Está en la página 1de 2

RESUMEN: ÉMILE DURKHEIM

Para empezar, se hablará de la división del trabajo según Durkheim, la división de Durkheim
es una división social del trabajo donde señala que la función o papel de la división del
trabajo es generar grupos para que sean fuentes de cohesión de la sociedad. Luego evalúa
las formas de solidaridad social resultantes llegando a reconocer dos formas de solidaridad:
solidaridad mecánica y la solidaridad orgánica. La solidaridad mecánica y orgánica son
antagónicos, aunque ambos tienen carácter moral. La primera produce solidaridad sólo si
produce una ley y una moralidad; se ocupa de la conciencia individual. La solidaridad
orgánica sobrevive si surge de un orden moral. Hay que reconocer el pensamiento de
Durkheim que señala a las sociedades modernas caracterizadas por sus diferencias
sociales debido que se presenta una combinación del volumen, densidad material y
densidad moral pero esta diferenciación social es una solución pacífica a la lucha por la
subsistencia ya que el hombre deja de competir con todos y solo compite con algunos.

Ahora hablaremos de Durkheim y el suicidio como indicador de integración y moral en la


sociología. Para Durkheim el suicidio es una evidencia del estado del alma colectiva, es
decir, el suicidio no se tenía que estudiar individualmente, sino que tenía que ser verificado
de forma colectiva. Durkheim define al suicidio como un hecho social y significa una ruptura
entre el individuo y grupo; señala que es necesario establecer comparaciones entre
sociedades que pertenecieran a la misma especie tanto a lo referente al suicidio como en
relación con otros hechos sociales. La serie se puede resumir así: la sociedad hordal, la
sociedad de clanes, las sociedades polisegmentarias simples, las sociedades
polisegmentarias simplemente compuestas y las sociedades polisegmentarias doblemente
compuestas.

En el derecho como código normativo que condensa el estado moral de una sociedad, es
elegido el atributo externo que manifiesta las formas generales de la solidaridad. Durkheim
se refiere a solidaridad como relaciones o vínculos que los individuos establecen entre sí
además con relación con el derecho y según el tipo de sanciones o penas que prescribe
encuentra dos tipos principales: el represivo, que busca infringir daño; y el restitutivo que
trata de restablecer las cosas a su estado original.

La solidaridad que prevalece en los tipos inferiores es la mecánica basándose en la


existencia de individuos semejantes, estas semejanzas hacen que los individuos tengan
una vida intelectual y emotiva. A medida que la sociedad supera el tipo segmentario se
desarrolla la solidaridad orgánica o debido a la división del trabajo.

El suicidio es considerado a todo caso de muerte que resulte, directa o indirectamente de


un acto positivo o negativo, realizado por la víctima. Para la perspectiva sociológica se toma
a los suicidios de forma conjunta y no individual como otras ciencias, además, se sabe por
estadísticas que toda sociedad puede producir un determinado número de casos de
suicidio. Para Durkheim el suicidio es un indicador de afección colectiva. Al suicidarse se
manifiesta la ausencia del grupo al que pertenece el individuo o al contrario la demasiada
presencia consume al individuo. Nuestro autor llega a la conclusión que el suicidio varia en
razón inversa del grado de desintegración de los grupos sociales que forma parte el
individuo.
El suicidio egoísta se debe a que los sujetos no se hallan integrados a los fines comunes
de la sociedad. En 1870, la guerra franco-prusiana hizo descender en casi mil los casos de
muertes voluntarias, en relación con el año anterior. No es la guerra en sí misma la que
genera ese efecto preservador, sino que ante un peligro común los individuos se hallan más
fuertemente sujetos a los sentimientos colectivos. En las sociedades católicas se ve una
mayor preservación debido a la creencia de un infierno y un castigo más severo si se
suicidan.

El suicido altruista es contrario al suicidio egoísta el hombre está desligado de la sociedad


se mata fácilmente; fácilmente, también, se mata cuando está integrado en ella con
demasiada fuerza, se explica mediante un ejemplo de una persona que se siente abducida
para terminar con su vida porque determinadas disposiciones sociales relativas a la vejez,
la enfermedad, la viudez femenina o la muerte del amo, así lo establecen.

El ultimo, pero el más destructivo del orden social es el suicidio anómico ya que se debe a
el disciplinamiento ausente justo en el momento que los individuos más lo necesitan. A
diferencia de los animales que su satisfacción esta biológicamente determinada, la
satisfacción del hombre no tiene límites; en cuando consigue algo está ya deseando otra
cosa. La sociedad sea por medio de uno de sus órganos, está en situación de desempeñar
ese papel moderador; porque ella es el único poder moral superior al individuo, y cuya
superioridad acepta éste. Ella sola tiene la autoridad necesaria para marcar a las pasiones
el punto más allá del cual no deben ir.

También podría gustarte