Está en la página 1de 42

Concentración

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
Para otros usos de este término, véase Concentración (desambiguación).

Estos vasos, que contienen un tinte pardo rojizo, muestran cambios cualitativos en la concentración.

En química, la concentración de una disolución es la proporción o relación que


hay entre la cantidad de soluto y la cantidad de disolución o, a veces,
de disolvente; donde el soluto es la sustancia que se disuelve, el solvente es la
sustancia que disuelve al soluto, y la disolución es el resultado de la mezcla
homogénea de las dos anteriores. Por menor proporción de soluto disuelto en el
solvente, menos concentrada está la solución, y a mayor proporción más
concentrada está.
Una disolución (solución) es una mezcla homogénea, a nivel molecular, de dos o
más sustancias.1
El término también es usado para hacer referencia a un proceso de
concentración,y aumentar la proporción de soluto en el solvente, inverso al
de dilución.

Solubilidad[editar]
Artículo principal: Solubilidad

tabla de solubilidad a 15 °C

Cada sustancia tiene una solubilidad para un solvente determinado. La solubilidad es la


cantidad máxima de soluto que puede mantenerse disuelto en una solución, y depende de
condiciones como la temperatura, presión, y otras sustancias disueltas o en suspensión.2
Cuando se alcanza la máxima cantidad de soluto en una solución se dice que la solución está
saturada, y ya no se admitirá más soluto disuelto en ella. Si agregamos un poco de sal
común a un vaso de agua, por ejemplo, y la agitamos con una cucharita, la sal se disolverá. Si
continuamos agregando sal, habrá cada vez más concentración de ésta hasta que el agua ya
no pueda disolver más sal por mucho que la agitemos. Entonces, la disolución estará
saturada, y la sal que le agreguemos, en vez de disolverse se precipitará al fondo del vaso. Si
calentamos el agua, está podrá disolver más sal (aumentará la solubilidad de la sal en el
agua), y si la enfriamos, el agua tendrá menos capacidad para retener disuelta la sal, y el
exceso se precipitará.

Formas de expresar la concentración[editar]

Mapa conceptual de formas de expresar la concentración química

Los términos cuantitativos son cuando la concentración se expresa científicamente de una


manera numérica muy exacta y precisa. Algunas de estas formas cuantitativas de medir la
concentración son los porcentajes del soluto, la molaridad, la normalidad, y partes por millón,
entre otras. Estas formas cuantitativas son las usadas tanto en la industria para la elaboración
de productos como también en la investigación científica. 3

Ejemplos[editar]
El alcohol comercial de uso doméstico. Generalmente no viene en una presentación pura
(100 % alcohol), sino que es una disolución de alcohol en agua en cierta proporción, donde el
alcohol es el soluto (la sustancia que se disuelve) y el agua es el disolvente (la sustancia que
disuelve el soluto). Cuando la etiqueta del envase dice que este alcohol está al 70  % V/V (de
concentración) significa que hay un 70 % de alcohol, y el resto, el 30 %, es agua. El zumo
de naranja comercial suele tener una concentración de 60 % V/V, lo que indica que el 60 %,
(el soluto), es zumo de naranja, y el resto, el 40 % (el disolvente), es agua. La tintura de yodo,
que en una presentación comercial puede tener una concentración 5 %, significa que hay un
5 % de yodo, (el soluto), disuelto en un 95 % de alcohol, (el disolvente).

Concentración en términos cualitativos[editar]


La concentración de las disoluciones en términos cualitativos, también llamados empíricos, no
toma en cuenta cuantitativamente (numéricamente) la cantidad exacta de soluto y disolvente
presentes, y dependiendo de su proporción la concentración se clasifica como sigue:
Diluida o concentrada[editar]
Ejemplo de disolución concentrada: Miel

A menudo en el lenguaje informal, no técnico, la concentración se describe de una manera


cualitativa, con el uso de adjetivos como "diluido" o "débil" para las disoluciones de
concentración relativamente baja, y de otros como "concentrado" o "fuerte" para las
disoluciones de concentración relativamente alta. En una mezcla, esos términos relacionan la
cantidad de una sustancia con la intensidad observable de los efectos o propiedades, como
el color, sabor, olor, viscosidad, conductividad eléctrica, etc, causados por esa sustancia. Por
ejemplo, la concentración de un café puede determinarse por la intensidad de su color y
sabor, la de una limonada por su sabor y olor, la del agua azucarada por su sabor. Una regla
práctica es que cuanto más concentrada es una disolución cromática, generalmente más
intensamente coloreada está.

Ejemplo de disolución diluida: azúcar en el café

Dependiendo de la proporción de soluto con respecto al disolvente, una disolución puede


estar diluida o concentrada:

 Disolución diluida: es aquella en donde la cantidad de soluto está en una pequeña


proporción en un volumen determinado.
 Disolución concentrada: es la que tiene una cantidad considerable de soluto en un
volumen determinado.
Las disoluciones saturadas y sobresaturadas pueden ser diluidas o concentradas
dependiendo de su solubilidad, así una disolución de saturada de NaCl (sal común) será
concentrada, pero una disolución saturada de CaCO3 (calcita o caliza) será diluida porque es
muy poco soluble.

 Ejemplo de disolución diluida: azúcar en el café.


 Ejemplo de disolución concentrada: la miel (los azúcares de la misma en el agua).

tipos de disoluciones

Diluida Concentrada

Es aquella que tiene una cantidad de soluto Es una disolución que contiene cantidades
disuelto relativamente pequeña. relativamente grandes de soluto disuelto. 4

Insaturada, saturada y sobresaturada[editar]


La concentración de una disolución puede clasificarse, en términos de la solubilidad.
Dependiendo de si el soluto está disuelto en el disolvente en la máxima cantidad posible, o
menor, o mayor a esta cantidad, para una temperatura y presión dados:

 Disolución insaturada: Es la disolución en la cual el soluto no llega a su concentración


máxima que puede diluir.
 Disolución saturada: En ellas existe un equilibrio entre el soluto y el disolvente.
 Disolución sobresaturada: tiene más soluto que el máximo permitido en una disolución
saturada. Cuando se calienta una disolución saturada, se le puede disolver una mayor
cantidad de soluto. Si esta disolución se enfría lentamente, puede mantener disuelto este
soluto en exceso si no se le perturba. Sin embargo, la disolución sobresaturada es
inestable, y con cualquier perturbación, como por ejemplo, un movimiento brusco, o
golpes suaves en el recipiente que la contiene, el soluto en exceso inmediatamente se
precipitará, quedando entonces como una disolución saturada. 5

Tipos de Disoluciones

Insaturada Saturada Sobresaturada

Contiene menor Contiene la máxima cantidad Contiene más soluto que la cantidad
cantidad de soluto de de soluto que se disuelve en un soportada en condiciones de
la que es capaz de disolvente en particular, a una equilibrio por el disolvente, a una
disolver temperatura específica temperatura dada.

Concentración en términos cuantitativos[editar]


Términos cuantitativos de disolución

Propiedad de una
Nombre Definición Definición disolución medida
cuando se suministra

Unidades en peso de soluto Gramos de soluto /


Peso por ciento contenidas en 100 unidades 100 gramos de Peso de disolución
de peso de disolución. disolución

Peso de soluto contenido


Concentración Gramos de soluto /
en una unidad de volumen Volumen de disolución
en peso Litros de disolución
de disolución.
Número de moles de soluto
Moles de soluto
Molaridad (M) contenidas en 1 lt de Volumen de disolución
/Litros de disolución
disolución.

Número de equivalentes de Equivalencia de


Normalidad (N) soluto contenidos en 1 lt de soluto / Litros de Volumen de disolución
disolución. disolución

Moles de soluto /
Número de moles de soluto
Molalidad Kilogramos de Peso de disolución
por kilogramo de disolvente.
disolvente

Para usos científicos o técnicos, una apreciación cualitativa de la concentración casi nunca es
suficiente, por lo tanto las medidas cuantitativas son necesarias para describir la
concentración.
A diferencia de las concentraciones expresadas de una manera cualitativa o empírica, las
concentraciones expresadas en términos cuantitativos o valorativos toman en cuenta de una
manera muy precisa las proporciones entre las cantidades de soluto y disolvente que se están
utilizando en una disolución. Este tipo de clasificación de las concentraciones es muy utilizada
en la industria, los procedimientos químicos, en la farmacia, la ciencia, etc., ya que en todos
ellos es necesario mediciones muy precisas de las concentraciones de los productos. 6
Hay varias maneras de expresar la concentración cuantitativamente, basándose en la masa,
el volumen, o ambos. Según cómo se exprese, puede no ser trivial convertir de una medida a
la otra, pudiendo ser necesario conocer la densidad. Ocasionalmente esta información puede
no estar disponible, particularmente si la temperatura varía. Por tanto, la concentración de la
disolución puede expresarse como:

 Porcentaje masa-masa (% m/m)


 Porcentaje volumen-volumen (% V/V)
 Porcentaje masa-volumen (% m/V)
 Molaridad
 Molalidad
 Formalidad
 Normalidad
 Fracción molar
 En concentraciones muy pequeñas:
o Partes por millón (PPM)
o Partes por billón (PPB)

o Partes por trillón (PPT)
 Otras:
o Densidad
o Nombres propios
En el Sistema Internacional de Unidades (SI) se emplean las unidades mol·m-3.
Porcentaje masa-masa, volumen-volumen y masa-
volumen[editar]
Porcentaje masa-masa (% m/m)[editar]
Se define como la masa de soluto (sustancia que se disuelve) por cada 100 unidades de masa
de la solución:7
Por ejemplo, si se disuelven 20 g de azúcar en 80 g de agua, el porcentaje en masa será:  o,
para distinguirlo de otros porcentajes, 20 % p/p (en inglés, % w/w).

