siglo, hacía concebir la idea de Kaplan como irrealizable.
Pero, con el avance del siglo avanzaba el desarrollo tecnológico y la idea de
Kaplan fue imponiéndose en el mundo entero. La turbina Kaplan encuentra
aplicación en una gama de cargas que varía aproximadamente de 1 a 90 m.
si se incluyen a las turbinas tubulares o de bulbo, que también son de hélice
con paso variable.

Fig. 3.15 Alabes ajustables Fig.3.16 Alabes Directores

Fig. 3.17 Alabes de una turbina Kaplan


TURBINAS HIDRÁULICAS 97

3.3.1 ÓRGANOS PRINCIPALES DE UNA TURBINA KAPLAN


Al igual que en la Francis son: el caracol, distribuidor, rodete móvil y tubo
de desfogue; las funciones de éstos órganos son las mismas que se
describieron para la turbina Francis.

La cámara de alimentación suele ser de concreto en muchos casos, debido a


la gran capacidad de gasto que admite la turbina Kaplan. La sección
toroidal puede ser circular o rectangular como el mostrado en la figura 3.18

El distribuidor, que sigue a la cámara de alimentación, regula el gasto y


además imprime al agua el giro necesario para el ataque adecuado del agua
a los álabes. Los álabes del distribuidor se ajustan automáticamente de
acuerdo a las necesidades de la potencia.

El rotor de la turbina, de forma de hélice, está constituido por un robusto


cubo, cuyo diámetro es del orden del 40 al 50 % del diámetro total al
extremo de los álabes, en el cual van empotrados los mismos. Los álabes
del rotor tienen perfil de ala de avión y desarrollo helicoidal. El perfil de ala
permite obtener una acción útil del agua sobre el álabe en el movimiento
que aquella tiene respecto a éste, la forma helicoidal o alabeo se justifica,
en virtud de que la velocidad relativa del flujo varía en dirección y
magnitud con la distancia al eje de giro, debido a que la velocidad de
arrastre (U1 = w R1), se modifica en magnitud con el radio. El tubo de
desfogue es casi siempre acodado y semejante al de una turbina francis.

Fig. 3.18 Corte


longitudinal de una
turbina Kaplan con
sección toroidal
rectangular

3.3.2 ENERGIA TRANSFERIDA


De fluido a rotor tiene la expresión:
98 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

1
E U1VU 1 U 2VU 2
g

3.3.3 GRADO DE REACCION


Queda expresado por:
1
GR 2
V
1 V22
2
1
V
r2 Vr21

3.3.4 FACTOR DE UTILIZACIÓN


Se define por:
E V12 V22
V22 V12 GRV22
E
2g

3.3.5 DIAGRAMA DE VELOCIDADES A LA ENTRADA Y SALIDA


DEL ROTOR
La figura 3.19 muestra el álabe de una turbina Kaplan en sección normal a
la dirección radial. El agua procedente de la cámara de alimentación y
guiada por los álabes del distribuidor, gira en vórtices libres en la zona
existente entre el distribuidor y el rotor, hasta alcanzar a este último,
atacando el álabe con una velocidad absoluta V1, que es variable en
magnitud y dirección para cada punto del borde de ataque del álabe. Si la
velocidad tangencial del álabe en ese punto es U, la velocidad relativa del
fluido respecto al álabe será Vr1, cerrando el trío vectorial correspondiente a
la ecuación vectorial.
  
V1 U Vr1

La Vr1 debe incidir sobre el álabe de forma que se logre una máxima acción
del agua, evitando separación o choques, que reduzcan el rendimiento. El
ángulo de incidencia se fija por la velocidad media relativa Vmr y la
cuerda.
TURBINAS HIDRÁULICAS 99

Fig. 3.19 Diagramas de velocidades a la entrada y salida del álabe de una turbina
kaplan.

La magnitud de la componente axial a la entrada Va generalmente se


conserva a la salida de las máquinas axiales. La velocidad absoluta a la
salida V2 se procura que sea axial o con una componente giratoria mínima,
a fin de tener un buen desfogue y para reducir su magnitud, aumentando el
coeficiente de utilización. Como la velocidad tangencial del álabe U es la
misma pues los dos puntos de entrada y salida están a la misma distancia
del eje se tendrá que diseñar el borde de fuga de forma que la componente
relativa Vr2 cierre el triángulo vectorial correspondiente a la ecuación
  
V2 U Vr 2

Ya que en velocidades subsónicas, como es el caso del agua en las turbinas


hidráulicas, el álabe manda al fluido en la salida y la Vr2 saldrá tangente al
álabe.

La curvatura del álabe definida por el ángulo para Va constante, hace que
V2 < V1 y Vr2 > Vr1, con el fin de tener un aprovechamiento de la carga
dinámica y de la carga estática del agua.

El diseño de los álabes suele hacerse para el 80% de la capacidad del gasto
de la turbina, ya que en estas condiciones se favorece el rendimiento global
del álabe en las diferentes condiciones de carga parcial o sobrecarga. Para
100 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

las condiciones de diseño la apertura del ángulo del distribuidor suele ser
de 45º, pudiendo variar entre 20º y 50º en términos generales.

El alabeo de los bordes de ataque y de fuga se define por los valores de los
ángulos ß1 y ß2 a lo largo de dichos bordes.

Fig. 3.14 Diagramas de velocidades a la entrada y a la salida

Va Va
tan 1 ; tan 2
U Vu1 U
Siendo
Q
Va ; U ND
A

La componente giratoria Vu1 se calcula en cada punto de la zona de vórtices


libres, que precede al rotor, aplicando el principio de conservación del
momento de la cantidad de movimiento.

