Está en la página 1de 6

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA DEFENSA


VICERRECTORADO ACADÉMICO DE LA UNIVERSIDAD MILITAR
BOLIVARIANA DE VENEZUELA
INSTITUTO DE ALTOS ESTUDIOS ESTRATÉGICOS DE LA SEGURIDAD
LA NACIÓN ““ANTONIO JOSÉ DE SUCRE”
COORDINACIÓN ACADÉMICA DOCTORADO EN CIENCIAS
PEDAGOGÍCAS MILITAR

ELEMENTOS DE LA MILITARIDAD EN LA PRAXIS


PEDAGÓGICA MILITAR

AUTOR

ECON MSC HENRY EDUARDO CARRILLO CORREA


C.I 23.920.018
MSC YESENIA GUEVARA
C.I 12.688.632
ELEMENTOS DE LA MILITARIDAD EN LA PRAXIS PEDAGÓGICA
MILITAR

En el Libro “La Militaridad en el Estado Democrático y Social de Derecho y


de Justicia” se habla de la militaridad como estrategia de formación para los
militares venezolanos, debido a que como la preparación de todos los
efectivos de las Fuerzas Armadas por lógica depende del entorno socio-
cultural que lo rodea, dentro de estos factores socioculturales influye el
acontecer político, económico e ideológico que influye en la conducta social.
Por lo tanto, es importante señalar que de nada sirve que un grupo de
alumnos asistan a una clase a aprender una guía de estudio sobre un tema
particular sin tomar en cuenta los cambios que vive el entorno con el tiempo.

Por esta razón, los sistemas educativos de la región se están enfocando en


mejorar sus estrategias de formación para que sus fuerzas militares sean
más eficientes y eficaces en el cumplimiento de su misión. No obstante, hay
que destacar que a diferencia de Cuba y Venezuela, en los países de la
región latinoamericana, los programas de formación militar están destinados
a mantener a los efectivos militares solamente bajo las cuatro paredes de la
defensa de su territorio y de sujetarse a las autoridades políticas de turno y
por supuesto a garantizar el cumplimiento de las leyes sin tener un rol social
activo.

Sin embargo, en Venezuela se ha adoptado un nuevo enfoque destinado a la


formación militar de los efectivos de las Fuerzas Armadas, en función del
pensamiento marxista del materialismo histórico, para conocer a fondo
cuales son las debilidades en el sistema de formación militar y transformarlos
en fortalezas. Lamentablemente, a pesar de que se destina un apoyo
considerable a la formación de los militares venezolanos, se debe mejorar la
estrategia y la táctica de formación ya que aún falta por mejorar la
capacitación profesional de los efectivos castrenses. También, hay que
resaltar que la formación no debe destinarse nada más a los aspirantes a
tropas profesionales y a oficiales, se debe incluir a la tropa alistada en un
plan de formación nacional debido a la evidente descomposición moral de
muchos efectivos de la tropa alistada de la Fuerza Armada Nacional
Bolivariana.

Anteriormente, los planes de formación militar descritos en el diseño


curricular estaban desvinculados totalmente de los acontecimientos
económicos, sociales y políticos de la nación ya que se pretendía desvincular
a los militares venezolanos del acontecer sociocultural del ambiente
venezolano. Sin embargo, gracias al comandante Hugo Chávez, se dieron
pasos imprescindibles como el cambio del pensamiento militar, la nueva
doctrina militar bolivariana y la unión cívico militar como resultado de la
militaridad. Al respecto, a diferencia del militarismo, la militaridad no solo
implica la actuación de los militares como actores políticos sino como actores
sociales.

En efecto, la militaridad es una estrategia efectiva que consiste en formar a


los militares venezolanos en una actividad formativa en el proceso
productivo, político, económico y social del país para que se instruya en la
práctica de una actividad y tenga no solo sentido de pertenencia sino que
tenga contacto permanente con el pueblo. Por esa razón, se debe tomar en
cuenta que para que tenga éxito esta estrategia el estado venezolano debe
invertir recursos financieros en innovación más desarrollo de productos y
procesos productivos, fortalecer la ideología por medio de la investigación de
teorías diversas y promover el sentido de pertenencia.

Actualmente, existen estrategias deficientes de aprendizaje ya que solo se


enseñan en los centros educativos militares a aprenderse una guía de
estudio sin tomar en cuenta los cambios que el entorno causara en las
ciencias sociales y aplicadas. Por otra parte, la militaridad implica que los
militares venezolanos tengan contacto permanente con la sociedad civil, y
esta estrategia sirve para fomentar los valores que se pueden asimilar del
entorno a los militares venezolanos para que tengan criterio para pensar,
hablar y poner en práctica los conocimientos adquiridos a lo largo del
proceso de formación.

En resumen, uno de los elementos más resaltantes de la militaridad es que


convierte al soldado en un actor social más no político, y aquí es donde
existe la confusión de que involucrar al soldado en el entorno social se está
militarizando la sociedad como tal y de politizar a la Fuerza Armada Nacional
Bolivariana. Por supuesto, esto implica que todos los militares se tienen que
convertir en ingenieros agrónomos, informáticos, metalúrgicos, siderúrgicos,
petroquímicos, navales, aeronáuticos, mecánicos, médicos, economistas,
administradores, profesores u otras profesiones.

En consecuencia, la militaridad implica convertir a los soldados en actores


sociales sin descuidar por un segundo su papel de mantener el orden
interno, la integridad territorial y la defensa del espacio geográfico,
complementando con esto, el desarrollo integral de la nación en lo político,
económico, social, militar, cultural y ambiental. Indudablemente, la militaridad
es imprescindible como estrategia de comunicación sociocultural, educativa,
económica, política para que los militares venezolanos tengo un papel cada
día más activo en los asuntos del estado independientemente de quien se
encuentre ejerciendo el poder.

Ahora bien, los elementos de la militaridad en la praxis pedagógica implica


formular un proyecto educativo nacional en todas las profesiones, desde las
ciencias aplicadas, ciencias sociales y naturales para mejorar cada día la
capacidad operacional, el pensamiento militar nacional, por medio de la
inversión en innovación científico- militar con el fin de mejorar la capacidad
logística y operacional de la Fuerza Armada que permitirá con todo esto
sistematizar las partes del diseño curricular y así formalizar efectivamente la
preparación espiritual, física, ideológica y de combate de los militares
venezolanos. Finalmente, uno de los planes de formación que debe
actualmente incluirse en el diseño curricular es el área de economía y
finanzas básicas para que los militares tengan un papel activo en la
economía nacional.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

AGUANA RAFAEL Y SAMIR SAYEGH. LA MILITARIDAD EN EL ESTADO


DEMOCRÁTICO Y SOCIAL DE DERECHO Y DE JUSTICIA. 3RA EDICIÓN.
CARACAS, FEBRERO 2014

También podría gustarte