Porcentaje volumen-volumen (% v/v)[editar]


Expresa el volumen de soluto por cada cien unidades de volumen de la disolución. Se suele
usar para mezclas líquidas o gaseosas, en las que el volumen es un parámetro importante a
tener en cuenta. Es decir, el porcentaje que representa el soluto en el volumen total de la
disolución. Suele expresarse simplificadamente como «% v/v».
Por ejemplo, si se tiene una disolución del 20% en volumen (20 % v/v) de alcohol en agua
quiere decir que hay 20 ml de alcohol por cada 100 ml de disolución.
La graduación alcohólica de las bebidas se expresa precisamente así: un vino de 12 grados
(12°) tiene un 12% v/v de alcohol.

Porcentaje en masa-volumen (% m/v)[editar]


Se pueden usar también las mismas unidades que para medir la densidad aunque no
conviene combinar ambos conceptos. La densidad de la mezcla es la masa de la disolución
dividida por el volumen de esta, mientras que la concentración en dichas unidades es la masa
de soluto dividida por el volumen de la disolución por 100. Se suelen usar gramos por mililitro
(g/ml) y a veces se expresa como «% p/v».

Cálculos con porcentajes masa-masa y volumen-volumen[editar]


Para cálculos con los porcentajes masa-masa y volumen-volumen debemos manejar dos
conceptos:
1. La suma de la masa del soluto más la masa del disolvente es igual a la masa de la
disolución
Disolución = soluto + disolvente

2. Se usa la regla de tres simple para calcular la proporcionalidad.

Molaridad[editar]
Artículo principal: Molaridad

La molaridad (M), o concentración molar, es la cantidad de sustancia (n) de soluto por


cada litro de disolución. Por ejemplo, si se disuelven 0, 5 moles de soluto en 1000 mL de
disolución, se tiene una concentración de ese soluto de 0,5  M (0, 5 molar). Para preparar una
disolución de esta concentración habitualmente se disuelve primero el soluto en un volumen
menor, por ejemplo 300 mL, y se traslada esa disolución a un matraz aforado, para después
enrasarlo con más disolvente hasta los 1000 mL.
Es el método más común de expresar la concentración en química, sobre todo cuando se
trabaja con reacciones químicas y relaciones estequiométricas. Sin embargo, este proceso
tiene el inconveniente de que el volumen cambia con la temperatura.
Se representa también como: M = n / V, en donde "n" es la cantidad de sustancia (n= mol
soluto/masa molar) y "V" es el volumen de la disolución expresado en litros.

Molalidad[editar]
La molalidad (m) es el número de moles de soluto que contiene un kilogramo de solvente.
Para preparar disoluciones de una determinada molalidad, no se emplea un matraz aforado
como en el caso de la molaridad, sino que se puede hacer en un vaso de precipitados y
pesando con una balanza analítica, previo peso del vaso vacío para poderle restar el
correspondiente valor.
La principal ventaja de este método de medida respecto a la molaridad es que como
el volumen de una disolución depende de la temperatura y de la presión, cuando éstas
cambian, el volumen cambia con ellas. Gracias a que la molalidad no está en función del
volumen, es independiente de la temperatura y la presión, y puede medirse con mayor
precisión.
Es menos empleada que la molaridad pero igual de importante.
La unidad del SI para molalidad es el mol/kg.

Formalidad[editar]
La formalidad (F) es el número de peso-fórmula-gramo o Masa Molecular Relativa por litro de
disolución, o bien número de moles del soluto.
El número de peso-fórmula-gramo tiene unidad de g / PFG.

Normalidad[editar]
La normalidad (N) es el número de equivalentes (eq-g) de soluto (sto) entre el volumen de la
disolución en litros (L)
Normalidad ácido-base Es la normalidad de una disolución cuando se utiliza para una
reacción como ácido o como base. Por esto suelen titularse utilizando indicadores de pH.8
En este caso, los equivalentes pueden expresarse de la siguiente forma:
 para un ácido, o  para una base.
Donde:

 moles es la cantidad de moles.


 OH– es la cantidad de hidroxilos cedidos por una molécula de la base.
Por esto, podemos decir lo siguiente:
 para un ácido, o  para una base.
Donde:

 M es la molaridad de la disolución.


 H+ es la cantidad de protones cedidos por una molécula del ácido.
 OH– es la cantidad de hidroxilos cedidos por una molécula de la base.
Ejemplos:

 Una disolución 1 M de HCl cede 1 H+, por lo tanto, es una disolución 1 N.


 Una disolución 1 M de Ca (OH)2 cede 2 OH–, por lo tanto, es una disolución 2 N.
Normalidad redox[editar]
Es la normalidad de una disolución cuando se la utiliza para una reacción
como agente oxidante o como agente reductor. Como un mismo compuesto puede
actuar como oxidante o como reductor, suele indicarse si se trata de la normalidad
como oxidante (Nox) o como reductor (Nrd). Por esto
suelen titularse utilizando indicadores redox.
En este caso, los equivalentes pueden expresarse de la siguiente forma:
.
Donde:

 n es la cantidad de equivalentes.


 moles es la cantidad de moles.
 e– es la cantidad de electrones intercambiados en la semirreacción de
oxidación o reducción.
Por esto, podemos decir lo siguiente:
.
Donde:

 N es la normalidad de la disolución.


 M es la molaridad de la disolución.
 e–: Es la cantidad de electrones intercambiados en la semirreacción de
oxidación o reducción por mol de sustancia.
Ejemplos:

 En el siguiente caso vemos que el anión nitrato en medio ácido (por


ejemplo el ácido nítrico) puede actuar como oxidante, y entonces una
disolución 1 M es 3 Nox.
4 H+ + NO3– + 3 e– ↔ NO + 2 H2O

 En el siguiente caso vemos que el anión ioduro puede actuar


como reductor, y entonces una disolución 1 M es 1 Nrd.
2 I– ↔ I2 + 2 e–

 En el siguiente caso vemos que el catión argéntico, puede actuar


como oxidante, donde una disolución 1 M es 1 Nox.
1 Ag+ + 1 e– ↔ Ag0

Concentraciones pequeñas[editar]
Para expresar concentraciones muy pequeñas, trazas de una
sustancia muy diluida en otra, es común emplear las
relaciones partes por millón (ppm), partes por "billón" (ppb)
y partes por "trillón" (ppt). El millón equivale a 106,
el billón estadounidense o millardo a 109 y
el trillón estadounidense a 1012.
Es de uso relativamente frecuente en la medición de la
composición de la atmósfera terrestre. Así el aumento de dióxido
de carbono en el aire, uno de los causantes del calentamiento
global, se suele dar en dichas unidades.9
Las unidades que se usan con más frecuencia son las siguientes:
ppmm = μg × g–1 ppbm = ng × g–1 pptm = pg × g
ppmv = mL × m–3 ppbv = μL × m–3 pptv = nL × m

 Nota: Se pone una v o una m al final según se trate de


partes en volumen o en masa. Recordando que para billón
y trillón se usa la notación estadounidense
Sin embargo, a veces se emplean otras unidades.
Por ejemplo, 1 ppm de CO2 en aire podría ser, en algunos
contextos, una molécula de CO2 en un millón de moléculas de
componentes del aire.
Otro ejemplo: hablando de trazas en disoluciones acuosas, 1
ppm corresponde a 1 mg soluto/ kg disolución o, lo que es lo
mismo, 1 mg soluto/ L disolución -ya que en estos casos, el
volumen del soluto es despreciable, y la densidad del agua es
1 kg/L.
También se habla a veces de relaciones más pequeñas, por
ejemplo "cuatrillón". Sin embargo son concentraciones
excesivamente pequeñas y no se suelen emplear.
La IUPAC desaconseja el uso de estas relaciones (especialmente
en el caso de masa entre volumen) y recomienda usar las
unidades correspondientes.
Es particularmente delicado el uso de ppb y ppt, dado el distinto
significado de billón y trillón en los entornos estadounidense y
europeo.