En la sección de salida del distribuidor se puede conocer la componente de


giro Vua y el radio Ro. El momento de la cantidad de movimiento sobre la
unidad de masa será Vuo Ro, que será constante en toda la zona de vórtices
libres, pues no hay momento exterior en esta zona. Por lo tanto si se
designa por el subíndice 1 la sección de ataque del agua al rotor se tendrá:

Vuo Ro = Vu1 R1 = Constante

Donde R1 puede variar del cubo al extremo del álabe y en consecuencia Vu1
varía también, pero en forma opuesta a R1, para conservar el valor
constante del producto. Como Va es constante, resulta que tan ß1 varía con
U y con Vu1, o lo que es igual con el radio.

En el borde de fuga el cambio de tan ß1 varía con U = ND el cual tiene


valores diferentes a distintos diámetros, para una misma velocidad de giro.
TURBINAS HIDRÁULICAS 101

3.3.6 DIÁMETRO DE LA HÉLICE


En la turbina axial el diámetro es único, cuyo valor se fija por la
experiencia a través de fórmulas empíricas, entre ellas la siguiente

68 HP
D
H
3.3.7 VELOCIDAD DE GIRO
Viene dada por
3
4
950 H
N
HP

La relación entre la altura del distribuidor y el diámetro de la hélice B/D es


del orden de 0,4.

3.4 TURBINAS BULBO, TUBULARES Y DE POZO PARA CARGAS


MÍNIMAS Y GRANDES CAUDALES
Buscando condiciones económicas favorables para el aprovechamiento de
energía del agua, los ingenieros han fijado siempre su atención en los saltos
de mediana y gran altura. Se han desarrollado así potentes turbinas,
tratando de concentrar cada día, mayor potencia en una sola unidad; lo que
ha obligado necesariamente, a proyectar máquinas de grandes dimensiones.
Se menospreciaban los aprovechamientos de pequeñas cargas 5, 10 y hasta
15 metros por resultar incosteables con el empleo de turbinas
convencionales Francis e incluso Hélice o Kaplan, debido
fundamentalmente, a las profundas y costosas excavaciones.
Pero la creciente demanda de energía estaba obligando a pensar en toda
clase de aprovechamientos. Si las máquinas convencionales no satisfacían,
sería necesario idear otros tipos. Es así como aparecieron, en los pasados
años, las turbinas bulbo, las tubulares y las de pozo, que permitían
aprovechar caídas de 1 a 15 metros.
La particularidad fundamental en todas ellas, es que el eje se ha dispuesto
en la dirección horizontal o casi horizontal, a fin de reducir las dimensiones
en vertical y, por tanto, las excavaciones; circunstancia ésta que se presenta
en la turbina Kaplan de eje vertical, a la cual podría recurrirse en los casos
de pequeñas cargas.
102 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

En estos nuevos tipos, desaparece la cámara espiral o caracol,


practicándose la alimentación directamente desde el embalse por medio de
un tubo de aspiración rectilíneo, que manda el agua sobre el rotor de la
turbina a través de unas paletas directoras. El rotor tipo hélice con álabes
fijos o ajustables, tiene su eje en la misma dirección del ducto, facilitando
el paso de grandes caudales de agua, la descarga se logra por una
continuidad del mismo ducto, en forma análoga al desfogue de una turbina
de reacción convencional. Sólo en el tipo de turbina tubular se hace
necesario un cambio en la dirección del ducto en la descarga para dar salida
al eje del generador.
En la TURBINA TUBULAR (Fig 3.20), en efecto, el generador va
instalado al exterior, fuera del ducto del paso del agua. Esto reduce el costo
del generador, que puede ser así de tipo convencional, aunque presente
algunos problemas de vibración en el sellado de la flecha, por mayor
longitud de vibración y de desfogue.

Fig.3.20 Turbina Tubular

En la TURBINA DE TIPO BULBO (Fig.3.21), el generador está


encerrado en un recinto metálico estanco, que generalmente precede al
rotor, apareciendo el conjunto como una pera o bulbo, de donde deriva su
nombre. Para el acceso al generador, así como para el paso de las
conducciones y servicios, se dispone de un ducto o chimenea que comunica
con el exterior. Este sistema es ligeramente más costoso, pues requiere el
empleo de generadores de diseño especial, pero tiene la ventaja de que se
facilita el desfogue, incrementándose la energía recuperada en el mismo.
TURBINAS HIDRÁULICAS 103

En el TIPO POZO, (Fig. 3.22) el generador se independiza del rotor de la


turbina por medio de muros de concreto, manteniéndolo en el mismo eje de
la turbina o desplazándolo transversalmente.

Fig. 3.21 Turbina tipo Bulbo

En este último caso la transmisión de la potencia se efectúa por medio de


un multiplicador, pudiéndose hacer uso de generadores más económicos.
La obra de fábrica es un poco más complicada y por ello su uso es más
limitado.El rendimiento de este tipo de turbinas es tan satisfactorio o
superior al de una turbina Kaplan, particularmente en aquellos casos en los
que se disponen álabes ajustables en el rotor y en los portillos de acceso del
agua al rotor. Además el ducto rectilíneo de alimentación y de desfogue
reduce al mínimo las pérdidas de energía en el flujo. La curva de
rendimiento se mantiene así casi plana, a un nivel aproximado del 90%,
para diferentes valores de potencia.

Fig. 322 Turbina tipo pozo


104 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

3.5 TURBINA DE FLUJO CRUZADO (CROSS FLOW)

Fig. 3.23 Turbina de flujo cruzado (Cross Flow)

Fig. 3.24 Turbina de


Flujo Cruzado
TURBINAS HIDRÁULICAS 105

La turbina Cross Flow es de construcción simple, esto le da, la


característica muy importante de poder ser construida sin mucha
tecnología. Las dos partes principales de una turbina Cross Flow son el
rotor o rodeta y el conjunto de elementos que conforman la carcasa, ambas
piezas se hacen con lámina de acero soldada y requieren cierto fresado, lo
único que se necesita es un equipo de soldar y un taller de máquinas como
los que se utilizan para reparar maquinaria agrícola y piezas automotrices.

