Está en la página 1de 14

Nombre Cientifico

Anadenanthera colubrina (Vellozo) Brennan.

Nombre Popular

Vilca, Huilca, Huilka, Villca, Villka, Angico branco, Aimpä, Aimpë, Akiri, Cebil, Cébil, Cevil,
Cibil, Sebil, Sevil, Hatáj, Hatax, Ha'tax, Jatáj, Jatáj-ilé, Kurupá, Kurupaî, Curupay.

Clasificación

Reino : Plantae
Subreino : Tracheobionta
Superdivision: Spermatophyta
Division : Magnoliophyta
Clase : Magnoliopsida
Subclase : Rosidae
Orden : Fabales
Familia : Fabacea
Genero : Anadenanthera
Especie : Anadenanthera colubrina (Vellozo) Brennan.

Sinónimos con los que se las puede conocer:


Anadenanthera colubrina (Vell.) Brenan var. Colubrina (Griseb.) von Reis Alt. (Reis Altschul
1964):

• Mimosa colubrina Vell.


• Acacia colubrina (Vell.) Mart.
• Piptadena colubrina (Vell.) Benth.
• Anadenanthera colubrina (Vell.) Brenan

Anadenanthera colubrina (Vell.) Brenan var. Cebil (Griseb.) von Reis Alt. (Reis Altschul
1964):
• Acacia cebil (Griseb.)
• Piptadenia macrocarpa Benth. ( Cebil colorado y Cebil moro )
• Piptadenia macrocarpa Benth. var. vestita Chod. & Hass.
• Piptadenia macrocarpa Benth. var. genuina Chod. & Hass.
• Piptadenia macrocarpa Benth. var. Cebil (Griseb.) Chod. & Hass.
• Anadenanthera macrocarpa
• Piptadenia cebil (Griseb.) Griseb.
• Piptadenia microphylia Benth.
• Piptadenia Hassleriana Chod.
• Piptadenia Hassleriana Chod. var.fruticosa Chod. & Hass.

Descripción

Árbol de la familia de las mimosas cuya altura va de los 3 a 18 metros de alto.

Anadenanthera colubrina

Su corteza es gris oscura, con protuberancias cónicas.


Primeros estadios de vida

Vista superior

Vista lateral
Plántula

Las hojas de hasta 30 cm. de largo y del estilo de la Mimosa, se pliegan por la noche, teniendo de
15 a 30 pares de pinnas con gran cantidad de folíolos vellosos.

Detalle de la rama

Las flores son diminutas dispuestas en cabezuelas esféricas y pequeños pelos blancos,
presentándose en inflorescencias.

Detalle de la flor
Sus frutos tienen forma de largas vainas que contienen de 6 a 12 semillas que son aplanadas,
redondas, delgadas y de un color negro lustroso.

Semillas

Vainas vacias

Ellas se encuentra una gran concentración de alcaloides psicoactivos, principalmente 5-metoxi-


dimetiltriptamina (5-MeO-DMT).

Hábitat

Es un árbol de que crece en las vertientes orientales de los Andes Centrales y Meridionales, en
algunas zonas de Paraguay, en el norte de Argentina y en los pastizales del sudeste de Brasil, donde
se encuentra un clima tropical o subtropical.

Ambito Geográfico

Noroeste de Argentina, las Antillas, Brasil oriental, Bolivia, Paraguay, Perú, Chile y Argentina.

Cultivo
Para germinar las semillas de ponen en agua caliente durante unas horas hasta que se hinchen.

Se siembran en una mezcla de tierra preparada para la germinación como se puede encontrar en los
Gardens, aunque también se pueden pueden poner en arena o perlita sin ningún tipo de mezcla, ya
que un alto contenido en materia orgánica provoca la muerte de muchos de los brotes.

Es importante que exista una temperatura mínima de 22º, por lo que para el cultivo en interior se
puede usar un sistema de calefacción para conseguir y mantener esta temperatura.

Es combeniente tratar las semillas con fungicida sistemético para evitar posibles infecciones por
hongos.

La germinación se da en tan solo unos pocos días si las semillas son frescas, pues la viabilidad de
éstas disminuye rápidamente en pocos meses.

El crecimiento es lento el primer año y se acelera el segundo, momento en que se puede trasplantar
a una tierra rica y suelta.

Agradece la luz solar directa y debe ser protegida de las heladas.

Obtención

Se recolectan las semillas para el consumo.

Conservación

Aunque hay diversas formas de preparar el rapé, básicamente se hace humedeciendo las semillas
del arbusto para fabricar una pasta. Ésta se tuesta para secarla y posteriormente se muele para
obtener un polvo gris-verdoso. Se hace un aditivo alcalino, ya sea utilizando conchas de caracol
pulverizadas o las cenizas de una planta alcalina, y se mezcla con el polvo para ser consumido.