Conversiones útiles[editar]
 Fracción molar a molalidad ( Xst→m ), y recordando que
Xst + Xsv = 1

 Molalidad a molaridad ( m→M )

 Molaridad a molalidad ( M→m )

 Porcentaje en peso a porcentaje peso en


volumen

 Peso en volumen a molaridad


Donde:

 Psv = Peso molar del disolvente


(g/mol)
 Pst = Peso molar del soluto (g/mol)
 d = densidad (g/mL)
 %P/P = Concentración en g
soluto/100 g disolución
 %P/V = Concentración en g
soluto/100 mL disolución
 m = Molalidad en mol de soluto/kg
de disolvente

Otras formas de indicar


la concentración[editar]
Para ciertas disoluciones de uso muy
frecuente (por ejemplo ácido
sulfúrico, hidróxido de sodio, etc.) se
indica la concentración de otras formas:

Densidad[editar]
Si bien la densidad no es una forma de
expresar la concentración, esta
es proporcional a la concentración (en
las mismas condiciones
de temperatura y presión). Por esto en
ocasiones se expresa la densidad de la
disolución en condiciones normales en
lugar de indicar la concentración; pero se
usa más prácticamente y con
disoluciones utilizadas muy
ampliamente. También hay tablas de
conversión de densidad a concentración
para estas disoluciones, aunque el uso
de la densidad para indicar la
concentración es una práctica que está
cayendo en desuso.

% Densidad a 15 °C
Ácido
Pureza (g/mL)

Nítrico 69. 7 1. 42

Sulfúric
98. 72 1. 84
o
Escala Baumé[editar]
La escala Baumé es una escala usada
en la medida de las concentraciones de
ciertas soluciones (jarabes, ácidos). Fue
creada por el químico y farmacéutico
francés Antoine Baumé (1728 – 1804) en
1768 cuando construyó su aerómetro.
Cada elemento de la división de la
escala Baumé se denomina grado
Baumé y se simboliza por ºB o ºBé.

Escala Brix[editar]
Los grados Brix (símbolo °Bx) sirven
para determinar el cociente total
de sacarosa disuelta en un líquido. Una
solución de 25 °Bx contiene
25 g de azúcar (sacarosa) por 100 g de
líquido. Dicho de otro modo, en 100 g de
solución hay 25 g de sacarosa y 75 g de
agua.
Los grados Brix se cuantifican con
un sacarímetro -que mide
la densidad (o gravedad específica) de
líquidos- o, más fácilmente, con
un refractómetro o un polarímetro.
La escala Brix es un refinamiento de las
tablas de la escala Balling, desarrollada
por el químico alemán Karl Balling.
La escala Plato, que mide los grados
Plato, también parte de la escala Balling.
Se utilizan las tres, a menudo
alternativamente. Sus diferencias son de
importancia menor. La escala Brix se
usa, sobre todo, en fabricación
de zumos (jugos), de vinos de frutas y
de azúcar a base de caña. La escala
Plato se utiliza, sobre todo, en
elaboración de cerveza. La escala
Balling es obsoleta, pero todavía
aparece en los sacarímetros más viejos.

Nombres propios[editar]
Algunas disoluciones se usan en una
concentración determinada para algunas
técnicas específicas. Y en estos casos
suele usarse un nombre propio.

Ejemplos

Gerber 0, 810-0, 812


Disolución
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
Para otros usos de este término, véase Disolución (desambiguación).
Una disolución es una mezcla homogénea a nivel molecular o iónico de dos o
más sustancias puras que no reaccionan entre sí, cuyos componentes se
encuentran en proporciones variables.12 También se puede definir como una
mezcla homogénea formada por un disolvente y por uno o varios solutos.
Un ejemplo común podría ser un sólido disuelto en un líquido, como la sal o
el azúcar disueltos en agua; o incluso el oro en mercurio, formando
una amalgama. También otros ejemplos de disoluciones son el vapor de agua en
el aire, el hidrógeno en paladio o cualquiera de las aleaciones existentes.
El término también es usado para hacer referencia al proceso de disolución. 3

Disolvente y soluto[editar]

Una disolución es una mezcla homogénea de sustancias puras. Frecuentemente formada por
un solvente, disolvente, dispersante o medio de dispersión, medio en el que se disuelven uno
o más solutos. Los criterios para decidir cuál es el disolvente y cuáles los solutos son más o
menos arbitrarios; no hay una razón científica para hacer tal distinción. 4
Wilhelm Ostwald distingue tres tipos de mezclas según el tamaño de las partículas de soluto
en la disolución:5

 Dispersiones, suspensiones o falsas disoluciones: cuando el diámetro de las partículas


de soluto excede de 0,1 μm.
 Dispersoides, coloides: el tamaño está entre 0,001 μm y 0,1 μm.
 Dispérsidos o disoluciones verdaderas: el tamaño es menor a 0,001 μm.
Estas últimas se clasifican en:

 Disoluciones con condensación molecular: la partícula dispersa está formada por una
condensación de moléculas.
 Disoluciones moleculares: cada partícula es una molécula.
 Disoluciones iónicas: la partícula dispersa es un ion (fracción de molécula con carga
eléctrica).
 Disoluciones atómicas: cada partícula dispersa es un átomo.
Características generales[editar]
 Son mezclas homogéneas: las proporciones relativas de solutos y solvente se
mantienen en cualquier cantidad que tomemos de la disolución (por pequeña que sea la
gota), y no se pueden separar por [[centrifugación disolvente)).
 Cuando el soluto se disuelve, este pasa a formar parte de la disolución.
 Al disolver una sustancia, el volumen final es diferente a la suma de los volúmenes del
disolvente y el soluto, debido a que los volúmenes no son aditivos. 6
 La cantidad de soluto y la cantidad de disolvente se encuentran
en proporciones variables entre ciertos límites. Normalmente el disolvente se encuentra en
mayor proporción que el soluto, aunque no siempre es así. La proporción en que
tengamos el soluto en el seno del disolvente depende del tipo de interacción que se
produzca entre ellos. Esta interacción está relacionada con la solubilidad del soluto en el
disolvente, es decir, tiene que ver con la cantidad de soluto que es capaz de admitir este
disolvente.
 Las propiedades físicas de la solución son diferentes a las del solvente puro: la adición
de un soluto a un solvente aumenta su punto de ebullición y disminuye su punto de
congelación; la adición de un soluto a un solvente disminuye la presión de vapor de este.
 Sus propiedades físicas dependen de su concentración:
Disolución HCl 12 mol/L; densidad = 1,18 g/cm³
Disolución HCl 6 mol/L; densidad = 1,10 g/cm³

 Las propiedades químicas de los componentes de una disolución no se alteran.


 Como estos no se pueden separar por centrifugación o filtración; sus
componentes se obtienen a través de otros métodos conocidos como métodos
de fraccionamiento, como es el caso de la destilación o la cristalización.

Tipos de disoluciones[editar]
Por su estado de agregación[editar]
Sólido[editar]

 Sólido en sólido: cuando tanto el soluto como el solvente se encuentran en


estado sólido. Un ejemplo claro de este tipo de disoluciones son las aleaciones,
como el zinc en el estaño.
 Gas en sólido: un ejemplo es el hidrógeno (gas), que se disuelve bastante bien
en metales, especialmente en el paladio (sólido).7 Esta característica del paladio
se estudia como una forma de almacenamiento de hidrógeno.
 Líquido en sólido: cuando una sustancia líquida se disuelve junto con un sólido.
Las amalgamas se hacen con mercurio (líquido) mezclado con plata (sólido).
Líquido[editar]

 Sólido en líquido: este tipo de disoluciones es de las más utilizadas, pues se


disuelven por lo general pequeñas cantidades de sustancias sólidas en grandes
cantidades líquidas. Un ejemplo claro de este tipo es la mezcla de agua con
azúcar.
 Gas en líquido: por ejemplo, oxígeno en agua o dióxido de azufre en agua.
 Líquido en líquido: esta es otra de las disoluciones más utilizadas. Por ejemplo,
diferentes mezclas de alcohol en agua (cambia la densidad final). Un método para
volverlas a separar es por destilación.
Gas[editar]

 Gas en gas: son las disoluciones gaseosas más comunes. Un ejemplo es


el aire (compuesto por oxígeno y otros gases disueltos en nitrógeno). Dado que
en estas soluciones casi no se producen interacciones moleculares, las
soluciones que los gases forman son bastante triviales. Incluso en parte de la
literatura no están clasificadas como soluciones, sino como mezclas.8
 Sólido en gas: no son comunes, pero como ejemplo se pueden citar
el yodo sublimado disuelto en nitrógeno4 y el polvo atmosférico disuelto en el
aire.5
 Líquido en gas: por ejemplo, el aire húmedo.4
Ejemplo[editar]
A continuación se presenta un cuadro con ejemplos de disoluciones clasificadas por
su estado de agregación donde se muestran todas las combinaciones posibles:

Soluto

Ejemplos de disoluciones
mente en el aire,
entrando en solución.

El dióxido de
carbono en agua,
formando agua
carbonatada. Las
burbujas visibles El etanol (alcohol común) La sacarosa (azúcar de
no son el gas en agua; mesa) en agua; el cloruro
Líquid
disuelto, sino varios hidrocarburos el de sodio (sal de mesa) en
o
solamente uno con el otro agua; oro en mercurio,
una efervescencia. (petróleo). formando una amalgama.
El gas disuelto en
sí mismo no es
visible en la
solución.