La eficiencia de la turbina Cross Flow (Fig. 3.25) es del 80% y mayor, y


por ende es apropiada para pequeñas centrales generadoras hidroeléctricas.
La regulación del flujo y el control del regulador central del boquerel, se
realiza mediante un mecanismo de cierre, en la forma de una compuerta.
Los reguladores son costosos, pero resultan indispensables para hacer
funcionar un generador de corriente alterna.

Fig.3.25 Rendimiento de la turbina de Flujo Cruzado

Para caídas elevadas la turbina Cross Flow se conecta a una tubería de


carga con una válvula de entrada a la turbina. Esto requiere de un tipo de
disposición diferente que el empleado para caídas bajas.
106 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

La turbina es única por que sus anchuras de boquerel y del rotor pueden
ajustarse a las condiciones de caída e índices de flujo. Su adaptabilidad,
simplicidad y bajo costo hacen que sea la más apropiada de todas las
turbinas hidráulicas para pequeños sistemas de generación. Puede aplicarse
a caídas de 1 a 200 metros y caudales de 0,02 a 8 m3/seg.

Funciona eficientemente con cargas bajas de agua y su rendimiento es


superior al de una turbina Francis. Cuando dividimos la paleta de la turbina
en tres partes iguales, podemos hacer funcionar hasta con un 10% del factor
de carga, y producir mayor energía en Kw que en las otras turbinas.

La rueda de la turbina de flujo cruzado no puede funcionar dentro del agua


y debe colocarse tomando de 1 a 3 metros del eje de la turbina hasta el
nivel del agua del canal de descarga. El flujo de agua de la turbina Cross
Flow se muestra en la Fig. 3.26

Fig. 3.26 Flujo de agua

El agua es accionada dos veces en las paletas de la rueda, la transferencia


de energía es de 72% en la primera acción y 28% en la segunda. El flujo de
agua cruza la rueda, de ahí proviene el nombre de Cross Flow (fluir a
través).
TURBINAS HIDRÁULICAS 107

3.6 TURBINA TIPO PELTON


Las turbinas de impulso o
acción tienen la
peculiaridad de aprovechar
solamente la energía
cinética del fluido; no
existe pues, gradiente de
presión entre la entrada y la
salida de la máquina. El
grado de reacción es cero.

En la turbina Pelton la
energía cinética del agua,
en forma de chorro libre, se
Fig.3.27 Alabe de Turbina Pelton

genera en una tobera colocada al final de la tubería de presión. La tobera


está provista de una aguja de cierre para regular el gasto, constituyendo el
conjunto el órgano de regulación y alimentación de la turbina.

Fig. 3.28 Ruedas Pelton

El álabe tiene la forma de doble cuchara Figs.3.28 y 3.29, con una arista
diametral sobre la que incide el agua, produciéndose una desviación
simétrica en dirección axial, buscando un equilibrio dinámico en esta
dirección por ser el ataque del agua en sentido tangencial; por tener el
108 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

fluido un recorrido axial en su paso por el álabe, se clasifica entre las


máquinas de tipo axial.

Fig. 3.29 Ruedas de una Turbina Pelton (Propiedad Taller Ing. Mecánica)

Fig.3.30 Turbina Pelton de 4 chorros y eje vertical.

Las turbinas pueden tener eje horizontal o vertical; en la disposición de


EJE HORIZONTAL el número de chorros por rueda se reduce
TURBINAS HIDRÁULICAS 109

generalmente a uno o dos, por resultar complicada la instalación en un


plano vertical de las tuberías de alimentación y las agujas de inyección. La
rueda queda sin embargo más accesible para su inspección, lo mismo que
los inyectores. Encuentra así aplicación si se tienen aguas sucias que
producen deterioros o notable acción abrasiva, con esta disposición se hace
posible instalar turbinas gemelas.

La disposición con EJE VERTICAL permite aumentar el número de


chorros por rueda a cuatro o seis pudiendo incrementarse el caudal y tener
mayor potencia por unidad, las excavaciones disminuyen pero la inspección
y reparaciones se hacen más difíciles por lo que se recomienda su uso con
aguas limpias, con eje vertical se permiten mayores potencias. (Fig. 3.30).3

Fig. 3.31Ruedas Pelton de cuatro y


seis Chorros

3.6.1 CARACTERÍSTICAS DEL RODETE


El rodete Pelton está constituido por un disco de acero con álabes
periféricos en forma de doble cuchara, estos pueden estar fundidos con el
disco en una sola pieza, o individualmente sujetándose después al disco por
medio de bulones.

El material de los álabes, debe resistir la fatiga, la corrosión y la erosión,


utilizándose para tal efecto; grafito laminar, acero, carbono aliado con
níquel, aceros con cromo o aceros austeno ferríticos, materiales que

3 POLO ENCINAS MANUEL, Turbomáquinas hidráulicas Edit. Limusa 1974 Pag. 197
110 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

presentan gran resistencia a la cavitación y abrasión. El material del disco


de la rueda es de acero fundido o forjado.

El NÚMERO DE ÁLABES suele ser de 17 a 26 por rueda, para alta


velocidad específica el número de álabes es menor, en cambio, si la
velocidad específica es alta es que el gasto es grande, lo que exige álabes
mayores, y por tanto, caben menos en la misma periferia de la rueda. Dicho
número se calcula mediante la expresión:

D
Na 15
2d
Donde Na es el número de álabes; D el diámetro de la rueda y d el diámetro
del chorro.

La arista media del álabe no es completamente radial, sino que está


ligeramente inclinada con relación a la dirección del chorro.

El ancho de los álabes b está comprendido entre 3,5 y 4 veces el diámetro


del chorro.

El ancho axial de la carcaza cerca de la tobera no debe ser menor que 15 d,


de otra manera el agua rechazada impediría el movimiento de los álabes
(cangilones).