Química

Bufotenina

Contiene en las semillas Bufotenina, (5-hidroxi-DMT), entre un 2 y un 5%, y trazas de DMT


aunque en proporciones ínfimas, por lo que no debe ser tenida en cuenta al preparar la poción
conocida como Ayahuasca.

Dimetiltriptamina
Cristales de DMT

Algunas semillas contienen exclusivamente bufotenina como principio psicoactivo, pero en los
estudios realizados se mantenia la proporción de 15mg/gr. También aparecen beta-carbolinas.

Las plantas del norte de Argentina son las que contienen la mayor cantidad de bufotenina, de hasta
un 12,4%, como principal alcaloide y otras trazas de triptaminas, mientras que la variedad Peregrina
son las que tienen menor cantidad de alcaloides.

Las vainas maduras también presentan algo de bufotenina.

Propiedades

Las semillas tienen diversas aplicaciones médicas y se utilizan para tratar enfermedades de las vías
urinarias así como la infertilidad, utilizándose también por sus propiedades eméticas, purgantes y
laxantes.

Efecto

Enteogénico.

El efecto aparece con rápidez, sobre 20 minutos después de la inhalación del rapé, y
aproximadamente una hora después ya han desaparecido. Cuando es fumado el efecto es muy
intenso durante unos 30 mimutos y disminuye progresivamente hasta desaparecer en un par de
horas. En este caso el efecto comienza con una sensación de pesadez; a los 10 minutos, y con los
ojos cerrados, empiezan a aparecer las alucinaciones visuales que sólo en algunos casos son de
fuerte carácter realista.

Los efectos psicoactivos del rapé resultante incluyen crispación y pérdida de coordinación
muscular, náuseas, ligeras convulsiones, vívidas alucinaciones estando despierto y macroscopia (la
percepción de objetos como más grandes de lo habitual), seguidos de un sueño profundo e inquieto
en el que los efectos alucinógenos continúan y a los que los indígenas dan gran importancia.

En Suramérica han existido distintos usos secundarios para la Anadenanthera.

En Bolivia se entierran las semillas junto a otros objetos en los fundamentos de las casas de nueva
construcción con el fin de dar buena suerte a los ocupantes. En ocasiones los varones adultos lo
toman en pequeñas dosis estimulantes a diario (dándolo también a los perros de caza para aumentar
su estado de alerta).
Ingesta

Inhalación o fumadas. Como rapé recibe los nombres de yopo, yupa, niopo, hisioma, angino, huilca,
cebil y sebil.

Precauciones

Las personas que sufran de problemas cardíacos o hipertensión deben abstenerse de usar esta planta.

Dosis

Dentro del uso tradicional, y por lo tanto no aplicable a neófitos, la dosis individual no excede los 5
gr. de semillas, siendo tomadas de 1 a 3 veces al día.

Modo Recuperación

En España contactar con el Servicio de Información Toxicológica telf.91.562.04.20

Historia

Para las antiguas culturas del noroeste argentino éste era el enteógeno por excelencia, un poderoso y
difundido medio de conexión con el dios solar y con todos los espíritus intermediarios. Sus
propiedades eran conocidas desde épocas remotas, según muestran, por ejemplo, los huesos usados
como pipas que fueron encontrados en unas cavernas de Jujuy, en los cuales se conservan restos
dimetiltriptamínicos desde aproximadamente 2130 años antes de Cristo, persistiendo su uso en Perú
y el norte de Argentina.

Petroglifo que representa el consumo del


Cebil

Numerosos hallazgos arqueológicos confirman que las civilizaciones más evolucionadas de


Sudamérica, y especialmente del noroeste argentino (como la cultura de la Aguada y tantas otras
etnias eliminadas por sucesivas conquistas) usaban el cebil como enteógeno básico de sus rituales.
Piedra antropomorfa para el consumo

En el abundante material iconográfico, sobre todo en pipas, tabletas para inhalar, vasijas y arte
rupestre, se conservan huellas de la experiencia visionaria que producen estas semillas.

Utensilios para uso propio


Los efectos y los ritos del cebil eran tan preciados, que todo un sistema de caravanas camélidas (con
llamas adiestradas) han atravesado frecuentemente a un lado y al otro de los Andes, trazando con
sus cargas "la ruta del cebil". Las caravanas partían de las cejas de selva chaqueña, atravesaban las
sierras, pasaban por la Puna, cruzaban los Andes y llegaban al desierto de Atacama, luego hasta las
orillas del Pacífico y mar adentro. Con el tiempo los árboles de cebil florecieron en el imperio Inca,
donde la Anadenanthera colubrina también se usaba para la adivinación, la curación y durante
ciertos sacrificios de propiciatorios.

Uso individual

Uso por parejas


Consumo por parejas

Hoy, fuera de los pueblos selváticos que usan la variedad Anadenanthera peregrina de distintas
maneras, no se sabe que el uso de Anadenanthera colubrina esté difundido más allá de algunos
pocos chamanes wichí y chiriguano del chaco salteño y aledaños (además de las incipientes
exploraciones psiconáuticas occidentales).