El hidrógeno se
disuelve en
los metales; El hexano en la cera
El acero, duraluminio, y
Sólido el platino ha sido de parafina; el mercurio
otras aleaciones metálicas.
estudiado como en oro.
medio de
almacenamiento.
Por su concentración[editar]
Artículo principal: Concentración

Estos vasos, que contienen un tinte rojo, muestran cambios cualitativos en la


concentración. Las disoluciones a la izquierda están más diluidas, comparadas con las
disoluciones más concentradas de la derecha.

Por su concentración, la disolución puede ser analizada en términos cuantitativos o


cualitativos dependiendo de su estado.

Disoluciones empíricas[editar]
También llamadas disoluciones cualitativas, esta clasificación no toma en cuenta la
cantidad numérica de soluto y disolvente presentes, y dependiendo de
la proporción entre ellos se clasifican de la siguiente manera:9

 Disolución diluida: es aquella en donde la cantidad de soluto que interviene está


en mínima proporción en un volumen determinado.
 Disolución concentrada: tiene una cantidad considerable de soluto en
un volumen determinado.

 Disolución saturada: tienen la mayor cantidad posible de soluto para una


temperatura y presión dadas. En ellas existe un equilibrio entre el soluto y el
disolvente.
 Disolución sobresaturada: contiene más soluto del que puede existir en equilibrio
a una temperatura y presión dadas. Si se calienta una solución saturada se le
puede agregar más soluto; si esta solución es enfriada lentamente y no se le
perturba, puede retener un exceso de soluto pasando a ser una solución
sobresaturada. Sin embargo, son sistemas inestables, con cualquier perturbación
el soluto en exceso precipita y la solución regresa a ser saturada; esto se debe a
que se mezclaron.
Disoluciones valoradas[editar]
A diferencia de las empíricas, las disoluciones valoradas cuantitativamente, sí toman
en cuenta las cantidades numéricas exactas de soluto y solvente que se utilizan en
una disolución. Este tipo de clasificación es muy utilizada en el campo de la ciencia y
la tecnología, pues en ellas es muy importante una alta precisión.
Existen tres tipos de soluciones valoradas: las iónicas, las elementales y las
formuladas

 Soluciones valoradas iónicas:


Son aquellas en las que los componentes de la solución (el soluto y el solvente)
forman enlaces iónicos. Esto quiere decir que se presentan dos o más iones
enlazados. De estos iones, uno tiene carga positiva (se denomina catión) y el otro
tiene carga negativa (se denomina anión).
 Soluciones valoradas elementales:
Estas soluciones están formadas por elementos en estado puro y se obtienen a partir
de disoluciones de otros compuestos.

 Soluciones valoradas formuladas:


Estas soluciones se basan en el cálculo del peso atómico y el número de elementos
presentes en la solución.

Conocimientos aplicados[editar]
En función de la naturaleza de solutos y solventes, las leyes que rigen las
disoluciones son distintas.

 Sólidos en sólidos: Leyes de las disoluciones sólidas.


 Sólidos en líquidos: Leyes de la solubilidad.
 Sólidos en gases: Movimientos brownianos y leyes de los coloides.
 Líquidos en líquidos: Tensión interfacial.
 Gases en líquidos: Ley de Henry.

Equipos de seguridad esenciales para


los laboratorios

Los laboratorios escolares, industriales y de investigación manejan muchos productos


químicos que pueden ser potencialmente dañinos, además de elementos biológicos o
microorganismos que pueden generar ciertos riesgos de seguridad para el personal que
trabaja todos los días. Entre los materiales de laboratorio básicos para esta función
encontramos equipos de seguridad para evitar las lesiones más comunes, como quemaduras,
laceraciones e irritación química e inhalación. Es importante que el personal del laboratorio y
los investigadores tomen todas las precauciones posibles para prevenir tales lesiones.

A continuación, vamos a comentarles los principales elementos que todo trabajador de un


laboratorio debe contar:

Lentes protectores
Como una de las partes más sensibles de su cuerpo, los ojos son especialmente vulnerables
cuando se trabaja con productos químicos y materiales peligrosos. Como tal, es importante
usar siempre protección ocular adecuada. Las gafas de seguridad son la forma ideal de
protección porque generan una barrera entre ambos lados de la cara para evitar que los
materiales entren en los ojos.
Hay diferentes tipos de gafas, algunos solamente evitan el contacto con salpicaduras de
líquidos, otros pueden protegerlos de gases y haz de luz infrarroja y/o ultravioleta. Elegir el
tipo correcto de gafas de seguridad es esencial. Mientras que algunas gafas están diseñadas
para proteger contra el impacto físico, las gafas de protección contra salpicaduras químicas
son ideales para quienes trabajan con productos químicos.

Estaciones de lavado de ojos


Aunque siempre se utilice protección ocular adecuada cuando trabaje en un laboratorio, no
estamos exentos de que puedan ocurrir accidentes. Si alguna sustancia química o vidrio roto
entra en los ojos de alguien, hay que eliminar el material extraño inmediatamente para reducir
las posibilidades de quemaduras químicas, ceguera y otras formas de daño permanente, para
posteriormente recibir la atención médica adecuada. Las estaciones de lavado de ojos son
primordiales para cualquier laboratorio, sin importar el tipo de productos que utilicen.
Idealmente, deberá haber múltiples estaciones de lavado de ojos, una en cada área del
laboratorio para que se pueda acceder rápidamente en caso de emergencia.

Regaderas de seguridad
En el caso de que productos químicos peligrosos entren en contacto con su piel, es
extremadamente importante tener una forma de enjuagar las sustancias que así lo permitan,
rápidamente para reducir el efecto de una quemadura química, además que muchos de estos
productos pueden ser inflamables. Como tal, todos los laboratorios deben incluir una ducha de
seguridad. Después de quitarse la ropa contaminada, la persona afectada puede entrar a la
ducha y tirar de un asa superior para empaparse con agua. Hacerlo ayudará a prevenir
lesiones graves asociadas con la exposición química prolongada.

Guantes protectores
Al trabajar con instrumentos de laboratorio, las manos a menudo corren el mayor riesgo de
entrar en contacto con productos químicos peligrosos, ya sean elementos biológicos,
químicos, corrosivos o inflamables. Al usar guantes protectores adecuados, se puede reducir
el riesgo de lesiones y contaminación cruzada. Los principales tipos de guantes desechables
están hechos de látex o nitrilo, que encontrarán en el catálogo de El Crisol. Sin embargo, si
trabajan con productos químicos o calor más fuertes, es posible que necesite protección
adicional. Entre los guantes con protección más resistentes encontramos los guantes
resistentes a químicos corrosivos y los diseñados específicamente para soportar amplios
rangos de temperatura como son los guantes tipo toalla, de gamuza o los de asbesto. Antes
de elegir qué tipo de guantes usar, lean detenidamente las hojas de datos de seguridad de
materiales que va a manejar y así determinar el nivel de protección que necesitará mientras
esté en el laboratorio.

Extintores
Los incendios pueden ocurrir siempre que se manipulen equipos eléctricos y materiales
inflamables, por lo que un extintor de incendios es de suma importancia. Como tal no se trata
de un material de laboratorio, pero si es indispensable para cualquier laboratorio. Es clave
que seleccionen el tipo de extintor adecuado que evite cualquier reacción ante los productos
químicos y debe mantenerse en un lugar de fácil acceso. Todo el personal del laboratorio
debe saber cómo usarlo adecuadamente y contar con protocolos de seguridad.
Hay cuatro extintores principales para elegir, cada uno de los cuales tiene un uso diferente.
Los extintores de clase A se usan para combustibles ordinarios, mientras que los extintores de
clase B se usan para líquidos y gases inflamables. Los extintores de clase C son para equipos
eléctricos y los extintores de clase D son para metales combustibles y aleaciones de metales.
Si no usa el tipo correcto de extintor, es posible que no apague el fuego o que lo empeoren.

Campanas para extracción de humos


En caso de que en los laboratorios se trabaje con productos químicos de cualquier tipo, las
campanas de extracción química se convierten en un equipo esencial de seguridad. Estos
equipos están diseñados para extraer todos los gases que se generan en los espacios
químicos y así evitar posibles problemas de intoxicación, incendios o corrosión de diversos
materiales que hay en el laboratorio.