3.5.2 FORMA Y DIMENSIONES DE LOS ÁLABES

Las dimensiones del álabe son


proporcionales al diámetro del
chorro; este a su vez es función del
diámetro de la rueda y la velocidad
específica. El valor de d (diámetro
del chorro) está entre el 5% y 12%
aproximadamente del valor de D
(diámetro de la rueda), según el
autor Manuel Polo Encinas, de
acuerdo a Viejo Zubicaray el valor
D/d no debe ser menor
Fig. 3.32 Ángulo del álabe
TURBINAS HIDRÁULICAS 111

a 12, excepcionalmente puede llegar a 7. Sin contradecir a ambos autores


podría tomarse el valor de 9 para efectos de solucionar problemas
posteriores.

Se toma como diámetro de la turbina Pelton el diámetro de un círculo que


pasa por el centro del álabe y es tangente a la línea de centros de la tobera.

El ángulo que forman las dos caras interiores del álabe, (Fig. 3.32) debe ser
el mínimo posible, pero, para no debilitar demasiado el mismo, los
constructores recomiendan que sea del orden de 200. El ángulo de salida ß
debe estar entre 8 y 12 grados en la parte media del álabe, ya que de
reducirse se presenta el peligro de recirculación y de choque del agua
contra la cara posterior del álabe siguiente.
Como la energía cinética del agua del chorro decrece con la distancia al
orificio de salida, conviene colocar los inyectores lo mas cerca posible del
rodete, para lo cual se produce en los álabes una entalladura en la parte
periférica, la que además impide que el agua salpique por el borde de la
cuchara e incluso que la ataque por la parte posterior.

3.6.3 DIAGRAMAS DE VELOCIDADES Y ENERGIA


TRANSFERIDA EN FUNCION DE
En la figura 3.33 se presenta el corte de un álabe de una turbina Pelton, en
él se tienen: Vr1 velocidad relativa, U1 Velocidad tangencial del álabe y V1
Velocidad absoluta, donde:

V1 = U1 + Vr1

Fig.3.33 Diagramas vectoriales a la entrada y salida de una turbina Pelton.


112 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

A la salida, la dirección de la velocidad relativa esta definida por el ángulo


(se toma como promedio 165º ; = 180º- ). Ya que se trata de una
máquina axial, la ecuación vectorial es:

  
V2 U 2 Vr 2
Vu 2 U 2 Vr 2 cos(180 º )

3.7 TURBINA TURGO


La turbina Turgo es una turbina hidráulica de impulso diseñada para saltos
de desnivel medio. Fig. 3.34

Fig. 3.34 Turbina Turgo


Fue desarrollada por la compañía Gilkes en 1919 a partir de una
modificación de la turbina Pelton; la Turgo tiene varias ventajas sobre la
turbina Francis y la Pelton en determinadas aplicaciones.
TURBINAS HIDRÁULICAS 113

En primer lugar, el rodete es más barato de fabricar que el de una Pelton.


En segundo lugar no necesita una carcasa hermética como la Francis. En
tercer lugar tiene una velocidad específica más elevada y puede manejar un
mayor flujo para el mismo diámetro que una turbina Pelton, conllevando
por tanto una reducción del costo del generador y de la instalación.

Las Turgo operan en un rango de desniveles en el que se solapan las


turbinas Francis y Pelton. Aunque existen muchas grandes instalaciones
con turbinas Turgo, estas son más populares para pequeñas instalaciones
hidráulicas en donde el bajo coste es primordial.

La turbina Turgo es una turbina de tipo impulso. El agua no cambia de


presión cuando pasa a través de los álabes de la turbina. La energía
potencial del agua se convierte en energía cinética en la tobera de entrada o
inyector. El chorro de agua a alta velocidad es dirigido contra los álabes de
la turbina que lo desvían e invierten el flujo. El impulso resultante hace
girar el rodete de la turbina, comunicando la energía al eje de la turbina.
Después de todo esto el agua sale con muy poca energía. Los rodetes de
una turbina Turgo pueden tener un rendimiento por encima del 90%.

El rodete de una Turgo se parece a un rodete Pelton partido por la mitad.


Para la misma potencia, el rodete Turgo tiene la mitad del diámetro que el
de un rodete Pelton y dobla la velocidad específica. El turgo puede manejar
un mayor flujo de agua que el pelton debido a que el agua que sale no
interfiere con las paletas adyacentes.

La velocidad específica de los rodetes Turgo se encuentra situada entre la


de las turbinas Francis y Pelton. Se pueden usar una o varias toberas o
inyectores. Incrementando el número de inyectores se incrementa la
velocidad específica del rodete en la raíz cuadrada del número de chorros
(cuatro chorros rinden dos veces la velocidad específica de un chorro para
la misma turbina).
3.8 ELECCIÓN DEL TIPO DE TURBINA
La turbina más adecuada debe ser elegida en función de las características
técnicas y económicas que hagan que un tipo determinado resulte en
ventaja frente a otros. La velocidad específica para una turbina dada es una
función del caudal que pasa por ella, según el cual presentará diferentes
características.
114 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

Se puede elegir la turbina más apropiada en función de los valores


específicos que se obtienen al estudiar el funcionamiento de una turbina en
diferentes condiciones de servicio, por ejemplo, variando H, Q, etc., o
comparando el funcionamiento de turbinas análogas unas con otras. Estos
valores se han introducido rápidamente en todas las explotaciones y son
aplicadas en la práctica por que dan clara idea sobre la aplicación de los
tipos y formas de turbinas, de esta forma se va obteniendo un caudal
específico, una potencia específica y una velocidad específica, datos que
permiten recurrir a tablas o gráficos para definir el tipo de turbina más
apropiado. La velocidad específica se calcula con la expresión:

N CV
Ns 5
4
H

La velocidad específica de una serie homóloga de turbinas se define como


la velocidad de una máquina de la serie de tal tamaño que produce una
potencia unidad con una altura unidad.

