Está en la página 1de 2

Edward Chace Tolman (1886 - 1959) fue un psicólogo estadounidense notable por sus

estudios sobre la cognición en el contexto de la psicología del comportamiento.

Vida y carrera
Nació en West Newton, Massachusetts. Fue hermano de el físico de Caltech, Richard
Chace Tolman. Edward estudió en el Instituto Tecnológico de Massachusetts
graduándose en 1911 en electroquímica y recibió su PhD de la Universidad de Harvard
en 1915. La mayor parte de su carrera lo pasó en la Universidad de California, sede de
Berkeley, entre 1918 a 1954, donde enseñó psicología.

En 1957 recibió el premio de la American Psychological Association por contribuciones


científicas distinguidas. En 1959 recibió un LLD honorario por la Universidad de
California.

Obra
A Tolman se le conoce más por sus estudios en ratas en laberintos, acerca de lo cual
publicó muchos artículos sobre experimentos, de los cuales su trabajo con Ritchie y
Kalish en 1946 fue quizá el más influyente. Sus mayores contribuciones teóricas en su
libro de 1932, Purposive Behavior in Animals and Men ("Conducta propositiva en
animales y en humanos") y en una serie de monografías en la Psychological Review,
"The determinants of behavior at a choice point" o "Los determinantes de la conducta
en el punto de decisión" (1938) y "Cognitive maps in rats and men" o "Mapas
cognitivos en ratas y hombres" (1948), y "Principles of performance" o "Principios de
desempeño" (1955).[1] [2] [3] [4] [5] [6]

Aunque Tolman fue firmemente conductista en su metodología, no fue un conductista


radical como B.F Skinner. Como el título de su libro de 1932 indica, quería usar
métodos para obtener una comprensión de los procesos mentales de humanos y otros
animales. En sus estudios del aprendizaje de ratas, Tolman buscó demostrar que
animales podían aprender hechos acerca del mundo que podrían usar de manera flexible
subsecuentemente, en vez de simplemente aprender respuestas automáticas iniciadas por
estímulos ambientales. En el lenguaje de su tiempo, Tolman fue un teórico E-E
(estímulo-estímulo). Se apoyó en la psicología Gestalt para arguir que animales podían
aprender las conexiones entre estímulos sin requerir ningún evento explícito que fuera
biológicamente relevante para que el aprendizaje ocurriese. La teoría rival, la mucho
más mecanística teoría E-R (estímulo-respuesta), que veía la conducta como dirigida
por refuerzos, fue defendida por Clark Hull.

Una monografía clave, escrita por Tolman, Ritchie y Kalish en 1946, demostró que
ratas que habían explorado un laberinto conteniendo comida mientras ella no estaban
hambrientas, fueron capaces de recorrerlo correctamente en el primer intento cuando
ahora sí estaban hambrientas. Sin embargo, Hull y sus seguidores fueron capaces de
encontrar explicaciones alternativas a las de Tolman, con lo que el debate entre
proponentes de la teoría E-E y los de la teoría E-R comenzaron a ser más enredado y
estéril. El artículo iconoclasta de Skinner, Are theories of learning necessary? ("¿Son
necesarias la teorías del aprendizaje?") persuadió a muchos psicólogos interesados en el
aprendizaje animal que era más productivo enfocarse en la conducta misma en vez de
usarla para hacer hipótesis acerca de estados mentales.

Luego de eso, en los decenios de 1950 y 1960, la influencia de Tolman rápidamente


decayó. Sin embargo, sus logros fueron considerables. Sus artículos de 1938 y 1955,
producidos para responder la afirmación de Hull de que había dejado a la rata "enterrada
en pensamientos" en el laberinto, a lo cual Hull se vio incapaz de responder, anticipó y
preparó el terreno para ulteriores trabajos en psicología cognitiva que vinieron mucho
después, cuando los psicólogos empezaron a descubrir y aplicar teoría de la decisión
(una línea de investigación que le valió el premio Nobel a Daniel Kahneman en el
2002). En su artículo de 1948, introdujo el concepto de mapa cognitivo, el cual ha
encontrado extensas aplicaciones en casi todos los campos de la psicología.

Cuando en el último cuarto del siglo veinte, los investigaodres en psicología animal
retomaron el estudio de la cognición animal, inspirados en el éxito de la psicología
cognitiva humana, muchos de ellos se volvieron a las ideas y técnicas de Tolman. De
los tres grandes figuras de psicología animal de mediados del siglo veinte −Tolman,
Hull y Skinner− puede decirse razonablemente que el legado de Tolman es actualmente
el más vivo, por lo menos en términos de mayor producción de investigación
académica.

Aprendizaje Latente: Se produce cuando la conducta objeto del


aprendizaje se adquiere, la conducta se aprende pero no se utiliza
porque no hay “necesidad” o estímulo (motivación) para hacerlo.