Botiquines de primeros auxilios


A pesar de tomar todas las medidas de seguridad para evitar accidentes al usar instrumentos
de laboratorio, es importante contar con un botiquín de primeros auxilios. Cada laboratorio
debe estar provisto de varios botiquines en caso de emergencia. Incluso si solo sufre una
lesión menor, es importante esterilizar y cubrir adecuadamente el área expuesta para evitar
que ingresen químicos peligrosos en la herida. Los botiquines de primeros auxilios deben
incluir vendajes, pinzas, toallitas esterilizantes, apósitos estériles, gasas, cremas antisépticas,
tijeras y apósitos para ojos. Asegúrense de que los botiquines de primeros auxilios se
reabastecen con frecuencia y se almacenan en áreas de fácil acceso

MEDIDAS DE SEGURIDAD BÁSICAS EN EL LABORATORIO NORMAS PERSONALES 1. Durante la


estancia en el laboratorio el alumno deberá llevar obligatoriamente gafas de seguridad y bata . Las
lentes de contacto pueden resultar muy peligrosas. Los guantes deberán utilizarse durante la
manipulación de productos cáusticos. 2. El pelo largo debe llevarse recogido. 3. No se dejaran en
el laboratorio mochilas, abrigos, bolsos.., utilizad las taquillas. 4. Está terminantemente prohibido
fumar o consumir alimentos o bebidas en el laboratorio. No se debe llevar a la boca ningún
producto químico, para conocer su sabor, ni tampoco tocarlos con las manos. 5. Hay que lavarse
las manos y quitarse la bata antes de salir del laboratorio. NORMAS PARA LA UTILIZACIÓN DE
PRODUCTOS QUÍMICOS 6. Evitar el contacto de los productos químicos con la piel. No pipetear
con la boca, utilizad embudos para trasvasar líquidos y propipetas. 7. Si accidentalmente se vierte
un ácido u otro producto químico corrosivo se debe consultar al profesor(ora). 8. Para detectar el
olor de una sustancia, no se debe colocar la cara directamente sobre el recipiente: utilizando la
mano abierta como pantalla, es posible hacer llega una pequeña cantidad de vapor hasta la nariz.
Los frascos deben cerrarse inmediatamente después de su uso. 9. En la preparación de
disoluciones debe agitarse de modo suave y controlado para evitar salpicaduras. 10. Los ácidos
requieren un cuidado especial. Manipularlos con precaución y en la vitrina. Cuando queramos
diluirlos, nunca echaremos agua sobre ellos; siempre al contrario es decir, ácido sobre agua. 11.
Antes de utilizar cualquier producto, debemos fijarnos en los pictogramas de seguridad de la
etiqueta, con el fin de tomar las medidas preventivas oportunas. 12. Cuando se caliente una
sustancia en un tubo de ensayo, el extremo abierto del tubo no debe dirigirse a ninguna persona
cercana a fin de evitar accidentes. Extremar las precauciones en el encendido de los mecheros,
manteniendo la llama encendida durante el tiempo estrictamente necesario. 13. En principio, si no
se tiene otra información fiable, se debe suponer que todos los productos químicos son tóxicos, y
que todos los disolventes orgánicos son inflamables debiendo mantenerlos alejados de las llamas.
Comisión Seguridad Laboratorios 20/09/2007 2 NORMAS PARA LA UTILIZACIÓN DE
INSTRUMENTACIÓN 14. Cuando se determinan masas de productos químicos con balanza se
utilizará un recipiente adecuado. 15. Se debe mantener perfectamente límpio y seco el lugar
dónde se encuentre situado cualquier instrumento con contactos eléctricos. Leer las instrucciones
de uso de los instrumentos. 16. Debe revisarse el material de vidrio para comprobar posibles
fisuras, especialmente antes de su uso a vacío o presión. 17. En las calefacciones con manta
calefactora se ha de utilizar debajo un gato o bloque de madera para poder enfriar rápidamente
en caso necesario. No hay que tener nunca en marcha mantas o placas calefactoras sin un
recipiente al que calentar. 18. En los montajes de reflujo y destilación hay que añadir el germen de
ebullición (plato poroso) en frio, las juntas esmeriladas deben estar bien ajustadas. No abandonar
nunca el puesto de trabajo mientras se esté llevando a cabo alguna reacción, destilación o medida.
NORMAS PARA RESIDUOS 19. En el laboratorio existen contenedores debidamente etiquetados
donde se introduciran en su caso, los residuos generados. NORMAS DE EMERGENCIA 20. En caso
de tener que evacuar el laboratorio, cerrar la llave del gas y salir de forma ordenada siguiendo en
todo momento las instrucciones que haya impartido el Profesor. Localizar al iniciar la sesión de
prácticas los diferentes equipos de emergencia en el correspondiente laboratorio: D-Duchas y
lavaojos, E-Extintores, M-Mantas ignífugas, B-Botiquín, AB-Absorbente para derrames, AL-Alarma
de emergencia, S-Salida de emergencia y V- Recipiente para el vidrio roto

Una reacción química, también llamada cambio químico o fenómeno químico, es


todo proceso termodinámico en el cual dos o más especies químicas o sustancias (llamadas
reactantes o reactivos), se transforman, cambiando su estructura molecular y sus enlaces, en
otras sustancias llamadas productos.1 Los reactantes pueden ser elementos o compuestos.
Un ejemplo de reacción química es la formación de óxido de hierro producida al reaccionar
el oxígeno del aire con el hierro de forma natural, o una cinta de magnesio al colocarla en una
llama se convierte en óxido de magnesio, como un ejemplo de reacción inducida.
La reacción química también se puede definir desde dos enfoques, el macroscópico que la
define como «un proceso en el cual una o varias sustancias se forman a partir de otra u
otras» y el nanoscópico cuya definición sería: «redistribución de átomos e iones, formándose
otras estructuras (moléculas o redes)».2
Las reacciones químicas ocurren porque las moléculas se están moviendo y cuando se
golpean con energía suficiente una contra otras, los enlaces se rompen y los átomos se
intercambian para formar nuevas moléculas. También una molécula que está vibrando con
energía suficiente puede romperse en moléculas más pequeñas. 3
A la representación simbólica de cada una de las reacciones se le denomina ecuación
química.4
Reacciones Químicas
Aprender los Tipos de Reacciones Químicas

Evidencias de un Proceso Químico


      Las reacciones pueden ir acompañadas de una evidencia de cambio en alguna propiedad
física, que puede observarse a simple vista o con istrumentos de medida adecuados. estos
cambios se pueden utilizar como criterios válidos para clasificar una reacción química y son:
 La Formación de un Precipitado,  que es un sólido insoluble. Por ejemplo: al mezclar una
NaCl, con una solución de nitrato de plata, AgNO3 , se
solución de cloruro ce sodio, 

forma un precipitado blanco de cloruro de plata, AgCl2 además de otra sal.  Observa los


siguientes ejemplos.

 La Formación de un gas,en las reacciones de efervescencia, Por ejemplo, al agregar


gotas de limón al bicarbonato de sodio se forma un burbujeo al liberarse dióxido de
carbono,  CO2.

 Un Cambio de Color, ocurre comúnmente en las reacciones donde se forman compuestos


de metales de transición, como el cobre. Observa el siguiente ejemplo y anota los compuestos
involucrados en la reaccion, para llevarlos a clase.

 Un Cambio de Olor, ocurre en algunas reacciones como las de fermentación o las de


formación de algunos ésteres.
 Un Cambio de Temperatura, ocurre en algunas reacciones donde se produce una umento
o descenso de la temperatura. Por ejemplo, al reaccionar el sodio con agua se libera energía
térmica.

Clasificación de las reacciones químicas (tipos)


Todas las reacciones químicas existentes se pueden clasificar de diversas maneras, por ejemplo,
algunos autores las clasifican en dos grandes grupos: reacciones de neutralización (acido -base)
y reacciones de oxidación-reducción (redox); otros autores las clasifican en un solo grupo como
reacciones generales, y así existen otras clasificaciones. He aquí todos estos grupos de re
-acciones:
a. Reacciones de energía. Estas son de dos tipos:
- Reacciones exotérmicas. Son aquellas que liberan o pierden calor, por ejemplo las
reacciones de combustión, que por desprender energía se utilizan como fuente de esta. En la
combustión los reactivos son el combustible y el oxígeno del aire, y los productos suelen ser,
aunque no siempre, dióxido de carbono y vapor de agua. Ejemplos:

Otros ejemplos de reacciones que desprenden energía o calor son: el paso de gas a líquido
(condensación) y el paso de líquido a solido (solidificación).
- Reacciones endotérmicas. Estas reacciones necesitan calor para que se lleven a cabo. En
ellas los productos tienen más energía que los reactivos. Un ejemplo de reacción endotérmica
es la producción del ozono (O3). Esta reacción ocurre en las capas altas de la atmósfera, en
donde las radiaciones ultravioleta proveen la energía del Sol. También ocurre cerca de
descargas eléctricas (cuando se producen tormentas eléctricas). Hornear pan, calentar una
tortilla y hervir agua requieren de energía (calor).
b. Reacciones de proceso. Que pueden ser de dos tipos:
- Reacciones reversibles. Son aquellas en donde los productos que se forman pueden regresar a
sus estados o sustancias originales (reactivos). Este concepto está plasmado en aquellas
ecuaciones que presentan dos flechas en sentido opuesto.
- Reacciones irreversibles. Los productos que se forman no pueden volver a sus estados o
sustancias originales.
c. Reacciones de velocidad. Se clasifican en:
- Reacciones rápidas. En estas se forma una elevada cantidad de producto, en relación
al tiempo en que se realizó la reacción.
- Reacciones lentas. La cantidad de producto formado es muy pequeña, siempre en relación al
tiempo.
d. Reacciones REDOX. Son aquellas en las que algunos elementos químicos cambian su
número de oxidación. Dicho de otro modo, una de las sustancias a combinar perderá o cederá
electrones y la otra sustancia a combinar los ganara o aceptara tales electrones. Por lo tanto,
estas reacciones son de dos tipos:

e. Reacciones de enlace.
- Reacciones iónicas. En la combinación de sustancias hay ganancia y pérdida de electrones.
- Reacciones covalentes. Las sustancias combinadas comparten sus electrones.
f. Reacciones generales. Es la clasificación más utilizada, y pueden ser:
- Reacciones de síntesis o combinación. Es cuando dos o más elementos y/o sustancias se
combinan para formar una nueva sustancia y más compleja.