3.9 REGULADORES AUTOMÁTICOS DE TURBINAS4

Fig. 3.35 Gobernador

4 ZOPPETI, Centrales Hidroeléctricas Edit. Gustavo Gili 1974 Pag.147 y siguientes


TURBINAS HIDRÁULICAS 115

Cuando se produce una variación de carga en la turbina, es decir, cuando se


modifica el par resistente que actúa sobre la misma, según se trate de un
aumento o disminución de dicho par, la turbina reducirá o aumentará el
número de revoluciones con que estuviese en funcionamiento antes de
producirse la variación de carga. Es preciso, por consiguiente, adaptar el
trabajo motor al resistente graduando convenientemente la entrada de agua,
para que subiendo o bajando el caudal utilizado se disponga en cada
momento de la potencia requerida y con ello se obtendrá salvo ligera
variación, el número de revoluciones de funcionamiento normal de la
turbina.

Para la regulación de las turbinas se utiliza el regulador centrífugo


(Fig. 3.36) que recoge las variaciones de velocidad producidas y cuyo
desplazamiento del manguito puede actuar sobre el mecanismo de apertura
y cierre de la entrada de agua. En los reguladores que actúan por la fuerza
centrífuga, cuanto mayor es el número de revoluciones, más elevada es la
posición del manguito, y por ello este, en su movimiento vertical, arrastra el
mecanismo que actuará sobre la regulación del agua que penetra en la
turbina. Cuando a una situación cada vez más elevada del manguito
corresponde mayor número de revoluciones de la máquina se llaman
REGULADORES ESTÁTICOS.
Los mecanismos de cierre
de las turbinas, exigen la
actuación de esfuerzos muy
superiores a los que pueden
obtenerse con un regulador
centrífugo, y por ello, este
actúa sobre un ligero
mecanismo de la
distribución de un
servomotor, que se mueve
a su vez por aceite a
presión suministrado por
una bomba.

Fig. 3.36 Regulador centrífugo.


Para obtener una regulación estable, es necesario que el efecto del
regulador sea tal que reaccione lo más rápidamente posible al presentarse el
efecto perturbador.
116 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

Esto tiene lugar únicamente con el sistema de regulación estática, por que
el trabajo absorbido o cedido durante la maniobra, tiene el efecto de reducir
el desequilibrio de potencia y por ello de reaccionar contra la causa
perturbadora.

El conjunto de la instalación reguladora (Fig. 3.37) está formado por una


bomba rotativa que envía aceite a presión a una válvula distribuidora. Esta
válvula es movida por un péndulo centrífugo y, según sea en éste el número
de revoluciones, la válvula se moverá en uno u otro sentido, enviando el
aceite recibido de la bomba a una u otra cara del émbolo de un servomotor
que actúa sobre el distribuidor de la turbina abriendo o cerrando la entrada
de agua. En la figura, la palanca a,b,c tiene un extremo sobre el collar del
péndulo y el otro en un punto fijo c. El punto b intermedio por apropiada
articulación, une la palanca con el vástago de la válvula distribuidora a
palanca a-b-c, tiene el punto de giro c fijo, y al aumentar las revoluciones
del péndulo centrífugo a, tomará aquella una posición inclinada, la válvula
distribuidora se desplazará y permitirá el ingreso del aceite a presión en la
parte izquierda del cilindro del servomotor (y por el movimiento de este el
cierre de la turbina) con lo cual las revoluciones disminuirán, volviendo a
ocupar nuevamente la palanca la posición a-b-c y la válvula su posición
media, a la que corresponde igual número de revoluciones de la máquina, y
después de haber efectuado el cierre del distribuidor de la turbina a la
proporción necesaria para equilibrar los trabajos motor y resistente.

Fig. 3.37 Esquema de funcionamiento del regulador de velocidad de una turbina.


TURBINAS HIDRÁULICAS 117

Con tal sistema la regulación es isodrómica, (la velocidad permanece


constante para cualquier potencia) por que existe una sola posición de a que
asegure la posición media de la válvula distribuidora. pero con esta
distribución no es posible obtener una buena regulación por que la válvula ,
al bajar, sobrepasa su posición media, es decir, el manguito del tacómetro
baja con más rapidez de la necesaria cuando tiene lugar el cierre por
paralización del émbolo del servomotor. Entonces pasa el aceite a la parte
derecha del cilindro volviendo a abrir la turbina y repitiéndose el juego de
forma que la turbina no alcanza la posición de equilibrio estable.

En el gráfico se muestra también las variaciones de potencia ( P) y de


velocidad ( V) en relación con el tiempo (abcisas). Se observa en ella, que
el paso de uno a otro régimen se efectúa con variaciones de velocidad
persistentes y por ello, el regulador es incapaz de alcanzar de modo estable
el nuevo estado de régimen. Este inconveniente se evita supeditando la
situación del punto de giro c al movimiento de avance o retroceso del
émbolo M. En estas condiciones, el punto de giro c tendrá una altura que
dependerá del grado de apertura de la turbina, y como es natural, ésta ya no
podrá funcionar al mismo número de revoluciones desde vacío a plena
carga, porque, como se comprende, para que la válvula ocupe su posición
media, con lo cual el émbolo queda parado, a diferente altura de c
corresponde también diferente altura del collar del péndulo a, y puesto que
este es estático, su número de revoluciones será diferente y, por tanto,
también lo será la velocidad de la turbina.

Fig. 3.38 Esquemas de un regulador con retorno rígido externo (Izquierda) y con
retorno rígido interno (Derecha)
118 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

La disposición empleada con tal objeto es la de la Fig. 3.38. Como se


aprecia en la figura la varilla c-d por intermedio de la cuña A1 A2 montada
en el vástago del movimiento del servomotor, hace que se desplace el punto
de giro c para cada posición del émbolo del servomotor, y para que b ocupe
su posición normal se comprende que el punto a del collar deberá estar más
bajo al abrir el distribuidor que al cerrar éste.