Intoxicado

El primer informe escrito en relación al uso de esta mezcla de rapé alucinógeno data de 1946 y se
refiere al uso de los indios taino de la isla La Hispaniola. Este informe afirma que: "Es tan fuerte
que aquellos que lo toman pierden la consciencia; cuando empieza a desaparecer la acción
estupefaciente, los brazos y piernas se aflojan y cae la cabeza... y casi de inmediato creen que ven
la habitación boca abajo y los hombres caminan al revés".

Su uso en las Indias occidentales con el nombre de cohoba hace tiempo que ha desaparecido.

Los indios Maschoi lo emplean para propósitos chamánicos y de adivinación.

La tribu venezolana Piaroa prepara un rapé llamado Yopo con las semillas de Anandenanthera
Peregrina, y en otras zonas recibe los nombres siguientes yupa, niopo, hisioma, angino, huilca y
sebil.

Los indios waiká de Venezuela utilizan grandes cantidades del rapé que se inhala a través de tubos
de un pie de largo.

El rapé es soplado a través del tubo por un colega chamán hasta alcanzar la nariz del usuario.

Sus efectos son prácticamente instantáneos. Durante un período de una media hora el chamán entra
en un estado de gran actividad, danzando y gritando en voz alta; tras este periodo inicial cae en un
trance narcótico en el que experimenta sueños alucinógenos a los que se da gran valor.

Bibliografía

– Revista Cañamo nº40.

– De Smet, P.A.G.M., JE 13/1, 1985. A multicisciplinary overview of intoxicating snuff rituals in


western hemisphere, págs. 3-49.

– Ott, Jonanthan, 1998. Pharmacotheon. Drogas enteógenas, sus fuentes vegetales y su historia.
Los libros de Marzo.

– Reis, S. Von, 1979, Ethnopharmacologic search for psychoactive drugs. "Vilca and its use", en
Efron y otros (comps.), págs. 307-314.

– Schultes, R.E. 1978. Plants and Plant Constituents as Mind-Altering Agents Throughout
History. Handbook of Pharmacology, Vol. 2, L. L. Iversen, S. D. Iversen, and S. H. Snyder
(eds). New York: Plenum Press.

– Schultes, R.E. & Hofmann, A. 2000. Las Plantas de los Dioses. Orígenes del uso de los
alucinógenos. Fondo de Cultura Económica

Referencias fotográficas

Si posee los derechos de alguna imagen publicada y no hacemos referencia contacte con
webmaster@see-emc.net para subsanar la situación. Gracias.

Otras fichas descargables en www.see-emc.net

– Anadenathera colubrina
– Argyrea nervosa
– Atropa belladona
– Lophophora williamsii
– Psilocybe cyanescens

Fichas previstas – Se subirán a razón de 2 semanales a partir de 09/2006.

– Acacia maidenii
– Anadenanthera pelegrina
– Banisteriopsis caapi
– Brugmansia aurea
– Cannabis sativa
– Conocybe cyanopus
– Conocybe smithii
– Datura metel
– Datura stramonium
– Desmanthus illionensis
– Ephedra major
– Erythroxylum coca
– Gymnopilus aeruginosus
– Gymnopilus purpuratus
– Gymnopilus valipides
– Hyosciamus albus
– Hyosciamus niger
– Inocybe aeruginascens
– Inocybe coelestium
– Inocybe corydalina
– Inocybe haemacta
– Ipomea violacea
– Lactuca virosa
– Mimosa teuniflora
– Nicotiana rustica
– Paneolus africanus
– Paneolus cambodginiensis
– Paneolus cyanescens
– Paneolus subbalteatus
– Paneolus tropicalis
– Papaver somniferum
– Peganum harmala
– Phalaris aquatica
– Piper methysticum
– Pluteus salicinus
– Psilocybe aerugineoculans
– Psilocybe caerulipes
– Psilocybe cyanofribillosa
– Psilocybe fimetaria
– Psilocybe hoogshagenii
– Psilocybe liniformans
– Psilocybe mammillata
– Psilocybe mexicana
– Psilocybe natalensis
– Psilocybe pelliculosa
– Psilocybe pugetensis
– Psilocybe quebecensis
– Psilocybe samuiensis
– Psilocybe semilanceata
– Psilocybe semperviva
– Psilocybe serbica
– Psilocybe stuntzii
– Psilocybe subaeruginascens
– Psilocybe subaeruginosa
– Psilocybe tampanensis
– Psilocybe weilii
– Psilocybe zapotecorum
– Psychotria viridis
– Salvia divinorum
– Tribulus terrestris
– Trichocereus pachanoi
– Trichocereus peruvianus
Última actualización 28-08-2006.

Texto © Josep Mª Perlas 2000-2006. Todos los derechos reservados.


Sociedad de Estudios sobre la Etnobotánica y los Estados Modificados de Conciencia.

También podría gustarte