- Reacciones de descomposición. Una sustancia compleja se descompone en las sustancias


simples que la forman.
 
- Reacciones de desplazamiento sencillo. Una sustancia simple reacciona con una
sustantancia compleja, provocando en esta la separación de uno de sus componentes. En otras
palabras, un elemento químico libre sustituye a otro que está formando parte de un compuesto.

- Reacciones de doble desplazamiento. Dos sustancias compuestas o complejas


reaccionan entre si, provocándose la separación e intercambio de alguno de sus componentes.
Es decir,
dos sustancias complejas intercambian elementos químicos.

Cuadro resumen de las reacciones químicas generales.

Nombre Descripción Representación


Elementos o compuestos sencillos se unen para
Reacción de síntesis A+B ? AB
formar un compuesto más complejo.

Reacción de Un compuesto se fragmenta en elementos o


AB ? A+B
descomposición compuestos más sencillos.

Reacción de
desplazamiento Un elemento reemplaza a otro en un compuesto. A + BC ? AB + C
simple

Los iones en un compuesto cambian lugares con los


Reacción de doble AB + CD ? BC +
iones de otro compuesto para formar dos
desplazamiento AD
sustancias diferentes.

Reacciones quimicas que parecen magia


8 reacciones químicas que parecen magia
 Serpiente de Faraón.
 Isocianato y poliol.
 Aluminio y mercurio.
 Poliacrilato de sodio y agua.
 Peróxido de hidrógeno.
 Nitroanilina y ácido sulfúrico.
 Fósforo y oxígeno.
 Cristalización de acetato de sodio.

En química, el rendimiento, también referido como rendimiento químico y rendimiento de


reacción, es la cantidad de producto obtenido en una reacción química.1 El rendimiento
absoluto puede ser dado como la masa en gramos o en moles (rendimiento molar).
El rendimiento fraccional, rendimiento relativo o rendimiento porcentual, que sirve para
medir la efectividad de un procedimiento de síntesis, es calculado al dividir la cantidad de
producto obtenido en moles por el rendimiento teórico en moles:
El rendimiento porcentual se obtiene dividiendo el rendimiento real entre el rendimiento
teórico y multiplicado por 100%.
El rendimiento real es el resultado que la reacción química en verdad produce con todos
los factores que se encuentren en el ambiente, se puede acercar al 100%, pero nunca
llegar a esa cifra.
Rendimiento teórico es el resultado que se calcula cuando la reacción se hace
totalmente, se busca el reactivo límitante, con el cual ya podemos encontrar el total de la
reacción, si el reactivo límitante se consume totalmente.
Uno o más reactivos en una reacción química suelen ser usados en exceso. El
rendimiento teórico es calculado basado en la cantidad molar del reactivo limitante,
tomando en cuenta la estequiometría de la reacción. Para el cálculo, se suele asumir que
hay una sola reacción involucrada.
El rendimiento teórico o ideal de una reacción química debería ser el 100%, un valor que
es imposible alcanzar en la mayoría de puestas experimentales. De acuerdo con Vogel,
los rendimientos cercanos al 100% son denominados cuantitativos, los rendimientos sobre
el 90% son denominados excelentes, los rendimientos sobre el 80% muy buenos, sobre el
70% son buenos, alrededor del 50% son regulares, y debajo del 40% son pobres.1 Los
rendimientos parecen ser superiores al 100% cuando los productos son impuros. Los
pasos de purificación siempre disminuyen el rendimiento, y los rendimientos reportados
usualmente se refieren al rendimiento del producto final purificado.

El mol es la unidad utilizada para expresar la cantidad de una


determinada sustancia en el Sistema Internacional de unidades (SI),
el resultado de expresar la masa atómica de un elemento o la masa
molecular de un compuesto en gramos.
Así, para estos últimos, primero se calcula la masa molecular sumando las masas atómicas de
cada elemento participante multiplicada por el número de veces que aparece y el número
resultante se expresa en gramos. El mol es la cantidad de sustancia que contiene tantas
partículas (átomos, moléculas, iones, etc.) como existen en 12 g del isótopo de carbono 12.
Un mol de cualquier compuesto contiene siempre una cantidad de moléculas igual al número
de Avogadro (6,02.1023) y se utiliza mucho para efectuar los cálculos químicos.

Utilicemos como ejemplo la reacción CaCO3 → CaO + CO2

1 mol de CaCO3 (100 g) origina 1 mol de CaO (56 g) más 1 mol de CO 2 (44 g), cumpliéndose
el principio de la conservación de la materia. También se utiliza en cálculos en que intervienen
concentraciones y se dice que una concentración es 1 molar cuando un litro de la disolución
contiene un mol de la sustancia en cuestión.

El mol (símbolo: mol) es la unidad con que se mide la cantidad de sustancia, una de las


siete magnitudes físicas fundamentales del Sistema Internacional de Unidades.
En cualquier sustancia (elemento o compuesto químico) y considerando a la vez un cierto tipo
de entidades elementales que la componen, el mol, símbolo mol, es la unidad del SI de
cantidad de sustancia. Un mol contiene exactamente 6,022 140 76 × 10^23 entidades
elementales. Esta cifra es el valor numérico fijo de la constante de Avogadro, cuando se
expresa en la unidad mol-1, y se denomina número de Avogadro.
La cantidad de sustancia, símbolo n, de un sistema, es una medida del número de entidades
elementales especificadas. Una entidad elemental puede ser un átomo, una molécula, un ion,
un electrón, cualquier otra partícula o grupo especificado de partículas. Como consecuencia
de la definición del mol, la constante de Avogadro y el número de Avogadro ya no tienen una
incertidumbre experimental en el SI.1
Antes del 2019, un mol se definía como la cantidad de esa sustancia que contiene tantas
entidades elementales del tipo considerado como átomos hay en doce gramos de carbono-12.
Esta definición no aclara a qué se refiere cantidad de sustancia y su interpretación es motivo
de debates,2 aunque normalmente se da por hecho que se refiere al número de entidades,
como parece confirmar la propuesta de que a partir de 2011 la definición se basa directamente
en el número de Avogadro (de modo similar a como se define el metro a partir de la velocidad
de la luz).3
El número de unidades elementales —
átomos, moléculas, iones, fotones, electrones, radicales u otras partículas o grupos
específicos de estas— existentes en un mol de sustancia es, por definición, una constante que
no depende del material ni del tipo de partícula considerado. Esta cantidad es llamada número
de Avogadro (NA)4 y equivale a:
El concepto del mol es de vital importancia en la química, pues, entre otras cosas, permite
hacer infinidad de cálculos estequiométricos indicando la proporción existente entre reactivos
y productos en las reacciones químicas. Por ejemplo: la ecuación que representa la reacción
de formación del agua 2 H2 + O2 → 2 H2O implica que dos moles de hidrógeno (H2) y un mol
de oxígeno (O2) reaccionan para formar dos moles de agua (H2O).
Otro uso que cabe mencionar es su utilización para expresar la concentración en la
llamada molaridad, que se define como los moles del compuesto disuelto por litro de
disolución y la masa molar, que se calcula gracias a su equivalencia con la masa atómica;
factor de vital importancia para pasar de moles a gramos.
El volumen de un gas depende de la presión, la temperatura y la cantidad de moléculas del
gas. Los gases distintos en condiciones iguales tienen la misma energía cinética. Por
consiguiente, dos gases distintos que estén a la misma temperatura y presión ocuparan un
mismo volumen. De lo cual se infiere que cada uno de ellos debe contener la misma cantidad
de moléculas. Y como una mol contiene NA moléculas, un mol de cualquier gas tendrá el
mismo volumen que un mol de cualquier otro gas en la ya dicha igualdad de condiciones.
Experimentalmente se ha determinado que el volumen que ocupa un mol de cualquier gas es
de 22,4 l en condiciones normales. A este volumen se le llama volumen molar del gas. El
volumen molar es un cubo cuyas aristas miden, más o menos, 28,2 cm.

Palabras clave: Titán, satélites naturales, atmósfera, química orgánica.