La varilla c-d y el mecanismo que acciona, constituyen el dispositivo de


retorno, con el cual la regulación se efectúa en perfectas condiciones. Con
el sistema de regulación estático y con estatismo positivo, las oscilaciones
de velocidad van gradualmente amortiguándose, apreciándose el mismo en
el diagrama del centro. Por efecto del dispositivo de retorno, a la fase
inicial (t0 a t1) sigue la fase de sobreregulación (t1 a t2) que se detiene antes
de retornar a la velocidad inicial, por cuanto con un grado de apertura
menor se obtiene velocidad de régimen mayor y por ello las oscilaciones se
amortiguan, tanto más rápidamente cuanto mayor es el estatismo.
Este sistema, que tiene elevada estaticidad, no se presta a las exigencias de
los reguladores de corriente alterna, que por la regularidad del servicio
exigen una frecuencia invariable, o lo que es lo mismo, una velocidad
constante. Estos reguladores van provistos de órganos estabilizadores de la
velocidad que permiten obtener una elevada estaticidad al comenzar la
regulación que se reduce a cero al terminar la regulación.

En la práctica se utilizan los reguladores (Fig.3.39) con estabilización


acelerométrica (izquierda) y la estabilización por medio de freno de
catarata (derecha).

Fig. 3.39 Esquemas de un regulador con estabilización acelero-taquimétrica


(Izquierda) y con estabilización por intervención elástica (Derecha).
TURBINAS HIDRÁULICAS 119

En la figura de la izquierda, se utiliza además del tacómetro, un aparato


sensible a la aceleración angular cuya acción es concordante con la del
tacómetro durante la primera fase de la regulación (t 0 a t1) y es contraria
durante la fase de contraregulación (t1 a t2). El aparato acelerométrico
puede ser aplicado al punto de giro c de la palanca de maniobra, o también,
con un solo aparato que comprende asimismo el tacómetro, denominado
péndulo acelerotaquimétrico. La acción acelerométrica es máxima al
iniciarse la regulación, cuando la taquimétrica está prácticamente inactiva,
y el afecto antagonista de la misma, es tanto más enérgico, cuanto más
elevada es la variación de carga; este sistema es muy eficaz para obtener
una rápida estabilización.

En el sistema de la derecha, se inserta una varilla del dispositivo de retorno,


un freno-catarata contrastado por un muelle helicoidal; este freno no
interviene durante la fase inicial, por lo cual el punto c está obligado a
seguir el movimiento a que da origen el de la cuña, venciendo de este modo
la acción antagonista del muelle. Seguidamente el aceite de la catarata
trasvasa a través de la llave r que presenta una resistencia y que puede
graduarse, y el émbolo del freno de catarata se mueve hasta el momento en
que el muelle antagonista recobra su posición de equilibrio, es decir,
cuando el punto c alcanza nuevamente su posición inicial correspondiente a
la velocidad de régimen. La acción de este dispositivo de retorno, flexible,
es constantemente reactiva, esto es, en sentido contrario de la taquimétrica,
y depende del tipo de maniobra que tenga lugar. En el diagrama del centro
se observa que las variaciones de velocidad en forma de oscilaciones, con
este sistema son fuertemente amortiguadas.

3.10 REGULADOR DE TURBINAS FRANCIS.- La Fig. 3.40 representa


un corte del regulador donde aparecen numerados los elementos que lo
componen:

Está formado por un carter 1 que contiene aceite y sobre el cual se halla la
bomba 2 movida desde el eje de la turbina por la polea 3. La bomba envía
el aceite a presión a la válvula de distribución 4, que por apropiados
conductos, establece la comunicación con los dos cilindros 5 y 6 del
servomotor. Dentro de estos cilindros se mueven los émbolos 7, que actúan
sobre el árbol de regulación 8, por medio de una manivela 9. La válvula de
distribución 4 se desplaza en el sentido del cierre de la turbina obligada por
un muelle 10, y en el sentido de la apertura por un servomotor a presión de
120 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

aceite 11, alimentado por una pequeña bomba 12, arrastrada por el árbol
vertical del taquímetro 13. Este árbol es a su vez accionado por el engranaje
14 y la polea 15 que recibe por correa el movimiento, desde el árbol de la
turbina. El esfuerzo del muelle 10, viene en parte compensado por el
contrapeso 40.

Fig. 3.40 Regulador automático de velocidad de una turbina Francis

En la válvula de distribución se encuentran insertas dos válvulas de


seguridad 16 y 17; la más grande 16, comunica con la cámara central, la
cual recibe directamente el aceite de la bomba 2; la otra 17, comunica con
el conducto de aceite a presión de la pequeña bomba 12. Estas dos válvulas
de seguridad pueden abrirse por las manivelas 18 y 19 respectivamente, y
en este caso, las bombas, grande y pequeña no pueden generar presión.

Las oscilaciones pendulares de continuo cierre y apertura de la turbina se


evitan por medio del freno de aceite catarata 20, cuyo cilindro esta unido a
una biela 42, a la palanca fijada sobre el árbol de regulación 8. El émbolo
de dicho freno se encuentra a su vez articulado en la palanca 21 del péndulo
y por intermedio de un muelle; el paso del aceite a través del émbolo del
TURBINAS HIDRÁULICAS 121

freno compensador se regula por medio de una aguja roscada y que gira
cuando se actúa sobre su cabeza 22.

3.11 REGULADORES DE LAS TURBINAS PELTON


En esta clase de turbinas, la regulación de la velocidad se efectúa por medio
de una aguja 5 (Fig.3.41), la cual avanza o retrocede en el orificio de salida
de la tobera y reduce o aumenta la sección de paso, por lo cual el caudal
que impele la rueda en forma de chorro disminuye o crece y lo mismo
ocurre a la potencia del salto, en el supuesto natural de que la altura de
aquel permanezca constante; pero los fenómenos debidos al cierre del
distribuidor dependen del tiempo empleado en esta operación, por lo que
conviene que este sea largo para evitar las sobrepresiones debidas al golpe
de ariete; sin embargo, la duración del cierre lleva consigo un aumento de
la velocidad en el rotor del alternador y esto representa un inconveniente.

Con este fin se utiliza la doble regulación, que consiste en desviar parte o la
totalidad del chorro hacia el socaz y esto con suficiente rapidez para
impedir la aceleración excesiva de las masas giratorias: realizado lo cual se
va cerrando la aguja con mayor lentitud.

El deflector o desviador 20, que se manda directamente desde el regulador


de velocidad, desvía el chorro de agua 2, del rodete 3, en un tiempo muy
reducido y de forma que este no reciba energía. Esta desviación del chorro
tiene lugar, hasta tanto que la aguja 5 haya tomado la posición
correspondiente al nuevo estado. El tiempo invertido en esta operación
debe ser el menor posible y compatible con el necesario para que el golpe
de ariete no dé origen a mayor sobrepresión que la de antemano fijada.

El émbolo del servomotor 100, actúa de modo que sólo en la apertura


recibe la presión del aceite, y el cierre tiene lugar por el resorte 101.
Cuando se produce en la turbina una reducción de la carga, el aceite sale de
la cámara 102 y el émbolo 100, obligado por el resorte, se desplaza hacia la
derecha.

Con ello por medio de la palanca 103 y el vástago 26, el deflector penetra
en el chorro 2, e interrumpe total o parcialmente la transmisión de energía
del rodete 3.
122 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

Fig. 3.41 Regulador Doble de Pelton

El movimiento de giro de la palanca 103, se transmite por el vástago 104 y


la rueda de levas 107, la cual gira a su vez por el punto 106 y acciona la
válvula de distribución 24, que abandona su posición media. De esta
TURBINAS HIDRÁULICAS 123

manera puede salir el aceite de la cámara 108 (del émbolo de la aguja) y a


través de la válvula de distribución 24, evacuándose aquel por el conducto
109 que enlaza con la válvula 24. El resorte impele a la aguja hacia la
posición de cierre y con ello disminuye la potencia generada por la turbina.

Con el movimiento de la aguja 5, se desplaza la palanca de retorno 21, y


gira la rueda de levas 27, por el punto 107. De este modo la válvula de
distribución 24 vuelve a su posición media e interrumpe la entrada de aceite
en la cámara 108.

El resorte 105 que evita la deformación del varillaje es presionado cuando


la válvula de distribución 24 llega a su posición final, y el vástago 104 se
acorta si la palanca 105 sigue su movimiento giratorio.

3.12 REGULADORES PARA TURBINAS KAPLAN


La regulación de estas turbinas exige que las palas del rodete puedan
moverse para recibir la inclinación conveniente para tal objeto. Por otra
parte, también es necesario, como en las turbinas Francis, abrir o cerrar el
distribuidor para aumentar o disminuir el caudal que pasa por el rodete y
cede a la turbina su energía potencial. El regulador deberá actuar por
consiguiente sobre las palas del distribuidor y sobre los álabes del rodete.

El movimiento del distribuidor (Fig.3.42) se realiza por medio de los ejes


de regulación 230 y 230ª y por la barra 250, que mueven el anillo y con él
las palas distribuidoras. Estos ejes y barras son movidos por el servomotor
del regulador. Por lo que respecta al movimiento de los álabes del rodete, el
aceite es enviado por la distribución del regulador, mediante apropiadas
tuberías, a una caperuza dispuesta en la parte superior del eje vertical que
es hueco, y en el cual se hallan dos cámaras 441 y 442, la primera del lado
de apertura y la segunda del lado de cierre. En el propio árbol citado y
debajo del alternador se halla situado el servomotor para movimiento de las
palas del rodete y cuyo mecanismo de giro de los álabes se acciona por la
barra 46. Los números 421 y 422 representan respectivamente los cilindros
de apertura y de cierre.

Se trata pues de una regulación doble y con ella se logra el objeto


perseguido.
124 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

Fig. 3.42 Regulador para turbina Kaplan

En las instalaciones de poca importancia puede efectuarse la regulación


actuando solamente sobre los álabes del rodete.
TURBINAS HIDRÁULICAS 125

3.13 REGULADORES ELÉCTRICOS PARA LAS TURBINAS


En reguladores de turbinas, los grandes caudales necesarios al
funcionamiento de éstas llevan consigo ciertas dificultades en sus
respectivos reguladores, ya que los órganos de estabilización deben cumplir
condiciones especiales. Por otra parte, la regulación frecuencia-potencia,
cuya importancia va aumentando a medida que se desarrolla la
interconexión de centrales, tiene para los reguladores nuevas exigencias.

Fig. 3.43 Reguladores eléctricos para turbinas.

En la actualidad se emplean los péndulos movidos por medio de un motor


síncrono, que es alimentado por un alternador especial. El conjunto motor
alternador forma como un árbol eléctrico; por ello el péndulo accionado
eléctricamente es en realidad un frecuencímetro y de aquí nació la idea de
medir directamente la frecuencia por medios puramente eléctricos.

La casa Brown-Boveri ha construido (Fig. 3.43) recientemente un


regulador eléctrico para turbinas, que puede ser utilizado lo mismo como
regulador de estatismo transitorio que como regulador acelero-
taquimétrico. Lo que se sustituye pues, es el péndulo, permaneciendo igual
el resto del regulador mecánico. Se evita con ello la transmisión eléctrica o
126 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

mecánica, y se cumplen todas las exigencias que precisa la instalación de


centrales.