La atmósfera de Titán: un componente enigmático y excepcional

Se sabe desde hace más de un siglo que Titán, el mayor satélite de Saturno,
posee una atmósfera notable, la más similar a la de nuestro propio planeta
que podemos encontrar en nuestro sistema solar, puesto que se compone
básicamente de nitrógeno molecular (N2), con rastros de metano e hidrógeno
que configuran una de las químicas orgánicas más complejas de entre todos
los objetos de nuestro sistema solar. De hecho, ya en 1944, Gerard Kuiper y
algunos otros científicos descubrieron metano y otros hidrocarburos en la
atmósfera de Titán: etano (C2H6), metano monodeuterado (CH3D), etileno (C2H4)
y acetileno (C2H2).
Las misiones Voyager en los años 1980 consiguieron mucha información sobre
las características de Titán y su atmósfera, en términos de temperatura y
estructura, pero también descubrieron la densa cobertura de nubes bajo la
cual se ocultaba al rango óptico la superficie del satélite.
Tabla 1. Características de Titán, el mayor satélite de Saturno. [FUENTE: Coustenis, A. (2014).
«Titan». En The Encyclopedia of the Solar System, tercera edición.]

La llegada de la misión Cassini-Huygens en 2004 y su extensa exploración del


sistema saturniano y de Titán en particular proporcionaron a la comunidad
científica una imagen más nueva y detallada de la química atmosférica, que
está estrechamente ligada a las complejas variaciones estacionales, así como a
los efectos dinámicos y al clima del satélite en los últimos diez años.

Estructura térmica de Titàn

Además de los datos de radioocultación de la Voyager 1, las mediciones del


espectrómetro compuesto infrarrojo compuesto (CIRS) del orbitador y del
instrumento de estructura atmosférica de la Huygens (HASI) en el lugar de
aterrizaje de la sonda (10 °S, 192 °W), desde 1400 km de altitud hasta la
superficie, nos han permitido reconstruir la estructura térmica de Titán. Se
midió una temperatura superficial de 93,65 ± 0,25 K para una presión de 1467 
± 1 mbar (Fulchignoni et al., 2005). Como ya había mostrado anteriormente la
Voyager, los datos indicaban que la atmósfera de Titán se componía (de mayor
a menor altitud) de una termosfera, una mesosfera, una estratosfera y una
troposfera, con dos grandes inversiones térmicas a los 40 y a los 250 km que
corresponden a la tropopausa y la estratopausa, asociadas con temperaturas
de 70,43 K (mínimo) y 186 K (máximo). También se encontró una mesopausa a
490 km (con 152 K) en los primeros años de la misión Cassini, pero esta ha
desaparecido gradualmente en los últimos años, lo que da un perfil más
homogéneo.
No se detectaron cambios significativos de temperatura en el lapso interanual,
pero sí se encontraron cambios extremos entre estaciones, especialmente en
los polos, con un polo sur que en la actualidad es extremadamente frío; un
estado que ha alcanzado en tan solo un par de años (Coustenis et al., 2013;
2015).
«En las  misiones voyager en los años 1980 llegó mucha información sobre
las características de Titán y de su atmosféra»
El noventa por ciento de la energía de la superficie de Titán se mantiene
gracias a un efecto invernadero causado por el nitrógeno, el metano y el
hidrógeno, moléculas simétricas que normalmente no causan un efecto
invernadero en la Tierra pero sí en Titán, debido a la densa atmósfera. Esta
opacidad bloquea la emisión térmica reflejada por la superficie, lo que crea un
calentamiento en la parte baja de la atmósfera, como ocurre en la Tierra,
donde el agua es el principal agente. Todavía más interesante resulta el hecho
de que Titán es el único mundo del sistema solar con un efecto
antiinvernadero que permite pasar la luz pero bloquea los infrarrojos, causado
por las capas de bruma de la atmósfera. El efecto antiinvernadero en Titán
tiene la mitad de potencia que su efecto invernadero. La temperatura de la
emisión troposférica (cerca de la tropopausa) está determinada por el efecto
antiinvernadero y es 9 K más fría que la temperatura efectiva (McKay, 2005). El
aumento en la temperatura desde la tropopausa hasta la superficie se debe a
un efecto invernadero de 21 K, consecuencia de la radiación térmica IR (113 %)
emitida desde la baja atmósfera y que calienta la superficie.
Figura 2. Esquema de la compleja química orgánica de Titán. / Cortesía del H. Waite/Southwest
Research Institute

Composición química de Titán

La atmósfera de Titán es como una fábrica de productos químicos en la que la


formación de iones positivos y negativos complejos en la alta termosfera es
una consecuencia de las interacciones entre magnetosfera, ionosfera y
atmósfera, que implican radiación solar ultravioleta extrema (EUV), radiación
UV, iones energéticos y electrones (Waite et al., 2007).
En la atmósfera neutral, la química del metano (CH4) se empareja con el
nitrógeno molecular (N2) para producir muchos compuestos orgánicos en fase
de gas y de condensación: hidrocarburos, nitrilos y compuestos orgánicos
refractarios complejos que producen tolinas, objeto de hipótesis y de
simulaciones en laboratorio (Waite et al., 2007; Coll, Guillemin, Gazeau y
Raulin, 1999). El nitrógeno molecular (detectado en el UV) es, con mucho, el
componente mayoritario de la atmósfera (más del 95 % de media). La
presencia de metano (la segunda molécula más abundante, con una ratio de
mezcla de cerca de 1,5 % en la estratosfera y 5 % en la superficie) y de rastros
de hidrógeno dan lugar a una multitud de gases orgánicos y brumas cuya
presencia en la estratosfera se estableció ya en el siglo xx.
Tabla 2. Composición química de la atmósfera de Titán de acuerdo con Cassini-Huygens.
FUENTE: Coustenis, A., (2014). «Titan». En The Encyclopedia of the Solar System, tercera
edición, y sus referencias. Las cifras son resultados de Cassini-Huygens a menos que se
indique lo contrario.

La química ionosférica

Se descubrió que Titán tenía una ionosfera bastante extensa, principalmente


debido a la falta de un campo magnético global propio. Los fotones de alta
energía (EUV y rayos X) y las partículas energéticas de la magnetosfera de
Saturno son las principales fuentes de energía en la atmósfera superior de
Titán, que crean una ionosfera extensa entre 700 y 2700 km. A altitudes bajas,
la radiación cosmica galáctica (GCR) es la responsable de otra capa de iones en
la atmósfera (entre 40 y 140 km), mientras que la fotoquímica atmosférica
neutral se ve impulsada principalmente por los fotones solares FUV.
«El noventa por ciento de la energía de la superficie de Titán se mantiene
gracias a a un efecto invernadero causado por el nitrógeno, el metano y
el hidrógeno»
El análisis directo de la ionosfera por parte del instrumento INMS durante los
vuelos a baja altitud de la sonda Cassini sobre Titán muestra la presencia de
muchas especies orgánicas a niveles detectables, a pesar de la alta altitud
(Waite et al., 2007; figura 2).
Estas observaciones abren nuevos caminos para nuestra percepción de los
procesos orgánicos de la atmósfera de Titán, con una estrecha implicación de
la química ionosférica en la formación de compuestos orgánicos de alto nivel
en el entorno de Titán que no se imaginaba anteriormente. Según caen y
aumentan las partículas en suspensión en la atmósfera, se vuelven detectables
con sistemas de imagen como el subsistema de imagen de Cassini (ISS) desde
unos ~500 km de altitud, y se detecta que están presentes por toda la
estratosfera (Porco et al., 2005). Absorben mucha radiación UV y radiación
visible y cumplen un papel fundamental al calentar la estratosfera de Titán y
conducir los sistemas eólicos en la atmósfera media, de forma similar a como
lo hace el ozono en la atmósfera media de la Tierra.

La química neutral
Recientemente, Cassini ha proporcionado distribuciones espaciales precisas
(latitudinales y verticales) de los gases traza (figura 3). Las distribuciones
verticales generalmente aumentan con la altitud, lo que confirma la predicción
de los modelos fotoquímicos según la cual estas especies se forman en la alta
atmósfera y más adelante se dispersan hacia abajo en la estratosfera. Por
debajo del nivel de condensación de cada gas, se cree que las distribuciones
disminuyen siguiendo la correspondiente ley de saturación del vapor. Entre los
tipos de gases detectados hasta la fecha encontramos hidrocarburos y nitrilos,
pero Cassini/CIRS y el INMS también detectaron trazas de vapor de agua en la
atmósfera de Titán (Coustenis et al., 1998), así como benceno  (Flasar et al.,
2005).
Figura 3. Variaciones en la abundancia de gases en la estratosfera de Titán durante la misión
Cassini a 50 °S (círculos y líneas verdes), en el ecuador (triángulos y líneas rojos) y a 50 °N
(cuadrados y líneas azules), inferidos de datos de alta resolución en el nadir para: a) C2H2, b)
HCN, c) C4H2, d) C3H4, e) C2H6 y f) CO2. Los símbolos abiertos corresponden a las inferencias
del ratio de mezcla a partir de datos de resolución media (2,5 cm-1) que teníamos en 2010. Los
símbolos negros y las líneas verticales corresponden a las abundancias y barras de error
recalculadas del Voyager 1/IRIS. FUENTE: Coustenis et al., 2013.
Las observaciones heterodinas milimétricas terrestres de alta resolución
ofrecieron la oportunidad de determinar, en algunos casos, los perfiles
verticales y el mapeado parcial de HCN, CO, HC3N y CH3CN, que mostraba que
la abundancia de nitrilo se incrementaba con la altitud. Las cantidades de estas
especies disminuyen en la baja atmósfera.
Más cerca de la superficie, la sonda Cassini–Huygens al fin permitió determinar
los principales componentes con seguridad: al igual que las mediciones de
CIRS en la estratosfera, el  instrumento de cromatografía de gas y
espectrometría de masas de Huygens (GCMS) descubrió una fracción molar de
metano de (1,48 ± 0,1) × 10–2 en la estratosfera, que se incrementaba por
debajo de la tropopausa y alcanzaba 5,65 × 10–2 cerca de la superficie, como
indicaban los valores estratosféricos de CIRS y el estimado de la superficie de
la cámara de descenso y radiómetro espectral (DISR) de Huygens, también
cercano al 5 % (Tomasko et al., 2005). El GCMS también registró un incremento
rápido del metano tras aterrizar, lo que sugiere que existe metano líquido en
la superficie, junto con otras especies orgánicas como el cianógeno, el
benceno, el etano y el dióxido de carbono (Niemann et al., 2010).
«El análisis directo de la ionosfera efectuado por el instrumento INMS
durante los vuelos a baja altitud de la sonda Cassini sobre Titán muestra
la presencia de muchas especies orgánicas»