Los reguladores eléctricos se hallan dotados de gran sensibilidad y


permiten el funcionamiento en paralelo de varias máquinas con estatismo
reducido. Funcionan correctamente con la regulación frecuencia potencia.
No se gastan ni envejecen elementos importantes y trabajan con toda
seguridad.

El regulador eléctrico de estatismo transitorio está representado


esquemáticamente en la figura 3.43 (izquierda) en ella son: 1 turbina, 2
alternador, 3 alternador piloto, 4 armario para el aparellaje, 5a bobina
móvil, 5b amplificador hidráulico, 6 válvula de distribución piloto, 7
servomotor, 8 válvula de distribución de mando, 9 servomotor principal, 10
válvula de cierre para el paso del agua al rodete, 11 dispositivo de ajuste de
la frecuencia, 12 dispositivo de ajuste de la carga, 13 variómetro para el
circuito proporcional, 14 variómetro para el estatismo, 15 variómetro para
el estatismo transitorio, y 16 condensador diferenciador.

En este regulador eléctrico la velocidad viene representada por una


magnitud proporcional a la frecuencia del alternador piloto y medida en un
circuito sensible a la potencia. Después de la amplificación la magnitud
medida alimenta un arrollamiento de la bobina móvil 5a, del regulador, la
cual acciona el dispositivo piloto del amplificador hidráulico 5b, que actúa
a su vez sobre la válvula piloto 6. En lugar del retorno mecánico transitorio,
de los reguladores ordinarios, existe un variómetro 15, colocado a la salida
del servomotor 7. Este variómetro suministra una tensión proporcional a la
posición que ocupa. Desde que el servomotor 7 se mueve, aparece en el
circuito del condensador una corriente transitoria que se anula y crea por
ello un retorno transitorio.

Para el dispositivo de retorno permanente, existe igualmente un variómetro


14, sobre el servomotor principal. La tensión de salida en este variómetro
se compara con la tensión suministrada por el variómetro 12, que sirve para
el ajuste de la carga. La diferencia de estas dos tensiones viene aplicada a
otro arrollamiento de la bobina móvil.

La figura 3.43 (derecha) muestra esquemáticamente la estructura del


regulador acelero taquimétrico y en ella los números de los diversos
elementos, tienen la misma significación que los de la figura 44. Por no
TURBINAS HIDRÁULICAS 127

emplearse para la medida de la aceleración ningún dispositivo mecánico, la


acción acelerométrica se puede manifestar de modo irreprochable, aun para
lentas variaciones de frecuencia. Una limitación de esta acción como para
el retorno transitorio, no es necesaria en este caso. Para la estabilización, la
frecuencia del alternador piloto puede diferenciarse, antes que se transmita
al arrollamiento del amplificador situado en el armario de aparellaje 4.

En la actualidad se han desarrollado reguladores electrónicos que; bajo los


mismos principios expuestos anteriormente efectúan las labores de
regulación con bastante eficiencia.

3.14 CAVITACIÓN 4
Durante el periodo experimental de las turbinas Hélice y Kaplan se
encontró que al aumentar la velocidad específica de la turbina se producían
fenómenos en un principio inexplicables que se hacían patentes, aun en el
caso de turbinas de menor velocidad específica, pero a las cuales se hacía
trabajar con grandes cargas y considerable altura de aspiración.

La forma como se manifestaban tales fenómenos consistía en una reducción


de la potencia y, por tanto, de la eficiencia de la turbina, así como en
vibraciones y fuertes ruidos provocados por golpes en el interior del tubo.

Después de muchas dificultades y experiencias infructuosas se encontró


que todo era debido a la formación de hoyos o cavidades que tenían lugar
sobre la cara inferior de los álabes o aspas del rodete móvil. Dichas
cavidades dieron origen al nombre con el cual se conoce el fenómeno antes
dicho, llamado fenómeno de cavitación; la formación de cavidades en el
seno del líquido, definidas por burbujas de vapor dentro de la masa líquida
y producidas por una vaporización local a causa de ciertas condiciones
dinámicas, como la alta velocidad específica y consecuentemente la
reducción de la presión local hasta el valor de la tensión del vapor a la
temperatura actual del líquido, se producen en general, en todo punto en el
que se produzca una aceleración local suficiente para reducir la presión al
valor de vaporización.

La cavitación disminuye el rendimiento hidráulico, pero el efecto mas


grave es la erosión de los álabes, que se acentúa más y más una vez

4 VIEJO Z.–ALONSO R. Energía Hidroeléctrica 1997 Limusa México. Pag 282


128 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS

iniciada, obligando a revisiones periódicas de la máquina y reparación de la


parte afectada.

Una burbuja de vapor formada por una reducción local de la presión,


eventualmente se destruye cuando es arrastrada a una zona de más alta
presión y este colapso instantáneo de la burbuja produce una onda de
presión que se transmite a través del líquido, alcanzando la superficie del
material del álabe. Nótese además, que la mayor velocidad relativa se tiene
precisamente en la proximidad de los contornos. Asociada con la alta
presión de impacto se tiene una temperatura local elevada, la combinación
de las cuales puede ser suficiente para deteriorar el material. La acción
química se ha querido señalar como causa del ataque metálico, pero aunque
puede ser un factor que contribuye a la erosión del álabe, se ha observado
que los efectos de cavitación se presentan en materiales neutros como
plomo y vidrio.

La cavitación es esencialmente un proceso inestable, ya que la onda de


presión debida al colapso de la burbuja eleva momentáneamente el nivel de
la presión local, con lo que la cavitación cesa. El ciclo se repite y la
frecuencia puede ser muy alta (hasta por encima de 25000 ciclos por
segundo). Se entiende que bajo tales condiciones de fluctuación, el líquido
es sacudido y empujado hacia los poros del metal, produciendo
compresiones locales que sobrepasan la resistencia del material y dañan las
áreas afectadas.

Fig. 3.44
Regulador de
Watt
(Choquetanga)