Variaciones espaciales y temporales de la química y la circulación

Se establecieron las variaciones meridionales de los gases en la estratosfera de


Titán, y se vio que estaban estrechamente relacionados con la circulación. La
abundancia de moléculas descubierta por Cassini en esta era (un año de Titán
después del encuentro V1) indica un aumento de la mayoría de las especies de
la estratosfera en latitudes altas, con valores similares a los observados hace
treinta años, con algunas excepciones (figura 4).
Tales contrastes latitudinales observados en las especies químicas traza se
podrían explicar por causas fotoquímicas y dinámicas. La radiación UV del Sol
actúa en el metano y el nitrógeno y crea radicales que se combinan para
formar nitrilos e hidrocarburos de orden superior. Esta producción ocurre en
la mesosfera a altitudes considerables (por encima de los 300 km o 0,1 mbar).
Los remolinos mezclan y transportan estas moléculas hasta la baja
estratosfera y la troposfera, donde se condensan la mayoría de ellos. La
fotodisociación por radiación UV ocurre en plazos que van desde varios días
hasta miles de años.

Figura 4. La meteorolog.a de Tit.n observada con la c.mara ISS de Cassini. De a) a d), secuencia
de cuatro im.genes continuas de metano
que muestran la evoluci.n temporal de la zona con nubes del polo sur el 2 de julio de 2004. De
e) a g), tres ejemplos de nubes discretas en
latitudes medias (flechas).
Fuente: De Porco et al., 2005, Nature 434, 159–168.
Sabemos que existe un ciclo estacional fuerte, debido a la oblicuidad de Titán
del 26,7 %: durante la mayor parte del año de Titán, el movimiento meridional
está dominado por una gran célula de Hadley que se extiende desde el polo de
invierno al polo de verano, con la configuración de dos células simétricas típica
de los equinoccios que ocurren únicamente en un periodo de transición
limitado. En los modelos, el chorro se encuentra cerca de 60º en el hemisferio
norte, mientras que la circulación zonal en verano está cerca de la rotación del
cuerpo sólido.

Bruma y nubes en Titán

Muy pronto se vio que otro aspecto importante de la atmósfera de Titán era la
presencia de aerosoles. Empezando por la alta atmósfera, la rica composición
química observada en la termosfera, junto con la detección de iones de gran
masa, apuntaba a la formación de los aerosoles en la ionosfera, apoyándose
en las observaciones del espectrómetro de imagen ultravioleta (UVIS) que
detectó aerosoles hasta a ~900 km de altitud y en la detección de iones
negativos de gran masa en la ionosfera por parte del espectrómetro de plasma
de Cassini (CAPS).
En la mesosfera, la cámara ISS de  Cassini mostraba una fina y tenue capa de
bruma alrededor de la bruma estratosférica, más densa. Las imágenes de
Cassini también muestran una estructura multicapa en la región del casquete
polar norte y, en algunos casos, en latitudes más bajas. Estas características se
podrían deber a las olas de gravedad que se han detectado en Titán en
latitudes bajas.
«A  pesar de la baja temperatura, y al contrario de lo que se decía a
menudo, Titán no es una tierra solidificada: el sistema químico no está
congelado»
La naturaleza de las brumas de aerosoles medidas por la DISR de Huygens en
su descenso a través de la atmósfera baja de Titán indica que el tamaño de las
partículas agregadas es varias veces mayor que lo esperado (Tomasko et al.,
2005). Los datos de la DISR son compatibles con una capa fina de bruma a una
altitud de 21 km, que podría haberse formado por condensación de metano.
La  Cassini–Huygens ha proporcionado nueva información sobre el papel del
metano y su ciclo en la atmósfera de Titán. La humedad relativa del metano
(cerca del 50 %) descubierto en la superficie por la DISR y la evaporación
presenciada por el GCMS muestran que han existido flujos de fluido en la
superficie y, probablemente, volverán a existir, por lo cual se deben dar
precipitaciones de metano en la atmósfera.
La fracción molar de 1,4–1,6 % del metano, medida por el CIRS y el GCMS en la
estratosfera, es consistente con las mediciones espectrales de la DISR. A
altitudes muy bajas (20 m), la DISR y el GCMS midieron 5 ± 1 % para la fracción
molar del metano.
Sorprendentemente, el GCMS de Huygens no ha detectado una gran variedad
de compuestos orgánicos en la baja atmósfera. Los espectros de masa
recopilados durante el descenso muestran que la estratosfera media y baja y
la troposfera son pobres en especies orgánicas volátiles, con la excepción del
metano (Niemann et al., 2005). El GCMS detectó no solo metano en la
superficie, sino también una multitud de materiales condensados diferentes,
entre los cuales destacan C2H6, CO2, C2N2 y C6H6 (figura 5).
Figura 5. Composición de la atmósfera y superfi cie de Titán a partir de los espectros de masa
a diferentes altitudes realizados por el GCMS de la sonda Huygens. Estos espectros promedio
muestran la tasa de recuento de iones por segundo como una función de carga unitaria (m/z),
ya sea a 120-130 km (a) o a 75-77 en la célula de gas noble (b) o en la superfi cie (c). FUENTE:
Niemann et al., 2005.

Se han analizado los aerosoles, sobre cuya composición química no existían


datos directos previos, con el instrumento colector y pirolizador de aerosoles
(ACP). Los resultados del ACP muestran que las partículas de aerosol están
hechas de compuestos orgánicos refractarios que liberan HCN y NH 3 durante
la pirólisis (Israël et al., 2005), que apoyan la hipótesis de la tolina.

Implicaciones astrobiológicas
Todos los ingredientes que se suponen necesarios para que la vida aparezca y
medre –agua líquida, materia orgánica y energía– parecen estar presentes en
Titán (Coustenis y Encrenaz, 2013).
De acuerdo con la información que tenemos hoy en día sobre la química
orgánica de Titán, la evolución química de los principales constituyentes de la
atmósfera –dinitrógeno y metano– produce principalmente etano, que se
acumula en la superficie o en las primeras capas subterráneas y que acaba
disuelto en lagos y mares de metano y etano (Raulin, 2008; figura 6), y
elementos orgánicos refractarios que se acumulan en la superficie, junto con
compuestos orgánicos volátiles condensados como el HCN o el benceno. A
pesar de la baja temperatura, y al contrario de lo que se decía a menudo, Titán
no es una Tierra solidificada: el sistema químico no está congelado. Titán, al
igual que su química, es un cuerpo planetario en evolución. Una vez que los
aerosoles y su contenido orgánico complejo se sedimentan en la superficie de
Titán pueden seguir una evolución química muy interesante desde el punto de
vista astrobiológico.
«Titán es el único cuerpo de nuestro sistema solar además de la Tierra
que presenta una química orgániza compleja y está expuesto a cuerpos
líquidos en la superficie»
Las mediciones de gravedad y de rotación que realizó la Cassini indican la
presencia de un océano subterráneo de agua líquida en Titán. Los modelos de
evolución térmica sugieren que Titán podría tener una corteza de hielo de
entre 50 y 150 km de espesor sobre un océano de agua líquida de unos
doscientos kilómetros de profundidad, con una cantidad considerable (hasta
un 30 %, aunque lo más probable es que se encuentre cerca del ~10 %) de
amoníaco disuelto que actúa como anticongelante (Iess et al., 2012). Debajo
existe una capa de hielo a alta presión.
Figura 6. Los lagos orgánicos de Titán y su interacción con el interior y la atmósfera. Aquí se
representan el ciclo del metano en Titán y los procesos resultantes. / François Raulin

Titán es el único cuerpo de nuestro sistema solar además de la Tierra que


presenta una química orgánica tan compleja y está expuesto a cuerpos
líquidos en la superficie. Junto con la posibilidad adicional de un océano
subterráneo de agua líquida, Titán parece el candidato ideal a mundo
habitable en nuestro sistema solar.

También podría gustarte